Você está na página 1de 61

El Arte de Profetizar

William Perkins

__________

Traducción por Anderson Caviedes


Del original en ingles “ the art of prophesying” de The Digital Puritan

Ibagué - Colombia
Contenido
Pagina

Prefacio 5

Introducción 7

Capitulo 1: El Arte de Profetizar 8

Capitulo 2: La Palabra de Dios 9

Capitulo 3: Los contenidos de la Escritura 11

Capitulo 4: La interpretación de las Escrituras 19

Capitulo 5: Principios para exponer la Escritura 25

Capitulo 6: Manejando correctamente la Palabra de Dios 38

Capitulo 7: Uso y aplicación 43

Capitulo 8: Variedades de aplicaciones 50

Capitulo 9: El Uso de la memoria 54

Capitulo 10: Predicando la palabra 55

Capitulo 11: La oración pública 59

Resumen 60
William Perkins (1558-1602).
Prefacio
Las páginas que siguen han sido escritas por fieles ministros del Evangelio y para
todos los que están preocupados y persiguen el conocimiento del aprendizaje santo.

La preparación de sermones es una tarea de todos los días en la iglesia, pero sigue
siendo una gran responsabilidad y de ninguna manera fácil. De hecho, es dudoso si
hay un reto más difícil en las disciplinas teológicas que la de homilética. Su tema es
la profecía, que es una ‘mayor regalo “de hecho (cf. 1 Cor. 12:31), si pensamos en su
dignidad o su utilidad.

La dignidad del don de la predicación es como la de una señora ayudada y llevada


en un carro, mientras que otros dones del habla y el aprendizaje esperan, como
sirvientas, conscientes de su superioridad.

De acuerdo con esta dignidad, la predicación tiene un valor doble: (1) Es


fundamental para reunir la iglesia y reunir a todos los elegidos, (2) aleja los lobos
de entre el rebaño del Señor. La predicación es el flexanima*, el seductor del alma,
por lo que nuestras mentes soberbias son moderadas y cambiadas de un estilo de
vida impía y pagana a una vida de fe y el arrepentimiento cristiano. También es el
arma que ha sacudido los cimientos de antiguas herejías, y también, más
recientemente, cortado en pedazos los tendones del Anticristo. Por lo tanto, si
alguien pregunta qué regalo espiritual es el “más excelente”, sin duda, el premio se
debe dar al profetizar.

Entre mejor algo es, más se merece ser presentado cuidadosamente con una amplia
variedad de consejo rico y sabio. Pero esta tarea diaria se describe con frecuencia
de una manera poco adecuada e incluso empobrecida en comparación con la
atención que otras disciplinas reciben. He, por lo tanto, estudiado cuidadosamente
los escritos de los teólogos, compuesto de una serie de normas y principios de la
enseñanza, e intenté explicar de una manera que sea útil y fácil de recordar.

Ahora estoy poniendo por escrito estas reflexiones sobre la predicación para que
sean impresas – sea aprobado si tienen algún valor, sea criticado y rechazado si
tienen deficiencias. Si usted está convencido de este estilo de predicación, camine
conmigo, si tiene alguna duda, consulte conmigo, si usted empieza a ver puntos en
los que se han desviado, vuelve a la senda correcta conmigo, si usted ve que me he
desviado, llámeme de nuevo al camino en el que usted se encuentra. Su
apreciación de mí será de desacuerdo muy pronto si no le gustan los hombres
piadosos y de mente moderada! Pero si alguien tiene quejas mezquinas acerca de
estas páginas -, ya que son pocos – mi conciencia es una fuerte defensa suficiente
contra toda crítica, porque mi única preocupación ha sido la de servir a la iglesia de
Dios. Así que hermanos, os encomiendo a él, y este pequeño libro sobre el arte de
profetizar a usted, así como a él.

William Perkins
Diciembre de 1592

* poder de convicción y persuasión


Introducción

El estudio de la profecía implica un compromiso de la mente para adquirir la


capacidad de ejercer la profecía correctamente. Profecía (o profetizar) es una
expresión solemne y pública por el profeta, relacionada con el culto de Dios y la
salvación de nuestros prójimos, ya que los siguientes pasajes indican: "Pero el que
profetiza habla edificación, exhortación y consuelo a los hombres" (1 Cor. 14:03).
"Pero si todos profetizan, y entra algún incrédulo o indocto entra, está convencido
por todos, es condenado por todos" (1 Cor. 14:24). "Porque Dios es mi testigo, a
quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo" (Rom. 1:9).
Capitulo 1
El arte de profetizar

Hay dos partes en la profecía: la predicación de la Palabra y la oración pública. Para


el profeta (es decir, el ministro de la Palabra) tiene sólo dos funciones. Uno de ellos
es la predicación de la Palabra, y la otra es orar a Dios en el nombre del pueblo:
‘Teniendo... si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe"(Rom. 12:6);"
Restaura la esposa del hombre, ya que él es un profeta, y orará por ti, y vivirás
"(Génesis 20:07). Tenga en cuenta que en las Escrituras la palabra "profecía" se
utiliza de la oración, así como de la predicación: "Los hijos de Asaf, de Hemán y de
Jedutún, que debe profetizar con arpas, instrumentos de cuerda, y címbalos" (1
Crónicas 25.: 1) "los profetas de Baal invocaron el nombre de Baal desde la mañana
hasta el mediodía... Y cuando pasó el mediodía, profetizaron hasta el tiempo de la
ofrenda del sacrificio de la tarde. . . (1 Reyes 18:26, 29). Así que lo que se le pide a
cada profeta es que hable en parte como la voz de Dios (la predicación), y en parte
como la voz de la gente (en la oración): "Si sacas lo precioso de lo vil, serás como mi
boca" (Jer. 15:19); "Entonces Esdras bendijo al Señor, Dios grande. Entonces todo
el pueblo respondió: "Amén, Amén! '" (Nehemías 8:06).

Predicar la Palabra es profetizar en nombre y en representación de Cristo. A través


de la predicación aquellos que oyen son llamados al estado de gracia, y se
conservan en ella. Dios nos ha dado el ministerio de la reconciliación... Ahora bien,
somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de
nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios "(2 Corintios
5:18, 20.) 'Dios desde el principio que ha elegido para la salvación, mediante la
santificación por el Espíritu y la fe en la verdad, a lo cual os llamó mediante nuestro
evangelio "(2 Tesalonicenses 2:13, 14.) 'El evangelio es poder de Dios para salvación
a todo aquel que cree" (Rom. 1:16), "Donde no hay visión el pueblo se desenfrena"
(Proverbios 29:18); "¿Cómo, pues, invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y
cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les
predique? "(Rom. 10:14).
Capitulo 2
La Palabra de Dios

La Palabra de Dios únicamente debe ser predicada, en su perfección y consistencia


interna. La Escritura es el tema exclusivo de la predicación, el único campo en el
que el predicador debe trabajar. 'Tienen a Moisés ya los profetas, que los escuchen
"(Lucas 16:29)." Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés
[es decir, que enseñan la doctrina de Moisés, que confiesan] Por lo tanto, todo lo
que diga que observe, eso observe y haga "(Mateo 23:2-3).

La Palabra de Dios es la sabiduría de Dios que se revela desde el cielo la verdad que
es según la piedad. "Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura. . .
'(Santiago 3:17), "Pablo, siervo de Dios... de acuerdo con... el reconocimiento de la
verdad que es según la piedad "(Tito 1:1). Las excepcionales cualidades de la
Palabra, tanto en su naturaleza y sus efectos, provocan nuestra admiración.

La Naturaleza de la Escritura

La excelencia de la naturaleza de la Escritura puede ser descrita en términos de su


perfección y pureza, y su eternidad.

Su perfección consiste ya sea en su suficiencia y su pureza. Su suficiencia es tal que


como la Palabra de Dios que es tan completa que nada puede ser ya sea añadido a o
tomado de ella que pertenezca a su fin propio: "La ley del Señor es perfecta, que
convierte el alma" (Salmo 19 : 7), "Todo lo que yo os mando, tenga cuidado de
observar; no añadirás a ello, ni quitarás de ello" (Deut. 12:32), "Porque yo protesto
a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a
estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro, y si
alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del
libro de la vida, de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro
"(Apocalipsis 22:18-19).

La pureza de las Escrituras se encuentra en el hecho de que está completa en sí


misma, sin ninguno engaño o error: "Las palabras de Jehová son palabras limpias,
como plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces" (Sal. 12:6).

La eternidad de la Palabra es su cualidad de permanecer inviolable. Porque de


cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará
de la ley, hasta que todo se haya cumplido. (Mateo 5:18).

Los Efectos de la Escritura


El carácter excepcional de la influencia de la Biblia radica en dos cosas:

1. Su poder para penetrar en el espíritu del hombre: "Porque la palabra de Dios es


viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos, y penetra hasta partir el
alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las
intenciones del corazón "(Hebreos 4:12).

2. Su capacidad para atar la conciencia, es decir, para restringirla ante Dios ya sea
para excusar o acusarnos de los pecados: «No hay un Legislador, que es poderoso
para salvar y destruir" (Santiago 4:12), "El Señor es nuestro juez, Jehová es nuestro
legislador, Jehová es nuestro Rey, él mismo nos salvará "(Isaías 33:22).

La Palabra de Dios está en las Sagradas Escrituras. La Escritura es la Palabra de


Dios escrita en un lenguaje apropiado para la iglesia por hombres que fueron
llamados de inmediato a ser los obreros o secretarios del Espíritu Santo: "porque
nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de
Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo "(2 Ped. 1:21). Se habla de
ella como Escritura canónica, porque es, por así decirlo, un canon, que es una regla
o una línea utilizada por el maestro artesano, con la ayuda de los cuales la verdad
se descubrió por primera vez y, a continuación, examina: '. . . y todos los que anden
conforme a esta regla "(Gálatas 6:16). En consecuencia, la suprema, la
determinación definitiva y el juicio de todas las controversias en la iglesia debe ser
hecha por ella.

La suma y la sustancia del mensaje de la Biblia se pueden resumir en un argumento


(o silogismo) como este:

Premisa Mayor: El verdadero Mesías sería Dios y hombre, de la simiente de David.


Él nacerá del seno de su Padre celestial. Él cumplirá la ley. Se ofrecerá como
sacrificio por los pecados de los fieles. Él vencerá la muerte al morir y resucitar. Él
subirá al cielo. A su debido tiempo él volverá para el juicio.

Premisa menor: Jesús de Nazaret, el hijo de María, cumple con todos estos
requisitos.

Conclusión: Por lo tanto, Jesús es el verdadero Mesías.

En este silogismo la premisa mayor es el alcance o la carga principal de los escritos


de los profetas. La premisa menor se encuentra en los escritos de los evangelistas y
apóstoles.
Capitulo 3
El Contenido de la Escritura
Las Escrituras se dividen en los Antiguo y Nuevo Testamento. El Antiguo
Testamento es la primera parte de la Escritura. Escrito por los profetas en hebreo
(con algunas partes en arameo), que principalmente se desarrolla el "viejo pacto"
de obras ('Moisés y los profetas ", Lucas 16:29). "Y comenzando desde Moisés y
todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían" (Lucas
24:27). Está dividido en sesenta y seis libros que son o histórica, doctrinal o de
naturaleza profética.

El Antiguo Testamento

Libros históricos

Los libros históricos registran relatos de las cosas que ocurrieron, que ilustran y
confirman la doctrina que se expone en otros libros: "Y estas cosas les acontecieron
como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros" (1 Cor 10:11),
"Porque las cosas que se escribieron antes fueron escritas, para nuestra enseñanza"
(Rom. 15:04). Hay quince libros históricos:

1. Génesis es una historia de la creación, la caída, la primera promesa de salvación,


y del estado de la iglesia preservada y mantenida en el contexto de las familias
privadas.

2. Éxodo es una historia de la liberación de los israelitas de los egipcios. En él se


describe el éxodo, la promulgación de la ley, y el tabernáculo.

3. Levítico registra las normas para el culto ceremonial.

4. Números es una historia de la actividad militar del pueblo en la tierra de Canaán.

5. Deuteronomio es un comentario que se repite y explica las leyes que se


encuentran en los libros anteriores.

6. Josué describe la entrada en y la posesión de la tierra de Canaán bajo Josué.

7. Jueces proporciona una historia de la condición corrupta y sin esperanza de la


Iglesia y de Israel desde los días de Josué hasta los de Eli.

8. Ruth da cuenta de los matrimonios y la posteridad de Ruth.


9. I y II Samuel registran eventos en los días de los sacerdotes Eli y Samuel, y
durante los reinados de Saúl y David.

10. I y II Reyes narran lo que sucedió en los días de los reyes de Israel y de Judá.

11. Crónicas I y II contienen una historia metódica del inicio, aumento y la ruina del
pueblo de Israel, y ayuda a localizar y explicar el linaje de Cristo.

12. Esdras contiene una historia del retorno del pueblo de la cautividad en
Babilonia, y el comienzo de la restauración de la ciudad de Jerusalén.

13. Nehemías describe la restauración de la ciudad que todavía quedó sin terminar.

14. Esther es una historia de la preservación de la iglesia judía en Persia a través de


la acción de Esther.

15. Job es una historia que narra las causas de sus pruebas y sus diversos conflictos,
con su resultado final feliz.

Libros Doctrinales

Los libros dogmáticos o doctrinales son los que enseñan y prescribir las doctrinas
de nuestra teología. Hay cuatro de ellos en el Antiguo Testamento.

1. Salmos contiene cantos sagrados adecuados para cada condición de la iglesia y


sus miembros individuales, compuestos para ser cantados con la gracia en el
corazón (Col. 3:16).

2. Proverbios sirve como un manual de comportamiento cristiano y nos enseña


acerca de la piedad hacia Dios y la justicia para con el prójimo.

3. Eclesiastés revela el vacío de todos placeres humanos en la medida en que son


experimentados, aparte del temor de Dios.

4. El Cantar de los Cantares es una descripción alegórica de la relación entre Cristo


y la iglesia en términos de la relación entre un esposo y su esposa (o el esposo y la
esposa).

Libros proféticos

Los libros proféticos contienen predicciones, ya sean los juicios de Dios sobre los
pecados del pueblo o de la liberación de la iglesia que se completó finalmente en la
venida de Cristo. Estas predicciones de los profetas se entremezclan con las
llamadas al arrepentimiento. Casi siempre señalan el consuelo que se encuentra en
Cristo por aquellos que se arrepienten.
Era característico de los profetas ayudar a la memoria y la comprensión de sus
oyentes mediante el registro de los resúmenes de sermones que predicaban con
mayor extensión: "Además, el Señor me dijo:" Toma un gran rollo, y escribe en él
en estilo de hombre "" (Isaías 08:01); "Escribe la visión y dejar claro en tablas, para
que corra el que la lea" (Hab. 2:02).

