Você está na página 1de 60

D&C Pensado para vos

Cosmetología - Cosmiatría

GENERALIDADES EN ANATOMIA ESTETICA


DEFINICION
Como una de las ramas más importantes de la biología, la anatomía humana llamada
también antropotomía, es la ciencia que estudia la forma y la estructura del cuerpo
humano e investiga las leyes que rigen el desarrollo de dicha estructura con respecto a
sus funciones y su relación con el medio ambiente.
Etimológicamente, la palabra anatomía se origina de las voces griegas:
– ana que significa “por medio de”, y
– tomos que significa “corte”, o
– anatomé que significa “disecar, cortar a través o disección”.
Es decir, la palabra anatomía significa “cortar para ver”, lo cual justifica a la técnica
más antigua usada por los anatomistas para el reconocimiento de órganos internos,
nos referimos pues a la disección.
La palabra disección proveniente de vocablos latinos: dis que significa “separación” y
sectio que significa “parte”; es el acto de cortar o separar tejidos para el estudio del
cuerpo humano, así pues podemos considerarlo un arte, más que el acto de cortar
cadáveres con el fin de obtener algún conocimiento acerca de la constitución del
organismo humano.
Teniendo esclarecidas las definiciones anteriores, debemos recordar que, si bien, al
principio la anatomía sólo asentó su evolución en el estudió de la disección, en la
actualidad existen técnicas de imágenes diagnósticas y numerosos procedimientos
clínicos y quirúrgicos que también contribuyen al vasto conocimiento anatómico.

Niveles de organización biológica

Toda la materia está organizada. Partiendo de un elemento que se asocia a otros y


aumenta la complejidad de la estructura.
De la misma forma la materia viva se organiza en distintos niveles de complejidad.
Nivel atómico. Constituido por los átomos. Los átomos que forman la materia viva se
conocen con el nombre de bioelementos. Los bioelementos más importantes son el
carbono, el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno, el azufre y el fósforo.

1
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Nivel molecular. Este nivel está formado por las moléculas que se originan al unirse
dos o más átomos.
Las moléculas que constituyen la materia viva se denominan biomoléculas. Las
biomoléculas pueden ser inorgánicas como el agua, las sales minerales o los gases, u
orgánicas como los glúcidos, los lípidos, los prótidos y los ácidos nucleicos.
Nivel celular. Se incluyen las células. Toda célula está formada por los niveles
inferiores, el molecular y el atómico. La complejidad de este nivel es mucho mayor, ya
que la célula es una unidad anatómica y funcional, esto significa que es la estructura
más pequeña que podría sobrevivir por si misma en el medio.
Nivel pluricelular. Supone la asociación de varias células que pueden llegar a constituir
un organismo completo. Este nivel se puede subdividir en los siguientes subniveles:
● Tejidos: formados por grupos de células que tienen el mismo aspecto y la misma
función.
● Órganos: estructuras formadas por varios tejidos que entre todos realizan una
función concreta.
INTRODUCCIÓN A LA ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DE LA PIEL.
La piel es un órgano de protección que recubre toda la superficie exterior de nuestro
cuerpo. En un humano adulto, podemos estar hablando de alrededor de dos metros
cuadrados y un peso de entre cuatro y cinco kilos.
Su grosor es muy variable; rondara entre los 0,5 y los 4 milímetros en la mayor parte
del cuerpo. Sin embargo, puede llegar a tener varios centímetros en zonas concretas
(fundamentalmente, zonas con mucho roce), como la planta del pie.
La piel es el principal sistema de protección de nuestro cuerpo, nos separa del exterior,
evita que perdamos agua por transpiración o evaporación (ayuda a que no nos
deshidratemos), ayuda a controlar nuestra temperatura corporal (gracias a cambios de
flujo sanguíneo y a la emisión de sudor) y cumple otras importantes funciones que
iremos detallando a lo largo del tema.
La superficie de la piel no es totalmente lisa, sino que presenta un micro relieve,
constituido por infinidad de pequeños pliegues:
-Grandes pliegues, visibles con facilidad y que envuelven las grandes articulaciones
permitiendo su movilidad; se les denomina también pliegues articulares.
-Pliegues que aparecen sobre pequeñas articulaciones, denominados pliegues
articulares pequeños. Aparecen también alrededor de los orificios naturales o de
estructuras como las uñas.
-Pliegues musculares, debido a la presencia de músculos superficiales que mueven la
piel, siendo los más característicos los de la cara (frente, ojos, etc.).
Además, la piel presenta una serie de pliegues más pequeños, que deben ser
visualizados con lupa para su correcto análisis y que constituyen la cuadrícula normal

2
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

de la piel. Se trata de una serie de surcos y depresiones debido a la morfología de la


unión dermoepidérmica (que como veremos forma las denominadas papilas dérmicas)
y hablaremos de surcos interpapilares o por las diferentes ordenaciones de las fibras
elásticas y colágenas de la dermis (en este caso hablamos de pliegues romboidales).
Los surcos interpapilares son especialmente evidentes en las palmas de las manos y
plantas de pies y constituyen las huellas dactilares (o dermatoglifos).
Los pequeños surcos de la mayor parte de la piel conducen o desembocan a alguno de
los diminutos orificios que forman parte de la piel. Los orificios de la piel están
constituidos por tres tipos de estructuras fundamentalmente: las glándulas sebáceas,
cuyo poro se abre a un pelo de mayor o menor tamaño (salvo en las palmas de las
manos donde se abren directamente a la piel); las glándulas sudoríparas e crinas, que
se abren directamente a la piel; y las glándulas sudoríparas apocrinas, que se abren a
un pelo, pero que son exclusivas de la zona axilar y ano genital.
En la piel también podremos encontrar eminencias o elevaciones. Estas pueden ser
transitorias (como ocurre con la derivada de la contracción del músculo erector del
pelo, que nos pone los “pelos de gallina”) o permanentes.
Los surcos naturales de la piel tienden a hacerse más ostensibles debido al proceso de
envejecimiento (asociado a la pérdida de elasticidad y consistencia de los tejidos) y
acabarán formando un último tipo de pliegues llamados pliegues seniles o arrugas.
La piel se comporta como una cubierta elástica, es decir, puede ser distendida, de
forma que, salvo que traspasemos su límite de elasticidad, recuperará su posición y
forma original. A esto ayudan en parte los pliegues cutáneos y la composición de las
fibras, sobre todo las fibras dérmicas. La piel presenta una gran capacidad de
deformación ante fuerzas externas, volviendo a recuperar su estado original cuando
cesan. Esta capacidad se ve bastante reducida en casos de deshidratación de la piel.
A la vez, la piel ejerce una importante resistencia frente a traumatismos, como roces,
arañazos, fricciones, etc. Se debe a la firmeza con la que están unidas las células de las
capas superficiales de la piel (epidermis).
Anatomía de la piel.
La piel tiene una estructura compleja. Al realizar un corte transversal y analizar al
microscopio podemos comprobar que la piel está constituida por tres estratos
diferentes:
•Epidermis: es una capa de tejido epitelial, homogéneo. Es la capa más externa y la
única que está en contacto directo con el exterior.
•Dermis: sirve de soporte a la epidermis. Se trata de una capa de tejido conjuntivo
laxo.
•Hipodermis: muchos autores no la consideran una capa de la piel. Separa la piel del
tejido subyacente, es decir, del hueso o del músculo. Está constituida por el tejido
adiposo subcutáneo.

3
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Además, atravesando la epidermis e instaurados en la dermis (en ocasiones incluso en


la hipodermis) se encuentran los anexos cutáneos, es decir, estructuras derivadas del
tejido epitelial que cumplen variadas funciones. Los anexos más importantes son las
glándulas, los pelos y la uñas.
Anatomía de la Epidermis
La epidermis es la capa más externa de la piel y por lo tanto, la que está a la vista, en
contacto con el exterior. Está constituida por un epitelio estratificado plano y
queratinizado (o cornificado) en sus capas más externas; al fin y al cabo, debe tener
una cierta dureza y consistencia, ya que es la primera barrera frente a las agresiones
exteriores. Su grosor es muy variable, pudiendo tener menos de 0,1 milímetros en
algunas zonas de piel fina, como los párpados, o más de 1,5 milímetros en las plantas
de los pies.
Como se trata de un tejido epitelial, no tiene irrigación propia (es avascular),
nutriéndose por difusión a partir de la dermis. Apenas posee terminaciones nerviosas;
la sensibilidad de la piel se encuentra mayoritariamente en la dermis
Embriológicamente, la epidermis deriva de la capa ectodérmica (la misma capa que
formará, además el sistema nervioso).
Para comprender el funcionamiento de la epidermis, debemos analizar su estructura y
sus tipos celulares más importantes.
Queratinocitos. Son las células más características de la epidermis, constituyendo más
del 90 % del tejido. Son las células puramente epiteliales que constituyen el epitelio
estratificado; este recibe la calificación de plano por las capas superiores, constituidas
por células planas (que además están altamente queratinizado), aunque en sus
estratos inferiores tienen formas más bien cuboides o cilíndricas.
Se denominan queratinocitos porque, a lo largo de su crecimiento, partiendo de la
base del epitelio de la que surgen y siendo empujadas hacia estratos superiores por el
crecimiento de nueva células, se van cargando de queratina; esta es una proteína
fibrilar de la familia de los filamentos intermedios encargada de aportar dureza y
rigidez; es la causante de que las últimas capas de la epidermis sean mucho más duras.
Por lo tanto, podremos estudiar la epidermis como un tejido epitelial formado por una
serie de capas o estratos, por los cuales van pasando las células desde que son
formadas, por mitosis, en los estratos inferiores (limítrofes con la membrana basal y la
dermis) hasta que llegan a la parte superior del epitelio (empujadas por nuevas células
formadas en estratos inferiores). Por esto decimos que la piel es un tejido en
renovación continua.
Comencemos a estudiar las capas de la epidermis, comenzando por las capas
inferiores.
•Estrato Basal: se denomina también estrato germinativo o proliferativo. Está
constituido por una hilera de células de morfología poligonal, cúbica o ligeramente

4
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

cilíndrica y que se encuentran en división continua. Son las únicas células de la


epidermis que se dividen, originando dos células hijas; una se quedará formando parte
del estrato basal y otra pasará a formar parte del estrato superior, empujando hacia
arriba a las células de las capas superiores. Las células basales se encuentran
íntimamente unidas entre sí (mediante desmosomas) y a la membrana basal
(mediante hemidesmosomas).
•Estrato Espinoso: también denominado de Malpighi. Constituido por entre 5 y 10
capas de células poligonales, cuya morfología, inicialmente cúbica, se va aplanando
según ascendemos por el estrato. Los queratinocitos están conectados por multitud de
desmosomas; estos le dan, al ser observadas al microscopio óptico, un aspecto poseer
espinas superficiales que le dan nombre. Los desmosomas hacen que el estrato esté
muy cohesionado. Las células comienzan a fabricar sustancias cementantes (irán a
parar al espacio intercelular, haciendo de cemento) que se acumulan en gránulos
visibles al microscopio electrónico denominados corpúsculos de Odland.
•Estrato Granular: o granuloso. Formado por entre 2 y 5 capas de células de aspecto
aplanado, cuyo rasgo más significativo es la acumulación en el citoplasma de gránulos
gruesos y de forma irregular. Estos granos están repletos de queratohialina, uno de los
componentes de la queratina. Los gránulos de sustancias cementantes, que habían
comenzado a aparecer en el estrato espinoso, son aquí más abundantes y liberan al
exterior su contenido (rico en glucolípidos y esteroles). Las células comienzan a
presentar abundante queratina en su citoplasma y sus componentes celulares, sobre
todo mitocondrias y retículo, comienza a desaparecer. Finalmente, acabará
deteriorándose y despareciendo también el núcleo.
•Estrato Lúcido: aparece solo en zonas de epidermis muy gruesa, como palmas de
manos o plantas de pies. Constituido por unas pocas capas de células, muy aplanadas y
de coloración blanquecina, muy apretadas entre sí, carentes ya de núcleo y la mayor
parte de los orgánulos (y por lo tanto, muertas). Están, eso sí, cargadas de queratina.
No está claro que sea un estrato real y muchos autores lo interpretan como un artificio
que aparece al realizar las preparaciones histológicas.
•Estrato Córneo: su grosor y su número de capas de células son muy variables
dependiendo de la zona de piel, aunque siempre muy numerosos. Las células poseen
pocos desmosomas en las partes inferiores del estrato córneo y estos serán tanto más
escasos cuanto más ascendamos por el mismo; de este modo, en las capas
superficiales, al haber pocos desmosomas, las células están sueltas, aisladas y se
desprenden de este modo, sin formar grandes escamas de piel. Las células del estrato
córneo carecen de núcleo y solo presentan restos de orgánulos en el citoplasma; todo
él está cubierto por filamentos de queratina. La membrana celular se encuentra
engrosada y cubierta en su cara interna por glucolípidos. El espacio intercelular es rico
en lípidos cementantes que mantienen una cierta cohesión. Las células van sufriendo
esta evolución según van siendo empujadas a la superficie, donde se van
desprendiendo de forma continua mediante un proceso de descamación. A esta zona
de descamación algunos autores los denominan estrato descamativo. También hay

5
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

quien distingue en el estrato córneo dos zonas en función de la cohesión que


presentan las células, el estrato compacto (o compactum) en las zonas más profundas
y el estrato disjunto (o disjuntum) en las zonas más superficiales.
Como ya hemos indicado los queratinocitos se unen firmemente entre sí, sobre todo
en las capas inferiores, mediante uniones denominadas desmosomas. En los
desmosomas están implicados los citoesqueletos de las dos células, las dos
membranas y unas proteínas presentes en el espacio intercelular e intracelular que
aseguran la unión de las dos células. En las células basales se forman
hemidesmosomas, que son estructuras similares, pero que en este caso anclan a la
célula a la membrana basal (encargada de sujetar y nutrir al epitelio). Cuando los
desmosomas no se desintegran correctamente en las partes superiores de la
epidermis, se ocasionarán descamaciones irregulares (como ocurre, por ejemplo, en la
psoriasis o en la caspa).
Los lípidos cementantes presentes entre las células son muy importantes para
mantener las propiedades de la epidermis, sobre todo su cohesión y su
impermeabilidad. A esto último también contribuye la tendencia de las células a
cargarse de queratina.
Melanocitos. El color de la piel se debe a tres factores básico. Uno es la acumulación
de carotenos, que aportan un color amarillo o anaranjado. Otro es la coloración rojiza
debida al lecho vascular de la dermis (cuando aja el flujo sanguíneo, la piel se torna
blanquecina). Y el tercero y más importante o característico es la presencia de un
pigmento marrón, llamado melanina, que se acumula en los queratinocitos de la piel.
Pero los queratinocitos carecen de la maquinaria celular necesaria para fabricar este
pigmento; es fabricado por un grupo de células especiales denominados melanocitos.
Embriológicamente los melanocitos no provienen del ectodermo (como ocurre con los
queratinocitos), sino de la cresta neural. Se encuentran en la capa basal de la
epidermis (aunque en ocasiones pueden aparecer e incluso acumularse en zonas
superficiales de la dermis). Son células de morfología más o menos estrellada, con
múltiples prolongaciones que se introducen en capas superiores de la epidermis;
desde estas prolongaciones, los melanocitos ceden los melanosomas a los
queratinocitos mediante un proceso denominada secreción citocrina. Los melanocitos
no se unen al resto de células de la epidermis mediante desmosomas y permanecen en
el estrato basal sin ascender a estratos superiores.
Fabrican la melanina y la acumulan en unos gránulos denominados melanosomas. Son
estos melanosomas los que son cedidos a los queratinocitos. Al proceso de fabricación
de melanina se denomina melanogénesis. La melanina es el pigmento encargado de
proteger la piel, sobre todo los estratos basales y la dermis, de la acción dañina de las
radiaciones solares ultravioletas.
Los melanocitos suponen entre una de cada cuatro y una de cada diez células basales,
dependiendo de la región del cuerpo, siendo más numerosos en las mejillas, frente y
áreas nasal, oral y genital. El número de melanocitos es similar en todas las razas

