Você está na página 1de 26

Ler História | 70 | 2017

70
2017

Ler História
Associação de Atividades Científicas
Edifício ISCTE-IUL, Av. das Forças Armadas
1649-026 Lisboa, Portugal
G. R. Gonçalves, M. A. Póvoa | Introdução

N.º 70/2017 – Revista semestral


Ler História é uma revista publicada com arbitragem científica, de circulação internacional. Está classifica-
da e indexada na Scopus, SCImago, CrossRef, EBSCO, Historical Abstracts, Latindex, ERIH Plus, entre
outros.
2
Diretor José Vicente Serrão, CIES-IUL, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa

Diretor-adjunto Frédéric Vidal, CRIA, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa


Redação Ângela Barreto Xavier, ICS, Universidade de Lisboa; Fátima Sá e Melo Ferreira, CIES-IUL, ISCTE
– Instituto Universitário de Lisboa; Graça Índias Cordeiro, CIES-IUL, ISCTE – Instituto Univer-
sitário de Lisboa; Luís Nuno Rodrigues, CEI-IUL, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa;
Maria Fernanda Rollo, IHC, Universidade Nova de Lisboa; Maria Inácia Rezola, IHC, Instituto
Politécnico de Lisboa; Maria João Vaz, CIES-IUL, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa;
Miriam Halpern Pereira, CIES-IUL, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa; Sérgio Campos
Matos, CHUL, Universidade de Lisboa.

Secretariado Pedro Cerejo

Antigas Diretoras Miriam Halpern Pereira (1983-2008)


Magda Pinheiro (2009-2013)
Fátima Sá e Melo Ferreira (2014-2016)

Consultores António Firmino da Costa, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa, Portugal; David Hancock,
University of Michigan, EUA; Eloy Férnandez Clemente, Universidad de Zaragoza, Espanha;
Fernando Bouza Alvarez, Universidad Complutense de Madrid, Espanha; Irene Vaquinhas,
Universidade de Coimbra, Portugal; John Thornton, Boston University, EUA; Jorge Fernandes
Alves, Universidade do Porto, Portugal; Jorge Manuel Flores, European University Institute, Itá-
lia; José Luís Cardoso, Universidade de Lisboa, Portugal; José M. Brandão Brito, Universidade
de Lisboa, Portugal; Laura de Mello e Souza, Universidade de São Paulo, Brasil; Lúcia Bastos,
Universidade do Estado do R. Janeiro, Brasil; Maria Beatriz Nizza da Silva, Universidade de
São Paulo, Brasil; Maria Carlos Radich, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa, Portugal;
Manuela Tavares Ribeiro, Universidade de Coimbra, Portugal; Maurizio Ridolfi, Università degli
Studi della Tuscia (Viterbo), Itália; Nélia Dias, ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa, Portu-
gal; Ramón Villares, Universidade de Santiago de Compostela, Espanha; Raquel Henriques da
Silva, Universidade Nova de Lisboa, Portugal; Robert Rowland, ISCTE – Instituto Universitário
de Lisboa, Portugal; Sanjay Subrahmanyam, University of California (Los Angeles), EUA; Serge
Gruzinski, École des Hautes Études en Sciences Sociales, França; Walter Rossa, Universidade
de Coimbra, Portugal.

© Todos os direitos reservados de acordo com a legislação em vigor


Endereço da Redação | Revista «Ler História»
Edifício ISCTE-IUL – Av. Forças Armadas, 1649-026 Lisboa – Portugal
ler.historia@iscte-iul.pt | http://lerhistoria.revues.org/
Propriedade do título | ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa
Editor | ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa
Capa | Marta Figueiredo
Paginação | Ana Paula Silva
Impressão | Artipol, Artes Tipográficas, Lda. – Apartado 3051 – 3754-901 Águeda
Periodicidade | Revista semestral
Distribuição | ISCTE – Instituto Universitário de Lisboa
Tiragem | 200 exemplares
Preço da Capa | 12,47 + 6% IVA = 13,22 
ISSN | 0870-6182 e-ISSN | 2183-7791
Depósito legal | 87039/95
Ler História | 70 | 2017

70 | SUMÁRIO

Editorial
José Vicente Serrão......................................................................................................... 5 3

  DOSSIER: A POLÍCIA E AS POLÍCIAS NO MUNDO IBERO-AMERICANO, 7


SÉCULOS XIX E XX

A polícia e as polícias no mundo ibero-americano: introdução


Gonçalo Rocha Gonçalves e Marco Alpande Póvoa..........................................................  9

Entre el orden y la fuerza bruta: una historia política de la policía


de Buenos Aires, 1852-1880
Diego Galeano.................................................................................................................  15

Gendarmes, inspectores y comisarios: historia del sistema policial


en la Ciudad de México, 1870-1930
Diego Pulido Esteva.........................................................................................................  37

Bloqueios políticos e dinâmicas organizacionais na polícia portuguesa


durante a Primeira República
Gonçalo Rocha Gonçalves e Marco Alpande Póvoa..........................................................  59

Entre la republicanización y la militarización. Las transformaciones


de las fuerzas policiales en la Segunda República española, 1931-1936
Sergio Vaquero Martínez..................................................................................................  79

  ARTIGOS 93

Direitos de propriedade em terras rebeldes: as sesmarias dos Palmares


de Pernambuco, 1678-1775
Felipe Aguiar Damasceno.................................................................................................  95

O Estado, o interesse nacional e o poder de pressão das elites regionais:


a institucionalização da região vinícola do Dão, 1907-1910
António Rafael Amaro.......................................................................................................  121

Protestas populares por las subsistencias en el Alentejo


durante la Gran Guerra, 1914-1918
Jesús-Ángel Redondo Cardeñoso..................................................................................... 141

O Estado Novo e a repressão da homossexualidade, 1933-1943


Ana Clotilde Correia......................................................................................................... 161

  ESPELHO DE CLIO 183

Até que ponto a história nos torna mais humanos?


Serge Gruzinski................................................................................................................ 185
O historiador como língua do passado. Entrevista a Stuart B. Schwartz
Graça Almeida Borges...................................................................................................... 199

  EM DEBATE 217

A escrita da história na China: o historiador sem alternativa?


Ensaio bibliográfico
António Vilhena de Carvalho............................................................................................. 219

Recensões...................................................................................................................... 231
Resumos, Abstracts, Résumés....................................................................................... 235
Ler História | 70 | 2017 | pp. 15-36

ENTRE EL ORDEN Y LA FUERZA BRUTA: UNA HISTORIA POLÍTICA


DE LA POLICÍA DE BUENOS AIRES, 1852-1880

15
Diego Galeano
| Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro, Brasil
dgaleano@puc-rio.br

Hubo un tiempo en que la ciudad de Buenos Aires tenía una policía


que llevaba su nombre: la “Policía de Buenos Aires” existió entre 1822 y
1880, período en el que estaba subordinada al gobernador de la provincia.
Luego fue cambiando de denominación, abandonando algunas tareas, incor-
porando otras nuevas. En esos años, la historia de la policía “porteña” vivió
atravesada por los avatares de una dinámica política inestable, que tuvo a la
ciudad capital (y a los ingresos aduaneros generados por su puerto) como
eje de las disputas entre las elites bonaerenses y las federales. La caída del
gobierno de Juan Manuel de Rosas luego de la Batalla de Caseros (1852)
implicó la separación del Estado de Buenos Aires de la Confederación
Argentina, iniciando un enfrentamiento que terminó con el triunfo de Bue-
nos Aires en la Batalla de Pavón (1861) y con el proceso de reunificación
nacional liderado por las elites porteñas. Sin embargo, la “cuestión de la
capital” continuó siendo un espacio de disputas (Pirez 1996; Botana 2000).
Entre 1860 y 1880, la ciudad de Buenos Aires fue la sede provisoria de las
autoridades nacionales, mientras la policía que custodiaba sus calles seguía
dependiendo del gobierno provincial.
Esa ambigüedad comenzó a resolverse con la federalización de Buenos
Aires en 1880 y la construcción ex nihilo de una capital para la Provincia
de Buenos Aires, la ciudad de La Plata, que se convirtió en la cabecera de
una nueva policía. De este modo, la antigua Policía de Buenos Aires (a
la vez urbana y provincial) fue dividida en dos instituciones diferentes: la
“Policía de la Provincia de Buenos Aires” (que existe hasta nuestros días) y la
“Policía de la Capital” (1880-1943), cuya novedad era que pasaba a recibir
órdenes del poder ejecutivo nacional por intermedio del ministro del interior.
Sin embargo, lejos de ser una solución definitiva para la policía porteña,
la capitalización de Buenos Aires fue el comienzo de una querella: ¿debía
convertirse en una policía metropolitana o cumplir una misión federal que,
según el discurso de muchos policías, estaba presente desde sus orígenes?
La nueva Policía de la Capital parecía seguir el primer camino, aunque, al
ser un poder en manos del gobierno nacional, en la práctica recaían sobre
ella algunas atribuciones que excedían la jurisdicción urbana. La creación
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

