Você está na página 1de 7

LAS DANZAS DEL MUNDO ADAPTADAS COMO RECURSO PEDAGÓGICO

INTERCULTURAL PARA EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES PSICOMOTRICES DE


NIÑOS Y NIÑAS DE 3 A 6 AÑOS

Lic. Juan E. Sánchez Igual.

España.

----------------- o -----------------

INTRODUCCIÓN Y JUSTIFICACIÓN

Las danzas del mundo son contenidos cada vez más empleados en psicomotricidad y
educación física para la mejora en un ambiente lúdico de las cualidades y capacidades físicas.
Su práctica perfecciona también el sentido musical y rítmico y la confianza en los propios
movimientos, además de estimular las relaciones afectivas con los demás y crear en niños y
niñas una disposición favorable a la desinhibición.

Pero las danzas del mundo no tienen porqué ser vistas únicamente como un conjunto de
ejercicios; su práctica va unida al conocimiento de otros países y culturas, necesario en esta
sociedad cada vez más multicultural, donde el protagonismo del profesorado de educación
infantil es especialmente importante al ser en estas edades cuando niños y niñas desarrollan
sus habilidades sociales en unos colegios donde cada vez es más numerosa la incorporación de
niños y niñas de diferentes culturas y/o países.

A partir de este taller, a través de la enseñanza de danzas fuertemente adaptadas a


estas edades, queremos optar por transmitir en el periodo de la educación infantil, el
conocimiento de que existen otras culturas diferentes a la nuestra y el respeto hacia estas,
todo ello a través de una serie de prácticas psicomotrices que contribuirán al desarrollo
psicoevolutivo de los niños y las niñas que tengamos a nuestro cargo.

Desde este texto pretendemos dar a conocer los fundamentos teóricos de los que emana
nuestro taller, para lo cual comenzaremos por explicar la importancia del tema a tratar y las
grandes posibilidades que tienen este tipo de actividades dentro de la educación infantil. Dado
que este taller está entre la psicomotricidad y el trabajo intercultural, haremos unas breves
reflexiones de ambas cuestiones en las que presentemos estas y expondremos su relación con
la educación en la etapa de 3 a 6 años.

Tras presentar ritmo e interculturalidad por separado, nos centraremos en los


contenidos concretos de este taller, que son un conjunto de actividades psicomotrices con
músicas de diferentes países. Con relación a esta cuestión quisiéramos aclarar que las danzas
que desarrollaremos en este taller han sido muy modificadas para hacerlas accesibles a este
rango de edades, ya que resulta desacertado desde el punto de vista pedagógico el pretender
enseñar una danza rígida, intensa y compleja de coordinar en un grupo de edades con unas
incipientes capacidades, las cuales necesitan más que nunca, un clima de libertad para
experimentar y crear.

Esperamos que este taller sirva para crear ideas que puedan aplicarse a las
características concretas de cada centro. En algunos entornos posiblemente resulte más
interesante el sustituir las manifestaciones culturales de otros países lejanos por aquellas
culturas que viven en nuestro propio territorio formando minorías étnicas. La aplicabilidad de
estos contenidos a nuestras circunstancias personales es el desafío que este taller pretende
transmitir a los y las asistentes.

JUSTIFICACIÓN:
El planteamiento de este taller dentro de un encuentro sobre educación inicial y preescolar
viene motivado por la necesidad creciente hoy en día de sacar el máximo provecho a nuestras
sesiones de psicomotricidad, ya que actividades basadas en danzas del mundo acomodadas a
nuestro alumnado nos darán la oportunidad de desarrollar en este, además de interesantes
contenidos psicomotrices, una serie de conocimientos y actitudes interculturales que hacen de
este tipo de aprendizaje un valioso medio para la educación integral (Escudero, 1996).

La práctica de bailes populares tiene una gran capacidad de aplicación y progresión a cualquier
edad, a lo que debemos añadir las ventajas que proporciona el que las necesidades materiales
sean mínimas, ya que para su desarrollo únicamente necesitaremos un espacio amplio, un
aparato de música, un instrumento musical para llevar el ritmo y material de talleres en el
caso de que deseemos caracterizar al alumnado con un elemento representativo del país de la
danza.