6
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

humanas, variando de unos a otros la capacidad de los mismos para fabricar melanina
en condiciones determinadas de luz, así como el tamaño de los melanosomas (es decir,
los individuos de raza negra no tienen muchos más melanosomas, sin embargo, en
determinadas condiciones de luz, fabrican más melanina, más melanosomas y
melanosomas más grandes).
Células de Langerhans. Están presentes por toda la epidermis, aunque no son
especialmente frecuentes. Tienden a aparecer con más frecuencia en capas altas del
estrato espinoso. Su morfología es estrellada o dendrítica, con prolongaciones que se
extienden entre los queratinocitos. No se unen al resto de células mediante
desmosomas. Tienen en el citoplasma unos gránulos característicos, con forma de
bastón, denominados gránulos vermiformes o de Birbeck.
Estas células forman parte del sistema inmunológico, constituyendo el componente
más exterior del mismo, es decir, los primeros que localizan un invasor y avisan si algún
cuerpo extraño ha entrado en contacto con la epidermis. Participan en el inicio de las
reacciones de la alergia del contacto.
Pueden también encontrarse células de Langerhans en algunas zonas epiteliales de los
anexos cutáneos (a los que nos referiremos luego), como glándulas sebáceas,
sudoríparas ecrinas o folículos pilosos.
Tienen cierta capacidad de desplazamiento (por eso no están anclados con
desmosomas) por diferentes partes de la piel; cuando detectan algún invasor y son
activados por este, deben ponerse en contacto con otras células defensivas (sobre
todo con linfocitos).
Células de Merkel. Aparecen en zonas basales de la epidermis, pero son muy escasas.
Pueden unirse a las células vecinas mediante desmosomas, incluso pueden acumular
algún melanosomas (procedente de melanocitos vecinos). Están relacionadas con el
sistema nervioso, constituyen terminaciones nerviosas, considerándoselas, por lo
tanto, responsables de la recepción nerviosa (sentido del tacto). No obstante, dado
que son muy escasas, debe quedar claro que la recepción nerviosa epidérmica es muy
poco importante (la mayor parte del sentido del tacto se encuentra en la dermis).
Anatomía de la dermis.
Características generales. La dermis es la parte interna de la piel, que se encuentra por
debajo de la epidermis. Se trata de una zona de tejido conjuntivo laxo, cuyo grosor
medio es de entre uno y dos milímetros, existiendo zonas más delgadas (como los
párpados, donde su grosor es menor de 0,6 milímetros) y zonas más gruesas (como las
palmas de manos y plantas de pies, donde su grosor pueden superar los 3 milímetros).
La separación entre la dermis y la hipodermis no forma una línea o barrera definida y
neta (como ocurre con la epidermis), sino que es una transición, un cambio progresivo.
Se une a la epidermis por medio de la membrana basal; esta es una membrana fibro–
protéica que une firmemente ambos tejidos, los comunica, permite el paso de

7
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

sustancias de uno a otro, tanto de la dermis a la epidermis (nutrientes, por ejemplo)


como de la epidermis a la dermis (sustancias de desecho, mensajeros, etc.).
La unión entre la epidermis y la dermis no es lisa, sino que tiene una serie de
ondulaciones, entrantes y salientes, denominados papilas dérmicas. Éstas, por un lado,
aumentan la superficie de contacto entre ambos tejidos (mejorando, por ejemplo,
todo lo referente a sensibilidad o intercambio de productos) y además evitan que la
epidermis se desplace linealmente sobre la dermis.
El tejido conjuntivo que forma la dermis es una auténtica estructura fibrilar y
esponjosa. Posee multitud de fibras para darle firmeza y elasticidad a la piel, así como
sustancias capaces de retener agua, transformando la sustancia fundamental amorfa
en una especie de gel, de líquido acuoso denso que actúa como almohadillado.
Embriológicamente la dermis deriva de la capa embrionaria denominada mesodermo.
En la dermis podemos diferenciar dos grandes zonas (aunque no están netamente
separadas), una zona superior denominada dermis papilar y una zona inferior
denominada dermis reticular.
La dermis papilar es la zona dérmica en contacto con las papilas dérmicas (de ahí su
nombre). Es un tejido conjuntivo más laxo, con haces de colágeno finos. Aparecen
multitud de vasos sanguíneos que nutren la epidermis por difusión. Las células
dérmicas son más abundantes.
La dermis reticular es la parte inferior, de mayor tamaño y se une o se difumina con la
hipodermis. Se trata de un tejido conjuntivo más denso, con redes de colágeno más
gruesas y densas, colocadas principalmente de forma paralela a la epidermis.
En algunas zonas del cuerpo, bajo la dermis reticular, encontramos una capa muscular.
En los humanos, esta capa muscular es especialmente importante en la cara, donde se
encuentran los músculos de la mímica (permite movimientos superficiales de la piel).
Vamos a analizar los componentes de la dermis.
Sustancia fundamental amorfa. Está cargada de sustancias con capacidad de retener
agua. La más habitual, proteínas unidas a mucopolisacáridos ácidos (cadenas
especiales de azúcares siendo los más importantes los glucosaminoglicanos), formando
lo que se denomina proteoglicanos (de los que ya hemos hablado). El resultado es un
gel acuoso, denso.
Fibras dérmicas. Analicemos las fibras dérmicas más importantes:
•Colágeno: es la proteína fibrosa más importante de la dermis, pudiendo constituir
hasta el 75 % de su peso seco. Ofrece a la piel resistencia frente a traumatismos físicos
y limita el grado de tensión de la misma. Constituye el auténtico armazón, es el que le
da a la dermis una auténtica consistencia sólida. El colágeno es fabricado por los
fibroblastos. Realmente estos fabrican una estructura de menor tamaño, formada por
el trenzado de unas fibras proteicas helicoidales llamado procolágeno, rico en los

8
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

aminoácidos prolina, hidroxiprolina glicina; el procolágeno es fabricado en el retículo


endoplásmico rugoso y enviado al exterior por el aparato de Golgi. En el exterior de la
célula se modifica, formando el tropocolágeno, que se polimeriza (se unen muchas
fibras de tropocolágeno unas con otras), formando el colágeno. El colágeno así
formado es una proteína fibrilar de gran tamaño, visibles al microscopio óptico.
•Elastina: se trata de una proteína fibrilar de propiedades elásticas (como su nombre
indica). Suelen ser de menor tamaño que las fibras de colágeno y se acumulan
principalmente en zonas de la dermis reticular. Son capaces de estirarse y recuperar su
posición inicial. Facilitan que, tras un estiramiento, la piel recupere su posición normal.
Su deterioro (con el paso de los años) provoca la aparición de elastosis. Son fabricados
por los fibroblastos, de modo similar al del colágeno.
•Fibras Reticulares (Reticulina): son parte fundamental de las fibras de la membrana
basal. Son fibras de menor diámetro que las colágenas, forman una red muy fina.
Pueden encontrarse también en la dermis papilar, mezclada o unida, o prolongada con
los elementos que constituyen la membrana basal. No obstante, son escasas
(normalmente menos del 1 % del total de fibras). Se incrementa su número durante
procesos inflamatorios. Está formado por la unión de fibras finas de colágeno con una
glucoproteína llamada fibronectina.
Células de la dermis. Analicemos los tipos celulares más importantes de la dermis:
•Fibroblastos: constituyen el tipo celular más característico del tejido conjuntivo y por
lo tanto de la dermis. Se les considera células fijas (no se mueven). Aparecen con más
frecuencia en la dermis papilar. Poseen forma estrellada, con largas prolongaciones. Su
función es fabricar y mantener en buen estado las fibras de la dermis y la sustancia
fundamental amorfa. Resultan especialmente activos tras lesiones en la dermis o
durante los procesos de cicatrización.
•Macrófagos: células de mayor tamaño que los fibroblastos, de morfología esférica y
núcleo arriñonado, que participan en la defensa del organismo. Su función es fagocitar
las sustancias u organismos extraños que encuentren, microorganismos invasores
desconocidos, etc. para dar aviso a las células fabricantes de anticuerpos.
•Células Plasmáticas: células de pequeño tamaño, con un gran núcleo redondeado y
abundante retículo endoplásmico rugoso. Derivan de los linfocitos y su función es
fabricar anticuerpos.
•Células Cebadas: células defensivas que responden a la presencia de anticuerpos con
la secreción de sustancias inflamatorias o compuestos químicos que activan la
respuesta inmunológica ante invasiones.
•Adipocitos: aunque son más característicos de la hipodermis, pueden aparecer en
estratos inferiores de la dermis o en la interface dermo – hipodérmica.
Anatomía de la hipodermis. Es la continuación en profundidad de la dermis y está
constituida por un tejido conjuntivo laxo. Sus fibras son, en general, más finas que en

9
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

la dermis, aunque existen algunas zonas en las que se ancla firmemente por medio de
estas a los tejidos subyacentes, por ejemplo en palmas de manos. Las fibras se
continúan con las de la dermis y como ya indicamos no existen cambios bruscos entre
ambos tejidos, sino más bien una transición.
En la mayor parte de las zonas de la piel, la hipodermis acumula células de reserva de
grasa (almacén de energía), los adipocitos (existen excepciones, por ejemplo la
hipodermis de los párpados no los presenta). Estos adipocitos se disponen inmersos en
una red de fibras; su función es acumular energía y constituir una barrera de
protección, fundamentalmente protección térmica (esta es una de las razones por las
que la hipodermis es un tejido muy vascularizado: los vasos sanguíneos de estas zonas
pierden poco calor).
La acumulación de adipocitos es variable, en función de la zona de piel de las
características personales, apareciendo a nivel general un claro dimorfismo sexual: los
hombres acumulan más adiposidad en el abdomen, las por encima del ombligo (patrón
androide), mientras que las mujeres la acumulan por debajo del ombligo, en pelvis,
nalgas y muslos (patrón ginecoide).
Se especula sobre la posibilidad de que los adipocitos solo progresen en número hasta
etapas muy tempranas de la vida (antes de la pubertad); a partir de este momento,
todos los aumentos de volumen corporal asociados a aumento de la grasa, se basarían
en un aumento de tamaño de los adipocitos existentes (y la disminución de volumen,
con una disminución de tamaño), sin que el número global de estos se altere en mayor
medida.
El tejido fibroso separa a los adipocitos en grupos llamados lóbulos; y separa también a
los lóbulos en grupos más pequeños denominados lobulillos.
La grasa no solo sirve como reserva de energía; ya hablamos de su papel como
protección térmica, a la que hay que añadir una cierta protección mecánica y un
moldeador importante de la figura y fisonomía del individuo.
Anatomía de los anexos cutáneos.
Características generales. Los anexos cutáneos son estructuras especializadas de la
piel, con diversas funciones. Todos ellos derivan de la epidermis, que sufre una
invaginación dentro de la dermis (aunque sin perder contacto con la epidermis) y se
especializan. Los anexos cutáneos más importantes y que vamos a estudiar son los
pelos, las glándulas y las uñas.
Anatomía del pelo.
Los pelos son un tipo de anexo cutáneo queratinizados, perteneciente al grupo de las
faneras (dentro de las que se engloban las escamas de los peces o las plumas de las
aves). Su morfología es filamentosa, alargada y flexible, aunque bastante resistente a
la tracción. Se forman a partir de una invaginación de la epidermis en la dermis,
ensanchada en su parte inferior y que se denomina folículo piloso. El pelo emerge

10
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

perpendicularmente o, más comúnmente, de forma ligeramente oblicua al plano


epidérmico. Está constituido por células epidérmicas cargadas de queratina, aplanadas
y fuertemente empaquetadas, formando una estructura filamentosa y cilíndrica de
sección circular o ligeramente elíptica.
En el cuerpo existen pocas zonas no recubiertas de pelo y denominadas zonas glabras:
palmas y plantas, lados de los dedos (tanto de manos como de pies), superficie lateral
de los pies por debajo del tobillo, labios y semimucosas genitales (glande y prepucio en
el pene, clítoris, labios menores y cara interna de los labios mayores en los genitales
externos femeninos). El resto del cuerpo está cubierto de pelos, de mayor o menor
tamaño. Algunos de gran tamaño, como los cabellos, en la cabeza (tenemos entre cien
mil y ciento cincuenta mil cabellos), cuyo diámetro puede llegar a los 0,6 milímetros y
su longitud superar el metro. Otros son casi imperceptibles o solo visibles con lupa y
diámetros de grosor de 0,005 milímetros y longitudes de menos de un milímetro.
Anatómicamente podemos diferenciar dos grandes tipos de pelo; por una parte está el
lanugo, que recubre la piel del feto y que se pierde en los meses posteriores al
nacimiento. Y el pelo terminal, que cubre el cuerpo sustituyendo al lanugo en los
meses posteriores. Este pelo terminal, a su vez, resulta muy variable en cuanto a su
morfología y distribución; ésta varía, además, en función del estado de desarrollo y
madurez del individuo y del sexo, siendo una característica sexual secundaria. Incluso
diferentes razas presentan pequeñas variaciones en esta distribución.
Así, por un lado, tenemos los pelos largos y flexibles que aparecen en el cuero
cabelludo, pubis y axilas (en ambos sexos), barba y bigote de los hombres; y una cierta
cantidad en brazos y piernas, más abundantes en hombres que en mujeres. Por otro
lado, están el pelo corto y rígido de las cejas, pestañas y vibrisas de la nariz y oído
externo. Por último, teneos el pelo corporal fino, invisible, denominado vello (en
algunas zonas aumenta su tamaño hasta transformarse en un pelo largo y flexible,
como lo hemos indicado en brazos y piernas).
La función original del pelo es el de protección, frente al sol, al frío y la deshidratación.
En los seres humanos todas estas funciones están muy venidas a menos (nos cubrimos
con ropas), aunque aún conservamos ciertas reminiscencias de sus funciones
originales: cuando hace frío o ante situaciones de estrés, se nos erizan los pelos (piel
de gallina). Como hemos visto, existe un claro dimorfismo sexual en la distribución del
pelo, por lo que originalmente también supuso un sistema de identificación sexual.
Además, parece demostrado que el pelo participa en la reparación de la piel,
aportando células germinativas de su folículo ante situaciones de daños severos en la
epidermis. También suponen parte del sistema sensorial de la piel (tienen asociados
nervios). Y algunos tipos de vibrisas (pelos) son importantes para la protección de
estructuras delicadas: evitan que penetren pequeños objetos y contaminantes o agua
en los ojos, nariz u oídos. Sin embargo, podemos decir que su función más importante
hoy en día es meramente estética.

11
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Como ya hemos indicado, el pelo nace de una invaginación de la epidermis en la


dermis denominada folículo piloso. Ahí se encuentra el nacimiento del pelo,
comúnmente llamado raíz. Al pelo propiamente dicho le llamaremos tallo del pelo y al
canal por el que emerge al exterior, conducto o infundíbulo piloso.
El folículo piloso es una estructura cilíndrica con un abultamiento en la parte inferior
denominado bulbo piloso. En ese bulbo piloso existe una invaginación de pequeño
tamaño de tejido conjuntivo dérmico dentro del folículo que denominada papila
capilar. En esta papila penetran vasos sanguíneos y nervios que nutren y dan
sensibilidad al pelo respectivamente. Sobre la papila del pelo se encuentran un grupo
de células germinativas, similares a las células basales del estrato basal de la
epidermis, que se dividen de forma continua originando, con estas mitosis, células
pilosas que empujan a las superiores, haciendo de esta forma crecer al pelo. A estas
células germinales se les denomina matriz capilar. A diferencia de las células de la
epidermis, las células de la matriz capilar no trabajan de forma continua, sino que
pasan por periodos de trabajo (fase anágena del crecimiento) y fases de reposo, en las
que el pelo deja de crecer, muere y acaba por desprenderse (fase telógena del
crecimiento); entre ambas fases existe una interface de transición, de paso entre el
folículo en crecimiento y el folículo en reposo (fase catágena del crecimiento). Entre las
células de la matriz se encuentran, además, melanocitos encargados de ceder
melanina a las células que conformarán el pelo, aportando así la coloración del mismo.
Las células de la matriz general el pelo que va creciendo y transformándose a lo largo
del folículo piloso, pues las células van cargándose de queratina en su ascensión,
formando la estructura final, dura pero flexible. A la zona del folículo donde tiene lugar
la queratinización se le denomina zona queratóngena.
El pelo generado por la matriz consta de tres grandes zonas. Una interior, delgada y
presente solo en pelos gruesos, denominada médula. Alrededor de esta, otra capa de
células de mayor tamaño, cargadas de queratina y granos de melanina, que
constituyen el grueso del pelo y se denominan corteza o córtex. Recubriendo a la
corteza se encuentra la cutícula, formada por células aplanadas y que constituyen la
envuelta más exterior del pelo cuando este emerge a la superficie (forman una
cubierta a modo de tejas de un tejado).
La matriz también genera una serie de capas que rodean al pelo cuando se encuentra
dentro del folículo y que se desprenden al exterior durante el proceso de crecimiento
del pelo; constituyen una vaina denominada vaina radicular interna y a su vez está
formada por tres capas: la cutícula de la vaina radicular interna, en contacto directo
con el pelo; la capa de Huxley; y la capa de Henle. Esta última está en contacto con el
tejido epitelial que constituye la pared del folículo piloso y que se denomina vaina
radicular externa; esta tiene unas características similares a las de la epidermis, con la
que se continúa.
Rodeando al folículo piloso encontramos una membrana de tejido conjuntivo fibroso
que lo separa de la dermis y se denomina membrana vítrea.