Los libros proféticos se describen generalmente como 'Mayor' o 'Menor'. El disco


'Mayor' profetas en detalle las cosas que se predijeron, los cuales incluyen las
profecías de Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel. Se incluyen también en este caso
son las Lamentaciones de Jeremías, que expresan la miseria de los Judíos en la
época de la muerte de Josías. Los profetas "menores" tratar de manera más breve y
con menos detalle con las cosas que se anunciaban para el futuro, o al menos con
algunos de ellos. Estos son: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm,
Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías.

Este es, entonces, el Antiguo Testamento.

El Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento es la segunda parte de la Escritura. Sus contenidos fueron


escritos en griego por los apóstoles, o al menos fueron aprobadas por ellos (cf.
"edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, Efe. 2:20). Ellos
exponen claramente la enseñanza en el nuevo pacto. Pedro aprobó el Evangelio de
Marcos, por cuya instigación y el nombramiento fue escrito por Juan Marcos,
según tradición de la iglesia primitiva. Y Juan el Evangelista aprobó también el
Evangelio de Lucas. La opinión reportada por Eusebio que dos lugares en las cartas
de Pablo (2 Tim. 2:08 y Rom. 02:16) indican que él era el autor de este Evangelio
tiene poco peso. En estos versículos Pablo no está hablando del evangelio como un
libro, sino de todo su ministerio, ya que, añade, "por la cual sufro penalidades como
un malhechor, hasta el punto de las cadenas" (2 Tim. 2:09).

El Nuevo Testamento contiene historias y cartas.

Historias

1. Los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, contienen el relato de la


vida, las obras y la enseñanza que Cristo mostró al mundo, desde el momento de su
concepción hasta su ascensión al cielo. De estos cuatro autores, dos eran oyentes y
testigos, por lo que fueron capaces de dar una mayor garantía de la verdad de la
historia.

La diferencia entre los Evangelios se puede expresar de la siguiente manera: Mateo


da una explicación clara de las doctrinas que Cristo entregó. Marcos establece por
la breve historia, a pesar de su Evangelio no es un compendio del Evangelio de
Mateo, como se pensaba Jerónimo. Él comienza su relato de una manera muy
diferente, y procede en un orden diferente, que trata de algunas de las cosas en
general, así como entrelazamiento algún material nuevo. Lucas enfoco en
proporcionar una historia precisa, y describe los acontecimientos en un orden
determinado. Juan es casi completamente dedicado a mostrar la deidad de Cristo y
de los beneficios que se derivan de ella.

Jerónimo distinguió los evangelistas entre sí por sus diferentes enfoques. Él dice
que Mateo es como un hombre, porque comienza con la humanidad de Cristo,
Marcos como un león, porque comienza con la predicación de Juan el Bautista, que
era como el rugido de un león. Él compara a Lucas con un buey, porque empieza
con Zacarías el sacerdote ofrece el sacrificio. Él compara a Juan a un águila, porque
se eleva a las alturas, por así decirlo, y comienza con la deidad de Cristo.

2. Los Hechos de los Apóstoles es una historia ordenada grabar la obra de Pedro y
Pablo en particular, y que ilustra el gobierno de la iglesia primitiva (cf. 2 Tim. 3:10).

3. Apocalipsis es una historia profética de la condición de la iglesia de la época en la


que el apóstol Juan vivió hasta el fin del mundo.

Las Cartas

En cuanto a las cartas, trece de ellas son de Pablo y cubren los siguientes temas:

1. Romanos: la justificación, la santificación, y los deberes de la vida cristiana.

2. I Corintios: la reforma de los abusos en la iglesia de Corinto.

3. II Corintios: la defensa de sí mismo y de su apostolado en contra de sus


oponentes de Pablo.

4. Gálatas: la justificación por la fe, sin las obras de la ley.

5. Efesios 6. Filipenses, 7. Colosenses, 8. I Tesalonicenses, 9. II Tesalonicenses:


confirmar las iglesias en la doctrina y en los deberes de la vida cristiana.

10. I Timoteo, 11. II Timoteo: prescribir la forma de ordenar correctamente la


iglesia.

12. Tito: ordenar la iglesia en Creta.

13. Filemón: la recepción del esclavo fugitivo, Onésimo.

Hebreos ocupa de la persona y de los oficios de Cristo y describe el carácter de la fe


que da frutos en buenas obras.

Santiago expone las buenas obras que deben acompañar la fe.


I y II Pedro acuerdo con la santificación y las obras de nueva obediencia.

I Juan expone los signos de comunión con Dios.

II Juan fue escrito para "la señora elegida" sobre la perseverancia en la verdad.

III Juan, dirigida a Gayo, es acerca de la hospitalidad y la constancia en el bien.

Judas destaca la constancia en la fe contra la influencia de los falsos profetas.

Estos, pues, son los libros que forman parte de las Escrituras canónicas.

El Canon de la Escritura

Existe una fuerte evidencia de que estos libros solamente, y no otros, constituyen la
Palabra de Dios. Un tipo de prueba nos permite saber esto, el otro da expresión a la
misma. De la primera clase hay una sola, es decir, el testimonio interior del
Espíritu Santo que habla en las Escrituras, no sólo decirle a un individuo dentro de
su corazón, sino también efectivamente persuadirle de que estos libros de las
Escrituras son la Palabra de Dios. 'Mi Espíritu que está sobre ti y mis palabras que
he puesto en tu boca, no se apartará de tu boca... desde ahora y para siempre
"(Isaías 59:21).

La forma en la que estamos convencidos es de la siguiente manera. Los elegidos,


que tienen el Espíritu de Dios, en primer lugar, discernir la voz de Cristo que habla
en las Escrituras. Por otra parte, aprueban la voz que disciernen, y lo que ellos
aprueban también creen. Por último, creyendo que son (por así decirlo), selladas
con el sello del Espíritu. "En el cual también desde que creísteis, fuisteis sellados
con el Espíritu Santo de la promesa" (Efesios 1:13).

La Iglesia puede ser testigo del canon de las Escrituras, pero no puede
internamente persuadirnos de su autoridad. Si así fuera la voz de la iglesia tendría
más fuerza que la voz de Dios, y todo el estado de la salvación del hombre serían
dependientes de los hombres. ¿Qué podría ser más miserable que eso?

Más de uno ha formulado una objeción contra este punto de vista de la Iglesia
Católica Romana:

Objeción 1: La Biblia es la Palabra de Dios por sí misma, pero no es claro que esto
es así, sino por el juicio de la iglesia.

Respuesta. (i) Este es un contraste irrelevante. Ya que en la primera parte de la


misma se muestra la forma en que la Escritura es la Palabra de Dios (es decir, como
inspirada por Dios), esta última parte muestra no es la manera cómo, pero la
persona a quien es la Palabra de Dios.

(ii) La Escritura misma da testimonio de sí misma con el tipo de testimonio que es


más seguro que todos los juramentos humano. Porque tenemos la voz del Espíritu
Santo que habla en las Escrituras, que también trabaja en nuestro corazón una
convicción plena de su inspiración, cuando nos dedicamos a la escucha, la lectura y
la meditación de ellas. No creemos algo, porque la iglesia dice que hay que creer,
sino que lo creemos porque lo que la iglesia dice ha ante todo sido dicho por la
Escritura.

Como cuestión de hecho, la iglesia no puede estar de pie, ni se imaginaba su


existencia, aparte de la fe, y la fe no existir aparte de la Palabra. Ella sola es la regla
o el objeto de la fe, no el juicio de meros hombres, incluso de los hombres más
santos.

(iii) La persona que duda de que las Escrituras también dudar del testimonio de la
iglesia.

Objeción 2: La iglesia tiene una misión que cumplir en el ejercicio de su juicio para
determinar estas cuestiones. Así, la carta que se envió desde el consejo especial de
apóstoles y ancianos en Jerusalén fue redactada en estos términos: "ha parecido
bien al Espíritu Santo ya nosotros" (Hechos 15:28).

Respuesta: (i) La sentencia soberana o suprema en materia de fe es la prerrogativa


del Espíritu Santo que habla en las Escrituras. El ministerio de juicio (o un fallo
ministerial) se da a la iglesia sólo porque ella tiene que juzgar de acuerdo a las
Escrituras. Debido a que no siempre hace esto, a veces falla.

(ii) Los apóstoles estaban presentes en el concilio que se celebró en Jerusalén. Eran
hombres cuya autoridad había de ser creída en sí misma. Pero el ministerio de la
iglesia ya no posee esa autoridad inmediata.

De esta manera, la prueba de la declaración o testimonio que la Iglesia da a la


Escritura no demuestra ni nos persuade de que es la Palabra de Dios. Sólo se da
testimonio de ella y de diversos modos aprueba el verdadero canon. Sin embargo,
esta prueba es variada:

En primer lugar, existe el consentimiento perpetuo de la iglesia a las Escrituras.


Esto comienza con los creyentes en el período del Antiguo Testamento: a ellos se
comprometieron "las palabras de Dios" (Rom. 3:02). Se continúa en el Nuevo
Testamento y en la Iglesia:

(a) A partir de Cristo y de los apóstoles, que citan testimonios fuera de los libros;
(b) De los Padres: Orígenes, Melitón de Sardes, Atanasio, Cirilo, Cipriano, Rufino,
Hilario, Jerónimo, Epifanio, Gregorio, y así sucesivamente.

(c) A partir de los Concilios de Nicea y Laodicea.

En segundo lugar, existe el consentimiento parcial de los pensadores paganos e


incluso los enemigos de la fe que dicen las mismas cosas que se enseñan en la
Sagrada Escritura, los hombres como Homero, Platón, Josefo, Lactancio, Cicerón,
Virgilio, Suetonio, Tácito y Plinio pueden ser incluidos aquí.

En tercer lugar, está la antigüedad de la Palabra. Contiene un registro de la historia


humana desde el principio del mundo. Por el contrario las historias seculares más
antiguas no fueron escritas antes de la época de Esdras y Nehemías, que vivió en el
siglo V antes de Cristo.

En cuarto lugar, el origen de la Escritura lo confirma el cumplimiento de esas


profecías como la vocación de los gentiles, del Anticristo y de la apostasía de los
judíos.

En quinto lugar, está la esencia de la enseñanza de la Escritura: el único Dios


verdadero, la verdadera adoración de Dios y la verdad de que Dios es el Salvador.

En sexto lugar, la armonía de todas las diferentes partes de la Escritura.

En séptimo lugar, la forma extraordinaria en que las Escrituras se han conservado


a través de todas las épocas de peligro y los tiempos de revuelta general que la
iglesia ha experimentado.

En octavo lugar, el efecto de la Escritura: convierte las personas, e incluso a pesar


de que es completamente contrario a su pensamiento y deseos, les gana a sí misma.

Con agilidad, la sencillez de sus palabras que están llenas de la majestad de Dios.

Por último, los autores sagrados no evitaron el registro de su propia corrupción, sin
embargo, Moisés alaba a sí mismo, diciendo que él era el más manso de todos los
hombres. Que él haga ambas cosas es un argumento más para creer que estos
escritores fueron guiados por el Espíritu Santo. Cristo, quien descrito en los
Evangelios, dice claramente que es el Hijo de Dios, y con Dios el Padre. Dirige toda
la gloria de Dios a sí mismo. Si esta solicitud no hubiera sido correcta y verdadera,
Cristo habría sentido la ira de Dios como lo hicieron Adán y Herodes, que trató de
hacerse semejante a Dios. Pero lo que en realidad sucedió fue que Dios vengó su
muerte sobre Herodes y sobre los judíos, y sobre Pilato, y sobre aquellos
emperadores que persiguieron a la iglesia.
Estos, pues, son los símbolos del origen divino de las Escrituras. A la luz de estas
consideraciones, es evidente que el Libro de Tobías, la Oración de Manasés, el
Libro de Judith, el Libro de Baruc, la Epístola de Jeremías, las adiciones a Daniel,
los Libros Tercero y Cuarto de Esdras, las adiciones el Libro de Esther, I y II
Macabeos, el Libro de la Sabiduría y Eclesiástico, no deben ser tenidos en cuenta
como parte del canon por las siguientes razones:

1. Ellos no fueron escritos por los profetas.

2. No fueron escritos en hebreo.

3. En el Nuevo Testamento ni Cristo ni los apóstoles apelación al testimonio de


estos libros.

4. Incluyen las falsas enseñanzas que es contraria a las Escrituras.


Capitulo 4
La Interpretación de las Escrituras

Hasta ahora hemos discutido el objeto de la predicación. Hay dos partes a la


misma: la preparación del sermón, y la predicación de la misma. He aquí las
palabras de nuestro Señor son relevantes: "Entonces Él les dijo:" Por eso todo
escriba que se docto en el reino de los cielos es como un padre de familia, que saca
de su tesoro cosas nuevas y viejas "" (Mat. 13: 52).

Preparación

En la preparación debe haber cuidadoso estudio privado. Varios pasajes subrayan


lo siguiente: "Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la
enseñanza" (. 1 Tim 4:13); "de esta salvación los profetas han inquirido e
investigado cuidadosamente, que profetizaron de la gracia que vendría a vosotros
"(1 Pedro 1:10.)" En el primer año de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los
libros el número de los años "(Daniel 9:02). En cuanto al estudio de la divinidad,
los siguientes consejos deben ser seguidos.

En primer lugar, fijar con claridad en su mente y la memoria la suma y la sustancia


de la doctrina bíblica, con sus definiciones, divisiones y explicaciones.

En segundo lugar, lea las Escrituras en el siguiente orden. Utilizando el análisis


gramatical, retórico y lógico, y los estudios complementarios pertinentes, lea la
carta de Pablo a los Romanos, en primer lugar. Después de eso, el Evangelio de
Juan. Estas son las claves para el Nuevo Testamento. A partir de entonces, los otros
libros del Nuevo Testamento se comprenderán más fácilmente.

Una vez completado esto, el estudio de los libros doctrinales del Antiguo
Testamento, especialmente los Salmos, a continuación, los libros proféticos,
especialmente Isaías. Por último, los libros históricos, especialmente Génesis. Es
muy probable que los apóstoles y evangelistas leyeron Isaías y los Salmos mucho,
ya que hay otros libros del Antiguo Testamento que se citan con frecuencia en el
Nuevo Testamento, ya que son (unos sesenta pasajes de Isaías y los Salmos).

En tercer lugar, tenemos que pedir ayuda a los escritores cristianos ortodoxos, no
sólo de los tiempos modernos, sino también de la antigua iglesia. Ya que Satanás
plantea viejas herejías de los muertos con el fin de retardar la restauración de la
iglesia, que ha comenzado en nuestro propio tiempo. Los antitrinitarios
simplemente han pintado una nueva capa de barniz sobre la opinión de Arrio y
Sabelio. Los anabaptistas radicales repiten las doctrinas de los esenios, cátaros,
entusiastas y donatistas. El Swenkfeldianos reviven las opiniones de los
eutiquianos, entusiastas y otros. Menno sigue los ebionitas, y el catolicismo romano
se asemeja a los fariseos, encratitas, Tatianos y pelagianos. Los libertinos repiten
los puntos de vista de los gnósticos y carpocracianos. Servet ha revivido las herejías
de Pablo de Samosata, Arrio, Eutiques, Marción y Apolinar. Por último, los
cismáticos, que se separan de las iglesias evangélicas reviven las opiniones, los
hechos y las modas atribuidas por Cipriano de Pupianus y de los audianos y
donatistas.

