Você está na página 1de 49

Las

Refam

1 Luis Emilio Torres Garzón


Iglesia Pentecostal Unida
de Colombia

2 Luis Emilio Torres Garzón


3 Luis Emilio Torres Garzón
Las Refam
Evangelismo y
Discipulado

Luis Emilio Torres


Garzón
Pastor

4 Luis Emilio Torres Garzón


Distrito No. 10

5 Luis Emilio Torres Garzón


Contenido

INTRODUCCIÓN

¿QUÉ ES UNA REFAM HOGAREÑA?

ESTRUCTURA DEL PLAN DE REFAM

CÓMO DIRIGIR UNA REFAM

TIPOS DE EXPOSITORES

TIPOS DE ASISTENTES

CÓMO TRATAR LAS PREGUNTAS

REGISTRO DE ASISTENCIA DE REFAM

INFORME DE LA REFAM

AGRADECIMIENTOS

6 Luis Emilio Torres Garzón


7 Luis Emilio Torres Garzón
Introducción
El presente estudio pretende ser una ayuda para aquellos Pastores y
Líderes que quieren comenzar o reforzar el trabajo con grupos en
hogares.

El trabajo con REFAM ha sido acogido por muchas Iglesias a través


del mundo, con resultados muy positivos. Pero tenemos que
reconocer que no es un método nuevo, pues ya el pueblo de Israel,
en el cautiverio, descubrió la importancia de los grupos pequeños
para la lectura y explicación de la Ley.

En nuestra iglesia a este método lo conocemos como « REFAM


,REDILES, CÉLULAS O DISCIPULADOS», los cuales, según el
testimonio de pastores que lo han acogido, han dado también buenos
resultados.

En este estudio veremos algunos tipos de REFAM. No todas las


REFAM en los hogares funcionan de la misma manera, pues hay
diferentes tipos. Así que puede haber REFAM de evangelización, de
doctrina para los nuevos creyentes, de edificación para los miembros
de la Iglesia, de oración, etc. De modo que, como Iglesia, tenemos
que analizar qué tipo de REFAM necesitamos abrir. Es posible que una
Iglesia tenga varios tipos de REFAM o rediles al mismo tiempo, de
acuerdo con las necesidades propias de cada sector. Es mi oración
que las ideas aquí compartidas sean de bendición para el Cuerpo de
Cristo.

8 Luis Emilio Torres Garzón


Antepasados de las REFAM

Se hace referencia aquí a dos antepasados de este “moderno”


método de extendimiento del Reino de Dios.

La Sinagoga

Esta institución israelita surge, muy


probablemente, en la época del exilio,
cuando el pueblo hebreo se hallaba en
Babilonia, después de que Jerusalén cae
en poder de Nabucodonosor, en el año
586 a.C. En este tiempo el Templo es
destruido y muchos de los judíos son
llevados en cautividad a Babilonia. Es
probable que en Ezequiel 14.1 y 20.1 se
encuentre el origen de la institución
sinagogal.

Los israelitas se quedaron sin Templo y sin tierra. Esto les lleva a
plantearse la pregunta: ¿Cuál es el centro de nuestra fe?, pues el
Templo llegó a convertirse en el eje sobre el cual giraba la vida
religiosa de Israel. Así que ahora, en el exilio, hombres como el
profeta Ezequiel, van a enseñarle al pueblo que la LEY es el centro
de su fe.

La sinagoga sirvió para dar carácter a la fe judía. Es allí donde se lee


e interpreta la Ley, se ora, se cantan salmos y se comentan los
escritos proféticos. Pero no solamente sirve como centro de culto,
pues también allí se ofrece la educación y se ejerce el gobierno civil

9 Luis Emilio Torres Garzón


de la comunidad.

Cuando el pueblo de Israel regresa a su tierra, a partir del año 538


a.C., conservó la sinagoga, aun después de reconstruido el Templo.
Jesús asistía a la sinagoga y allí enseñaba (cf. Mt 12.9; 13.54; Mr
1.21; 3.1; 5.22; 6.2; Lc 4.15; 6.6; 13.10; Jn 6.59; 9.22; 18.20).

Para el tiempo de Jesús había sinagogas en todos los lugares donde


había judíos (cf. Hch 13.5,14; a4.1; 17.10). Se cree que en Jerusalén
había unas 39 o 480 sinagogas.

Sabemos que también los apóstoles acudían a la sinagoga y Allí


compartían su nueva fe (cf. Hch 13.14; 14.1; 17.1,10,17; 18.1-4,
19,26; 19.8).

Las iglesias en las casas

La iglesia del primer siglo utilizó las


casas como una estrategia para el
extendimiento del Reino de Dios.
Esto no solo ocurre en Jerusalén,
sino en otras regiones adonde llega
el Evangelio.

