Você está na página 1de 536

LÁMINAS

DE

ANATOMÍA HUMANA
LAMINAS DE ANATOMiA HUMANA

IN DICE

Sistema 6seo Ill

Sistema Muscular XI

Sistema Circulatorio XVIII

Sistema Digestive XXVII

Sistema Linfatico XXXIX

Sistema Res iratorio XLI

Sistema Nervioso XLIX


Sistema Excreter LIX
Sistema Endocrine LXII
Sistema Re[1roductor LXXI

LaPiel LXXVII

Los Sentidos LXXVIII

II
Sistema 6seo

CRANEO. VISION ANTERIOR

HUESO FRONTAL HUESO PARIETAL

MALAR

AGUJERO NASAL
INFRAORBITARIO

PIEZAS MAXILAA INFERIOR


DENTARIAS PROTUBEAANCIA MENTONIANA

III
CRANEO. CARA EXOCRANEAL (BASE DEL CRANEO)

HUESO TEMPORAL
ORIFICIO HUESO PARIETAL
OCCIPITAL
HUESO
OCCIPITAL

PALATINA

INCISIVA

\
/ \MAXILAR
HUESO ESFENOIDES SUPERIOR
(PALADAR 0SEO)
HUESO TEMPORAL
HUESO PALATINO

CRANEO. CARA ENDOCRANEAL (BASE DEL CRANEO)

HUESO TEMPORAL
HUESO PARIETAL
/ HUESO FRONTAL

HUESO OCCIPITAL
HUESO PARIETAL HUESO TEMPORAL

IV
CRANEO. VISION LATERAL

HUESO PARIETAL HUESO FRONTAL MALAR

AATICULACI6N TEMPOAO-MAXILAA MAXILAA INFERIOR AGUJERO MENTONlANO

CUEAPO VERTEBRAL

VERTEBRAS
CERVICALES
Y LUMBARES

AP6FISIS
TRANSVERSA

V
COLUMNA VERTEBRAL

VERTE BRAS
CEAVICALES

VERTEBRAS
DORSALES

VERTEBRAS
LUMBARES

SACRO

VISI6N POSTER IOR VISI6N LATERA L VISI6N ANTERIOR

VI
HUESOS DEL HOMBRO Y DEL BRAZO

ESCAPULA.
VISION POSTERIOR

AP6FIS IS FOSA
t:ORACOIDES
SUPRAIESPIN:::ULO
ESCOTADURA
SUP/APULA I
UPERIOR

VISION ANTERIOR
-

ESPIN~
FOSA
DE LA/ INFRAESPINOSA
ESCAPULA

ESCAPULA "'----ANGU LO INFERIOR

FOSA CORONOIDEA EPIC6NDILO

HUESOS DEL ANTEBRAZO

OLECRANON
CABEZA

AP6FISI
COAONOIDE

ClJBITO Y RADIO RADIO


VISTOS POR DEL.ANTE
CUBITO

CUBITO V RADIO
VISTOS POR OETRAS
AP6FISIS
ESTILOIDES ===- --"

VII
HUESOS DE LA MANO Y LA MUNECA

HUESO GRANDE

HUE SO
ESCAFOIDES

HUE SO HUESO
PISIFORME TRAPECIO

HUESO
GANCHOSO

HUESO
TRAPEZOIDES

TEACERA
FALANGE

VISI6N DORSAL

VIII
HUESOS DE LA PIEANA HUESOS DEL PIE

PAIMERA
FALANGE
PERONE - - -+1 (PROXIMAL)
- -- - - -- TIBIA

SEGUNDA
FALANGE
(MEDIA)

MALEOLO
LATERAL

MALEOLO
MEDIAL

TERCERA
FALANGE
MALEOL - - - - - MALEOLO (DISTAL)
EXTEANO CAAA ARTICULAR INTEANO
0 PERONEAL INFERIOR 0 TIBIAL

IX
HUESOS DE LA PELVIS Y EL MUSLO

ESPINA ILiACA
POSTEROSUPERIOR

CAESTA ILIACA

AGUJERO FEMUR
OBTU AAOOR

VISION LATERAL

PUBIS

C6NDILO LATERAL CARA AOTULIANA

X
Sistema Muscular

MUSCULOS DE LA CARA Y DEL CUELLO

AURICULAR AURICULAR SUPERIOR MASETERO FRONTAL


AURICULAR ANTERIOR
POSTERIOR

ORBICULAR DE
LOS PARPADOS

XI
MUSCULATURA ABDOMINAL

LINEA
ALBA

MUSCULO
OBUCUO
- !NTERNO
DEL
ABDOMEN
OBLICUO
MAYOR

SAATOR!O

XII
MUSCULOS DEL CUELLO
MUSCULOS DE LA
REG16N LUMBO-ILiACA

DEL PUBIS
OBTUAADOR
PSOAS·ILIACO

21 COSTILLA

MUSCULATURA DORSAL DEL TRONCO

ESTEANOCLEIDOMASTOIDEO
AP6FISIS ESPINOSA DE
LA VERTEBRA T1

FASCIA
TORACO·
LUMBAR

SERRATO MUSCULOS
MENOR INFERIOR INTEACOSTALES

SERRATO MENOR INFERIOR

PLANO SUPERFICIAL PLANO MEOIO PLANO PROFUNDO

XIII
MUSCULOS POSTERIORES DE LA PELVIS

TENSOR
DE LA
FASCIA
LATA

PLANO SUPERFICIAL SEMIMEMBAANOSO PLANO PROFUNDO

MUSCULOS DE LA CARA ANTERIOR DEL TORAX

ESTEANOCLEIDO- INTEACOSTALES
TRAPECIO MASTOIDEO EXTEANOS DELTOI DES

ANTERIOR

DEL RECTO RECTO ANTERIOR


ANTERIOR PLANO SUPERFICIAL PLANO PAOFUNOO

XIV
MUSCULATURA DE LA EXTREMIDAD SUPERIOR. VISI6N ANTERIOR .

CABEZA DEL HLIMERO


ESCAPULA

REDONDO MAYOR

DORSAL
AP6FISIS COAACOIDES ANCHO

- - - BAAQUIAL ANTERIOR

1.er RADIAL EXTERNO


DELTOIDES

SUPINADOR
COAACOBRAOUIAL
/ CORTO ....____._

FLEXOR COMUN BiCEPS


DE LOS OEOOS
PRONAOOR REDONDO

FLEXOR TEND6N DEL BICEPS


LARGO
DEL PULGAR
SUPINAOOR LARGO

PRONADOR
CUADRADO 2.v RADIAL EXTEANO

/
/ ABDUCTOR
COR TO
DEL PULGAA
PALMAR MENOR

/ ABDUCTOR FLEXOR DE LOS DEDOS


DEL MENIOUE

- - CUBITALANTERIOR

PLANO PAOFUNOO PLANO SUPERFICIAL

XV
MUSCULATURA DE LA EXTREMIDAD SUPERIOR. VISION POSTERIOR.

REDONDO
MAYOR

EXTENSION PROPIO
DEL MENIOU E
CUBITO

PLANO PAOFUNDO PLANO SUPERFICIAL

XVI
MUSCULOS OEL MUSLO Y LA PIERNA

GUJrEO MAYOR

TENSOR
DE LA
FASCIA LATA

SEMIMEMBRANOSO

SEMITENOINOSO

R6TULA

B[CEPS
CRURAL
GEMELO
INTEANO

GEMELOS
TIBIAL
ANTERIOR

TEND6N DE
AOUILES TIBIA

VISI6N POSTERIOR VISI6N ANTERIOR

XVII
Sistema Circulatorio

EL CORAZON

NERVIOS VAGOS

TRAOUEA
ARTERIA
CAR0TIDA
INTEANA

VENA YUGULAR VENA YUGULAA


lNTERNA DEAECHA - - - - - -l!---- U I. INTEANA IZOUIERDA

CAY ADO A6RTICO


ARTERIA
SUBCLAVIA ---~JI~
DEAECHA
ARTERIA
SUBCLAVIA
IZOU IEADA
VENA
SUBCLAVIA
DERECHA VENA
SUBCLAVIA
IZQUIERDA

TAONCO PULMONAA

PULM6N IZQU IER DO

VENTAICULO
IZQUIERDO

PEAICAADIO

XVIII
EL CORAZON

ARTERIA ARTERIA CAA6TIDA COMlJN IZO. TAONCO BRAOUIOCEFALICO

CAY ADO A0ATICO PULMONAA DEAECHA

VENA
CAVA
INFERIOR
SENO
CORONAAIO

VENTRiCULO
IZQUIERDO

VENTRfCULO DERECHO

XIX
SECCION DEL CORAZON . LAS CAVIDADES

VENA PULMONAR
SUPER IOR DEAECHA VENAS
PULMONARES
VALVULA A6ATICA IZOUIEROAS

AORTA AURICULA
I IZOUIEROA

AURICULA
DEAECHA VALVULA MITRAL

CUERDAS
TENOINOSAS

PARED
VENTRICULAR
IZQUIEROA

VALVULA
TAICLISPIDE

MUSCULO PAPILAR
ANTERIOR OEAECHO (COAT ADO)

PARED VENTRICULAR
DEAECHA

VENTAiCULO IZQUIERDO MUSCULO PAPILAA


TABIQUE
INTERVENTRICULAR

XX
ARTERIAS PRINCIPALES DE LA EXTRE MIDAD CIRCULACI6N MAYOR
INFERIOR DERECHA

VENA ARTERIA
YUGULAA CAR0TIDA
DERECHA IZOUIERDA
ARTERIA
IL!ACA
EXTEANA
VENA ARTERIA
SUBCLAVIA SUBCLAVIA
DEAECHA IZQUIEADA

ARTERIA ---i--'n..
FEMORAL
PROFUNDA
ARTERIA
FEMORAL

ARTERIA$

fH;;---T---!~i~~~~R Y
OSTERIOR

VENA
PORTA

VENA
ILiACA
ARTERIAS DE LA PLANT A DEL PIE OEAECHA

ARGO PLANTAR

VENA
FEMORAL
ARTERIA
DEAECHA
DORSAL ARTERIA
DEL PIE
IZOUIEADA

ARTERIA
PLANTAR
INTERNA

ARTERIA PLANTAR
ARTERIA
EXTEANA
TIBIAL
ANTERIOR

XXI
CIRCULACION MENOR

VENAS
PULMONAAES ARTERIA PULMONAA DERECHA ARTERIA PULMONAA IZQUIEADA VENAS
DERECHAS PULMONARES
IZQUIERDAS

//

ARTERIA PULMONAR
/
VENTRfCULO DERECHO AURiCULA IZQUIERDA

RAMAS DE LA ARTERIA CAROTIDA EXTERNA QUE IRRIGAN LA CARA Y LA CABEZA

TEMPORAL
SUPERFICIAL

OCCIPITAL
MAXILAR SUPERIOR

. __.--- EXTERNA ----J----it"~'""'~~~;:)

CAAOTI~N:~~~~~VA--/'-------1,...

TIROIDEA SUPERIOR

XXII
ARTERIAS PRINCIPALES DE LA
EXTREMIDAD SUPERIOR DERECHA MANUBRIO

ARTERIA AXILAA

ARTERIA CUBITAL

ARTERIAS DE LA MANO

ARTERIA CUBITAL

ARGO PALMAR SUPERFICIAL

XXIII
CIRCULO DE WILLIS

COMUNICANTE ANTERIOR

AORTA Y SUS RAMAS PRINCIPALES

AORTA TORACICA

XXIV
PRINCIPALES SENDS VENOSOS DE LA DURAMADRE

VENA$ CEAEBAALES SUPERIORES


(PARASAGITALES , AOlANDICAS)
SENDS SAG ITALES SUPERIOR
E INFERIOR

SENOAECTO

SENO SIGMOIOEO DEAECHO

VENAS DE LA CABEZA Y EL CUELLO

VENA TEMPORAL SUPERFICIAL

VENA FACIAL TRANSVERSA

VENA FACIAL ANTERIOR

VENA UNGUAL \..'\

VENA SUBCLAVIA ANTERIOR


DEAECHA

XXV
PRINCIPALES VENAS SUPERFICIALES PRINCIPALES VENAS SUPERFICIALES DEL
DEL MIEMBRD SUPERIOR DERECHO MIEMBRO INFERIOR IZQUIERDO.
VISI6N ANTERIOR

(//<>~~
ABEATURA
DELA
SAFENA

f If
""
VENA AXILAR

"":
VENA BASiLICA

PRINCIPALES VENAS
SUPERFICIALES DEL MIEMBRO
INFERIOR IZQUIERDO.
VISI6N POSTERIOR

XXVI
Sistema Digestivo
VISION GLOBAL DEL APARATO DIGESTIVO VISION SUPERIOR DE LA LENGUA

VISION INTERIOR DE LA BOCA

DlENTES

PARED
POSTERIOR
DE LA FAA INGE

XXVII
MUSCULOS DE LA MASTICACI6N

MUSCULO
TEMPORAL

HUE SO
OCCIPITAL
MAXI LAA
SUPERIOR

HUESO
TEMPORAL
MAXI LAA
INFERIOR

GLANDULAS SALIVALES

CONDUCTO
PAROTfDEO

GLANDULA
PAR6TIOA M0SCULO
BUCCINADOR

LENGUA

MAXI LAA
INFERIOR

GlANDULA
SUBLINGUAL

GlANDULA
SUBMAXILAR

XXVIII
SECCI6N DE LA BOCA POR SU LINEA MEDIA

C<iikir!4---"-- - VEATCE~~'!i~~
t\ikc~~t---- LARINGE

TRAOUEA

SECCI6N DE UN DIENTE

PULPA
CON VASOS
YNEAVIOS

PAPILA

CONDUCTOS
-------------
RADICULARES
CON VASOS
Y NEAVIOS

XXIX
VISTA POSTERIOR ABIERTA DE LA FARINGE

AMiGDALA FARINGEA

FOSAS NASALES

INFERIOR
(ANGULO)

GlANDULA SUBMAXILAR

RELIEVE SOBRE LA lAMINA


DEL CAATfLAGO CAICOIDES

TRAOUEA ES6FAGO

XXX
RELACIONES DEL ES6FAGO

SECCI6N DEL ES6FAGO Y DEL EST6MAGO

ANILLO AOIPOSO
SUBHIATAL
PORCI6N SUPERIOR UNI6N
(1 1 ) DEL DUODENO GASTROESOFAGICA

PLIEGUES GASTRICOS (AUGOSIDADES) MUSCULATUAA GASTAICA

XXXI
INTESTINO DELGADO

PANCREAS

'-11- "4 - - INTESTINO


GAUESO

VISI6N DEL DUODENO ABIERTO

BULBO
DUODENAL
PILORO

COLEDOCO

PAPILA
VATER

CONDUCTO
PANCAEATICO
(WIRSUNG)

YEYUNO

XXXII
GLANDULAS GASTRICAS

MUCOSA DEL INTESTINO DELGADO

CAPA SEROSA MUCOSA N6DULO


MUSCULAR LINFATICO

CAPAS DEL INTESTINO DELGADO

CAPAS
MUSCULARES

XXXIII
EL INTESTINO GRUESO

COLON
TRANSVEASO......--
(elevado)

CINTILLA

YEYUNO

CAPAS DEL INTESTINO GRUESO

FLEXURA C6LICA
DEAECHA

iLEON
TERMINAL

XXXIV
REGION ILEO-CECO-APENDICULAR

AAMA C6 LICA

RAMA ILEAL

iLEON
CIEGO -"!'!~of--- TERMINAL

SITUACION DEL APENDICE EN EL CUERPO

PUNTO
APENDICULAA

XXXV
SECCION DEL RECTO Y EL CANAL ANAL

VENAS
AMPOLLA HEMORROIDALES
RECTAL INTERNAS

ESFiNT ER
- INTEANO

_ ESFiNTER
EXTEANO
COLUMNAS
DE MOAGAGNI ESFiNTER
EXTEANO
SUBCUTANEO

ANO LiNEA
PECTiNEA VENAS HEMORROIDALES EXTEANAS

VISION INFERIOR DEL HiGADO

LIGAMENTO REDONDO DEL HfGADO

L6BULO IZQUIERDO
DEL HiGADO

BAZO

XXXVI
ViAS BILIARES

SECCION DEL PANCREAS

VENA
MESENTEAICA
SUPERIOR
ARTERIA
MESENTEAICA
SUPERIOR

PAPILA
DUODENAL MAYOR

CABEZA DEL PANCREAS

XXXVII
CIRCULACION PORTAL

VESiCULA BILIAR
EST6MAGO

PANCREAS
SECCIONADO

BAZO

VENA
MESENTERIA
INFERIOR

ESTRUCTURA DEL LOBULILLO HEPATICO

XXXVIII
Sistema Linfatico

FUNCIONES DEL SISTEMA LINFATICO

SISTEMA LINFA.TICO
(GANGLIO)

CONDUCTOS LINFATICOS PRINCIPALES

VENA
~~~~~A - --.--K
DEAECHA

- VENA
SUBCLAVIA
DERECHA

CONDUCTO
LINFATICO
CAPILAA LINFATICO OEAECHO

VENA
CAVA
SUPERIOR

CONOUCTO
ACCI6N TOAACICO
DEPURADORA
(FAGOCITOSIS)

XXXIX
ZONAS GANGLIONARES VASOS Y CAPILARES LJNFATICOS

VASO LINFATICO VALVULA$ DEL SISTEMA LINFATICO

IN ICIO DE UN CAPILAA LINFATICO

GANGLJO LINFATICO

VASOS UNFATICOS AFERENTES


CENTAOS
GEAMINATIVOS

VASO LINFATICO ZONA


EFERENTE MEDULAA

XL
Sistema Respiratorio

FOSAS NASALES. SECCION LONGITUDINAL

XLI
FOSAS NASALES. SECCI6N DE LOS HUESOS DE LA CARA VISTA POR DENTRO

COANETE
SUPERIOR

CONCHA
NASAL
MEDIA

FOSAS
NASALES

TABIQUE

CONCHA NASAL
/
INFERIOR

LA LARINGE

VISION POSTERIOR VISION ANTERIOR

XLII
CUERDAS VOCALES

PUEGUE GLOSOEPIGLOTICO RA[z DE LA LENGUA


EPIGLOTIS MEOIO (amfgdala lingual) CUEADA
VOCAL
PAAALIZADA

VESTiBULO

PLJEGUE
ARITENOEPI-
GL0TICO

CUEADA
VOCAL TRAOUEA
NORMAL

ESCOTADURA
INTERAAITENOIDEA Es6FAGO

XLIII
EPITELIO DE LA TRAQUEA Y LOS BRONQUIOS

CELULAS CILIAOAS CE.LULA EN CEPILLO CELULA BASAL CELULA MUCOSA NERVIO

DIAFRAGMA

DISCO INTERVERTEBRAL T8-9 CUELLO DE LA COSTILLA

FOUOLOS IZQUIERDO AORTA


Y OERECHO DEL TORACICA
CENTRO TENOINQSO DESCENOENTE

·-----"'-.._
PEAICAADJO

Sg CARTiLAGO COSTAl

XLIV
LOS PULMONES Y El ARBOL BRONQUIAL

BAONOUIO LOBULAR
SUPERIOR IZQUIERDO

L6BULO
SU PERIOR

BRONQUIO LOBULAR
INFERIOR IZQUIERDO

XLV
LA CAJA TORACICA

CLAViCULA ESCOTAOUAA YUGULAA

~
"z~

ANGULO

COSTILLA$
FALSAS (8-12)

COSTILLAS
FLOTANTES

XLVI
MUSCULATURA RESPIRATORIA

MUSCULOS INTEACOSTALES
INTEANOS

MUSCULOS ESCALENOS
/-
MliSCULO
/ RECTO
MlJSCULOS
INTEACOST ALES
EXTEANOS
osLicuo
PORCI6N
EXTERNO
lNTERCONDRAL DE LOS
INTEACOSTALES INTERNOS

RECTO DEL
ABDOMEN

MlJSCULOS INSPIRATORIOS Mt.iSCULOS ESPIRATORIOS

ARTICULACIONES
AP<JFISIS TRANSVERSA
COSLO-VERTEBRALES UGAMENTOS
COSTO-
VERTEBAALES

AP6FISIS COSTILLA$
ESPINOSA$
VISION POSTEROLATERAL DERECHA

XLVII
VISION DE LA PLEURA , LOS PULMONES Y SUS RELACIONES

PORCION PERICAADIO
DIAFRAGMATICA DE LA (BORDE DE CORTE)
PLEURA PARIETAL

XLVIII
Sistema Nervioso

LA NEURONA SISTEMA NERVIOSO

ENCEFALO

NERVIOS
(1~1~--L- ''- RAOUiDEOS

t
PERIFERICOS

AX6N 0 CIUNDROEJE

GANGLIOS
DEL SISTEMA
PARASIMPATICO

'
CADENAS

f-----1.,'-"1\-'~--#--" ~~~RPVl$1~~~

XLIX
LAS MENINGES

CALVARIA PIEL SENO SAGITAL


SUPERIOR

DURAMADAE

ARTERIA
CEREBRAL

VENA
CEREBRAL HEMISFERIO
CEREBRAL SUPERIOR

LA DURAMADRE

TIENDA DEL HOZ DEL


CEAEBELO CEREBRO

SENO OCCIPITAL

FOSA
FOSA CAANEAL MEDIA CAANEAL
ANTERIOR

L
LAS CISTERNAS SUBARACNOIDEAS

ACUEOUCTO DE CEAEBAO CISTERNA DEL


ROLANDO CUERPO CALLOSO

CISTERNA DEL
OUIASMA

EREBRO

CISTERNA
CEAEBELOSA
INFERIOR
CORTE SAG IT AL CORTE HORIZONTAl

CIRCULACION DEL LiOUIDO CEFALORRAQUiDEO VISION SUPERIOR DEL CEREBRO

CISURA
PLEXOS VELLOSIDADES TORRENTE INTER
COAOIDEOS AAACNOIDEAS CIACULATORIO HEMISFfR ICA

CISTERNA CUAORIGf:MIN
(DE LA VENA CEREBRAL
MAGNA)

LI
SENOS DE LA DURAMADRE

SENO SAGITAL SUPERIOR

SENO PETROSO
INFERIOR

HOZ DEL CEREBRO


(CO ATADA)

SENO SAGITAL SUPERIOR PLEXO BASILAR

LII
LA CIRCULACI6N DE LA BASE DEL CRANED

ARTERIA ARTERIA
CEREBRAL COMUNICAN-
ANTERIOR TE ANTERIOR

ARTERIA
COMUNICANTE
ARTERIA POSTERIOR
CEREBRAL
MEDIA

AR TERIA
FRONTOBASAL
LATERAL

INTEANA

ARTERIA
CEREBRAL
POSTERIOR

ARTERIA C[RCULO ARTERIAL


ARTERIA
ESPINAL DEL CEREBRO (DE WILLIS)
BASILAR
ANTERIOR (Hnea disconlinua)

LIII
VISION LATERAL DEL CEREBRO

CISURA DE
ROLANDO

SECCION TRANSVERSAL DEL CEREBRO SECCION HORIZONTAL DEL CEREBRO

CISURA
INTER SUSTANCIA BLANCA SUSTANCIA GAlS CEREBRAL
CUEAPO HEMISFE:RICA CORTEZA
CALLOSO CEREBRAL

VENTRICULOS LATERALES VENTAiCULO MEDIC

LIV
CARA EXTERNA DE L CER EBRO

AREA DE TACTO
AREA MOTORA Y PERCEPCI6N

AREA DE
MOVIMIENTOS
OCULARES

AREA DEL
SENTI DO
MUSCULAR Y
DE LA COMPRENSI6N
Y COOROINACION

ZONA VISUAL

AREA AUOITIVA
CENTRO DE
ARTtCULADO r---:r-- - - - - - - - ZONA DE COMPRENSION ,
ORIENTACI6N
Y COOADI NAC I6N
DE MOVIMIENTOS

AREAS FUNCIONALES DE LA CORTEZA CEREBRAL

AREA MOTORA
AREA

_)~----------- SENSITIVA
AREA PSI CO·
MOTORA r~--....:-------- AREA DE TACTO
Y PEACEPCI6N

ZONA VISUAL

- 7""'--f'---- - - - -- ZONA DE COMPAENSI6N,


ORIENT ACI6N,
Y COORDINACI6N
ZONA OLFATORIA DE MOVIMIENTOS
SECUNDARIA

CARA INTEANA DEL C EREBRO

LV
VENTR 'ICULOS CEREBRALES

CUERPO VENTRiCULOS PAOLONGACIONES VENTRiCULOS


CALLOSO LATERALES VENTRICULAAES LATERALES

CONDUCTO
f---_c___ _ EPENDIMO

MOLDE DE LAS CAVIDADES CEAEBAALES


V!SI6N SUPERIOR

VENTRiCULO LATERAL

MOLDE DE LAS CAVIDADES CEAEBAALES


VISI6N LATERAL

PROTUBERANCIA Y BULBO

INTERIOR DEL
4~ VENTRiCULO
PROTUBEAANCIA

LVI
SISTEMA NERVIOSO SIMPATICO SISTEMA NERVIOSO PARASIMPATICO

GlANDULA
SUBMAXILAR

- ------------ GlANDULA
PAA6TIDA

CORAZON

T-:111;:--~-#----- GANGUO
CEUACO

VISCERA$
ABDOMJNALES
MEDULA ViSCEAAS
ESPINAL ABDOMINALES

_ _ _ __ _ _ _ VEJIGA URINARIA

------UA~~~~:

CONEXIONES DEL SISTEMA SIMPATICO

MEOULA ESPINAL AAIZ POSTERIOR NEAVIO AAQUIDEO

TUBO DIGESTIVO

LVII
LOS PARES CRANEALES

I PAR
EAVIO OLFATORIO

I PAR
ERVIO OPTICO

VP AA
NERVIO TAIGEMINO
{SENSITIVO: CARA,
SENDS, DIENTES)

RAMAS MOTOAAS
MASTICADORAS

VI PAR
NEAVIO MOTOR
OCULAR EXTERNO

VII PAR
NEAVIO FACIAL
(MOTOR FACIAL)

NEAVIO GLOSOPALATINO
(MOTOR Y SENSITIVO)

VIII PAR
NEAVIO ACUSTICO
RAMAS COCLEARES Y
AAMAS VESTIBULAAES

IX PAR
NEAVIO
GLOSOFAR[NGEO
(MOTOR Y SENSITIVO)

XI PAR
NERVIO ESPINAL
(MOTOR)

XII PAR
NEAVIO HIPOGLOSO
(MOTOR)

LVIII
Sistema Excreter
APARATO EXCRETOR SECCION DEL RINON
GlANDULA
SUPAAAAENAL DEA.
CAPSULA RENAL CALICES PI RAMI DES DE
ARTERIA VENA MENORES MALPIGHI
MESENTERICA GlANDULA RENAL
SUPERIOR IZQUIEADA

-- AINON

VE t:n. CAVA
INFERIOR

SECCION TRANSVERSAL DE LA REGION RENAL

VENA MESENTERICA SUPERIOR

GRASA/ HIGAOO
PAAAARENAL
I
RIN6N IZQUIERDO 2.1 VERTEBRA LUMBAR MUSCULATURA REGION DORSOLUMBAR RIN6N DEAECHO

LIX
VEJIGA URINARIA

RECTO CUERPO DEL OTERO TROMP A

LABIO MENOR
CORTE SAGITAL EN L:A MUJER

LX
VEJIGA URINARIA

CUEAPO DE LA PERITONEO
VEJlGA

MUSCULO
BULBOESPONJOSO
COATE FRONTAL EN EL VAA6N

LXI
Sistema Endrocrino

LA HIP6FISIS

HIP6FISIS
--;-\~d4-'-~-';,--- ~~T~~~~~
.:i~~~r----__:_:__ ,SILLATURCA

ACCIONES DE LAS HORMONAS PANCREATICAS

cELUL.A BETA CE LULAALFA ISlOTE PANCAEATICO

GLUCAG6N

GLUCOSA

CELULAS DEL
~ ORGANISMO
PENETRACI6N
DE GLUCOSA
SALIDA DE
GLUCOSA
HIGAOO GLUCOSA

OISMINUCION DE LA GLUCOSA EN LA SANGRE AUMENTO DE LA GLUCOSA EN LA SANGRE

LXII
HORMONAS HIPOFISARIAS

HI POT ALAMO

ADENOHIP6FISIS

CONTAACCIONES
UTEAINAS

FUNCIONALISMO
TIROIDEO

FUNCIONAUSMO TESTICULAR Y OVAAICO

LXIII
ACCIONES OE LA HORMONA TIROIDEA (TIROXINA)

FRiO
STRESS

EL AUMENTO
EXCESIVO DE
TIAOXINA
DETERMINA El
FRENO DE
SU FOAMACt6N

HORMONA TIREOTAOPA

YODO

ESTIMULACI6N
GENERAUZADA

METABOUSMO

AUMENTO DE
LA FUERZA
AUMENTO DE LA
. _ ..,.._....;F.AECUENCIA
-

VASODILATACI6N

APARATO RESPIRATOAIO

AUMENTO DE
ABSORCION Y
DE MOTILIDAD

LXIV
HOAMONAS SUPAAAAENALES

COATEZA
SUPAAAAENAL

ALDOSTEAONA

~
- ADAENALINA

~
NOAADAENAUNA

ESTIM_ULAC I6N
CAROIACA

VASOCONSTRJCCION
...
LXV
ACCIONES DE LA TESTOSTERONA

HIPOTALAMO t~------- ~ ..
LA ELEVACI6N DE TESTOSTEAONA
HIP6FISIS
OESENCAOENA UN MECANISMO DE
FRENO DE SU ELABOAACION

GONADOTROFINAS

CELULAS DE TESTOSTEAONA
LEYDIG

SOLOADUAA DE
LOS CAATILAGOS
DE CAECIMIENTO

l
METABOUSMO
BASAL

DESARROLLO
OSEO -A
-(
AUMENTO DE LA
MASA MUSCULAR

AUMENTOOEL
GAOSOR CUTANEO

LXVI
SECRECI6N DE LOS ESTR6GENOS OVARICOS

EL AUMENTO DE
LOS ESTR6GENOS
OETEAMINAN
UNA OISMINUCI6N
DE LA PRODUCCION HIP6FISIS
DE GONADOTAOFINAS

LXVII
EL TIROIDES

HUESO
HIOIDES
MEMBRANA
-~=-----.1---!11-''ft'Oirt- TIROHIOIDEA

CARTfLAGO
TIROIOES

ARTERIA Y VENA
TIAOIOEAS SUPERIORES

L6BULO PIRAMIDAL

TIROIDES
(L6BULO
IZQUIERDO)

TRAOUEA

VENAS
TIAOIDEAS
INFERIOR ES

NEAVIO LARfNGEO . . . . . . . . .
RECUR RENTE
DEAECHO

ARGO A6ATICO

VENAS BRP,QUIIOCIOFALICI\S

LXVIII
GLANDULAS SUPRARRENALES

GlANDULA
VENA
SUPRARRENAL
SUPAAAAENAL
DEAECHA
GlANDULA
SUPRARRENAL
IZQUIEADA

VENA RENAL
DEAECHA

IZQUIE RDO

GLANDULAS PARATIROIDES

ISLOTE DE LANGERHANS

Ml.JSCULO
ESOFAGICO
LONG ITUDINAL ESOFAGO

LXIX
EL TESTiCULO

CAPA VAGINAL VASOS DEL


PROPIA TESTfCULO

EPlDiDIMO

PENE

SECRECION DE TESTOSTERONA

ESPEAMATOZOOS
UBAES EN
ELINTERIOA DE
lOS TUBOS
SEMINiFEAOS

CELULAS
INTERSTICIALES
DE LEYDIG -~"'--"'· w

TUBOS
SEMINfFEAOS

LXX
Sistema Reproductor

ORGANOS MASCULINOS DE LA REPRODUCCION LA ESPERMATOGENESIS

MEMBRANA BASAL ESPERMATOGONIOS

EL TESTICULO

VASOS
VASOS EFERENTES CONDUCTO DEFERENTE EFERENTES

"
.Q
0
3i
COLA

CONDUCTO DEFEAENTE L6BULOS TESTICULARES TlJBULOS SEMINfFEROS

SECC16N FRONTAL ESQUEMA

LXXI
CONDUCTO DEFERENTE Y VESiCULAS SEMINALES

GLANDULA
DE COWPEA

RECTO

ESFiNTER ANAL

APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

~~ OVARIO
CUEAPO LUTEO
CUERPO
ALBICANS
FOLICULO

ILIGAMENTO OVARICO
PARED DEL UTERO {MIOMETAIO)

CUELLO UTEAINO
-,p-~---- VAGINA

LXXII
URETRA Y PENE

ESQUEMA DE LOS GENITALES


EXTERNOS FEMENINOS

VELLO PUBIANO QUE CRECE


EN El MONTE DE VENUS

. ·.· ;.•

.. · .' · ~~£~1NE

SECCI6N TRANSVERSAL SECCI6N LONGITUDINAL DEL PENE

LXXIII
EL OVARIO

LA MAMA

CLAVICULA
GRASA MAMAAIA
(lAmina del tejido subcutcineo)

FOLfCULOS EN FA$E
FOLfCULOS PRIMORDIALES DE MADUAACION

OVA RIO SENIL LA PLACENTA

SANGRE FETAL VELLOSIDADES

ARTERIA ESPIRAL - - MATERNA SENOS VENOSOS

LXXIV
FECUNDACI6N E IMPLANTACI6N

MUSCULATURA UTERINA

TROMP A UTER INA

LIGAMENTO
REDONDO
DEL UTERO
FIBAAS ESPIAALES QUE
PASAN PROFUNDAMENTE
HACIA EL INTERIOR DE LA
PARED Y SE ENTRELAZAN
(ESQUEMA)

LXXV
EL EMBARAZO

60 DIAS

CRECIMIENTO
FETAL

CAMBIOS
MAMARtoS

LXXVI
La Piel
LA PIEL

ASPECTO MICROSCOPICO DE LA EPIDERMIS

IRRIGACION CUTANEA

LXXVII
Los Sentidos
SENTI DO DEL TACTO

TEAM INACIONES COAPLISCULO CORPDSCULOS TEAMINACIONES ESTAATO C6ANEO


NERVIOSAS LIBAES DE MEISSNER DE AUFINI NEAVIOSAS LIBRES

EPIDERMIS

DERMIS

TEJIDO
SUBCUTANEO

SENTIDO DEL GUSTO

PAPILA PAPILAS PAPILAS


FUNGIFORME FIUFORMES CAUCIFORMES

MUSCU LO INTRiNSECO

LXXVIII
SENTIDO DEL DiDO

CONDUCTOS
SEMICIRCULARES

TiMPANO

CAJA TiMPANO TROMPA DE EUSTAOU IO

DiDO INTERNO

RAMA 0SEA COMUN

CONDUCTO
SEMICIRCULAR
LATERAL

CUPULA DE
LA C6CLEA

VENT ANA OVAL VENT ANA REDONDA


(vestibular) (coclear) C6CLEA

LXXIX
SENTIDO DE LA AUDICI6N

LAMINA GANGLIO RAMP A MEMBRANA MEMBRANA


ESPIRAL 6SEA ESPIAAL DE COATI VESTICULAA TECTORIAL VESTIBULAR

RAMP A NEAVIO VESTIBULOCOCLEAA RAMP A TIMPANtCA 6AGANO DE COATI

SENTIDO DEL OLFATO

LXXX
SENTIDO DE LA VISTA

MUSCULATUAA ESCLEA6TICA
INTRINSECA

CAMARA ANTERIOR

CONJUNTIVA

IRIS

CUERPO VfTREO

LA RETINA

CELULAS
PIGMENT ADA$

CO NOS

LXXXI
MANUAL DE
ANATOMÍA Y
FISIOLOGÍA
Evelyn C. Pearce

EDITORIAL MÉDICA PRAYMA


Índice

Págs.

Prefacios V-VI

Indice de ilustraciones IX

1. Introducción al conocimiento del cuerpo hu-


m�o 1
2. Breves notas sobre �atomía superficial 36
3. Sistema esquelético. Huesos del cráneo y de la
caja torácica 55
4. Columna vertebral y cinturón pelviano 73
S. Esqueleto del miembro superior 84
6. Esqueleto de la extremidad inferior 95
7. Articulaciones del esqueleto 110
8. Músculos del esqueleto 131
9. Sistema circulatorio 153
10. La s�gre 169
11. Vasos s�guíneos principales 186
12. Sistema linfático, bazo y sistema reticuloendo-
telial 207
13. Clasificación de los alimentos 217
14. Conducto alimentario y digestión de los alimen-
tos 227
15. Hígado, vesícula biliar y páncreas 260
16. El aparato respiratorio y la respiración 272
17. Metabolismo 291
18. Organos endocrinos 300
19. Piel 309
X lndice

Pilgs.

20. Aparato urinario 318


21. Organos del sistema reproductor 329
22. Sistema ,nervioso cerebrospinal 357
23. Sistema nervioso aut6nomo 393
24. Organos de los sentidos especiales: gus to y ol-
fato 399
25. Organos de los sentidos especiales: ojo y vision 404
26. Organos de los sentidos especiales: oido y a u-
dici6n 417
Voca bulario de ep6nimos 425
lndice alfabetico 429
Índice de ilustraciones

Pags.

l. Célula tisular 11
2. Fases de la división celular 13
3. Células pavimentosas 15
4. Células epiteliales cilíndricas 15
5. Células epiteliales ciliadas 16
6. Epitelio estratificado (epidermis) 16
7. Epitelio de transición (vejiga) 17
8. Estructura de la glándula tiroides 18
9. Tipos de glándulas 20
10. Estructura del músculo estriado 22
11. Estructura del músculo liso 23
12. Estructura del músculo cardiaco 24
13. Tejido areolar 26
14. Cartílago 29
15. Corte longitudinal del hueso 30
16. Corte del hueso compacto 32
17. Cartílago epifisario 34
18. Triángulos del cuello 38
19. Estructuras en el cuello (posiciones relativas) 39
20. Corte del cuello 40
21. Regiones del abdomen 41
22. Cara anterior del tronco 43
23. Cara anterior del tronco, posición de los órganos 44
24. Cara posterior del tronco 46
25. Cara posterior del tronco, posición de los ór-
ganos 47
26. Línea de Nelaton 48
27. Miembro superior, cara anterior 49
28. Miembro superior, cara externa 50
29. Mano, cara palmar 51
30. Miembro inferior, caras anterior y posterior 52
31. Cara externa del pie 53
XII lndice de ilustraciones

Pa"".
32. Cara externa del pie mostrando los tendones 53
33. Cara interna del pie 54
34. Cara interna del pie mostrando los tendones 54
35. Interior de Ia cavidad del craneo 56
36. Lado izquierdo del craneo 57
37. Hueso occipital 58
38. Hueso frontal 59
39. Hueso temporal 59
40. Hueso etmoides 61
41. Hueso esfenoides 62
42. Craneo del recien nacido 62
43. Senos aereos 63
44. Huesos de la cara 64
45. Maxilar inferior 64
46. Estern6n 69
47. Costilla y vertebra tipicas 70
48. Vertebra cervical tipica 74
49. Axis y atlas 74
50. Vertebra dorsal tipica, caras superior y lateral 75
51. Vertebra lumbar tipica 76
52. Sacro y c6ccix 77
53. Curvaturas de la columna vertebral 78
54. Articulaciones intervertebrales 79
55. Medula espinal en relaci6n con las vertebras 81
56. Cintur6n pelviano femenino 82
57. Cintur6n pelviano masculino 82
58. Clavicula 85
59. Escapula, superficie anterior 85
60. Escapula, superficie posterior 86
61. Humero 88
62. CU.bito 89
63. Radio 91
64. Huesos de la mufi.eca y de la mano 92
65. Hueso innominado, superficie externa 96
66. Hueso innominado, superficie interna 97
67. Femur, cara anterior 99
68. Femur, cara posterior 100
69. R6tula 101
70. Tibia y perone, cara anterior 104
lndlce de ilustraciones XIII