de la “Policía Federal Argentina” en 1944 acabó reconociendo esa realidad,


pero nunca resignó el monopolio de la vigilancia de la ciudad en la que
tenía sede, perpetuando así un modelo híbrido de una fuerza de seguridad
16 a la vez urbana y federal.
Ese debate parece no agotarse nunca y, en estos últimos años, fue revi-
talizado, desde que la reforma constitucional de 1994 le otorgó a la ciudad
de Buenos Aires el estatus de estado autónomo con capacidad de organizar
su propia policía. Sin embargo, en 2008 se creó una “Policía Metropolitana”
y, a lo largo de casi una década, naufragaron los intentos de “traspasar” las
comisarías seccionales de la órbita de la Policía Federal Argentina a la nueva
institución, dejándola en una posición de gran debilidad y escaso control
territorial. Recientemente, el traspaso entró en fase de concreción cuando
el gobierno de la ciudad y el nacional anunciaron, en 2016, la creación
de la “Policía de la Ciudad”, que promete absorber a la Metropolitana y
hacerse cargo de las comisarías. Policía de Buenos Aires, Policía de la Capi-
tal, Policía Federal Argentina, Policía Metropolitana, Policía de la Ciudad:
muchos nombres para el mismo problema de vigilar la principal ciudad de
la Argentina, núcleo del poder político y económico del país.
Este artículo pretende reconstruir los debates que atraviesan la historia
política de la Policía de Buenos Aires en su más de medio siglo de duración.
El foco analítico se sitúa entre los años 1850 y 1880, cuando adquirió fuerza
la demanda de una reforma capaz de convertirla en lo que se denominó
“policía de seguridad”. Se intentará rastrear el lenguaje político que hizo
posible esa reforma policial en la obra de escritores como Juan Bautista
Alberdi, Vicente Fidel López, Domingo Faustino Sarmiento y Esteban
Echeverría. Sus dichos y escritos serán puestos en diálogo con otras fuen-
tes documentales producidas en sede policial: reglamentos, memorias del
Departamento de Policía, revistas y manuales de instrucción dirigidos a la
tropa. Pese a que la policía (y la cuestión del uso de la fuerza pública) no
ocupaba un lugar central en la obra de estos letrados, opositores al gobierno
de Juan Manuel de Rosas, la espinosa institución comenzó a llamar más su
atención después de la caída del rosismo en 1852.1 Si desde entonces hubo
cierto consenso en torno de la necesidad de una reforma policial, también
surgieron proyectos alternativos, y en algunos casos antagónicos, en cuanto
a la manera de llevarla a cabo.
La historiografía sobre la policía de Buenos Aires ha atravesado tres
etapas diferentes. El primer impulso surgió dentro de los muros de la pro-

1 Sobre la construcción del orden rosista ver Salvatore (2003).


Ler História | 70 | 2017

pia institución en el marco de las celebraciones del primer centenario de


la República Argentina (1910) y se extendió hasta bien entrados los años
1970. Esta tradición de policías aficionados en el estudio del pasado ins-
titucional comenzó con la obra del comisario Leopoldo López, a quien la 17
jefatura encomendó la elaboración de una reseña histórica (López 1911).
La edición estuvo a cargo de la Imprenta de Policía, talleres gráficos creados
en 1884 para imprimir las órdenes del día que se distribuían en las comi-
sarías seccionales, pero que poco después comenzaron a producir textos de
dogmática utilizados en las incipientes escuelas de agentes, entre los cuales
se contaban – precisamente – los libros que difundían la versión ortodoxa
de la historia policial.
En la década de 1930, esa línea derivó en la creación de una editorial
llamada Biblioteca Policial, que dirigió Enrique Fentanes. Uno de los primeros
títulos fue la Historia de la Policía en la Ciudad de Buenos Aires, escrita por
un comisario (Cortés Conde 1937). Mientras la reseña de López remitía
los orígenes de la policía porteña a la creación del Virreinato del Río de la
Plata, Cortés Conde extendía su alcance hasta la mismísima fundación de
la ciudad de Buenos Aires en 1580. Esa interpretación tendría continuidad
en el Centro de Estudios Históricos Policiales, espacio consagrado por la
jefatura en 1962.2 Dirigido por Francisco Romay, comisario veterano, ya
retirado, que había ingresado a la institución en 1908 y que tenía gran
cantidad de publicaciones sobre historia policial en diálogo con diversos
círculos académicos. A Romay se le encargó la redacción de la Historia de la
Policía Federal Argentina, obra que en gran medida estaba realizada: al año
siguiente apareció el primer tomo y en tres años se publicaron los restantes
cuatro que completaban el período 1580-1880.
La historia de la Policía de la Capital quedó fuera de los cinco tomos
de Romay, pero fue abordada por su continuador, el director del Museo
Policial, Adolfo Rodríguez. Hasta entonces había publicado por la editorial
policial una serie de libros y folletos vinculados al acervo del museo y, tras
la muerte de Romay, asumió la tarea de continuar la Historia de la Policía
Federal Argentina. En 1975 apareció el tomo sexto (1880-1916) y tres años
más tarde el séptimo (1916-1944). Más tarde se publicaron distintos resú-
menes de la historia policial, pero no hacían más que sintetizar los trabajos
anteriores de Romay y Rodríguez, con escasos agregados (Rodríguez 1981).
El linaje de los policías historiadores entró, así, en franco declive a partir de
los años 1980, exactamente en el momento en se abría una segunda etapa
en la producción historiográfica sobre la policía argentina.

2 Orden del día 3 de octubre de 1962 (Romay 1963, 7).


D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

En efecto, en los años que siguieron al regreso a la democracia la poli-


cía comenzó a despertar, por primera vez, cierto interés en la investigación
académica, un acercamiento que estuvo marcado por preguntas sobre la
18 genealogía de la represión estatal en la última dictadura.3 El foco de análisis
se colocó entonces en preguntas sobre la organización de aparatos represivos
en el proceso de construcción del estado y el “control social” de los sectores
populares. Una buena parte de las investigaciones se concentraron en el
cambio de siglo (XIX al XX), momento marcado por huelgas, estados de
sitio y sanción de leyes que fueron leídas como reacciones represivas del
estado ante el avance del movimiento obrero (Suriano 1988; Blackwelder
1990; Ruibal 1992).
Más tarde, en un diálogo crítico con estos trabajos, otros autores
plantearon la necesidad de desplazarse hacia interrogantes sobre la agencia
histórica de los policías (Gayol 1996; Kalmanowiecki 1998). Esta tercera
etapa de producción historiográfica adquirió especial fuerza en los años 2000
con el surgimiento de tesis de maestría y doctorado dedicadas a estudiar la
historia sociocultural de la policía. Algunos de esos estudios se enfocaron
en los procesos de especialización y profesionalización del oficio policial,
materializados en las secciones de Investigaciones, Orden Político y Orden
Social, incluyendo la aparición de archivos con prontuarios personales y
laboratorios de policía científica (Kalmanowiecki 1995; Barry 2009; Gar-
cía Ferrari 2010). Otros trabajos eligieron un abordaje de la policía “hacia
fuera”, intentando comprender la manera en que intervenía en diferentes
cuestiones sociales como la infancia, el juego clandestino y diversos tipos
de prácticas ilegales (Freidenraij 2015; Cecchi 2016).
Este trabajo recupera una investigación que nació en este contexto de
renovación historiográfica. Se propone, en este caso, analizar dos aspectos
conectados de la historia política de la Policía de Buenos Aires. La primera
parte aborda los proyectos de reforma policial que se sucedieron después
de la caída de Rosas en 1852 y, en particular, el proceso de transformación
institucional emprendido por la jefatura de Enrique O’Gorman (1867-
1874). Gran parte de esa jefatura transcurrió durante la presidencia de
Domingo Faustino Sarmiento, uno de los escritores más destacados de su
época y presidente de la república entre 1868 y 1874. En la segunda parte
se estudian los debates que se suscitaron en esta época sobre el uso de la
fuerza pública por parte de la policía, con especial atención en la cuestión
de los “allanamientos”, es decir, los registros policiales de domicilios y de
establecimientos comerciales, procedimiento cuya legalidad era frecuentemente

3 Una reflexión historiográfica sobre este tema puede encontrarse en Caimari (2015).
Ler História | 70 | 2017

puesta en cuestión. El propio Sarmiento y otros escritores intervinieron en


esta discusión, que tocaba la columna vertebral de la autoridad policial en
el marco de un proceso más amplio de reconstrucción del poder estatal en
Buenos Aires. 19