Es de notar que la Iglesia de


Jerusalén experimenté un crecimiento asombroso: de 120 personas
pasa rápidamente a más de 8.000. Cuando Pedro predicó su primer
sermón, el día de Pentecostés, unas 3.000 personas fueron añadidas
a la iglesia; luego, después de su mensaje en el Pórtico de Salomón,
unos cinco mil varones creyeron en el Señor y fueron añadidos a la

10 Luis Emilio Torres Garzón


iglesia. Así que para ese momento ya había por lo menos una iglesia
conformada por 8.000 hermanos; ¿dónde se reunían? Por lo que
leemos en el libro de Hechos y en algunas cartas de Pablo, nos
damos cuenta que los hermanos tenían sus reuniones en las casas.
Esto se hace más evidente después de la persecución desatada
contra la iglesia.

Al hacer un recorrido por el libro de Hechos y tres cartas del apóstol


Pablo se puede observar que la iglesia usó ¡as casas de los cristianos
para sus reuniones:

Hechos 1.12-14: casa donde se reunieron unos 120 discípulos una


vez que Jesús ascendió al cielo.

Hechos 2.1-6: la misma casa en que estaban reunidos los 120. Allí
ocurrió la manifestación del Espíritu Santo el día de Pentecostés.

Hechos 2.46-47: los cristianos usaban las casas para el


compañerismo.

Hechos 5.42: Las casas, igual que el templo, eran centros en los
cuales se enseñaba y predicaba a .Jesucristo.

Hechos 10.1-48: es en la casa de Cornelio donde el Evangelio es


predicado por primera vez entre los gentiles.

Hechos 12.5: la casa de María era usada como lugar de oración.

Hechos 20.7-12: casa donde Pablo enseñé y participé con los


hermanos de la Cena del Señor.

11 Luis Emilio Torres Garzón


Hechos 28:30-31: Pablo, en Roma, usó una casa alquilada para
predicar “el reino de Dios” y enseñar “acerca del Señor ¿Jesucristo”.

Romanos 16.3-5; 1 Corintios 16.19: en la casa de Priscila y Aquila


había una iglesia.

Colosenses 4.15: en la casa de Ninfas había una iglesia.

De modo que puede notarse fácilmente cómo la iglesia cristiana del


primer siglo usó las casas para fomentar el compañerismo con los
hermanos, para predicar el Evangelio, para enseñar la fe, para orar.
Para los hermanos de esa época no era extraño el uso de las casas
para fines religiosos, pues venían con una tradición de la sinagoga.

Hoy día, la iglesia también debe aprovechar las casas de los


hermanos para compartir la fe en Cristo, para fomentar el
compañerismo cristiano, para cimentar la fe de los recién nacidos,
para ser una bendición a la comunidad en la cual se encuentra.

A manera de repaso

Busque en los Evangelios cinco ejemplos


que muestren a Jesús llevando a cabo su
ministerio en las casas.

12 Luis Emilio Torres Garzón


13 Luis Emilio Torres Garzón
¿Qué es una Refam?
Es un grupo pequeño
que funciona en una
casa, con el propósito
de producir el
crecimiento de la iglesia
y de cada uno de sus
miembros en particular.
Los organismos vivos
crecen a través de la
multiplicación de sus
REFAM; esto es cierto, ya que trate de plantas, animales o personas.
La iglesia es un Cuerpo, por lo tanto, también debe crecer por medio
de la multiplicación de REFAM. Podemos decir que las REFAM son la
iglesia ministrando en las casas. No es desconocido que hay muchas
personas que tienen prejuicios para entrar a un templo evangélico; a
estas personas les es más fácil aceptar la invitación de un amigo para
asistir a un estudio bíblico en una casa.

A través de las REFAM la iglesia puede ministrar a dos tipos de


personas:

A los miembros y simpatizantes de la iglesia. Cada hermano


necesita ser edificado en el conocimiento de la Palabra de Dios, y las
REFAM pueden proveer dicho conocimiento para que cada discípulo
del Señor pueda crecer espiritualmente.

A los no creyentes. Por medio de las REFAM, la iglesia puede


14 Luis Emilio Torres Garzón
alcanzar a los perdidos con el Evangelio de Redención. Así que las
casas pueden ser usadas para la evangelización de familiares y
amigos, tal como acontecía en la iglesia del primer siglo.

Pero, a la vez, las REFAM nutren a la iglesia, de dos formas:

Espiritualmente. Cuando los hermanos y simpatizantes son


edificados por medio de la Palabra, crecen espiritualmente. Silos
hermanos crecen espiritualmente a través de las REFAM que funcionan
en las casas, entonces toda la iglesia es nutrida espiritualmente.

Numéricamente. Muchos de los no creyentes y de los simpatizantes


llegan a un encuentro personal con Jesucristo, es decir, llegan a
reconocerlo como su Señor y
Dios. Estos se añadirán a la Iglesia, de modo que ésta también logra
un crecimiento numérico.

Las REFAM hacen posible que la iglesia cumpla con sus


funciones.