~~~
71. Tibia y perone, cara posterior 105
72. Huesos del pie, cara dorsal 106
73. Arco longitudinal interno del pie 107
74. Arco longitudinal externo del pie 107
75. Corte del arco metatarsiano 108
76. Suturas del cnineo 110
77. Sinfisis del pubis 111
78. Articulaci6n sinovial tipica 112
79. Corte de una articulaci6n sinovial 112
80. Articulaci6n del hombro 115
81. Articulaci6n del codo, caras anterior y externa 116
82. Articulaciones radiocubi tales 117
83. Articulaci6n de Ia mu.fieca 118
84. Articulaciones del dedo 119
85. Articulaci6n de Ia cadera 123
86. Ligamenta iliofemoral 124
87. Corte de Ia articulaci6n de Ia rodilla 124
88. Cara superior de Ia tibia 125
89. Articulaci6n del tobillo 126
90. Musculos biceps y triceps 133
91. MU.sculos de Ia cabeza y Ia cara 134
92. Musculos del cuello 134
93. Musculos del hombro y del t6rax 135
94. Diafragma 136
95. Musculos abdominales, capa superficial 137
96. Musculos abdominales, capa media 137
97. Musculos abdominales, capa profunda 138
98. Musculos psoas e iliaco 139
99. Musculos de Ia espalda 140
100. MU.sculos del brazo y el antebrazo, cara anterior 141
101. Musculos del brazo y el antebrazo, cara poste-
rior 142
102. Musculos del muslo, cara anterior 143
103. Musculos de Ia pierna, cara anterior 144
104. Musculos del muslo y Ia pierna, cara posterior 145
105. Ax.ila 148
106. Fosa cubital 148
107. Trhi ngulo femo ral 149
108. Posicion del coraz6n en el t6rax 154
XIV lndice de iluatracionea

Paas.
109. Circulaci6n a traves del coraz6n 155
110. Interior del coraz6n 157
111 . Arterias coronarias y pericardio 158
112. Sistema de conducci6n electrica 159
113. Circ1.J.laci6n general 163
114. Circulaci6n portal 164
115. Hematies 170
116. Leucocitos 173
117. Estructura de la arteria y de Ia vena 187
118. Vena con las valvulas 188
119. Aorta 190
120. Arteria car6tida 191
121. Circulo de Willis 192
122. Arterias del rniembro superior 193
123. Arterias de Ia mano 194
124. Arterias del miembro inferior 195
125. Arterias del pie 197
126. Formaci6n de la vena cava s uperior 199
127. Formaci6n de la vena cava inferior 200
128. Senos venosos de la duramadre 201
129. Venas de la cabeza y el cuello 202
130. Venas superficiales, miembro superior 203
131. Venas superficiales, miembro inferior 204
132. Ganglios linfaticos de la cabeza y el cuello 208
133. Ganglios linfaticos del miembro superior 209
134. Ganglios linfa ticos del miembro inferior 210
135. Ga nglio linfatico tipico 211
136. Conducto toracico 212
137. Aparato alimentario 228
138. Boca 229
139. Dientes y palada r 230
140. Corte de un diente y dientes permanentes 231
141. Glandulas salivates 236
142. E st6mago, cara anterior 239
143. Corte de Ia pared del est6mago 240
144. Duodeno, relaciones 244
145. Intestinos delgado y grueso 244
146. Corte del duodeno 245
147. Vellosidad 250
lndlce de iluatracionea XV
Pap.

148. Recto y conducto anal 252


149. Peritoneo 255
150. Higado, posici6n 261
151. Higado, superficie anterior 261
152. Higado, superficies posterior e inferior 262
153. Vasos que penetran y salen del higado 262
154. L6bulo hepatico 263
155. Vesicula biliar 267
156. Pancreas, relaciones 269
157. lslotes de Langerhans 270
158. Corte de Ia cabeza y el cuello 273
159. Arbol bronquial 274
160. Mediastino 277
161. Pulmones en relaci6n con el t6rax 278
162. Alveolos de los pulmones 279
163. Respiraci6n 283
164. Respiraci6n de Cheyne-Stokes (grafica) 286
165. Glandula tiroides 302
166. Glandulas paratiroides 303
167. Glandula timo 304
168. Glandulas suprarrenales 305
169. Piel 309
170. Aspecto microsc6pico de Ia epidermis 310
171. Foliculo piloso en la piel 312
172. Uiia 313
173. Aparato urinario 319
174. Riiiones, superficie anterior 319
175. Rifi6n, hilio y aspecto macrosc6pico 320
176. Nefr6n 321
177. Vejiga y uretra femeninas 325
178. Cavidad pelviana femenina 332
179. Esquema del suelo de Ia pelvis 333
180. Genitales externos femeninos 334
181. Musculos del suelo pelviano 335
182. Utero, ovario y trompa 337
183. Corte del ovario {ciclo mensual) 339
184. Espermatozoide 341
185. Espermatozoide y 6vulo en el aparato genital 343
186. Mama 345
XVI lndice de ilustraciones

Pias.

187. Organos reproductores masculinos 348


188. Circulaci6n fetal 355
189. Corte de un tronco nervioso 357
190. Nervio mielinico 358
191. Ejemplos de celulas nerviosas 359
192. Meninges 361
193. Ventriculos, espacio subaracnoideo y conducto
vertebral 363
194. Cerebra, cara interna 365
195. Hemisferio cerebral, cara externa 366
196. Corte frontal del cerebra 367
197. Corte del cerebra media 370
198. Nervio trigemino 373
199. Nervio facial 374
200. Corte de Ia medula espinal 376
201. Medula espinal y corte del conducto vertebral 377
202. Arco reflejo 379
203. Trayecto del nervio motor 380
204. Trayecto del nervio sensitivo 381
205. Sensaciones de las estructuras superficiales pro-
fundas 383
206. Sinapsis nerviosa 383
207. Plexo braquial 384
208. Plexo lumbosacro 385
209. Nervios principales del miembro superior 386
210. Nervio toracico 387
211. Nervios principales del miembro inferior 388
212. Sistema simpa tico 394
213. Sistema parasimpatico 396
214. Boca y lengua 400
215. Nervios olfatorios 403
216. Via 6ptica 405
217. Globo ocular, corte horizontal 405
218. Puntos de refracci6n 407
219. Retina 408
220. Aparato lagrimal 412
221. Corte del oido 418
222. Laberinto del oido 420
223. Nervio auditivo 422
Capftulo 1

Introducción al conocimiento
del cuerpo humano

Anatomía es el estudio de la estructura del cuerpo y de


las relaciones entre sus partes constitutivas. En la anato­
mía regional se realiza el estudio topográfico, comprobán­
dose que cada región, por ejemplo, brazo, pierna, cabeza,
tórax, etc., consta de cierto número de estructuras comunes
a todas las regiones, tales como huesos, músculos, nervios,
vasos sanguíneos, etc. De este estudio se deduce la existen­
cia de cierto número de sistemas. Éstos se agrupan y des­
criben conjuntamente bajo el nombre de anatomía des­
criptiva.
El estudio de la posición y la relación de una parte del
cuerpo no puede separarse de las consideraciones respecto
al uso de cada estructura y sistema. Este estudio conduce
a la utilización del término anatomía funcional, que se halla
íntimamente relacionado con el estudio de la fisiología.
Ciertas estructuras pueden examinarse a simple vista, por
lo que se introdujo el término de anatomía macroscópica
para describir este estudio, a diferencia de la anatomía
microscópica que requiere el uso del microscopio. Estrecha­
mente relacionadas con el estudio de la anatomía se hallan
la histología y la citología. La primera trata del estudio de
los tejidos o estructuras finas del cuerpo y la segunda, del
estudio de las células.

Fisiología es el estudio de las funciones del cuerpo hu­


mano normal. Se halla estrechamente vinculada con el es-
2 Manual de anatomía y fisiología

tudio de todas las cosas vivas, o sea, la biología; con las


reacciones químicas y la conducta de las células bajo la
acción de diferentes condiciones a través de la bioquímica,
y con la física en el estudio de las réacciones físicas y
movimientos que tienen lugar en el cuerpo.
El cuerpo humano está formado por muchos tejidos y
órganos, cada uno de los cuales realiza su propia función
particular. La célula es la unidad o elemento más pequeño
del cuerpo, de la cual están formadas todas sus partes o
estructuras. Las células se adaptan para realizar las fun­
ciones especiales del órgano o tejido en que se hallan si­
tuadas. Algunas células, tales como las del sistema nervioso
y del músculo, son de tipo muy especializado; otras, como
las de los tejidos conjuntivos, no se hallan tan desarrolla­
das. Por regla general, cuanta mayor es la especialización
de las células menor es su capacidad de resistencia a las
lesiones y también de más difícil reparación o sustitución.

Términos usados en anatomía. Muchas partes del cuerpo


se hallan dispuestas simétricamente. Por ejemplo, los miem­
bros derecho e izquierdo son semejantes; existen también
ojos y orejas derecho e izquierdo, pulmones derecho e iz­
quierdo y riñones derecho e izquierdo. Asimismo la asi­
metría es otra de las características de determinadas es­
tructuras. El bazo se halla situado completamente sobre el
lado izquierdo; la mayor parte del hígado se halla situada
en el lado derecho; el páncreas se halla parcialmente situado
a cada lado.
El estudio del cuerpo humano se realiza partiendo de la
posición erecta, con los brazos a ambos lados y las palmas
de las manos mirando hacia delante, la cabeza erecta y
los ojos mirando en línea recta hacia delante. Esta posición
se considera como la posición anatómica.
Las diferentes partes del cuerpo se describen en relación
con ciertas líneas o planos imaginarios. El plano medio
corre a través del centro del cuerpo. Toda estructura si­
tuada más cerca del plano medio del cuerpo que otra se
considera que es interna respecto de ésta. Por ejemplo, los
músculos de la pantorrilla, que están situados en el lado
interno de la misma, están más cercanos al plano medio
lntroducci6n al conocimiento del cuerpo humano 3

que los situados en el !ado ex'terno y, por tanto, se consi-


deran como internos respecto de este ultimo grupo que se
describe como externo. De Ia misma forma, el !ado interno
del muslo se describe como cara interna y el externo como
cara externa.
Tambien los terminos interno y externo se usan para des-
cribir Ia distancia relativa de un organo o estructura al
centro de una cavidad. Las costillas, por ejemplo, presen-
tan una cara interna, que esta mas cerca de la cavidad
tonicica, y una superficie externa, dirigida bacia fuera, mas
alejada de Ia cavidad. La arteria carotida interna (fig. 20)
se halla en el interior de la cavidad craneal y la externa,
por fuera de dicha cavidad.
Los terminos superficial y profunda se usan para sefia-
lar la distancia relativa desde la superficie del cuerpo, y
los terminos superior e inferior denotan posiciones rela-
tivamente altas o bajas, particularmente en relacion con
el tronco, tales como las caras superior e inferior de la
clavicula.
Los terminos anterior y posterior son sinonimos con
ventral y dorsal, respectivamente. Estos terminos se apli-
can solo al hombre en actitud erecta o en «posicion ana-
t6mica». Por .ejemplo, las arterias tibiales, anterior y pos-
terior, situadas respectivamente en Ia parte anterior y
posterior de la pierna.
Al describir Ia mano se usan los terminos palmar y dor-
sal en vez de anterior y posterior, y se emplean semejantes
terminos de plantar y dorsal al describir el pie.
Los terminos proximal o distal se emplean para sefialar
la proximidad o la distancia de un punto determinado, sobre
todo en re laci6n con los miembros. Por ejemplo, las falan-
ges proximales estan mas cercanas a la mufieca y las dis-
tales se hallan mas distantes de la misma. Cuando tres
estructuras se halla n en una linea trazada desde el plano
medio del cuerpo bacia fuera, se describen como interna,
media y externa. Un ejemplo de esto puede verse en Ia dis-
posicion de los tres huesos cuneiformes o cuiias del pie
4 Manual de anatomía y fisiología

(página 107). De la misma forma, cuando tres estructuras


se disponen de delante hacia atrás (de anterior a posterior)
o de arriba abajo (superior a inferior), se describen como
anterior, media y posterior, como sucede con la disposición
de las tres fosas del cráneo (fig. 35, pág. 56); y superior,
media e inferior, como sucede en la disposición de las arti­
culaciones radiocubitales superior, media e inferior (fig. 82,
página 117).

SISTEMAS DEL CUERPO HUMANO

La anatomía descriptiva, sistemática, o sea, la división


del cuerpo en sistemas, se clasifica: a) de acuerdo con las
funciones que realizan, y b) bajo la denominación de dife­
rentes términos para indicar el conocimiento de determi­
nadas partes.

Osteología referente a los huesos.


Artrología referente a las articulaciones.
Miología referente a los músculos.
Es placnología referente a los órganos y las vísceras.
Neurología referente a los nervios y las estructuras
nerviosas.

La clasificación según la función es la siguiente:

Sistema locomotor. Comprende las partes relativas a los


movimientos del cuerpo. El sistema esquelético, que está
compuesto de huesos y de determinados cartílagos y mem­
branas; el sistema articular, que comprende las articulacio­
nes, y el sistema muscular, que incluye músculos, fascias y
vainas tendinosas (caps. 3 a 8).

El sistema vascular comprende el sistema circulatorio y


el sistema linfático. La sangre es el principal sistema de
transporte; es bombeada a todo el organismo por el cora­
zón, transportando el oxígeno de los pulmones y recogiendo
el anhídrido carbónico de los tejidos. El alimento pasa al
hígado y de aquí a la circulación general. Los productos de
desecho son eliminados por los riñones.
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 5

El sistema digestivo consta del conducto alimentario y


de las glándulas y órganos asociados con él. El alimento es
desintegrado por enzimas en el aparato digestivo y captado
por la sangre para transportarlo al hígado y finalmente a
los tejidos.

El sistema respiratorio contiene las vías y los órganos


relacionados con la respiración. El oxígeno del aire es cap­
tado por la sangre y transportado a los tejidos; el producto
de desecho, anhídrido carbónico (COa), es transportado por
la sangre desde los tejidos a los pulmones, y eliminado con
el aire inspirado.

Las glándulas endocrinas se agrupan conjuntamente a


causa de las secreciones internas que producen. A veces
se incluye el bazo en este grupo, porque tampoco tiene con­
ducto, aunque es sobradamente conocido que no produce
ninguna secreción interna; se halla relacionado con la for­
mación de las células sanguíneas y se describe en el
capítulo 10.

El sistema urogenital comprende los órganos del sistema


urinario y los del sistema reproductor. Los productos de
desecho del organismo, excepto el anhídrido carbónico, son
excretados por los riñones.

El sistema nervioso está compuesto por el sistema ner­


vioso central, que comprende el cerebro y la medula espi­
nal, el sistema nervioso periférico que consta de los nervios
que parten del cerebro y de la medula, y el sistema nervioso
autónomo. Los sistemas nerviosos central y periférico se
agrupan, a menudo, conjuntamente y se describen como
sistema nervioso cerebrospinal. El sistema nervioso autó­
nomo incluye los nervios simpáticos y parasimpáticos. Se
describe también como sistema nervioso involuntario.

Los órganos especiales de los sentidos comprenden el


gusto, el olfato, el oído, la vista y el tacto o función táctil
de la piel. A través de estos órganos el individuo tiene no­
ción de las fuerzas externas, lo que le permite protegerse.

El sistema excretorio es el término empleado, a veces,


para describir conjuntamente los órganos relacionados con
6 Manual de anatomía y fisiología

la excrec10n de los productos de desecho del organismo.


Estos órganos comprenden el sistema urinario, los pulmo­
nes en su función de eliminación del anhídrido carbónico,
y el colon que excreta ciertas sustancias insolubles a través
de las heces.

LIQUIDOS DEL ORGANISMO

El agua con los solventes requeridos para la conserva­


ción de las células se denomina líquido orgánico, y este
líquido se halla, en parte, en el interior de las células y, en
parte, en el exterior de las mismas.
El líquido intracelular forma SO % del peso corporal; está
situado en el interior de las células y contiene electrólitos,
incluidos potasio y fosfatos, y materiales nutritivos tales
como glucosa y aminoácidos. La acción enzimática es cons­
tante en el interior de las células, produciendo desintegra­
ción y construcción, como sucede en todo el metabolismo,
para mantener un equilibrio.
El líquido extracelular o intersticial representa 30 % del
agua en el organismo (aproximadamente 12 litros). Es el
medio en el cual viven las células, obteniendo de él alimento
y oxígeno y vertiendo en él los productos de desecho.
El plasma sanguíneo forma S% del peso corporal (en
torno a los 3 litros) y es el sistema de transporte que sirve
a las células a través del medio del líquido extracelular.

Intercambio de líquidos tisulares. El líquido del plasma


se halla sometido a una presión hidrostática mecánica más
elevada que la presión intersticial, por lo que el líquido
tiende a abandonar los capilares. Sin embargo, existen pro­
teínas en el plasma, pero no en el líquido intersticial; estas
proteínas plasmáticas ejercen una presión osmótica que
tiende a desplazar el líquido al interior de los capilares.
A nivel de la extremidad arterial de los capilares, la pre­
sión hidrostática mecánica es superior a la presión osmó­
tica, por lo que el equilibrio de fuerzas manda líquidos al
interior de los tejidos. A nivel de la extremidad venosa, la
presión hidrostática es menor; la presión osmótica la sobre-
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 7

pasa y dirige el líquido al interior de los capilares. Normal­


mente existe mayor cantidad de líquido que abandona los
capilares que el líquido que vuelve a su interior. Este
exceso es eliminado por los linfáticos.
El intercambio entre los líquidos extracelular e intra­
celular depende también de la presión osmótica, pero la
membrana celular posee, además, una permeabilidad selec­
tiva, permitiendo que algunas sustancias, tales como el oxí­
geno, co2 y urea, la crucen libremente, aunque bombeando
otras hacia adentro o hacia afuera para mantener concen­
traciones diferentes en los líquidos intracelular y extrace­
lular. Por ejemplo, el potasio se concentra en el líquido
extracelular, mientras que el sodio es eliminado de él.

Notas clinicas

Equilibrio líquido y electrolítico. Normalmente, la misma cantidad


de líquido es captada en el interior del organismo que la que es
excretada del mismo. El agua y los electrólitos son captados en
forma de agua, así como de otros líquidos y del alimento. El agua
se elimina normalmente de los riñones en forma de orina; se pierde
por la piel en el sudor, del aparato alimentario en las heces, y de
los pulmones por la, espiración saturada de aire. Los electrólitos se
pierden por la orina, la piel y el aparato alimentario. Es muy impor­
tante la adaptabilidad del organismo para mantener el equilibrio
electrolítico. Existe un aumento de la actividad de los riñones para
responder a un ingreso excesivo de líquido, y el aviso de sed de un
hombre que ha perdido agua en exceso a través de la sudoración
indica la necesidad de aporte de líquido.

El tratamiento úel equilibrio líquido y electrolítico de un paciente


es de suma importancia, ya que tanto el vaciamiento como el exceso
pueden tener graves consecuencias.
La deshidratación o vaciamiento de los líquidos orgánicos es de
dos tipos. Falta de agua, como sucede en los marinos náufragos. Es
causa de· sed, trastornos mentales y fiebre. La deshidratación ocurre
también en los niños, en los individuos carentes de ayuda, sobre
todo los ancianos, y en los pacientes inconscientes a quienes no se
administra la cantidad suficiente de agua. La falta de sal (sodio)
es muy importante. Es producida por una pérdida excesiva por parte
del organismo, como sucede en la diarrea y el vómito. Es causa de
retracción de los tejidos. descenso de la presión sanguínea y debi­
lidad muscular. No ocasiona sed.
En el shock, el pulso es rápido, la piel es viscosa, ha disminuido
el volumen de sangre circulante y la presión sanguínea es baja. Las
causas más comunes son la hemorragia y la privación de sal.
8 Manual de anatomía y fieiología

La privación de sodio ocurre en la sudoración excesiva y no puede


ser corregida por la simple ingestión de agua. Cuando no se corrige
es causa de calambres musculares, pérdida de energía, fatiga y des­
vanecimientos. Se observa ·en los individuos que llegan a un clima
cálido .Procedentes de otro más frío, y en aquellos individuos que
trabajan bajo condiciones de calor extremo. Puede corregirse admi­
nistrando bebidas salinas diluidas o tomando algunos comprimidos
de saf hasta conseguir la aclimatación.
El exceso de sodio ocurre en la insuficiencia renal o cuando se ad­
ministra una cantidad excesiva de suero salino por vía intravenosa.
El potasio es otro electrólito esencial. Ocurre la privación en mu­
chos procesos médicos, como por ejemplo vómitos prolongados,
pérdida de líquidos a partir de una ileostomía y durante el trata­
miento con diuréticos, excepto en el caso de que el tratamiento se
complemente con potasio administrado por vía oral.

Puede ocurrir intoxicación hídrica en pacientes a quienes se admi­


nistre una cantidad significativa de agua sin sodio, como por ejem­
plo glucosa y agua, y que sean incapaces de excretarla. Disminuye
la concentración del sodio sanguíneo (lo cual puede ser confundido
con el vaciamiento de sodio) y el paciente puede llegar a presentar
confusión y convulsiones.

Gráfica del equillbrio de líquidos. Las notas expuestas anterior­


mente permiten bosquejar los principios básicos que deben regir la
urgencia del registro apropiado de aporte y excreción de líquidos,
cuando se requiera no sólo para el bienestar del paciente, sino que
incluso de esta determinación depende su vida. Esto requiere una
consideración de todo el aporte de fluidos en los líquidos y el ali­
mento (pág. 220) y también de cualquier líquido administrado por
vía artificial, así como una consideración exacta de todas las pér­
didas de líquidos, incluidas las secreciones, hemorragias, succiones
gástrica y bronquial, en los vómitos y la diarrea, en las secreciones
procedentes de colostomía e ileostomía, de una herida, y por vía
superficial como sucede en las quemaduras y en otras lesiones y por
cualquier intervención quirúrgica.

EDEMA

El edema es la sobrecarga de agua en los tejidos debida al colapso


del delicado equilibrio descrito anteriormente. Se origina evidente­
mente por alguna de las cuatro razones siguientes:
l. Presión hidrostática mecánica demasiado elevada en los capilares,
como sucede, por ejemplo, si queda bloqueado el drenaje venoso.
2. Presión osmótica demasiado baja, debida a insuficiencia de pro­
teínas plasmáticas, sobre todo de la albúmina.
3. Obstrucción de los linfáticos.
4. Lesión de las paredes capilares, por lo que las proteínas plasmá­
ticas se vierten en los tejidos y producen una presión osmótica
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 9

que se opone a la presión osmótica de las proteínas en la corriente


sanguínea.

El edema cardiaco ocurre en la insuficiencia cardiaca congestiva


(página 166). Está aumentada la presión venosa y, por consiguiente,
la presión capilar. El edema en las piernas y los pies aparece en
aquellos individuos que habitualmente permanecen en pie o andan,
sobre el sacro en los que están sentados, y en la porción inferior de
la espalda y en las nalgas en los individuos que están en decúbito.
Los riñones se afectan y disminuye la secreción de sodio. Un factor
importante productor de edema es la incapacidad del riñón para
excretar sodio.
El edema debido a obstrucción linfática se observa más caracterís­
ticamente, aunque no invariablemente, en el brazo después de mas­
tectomía radical, ya que el cirujano ha extirpado los ganglios linfá­
ticos que drenan el área axilar (pág. 209). Esta forma de edema
ocurre asimismo en la elefantiasis debida a la filariasis o producida
por un parásito tropical que obstruye los linfáticos.
Se observa también edema en la trombosis de las venas profundas
de la pierna, la cual constituye una complicación peligrosa del con­
finamiento prolongado en cama y que es causa de que la corriente
sanguínea llegue a ser demasiado lenta, por lo que se forman coá­
gulos. Puede ser el resultado también de infección.

CÉLULA TISULAR

La célula es una masa minúscula (semejante a la gela­


tina) de protoplasma que contiene un núcleo y .ambos están
contenidos en una membrana celular. En la consideración
de la estructura de una célula puede ser muy útil relacionar
las partes componentes con su función (pág. 11).
Las células poseen las cualidades de toda la materia viva,
incluidas la autoconservación y la reproducción.

Ingestión y asimilación. Las células seleccionan, del lí­


quido intercelular o intersticial que las rodea, sustancias
químicas, tales como aminoácidos, que la célula convierte
en sustancias más complicadas, por ejemplo las proteínas
que forman el protoplasma. Por consiguiente, la célula es
una unidad muy activa en la que los materiales del alimento
ingerido por el hombre son absorbidos y asimilados.

Crecimiento y reparación. Estos materiales aportados a


la célula pueden ser usados por ella para sintetizar nuevo
10 Manual de anatomía y fiaiologia

protoplasma, caso en el cual la célula aumenta de tamaño,


es decir, crece. Asimismo pueden ser usados para reempla­
zar las porciones desgastadas de la célula. Estas activida­
des constructivas, crecimiento y reparación celular, son las
que constituyen las funciones anabólicas de la célula, o
anabolismo.