12
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Como ya hemos indicado, en la matriz del folículo se encuentran los melanocitos


encargados de dar color al pelo. No solo existen diferencias raciales y personales en el
color del pelo, también son frecuentes las diferentes coloraciones dentro de un mismo
individuo, tanto entre pelos de diferentes zonas (los de las cejas, por ejemplo, suelen
ser más oscuros), como dentro de una misma zona (no son raras las personas que
tienen cabellos de tres colores diferentes, siendo uno de los colores el claro
predominante).
Los folículos suelen llevar asociado un músculo que los conecta con la epidermis
permitiendo, con su contracción, variar el grado de perpendicularidad del mismo
respecto a la superficie del pie; es el músculo erector del pelo.
Los pelos tienen su folículo rodeado por una red de capilares que lo nutren, sobre todo
los pelos de gran tamaño; y poseen una red nerviosa a su alrededor que los convierte
en parte del sistema sensorial.
Todos los pelos llevan asociado un anexo cutáneo muy importante, ya que va a
caracterizar el tipo de piel: la glándula sebácea.
Anatomía de la glándula sebácea.
Las glándulas sebáceas son las encargadas de fabricar la grasa que recubre la piel y la
protege, evitando, entre otras cosas, la deshidratación de la misma. Se trata de
glándulas de morfología acinar, es decir, que forman acinos: sacos o agrupaciones
glandulares que desembocan a un conducto común.
Las glándulas sebáceas se abren siempre a un folículo piloso (por eso se habla de
folículo pilosebáceos), excepto en las zonas de la piel donde no hay pelos; en estas
zonas, se abrirán directamente a la piel. En las palmas de las manos y plantas de pies
no hay glándulas sebáceas.
Las glándulas miden entre 0,2 y 2 milímetros, aproximadamente. No están distribuidas
de forma homogénea, existen zonas, como la torácica (alrededor de cien glándulas por
centímetro cuadrado), donde son más abundantes, y zonas como el dorso de las
manos donde son más escasas (entre diez y veinte glándulas por centímetro
cuadrado).
Al verlas al microscopio observamos que se distribuyen formando acinos ovalados.
Cada acino está recubierto por una membrana fibrosa y una membrana basal. La
periferia del acino está cubierta por las células basales de la glándula, conocidas como
sebocitos basales; estos carecen de gotas de secreción y su función es dar lugar,
mediante mitosis constantes y sucesivas, a los sebocitos del interior de la glándula. Los
sebocitos, conforme van pasando a zonas más interiores de la glándula, se van
cargando de gotas sebáceas y perdiendo progresivamente el resto de orgánulos. En las
partes centrales, acabarán perdiendo el núcleo y muriendo, constituyendo estas
células muertas y cargadas de gotas sebáceas la secreción sebácea en si misma; por lo
tanto se trata de una glándula holocrina. Esta secreción es conducida por el canal

13
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

sebáceo del folículo piloso y de ahí al exterior; por lo tanto se trata de una glándula
exocrina.
Las glándulas sebáceas están fuertemente vascularizadas, mediante una red de
capilares que las rodean, pero carecen de innervación. La regulación de la secreción es
llevada a cabo, como veremos en apartados posteriores, por el sistema hormonal (y
sobre todo, por parte de las hormonas sexuales).
Anatomía de las glándulas sudoríparas. En el cuerpo humano podemos distinguir dos
tipos de glándulas sudoríparas, que difieren tanto en su anatomía y morfología como
en su fisiología y funciones. Son las glándulas sudoríparas ecrinas y las glándulas
sudoríparas apocrina.
Anatomía de las glándulas sudoríparas ecrinas.
En el cuerpo humano tenemos entre dos y cuatro millones de glándulas sudoríparas
ecrinas. Ocupan toda la superficie cutánea, excepto los labios, lecho ungueal (bajo las
uñas), labios menores, glande y cara interna del prepucio. El número máximo de
glándulas sudoríparas ecrinas se encuentra en las palmas y plantas, con entre 600 y
800 glándulas por centímetro cuadrado. Y el mínimo, en los flancos del cuerpo, con
entre 50 y 150 glándulas por centímetro cuadrado.
La glándula está constituida por un ovillo secretor, instalado en zonas profundas de la
dermis, que desemboca al exterior mediante un conducto; en la zona de
desembocadura habrá un orificio o poro secretor. A la porción de epidermis en la que
desemboca la glándula se le denomina acrosiryngium.
El sudor es fabricado en el ovillo y modificado en su trayecto al exterior, absorbiendo
parte del agua y el sodio. En el ovillo secretor encontramos un grupo de células
llamadas células oscuras, que están en contacto con la luz del tubo, pero que no llegan
a contactar con la membrana basal y que se encargan de fabricar una sustancia
mucoide que, presumiblemente, facilita la expulsión del sudor. Y las células claras, que
están en contacto con la membrana basal o con las células mioepiteliales y que llegan
a la luz del tubo en algunas zonas, por medio de ramificaciones que se cuelan entre las
células oscuras; se encargan de fabricar el sudor. Por último están las células
mioepiteliales, contráctiles, cuya función sería impulsar el sudor hacia el exterior; estas
células no forman una capa continua, sino que aparecen de cuando en cuando. El
conducto, a diferencia del ovillo, está formado por células epiteliales cúbicas y algunas
células mioepiteliales (no hay células claras y oscuras).
El principal componente del sudor es el agua, existiendo otros componentes, como las
sales minerales, urea, ácido úrico, etc.
La glándula está fuertemente irrigada e inervada. El principal control glandular es
llevado a cabo por el sistema nervioso autónomo.
Anatomía de las glándulas sudoríparas apocrinas.

14
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Aunque su morfología general es similar a las ecrinas, presenta varias diferencias. Es, al
igual que la ecrina, una glándula con forma de ovillo, pero en este caso es algo más
grande (alrededor de diez veces mayor). Están asociadas a folículos pilosebáceos de
determinadas zonas del cuerpo: región anogenital, periumbilical, vestíbulo nasal y axila
Como su nombre indica, su secreción se realiza de forma apocrina: el ovillo está
constituido por una sola capa de células secretoras rodeadas, en algunas zonas, por
células mioepiteliales. Estas células secretoras, por pérdida de su parte superior,
originan una secreción altamente viscosa y de apariencia lechosa denominada sudor
apocrino
El sudor apocrina comienza a segregarse durante la pubertad y desciende en la vejez.
Esto ya nos da a la idea de su control hormonal, mediado entre otras por las hormonas
sexuales. Sin embargo, su principal sistema de control está en el sistema nervioso
autónomo. Fabrica un sudor ligeramente alcalino y poco oloroso, pero que es
fácilmente degradado por bacterias, originando un olor muy característico. Parece
claro que es un sistema de secreción de feromonas, es decir, hormonas que actúan en
el exterior del cuerpo y sobre otros individuos (estaría relacionado con fenómenos de
atracción y repulsión personal, sexual o social, por ejemplo).
Anatomía de las uñas. Las uñas son placas córneas situadas en la cara dorsal de las
falanges terminales de los dedos de las manos y pies. La uña nace en un entrante de la
epidermis de forma oblicua en la dermis, la raíz de la uña.
En la zona más profunda se encuentran un grupo de células en división continua que
fabrican la uña y que constituyen lo que se denomina matriz ungueal. A la uña
propiamente dicha, la que vemos en nuestros dedos, se le denomina placa ungueal.
Está constituida por células epidérmicas fuertemente cornificadas y muy apretadas.
Presenta unas estrías longitudinales que se manifiestan en todo su grosor. En algunos
dedos, en la zona proximal, la placa ungueal tiene un proceso de queratinización que
deja una zona más clara, denominada lúnula o luna (su nombre deriva de su forma de
media luna).
La placa ungueal se aplica sobre la piel constituida solo por estrato basal y espinoso
(es, por lo tanto, una piel muy débil) denominada lecho ungueal. Sobre la zona del
nacimiento de la uña la piel se pliega y recubre ligeramente la placa; se denomina
eponiquio. Puede prolongarse sobre la placa una fina capa córnea, que se denomina
cutícula. En el extremo distal la piel sufre, también un pliegue, esta vez para colocarse
bajo la uña; se denomina hiponíquio (o pliegue subungueal distal). Si la uña es larga,
vuela en su extremo distal sobre la piel, lo que se denominará borde libre de la uña.
Los pliegues de piel que recubren y protegen los laterales de la uña se denominan
rodetes ungueales.
La uña tiene un grosor medio de entre 0,5 y 0,7 milímetros y el crecimiento varía en
función del dedo y algunos factores externos, como el calzado; es el doble de rápido en
manos que en pies: una uña de la mano se renueva en alrededor de ocho meses en las
manos y de un año en los pies.

15
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

La principal función de las uñas es la protección del extremo del dedo así como ayuda
en determinadas tareas manuales.
Vascularización de la piel. En la piel, venas y arterias siguen una trayectoria común. Las
principales arterias que irrigan la piel se encuentran en la capa subcutánea, en la
hipodermis profunda.
De ella salen una serie de ramificaciones que conformarán un plexo que corre paralelo
a la superficie de la piel, en la zona aproximada de la unión dermo – hipodérmica y que
se denominará plexo subdérmico o red cutánea. De este plexo parten vasos
sanguíneos encargados de irrigar pelos y glándulas. Además, de ahí ascienden unas
arterias que constituirán un segundo plexo, situado entre la dermis reticular y la
dermis papilar, denominado plexo o red subpapilar; se encargará de nutrir la epidermis
mediante un sistema de asas capilares. Como ya indicamos, el sistema venoso es
similar al arterial, confluyendo los capilares para formar capilares de mayor grosor en
redes paralelas a las arteriales y que acabarán conformando pequeñas vénulas.
Entre venas y arterias se establecen frecuentes uniones (con capacidad de abrirse o
cerrarse) que se denominarán anastomosis. Controlan el flujo sanguíneo entre
diferentes zonas de la piel, resultando indispensables para la termorregulación del
cuerpo.
La piel también posee un sistema de drenaje linfático muy importante, que comienza
con los capilares linfáticos ciegos en las papilas dérmicas y zonas superiores de la
dermis, que se van uniendo en tubos de mayor calibre, a la altura de la unión dermo –
hipodérmica y de ahí se formarán ramas que formarán plexos linfáticos en zonas más
profundas.
Inervación de la piel. La piel es un órgano con una inervación muy importante; no en
vano, en la piel se encuentra el sentido del tacto. Por una parte podemos diferenciar
dos tipos de nervios en la piel:
•Los que transmiten la información del SNC (autónomo) a la piel, es decir, nervios
aferentes; importantes, por ejemplo, para controlar la secreción de sudor.
•Nervios que transmiten la información de la piel as SNC. Son los nervios aferentes.
La información recogida por los nervios aferentes la aportan los receptores nerviosos.
Existen receptores nerviosos asociados a los pelos, que aportan ciertas sensaciones.
Pero, además, la piel está repleta de receptores sensoriales que captan diferentes
tipos de estímulos: presión, acción mecánica (mecanorreceptores), térmica
(termorreceptores), o de dolor (nociceptores). Estos receptores cubren la dermis en las
cercanías de la epidermis, siendo más abundantes en las papilas (son zonas donde la
epidermis presenta menor grosor).
Podemos diferenciar dos tipos de receptores sensoriales:
•Receptores libres: se trata de células receptoras nerviosas que carecen de
especializaciones o estructuras que colaboren en la captación de estímulos; son

16
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

simplemente neuronas acompañadas de células de Shwann (glíares). Un ejemplo son


las células de Merkel de la piel.
•Corpúsculos receptores: poseen especializaciones que les ayudan a realizar su función
de recepción (envolturas membranosas para detectar presión y la intensidad de esta,
por ejemplo). Existen muchos ejemplos: corpúsculos de Paccini, Meissner, o Ruffini,
bulbos de Krause, etc.

17
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Fisiología de la piel.
Funciones de la piel. La piel cumple una serie de funciones muy importantes:
1. Protección: es la función más evidente, ya que la piel supone una barrera que separa
el interior de nuestro cuerpo del exterior. Nos protege de todo tipo de agresiones
exógenas. Podemos dividir esta protección en varios grupos:
1.1. Protección frente a agentes mecánicos: la piel nos protege frente a fricciones,
contusiones, intentos de penetración de cuerpos extraños, etc. Solo tenemos que
pensar lo delicadas que son las zonas en las que la piel está adelgazada o carecen de
cubierta epidérmica. La principal capa de protección es la epidermis, por su dureza. La
dermis aporta elasticidad y firmeza asociadas, pero no es una capa dura. También
colabora en la protección física el panículo adiposo, frente a golpes bruscos.
1.2. Protección frente a agentes físicos: existen muchos agentes físicos cuyos daños
sobre el cuerpo son atenuados por la piel. Por ejemplo el calor, evitando que el calor
haga que cambie la temperatura de nuestro cuerpo; la piel evita quemaduras graves
en órganos internos. Es resistente a la corriente eléctrica. Y sobre todo actúa como
barrera frente a la radiación ultravioleta; es absorbida por el estrato córneo, sobre
todo por la melanina.
1.3.Protección frente a agentes químicos: la piel actúa como una barrera que impide
que la mayor parte de las sustancias químicas puedan pasar al interior, así como contra
la acción de agentes corrosivos o cáusticos (es más resistente a los ácidos que a las
bases); además de evitar la deshidratación por la salida de agua (evapotranspiración).
La barrera frente a agentes químicos es llevada a cabo, principalmente, por la
epidermis (hablaremos en más profundidad cuando tratemos el tema de la
permeabilidad cutánea).
1.4. Protección frente a agentes biológicos: la piel se opone tanto a la penetración
como a la colonización superficial de la mayor parte de los microorganismos; existe,
eso sí, una flora bacteriana natural sobre la piel, microorganismos adaptados a vivir en
su superficie que no solo no nos causan daños, sino que además evitan la instauración
de agentes biológicos indeseables, patógenos como hongos y bacterias. La entrada
cutánea de microorganismos a través de la piel se debe, en la inmensa mayoría de los
casos, a lesiones superficiales en la epidermis. Algunos microorganismos son capaces
de penetrar aprovechando las glándulas y los folículos pilosos.
2. Relación: en la piel se encuentra el sentido del tacto, por lo cual es un órgano de
recepción de estímulos del exterior. Por la piel recibimos sensaciones de tacto,
presión, temperatura (frío y calor), dolor, etc. Además, la piel es nuestra superficie
exterior, la que mostramos a los demás y esto también está implicado en los procesos
de relación; la piel resulta importante en nuestras relaciones sociales, tanto a nivel de
aspecto como tacto, olor, etc.

