Você está na página 1de 3

¿Cómo se cura la codependencia?

Hay ciertos pasos que el codependiente debe tomar, para


poder llegar a curarse. Lo primero es, por supuesto, reconocer
que existe este problema. A veces los propios psiquiatras y
psicólogos (sobre todo en Latinoamérica), no conocen los
síntomas de esta enfermedad y no saben cómo tratarla.
Existen varios libros traducidos del inglés que pueden ser
útiles tanto a los profesionales como a los codependientes
que acuden a ellos, tales como :

"Codependencia", por Melody Beattie. Este es el primer libro


que deben leer las personas que sean codependientes y estén
buscando ayuda (Atlántida/Promexa de México). Existen
traducciones de otro excelente libro en inglés de la misma
autora titulado "Codependent no more" tituladas "No seas
más codependiente" y "No más codependencia". También
están disponibles "El lenguaje del adiós" (meditaciones diarias
para la recuperación del codependiente, de Editorial Patria,
S.A. de C.V. Promexa ); "En busca del hogar interior" (EDAF) y
"Guía de los doce pasos para codependientes" (PROMEXA).

"El lenguaje del adios", también por Melody Beattie. Estas son
meditaciones diarias para la recuperación del codependiente.
Lo publica Editorial Patria, S.A. de C.V. (Promexa)
Renacimiento 180, Colonia San Juan Tlihuaca, Delegación
Azcapotzalco, C.P. 02400, México, D.F.

En la sección "Libros que podrían serte útiles" se mencionan


otros libros que también serán de gran ayuda a las personas
codependientes y a los que les aconsejan.

Para el codependiente, el primer paso a tomar es comenzar a


mirar hacia adentro. Es decir, reconocer que está sintiendo un
dolor interior, el cual probablemente es lo que le ha llevado a
la codependencia. Dicho dolor posiblemente proviene de
daños emocionales y/o físicos que sufrió en su infancia o
adolescencia.

El segundo paso es buscar ayuda profesional. Puede acudir a


un psiquiatra, psicólogo, sacerdote, pastor, etc. Esta ayuda es
muy importante para la recuperación, como también lo es, el
unirse a un buen grupo de apoyo. El codependiente debe
recibir consejería de ser posible todas las semanas durante el
tiempo que determine el o la psiquiatra o psicólogo, para
poder resistir la tentación de la adicción a personas, cosas o
comportamientos indebidos. Sin embargo, debe recordar
siempre que puede volver a caer en comportamientos
codependientes aún despues de considerarse curado. Por ello
es importante que trate de participar en un grupo de apoyo si
todavía necesita esa ayuda y si es necesario, que vuelva a
recibir psicoterapia.

El próximo paso que debe tomar el codependiente después de


haber comenzado la consejería, es permitirse a sí mismo
experimentar en toda su intensidad, el dolor que lleva
adentro. A continuación debe comenzar a examinar las
causas.

La primera reacción de las personas ante un hecho doloroso


es la negación, pero el codependiente no puede curarse hasta
que no salga de su negación. La segunda reacción ante el
dolor es la ira, primero hacia los demás (las personas que le
hirieron) y después hacia sí mismo por haberlo permitido.
Finalmente llega el llanto, el cual es bueno para ayudarnos a
sanar. Al ir progresando la terapia, poco a poco la persona va
sintiendo menos dolor, hasta que en la mayoría de los casos
con el tiempo, este desaparece totalmente.

Es imprescindible que la persona codependiente logre hacer


buenas amistades y compartir con ellas de una manera sana.
Ellas serán su más importante "grupo de apoyo", después de
su familia. A veces es necesario romper con viejas amistades
que perjudican o impiden la curación. En algunos casos
también es necesario que un médico le recete medicinas al
codependiente, sobre todo si se trata de un alcohólico o
drogadicto.

Sin embargo, aunque todos estos pasos ya mencionados son


imprescindibles para obtener la curación, el paso más
importante es establecer una relación personal con Jesús.
Sólo El puede curarnos por completo, llenar todas nuestras
necesidades emocionales y espirituales, y darnos la paz "que
sobrepasa todo entendimiento". La codependencia es un
hambre espiritual que sólo Jesucristo puede calmar; un hueco
en el alma, que sólo Dios puede llenar. Leer la Biblia
diariamente, orar, ir a la iglesia y para los católicos recibir los
sacramentos (especialmente la confesión y la comunión),
constituyen la base principal de la curación.

Algo que también es de gran ayuda es colocar versos bíblicos


favoritos en lugares visibles como el espejo, el refrigerador,
etc.; para poder leerlos se sienta tentado, triste o deprimido.
El codependiente necesita reprogramar su mente con cosas
positivas y sanas y muy especialmente, recordar cuánto le
ama Dios y lo mucho que vale como hijo de El. Leer el Salmo
8 por ejemplo, es una excelente manera de elevar la
autoestima :

"Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste, y la luna y las


estrellas que pusiste en él, pienso : ¿Qué es el hombre? ¿Qué
es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por
él? Pues lo hiciste casi como un dios, lo rodeaste de honor y
dignidad, le diste autoridad sobre tus obras, lo pusiste por
encima de todo..."

Y por último, el tener la determinación y la valentía de estar


dispuesto a cambiar los patrones de comportamiento, es
imprescindible para poder obtener la curación.

Nota: Este artículo fue escrito por la Sra.Magaly Llaguno en


consulta con la Dra. María Gómez (psiquiatra) en enero de
2001 y se basó en información obtenida del "Brief Digest on
Everything You Ever Wanted to Know About Codependency,
Six Steps to Recovery of Codependency" del Dr. Frank B.
Minirth, psiquiatra de la Clínica Minirth en Richardson,Texas.
tel: 1-888-MINIRTH. El Dr. Minirth es uno de los autores del
libro "Love is a Choice", sobre la codependencia y cómo
curarla. Se recomomienda adquirir el libro titulado "Camino a
la Serenidad", de los doctores Robert Hemfelt, Richard Fowler,
Frank Minirth y Paul Meier.