Metabolismo. Por otra parte, la célula requiere un sumi­


nistro de energía para sus actividades y usará como com­
bustible parte de los materiales alimentarios absorbidos.
El alimento es desintegrado (catabolismo) y la energía al­
macenada en ella es liberada y usada por la célula para
proporcionar calor, secreciones glandulares, movimiento y
actividad nerviosa. El anabolismo y el catabolismo consti­
tuyen las actividades totales de la célula o metabolismo
(véase, también, cap. 17).

Respiración. El oxígeno obtenido de los pulmones por la


sangre y la eliminación del producto de desecho gaseoso, el
anhídrido carbónico, son esenciales para funciones y super­
vivencia de la célula.

Excreción. Los materiales de desecho resultantes de los


procesos catabólicos son eliminados de la célula hacia el
interior del líquido intersticial, y de aquí eliminados por
la sangre. La sangre transporta el ácido carbónico a los
pulmones, en donde es eliminado del organismo en forma
de anhídrido carbónico. Las otras sustancias de desecho
son eliminadas, por los riñones, hacia la orina.

Irritabilidad y conductibilidad. Ya hemos hecho alguna


mención acerca de algunas de las propiedades funcionales
características de estas células, de sus actividades metabó·
licas y de su capacidad de crecimiento.
Gracias a estas dos propiedades, la célula es activa. Cuan­
do una célula es estimulada por medios químicos, físicos,
mecánicos y nerviosos, se produce su respuesta; puede con­
traerse como lo hace una célula muscular (fibra); puede
producir una secreción, como en el caso de las células del
estómago, páncreas y otros órganos y glándulas; o bien
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 11

Fig. l. Diferentes partes de una célula tisular.

puede conducir un impulso, como en el caso de la célula


nerviosa. Este último es el mejor ejemplo de conductibili­
dad de la célula, ya que un impulso generado por la esti­
mulación de una célula nerviosa puede ser conducido a
considerable distancia, un metro o más, según la longitud
de la fibra nerviosa. Pero en todos los casos, un estímulo
que excita a una célula a la acción es conducido a lo largo
de toda su longitud de un cabo a otro de la célula.

Estructura de la célula. En la consideración de la estruc­


tura de una célula es esencial relacionar sus partes con su
función.

El protoplasma de la célula está compuesto por un cuerpo


situado centralmente, el núcleo, y el citoplasma o parte
restante del protoplasma que rodea el núcleo.

Citoplasma. Contiene las siguientes partes esenciales:

l. Mitocondrias. Son pequeñas estructuras en forma de


bastoncillo, que están estrechamente relacionadas con los
procesos catabólicos o respiratorios de las células del
organismo.
2. Aparato de Golgi. Es una estructura en forma de
canal, cercana al núcleo y que interviene en las actividades
secretoras de la célula.
3. Hialoplasma. Sustancia coloidal sumamente comple­
ja, en la que quedan imbibidas las otras estructuras. Está
relacionado íntimamente con las actividades anabólicas o
sintéticas de la célula.
12 Manual de anatomía y fisiología

4. Centrosoma. Es una porción diminuta y densa del


protoplasma, situada junto al núcleo. Desempeña una fun­
ción importante durante la división celular (fig. 2).
5. Membrana celular. La cubierta de la célula no es una
·
envoltura estática. Muchas funciones importantes están re­
lacionadas con ella, pero actúa, en particular, como criba
selectiva a través de la cual se permite el paso de deter­
minadas sustancias al interior de la célula e impide el ac­
ceso de otras sustancias. De ahí su importancia en el mante­
nimiento de la correcta composición química del citoplasma.

Núcleo. El núcleo consta de una masa más compacta de


protoplasma y está separado del citoplasma por una mem­
brana nuclear, la cual es también selectivamente porosa,
permitiendo que las sustancias escapen del núcleo al inte­
rior del citoplasma o que otras sustancias pasen a su in­
terior. El núcleo controla la célula y todas sus actividades.
Sin núcleo, la célula moriría.
El núcleo contiene muchos filamentos ricos en proteínas
que se hallan sumergidos en el jugo nuclear. En la «célula
en reposo», los filamentos se conocen con el nombre de
cromatina. Estos filamentos o cromosomas son vitales para
las actividades continuas de la célula y son los responsa­
bles en el determinismo de las características. hereditarias
del cuerpo humano. En los cromosomas de disposición li­
neal, reciben las determinantes genéticas o hereditarias, los
genes. El número de los cromosomas en un cuerpo celular
es constante para una especie particular de organismo. En
el hombre existen veintitrés pares, o sea cuarenta y seis
cromosomas (véase, más adelante, pág. 350).

Reproducción. La célula no aumenta indefinidamente de


tamaño, sino que, al llegar a un determinado punto óptimo,
se divide en dos células hijas. Sucesivamente, determinadas
células sufren una di:visión para reemplazar a las células
deterioradas o destruidas por alguna enfermedad o lesión.
Esta forma de división celular se denomina mitosis o
cariocinesis.
La actividad empieza en el núcleo, la membrana nuclear
desaparece y la cromatina cambia su carácter y se convierte
lntroducci6n al conocimiento del cuerpo humano 13

en largos filamentos denominados cromosomas. El centro-


soma se divide y dos nuevos centrosomas se desplazan y
separan uno de otro para dirigirse hacia. los extremos opues-
tos del nucleo, denominados po/os. Los cromosomas son
atraidos entonces hacia los polos y se situan cerca de los
nuevos centrosomas. La cromatina, de Ia cual esta formada
el nucleo, se coloca entonces en reposo, persistiendo dos
nuevos nucleos. Finalmente, el protoplasma de la celula
se constriiie y se divide y se completan dos nuevas celulas
(figura 2).

~
~I.

~
~4.
E)(!)
6.

F ig. 2. Fases de Ia divisi6n celular.


I. Qlula con nucle(} y centrosoma.
2. Modificaciones en el nucleo. El centrosoma se divide.
3. CCiulas fusiformes en posicion.
4. Dos series i~nticas de cromosomas son atraidas hacia los polos.
5 y 6. Separaci6n de dos nuevas celulas.

Cada nueva celula hija resultante de la mitosis contiene


cuarenta y seis cromosomas, lo cual significa que durante
Ia mitosis cada cromosoma se ha duplicado el mismo. El
proceso de duplicacion de los cromosomas es una de las
actividades menos conocidas de Ia celula.
Sin embargo, Ia mitosis no es Ia unica forma de division
celular. En los 6rganos sexuales, ovario y testiculo, tiene
Iugar otra forma de division celular, denominada meiosis.
Durante Ia formacion de las celulas sexuales, o gametos, el
numero de los cromosomas se reduce a Ia mitad, con lo
14 Manual de anatomía y fisiología

que el espermatozoo contiene sólo veintitrés cromosomas, y


la célula ovular, u óvulo, también veintitrés.
Cuando se produce la fecundación, es decir, cuando el
espermatozoo y el óvulo se fusionan para formar la célula
(cigoto}, de la que se desarrollará el nuevo individuo, se
restablece el complemento cromosómico normal de cua­
renta y seis. De esta forma se consigue una mezcla de
caracteres hereditarios, o genes, del macho y de la hembra
(véase, también, pág. 350).

TEJIDOS ELEMENTALES DEL CUERPO HUMANO

En el cuerpo humano se conocen cuatro grupos de teji­


dos elementales. Son el tejido epitelial, el tejido muscular,
el tejido nervioso y el tejido conjuntivo.

Tipos de tejido epitelial. Un epitelio consta de células


que recubren las superficies del cuerpo, por ejemplo la piel;
o tapizan órganos huecos, tubos o cavidades, por ejemplo
los vasos sanguíneos y las vías aéreas. Existen dos clases
principales de tejido epitelial, comprendiendo cada una di­
versas variedades. Todas las células epiteliales están unidas
con una sustancia homogénea denominada membrana basal.

Epitelio simple. Esta clase consta de una simple capa


de células y se subdivide en tres variedades.

Epitelio pavimentoso o escamoso. Las células epiteliales


pavimentosas son láminas finas y delgadas, adosadas cabo
a cabo como los mosaicos de un pavimento. Estas células
forman los alvéolos de los pulmones. Se encuentran en
aquellos lugares en que es necesaria una superficie muy
lisa, como en la cubierta del corazón (membrana serosa) y
en la cubierta de los vasos sanguíneos y linfáticos. Cuando
recubren estas estructuras, la cubierta epitelial recibe el
nombre de endotelio.

El epitelio cilíndrico forma una simple capa de células


que recubre los conductos de la mayoría de las glándulas,
la vesícula biliar, casi la totalidad del aparato digestivo, en
lntroducci6n al conocimiento del cuerpo humano 15

MEMBRANA BASAL ==~='=!:::::=!:::::::::::::!:::::

Fig. celulas pavimentosas de Fig. 4. Celulas epiteliales cilin-


epitelio escamoso. dricas del intestine.

el que se hallan intercaladas celulas caliciformes, y deter-


minadas zonas del aparato genitourinario.
El esquema de Ia figura 4 muestra las celulas cilindricas
del intestino; presentan un borde ligeramente estriado. En
algunas localizaciones, como en el caso del recubrimiento
de las glandulas secretoras, las celulas de epitelio cilin-
drico son cortas y presentan un aspecto cubico; se des-
criben entonces como celulas cubicas (fig. 8).
El epitelio ciliado recubre los conductos aereos y sus ra-
mificaciones, tales como los senos frontal y m axila r. Recu-
bre tambien los conductos uterinos o trompas y parte del
utero y de los ventriculos cerebrales. Las celulas ciliadas
son de Ia misma forma que las celulas cilindricas, pero
presentan, en sus extremos libres, unas finas prolongacio-
nes en forma de pelos. Estas prolongaciones se denominan
cilios. Estos se hallan en movimiento continuo dirigido ha-
cia la abertura externa. Este movimiento se ha comparado
al que se observa en un maizal ba lanceado en una direc-
ci6n por la acci6n del viento. En las vias respiratorias, el
movimiento constante impide que el polvo, las mucosida-
des, etc., penetren en los pulmones, y en las trompas ute-
rinas el movimiento impulsa el 6vulo hacia el utero.
Las celulas caliciformes son celulas secre toras de moco
que residen en las paredes de las glandulas y los conductos
recubiertos por celulas cilindricas planas o ciliadas. Las
celulas caliciformes s.e gregan moco o mucina y lo expelen
hacia Ia superficie; actuan como glandulas secretoras de
18 Manual de anatomía y fisiología

moco y son más numerosas en aquellos lugares en donde


existe una gran cantidad de moco que recubre la superfi­
cie, como sucede en el estómago, el colon y la tráquea.

Fig. S. Células epiteliales cilíndricas ciliadas.

El epitelio compuesto consta de varias capas de células.


El epitelio estratificado forma las capas epidérmicas de la
piel.
Recubre también la boca, la faringe, el esófago, la por­
ción inferior de la uretra, el conducto anal y la vagina, y

CORNEA
LÚCIDA CAPA
CORNEA

CAPA
GER.MINATIVA
Fig. 6. Aspecto microscópico de la epidermis. Epitelio compuesto
(estratificado).
lntroduccion al conocimiento del cuerpo humano 17

tapiza Ia superficie de Ia c6rnea. En estas areas no llega a


cornificarse.
Las capas mas externas de ctHulas cercanas a Ia super-
fide comprenden Ia capa cornea; estas celulas son aplana-
das y se asemejan a escamas. La capa mas profunda de
celulas es de forma cilindrica. :£stas forman Ia capa ger-
minativa y aqui las celulas se multiplican por cariocinesis,
empujando hacia arriba las que estan situadas mas cerca
de Ia superficie, mientras que las mas superficiales se
desprenden.
Las celulas situadas entre Ia capa basal y Ia capa c6rnea
se denominan celulas espiculares, y estan relacionadas entre
si mediante finas prolongaciones que producen un aspecto
de red cuando se examinan a! microscopio (vease, tambien,
capitulo 19).

VEJ IGA VACIA

VEJIGA LLENA

Fig. 7. Epitelio de transici6n.

EI epitelio de transici6n es un epitelio estratificado com-


puesto que consta de varias capas de celulas. Recubre Ia
vejiga urinaria, Ia pelvis del riii6n, los ureteres y Ia parte
superior de la uretra. Las capas mas profundas de celulas
del epitelio de transici6n son de tipo cilindrico, con extre-
mos redondeados que les dan un aspecto en forma de pera.
Como las celulas de las capas mas profundas se multipli-
can por divisi6n, se van desprendiendo las capas superfi-
ciales de celulas. Las capas de las celulas superficiales del
epitelio de transici6n presentan un aspecto menos esca-
moso que las del epitelio estratificado. La comparaci6n de
los esquemas de las figuras 6 y 7 permitira comprender
esta diferencia.
18 Manual de anatomía y fisiología

HEMATIES

TEJIDO CONJUNTIVO EPITELIO CÚBICO

Fig. 8. Aspecto microscópico de la estructura de la glándula tiroides.

Las vesículas están recubiertas con células epiteliales cúbicas (cilíndricas).

Funciones del tejido epitelial. El tejido epitelial que


forma la cubierta del organismo, la piel, y el recubrimiento
de las cavidades que se abren en. la superficie, es princi­
palmente protector. Impide las lesiones a los tejidos sub­
yacentes, evita la pérdida de líquidos de estos tejidos, así
como el paso de líquidos a las estructuras recubiertas por
la piel. Los microorganismos no pueden pasar a través de la
piel sana, pero pueden hacerlo a través de abrasiones de
la piel.

Secretora. La mayoría de las glándulas secretoras y sus


conductos están constituidos por epitelio cilíndrico. Con
suma frecuencia, el epitelio que recubre la glándula y su
contenido se continúa por la superficie en la que residen
las glándulas. Las glándulas simples tubulares y saculares
son involuciones de la superficie, como sucede en las glán­
dulas tubulares simples del intestino, que pueden verse en
la figura 9. Cuando estas involuciones se ramifican, la es­
tructura se vuelve más complicada, como sucede en las
glándulas tubulares compuestas, por ejemplo las del riñón,
y las glándulas racemosas o saculares compuestas, por ejem­
plo las glándulas salivales y el páncreas.
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 19

Las glándulas endocrinas están compuestas también de


células epiteliales que pueden formar una masa, o bien pue­
den recubrir vesículas huecas, como sucede en la glándula
tiroides, en la que las vesículas están recubiertas por célu­
las epiteliales cilíndricas de forma cúbica. Estas células
producen su secreción, la coloide, pero no existe conducto
que parta de estas glándulas y, por tanto, la secreción al­
canza la corriente sanguínea, bien directamente o a través
de los linfáticos.

Glándulas. Una glándula es un órgano secretorio que


puede presentarse como órgano independiente, por ejem­
plo hígado, páncreas y bazo; o puede ser simplemente una
capa de células como las glándulas tubulares simples del
conducto alimentario, cavidades orgánicas, etc. (fig. 9).
Todas las glándulas poseen una abundante irrigación san­
guínea. Su función especial consiste en seleccionar deter­
minadas sustancias de la corriente sanguínea, con las que
entonces elaboran en su interior los jugos o secreciones.
Existe una inmensa variedad de glándulas, cada una con
función diferente, lo que hace difícil una clasificación y
descripción conjuntas. Puede intentarse una clasificación
sencilla de la forma siguiente:

Glándulas que vierten directamente su secreción en la


superficie, y que incluyen las glándulas sudoríparas, glán­
dulas sebáceas y las glándulas gástricas e intestinales.

Glándulas que vierten su secreción indirectamente, por


medio de conductos, en la superficie, y que incluyen las
glándulas salivales, páncreas e hígado.

Glándulas sin conducto. Forman el grupo descrito como


órganos endocrinos (véase cap. 18). Son las glándulas de
secreción interna. Gran parte del funcionamiento normal
del organismo depende de estas glándulas, las cuales, a
través de sus secreciones, ejercen una importante regula­
ción química sobre las funciones del organismo.

Membranas. Son capas de células especializadas que re­


cubren las cavidades del organismo. Las tres principales
membranas son:
20 Manual de anatomia y fisiologia

Membrana mucosa
Membrana sinovial
Membrana serosa

Todas estas membranas segregan un liquido que lubrica


o humedece la cavidad que recubren.
La membrana mucosa recubre el aparato digestivo, el
conducto respiratorio y parte del aparato genitourinario.
Varia de canicter en las diferentes regiones. En el aparato

Fig. 9. Tipos de glfmdulas.


A. Glandula tubular simple como las que se hallan en el intestino.
B. Glandula sacular simple.
C. Glandula sacular o racemosa compuesta, como se observa, en las gUm-
dulas salivares.
Las celulas secretoras estan sombreadas.
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 21

digestivo consta de células epiteliales cilíndricas estrecha­


mente unidas entre sí. Algunas de ellas se distienden con
secreción mucosa y entonces se denominan células calici­
formes. La célula se distiende cada vez más y finalmente
se rompe y vierte su secreción sobre la superficie (fig. 9).
El moco es la secreción de la membrana y consta de
agua, sales y una proteína, la mucina, que da a la secreción
su carácter viscoso.
La membrana sinovial recubre las cavidades de las arti­
culaciones. Consta de tejido conjuntivo fino, con una capa
de células endoteliales escamosas sobre la superficie. La
secreción de la membrana sinovial es de carácter viscoso.
Las membranas serosas se hallan en el tórax y en el ab­
domen, recubriendo los órganos contenidos en ellos y tapi­
zando sus cavidades.
La pleura recubre los pulmones y tapiza el tórax.
El pericardio cubre el corazón con una doble capa.
El peritoneo recubre los órganos abdominales y tapiza
el abdomen. (Estas membranas se describen en los capí­
tulos correspondientes a estos diferentes órganos.)
Las características comunes a estas tres membranas se­
rosas son que cada una consta de una doble capa de mem­
brana, entre cuyas paredes existe una cavidad potencial en
la cual se deposita el líquido segregado por la membrana.
Este líquido seroso es muy semejante al suero sanguíneo o
a la linfa. Actúa como lubricante y, además, contiene sus­
tancias protectoras y elimina los productos nocivos, pa­
sando éstos al sistema linfático, que los elimina o destruye.

TEJIDOS MUSCULAR, NERVIOSO


Y CONJUNTIVO

Tejido muscular. El músculo es un tejido que está es­


pecializado para la contracción y por medio de la cual se
realizan los movimientos. Está compuesto de fibras cilín­
dricas que corresponden a las células de otros tejidos.
Éstas están unidas en forma de pequeños haces de fibras
mediante una variedad de tejido conjuntivo que contiene
elementos contráctiles altamente especializados.
22 Manual de anatomia y fisiologia

Existen tres tipos de musculos:


Estriado (musculo esqueletico o voluntario). Las fibras
musculares individuates se hallan estriadas tram;versalmen-
te por trazos alternados brillantes y oscuros. Cada fibra se
SARCOLEMA

MIOFIBRILLAS
(SEPARAOAS)
Fig. 10. Aspecto microsc6pico de Ia fibra muscular estriada.

halla envuelta por una fina membrana, el sarcolema (o


vaina muscular). Cierto numero de fibras se unen entre si
para formar haces; muchos de estos haces se unen me-
diante tejido conjuntivo para formar los musculos anchos
y cortos. Cuando un musculo se contrae, se acorta, y cada
fibra individual toma parte en el movimiento mediante su
contracci6n. Este tipo solo se contrae cuando es estimulado
a Ia contracci6n por el sistema nervioso.
No estriado (liso o musculo involuntario) . Este tipo se
contrae sin estimulo nervioso, aunque en muchas regiones
del organismo su actividad se halla bajo la acci6n del sis-
tema nervioso aut6nomo (involuntario). Con la excepci6n
del musculo cardiaco, esta variedad esta compuesta por
celulas musculares en forma de huso, que presentan el
aspecto de una celula (fig. 11).
El musculo involuntario se halla en las capas de los
vasos sanguineos y linfaticos, en las paredes del conducto
digestive y en las visceras huecas, traquea y bronquios, en
el iris y musculo ciliar del ojo y en los musculos involun-
tarios de la piel.
lntroducci6n al conocimiento del cuerpo humano 23

Un esfinter muscular esta formado por una banda circu-


lar de fibras musculares situadas en las aberturas externa
o interna de un canal o conducto, o en Ia boca de un ori-
ficio, cernindolo firmemente cuando se contrae. Ejemplos
de esfinteres son los del cardias y el piloro, situados en
las aberturas del est6mago, el esfinter 0 valvula ileoc6lica
y los esfinteres interno y externo del ano y de la uretra.

MIOFIBRILLAS

Fig. II. Aspecto microsc6pico de las fibras musculares lisas.

El musculo cardiaco se halla unicamente en el musculo


del coraz6n. Es estriado como el musculo voluntario, pero
difiere de este por el hecho de que sus fibras se ramifican
y anastomosan entre si; estan dispuestas longitudinalmente
como en el musculo estriado, son de color rojo caracteris-
tico y no son gobernados por la voluntad.
El musculo cardiaco posee Ia propiedad especial de Ia
contracci6n ritmica automdtica, independiente de su go-
bierno nervioso. Esta funci6n se describe como mi6gena,
distinta de la neur6gena. Normalmente, Ia acci6n del cora-
z6n es regulada por su aporte nervioso (pag. 157).
Contracci6n muscular. Cuando se estimula un musculo
sigue un cierto periodo de latencia, durante el cual recibe
el estimulo. Entonces se contrae, con lo que se acorta y
engruesa y, finalmente, se relaja y alarga.
24 Manual de anatomia y fiaiologia

En el caso de la fibra muscular estriada (voluntaria), la


contracci6n dura solo una fracci6n de segundo y cada con-
tracci6n se produce en respuesta a un impulso nervioso
(mico. Cada contracci6n sencilla es de la m isma fuerza.
La fuerza con la que se contrae el musculo entero esta en
raz6n directa del numero de fibras que se contraen y de
Ia frecuencia de contracci6n de las mismas. Cuando las
fibras musculares se contraen vigorosamente, pueden ha-
cerlo a raz6n de mas de 50 veces por segundo.

Fig. 12. Aspecto microsc6pico del musculo cardiaco mostrando


Ia ramificaci6n caracteristica de sus fibras.

Existen ciertos factores que ejercen influencia sabre la


fuerza con que se contrae una fibra muscular. Esta se con-
trae con mas intensidad cuando se halla sometida al estira-
miento y cuando se calienta. La fatiga y el frio debi!itan su
poder de contracci6n.
Las fibras musculares no estriadas se contraen con mayor
lentitud y no dependen de los impulsos nerviosos, aunque
estos alteran la fuerza de su contracci6n.
Tono muscular. El musculo nunca se halla en reposo
completo; aparentemente puede parecer que esta en re-
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 25

poso, pero, en realidad, se halla en estado de contracción


tónica, lo que significa que puede responder rápidamente
a los estímulos. Por ejemplo, el reflejo rotuliano logrado por
la percusión del tendón rotuliano produce una contracción
del músculo cuadríceps, extensor del muslo, y una ligera
extensión de la rodilla. Éste es un reflejo producido por
el estímulo de los nervios.
La postura está determinada por el grado del tono
muscular.
La energía de la contracción muscular es proporcionada
por la conversión del trifosfato de adenosina (ATP) en di­
fosfato de adenosina (ADT). El ADT se convierte inmedia­
tamente en ATP por la energía proporcionada por la desin­
tegración del glucógeno. En presencia de aportes adecuados
de oxígeno, esta desintegración es aerobia y produce anhí­
drido carbónico y agua. Si no existe oxígeno suficiente, el
glucógeno sólo se desintegra hasta ácido láctico (glucógeno
anaerobio) y aumenta el contenido de ácido láctico en la
sangre. Este hecho es normal en atletas vigorosos, pero
ocurre demasiado rápidamente en pacientes en quienes el
corazón o la circulación no suministran la cantidad ade­
cuada de sangre para el trabajo de los músculos.
Tejido nervioso. El tejido nervioso consta de tres clases
de elementos: a) sustancia gris, que forma las células ner­
viosas; b) sustancia blanca, que forma las fibras nerviosas;
e) neuroglia, especie de células de sostén, que sólo se hallan
en el sistema nervioso y que sirven de unión y sostén de
las células y las fibras nerviosas. Cada célula nerviosa con
sus prolongaciones se denomina neurona.
Las células nerviosas están compuestas de protoplasma
granular altamente especializado, con grandes núcleos y
cubiertas celulares como las otras células. De las células
nerviosas parten varias prolongaciones; éstas conducen los
impulsos nerviosos que parten de las células y los que llegan
a ellas. (Para más detalles del tejido nervioso, véanse los
capítulos 22 y 23.)

Tejidos conjuntivos. El tejido conjuntivo constituye el


armazón o sostén del organismo. Existen diversas varie­
dades de tejido conjuntivo.
26 Manual de anatomia y fisiologia

Tejido areolar. Consta de un armaz6n de tejido laxo que


se distribuye ampliamente por todo el organismo. Se halla
situado inmediatamente por debajo de Ia pie! y de las su-
perficies mucosas, formando los tejidos subcutaneo y sub-
mucosa, y enfra a formar parte tambien de las vainas de
fascia que sostienen y unen los musculos, nervios, vasos
sanguineos y otros 6rganos.

Fig. 13.
A. Celulas del tejido conjuntivo.
B. Fibras blancas.
C. Fibras elasticas.

El tejido areolar consta de una matriz de sustancia in-


tercelular, en Ia que se hallan las celulas de tejido conjun-
tivo y en el que estan entrelazadas asas de fibras blancas
finas, compuestas de cordones ondulados, que transcurren
a traves de Ia matriz en varias direcciones y estan dispues-
tas en forma de red. Estas fibras constan de coldgeno, sus-
tancia gelatinosa, y estan unidas entre si mediante mucina.
Las fibras eldsticas, que son de aspecto amarillo y estan
compuestas de elastina, forman asimismo parte de esta es-
tructura. Estas fibras son finas.
Los espacios tisulares en los que se colecciona Ia linfa
son anchos, y precisamente gracias a esta linfa contenida
en ellos se realiza la mayor parte de Ia nutrici6n del tejido
areolar. Estos espacios linfaticos comunican entre sf, y en
ellos se forma precisamente Ia mayor parte de las sustan-
cias inmunizantes que protegen al organismo contra Ia
enfermedad.
lntroduccion al conocimiento del cuerpo humano 27

El tejido retiforme, denominado tambien reticular, lin-


foideo o adenoideo, es similar al areolar, pero existe un
tipo particular de celula, el linfocito, que se halla en gran-
des cantidades y fo~ma Ia base del tejido. Los linfocitos
estan unidos entre si mediante fibras finas de tejido con-
juntivo denominadas fibras reticulares. E stas son como
celulas colagenas inmaduras .
El tejido mucoide se halla en Ia gelatina de Wharton del
cordon umbilical en el momenta del nacimiento. Tambien
se halla en el humor vitreo del ojo del adulto.
Tejido adiposo. El tejido adiposo o grasoso se halla de-
positado en muchas regiones del organismo. Se asocia con
el tejido areolar par deposicion de celulas adiposas y esta
presente en todos los tejidos subcutaneos, excepto en el
de los parpados y el pene y en el interior de Ia cavidad
craneal.
Funciones. Contribuye a sostener y mantener en su
posicion los organos del cuerpo. Los riiiones, por ejemplo,
estan profundamente imbibidos en grasa.
Forma una cubierta protectora para el cuerpo.
Actua como almacenamiento de agua y de grasa, Ia cual,
cuando es necesario, puede ser reabsorbida y, par combus-
tion en los tejidos durante el metabolismo, constituye una
fuente de calor y de energia para el usa del organismo.
Tejido elastica. Esta forma de tejido conjuntivo con-
tiene una gran proporci6n de fibras elasticas. Se localiza
en las paredes de las arterias y en los conductos aereos
del aparato digestivo, contribuyendo a mantener abiertos
estos tubas y conductos. Existe asimismo en determinados
ligamentos, como los Iigamentos amarillos de Ia columna
vertebral, en donde, debido a sus cualidades elasticas y
extensibles, contribuye a mantener el esfuerzo muscular,
asi como el sosten erecto de Ia columna vertebral.
El tejido fibrosa se conoce tambien, a menudo, como
tejido fibrosa blanco, debido a que esta compuesto prin-
cipalmente de fibras colagenas blancas dispuestas en hile-
ras definidas. Esta disposicion presta una gran .fuerza, por
28 Manual de anatomía y fisiología

lo que el tejido fibroso se encuentra siempre en las zonas


en las que se requiere una gran resistencia. Entre las asas
de fibras blancas se dispone tejido areolar, que contiene los
nervios, linfáticos y vasos sanguíneos propios del tejido.
El tejido fibrdso es duro y resistente. Forma los ligamen­
tos, excepto los elásticos, y los tendones. La duramadre
que recubre el cráneo y el conducto neural, el periostio que
recubre el hueso, las capas más gruesas de fascia que se­
paran las vainas musculares, la capa fibrosa del pericardio
y la esclerótica del ojo son ejemplos de tejido fibroso.

Cartílago. Es una sustancia blanca azulada, clara y densa,


bastante consistente, pero en menor grado que el hueso.
Los huesos del embrión están constituidos primeramente
de cartílago, después los centros de crecimiento persisten
en forma de cartílago, y cuando se alcanza la edad adulta
el cartílago recubre los extremos óseos. El cartílago no
contiene vasos sanguíneos, pero está cubierto por una mem­
brana, el pericondrio, de la que deriva su aporte sanguíneo.
Existen tres variedades principales de cartílago que de­
muestran las características de esta sustancia: firmeza,
flexibilidad y rigidez.
El cartílago hialino consta de fibras colágenas incluidas
en una matriz o sustancia fundamental clara y firme. Las
fibras colágenas sólo pueden identificarse si previamente
se disuelve la matriz. Es firme y elástico y se presenta re­
cubriendo los extremos óseos en forma de cartílago articu­
lar en los cartílagos costales, la nariz, la laringe, la tráquea
y los conductos bronquiales, en donde contribuye a man­
tener abiertos sus orificios. Constituye también el cartílago
temporal del que posteriormente se forma el hueso. En el
embrión y el feto en desarrollo actúa como soporte tem­
poral de los otros tejidos, hasta que el hueso está en con­
diciones de reemplazarlo. Las células del cartílago hialino
están dispuestas principalmente en pequeños grupos (fi­
gura 14 A), incluidos en una matriz firme.
El fibrocartílago blanco que está compuesto de asas de
fibras que poseen células cartilaginosas dispuestas entre
las asas de fibras se localiza en la zona sujeta a grandes
tracciones. El fibrocartílago rellena las cavidades óseas pro-
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 29

fundas, como en el caso del acetábulo del hueso innomi­


nado y la cavidad glenoidea de la escápula. Forma también
los cartílagos interarticulares, como los cartílagos semilu­
nares o meniscos de la rodilla, y los cartílagos de unión,
como en los discos intervertebrales de la columna vertebral
y en la almohadilla de cartílago de la sínfisis del pubis
(figura 14 B).
El cartílago elástico, denominado también, a menudo,
cartílago elástico amarillo debido a su contenido en fibras
elásticas de color amarillo, constituye el armazón de la
oreja, la epiglotis y las trompas de Eustaquio; es fácilmente
compresible, pero recupera rápidamente su forma cuando
cesa la compresión (fig. 14 C).

Fig. 14. A. Cartílago hialino. B. Fibrocartílago. C. Cartílago elástico.

Estructura y crecimiento del hueso. El hueso forma uno


de los tejidos más duros del organismo. Está compuesto
de agua en la proporción aproximada de 50 %; las restan­
tes partes sólidas están constituidas por materias minera­
les, principalmente sales de calcio en la proporción de 67 %,
y sustancias celulares en la proporción de 33 %.
La estructura del hueso puede examinarse a simple vista
o con la ayuda del microscopio cuando quiera estudiarse
su constitución íntima.
El hueso consta de dos clases de tejido: tejido compacto
y tejido esponjoso.
30 Manual de anatomía y fisiología

El tejido óseo compacto es duro y denso; se halla en los


huesos planos y en la diáfisis de los huesos largos, y en
forma de cubierta fina y delgada en todos los huesos.
El tejido óseo esponjoso se halla principalmente en las
extremidades de los huesos largos, en los huesos cortos y
entre dos capas de tejido compacto en los huesos planos.

TEJIDO ÓSEO COMPACTO

TEJIDO ÓSEO
ESPONJOSO
(MEDULA OSEA ROJA)

CAVIDAD MEDULAR
(MEDULA OSEA AMARILLA EN ADULTOS)

TEJIDO ÓSEO ESPONJOSO


(MEDULA OSEA ROJA)
Fig. 15. Hueso largo seccionado longitudinalmente.