1. Una policía de seguridad

A mediados del siglo XIX, muchos de los escritores de la llamada


“generación del 1837”4 apenas mencionaban a la policía de una manera
tangencial, asociándola a la maquinaria de tiranía del régimen rosista. El
Departamento de Policía era un incómodo legado de las reformas admi-
nistrativas encabezadas por el ministro Bernardino Rivadavia en la década
de 1820.5 Esa incomodidad se expresaba, por ejemplo, en la Historia de la
República Argentina de Vicente Fidel López. El abogado porteño elogiaba
el “espíritu liberal” de las reformas rivadavianas, pero la policía asomaba
como un extravío que recuperaba el linaje absolutista. El Departamento de
Policía no pasaba de una “copia bien intencionada” de las reformas ilustradas
del ministro José Moñino y Redondo, conde de Floridablanca, mentor en
España de la Superintendencia General de Policía instalada en Madrid en
1782 (Martínez Ruiz 1986). Según Vicente Fidel López (1890, 134-138),
Rivadavia había regresado de Francia “fascinado con las maravillas y la
sencillez de la centralización administrativa”, sin advertir las “malas conse-
cuencias que pronto habrían de hacerse sentir”. Desde su punto de vista,
esos efectos procedían de la equívoca supresión del régimen municipal y
de su reemplazo por un “Departamento de Policía que, por su carácter más
militar que civil, era poco compatible con los fundamentos de un gobierno
liberal y representativo”.
La supresión de los dos cabildos existentes en la provincia (Bue-
nos Aires y Luján) y la transferencia de las funciones municipales
al Departamento de Policía, en 1822, formaban parte de un mismo movi-
miento de centralización en el ejecutivo (Ternavasio 1998). Aunque en
los treinta años que siguieron a esta reforma la policía fue el actor cen-
tral en el gobierno urbano de la ciudad de Buenos Aires, el régimen

4 El nombre “generación del 37”, frecuentemente utilizado en la historia intelectual argentina, hace referencia a los
escritores reunidos en el Salón Literario creado en 1837 por Marcos Sastre, muchos de ellos exiliados durante la
dictadura de Juan Manual de Rosas (Myers 1998).
5 Antes de ser presidente de la nación, Bernardino Rivadavia fue Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores de Martín
Rodríguez, gobernador de la Provincia de Buenos Aires entre 1820 y 1824. Su gravitación en ese gobierno hizo que
se conocieran como “reformas rivadavianas” a un conjunto de medidas administrativas en las que se destacó la
supresión del Cabildo y la creación del Departamento de Policía, véase Ternavasio (1998).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

municipal no estuvo ausente del horizonte de expectativas de las elites


porteñas. Tras la caída de Rosas se consolidaron dos posiciones diferentes
sobre el lugar que ocuparía el Departamento General de Policía luego
20 de la instalación de la municipalidad. Por un lado, aquellos que defendían
la separación entre una “policía municipal” y una “policía de seguridad”.6
Por ejemplo, para Domingo Faustino Sarmiento la policía municipal
comprendía la gestión material de la ciudad, su limpieza, salubridad y
ornato, y su vigilancia debía estar a cargo de un cuerpo de inspectores
dependientes de los municipios de cada ciudad. En cambio, la policía de
seguridad debía abocarse exclusivamente a la custodia de la “tranquilidad
pública” y de la “seguridad individual”, la vida y las propiedades de los
habitantes del estado. Mientras la policía municipal era una competen-
cia local, la otra debía responder órdenes directas del gobernador, como
fue consagrado por la constitución provincial de 1854 (Sarmiento 2001,
171-181).
La segunda posición era la que sostenía Juan Baustista Alberdi. El
abogado tucumano pensaba a la policía de seguridad como una instancia
administrativa subordinada a la municipalidad, y no como una institución
autónoma. En sus escritos posteriores a la Batalla de Caseros, sostenía
que las constituciones provinciales debían restituir al vecindario, junto
con el régimen municipal, la administración de justicia civil y criminal en
primera instancia, y la policía de “orden, seguridad, limpieza y ornato”.
Restituir, porque consideraba todos esos dominios un derecho natural de
los habitantes de una ciudad, arrebatado con la supresión de los cabildos.
Alberdi rechazaba la separación entre la policía de seguridad y las funciones
policiales del municipio:

Este punto de la administración [la policía] es negocio doméstico,


inalienable, de los vecinos, y nada más que de ellos. La persecución
de un incendiario, la captura de un asesino, la clausura de una cloaca
que infesta a la población, no deben estar confiadas a un gobernante
que resida a diez o veinte leguas, porque su olfato inaccesible al mal
olor, su desinterés asegurado del ladrón distante, y su sensibilidad
poco conmovida por la sangre que no ha visto correr, no pueden
tomar el interés activo y eficaz del vecindario mismo que sufre esos
padecimientos. (Alberdi 1886, 50)

6 Hacia la segunda mitad del siglo XIX, en América Latina, la expresión “policía de seguridad” se tornó central para
definir a los cuerpos policiales dedicados a la prevención del delito. “Las nociones verdaderas sobre la policía de
seguridad comienzan apenas a germinar entre nosotros”, escribía en 1875 el Intendente de Santiago de Chile, véase
Vicuña Mackenna (1875, 3).
Ler História | 70 | 2017

Para Alberdi, la policía como ramo de la administración urbana abarcaba


preocupaciones de seguridad pública (incendios delictivos, asesinatos, robos),
pero a su lado continuaban apareciendo las cuestiones de urbanidad (“bue-
nas costumbres”, limpieza y ornato) que conformaban el arco semántico de 21
la noción de policía desde tiempos tardo-coloniales (Sánchez León 2005).
En 1852, poco antes de la secesión entre Buenos Aires y la Confederación
Argentina, se dictó un primer decreto que establecía la Municipalidad
de Buenos Aires (Mouchet 1957). Allí se asumía la posición alberdiana
de subordinación de la policía a la presidencia del consejo municipal, al
adjudicarle “todas aquellas medidas relativas a la policía, seguridad, salud,
limpieza y ornato de la ciudad”.7 Además se creaba una “comisión de
seguridad” a la que le correspondía la reorganización del cuerpo de serenos
(policía nocturna), la realización de un padrón de vecinos, administración
de las cárceles, recaudación de impuestos, control de pesos y medidas; en
suma, casi todas tareas hasta entonces realizadas por el Departamento de
Policía. Ni la Constitución del Estado de Buenos Aires de 1854, ni la ley
de municipalidades de ese mismo año, ni la Constitución de la Provincia de
Buenos Aires de 1873, modificaron este punto. Sin embargo, la policía no
se desprendería tan fácil de esas atribuciones: por años, el poder municipal
careció de inspectores propios y los comisarios de policía fueron los encarga-
dos de hacer cumplir las disposiciones que dictaba (Galeano 2015 y 2016).
Lo que había fracasado era el discurso que colocaba a la seguridad
como un objeto más de gobierno municipal, a la par de la salubridad, la
limpieza y el ornato. A mediados del siglo XIX, la idea de seguridad se
convirtió en una pieza demasiado importante como para ocupar ese lugar
tan modesto. Y la Policía de Buenos Aires supo capitalizarlo, conservando
un lugar preponderante en la burocracia estatal bajo la condición de rede-
finirse a sí misma como una “policía de seguridad”. Hacia el final de la
presidencia de Sarmiento, el propio Alberdi llegaría a hacer de la primacía
de la idea de seguridad el centro de la crítica al gobierno. En Palabras de
un ausente (1874) incluyó dos brevísimos textos donde volvía críticamente
sobre algunos conceptos de Sarmiento a treinta años de la aparición de su
gran obra, Facundo. Alberdi le atribuía a ese libro una visión ingenua del
dilema entre civilización y barbarie, que derivaba de una mala interpre-
tación del significado de la noción de libertad. Para que un pueblo fuese
libre, no bastaba con ofrecer libertades políticas abstractas: era necesario
“estar seguro de no ser atacado en su persona, en su vida, en sus bienes”
y la policía tendría, entonces, la obligación de custodiar nada menos que

7 Ver el Decreto de Establecimiento de la Municipalidad del 1° de septiembre de 1852 (Recopilación 1858, 385).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