18
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

3. Regulación corporal: la piel controla tres aspectos básicos de la regulación corporal,


es decir, de la homeostasis: la temperatura, el equilibrio hídrico y el volumen de sangre
circulante. Analicémoslo individualmente:
3.1. Regulación de la temperatura corporal: la piel es imprescindible en el
mantenimiento de la temperatura corporal, corrigiendo variaciones ya sean de origen
interno (fiebre, elevación de la temperatura corporal por acción muscular intensa,
etc.), o de origen externo (frío o calor ambiental). Para ello se dispone de varios
mecanismos:
3.1.1. Existe un aislamiento físico respecto al exterior que frena los flujos de calor en
ambas direcciones y que está constituido fundamentalmente por el panículo adiposo.
3.1.2. La posibilidad de variar el tono vascular de los vasos sanguíneos de las diferentes
zonas de la dermis, así como las anastomosis presentes en el sistema circulatorio
suponen un mecanismo muy eficaz para luchar contra las variaciones térmicas. Cuando
se eleva en exceso la temperatura en el interior del cuerpo (bien por motivos internos,
bien por motivos externos), se produce una vasodilatación y aumento de flujo en los
vasos sanguíneos periféricos, lo que permite que el calor se escape por convención en
mayor medida; de ahí que, cuando hace mucho calor o realizamos un ejercicio intenso,
nuestra piel enrojece (aumenta su flujo sanguíneo periférico). En cambio, ante
descensos de la temperatura exterior (o, de forma menos común, bajadas de la
temperatura interior del cuerpo) se reduce el calibre y el flujo de sangre a los vasos
sanguíneos periféricos, para evitar en la medida de lo posible pérdidas de calor,
quedando abiertos los que circulan por debajo del panículo adiposo (estos ceden poco
calor) y dirigiéndose la sangre a zonas más profundas de nuestro cuerpo.
3.1.3. Producción de sudor por parte de las glándulas sudorípara ecrinas. El sudor
aporta una capa de agua sobre la piel que, al evaporarse, absorbe calor de la piel,
produciendo así una bajada de la temperatura de su superficie.
3.1.4.Existe un cuarto sistema, cuya importancia es controvertida; la contracción de los
músculos erectores del pelo (que nos ponen la piel de gallina) genera una pequeña
cantidad de calor (posiblemente insignificante ante las contracciones involuntarias de
músculos esqueléticos en situaciones de frío intenso, es decir, la tiritona, que sí supone
una elevación importante de la temperatura corporal al aprovechar el calor generado
por los músculos; pero este no es un sistema que implique directamente a la piel).
3.2. Equilibrio hídrico y electrolítico: la piel pierde agua de forma constante por
evaporación, un proceso denominado perspiración insensible; además, puede eliminar
cantidades mucho más elevadas de líquidos, con sales minerales disueltas, mediante la
sudoración (hasta tres litros a la hora o diez litros al día). No es una función en si
misma, sino el efecto producido por otras funciones; sin embargo, no cabe duda de
que la piel contribuye en control iónico y el volumen de líquido corporal, así como la
cantidad de agua de la sangre (de hecho, en situaciones de escasez de agua, la piel se
resiste en mayor medida a perder agua y en situaciones de exceso permite que esta
fluya, por ejemplo mediante la sudoración, con mayor facilidad).

19
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

3.3. Volumen de sangre circulante: en la red de vasos sanguíneos de la dermis puede


llegar a acumularse hasta el 10 % del volumen total de sangre de nuestro cuerpo, que
puede movilizarse en un momento determinado si fuese necesario (por necesidades
musculares de sangre, debido a una bajada de tensión o del volumen de sangre, etc.).
4. Metabolismo: la piel posee varias funciones relacionadas con el metabolismo
general del cuerpo:
4.1. Síntesis de Vitamina D: la vitamina D, encargada de la absorción y metabolismo del
calcio y fósforo, se sintetiza a partir de un derivado del colesterol, por la acción sobre
este de la radiación ultravioleta. Por lo tanto, la vitamina D debe fabricarse en un lugar
donde incida la radiación ultravioleta, por lo tanto la piel (en realidad en la piel se
sintetiza el denominado D3, que es modificado en el hígado y riñón, que son los
lugares finales donde se obtiene la vitamina activa).
4.2. Función endocrina: la piel actúa como receptor de muchas hormonas (sobre todo
de hormonas sexuales) y es en la piel donde muchas de ellas se modifican,
generándose las hormonas realmente activas; por ejemplo, a la piel llega la
testosterona, que es la hormona sexual masculina, pero que presenta muy poca
actividad biológica y en la piel se transforma, por la acción del enzima 5α-reductasa, en
la DHT (dihidrotestosterona), que es la hormona realmente activa.
4.3. Función excretora: mediante el sudor puede excretarse y por lo tanto eliminarse,
por vertido al exterior, tanto iones (de los que ya hablamos en el mantenimiento de la
homeostasis), como sustancias tóxicas y de desecho en pequeñas cantidades (desde
sustancias tan habituales como la urea y el ácido úrico a sustancias tóxicas ingeridas
del exterior, como restos de medicamentos).
4.4. Función inmunológica: la piel es el primer órgano que suele recibir a los agentes
externos invasores; por eso tiene muy desarrollado el sistema inmunológico. La
respuesta inmunológica comienza en la epidermis, pero se lleva a cabo sobre todo en
la dermis.
Fisiología de la epidermis.
División celular y cinética de la epidermis. La epidermis, como ya hemos indicado,
descama de forma continua perdiendo capas más superficiales. Esta descamación es
compensada por la proliferación continua del estrato inferior, el estrato basal, que va
generando células que pasan a estratos superiores.
Prácticamente las únicas células de la epidermis que sufren mitosis (es decir, las únicas
células proliferativas) se encuentran en el estrato basal. Las mitosis en estratos
superiores son muy poco frecuentes (pueden encontrarse células en mitosis dentro del
estrato espinoso, pero no es algo común). Y no todas las células del estrato basal están
en estado proliferativo de forma continua; de hecho se calcula que alrededor del 60 %
de las células basales están activas en un momento dado y el resto solo se activaría si
resultase indispensable (cuando se requiera un crecimiento epidérmico más intenso,
para cerrar alguna herida o recuperarse de alguna lesión, por ejemplo).

20
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Las células proliferativas entran en mitosis cada doce o catorce días de media. Estas
células, al dividirse, generan células de estratos superiores (una célula pasa al estrato
superior y la otra ocupa el puesto de la célula madre en la capa basal). El proceso de
maduración que sufre la célula que entra en estratos superiores dura el tiempo que
tarda en llegar hasta las capas altas del estrato córneo. Lógicamente, esto depende del
grosor de la piel. El tiempo medio de reposición o turno es de unos trece días. Una vez
llega a estratos superiores, se mantienen un tiempo adherido hasta su eliminación
final; este tiempo ronda los trece o catorce días. El tiempo de renovación total, desde
que la célula es generada por mitosis hasta que es eliminada del estrato descamativo,
es de entre treinta y cinco y cuarenta y cinco días cuando la piel se encuentra en
condiciones normales (en circunstancias extraordinarias, como una lesión, este tiempo
puede acortarse significativamente).
Diferenciación celular y queratogénesis. Durante el proceso de ascensión por la
epidermis, los queratinocitos van sufriendo una serie de cambios morfológicos y
llenándose de una proteína fibrilar endurecedora denominada queratina.
El cambio morfológico más importante es el aplanamiento del queratinocito en su
ascenso. En los estratos basal y espinoso son células poligonales, cuboides; en los
estratos superiores se van aplanando hasta constituir una célula totalmente aplanada
en el estrato lúcido y córneo.
El proceso más característico es la queratogénesis, la fabricación de queratina por
parte del queratinocito. En los estratos inferiores, el queratinocito va acumulando tono
filamentos, precursores de la queratina, que se van acumulando en el citoplasma. En
estratos superiores estos tonofilamentos se van uniendo para formar las tonofibrillas,
de mayor grosor y más consistencia. Las tonofibrillas, a su vez, se unen entre si
conforme la célula asciende por la epidermis, para formar la queratina. El proceso de
formación de queratina se ve favorecido por la presencia de queratohialina. Los
gránulos de queratohialina son característicos del estrato granular y contienen
profilagrina, que se transformarán en filagrina, que a su vez constituye a la formación
de la queratina formando una especie de cemento interfibrilar que une a las
tonofibrillas. Es decir, que la queratina se forma por la unión de estos filamentos
gracias a un componente intermediario (las filagrinas).
La acumulación de queratina en el citoplasma del queratinocito hace que este se vaya
deteriorando. Pierde sus orgánulos y en los estratos superiores del estrato granular ya
podemos decir que la mayor parte de las células están muertas. A esto contribuye
también la liberación de los enzimas lisosomales al citoplasma, que acaban de
degradar todo el contenido interior del citoplasma (excepto la fibra y la queratina, que
son proteínas grandes y muy duras); de esta forma, la célula acaba sin orgánulos, con
el núcleo muy deteriorado, pero cargada de queratina.
En el estrato granular, en la parte superior sobre manera, los queratinocitos vierten al
exterior el contenido de los gránulos denominados corpúsculos de Odland (que
empiezan a aparecer en el estrato espinoso), liberando así al espacio intercelular

21
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

sustancias cementantes. Se trata de ceramidas, una familia de lípidos muy hidrófobos


que se establecen en capas y además de formar un cemento, constituyen una
importante barrera hidrófoba (evitan la pérdida de agua o la entrada de líquidos
acuosos desde el exterior).
La queratina es una proteína fibrilar constituida por fibras helicoidales trenzadas. Es
rica en un aminoácido denominado cisteína, que contiene azufre; este azufre es
importante ya que forma puentes disulfuro entre dos aminoácidos de cisteína
(formando lo que se denomina cistina) de dos cadenas trenzadas. Es una forma de
estabilizar la queratina y endurecer el trenzado (evita que las cadenas se separen unas
de otras e incluso que se desplacen unas respecto a las otras).
En el ser humano diferenciamos dos grandes tipos de queratina. Por un lado
encontramos la queratina blanda, pobre en azufre (en cisteína) y rica en queratohialina
(basa la unión entre fibras en este cemento, en lugar de basarlo en multitud de enlaces
químicos covalentes, muy fuertes); esta queratina aparece en la piel y vainas
epiteliales del pelo. Por otro lado encontramos la queratina dura, pobre en
queratohialina y rica en azufre (por lo tanto, presenta abundantes enlaces disulfuro,
con lo que el trenzado es mucho más resistente); esta queratina constituye los anexos
cutáneos fuertemente cornificados, es decir, pelos y uñas.
Existen una serie de factores metabólicos y fisiológicos que estimulan o inhiben la
proliferación de las células epidérmicas y la queratogénesis. Entre los estimulantes de
estos procesos destacan los andrógenos (hormonas sexuales masculinas), el factor de
crecimiento epidérmico (se trata de una hormona que se segrega cuando se requiere
incrementar la velocidad de recambio de la piel) y la vitamina A. Entre los inhibidores
de este proceso destaca, entre otros, la vitamina D.
Fisiología del melanocito: melanogénesis. Los melanocitos son las células encargadas
de fabricar y distribuir ente los queratinocitos la melanina. La melanina es un pigmento
capaz de absorber la luz ultravioleta (y parte de la infrarroja), evitando que produzca
daños serios en capas inferiores de la piel.
La melanina se fabrica tras una serie de reacciones en cadena que tienen como
principal enzima el que inicia la ruta: la Tirosinasa. Este enzima, que posee un centro
activo con cobre (y posiblemente con cinc) cataliza las dos primeras reacciones del
proceso y es característico de los melanocitos (son las únicas células del cuerpo que lo
producen).
La melanina no se encuentra como una molécula libre, sino que es encapsulada en una
estructura esférica denominada melanosoma.
Los melanosomas son fabricados por la ruta retículo – Golgi. En el retícula se fabrica
una proteína denominada protirosinasa, que es enviada en una vesícula al Golgi,
donde sufre una serie de transformaciones. Del Golgi sale una vesícula cargada de
protirosinasa; a esta vesícula se le denomina Melanosoma I. Este adquiere forma
ovoide (alargada) y las proteínas de su interior, sobre todo la Protirosinasa, se

22
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

organizan formando una estructura filamentosa espiral; entonces la vesícula pasa a


denominarse Melanosoma II.
En el Melanosoma II la Protirosinasa se transforma en Tirosinasa, haciéndose activa y
comenzando a sintetizar melanina a partir de su precursor: un aminoácido
denominado Tirosina (Tyr). La vesícula con la Tirosinasa activa se denomina
Melanosoma III. El Melanosoma III se va llenado de melanina poco a poco. Llegará un
momento en el que se llenará de melanina; en ese momento la Tirosinasa ya no será
útil (no queda aminoácido que transformar) y se inactivará. En este momento
hablamos de Melanosoma IV o Melanosoma propiamente dicho. Viajará por la célula
hasta sus prolongaciones. Por estas prolongaciones es transferido a los queratinocitos
vecinos; un solo melanocito transfiere melanosomas a unos 36 queratinocitos. Esta
acción se lleva a cabo por un mecanismo similar a la fagocitosis (el queratinocito
fagocita el extremo del melanocito con los melanosomas); se denomina secreción
citocrina.
Existen varios tipos de melanina. Se pueden clasificar en función de su contenido en
azufre, y hablamos de melaninas pobres en azufre y melaninas ricas en azufre.
Dentro de las primeras encontramos a las Eumelaninas. Tiene un color castaño oscuro
o negro, aportando por lo tanto colores oscuros.
Dentro de las melaninas ricas en azufre, tendremos las insolubles en ácido,
denominadas Feomelaninas, que aportan un color amarillo rojizo. Y las solubles en
ácidos, los Tricocromos, que tienen colores similares a las Feomelaninas.
Hoy en día se cree que existen Melaninas Mixtas, formadas por la unión de los dos
grandes tipos de melanina (pobres en azufre y ricas en azufre), que aportarían los
colores característicos y personales de cada tipo de piel y pelo.
Veamos ahora las reacciones en cadena que llevan a la formación de la melanina.
Comienza con la oxidación del aminoácido Tirosina, catalizado por el enzima
Tirosinasa.
La melanogénesis es un proceso muy controlado. Por un lado existen una serie de
condicionantes genéticos que hacen que un individuo fabrique más o menos melanina;
ya comentamos que el número de melanocitos es aproximadamente el mismo en
todas las personas, variando sobre manera la actividad de los mismos. También existe
un cierto control hormonal: hay varias hormonas implicadas. Las dos hormonas
principales que controlan el proceso son segregadas por la hipófisis, tratándose de la
ACTH (adrenocorticotropina) y la MSH (hormona melanocito estimulante), que
estimulan la melanogénesis. También está implicada la LPH (hormona lipotropa o
lipotropina), que también estimula la melanogénesis. El MIF (factor de inhibición de la
MSH, fabricada por el hipotálamo) disminuye su síntesis.
Los estrógenos y gestágenos alteran la secreción, aunque quizás no se trate de
acciones directas, sino más bien reacciones cruzadas (actúan sobre otras hormonas
que acaban alterando las secreciones de ACTH y MSH), por eso durante el embarazo, la

23
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

menopausia o después de tumores ováricos son frecuentes las alteraciones en la


pigmentación de la piel (derivados de alteraciones en la melanogénesis).
También influye la temperatura: al subir la temperatura, se estimula la melanogénesis.
La radiación ultravioleta también la estimula (provoca la pigmentación tardía). Pero,
además, la luz ultravioleta estimula la oxidación de la melanina, transformándola en un
producto más oscuro (pigmentación inmediata).
Algunos metales pesados, como el arsénico (As), plata (Ag) u oro (Au) pueden
combinarse con la melanina, provocando coloraciones características. Además,
desplazan al cobre de su centro activo, provocando despigmentación. El metal más
clásico que provoca despigmentación por esta causa es el mercurio (la enfermedad
derivada de la intoxicación por mercurio se denomina saturnismo). Los oxidantes
aclaran el color de la melanina. Por eso los oxidantes potentes, como el agua
oxigenada o la hidroquinona, provocan despigmentación de la piel y el cabello.
Fisiología de la dermis.
Los aspectos fisiológicos más importantes de la dermis han sido ya tratados con
anterioridad en detalle; se trata de su importancia en la recepción se estímulos: la
sensación de tacto. En la dermis se encuentran multitud de fibras nerviosas.
También hay muchos vasos sanguíneos que nutren la piel y sus anexos y colaboran en
el mantenimiento de la temperatura corporal.
La dermis además posee multitud de células defensivas, actuando como barrera frente
a agentes infecciosos.
Y es la capa de la piel que aporta flexibilidad, resistencia y elasticidad.
Fisiología de la hipodermis.
Los aspectos fisiológicos más importantes de la hipodermis son los que se refieren a la
movilización y acumulación de grasas. Las grasas se acumulan como sistema de reserva
de energía (además de las otras funciones) y se movilizan cuando se necesita energía
en el cuerpo.
Fisiología de los anexos cutáneos.
Fisiología del pelo. El pelo no crece de forma continua, sino que pasa por épocas de
crecimiento, reposo y finalmente caída y reposición por un pelo nuevo. A la fase de
crecimiento del pelo se le denomina fase anágena. La estructura del folículo piloso que
estudiamos en su momento corresponde a esta fase: las células germinativas están
activas y en división, originando pelo que va desplazando al pelo que se encuentra por
encima, causando el crecimiento del mismo.
De la fase anágena se pasa a la fase catágena. Se trata de una fase de transición que
sufre el pelo cuando deja de crecer. Las células germinativas cesan su crecimiento,
dejan de dividirse. Los melanocitos dejan de producir melanina. El folículo empieza a
retraerse, pero la papila se queda en su sitio, de forma residual, llegando incluso a