No hay que buscar alguna forma novedosa de rechazar y refutar estas herejías, los
antiguos las encontraron en los Consejos y los padres están bien probados y aún
son fiables.

En cuarto lugar, todo lo que viene a través de sus estudios que es importante y vale
la pena destacar se registrarán en los cuadros o los libros comunes, para que tenga
el material viejo y nuevo a la mano.

En quinto lugar, y lo más importante de todo, tenemos que pedirle a Dios


fervientemente en oración para abrir los ojos ciegos al significado de las Escrituras:
"Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley" (Salmo 119:18); "yo te aconsejo
que de mí compres oro refinado en el fuego... y unge tus ojos con colirio, para que
veas "(Apocalipsis 3:18)

Libros corrientes

En relación con la composición de los libros comunes, aquí hay algunos consejos
prácticos:

1. Haga una lista de los títulos más comunes de todos los puntos de la doctrina.

2. Divida las páginas de la derecha de su libro en columnas o secciones iguales


longitudinalmente. Titule cada una de estas páginas con un tema principal, dejando
la siguiente página en blanco, de modo que el espacio adicional puede estar
disponible.

3. No trate de registrar todo lo que lee en un libro, sino sólo las cosas que son
memorables o inusuales. No escriba citas, sino sólo los puntos principales con las
referencias apropiadas. Haga una nota en el libro también, para que usted sea
capaz de encontrar el lugar mencionado en el libro común.

4. Algunas cosas pueden ser más difíciles que otras en ser catalogadas con
precisión. Por lo tanto, debe agregar una tabla alfabética para ayudarle a reubicarse
fácilmente.
5. No confíe demasiado en su libro. No hay ningún punto en anotar las cosas a
menos que están cuidadosamente ocultas en su memoria también.

La preparación tiene dos partes: la interpretación del significado del pasaje, y la


división adecuada del mismo para la exposición ordenada.

Interpretación

La interpretación es la apertura de las palabras y las declaraciones de las Escrituras


con el fin de poner de manifiesto su sentido único, completo y natural.

En contraste con este enfoque, la Iglesia de Roma cree que los pasajes de las
Escrituras tienen cuatro sentidos: el literal, el alegórico, el tropológico y anagógico.
Un ejemplo de esto se puede encontrar en la manera de entender la figura de
Melquisedec. El ofreció pan y vino a Abraham (Génesis 14:18). El sentido literal es
el rey de Salem, con la comida que trajo, refrescó a los soldados de Abraham, que
estaban cansados después del viaje. El sentido alegórico es que el sacerdote ofrece a
Cristo en la misa. El sentido tropológico es que vamos a dar a los pobres. El sentido
anagógico es que Cristo, que está en el cielo será el pan de la vida de los fieles.

Este patrón del sentido cuádruple de la Escritura debe ser rechazado y destruido.
La Escritura tiene un solo sentido, el literal. Una alegoría es sólo otra manera de
expresar el mismo significado. El anagógico y tropológico son formas de aplicar el
sentido del pasaje.

El principal intérprete de la Escritura es el Espíritu Santo. El que hace la ley es el


mejor y el más alto intérprete de la misma. El supremo y medio absoluto de la
interpretación es la misma Escritura: "Y leían claramente en el libro, en la Ley de
Dios, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura" (Nehemías 8:08).

Hay, sin embargo, tres medios subordinados nos ayuda a interpretar un pasaje de
la Escritura: la analogía de la fe, las circunstancias del pasaje en particular, y la
comparación con otros pasajes.

1. La analogía de la fe es un resumen de las Escrituras, a partir de sus partes


conocidas y claras. Hay dos elementos en ella. El primero tiene que ver con la fe,
que se maneja en el Credo de los Apóstoles. La segunda se refiere la caridad o el
amor, que se expuso en los Diez Mandamientos. "Retén el patrón de las sanas
palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús" (2 Tim. 1:13).

2. Las circunstancias de un pasaje puede ser aclaradas por los siguientes


interrogantes: ¿Quién está hablando? ¿A quién? ¿En qué ocasión? ¿A qué hora?
¿En qué lugar? ¿Para qué fin? ¿Qué va antes? ¿Que sigue?
3. Una comparación de diferentes pasajes implica comparar uno con otro de
manera que su significado puede ser más claro. "Pero Saulo ... confundido los
Judíos que vivían en Damasco, demostrando [es decir, mediante la comparación de
una cosa con otra] que Jesús es el Cristo "(Hechos 9:22). Al comparar diferentes
pasajes puede implicar dos cosas:

a.) La primera consiste en la comparación de una declaración en un contexto con el


resto de los lugares en los que aparece en las Escrituras. Por ejemplo: "Hacer que el
corazón de este pueblo lento, y sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus
ojos, ni oiga con sus oídos, y entiendan con el corazón, y se arrepienta y sea curado"
(Isaías 6: 10). Esto se repite seis veces en el Nuevo Testamento (Mateo 13:14,
Marcos 04:12, Lucas 08:10, Juan 12:40, Hechos 28:27, Romanos 11:08).

Cuando los textos se repiten como esto que a menudo contienen alteraciones por
diversas razones. Algunos ejemplos son:

[1.] Exegético: aclarar su exposición. Algunos ejemplos son:

Salmo 78:2 citado en Mateo 13:35

Salmo 78:24 citó en Juan 06:31

Isaías 28:16 citó en Romanos 9:33

Salmo 110:1 citado en 1 Corintios 15:25

Salmo 116:10 citado en 2 Corintios 4:13

Génesis 13:15 citado en Gálatas 3:16.

[2.] Diacrítico: distinguir, indicar o aclarar los lugares, tiempos y personas, como
por ejemplo en la cita de Miqueas 5:02 en Mateo 02:06.

[3.] Para limitar el sentido de un pasaje a la intención original y el significado del


Espíritu Santo. Entre los ejemplos se pueden encontrar en:

Deuteronomio 6:13, en Mateo 04:10

Isaías 29:13 en Mateo 15:08

Génesis 2:24, en Mateo 19:05

Isaías 59:20 en Romanos 11:26.

[4.] Para aplicación, por lo que un tipo puede estar relacionado con su
cumplimiento, lo general a lo particular, y viceversa. Algunos ejemplos son:
Jonás 1:17, en Mateo 12:40

Isaías 61:1 en Lucas 04:18

Salmo 22:18 en Juan 19:24

Éxodo 12:46 en Juan 19:33

Salmo 69:25 en Hechos 1:20.

[5.] En aras de la brevedad, algunas cosas pueden ser omitidos. La omisión


también puede ocurrir porque las palabras no son las adecuadas para el tema que
nos ocupa. Un ejemplo de esto es el uso de Zacarías 9:9 en Mateo 21:05.

b.) El segundo tipo de comparación incluye la comparación de uno con otro


contexto. Nuevamente, estas pueden ser similares o diferentes. Los lugares que son
similares están de acuerdo uno con el otro, en ciertos aspectos, tal vez en su
fraseología y la manera de hablar, o en su sentido.

Los lugares que están de acuerdo con respecto a la fraseología incluyen:

Génesis 28:12 y Juan 1:51

Génesis 3:15 y Romanos 16:20

Génesis 8:21 y Efesios 5:02.

Las concordancias griegas y hebreas resultan muy útiles para el seguimiento de


ejemplos de este tipo.

Los lugares que estén de acuerdo en el sentido son las que tienen el mismo
significado. Bajo este título hay que destacar especialmente la comparación de un
principio general con un ejemplo concreto de ello. Por ejemplo:

Proverbios 28:13 y el Salmo 32:3-4


 2 Samuel 15:25 y 1 Pedro 5:6.

Esto en cuanto a los lugares que son similares. Los lugares que son diferentes entre
sí, aparentemente no están de acuerdo unos con otros, ya sea en la fraseología o
significado. Por ejemplo:

Romanos 3:28 y Santiago 2:24

1 Reyes 09:28 y 2 Crónicas 08:18

Hechos 7:14 y Génesis 46:27



 Hechos 7:16 y Génesis 49:29-30

Zacarías 11:13 y Mateo 27:9


Capitulo 5
Principios para exponer la Escritura
Las Escrituras deben ser interpretadas de acuerdo con la naturaleza del pasaje que
se está manejando. Estos se pueden clasificar como analógica y plana, o críptico y
oscuro.

Lugares analógicos son aquellos cuyo significado aparente es claramente


consistente con la analogía de la fe. Aquí esta regla se debe seguir: Si el significado
natural de las palabras de acuerdo con las circunstancias del pasaje, entonces el
significado natural es el significado correcto. Por ejemplo: "De éste todos los
profetas testimonio de que, por su nombre, todo el que cree en Él, recibirán perdón
de pecados" (Hechos 10:43). El significado de este texto es muy claro, a saber que
Jesucristo da la justicia y la vida eterna a los que creen en él. Podemos aceptar esta
interpretación de inmediato, ya que de acuerdo con la analogía de la fe, y con las
Escrituras.

Nosotros debemos aún más para darnos cuenta de que todos los artículos y la
doctrina que se relaciona con la fe y la vida y es necesariamente para la salvación se
expresan claramente en las Escrituras.

Pasajes crípticos u ocultos son aquéllos que resultan difíciles y oscuros. Para
exponer los esta regla y guía se debe seguir: Si el significado natural de las palabras,
obviamente, no está de acuerdo ni con la analogía de la fe o de partes muy claras de
la Escritura, entonces otro significado, uno que esté de acuerdo con los lugares a la
vez similares y diferentes, con las circunstancias y las palabras del pasaje, y con la
naturaleza de lo que se discute, debe ser el correcto.

Un ejemplo importante de este principio se desprende de la interpretación de las


palabras: "Este es mi cuerpo que por vosotros es partido" (1 Corintios 11:24).
Diversas interpretaciones se han dado a esta declaración, incluyendo: que el pan de
la comunión es en realidad el cuerpo de Cristo, convirtiéndose así en la conversión
(la visión católica romana), o que el cuerpo de Cristo está en, bajo, o con el pan (la
visión luterana). Pero para exponer estas palabras en uno u otro sentido sería no
estar de acuerdo con un artículo fundamental de la fe: Cristo "ascendió al cielo," y
también con la naturaleza del sacramento, como un memorial del cuerpo ausente
de Cristo. Por lo tanto otra interpretación debe buscarse.

Una interpretación diferente es que, en este contexto, el pan es un signo de que el


cuerpo. En este caso la figura de habla conocida como metonimia se está utilizando
el nombre de una cosa que se utiliza para otra cosa que se relaciona con ella. Esta
es una exposición apropiada por las siguientes razones:
En primer lugar, que está de acuerdo con la analogía de la fe de dos maneras:

1. "Subió a los cielos", que fue elevado a nivel local y visible desde la tierra al cielo.
Por lo tanto su cuerpo no debe ser recibido con la boca en la comunión, sino por la
fe aprehenderla en el cielo.

2. Él fue "nacido de la virgen María", Cristo tuvo un cuerpo real y natural que fue
largo, ancho, gruesas y sentado y circunscrito en un lugar particular. Si esto es así,
el pan en la Cena no puede ser su propio cuerpo, sino que debe ser sólo un signo o
promesa de ella.

En segundo lugar, esta interpretación es coherente con las circunstancias descritas


en el pasaje (1 Corintios 11:23-26):

1. "Él tomó... lo rompió. "Es poco probable que Cristo sentado en medio de sus
discípulos y se rompió su propio cuerpo con sus manos! Por lo tanto, Pan debe ser
más que un signo y sello.

2. "... Quebrantado [o dado] por ustedes" El pan no se puede decir que debe darse
para nosotros, el cuerpo de Cristo fue. Por lo tanto, el pan no es adecuadamente el
cuerpo, pero es tan simbólicamente o como una señal.

3. "La copa es el nuevo pacto", no literalmente, pero por metonimia. Dado que este
es el caso, no hay ninguna razón por qué la metonimia no se utiliza también en las
palabras: "Esto es mi cuerpo."

4. Cristo mismo se comió el pan, pero no comía a sí mismo!

5. "Haced esto en memoria de mí." Estas palabras suponen que Cristo no está
corporalmente presente en la boca, pero espiritualmente presente a la fe del
corazón.

6. "Hasta que él venga." Estas palabras suponen que Cristo está ausente en cuanto
a su cuerpo.

7. Cristo no habló acerca de estar bajo la forma de pan o en el pan, y dijo: "Esta [es
decir 'el pan'] es mi cuerpo."

En tercer lugar, esta interpretación es coherente con la naturaleza de un


sacramento, en el que debe existir una adecuada relación y similitud entre el signo
y la cosa representada. Pero eso es imposible si el pan es literalmente el cuerpo.

En cuarto lugar, esta interpretación es coherente con otras uso bíblico (por
ejemplo, Génesis 17:10-11, 1 Corintios 10:04, Romanos 4:11, Éxodo 12:11, Hechos
22:16, Juan 6:35, 1 Corintios 10:16).
En quinto lugar, de acuerdo con las leyes de la lógica. Las cosas que son
esencialmente diferentes (como el pan y el cuerpo) no se pueden identificar de esta
manera sino por una figura retórica.

En sexto lugar, esta interpretación encaja con el habla cotidiana. En el mundo


antiguo, las fasces (el haz de varillas que se llevaron ante los magistrados romanos)
fueron utilizadas como un símbolo para el propio gobierno, el cetro del reino, el
vestido de la paz, la guirnalda de laurel para el triunfo. Para hablar del pan como el
cuerpo de Cristo es una figura similar de expresión.

Una serie de implicaciones importantes para la interpretación de las Escrituras se


desprende de esta regla de interpretación.

Implicaciones

1. En ocasiones, es apropiado para suministrar las palabras que faltan en el texto


cuando sea compatible con la analogía de la fe y de las circunstancias y las palabras
del contexto. Ejemplos de esto se pueden encontrar en Éxodo 04:25, 19:04, 2
Samuel 21:16, Lucas 13:09, 1 Corintios 09:25.