“la primera y la última palabra de la civilización”: la seguridad individual


(Alberdi 1887a). “Inseguridad” era lo que, según Alberdi, le sobraba al país
por herencia del gobierno de Sarmiento, que había estado contaminado
22 por una doble realidad en la que los ferrocarriles convivían con las guerras
civiles, los telégrafos con los malones de los indios, la codificación con la
ilegalidad, las políticas de higiene con las pestes y el alumbrado a gas con
la proliferación de delitos (Alberdi 1887b, 168).
En estos años, el estado de la policía de Buenos Aires fue denuncia-
do como una situación anómala e injusta: anómala por trasgredir la letra
constitucional e injusta porque los ciudadanos de todo el territorio de la
provincia pagaban impuestos para financiar a una policía que concentraba
la mayor parte de sus recursos en la vigilancia de la ciudad. La situación se
había vuelto aún más compleja luego de la Batalla de Pavón y de la decisión
de declarar a Buenos Aires, en 1862, residencia provisoria de las autoridades
nacionales por el plazo de cinco años. ¿Era necesario contar con una policía
dependiente del ejecutivo nacional? ¿Debía nacionalizarse la antigua Policía
de Buenos Aires? ¿O era preferible cumplir con el mandato constitucional
y subordinarla a la municipalidad porteña? ¿Pero entonces debía existir una
policía por cada municipio de la provincia? Los legisladores discutieron estas
cuestiones hacia finales de la década de 1870: el diputado Julio Blanco,
por ejemplo, criticaba la existencia de comisarías de mercados y tabladas,
advirtiendo que eso era una prueba del absurdo resultante de una policía
con visos municipales que no obedecía a la municipalidad, como rezaba la
constitución (Blanco 1878, 9).
Vicente Quesada, el ministro de gobierno de la provincia de quien
dependía la jefatura de policía, dejaba en claro en su mensaje al congreso
que no se trataba exactamente de un descuido. A pesar de declararse un
“partidario del principio de descentralización administrativa”, llamaba a
prolongar las prerrogativas del poder ejecutivo nacional. Llegaría un día en
que ese “enorme gasto” que significaba el presupuesto del Departamento de
Policía sería descentralizado en los diferentes municipios, transfiriéndoles la
policía de seguridad. Pero advertía el riesgo de dejar al gobierno central, en
esa coyuntura de creciente tensión política, “impotente y completamente
desarmado para responder del orden público” (Quesada 1877, 3-9). Por eso
pedía no apresurarse en cumplir el mandato constitucional, sacrificando la
ley en nombre de un futuro que nunca llegaría.
En 1867 el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Adolfo Alsina,
designó a Enrique O’Gorman como jefe de policía. Esta jefatura inició un
proceso de reforma institucional, cuyo eje fue el nuevo Reglamento General
Ler História | 70 | 2017

de Policía (1868), que O’Gorman presentaba al ministro de gobierno como


una tentativa de reorganizar las “facultades tan ilimitadas” que recaían
sobre la institución desde que tuvo que “suplir las funciones del extinguido
cabildo” (Reglamento 1868, 4-5). En este pasaje aparece una idea que se 23
repite en muchos escritos vinculados a la policía, durante toda la segunda
mitad del siglo XIX: que la Policía de Buenos Aires, tal como la había
dejado el rosismo (centralizada, despótica, arbitraria), se había convertido
en un monstruo administrativo: “un amasijo de deberes distintos a los de su
institución”, como escribía el comisario Daniel Flores Belfort en la revista
policial que fundó y dirigía.8 Para este viejo servidor de la Policía de Buenos
Aires, la única forma de desvencijar al monstruo era concentrar todos los
esfuerzos en la custodia de la seguridad de la población, persiguiendo los
atentados contra la propiedad y la vida de los habitantes (Flores Belfort
1872, 100-101).
La prevención y represión del delito era el horizonte que estos refor-
madores vislumbraban como área de incumbencia del poder policial. En su
proyecto de reforma, el principal problema que enfrentaba O’Gorman era
administrar la multiplicidad de tareas que “distraían” a la institución de su
función de custodia de la seguridad. La policía se había convertido en una
“ejecutora no solo de las resoluciones inherentes a su poder propio, sino
también de aquellas que emanan de las demás autoridades constituidas”
(O’Gorman 1873, 475), en particular, de la Municipalidad que carecía de
inspectores propios para cobrar las multas por las infracciones a disposicio-
nes que dictaba. De esta manera, la idea de monstruosidad comprendía dos
significados complementarios. Monstruoso era el tamaño de la institución,
con su triple carácter de una policía municipal, provincial y nacional. Y
monstruoso era también su accionar, según decían sus detractores, por la
manera en que hacía uso de la fuerza pública.

2. Usos de la fuerza pública

En septiembre de 1858, el congreso bonaerense discutía un proyecto de


ley sobre las “funciones judiciales” de la Policía de Buenos Aires. Domingo
Faustino Sarmiento estaba presente entre los legisladores, en medio de una
carrera parlamentaria y política que había comenzado en 1856 como con-

8 Flores Belfort, quien aparecía en la revista como el “redactor en jefe”, trabajaba como “comisario supernumerario”
en el Departamento Central, al que había entrado como “meritorio” en 1856. En su carrera se ocupó de organizar el
Archivo de la Policía, la Oficina de Estadísticas Criminales y la Biblioteca Policial. Siempre interesado en la historia
de la institución, el año en que ingresó había publicado un folleto sobre los crímenes de los mazorqueros, véase
Flores Belfort (1856).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

cejal de la ciudad de Buenos Aires y que terminaría en la presidencia de la


república. Sarmiento participó en este debate en torno a la interpretación
de un pasaje de la Constitución del Estado de Buenos Aires, sancionada
24 en 1854 tras la secesión con la Confederación Argentina, que definía a la
residencia particular como “asilo inviolable”. Según el artículo 160, la policía
solo podía invadir la casa de un ciudadano “en virtud de orden escrita de
juez o autoridad competente” (Constitución 1854, 22). Antes del debate de
1858, el texto constitucional había sido objeto de polémicas. El principal
adversario intelectual de Sarmiento, Juan Bautista Alberdi, cuestionaba ese
artículo por consagrar la inviolabilidad del hogar como un derecho del
“ciudadano” y no del “habitante”, lo que en la práctica significaba –en su
opinión– “entregar la casa del extranjero al acceso de la policía” (Alberdi
1886, 275).
De este modo, la discusión sobre los derechos de los extranjeros se inter-
calaba con un problema de enorme carga simbólica para la historia política de
Buenos Aires: la irrupción de la policía en los domicilios particulares. En la
memoria de los contemporáneos de Sarmiento y Alberdi, el registro policial
de un hogar remitía inmediatamente a la Mazorca, una fuerza parapolicial
del régimen de Rosas (Di Meglio 2007). Sus ataques nocturnos en casas de
opositores, que muchas veces terminaban con sangrientos degüellos, eran
parte esencial del imaginario de la barbarie que el nuevo orden pretendía
conjurar.9 El recelo con que se miraba al “allanamiento” era el mismo que
pesaba sobre la policía en general y que se extendía a cualquier acto estatal
de uso de la fuerza pública. Sarmiento lo decía claramente cuando notaba
la existencia de “una cierta desconfianza del poder ejecutivo” en relación a
los “abusos que puede cometer por medio de la policía que de él depende”
(Sarmiento 2001, 174). Pero ahora el autor del Facundo no solo estaba
preocupado por las libertades individuales, sino también por la dificultad
para construir un poder estatal capaz de garantizar el orden y el monopolio
de la violencia legítima.
En el debate parlamentar, Sarmiento reconocía que, desde su creación
en 1822, el Departamento de Policía detentaba ese poder fáctico de inva-
sión del hogar. El decreto del entonces Ministro de Gobierno Bernardino
Rivadavia había conferido al jefe de policía y a los comisarios la facultad de
instruir sumarios y aprehender sospechosos de delitos, pero nada decía sobre
las órdenes de registro policial de casas particulares.10 El proyecto de ley de

 9 En numerosas obras de escritores contemporáneos pueden leerse referencias a esas invasiones nocturnas, por
ejemplo: Quesada (1888, 183) y Calzadilla (1919, 204).
10 Decreto del 31 de marzo de 1822, en Manual (1825, 12).
Ler História | 70 | 2017

1858 (de autoría de Sarmiento junto a otros dos legisladores) buscaba darle
a esta facultad un estatuto legal. Especificaba que la “autoridad competente”
para dictar mandatos de registro domiciliar podía ser tanto un juez como
el jefe de policía, en el territorio de la ciudad de Buenos Aires, mientras 25
que en las zonas rurales el poder se extendía a los comisarios y a los jueces
de paz. Los legisladores que se oponían a la propuesta evocaban el ejemplo
de la Mazorca para advertir el peligro de otorgarle a la policía una facultad
arbitraria y sin control del poder judicial. Sus defensores respondían que
era inútil atribuir a la policía el trabajo de investigación criminal, sin la
posibilidad de inspeccionar una casa en la que podía encontrarse la persona
buscada. En ese sentido, para Sarmiento, las atribuciones judiciales de la
policía habían sido “consentidas por los tribunales”, por lo que constituían
“prácticas tan legales como la ley misma” (Sarmiento 2001, 172).
Los defensores del proyecto buscaban legalizar esta práctica, pero, a su
vez, someterla a ciertos controles. En los registros domiciliarios la policía
debía actuar de oficio tan solo cuando las urgencias de la aprehensión de
un criminal no permitieran elevar un pedido al juez. Sin embargo, los
policías siempre tendrían un plazo de tres días para informarlo por escrito
a los jueces, al igual que en el caso de los arrestos callejeros por delitos
infraganti.11 Sarmiento defendía su propuesta argumentando que inclusive
Inglaterra, tierra de las garantías individuales, había tenido que sucumbir al
“sistema francés” en materia policial. Esa alusión reproducía un estereotipo
ampliamente difundido en el siglo XIX, que oponía el “modelo inglés”
de la Policía Metropolitana de Londres – visto como un servicio público
de carácter civil –al llamado “sistema francés”– militarizado y verticalista,
pero asumido como más eficaz para el combate al delito (Lawrence 2012,
103-117). El Sarmiento legislador parecía inclinarse hacia una organización
policial que privilegiara el orden y la seguridad por sobre las garantías indi-
viduales y el liberalismo jurídico. Una policía entendida –según sus palabras
en 1858– como “una organización pública que, participando del carácter
militar, esté apostada en todas partes, de día y de noche, para evitar que
se cometan delitos y para aprehender a los delincuentes y cuidar el orden”
(Sarmiento 2001, 173).
Una década más tarde, con Sarmiento en la presidencia, se puso en mar-
cha un proyecto para construir esa “policía de seguridad” capaz de enfocarse
en el combate de la delincuencia y organizada en torno a la concentración
de poder en la jefatura de policía, que a lo largo de todos esos años enca-
bezó Enrique O’Gorman. Esa centralización de autoridad fue objeto de

