Você está na página 1de 3

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE EL SALVADOR

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES


ESCUELA DE ANTROPOLOGÍA
FILOSOFÍA GENERAL VIRTUAL
MAESTRO JOAQUÍN ERNESTO APARICIO PACHECO

Pensamiento económico de Ludwig von Mises

Los precios y su crítica al socialismo

El origen de la teoría económica, según Von Mises, es la


curiosidad por saber cómo se forman los Precios de
los Bienes y servicios. Es decir, la teoría económica comenzó
preguntándose precisamente por la naturaleza de la Moneda,
para luego pasar a las variaciones de precio. Podemos decir
que para este autor toda persona participa en la vida
económica cada vez que tiene que elegir entre dos
necesidades, de las que sólo puede satisfacer una.
La Escasez, por lo tanto, obliga a las personas a optar,
renunciando a satisfacer necesidades menos apremiantes
para satisfacer aquéllas más urgentes. Para que las
decisiones sean las más acertadas, existe un gran mecanismo para comparar: los
precios.

El Socialismo, según Von Mises, elimina la existencia de Precios competitivos, lo


que imposibilita tomar decisiones.

En 1922, Von Mises publicó un famoso artículo donde criticaba fuertemente


al Socialismo. Aquí señalaba que donde se carece de Mercado no pueden
formarse Precios, y sin ellos, no es posible tomar decisiones. Por lo tanto, la crítica
fundamental radicaba en que el Socialismo era un sistema impracticable, porque no
contaba con un método racional para fijar los Precios.

En la Ciencia Económica, Von Mises tuvo una adhesión al Laissez Faire a toda
prueba. Fue tanto, que rehusó conceder papel alguno al gobierno, ni siquiera en
la Política Monetaria, rol que era aceptado por casi todos los economistas de su
época. Es por esto que, aun sabiendo que no era el sistema perfecto, propició el
mantenimiento del "Patrón Oro" de la Moneda, donde ésta vale su equivalente en
oro y el Estado no interfiere en absoluto. Von Mises, a la luz de la hiperinflación que
vio en Alemania tras la Primera Guerra Mundial, se mantuvo escéptico en relación
a la buena voluntad de cualquier gobierno para mostrar una contención monetaria
durante largos períodos de Tiempo.

Lo que quiso hacer Von Mises fue poner en duda la viabilidad de todo régimen
de Intervencionismo económico, pues desconfiaba del potencial abuso presente en
la concentración del poder. Según él, la expansión monetaria es un método por el
cual el gobierno, su sistema bancario controlado y los grupos políticos mejor
situados pueden expropiar parcialmente la Riqueza de otros grupos de la Sociedad.
Esta crítica fue extraordinariamente influyente y dio origen a muchas controversias.

Pensamiento económico de Von Hayek

Los grandes debates

Poco después de su llegada a Londres, Hayek entró en una


polémica con el destacado economista John Maynard Keynes,
debate monetario que fue de gran Interés en la época. Así,
mientras Keynes planteaba sus demandas por un
mayor Intervencionismo gubernamental, Hayek centraba sus
planteamientos en alertar sobre los males que podía generar
la intervención de la autoridad.

Sin embargo, hacia fines de los años 30, el tipo de economía


de Keynes era, sin duda, más popular y estaba en pleno auge.
Era la época de la revolución keynesiana, la cual aparecía
como la única vía para salir de "los males" del capitalismo.

Según Von Hayek, el gobierno debe respetar el "orden natural" e intervenir lo menos
posible.

Otro gran debate de Política Económica en el que estuvo inmerso Von Hayek fue el
cálculo económico en el Socialismo. Esta polémica estaba presente desde que un
artículo de Von Mises, en 1920, afirmó que el Socialismo era técnicamente
imposible, puesto que no podría disponer de Precios de Mercado. Von
Hayek desarrolló el argumento de Von Mises (quien había sido su profesor y
maestro) en varios artículos durante los años 30. Más tarde publicó diferentes
ensayos sobre los problemas de la organización económica Socialista en
La Planificación económica colectivista. Pero muchos estuvieron en desacuerdo
con él, ya que consideraban que la Sociedad planificada Socialista podía ser tan
eficiente como el Capitalismo, pero con un agregado de justicia social. A vista de
muchos, el discurso de Von Hayek aparecía como anacrónico frente a un mundo
que miraba con entusiasmo el Socialismo.

En 1944, el autor escribió uno de sus libros más famosos, Camino de servidumbre,
donde reiteró sus críticas al Socialismo, a partir de esta obra, Von Hayek buscó
mostrar cómo ese carácter totalitario de la Planificación centralizada no se elimina
teniendo un sistema democrático de gobierno. Por el contrario, su teoría permite
entender por qué la concepción intervencionista de la economía tiende a debilitar la
democracia y a poner en marcha fuerzas de corte autoritario.

Una de las tesis fundamentales que atraviesa toda la obra de Von Hayek es la
reafirmación de algo que ya habían dicho primero los Fisiócratas y luego los
economistas clásicos, en el sentido de que existe un orden espontáneo en el
proceso económico. De acuerdo a él, esto es especialmente válido para
las Acciones sociales, ya que es la única forma para que puedan ser política y
económicamente eficaces.

Otro de los aportes de Von Hayek fue en materia monetaria, donde señaló que
el Monopolio que tiene el Estado para emitir Moneda constituía un privilegio para
los gobiernos, el que, necesariamente, se traduce en un perjuicio para la gente. De
no existir, las partes en un contrato podrían acordar los Activos Monetarios que
consideren preferibles para salvaguardar del mejor modo sus respectivos intereses.
Por lo tanto, lo que propuso Von Hayek en materia monetaria fue que los privados
pudieran colocar sus respectivas monedas, y competir entre ellas como cualquier
otro Producto, respaldados únicamente en la confianza que sus marcas pudiesen
conquistar en el Mercado.

Desafortunadamente parte importante de su pensamiento político estuvo teñido por


su cercanía a dictaduras de derecha como el régimen de Pinochet en Chile.

Los últimos debates

En 1950 Hayek se trasladó a la Universidad de Chicago, donde enseñó hasta 1962


en el Comité de Pensamiento Social. Mientras estuvo allí escribió, en 1960, La
constitución de la libertad. Desde Chicago, Hayek se mudó a Alemania, donde había
obtenido una posición en la Universidad de Freiburg. Allí incrementó sus esfuerzos
por analizar la armonía natural de los intereses privados en la actividad económica
y social.

Al retirarse, en 1967, aceptó una cátedra honoraria en la Universidad de Salzburgo,


en su Austria natal. A partir de ahí, la mala salud le perseguiría, a pesar de lo cual
pudo publicar nuevos libros tales como Ley, legislación y libertad, escrito en 1973.
Un año más tarde, recibió el Premio Nobel, y se volvió a llenar de
energía. Tiempo después, mejorado de sus males, diría con humor que había
probado la vejez, pero que no le había gustado, por lo que siguió en su lucha por la
libertad y llegó a publicar su famosa crítica al Socialismo, en 1988, llamada La fatal
arrogancia.