La iglesia, para llevar a cabo su misión, tiene cinco funciones básicas:

Proclamación (Kerigma). Es la función de predicar, de anunciar la


verdad del Evangelio, de tal modo que los oyentes lleguen a
comprender su necesidad espiritual y decidan dejar que Cristo viva en
ellos. La predicación tiene tres propósitos esenciales: edificar,
exhortar y consolar (1 Co 14.3).

Enseñanza (disdaskaIia). La iglesia debe enseñar la doctrina, los


principios bíblicos, los valores morales que están en la Palabra, de tal

15 Luis Emilio Torres Garzón


modo que cada hermano aprenda a ser un verdadero discípulo del
Señor, manteniendo una buena relación con Él y con sus semejantes.
Compañerismo (koinoía), es decir, la comunión que debe existir
entre los hermanos. La iglesia debe proveer el ambiente adecuado
para que los hermanos lleguen a amarse los unos a los otros.

Adoración (proskinéo). La iglesia debe guiar a los hermanos a una


correcta adoración a Dios.

Servicio (diaconía). El amor a Dios debe expresarse en el servicio a


los hermanos y a los no creyentes.

Estas funciones las puede cumplir la iglesia por medio de las REFAM
que funcionan en las casas.

Las REFAM y la siembra de iglesias

Al estudiar el libro de los Hechos de los apóstoles y las cartas de


Pablo, podemos darnos cuenta que las casas de los hermanos
sirvieron para el nacimiento de nuevas iglesias. Ya hemos visto los
ejemplos de las iglesias que había en la casa de Aquila y Priscila y en
la de Ninfas. También en la casa de Arquipo había una iglesia (Flm 2).
No podemos desconocer este método de extendimiento del Reino de
Dios.

Cuando estudiamos la historia de la iglesia nos damos cuenta que a


través de los tiempos, ésta se ha extendido usando las casas de los
hermanos. En nuestro país esto también es cierto. La historia de la
iglesia cristiana evangélica en Colombia nos muestra que las casas
de creyentes fueron los gérmenes de una nueva iglesia.

16 Luis Emilio Torres Garzón


Propósitos de las REFAM

Podemos resumir lo que se ha dicho, por medio de la enumeración de


los siguientes propósitos:

Fomentar la mutua edificación de los hermanos.

Fomentar el compañerismo entre los hermanos y los nuevos


creyentes.

Presentar el Evangelio de Redención a los vecinos, familiares y


amigos de los creyentes.

Velar por las necesidades de cada uno de los miembros de la


REFAM.

Lograr el crecimiento espiritual y numérico de la iglesia.

Tipos de REFAM
Podemos encontrar distintos tipos de
REFAM. El tipo de REFAM depende
de la necesidad y propósito que
tenga la iglesia. El más conocido y
usado ha sido el llamado Culto a
domicilio, que consiste en trasladar
el culto grande de la iglesia a la casa
de un creyente. En este caso se
procura tener un culto en miniatura,
pero conservando la liturgia que se sigue en el culto de la iglesia. El
propósito fundamental de estos cultos a domicilio es el de
evangelizar. Muchas iglesias nacieron a través de este método. Una
desventaja de este tipo de REFAM es que ya mucha gente no quiere
17 Luis Emilio Torres Garzón
ir a participar de “otro culto”, y la mayoría de los asistentes son
hermanos de la iglesia.

De evangelización. El propósito fundamental de este


tipo de REFAM es compartir el Evangelio con los
amigos y familiares de los creyentes. La evangelización
en este caso se hace de manera informal, a través de
diálogos a la luz de la Biblia.

Este tipo de REFAM permite que los no creyentes participen, a través


de un diálogo informal, de un estudio evangelístico. Para que la
REFAM tenga éxito es necesario que quien la dirige esté capacitado
para compartir el Evangelio de forma sabia, sin herir a nadie.

De discipulado. Con este tipo de REFAM se busca


guiar a los nuevos creyentes en su crecimiento
espiritual. En este caso, se tendrán lecciones
apropiadas para ayudar a los recién nacidos
espiritualmente a crecer en su nueva vida.

Estas lecciones incluyen:

Seguridad de salvación, los recursos espirituales, el compromiso con


el Señor, etc.

De edificación. Básicamente se busca el


desarrollo espiritual de los hermanos, por medio
de estudios profundos de la Palabra de Dios. Se
estudian las doctrinas fundamentales de la fe, se
hacen cursos de interpretación de libros de la
Biblia, se profundiza en temas relacionados con
el compromiso cristiano, liderazgo, ejercicio de los dones, etc.
18 Luis Emilio Torres Garzón
De compañerismo. Estas REFAM son muy útiles
para fomentar las buenas relaciones entre los
hermanos de la iglesia, especialmente cuando ésta
es muy grande y no hay la oportunidad para
fomentar el compañerismo entre los hermanos.
Estas REFAM pueden agrupar a los hermanos que viven en un mismo
barrio o sector.