2. Si una explicación alternativa del texto implica el cambio de un sustantivo (o


nombre) por otro, esto es una indicación de que se está empleando una figura
retórica. Algunos principios generales de orientación pueden ser útiles aquí:

a.) El antropomorfismo es un uso metafórico del lenguaje, en el que lo que es


apropiado para el hombre se utiliza para describir a Dios. Así, por ejemplo, el
«alma» de Dios indica que su vida o su esencia: "¿No vengar mi alma en una nación
como ésta?" (Jeremías 05:29). 'Cabeza' denota su superioridad: "la cabeza de Cristo
es Dios" (1 Corintios 11:03). El “rostro” de Dios se refiere a su favor o en su ira: "Te
escondiste tu rostro, y yo estaba preocupado" (Salmo 30:7), "El rostro del Señor
está contra aquellos que hacen el mal" (Salmo 34:16). Las referencias a los "ojos"
suelen indicar su gracia y providencia: "Los ojos del Señor están sobre los justos"
(Salmo 34:15). La "niña de sus ojos 'significa algo especial querido para él:" el que
os toca, toca la niña de su ojo "(Zacarías 2:8). Una referencia a las orejas indica
normalmente el oído de nuestras oraciones. De manera similar, la nariz representa
su indignación, sus manos se destacan por su poder y protección, con el brazo por
su fuerza y fortaleza de ánimo, la mano derecha de su autoridad suprema, el dedo
de la virtud, con el pie para el gobierno y poder (por ejemplo, en el Salmo 110:1), su
olor por su aceptación de algo: "Y el Señor olió un aroma agradable" (Génesis 8:21).
El arrepentimiento se utiliza para el cambio de las cosas y acciones que Dios
ejecuta.

b.) lenguaje sacramental, o más propiamente metonimia sacramental, implica el


signo que se utiliza para referirse a lo que significa y vice-versa. Así, por ejemplo, el
árbol de la ciencia del bien y del mal significa el árbol que es un signo de estos. Del
mismo modo, la circuncisión se llama tanto el pacto y la señal del pacto (Génesis
17:10-11). Abraham llamó a ese lugar en el Monte Moriah donde estaba a punto de
sacrificar a Isaac cuando Dios lo detuvo (y el carnero se encontró atrapado en un
matorral fue sacrificado en su lugar) "Jehová proveerá" que significa "El Señor verá
o proveerá. 'El lugar se convirtió en una señal de que el Señor lo haría (Génesis
22:14). La piedra que Jacob había usado como almohada la noche soñó con la
escalera que llega al cielo se llama Bethel, "casa de Dios" (Génesis 28:22). El signo
se identifica con lo que significa. Asimismo, el cordero pascual es la pascua (Éxodo
12). El altar es llamado "El Señor es mi bandera o estandarte" (Éxodo 17:15).
Jerusalén se llama "El Señor está allí" (Ezequiel 48:35). El sacerdote hará expiación
"(Levítico 16).

En el Nuevo Testamento, Cristo es llamado un cordero: "¡Mirad! El Cordero de


Dios que quita el pecado del mundo "(Juan 01:29). El cordero pascual es llamado
Cristo: "Porque también Cristo, nuestra Pascua, fue sacrificado por nosotros" (1
Corintios 05:07). A los cristianos se les dice que sean "sin levadura". Cristo es
llamado la propiciación (hilasterion) o la tapa del arca del pacto (Romanos 3:25). A
los cristianos se les dice que son "un solo pan" (1 Corintios 10:17), y la roca se dice
que es Cristo (10:04). De la misma manera el bautismo es el lavamiento de la
regeneración (Tito 3:5), la copa se llama "un nuevo pacto", y el pan se dice que es el
cuerpo de Cristo (1 Corintios 11:24-25). En tales casos, el signo se dice que es la
cosa significada, pero con el entendimiento de que tal lenguaje emplea una figura
retórica en la que el signo representa la realidad que representa.

c.) Lo que se conoce como la comunicación de las propiedades en Cristo (cuando lo


que es apropiado para su humanidad se atribuye a su naturaleza divina) es una
sinécdoque-la figura del discurso en el que el conjunto representa la parte, o
viceversa. A través de la unión de lo divino y la naturaleza humana en la persona
divina de Cristo, lo que estrictamente hablando pertenece a una sola de sus dos
naturalezas se habla de toda la persona. Algunos ejemplos son: "para apacentar la
iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hechos 20:28). "Nadie ha
subido al cielo sino el que bajó del cielo, es decir, el Hijo del Hombre que está en el
cielo" (Juan 3:13). "Porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al
Señor de gloria" (1 Corintios 02:08). "Jesús les dijo:" De cierto, de cierto os digo:
Antes que Abraham fuese, yo soy "(Juan 8:58). "Y Jesús crecía en sabiduría y en
estatura, y en gracia para con Dios y los hombres" (Lucas 2:52).

Esta comunicación de las propiedades se aplica sólo en lo concreto, no en


abstracto. En concreto me refiero a todo el hombre, como Dios, el hombre, Cristo,
por abstracto, cualquiera de las dos naturalezas consideradas como Dios o la
humana.
d.) Cuando se dice algo de Dios que implica su participación en el mal, debe ser
entendida como una referencia a su permiso de trabajo. Este es un lugar común en
el Antiguo Testamento: "Y da mucho aumento de los reyes te he puesto sobre
nosotros por nuestros pecados, quienes se enseñorean sobre nuestros cuerpos y
nuestros ganados a su placer, y estamos en grande angustia" (Nehemías 9:37), "El
Señor ha mezclado un espíritu perverso en medio de ella, y han hecho errar a
Egipto en toda su obra" (Isaías 19:14). Así Dios endureció el corazón de Faraón
(Éxodo 11:10). Una vez más, "El Señor tu Dios había endurecido su espíritu, y
obstinado su corazón, para que él para entregarlo en tu mano, como en este día"
(Deuteronomio 02:30). "Porque de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para
que resistiesen con guerra a Israel, para que él destruirás del todo, y que recibiesen
sin piedad, sino en que él poder destruirlos" (Josué 11:20); "Pero ellos no oyeron la
voz de su padre, porque Jehová había resuelto hacerlos morir" (1 Samuel 02:25).
"La destrucción de Ocozías vino de Dios" (2 Crónicas 22:07). "Cambió el corazón
para que odiaran a su pueblo, para que obraran astutamente contra sus siervos"
(Salmo 105:25). "Y si el profeta se induce a hablar nada, yo, el Señor, he inducido a
ese profeta, y extenderé mi mano contra él y lo eliminaré de mi pueblo Israel"
(Ezequiel 14:09).

Pero también hay ejemplos de esto en el Nuevo Testamento: "Dios los entregó a
una mente reprobada" (Romanos 1:28). "Dios les envía un poder engañoso, para
que crean la mentira" (2 Tesalonicenses 2:11).

e.) Una vez más, hay cosas que se describen como si ya hubiesen terminado. Si, de
hecho, aún no están terminadas, estas declaraciones indican que ya han comenzado
y están en el camino a un cumplimiento anticipado (por ejemplo, Génesis 05:32,
11:26, 1 Reyes 6:02, 37; Salmo 119:8). De esta manera podemos entender el tipo de
declaraciones hechas, por ejemplo, en Lucas 01:06 y Filipenses 3:12,15.

f.) Los mandamientos morales o leyes que mencionan un pecado específico por
nombre implica todos los pecados de la misma clase, incluidas sus causas y
ocasiones, así como todo lo que nos tienta a ellos. También mandan las virtudes
opuestas. Así es como Cristo expone las leyes morales en el Sermón del Monte
(véase Mateo 5:21-48). Juan ilustra el mismo principio cuando escribe: "El que
odia a su hermano es un asesino" (1 Juan 3:15).

g.) Las amenazas y promesas normalmente deben entenderse en el sentido de


ciertas condiciones. Su manifestación exterior depende de si o no la fe y el
arrepentimiento están presentes en respuesta a ellos. Esto es cierto sobre todo de
algunos versos (aunque el castigo y la cruz son excepciones a esta regla, por
ejemplo, Ezequiel 33:14-15; Jonás 3:04, Apocalipsis 21:18). De lo que sigue en los
hechos en sí queda claro que la amenaza o promesa era de entenderse
condicionalmente (por ejemplo, Jeremías 18:9-10). Ejemplos similares son Isaías
38:1 y Génesis 20:03. Aquí, claramente, la manifestación exterior de la voluntad de
Dios está involucrada, por tanto la distinción fue trazada por los teólogos
escolásticos entre la voluntad significativa de Dios y el beneplácito de su buena
voluntad. Por su "beneplácito de su buena voluntad" se entiende que Dios quiere
algo absolutamente y simplemente sin ningún tipo de condiciones, tales como la
creación y de gobierno del mundo, o el envío de su Hijo. Por su "voluntad
significativa" se entiende que él quiere algunas cosas con el fin de alguna otra cosa,
y como condición de la misma. Debido a que la condición anexada indica la
presencia de la voluntad de Dios somos capaces de decir que él lo hace lo que él
quiere.

h.) el discurso superlativo o exclusivos usado de una persona de la Deidad no


excluye las otras personas. Niega solo a las criaturas y dioses falsos a los que el Dios
verdadero, ya sea en persona o en más, se opone. Así que Jesús llama el Padre, el
único Dios verdadero, pero sólo a él para oponerlo a todos los dioses falsos (Juan
17:3). Otros ejemplos se pueden encontrar en Marcos 13:27, Romanos 16:27, 1
Timoteo 1:17. Juan 10:29 es un ejemplo obvio: "Mi Padre... es mayor que todos "no
significa más que las otras personas de la Trinidad, pero superior a todas las
criaturas. Todas las obras exteriores de la Trinidad, y todos los atributos divinos se
entienden inclusivamente, se aplican sin excepción a alguna de las personas.

i.) Cuando Dios es considerado absolutamente, o por él mismo, las tres personas de
la Trinidad se dan a entender. Cuando la palabra "Dios" se usa junto con otra
persona de la Trinidad, que denota el Padre (por ejemplo, 2 Corintios 13:13).

j.) Un término general puede tener un significado particular y viceversa. Por lo


tanto "todos" puede significar "muchos" y "muchos" puede significar "todos" (como
Agustín claro). Esto lo vemos con frecuencia en las Escrituras (por ejemplo,
Génesis 33:11, Éxodo 09:06, Deuteronomio 28:64, 1 Reyes 12:18, Jeremías 08:06,
26:9, Mateo 04:23, 21:26; Juan 14: 13, 1 Corintios 6:12; Filipenses 2:21). Nada
puede significar "poco" o "pequeño" (Juan 18:20, Hechos 27:33). "Ninguno" se
puede utilizar para "pocos" (Jeremías 08:06, 1 Corintios 02:08). 'Siempre' puede
significar "a menudo" o "siempre" (Proverbios 13:10, Lucas 18:01, 24:53, Juan
18:29). 'Eterno' puede significar "mucho tiempo" si que se adapte lo mejor el
contexto (por ejemplo, Génesis 17:08, Levítico 25:46, Deuteronomio 15:17, 1
Crónicas 15:02, Isaías 34:6, Daniel 2:04, Jeremías 25:9). En todas partes "puede
significar" aquí y allá "(Marcos 16:20, Hechos 17:30). Un aspecto negativo es a
menudo limitado en su significado a una cuestión en particular (por ejemplo, en el
Salmo 07:04, Juan 09:03). 'No' puede significar 'rara vez', 'apenas' o 'casi' (1 Reyes
15:05, Lucas 02:37).

3. Las propiedades gramaticales y retóricas de las palabras indican sus matices de


diferencia de significado:
Elipsis (cuando una o más palabras faltan) indica brevedad, o puede ser una
expresión de profunda emoción (Génesis 03:22, 11:04, Éxodo 22:20,23; 1 Crónicas
04:10, Salmo 06:03; Hechos 5:39).

El cambio del tiempo perfecto, en el que el pasado se utiliza para expresar lo que
sucederá en el futuro indica la certeza de lo que sucederá (Génesis 20:03, Isaías
09:06, 21:09).

Pleonasmo (repetición de una palabra o palabras), en el caso de una simple


repetición del vocabulario, indica: a) la fuerza y énfasis, las palabras significan más
que su sentido corriente (Salmo 133:2; Lucas 6:46). b) Una multitud (Génesis
32:16; Joel 3:14). c) Distribución (Levítico 17:03; 1 Crónicas 26:13, 2 Crónicas
19:05). . d) La diversidad y la variedad (Salmo 12:2; Proverbios 20:10).

Una forma diferente de pleonasmo se produce cuando un sustantivo se rige por


otro. En el singular esto es muy significativo y argumenta certeza (Éxodo 31:15;
Miqueas 2:4). En el plural significa excelencia como, por ejemplo, en el Cantar de
los Cantares, siervo de los siervos (cf. también el Salmo 136:2; Eclesiastés 1:02).

Pleonasmo en el caso de un adjetivo (a veces también de un sustantivo) significa


exageración o aumento (Éxodo 34:6; Proverbios 06:10, Isaías 06:03, Jeremías
07:04, 22:29, 24:3, Ezequiel 21: 28). En el caso de un verbo que hace que sea la
expresión más contundente y significativa, o bien indica y expresa vehemencia, la
seguridad, o la velocidad (Génesis 2:7, 46:4, Éxodo 13:17, 2 Samuel 15:30, 2 Reyes
05:11, 08:10, Salmo 50:21, 109:10, Proverbios 27:23, Isaías 06:09, 50:2, 55:2, 56:3,
Jeremías 12:16, 23:39).

Pleonasmo en el caso de una conjunción puede indicar seriedad (Ezequiel 13:10).


Una conjunción duplicada aumenta la fuerza de la negación (por ejemplo, Éxodo
14:11, Mateo 13:14).

Pleonasmo en toda una frase implica en primer lugar, la distribución (Ezequiel


46:21), en segundo lugar, el énfasis (Éxodo 12:50, Salmo 124:1, 145:18), en tercer
lugar, la repetición de una frase con otras palabras es para el esclarecimiento (2
Reyes 20:3; Salmo 6:9-10, Isaías 03:09, Juan 01:03).

Todas las figuras de lenguaje son enfáticas en su función. Se amplía el sentido de lo


que se dice. Pero además de dar placer literario y estético también sirven para
alimentar la fe, por ejemplo, cuando Cristo es puesto para el cristiano, o para la
iglesia de Dios (Mateo 25:35, Hechos 9:04). Esto sin duda trae consuelo al alma
fiel, y alimenta la fe.
Ironía (cuando lo que se quiere decir es lo contrario de lo que realmente se dice, a
veces en el contexto de burla) a menudo implica un reproche por el pecado (Jueces
10:14, 1 Reyes 18:27, 22:15, Marcos 07:09; 1 Corintios 4:08).

Las figuras del lenguaje que implican la repetición de una palabra o sonido, se
utilizan para dar énfasis (Salmo 67:5-6, Isaías 48:11, Juan 01:51). Hay un notable
ejemplo de esto en el Salmo 136, donde se utiliza la repetición en cada verso.

Una pregunta que puede indicar varias cosas: una afirmación fuerte (por ejemplo,
Génesis 04:07, 37:13, Josué 01:09, 1 Reyes 20:27, Marcos 12:24, Juan 04:35,
06:07, 10:13) ; una negación (por ejemplo, Génesis 18:04, Mateo 12:26, Romanos
3:03); imponente (2 Samuel 02:22, Salmo 79:10), la presencia de emociones como
la admiración, la compasión, la queja y la búsqueda de errores (Salmo 8:3-4, 22:01,
Isaías 1:21). Una concesión indica un rechazo y reproche (como en 2 Corintios
12:16-17).

4. Las aparentes contradicciones en las Escrituras a menudo pueden ser resueltas


por comprendiendo que los pasajes tratan con cosas diferentes, aunque el
vocabulario puede ser el mismo, o bien pueden hacerse cargo de diferentes
aspectos o perspectivas o incluso distintos marcos temporales.