Estructura de un hueso largo (fig. 15). Un hueso largo,


por ejemplo cualquiera de los huesos de los miembros,
muestra ambas variedades de tejido óseo. Cuando se abren
longitudinalmente, puede verse la distribución del tejido
compacto y del tejido esponjoso. Se halla dividido en una
diáfisis, o parte central, y dos extremidades o extremos del
hueso. Si se corta transversalmente la diáfisis, puede verse
tejido óseo denso y un hueco central denominado canal
medular que contiene medula ósea amarilla. Si se corta la
extremidad de un hueso largo, se observará ·que los espa­
cios del tejido esponjoso contiene medula ósea roja. En la
medula amarilla predominan las células adiposas; en la me­
dula roja son muy numerosas las células sanguíneas rojas.
La medula ósea roja es el lugar de nacimiento de las células
sanguíneas rojas y blancas.
Introducción al conocimiento del cuerpo humano 31

Estructura microscópica. Una sección transversal del


hueso compacto muestra un abigarrado dibujo en forma
de círculos. En el centro de cada círculo existe un canal de
Havers. Las láminas de hueso, o laminillas, están dispues­
tas concéntricamente alrededor del canal central; entre es­
tas láminas existen diminutos espacios denominados lagu­
nas. Estos espacios contienen células óseas y están conec­
tados entre sí y con el canal central de Havers mediante
diminutos canales denominados canalículos. Cada sistema
así formado es un sistema de Havers completo compuesto
de:

Un canal central de Havers que contiene nervios y vasos


sanguíneos y linfáticos.
Laminillas dispuestas concéntricamente.

Lagunas que contienen células sanguíneas.

Canalículos unidos entre sí y enlazando las lagunas y los


conductos de Havers.

Las zonas entre estos sistemas de Havers están compues­


tas de laminillas intersticiales y de canalículos dispuestos
en forma algo diferente. La figura 16 muestra cómo los ca­
nales de Havers corren longitudinalmente a través del hueso
y muestran también la diferencia entre el sistema de Ha­
vers y la estructura del hueso entre los canales de Havers.
En el tejido óseo esponjoso, las laminillas están dispues­
tas más bien algo irregularmente, no existen canales de
Havers y los vasos sanguíneos se ramifican en los espacios
intersticiales, que están llenos con medula que sirve de
sostén a diminutos vasos sanguíneos.
El hueso está recubierto por una membrana vascular, el
periostio, excepto en las superficies articulares, en donde
está recubierto por cartílago hialino.

El perlostio es una membrana vascular fibrosa que re­


cubre el hueso. Es rico en vasos sanguíneos y se adhiere
íntimamente al hueso. Los vasos sanguíneos del periostio
se ramifican en la sustancia ósea y de esta forma contri­
buyen a suministrar sangre al hueso. En el hueso en crecí-
32 Manual de anatomia y fiaiologia

PERIOSTIO

AGUJEROS
NUTRICIOS

EJE
LONGI­
TUDINAL
DEL
HUESO

Fig. 16. Aspecto microscópico del hueso compacto mostrando el siste­


ma de laminillas y canales de Havers, así como la disposición inters­
ticial de la estructura del hueso entre los sistemas de Havers.

miento existe una capa de células formadoras de hueso


entre el periostio y el hueso, y de la multiplicación de estas
células se produce el crecimiento del hueso en grosor. Ade­
más de la sangre proporcionada por el periostio, los huesos
largos están alimentados por sangre procedente de una
arteria nutricia especial que penetra oblicuamente en el
hueso en una zona protegida del mismo; en el caso de los
huesos largos de la extremidad superior en dirección hacia
el codo, y en la. extremidad inferior en dirección contraria
a la rodilla. El agujero nutricio es bien patente en los huesos
largos.

Desarrollo y crecimiento del hueso. El hueso se desa­


rrolla a partir del cartílago o de una membrana de fibras
de tejido conjuntivo. Los huesos planos se osifican sobre
membrana y se denominan huesos de membrana, mientras
lntroduccion al conocimiento del cuerpo humano 33

que los huesos largos se osifican a partir del cartilago, por


lo que se denominan huesos de cartilago.

Osificaci6rz membrarzosa. La membrana de tejido con-


juntivo, de la que se desarrollan los huesos pianos, tales
como los del cnineo, cara y clavicula, esta ricamente vas-
cularizada con sangre. A medida que progresa el desarrollo
se depositan celulas formadoras de hueso. La osificaci6n
empieza en centros definidos y se produce por Ia multi-
plicaci6n de las celulas en el interior de la membrana, hasta
que se forma una delicada red de hueso. Eventualmente
se forma un hueso plano que consta de dos capas de hueso
compacta y duro recubiertas por periostio y separadas por
una capa intersticial de hueso semejante al tejido 6seo
esponjoso.

Osificaci6rz cartilagirzosa. En el embri6n en desarrollo


todos los huesos largos estan repesentados primeramente
por islotes de cartilago recubiertos por pericorzdrio. Un
centro primario de osificaci6rz, denominado diafisario, apa-
rece en Ia parte media de lo que eventualmente sera Ia
diafisis de un hueso largo. Las celulas cartilaginosas cam-
bian su caracter al depositarse el calcio sobre la matriz,
desarrollandose las celulas 6 seas. El pericondrio se con-
vierte en periostio, y a partir de el se depositan las celulas
6seas, con lo que el hueso aumenta en grosor y longitud.
Debido a esta funci6n del periostio, los cirujanos procuran,
al extirpar hueso, reponer el perios tio para la formaci6n
de nuevo hueso a partir del periostio. El hueso en creci-
miento consta ahara de un tallo, la didfisis, y dos extremi-
dades, las epifisis.
En una fase mas tardia del desarrollo aparece un centro
de osificaci6n secundario en cada extremidad o epifisis, en
donde empieza Ia osificaci6n, y que se extiende hacia la
diafisis y tambien hacia Ia extremidad de cada epifisis. Los
extremos del hueso permanecen recubiertos por cartilago
hialino, que se convierte en cartilago articular. Entre el
tallo o diafisis y cada extr.emidad o epifisis, persiste una
capa de cartilago que se denomina cartilago epifisario
(figura 17).
34 Manual de anatomía y fisiología

Si se presenta una acromegalia, que consiste en un tras­


torno de la función del lóbulo anterior de la glándula hipo­
fisaria (pág. 307), antes de que hayan desaparecido los car­
tílagos epifisarios, se produce el estado denominado gigan-

Fig. 17. Disposición del cartílago epifisario en la extremidad inferior


del fémur y en las extremidades superiores de la tibia y el peroné.

tismo, pero cuando la acromegalia se presenta después de


la osificación del cartílago epifisario, entonces sólo se afec­
tan determinados huesos, sobre todo los de las manos y el
maxilar inferior.
Dos tipos de células óseas contribuyen a la formación del
hueso: los osteoblastos, que construyen hueso, y los osteo­
clastos, que lo destruyen. Gracias a este mecanismo se
forman las partes sólidas y se construyen los espacios,
cavidades y canales.

Notas clínicas

El desarrollo del hueso requiere una dieta bien equilibrada que


contenga todos los principios alimentarios esenciales (cap. 13). Son
particularmente necesarios el calcio y el fósforo. Un adulto requiere
1 gramo de calcio por día; en el embarazo se requiere mayor canti­
dad, ya que la sangre de la madre debe suministrar el calcio reque­
rido para la formación de los huesos y de los dientes del feto en
desarrollo. El calcio se obtiene de la leche, el queso, las berzas, las
zanahorias y otros vegetales, y el fósforo procede de la leche, la
yema de huevo y las verduras frescas (pág. 222). Los alimentos que
contienen vitamina D y que favorecen la absorción de calcio son
esenciales para la calcificación ósea. La carencia de vitamina D en
la dieta de los niños da lugar al raquitismo a causa de que existe
una absorción insuficiente de calcio que perturba la calcificación ósea
y reblandece los huesos. En los adultos la carencia da lugar a la
osteomalacia.
lntroducci6n al conocimiento del cuerpo humano 35

Se ha valorado que mas de 90 % del calcio del organismo esta


contenido en los huesos y los dientes.
lncluso cuando ya ha terminado el crecimiento, el hueso no es
una sustancia pasiva inerte. Las celulas y los componentes quimicos
son reemplazados continuamente bajo Ia influencia de hormonas y
de las tensiones de Ia carga y de Ia actividad del individuo. Si el
paciente se halla sometido a reposo completo durante un largo
tiempo, parte de los componentes son movilizados bacia Ia corriente
sanguinea, con el consiguiente debilitamiento de Ia estructura 6sea.
En Ia osteoporosis se afecta Ia totalidad del esqueleto, sobre todo
Ia columna vertebral, produciendose acortamiento de Ia columna y
cifosis (dorso redondo). Puede ocurrir tambien osteoporosis en los
huesos cercanos a las articulaciones que han sido inmovilizadas con
vendajes enyesados durante periodos prolongados.
En Ia osteitis deformante, o enfermedad 6sea de Paget, pueden
afectarse uno o mas huesos, con tendencia a fracturas patol6gicas.
En ciertos procesos, el desequilibrio del contenido de calcio del
hueso puede ser causa de que el hueso se reblandezca e incurve, o
que Ilegue a adquirir mayor densidad y un aspecto semejante a!
marmol. Por regia general, el equilibria entre el calcio captado por
el organismo y el nivel de su contenido en el hueso es mantenido
por las glandulas paratiroides (pag. 303).
Separacion de las epifisis. La uni6n entre Ia diafisis y las extre-
m idades del hueso puede separarse en Ia infancia a consecuencia de
una acci6n traumatica. Se denomina tambien epifisiolisis o desliza-
miento epifisario. La periostitis es Ia inflamaci6n del periostio y pue-
de asociarse con infecci6n del tejido 6seo, Ia osteomielitis.
Enfermedad maligna. EI hueso puede ser asiento, aunque en forma
comparativamente rara, de un tumor, un sarcoma; en cambio, cons-
tituye una Iocalizaci6n comun para las metastasis o las propagaciones
de un carcinoma.
Caprtulo 2

Breves notas
sobre anatomía superficial

La anatomía superficial significa el estudio de la anato­


mía «viviente». Todos los estudiantes de anatomía tienen
a su disposición una rica fuente de conocimientos, a saber,
su propio cuerpo. Este hecho puede usarse frecuentemente
para confirmar los aspectos aprendidos de la lectura y de
las piezas de cadáver. Con el conocimiento así obtenido, la
observación y el examen por parte del cirujano o del mé­
dico pueden ser seguidos con gran interés, ya que gracias
a la inspección, palpación, percusión y auscultación se pue­
de estudiar el estado de los pacientes con objeto de valorar
su estado y llegar al diagnóstico.
Diversos puntos óseos sirven como referencia, y la posi­
ción de muchos de los órganos y de las estructuras inter­
nas se describen en relación con estos puntos.
Las caras superficiales del tronco y de los miembros que
se muestran en las figuras 22 a 30 constituyen una guía
para los niveles normales de los hombros y las caderas, el
desarrollo de los músculos y la posición de algunas de las
prominencias óseas, que pueden convertirse en lugares de
escaras de decúbito en aquellos pacientes confinados en
cama (véanse las áreas sombreadas de la fig. 24 ).

Algunos puntos de anatomía superficial de la cabeza.


Una línea trazada desde la protuberancia occipital externa
del hueso occipital, siguiendo hacia adelante por encima
de la porción superior del cráneo, hasta qn punto situado
Breves notas sobre anatomía superficial 37

en el centro de la base de la nariz, señala la posición de la


cisura longitudinal que separa los hemisferios cerebrales
y también la posición del seno sagital superior de la dura­
madre (fig. 128, pág. 201).
El surco central, o cisura de Rolando, se señala buscando
el punto medio entre la protuberancia occipital externa y
el nasión (base de la nariz). Una línea que una este punto,
aunque a 1 cm por detrás de él, y el oído señala la direc­
ción del surco central (fig. 195, pág. 366).
La apófisis mastoides puede palparse por detrás de la
oreja.
La glándula parótida ocupa una posición en forma de
cuña entre la apófisis mastoides y la rama del maxilar in­
ferior, aunque sobresale a través del músculo masetero por
debajo del arco cigomático. Sus conductos se dirigen ha­
cia adelante para perforar el músculo de la mejilla (bucci­
nador) y penetrar en la boca a la altura del segundo molar
superior (fig. 141, pág. 236).
La arteria facial pasa sobre el cuerpo del maxilar infe­
rior, por delante del ángulo del mismo (fig. 120, pág. 191).
La arteria temporal cruza la apófisis cigomática del hueso
temporal por delante de la oreja.

Cuello. La región del cuello se divide en dos triángulos


principales, anterior y posterior, por el músculo esterno­
cleidomastoideo que se dirige oblicuamente desde la apó­
fisis mastoides del hueso temporal a la porción anterior
de la clavícula y es palpable en toda su longitud. La cla­
vícula está situada a nivel de la base del cuello, separándolo
del tórax.
El triángulo posterior del cuello está limitado hacia de­
lante por el músculo esternocleidomastoideo y hacia atrás
por el borde anterior del trapecio; contiene porciones de
los plexos nerviosos cervical y braquial, una cadena de
ganglios linfáticos situada por detrás del esternocleidomas­
toideo (fig. 92, pág. 134) y nervios y vasos sanguíneos. En
la base del mismo está situada la primera costilla, sobre
la que pasa la arteria subclavia. En este punto es donde
puede aplicarse la presión digital sobre la arteria subclavia.
38 Manual de anatomia y fislologia

El tridngulo anterior del cuello esta subdividido en va-


rios tri{mgulos, dos de los cuales se muestran en la figu-
ra 18; el tridngulo carotideo se denomina asi a causa de
que contiene la arteria car6tida primitiva y sus divisiones
en las car6tidas interna y externa; contiene asimismo la
vena yugular interna, otras numerosas venas, arterias y

TRIANGULO
POSTERIOR

LIMITE ANTERIOR DEL


TRIANGULO ANTERIOR

OMOHIOIDEO

Fig. 18. Posici6n de los triimgulos en el cuello.

nervios. El tridngulo digdstrico esta situado por debajo del


maxilar; contiene porciones de las glandulas salivales sub-
m axilar y parotidea, una rama del nervio facial y la arteria
facial, y otras estructuras de situaci6n mas profunda, in-
cluidas parte de los vasos carotideos.
Vista anterior del cuello. Vease la figura 19. El manu-
brio esternal constituye un valioso punta de referenda, ya
que por detras de el esta situada una parte del cayado de
Ia aorta y las venas innominadas.
La trdquea comienza inmediatamente por debajo del car-
tilago cricoides (fig. 19) y pasa al interior de la cavidad
toracica para terminar dividiendose en los bronquios de-
recho e izquierdo a nivel del angulo esternal (angulo de
Louis) (fig. 23, pag. 44).
Breves notas sobre anatomía superficial 39

M. ESTERNOCLEI­
DOMASTOIDEO
(VASOS
SUPERPUESTOS)

CART. TIROIDES
ART. CAROT/CA
PRIMITIVA

VENA CAVA SUPERIOR MANUBRIO ESTERNAL

Fig. 19. Posición relativa de 1las estructuras del cuello.

Las posiciones relativas del cayado de la aorta y de la vena cava superior


muestran que están dispuestas por detrás del manubrio del esternón. Las
arterias carótidas primitivas y las venas yugulares rodean la tráquea. Se
indican los niveles del hueso hioides, glándula tiroides y los cartllagos tiroides
y cricoides.

El esófago empieza también a nivel del borde inferior del


cartílago cricoides y se dirige hacia abajo por detrás de
la tráquea (fig. 160, pág. 277).
El timo, o glándula tímica, está situado por detrás del
manubrio y de la porción superior del cuerpo del esternón
�n el niño, y en algunos casos puede extenderse hacia arriba
al interior del cuello.

Tronco. Muchos de los órganos han sido descritos en


relación con su anatomía superficial, por lo que los estu­
diantes deberán buscar la descripción de la posición de los
órganos en los diversos apartados de este libro.
En relación con la columna vertebral, el vértice del es­
ternón está situado en oposición a la articulación entre la
Manual de anatomia y fisiologia

M . ESTERNOCLEIDO-
MASTOIDEO

NERVIO
VAGO

ART.
VERTEB

Fig. 20. Esquema del corte de Ia parte anterior del cuello.


La tniquea esta situada por delante y rodeada por los 16bulos de Ia gla ndula
tiroides; el istmo de Ia glandula tiroides esta situada por delante de Ia tra-
quea a Ia que puede comprimir cuando La glandula tiroides esta aumentada
de tamaiio. Los vasos sanguineos estan situados a cada 'Jado. El es6fago esta
situado por detrfls de Ia traquea, entre esta y los cuerpos vertebrales.

segunda y la tercera vertebra dorsales; el dngulo de Louis


(pagina 44) entre la cuarta y la quinta; y la articulaci6n
entre el cuerpo del estem6n y la ap6fisis xifoides esta si-
tuada aproximadamente a nivel del disco entre la novena
y la decima vertebra dorsales.
Cara anterior del tronco (figs. 22 y 23). El dngulo ester-
nat, o dngulo de Louis, puede apreciarse a traves de la piel;
es el nivel de inserci6n de la segunda costilla. En el otro
extremo del estern6n se halla el dngulo infrasternal, o
xifoideo, en donde puede verse y apreciarse una pequeiia
depresi6n. Deslizando el dedo desde este angulo bacia
afuera, sigtiiendo los hordes inferiores de las costillas, pue-
de apreciarse el reborde costal, que esta formado por los
cartilagos de la septima, octava, novena y decima costillas.
Este borde puede observarse en individuos delgados.
Puede apreciarse, e incluso a veces verse, el latido de la
punta del coraz6n, en el quinto espacio intercostal, a 9 em
de Ia linea media (para la posici6n del coraz6n en relaci6n
con la pared toracica, vease fig. 108, pag. 154).
Breves notas sobre anatomia superficial 41

El abdomen se ha dividido convenientemente por media


de cuatro pianos o lineas imaginarias, dos verticales y dos
horizontales, en nueve regiones (fig. 21), por lo que los 6r-
ganos pueden describirse variadamente como integrados en
una o varias partes de una o mas regiones.
El higado, por ejemplo, ocupa porciones del hipocondrio
derecho y del epigastria, extendiendose transversalmente al

V£RTEBRAS LUMBARES

PLANO SUBCOSTAL

·.,

Fig. 21. Pianos de las regiones del abdomen.

Regiones:
5. Umbilical.
I. Hipocondrio derecho. 6. Lumbar izquierda.
2. Epigastria. 7. lliaca derecha.
3. Hipocondrio izquierdo 8. H ipogastrio.
4. Lumbar derecha. 9. lliaca izquierda.
42 Manual de anatomía y físíología

hipocondrio izquierdo y ocupando también parte de la región


lumbar derecha.
El vértice del pulmón sobresale por encima del nivel de
la clavícula, como se ha indicado en la figura 23 (véase,
también, fig. 161, pág. 278). en donde se hallarán indicadas
las posiciones del pulmón y de la pleura respecto del cora­
zón y de la pared torácica.
El espacio ocupado por los pulmones en la parte poste­
rior se muestra en la figura 25; con líneas de puntos se ha
señalado la distancia hasta la que desciende la pleura. El
bazo está situado en el lado izquierdo, por debajo de la
novena, décima y undécima costillas; el riñón izquierdo está
situado entre la undécima vértebra dorsal hasta la tercera
vértebra lumbar, mientras que el riñón derecho ocupa una
posición ligeramente más inferior, ya que su polo superior
se aplica contra el hígado.

Abdomen. La línea blanca forma una depresión que trans­


curre por la línea media del abdomen, desde el cartílago
xifoides a la sínfisis del pubis; a cada lado de esta línea
pueden apreciarse los músculos rectos abdominales. Al
entrar este músculo en contracción con el individuo acos
tado sobre su espalda y con los brazos aplicados a los cos
tados, eleva los hombros y también eleva o separa del
plano de la cama los miembros inferiores. Aplicando una
mano puede apreciarse fácilmente la contracción de los
músculos rectos. El ombligo está situado a nivel del disco
correspondiente a la tercera y cuarta vértebra lumbares.
La espina ilíaca anterosuperior (fig. 22) puede palparse
netamente, y trazando una línea desde el ombligo hasta la
espina ilíaca anterosuperior en el lado derecho, y señalan­
do un punto en la unión de los tercios medio y externo de
esta línea, el punto de McBurney, se indica el lugar máximo
de dolor en la apendicitis.
El estómago está situado en las porciones superior e iz­
quierda del abdomen, parcialmente por detrás de las cos­
tillas y los cartílagos inferiores; el orificio del cardias está
situado por detrás del séptimo cartílago costal izquierdo.
El fondo del estómago alcanza un nivel tan elevado como
el quinto espacio interco�tal izquierdo.
Breves ·notas sobre anatomia superficial 43

LATIDO
DE LA
PU NTA

: : :·:,C: :'Hh /'J;


(VESICU LA BILIAR)~-;:i' ... ·····.
.:·.. .,::·' ...
LINEA BLANCA
PUNTO DE
MCBURNEYty··: . .,.
1
(AP£NDICE)
...
.
:

·.
;
·.•.b

..-""'
..,.,."11151--- - ----'..:.--

. . ., .
'

ESPINA ~>
ILIACA • . ~"" :·
ANTEROSUPERIOR ·,

LI GAM ENTO
IN GUI NAL

Fig. 22. Cara anterio r del tronco.


Pueden apreciarse Ia escotadura suprasternal, el angulo esternal
(angulo de Louis) y las espinas anterosuperiores.
Manual de anatomia y fisiologia

DIAFRAGMA
NIVEL SUPERIOR DEL
H [GADO Y DEL FONDO
• _"··' .~ ~ - 11 , DEL EST0MAGO)

--5"-i-.·7 -- EST0MAGO

CIEGO

LIGAMENTO
INGUINAL

RECTO SINFISIS
PUBIANA DE
LA PELVIS

A. FEMORAL

Fig. 23. EJ tronco mostrando b posicion de los 6rganos en relaci6n


con Ia pared abdominal.
Para Ia posici6n del coraz6n y los pulmones en relaci6n con el t6rax,
vtanse fig. 108, pag. 154 y fig. 161, pag. 278.
Breves notas sobre anatomía superficial 45

En la figura 23 se indica la posición del hígado, páncreas,


duodeno, vesícula biliar y porciones del colon. La vesícula
biliar se proyecta ligeramente en el reborde costal a nivel
del noveno cartílago costal derecho; el páncreas está situa­
do en la parte posterior de la cavidad abdominal, a nivel
de la primera vértebra lumbar; la aorta se divide en las
arterias ilíacas primitivas por delante de la cuarta vérte­
bra lumbar; el ciego, sobre el lado derecho, y el comienzo
del ángulo sigmoideo del colon, en el lado izquierdo, es­
tán situados en las fosas ilíacas derecha e izquierda,
respectivamente.

Cara posterior del tronco (figs. 24 y 25). Desde la parte


posterior pueden palparse las apófisis espinosas vertebra­
les; la apófisis espinosa de la séptima vértebra cervical es
prominente, vértebra prominente; la espina y el ángulo
inferior de la escápula pueden palparse y verse en los in­
dividuos delgados. La escápula está en relación con la co­
lumna vertebral en la distancia situada entre las apófisis
espinosas de la segunda a la séptima vértebra dorsales.
La posición de la espina ilíaca posterosuperior (en cada
lado) puede distinguirse por un hoyuelo. La cresta del ilion
puede palparse en toda su longitud, y en su punto más ele­
vado está situada a nivel del intervalo entre la tercera y
cuarta vértebra lumbares. Trazando esta línea con un lápiz
dermográfico se indica la posición por debajo de la cual
puede practicarse con seguridad la punción lumbar. La
medula espinal termina a nivel de la segunda vértebra
lumbar.

Extremidades (figs. 27 a 34 y 209 a 211 inclusive). Mu­


chos de los puntos se exponen en otros capítulos. Los dife­
rentes puntos óseos pueden apreciarse por palpación.
En la extremidad superior, la axila y la fosa cubital se
describen en las páginas 147 y 149.
En la extremidad inferior, para el triángulo de Scarpa y
el espacio poplíteo, véanse páginas 149 y 150.
Para las arterias principales, véase capítulo 11, pági­
na 186.
Para las venas principales, véase capítulo 11, página 197.
Manual de anatomia y flaiologia

APOFISIS ESPINOSA
ESCAPULA: DE LA 7.• V~RTEBRA
ANGULO SU PERIOR CERVICAL
ESPINA
ANGULO INFERIOR

DOLOR

MUSCULO
SACROSPINAL

-~---CRESTA ILIACA
:___ _ __,__ _ ESPINA ILIACA
CUADRANTE POSTEROSUPERIOR
SUPEREXTERNO
PARA LAS -..:.._~'--­
INYECCIONES 2.• APOFISIS
ESPINOSA
SACRA

. .
.. .- .
.. ·:,
HENDIDURA
NATAL

PLIEGUE DE
LA NALGA

Fig. 24. Cara posterior del tronco, anatomia superficial.


En sombreado las areas propensas a las escaras por compresi6n.
Breves notas sobre anatomia superficial 47

ESPINOSA DE C 7

~;.

BAZO

TUBEROSIDAD
ISQUIATICA

Fig. 25. El tronco desde Ia cara posterior.


El vertice del pulm6n se eleva por encima de Ia clavicula; en punteado se
muestra Ia posici6n de Ia pleura.
48 Manual de anatomía y flalología

LINEA DE NELATON

ARTICULACION
DE LA CADERA _,�-�-..,.:�

TROCÁNTER MAYOR
DEL F�MUR

TUBEROSIDAD
ISQUIÁTICA

Fig. 26. Linea de Nelaton.

Para los principales nervios periféricos, véase capítulo 22,


páginas 384 y 386-388.

La línea de Nelaton es una línea imaginaria extendida


desde la espina iliaca anterosuperior hacia la tuberosidad
del isquion. Pasa a través del centro de la articulación de
la cadera y cruza la punta del trocánter mayor del fémur.
Es útil para valorar la posición de la cabeza femoral en
la luxación de la articulación de la cadera, o si está frac­
turado el cuello del fémur.
Breves notas sobre anatomia superficial <49

--~----- M . DELTOIDES
AREA PARA LA INYECCION

- - - - - M . PECTORAL MAYOR

. · ~! ..._

- i + - - - EPITR0CLEA DEL H0MERO


( cHUESO DE LA MO SICA»)

VENA CUBITAL INTERNA

ARTERIA FLEXORES

Fig. 27. Brazo derecho en posicion anat6mica.


Ob~rvese el angulo de carga a nivel de Ia articulaci6n del codo.
50 Manual de anatomia y fisiologia

DELTOIDES

CONDILO EXTERNO DEL H0MERO

FLEXORES DE LA MUNECA
Y DE LOS DEDOS

EXTENSORES DE LA MUNECA
Y DE LOS DEDOS

Fig. 28. Cara externa del miembro superior derecho, con el antebrazo
en supinaci6n, mostrando Ia posicion de los principales musculos del
brazo. El pulgar esta extendido para que queden tensos los tendones
extensores del pulgar, indicando el hoyuelo conocido como tabaquera
anat6mica y que esta situada entre ellos.
Breve• nota• aobre anatomia auperflcial 51

ARTICULA-
CIONES
METACARPO-
FAI.ANGICAS

EMINENCIA
HIPOTENAR

HUESO PISIFORME

Un aspecto clinico importante al aplicar una terula o un vendaje enyesado


para mantener Ia muiieca extendida es que no alcance sobre las articulaciones
metacarpofa!Angicas, pero que !ermine por debajo de elias para permitir que
el paciente pueda flexionar sus dedos sobre Ia ferula en angulo recto con
Ia palma de su mano.
52 Manual de anatomia y fisiologia

'I
;!.: r
/~ L11~~~~~~lo
ANILLOS INGUINALE$ TROCANTER
\... ~,
I SUPERFICIAL Y

·'1§,, J
MAYOR
~ PROFUNDO

ARTERIA'
~ x~~ ABERTURA
:~~ LA 1
t
co,oON "'""AT'co

ESFERA
DE
,r~\
YAN"CO /?~
FEMOr(<S . -- r~;UCT0::~~8
\~
II

---:-r SARTORIO
II
II

:;~
II
II
.\ . CUADR[CEPS II
II
II
II
'•II
.~:11

('!. ':::?!1';
~: ... lL-r TEN DONES
·L~, r ; .' L DE LA
·.i ~'.' :;tm :~ CORVA
~!: .- 1t i -~-~ 11
1
ROTULIA NO ..,, 11 I,, .~ CABEZA DEL
; 11 '[
" \ PERON£
; II ~-
" I.. . NERVIO
11
J -~: CIATICO
GEMELOS
II ,5:!: POPLfTEO
. II · ,:~ EXTERNO
' ' :··· :: :'i'i
' .., . .•...;,tl.

..· . /{·g· · r·:/~,:,f.fl


• .-. 11 / < SOLEO
':.: J,' j-l~
~ IJ .; J·'

MAL£OLO
INTERNO
:);n
';~·11
·-v {;:
·' ! ; , I
~~
MAL£OLO
i :NTERNO
;':' . TENDON
DE AQUILES

(TIBIAL) VERONEAL)

Fig. 30. Caras anterior y posterior del rniernbro inferior derecho.


Breves notas sobre anatomia superficial 53

- - _ I TENDON DE AOUILES

·
- - - '
-. · \
MAL~OLO EXTERNO
(EXTREMIDAD INFERIOR DEL PERON~)
. • ~ POSICION DEL
· - LI GAMENTO EXTERNO
_ . DEL TOBILLO

I
·'

VENA SAFENA EXTERNA

Fig. 31. Cara externa del pie derecho.

I I .

:II
. I
EXTENSORES
.i

TENDONES EXTENSORES

TENDONES PERONEOS

Fig. 32. Cara externa del pie derecho, indicando Ia posicion


de los tendones.
S4 Manual de anatomia y fisiologia

1.• ARTICULACION METATARSOFALANGICA

Fig. 33. Cara interna del pie derecho.


Para los huesos del pie, vease Ia fig. 72, pag. 106.

LIGAMENTO

CUNA INTERNA

Fig. 34. Cara interna del pie derecho indicando Ia posicion de algunos
de los tendones de los musculos que sostienen los arcos del pie.
Caprtulo 3

Sistema esquelético. Huesos


del cráneo y de la caja torácica

El esqueleto es el armazón óseo del cuerpo que propor­


ciona soporte y protecció11 a algunas partes blandas, par­
ticularmente en el cráneo y la pelvis, actuando como pa­
lancas en el movimiento y procurando superficies para la
inserción de los músculos esqueléticos. En determinadas
regiones, el armazón se halla complementado por cartí·
lago. La osteología es el estudio de los huesos.
El eje del esqueleto comprende la cabeza y el tronco e
incluye los siguientes huesos:

Cráneo Esternón y costillas


Columna vertebral Hueso hioides

Los apéndices del esqueleto comprenden los miembros y


los cinturones de los miembros:

Miembro superior
Miembro inferior.

Además, existen tres pequeños huesos en cada oído medio.

Clasificación de los huesos. Los huesos del esqueleto se


clasifica según su tamaño y su formación.

Huesos largos. Se hallan principalmente en los miem­


bros. Cada hueso largo consta de una diáfisis y dos extre·
56 Manual de anatomia y fisiologia

FOSA ANTERIOR
(L0BULO FRONTAL
DEL CEREBRO Y SENOS A~REOS EN EL HUESO FRONTAL
TECHO DE LA ORBITA) LAMINA CRIBIFORME
DEL HUESO ETMOIDES
(NERVIOS OLFATORIOS)
AGUJERO OPTICO
(N. 0PTICO)
AGUJERO REDONDO
MAXILAR SUPERIOR
DEL TRIG~MINO)
AGUJERO OVAL
MAXILAR INFERIOR
DEL TRIG~MINO)
FOSA MEDIA I' fJW').'~~,_J~~~;;;;-,...;,.!!:"""-:,r.;.- AG UJ ERO RASGADO
(LOBULO (ARTERIA CAROTIDA
TEMPORAL INTERNAl
DEL CEREBRO) AGUJERO ESPINOSO
(ARTERIA MENINGEA
MEDIA)
PORCION
PETROSA
DEL HUESO
TEMPORAL AGUJERO YUGULAR
(OIDO INTERNO) (VENA YUGULAR
INTERNA, IX, X Y XI)
FOSA POSTERIOR CONDUCTO HIPOGLOSO (XII)
(CEREBELO)

AGUJERO MAGNO (BULBO)

Fig. 35. Interior de Ia cavidad del craneo, mostrando las fosas cra-
neales anterior, media y posterior, los agujeros y los nervios y vasos
sanguineos que pasan a traves de ellos.

midades. Los huesos largos actuan como palancas y facilitan


el movimiento.
Huesos cortos. Ejemplos corrientes de estos son los hue-
sos del carpo y el tarso. Estan compuestos, en gran parte,
por tejido esponjoso, ya que se requiere que sean ligeros
y resistentes. Poseen una delgada cubierta de tejido com-
pacta. Los huesos cortos proporcionan potencia, como en
el caso de Ia muiieca.
Huesos pianos. Constan de dos capas de tejido 6seo
denso, con una capa intermedia de hueso esponjoso. Estos
huesos se hallan en las zonas en que se requiere protec-
ci6n, como en los huesos del craneo, huesos innominados,
costillas y escapula. Los huesos pianos proporcionan tam-
Sistema esquelético 57

bién anchas superficies para la inserción de músculos, por


ejemplo, la escápula.