De oración. Son REFAM destinadas básicamente al fomento


de la oración, aunque hay espacio para la lectura y el
estudio de la Biblia. Pueden funcionar como cadenas de
oración, para tener en cuenta todas aquellas peticiones y
necesidades de los hermanos y de la iglesia en general.

De servicio a la comunidad. En este caso, es


necesario que la iglesia conozca las
necesidades que hay en la comunidad y
determine en qué forma puede ayudar. Es
posible que se organicen REFAM para enseñar a
la gente algún oficio, de tal manera que puedan
quedar capacitados para trabajar. Tal vez lo que la gente necesita
sea una orientación en cuanto a las relaciones familiares, o cómo
prevenir la drogadicción o ayudar a los que ya son drogadictos.
Siempre, sin importar la dirección que se dé a la REFAM, habrá un
espacio para el estudio de la Biblia.

Otros tipos de REFAM pueden ser: de profesionales, de amas de


casa, de jóvenes, de niños.

Para tener en cuenta: una REFAM puede funcionar en un hospital,


en una cárcel, en un taller, en una oficina, en un colegio, en una
19 Luis Emilio Torres Garzón
universidad, etc.

A manera de repaso

¿Qué es una REFAM?

¿Qué importancia tiene para la iglesia el programa de las REFAM?

Mencione cinco tipos de REFAM.

¿Cuál o cuáles tipos de REFAM cree que podrían funcionar en su


iglesia, y por qué?

20 Luis Emilio Torres Garzón


21 Luis Emilio Torres Garzón
Estructura de l as
Refam
Para que las REFAM funcionen bien es necesario que se tenga una
buena estructura organizativa y que se cuente con el respaldo de la
iglesia. Es importante que los hermanos de la iglesia entiendan bien
el plan, se interesen por él y se involucren. El apoyo de los hermanos
es fundamental, pues es en sus casas donde se tendrán las REFAM.
Se requiere que los hermanos respalden el plan con sus oraciones,
con su asistencia, con su disposición para liderar los grupos (esto en
el caso de los hermanos que tengan la capacitación para hacerlo),
con sus ofrendas, y, en forma muy especial, permitiendo que en sus
casas se tenga una REFAM.

Veamos qué personal se requiere para llevar a cabo el plan:

Un Director de la REFAM

Es la persona encargada de dirigir todo el plan.


Puede ser el pastor o un líder nombrado por el
pastor o la iglesia. Sus funciones son:

Presentar el plan a la iglesia y promoverlo. Es


necesario que los hermanos estén plenamente
convencidos de los beneficios del plan para que
se enamoren de él y lo apoyen.

Elaborará la sectorización de la ciudad, para la distribución de los


hermanos y simpatizantes, de tal manera que cada uno de ellos sepa
22 Luis Emilio Torres Garzón
de antemano a qué REFAM le corresponde asistir.

Recibirá las ofertas de los hermanos que quieran que en sus casas
funcione una REFAM. Seleccionará las casas, teniendo en cuenta el
estudio de sectorización hecho previamente.

Adiestrará a los hermanos que ofrezcan sus casas, para que sean
buenos anfitriones.

Seleccionará a los hermanos que servirán como líderes y asistentes


de REFAM.

Capacitará a los líderes y asistentes de REFAM. Compartirá con ellos


el plan, la manera como deben dirigir la REFAM, pero, además,
programará cursos de capacitación avanzada para ellos. Para dichos
cursos podrá conseguir a las personas que puedan enseñarlos.

Elaborará o adquirirá el material de estudio que se dará en cada


REFAM, como también de los formatos para informes.

Tendrá una reunión semanal o quincenal con los líderes y asistentes


de REFAM para compartir el estudio que deberán dar en sus
respectivas REFAM.

Decidirá, junto con el pastor y/o la iglesia el tipo o los tipos de REFAM
que se tendrán.

Establecerá las metas generales en cuanto al número de REFAM que


se pretende tener en un determinado tiempo.

Programará, junto con los líderes y asistentes de REFAM, los

23 Luis Emilio Torres Garzón


encuentros de las distintas REFAM.

Recibirá los informes semanales de cada una de las REFAM.

Evaluará el rendimiento de cada una de las REFAM y, junto con los


líderes y asistentes, tomarán los correctivos del caso, cuando una
REFAM no esté cumpliendo con sus objetivos y metas.

Llevará un cuadro estadístico de la asistencia general de las REFAM, y


otro, del número de REFAM.

Rendirá informe al pastor y/o a la iglesia.

Los anfitriones

Son los hermanos que ofrecen sus casas para


que en ellas se tengan REFAM. Se espera de ellos:

Que hayan dialogado con el resto de la familia


acerca de su interés de prestar su casa para que
allí funcione una REFAM. Esto es muy importante,
pues si el anfitrión impone su voluntad sobre el
resto de la familia, puede suceder que quienes no
están de acuerdo traten de estorbar el buen funcionamiento de la
REFAM.