11 En la Constitución de 1873, este plazo se redujo a veinticuatro horas (Constitución, 1873, art. 16).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

cuestionamientos dentro y fuera de la policía. El presidente Sarmiento fue


coherente con las ideas desplegadas antes como legislador, cuando defendía
que la policía, al igual que cualquier otro poder público, debía “tener en
26 sí misma los medios para ejecutar sus mandatos” (Sarmiento 1858b). La
“cuestión del allanamiento” debía ser sometida a ciertos controles, pero
no a obstáculos que imposibilitaran el registro policial de domicilios. Si la
policía llegaba a la puerta de una casa mientras perseguía a un delincuente
– concluía Sarmiento – no se le podía decir “vaya a buscar otra autoridad
que lo autorice” (Sarmiento 2001, 173).
Unos meses antes del debate parlamentario, Sarmiento había publicado
en el diario El Nacional una serie de artículos explicando que en Londres y
en Nueva York nadie cuestionaba la capacidad del gobierno para registrar
una casa empleando la fuerza policial. En Buenos Aires – protestaba – había
políticos que pretendían fortalecer las libertades contra el avance del poder
ejecutivo, y eso le parecía un sinsentido: “suprimamos, pues, la policía, y que
cada juez salga con su vara a la calle a hacer su oficio” (Sarmiento 1858a).
El debate sobre los allanamientos reflejaba las tensiones al interior de la
elite porteña después de la caída de Rosas, en la que convivían posiciones
diferentes en torno al uso de la fuerza pública: fortalecer el poder estatal o
reforzar las garantías individuales (Halperin Donghi 2005, 32-33; Salvatore
2003, 401). La posición de Sarmiento en defensa de esta facultad policial se
basaba en su creciente convicción sobre la urgencia de potenciar los recursos
estatales para garantizar el orden y la certeza de estar robusteciendo, así, la
libertad contra quienes creían que el orden sería un resultado de una suma-
toria de libertades individuales. Por eso cerraba su defensa señalando que
no era posible garantizar la “seguridad del individuo” sin antes velar por la
“seguridad de la sociedad en general”. La construcción de un monopolio de
la violencia incontestable era, para Sarmiento, el único medio para preservar
la libertad del ciudadano (Sarmiento 1858a y 1858b).
En su Dogma Socialista, Esteban Echeverría, otro de los escritores de
la generación del 37, expresaba el dilema del poder policial que atravesaba
los discursos de sus contemporáneos: el Departamento de Policía nacido
de las mejores intenciones reformistas, y que se había convertido en un
“brazo activo y maléfico de la autoridad”, ¿debía permanecer en un futuro
gobierno liberal y republicano? ¿Podía realmente convertirse en un poder
que se ocupara de “la higiene pública, el abasto, el orden interior y demás
ramos de policía urbana”? ¿O su propia naturaleza lo conducía al destino
inevitable de “satélite del poder arbitrario y usurpador de los derechos
del pueblo”? (Echeverría 1915, 35). Mientras para Sarmiento esa suerte
había sido producto de la degeneración institucional que afectó todas las
Ler História | 70 | 2017

dependencias del estado provincial, Alberdi, como Echeverría, creía que tal
destino estaba escrito en un grave error de Rivadavia.
En los Elementos de Derecho Público (1853), Alberdi ensayaba una defensa
27
del rol de los cabildos coloniales. Las reformas rivadavianas, al suprimir el
Cabildo y crear el Departamento de Policía, habían destruido la autonomía
municipal en favor de una institución que se convirtió, con gran facilidad,
en el “brazo derecho de Rosas”. Sin quererlo, el “generoso Rivadavia” había
reemplazado el orden municipal por una “policía militar de tipo francés” –
opuesta a la “policía popular” de matriz anglosajona –, “cuyo modelo trajo
de Francia, donde los Borbones lo tenían del despotismo de Napoleón”
(Alberdi 1886, 49). Una vez más, el “sistema francés” opuesto al modelo
anglosajón aparecía como clave de lectura de la historia policial argentina,
aunque para llegar a la conclusión inversa. Más que un horizonte deseable,
para Alberdi la “policía de tipo francés” era una realidad a ser superada.
Desde su punto de vista, los derechos civiles de los vecinos de una ciudad
comprendían el control de la policía y de la justicia en primera instancia,
por intermedio de los miembros del ayuntamiento por ellos mismos elegi-
dos. Las reformas rivadavianas habían quitado esas prerrogativas al pueblo
y las habían entregado a los comisarios, jueces de paz y otras autoridades
designadas por el gobierno central. Y esa “policía militar” había apoyado
la dictadura de Rosas hasta sus últimas consecuencias. Tanto Alberdi como
Sarmiento coincidían en que, durante la batalla de Caseros, el ejército de
Rosas contó con pocos soldados, mientras que la mayor parte de la tropa
estaba conformada por serenos y vigilantes de policía (Alberdi 1932, 74-75;
Sarmiento 1852, 157).
Pero hasta ahí llegaban las coincidencias, en el punto exacto en que
comenzaban las diferencias de opinión respecto del gobierno instalado
tras la caída de Rosas. Para Sarmiento, la política de Urquiza, de muerte
y venganza, de clausura de los diarios y encarcelamiento de opositores,
no hacía sino reavivar la sombra mazorquera. Escribía indignado sobre
el aspecto sanguinolento de la Buenos Aires de esos años, que arrastraba
“reminiscencias terribles”, mientras las damas porteñas susurraban que “en
tiempo de Rosas no nos ponían cadáveres colgados en los sauces del paseo
en Palermo” (Sarmiento 1852, 211).12 En Campaña en el Ejército Grande,
Sarmiento mencionaba el episodio de un alemán que habría sufrido un
arbitrario ataque por parte de un grupo de soldados armados y que cuando
se dirigió a la policía se le negó el derecho a realizar la denuncia, sugirién-

12 La visibilidad de las ejecuciones públicas y la pena de muerte después de la caída de Rosas fue analizada por
Salvatore (2001, 308-341).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

dole que él mismo podía matar a quienes habían intentado asaltarlo. Esto
lo llevaba a concluir que si Rosas era el “grado cero del termómetro” con
que se medía la arbitrariedad y el despotismo, el gobierno de Urquiza estaba
28 algunos grados más abajo (Sarmiento 1852, 211-212).
En estos primeros años posteriores a la batalla de Caseros fue casi imposible
separar a la Policía de Buenos Aires de su pésima fama rosista y mazorquera.
Entre 1852 y 1853, mientras eran ejecutados los principales nombres de la
Mazorca, se sucedieron ocho jefes de policía, hasta que se hizo cargo Cayetano
Cazón y comenzó un tibio proceso de restablecimiento de la autoridad, aun así
muy resistido por los vecinos y por la prensa opositora.13 El sucesor de Cazón,
luego de su segunda jefatura, fue Enrique O’Gorman, el primero que reunió el
suficiente capital político para emprender una duradera reforma institucional
y que llegó a contar con cierta aprobación de parte de la opinión pública. En
el lapso transcurrido entre el inicio de la primera jefatura de Cazón (1853) y
el comienzo de la gestión de O’Gorman (1867), existen muchos indicios de
la enorme resistencia del público a todo tipo de intervención de autoridades
policiales y, en especial, al uso de la fuerza pública.14
En 1860, Rosa Guerra, escritora que alternaba sus tareas docentes con
el periodismo, publicó el folleto ¡Causa célebre! El Jefe de Policía D. Rafael
Trelles y las señoritas de Guerra.15 Como representante del Colegio de Niñas
que administraba junto a otras damas porteñas, Guerra dirigía este escrito
al gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Bartolomé Mitre. El colegio
estaba situado en una casa alquilada a un hombre que al poco tiempo la
vendió a Diego Brithain. El nuevo dueño envió una carta a las inquilinas
pidiendo el desalojo porque la casa sería demolida. Las damas demoraban
en encontrar un nuevo local, mientras Brithain presionaba para apurar el
desalojo y terminó presentándose ante un juez de paz, logrando que pusiera
un plazo de cuarenta días. Las inquilinas apelaron al juez para pedir una
extensión del plazo y recibieron la peor respuesta: “con la ley en una mano
y la fuerza bruta en la otra, nos echó de su casa, diciéndonos que él mismo
iría con vigilantes a lanzarnos a la calle” (Guerra 1860, 2).
Al poco tiempo la policía irrumpió en el Colegio de Niñas. El primero
en llegar fue el Comisario de Órdenes, Santiago Méndez. Ante las protestas