Huesos irregulares. Son los que no pueden incluirse en


ninguna de las categorías mencionadas anteriormente. Ejem­
plos de huesos irregulares son las vértebras y algunos de
los huesos de la cara.

Huesos sesamoideos. Constituyen otro grupo distinto.


Se desarrollan en los tendones de los músculos y se hallan
en la vecindad de una articulación. La rótula es el ejemplo
más desarrollado de este tipo.

OCCIPITAL

Fig. 36. Cara lateral del cráneo indicando la posición de algunos de


los huesos y suturas y la articulación temporomaxilar.

CRANEO

Los huesos del cráneo están dispuestos en dos partes: el


cráneo (a veces denominado calvario), que consta de ocho
huesos, y el esqueleto de la cara, que consta de catorce
huesos.
58 Manual de anatomia y fisiQiogia

PORCIÓN
ESCAMOSA

CRESTA
OCCl PITAl --.--.o;no;;c'tT-.---:-r.;:;.-'-...--':-'--;7
EXTERNA
CANAL
CONDILEO
POSTERIOR

Fig. 37. Hueso occipital visto desde abajo.

La cavidad del cráneo presenta una superficie superior


conocida como bóveda del cráneo; es lisa en su superficie
externa, y presenta surcos y depresiones en su superfi­
cie interna para adaptarse al cerebro y a sus vasos sanguí­
neos. La superficie inferior de la cavidad se conoce con el
nombre de base del cráneo. Está perforada por muchos
agujeros para el paso de nervios y vasos sanguíneos.

Huesos craneales

1 occipital 2 temporales
2 parietales 1 esfenoides
1 frontal 1 etmoides.

El hueso occipital se halla situado en la parte posterior


e inferior de la cavidad craneal. Está atravesado por el
agujero magno, a través del cual pasa el bulbo para unirse
con la medula espinal. Cada lado del agujero magno está
constituido por masas de hueso que forman los cóndilos
del cráneo y presentan superficies articulares para el atlas
(figura 37).
Sistema esqueletico 59

ARCO SUPERCILIAR
SEN OS ESCOTADURA SUPRAORBITARIA
EN EL
REBORDE SUPRAORBITARIO

TECHOS DE
TECHO DE LOS ·SENOS
LA 0R BITA ETMOIDALES

Hueso frontal visto desde abajo.

PORCION ESCAMOSA

PORCION PETROSA

APOFISIS MASTOIDES

Fig. 39. Hueso temporal izquierdo visto desde abajo y de !ado.

Los dos huesos parietales forman el techo y los lados del


cnineo. La superficie extema es lisa, pero la interna pre-
senta profundos surcos que alojan las arterias craneales.
Un surco muy amplio, aproximadamente hacia Ia parte
media del hueso, aloja la arteria meningea media (fig. 35).
La ruptura de esta arteria produce compresi6n sabre el
tejido cerebral blando con la consiguiente lesion, en primer
60 Manual de anatomia y fisiologia

Iugar sobre el mismo lado, y mas tarde igualmente en el


lado opuesto. Esta compresi6n altera el tamafio de las pu-
pilas, que constituye una observaci6n muy importante de
la enfermedad en el curse del tratamiento de los pacientes
afectos de traumatismos craneales (vease Notas, pag. 66).
El hueso frontal forma la frente y la parte superior de
las cavidades orbitarias. El reborde supraorbitario pre-
senta, en su mitad interna, la escotadura supraorbitaria, a
traves de la cual pasan los vasos y los nervios supraorbi-
tarios. La superficie intema del bueso frontal presenta de-
presiones que son producidas por las circunvoluciones del
cerebro.
Los dos huesos temporales forman la parte inferior de
los lados del craneo. Cada bueso consta de dos partes.
La porci6n escamosa, o escama, se proyecta bacia arriba
y da inserci6n al musculo temporal. De ella parte la ap6-
fisis cigomdtica o cigoma, que se proyecta bacia delante
para unirse con el bueso cigomatico. Por detras y por de-
bajo de la raiz de esta ap6fisis se balla el conducto audi-
tivo externo.
La porci6n mastoidea se balla situada por detras y se
continua bacia abajo por la ap6fisis mastoides; su super-
fide externa da inserci6n al musculo estemomastoideo. La
ap6fisis mastoidea contiene espacios conocidos con el nom-
bre de celdas mastoideas y un espacio particularmente
ancbo, situado un poco por delante de estas, que se de-
nomina antro timpdnico; este espacio esta recubierto con
epftelio que se continua con el del oido medio o cavidad
timpanica. La infecci6n procedente del oido medio puede
conducir a la supuraci6n del antro timpanico.
La porci6n petrosa del bueso temporal presenta una for-
ma de cufia bacia la base del craneo y contiene el 6rgano
de la audici6n (vease, tambien, cap. 26).
El etmoides es un bueso ligeramente esponjoso, de forma
cubica, situado en el tecbo de la nariz y dispuesto en forma
de cufia entre las 6rbitas. Consta de dos masas laterales o
laberintos, compuestos de senos o celulas etmoidales, los
cuales se ballan cerrados, excepto en el punto en que co-
munican con la cavidad nasal. El etmoides contiene asi-
mismo una lamina perpendicular y una lamina cribiforme.
Sistema esquelético 61

SUPERIOR Y MEDIO

APOFISIS UNCIFORME
LÁMINA PERPENDICULAR
(TABIQUE NASAL)

Fig. 40. Hueso etmoides visto desde atrás.

La lámina perpendicular forma la parte superior del ta­


bique nasal. La lámina cribiforme se introduce en una esco­
tadura en el lóbulo frontal. Por encima de esta lámina se
halla el bulbo olfatorio y, a través de perforaciones de la
lámina, pasan los nervios olfatorios a la parte superior de
la nariz (fig. 215, pág. 403).
El esfenoides presenta una forma semejante a un mur­
ciélago, con las alas desplegadas, y consta de un cuerpo,
dos alas grandes y dos alas pequeñas. El cuerpo presenta
una depresión, denominada silla turca, que aloja la glán­
dula pituitaria o hipófisis (pág. 301).
Se halla situado en la base del cráneo y forma una gran
parte de la fosa craneal media (fig. 41).

Suturas del cráneo. Los huesos del cráneo se hallan uni­


dos entre sí por articulaciones inmóviles denominadas su­
turas, con excepción de uno de los huesos de la cara, la
mandíbula o el maxilar inferior, que se articula con el
hueso temporal mediante la articulación temporomaxilar
figura 36).
Las principales suturas son:

La sutura frontal o coronal, entre el hueso frontal y los


dos huesos parietales.
La sutura sagital, entre los dos huesos parietales y que
se extiende de delante a atrás a lo largo de la bóveda del
cráneo.
62 Manual de anatomía y fisiología

FISURA
ORBITARIA
SUPERIOR

CANAL ÓPTICO

Fig. 41. Hueso esfenoides visto por delante.

La sutura lambdoidea, entre el hueso occipital y los dos


huesos parietales.

Fontanelas. Los huesos del cráneo del mno, en el mo­


mento del nacimiento, no están completamente osificados.
Los espacios entre los huesos están rellenos por membrana
y en los ángulos de los huesos estas membranas se deno­
minan fontanelas. La más ancha está situada en la unión
del frontal con los dos parietales, en donde convergen las
suturas frontal y sagital. Se denomina fontanela anterior.
Presenta forma de estrella, mide unos 4 cm de atrás a de-

FONTANELA ANTERIOR

FONTANELA POSTERIOR

Fig. 42. Cráneo del recién nacido visto desde arriba.


Sistema esquelético 63

lante y forma una cubierta blanda, a través de la cual pue­


de apreciarse la pulsación del cerebro. Es importante re­
cordar que esta fontanela se cierra normalmente hacia los
dieciocho meses de edad.
La fontanela posterior se halla en la parte posterior, en
la unión de los dos parietales con el occipital. Se cierra
poco tiempo después del nacimiento.

Senos aéreos del cráneo. En los huesos del cráneo se


hallan contenidas diversas cavidades o cámaras aéreas. Los
senos frontales, maxilares, etmoidales y esfenoidales son
senos paran asales (accesorios) que comunican con la nariz.
Estos senos aéreos aligeran el peso del cráneo y dan reso­
nancia a la voz.

ETMOIDAL

MAXILAR SUPERIOR

Fig. 43. Senos aéreos.

Los senos frontales se hallan situados en el hueso frontal,


uno a cada lado de la raíz de la nariz y por encima del
ángulo interno del ojo.
Los senos maxilares, conocidos a veces con la denomina­
ción de antros de Highmore, se hallan situados a cada lado
de la nariz en los huesos maxilares inferiores.
64 Manual de anatomía y fisiología

HUESOS DE LA CARA

Existen 14 huesos faciales, y todos, excepto la mandíbula


o el maxilar inferior, están unidos por suturas y son in­
móviles.
Los dos huesos nasales forman el puente de la nariz.
Los dos huesos palatinos forman la bóveda de la boca y
el suelo de la nariz.

Fig. 44. Huesos de la cara.

AGUJERO MENTONIANO

Fig. 45. Maxi'lar inferior.


Sistema esquelético 65

Los dos huesos lagrimales forman los conductos de las


lágrimas y parte de la órbita en el ángulo interno del ojo,
a través de los cuales el líquido de los ojos se lleva a la
cavidad nasal.
Los dos huesos cigomáticos forman los huesos de los
pómulos. Las apófisis de estos huesos se unen con las apó­
fisis cigomáticas de los huesos temporales para formar el
arco cigomático.
Un vómer forma la parte inferior de la división ósea en
la nariz. (La parte superior del tabique nasal está formada
por la lámina perpendicular del etmoides.)
Dos cornetes inferiores son las más anchas de las tres
proyecciones, las conchas nasales, de la pared lateral del
maxilar superior.
Dos maxilares superiores forman la mandíbula superior
y contienen los dientes superiores. El cuerpo del maxilar
contiene una gran cavidad, el seno maxilar, o antro de High­
more, que comunica con la cavidad nasal mediante dos
pequeñas aberturas (fig. 43 }.
El maxilar inferior forma la mandíbula. Es el único
hueso movible del cráneo, aparte de los huesecillos del
oído. Consta de un cuerpo cuya parte horizontal, curvada
en su centro, contiene los dientes inferiores y forma la
barbilla, y dos porciones ascendentes, denominadas ramas,
una a cada lado, que se unen al cuerpo en el ángulo de la
mandíbula.
Las ramas terminan por arriba en dos apófisis, la apó­
fisis coronoides por delante y el cóndilo del maxilar, o la
cabeza como se denomina a veces, situada por detrás. Esta
cabeza mandibular o cóndilo se articula con el hueso tem­
poral para formar la articulación temporomaxilar.
La mandíbula puede elevarse y descender al abrirse y
cerrarse la boca; puede formar protrusión, retraerse y mo­
verse ligeramente de un lado a otro en la masticación
(página 68).

Formación de la nariz. El armazón óseo de la nariz, o


fosas nasales, está formado por dos cavidades situadas apro­
ximadamente en la parte media de la cara, separadas una
de otra por un tabique que se extiende desde el paladar
66 Manual de anatomía y fisiología

hasta el hueso frontal. Las cavidades nasales comunican con


los senos del frontal, etmoides, maxilares y esfenoides. La
infección de las cavidades nasales puede difundirse a estos
senos.
Para la formación general de la boca, véase la página 229.

Notas clínicas

Los traumatismos de la cabeza se producen en 50 a 80 % de todos


los accidentes de tráfico y de carretera, y ningún traumatismo de
la cabeza puede ser considerado a la ligera. Es la causa más común
de muerte en todos los varones adultos. Pueden fracturarse la bóveda
o la base del cráneo, o ambas.

Se requieren urgentemente auxilios inmediatos. Casi siempre ocurre


inmediatamente un estado de concusión cerebral que, al ser tan tran­
sitorio, puede pasar inadvertido; si se observa al paciente, deberá
colocársele en posición casi prona (en posición de coma), con la
cabeza descendida, ya que pueden estar ausentes los reflejos de la
tos y la deglución, por lo que toda hemorragia procedente de la boca
o la regurgitación de alimento o de líquidos del estómago o del
esófago, al volver a la boca, no es inhalada.
Si �zo existe respiración se procurará restablecer la permeabilidad
de la vía aérea y se empezará la respiración artificial hasta que se
consiga la ayuda médica.

Observación de la hemorragia. Las heridas del cuero cabelludo


sangran libremente y pueden ser dominadas, en general, por la apli­
cación de un vendaje firmemente sujeto (usando una venda de crepé)
sobre los puntos hernorrágicos hasta que se consiga la ayuda y se
pueda suturar el cuero cabelludo. La hemorragia intracraneal puede
ser extradural. lo que requiere generalmente la operación, o bien la
hemorragia puede ser subdural.

Niveles de conciencia. Toda enfermera debe estar familiarizada


con estos niveles, observando el grado de respuesta con objeto de
comunie:ar lar indicaciones de deterioración o de mejoría. Debe estar
familiarizada también con la observación y el cuidado del paciente
inconsciente.
La secreción procedente de. los oídos y de las ventanas nasales
puede estar constituida por sangre, aunque puede asimismo tratarse
de líquido cefalorraquídeo que fluye corno resultado de una fractura
de la base del cráneo.
El estado de las pupilas, si están dilatadas o son desiguales, el es­
tado de los reflejos a la luz y la presencia de estrabismo proporcio­
nan una información valiosa al cirujano. Las observaciones necesa­
rias incluyen la valoración sistemática de la presión sanguínea, tem­
peratura, pulso y respiración; el estado de la piel respecto de la
coloración, el calor y la sudoración; la inquietud, necesidad de su-
Sistema esqueletico 67

jetar a! paciente, posibilidad de una vejiga urinaria distendida o


necesidad de evacuaci6n del intestino, indicaciones de dolor o de
cefalea, tumultousidad del paciente, alteraciones y dificultades del
habla y dificultades de Ia degluci6n.

Lestones del contenldo del craneo. Puede lesionarse cualquier parte


del cerebro. En Ia figura 196, pagina 367, se indican las areas del
cerebro que pueden afectarse, dando Iugar a interferencias del mo-
vimiento (corteza motora); de Ia sensibilidad (areas sensitivas);
perturbaci6n de las funciones mentales superiores y de las emocio-
nes en el l6bulo frontal; de Ia vision en el 16bulo occipital; del me-
canisme del habla, Ia memoria y Ia audici6n en el 16bulo temporal;
lesi6n de Ia capsula interna, que produce trastornos del movimiento
y de Ia sensibilidad. Puede lesionarse cualquiera de los nervios
craneales (pag. 372).
El aumento de la presi6n intracrancal puede obedecer a hemorra-
gia o a edema cerebral. Cualquiera de ellos puede dar Iugar a:

a) compresi6n cerebral con p erdida de Ia conciencia, pulso lleno e


hiperpirexia, o bien a
b) irritaci6n cerebral cuando el paciente esta inquieto, desorientado
y abusivo.

El edema puede ser tratado por medicaciones deshidratantes tales


como Ia urea o el hexanitrato de manito!.
Pueden ocurrir complicaciones tordcicas que requieran Ia s ucci6n
faringea y, en algunos casos, Ia traqueostomia.

Las secuelas consecutivas a los traumatismos de Ia cabeza son


numerosas y comprenden:

Paralisis motoras y sensitivas


Ines tabilidad de Ia marcha
Epilepsia traumatica
Alteraciones de Ia personalidad.

Los senos aereos accesorios (fig. 43, pag. 63) pueden ser asiento
de infecci6n, denominada conjuntamente sinusitis propagada a par-
tir de Ia nariz con Ia cual estan relacionados intimamente.
Las infecciones de los senos frontales (sinusitis frontal) que estan
contenidos en el 16bulo frontal, son causa de cefalea intensa, aumento
de Ia temperatura y malestar general; estos senos estan intimamente
relacionados con el 16bulo frontal del cerebro, dando Iugar, en oca-
siones, a un absceso del 16bulo · frontal. Una fractura de Ia base del
craneo puede extenderse a estos senos, produciendo derrame de
liquido cefalorraquideo si esta desgarrada Ia duramadre.
El seno maxilar, o antro de Highmore, ocupa espacio en el maxilar
superior. Puede infectarse a partir de Ia nariz o de dientes infecta-
dos. Existe dolor pulsatil en Ia mejilla y sintomas generales similares
a los de Ia etmoiditis.
68 Manual de anatom ía y fisiología

(Para la infección del antro mastoideo, mastoiditis, véase Nota


clínica, cap. 26, pág. 422).
El maxilar inferior puede fracturarse en un traumatismo de la
cara, pero con mayor frecuencia se luxa hacia adelante por una
contusión, o incluso en ocasión de un bostezo cuando el cóndilo del
maxilar se desliza hacia adelante (figs. 36 y 45, págs. 57 y 64).
Para obtener la permeabilidad de la vía aérea en un paciente que
esté inconsciente, todo cuanto puede requerirse es elevar el maxi­
lar hacia adelante con los dedos colocados por detrás de los ángulos
de la mandíbula, para impedir que la lengua ocluya la pared farín­
gea posterior y pueda crear una obstrucción. Esta maniobra puede
ser practicada por una sola persona, y todas las enfermeras deben
conocer esta simple medida de resucitación, aunque siempre deberán
adoptarse grandes precauciones en el caso del paciente que pre­
sente fractura del maxilar inferior.

CAJA TORACICA

El esqueleto del tórax está formado por hueso y cartí­


lago. El tórax es una cavidad en forma de cono, más ancha
por abajo que por arriba y más larga por detrás que por
delante.
Está formado por doce vértebras dorsales en la parte
posterior, el esternón por delante y doce pares de costillas
por los lados, las cuales rodean el tronco desde la columna
vertebral por detrás hasta el esternón por delante. (Para
evitar repeticiones, véase Cavidad torácica, pág. 277, y la
figura del esqueleto al final del libro).

Esternón. El esternón, o hueso del pecho, es un hueso


plano dividido en tres partes.
El manubrio esternal es una pieza de hueso de fonna
triangular, colocada por encima del cuerpo del esternón.
Se articula con las clavículas en sus caras superior y ex­
terna de cada lado mediante las muescas claviculares. Estas
articulaciones están separadas por la escotadura supras­
terna! o yugular.
El primer par de costillas se articula con los lados del
manubrio y el segundo par con la unión del manubrio y
el cuerpo del esternón. La articulación entre el manubrio
y el gladiolo, o cuerpo del esternón, es una sínfisis; una
Sietema eequelético 69

capa de cartílago separa las superficies articulares. Esta


unión se denomina ángulo de Ludwig o ángulo de Louis;
corresponde en posición al nivel de la segunda costilla.
El cuerpo del esternón es largo y estrecho y presenta
escotaduras a cada lado para la inserción de los cartíla­
gos costales de la tercera, cuarta, quinta, sexta y séptima
costillas.
La apófisis ensiforme, apófisis xifoidea o hueso xifoides
es la parte más inferior del esternón. Es cartilaginosa en
la j uventud, pero se osifica en los individuos de edad. El
diafragma, la línea blanca y los rectos abdominales se
insertan en el apéndice xifoides.

Costillas. Existen doce pares de costillas. Se insertan por


detrás en las vértebras dorsales, articulándose con ellas por
medio de las carillas situadas a los lados de los cuerpos de
las vértebras y sobre las apófisis transversas, las cuales se
corresponden con carillas similares sobre la cabeza de cada
costilla.

ESCOTADURA CLAVICULAR
/

ÁNGULO DE LOUIS

CARTILAGOS
COSTALES

Fig. 46. Cara anterior del esternón.


70 Manual de anatomia y fisiologia

Los siete pares superiores de costillas se insertan en el


estern6n, en su parte anterior, por medio de sus cartilagos
costales. :estas son las costillas verdaderas. La primera cos-
tilla es la mds corta, y Ia vena subclavia, Ia arteria sub-
clavia y el tronco mas inferior del plexo braquial pasan por
encima de ella (pag. 148). En presencia de una costilla cer-
vical, que constituye una anormalidad, estos vasos y nervios
pueden estar sometidos a presion, cuyos efectos son Ia
perturbaci6n de Ia irrigaci6n sanguinea destinada a Ia mano
y una sensaci6n de hormigueos en los dedos.

VlRTEBRA DORSAL

COSTILLA}
\~
~ SURCO
VENA ' ~ SUBCOSTAL
ARTERIA '
NERVIO

PARA ARTICULARSE
CON EL CARTILAGO COSTAL
Fig. 47. Una costilla tipica y su vertebra vistas desde arriba.

De los cinco pares de costillas inferiores, Ia octava, novena


y dckima se insertan indirectamente al estern6n por medio
de la inserci6n de sus cartilagos costales al cartilago de
la costilla situada por encima. Los dos ultimos pares de
costillas inferiores no estan insertas por delante y se deno-
minan costillas flotantes (vease Ia figura del esqueleto al
final del libro) .
Sistema esqueletico 71

La costilla se describe como un hueso largo. Tiene dos


extremidades, anterior y posterior, y una diafisis. La extre-
midad vertebral o posterior de la costilla presenta una
cabeza, un cuello y un tubercula. La extremidad esternal o
anterior posee una depresion para la insercion del carti-
lago costal. La diafisis es delgada y aplanada, posee unas
superficies interna y externa y unos hordes superior e in-
ferior; la superficie interna es lisa y muestra un surco, el
surco subcostal, en el que se alojan los vasos y el nervio
intercostales. Por consiguiente, una aguja introducida en
el torax, por encima de una costilla, evitara la lesion de
estas estructuras.
Las costillas estan inclinadas hacia abajo y de atras ade-
lante. La extremidad posterior de la costilla es el punta
mas fijo, y la anterior, el mas movible. Debido a la elasti-
cidad de los cartilagos costales, los movimientos de las
costillas en la respiracion son muy libres.
Los cartilagos costales son tallos de cartilago hialino que
unen las costillas con el esternon, y a causa de su elasti-
cidad penniten un considerable movimiento. Los cartilagos
insertos en las dos ultimas costillas solo .estan esbozados.
Los espacios intercostales varian de tamafio entre cada
dos costillas y estan ocupados por los musculos intercos-
tales situados entre ellos y que cierran, por consiguiente,
los espacios y contribuyen a formar la cavidad toracica
(pagina 277).
Los musculos principales son los musculos intercostales
externos que se originan del borde inferior de la costilla
por arriba y se dirigen al borde superior de la costilla por
debajo; las fibras se dirigen oblicuamente hacia abajo y
adelante. Los musculos intercostales internos ocupan la
misma posicion, pero sus fibras se dirigen oblicuamente
hacia abajo y atnis. (Vease, a continuacion, Notas clinicas,
en el apartado correspondiente a fractura de las costillas
por sobrecarga.)
72 Manual de anatomía y fisiología

Notas clínicas

Los cartílagos costales elásticos sirven para proteger al esternón


del traumatismo, aunque una fractura de la columna dorsal puede
ser causa de fractura estema! por violencia indirecta.
La punción esternal se practica con una aguja de luz ancha intro­
ducida en la capa de hueso esponjoso vascular para obtener, por
aspiración, una muestra de medula ósea, con objeto de examinar el
estado de las células sanguíneas que se desarrollan en la medula.
El esternón se secciona para conseguir acceso al mediastino y
también para las operaciones sobre el corazón.

Fractura de las costillas. En el niño, como las costillas son elás­


ticas, es rara la fractura; en los adultos las fracturas ocurren gene­
ralmente como resultado de violencia indirecta, cuando la ruptura
ocurre a nivel del ángulo de la costilla. Por regla general, se enseñan
ejercicios de respiración y se estimula al paciente a moverse, con
lo que se consigue la curación de las fracturas. Se acusan molestias
por espacio de una semana aproximadamente.
Cuando existe aplastamiento grave del tórax, las costillas pueden
estar hundidas y ser causa de lesión de los órganos situados inme­
diatamente por debajo, bien en el tórax o en la cavidad abdominal.
En este caso es aconsejable la aplicación de una sujeción firme para
limitar el movimiento de los fragmentos.
Las fracturas de las costillas por sobrecarga pueden ocurrir en los
individuos debilitados a causa de la hiperacción de los músculos
intercostales. Pueden ocurrir durante el acto de la tos.
En la página 70 se ha expuesto una n9ta sobre la costilla cervical.
En el masaje cardiaco externo, si no es realizado por personal
experto, pueden producirse luxaciones y desplazamientos de los car­
tílagos costales y fracturas de las costillas.
Capítulo 4

Columna vertebral
y cinturón pelviano

La columna vertebral es una estructura flexible formada


por cierto número de huesos denominados vértebras. Entre
cada dos huesos existen almohadillas de fibrocartílago. La
columna vertebral de un adulto mide aproximadamente
60-70 cm de longitud. Existen 33 huesos vertebrales, 24 de
los cuales están separados entre sí, y las 9 vértebras res­
tantes están fusionadas para formar dos huesos.
Las vértebras se agrupan y designan según la región que
ocupan.
Siete vértebras cervicales forman el cuello o región cer­
vical.
Doce vértebras dorsales forman la parte posterior del
tórax.
Cinco vértebras Zumbares forman la región lumbar o
región de los lomos.
Cinco vértebras sacras forman el sacro.
Cuatro vértebras coccígeas forman el cóccix o cola.
Las vértebras de las tres regiones superiores permanecen
separadas o distintas durante toda la vida y se denominan
vértebras movibles. Las de las dos regiones inferiores, el
sacro y el cóccix, se unen en el adulto para formar dos
huesos, las vértebras fijas.
Exceptuando las dos primeras vértebras cervicales, todas
las vértebras movibles poseen características semejantes;
una vértebra típica consta de dos porciones, una anterior
denominada cuerpo, y una posterior denominada arco neu-
74 Manual de anatomía y fisiología

APÓFISIS ESPINOSA BIFIDA


CARILLA ARTICULAR SUPERIOR

APÓFISIS
ESPINOSA

CARILLA
ARTICULAR
SUPERIOR

CARILLA ARTICULAR INFERIOR

CUERPO

Fig. 48. Vistas lateral y superior de una vértebra cervical típica.

C 1. ATLAS

CARILLA PARA EL ARCO


ANTERIOR DEL ATLAS

CARILLAS PARA LA
CARILLA ARTICULAR ARTICULACIÓN CON
SUPERIOR EL CRÁNEO

C. 2 AXIS AXIS+ ATLAS

Fig. 49. El axis presenta la apófisis odontoides alrededor de la cual


se mueve el atlas en la rotación de la cabeza.

ral, que rodean el conducto neural a través del cual pasa


la medula espinal (figs. 48 a 51).

Las vértebras cervicales son las más pequeñas, y excepto


la primera y la segunda que presentan una forma peculiar
(figura 49), poseen en común los siguientes caracteres. Los
cuerpos son pequeños y de forma oblonga, más anchos de
un lado a otro que de delante atrás. El arco neural es ancho.
Las apófisis espinosas están divididas o terminan en forma
Columna vertebral y cinturón pelviano 75

bífida. Las apófisis transversas están perforadas por agu­


jeros para el paso de las arterias vertebrales.
La séptima vértebra cervical es la primera vértebra con
una apófisis espinosa no dividida. Esta apófisis posee en
su vértice un tubérculo. Forma una proyección notable en el
cuello y puede apreciarse en la porción inferior de la cara
posterior del cuello. A causa de esta característica se de­
nomina vértebra prominente.

Las vértebras dorsales son de mayor tamaño que las cer­


vicales, y aumentan de tamaño a medida que ocupan un
nivel más inferior. La vértebra dorsal típica presenta las
siguientes características. El cuerpo muestra forma de cora­
zón, con carillas a cada lado para la inserción de las cos­
tillas, el arco neural es relativamente pequeño, la apófisis
espinosa es larga y dirigida hacia abajo, y las apófisis trans­
versas, que contribuyen a sostener las costillas, son gruesas
y potentes y poseen ·carillas articulares para las costillas
(figura 50).

Las vértebras lwnbares son las más voluminosas. El cuer­


po es muy grande comparado con los cuerpos de las otras
vértebras y presenta forma de riñón. La apófisis espinosa

CARILLAS INTERVERTEBRALES CARILLA ARTICULAR SUPERIOR


SOBRE EL ARCO
DE CIRCULO

CONDUCTO
VERTEBRAl

CUERPO CARILLA ARTICULAR INFERIOR


Fig. 50. Vistas lateral y superior de una vértebra dorsal típica.

La costilla se articula con la apófisis transversa y las hemicarillas


superior e inferior de la vértebra situada por encima.
76 Manual de anatomía y fisiología

CARILLA ARTICULAR INFERIOR


(CARA ANTEROEXTERNA)

Fig. 51. Vistas lateral y superior de una vértebra lumbar típica.

es ancha y en forma de hacha. Las apófisis transversas son


largas y delgadas. La quinta vértebra lumbar se articula
con el sacro a nivel de la articulación lumbosacra.

El sacro es un hueso triangular situado en la parte infe­


rior de la columna vertebral. dispuesto en forma de cuña
entre los dos huesos innominados y formando la parte
posterior de la cavidad pelviana. La base del sacro se halla
situada en la parte superior y se articula con la quinta
vértebra lumbar, formando una típica articulación inter­
vertebral. La unión entre la quinta vértebra lumbar y el
sacro forma el ángulo sacrovertebral. El borde anterior de
la base del sacro forma el promontorio sacro. El canal sacro
se halla situado por debajo del canal vertebral, del cual es
la continuación. Las paredes del canal sacro están perfo­
radas para el paso de los nervios sacros. Pueden observarse
apófisis rudimentarias en la cara posterior del sacro. La
superficie anterior del sacro es cóncava y presenta cuatro
eminencias transversales que señalan los puntos de unión
de las cinco vértebras sacras. En los extremos de estas pro­
minencias, a cada lado, existen agujeros para el paso de
nervios. Se denominan agujeros sacros. El vértice del sacro
se articula con el cóccix. Por los lados, el sacro se articula
con los huesos innominados, formando las articulaciones
sacroiliacas derecha e izquierda.
Columna vertebral y cinturón pelviano 77

Cóccix. Está compuesto por cuatro o cinco vértebras


rudimentarias fusionadas para formar un solo hueso. Se
articula por arriba con el sacro.

Curvaturas de la colwnna vertebral. Observada lateral­


mente, la columna vertebral presenta cuatro curvaturas an­
teroposteriores: la curvatura cervical, en el cuello, convexa
hacia delante; la curvatura dorsal convexa hacia atrás; la
curvatura lumbar convexa hacia delante y la curvatura pel­
viana convexa hacia atrás.

Fig. 52. Superficie anterior del sacro y el cóccix.

Las dos curvaturas convexas hacia atrás, dorsal y pelvia­


na, se denominan primarias, ya que son las que persisten
de la convexidad total de la columna, la cual en el momento
del nacimiento presenta una forma en C, con la cabeza di­
rigida hacia abaj o sobre el tórax y el cinturón pelviano
incurvado hacia la parte superior del cuerpo.
Las dos curvaturas convexas hacia delante son secunda­
rias; la cervical se desarrolla cuando el niño levanta su
cabeza para mirar hacia arriba, y la curvatura lumbar se
78 Manual de anatomia y fiaiologia

7 CEAVICALES
CONEXAS
HACIA DELANTE

12 DORSALES
CONVEXAS
HACIA ATRAS

5 LUMBARES
CONVEXAS
HACIA DELANTE

9 0 10 PELVIANAS
CONVEXAS
HACIA ATRAS

4 0 5 COCCIGEAS

Fig. 53. Curvaturas de Ia columna vertebral.