Que sean de buen testimonio, ya que de no serlo, los vecinos no


estarán dispuestos a entrar en sus casas.

Que sean amables; que hagan sentir bien a quienes asistan a la


REFAM. Que tenga listo el lugar de la reunión.

Que invite, cada semana, a sus vecinos, amigos o familiares, a la


24 Luis Emilio Torres Garzón
reunión de REFAM. (Dependiendo del tipo de REFAM que funcione
en su casa).

Que durante la reunión de la REFAM procure que no haya


interrupciones. Evitará que en ese tiempo esté encendido el televisor
o el equipo de sonido.

El líder de REFAM

Es la persona encargada de la REFAM. Sus funciones son:

Dirigir la reunión.

Preparar la clase con anterioridad. Se espera que


haya estudiado la lección, primero, con el director de
la REFAM, cada semana o cada quince días.
Además, repasara vanas veces la lección antes de
la reunión. Por eso se requiere que el líder sea
alguien que guste del estudio.

Presentará el estudio bíblico en la REFAM. Es necesario que tenga


en cuenta que su función será la de orientar al grupo en el estudio,
y no tanto la de dar un conferencia o predicar un sermón.

En caso de que haya material de estudio para cada asistente, se


encargará d llevarlo y distribuirlo entre los asistentes.

Estará dispuesto a visitar a los integrantes de su grupo, por lo menos


una vez a mes.

Promoverá la visitación entre los miembros de la REFAM.

Estará atento a las necesidades de cada uno de los asistentes a su


REFAM, buscará la manera de ayudar.
25 Luis Emilio Torres Garzón
Asistirá a las reuniones semanales o quincenales con el director de la
REFAM.

Asistirá a los cursos de capacitación programados por el director de la


REFAM.

Rendirá un informe semanal al director la REFAM.

Llevará un registro de cada uno de los asistentes a la REFAM,


teniendo en cuenta datos como: nombre y apellido, dirección, No. de
teléfono, fecha de cumpleaños.

Fomentará las buenas relaciones entre cada uno de los asistentes a


la REFAM.

Fomentará el compañerismo entre cada uno de los asistentes a la


REFAM.

Procurará que ¡as reuniones sean agradables. Es importante recordar


que no se trata de un culto, por ¡o tanto, no es necesario que haya
tanta formalidad.

Permitirá y fomentará la participación de cada uno de los asistentes.


No menospreciará a ninguno, ni hará sentir mal a ninguno.

Promoverá los encuentros de REFAM.

El asistente de REFAM

Es la persona que reemplazará al líder, cuando éste


no pueda atender la REFAM.

26 Luis Emilio Torres Garzón


Además, será quien, cuando haya que dividir la REFAM, se
encargará de dirigir la nueva REFAM. De modo que sus funciones son
las mismas del líder de REFAM.

Organización del Plan de REFAM

Dividir la ciudad o el barrio en sectores, de acuerdo a la ubicación de


los hermanos de la iglesia. Esto determinará el número inicial de
REFAM que se tendrán.

Se determinará el tipo o tipos de REFAM que se van a tener.


Se nombrará un director de REFAM.

Se determinará qué material se compartirá en cada REFAM. Es


probable que el director del plan prepare las lecciones, o que consiga
el material adecuado. En caso de REFAM de evangelización se
puede usar el material de “árboles de justicia” u otro que sea
adecuado para llevar a las personas a un encuentro personal con
Jesucristo. El tipo de REFAM determinará qué material se va a usar.

Se seleccionarán las casas en las cuales funcionarán las REFAM.

Se seleccionarán los líderes y asistentes de REFAM (esta selección la


hará el director de la REFAM ).

En cada REFAM habrá un líder y un asistente.

Se presentará el plan a la iglesia.

Se capacitará a los anfitriones y a los líderes y asistentes.

Se llevará un registro semanal de cada una de las REFAM.

27 Luis Emilio Torres Garzón


Se llevará un registro semanal de la asistencia general de todas las
REFAM.

Se fijarán metas a corto, mediano y largo plazo en cuanto al número


de REFAM y tipos de las mismas.

Habrá una reunión semanal o quincenal con los líderes y asistentes


para compartir el material de estudio y evaluar el desempeño de cada
REFAM.

Se tendrán encuentros periódicos de REFAM.

Se dictarán, periódicamente, cursos de capacitación para líderes y


asistentes.
Se tendrán reuniones con los anfitriones, líderes y asistentes para
felicitarles por su trabajo y animarles a continuar. Estas reuniones son
más para fomentar el compañerismo, por lo tanto, son diferentes a las
mencionadas antes.

Se tendrán REFAM con una asistencia máxima de 15 personas.


Cuando se sobrepase este número, entonces, se dividirá la REFAM.

Se harán evaluaciones periódicas del plan.

Se dará informes periódicos a la iglesia.