13 Cazón fue jefe de policía en dos oportunidades: la primera entre 1853 y 1857, la segunda entre 1861 y 1867, véase
Romay (1965, pp. 63-69).
14 La historiografía sugiere que esta resistencia social al uso de la fuerza pública no era un fenómeno exclusivo de
Buenos Aires, sino que atravesaba a otras policías latinoamericanas. Para el caso de Brasil ver Bretas (1997, 71-
-97) y para México ver Pulido (2012).
15 Sobre Rosa Guerra y las mujeres escritoras de Buenos Aires en el siglo XIX, ver Batticuore (2005) e Ini (1994,
127-133).
Ler História | 70 | 2017

de las mujeres, las condujo al Departamento de Policía para hablar con el


jefe, Rafael Trelles. Tampoco obtuvieron ningún tipo de concesión. Según
la versión de Rosa Guerra, las damas habrían increpado a Trelles acusándolo
de falta de “caballerosidad” y recordándole que la función del jefe de poli- 29
cía era la de “mantener el orden, evitar los escándalos y tender una mano
protectora cuando el débil sea oprimido por el más fuerte” (Guerra 1860,
4). Al parecer, furioso ante las acusaciones, Trelles amenazó con mandarlas
a prisión y solo pudieron lograr una pequeña prórroga del desalojo por
intermedio del comisario del barrio. Una vez más, la cuestión del ingreso
policial a una propiedad suscitaba cuestionamientos sobre los usos de la
fuerza pública. Para Guerra, la policía de Buenos Aires representaba la “ley
de la fuerza bruta”, como decía en un verso incluido en su folleto, cuyas
primeras letras de cada línea formaban el apellido del jefe de policía en un
acrónimo vertical:

Temblad oh! pueblo ante el poder nefando!


Respetad de la ley la fuerza bruta..!
Están vuestras mujeres ultrajando
LLorad de oprobio..! la Policia astuta
Ejerce con vileza sus poderes
Sumiendo en la ignominia las mujeres!

Ese poder oprobioso era motivo de acusaciones cotidianas de la prensa y


de una permanente disputa en la calle, cuerpo a cuerpo, contra el uso de la
violencia estatal por parte de los agentes policiales. El comisario Laurentino
Mejías lamentaba que, mediando la década de 1870, cuando los vigilantes
trataban de reducir un hombre que se resistía a ser arrestado, el público
“desaprobaba la actitud de los representantes del orden” e, inclusive, a veces
intervenían en su defensa (Mejías 1911, 161). En la memoria anual del
Departamento de Policía, O’Gorman se jactaba de haber acabado con las
resistencias al uso de la fuerza y afirmaba que, si aún era imposible “decir
que siempre y por todas partes encuentran sus agentes el apoyo público”, al
menos era “una realidad alentadora” que la policía “cada vez más se identi-
fica con el pueblo de donde parte, donde vive y a quien sirve” (O’Gorman
1873, 474). Más tarde, su sucesor en la jefatura, Manuel Rocha, aseguraba
que se había alcanzado una “nueva faz de la policía” en la cual la institu-
ción ya no era “ni el poder irresponsable del pasado, ni el brazo del terror”.
La memoria de la Mazorca seguía presente. Sin embargo, aunque Rocha
reconocía que la policía todavía no había alcanzado el nivel más alto de
aceptación popular, confiaba en que estaban desapareciendo “los recuerdos
de donde partían esas resistencias” (Rocha 1876, 4-5).
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

La centralidad de este problema de la resistencia al uso de la fuerza pública


se constata tanto en las memorias de las jefaturas como en las incipientes
revistas policiales. En septiembre de 1871 salió a la calle la primera entrega
30 del periódico quincenal Revista de Policía, órgano de difusión de un grupo
de empleados del Departamento Central y de las comisarías seccionales.
No era cualquier momento. Se terminaba el invierno que había logrado lo
que las autoridades municipales y provinciales nunca pudieron conseguir:
detener la epidemia de fiebre amarilla iniciada en el verano de este mismo
año. Durante los peores meses, las comisarías estuvieron atiborradas por
tareas de atención a la salud pública, que realizaron en articulación con las
juntas de higiene instaladas en las parroquias. La policía tuvo que ejecutar
una serie de acciones para atender las secuelas de la mortalidad masiva:
expedir certificados de defunción, distribuir ataúdes, enterrar cuerpos en
los cementerios, llevar a los niños huérfanos a los hospicios y transportar
las ropas de los infectados a los “vaciaderos” en las que eran incineradas. Y
también tuvo que acompañar las medidas dictadas por el Consejo de Higiene,
desde las “visitas domiciliarias” a las casas de inquilinato y el desalojo de las
manzanas infectadas hasta las inspecciones en mataderos y saladeros. Para
enfrentar las resistencias ante esas intervenciones, el gobierno provincial
tuvo que autorizar el empleo de la fuerza pública (Galeano 2009).
La resistencia de la población a las medidas determinadas por los médicos
y ejecutadas por los vigilantes dio lugar a un debate en la revista sobre el
“antagonismo entre la policía y el pueblo”. Las discusiones se iniciaron con
una carta del comisario Lisandro Medina, en la que instaba a reflexionar sobre
las causas de esa enemistad. Medina reprochaba la falta de colaboración de
los ciudadanos a la institución que el estado colocaba para proteger sus vidas
y sus bienes. En algunos casos, decía, se esmeraban en entorpecer el trabajo
de los vigilantes, abucheándolos cuando intentaban hacer uso de la fuerza o
llegando al punto de formar espontáneamente grupos que intercedían para
impedir los arrestos (Medina 1871a). El comisario ponía el acento, una vez
más, en la memoria de la Mazorca. El pueblo conservaba “reminiscencias”
de la policía en los años de Rosas, “rememorando su pasada opresión”. De
poco servirían los cambios de nombres en la institución mientras durara ese
“funesto recuerdo”, raíz del recelo contra la policía porteña (Medina 1871b).
Otro de los redactores estables de la revista, Osvaldo Saavedra, inter-
vino en el debate. En ningún momento puso en discusión la existencia del
antagonismo, pero discrepaba en la búsqueda de sus causas. Poco tenía que
ver el recuerdo de la Mazorca: la oposición a la policía partía de “la gente
de malos hábitos, la plebe”, que estaba reaccionando ante la “presión” de
los procedimientos policiales (Saavedra 1871). Es decir que, para Saavedra,
Ler História | 70 | 2017

la hostilidad de “la gente del desorden” reflejaba más éxitos que fracasos de
la policía. Era síntoma de su recto funcionamiento.
Poco después apareció en la revista una tercera posición que depositaba
31
parte de la responsabilidad en los abusos cometidos por los propios vigilantes,
algo que el autor, Marcelino Suárez, consideraba un atropello de las garantías
individuales por parte de los individuos cuya misión era protegerlas. No
era un problema de temores excesivos por los recuerdos de un pasado más
o menos remoto, sino una efectiva continuidad de la tiranía en el presente.
La policía debía dejar de ser un “mero instrumento de los mandones” de
turno, que la usaban como agentes electorales, alejándose de su fama de
“látigo y ostentación de la fuerza bruta” (Suárez 1872, 130). Esa policía
que había sido el “brazo derecho de Rosas”, continuaba operando como
agente ejecutor de medidas de dudosa legalidad. La posibilidad de dictar
una “ley de policía” que definiera mejor sus funciones, que dispensara a los
agentes del incómodo dilema entre acatar una orden ilegal o desobedecer al
superior, fue un reclamo que se instaló en esta época y que sería ignorado
por décadas (Galeano 2016). Muchas veces fueron los propios vigilantes los
que pedían acabar con esa policía “despótica, arbitraria, estéril e impopular”,
como escribía Saturnino Márquez, autor de un Manual de procedimientos
que pretendía, precisamente, mitigar el vacío dejado por la ausencia de una
ley orgánica (Márquez 1880, 366).
La recuperación del régimen municipal poco después de la batalla de
Caseros no alejó a la policía de la fama de “brazo ejecutor” y “fuerza bruta”
al servicio del gobierno de turno. Algunos, como O’Gorman, pensaban que
para acabar con ese imaginario había que emprender una profunda reforma
que la convirtiera en verdadera policía de seguridad. Otros aseguraban que
el único camino era acabar con la institución existente y fundar sobre sus
escombros una nueva, que algún redactor de la revista llamaba “ministerio
de policía”. Contrario a la reforma de O’Gorman, el autor de esa nota
miraba con absoluto desencanto a la Policía de Buenos Aires y a la sombra
mazorquera que la acompañaba como un estigma: “el fantasma ennegrecido
puede ser blanqueado, recompuesto, pero no convertido en la admirable
estatua de la policía moderna” (La Policía 1872, 92).