24
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

perder contacto. El bulbo se queda muy reducido, ensanchado y con forma de maza:
de ahí su nombre, se le llama folículo en maza o en clava.
Cuando el proceso de retracción finaliza, se dice que hemos llegado a la fase telógena.
El pelo permanecerá en esta fase un tiempo determinado y acabará por caerse, bien
por fenómenos físicos o bien porque es empujado por el nuevo pelo cuando el folículo
vuelve a estar en actividad y transformándose de nuevo en un folículo en fase
anágena.
No todos los pelos pasan por estas fases de forma análoga. Todos los pelos crecen,
aproximadamente, a la misma velocidad: entre 0,2 y 0,3 milímetros al día; en algunas
zonas el crecimiento es algo más rápido: por ejemplo los pelos de la zona occipital
puede llegar a crecer a 0,5 milímetros al día; en otros, algo más lento, como ocurre en
el muslo de una mujer, en el que el crecimiento rondará los 0,2 milímetros al día, o las
pestañas, donde suele rondar los 0,15 milímetros al día.
Lo que si resulta muy variable es la duración de cada una de las fases de crecimiento
entre diferentes tipos de pelos. Esto será lo que determine la longitud máxima del
pelo.
El cabello o la barba (en hombres) pueden estar varios años en fase anágena; hasta
cinco años en el caso de los cabellos y más de dos años en el caso de la barba. Tras una
fase catágena que dura unos pocos días, permanecerán en fase telógena entre dos y
tres meses, tras los cuales caerán y serán reemplazados.
El vello de los brazos o del pecho, en cambio, tendrá una fase anágena que durará
entre diez y quince semanas. Tras una fase catágena de corta duración, entrarán en
fase telógena, en la que durará entre diez y quince semanas. El vello más largo, como
el vello púbico o axilar, pasa más tiempo en fase anágena, unas veinticinco semanas
(lógicamente, ya que debe crecer más); también se mantiene más tiempo en fase
telógena, pudiendo llegar hasta las cincuenta semanas.
El pelo de las cejas pasa por una fase anágena muy corta, de unos treinta días. Tras una
fase catágena que puede llegar a durar hasta quince días, entra en fase telógena, en la
que permanecerá más de cien días.
Existen toda una serie de factores que afectan tanto al crecimiento del pelo como a sus
características y densidad. Por un lado, existe una predeterminación genética:
determinados tipos de personas o incluso razas poseen más o menos cantidad de pelo
y vello corporal. Por ejemplo, los latinos poseen gran cantidad de vello corporal,
cabello basto y liso o ligeramente ondulado; los orientales tienen muy poco vello
corporal y el cabello muy liso, grueso y duro; los nórdicos tienen relativamente poco
vello corporal y un cabello ondulado o rizado; los negros poseen poco vello corporal y
pelo grueso y muy rizado.
Mediante agentes externos podemos hacer variar el crecimiento del pelo: el masaje o
el calor, que aumentan la vasodilatación y la actividad metabólica, aceleran el
crecimiento del pelo (de hecho, el pelo crece más deprisa en verano).

25
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

La dieta también puede afectar: la falta de nutrientes debilita, en general, el


crecimiento del pelo. Los enfermos de anorexia tienden a perder el cabello, ya que
este presenta muchos problemas de crecimiento. Sin embargo aumenta el vello
corporal.
! Pero quizás lo que resulta más determinante son los factores internos. Existe un
importante control hormonal de los folículos pilosos, en especial de por parte de las
hormonas sexuales. Los andrógenos estimulan el crecimiento del vello corporal, barba
y bigote, mientras que hace que el cabello tienda a retraerse, creciendo menos y
desapareciendo de determinadas zonas, donde es sustituido por vello muy fino. Los
estrógenos, en cambio, inhiben el crecimiento del vello corporal y estimulan el
crecimiento del cabello.
El estrés, con su desequilibrio hormonal asociado, puede causar desde caída del
cabello o pelo hasta su desarrollo exagerado.
El envejecimiento altera la distribución pilosa: tiende a perderse el pelo en la cabeza,
sobre todo en los hombres, y en cambio existen ciertos pelos que tienden a
hipertrofiarse, como ocurre con las vibrisas de la nariz o el oído. Aunque en términos
generales, la densidad pilosa del cuerpo tiende a disminuir.
El número de folículos solo tiene la posibilidad de reducirse, ya que desde el
nacimiento, no se forman nuevos folículos (lo que ocurre es que estos cambian de
tamaño, pudiendo generar pelos de mayor grosor, más visibles). El número de folículos
por centímetro cuadrado es similar en hombres y en mujeres. La velocidad máxima de
crecimiento se encuentra entre los quince y los cuarenta y cinco años.
Los cambios hormonales que sufrimos a lo largo de nuestra vida por diversos motivos
fisiológicos, como ocurre con el embarazo, provocan cambios en la producción pilosa y
su distribución.
Ni la depilación ni el afeitado afectan al ciclo capilar, la teoría popular que afirma que
depilarse a cuchilla o afeitarse hace que crezcan más pelos, es totalmente falsa (lo que
ocurre es que los pelos afeitados, al ser romos, resultan más visibles). La epilación hace
que los pelos que van creciendo sean cada vez más finos.
Fisiología de la glándula sebácea. La glándula sebácea es la encargada de fabricar la
grasa que recubre la piel y que, junto con parte de los componentes de la secreción
sudoral y componentes procedentes de las células muertas de la epidermis, formará
un compuesto emulsionado, con una parte grasa y una parte acuosa, denominado
emulsión epicutánea.
La composición exacta de la secreción sebácea es difícil de establecer, ya que es
expulsada al exterior mezclado con los demás componentes, pero, aproximadamente,
se sabe que sus componentes más abundantes son los triglicéridos y los ácidos grasos
(entre el 57% y el 58%). También hay cantidades importantes de ésteres céreos (26%).
Además, encontramos cantidades elevadas de un lípido denominado escualeno (12%).
En menor cantidad, colesterol (entre un 1% y un 2%) y ésteres de colesterol (3%).

26
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

La producción de la glándula está controlada por varios factores. Algunas regiones,


como la cara, el pecho o el cuero cabelludo segregan mayor cantidad de grasa debida,
sobre todo, a que hay un mayor número de glándulas. Los hombres segregan mayor
cantidad de grasa que las mujeres. Y en cuanto a la edad, durante la pubertad es la
etapa de la vida en la que mayor cantidad se segrega, resultando esta secreción baja
durante la infancia y descendiendo progresivamente tras la adolescencia, siendo la
caída más acusada a partir de los sesenta años, aproximadamente (senectud).
El control de la producción es, básicamente, hormonal (sin que haya podido
demostrarse ningún sistema de control estrictamente nervioso, ya que parece que la
glándula carece de innervación).
Las principales hormonas controladoras de la secreción sebácea son las hormonas
sexuales. Los andrógenos, es decir, las hormonas sexuales masculinas, son las
estimuladoras más potentes, aumentando tanto el tamaño de la glándula como su
capacidad de secreción.
El principal andrógeno es la testosterona, pero se trata de una hormona con muy poca
actividad. En la glándula se transforma en DHT por la acción del enzima 5α-reductasa.
El DHT es el principal activador, la hormona realmente activa.
Los estrógenos, en grandes cantidades, frenan la secreción y reducen el tamaño de la
glándula.
El exceso de andrógenos, habitual por ejemplo durante la adolescencia, con el cambio
hormonal, estimula la hipersecreción glandular. Este hecho es especialmente
destacado en mujeres, ya que estas tienen poca cantidad de andrógenos en sangre y si
por algún motivo estos aumentan (ocurre, por ejemplo, en tumores ováricos o
alteraciones de la secreción suprarrenal) aumentará también la secreción sebácea; en
estos casos, suele también venir acompañado de otros signos de virilización, como
alopecia, hirsutismo y acné muy intenso.
La función principal del manto hidrolipídico y por lo tanto del sebo es formar sobre la
piel una barrera que impida la evaporación excesiva de agua. Además, lubrica la piel.
Regula la absorción percutánea de sustancias (sobre todo de sustancias hidrosolubles).
Actúa como fungiestático y bacteriostático. Además, forma parte de la emulsión
epicutánea, que protege a la piel de la deshidratación superficial causada por agentes
externos como el sol, calor etc. Y se supone que lleva disueltas feromonas (con su
posible efecto a nivel biosocial, por decirlo de algún modo).
La cantidad de grasa segregada y sus características son unos de los factores que
caracterizan las diferentes tipologías cutáneas.
Fisiología de la glándula sudorípara ecrina. El sudor ecrino es un líquido transparente
y de sabor salado. Su principal componente es el agua (99%), en la que se encuentran
disueltas sales minerales, especialmente cloruro sódico y potásico, así como sustancias
orgánicas, principalmente urea, aunque también aminoácidos, ácido láctico y ácido
pirúvico. Podemos encontrar, así mismo, sustancias de excreción, que el cuerpo

27
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

intenta eliminar, como metales, compuestos orgánicos tóxicos o derivados de


medicamentos. También podemos encontrar cantidades muy bajas de otras sustancias
orgánicas, como glucosa o proteínas (glucoproteínas, glucopolisacáridos e incluso
inmunoglobulinas). El pH del sudor oscila entre 4 y 6 (es decir, ligeramente ácido).
Es fabricado en el ovillo y modificado a lo largo del tubo secretor. Las dos funciones
fundamentales del sudor son la excretora y sobre todo la termorreguladora.
El sudor puede segregarse por varios motivos. Por un lado, existe una pequeña
sudoración constante, que hace que éste ayude en la hidratación a la capa córnea de la
piel, además de aportar ciertos componentes del denominado factor natural de
hidratación (de sus siglas en inglés, NMF). Además, algunos de los componentes del
sudor, como el ácido urocánico, actúan como filtro ultravioleta, absorbiendo los UVB. Y
debido a su pH, funciona como antifúngico y antiséptico.
La sudoración profusa es desatada por mecanismos en los que interviene el sistema
nervioso autónomo. Se deberá, fundamentalmente, a respuestas nerviosas ante un
aumento de la temperatura corporal y es desatada por el sistema nervioso simpático
(sí que, aparentemente, el parasimpático juegue ningún papel, ni activado ni
inhibidor). Pero también existe una respuesta sudoral psíquica o emocional, ante
situaciones de estrés (nerviosismo, ansiedad, miedo, dolor, etc.).
Fisiología de la glándula sudorípara apocrina. Ya analizamos su función: es un sistema
de secreción de feromonas que tienen que ver con reconocimiento o
comportamientos sociales y sexuales. La secreción es diferente en cada El manto
hidrolipídico de la piel. Todas las secreciones, parte de los componentes, de las células
muertas de la piel y de las sustancias cementantes, acaban formando una película
sobre la piel, un manto hidrolipídico.
Las glándulas sebáceas son las que aportan los principales componentes grasos. La
fracción acuosa es aportada por las glándulas sudoríparas ecrinas. Ambas fracciones se
encuentran emulsionadas, conformando la denominada emulsión epicutánea.
Por otro lado, el sudor y arte del resto de componentes de la epidermis, sobre todo los
restos de la descomposición de las filagrinas, constituirán el factor natural de
hidratación (NMF), que tiene capacidad de retener agua al estar compuesto por
sustancias higroscópicas e hidratantes. Los principales componentes del NMF son los
siguientes:
Compuesto Concentración Aminoácidos 40 %
Ácido pirroldincarboxílico 12 %
Urea 7 %
Ácido úrico, glucosalina y creatina 1,5 %
Citratos y formiatos 0,5 %
Sodio, calcio y potasio 11 %

28
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Fosfatos 0,5 %
Cloruros 6 %
Lactatos 12 %
Otros componentes 9,5 %
Permeabilidad cutánea.
Permeabilidad y vías de penetración. La piel establece una barrera con el exterior, que
resulta más o menos impermeable, aunque existen sustancias, zonas o situaciones en
las que esta barrera falla, puede ser superada.
Son importantes los siguientes conceptos:
•Penetración: paso de un compuesto a través de una de las capas de permeabilidad.
•Premiación: difusión a través de una capa de permeabilidad.
•Resorción o absorción: llegada de una sustancia al sistema vascular, con la
consiguiente posibilidad de que difunda por el cuerpo.
Para que una sustancia atraviese la piel y llegue al torrente sanguíneo (es decir, tenga
lugar la resorción) deben ser atravesadas varias barreras.
La barrera más restrictiva es, con diferencia, el estrato córneo. Las zonas con un
estrato córneo más grueso resultan más impermeables (por ejemplo, manos y pies).
También son más impermeables las zonas donde el estrato córneo es más compacto
(las células están más apretadas).
A la hora de atravesar la epidermis las sustancias pueden tomar varios caminos
diferentes.
Por un lado, pueden pasar directamente por la epidermis y hablaremos entonces de
penetración transepidérmica. Dentro de esta vía se distinguen dos posibilidades. Por
una parte, pueden atravesar la epidermis aprovechando los espacios intercelulares, es
decir, los huecos que dejan la célula entre sí. Y hablamos entonces de vía intercelular.
O pasar indistintamente por las células y los espacios intercelulares, y hablaremos de
vía intracelular.
Por otro lado, las sustancias pueden pasar por los huecos que aparecen en las capas
córneas, fundamentalmente los folículos pilosebáceos y las glándulas sudoríparas; es
decir, a través de los anexos cutáneos. Hablaremos entonces de vía o penetración
transanexial.
La importancia relativa de ambas vías de penetración es muy discutida y dependiendo
de la bibliografía, se le da más importancia a una u otra.
Dependiendo del tipo de cosmético que usemos y de su actividad, puede ser necesario
que actúe en diferentes zonas de la piel. Y por lo tanto, su penetración puede ser más

29
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

o menos importante. En general, ningún cosmético debe poder ser absorbido y pasar
al torrente circulatorio (incumpliría su definición legal).
Algunos actúan solo en la superficie, como ocurre con los cosméticos de limpieza,
protección solar, etc. Otros deben actuar sobre todo el estrato córneo, como ocurre
con los hidratantes, por ejemplo. E incluso actuar sobre capas epidérmicas de células
vivas, como ocurre con cosméticos revitalizantes o antienvejecimiento. Algunos
deberían llegar a actuar a nivel de la dermis, como es el caso de los anticelulíticos o los
antiestrías. Los lipolíticos, incluso, deberían llegar a actuar a nivel de hipodermis.
Factores que afectan a la permeabilidad. Existen varios factores que determinan si un
producto puede o no atravesar la barrera epidérmica:
•Factores asociados al producto: no todos los productos o sustancias atraviesan la piel
con la misma facilidad. Existen varios factores, inherentes a la naturaleza del producto,
que hacen variar su capacidad de penetración a través de la piel.
•Por una parte, la naturaleza hidrolipídica de la sustancia. Las sustancias de naturaleza
hidrofílica y lipofóbica tienen muchas dificultades para atravesar la piel (deben
atravesar varias capas muy ricas de grasas, con las que deben mezclarse). En cambio,
las sustancias lipofílicas penetran con mucha más facilidad.
•Por otra parte, su tamaño. Las moléculas de menor tamaño penetran con mayor
facilidad que las moléculas de mayor tamaño.
•La carga eléctrica es muy importante. Las sustancias cargadas eléctricamente tienen
muchas más dificultades para atravesar la piel. Incluso aunque no hubiese una carga
neta, sino solo una cierta polaridad, la penetración también se verá dificultada. Esto
está relacionado con la naturaleza hidrolipídica, ya que en general las sustancias
cargadas eléctricamente son lipofóbicas.
•La concentración de las sustancias también es importante. Cuanto más concentrada
esté, lógicamente, más sencilla será la penetración a través de la piel.
•Factores asociados al excipiente: el excipiente condiciona la permeabilidad del
producto. En general, los excipientes más grasos (más hidrófobos y lipófilos) favorecen
la penetración de los productos que llevan disueltos. De este modo, las mezclas de
aceites son más permeables que las emulsiones; las emulsiones A/O son más
permeables que las O/A; las emulsiones son más permeables que las soluciones y los
geles; y las soluciones y geles son más permeables que las suspensiones y mezclas
físicas de sustancias sólidas (que son las que peor atraviesan la piel).
•Factores asociados al estado de la epidermis: por una parte, es importante el grosor
del estrato córneo: las zonas más gruesas son más impermeables. Asociado a esto, la
exfoliación (eliminación de la parte superior de la capa descamativa mediante algún
producto o método físico) facilita la penetración del estrato córneo. También es
importante la integridad de la epidermis. Cualquier alteración en la estructura de ésta
alterará la permeabilidad (en general, la hará más permeable). Influye también la

30
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

hidratación. Un estrato córneo hiperhidratado es más permeable al paso de productos.