28 Luis Emilio Torres Garzón


29 Luis Emilio Torres Garzón
Cómo dirigir una
Refam
Lo primero que se debe recordar es que no se trata de un culto más.
La reunión de REFAM es más informal, sin que esto signifique que es
desordenada. Lo que se quiere decir es que en la reunión de REFAM
se da una mayor oportunidad de participación a todos los asistentes,
no se tiene una liturgia rígida, los asientos no están colocados como
en el templo o en un salón de clases, etc.

Recomendaciones prácticas:

Tenga una preparación espiritual previa. Usted tiene la


responsabilidad de guiar a las personas en el estudio de la Biblia, por
lo tanto, no puede tomar su tarea a la ligera. Compartir las verdades
de la Biblia no es lo mismo que enseñar un libro de Historia Patria.
Por eso, es necesario que el líder, es decir, la persona que dirigirá la
reunión, haya tenido una buena preparación espiritual. Pídale al
Señor que le limpie, que le dé sabiduría para entender Su Palabra,
que le use para guiar a los demás en el estudio bíblico.

Prepare adecuadamente su lección.

Asista cada semana o cada quince días a la reunión con el


director de la REFAM. Recuerde que allí se estudiará la
clase que usted compartirá en su REFAM.

Saque un tiempo cada día para repasar la lección. Adquiera la


disciplina de tener un tiempo diariamente para estudiar y repasar la
enseñanza que compartirá en su REFAM. Esto es muy importante,
30 Luis Emilio Torres Garzón
pues le ayudará a personalizar las verdades bíblicas. Antes de
compartir con los demás, es importante que el líder haya hecho suya
la Palabra.

Tenga un lugar especial para su estudio personal de ¡a Biblia. Es


conveniente que cuente con un lugar en el cual puede dedicarse a su
estudio sin que haya interrupciones. Procure que este lugar sea
adecuado: buena luz, buena ventilación, agradable, con los muebles
necesarios, como una mesa, una silla, etc.

Estudie adecuadamente la lección. Es importante que usted aprenda


a estudiar. Aquí se le dan unas sugerencias para que saque mayor
provecho de su estudio personal:

Lea detenidamente el texto que es su objeto de estudio. Léalo por lo


menos tres veces.

Escudriñe el texto, esto es, mire todos los detalles que hay en él,
como personajes, lugares, verbos, palabras que se repiten, figuras
literarias, etc.

Hágale preguntas al texto. Las preguntas que usted hace también


pueden surgir en el grupo de estudio. Por ejemplo, ¿quién escribió
esto?, ¿qué significa esta palabra?, ¿por qué el escritor dice esto?,
¿de qué me sirve esto a mí?, ¿qué me dice el texto que debo
aprender?, ¿qué me dice el texto que debo evitar?, etc.

Busque las respuestas a las preguntas anteriores. Para esto es muy


probable que, si el director no las respondió, usted tenga que buscar
en un diccionario bíblico o acudir a un buen comentario bíblico.

Haga un bosquejo de la lección. Destaque los puntos principales de


¡a lección y luego los subpuntos de cada punto principal. Esto le
31 Luis Emilio Torres Garzón
permitirá recordar mejor la lección y le será una buena guía al
momento de compartir la clase.

Busque una buena introducción. Es probable que la introducción que


el director de la REFAM compartió no sea la más adecuada para su
REFAM en particular. En este caso, busque una introducción que sea
pertinente para su grupo. La introducción puede ser una anécdota,
una noticia del día o de la semana, una historia, o una dinámica de
grupo.

Piense en las conclusiones. Estas deben ser pertinentes para el


grupo. Con esto no se quiere decir que es usted quien debe decirle al
grupo cuáles son las conclusiones, pues los miembros del mismo
deben participar en dar conclusiones. Pero si es conveniente que
usted haya anticipado las posibles conclusiones.

Tenga en cuenta los objetivos de la clase. ¿Qué es lo que usted


quiere que los asistentes aprendan?, ¿qué quiere que sientan?, ¿qué
quiere que hagan?

Permita la participación de todos.

Recuerde que usted es tan solo un facilitador, y no un orador o


predicador.

Para esto es conveniente:

Formular preguntas que estimulen el diálogo.

Dar oportunidad para que todos participen en


la búsqueda y lectura de las citas bíblicas.

No avergonzar a nadie. Aunque la respuesta dada por uno de los


32 Luis Emilio Torres Garzón
asistentes sea equivocada, no lo avergüence. En esos casos usted
puede decir algo como esto: “muchas gracias por su participación.
Veamos si alguien tiene otra respuesta”. Si ninguno da la respuesta
correcta, entonces, usted con mucho tacto, se las compartirá, para
aclarar o ampliar los conceptos.

No permita que una sola persona se apodere de la discusión. Cuando


vea que alguien quiere ser el único que participa, puede decir algo
así: “muy bien, qué bueno que usted tiene tanto qué aportar al grupo,
me gustaría que también otros puedan participare,, o “antes que
fulano de tal nos dé su punto de vista, me gustaría escuchar a otros”.
A veces es bueno nombrar a uno de los asistentes para que responda
la pregunta que se ha formulado.