Ejemplos de esto incluyen el Salmo 07:08 ("El juez me... conforme a mi justicia") e
Isaías 64:6 ("todas nuestras justicias como trapo de inmundicia"). La aparente
contradicción entre estas dos afirmaciones se resuelve cuando nos damos cuenta de
que están tratando con diferentes preocupaciones, la justicia de la causa en un caso
y el de la persona en el otro. Salmo 7 habla de la primera; Isaías 64 de la segunda.

Mateo 10:9-10 (No lleven ni oro ... ni sandalias, ni bastones") y Marcos 6:8-9 ("No
toméis nada ... excepto un bastón ... pero ... las sandalias del desgaste") nos
proporcionan otro ejemplo. Aquí los textos parecen contradecirse entre sí a menos
que reconozcamos que el relato de Mateo habla de una bastón como una carga
para sus portadores, mientras que Marcos está pensando en el valor de un personal
de mantenimiento y facilitar el viaje de un viajero, como Jacob hizo (Génesis 32 :
10). Una vez más, los zapatos que Mateo menciona son nuevos, embalados
cuidadosamente para viajar. Por el contrario las sandalias de Marcos no son
nuevas, sino son del tipo que se hubieran llevado todos los días en los pies.

Varias condiciones y advertencias deben ser observadas aquí en la armonización de


pasajes bíblicos:

a.) Los autores de las Escrituras hablan a veces de lugares y personas del pasado en
cuanto a las costumbres de la época y el lugar en el que ellos mismos escribieron.
Un ejemplo de ello se encuentra en Génesis 12:08: "Y se trasladó de allí a un monte
al oriente de Bet-el." El lugar fue llamado Bethel en los días de Moisés, sino que en
los tiempos de Abraham fue llamado Luz (Génesis 28: 19). Génesis 13:01 registra
que "Abraham subió de Egipto... hacia el sur. "Aquí" sur "no significa" al sur de
Egipto, sino al sur de donde Moisés cuando escribió. Una vez más, se nos dice que
Cristo en su Espíritu predicó a los encarcelados (1 Pedro 3:19). Se les dice que están
en prisión en relación con el momento en que Pedro escribió su carta, no el tiempo
en el que vivió Noé. Una vez más, en el contexto de los patriarcas, Dios dice en el
Salmo 105:15: "No toquéis a mis ungidos." La experiencia de Abraham, Isaac y
Jacob es aquí se describe en términos del ritual de los días en que David vivió.Los
patriarcas no recibieron una unción externa.

b.) Las alegorías o pasajes marcados por el simbolismo literario deben expuestos
según el alcance o enfoque del contexto. Así Crisóstomo dice en Mateo 8: "Las
parábolas no deben ser expuestas según el escrito, no sea que muchos absurdos
sigan." Del mismo modo, dice San Agustín, en relación con el Salmo 8: "En cada
alegoría esta regla es deben conservarse, para que aquel sea considerado de
acuerdo al propósito del presente lugar, que no se habla bajo una similitud”.

c.) Los mismos lugares y la gente de la Escritura puede tener dos nombres
diferentes. Gedeón fue llamado Jerobaal tanto (Jueces 6:32) y Jerobaal (2 Samuel
11:21). A continuación, el mismo nombre puede aparecer en diferentes formas. Así,
Salmon (Rut 4:21) se llama Salmah [Salomón] (2 Crónicas 2:11). Por otro lado,
diferentes personas y lugares pueden compartir el mismo nombre. Un ejemplo de
esto se encuentra en la genealogía con la que comienza el Evangelio de Mateo:
"Josías engendró a Jeconías ya sus hermanos sobre el momento en que se llevaron
a Babilonia. Y después de que fueron llevados a Babilonia, Jeconías engendró a
Salatiel "(Mateo 1:11-12). El nombre de Jeconías », concluye el segundo de los tres
grupos de catorce años en los que la genealogía se divide y comienza el tercero. Si
se trata de la misma persona, debe haber sólo trece personas en el segundo o el
tercer grupo. Pero si había dos hombres llamados Jeconías, padre e hijo, el
problema está resuelto.

Sucot es el nombre de tres lugares diferentes en la Escritura. La primera es en


Egipto (Éxodo 12:37), y el segundo se encuentra en la tierra de la tribu de Gad
(Josué 13:27), y el tercero en la tierra de la tribu de Manasés (1 Reyes 07:46).

d.) A veces en la Escritura, por el estilo de vida pecaminoso de un gobernante


perversamente se pueden omitir su nombre o el número de años durante los cuales
reinó. "Saúl reinó dos años sobre Israel" (1 Samuel 13:01), es decir, legalmente, o
como dice Lyra, de jure (de acuerdo a la ley o la equidad), pero por lo demás reinó
por más tiempo. Tenemos otro ejemplo en Mateo 01:08: "Joram engendró a Ozías."
He aquí tres reyes simplemente se omiten por su maldad, a saber Ocozías, Joás y
Amasías.
e.) Los períodos de tiempo se pueden observar en forma completa o incompleta.
También pueden ser contados globalmente o exclusivamente. Hay un ejemplo de
esto en 1 Reyes 15:25 y 1 Reyes 15:28. Nadab, quien comenzó a reinar en el segundo
año de Asa, se puede decir que reina dos años, aunque Baasa se dice que lo han
logrado en el tercer año de Asa. Obviamente, el 'año' final del reinado de un rey no
duraba un año completo, ya que se veía truncada por su muerte. De vez en cuando
(como en este caso) el último año apenas podría durar un mes o más. El resto del
año, entonces cuenta como un completo 'año del reinado de los sucesores.

e.) Los períodos de tiempo se pueden observar en forma completa o incompleta.


También pueden ser contados globalmente o exclusivamente. Hay un ejemplo de
esto en 1 Reyes 15:25 y 1 Reyes 15:28. Nadab, quien comenzó a reinar en el segundo
año de Asa, se puede decir que reina dos años, aunque Baasa se dice que lo han
logrado en el tercer año de Asa. Obviamente, el 'año' final del reinado de un rey no
duraba un año completo, ya que se veía truncada por su muerte. De vez en cuando
(como en este caso) el último año apenas podría durar un mes o más. El resto del
año, entonces cuenta como un año completo del reinado de cualquiera de los
sucesores.

Nos encontramos con otra aparente contradicción en la cronología si comparamos


Mateo 17:01 con Lucas 09:28. Pero esto se resuelve si reconocemos que Mateo está
contando sólo días completos mientras que Lucas también incluye los días parte de
cada lado de ellos. Por lo tanto, a pesar de las apariencias, no hay ninguna
contradicción real entre Mateo de 'seis días y de Lucas "unos ocho días. A veces, un
período de tiempo se numera inclusivamente y a veces exclusivo. Puede haber
varias razones para esto, puede ser simplemente una preferencia por el uso de un
número perfecto. Agustín dice en Éxodo, " usar un número redondo, muchas veces
lo que falta o sobra no es contado"-." Así, por ejemplo: "Mientras Israel habitaba en
Hesbón y sus aldeas, en Aroer y sus aldeas... durante trescientos años "(Jueces
11:26). Estos años de la salida de los israelitas de Egipto, se puede calcular de la
siguiente manera:

La peregrinación por el desierto: 40 años

El liderazgo de Josué: 17 años

De Otoniel: 40 años

De Ehud y Samgar: 80 años

De Barak: 40 años

De Gedeón: 40 años
De Abimelec: 3 años

De Tola: 23 años

De Jair: 22 años

El total es de 305 años (no 300). La razón de los cinco años adicionales no se
mencionan es simplemente porque el número redondo es más fácil trabajar.

Una vez más, un número redondo se puede usar simplemente para abreviar: "Así
que todos los que cayeron de Benjamín aquel día fueron veinticinco mil hombres"
(Jueces 20:46). Aquí (como una mirada a Jueces 20:35 indicará) un centenar de
benjamitas no están incluidos.

f.) Otra consideración en la interpretación de las narraciones de la historia del


Antiguo Testamento es el hecho de que cuando un rey se obstaculizó el ejercicio de
su papel dentro de la nación, ya sea por guerra exterior o de vejez, o debido a
alguna enfermedad, podría nombrar a su hijo rey en su lugar mientras él todavía
estaba vivo. En tal co-regencias los cálculos de la duración de los reinados de su
padre y el hijo a veces se incluyen los años de reinado conjunto, pero en otras
ocasiones sólo tienen en cuenta los años de reinado individual.

Esto ayuda a resolver la diferencia entre 2 Reyes 1:17 y 2 Reyes 3:01. En el año
diecisiete de Josafat su reino decidido a ayudar a Acab rey contra los sirios, y
nombró a su hijo Joram a ser virrey. En el año dieciocho del reinado de Josafat (el
segundo de su hijo) Joram hijo de Acab reinó. Luego en el quinto año de Joram hijo
de Acab, Josafat, languideciendo ahora en la vejez, confirmó su reino a Joram, que
entonces se dice que reinó ocho años: cuatro, mientras que su padre estaba vivo, y
cuatro por sí mismo después de la muerte de su padre.

Otro ejemplo se puede encontrar al comparar 2 Reyes 15:30 (lo que implica que
Jotam reinó durante veinte años) con 2 Reyes 15:33 (lo que sugiere que reinó sólo
dieciséis años). La dificultad se resuelve fácilmente. Jotam reinó durante dieciséis
años en su cuenta después de la muerte de su padre Ozías, sino además reinó
durante cuatro años más, junto con su padre (es decir, veinte años en total) desde
que gobernó el reino de su padre cuando éste tenía lepra.

g.) En el antiguo Cercano Oriente, el día se dividió artificialmente ambos en 12


horas iguales (llamados comúnmente horas planetarias, cf. Juan 11:09), y en
cuadrantes, cada uno de los cuales fue designado con el número de la hora con la
que el período comenzó. Esto nos permite armonizar Marcos 15:25, que dice que
Jesús fue crucificado en 'la tercera hora "con Juan 19:14 que dice que ya era" la
hora sexta "cuando Pilato presentó a Jesús a los Judíos. Estos dos números
pertenecen a diferentes marcos de referencia. Diferentes formas de contar las horas
del día están a la vista. Por lo tanto Cristo se dice que fue crucificado en la tercera
hora, a pesar de que aún no lo habían llevado al Gólgota a la hora sexta.

h.) Un número menor se incluye en un número mayor y más completa. "Así que la
tierra tuvo descanso por cuarenta años. Entonces Otoniel hijo de Cenaz murió
"(Jueces 03:11). Esta cifra incluye los años contados a partir de la muerte de Josué
a la muerte de Otoniel, así como los ocho años de esclavitud bajo los sirios. "La
tierra tuvo descanso por ochenta años" (Jueces 03:30). A continuación de la
muerte de Otoniel se incluyen los años de tanto Ehud y Samgar. Ya que Ehud no
podría haber sido juez durante ochenta años, que sería más de una vida. Casos
similares ocurren en Jueces 5:31; 8:28; 09:22; 10:2-3 y 11:26 en los cuarenta años
de la peregrinación en el desierto están incluidos en la cifra trescientos años.

i.) la filiación puede ser natural o jurídica. Filiación natural es por la generación,
mientras que la legal por adopción, declarada por la educación y la crianza, y por la
sucesión en el reino, y también, en el caso de la filiación levita por la ley de la
redención (véase Deuteronomio 25:5).

5. Cuando el sentido natural de un pasaje se puede determinar con la ayuda de


estos principios, el sentido que es más apropiado para el contexto debe ser asumido
por cualquier palabra que este abierta a una amplia gama de significados.

Así, por ejemplo, la palabra hebrea para "y", waw, se puede traducir en una
variedad de formas, de acuerdo con el contexto, como: 'pero', 'ya', 'hecho', 'esto es',
'para eso ',' así ', y por muchos términos similares.

Una vez más, la palabra hebrea barak puede indicar ideas tan opuestas como para
bendecir y maldecir (Job 1:05; 1 Reyes 21:10 y 11:2,9). Y jalal en Génesis 4:26 no
significa 'profana' (como a veces lo hace), sino 'empezar', por dos razones: a.)
Cuando significa 'profano' debe estar unido con el sustantivo que gobierna, pero
aquí es seguido inmediatamente por el infinitivo del verbo llamar, Qara. . b) Moisés
no contaba la profanación de la adoración de Dios como una de las razones del
diluvio, sino que sin duda se hubiesen notado si hubiera sido frecuente entre el
pueblo de Dios.

6. En nuestras Biblias en inglés, las referencias marginales a veces mencionan una


palabra griega o hebrea que indica que hay alguna variación en los manuscritos
existentes del pasaje. La lectura correcta es la que a.) Está de acuerdo con la
construcción gramatical, y con otros manuscritos confiables, y b.) Tiene sentido del
contexto y el impulso del pasaje y de acuerdo con la analogía de la fe.

Menciono esto como un principio de interpretación, no porque piense que nuestras


copias del texto hebreo y griego fueron corrompidas por la actividad maliciosa de
los judíos, como argumenta Lindanus (seguido por la Iglesia Romana). Lo
menciono simplemente para que las diversas lecturas -que han surgido a través de
una falta de habilidad o negligencia y descuido por parte de los que hicieron copias
del texto- puede ser revisada y la correcta lectura determinada.

Por ejemplo, en la mayoría de las copias del texto hebreo, el Salmo 22:16 dice kaari,
que significa, "Como un león mis manos y mis pies.' pero en algunos ejemplares del
hebreo la lectura es diferente: Kaaru,' Ellos han abierto (o perforado.) Mis manos y
mis pies "la regla que hemos adoptado indicaría que la última lectura se debe
seguir, ya que está de acuerdo con a) la construcción gramatical. b) las
circunstancias del salmo; c) algunas copias antiguas. , como los judíos mismos
reconocen.
Capitulo 6
Manejando apropiadamente la Palabra de Dios
Hasta ahora hemos estado considerando la interpretación de la Escritura. Ahora
vamos a considerar 'el corte' correcto, o 'división' de la misma. El cortar
correctamente es la manera en la que la Palabra se habilita para edificar al pueblo
de Dios: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no
tiene de qué avergonzarse, que traza bien [o corta] la palabra de verdad" (2
Timoteo 2:15).

La idea de cortar aquí es el lenguaje metafórico, posiblemente derivado de la


actividad de los levitas, que eran necesarios para cortar las extremidades de los
animales se sacrificaron con gran cuidado. Es de esta habilidad que el Mesías dice:
"Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para que yo sepa sostener con una
palabra a tiempo al que está cansado" (Isaías 50:4).

Hay dos elementos en este: 1. resolución o partición, y 2. aplicación.

Resolución
La resolución es el desdoblamiento del pasaje en sus diversas doctrinas, como el
destrenzado y el aflojamiento de la tela del tejedor. Apolos era muy hábil en hacer
esto: "porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los Judíos,
demostrando por las Escrituras que Jesús es el Cristo" (Hechos 18:28).

A veces, la doctrina se dice explícitamente en el pasaje. Esto ya se ilustra en las


referencias del Nuevo Testamento al Antiguo Testamento: "Nos hemos acusado a
Judíos y griegos, que todos están bajo pecado. Como está escrito: "No hay justo, ni
aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se han
desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera
uno "(Romanos 3:9-11). Otro ejemplo se encuentra en Hechos 2:24-27.