EL RITMO Y LA INTERCULTURALIDAD EN LA ETAPA DE 3 A 6 AÑOS.

EL RITMO:

El sentido del ritmo es algo natural e individual en las personas, no existe un ritmo común a
todos, ya que el ritmo propio está relacionado con el ritmo fisiológico y el nivel de desarrollo
psicomotor y morfológico. Esta individualidad del ritmo es un fenómeno observable fácilmente
por el hecho de que cada persona tenga una forma peculiar de andar, mover los brazos,
hablar etc.

Este sentido rítmico debe ser estimulado desde los primeros años, ya que la primera infancia
es la edad más indicada para trabajar estos contenidos (Lleixa, 1988), no solo por su situación
madurativa, sino porque su facilidad de expresión y espontaneidad proporcionarán las
condiciones ideales de trabajo.

El trabajo del ritmo en psicomotricidad requiere el conocimiento del proceso madurativo que
sufren niños y niñas en relación a este. Hacia el año y medio, se comienza a responder
globalmente con todo el cuerpo a diversos ritmos musicales. A los 2 años, estas respuestas
van siendo menos globales y se manifiestan mediante balanceos, golpes con los pies en el
suelo y movimientos similares. A partir de los tres años, el control de los propios movimientos
permite que el niño o la niña comiencen a ser capaces de seguir de forma rítmica un estímulo
musical mediante balanceos rítmicos (Lleixa, 1988), palmadas o percusiones con las manos o
los pies, y poco a poco comienza a coordinar mejor su propio ritmo con el musical y
manifestándolo a través del movimiento.

Dentro de la psicomotricidad, el movimiento rítmico permite el desarrollo de capacidades


motrices como caminar, correr, y saltar, mediante actividades como juegos de imitación,
destreza, precisión rítmica etc; también ayudan a la formación del sistema nervioso y a tomar
conciencia y control de su cuerpo como instrumento musical y de expresión. Todo ello llevará
implícita una mayor agilidad psicológica que le ayudará al afianzamiento de la personalidad y a
una mejor adaptación al medio socio-cultural.

Para que nuestro alumnado de infantil vaya adquiriendo progresivamente destrezas rítmicas,
deberemos llevar a cabo un plan de trabajo que comience por ejercicios sensoriales y pase
después a la expresión corporal y los juegos musicales. Las principales herramientas que
utilizaremos serán los instrumentos musicales, que podrán ser naturales (Utilizando el propio
cuerpo como instrumento de percusión) o artificiales (Mediante instrumentos).

La utilización del cuerpo como instrumento de percusión nos permite trabajar al mismo tiempo
el esquema corporal y la coordinación motriz en cuatro niveles: pies, rodillas, manos y dedos,
obteniendo diferentes planos sonoros con gran riqueza y variedad de timbres.
LA INTERCULTURALIDAD:

Según Gallego y Gallego (2003), la educación intercultural promueve relaciones de igualdad y


cooperación entre personas procedentes de culturas diferentes, mediante la enseñanza-
aprendizaje de valores, habilidades, actitudes y conocimientos. Para que esto sea posible, esta
educación debe basarse en el conocimiento de esas culturas para que partiendo de aquí,
podamos trabajar actitudes y valores de respeto hacia dichas culturas.

Vivimos cada vez más en sociedades multiculturales en las que no es raro ver en los mismos
espacios a personas de diferentes orígenes culturales. A través de los medios de comunicación
y los ordenadores entran en nuestras casas otras culturas más o menos cercanas que exigen
cada vez más el conocimiento, respeto y la convivencia entre los individuos o los grupos
socialmente diferentes. Proceso que en el periodo educativo escolar debe comenzar en la
escuela infantil si queremos que llegue a buen término.

De aprender y realizar una danza adaptada y una música de un país no surge


automáticamente un trabajo significativo de conocimiento de esa cultura y mucho menos una
mejora en actitudes y valores, pero esa misma danza, junto con la música que la acompaña
puede servir de punto de encuentro para educar en valores universales que permitirán el
diálogo y la igualdad entre las personas.