En caso de que cada asistente tenga copia de la lección, anímeles a


llenar los espacios en blanco (cuando la lección ha sido elaborada de
esa manera).

Para fomentar la participación de todos es conveniente que el arreglo


del lugar de reunión no dé la impresión de un salón de clase o de un
templo. Es bueno arreglar ¡as sillas de modo que formen un circulo o
un semi-círculo.

Dé tiempo para que todos se saluden.

Esto se hace al comienzo de la reunión. Dé la


bienvenida a todos, especialmente a los nuevos.
Evite la fórmula: “que ésta no sea su primera y
última vez que nos visita”.

Dé tiempo para la alabanza y la oración.

No invierta mucho tiempo en los cantos, pero sí es bueno que se


33 Luis Emilio Torres Garzón
entonen unos dos coros. En caso de que la gente no conozca los
coros es conveniente que se escriban en un papelógrafo o que se dé
copia a cada asistente.

También es bueno que oren, teniendo en cuenta las peticiones de los


asistentes. Muestre interés por lo que les sucede a los miembros del
grupo.

Lleve el registro de asistencia.

No es necesario que pase lista. El


asistente puede llenar el registro de
asistencia mientras se comparte la
clase.

Una vez por mes reconozca a los cumpleañeros.

En ese caso se puede compartir una torta y gaseosa. Para esto


puede pedirse al grupo que colabore.

De ser posible, tengan un refrigerio muy ligero.

Para tener en cuenta: Comience y termine puntualmente la reunión.


El tiempo máximo para una reunión de REFAM es de una hora y
media.

34 Luis Emilio Torres Garzón


35 Luis Emilio Torres Garzón
Tipos de Expositores
Aunque ya hemos dicho que el líder es tan solo un facilitador, es
conveniente aquí mencionar algunos tipos de expositores, para que
quien dirige una REFAM evite imitar a alguno de ellos:

El declamador. Es aquel que olvida sus objetivos y tan solo le


importa deleitarse en escuchar su voz y observar los
movimientos de su cuerpo. Intenta hacer de su
exposición una “póesía”, pero resulta molesto y vacío.

El grillo. El que salta de un punto a otro, creando confusión en sus


oyentes. Su exposición carece de secuencia lógica y de
claridad. Termina su exposición sin haber dejado
ninguna enseñanza clara.

El gimnasta verbal. Es el que se jacta de usar un vocabulario muy


elevado, que la mayoría de sus oyentes desconoce. Su propósito
parece ser el de mostrarse como un buen conocedor de’ su idioma.

El murmurador. Es el que habla para oírse a sí mismo. Tiene la


habilidad de dirigir su mensaje al techo, al suelo o a una de las
paredes del recinto en el cual se encuentra. Su voz es
monótona y no tiene interés en que la gente lo escuche.

El encogido. Es el que aparece inseguro en su exposición. Da


la impresión de no estar convencido de lo que expone. Su voz
y sus movimientos manifiestan el miedo que lo invade. Presenta
disculpas continuamente.

36 Luis Emilio Torres Garzón


37 Luis Emilio Torres Garzón
Tipos de Asistentes
En cada grupo nos encontramos con diferentes tipos de personas. Es
necesario conocerlas para poder dirigir bien el grupo. Veamos
algunos de estos tipos:

El reticente. Es el que es puro “bla, bla, bla” y no dice nada


claramente. Piensa que es un excelente hablador, pero no
completa las ideas, o calla u oculta maliciosamente
algo que debiera decirse.

El locuaz. Le fascina hablar y quiere ser el centro de atención


de cualquier discusión.

El defensivo. Es el que siempre está a la defensiva. Cree que todo


cuanto se dice es contra él. Toma toda discusión como si fuera
un ataque personal, y se defiende.

El extraviado. El que se mantiene en “las nubes”, parece no


captar nada de lo que se dice. En una discusión argumenta
cosas que no tienen nada que ver con el tema.

El conformista. Es el que se adapta a cualquier posición. Está


dispuesto a aceptar una posición sin discutir. De él se puede
decir que es el “que va para donde va Vicente”. Para él todo
está bien; se conforma con todo.

El retador. Nunca quiere perder una discusión, Toma las


cosas muy a pecho. Ataca a los demás.

El sabelotodo. Es aquel que se cree un experto en todo. No


38 Luis Emilio Torres Garzón
importa el tema que se trate, él siempre considera que tiene el
conocimiento suficiente del mismo.

El inseguro. Nunca está seguro de lo que dice. Por lo general


cuando se le pregunta algo o se le pide que opine, dice: “no
sé”

El apático. Es falto de ánimo, parece que nada le interesa. En el


grupo se muestra alejado, sin interés en lo que se dice.
Permanece silencioso, no pregunta y trata de eludir las
preguntas.