Del mismo modo, una deshidratación muy marcada puede afectar a la estructura
superficial, haciendo la capa córnea más permeable, aunque en general es más
permeable por hiperhidratación que por deshidratación.
•Factores asociados al modo de aplicación del producto: el mecanismo de aplicación
de un producto puede hacer variar la capacidad del mismo para atravesar la epidermis.
Existen varios factores:
•Superficie de aplicación: cuanto mayor sea la superficie, más posibilidades de
penetración existirá.
•Calor: la aplicación de calor facilita la entrada de productos, entre otras cosas porque
activa la circulación, provocando hiperemia. Además, la apertura de los poros (de las
glándulas sudoríparas y sebáceas) deja más accesible una de las puertas de entrada.
•Masaje: las sustancias penetran mejor si son aplicadas mediante masaje. Aumenta la
sudoración, abre los poros, facilita los intercambios metabólicos, etc.
•Oclusión: se trata de cubrir mediante algún método la zona de aplicación del
producto, generalmente mediante algún método impermeable, como film osmótico.
Evita la evaporación del producto, hiperhidrata la piel (ya que el sudor tampoco se
evapora) y aumenta el contacto del producto con la piel. Por eso facilita la penetración
de la piel.
•Métodos eléctricos: existen varios métodos eléctricos para facilitar la entrada de
productos por la epidermis. El más efectivo es la iontoforesis; se trata de colocar un
producto cargado eléctricamente (a priori incapaz de pasar o que pasa con muchas
dificultades) debajo de una placa cargada, mediante un sistema de corriente continua,
con la carga opuesta a la del producto. Hará que este producto pase por el proceso de
repulsión. Otro mecanismo similar es la sonoforesis, indicado para cualquier sustancia
(no es necesario que tenga carga eléctrica) y en la que se usan ultrasonidos. También
el electroporador.
•Uso de productos químicos: determinados productos químicos pueden facilitar el
paso de sustancias a través de la piel. El más sencillo es el uso de exfoliantes, que
eliminan las capas más superficiales de la piel. Pero hay más opciones. Algunos
productos químicos facilitan el paso a través de la piel por medio de modificaciones de
pH. Al variar el pH de las proteínas de la superficie de la piel, modificamos su
conformación y por lo tanto su estructura, reduciéndose la estabilidad de las mismas y
provocando que aumente la permeabilidad; aunque las sustancias ácidas alteran la
permeabilidad, la piel es especialmente sensible a los productos básicos. Por último
también podemos encontrar vectores, sustancias que facilitan el paso de otras a través
de la piel. Existen excipientes que actúan como vectores (microcápsulas y
microesferas, por ejemplo) o incluso compuesto químicos que, al unirse a ciertos
componentes, facilitan su paso.

31
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Tipología cutánea.
Existen varias formas de clasificar las pieles.
Podemos realizar una clasificación según su color y resistencia a las radiaciones
solares. Y hablaremos entonces de fototipos. Normalmente se distinguen seis
fototipos, nombrados con números romanos. Los fototipos I y II caracterizarían a pieles
muy claras, que no se broncean y se queman con mucha facilidad. El fototipo III sería el
típico de la zona centroeuropea, relativamente oscurecida y que soporta cierta dosis
solar, aunque se quema con facilidad. El fototipo IV corresponde a individuos de razas
mediterráneas. El fototipo V corresponde a los mulatos. Y el fototipo VI a los negros,
que no se quemarían nunca.
También podemos clasificar los tipos de pieles en función de su espesor y dividimos
entre pieles gruesas y pieles finas.
Sin embargo, lo más habitual es clasificar los tipos de pieles en función de sus
características secretoras. De esta forma, podemos describir los siguientes tipos de
piel:
•Piel normal (eudérmica): piel con secreciones equilibradas, segrega la suficiente
grasa como para no deshidratarse, pero sin resultar grasa ni untuosa, es decir, no
resulta excesiva. La capa córnea tiene buen aspecto y no descama visiblemente. Tiene
un brillo moderado, un color uniforme, es suave, fina y elástica. Tolera bien los
cosméticos detergentes, resiste los cambios climáticos y de temperatura.
•Piel seca: podemos dividir las pieles secas en varios grupos.
•El más habitual es la piel seca alípica, en la cual la secreción sebácea es insuficiente y
por eso se evapora más cantidad de agua de lo normal (por transpiración) provocando
un resecamiento excesivo del estrato córneo. Tiene un aspecto mate o marchito, con
un pliegue cutáneo fino y es frecuente encontrar zonas con descamación; también son
frecuentes las rojeces e incluso problemas vasculares. Soporta bastante mal las
inclemencias del tiempo y se irrita o descama con facilidad si usamos cosméticos
detergentes (retiran la poca grasa que tienen). Pueden incluso tolerar mal el agua si es
muy dura. Tiene tendencia a presentar arrugas precoces.
•Otro tipo de pieles secas son aquellas que presentan una deshidratación más
profunda y en general más seria. Hablamos en estos casos de xerosis. En este caso las
pieles no tienden a ser finas, sino gruesas, con descamaciones anormales, ásperas y
rugosas. Pueden deberse a factores ambientales (externos) como condiciones duras
(sol, calor o frío excesivos) o a factores genéticos (internos) inherentes al individuo.
•Un tercer tipo de sequedad es la derivada a problemas del factor natural de
hidratación, obteniendo pieles con deshidratación superficial, generalmente
transitoria. Se asemeja a la piel alípica, aunque su contenido en grasa es más o menos
normal. En la piel atípica los poros pilosebáceos de la zona centro facial son

32
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

inapreciables, mientras que en estos casos, normalmente, son visibles a simple vista
(aunque no son excesivamente evidentes, como ocurre en las pieles grasas).
•Las pieles seniles, es decir, las de personas de edad avanzada, tienden a aparecer
resecas, debido a muchos factores: alteración de las capas vivas de la piel, alteración
en las secreciones, etc.
•Piel grasa: en las pieles grasas existe un exceso de secreción de las glándulas
sebáceas. En general, las pieles grasas tienen aspecto brillante. Existen varios tipos:
•Piel grasa normal: es relativamente habitual y se trata, simplemente, de un aumento
de la secreción sebácea. Se trata de una piel brillante, con los poros dilatados y
abiertos, sobre todo en la zona centro facial. Son pieles gruesas, de tacto granuloso y
lo que se denomina grano grueso. Son resistentes, tanto a las condiciones ambientales
adversas, como a la mayor parte de los productos cosméticos; la grasa les protege. Los
únicos problemas que pueden surgir son con los cosméticos grasos, que pueden ocluir
la salida de grasa o provocar reacciones adversas. No tienen tendencia a
envejecimientos prematuros, ni suelen aparecer arrugas precoces. No suelen
presentar rojeces y no tienden a descamar. El mayor problema es su aspecto, su brillo
graso y su tacto untuoso, que resulta incómodo a quien la padece.
•Piel grasa deshidratada: es una variante complicada de la piel grasa normal. En ella,
la piel presenta un exceso de grasa, pero esta hipersecreción, debido a su
composición, no tiene suficiente capacidad de retener agua (le faltan lípidos
hidrófilos). Por eso posee características de piel grasa y de piel seca. Presenta brillo
graso y tacto untuoso, pero a la vez su aspecto es marchito. Los poros aparecen
dilatados. Es áspera al tacto puede tender a descamar, enrojece y se irrita con
facilidad, es sensible a las condiciones ambientales y no tolera bien los cosméticos
detergentes. Tampoco tolera los cosméticos oclusivos. Es relativamente gruesa, pero
tiene tendencia a que aparezcan arrugas precoces. Pueden darse como una evolución
de las pieles grasas a lo largo de los años, o tras la menopausia, o casos de pieles
grasas con acné tratadas de forma muy drástica.
•Piel ocluida: en esta, el exceso de grasa que fabrican las glándulas tiene dificultades
para salir al exterior. Por eso tienden a aparecer complicaciones, sobre todo el acné.
Como la grasa no sale bien al exterior, en las zonas donde la piel está ocluida ésta
tiende a deshidratarse y adquirir apariencia mate y marchita. Suelen ser pieles gruesas
y con tacto acartonado. No tolera los detergentes, ni los cambios climáticos, y tiende a
irritarse con facilidad. Tampoco tolera bien los astringentes.
•Piel hiperhidratada: exceso de fase acuosa en la emulsión epicutánea. Suele aparecer
como una piel de aspecto macerado y frío al tacto. Se debe, normalmente, a un exceso
de sudoración asociado a desequilibrios emocionales, psíquicos u hormonales. Es un
tipo de piel poco frecuente.
•Pieles especiales: trataremos aquí de tipos de pieles habituales con características un
poco especiales:

33
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

•Por un lado está la piel de personas de raza negra. La piel de blancos y orientales es
muy similar. Sin embargo, las personas de raza negra presentan algunas
particularidades en su piel. Por ejemplo, tienen un mayor número de capas de piel en
el mismo grosor, por lo que su estrato córneo es más compacto. Además, aunque el
número de melanocitos es muy similar al de los individuos blancos, son mucho más
productivos y los melanosomas son más grandes el cabello es más rizado (ulotríquia) y
los folículos más transversales, tendiendo el pelo por lo tanto a encresparse. Poseen
menor cantidad de vello corporal (similar al de los orientales). Están más protegidos
frente al sol. Segregan menos grasa y son muy sensibles a los excesos de ésta (los
cosméticos grasos pueden provocar problemas). Y en general son más resistentes
frente a agentes químicos (debido a que los estratos son más compactos).
•La piel durante el embarazo también tiene sus peculiaridades. Los cambios
fisiológicos que acarrea afectan a la piel. Son frecuentes las hiperpigmentación, sobre
todo en areolas mamarias, axilas, región genital y cara interna de los muslos. Es
frecuente la aparición de melasmas (un tipo de alteración de la pigmentación que
acarrea la aparición de manchas de origen melánico). En cualquier caso, todos estos
problemas de pigmentación tienden a desaparecer en los meses posteriores al parto.
Son frecuentes también los problemas vasculares, no solo varices, también angiomas
estelares y eritemas. Existe una fuerte tendencia a la aparición de estrías (relacionado
con el cambio hormonal). Aumentan ligeramente las secreciones sudoral y sebácea.
Debido al consumo de proteínas por el feto, se retarda el crecimiento del cabello y las
uñas, que además pueden aparecer más frágiles. Tras el parto es común que se pase
por un periodo de caída del cabello conocido como “alopecia postparto”. En algunas
mujeres también aparece hipertricosis corporal (que remite tras el parto). Existen
algunas dermatosis específicas del embarazo, como el prurito de la gestante, que se
trata de un picor intenso; en cualquier caso, deben ser tratadas por un médico.

34
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

TEJIDOS CUERPO HUMANO


Tejidos del cuerpo humano
La célula es una unidad estructural y funcional, que forma parte de todo ser vivo,
porque en ella se realizan todas las funciones necesarias para la vida.
De acuerdo al trabajo que realizan las células se unen para formar tejidos, órganos y
sistemas que cumplen diferentes funciones.

1 .Tejido epitelial
Formado por células muy cercanas entre sí, sin sustancia intercelular, recubre todas las
superficies internas y externas del cuerpo.
La superficie externa es la epidermis que se continúa con el epitelio de superficies
internas que se abren al interior. Por ejemplo el tubo digestivo que comienza en la
boca, las vías aéreas o el aparato urogenital.
Es un tejido de protección, con células que mueren y se desprenden de él en forma
permanente, apareciendo nuevas células desde la capa interior.
Reviste también cavidades internas como las pulmonares, cardiaca y abdominal.
Recubre la superficie interna de los vasos sanguíneos y linfáticos y todo pasa a través
de él.
Cumple funciones de protección y regulación de la pérdida de agua y por
sus terminaciones nerviosas juega un papel importante en el sentido del tacto.
2. Tejido conectivo o conjuntivo

35
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Se denomina también tejido de sostén, por que sostienen y protegen a otros tejidos y
órganos. Está formado por células, fibras y sustancia intercelular. Se clasifica en:
– Conectivo adiposo: tiene células que acumulan grasa con poca sustancia intercelular
donde están las fibras. El tejido adiposo se ubica principalmente en abdomen y
glúteos.
– Cartilaginoso: la sustancia intercelular se parece a un plástico duro y resistente.
Tiene por función recubrir la superficie de los huesos que forman articulaciones, como
así también formar el pabellón de la oreja y los cartílagos de la nariz.
– Fibroso denso: presenta pocas células y numerosas fibras, constituyen la dermis
(capa profunda de la piel) y los tendones (medio de unión de los músculos a los
huesos)
– Fibroso laxo: el número de células y fibras es casi igual con abundante sustancia
intercelular. Este tejido se ubica debajo de los epitelios, rodeando músculos, nervios y
vasos sanguíneos.
– Hemopoyético: su función es formar las células de la sangre, glóbulos rojos, glóbulos
blancos y plaquetas. Se encuentra en el interior de algunos huesos como costillas,
vértebras, extremidades y huesos del cráneo.
– Óseo: células con numerosas prolongaciones que se conectan entre sí. La sustancia
intercelular es más dura que el cartilaginoso por la presencia de las sales de calcio.
3. Tejido muscular

Está formado por células alargadas llamadas fibras con gran capacidad para contraerse
(acortarse) En relación a este tejido se realizan funciones indispensables para la vida

36
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

como sonreír, masticar, respirar, correr o impulsar la sangre del corazón a las arterias,
entre muchas otras.
4. Tejido nervioso

Las células que lo forman se llaman neuronas y transmiten los impulsos nerviosos.
Especializadas en recibir señales del medio interno y externo, transmiten impulsos
eléctricos a otras neuronas, músculos o glándulas.
El tejido conjuntivo o conectivo

El tejido conjuntivo o conectivo, es conocido también como “tejido de sostén”, porque


soporta y relaciona a otros tejidos, estructuras y órganos. Es el “esqueleto” del
organismo
La mayor cantidad del tejido conjuntivo deriva del mesodermo. De esta hoja
blastodérmica se originan las células del mesénquima o mesenquimatosas (células
multipotenciales, existentes en todas partes del embrión) que se diferenciarán para
constituir los componentes celulares del tejido conjuntivo: laxo, denso, cartilaginoso,
adiposo, óseo y las células de la sangre: hematopoyéticas, sanguíneas y linfáticas y del
tejido muscular

37
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

El tejido conjuntivo está integrado por células y una matriz extracelular formada, a su
vez, por una matriz amorfa y componentes fibrilares, productos de la síntesis y
secreción de las células conjuntivas.
Funciones del tejido conjuntivo
Las funciones del tejido conjuntivo son:
Proporciona soporte estructural y relaciona entre sí a los otros tejidos.
Interviene como medio de intercambio las células y la circulación sanguínea y linfática.
Ayuda a la defensa y protección del organismo, mediante células que
 Fagocitan y destruyen restos celulares, microorganismos y partículas extrañas,
 Sintetizan y secretan anticuerpos contra antígenos y
 Elaboran sustancias con efectos farmacológicos que intervienen en los procesos
inflamatorios.
Sirve como medio de conexión para producir movimiento. – Forma cápsulas y tejido
intersticial (estroma) que contiene a nervios, vasos sanguíneos y linfáticos y soporta a
las células funcionales (parénquima) de ciertos órganos. – Cierto tipo de células
almacena grasas.
Componentes del tejido conjuntivo.
El tejido conjuntivo está constituido por células y matriz extracelular. Los componentes
celulares, sustancia amorfa y fibras integran, dependiendo del porcentaje de cada uno
de ellos, al tejido conjuntivo que se diferencia en:
a) Tejido conjuntivo propiamente dicho, ejemplo: conjuntivo laxo, mixoide o mucoso o
el tendinoso y
b) tejido conjuntivo especializado, ejemplo: el adiposo, cartilaginoso, óseo o
sanguíneo. A. Células del tejido conjuntivo. Las células conjuntivas derivan
primordialmente de las células mesenquimatosas
Existen dos tipos de células del tejido conjuntivo:
 Las fijas o propias (fibroblastos, fibrocitos, adipocitos o células adiposas y los
pericitos) y
 Las libres o migrantes, células provenientes de la sangre que, ejercen su acción
en el tejido conjuntivo (monocitos-macrófagos, mastocitos o células cebadas,
plasmocitos o células plasmáticas y los leucocitos o glóbulos blancos).
Fibroblasto.
Es la célula más común del tejido conjuntivo. Responsable directo de la elaboración de
la matriz extracelular (amorfa y fibrilar). Es una célula que se desplaza lentamente y en

38
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

condiciones de estimulación (reparación y cicatrización de heridas) suele reproducirse


con facilidad.
En el proceso de cicatrización se requiere de la presencia de abundantes fibroblastos.
En estudios efectuados se ha comprobado que los fibroblastos pueden multiplicarse
pero la población de ellos también se incrementa por diferenciación de los pericitos
originados a la par con los capilares que se neo forman en el lugar de la cicatrización.
Miofibroblasto.