En otras ocasiones, una doctrina que no está expresamente declarada se extrae


correctamente en el texto porque, en un sentido u otro, se da a entender en lo que
está escrito. Hay muchos ejemplos de cómo se hace esto en la Escritura misma. Por
ejemplo:

Ejemplo 1:

Texto bíblico: Juan 10:34: "Jesús les respondió:" ¿No está escrito en vuestra
ley: Yo dije, dioses sois? "
Implicación: Juan 10:35-36: "Si llamó dioses a quienes la palabra de Dios
(y la Escritura no puede ser quebrantada): ¿Usted dice de aquel a quien el
Padre santificó y envió al mundo, 'Estás blasfemando ', porque dije:' yo soy
el Hijo de Dios?”

Ejemplo 2:

Texto Bíblico: 1 Corintios 9:9: "Porque está escrito en la ley de Moisés, '.
Deberá pongas bozal al buey que trilla" ¿No se preocupa Dios por los
bueyes? "

Implicación: 1 Corintios 9:4: "¿Acaso no tenemos derecho a comer y


beber?"

Ejemplo 3:

Texto Bíblico: Gálatas 3:10: "Porque todos los que dependen de las obras
de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no
permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para
hacerlas. "" '

Implicación: Gálatas 3:9: "Así que, los que son de fe son bendecidos con el
creyente Abraham."

Ejemplo 4:

Texto Bíblico: Gálatas 3:11: "Porque el justo vivirá por la fe."

Implicación: Gálatas 3:11: "Pero que nadie se justifica por la ley a los ojos
de Dios es evidente."

Ejemplo 5:

Texto bíblico: Hebreos 8:08: "Porque reprendiéndolos, Él dice:". He aquí


que vienen días, dice Jehová, en que haré un nuevo pacto con la casa de
Israel y con la casa de Judá”

Implicación: Hebreos 8:13: "Al decir: 'Nuevo pacto', ha declarado caduco


al primero. Ahora lo que se da por viejo y se envejece, _ próximo a
desaparecer”.

En la aclaración de doctrinas hay que tener en cuenta que un ejemplo de que es


ético, económico, político, ordinario o extraordinario, tiene la fuerza de una regla
general dentro de su propia esfera. Los ejemplos de padres son modelos para
nosotros, como lo señala Pablo: "Y estas cosas... fueron escritas para amonestarnos
a nosotros "(1 Corintios 10:11). Es un principio en la lógica de que el género está
presente en todas las especies, así como es una regla en la percepción visual de que
las especies generales de las cosas son percibidas antes de la particulares.

Ejemplo 6:

Texto Bíblico: Romanos 9:7,10: "Ni son todos hijos por ser descendientes
de Abraham, pero," en Isaac te será llamada descendencia. "Y no sólo esto,
sino también cuando Rebeca concibió de uno, incluso Isaac nuestro padre ...
"

Implicación: Romanos 9:08: ". Es decir, los que son hijos según la carne,
éstos son hijos de Dios, pero los hijos de la promesa son contados como
descendientes"

Ejemplo 7:

Texto Bíblico: Romanos 4:18,21-22: "Abraham, contrariamente a la


esperanza... está plenamente convencido de que lo que había prometido
También fue capaz de realizar. Y por lo tanto, "le fue contado por justicia."

Implicación: Romanos 4:23-24: "Ahora no fue escrita solamente por él


que se le imputa, sino también para nosotros. Será imputado a nosotros que
creemos en Aquel que resucitó a Jesús nuestro Señor de entre los muertos”.

Tenga en cuenta, sin embargo, que las doctrinas deberían deducirse de pasajes sólo
cuando sea adecuado y válido para hacerlo. Ellos deben derivarse del genuino
significado de la Escritura. De lo contrario, acabaremos sacando una doctrina
desde cualquier lugar en la Biblia.

Un ejemplo de este tipo de error es la manera en la que los proverbios 08:22 ha


sido manipulado. En este paso de la sabiduría, que es Cristo, está hablando de sí
mismo. De acuerdo con la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo
Testamento), el pasaje dice: "El Señor me ha creado." Desde esta traducción
perversamente los arrianos sostuvieron que se creó el Hijo. Pero el texto hebreo
dice: "El Señor me ha poseído" (el verbo hebreo es qanah). El Padre tiene al Hijo,
porque él fue engendrado por el Padre desde la eternidad, y porque el Padre está en
el Hijo, y el Hijo en el Padre. Y así, cuando le nació un hijo al hombre dijo que
había "un hombre poseído del Señor" (Génesis 4:01, de nuevo el verbo hebreo es
qanah). El error aquí tal vez surgió a causa de un error del escriba (accidental o
deliberada) en el texto griego.

De la misma manera, Agustín comenta el Salmo 39:10, la lectura del texto: "me
callé, porque tú me has hecho." Él hace la aplicación sutil que es una maravilla que
él-quien había dado una boca para permitir que hablara-debe contener su lengua.
Pero la palabra "yo" está en que ni el hebreo ni en el texto griego. Una vez más, en
sus comentarios sobre el Salmo 72:14 se discute la cuestión de dinero de préstamo
a interés y demuestra que esto es pecado. Pero no hay nada de esto en el texto! Dice
así: "Él redimirá su vida de la opresión y la violencia, y será su preciosa sangre en
sus ojos."

También es legítimo desarrollar analogías o alegorías. Estos son argumentos


sacados de las cosas que son como los demás. Pablo les utiliza a menudo (por
ejemplo, 1 Corintios 09:09). Pero son para ser empleadas con las siguientes
salvedades:

1. Se deben utilizar con moderación y sobriedad.

2. No deben ser exageradas, pero apropiada al tema que nos ocupa.

3. Deben mencionarse brevemente.

4. Deben ser utilizadas para la instrucción práctica, no para demostrar un


punto de doctrina.

Cualquier punto de la doctrina elaborada a partir de un texto de interpretación


adecuada se debe creer en su propia autoridad. Esta es una base suficiente para
creer en él. "Había un cierto Judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón
elocuente, poderoso en las Escrituras, llegó a Éfeso ... porque con gran vehemencia
refutaba públicamente a los Judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús es el
Cristo "(Hechos 18:24,28). Se sigue de esto que:

1. No debemos descansar nuestra fe en los testimonios humanos, ya sea de los


filósofos, o los padres. Agustín comenta sobre el Salmo 66 lo siguiente: "Si yo
hablo, que nadie oye, si Cristo habla, ¡ay de aquel que no escucha." Vuelve a decir:
"Que no nos escuchamos," estas cosas que digo, estas cosas que él dice ': pero
vamos a escuchar: "Estas cosas dice el Señor'" Sin embargo, con esta excepción: ".
A menos que se convencen a la conciencia del oyente" Fue de esta manera que
Pablo apeló al testimonio de Ararus: "Porque en. Él vivimos, nos movemos y
existimos, como algunos de vuestros propios poetas también han dicho, "Porque
también somos linaje suyo." Por lo tanto, ya que somos los hijos de Dios ...
"(Hechos 17:28-29). Asimismo, cita el dicho de Menandro, "No os dejéis engañar:"
Las malas compañías corrompen las buenas costumbres "(1 Corintios 15:33). Una
vez más, cita a Epiménides: "Uno de ellos, su propio profeta, dijo: Los cretenses,
siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos" (Tito 1:12).

Pero si se citan dichos autores seculares, debe ser con moderación. De hecho, los
precedentes bíblicos realidad omiten los nombres de los autores en estos casos.
2. Sólo unos pocos testimonios de la Escritura deben ser utilizados para la prueba
de la doctrina, a veces no hay necesidad de nada.

3. Los profetas que exponer su enseñanza de esta manera no van a ser criticados
por otros profetas (ver 1 Corintios 14:32,37).
Capitulo 7
Uso y Aplicación

La aplicación es la habilidad por la cual la doctrina que se ha preparado


correctamente de la Escritura es manejada de forma que sean apropiadas a las
circunstancias del lugar y tiempo y para la gente en la congregación. Este es el
enfoque bíblico de la exposición: "Yo apacentaré mis ovejas, y yo te llevaré a
reposar, dice el Señor Dios. "Voy a buscar lo que estaba perdido, y haré volver
amontada, vendar a los quebrantados, y fortalecer lo que estaba enfermo '"
(Ezequiel 34:15-16). "Y algunos que dudan, haciendo una distinción, pero otros
salvad, arrebatándolos del fuego" (Judas vv.22-23).

El principio básico de aplicación es saber si el pasaje es una declaración de la ley o


del evangelio. Porque cuando se predica la Palabra, la ley y el evangelio funcionan
de manera diferente. La ley expone a la enfermedad del pecado, y como efecto
secundario estimula y despierta. Sin embargo, no proporciona ninguna solución
para ello. Sin embargo, el evangelio no sólo nos enseña lo que hay que hacer, sino
que también tiene el poder del Espíritu Santo, se unió a ella. Cuando somos
regenerados por él, recibimos la fuerza que necesitamos tanto de creer el evangelio
y de hacer lo que manda. La ley es, por lo tanto, en primer lugar en el orden de la
enseñanza, y luego viene el evangelio.

Una declaración de la ley indica la necesidad de una justicia inherente perfecta, de


la vida eterna dada a través de las obras de la ley, de los pecados que son contrarias
a la ley y de la maldición que se les debe. "Porque todos los que dependen de las
obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no
permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para
hacerlas." Pero eso nadie es justificado por la ley a la vista de Dios, es evidente,
porque el justo vivirá por la fe "(Gálatas 3:10). "Raza de víboras! ¿Quién le advirtió
a huir de la ira venidera ... Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles.
Por lo tanto, todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego
"(Mateo 3:7,10). Por el contrario, una declaración del evangelio habla de Cristo y
sus beneficios, y de la fe llevando fruto en buenas obras. Por ejemplo, "Porque
tanto amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que
en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Por esta razón, muchas de las declaraciones que parecen pertenecer a la ley son, a
la luz de Cristo, para ser entendida no legalmente, sino como calificado por el
evangelio. "Bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan" (Lucas
11:28). "Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado
misterioso para ti, ni está fuera de tu alcance ... Pues la palabra está muy cerca de
ti, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas "(Deuteronomio 30:11,14). Esta
misma frase que es legal en el personaje de Moisés, es evangélica en personaje de
Pablo (Romanos 10:08). "Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan
en la ley del Señor! Bienaventurados los que guardan sus testimonios, que le
buscan con todo el corazón "(Salmo 119:1-2).

"El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama, y el que me
ama será amado por mi Padre ... Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi
Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él "(Juan 14:21,23). "Noé,
varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé" (Génesis
6:09). "Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto" (Génesis
17:1).

Básicamente, hay siete formas en que deberán solicitar, de acuerdo con siete
condiciones espirituales diferentes.

Categorías de oyentes

1. Los que son infieles y son a la vez ignorantes y enseñables. Estos deben ante
todo estar preparados para recibir la doctrina de la Palabra. Josafat envió a los
levitas a través de las ciudades de Judá, para enseñar a la gente, y para alejarlos de
la idolatría (2 Crónicas 17:9). Esta preparación debe ser en parte mediante debate o
razonamiento con ellos, con el fin de tomar conciencia de su actitud y disposición, y
en parte por reprobar cualquier pecado obvio, por lo que sus conciencias pueden
ser despertadas y tocados con miedo y pueden llegar a ser enseñables (ver Hechos
9:3-5; 16:27-31; 17:17; 17:22-24).

Cuando hay alguna esperanza de que se han vuelto enseñables y preparado, el


mensaje de la Palabra de Dios ha de ser dado a ellos, por lo general en términos
básicos concentrándose en puntos generales (como, por ejemplo, lo hizo Pablo en
Atenas, Hechos 17:30-31 ). Si no hay una respuesta positiva a este tipo de
enseñanza, a continuación, se debe explicar de una manera más detallada y
completa. Pero si permanecen imposible de enseñar y no hay esperanza real de
ganarles, ellos simplemente deben ser dejados (Proverbios 09:08; Mateo 7:06,
Hechos 19:09).

2. Los que son enseñables, pero ignorantes. Debemos instruir a estas personas por
medio de un catecismo (cf. Lucas 1:04, Hechos 18:25-26). Un catecismo es una
breve explicación de la doctrina fundamental de la fe cristiana, dada en forma de
preguntas y respuestas. Esto ayuda tanto a la comprensión y la memoria. El
contenido de un catecismo, por lo tanto, deben ser los fundamentos de la fe
cristiana, un resumen de sus principios básicos (Hebreos 5:12).

A principio de la fe es una verdad bíblica que es directa e inmediatamente ocupada


tanto de la salvación de los hombres y la gloria de Dios. Si se le niega y rechaza no
hay motivos para que podamos esperar la salvación. Hay seis de estos principios: el
arrepentimiento, la fe, el bautismo (es decir, los sacramentos), la imposición de las
manos (que es una sinécdoque para el ministerio de la Palabra), la resurrección y el
juicio final (Hebreos 6:1-3 ).

La forma distintiva de un catecismo es la forma en que maneja los elementos o


puntos fundacionales claramente mediante preguntas y respuestas (Hechos 08:37;
1 Pedro 3:21). Como Tertuliano lo dijo, "El alma no se purga con el lavado, sino con
la respuesta."

Aquí es importante reconocer la diferencia entre "leche" y "alimento sólido". Estas


categorías se refieren a la misma realidad, la diferencia entre ellos reside en la
forma y el estilo de la enseñanza. 'la leche' es una breve explicación, simple y
general de los principios de la fe que hay que creer en un solo Dios, y en tres
personas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que debemos confiar sólo en la gracia de
Dios en Cristo, que debemos creer en el perdón de los pecados, y cuando se nos
enseña que debemos arrepentirnos, abstenerse del mal y hacer el bien.

“Alimento Sólido” ', por otro lado, es un manejo detallado completo iluminador y
claro de la doctrina de la fe. Incluye exposición cuidadosa y lúcida de la enseñanza
bíblica sobre temas tales como: la condición del hombre antes de la caída, de la
caída, el pecado original y actual, la culpa humana, el libre albedrío, los misterios
de la Trinidad, las dos naturalezas de Cristo, su unión en una sola persona, el oficio
de Cristo como Mediador, la imputación de la justicia, la fe, la gracia y el uso de la
ley.

La leche debe establecerse antes de bebés, es decir aquellos que son inmaduros o
débil en el conocimiento; el alimento sólido debe ser dado a aquellos que son más
maduros, es decir a los que están mejor instruidos (1 Corintios 3:1-2, Hebreos 5 :
13).

3. Hay aquellos que tienen conocimiento, pero nunca han sido humillados. Aquí
tenemos que ver el fundamento del arrepentimiento despertado en lo que Pablo
llama tristeza según Dios (1 Corintios 7:8-10). La tristeza según Dios es el dolor por
el pecado, simplemente porque es pecado. Para despertar este afecto, es necesario
el ministerio de la ley. Esto puede dar a luz a un verdadero sentido de contrición en
el corazón, o terror en la conciencia. Aunque esto no es sano y rentable por sí
mismo, proporciona un recurso necesario para someter la obstinación pecaminosa,
y para la preparación de la mente para que sea enseñable.