El que juzga. Está listo a señalar los errores del líder o de los
demás miembros del grupo. Es poco colaborador y quiere
resaltar como alguien que también tiene la
capacidad de ser un líder.

El amoroso o expresivo. Es el que siempre se muestra amable con


el líder o con los demás miembros del grupo. Es “meloso”, le
encanta halagar a las personas. A veces esas
demostraciones de afecto no son genuinas.

El testarudo. Es porfiado, terco, obstinado. No está


dispuesto a
aprender nada nuevo. Defiende a capa y espada su punto de
vista aunque esté errado.

El conflictivo. Es aquel que tiene dificultad par llevarse bien


con el resto del grupo. Le cuesta mucho trabajar en grupo.

El prepotente. Le gusta destacarse. Piensa que es superior a los


demás. A veces lanza sarcasmos que hieren a otros.

El pesimista. Es negativo. Piensa que nada saldrá bien. Ante


39 Luis Emilio Torres Garzón
un desafío, se muestra desconfiado.

El preguntador permanente. Siempre está formulando


preguntas. Generalmente comienza su pregunta
disculpándose: “perdone que pregunte, pero...”

El colaborador. Es alguien que está siempre dispuesto


a ayudar, sin esperar ser reconocido.

40 Luis Emilio Torres Garzón


41 Luis Emilio Torres Garzón
Cómo tratar las
Preguntas
Es importante recordar que
ninguna persona sabe todas
las respuestas. Un afiche
tiene el siguiente mensaje:
“justo cuando me supe
todas las respuestas de la
vida, cambiaron las
preguntas”. Cuando el líder
no sabe la respuesta a una
pregunta es mejor que sea
honesto y diga que no sabe, en vez de inventar una respuesta.

Cuando no se sabe la respuesta es conveniente prometer que la


investigará y procurará dar respuesta en la próxima reunión. Si no
encuentra la respuesta, hay que ser honesto y decir que no la ha
encontrado, y puede animar a todos a investigar.

Cuando se formule una pregunta que no tiene que ver con el tema
que se está tratando, el líder puede: 1) responder rápidamente y
regresar al tema, o 2) pedir a la persona que hizo la pregunta que se
la repita al terminar el estudio, prometiendo que la considerará en ese
momento.

Una pregunta puede ser devuelta a quien la formuló. El líder puede


decir algo como esto: Es una pregunta interesante, ¿usted que
opina?. Esto se hace especialmente cuando se nota que la pregunta
42 Luis Emilio Torres Garzón
lleva una doble intención.

Una pregunta puede ser devuelta a todo el grupo. El líder puede


decir, por ejemplo, “esta es una buena pregunta, ¿qué respuesta le
darían ustedes?

Cuando es el líder quien formula las preguntas puede dirigirla a una


persona en particular o a todo el grupo. Es importante tener en cuenta
que hay personas muy tímidas que no estarán muy dispuestas a
responder y pueden sentirse avergonzadas, y esto puede ser motivo
para que no regresen. Así que el líder debe tener muy en cuenta esto,
pero debe animar a todos a que participen.

43 Luis Emilio Torres Garzón


Registro de Asistencia
a las Refam
Fecha___________________________________________________
Nombre de la REFAM_______________________________________
Nombre del Líder__________________________________________
Nombre del Asistente ______________________________________

¿Bautizado
No Nombres Dirección Teléfono ¿Sellado? Mes:
?
1.

2.

3.

4.

5.

6.

7.

8.

9.

10.

11.

12.

13.

14.

15.

16.

44 Luis Emilio Torres Garzón


17.

18.

19.

20.

21.

22.

23.

24.

25.

26.

27.

28.

29.

30.

31.

32.

45 Luis Emilio Torres Garzón


46 Luis Emilio Torres Garzón
Informe de la Refam

Fecha___________________________________________________
Nombre de la REFAM_______________________________________
Nombre del Líder__________________________________________
Nombre del Asistente ______________________________________
Lección estudiada_________________________________________
Actividades realizadas______________________________________
________________________________________________________
________________________________________________________
________________________________________________________
__________________Asistencia_____________________________
Observaciones____________________________________________
________________________________________________________
________________________________________________________
________________________________________________________
________________________________________________________

__________________________________
Firma del Líder

47 Luis Emilio Torres Garzón


48 Luis Emilio Torres Garzón
Agradecimientos
Primeramente agradezco al Señor Jesús por que “me fortaleció y me
tuvo por fiel poniéndome en el Ministerio”, a mi esposa por sus
oraciones, la comprensión y respaldo que continuamente me
brinda, al Honorable Consistorio de Ancianos por su respaldo y
orientación, a la Amada Iglesia del Señor por sus oraciones,
amor y respaldo hacia mí, mi familia y la Obra del Señor.

Atentamente,

Luis Emilio Torres


Garzón

49 Luis Emilio Torres Garzón