Columna vertebral y cinturón pelviano 79

forma cuando se arrastra y aprende a mantenerse en pie


y a andar manteniendo la postura erecta (fig. 53).

Articulaciones de los arcos vertebrales. Son articulacio­


nes cartilaginosas formadas por almohadillas de fibrocar­
tílago, colocadas entre cada dos vértebras, y sostenidas por
ligamentos que transcurren por delante y detrás de los
cuerpos vertebrales a través de toda la longitud de la
columna. Las masas musculares situadas a cada lado con­
tribuyen asimismo a la estabilidad de la columna.
Los discos intervertebrales son almohadillas gruesas de
fibrocartílago entre los cuerpos de vértebras movibles.

Movimiento. Las articulaciones formadas entre los dis­


cos y las vértebras son articulaciones sólo ligeramente mo­
vibles, de la variedad de sínfisis, pero el conjunto de ellas
presta una considerable movilidad a la columna en su tota­
lidad. Los movimientos posibles son: flexión o inclinación
hacia adelante, extensión o inclinación hacia atrás, inclina­
ción lateral a cada lado y rotación a derecha y a izquierda.

Funciones de la columna vertebral. La columna verte­


bral actúa como un soporte rígido al cuerpo, pero, al pro­
pio tiempo, por medio de sus discos intervertebrales de

DISCOS
INTERVERTEBRALES

APOFISIS
ESPINOSAS

Fig. 54. Cara lateral de las articulaciones intervertebrales.


80 Manual de anatomía y fisiología

cartílago que actúan como amortiguadores y de sus curva­


turas que le dan flexibilidad, la columna contribuye a ab­
sorber los choques cuando se mueve el cuerpo, así como
al correr o saltar, por lo que el cerebro y la medula espinal
están protegidos de los choques y las vibraciones (figs. 53
y 54).
La columna vertebral sirve también de soporte para el
peso del cuerpo, proporciona superficies para la inserción
de músculos y forma un potente tallo posterior de protec­
ción de las cavidades del tronco y presta inserción a las
costillas.

CINTURóN PELVIANO O PELVIS óSEA

El cinturón pelviano es el medio de unión entre el tronco


y las extremidades inferiores. Este cinturón está formado
por una parte del esqueleto axial, el sacro y el cóccix, en
forma de cuña entre los dos huesos innominados.
La pelvis se divide en pelvis verdadera, o cavidad pelviana,
situada por debajo del estrecho, y la falsa pelvis formada
por los huesos iliacos y extendida por encima del estrecho.
La entrada de la pelvis verdadera está formada por el pro­
montorio del sacro, la cintilla iliopectínea (a cada lado) y
la cresta de los huesos pubianos. La salida está limitada por
el cóccix y las tuberosidades isquiáticas.

Articulaciones de la pelvis. La articulación sacroiliaca


está situada entre las superficies articulares del ilion (que
se denominan auriculares debido a su semejanza de forma
con el pabellón de la oreja) y los bordes del sacro. En esta
articulación sólo es posible un ligero movimiento, ya que
existen potentes ligamentos que unen las superficies articu­
lares y que limitan el movimiento en todas direcciones.
La sínfisis pubiana es una articulación cartilaginosa entre
los huesos pubianos, los cuales están separados por una
capa de cartílago.
Columna vertebral y cintur6n pelviano 81

C3
ABULTAMIENTO CERVICAL

L2 MEDULAR

LUMBAR

Fig. 55. Medula espinal en su relaci6n con 1!a columna vertebra'!.

El engrosamiento cervical de Ia medula espinal se extiende desde Ia tercera


vertebra cervical hasta Ia segunda dorsal. El engrosamiento lumbar empieza
aproximadamente a Jlivel de Ia novena vertebra dorsal, y por debajo del nivel
de Ia duodecima vertebra dorsal se afila para formar el cono medular y ter-
mina en el borde inferior de Ia primera vertebra lumbar o aproximadamente
en el borde superior de Ia segunda. Cuando se practica Ia punci6n lumbar,
Ia aguja pasa al interior del espacio subaracnoideo a traves del intervalo
entre Ia tercera o Ia cuarta o Ia cuarta y Ia quinta vertebra lumbares, evitando
asl Ia posible lesi6n de Ia medula espinal.
82 Manual de anatomia y fisiologia

HUESO
INNOMINADO

TUBEROSIDAD ISOUIATICA

Fig. 56. Pelvis femenina.


La pelvis femenina, adaptada para el parto, es ancha y aplanada, el estrecho
superior es ancho y redondeado, el arco pubiano es ancho, las tuberosidades
isquiaticas estan mas separadas que en el var6n y el c6ccix es movible.

PROMONTORIO
SACRO

LINEA
ILIOPECTINEA

REBORDE DE LA PELVIS
(ENTRADA DE LA
PELVIS VERDADERA)

CRESTA DEL PUBIS

SINFISIS DEL PUBIS

Fig.,57. Cintur6n pelviano del var6n.


La pelvis masculina es mas ala rgada y estrecha que Ia de Ia mujer. Los huesos
son mas robustos, las inserciones muscula res son muy aparentes y el estrecho
superior es mas pequeiio y presenta forma de coraz6n.
Columna vertebral y cinturón pelviano 83

Notas clínicas

Curvaturas de la columna vertebral. El esqueleto que se ilustra al


final de este libro (proyección lateral) muestra el armazón óseo en
posición de pie correcta y la columna vertebral (fig. 53) con las
curvaturas anteroposteriores bien equilibradas. La exageración de
la convexidad dorsal hacia atrás produce el dorso redondo o cifosis.
Este dorso redondo es causa de desarrollo torácico defectuoso, aso­
ciado, a menudo, con enfermedades del tórax tales como bronquitis.
La cabeza está dirigida hacia delante y el tórax está aplanado. En
la exageración de la columna lumbar hacia delante, dorso hueco o
lordosis, la pelvis e-stá curvada hacia delante, los músculos abdo­
minales relajados y se produce una tensión excesiva de los ligamen­
tos de la parte anterior de la cadera (pág. 123). En la cifosis y la
lordosis puede producirse pie plano (pág. 109).

Los discos intervertebrales que se observan en la figura 54 pueden


afectarse por causas accidentales o por la edad. Cada fibrocartílago
o disco posee un núcleo central de naturaleza gelatinosa, rodeado
de una cápsula fibrosa. El prolapso de este núclw a través de la
cápsula -disco intervertebral prolapsado- puede producir compre­
sión de las raíces nerviosas adyacentes ocasionando dolor y, a veces,
pérdida de la fuerza en la zona de distribución del nervio o nervios
afectos. En la edad avanzada, los discos se desecan con la consi­
guiente pérdida de altura.

La columna vertebral puede fracturarse, bien por la acción de una


violencia directa, como en los accidentes graves por aplastamiento,
o bien indirectamente, cuando un peso cae sobre la cabeza o los
hombros. El accidente más frecuente es la fractura luxación, caso
en el cual puede lesionarse gravemente la medula espinal entre las
vértebras desplazadas.
Los síntomas son los descritos en la sección de la medula espinal
(página 390).

Puede fracturarse también la pelvis y, si se produce en dos luga­


res, tiene lugar el cabalgamiento de los fragmentos que puede ser
causa de lesión de algunos de los órganos pelvianos. La pelvis puede
estar retraída en el caso de una mujer pequeña, con el consiguiente
estrechamiento de la pelvis; en la pelvis plana raquítica, raramente
observada en los países occidentales, está considerablemente dismi­
nuido el diámetro pelviano, lo que hace difícil o imposible el meca­
nismo del parto.
Capitulo 5

Esqueleto del miembro superior

El esqueleto del miembro superior se halla unido al es­


queleto del tronco por medio del cinturón escapular, que
consta de la clavícula y la escápula.
Por debajo de este cinturón se disponen los huesos del
brazo, antebrazo y mano, que suman un total de 32 huesos:

Húmero 5 metacarpianos
Cúbito y radio 14 falanges.
8 huesos carpianos

La clavícula o hueso del cuello es un largo hueso curvo


que forma la parte anterior del cinturón del hombro. Pre­
senta, para. su examen, una diáfisis y dos extremidades.
La extremidad interna se denomina extremidad esternal y
se articula con el esternón. La externa, o extremidad acro­
mial, se articula con el acromion de la escápula.

Funciones. La clavícula proporciona inserción a algunos


de los músculos del cuello y el hombro y actúa así como
palanca para el brazo. (Véase Nota clínica sobre fractura
de la clavícula, pág. 93.)

ESCÁPULA

La escápula forma la parte posterior del cinturón del


hombro y se halla situada en la parte posterior del tórax,
adosada a las costillas. Es un hueso plano triangular que
Esqueleto del miembro superior 85

ARTICULACION CON
EL ESTERNON

\
ARTICULACION CON LA APOFISIS
ACROMIAL DE LA ESCÁPULA

Fig. 58. Superficie superior de la clavícula izquierda.

PARA LA CLAVICULA

CAVIDAD GLENOIDEA
(PARA EL HÚMERO)

BORDE EXTERNO

INFERIOR

Fig. 59. Cara costal de la escápula izquierda.

presenta dos superficies, tres ángulos y tres bordes (supe­


rior, externo e interno).

Superficies de la escápula. La superficie anterior o cos­


tal se denomina fosa subescapular y está situada cerca de
las costillas. Presta inserción al músculo subescapular. La
86 Manual de anatomía y fisiología

superficie posterior o dorsal está dividida por una promi­


nencia ósea, denominada espina de la escápula, que la atra­
viesa y termina en el acromion, situado por encima de la
articulación del hombro (fig. 60).

ACROMION

BORDE INTERNO

BORDE EXTERNO

FOSA INFRASPINOSA

Fig. 60. Cara posterior de la escápula izquierda, mostrando la posición


de la espina de la escápula y los rebordes.

HúMERO

El húmero es un hueso largo, el más largo de la extre­


midad superior. Presenta una diáfisis y dos extremidades.
La extremidad superior del húmero consta del tercio de
una esfera, la cabeza, que se articula con la cavidad glenoi­
dea de la escápula en la formación de la articulación del
hombro. Inmediatamente por debajo de la cabeza existe
una parteligeramente más estrecha denominada cuello
anatómico. En el lado externo de la extremidad superior,
Esqueleto del miembro superior 87

por debajo del cuello anatómico, existe una prominencia


rugosa, la tuberosidad mayor o troquíter, y en frente existe
una prominencia más pequeña, la tuberosidad menor o
troquín. Entre estas dos tuberosidades existe un surco o
canal, el canal bicipital o surco intertubercular, en el que
se aloja el músculo bíceps. El hueso se estrecha a partir
de las extremidades y en este punto se denomina cuello
quirúrgico, debido a la propensión a las fracturas en esta
zona (fig. 61).

La diáfisis es redondeada en su parte superior, pero se


aplana por los lados a medida que se aproxima a la extre­
midad inferior. En la cara externa de la diáfisis, inmedia­
tamente por encima de su parte media, existe un tubérculo
rugoso denominado tuberosidad deltoidea. Recibe la inser­
ción del músculo deltoides. Un surco sigue oblicuamente a
través de la parte posterior de la diáfisis, desde la cara
interna a la externa. Da paso al nervio radial y se denomina
canal espiroi:deo o radial (fig. 61).

La extremidad inferior es ancha y aplanada. En su parte


más inferior existen las superficies articulares para los
huesos del antebrazo. La tróclea sobre su lado interno es
una superficie en forma de polea para articularse con el
cúbito y el cóndilo sobre el lado externo para articularse
con el radio.
A cada lado de las superficies articulares de la extremi­
dad inferior existen dos prominencias, la externa o epi­
cóndilo, y la interna o epitróclea.

CúBITO

El cúbito es un hueso largo que tiene una diáfisis y dos


extremidades. Es el huesp interno del antebrazo y es más
largo que el radio. La cabeza del cúbito se halla en su
extremidad inferior.

La extremidad superior del cúbito es potente y gruesa y


contribuye a la formación de la articulación del codo. El
olécranon se proyecta hacia arriba en la parte posterior y
88 Manual de anatomia y fisiologia

CABEZA ( ~
C.,!!~· 1.-_:-
-~~~r
t • • r• .
TUBEROSI DAD
MAYOR
~ ' /' f. / ~·
"· CUELLO
ANATOMICO

'yr. ·,,.
..~1' ,' 1~ ; < SUR CO
~~
1
•1 f.' BICIPITAL
TUBEROSIDAD
MENOR
\t t ~~-~
, ., ,

f ~·.

'i''t
' 'l'
l! ~\
I ' I
!\ \1

',i ~\ TUBERDSIDAD
DELTOI DEA
1:1 .i t SUR CO
ESPIRAL
I I
I \ (I
·, •'i
\' \•
) , I,
\ J,
r. ·~
' I \:·
11, I

1\ 1 l ~

FOSA
CORO NOIDES EPITR0CLEA

ANTERIOR POSTERI OR

Fig. 61. Humero izquierdo mostrando los puntos prominentes


mencionados en el texto.
Esqueleto del miembro superior 89

~~o.:::.o.---OLtCRAN O N --..£::::;

ESCOTADURA
TROCLEAR

ESCOTADURA
RADIAL

VISTA VISTA
ANTERIOR ' I'
' I LATERAL
,,' ,I'


BORDE BORDE
INTEROS EO SUBCUTANEO

f I I

l ~
jl
I

APOFISIS
ESTILOIDES

Fig. 62. CUbito izquierdo mostrando las caras anteri or y externa


con los detalles mas promi nentes.

se introduce en Ia fosa olecraniana del humero cuando el


codo se halla en extensi6n.
La ap6fisis coronoides del cubito se proyecta hacia ade-
lante. Es mas pequeiia que el olecranon y se introduce en
Ia fosa coronoides del humero cuando el codo se h alla
en flexi6n forzada.
90 Manual de anatomía y fisiología

La diáfisis del cúbito se agudiza hacia su extremidad in­


ferior. Las superficies de la diáfisis están señaladas por
bordes. Presta inserción a músculos que gobiernan el mo­
vimiento de la muñeca y los dedos; los flexores se insertan
en la superficie anterior y los extensores en la posterior.
Los músculos pronadores y supinadores se insertan también
en la diáfisis.

La extremidad inferior es de pequeño tamaño. De ella


surgen dos eminencias. Una pequeña eminencia redondea­
da, la cabeza del cúbito que se articula con el lado interno
de la extremidad inferior del radio y contribuye a la for­
mación de la articulación radiocubital inferior. Una apó­
fisis puntiaguda, la apófisis estiloides, se proyecta hacia
abajo desde la parte posterior de la extremidad inferior.

RADIO

El radio es el hueso externo del antebrazo. Es un hueso


largo con una diáfisis y dos extremidades. Es más corto
que el cúbito.

La extremidad superior del radio es pequeña y presenta


una cabeza en forma de botón con una superficie superior
hueca para articularse con el epicóndilo del húmero; los
bordes de la cabeza se articulan con la escotadura radial
del cúbito. Por debajo de la cabeza se halla el cuello que,
en su lado interno, presenta la tuberosidad radial, en la que
se inserta el tendón del músculo bíceps.

La diáfisis es más estrecha por arriba que por abajo, en­


sanchándose a medida que se acerca a la extremidad infe­
rior. La diáfisis está incurvada hacia fuera y presenta en
sus superficies, como el cúbito, en las que se insertan, en la
superficie anterior, los flexores profundos y pronadores, y
en la posterior los extensores profundos y supinadores del
antebrazo y de la mano. El ligamento interóseo se extiende
del radio al cúbito y separa los músculos de la parte ante­
rior del antebrazo de los situados en la parte posterior.
Esqueleto del miembro superior 91

()
CABEZA ..
CUELLO

TUBEROSIDAD
RADIAL SUPERFICIE ARTICULAR
SUPERIOR
DESDE ARRIBA

i
1'··1
1� 1
��·
� \�. '
1i;V

M�'.'
�' '¡\
'. :¡:�
1

\1
� !fu¡f¡
1¡·
'
' 1
'· -,.,,.,¡---- DIÁFISIS ---ñ-T · ,

\
nl 11 �!, j��
t
\j 11
'· 1' 1
¡1 '1,
,1¡' 1
!l.
i ·d�il
l p.
1 �
1111
ljll
''11¡'
1
\:i.
...
l 1¡ 1 CARILLA PARA

•'¡il
EL CÚBITO
: ¡
\
SUPERFICIE ARTICULAR
¡,
INFERIOR 1 '
'

DESDE ABAJO
lt 1
·1
rl
�¡ �
,.
JL� SURCOS PARA
APOFISIS LOS TENDONES
ESTILOIDES EXTENSORES

Fig. 63. Radio izquierdo mostrando las caras anterior y posterior


y los detalles más prominentes.

La extremidad inferior es de forma más bien rectangular


y contribuye a la formación de dos articulaciones. Las su­
perficies articulares inferiores de la extremidad inferior
del radio se articulan con el escafoides y el semilunar para
formar la articulación de la m¡.uieca. La superficie articu­
lar de la parte interna de la extremidad inferior se articula
92 Manual de anatomía y fisiología

con la cabeza del cúbito para la formación de la articula­


ción radiocubital inferior. La cara externa de esta extre­
midad inferior se prolonga hacia abajo para formar la
apófisis estiloides d�l radio.

HUESOS DE LA MUii.IECA Y LA MANO

Los huesos de la mano están dispuestos en grupos. El


carpo, o el grupo de huesos que forma la muñeca, son hue­
sos cortos. Los metacarpianos forman el esqueleto de la
palma de la mano y son huesos largos. Las falanges, o
huesos de los dedos, son huesos largos.

ARTICULACIÓN CON EL RADIO

CARPO

3
Fig. 64. Cara anterior de los huesos de la muñeca y de la mano
izquierdas, con los nombres y las posiciones de cada uno de los huesos.
Esqueleto del miembro superior 93

El carpo está compuesto de ocho huesos dispuestos en


dos hileras, cuatro huesos en cada una. La hilera superior
está dispuesta de fuera adentro y comprende el escafoides,
semilunar, piramidal y pisiforme.
La hilera inferior está formada por el trapecio, trapezoide,
hueso grande y hueso ganchoso.
El escafoides es un hueso en forma de barca; el semi­
lunar presenta forma de media luna; estos dos huesos se
articulan, por su parte superior, con la extremidad inferior
del radio, contribuyendo a la formación de la articulación
de la muñeca, y por debajo se articulan con algunos de
los huesos de la segunda hilera del carpo.

Metacarpo. Existen cinco huesos metacarpianos. Cada


hueso tiene una diáfisis y dos extremidades. La extremidad
que se articula con los huesos del carpo se denomina ex­
tremidad carpiana, y la articulación así formada se deno­
mina articulación carpometacarpiana. La extremidad distal
se articula con las falanges y se denomina cabeza. Las diá­
fisis de los metacarpianos son de forma prismática y pre­
sentan su superficie más ancha dirigida hacia atrás (hacia
el dorso de la mano). Los músculos interóseos se insertan
en los lados de las diáfisis.

Las falanges son también huesos largos, con una diáfisis


y dos extremidades. La diáfisis se afila hacia la extremidad
distal. Existen catorce falanges, tres en cada dedo, excepto
en el pulgar, que tiene dos falanges.

Notas clínicas

La clavícula. es el hueso del cuerpo que se fractura más habitual­


mente. Puede fracturarse por una violencia directa o indirecta, como
por ejemplo por caída sobre la mano o el hombro. El hueso se
fractura generalmente en su parte media o en el tercio externo. La
deformidad es característica. El paciente se presenta sosteniendo el
miembro con la mano y el antebrazo del lado opuesto.

Son también comunes las fracturas del húmero. La diáfisis se frac­


�ura por debajo de la inserción del deltoides, caso en el cual puede
lesionarse el nervio radial. Las fracturas del cuello quirúrgico, in·
mediatamente por debajo de la cabeza del húmero, están general·
94 Manual de anatomia y fisiologia

mente engranadas y pueden producir Jesi6n del nervio circunflejo.


En Ia fractura de Ia extremidad inferior, sobre todo cuando se frac-
tura la epitr6clea, puede lesionarse el nervio cubital. Las fracturas
supracondileas del humero son comunes en los niiios.
Puede fracturarse cuatquiera de los huesos del antebrazo. La frac-
tura de Colles es una fractura transversal de la extremidad inferior
del radio, aproximadamente a unos 2 em por encima de Ia mufieca;
es comun en individuos ancianos por caida sobre Ia mano extendida;
se distienden y desgarran los ligamentos y puede fracturarse Ia ap6-
fisis estiloides del cubito.
El desplazamiento del fragmento inferior del radio bacia arriba da
Iugar a una deformidad antiestetica en «dorso de tenedor», que hace
esencial Ia reducci6n perfecta para poder conseguir una consolida-
ci6n en buena alineaci6n.
Pueden fracturarse todos los huesos del carpo, con mayor frecuen-
cia el escafoides. Pueden Juxarse los huesos carpianos por caida vio-
lenta sobre la mano. Las fracturas de los metacarpianos y las
falanges son en general el resultado de una violencia directa.
Sindrome del tune/ carpiano. Juntamente con los tendones flexo-
res que se dirigen bacia la mano, el nervio mediano pasa por de-
bajo del Jigamento anular del carpo (fig. 100, pag. 141 ). Cualquier
proceso (aunque incluso no pueda observarse, a veces, una causa
aparente) que reduzca el tamaiio de este «tune!», puede dar Iugar
a presion sobre el nervio mediano, produciendo embotamiento, hor-
migueos y debilidad de los musculos inervados por dicho nervio.
Cap(tulo 6

Esqueleto
de la extremidad inferior

Los huesos de la extremidad inferior están unidos con el


tronco por medio del cinturón pelviano, que se describe
en la página 80.
La extremidad inferior consta de treinta y un huesos:

1 hueso innominado o ilíaco 1 rótula


1 fémur 7 huesos tarsianos
1 tibia S huesos metatarsianos
1 peroné 14 falanges.

HUESO ILIACO

El hueso ilíaco, o hueso innominado, contribuye a formar


el cinturón pelviano. Situados uno a cada lado y uniéndose
por delante en la sínfisis púbica, estos dos huesos forman
una parte considerable del esqueleto óseo de la pelvis.
El hueso ilíaco es un hueso plano irregular, formado por
la unión de tres huesos en el acetábulo, el cual es una ca­
vidad en forma de cúpula hueca en la superficie externa
del hueso, y en el interior del cual se aloja la cabeza del
fémur para la formación de la articulación de la cadera.
El más superior de los tres huesos que se unen en este
punto es el ilion, el anterior es el pubis y el más posterior
es el isquion.
96 Manual de anatomía y fisiología

CRESTA ILIACA

ESPINA ILIACA
POSTEROSUPERIOR

ESPINA ILIACA ESPINA ILIACA


ANTEROINFERIOR ---...:-\' POSTEROINFERIOR

SUPERFICIE ARTICULAR,
FOSA Y
ESCOTADURA PARA
EL ACETÁBULO

PUBIS

ISO UION

TUBEROSIDAD
ISQUIÁTICA

Fig. 65. Superficie externa del hueso innominado izquierdo.

Las líneas de trazos indican Jos límites de las partes componentes.

El ilion presenta dos superficies, una cresta y una super­


ficie articular para el sacro.
La cresta del ilion se incurva y remonta el hueso. Presta
inserción a muchos músculos, incluidos los músculos ab­
dominales y el dorsal ancho. Termina por delante en un
punto denominado espina ilíaca anterosuperior, en la que
se inserta el ligamento de Poupart, y por detrás termina en
la espina ilíaca posterosuperior. Por debajo de estas dos
espinas existen otras dos prominencias, las espinas infe­
riores anterior y posterior. La superficie situada entre las
dos espinas posteriores forma la superficie articular para
el sacro. Por debajo de esta articulación existe la escota­
dura ciática mayor a través de la cual pasa el nervio ciático
desde la pelvis al muslo.
Esqueleto de la utremidad inferior 97

El pubis consta de un cuerpo y dos ramas. El cuerpo es


de forma rectangular y está bordeado por la cresta del
pubis. Los dos huesos del pubis se unen por delante en la
sinfisis pubiana (figs. 56 y 57).

El isquion es la porción más gruesa y potente del hueso.


La tuberosidad del isquion se halla en su parte más infe­
rior y sobre ella se apoya el tronco en la estación sedente.
Una eminencia puntiaguda, la espina del isquion o isquiá­
tica, se origina de la parte posterior del hueso y constituye
la parte más inferior de la escotadura ciática (fig. 66 ).

SUPERFICIE
ÁREA LIGAMENTOSA DEL ILIACO
RUGOSA

ILIACO

SUPERFICIE ARTICULA
PARA EL SACRO

LINEA PECTINEA

PUBIS

AGUJERO OBTURADOR

Fig. 66. Superficie interna del hueso innominado izquierdo.

El agujero obturador es un gran agujero oval situado por


debajo del acetábulo y limitado por el pubis y el isquion.
Está ocupado por una membrana y en su parte superior
pasan, de la pelvis al muslo, los vasos y los nervios ob­
turadores.
98 Manual de anatomía y fisiología

El acetábulo es una cavidad profunda en forma de cú­


pula hueca, formada por la unión de los tres huesos: el
pubis, que forma la parte anterior, el ilion, la superior y
el isquion, la posterior. El acetábulo se articula con el
fémur para formar la articulación de la cadera. La super­
ficie articular presenta forma de herradura, interrumpida
en su parte más inferior por una escotadura, la escotadura
acetabular, que permite el paso de los vasos al interior de
la articulación. Una porción rugosa de la superficie no
articular, la fosa acetabular, está rellena con una almoha­
dilla de grasa; sus bordes inferiores prestan inserción al
ligamento redondo de la articulación de la cadera.

F�MUR

El fémur es el hueso más largo del cuerpo humano. Se


articula con el acetábulo para la formación de la articula­
ción de la cadera, y desde aquí el hueso se inclina hacia
dentro, hacia la rodilla, en donde se articula con la tibia.
Es un hueso largo, con una diáfisis y dos extremidades.

La extremidad superior presenta una cabeza que forma


los dos tercios de una esfera; en su vértice existe una de­
presión ovoidea, de fondo rugoso, para la inserción del
ligamento redondo. Por debajo de la cabeza existe el cuello,
que es largo y aplanado. En la zona en donde el cuello se
une con la diáfisis, se halla el trocánter mayor en su lado
externo y el trocánter menor en su parte interna y posterior.
En la base del cuello del hueso existen dos líneas que
unen los trocánteres mayor y menor, la línea intertrocan­
térea por delante y la cresta intertrocantérea por detrás
(figuras 67 y 68). Esta última presenta un tubérculo óseo
situado en la parte media.

La diáfisis del fémur es cilíndrica, lisa y redondeada por


delante y por los lados. Se incurva hacia adelante y pre­
senta, por detrás, una cresta muy evidente, denominada
línea áspera, en la cual se inserta cierto número de múscu­
los, entre ellos los aductores del muslo.
Esqueleto de Ia extremidad inferior 99

MAYOR

LINEA
INTERTR OCANT£REA

SUPERFICIE ROTULIANA

Fig. 67. Cara anterior del femur izquierdo, mostrando los aspectos
prom inentes mencionados en el texto.
100 Manual de anatomia y fisiologia

TAO CANTER
MENOR

TUBEROSIDAD
GU) TEA

LINEA ASPERA

SUPE RFICIE
POPLITEA

ESCOTADURA
INTERCONDILEA

Fig. 68. Cara posterior del femur izquierdo, mostrando los aspectos
prominentes menci onados en el texto.
Esqueleto de la extremidad inferior 101

La extremidad inferior es ensanchada y presenta dos


cóndilos, una escotadura intercondílea, una superficie po­
plítea y una superficie rotuliana. Los cóndilos son muy
prominentes; el interno es más inferior respecto del ex­
temo. Ambos entran a formar parte de la articulación de
la rodilla.
La escotadura intercondílea separa los cóndilos por de­
trás. En las superficies de esta escotadura se insertan los
ligamentos cruzados de la articulación de la rodilla. Los
cóndilos están separados por delante por la superficie rotu­
liana, que se extiende sobre la cara anterior de ambos cón­
dilos; sobre esta superficie descansa la rótula. La superficie
tibial de los cóndilos femorales está dirigida hacia abajo

CARILLAS PARA LOS CÓNDILOS


EXTERNO E INTERNO DEL HMUR

ANTERIOR POSTERIOR

SUPERFICIE ARTICULAR PARA


EL CóNDILO EXTERNO DEL F�MUR

LATERAL

\ \ POSICIÓN DEL LIGAMENTO


\ ---r-- ROTULIANO
\ \
Fig. 69. Caras anterior, posterior y externa de la rótula izquierda.
102 Manual de anatomía y fisiología

y se apoya sobre la superficie articular superior de la me­


seta tibial correspondiente. Esta superficie está dividida
en dos zonas por la escotadura intercondílea profunda. La
superficie poplítea del hueso se halla situada por encima de
la parte posterior de los cóndilos. Presenta una forma rom­
boidal en la que transcurren los vasos poplíteos. Fonna el
suelo del espacio poplíteo.
El fémur se articula con tres huesos, el ilíaco, la tibia y
la rótula, pero no se articula con el peroné.

RóTULA

La rótula es un hueso sesamoideo desarrollado en el ten­


dón del músculo cuadríceps. El vértice de la rótula se halla
dirigido hacia abajo. La superficie anterior del hueso es
rugosa. Su superficie posterior es lisa y se articula con la
superficie rotuliana de la extremidad inferior del fémur.
Está situada por delante de la articulación de la rodilla,
pero no penetra en el interior de la misma.

TIBIA

La tibia, o hueso de la espinilla, forma la parte principal


del esqueleto de la pierna y se halla por dentro del peroné;
es un hueso largo con una diáfisis y dos extremidades.

La extremidad superior presenta dos tuberosidades, in­


terna y externa.
Las tuberosidades forman la parte superior y más en­
sanchada del hueso. La superficie superior presenta dos
superficies para articularse con el fémur en la formación
de la articulación de la rodilla. Estas superficies son lisas
y sobre ellas existen los cartílagos semilunares que prestan
profundidad a las superficies articulares para la recepción
de los cóndilos femorales (fig. 88).
La tuberosidad externa presenta en su parte posterior
una carilla para articularse con la cabeza del peroné a
nivel de la articulación tibioperonea superior. Las tuberosi­
dades están separadas por detrás por la escotadura poplítea.
Esqueleto de la extremidad inferior 103

El tubérculo de la tibia se halla inmediatamente por de­


bajo de la parte anterior de las tuberosidades. La parte
superior presta inserción al tendón rotuliano, que es el
tendón de inserción del músculo cuadríceps. La parte in­
ferior del tubérculo es subcutánea y recibe el peso del cuerpo
cuando el individuo está arrodillado.

La diáfisis es de corte triangular y presenta tres super­


ficies y tres bordes. El borde anterior es el más prominente
y está situado subcutáneamente en su tercio medio, en
donde forma la cresta de la tibia. La superficie interna es
subcutánea en la mayor parte de su extensión y constituye
un área útil de la cual puede extraerse un injerto óseo ti­
bia!. La superficie posterior presenta una línea, la línea del
sóleo, que es una potente cresta ósea que se dirige hacia
abajo y adentro.

La extremidad inferior contribuye a la formación de la


articulación del tobillo. Es ligeramente ensanchada y se
prolonga hacia abajo, hacia el lado interno, constituyendo
el maléolo interno. La porción anterior de la tibia es lisa y
los tendones que se dirigen al pie se deslizan sobre ella.
La superficie externa de la extremidad inferior se articula
con el peroné para formar la articulación tibioperonea in­
ferior. La tibia se articula con tres huesos: fémur, peroné
y astrágalo.

PERONÉ

El peroné es el hueso externo de la pierna. Es un hueso


largo, con una diáfisis y dos extremidades.

La extremidad superior forma la cabeza, que se articula


con la parte posterior de la tuberosidad externa de la tibia,
pero no participa en la formación de la articulación de la
rodilla.

La diáfisis es delgada y se halla profundamente incluida


en los músculos de la pierna, a los que presta múltiples
inserciones.
104 Manual de anatomía y fisiología

MESETA TIBIAL EXTERNA

TIBIA PERONt

1'

SUPERFICIE SUBCUTÁNEA

ARTICULACIÓN TIBIOPERONEA
INFERIOR

Fig. 70. Cara anterior de la tibia y el peroné izquierdos.

La extremidad inferior se prolonga hacia abajo, formando


el maléolo externo.

