Você está na página 1de 2

Arístides Calvani, nació el 19, de febrero de 1918 en Puerto España- Trinidad,

inicio su educación primaria en Caracas y luego continuo con su formación


académica en Europa, logrando graduarse de abogado. Este era un hombre de fe
católica muy inteligente, sabía 5 idiomas y tenía una gran visión del mundo debido
a sus experiencias en tierras extranjeras. Fue un ejemplar y respetado profesor,
dando clases de derecho. Se preocupaba y creía en los trabajadores, por esto
participo activamente en la lucha sindical, el deseaba que la clase trabajadora en
Venezuela fuese una con fuertes valores éticos y morales. Tuve lugar en la vida
política del país, llegando a ser parte del congreso nacional antes y después de la
dictadura de Marco Pérez Jiménez, también participo en la redacción de la
constitución de 1961 y se caracterizó por ser un parlamentario audaz y valiente
comprometido con las causas sociales, y con una brillante oratoria. En sus
discursos abogaba por la defensa de la democracia, la libertas, los derechos
humanos, la justicia social y la visión de la vida cristiana en la política. En el año
1962 fundo el IFEDEC, con el fin de que este instituto sirviera al continente
formando jóvenes con sensibilidad política, militantes de la democracia cristiana
en toda América Latina y Venezuela.

En la vida familiar, fue un ejemplar padre, se casó con Adelita y tuvo 7 hijos, lo
cuales a pesar de las ausencia por su trabajo, crio con sensibilidad y austeridad, el
poco tiempo que pasaba con sus hijos era un tiempo de calidad donde les
enseñaba y amaba; impartió en ellos su filosofía de la vida, sus pensamientos y
vivencias cristianas. Calvani y su esposa promovieron también un movimiento
familiar cristiano donde fomentaban los valores de la vida cristiana en la vida
familiar.

Cuando Rafael Caldera toma la presidencia de la república en 1969, Arístides


Calvani forma parte de su gabinete ejecutivo como ministro de relaciones
exteriores. Esta parte de la vida de Calvani es muy interesante ya que a pesar de
que él y sus allegados no concordaban mucho con este nombramiento, si no que
esperaban más un cargo de un ministerio relacionado a leyes o trabajo, este fue
el cargo donde más brillo. Según la ponencia en el foro del profesor, cuyo nombre
no recuerdo, pero cuya enseñanza sobre Calvani no olvido; fue en este cargo de
ministro de relaciones exteriores donde Calvani se desempeñó como ningún otro,
ya que para la época se guía el hilo de la doctrina Betancourt en cuanto a las
relaciones de Venezuela con los demás países, un hilo de pensamiento en el que
Venezuela no se relacionaba con países que no tuvieron ápices de democracia o
fueran regímenes dictatoriales; pero para aquella época las frágiles democracias y
los movimiento de izquierda marxistas eran los síntomas que toda América Latina
sufría; esto sumado a la lucha por la reclamación del Esequibo, estaba haciendo
que Venezuela se aislara internacionalmente; Calvani se dio cuenta de esto y para
la sorpresa de todos no siguió la doctrina Betancourt si no que basado en
principios éticos y políticos, empezó a impulsar el establecimiento de relaciones
exteriores de Venezuela con los demás países de la cuenca del caribe; logro
convencer de que era necesario para el desarrollo y los intereses de nuestra
nación, entablar buenas relaciones con las demás. Esto no solo lo hizo en
Venezuela también alzó su voz a nivel internacional llamando a la construcción de
una nueva sociedad basada en la justicia social internacional, el bien común
universal y la unidad de los países. Calvani impulsado por su pensamiento claro,
amor por el país, por Latinoamérica y sus semejantes, visito cada uno de los
países de Centroamérica impartiendo las ideas de cooperación, integración y
unidad. Fue fundamental para la paz de Centroamérica y muchos de los aspectos
de nuestra vida cotidiana hoy en día tal vez sea gracias a las grandes acciones de
Calvani en aquella época. En el ámbito religioso, Arístides y su esposa son una
referencia a la santidad, estando en proceso de beatificación para presentarlos por
la iglesia como un modelo y ejemplo de vida cristiana.

Pero sin embargo, un sábado 18, de enero de 1986, lamentablemente concluyo la


vida de este apóstol de la democracia, en un accidente avión ocurrido en
Guatemala.