Você está na página 1de 1

Algunas sugerencias al trabajo en el aula, que ayudarán al desarrollo de aprendizajes significativos en los

estudiantes.
Para mantener relaciones de respeto entre estudiantes y profesor, se sugiere solicitar encarecidamente a los
alumnos a guardar silencio absoluto al momento de saludar, y cuando el profesor esté realizando explicaciones
de los contenidos o modelando el aprendizaje. Se sugiere además utilizar la planilla o citar a apoderado cuando
las interrupciones lo ameriten y evitar anotar en la pizarra a los desordenados, esto puede llevar a la
estigmatización de los desordenados; frustración y malestar en general al curso observado(7°A). En este punto
cabe señalar que el docente es quien prepara el ambiente para el aprendizaje, solicitando recoger papeles o
basura de sus puestos, ordenar sus mesas, sacar mochilas o bolsos que estuviesen sobre ellas, solicitar delantales,
retirar celulares, audífonos u otros.
En lectura silenciosa, se sugiere ser un modelo de lectura, esto no quita que primero se deba dedicar unos
minutos en pasearse en la sala, cerciorarse que todos los estudiantes tengan sus libros, que hayan hecho silencio
y luego el profesor puede leer modelando el gesto lector. Se sugiere además pasearse constantemente en este
momento.
Uno de los indicadores del marco para la buena enseñanza es “Optimizar el tiempo disponible para la
enseñanza.” Por ello, se solicita que no dicte los contenidos a los estudiantes ya que se pierde tiempo valioso para
que éstos puedan desarrollar una actividad desafiante y motivadora en función a los contenidos vistos. Puede
usar estrategias como entregar guías con los contenidos, hojas para recortar y pegar en el cuaderno con los más
pequeños, revisar power points u otros.
Se sugiere marcar los momentos de la clase. Registrar en la pizarra el objetivo de la clase (como lo afirman los
lineamientos pedagógicos) comenzar realizando una contextualización o recuerdo de lo visto en la clase anterior,
enfocarse a desarrollar un solo objetivo por clase. En el inicio no olvidar traer actividad motivante para empezar
la clase ya sea video, objetos, canciones u otros.
En el desarrollo, plantear actividades desafiantes para que los estudiantes comprendan e internalicen el
objetivo propuesto, no centrar la clase en que los estudiantes registren materia en el cuaderno, o que observen
videos. Por ejemplo, para el caso de esta clase observada, si el objetivo era reflexionar cuando la música está
supeditada al texto, los estudiantes podrían haber creado payas en parejas que luego podrían haber musicalizado
de forma simple.
Se sugiere hacer énfasis en el modelamiento de los aprendizajes, es decir si se les pide realizar alguna tarea
primero el docente les muestra cómo se debe hacer correctamente para que ellos puedan entender como se hace.
Esto lleva a que cuando se construyan los instrumentos de evaluación, puedan ser concordantes con las
actividades trabajadas en clase y con las habilidades ya desarrolladas. Esto permite que haya concordancia entre
lo que se enseña y lo que se evalúa, evitando tener cuestionamientos tales como, “eso que preguntó no se
enseñó”.
Se invita a continuar con el cierre la clase con una síntesis de los aprendizajes, a través de un esquema en clase,
verbalización por parte de los estudiantes o del docente, como lo ha realizado en esta oportunidad.
Se sugiere cautelar que el tiempo sea el adecuado para la clase, no terminar mucho antes del toque de timbre
para prevenir desordenes u otros conflictos. Nunca dejar salir a los estudiantes antes del horario establecido para
las clases. Ni permitirles comer o escuchar música dentro de las sala. Por último utilizar la caja para recoger
celulares y tomar a tiempo los cursos asignados.