LAS DANZAS POPULARES ADAPTADAS COMO CONTENIDO PARA EL TRABAJO


PSICOMOTOR EN LA ETAPA DE 3 A 6 AÑOS:

CONSIDERACIONES PREVIAS:

Coincidimos con Zamora (1996) cuando afirma que antes de los 6 años no es conveniente
enseñar ningún tipo de danzas de un modo sistemático dentro del contexto escolar, ya que en
este periodo no tiene sentido ni sería pedagógico el enseñar a coordinar una serie de
movimientos precisos en función de un ritmo impuesto por una música. En este taller, el
objetivo no será el aprender unas danzas correctamente desde el punto de vista técnico, sino
que convertiremos estas danzas en actividades psicomotrices para presentar diferentes países
y culturas y adquirir esquemas rítmicos, respetando siempre el esquema de los alumnos y las
alumnas. Todo ello exige la modificación de estas danzas hasta el punto de cambiar o
distorsionar estas casi en su totalidad, pero esto no nos importa, ya que la danza en si no es
el fin, sino una herramienta que debemos ser capaces de personalizar según nuestras
necesidades educativas.

OBJETIVOS A CONSEGUIR:

Como no podía ser de otra manera, los objetivos generales de este tipo de actividades deben
ser contextualizados dentro del proyecto curricular de centro, teniendo en cuenta siempre las
características propias del alumnado y su desarrollo psico-evolutivo.

1. OBJETIVOS PSICOMOTRICES:

ü Disfrutar con la práctica de juegos y actividades rítmicas.

ü Estimular el conocimiento corporal mediante la educación del sentido rítmico y la capacidad


de expresión.

ü Desarrollar la capacidad creativa del niño y la niña a través de actividades, canciones y


juegos de música con movimiento.
ü Dar a conocer las posibilidades del propio cuerpo para expresar sonoramente diferentes
ritmos mediante palmeos, gestos y otro tipo de movimientos.

2. OBJETIVOS INTERCULTURALES:

ü Conocer que en este mundo global existen otras culturas diferentes a la nuestra [1] .

ü Desarrollar actitudes y valores de respeto a otras culturas diferentes.

ü Fomentar la colaboración entre alumnos y alumnas dentro de un clima de clase distendido y


alegre.

METODOLOGÍA A EMPLEAR:

El comienzo del trabajo del esquema rítmico en psicomotricidad debe comenzar por
actividades poco dirigidas como caminar, correr o avanzar saltado, en las que los niños y niñas
tengan la oportunidad de expresar libremente su propio ritmo personal (Lleixa, 1988 y
Schinca, 1983).

A la hora de proponer actividades rítmicas en educación infantil, debemos tener presente que
cada alumno o alumna tiene su propio ritmo. (Lleixa, 1988 y Schinca, 1983), el cual debe
prevalecer antes que otros ritmos exteriores. También debemos recordar que el esquema
corporal y la coordinación no están todavía preparadas para aprender detalladamente una
danza ya predeterminada. El alumnado investiga, curiosea, y explora continuamente con su
propio cuerpo, y esa creatividad debe ser respetada y valorada, por todo ello, deberemos
anteponer los ritmos y movimientos naturales del alumnado a los prefijados por la danza.

Antes de desplazarse al ritmo de una música, es necesario que los niños y las niñas conozcan
su ritmo musical. Antiguamente se enseñaba el ritmo solo de oído, pero hoy en día se ha
mostrado más eficaz esta enseñanza mediante movimiento y ritmo corporal (Zamora, 1996).
Por todo ello, antes de realizar una danza deberemos usar su ritmo como base para juegos de
palmas (Ortiz, 2002) y otras percusiones corporales.

Como todas las sesiones que realicemos, después de las lógicas medidas de seguridad,
deberemos partir siempre del respeto y estimulación de la creatividad, partiendo de la
curiosidad e interés del niño o la niña, siempre en un ambiente lúdico y estimulante (Hugas,
1996).

El lenguaje hablado es una importante ayuda para la formación del esquema rítmico (Schinca,
1983) por lo que en nuestras sesiones deberemos recurrir a este recurso, ya sea inventando
canciones o utilizando frases o palabras que nos sirvan para facilitar las vivencias de la
expresión rítmica.