Con el fin de suscitar este dolor judicial, es preciso utilizar algún tramo elegido de
la ley, que puede reprobar cualquier pecado evidente en aquellos que aún no han
sido humillados. Un dolor y arrepentimiento de un solo pecado es en esencia el
dolor y el arrepentimiento para todo pecado (Salmo 32:5, Hechos 2:23, 08:22).

Además, si alguien que está afligido con la cruz y con tragedias externas sólo tiene
una tristeza mundana, es decir, si no llorar por el pecado como pecado, pero sólo
por el castigo del pecado, No ha de darse alivio inmediato. Tal tristeza primero
debe transformarse en tristeza según Dios. Piensa en la analogía de la curación
médica. Si la vida de un hombre está en peligro a causa de la cantidad de sangre
que está perdiendo desde la nariz, sus médicos pueden prescribir que la sangre
salga de su brazo, o de algún otro lugar adecuado, con el fin de detener el flujo de la
sangre de su nariz. El motivo, por supuesto, es para salvar a alguien que está en
peligro de muerte.

Luego deje que el evangelio sea predicado de tal manera que el Espíritu Santo
trabaje eficazmente en la salvación. Ya que en la renovación de los hombres para
que puedan empezar a querer como el hacer en lo que agrada a Dios, el Espíritu
debe producir real y verdaderamente en ellos tristeza según Dios y el
arrepentimiento para la salvación.

Para el duro de corazón la ley, debe señalarse, y su maldición indicarse claramente


junto con sus amenazas. La dificultad de obtener la liberación hasta que la gente
sea compungida de corazón también se les debe enseñar (Mateo 03:07; 19:16-17;
23:13,33). Pero cuando aparece el principio de la tristeza genuina deben de ser
consolados con el evangelio.

4. Aquellos que ya han sido humillados. Aquí hay que considerar cuidadosamente
si la humillación que ya ha tenido lugar es completa y sana o solo acaba de
comenzar y todavía es ligera o superficial. Es importante que las personas no
reciban confort antes de lo que es apropiado. Si lo hacen, pueden endurecerse
después de la misma forma de hierro que ha sido lanzado en el horno se convierte
en excepcionalmente duro cuando hace frío.

Aquí hay algunas pautas para tratar con aquellos que están parcialmente
humillados. Exponer la ley cuidadosamente junto con el evangelio, por lo que está
aterrorizados por sus pecados y el juicio de Dios que ellos pueden al mismo tiempo
encontrar consuelo en el evangelio (Génesis 3:9-15; 2 Samuel 12, Hechos 8:20 -23).
Nathan nos da un ejemplo aquí. Habiendo sido enviado por Dios, recordó David a
tomar conciencia de su verdadera condición a través de una parábola, y luego lo
pronunció perdonado cuando su arrepentimiento fuese cierto.

De este modo, la fe y el arrepentimiento y el gran confort del evangelio debe ser


enseñado y se ofreció a aquellos que han sido totalmente humillados (Mateo 9:13,
Lucas 4:18, Hechos 2:37-38).

5. Los que ya creen. Debemos enseñarles:

. a) El evangelio: la enseñanza bíblica de la justificación, la santificación y la


perseverancia.

b) La ley: pero como se aplica a los que ya no están bajo su maldición, para que se
les enseñe cómo llevar el fruto de una nueva obediencia de acuerdo con su
arrepentimiento (Romanos 8:1, 1 Timoteo 1.: 9). Aquí la enseñanza de Pablo en
Romanos sirve de modelo.

c.) Aunque alguien que es justo y santo ante los ojos de Dios no debe ser
amenazado con la maldición de la ley, la oposición a la ley de su pecado remanente
todavía debe ser señalado. Como un padre puede mostrar a sus hijos lo que hará
como castigo para inducir un sentido propio del miedo de hacer el mal, así la
meditación de la maldición de la ley debe ser alentada con frecuencia en los
verdaderos creyentes, para desalentar el abuso de la misericordia de Dios debido a
la vida pecaminosa y para aumentar la humildad. Nuestra santificación es parcial
hasta el momento. A fin de que los restos del pecado puedan ser destruidos siempre
debemos comenzar con la meditación de la ley, y con un sentido de nuestro pecado,
para ser llevados a descansar en el evangelio.

6. Aquellos que se han caído. Algunos pueden haber salido parcialmente del estado
de gracia, ya sea en la fe, el conocimiento, o de estilo de vida. La falta de fe es tanto
en el conocimiento de la doctrina del evangelio o en la aprehensión Cristo. El
fracaso en el conocimiento implica la caer en el error, ya sea en una doctrina
secundaria o fundamental.

En esta situación, la doctrina específica que contrarresta su error debe expuesta y


enseñada. Tenemos que destacar su importancia para ellos, junto con la doctrina
del arrepentimiento. Pero hay que hacerlo con un amor fraternal, como dice Pablo
en Gálatas 6:1 (cf. 2 Timoteo 2:25).

Una caída de aprehender Cristo lleva a la desesperación. Con el fin de restaurar tal
necesitamos diagnosticar su estado y luego prescribir el remedio. Hay que analizar
bien la causa de la tentación o de su condición. El diagnóstico de la causa se puede
realizar adecuadamente mediante la confesión privada (cf. Santiago 5:17). Sin
embargo, para evitar que esa confesión se convertida en un instrumento de tortura
se debe regir por los siguientes principios:

El diagnóstico de la condición espiritual de una persona consiste en investigar si


están bajo la ley o bajo la gracia. Para aclarar esto hay que investigar y cuestionar
para descubrir de ellos si están descontentos con ellos mismos, porque han
desagradado a Dios. ¿Ellos odian el pecado como pecado? Ese es el fundamento del
arrepentimiento que trae la salvación. Luego, en segundo lugar, debemos preguntar
si tienen o sienten en su corazón el deseo de reconciliarse con Dios. Esta es la base
para una fe viva.

Cuando el diagnóstico se ha completado, el remedio debe ser recetado y aplicado


desde el Evangelio. Se trata de un doble objetivo:

En primer lugar, varias verdades del Evangelio deben ser explicadas y


frecuentemente grabadas en ellos, incluyendo:

a.) Que su pecado es perdonable.

b.) que las promesas de la gracia se hacen generalmente a todos los que creen. No
se hacen a individuos específicos, sino que por lo tanto, no excluyen a nadie.

c) Que la voluntad de creer es la fe misma (Salmo 145:19;. Apocalipsis 21:06).

d.) Que el pecado no anula la gracia, sino más bien (puesto que Dios convierte todo
para el bien de los que son suyos) puede dar lugar a nuevas ilustraciones de eso.

e.) Que en este mundo caído y pecaminoso todas las obras de Dios se hacen por
medios que son contrarios a él!

En segundo lugar, deben ser alentadas, en el amargor de la tentación, para


despertar la fe que ha sido ociosa, sino tapado por así decirlo. Deben convencerse
de que sus pecados son perdonados. Y deben ser alentados a luchar con fuerza en la
oración, ya sea solo o con otros, en contra del sentido carnal y la esperanza
humana. Ellos deben ser exhortados con gran seriedad a fin de que puedan hacer
estas cosas, incluso aquellos que no están dispuestos de alguna manera debe ser
constreñidos a hacerlos (Cf. Salmo 77:1-2; 130:1-2; Romanos 4:18).

Así que tales remedios pueden hacer su trabajo, el poder ministerial de "atar y
desatar" es para ser utilizado en la forma establecida en las Escrituras (2 Samuel
12:13, 2 Corintios 5:20). Si por cualquier oportunidad los problemas de melancolía
ponen problema a la mente del individuo entonces un remedio para ello debe
buscarse en privado.
El fracaso en el estilo de vida tiene lugar cuando un cristiano comete un pecado
actual, como en el caso de la embriaguez de Noé, el adulterio de David, la negación
de Pedro y los ejemplos similares. La fuerza y la disposición de la morada de gracia
se pueden perder durante un tiempo en términos de la sensación y la experiencia
de la potencia de la misma. La ley debe ser expuesta junto con el evangelio a
aquellos que han caído tanto. Cada nuevo acto de pecado requiere un nuevo acto de
fe y arrepentimiento (Isaías 1:4,16,18).

7. Iglesias con creyentes y no creyentes. Esta es la típica situación en nuestras


congregaciones. Cualquier doctrina puede ser expuesta a ellos, ya sea de la ley o del
evangelio, siempre y cuando se observen las limitaciones y circunscripciones
bíblicas (Juan 07:37). Esto fue lo que hicieron los profetas en sus sermones, cuando
se anunció el juicio y la destrucción de los impíos, y prometió la liberación en el
Mesías a los que se arrepintieron.

Pero ¿qué pasa si alguien en la congregación se desespera, cuando el resto están


endurecidos? ¿Qué debe hacerse? La respuesta es: los que se endurecieron se les
debe hacer oír la ley circunscrita dentro de los límites de las personas y de los
pecados en vista. Pero la conciencia afectada debe ser ayudada a escuchar la voz del
Evangelio aplicado especialmente a ella.
Capitulo 8
Variedades de Aplicaciones
La aplicación es de dos tipos, mental y práctica.

Aplicación Mental

Aplicación Mental se ocupa de la mente y tiene que ver ya sea con la doctrina o la
reprensión (2 Timoteo 3:16-17). Cuando se trata de la doctrina, la enseñanza bíblica
se utiliza para informar a la mente para que esta llegue a un juicio correcto sobre lo
que es debe ser creído. La reprensión usa la enseñanza bíblica con el fin de
recuperar la mente del error.

Cuando la falsa enseñanza es refutada durante la exposición de la Escritura las


siguientes precauciones deben ser observadas:

1. Asegúrese de que usted entiende a fondo el tema en cuestión, o el estado de la


cuestión a tratar.

2. Reprenda sólo los errores que en la actualidad aquejan a la iglesia. Deje otros,
solo si se encuentran muertos en la historia pasada, o si no son relevantes a la
gente, a menos que sepa que el peligro espiritual aún puede surgir de ellos. Esta era
la situación descrita en el Apocalipsis, capítulo dos, cuando la iglesia de Pérgamo
fue advertida de tener cuidado de los nicolaítas, cuya enseñanza ya había influido
en algunos de ellos (Apocalipsis 2:12-17).

3. Si el error no es fundamental para el evangelio, la refutación debe hacerse no


sólo de una manera verdaderamente cristiana (como siempre debería ser el caso),
sino también en una manera amistosa. Un desacuerdo suave y fraterno es necesario
en este caso.

Aplicación Práctica

Aplicación práctica tiene que ver con el estilo de vida y comportamiento, y consiste
en la instrucción y corrección.

La instrucción es la aplicación de la doctrina que nos permita vivir bien en el


contexto de la familia, el estado y la iglesia. Se trata tanto de ánimo y exhortación
(Romanos 15:04).

La corrección es la aplicación de la doctrina de una manera que transforma vidas


marcadas por la impiedad e injusticia. Esto involucra amonestación. Esta
advertencia se debe hacer por lo general al principio, sin hacer referencia a las
circunstancias específicas. Este principio está bien ilustrado en 2 Samuel 12 donde
Nathan primero hizo David consciente de su pecado por medio de una parábola
general. Pablo parece haber adoptado un enfoque similar (véase Hechos
19:26,35,37).

Si este tipo de reprensión no da fruto, debe ser expresada de manera más detallada
(ver 1 Timoteo 5:20). Pero nuestras expresiones de odio por el pecado siempre
deben estar acompañadas por un evidente amor por la persona que ha pecado.
Siempre que sea posible que el ministro debe incluirse a sí mismo en sus reproches.
De esta manera, la predicación, la enseñanza y consejería se expresarán en un
espíritu suave y apacible (cf. Daniel 4:16-19, 1 Corintios 4:06, Gálatas 2:15).

Estos diferentes tipos de aplicaciones se pueden emplear con respecto a cada frase
de la Escritura. Sin embargo, puede ser útil usar un ejemplo sobre la base de lo que
Matthias Flacius Illyricus (1520-1575), luterano, ha escrito en Mateo 10:28, donde
Jesús exhorta a sus discípulos que no temáis a los que matan sólo el cuerpo, sino
más bien temed a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

Sería fácil obtener una gran variedad de doctrinas de este texto, tanto en relación
con nuestra confesión de la fe y de la providencia de Dios:

Doctrina

1. Es necesario que nosotros confesamos públicamente la doctrina que conocemos


cada vez que surja la necesidad.

2. Debemos hacer esta confesión, incluso si eso significa correr el riesgo de la


pérdida de nuestros bienes y nuestras vidas.

3. Debemos despreciar el valor de nuestras vidas, en comparación con el valor que


le damos a Cristo y su verdad.

4. Los castigos eternos, que se registre tanto en el alma y el cuerpo están


preparados para aquellos que no tienen miedo de negar a Cristo y su verdad.

5. Dios está decidido y listo para gobernar y guiar a nosotros, para que podamos
hacer nuestra confesión correctamente.

6. La providencia de Dios no es sólo general, sino particular, e incluye los detalles


más pequeños, hasta los cabellos de nuestra cabeza!

Reprensión

1. Es un error pensar que es adecuado sólo abrazar en el corazón de la fe y la visión


correcta de la religión. Es igualmente erróneo imaginar que se encuentra dentro del
poder humano entre tanto el conceder o afirmar nada delante de los hombres,
como el estado del lugar, tiempo y personas exige, sobre todo cuando la vida parece
estar en peligro inminente de terminar.

2. Los epicúreos están en error cuando niegan la divina providencia, pensando que
por debajo de la majestad de Dios el cuidar los asuntos humanos.

3. Los estoicos están en un error cuando se imaginan que todas las cosas son
gobernadas por el destino (o por alguna necesidad irresistible y violenta).

4. Los que desplazan la sabia ordenación de la providencia divina con el azar y la


fortuna también se equivocan.

5. Los pelagianos están en un error al atribuir más allá de lo justificado a la fuerza


del hombre, como si estuviera en poder de los hombres el abrazar la fe en su propio
placer o para continuar firmemente en ella y sin miedo confesar hasta el final.

6. Otros yerran cuando dependen más de las cosas externas y riquezas inestables
que en el poder y la bondad de Dios.

Instrucción

1. Debe, en toda la extensión de su poder, esforzarse por tener un verdadero temor


de Dios a la vista, ya que ahora ha aprendido que el único Dios es más temible que
todos los hombres.

2. Usted debe aprender a despreciar las cosas humanas hasta el punto de que usted
siempre desee, habiendo las abandonado, dejar este mundo y estar con Cristo en el
cielo.

3. La consideración de la providencia especial de Dios debe enseñar a pensar en la


presencia de Dios que todo lo ve y todo lo sabe, en busca de su ayuda, así como
para creer que usted está ayudado en todas las cosas, y por último, que no hay
peligro tan terrible, sino que él es capaz y está dispuesto a librarlo de ella, cuando
sea el momento.

Corrección

1. Estas palabras de Cristo corrigen la negligencia de los que no oran por amor
sincero, de modo que inflamado por él no se negaban a entregar su vida por su
nombre.