HUESOS DEL PIE

Huesos del tarso. Existen siete huesos denominados con­


juntamente tarso. Son huesos cortos, formados por tejido
Esqueleto de Ia extremidad inferior 105

PERON! TIBIA
I
'I
'\ tl
~~
:,
I '•
I'
I,
;t

PARA El ASTRAGALO
Fig. 71. Cara posterior de Ia tibia y el perone izquierdos.

6seo esponjoso y recubiertos por una capa de tejido 6seo


compacta. Estos huesos soportan el peso del cuerpo durante
Ia bipedestaci6n.
El calcdneo es el mas voluminoso de los huesos del pie.
Esta situado en Ia parte posterior del pie, transmitiendo
par detras el peso del cuerpo al suelo. Presta inserci6n a
los grandes musculas de Ia pantorrilla par media del t en-
106 Manual de anatomia y fl1iologia

CALCANEO

SUPERFICIE SUPERIOR-ir.:"ir'~·
Y CARILLA INTER ~.-..-- CARILLA EXTERNA
DEL ASTRAGALO DEL ASTRAGALO
PARA LA TIBIA PARA EL PERON E
TARSO

CUNAS

METATARSIANOS

FALANGES

Fig. 72. Cara dorsal de los huesos del pie izquierdo.

don de Aquiles o tendon calcdneo. Por arriba se articula


con el astragalo y por delante con el cuboides.
El astrdgalo forma el punto central y mas elevado del
pie. Sirve de apoyo a la tibia y se articula a cada lado con
los maleolos y con el calcaneo por debajo.
El escafoides, hueso en forma de barca, esta situado en
Ia parte interna del pie, entre el astnigalo por detras y los
tres huesos cuneiformes por delante.
Los tres huesos cuneiformes se articulan por detras con
el escafoides y por delante con los tres metatarsianos
in ternos.
Esqueleto de la extremidad inferior 107

ASTRÁGALO
ESCAFOIDES

CALCÁNEO 3 METATARSIANOS
INTERNOS

Fig. 73. Huesos del pie izquierdo, mostrando el arco longitudinal


interno (véase fig. 89, pág. 126).

El cuboides está situado en la parte externa del pie. Se


articula por detrás con el calcáneo y por delante con los
dos metatarsianos externos.

Huesos metatarsianos. Existen cinco huesos metatarsia­


nos. Son huesos largos con una diáfisis y dos extremidades,
la proximal, o extremidad tarsiaYJa, que se articula con
los huesos del tarso, y la extremidad distal, o extremidad
falángica, que se articula con la base de las falanges
proximales.
El primer metatarsiano es grueso y corto, y el segundo
metatarsiano es el más largo.

CUBOIDES

2 METATARSIANOS
EXTERNOS

Fig. 74. Huesos del pie izquierdo mostrando la cara externa del arco
longitudinal.
108 Manual de anatomía y fisiología

Las falanges son similares a las de los dedos de la mano,


aunque son mucho más cortas.

Arcos del pie. En el pie existen cuatro arcos.


El arco longitudinal interno está formado de delante
atrás por el calcáneo, que constituye el soporte posterior
del arco; el astrágalo, que es el vértice del arco; el esca­
foides; los tres cuneiformes, y las cabezas de los tres
metatarsianos internos que forman el soporte anterior del
arco.
El arco longitudinal externo está formado por el calcá­
neo, el cuboides y los dos metatarsianos externos.
Los arcos transversos, en número de dos, son el arco
transverso tarsiano, formado por los huesos del tarso, y
el arco transverso metatarsiano, conocido comúnmente como
arco metatarsiano transverso anterior formado por las ca­
bezas de estos huesos, siendo el primero y el quinto los
pilares del arco (fig. 75). Normalmente este arco se halla

Fig. 75. Corte a través de las bases de los metatarsianos, mostrando


la formación del arco transverso posterior.

casi en contacto con el suelo en la bipedestación, pero


cuando el pie se halla en reposo adopta una forma más
definida.

Los huesos de los arcos del pie se hallan firmemente


unidos por ligamentos y sostenidos por músculos. Estos
arcos se mantienen por:
La estrecha adaptación de los huesos.
Los ligamentos del pie que son potentes.
Acción muscular, particularmente por los músculos in­
sertos en la parte anterior y posterior de la tibia.
Esqueleto de la extremidad inferior 109

Notas clinicas

Las fracturas del cuello del fémur se producen a consecuencia de


una violencia indirecta cuando una persona resbala y cae. Estas frac­
turas son muy frecuentes en personas de edad avanzada. Las fractu­
ras de la diáfisis pueden sufrir un gran desplazamiento de los frag­
mentos, con cabalgamiento de los mismos, debido al espasmo de los
gruesos y potentes músculos del muslo.

La rótula puede fracturarse espontáneamente a consecuencia de


una vigorosa contracción de los músculos del muslo, produciendo
una fractura transversal. La fractura estrellada puede producirse por
la caída sobre la rodilla o por una contusión violenta sobre el vér­
tice de la rodilla.

Las diáfisis de la tibia y el peroné pueden fracturarse aislada o


conjuntamente. La fractura más común del peroné es la fractura de
Pott, que ocurre por encima del tobillo, en el lugar en que comienza
el tercio inferior de la diáfisis; puede acompañarse de luxación de
la articulación del tobillo e incluso de separación del maléolo in­
terno de la tibia. La diáfisis del peroné puede ser asiento de «frac­
tura por fatiga o sobrecarga» en los corredores de campo a través.

Las fracturas de los huesos del pie, debido a su función de soporte


de la carga, son dolorosas. Puede fracturarse cualquiera de los hue­
sos tarsianos, metatarsianos y falanges. La fractura de marcha de
uno de los metatarsianos es una «fractura por sobrecarga».

El hallux valgus es la desviación del dedo gordo que se dispone


oblicuamente hacia el segundo dedo y que se asocia frecuentemente
con un juanete.

Arcos del pie (págs. 107 y 108). El pie plano es debido al aplana­
miento de los arcos óseos del pie. Puede ser consecutivo a trauma­
tismos del pie y del tobillo, o aparecer como resultado de un tras­
torno del equilibrio, que puede ser traumático o postura!, como en
las deformidades de la columna vertebral, de la pelvis o de los
miembros inferiores. Otras causas son la sobrecarga del pie en la
deambulación y la bipedestación (en carteros, policías, soldados de
infantería, enfermeras y otros), después de enfermedades o por otras
causas que produzcan debilidad muscular.
El hundimiento de las cabezas metatarsianas (arco transverso)
puede conducir a una lesión dolorosa de un nervio digital; es el
neuroma digital o metatarsalgia de Morton.
Capítulo 7

Articulaciones del esqueleto

Articulación es un término usado para describir la unión


de dos o más huesos del esqueleto. Se aplica el término
artrología al estudio de las articulaciones. Existen tres
clases principales de articulaciones: fibrosas, cartilaginosas
y sinoviales.
Además, las articulaciones pueden clasificarse, según su
movilidad, en inmóviles, ligeramente móviles y libremente
móviles.

Las articulaciones fibrosas, o sinartrosis, son articula­


ciones inmóviles y fijas, en las que no es posible movi­
miento alguno entre los huesos que las forman.

Fig. 76. Articulación inmóvil típica. Suturas del cráneo.

Suturas o articulaciones de los huesos planos del cráneo.


En la figura 76, una flecha señala la sutura coronal que une
los huesos frontal y parietal; la sutura sagital, que se dirige
de delante atrás, uniendo los dos huesos parietales; y la
Articulaciones del esqueleto 111

sutura lambdoidea, que une ambos parietales con el hueso


occipital.

Articulaciones alveolares (gonfosis) como los dientes en


sus alvéolos.

Sindesmosis, en las que las superficies articulares se


hallan unidas por membranas, como en la articulación
tibioperonea inferior.

Las articulaciones cartilaginosas, o anfiartrosis, son ar­


ticulaciones ligeramente móviles, en las que las superficies

Fig. 77. Articulaciones cartilaginosas típicas. Sínfisis del pubis


y articulaciones intervertebrales (véase fig. 54).

articulares se hallan separadas por alguna estructura inter­


puesta, por lo que sólo es posible un ligero movimiento,
por ejemplo:

La sínfisis del pubis, en la que existe una almohadilla de


cartílago que une los dos huesos pubianos. Las articula­
ciones intervertebrales con sus discos intervertebrales de
fibrocartílago.
La articulación entre el manubrio y el cuerpo del esternón.
(Sínfisis es un término aplicado para describir una ar­
ticulación parcialmente móvil en la que los extremos óseos
están separados por una almohadilla de fibrocartílago.)
Articulaciones temporal o primariamente cartilaginosas,
que se hallan entre la diáfisis y las epífisis de los huesos
largos, antes de que se alcance el movimiento completo
(figura 17, pág. 34).
112 Manual de anatomía y fisiología

Las articulaciones sinoviales, o diartrosis, son articulacio­


nes libremente móviles, de las cuales existen diversas va­
riedades, aunque todas con características similares (véase
más adelante).

Fig. 78. Articulación sinovial tí pica .

Caracteres de una articulación libremente móvil. Los


extremos de los huesos que contribuyen a la formación de
la articulación están recubiertos por cartílago hialino.
Los ligamentos son indispensables para mantener unidos
los huesos.

MEMBRANA
CAVIDAD ARTICULAR SINOVIAL
RELLENA CON
LIQUIDO SINOVIAL
LIGAMENTO
CAPSULAR

CARTILAGO HIALINO

Fig. 79. Corte de una articulación sinovial típica.

Los huesos están recubiertos por cartílago.


Los ligamentos unen los huesos entre sí.
La membrana sinovial recubre la cavidad articular y secreta líquido para
lubricar la articulación.
Articulaciones del esqueleto 113

Cavidad articular: la cavidad se halla cerrada por una


cápsula de tejido fibroso, reforzada generalmente por li­
gamentos.

Variedades de articulaciones sinoviales. Existen seis va­


riedades. Articulación de deslizamiento o articulación plana,
en la que las dos superficies planas de los huesos se des­
lizan una sobre otra, como por ejemplo las articulaciones
del carpo y el tarso.
Articulación esférica, en la que una de las extremidades
redondeadas se adapta en la concavidad del otro hueso,
permitiendo un movimiento en todas direcciones, como el
de una pelota en el interior de la cuenca, por ejemplo las
articulaciones de la cadera y el hombro.
Articulación troclear, en la que una superficie redondea­
da se introduce en otra, de forma tal que sólo es posible
el movimiento en un plano, como sucede en los movimien­
tos de una bisagra. El mejor ejemplo es la articulación del
codo.
La articulación condílea es semejante a la articulación
troclear, pero está adaptada de forma que permite el mo­
vimiento en dos planos, lateral y hacia adelante y atrás,
con lo que son posibles la flexión, extensión, abducción,
aducción y una ligera circunducción, como en la articula­
ción de la muñeca, pero no es posible la rotación.
En la articulación en pivote sólo es posible la rotación,
como en los movimientos de la cabeza, en los que el atlas,
en forma de anillo, gira alrededor de la apófisis del axis en
forma de clavija; otro ejemplo es el que se observa en los
movimientos del radio sobre el cúbito en la pronación y
la supinación del antebrazo (pág. 118).
La articulación en silla de montar, o articulación de con­
tacto recíproco, por ejemplo la articulación entre el tra­
pecio y el primer metacarpiano del pulgar, permite una
gran libertad de movimiento, por lo que el pulgar puede
oponerse a los otros dedos.

Movimientos. Los movimientos que tienen lugar en las


articulaciones del esqueleto pueden dividirse en tres grupos
principales.
114 Manual de anatomía y fisiología

Movimientos de deslizamiento, en los que las dos super­


ficies planas se mueven una sobre otra, como ocurre en
los movimientos entre los huesos del carpo y el tarso.

Movimientos angt(lares, que se designan conforme a la


dirección en que se producen, por ejemplo de flexión, de
extensión o enderezamiento, que se realizan alrededor de
un eje dispuesto transversalmente. En el caso de la articu­
lación del tobillo se utilizan los términos de flexión dorsal
y flexión plantar (pág. 122). La aducción es el movimiento
dirigido hacia la parte interna del cuerpo, y abducción en
sentido de separación del cuerpo; ambos movimientos se
realizan alrededor de un eje anteroposterior, de delante
atrás.

Movimientos de rotación son aquéllos en que uno de los


huesos se mueve alrededor o dentro de otro, como en las
articulaciones de pivote, por ejemplo la rotación del radio
sobre el cúbito. Se producen también en el hombro y, en
menor grado, en la articulación de la cadera.
La circunducción es un término usado para describir una
combinación de movimientos rotatorios y angulares, des­
cribiendo círculos, por ejemplo, llevar el brazo hacia de­
lante, arriba, atrás y abajo; comprende la flexión, extensión,
abducción, aducción y cierto grado de rotación.

La limitación del movimiento articular es debida, en mu­


chos casos, a la propia forma de las superficies articulares,
por ejemplo la extensión del codo, que está limitada por
el olécranon del cúbito que tropieza contra el húmero. En
otros casos, el movimiento está limitado por potentes cin­
tillas ligamentosas, como en el caso del ligamento iliofe­
moral de la parte anterior de la articulación de la cadera,
que limita la extensión del muslo. La flexión del codo y
de la pierna sobre el muslo está limitada por las partes
blandas que se hallan en contacto.

Articulaciones de los arcos vertebrales. Véase página 79.

Articulación temporomaxilar. Véase página 65.


Articulacionee del eequeleto 115

ARTICULACIONES DE LA EXTREMIDAD SUPERIOR

La articulación estemoclavicular es una articulación de


deslizamiento formada por la extremidad esternal de la
clavícula, que se articula con la carilla articular del esternón.

La articulación acromioclavicular está fonnada por la


extremidad externa de la clavícula, que se articula por él
acromion de la escápula.

Movimientos del cinturón del hombro. Los ligeros mo­


vimientos de deslizamiento posibles entre la clavícula y la
escápula y el movimiento de la escápula sobre la pared
torácica son interesantes únicamente porque facilitan la
libertad de movimiento del húmero en la articulación del
hombro.

La articulación del hombro, o articulación escapulohu­


meral es una articulación sinovial de la variedad esférica.
La cabeza del húmero constituye el tercio de una esfera,
que se articula en el interior de la cavidad glenoidea de la
escápula. La cavidad se hace más profunda por la inserción

CABEZA
DEL VAINA SINOVIAL DEL
HÚMERO
TENDÓN

ESCÁPULA

Fig. 80. Corte a través de la articulación del hombro, indicando


sus partes componentes (semiesquemático).
116 Manual de anatomía y fisiología

EPITR0CLEA
(«HUESO DE
LA MúSICA»)

TROCLEA CABEZA

Fig. 81. Caras anterior y externa de los huesos que forman


la articulación del codo izquierdo.

de un rodete fibrocartilaginoso, el rodete glenoideo. Los


huesos están unidos por ligamentos que forman una cáp­
sula muy laxa.
En esta articulación, el grado y la limitación del movi­
miento que dependen, en gran parte, de los músculos cir­
cundantes, y la presión atmosférica, al permitir mantener
los huesos en posición debido a la laxitud de los ligamentos
capsulares, contribuyen al libre movimiento articular en
todas direcciones: abducción, aducción, flexión, extensión,
rotación interna y externa y circunducción. (Véase Nota
clínica, págs. 120 y 121.)

La articulación del codo es una articulación en forma de


tróclea, entre la superficie troclear de la extremidad infe­
rior del húmero y la escotadura del cúbito. Ésta forma la
parte principal de la articulación, la articulación humero­
cubital. La cabeza del radio se articula con el epicóndilo
del húmero, formando la articulación radiohumeral; estas
cuatro superficies articulares se hallan en el interior de la
cápsula articular. El radio se desplaza adelante y atrás,
con el cúbito, en los movimientos de la articulación.
Los movimientos que se realizan en la articulación del
codo son la flexión y la extensión. (Véase Nota clínica,
página 121.)
El ángulo de desplazamiento del codo, cuando éste se
halla extendido y la mano y el antebrazo están en supina­
ción, es de unos 170° aproximadamente en relación con el
Articulaciones del esqueleto 117

brazo. Ello es debido a la oblicuidad de las superficies ar­


ticulares entre el húmero y el cúbito. Este ángulo permite
la ventaja de que los miembros superiores puedan sepa­
rarse netamente del cuerpo.

Articulaciones radiocubltales. Existen dos articulaciones


móviles entre el radio y el cúbito, que son las articulacio­
nes radiocubitales superior e inferior. La membrana inter­
ósea forma una tercera articulación, la articulación radio­
cubital media (fig. 82). Esta membrana separa también los

1.
,

i.' \¡
·1

Fig. 82. Articulaciones radiocubitales del antebrazo derecho.


(a) Supinación. (b) Pronación.

músculos de la parte anterior del antebrazo de los de la


posterior.
Los movimientos del radio sobre el cúbito son libres.
A medida que la cabeza del radio gira en el interior del
ligamento anular de la articulación radiocubital superior,
la extremidad inferior del radio gira sobre la cabeza del
cúbito en la· articulación radiocubital inferior, arrastrando
consigo la mano en los movimientos de pronación y de
supinación del antebrazo.
118 Manual de anatomía y fisiología

La pronacwn es la rotación del radio sobre el cúbito,


hasta que la mano se coloca con la palma mirando hacia
abajo. Este movimiento se realiza por los músculos deno­
minados pronadores, que se hallan situados en la parte
anterior del antebrazo entre el radio y el cúbito.
La supinación es el movimiento opuesto al anterior. Em­
pezando con el antebrazo en pronación, éste gira desde
dentro hacia fuera, hasta que el radio y el cúbito quedan
paralelos y la mano se coloca con la palma mirando hacia
arriba. La supinación se realiza por los dos músculos supi­
nadores situados en la parte posterior del antebrazo, entre
el radio y el cúbito, y por el músculo bíceps braquial in­
serto en la tuberosidad radial. Este movimiento es esencial,
por ejemplo, para apretar un tornillo con el atornillador,
o en la acción de abrir una puerta con la llave.

CÚBITO

DISCO ARTICULAR

PIRAMIDAL

Fig. 83. Corte frontal a través de la articulación de la muñeca.


Se han señalado las estructuras que forman la articulación.

(Véase, también, Nota clínica, pág. 122.)

La articulación de la muñeca o articulación radiocarpiana


es una articulación condílea entre la extremidad inferior
del radio y el cartílago articular situado por debajo de la
cabeza del cúbito, que constituyen una superficie cóncava
para la recepción de las carillas superiores de los huesos
escafoides, semilunar y piramidal (fig. 83 ). En esta articu­
lación se realizan movimientos de flexión, extensión, ab­
ducción y aducción.
Articulaciones del esqueleto 119

ARTICULACIONES DE LA MANO
Y LOS DEDOS

Articulaciones carpianas. Las superficies articulares en­


tre los huesos carpianos son planas y lisas. Estas superficies
planas se mueven fácilmente unas sobre otras formando
articulaciones de deslizamiento entre los diferentes huesos.
Los huesos carpianos se hallan en íntimo contacto unos con
otros, de forma que sólo son posibles movimientos de des-

Fig. 84. Articulaciones mctacarpofalángica e interfalángica.

Iizamiento limitado, pero se logra una gran amplitud de


movimiento cuando todos los huesos se mueven al unísono.

Las articulaciones carpometacarpianas son articulaciones


de deslizamiento entre la cara distal de la hilera inferior
de los huesos del carpo y las superficies articulares supe­
riores de Jos cinco huesos metacarpianos. La articulación
carpometacarpiana del pulgar, o articulación en silla de
montar, está constituida por la base del primer metacar­
piano y el trapecio. Las articulaciones intermetacarpianas
se hallan entre las bases de Jos metacarpianos; las super­
ficies articulares laterales forman articulaciones planas o
de deslizamiento entre estos huesos.
120 Manual de anatomía y fisiología

Las articulaciones metacarpofalángicas son articulaciones


de tipo condíleo. Las cabezas de los cinco huesos metacar­
pianos se corresponden con las superficies articulares cón­
cavas de las bases de las falanges proximales.
En estas articulaciones se realizan movimientos de flexión,
extensión, abducción y aducción.

Las articulaciones interfalángicas son articulaciones de


tipo troclear. Están formadas por las cabezas de las falan­
ges proximales, que son recibidas en las superficies articu­
lares de las bases de las falanges distales.
Los movimientos son la flexión y la extensión.

Notas clínicas

En el tratamiento de un traumatismo o lesión de cualquier articu­


lación es sumamente importante obtener el movimiento completo,
por lo que debe incluirse una nota acerca de los movimientos posi­
bles en cada articulación, que debe ser de valor para favorecer la
rehabilitación.

La articulación del hombro, debido a su cavidad articular escasa­


mente hueca, al volumen de la cabeza del húmero y a la laxitud del
ligamento capsular, es más propensa a la luxación que cualquier
otra articulación del cuerpo.
(La luxación es la separación completa de las superficies articu­
lares a causa del desgarro de la cápsula, mientras que la subluxa­
ción es una separación incompleta debida a la distensión de la cáp­
sula). La luxación puede complicar las fracturas de la extremidad
superior del húmero.

La articulaclón estemoclavicular puede sufrir una luxación hacia


adelante o hacia atrás, como resultado de una caída violenta sobre
el hombro, por ejemplo al cabalgar un caballo.

Las articulaciones acromioclaviculares son asiento, con mayor fre­


cuencia, de subluxación que de luxación.

Movimientos de la articulación del hombro. Debido a la laxitud


de los ligamentos capsulares y a la disposición poco profunda de
las superficies articulares, es posible un movimiento considerable.
Además, los movimientos de la articulación del hombro están au­
mentados por los movimientos de deslizamiento de la escápula sobre
la pared torácica.
La abducción se realiza por el supraspinoso y el deltoides, aunque
este movimiento se limita a 90•. La elevación sucesiva a ISO• se
consigue por la rotación de la escápula sobre la pared torácica, prin­
cipalmente por la acción del trapecio (figs. 59, 93 y 99).
Articulaciones del esqueleto 121

La aducción se realiza por el peso del brazo y la contracción de


los músculos situados por delante y por detrás, principalmente el
pectoral mayor y el dorsal ancho (fig. 93).
La flexión lleva el brazo hacia adelante y a través del tórax por
la acción del pectoral mayor y de las fibras anteriores del deltoides
(figura 93 ).
La extensión se realiza por los músculos insertos en la escápula,
redondo mayor, dorsal ancho y fibras posteriores del deltoides.
Es posible también la rotación interna y extema, así como la cir­
cunducción que permite al brazo realizar círculos hacia artiba, afuera,
atrás y abajo cuando entran en acción la mayor parte de los múscu­
los insertos en el hombro.
Cuando se procede al tratamiento de los traumatismos del hom­
bro, es siempre importante observar que el movimiento hasta el
ángulo recto se realiza en primer lugar, y a continuación se produce
la abducción (véase Nota ·anterior), por lo que el paciente puede
peinarse y lavarse la parte posterior del cuello por sí mismo. Es
esencial también obtener este movimiento después de mastectomía
radical.
La luxación de la cabeza del radio con desplazamiento hacia ade­
lante ocurre en individuos jóvenes que caen sobre el brazo extendido
y en supinación. El «codo traccionado» es un término usado para
describir la subluxación de la cabeza radial en un niño pequeño a
consecuencia de un súbito tirón sobre su brazo.

Articulación del codo. Las fracturas de los huesos que forman la


articulación del codo se complican, a menudo, por luxación. Una lu­
xación hacia atrás de la articulación puede acompañarse de frac­
tura de la apófisis coronoide.

Músculos que mueven el codo

Flexión:
bíceps (fig. 90)

}
braquial anterior
músculos flexores del antebrazo (fig. 100)

Pronación:
pronadores y flexores radiales (fig. 100).

Extensión:
tríceps (figs. 90 y 101)
ancóneo.

Supinación.
bíceps
supinador largo (fig. 100)
.
extensores del pulg ar (fig. 101 ).
122 Manual de anatomía y fisiología

El bíceps es un músculo flexor del codo y, debido a su inserción


en la tuberosidad del radio, gira también al propio tiempo el ante­
brazo en posición de supinación. En la página 118 se expone una
nota sobre pronación y supinación del antebrazo.

Articulaciones de la muñeca y la mano. La articulación de la


muñeca puede sufrir esguinces o distensiones, requiriendo la inmo­
vilización durante cierto tiempo; de lo contrario, existe tendencia a
que los objetos caigan de la mano. Por caída sobre la mano pueden
luxarse uno o varios huesos carpianos, por ejemplo el semilunar; el
escafoides puede fracturarse por caída sobre la palma de la mano.
La fractura de la base del primer metacarpiano con subluxación
de un fragmento se denomina fractura de Bennett.

Músculos que mueven la muñeca

Flexión:
todos los músculos largos que cruzan por delante de la muñeca
(figura 100).

Extensión:
todos los músc.ulos que cruzan por detrás de la articulación (fi­
gura 101).

Aducción:
los extensores y los flexores carpianos del lado cubital de la
muñeca.

Abducción:
los tlexores y los extensores carpianos del lado radial (figs. 100
y 101).
Los músculos que actúan sobre la mano son los flexores largos y
los extensores largos de los dedos y los pequeños músculos (intrín­
secos) insertos en los huesos carpianos. Si se coloca la mano apla­
nada sobre una tabla, con los dedos juntos, se observará que la
abducción y la aducción de los dedos se realizan por estos múscu­
los intrínsecos, asistidos en el caso del índice y el meñique por un
músculo especial que produce abducción.
El pulgar es capaz de realizar flexión, extensión, abducción y aduc­
ción, y d� oponerse a los otros dedos, como en el caso de agarrar
objetos.

ARTICULACIONES DE LA EXTREMIDAD INFERIOR

La articulación de la cadera es una articulación sinovial


de la variedad esférica. La cabeza del fémur se aloja en el
acetábulo del hueso innominado. El acetábulo se hace más
Articulaciones del esqueleto 123

ACETÁBULO

CAVIDAD SINOVIAL

Fig. 85. Corte a través de la articulación de la cadera,


indicando sus partes componentes.

profundo por la inserción del rodete acetabular en su cir­


cunferencia. Este ligamento es un anillo de fibrocartílago
que aumenta la profundidad y la adaptabilidad de la super­
ficie formada por el acetábulo para el alojamiento de la
cabeza del fémur.
El ligamento capsular de la articulación de la cadera es
grueso y potente y limita el movimiento de la articulación
en todas direcciones. El ligamento está especialmente re­
forzado por bandas de fibras situadas en diversos puntos.
Una de las más importantes de estas bandas, el ligamento
iliofemoral, se halla situado en la parte anterior de la ar­
ticulación. Este ligamento limita la extensión de la articu­
lación y contribuye así a mantener la posición erecta en
la bipedestación.
Los movimientos de la articulación de la cadera son los
de flexión, extensión, abducción, aducción y rotación in­
terna y externa. La combinación de todos estos movimientos
constituye la circunducción. (Véase Notas clínicas, pág. 127.)

La articulación de la rodilla es una modificación de ar­


ticulación troclear que está formada por los cóndilos del
124 Manual de anatomia y fisiologia

ILIOFEMORAL

TROCANTER --_.;:.1....
MAYOR

Fig. 86. Articulaci6n de Ia cadera mostrando Ia posicion del ligamenta


iliofemoral(.

LIGAMENTO INTERNO
(ADHERIDO AL
PIEL -.!.IMI/11111 MENISCO INTERNO)

BOLSA
SUPRARRO·
TULIANA

BOLSA
PRERRO·
TULIANA

BOLSA INFRA·
RROT<JLIANA
PROFUNDA ( ) (b)
0

Fig. 87. (a) Corte a traves de Ia articulaci6n de Ia rodilla a un !ado


de Ia linea media y semiesquematico. (b) Vista frontal de Ia rodilla
flexionada mostrando los ligamentos principales.
Articulaciones del esqueleto 125

MENISCO EXTERNO

MENISCO INTERNO
LIGAMENTO
EXTERNO
LIGAMENTO
INTERNO

TENDON DEL
MOSCULO POPLITEO

LENGUETA DEL MENISCO (SECCIONADO)


Fig. 88. Cara superior de Ia tibia izquierda.
Se muestran algunas de las estructuras interaniculares.

femur que se articulan con las superficies superiores de


las tuberosidades o mesetas de la tibia. La r6tula se halla
sobre la lisa superficie rotuliana del femur, sobre Ia que
se desliza durante los movimientos de Ia articulaci6n. Se
halla por delante de las principa les partes de la articula-
ci6n, pero no contribuye a Ia formaci6n de la articulaci6n
de Ia rodilla.
Estructuras interarticulares. En el interior de Ia articu-
laci6n de Ia rodilla se hallan situadas diversas estructuras
importantes. Los cartilagos semilunares o meniscos estan
dispuestos sobre las superficies articulares, en forma de
platillo, de la tibia, a las que contribuyen a dar mayor pro-
fundidad para el alojamiento de las superficies condileas
del femur. Los ligamentos cruzados pasan desde el vertice
de las tuberosidades tibiales a las superficies rugosas si-
tuadas en la escotadura intercondilea del femur. Sirven
para limitar el movimiento de la articulaci6n de la rodilla
y mantienen firmemente unidos los huesos.
El ligamenta capsular es de gran tamaiio y muy potente
debido a las expansiones de los musculos y los tendones
que rodean la articulaci6n y pasan por encima de ella.
La membrana sinovial de la articulaci6n de la rodilla es
la mas voluminosa del cuerpo humano. Ademas de recu-
brir las estructuras articulares, se extiende hacia arriba y
abajo, por detras del ligamento rotuliano, y forma diversas
bolsas alrededor de la articulaci6n.
126 Manual de anatom ía y fisiología

Movimientos. Flexión, extensión y discreta rotación in­


terna. (Véase Nota clínica, pág. 129.)

Articulaciones tibioperoneas. Estas articulaciones se for­


man entre las extremidades superiores e inferiores de los
dos huesos de la pierna, mientras que las diáfisis están
unidas por una membrana interósea que forma una tercera
articulación entre estos huesos, como sucede en el ante­
brazo (figs. 70 y 71, págs. 104 y 105).
La articulación del tobillo es una articulación troclear
formada por la extremidad inferior de la tibia, con su ma-

PERON�

MALEOLO INTERNO-

ASTRÁGALO

Fig. 89. Cara anterior de los huesos que forman la articulación


del tobillo (derecho).

léolo interno, y el maléolo externo del peroné, formando


una cavidad o techo para recibir el cuerpo del astrágalo.
La cápsula de la articulación está reforzada por importan­
tes ligamentos. El ligamento deltoideo, sobre su cara in­
terna, pasa. del maléolo interno a los huesos tarsianos adya­
centes. Este ligamento se desgarra, a menudo, en los es­
guinces o torceduras graves del tobillo.
Los movimientos de la articulación del tobillo son la fle­
xión y la extensión, o, como se expresa con mayor frecuen­
cia, la flexión dorsal y la flexión plantar. (Véase Nota
clínica, pág. 129.)

ARTICULACIONES DEL PIE

Las articulaciones entre los huesos del pie son articula­


ciones de deslizamiento. Los huesos están unidos por liga­
mentos dorsales, plantares e interóseos.
Articulaciones del esqueleto 127

El ligamento interóseo, situado entre la superficie infe­


rior del astrágalo y la superficie superior del calcáneo, es
grueso y potente y marca un surco en las superficies articu­
lares de ambos huesos.

Movimientos. Se produce un pequeño desplazamiento en


la articulación astragalocalcánea, semejante a la abducción
y la aducción. Las articulaciones entre la cabeza del astrá­
galo y el escafoides y entre el calcáneo y el cuboides se
denominan articulaciones mediotarsiana o subastragalina
(figuras 73 y 74, pág. 107). Es en estas articulaciones en
donde se realizan los movimientos de inversión y eversión.
En la inversión, el borde interno del pie se eleva y la
planta se dirige hacia adentro. En la eversión, el borde
externo del pie se eleva y la planta tiende a dirigirse hacia
fuera. En conjunción con estos movimientos se producen
ligeros movimientos de aducción y de abducción en la ar­
ticulación astragalocalcánea. (Véase, también, Nota clínica,
página 129.)

Las articulaciones tarsometatarsianas, metatarsofalángi­


cas e interfalángicas son similares a las descritas en la
mano (págs. 119 y 120).