Es una célula que comparte características morfológicas, al microscopio fotónico, con


el fibroblasto; en cambio se examina con el microscopio electrónico, el citoplasma
muestra abundantes miofilamentos de actina y pequeños cuerpos densos similares a
los que poseen las células musculares lisas. A diferencia de estas células carece de la
lámina basal. Es una célula que posee capacidad contráctil. Se les localiza en los lugares
donde existen procesos de cicatrización; integran el ligamento periodontal y forman
parte de la pared del tubulillo seminífero
Adipocito.

Es la célula encargada de almacenar grasas o lípidos. Tiene la apariencia de una


pequeña gota de aceite, al observarla bajo el microscopio, al estado fresco. Existen dos
tipos de adipocitos, Uno de ellos al diferenciarse totalmente alberga en un solo
compartimento la totalidad de los lípidos almacenados. Por esta razón se le denomina
unilocular. Forma parte de la llamada grasa blanca o amarillenta. Es una célula grande,
esférica, muestra un reborde fino de citoplasma, rodeando una gran gota de grasa.
Mide entre 50 a 100um de diámetro. El núcleo se visualiza desplazado a la periferia, en
la zona más ensanchada del citoplasma. Cuando el tejido conjuntivo que la contiene se
incluye en parafina, el contenido de grasa se elimina bajo la acción del xilol, de tal
forma que con tinciones como H-E la célula aparece vacía, “células en anillo”
Existe otro tipo de célula adiposa, de distribución muy restringida, es el adipocito
multilocular o de la grasa parda. El citoplasma alberga abundantes gotitas de lípidos;

39
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

entre ellas se disponen numerosas mitocondrias esféricas con crestas tubulares y


dentro de las mitocondrias citocromo-oxidasa, y partículas de glucógeno
Pericito
Es una célula alargada de citoplasma pálido, con varias prolongaciones largas y
delgadas. Se sitúa entre las células endoteliales de los capilares sanguíneos y la
membrana basal (fig. conj. 12). Se denomina así por la posición perivascular que
adoptan pues rodean, con sus prolongaciones, al capilar. Los pericitos conservan una
relativa potencialidad y, ante determinados estímulos, pueden originar fibroblastos y
fibras musculares lisas.
Macrófago.

El macrófago del tejido conjuntivo es una célula grande (25 a 30 um de diámetro), se


les denominó también histiocito. Posee un núcleo de forma ovalada con algunas
escotaduras que le dan la forma de un núcleo arriñonado Los macrófagos se originan
de monocitos que abandonan la circulación sanguínea para ejercer su acción fagocítica
en la matriz extracelular del tejido conjuntivo. La fagocitosis les permite endocitar una
serie de sustancias propias del organismo (eritrocitos viejos, restos celulares) o
extrañas (partículas de carbón, bacterias, esporas de hongos, pequeños parásitos etc.),
las convierten en fagosomas y éstos son procesados mediante enzimas lisosomales.
También fagocitan antígenos, los procesan y los presentan a los linfocitos (de estirpe T)
para que ellos a su vez elaboren la respuesta inmunológica
Células cebadas o mastocitos.
Son células relativamente grandes, 12 a 15 um de diámetro, tienen forma ovalada, con
un núcleo esférico de posición central o excéntrico (fig.conj.2.y 17). Poseen un
citoplasma lleno de gránulos esféricos basófilos, que son P.A.S. positivos, azul alciano

40
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

positivos y ofrecen reacción de metacromasia con la tionina o el azul de toluidina. Se


localizan en la cercanía de pequeños vasos sanguíneos.

Células plasmáticas o plasmocitos


Son células que miden de 10 a 15 um de diámetro, tienen una forma redondeada u
ovalada. Muestran un citoplasma con basofilia intensa, poseen un núcleo excéntrico,
redondo y de heterocromatina dispuesta en grumos radiales.
Las células plasmáticas son el resultado de la transformación que experimentan ciertas
células de la sangre, los linfocitos B se diferencian en estas células cuando al ser
estimulados por agentes antigénicos sintetizan y secretan moléculas proteínicas
específicas llamadas inmunoglobulinas (Ig) o anticuerpos.

Otras células del tejido conjuntivo. En este grupo se consideran a varias células
integrantes de la sangre que abandonan la circulación y ejercen su acción en el tejido
conjuntivo. Entre ellas mencionaremos a:
 los monocitos, que se transformarán en macrófagos u otras células
procesadoras y presentadoras de antígenos,

41
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

 los linfocitos que, por acción antigénica, darán origen a dos grandes
poblaciones: los linfocitos B y T;
 los eosinófilos y
 los neutrófilos.

LAS CELULAS DE LA EPIDERMIS

La epidermis está formada por varios tipos de células epiteliales. Los queratinocitos
están llenos de una proteína sulfurada dura y fibrosa, la queratina. Estas celulas son las
más importantes de la epidermis y se encuentran presentes en los diferentes estadios
de diferenciación en todas las capas o estratos de la piel. Los melanocitos son células
que sintetizan la melanina y son las responsables de los diferentes tipos de
pigmentación. Las células de Langerhans desempeñan un papel en las reacciones
inmunológicas que afectan a la piel.
Las células de la epidermis se distribuyen en 5 capas o estratos.
Capa córnea: la más superficial de la epidermis está formada por células escamosas
muertas, planas y delgadas que se desprenden continuamente, siendo sustituídas por
otras. El citoplasma de estas células ha sido sustituído por una proteína hidrófoba, la
queratina. Las uniones entre las células (los desmosomas) aparecen reforzados de
manera que esta capa presenta una elevada resistencia a la erosión. El proceso por el
cual las células más profundas de la epidermis se llenen de queratina y se desplacen
hacia la superficie de la piel se denomina queratinización. En algunas enfermedades, el
proceso de queratinización aumenta anormalmente produciendo una hiperqueratosis,
caracterizada por un piel gruesa, poco elástica que se agrieta con facilidad
Estrato lúcido: los queratinocitos del estrato lúcido son diáfanos y se encuentran
agrupados. Carecen de núcleo y el citoplasma está lleno de una sustancia gelatinosa, la
eleidina, que se transformará en queratina. La eleidina es muy rica en lipoproteínas y
cumple la función de impedir la entrada o salida de agua
Estrato granuloso: en esta capa se inicia el proceso de queratinización. Las células
contienen unos gránulos que tiñen intensamente, rellenos de una sustancia llamada
queratohialina, necesaria para la producción de queratina. Las células se distribuyen

42
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

en dos a cuatro capas, y como han empezado a degenerar se observa en el citoplasma


altas concentraciones de enzimas lisosomales, faltando ocasionalmente el núcleo.
Estrato de células espinosas: consta de 8 a 10 capas de células de forma irregular con
puentes intercelulares (los desmosomas) muy destacados. Las células de esta capa son
ricas en ADN, necesario para la síntesis proteica que resultará en la producción de
queratina. Algunos autores denominan este estrato capa de Malpigio
Estrato basal: es una monocapa de células cilíndricas, siendo estas células las únicas
que experimentan mitosis. A veces se le denomina estrato germinativo. A medida que
se forman nuevas células, las primeras emigran o se desplazan hacia las capas
superiores de la epidermis hasta que se desprenden en la superficie cutánea
CELULAS DE LA EPIDERMIS

QUERATINOSITOS

Los queratinocitos son las células más abundantes de la epidermis. Las células
superficiales, planas, mueren bajo los efectos de los factores ambientales, carecen de
núcleo y están llenas de una proteína sulfurada fibrosa, que tiende a absorber agua.
Estas células muertas aportan el material que constituye una barrera para la entrada
de sustancias nocivas.
Los queratinocitos se forman en la capa basal, la más profunda de las capas de la
epidermis. Estas células forman una mono capa adhiriéndose a la membrana basal
subyacente mediante hemidesmosomas y a las células adyacentes mediante los
desmosomas.
La capa siguiente es el estrato espinoso, la más gruesa de las capas celulares de la
epidermis. Se caracteriza por los filamentos de queratina organizados en tonofibrillas
que confieren un aspecto espinoso a las uniones intercelulares. Estas uniones reciben
el nombre de nodos de Bizzozero

43
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

El estrato granuloso, de dos a 4 células de espesor se caracteriza por los densos


gránulos citoplasmáticos basófilos que le confieren un color característico.
En la capa basal, los queratinocitos son mitóticos. Estas células son cuboides o
columnares y se encuentran firmemente ancladas a la membrana basal que las separa
de la dermis subyacente por hemidesmosomas, uniendose a las células adyacentes por
desmosomas verdaderos.

Una vez alcanzado el estrato esposo, las células se encuentran en estado post-
mitótico. Las células se diferencian y son empujadas hacia la superficie de la piel por
las células nuevas producidas en la capa basal.
La diferenciación incluye la formación de filamentos de queratina, la agregación de
esos filamentos en tonofibrillas, la síntesis de los cuerpos laminares y su liberación en
el superficie de la piel
El resultado final es la formación de un entramado de filamentos de queratina y
sustancia interfibrillar que constituye la capa córnea. Contrariamente a lo que se dice
muchas veces, el estrato córneo no es celular, sino que está formado íntegramente por
restos de la queratina intracitoplasmática, restos que se unen en la superficie de la piel
después de la muerte de la célula que la produjo
MELANOSITOS

44
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Los melanocitos derivan del neuroectodermo y se localizan en la capa basal en


contacto con la membrana basal. Se caracterizan por su núcleo ovoide con numerosos
procesos citoplasmáticos que se extienden entre los queratinocitos.

El citoplasma de los melanocitos contiene gránulos unidos a la membrana


(premelanosomas y melanosomas) en los que se produce y almacena la melanina. La
melanina es producida a partir de la tirosina en el retículo endoplasmático rugoso y el
aparato de Golgi al llegar al melanocito la hormoma estimulante del melanocito que se
fija a un receptor de membrana de la célula. La melanina forma unos complejos
melanoproteicos que se distribuyen por los procesos citoplasmáticos de los
melanocitos siendo posteriormente transferidos al citoplasma de los queratinocitos de
la capa basal y del estrato espinoso.
El número de los melanocitos es más o menos constante, pero su grado de actividad
varía genéticamente.
CELULAS DE LANGERHANS

45
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

En toda la epidermis, pero sobre todo en el estrato de células espinosas superior, se


observan las células dendrícas o células de Langerhans. Estas células son de naturaleza
histiocítica y no tienen las estructuras características de las otras células de la piel
(desmosomas, tonofilamentos o melanosomas). En cambio contienen unas inclusiones,
llamadas gránulos de Birkeck que tienen un forma abastonada (por esta razón también
se llaman gránulos vermiculados). Su función es desconocida aunque se sabe que su
producción es estimulada por la langerina, una proteína de membrana con actividad
de receptor.
Las células de Langerhans participan en las respuestas inmunes cutáneas y emigran
desde la piel hasta los ganglios linfáticos. Poseen receptores de membrana para la
inmunoglobulina Fc y el complemento C3 y funcionan como células presentadores a
antígenos a los linfocitos T o B
CELULAS DE MERKEL

Las células de Merkel representan un tipo de células intraepiteliales de la piel y de la


mucosa oral que han sido calificadas de paraneuronas. Las células de Merkel son
difíciles de distinguir de otras células de la piel por microscopía óptica aunque son
fácilmente discernibles por microscopía electrónica. Se encuentran sobre todo en las
proximidades del estrato basal, concentradas cerca de los folículos capilares.
La función de las células de Merkel es objeto de controversias. La opinión más
generalizada es que son células mecanorreceptores ya que poseen un micro

46
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

vellosidades que responden a la distorsión mecánica produciendo la liberación de


neurotransmisores por parte de la célula. Se ha sugerido que la célula de Merkel
liberaría una sustancia similar al factor de crecimiento neuronal que estimularía el
crecimiento de las fibras nerviosas o que suministraría un factor que bloquearía las
señales a las mismas

47
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES DE LA PIEL


El reconocimiento de las lesiones básicas es un elemento imprescindible para la
realización del diagnóstico de una enfermedad de la piel.

Angiomas Se definen como angiomas las hiperplasias de los vasos dermohipodérmicos


consecutivas a angiectasias, multiplicación de los vasos o proliferación de células
angioblásticas con neoformaciomes vasculares más o menos diferenciadas. También se
demominan hemagiomas. El angioma arácneo o aracniforme es una forma de
telangiectasia caracterizada por un punto rojo central, elevado, con el tamaño de una
cabeza de alfiler, a partir del cual irradian pequeños vasos sanguíneos. Estas lesiones
se localizan preferentemente en la cara, antebrazos y manos y son sumamente
frecuentes- Se deben a pequeñas anastomosis arteriovenosas o a mínimos aneurismas
arteriales. Pueden surgir por brotes eruptivos múltiples recibiendo entonces el nombre
de estrellas vasculares. En algunos casos, las lesiones se resuelven espontáneamente.
El tratamiento con láser las erradica completamente.

La cicatriz es una porción de tejido fibroso avascular, pálido, retraído y duro que se
observa tras la fase precoz de reparación de los tejidos en la que es rojizo y suave. La

48
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

cicatriz depende del traumatismo causal o del procedimiento quirúrgico.

Las cicatrices se clasifican como cicatrices simples o extensas. En ambos casos, pueden
ser lisas, deprimidas, contraídas o retraídas. Erosión: Gradual destrucción por desgaste
de la superficie de la piel como consecuencia de un proceso inflamatorio, lesiones u
otros efectos. Las erosiones se observan a menudo después del desprendimiento de
una costra y de la rotura de una ampolla intraepidérmica. No dejan cicatriz dado que la
epidermis se reconstruye a partir de la capa basal.

Costra: Una costra negra o pardusca que resulta de la gangrena del tejido subcutáneo
por efecto de una quemadura, de la aplicación de una sustancia cáustica o de una
trombosis.

Excoriación: Pérdida de epidermis, con la dermis expuesta, de puede tener distintas


formas, generalmente como consecuencia de un traumatismo superficial (abrasiones,
arañazos, etc)

49
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

HEMANGIOMA CAPILAR Los hemangiomas son dilataciones de los capilares


subcutáneos, cuyo color disminuye con la vitropresión. Son bastante frecuentes,
distinguiendose varios tipos: Nevus flammeus del recién nacido: se cree que son
proliferaciones hamartomosas de las células endoteliales capilares. Es muy frecuente
apareciendo en la frente. Raíz nasal, párpados y labio superior. Disminuye
progresivamente y casi siempre desaparece en el primer año.