Otros recursos importantes para el trabajo mediante danzas adaptadas a la educación infantil
son la introducción de elementos motivadores diversos como balones, pañuelos, papeles,
panderetas, o la confección de un disfraz o elemento característico de cada país. La figura del
pasaporte o billete de avión que nos permitirá hacer un viaje imaginario por diferentes países
del mundo puede resultar especialmente interesante como hilo conductor del viaje imaginario.
Poner un mapa en el aula donde al alumnado sitúe los países “visitados” es otro recurso que
puede ser interesante.

A la hora de convertir una danza en una actividad psicomotora para estas edades deberemos
tener en cuenta una serie de criterios para establecer la dificultad que esa actividad tendrá
para los destinatarios. Estos criterios pueden modificarse con creatividad por parte del
maestro o maestra y son los que adecuarán esos ejercicios al estado evolutivo de nuestros
niños y niñas. Debemos recordar que la danza en si no es un fin, sino un medio para conseguir
otros objetivos.

Si la danza resulta demasiado complicada de convertir en juegos psicomotrices siempre queda


la opción de buscar otra danza más sencilla de transformar. No obstante, toda danza puede
ser adaptada utilizando alguna o algunas de las medidas propuestas en el cuadro siguiente:

CRITERIO PROBLEMA SOLUCIONES


Velocidad con la que ü Actividades a media velocidad.
Tempo demasiado rápido para
se ejecuta la música ü Pedir al profesorado de música que
coordinar los movimientos.
(Tempo). adapte dicha música.
ü Comenzar con percusiones corporales
o mediante un pandero o similar hasta
que se conozca el ritmo a seguir.
Facilidad de Ritmo poco marcado o difícil
Cantar.
percepción del ritmo. de percibir en estas edades.
ü Bajar el volumen de la música y
marcar su ritmo con percusiones o
canción.
Formaciones demasiado
ü Pasar a una formación sencilla y
complejas como corros
controlable visualmente (Corro, línea,
interiores y exteriores,
sin formación ...)
cuadrados, estrellas ...
Utilización del Demasiados cambios de ü Eliminar dichos elementos para que el
espacio. dirección y sentido que hacen maestro o la maestra estén siempre
a la danza difícil de coordinar. frente a su clase.
ü Danzar al exterior si la temperatura lo
Espacio requerido demasiado
permite.
amplio.
ü Reducir el espacio necesario.
ü Realizar movimientos únicamente con
Complejidad de Movimientos simultáneos una parte del cuerpo.
movimientos. difíciles de coordinar. ü Movimientos simétricos.
ü Crear nuevos movimientos.
ü Hacer grupos mixtos de tigres y
No igual número de chicas que leones. Repartir pegatinas de dos
Danzas por parejas de chicos. colores diferentes y ponerlas en la
mixtas. frente, o elásticos en la muñeca ...
Movimientos de chica y de ü Cambiar los roles (“Ahora los tigres
chico. serán los leones y al revés”).
ü Cambiar el enlace a cogidos de la
Bailarines enlazados de mano. (Como mucho puede indicarse
formas complejas como en X, que la palma derecha estará hacia
Enlaces de los mariposa, en W, en T etc. delante y la izquierda hacia atrás).
bailarines. Bailar individualmente.
Enlaces que pueden resultar
ü No mantener ese enlace durante
fatigosos si no se realizan
mucho tiempo.
correctamente.
Requieren demasiadas
evoluciones en equipo y ü Todo el alumnado hace los mismos
sincronización entre los movimientos.
miembros del grupo.
Muchas partes ü Se sustituyen partes rígidas por
Partes de la danza.
movimientos libres (Atención a los
Partes de la danza difíciles de enlaces con la siguiente parte de la
coordinar. danza, marcar con voz, pandero o
similar).
Enlaces entre movimientos ü Buscar otros movimientos o parar la
complejos de coordinar. música, introducir una actividad y luego
continuar.
ü Buscar movimientos menos amplios
para acortar la velocidad de ejecución
necesaria.
ü Hacer movimientos menos intensos,
Alto esfuerzo físico que puede
por ejemplo sustituir saltos por
Esfuerzo físico fatigar al alumnado. palmadas y similar.
requerido (Duración
ü Estructurar la sesión en tres partes
e intensidad).
(Calentamiento, parte central y vuelta a
la calma).
ü Hacer descansos.
Danza demasiado larga. ü Finalizar la danza bajando el
volumen.
CONTENIDOS

Como no pueden ser otros, los contenidos de este taller estarán compuestos por las danzas
que pueden enseñarse en cursos posteriores dentro de la clase de educación física, pero estas
danzas habrán de ser enormemente modificadas para convertirlas en juegos psicomotores.
Estas actividades serán programadas en función de las necesidades motrices de los niños y
niñas de 3 a 6 años y nunca deberán agotar su condición física ni ser tan cerradas hasta el
punto de restringir la creatividad y tendencia a la exploración que debe primar en estas
etapas.