3. Consideraciones finales

A lo largo de este artículo se examinaron los debates posteriores a la


caída de Rosas sobre el modelo de policía adecuado para la reconstrucción
del orden político en Buenos Aires. El desprestigio que la policía porteña
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

cargaba en sus espaldas a mediados del siglo XIX era un axioma que pocos
se atrevían a discutir. Sin embargo, había divergencias sustanciales tanto en
la forma en que se construía la genealogía de ese legado infame como en
32 las propuestas para superarlo. Esta historia política de la Policía de Buenos
Aires involucró debates entre grandes nombres de la escena pública argen-
tina (Esteban Echeverría, Vicente Quesada, Domingo F. Sarmiento, Juan
B. Alberdi, Vicente Fidel López) y también letrados que ocuparon cargos
de diversas jerarquías dentro de la policía (Enrique O’Gorman, Manuel
Rocha, Daniel Flores Belfort, Lisandro Molina, Osvaldo Saavedra, Lauren-
tino Mejías). Unos intervenían desde los principales órganos de la prensa
periódica y los debates parlamentares, mientras otros lo hacían desde las
memorias gubernamentales y las revistas policiales, pero todos los discursos
estaban atravesados por los mismos dilemas.
Algunos escritores, como Sarmiento, veían a la policía rosista como una
“deformación” del proyecto de las reformas rivadavianas. Otros creían que
los problemas de la Policía de Buenos Aires (centralización, autoritarismo y
violencia) estaban presentes, como vicios de origen, desde la década de 1820.
Desde esa mirada, la creación del Departamento de Policía no había hecho
otra cosa que destruir la autonomía municipal, fortaleciendo una institución
de matriz absolutista. Estas diferencias en la interpretación del pasado tenían
su correlato en proyectos distintos a futuro, pero el diagnóstico sobre el
presente policial, al menos en la década de 1850, se mostraba bastante más
homogéneo. La policía era vista como una institución monstruosa, por la
diversidad de resortes que abarcaba su maquinaria, y como una institución
distraída, que perdía su tiempo en atender problemas municipales de “baja
policía”, manteniéndose alejada de la “verdadera misión”: devenir una policía
de seguridad para custodiar los bienes y la integridad física de los habitantes.
De todos modos, la construcción de una policía de seguridad que atendiera
más directamente el problema del delito chocó con una fuerte resistencia
al uso de la fuerza pública, percibida por algunos como una continuación
de la “fuerza bruta” de los años de Rosas.
Tras la federalización de la ciudad de Buenos Aires en 1880, la nueva
Policía de la Capital inició un camino de modernización institucional que
adquirió especial impulso en las jefaturas más duraderas y reformistas de
Marcos Paz (1880-1885), Francisco Beazley (1896-1904) y Ramón Falcón
(1906-1909). Esas reformas tuvieron tres dimensiones fundamentales. En
primer lugar, un proceso de profesionalización de los agentes subalternos,
cuyo principal motor de cambio fue la creación de las escuelas de formación
a comienzos del siglo XX, que fueron objeto de nuevos cuestionamientos
sobre la militarización de las fuerzas policiales (Barry 2009). En segundo
Ler História | 70 | 2017

lugar, una creciente diferenciación de áreas especializadas dentro de la


policía, tales como los servicios de identificación y de policía científica con
la instalación de la Oficina Antropométrica en 1889 y la reorganización
de la policía de investigaciones (García Ferrari 2010; Albornoz-Galeano 33
2016). Por último, una gradual delimitación del campo de incumbencia
de la policía y de la municipalidad marcó estos años de consolidación del
poder municipal. Y aunque los policías venían quejándose, a lo largo de la
segunda mitad del siglo XIX, por la sobrecarga de tareas y múltiples dis-
tracciones que recaían sobre su trabajo cotidiano ante la inoperancia de las
autoridades locales, terminaron disputando cada centímetro de poder con
los intendentes e inspectores municipales (Galeano 2015).
A comienzos del siglo XX, y como resultado de estas reformas, la policía
de la ciudad de Buenos Aires se había convertido en un modelo institucional
de referencia en América del Sur. En esos años, representantes del Uruguay,
Brasil y Chile, entre otros países, viajaron a la capital argentina para estudiar
el funcionamiento de su entonces célebre policía. El “modelo porteño” se
consolidó con la elección de Buenos Aires como sede de la primera Confe-
rencia Sudamericana de Policía (1905), gesto que muchos contemporáneos
leyeron como el reconocimiento de su condición de metrópolis policial de
la región. Sin embargo, ni siquiera en este momento de esplendor logró
conjurar del todo el estigma de una institución monstruosa, tanto por su
tamaño y alcance –a la vez local y nacional– como por el despliegue de la
“fuerza bruta”. El siglo XX de la policía argentina transcurrió, en su primera
mitad, entre acusaciones de corrupción y lazos de connivencia con el mun-
do del delito, a las que se le sumaron, más tarde, denuncias por torturas y
condiciones ilegales de detención en los calabozos de las comisarías. De este
modo, en diversas coyunturas fueron recuperados los dilemas sobre el uso de
la fuerza pública y la construcción del poder policial que tuvieron, entre las
décadas de 1850 y 1880, un momento singularmente rico de formulación.

Referencias
Alberdi, Juan Bautista (1886). “Elementos de Derecho Público Provincial Argentino” [1ra. ed. 1853],
in J. B. Alberdi, Obras Completas, Vol. 5. Buenos Aires: Imprenta de la Tribuna Nacional.
Alberdi, Juan Bautista (1887a). “La civilización moderna es la seguridad” [1ra. ed. 1874], in
J. B. Alberdi, Obras Completas, Vol. 7. Buenos Aires: Imprenta de la Tribuna Nacional, pp.
165-166.
Alberdi, Juan Bautista (1887b). “La inseguridad es la barbarie” [1ra. ed. 1874], in J. B. Alberdi, Obras
Completas, Vol. 7. Buenos Aires: Imprenta de la Tribuna Nacional, pp. 167-168.
Alberdi, Juan Bautista (1932). “Segunda carta” [1ra. ed. 1853], in J. B. Alberdi, Cartas Quillotanas.
Buenos Aires: Rosso, pp. 39-84.
Albornoz, Martín; Galeano, Diego (2016). “El momento Beastly: la policía de Buenos Aires y la expulsión
de extranjeros (1896-1904)”. Astrolabio, 17, pp. 6-41.
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