Mácula: Pequeña mancha, de menos de 1 cm de diámetro, no palpable, circunscrita,


de color marrón, rojo, púrpura o bronce. Cuando se presiona con un portaobjetos de
vidrio, no cambia de color. Suelen estar constituidas por depósitos de
melanina. Algunos ejemplos de enfermedades o condiciones de la piel que se
presentan con máculas son:
 Pecas - lunares planos – sarampión – rubeola

50
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

NODULOS Los nodulos son elementos sólidos, circunscritos, prominentes, de tamaño


variable que ocupan la hipodermis o el límite dermoepidérmico.Dependiendo de los
componentes anatómicos afectados, los nódulos se clasifican en 5 tipos:
 Epidérmicos - epidérmico-dérmicos - dérmicos – dermosubdérmicos -
subcutáneos
Los nódulos pueden ser de evolución aguda como los que se presentan en el eritema
nudoso y algunas vasculitis alérgicas, subaguda y crónica. Algunas veces los nódulos se
denominan tubérculos o fimas. Cuando son producidos por la sífilis se denominan
gomas.

PETEQUIAS Las petequias son pequeñas manchas de color rojo púrpura de un


diámetro inferior a 0.5 cm debidas a la extravasación puntual de sangre. No
desaparecen al presionar con el dedo. Se encuentran petequias en algunas
enfermedades como la leucemia, rubeola, fiebre manchada de las Montañas Rocosas y
en la púrpura trombocitopénica

El término “púrpura” se refiere a lesiones causadas por sangre extravasada. Incluye a


las petequias (manchas o puntos purpúricos que se observan a menudo en estados
trombocitopénicos), las equimosis de tamaño mucho mayor que representan
hemorragias de una cierta entidad y las sugilaciones que son marcas o cardenales
azulados o negros La aplicación de presión sobre la lesión mediante un vidrio
(diascopìa) no cambia el color la misma, a diferencia de los que ocurre en el eritema en
el que la coloración se debe a una vasodilatación capilar Algunas enfermedades que
pueden causar púrpura son:

51
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

 Escorbuto- trombocitopenia - reacciones adversas a algunas medicaciones


 Enfermedades inmunológicas (púrpura inmune trombocitopénica)

Queloide: Tumor conjuntivo, benigno que no debe confundirse con las cicatrices
hipertróficas. En una cicatriz normal, los fibroblastos forman un puente entre los labios
d ela herida y permiten que el epitelio crezca sobre ellos. En los queloides, se produce
una proliferación desproporcionada de los fibroblastos ocasionados masas de tejido
colagenoso que se extiende más allá de los límites de la herida.

Las ampollas o flictenas son elevaciones circunscritas de la epidernis, mayores que las
vesículas, de contenido seroso o hemorrágico, pero que puede ser ocasionalmente de
pus. Las ampollas resulta del despegamiento de la epidermis, de la capa córnea o
precornea o de la capa malpighiana. Se clasifican como:
Ampollas subcórneas: el techo es la capa córnea y el suelo el cuerpo mucoso
Ampollas intermalpighianas: se producen por lesión de los filamentos de unión que
ocasiona acantolisis (fisuras entre los distintos planos del cuerpo mucoso)
Ampollas subepidérmicas: el techo es la epidermis totalmente despegada y el suelo la
dermis superficial
Enfermedades de la piel que se pueden presentar con ampollas:
Candidiasis -congelación
Dermatitis -

52
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Dermatitis de contacto-eccema
Psoriasis –quemaduras -tiña
Enfermedades sistémicas que pueden ocasionar ampollas en la piel:
Celulitis-ganulomatosis de Wegener-síndrome de Stevens-Johnson-varicela

Atrofia cutánea es el estado en el que se hallan disminuidos en número o volumen


todos o alguno de los elementos constitutivos de la piel, en especial el tejido elástico
de la dermis. Se evidencia por una disminución del espesor y consistencia del
tegumento Las atrofias cutáneas se clasifican en:
 Atrofias congénitas: totales o parciales
 Atrofias adquiridas: no inflamatorias o inflamatorias
Algunas atrofias adquiridas son
Atrofia senil- Atrofia caquéxica - Atrofodermias profesionales -Hemiatrofia facial
progresiva -Lipodistrofia de Barraquer-Simmonds -Liodermia neurítica -Panatrofia de
Gowers

Costra: Capa exterior dura, solidificada formada por un exudado seco, de restos de
sangre, pus o suero frecuente en procesos dermatológicos y en la fase final de la
curación de quemaduras y lesiones; postilla. Algunas enfermedades en las que se
observan costras son:

53
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Impétigo - Seborrea
Quemaduras
El eritema es un enrojecimiento de la piel, circunscrito o difuso, ordinariamente
temporal, que desaparece bajo la presión. Se debe a la dilatación activa o pasiva de los
vasos y puede ir acompañado de una exudación serosa o de infiltrados celulares que
finalizan en fenómenos papulados o hemorrágicos. Casi siempre, el eritema va seguido
de descamación. Se clasifican de la forma siguiente en activos, por congestión arterial,
con hiperemia y calor al tacto y pasivos, de color violáceo, con disminución de la
temperatura local debida a la estasis venosa. A su vez, los eritemas activos se clasifican
según sus dimensiones y aspecto en:
Eritemas difusos o en sábana - Eritema en grandes placas - Eritemas de pequeñas
manchas -Eritema anulares
Los eritemas activos pueden ser producidos por agentes físicos o químicos,
medicamentos, influencias psíquicas, cambios endocrinológicos y procesos
metabólicos. Algunas enfermedades bacterianas y víricas producen eritemas en
grandes placas o de manchas pequeñas. Entre los eritemas pasivos se incluyen la
acrocianosis, eritrocianosis, livedo anular, eritromelalgia de Weir-Mitchell, acrodinia,
enfermedad de Raynaud y cutis marmorata

Escamas: Láminas constituídas por células córneas, de grosor variable, fácilmente


exfoliables. Las escamas pueden ser pulverulentas, furfuráceas o pitiriásicas o en
grandes láminas Las escamas se encuentran presenten en las enfermedades
eritematoescamosas:
Psoriasis - pitiriasis rosada -eczemátides
ESTRELLAS VASCULARES Son brotes eruptivos de angiomas vasculares que aparecen
acompañando algunas enfermedades como las cirrosis hepáticas alcoholica. Tambien
son bastante frecuentes alrededor de los ojos durante el embarazo y después de un
tratamiento con corticoides. Fisura. Falla o rotura lineal de la epidermis alcanzado la
parte superior de la dermis, no demasiado profunda y ni demasiado larga. Se observan
con frecuencia en algunas zonas como labios y áreas retroauricular y en partes
hiperqueratóticas donde la epidermis gruesa y seca ha perdido parte de su elasticidad

54
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

(palmas de las manos, dedos, pies) Estas grietas suelen ser bastante dolorosas
Liquenificación: Engrosamiento y endurecimiento de la piel, con frecuencia como
resultado de la irritación producida por el rascado repetido de una lesión pruriginosa.
Se clasifica como circunscrita o difusa. Al principio se observan pequeñas facetas
acompañadas de escamas blanquecinas y excoriaciones. Después proliferan las papilas
dérmicas formando un cuadriculado característico. Las zonas afectadas pueden
hacerse verrugosas o papilomatosas La liquenificación circunscrita es más frecuente en
el sexo femenino y se caracteriza por placas ovaladas o irregulares con bordes difusos.
Puede alcanzar un gran tamaño En la liquenificación difusa, la piel muy seca toma un
aspecto reticulado con exageración de los pliegues, pigmentándose con el tiempo La
liquenificación puede ocurrir en las enfermedades que cursan con prurito como
tinea corporis- eccema- liquenificación nodular de Pautrier

Lesión plana, de más de 1 cm de diámetro, no palpable, de forma irregular debida a


pigmentación, alteración, defecto o imperfección de la piel. Las manchas se clasifican
en vasculares y pigmentarias Las manchas vasculares son eritemas activos (de color
más o menos rojo) o pasivos (cianosis, livedo reticular). Las manchas hemorrágicas se
llaman petequias cuando son de tamaño pequeño y equimosis cuando son más
grandes. Las manchas teleangectásicas están formadas por capilares
permanentemente dilatados Las manchas pigmentarias pueden ser hipercrómicas
(debido a un exceso de melanina) o hipocrómicas. También se dividen en circunscritas
o difusas. En ocasiones ambas tipos de manchas pueden coexistir
(leucomelanodermia).
La hemosiderina y otros pigmentos orgánicos ocasionan otras discromías Algunas
enfermedades que cursan con manchas son:
Cloasma -Enfermedad de Addison-Enfermedad de Fabry- Eritroderma-Escleroderma
Esclerosis tuberosa -Incontinentia pìgmentaria- Neurofibromatosis – Nevo-Púrpura
Rosácea -Vitiligo

55
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Lesión cutánea elevada, sólida, pequeña, de menos de 1 cm de diámetro, superficial,


interesando sólo la epidermis y la dermis superficial. Se distinguen cuatro tipos:
Epidérmicas: hipertrofia de la epidermis afectando muy poco a la dermis como las
verrugas planas juveniles
Dérmicas: las pápulas dermicas pueden ser edematosas o infiltradas. Las primeras se
disponen en placas, a veces muy extensas y confluentes y suelen ir acompañadas de
intenso prurito. Las pápulas infiltradas son duras y bien delimitadas
Mixtas; el engrosamiento se debe a un edema del cuerpo papilar o a un infiltrado en la
dermis superficial
Foliculares: se desarrollan en los poros foliculares y constituyen pequeñas elevaciones
centradas por un pelo.
Algunas enfermedades en las que las pápulas se manifiestan o son características son
Acné juvenil - Liquen plano - Queratosis pilar simple-Sífilis secundaria-Urticaria
Verrugas

Placa: Lesión elevada y plana, firme y rugosa, de más de 1 cm de diámetro que puede
deberse a la confluencia de varias pápulas pequeñas. Las placas estan compuestas de
componentes epidérmicos, inducidos por un rascado crónico, inflamación
granulomatosa o células neoplásicas. Las placas con bordes bien circunscritos tienen
un mayor componente epidérmico, mientras que las que son difusas tienen un mayor
componente dérmico Algunas enfermedades en las que se desarrollan placas son:
Psoriasis - Lupus vulgar

56
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Las pústulas son cavidades llenas de pus en el que se observan polinucleares


neutrófilos y, con frecuencia, gérmenes microbianos. Suele estar rodeadas de una
aréola rojiza inflamatorioa. Al romperse y desecarse se forman costras espesas que al
desprenderse dejan una úlcera. Se dividen en pústulas foliculares y no foliculares. Las
pústulas foliculares se desarrollan en la epidermis y suelen ser producidas por
estafilococos. Son de tamaño pequeño, hemisesféricas, con la superficie abombada y
tensa, llenas de un pus amarillento y centradas por un pelo que emerge de su vértice
Las pústulas no foliculares son menos frecuentes. En la mayor parte de los casos se
atribuye a una infección por estafilocos a través de los poros sudoríparos
Algunas de las enfermedades que producen pústulas son:
Acné juvenil-Acné conglobata-Foliculitis-Muermo-Diferia cutánea
Los quistes con tumores benignos en forma de saco, que se producen en las capas
profundas de la piel, llenos de un material semi-sólido pardo que a veces exuda hacia
la superficie de la piel Se clasifican como:
Quistes epidérmicos: son tumores subcútaneos, redondeados, globosos, firmes y de
desarrollo lento. Pueden alcanzar varios cm de diámetro
Quistes foliculares o quistes sebáceos: se localizan preferentemente en el cuero
cabelludo. Contienen un material blanco-amarillento de olor rancio
Sebocistomatosis: son quistes múltiples, localizados fundamentalmente en el tronco.
En una condición de carácter autosómico dominante
Quistes dermoides: localizados en la cabeza y cuello, son congénitos en un 40% de los
casos y los restantes aparecen en los 5 primeros años.
Después de haber identificado el tipo de lesión, es necesario considerar su forma, su
disposición unas en relación con las otras, el patrón de su distribución y su extensión.
La determinación de estos factores se aplican tanto a lesiones individuales como a
lesiones agrupadas. Todos estos parámetros ayudan a establecer el diagnóstico.
Las linealidad de las lesiones indica a menudo una causa exógena.
En la mayor parte de los eritemas agudos asociados a una inflamación, las lesiones
tienen formas ovalada o redonda.

57
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

Las lesiones iridoformes (o en ojo de buey) consisten en una mácula o pápula


eritematosa con un centro más oscuro, papular o vesicular. Son características del
eritema multiforme
Las pápulas, ronchas, nódulos y ampollas se pueden mostrar en grupos que no tienen
un gran valor diagnóstico a menos que se ajusten a patrones determinados.
La disposición de las vesículas en racimos es tan característica del herpes que recibe el
nombre de herpetiforme. Cuando se forman bandas de vesículas, estas reciben el
nombre de zosteriforme.

Las lesiones lineales a menudo indican una causa externa. Por ejemplo, unas vesìculas
en las piernas con una disposición lineal pueden sugerir un contacto con un alergeno o
irritante con las ortigas.
Los nódulos pueden adoptar una disposición lineal si se producen siguiendo el curso de
una vena en una tromboflebitis superficial o siguiendo una arteria en la poliarteritis
nudosa. Las micosis profundas (como la coccidiomiocosos) producen nódulos
granulomatosos que se disponen siguiendo el curso de los vasos linfáticos. En el herpes
zoster, las vesículas pueden disponerse linealmente siguiendo el curso de un
dermatoma. En ocasiones, los nevos epidérmicos pueden seguir las líneas de Blaschko,
que no siguen los nervios o los vasos.
En el caso de escleroderma, las bandas de induración pueden disponerse linealmente
formando la lesión denominada “coup de sabre” que se extiende en la frente.
Una lesión anular puede ser el resultado de un proceso patológico en el que la lesión
se extiende perifericamente sin afectar al centro.
Las lesiones pueden ser circulares, numulares (con forma de moneda) o discoides,
como ocurren en el eccema y el lupus eritematoso, respectivamente
Las lesiones anulares pueden ser maculares o ligeramente elevadas como en el caso de
eritema, erupciones inducidas por fármacos, micosis fungoides o lupus eritematoso. En
la psoriasis, las pápulas a menudo siguen una disposición anular, policíclica o
arciforme.

58
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

La disposición serpigiforme de las lesiones es característica de las pápulas y nódulos de


la sífilis y del lupus vulgar.
Un tipo importante de lesión anular es la iridoforme o en ojo de buey. Consiste en una
mácula o pápula anular con un centro vesicular o papular de color más oscuro. Es tipo
de lesión es caracteristico del eritema multiforme.
Tanto las máculas como las pápulas, los nódulos y las vesículas pueden aparecer en
grupos de distinto aspecto y tamaño. Estas agrupaciones tienen poco valor diagnóstico
excepto en algunos casos en los que adoptan un patrón determinado.
Así, por ejemplo, se observan lesiones agrupadas en forma de racimos tan
característicos en los herpes que reciben el nombre de agrupaciones herpetiformes.
De igual forma, el término corimbiforme se aplica a ciertas lesiones que se agrupan en
torno a una lesión principal asemejandose a un ramo de flores.
Las lesiones del herpes simple y del herpes zoster forman unas agrupaciones en
racimos tan característicos que reciben el nombre de herpetiforme o zosteriforme,
respectivamente.
Los desórdenes de la piel se pueden clasificar como
Localizados – Regionales - Generalizados
Se habla de un desórden total cuando afecta además a los órganos accesorios (uñas y
cabellos)
Las lesiones del herpes simple y del herpes zoster forman unas agrupaciones en
racimos tan característicos que reciben el nombre de herpetiforme o zosteriforme.
Cuando una erupción se produce de una forma bilateral y simétrica, a menudo se debe
a una causa interna o sistémica. Sin embargo, en muchos casos se desconocen las
razones de la localización de las lesiones.
Las áreas expuestas a las inclemencias del tiempo pueden ser más sensibles a las
enfermedades que dependen de los melanocitos, mientras que en otros casos, los
pequeños traumas repetidos en algunas áreas de la piel favorecen la aparición de las
lesiones como en la psoriasis y el vitiligo.
Las áreas húmedas y templadas (ingles, zonas genitales, axilas, etc) son los lugares
predilectos de las moniliasis. Los herpes se muestran en los dermatomas ya que los
virus se mueven a lo largo de los nervios sensoriales.

59
D&C Pensado para vos
Cosmetología - Cosmiatría

60