Algunas de las actividades a realizar estarán basadas en músicas de diferentes


culturas, las cuales son por si mismas excelentes recursos para realizar diferentes juegos
culturales, por lo que junto con las danzas simplificadas, se incluirán gran cantidad de juegos
de palmas y de actividades rítmico - grupales que ayudarán a lograr nuestros objetivos
psicomotrices, pero también interculturales.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

La evaluación deberá hacerse en tres etapas que serán: anteriores a estas


actividades, durante las actividades y una evaluación final. La evaluación inicial del grupo
deberá establecer las necesidades de este, siendo posible que en centros multiculturales
resulte más interesante desde el punto de vista intercultural las actividades centradas en
culturas provenientes de minorías étnicas presentes en el centro que las de países lejanos. La
evaluación inicial deberá incluir también la de los diferentes ritmos naturales del alumnado.

A lo largo de las actividades, la evaluación deberá centrarse en la adecuación de las


danzas al grupo de alumnos y alumnas, de modo que progresivamente, vayamos cumpliendo
los objetivos prefijados.

La evaluación final deberá incidir en los siguientes temas: actividades efectuadas y


grado de adecuación al grupo, clima de clase, evolución grupal y como han incidido las
actividades en el conocimiento de otras culturas diferentes a la nuestra. Toda esta evaluación
permitirá evaluar la experiencia de cara a mejorarla en futuros cursos. Los instrumentos de
evaluación serán en primer lugar la observación directa de las sesiones y en segundo lugar el
análisis del material sobre estas culturas preparado en actividades similares.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

ESCUDERO M. P. (1996) Lenguaje musical y didáctica de la educación musical 2.Madrid: San


Pablo.
GALLEGO, C. I. & GALLEGO Mª. M. (2003) “Interculturalidad en educación infantil y primaria
con la música”, Filomúsica. Número 37º - Febrero 2.003 [Revista mensual de publicación en
Internet], http://www.filomusica.com /filo37/interculturalidad.html. (Consulta: 17/01/04).
ISSN: 1576-0464.

HUGAS, A. (1996) La danza y el lenguaje del cuerpo en la educación infantil.Madrid: Celeste.

LLEIXA, T. (1988) La educación física en preescolar y ciclo inicial de 4 a 8 añosBarcelona:


Paidotribo.

ORTIZ Mª. M. (2002) Expresión corporal. Una propuesta didáctica para el profesor de E.
F. Granada: Grupo Editorial Universitario.

SCHINCA, M. (1983) Psicomotricidad, ritmo y Expresión corporal. Madrid: Escuela Española


S.A.

ZAMORA, A. (1996) Danzas del mundo. Madrid: CCS. (2ª Edición).

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

CONCHA, M. O. (1996) La primera infancia y la música. Chile: Ediciones Universidad de la


Serena.

DURIVAGE, J. (1987) Educación y psicomotricidad. México: Ed. Trillas.

LORA, J. (1989) Psicomotricidad, hacia una educación integral. Perú: Ed. Desa S. A.

OSSONA, P. (1984) La educación por la danza. Enfoque metodológico. Buenos Aires. Ediciones
Paidós. Técnicas y lenguajes corporales.

PECHANSKY, M. & EIDELBERG, A. (1980) La expresión corporal en la escuela primaria. Buenos


Aires: Editorial Plus Ultra.

STOKOE, P. (1986) Expresión corporal. Guía didáctica para el docente. Buenos Aires: Ricordi.

STOKOE P. & HARF, R. (1987) La expresión corporal en el jardín de infantes. Buenos Aires.
Ediciones Paidós. Técnicas y lenguajes corporales.

[1] Con relación a este objetivo, recordamos que aunque este taller se centre en culturas de
otros países, sus contenidos pueden aplicarse a culturas existentes en el propio país.