2. Hay, también, una crítica a la negligencia de los que no reconoce ni ven la


providencia de Dios manifestándose en todas las cosas.
3. Hay reprensión aquí para aquellos que no dan gracias a Dios por su promesa en
su providencia para gobernar y defender nos en todo lo que nos preocupa.

4. Los que abusan de la buena creación de Dios son reprendidos aquí, ya que es
claro que Dios cuida de todas las cosas. Cualquier pasaje de la Escritura puede ser
manejado de esta manera. Tenga en cuenta, sin embargo, que no hay que tratar de
exponer cada doctrina en todas las ocasiones, sino sólo las que se puede aplicar
adecuadamente a las actuales experiencias y la situación de la iglesia. Éstas deben
elegirse cuidadosamente, y limitadas a unas pocas, no sea que los que oyen la
Palabra de Dios expuesta se sientan abrumados por el gran número de
aplicaciones.
Capitulo 9
El Uso de la Memoria

Debido a que es habitual predicar directamente desde el corazón (o memoria), hay


que decir algo aquí en conexión con el uso de la memoria.

Ayudas para la memoria artificial, como las que dependen de los lugares que
recuerdan y las imágenes pueden enseñarnos grabarnos sermones en la memoria
con facilidad, pero no pueden ser aprobados, por varias razones:

1. Ayudas para la memoria que implican la estimulación de una imagen para


desencadenar la memoria nos involucran en una actividad no espiritual. Este
método requiere absurdas, indigna y, realmente, los pensamientos monstruosos.
Esto es especialmente cierto para aquellos que puedan aumentar e inflamar los
afectos más corruptos de la carne.

2. Formas artificiales de recordar opacan la mente y la memoria. Requieren en vez


de una sola memoria una triple: primero recordar los lugares, las imágenes y, a
continuación, en tercer lugar lo que en realidad hay que decir.

Es más útil en la preparación para la predicación, que cuidadosamente


imprimamos en nuestra mente con la ayuda de un modo axiomático, silogístico o
metódico de pensamiento-las diversas pruebas y aplicaciones de las doctrinas, las
ilustraciones de las aplicaciones, y el orden en que tenemos la intención de
exponerlas. No hay necesidad de estar excesivamente preocupados por las palabras
precisas que utilizaremos. Como Horace dice, las palabras "no seguirán
involuntariamente el asunto que está premeditado."

La práctica de memorizar un manuscrito de un sermón palabra por palabra tiene


muchas desventajas. Por un lado, se trata de una enorme cantidad de trabajo. Por
otra parte, si en nuestra ansiedad perdemos el lugar, entonces la congregación
estará en dificultades y nuestra propia mente terminará en un estado de confusión.
Además, esta práctica impide la libertad de la pronunciación, la acción y el Espíritu
dado por el flujo de los afectos espirituales, porque nuestras mentes están casi
obsesionadas con el hecho de la memoria, que se ha cargado con la información
tanto nos va a fallar.
Capitulo 10
Predicando la Palabra
Hemos hablado de la preparación de la sustancia del sermón. Ahora tenemos que
pensar en la propia predicación actual. Aquí hay dos cosas esenciales: a.) el
ocultamiento de la sabiduría humana, y b) la demostración o manifestación del
Espíritu.. La sabiduría humana debe ser ocultada, tanto en el contenido del sermón
y en el lenguaje que utilizamos. La predicación de la Palabra es el testimonio de
Dios y de la profesión del conocimiento de Cristo, no de la inteligencia humana.
Además, los oyentes no deberían atribuir su fe a los dones de los hombres, sino al
poder de la Palabra de Dios (1 Corintios 2:1-2,5). Pero esto no significa que los
púlpitos se caracterizarán por una falta de conocimiento y educación. El ministro
puede, y de hecho debe, en privado hacer uso gratuito de las artes en general y de la
filosofía, así como emplear una amplia variedad de lecturas mientras está
preparando su sermón. Pero en la exposición pública éstos deben ser ocultados de
la congregación, no desfilándolos ostentosamente ante ellos. Como dice el
proverbio latino, Artis etiam celare Artem-tambien es un punto de arte el ocultar
el arte.

La "demostración del Espíritu" (1 Corintios 02:04) se convierte en una realidad


cuando, en la predicación, el ministro de la Palabra se comporta de tal manera que
todo el mundo-incluso los que no conocen el Evangelio y son incrédulos-reconocen
que no es tanto el predicador que habla, sino el Espíritu de Dios en él y por él
(Miqueas 3:8; 1 Corintios 02:04; 14:24-25; 4:19-20). Esto es lo que hace que su
ministerio vivo y poderoso (Lucas 11:27).

Esta "demostración" llegará a la expresión ya sea de palabra o de gesto. El discurso


debe ser espiritual y piadoso. El discurso espiritual es el discurso que el Espíritu
Santo enseña (1 Corintios 02:13). Es a la vez simple y claro, adaptado a la
comprensión de los oyentes y apropiados para expresar la majestad del Espíritu
(Hechos 17:2-3, 2 Corintios 4:2-4, Gálatas 3:01). Por esta razón, ninguno de
vocabulario especializado de las artes, ni frases griegas y latinas, ni giros extraños
de la frase se debe utilizar en el sermón. Estos distraen las mentes de los oyentes
que no pueden ver la conexión entre lo que se ha dicho y lo que sigue. Además, las
palabras inusuales dificultan en vez de ayudar a la gente en sus esfuerzos por
comprender lo que se dice. Y también tienden a sacar sus mentes lejos del asunto
en cuestión a otras cosas. En este sentido, también, la simple narración de
historias, así como las declaraciones vulgares o tontas deben evitarse.

El discurso gracioso expresa la gracia del corazón (Lucas 04:22, Juan 07:46). Esta
gracia es ya sea de la persona o del ministerio.
La gracia de la persona es la santidad del corazón y de una vida sin mancha.
Mientras que éstos por sí mismos no califican a nadie a ser un ministro, no se
puede hacer el trabajo del ministerio sin ellos, por varias razones.

1. Debido a que la doctrina de la Palabra es difícil de entender y practicar. En


consecuencia, el ministro debe expresar lo que enseña con su ejemplo, como
una especie de modelo o tipo de su propio mensaje (Filipenses 4:08, 1
Timoteo 4:12, 1 Pedro 5:03).
2. 2. Una persona no es piadosa, por mucho que comprenda las Escrituras, si
no posee un sentido interno y la experiencia de la Palabra en su corazón
(Génesis 18:17-19; Salmo 25:8-9; Amos 3:7) .
3. 3. Dios aborrece el discurso piadoso que no se une a una vida piadosa
(Salmo 50:16-17). Como Gregorio Nacianceno (c.329-c.389), dijo, es tan
extraño ver a alguien que se supone que debe guiar a otros en el camino
deambulando fuera del camino sí mismo, ya que es como ver a un médico
con signos de enfermedad en su propio cuerpo.
4. 4. Es uno de los secretos del ministerio que el ministro debe cubrir sus
debilidades, para que no sean evidentes. La gente común no distingue entre
el ministerio y el ministro. No son capaces de ver la importancia del
ministerio sin evaluar primero la persona del ministro. Herodes oyó Juan
Bautista de buena gana, no porque fuera un buen ministro, sino porque era
un buen hombre (Marcos 6:20). Gregorio Nacianceno golpea en el clavo una
vez más, cuando dice: "El que enseña la sana doctrina, y vive perversamente,
alcanza con una mano lo que golpea con la otra." Juan Crisóstomo (347-
407), al comentar sobre Mateo 20, dice : "el doctor de la Iglesia al enseñar
bien y vivir bien enseña a la gente cómo se debe vivir así, pero al vivir
enfermo instruye a Dios cómo condenarlo." . "Y de nuevo:". Se trata de un
asunto fácil demostrar la sabiduría en palabras, enséñame a vivir por tu
vida, esta es la mejor enseñanza "Las palabras no hacen tan grande una
impresión en el alma, al igual que las obras!
5. Un ministro que es inicuo, ya sea abiertamente o en secreto, no es digno de
estar ante la presencia del Dios santo y todopoderoso (Levítico 10:03; Isaías
6:6-8; Jeremías 15:19). Es por eso que los juicios de Dios permanecen para
los ministros malvados tiemblen (1 Samuel 2:17,25).

Santidad

La santidad consiste en los siguientes elementos en la medida que se refiere al


predicador:

1. Una buena conciencia (Hechos 24:16, 2 Corintios 1:12, 1 Timoteo 1:19). Sin
esto, se cerrará la boca del predicador (Isaías 56:10).
2. Un sentido interno de la doctrina que debemos predicar. La madera que es
capaz de arder no se le prende fuego a menos que el fuego es puesto en ella.
Del mismo modo, cualquier persona que anima los afectos piadoso y deseos
en los demás primero debe tener afectos piadoso sí mismo. Por lo tanto,
cualquiera que sea la respuesta de un sermón en particular requiere que
primero sea despertado en privado en nuestras mentes, para que podamos
encender la misma llama en nuestros oyentes.
3. El temor de Dios, para que, llenos de un sentimiento reverente de la
majestad de Dios, hablemos con seriedad y con moderación.
4. Un amor por el pueblo (1 Tesalonicenses 2:07). Para alentar este afecto, el
ministro debe orar seriamente y con fervor por el pueblo de Dios (1 Samuel
12:23).
5. El ministro también debe ser digno de respeto por su constancia, la
integridad, la seriedad y la veracidad. Él debe saber cómo respetar a los
demás en privado o en público, de acuerdo con el carácter de su
congregación.
6. Él debe ser templado, conteniendo interiormente los sentimientos fuertes.
Tanto su estilo externa de la conducta y sus gestos deben ser moderados y
directos. De este modo, estará marcado por la dignidad y autoridad. Por lo
tanto él no debe ser ni avaro, ni un gran bebedor, ni contencioso, ni tener un
carácter belicoso, ni dado a explosiones de ira. Los que son más jóvenes
deben dedicarse a la piedad, y rechazar los deseos de la juventud (1 Timoteo
4:7).

Gracia

La gracia del ministro consta de las siguientes cualidades:

1. Él debe ser capaz de enseñar (1 Timoteo 3:2). Pablo no quiere decir


simplemente que sea altamente deseable que este don este presente, sino
que es tan esencial que no puede estar ausente. Esta es la razón que Gregorio
Nacianceno rechazó un obispado. Teofilacto comenta sobre este pasaje que
"este deber de enseñar es sobre todos los demás [todos los demás deberes]
en aquellos que son obispos." Lo que es más, en los concilios de Nicea y
Mileto, esto fue impuesto en lugar de castigo: el tener el nombre de ministro
pero no ser permitido predicar el evangelio.

2. La autoridad por el cual el predicador habla como el embajador del gran


Jehová (Tito 2:15; 1 Pedro 4:11).
3. El celo, para que , en su anhelo por la gloria de Dios él buscará a través de su
ministerio cumplir y hacer realidad el decreto de la elección de Dios de los
hombres y las mujeres a la salvación (Job 32:18-19, Colosenses 1:28-29, 2
Timoteo 2 : 25).

Los gestos físicos

Los gestos involucran la acción de cualquiera ya sea la voz o el cuerpo.

La voz debe ser lo suficientemente fuerte para que todos puedan oír (Isaías 58:1,
Juan 7:37, Hechos 02:14). En la exposición de la doctrina en un sermón que
debería ser más moderado, pero en la exhortación más ferviente y vehemente.
Debe haber un peso sobre los gestos del cuerpo en la que será a su manera
agraciara al mensajero de Dios. Es conveniente por lo tanto, que el predicador
mantenga el tronco de su cuerpo erguido e inmóvil, mientras que las otras partes
como el brazo, la mano, la cara y los ojos pueden expresar y (por así decirlo) hablar
los afectos espirituales de su corazón.

La Escritura proporciona ilustraciones de la fuerza comunicativa de las acciones


físicas. El levantamiento de los ojos y la mano significa confianza (2 Crónicas 6:13-
14, Hechos 07:55). El abatimiento de los ojos indica dolor y tristeza (Lucas 18:13).
En cuanto a los gestos, no podemos establecer otros principios, pero aquí el
ejemplo de ministros piadosos ampliamente respetados le servirá de guía.
Capitulo 11
La oración pública
Hemos estado considerando la predicación de la Palabra. Ahora, por fin, algo hay
que decir acerca de liderazgo en la oración pública. Este es el segundo aspecto de la
profecía. En ella, el ministro es la voz del pueblo para pedir a Dios (1 Samuel 14:24,
Lucas 11:01).

A este respecto, hay que señalar los siguientes puntos:

1. El tema de la oración pública debe ser, en primer lugar, las deficiencias y


pecados de la gente, y luego las gracias de Dios y las bendiciones que están
en necesidad (1 Timoteo 2:1-2). Tertuliano dice: "Nosotros oramos por todos
los emperadores, para que puedan obtener una larga vida, un reinado
tranquilo, una familia segura, los ejércitos valerosos, un Consejo fiel, leales
súbditos, un mundo pacífico, y todo lo que es deseado de un hombre y del
César”.
2. Una vez más, "Oramos por los emperadores por sus ministros y autoridades,
por la condición de los tiempos, por la tranquilidad de sus asuntos, y por el
retraso de su muerte." La Oración del Señor cubre estas áreas en seis
apartados: la gloria de Dios, de Dios reino, y nuestra obediencia, la
preservación de la vida, el perdón de los pecados, y el fortalecimiento del
espíritu. La forma de la oración debería ser la siguiente: Una voz, la del
ministro solo, debería llevar a la oración, la congregación unirse en silencio
pero indicando su acuerdo al final diciendo: "Amén" (Nehemías 8:06,
Hechos 4: 24, 1 Corintios 14:16). Esta era la práctica de la iglesia primitiva,
como Justino dice: "Amén." Cuando el presidente ha terminado sus
oraciones y acciones de gracias, a todos los presentes gritar con una
aprobación favorable, diciendo: " Amén”.
3. Pero la única voz que expresa las oraciones colectivas de la congregación
necesita ser entendido (1 Corintios 14:15). No debe dar lugar a la oración de
una manera irregular y abrupta, pero con un flujo constante de peticiones,
para que se eviten las repeticiones vacías (Mateo 06:07).
4. Hay tres elementos en la oración: a) cuidadosamente pensando en el
contenido apropiado para la oración; b) Ajuste de los temas en un orden
adecuado; c) Expresando la oración para que se haga en público de una
manera que es edificante para... la congregación. Al Trino Dios sea la gloria!
Resumen

La predicación implica:

1. Leer el texto con claridad de las Escrituras canónicas.

2. Explica el significado de las mismas, una vez que se ha leído a la luz de las
Escrituras mismas.

3. Recopilar algunos puntos provechosos de la doctrina del sentido natural del


pasaje.

4. Si el predicador está adecuadamente dotado, aplica las doctrinas de esta manera


explicando la vida y la práctica de la congregación en forma directa y usando el
habla normal.

El corazón del asunto es el siguiente:

Predica un Cristo,

Por Cristo,

Para alabanza de Cristo.

Soli Deo Gloria

¡Sólo a Dios sea la gloria!