Barry, Viviana (2009). Orden en Buenos Aires. Policías y modernización policial, 1890-1910. Buenos
Aires: Universidad Nacional de San Martín (Tesis de Maestría).
Batticuore, Graciela (2005). La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina:
1830-1870. Buenos Aires: Edhasa.
34 Blackwelder, Julia Kirk (1990). “Urbanization, Crime, and Policing. Buenos Aires, 1880-1914”, in L.
Johnson (ed.), The Problem of Order in Changing Societies: Essay on Crime and Policing in
Argentina and Uruguay. Albuquerque: University of New Mexico Press, pp. 73-83.
Blanco, Julio (1878). Presupuesto de policía para 1878, Buenos Aires: s/e (Acervo de la Biblioteca
Nacional de la República Argentina).
Botana, Natalio (2000). “La lucha por la capital”, in José L. Romero; Romero, L. A. (eds.), Buenos
Aires: historia de cuatro siglos, tomo 1. Buenos Aires, Altamira, pp. 309-322.
Bretas, Marcos (1997). A guerra das ruas: povo e polícia na cidade do Rio de Janeiro. Rio de Janeiro:
Arquivo Nacional.
Calzadilla, Santiago (1919). Las beldades de mi tiempo [1ra. ed. 1891]. Buenos Aires: Vaccaro.
Caimari, Lila (2015). “Los historiadores y la cuestión criminal en América Latina. Notas para un estado
de la cuestión”, in Daniel Palma Alvarado (ed.), Delitos, Policías y Justicia en América Latina.
Santiago: Universidad Alberto Hurtado, pp. 491-507.
Cecchi, Ana (2016). La ciudad timbera: juego, Estado y cultura en Buenos Aires, 1891-1932. Buenos
Aires: Universidad de San Andrés (Tesis de Doctorado).
Constitución (1854). Constitución del Estado de Buenos Aires. Publicación Oficial. Buenos Aires:
La Tribuna.
Constitución (1873). Constitución de la Provincia de Buenos Aires: edición oficial. Buenos Aires:
Imprenta Americana.
Cortés Conde, Ramón (1937). Historia de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Buenos Aires:
Biblioteca Policial.
Di Meglio, Gabriel (2007). ¡Mueran los salvajes unitarios! La Mazorca y la política en tiempo de Rosas.
Buenos Aires: Sudamericana.
Echeverría, Esteban (1915). Dogma socialista [1ra. ed. 1846]. Buenos Aires: La Facultad.
Flores Belfort, Daniel (1856). Club de la Sociedad Popular Restauradora de la Mas-horca. Buenos
Aires: s/m (Biblioteca del Centro de Estudios Históricos Policiales – Policía Federal Argentina).
Flores Belfort, Daniel (1872). “Punto de partida”. Anales de Policía, 4, Buenos Aires, pp. 100-104.
Freidenraij, Claudia (2015). La niñez desviada. La tutela estatal de niños pobres, huérfanos y delincuentes.
Buenos Aires, c. 1890-1920. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires (Tesis de Doctorado).
Galeano, Diego (2009). “Médicos y policías durante la epidemia de fiebre amarilla (Buenos Aires,
1871)”. Salud colectiva, 5 (1), pp. 107-120.
Galeano, Diego (2015). “O ofício inconfessável: policiais, ordem urbana e mercado de trabalho na ci-
dade de Buenos Aires, 1867-1880”. Revista do Arquivo da Cidade do Rio de Janeiro, 9, pp.
191-209.
Galeano, Diego (2016). “La ley de la policía: edictos y poder contravencional. Ciudad de Buenos Aires,
siglo XIX”. Historia y Justicia, 6, pp. 12-43.
García Ferrari, Mercedes (2010). Ladrones conocidos / sospechosos reservados. Identificación policial
en Buenos Aires, 1880-1905. Buenos Aires: Prometeo.
Gayol, Sandra (1996). “Entre lo deseable y lo posible. Perfil de la Policía de Buenos Aires en la
segunda mitad del siglo XIX”. Estudios Sociales, 10, pp. 126-138.
Guerra, Rosa (1860). ¡Causa célebre! El Jefe de Policía D. Rafael Trelles y las señoritas de Guerra.
Buenos Aires: Imprenta de la Reforma Pacífica (Acervo de la Biblioteca Nacional de la República
Argentina).
Halperin Donghi, Tulio (2005). Una nación para el desierto argentino. Buenos Aires: Prometeo.
Ini, María Gabriela (1994). “Rosa Guerra y Lucía Miranda: las mujeres cautivas”, in L. Fletcher (ed.),
Mujeres y cultura en la Argentina del siglo XX, Buenos Aires: Feminaria, pp. 127-143.
Kalmanowiecki, Laura (1995). Military Power and Policing in Argentina, 1900-1955. New York: New
School for Social Research (Tesis de Doctorado).
La Policía (1872). “La Policía”. Anales de Policía, 3, Buenos Aires, p. 92.
Ler História | 70 | 2017

Kalmanowiecki, Laura (1998). “Soldados ou missionários domésticos? Ideologias e autoconcepções


da polícia argentina”. Estudos Históricos, 12 (22), pp. 295-323.
Lawrence, Paul (2012). “‘They have an admirable police at Paris, but they pay for it dear enough’:
attitudes towards continental policing in nineteenth-century England”, in C. Denys (ed.), Circulations
policières, 1750-1914. Villeneuve d’Ascq: Presses Universitaires du Septentrion, pp. 103-118. 35
López, Leopoldo C. (1911). Reseña histórica de la Policía de Buenos Aires, 1778-1911. Buenos Aires:
Imprenta y Encuadernación de la Policía.
López, Vicente Fidel (1890). Historia de la República Argentina. Su origen, su revolución y su desarrollo
político hasta 1852, Tomo IX. Buenos Aires: Imprenta de Mayo.
Manual (1825). Manual de policía. Buenos Aires: Imprenta de la Independencia (Acervo de la Biblioteca
Nacional de la República Argentina).
Márquez, Saturnino (1880). “Manual de procedimientos”, in Memorias del Ministerio de Gobierno.
Buenos Aires: Imprenta de la Penitenciaría, pp. 365-441.
Martínez Ruiz, Enrique (1986). “Apuntes sobre la policía de Madrid en el reinado de Carlos IV”.
Cuadernos de Historia Moderna y Contemporánea, 7, pp. 65-84.
Medina, Lisandro (1871a). “Colaboración”. La Revista de Policía, 3, pp. 36-37.
Medina, Lisandro (1871b). “Antagonismo entre el pueblo y la policía”. La Revista de Policía, 6, pp. 89-90.
Mejías, Laurentino (1911). La policía por dentro: tomo 1. Barcelona: Viuda de Luis Tasso.
Mouchet, Carlos (1957). Pasado y restauración del régimen municipal. Buenos Aires: Perrot.
Myers, Jorge (1998). “La revolución de las ideas: la generación romántica de 1837 en la cultura y en
la política argentinas”, in Noemí Goldman (ed.), Revolución, República, Confederación (1806-
1852). Buenos Aires: Sudamericana, pp. 381- 445.
O’Gorman, Enrique (1873). “Memoria del Departamento General de Policía”, in Memorias de las
diversas reparticiones dependientes del Ministerio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
Buenos Aires: Imprenta El Mercurio, pp. 473-804.
Pirez, Pedro (1996). “La ciudad de Buenos Aires: una cuestión federal”. Revista Mexicana de Socio-
logía, 58 (3), pp. 193-212.
Pulido, Diego (2012). “Profesional y discrecional: policía y sociedad en la ciudad de México del
Porfiriato a la posrevolución”. Antropología, 94, pp. 72-85.
Quesada, Vicente (1877). Memoria del Ministro Secretario de Gobierno de la Provincia de Buenos
Aires. Buenos Aires: Imprenta de Mayo.
Quesada, Vicente (1888). Memorias de un viejo. Escenas de costumbres de la República Argentina,
Vol. 2. Buenos Aires: Jacobo Peuser.
Recopilación (1858). Recopilación de las leyes y decretos promulgados en Buenos Aires desde enero
de 1841 hasta la fecha. Buenos Aires: Imprenta de Mayo.
Reglamento (1868). Reglamento General del Departamento de Policía de la Ciudad de Buenos Aires.
Buenos Aires: Imprenta La Tribuna.
Rocha, Manuel (1876). Memoria del Departamento General de Policía (1875-1876). Buenos Aires:
Imprenta La Tribuna.
Rodríguez, Adolfo (1981). Cuatrocientos años de policía en Buenos Aires. Buenos Aires: Editorial Policial.
Romay, Francisco (1963). Historia de la Policía Federal Argentina, Tomo I: 1580-1820. Buenos Aires:
Editorial Policial.
Romay, Francisco (1965). Historia de la Policía Federal Argentina, Tomo IV: 1852-1868. Buenos
Aires: Editorial Policial.
Ruibal, Beatriz (1992). Ideología del control social: Buenos Aires, 1880-1920. Buenos Aires: Centro
Editor de América Latina.
Saavedra, Osvaldo (1871). “Antagonismo entre la policía y el pueblo”. La Revista de Policía, 7, pp.
104-105.
Salvatore, Ricardo (2001). “Death and Liberalism: Capital Punishment after the Fall of Rosas”, in R.
Salvatore; Aguirre, C.; Joseph, G. (eds.). Crime and Punishment in Latin America. Durham: Duke
University Press, pp. 308-341.
Salvatore, Ricardo (2003). Wandering Paysanos. State Order and Subaltern Experience in Buenos
Aires during the Rosas Era (1820-1860). Durham: Duke University Press.
D. Galeano | Entre el orden y la fuerza bruta

Sánchez León, Pablo (2005). “Ordenar la civilización: semántica del concepto de Policía en los orígenes
de la Ilustración Española”. Política y Sociedad, 42 (3), pp. 139-156.
Sarmiento, Domingo F. (1852). Campaña en el Ejército Grande Aliado de Sud-América. Rio de Janeiro:
Imprenta Villeneuve.
36 Sarmiento, Domingo F. (1858a). “El allanamiento”. El Nacional, Buenos Aires, 22 jul. 1858.
Sarmiento, Domingo F. (1858b). “No se allana la cuestión del allanamiento”. El Nacional, Buenos
Aires, 26 de julio de 1858.
Sarmiento, Domingo F. (2001). “Funciones judiciales de la policía” [1ra. ed. 1858], in Domingo F.
Sarmiento, Obras Completas, Tomo 18: Discursos Parlamentarios I. Buenos Aires: Universidad
Nacional de La Matanza, pp. 171-181.
Suárez, Marcelino (1872). “La policía ejecutora”. La Revista de Policía, 9, pp. 130-133.
Suriano, Juan (1988). Trabajadores, anarquismo y Estado represor: de la Ley de Residencia a la Ley
de Defensa Social (1902-1910). Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.
Ternavasio, Marcela (1998). “Las reformas rivadavianas en Buenos Aires y el Congreso General
Constituyente (1820-1827)”, in Noemí Goldman (ed.), Nueva Historia Argentina. Revolución,
República y Confederación (1806-1852). Buenos Aires: Sudamericana, pp. 159-197.
Vicuña Mackenna, Benjamín (1875). La Policía de Seguridad en las Grandes Ciudades Modernas.
Santiago: Imprenta de la República.