Notas clínicas

La articulación de la cadera puede luxarse en cualquier dirección,


con mayor frecuencia hacia atrás y adentro en el punto en que la
cápsula es más débil, pero, por regla general, la posición, la exten­
sión y la complicación de una luxación están determinadas por la
posición del muslo cuando se produce el impacto. Por ejemplo,
cuando el individuo está sentado en un automóvil o en el tren con
la rodilla flexionada, cualquier impacto intenso sobre la rodilla, pro­
ducido por cualquier reborde del automóvil o por el asiento opuesto
en un tren, puede ser causa de que la cadera se luxe hacia atrás.
El ligamento iliofemoral que cruza por delante de la articulación
de la cadera (fig. 86) es muy potente, por lo que es rara la luxa­
ción de la cadera hacia delante.

Músculos que actúan sobre la articulación de la cadera. Esta


articulación está rodeada por músculos gruesos y potentes que de­
ben ser seccionados en el curso de cualquier operación sobre la
articulación.
128 Manual de anatomia y fisiologia

Flexion:
psoasiliaco (fig. 98, p~g. 139) y
recto anterior (fig. 102 ).
Extension:
gluteo mayor y
musculos de Ia corva (fig. 104, p~g. 145).
Aducci6r1:
grupo de aductores en el !ado interno del muslo (fig. 102, pag. 143).
Abduceion:
principalmente por los gluteos mediano y menor .
Rotacion externa:
gluteo mayor (fig. 104).
Rotaci6n interna:
psoasiliaco (fig. 98).
La luxaclon cong4!nlta de Ia cadera es m~s frecuente que en cual-
quier otra articulacion. Es causa de una marcha desigual cuando el
niiio empieza a andar y que produce incapacidad en epocas mas
tardias de Ia vida. Los medicos, las comadronas y las enfermeras
debe n conocer las diversas pruebas (por ejemplo, prueba de Ortolani)
inmediatamente despues del nacimiento, para que se pueda empezar
sin retardo el tratamiento adecuado.
Artlculaclon de Ia rodllla. Aunque las superficies articulares no
estan bien adaptadas, Ia articulacion de Ia rodilla esta rodeada por
potentes ligamentos y protegida por musculos poderosos (su factor
m~s importante), lo que contribuye a que sea una de las articula-
ciones mas potentes y estables del cuerpo humano y una de las
que raramente puede sufrir luxaci6n traum~tica .
«Desplazamiento meniscal•. Uno de los cartl/agos semilunares o
meniscos (fig. 88, p~g. 125) puede desgarrarse, desprenderse o despla-
zarse. El accidente ocurre por una torsion de Ia pierna cuando Ia
rodilla esta flexionada, y se acompaiia de dolor y, a menudo, de
bloqueo de Ia articulaci6n en flexion debido a que una porci6n del
cartilago desgarrado se aloja entre los c6ndi los, impidiendo Ia ex-
tension. Pueden ser favorables Ia reducci6n y los ejercicios, aunque
Ia meniscectomla, o sea, Ia extirpacion del cartflago desplazado, que
en general es el interno, es habitualmente necesaria para conseguir
Ia curaci6n.
Mu.culos que actlian sobre Ia artlculaclon de Ia rodilla. Para su
estabilidad, esta articulaci6n depende de los musculos circundantes,
sobre todo del cuadrfceps femoral, el cual debe estar siempre bien
desarrollado. Los musculos principales que actuan sobre Ia rodilla
son:
Articulaciones del esqueleto 129

Extensión:
cuadríceps femoral (fig. 102).

Flexión:
músculos de la corva y gemelos (fig. 104).

Rotación interna:
por el poplíteo, que es un músculo situado profundamente en cara
posterior de la tibia.

La sinovitis aguda puede ser consecutiva a un traumatismo y, como


que la membrana sinovial es extensa, la tumefacción acompañante
puede alcanzar hasta 2,5-5 cm en cada lado por encima de la rótula.
Puede ocurrir una bursitis o aumento de tamaño e inflamación de
cualquiera de las bolsas que rodean la articulación de la rodilla.
La bolsa situada entre la rótula y la piel es la que se afecta con
mayor frecuencia en aquellas personas que se arrodillan constante­
mente (•rodilla de sirvienta»).
En las enfermedades de la articulación de la rodilla, los músculos
de la corva pueden llegar a retraerse produciendo una deformidad
en flexión.

Articulación del tobillo. Los ligamentos del tobillo pueden disten­


derse o desgarrarse cuando, por ejemplo, al pisar una piedra o al
introducir el pie en el interior de una madriguera, la articulación
sufre inversión o eversión forzadas (torsión hacia adentro o afuera).
Se produce dolor o tumefacción rápida, los cuales pueden atenuarse
por la aplicación inmediata de agua fría y de una sujeción firme
como primera medida, aunque todo esguince grave debe ser some­
tido a radiografía, ya que puede haberse fracturado uno de los
maléolos o alguno de los huesos tarsianos (véase, también, Nota
sobre la fractura de Pott, pág. 109).

Músculos que actúan sobre la articu lación del tobillo

Flexión dorsal:
tibia! anterior, asistido por los extensores largos de los dedos.
Flexiónese el tobillo y obsérvese la contracción de estos tendones.

Flexión plantar:

gemelos asistidos por el tibia) posterior y los flexores largos de


los dedos.

Músculos que actúan sobre el pie (véase anteriormente Nota sobre


los movinzie11tos). Los músculos que intervienen principalmente en
el mantenimiento de los arcos del pie son el peroneo lateral largo,
que pasa por debajo de la planta, el tibia/ anterior por delante y el
tibia! posterior por detrás de la pierna, formando una doble cincha
o estribo que sostiene los arcos del pie. Los tendones de estos tres
130 Manual de anatomia y fisiologia

musculos pueden verse en relaci6n con los huesos del pie en las
figuras 31 a 34, pags. 53 y 54).
La artrltls es Ia inflamaci6n de una articulaci6n o articulaciones
que puede afectar a individuos de cualquier edad, aunque con mayor
frecuencia a los de edad media y avanzada.
La artritis rewnatoidea es una poliartritis de distribuci6n bilateral
y simetrica, que afecta en primer Iugar a las pequeiias articulacio-
nes de las manos y los dedos , formando osteofitos (n6dulos de
Heberden) a nivel de las articulaciones interfalangicas.
Tratamiento. Cuando las articulaciones son dolorosas y estan in-
flamadas, esta indicado el reposo; es importante procurar detener
la progresi6n de la enfermedad administrando esteroides. Las articu-
laciones deben ser mantenidas con la maxima movilidad posible.
La artrosis es una enfermedad progresiva de Ia edad avanzada;
empieza generalmente en forma de monoartritis, afectandose una de
las grandes articulaciones, por ejemplo cadera u hombro, aunque
puede extenderse a las rodillas y otras articulaciones. Se producen
alteraciones degenerativas en los cartilagos de las articulaciones, con
formaci6n de rebordes que son causa de dolor, rigidez y limitaci6n
del movimiento.
Tratamiento. Tambien el objetivo principal es el de limitar, en la
medida de lo posible, Ia progresi6n de la enfermedad, generalmente
por Ia administraci6n de esteroides, bien por via oral o por inyec-
ci6n intraarticular en Ia articulaci6n afecta. Es importante mantener
el movimiento por medio de fisioterapia. Los analgesicos son utiles
para aliviar el dolor. Convendra que estos pacientes disminuyan de
peso gracias a una dieta razonable, y es esencial que nunca lleguen
a un peso excesivo.
Capítufo 8

Músculos del esqueleto

Los músculos del esqueleto forman parte de uno de los


cuatro grupos de tejidos elementales {pág. 14). La miolo­
gía es el término empleado para describir el estudio de los
músculos.
Los músculos se insertan al hueso, cartílago, ligamentos
y piel. Los músculos situados inmediatamente por debajo
de la piel son aplanados. Los que rodean el tronco son
anchos y aplanados, y los de los miembros son largos.

Los músculos del esqueleto se denominan según su forma,


como el deltoides, que presenta la forma de la letra griega
delta invertida; según la dirección de sus fibras, como el
recto y el oblicuo del abdomen; según la posición. del múscu­
lo, como el pectoral mayor, y según su función, como fle­
xores, extensores, etc.
Por regla general, los músculos esqueléticos se insertan
en dos puntos; el punto más fijo se denomina origen y la
parte más móvil es la inserción . El origen se considera
como el punto en que se origina el músculo, y la inserción
el punto al que llega el músculo en donde se inserta para
mover la parte a la que está destinada dicho músculo.
Exceptuando muy pocos músculos, cada uno de ellos actúa
sobre cada uno de dichos puntos; así, puede invertirse la
denominación del origen y la inserción. Por ejemplo, el
bíceps se origina en la escápula y desciende hacia el brazo
para insertarse en el radio; de esta forma, siendo la escá­
pula el punto más fijo, el radio es el punto movido por el
bíceps, pero si se coge una barra horizontal con las manos
y el cuerpo se eleva con los brazos, el bíceps se contraerá
132 Manual de anatomía y fisiología

para contribuir a este movimiento y actuará entonces con


el origen y la inserción invertidos. En este caso, el radio
se convierte en el punto más fijo y la escápula es el punto
que se mueve.
Los músculos esqueléticos no actúan individualmente,
sino en grupos, para realizar los movimientos de las dife­
rentes partes del esqueleto. Cada grupo se opone a otro,
que se denomina antagonista. Los flexores son antagonistas
de los extensores, y los abductores de los aductores. Ciertos
grupos actúan estabilizando las diferentes partes de un
miembro durante el movimiento de las otras partes; éstos
se denominan músculos de fijación. Unos estabilizan o de­
tienen parcialmente una articulación, mientras otros la
mueven, como los flexores de la muñeca, que la sostienen
mientras los dedos están extendidos. Éstos se denominan
sinergistas.
Los tendones, por ejemplo el tendón de Aquiles (fig. 104,
página 145), unen el músculo al hueso; están constituidos
por fibras blancas inelásticas y deslizantes. Las aponeurosis
son cubiertas o bandas aplanadas de tejido fibroso que
sirven como revestimiento para grupos de músculos y, a
veces, unen un músculo con la parte que éste mueve.

La fascia es una mezcla de tejido fibroso y areolar que


envuelve y aísla las partes blandas del organismo. La fas­
cia superficial se halla por debajo de la piel. Contiene te­
jido adiposo. La fascia profunda es densa y más fibrosa que
la fascia superficial. Forma vainas para los músculos y los
compartimientos que separan los diferentes grupos de
músculos. En determinadas regiones, como la palma de la
mano, esta fascia es muy gruesa y potente, como por ejem­
plo la fascia palmar.

Fascia palmar. Una porción especialmente engrosada de


la fascia profunda se extiende por toda la palma de la mano
y une en la profundidad las estructuras situadas por de­
bajo (véase, también, fig. 100).
La fascia plantar está formada igualmente de bandas de
fascia que adosan hacia la profundidad las estructuras de
la planta del pie.
Musculos del esqueleto 133

APOFISIS CORACOIDES

ESCAPULA
TENDONES DE ORIGEN
CORTO
Y LARGO
DEL BICEPS

CABO EXTERNO DEL TRICEPS


VIENTRE DEL BICEPS

TENDON DE INSERCION
DEL TRICEPS

OL£CRANON

Fig. 90. Biceps y triceps (vista lateral del brazo izquierdo). Estos son
los musculos esqueleticos tipicos. Observense los tendones de origen
y de inserci6n, y tambien el vientre de los musculos.
134 Manual de anatomia y fisiologia

EPICRANEAL
VIENTRES FRONTAL
Y OCCIPITAL
DEL
OCCIPITO-
FRONTAL

TRANSVERSO
LA NARIZ

TEMPORAL

CIGOMATICO

MASETERO ORBICULAR DE
LOS LABIOS

F ig. 91 . Algunos m(Jsculos de Ia cabeza y Ia ca ra.

ESTERNOCLEIDO-
MASTOIDEO

TRAPECIO

Fig. 92. Algunos musculos del cuello (no se muestra el cuta neo del
cuello) (vease tambien fig. 18, pag. 38).
Músculos del esqueleto 135

CUTÁNEO DEL CUELLO


(EXTIRPADO EN EL
LADO IZQUIERDO) ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO

MÚSCULOS HIOIDEOS

APÓFISIS CORACOIDES
DE LA ESCÁPULA

CABEZA
DEL HÚMERO

PECTORAL
MENOR

ESTERNÓN

Fig. 93. Los músculos de la cara anterior del hombro y del tórax que
se afectan en las enfermedades de la mama y también en los trauma­
tismos de la articulación del hombro. En el lado izquierdo se han
extirpado parcialmente el pectoral mayor y el deltoides. Para los múscu-
los de la parte posterior del hombro (véase fig. 99, pág. 140).

Los ligamentos anulares son porciones engrosadas de fas­


cia profunda que adosan hacia planos más profundos los
tendones que pasan por encima de la muñeca y del tobillo
al dirigirse hacia las manos y los pies (figs. 100, 101 y 103).
En las páginas siguientes se muestran en esquemas algu­
nos de los músculos principales. Es útil estar familiarizado
con la posición de estos músculos en relación con la super­
ficie del cuerpo, y si es posible conocer su acción principal.
Por esta razón, en las notas clínicas de las páginas 120-122
y 127-130 se incluye la acción de algunos de los músculos
importantes en los movimientos de las articulaciones de
las extremidades del esqueleto.
136 Manual de anatomía y fisiología

AORTA

PILARES
DEL
DIAFRAGMA

Fig. 94. Superficie inferior del diafragma.

Diafragma. Es una estructura musculotendinosa en forma


de cúpula que separa las cavidades torácica y abdominal.
Forma el suelo de la primera y el techo de la segunda.
Se origina de las vértebras lumbares por dos pilares, de
la superficie posterior del apéndice xifoides, de las super­
ficies internas de los seis pares inferiores de costillas, y
converge para formar una porción tendinosa central.

Función. En la inspiración, la contracción de las fibras


musculares aplana la cúpula del diafragma, permitiendo
así ensanchar el diámetro vertical de la cavidad torácica.
Este descenso del diafragma permite que penetre aire en
los pulmones, los cuales se expanden para llenar la cavidad
torácica.
En la espiración, las fibras musculares del diafragma se
relajan y la cúpula se eleva, y como disminuye por tanto
el tamaño de la cavidad torácica, el aire se expulsa de los
pulmones.
Además de ser el principal músculo de la respiración, el
diafragma comprime también las vísceras abdominales cuan-
Milsculos del esqueleto 137

SERRATO
ANTERIOR
XIFOIDES

LIGAMENTO
INGUINAL

TUB£RCULO CORDON
DEL PUBIS ESPERMATICO

Fig. 95. Capa superficial de los musculos abdominales.

MUSCULOS
INTER COSTALES

BORDES
SECCIONADOS
DEL OBLICUO
EXTERNO Y SU
APONEUROSIS
ENTREMEZCLADA
CON LA DEL
OBLICUO
INTER NO

OBLICUO
INTERNO

TENDON
CONJUNTO

Fig. 96. Capa media de los musculos abdominal::s.


138 Manual de anatomia y fiaiologia

do desciende y contribuye asi a los actos de la micci6n y


de Ia defecaci6n y en el parto. Esta mas elevado cuando el
individuo esta acostado y desciende en la bipedestaci6n y
en la posicion sedente. Por esta raz6n, los pacientes que
sufren de disnea estan mas c6modos cuando estan sentados.

TRAN SVERSO
RECTO
ABDOMINAL

REBORDE
INTERSECCIONES SECCIONADO
TENDINOSAS DEL OBLICUO
INTERNO

FASCIA
TRANSVERSALIS

F ig. 97. Capa profunda de los musculos abdominales.

Existen tres aberturas o hiatos en el diafragma: la aber-


tura a6rtica para el paso de la aorta y del conducto tora-
cico, que se halla detnis del diafragma entre los pilares y
la columna vertebral, y por tanto no pasa a traves del dia-
fragma; la abertura esofdgica a traves de la cual pasan el
es6fago y el nervio vago, y la abertura cava para el paso
de la vena cava inferior.

Relaciones del diafragma. Por encima, Ia punta del cora-


z6n y el pericardio, las bases de los pulmones y la pleura.
Por debajo, el higado, el est6mago, el bazo, ambas glan-
dulas suprarrenales y ambos rifiones .
Múeculoe del eequeleto 139

El esófago, la vena cava inferior y los nervios vagos pasan


a través del diafragma, y la aorta y el conducto torácico
pasan por detrás de él (véase más arriba).

Inervación. Nervios frénicos e intercostales.

Nota• elínieal

La línea blanca es una línea tendinosa situada en la parte media


del abdomen y extendida desde el cartílago xifoides al pubis. Separa
los dos músculos rectos. Está interrumpida por el ombligo en el

CUADRADO
LUMBAR

ILIACO

DEL
LIGAMENTO
INGUINAL

F�MUR

Fig. 98. Esquema que muestra la posición de los músculos psoas e


iliaco. En el lado derecho se muestra el entremezclamiento de los dos
músculos en su trayecto hacia la inserción común sobre el trocáncer
menor del fémur. Estos dos músculos son flexores potentes de la arti-
culación de la cadera.
140 Manual de anatomia y fisiologia

LA CABEZA
ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO

ESPINA DE

DELTOIDES

HUMERO
TRICEPS

SERRATO
ANTERIOR

OBLICUO EXTERNO
ABDOMINAL

OBLICUO
INTER NO
ABDOMINAL

MEDIO

GLUT EO

Fig. 99. Musculos de Ia espalda. En el !ado derecho se han elim inado


los muscu los superficiales.
Musculos del esqueleto 141

BRAQUIAL ANTERIOR

PRONADOR REDONDO
SUPINADOR LARGO

FLEXOR SUPERFICIAL
PALMAR MAYOR DE LOS DEDOS
Y CUBITAL ANTERIOR --~il.\.'

LIGAMENTO FLEXOR
DEL CARPO

MUSCULOS TENARES
MUSCULOS

APONEUROSIS PALMAR

Fig. 100. Musculos superficiales de Ia cara anterior del brazo y del


antebrazo (izquierdos).
142 Manual de anatomia y fisiolog ia

OELTOIDES - - - -

NERVIO CUBITAL

EPITR0CLEA

OL£CRANON

EXTENSOR DE LOS OEDOS

ABDUCTOR LARGO
DEL OEDO GORDO

Fig. 101. Musculos de Ia cara posterior del brazo y del antebrazo (lado
izquierdo), mostrando tambien los tendones extensores hacia Ia mano
que pasan por debajo del ligamento anular del carpo.
Musculos del es queleto 143

ESPINA ILIACA
ANTEROSUPERIOR
LIGAMENTO I NGUINAL

TENSOR DE LA
FASCIA LATA

PECTINEO

SA RTO RIO

ADUCTOR LARGO

RECTO
ANTERIOR

VASTO CUADRICEPS
INTER NO FEMORAL

j
VASTO
EXTER NO

R0TULA

Fig. 102. Muscu los de Ia cara anterior del muslo izquierdo, indicando
los q ue co nvergen para insertarse en Ia r6tula.
El vasto intermedio, el cuarto componente del cuadrlceps femoral, cs profundo
con respecto a los otros y, por consiguicnte, no sc muesua en Ia figura.
144 Manual de anatomia y fisiologia

:...---- TIBIAL ANTERIOR


TIBIA------'

SOLEO---

EXTENSOR LARGO EXTENSOR LARGO


DEL DEOO GORDO - - - - ; ;.,..-i,i;;,f DE LOS DEOOS

LIGAMENTO EXTENSOR

Fig. 103. Musculos d e Ia cara tibial a nterior o extensora de Ia pierna


(izquierda).
Observense las areas subcutaneas de Ia r6tula, tibia y maleolos y el potente
ligamento anular por debajo del cual pasan los tendones extensores que sc
dirigen a los dedos.
Musculos del esqueleto 145

AOUCTOR MAYOR---

RECTO INTERNO _ _ __

MUSCULOS DE LA CORVA

~~~---F~MUR
,.,;;r--- PLANTAR

SARTORIO ------..,

GEMELOS

SO LEO

Fig. 104. Musculos superficiales de Ia cara posterior del muslo y de


Ia pierna, mostrando tambien •l os limites del espacio popliteo.

La contractura de los musculos de Ia cara posterior del muslo complica, a


menudo, las enfermedades de Ia articulaci6n de Ia rodilla, dando Iugar a defor-
midad en flexi6n a nivel de Ia articulaci6n de Ia rodilla. La contractura del
tend6n de Aquiles se produce en el pie pendulo y se asocia con el pie
en garra.
146 Manual de anatomía y fisiología

feto; su orificio se cierra pocos días después del nacimiento. Por


debajo del ombligo, esta porción de la línea blanca s e vuelve más
fina y tenue, aunque durante el embarazo adquiere una coloración
oscura y se denomina entonces línea negra.
El ligamento inguinal (ligamento de Poupart) está formado por
una porción engrosada del borde inferior del músculo oblicuo externo
del abdomen. Se dirige desde la espina ilíaca anterosuperior al tu­
bérculo del pubis. Por debajo del mismo están situadas la arteria y
la vena femorales y el nervio crural, que pasan al interior del muslo
(figura 107, pág. 149).
El conducto inguinal, que tiene una longitud aproximada de 4 cm,
está formado en Jos músculos de la pared abdominal anterior, por
encima del ligamento inguinal, y se dirige oblicuamente hacia aden­
tro, abajo y adelante. Contiene el cordón espermático en el varón,
y el ligamento redondo del útero en la mujer, a los que da paso;
contiene también algunos nervios y vasos sanguíneos.
El anillo pro/lindo o interno es el punto de la fascia del músculo
transverso, en donde penetra el cordón espermático para atravesar
el conducto inguinal, y el anillo superficial o externo es un punto
del músculo oblicuo abdominal externo en donde emerge para des­
cender hacia la ingle o al interior del escroto.

La hernia inguinal forma protrusión a través del anillo profundo,


impulsando el intestino, el epiplón, o ambos (el contenido de la
hernia) y el peritoneo (que es el saco herniario) a través del con­
ducto y del anillo superficial. Esta afección puede obedecer a un
defecto congénito, o puede ser adquirida, con mayor frecuencia en
hombres que en mujeres. Para lograr la curación en los adultos se
requiere una herniotomía radical.
Esta hernia puede llegar a estrangularse al abandonar el anillo
profundo o superficial, cuando, privada de su irrigación sanguínea,
se convierte en una urgencia quirúrgica abdominal.

La hernia umbilical puede ser congénita, aunque es rara; normal­


mente existe durante el desarrollo del feto, pe.-o su persistencia ul­
terior es debida, probablemente, a un defecto del desarrollo.
La hernia umbilical adq11irida se observa en las mujeres en la edad
media de la vida, con pared abdominal laxa y que son obesas. Puede
ocurrir la estrangulación.

La hernia crural, más común en las mujeres que en los hombres,


contiene generalmente intestino, epiplón, o ambos, y está recubierta
por un saco peritoneal; forma protrusión a través del anillo crural
para penetrar en el muslo. El espacio disponible es estrecho y las
estructuras circundantes son resistentes, por lo pue existe peligro
de estrangulación herniaria (fig. 107, pág. 149).

Cara posterior de la pared abdominal. Existen dos


músculos que intervienen en la formación de la porción
inferior de la pared abdominal posterior.
Músculos del esqueleto 147

Psoas. La porción superior del psoas está situada por


detrás del diafragma, en la parte inferior del mediastino;
está en relación también con el cuadrado lumbar (fig. 98).
El plexo lumbar está situado en el interior de este músculo,
mientras que por delante de él están situados la aorta ab­
dominal, la vena cava inferior, la cisterna del quilo y muchos
ganglios linfáticos.

El Uiaco está situado sobre el hueso iliaco en cada lado;


en el lado derecho el ciego está situado sobre él, mientras
que el del lado izquierdo está en cqntacto con la porción
lateral izquierda del colon descendente.

ESPACIOS ANATóMICOS

La axila es un espacio de forma piramidal situado entre


el brazo y la pared del tórax. Está limitada hacia dentrc
por la pared torácica y las estructuras situadas en ella;
hacia fuera por el húmero y los músculos que se insertan
en él; hacia adelante por los músculos pectorales y hacia
atrás por los músculos insertos en el borde axilar de la
escápula. La axila contiene la arteria y la vena axilares, el
plexo nervioso braquial y numerosos vasos y ganglios lin­
fáticos que realizan el drenaje del brazo, mano y pared
torácica (figs. 105 y 133, pág. 209). La axila contiene tam­
bién, en la mujer, una prolongación de la mama, conocida
como cola axilar. La mayor parte del drenaje linfático de
la mama se dirige a los ganglios de la axila. Por tanto, una
neoformación maligna de la mama puede propagarse a la
axila y ser causa de aumento de tamaño de estos ganglios
linfáticos. Ninguna exploración clínica de la mama se con­
siderará completa hasta haber asimismo palpado cuidado-
·

samente la axila.

La fosa cubital es un espacio situado en el pliegue


de flexión del codo. Está limitada, por arriba, por una línea
imaginaria trazada transversalmente a través de la extre­
midad inferior del brazo; por dentro, por el músculo pro­
nadar redondo; por fuera, por el supinador largo. El suelo
de esta cavidad está formado por el músculo braquial an­
terior. Contiene la arteria humeral (y constituye un punto
148 Manual de anatomia y fiaiologia

NERVIO
CUBITAL

Fig. 105. Posici6n de las estructuras contenidas en Ia axila.

NERVIO MEDIANO BRAQUIAL ANTERIOR

ARTERIA HUMERAL

APONEUROSIS
BICIPITAL

PRONADOR REDONDO

Fig. 106. Fosa cubital (derecha).


Ob~rvese ·Ia posici6n de Ia a rteria humeral y vtanse p6ginas 147 y 149.
(V~ase, tambi~n. Ia nota de Ia p6gina 194.)
Músculos del esqueleto 149

conveniente en el que se escucha la pulsación de esta ar­


teria cuando se determina la presión sanguínea), el nervio
mediano y el tendón del músculo bíceps (fig. 106).

La fosa isquiorrectal es el espacio situado entre el isquion


y el recto. Está relleno con tejido conjuntivo y adiposo.
Puede formarse un absceso isquiorrectal por la infección
propagada desde el recto, como en el caso de hemorroides
infectadas.

El triángulo femoral, o de Scarpa, está situado inmedia­


tamente por debajo del ligamento inguinal (de Poupart)

ANI

LIGAMENTO
INGUINAL

ADUCTOR LAR

VENA SAFENA
INTERNA
CONDUCTO POR DEBAJO
DEL SARTORIO CON
LOS VASOS FEMORALES
Y EL NERVIO SAFENO

Fig. 107. Triángulo femoral (izquierdo), mostrando las estructuras


que contiene.

El espacio junto al lado interno de la vena femoral constituye el canal femo­


ral, cerrado por el anillo inguinal, a través del cual la hernia crural (véase
página 146) pasa hacia el muslo.
150 Manual de anatomía y fisiología

que forma la base del triángulo; es rodeado entonces late­


ralmente por el músculo sartorio, y por dentro por los
aductores del muslo. Contiene la arteria y la vena femora­
les, el nervio crural y los vasos y ganglios linfáticos (fig. 107).

El conducto de Hunter es un paso a través de la parte


anterior e interna del muslo hacia la espalda. Se extiende
desde el triángulo de Scarpa al hueco poplíteo. La arteria
femoral y la vena femoral profunda pasan a través de este
conducto.

El espacio poplíteo se halla situado en la parte poste­


rior de la articulación de la rodilla, cuya superficie posterior
forma el suelo de este hueco. Es un espacio en forma de
rombo, rodeado, por arriba, por los músculos internos y
externos de la corva y, por debajo, por los cabos interno
y externo de los gemelos. Contiene la arteria y la vena po­
plíteas, los nervios ciáticos poplíteos interno y externo, y
varios pequeños ganglios linfáticos (fig. 104).

Notas clínicas

Miopatía es un término usado para describir cualquier enfermedad


o trastorno de los músculos esqueléticos y que se admite que es
debida a algún error inherente del metabolismo muscular. El sín­
toma principal es la debilidad muscular progresiva; en ocasiones, las
fibras musculares están reemplazadas por grasa, produciendo u n
aumento de tamaño del músculo, aunque a pesar d e todo s e acom­
pañan de debilidad progresiva, como sucede en la distrofia seudo­
hipertrófica.

Miositis es el término usado para indicar cualquier inflamación o


enfermedad de un músculo esquelético. Existe gran número de va·
riedades, algunas agudas y otras crónicas, como la miositis osifi­
cal1te, en la que las fibras musculares son reemplazadas, al principio,
por tejido fibroso y, más tarde, por hueso, como implica su nombre.

El calambre es una contracción localizada, dolorosa e involuntaria


del músculo, la cual puede aliviarse a menudo estirando el músculo,
como sucede en el calambre de la pantorrilla o del muslo, que puede
aliviarse por la extensión forzada del miembro con los dedos en
flexión dorsal. El calamb1·e puede presentarse en los individuos nor­
males después de un ejercicio vigoroso, y durante la noche; ocurre
también en ciertos trastornos metabólicos, como en el vaciamiento
de sodio, en la pérdida hídrica grave {pág. 7) y en ciertas enfer­
medades que afectan a las neuronas motoras.
l\lluaculoa del esqueleto 151

Los dedos constituyen una de las partes mas expuestas del cuerpo
humano, y a consecuencia de su uso cons tante son muy propensos
a! traumatismo y Ia infecci6n. Todas las abrasiones requieren una
atenci6n especial. La infecci6n que avanza a partir de los espacios
del pulpejo (las almohadillas blandas situadas en Ia extremidad de
los dedos de manos y pies), siguiendo las vainas tendinosas sinovia-
les, puede propagarse a cierta distancia, por lo que requiere un
tratamiento cuidadoso y energico. Una infeccion aguda, al propa-
garse, puede afectar a los vasos y los ganglios Jinfaticos. Ademas,
los dedos son muy propensos a contracturas despues de un trauma-
tismo (vease, mas adelante, Contractura de los musculos ).
Los musculos pueden ser Jesionados por compresi6n, desgarro, es-
guince o ruptura. Un musculo puede desgarrarse completamente y
romperse. En un musculo traumatizado puede formarse un hema-
toma. En Ia pierna de Ienis se desgarran las fibras de un musculo
de Ia pantorrilla. El codo de Ienis es una afeccion similar en Ia que
existe lesion, debida a distension, del origen de los musculos exten-
sores comunes en el condilo externo del humero y en donde cual-
quier movimiento de estos musculos extensores produce dolor.
Cualquier musculo, por ejemplo el recto abdominal, puede ser asiento
de un tumor.
La contractura de los musculos puede ocurrir despues de cualquier
traumatismo, sobre todo despues de quemaduras, excepto en el caso
de que se adopten las medidas pertinentes, por medio de Ia inmo-
vilizaci6n adecuada, para mantener los musculos afectos en su posi-
cion de accion normal. La contractura puede obedecer tambien a
otras causas: se observa un ejemplo en el torticolis, en el cual, de-
bido a Ia contractura del musculo esternocleidomastoideo de un
!ado, Ia cabeza se flexiona y gira bacia el !ado opuesto. Este proceso
puede ser tambien una afeccion congenita o producirse por espasmo
del musculo a consecuencia de alguna forma de irritacion.
La isquemia de Volkmann es un proceso producido por Ia pertur-
baci6n de Ia irrigaci6n sanguinea de un musculo, o de un grupo de
musculos, como los del an tebrazo. Las fibras musculares sufren fi-
brosis y llegan a retraerse. La causa usual es Ia aplicacion de un
vendaje enyesado demasiado apretado.

Los tendones pueden asimismo lesionarse por estiramiento, des-


garro o ruptura; puede aparecer tendosinovitis si se infecta el tend6n
lesionado. Un tendon puede ser seccionado en el curso de un acc i-
dente o de una reyerta callejera, por ejemplo con navajas. Los ten-
dones pueden tambien retraerse; un ejemplo clasico es Ia contrac-
rura de Dupuytren, en Ia que Ia fascia palmar se adosa a Ia pie! de
Ia palma y los dedos anular y meiiique se flexionan en Ia palma
de Ia mano impidiendo su extension activa o pasiva; si no se aplica
cl debido tratamiento (para lo que pueden requerirse medidas qui-
rurgicas), pueden afecta r se igualmente los otros dedos a medida
que progresa Ia contractura.
152 Manual de anatomia y fisiologia

El dlafragma es tambien un musculo. Puede lesionarse en un acci-


dente que alcance el t6rax o el abdomen; puede paralizarse, como
sucede en los accidentes de Ia columna vertebral, e igualmente en
Ia poliomielitis cuando se afectan los nervios frenicos. Para mante-
ner los movimientos de Ia respiraci6n se requiere entonces alguna
forma de respirador artificial.
En el diafragma pueden ocurrir ciertos dejectos que conducen a
hernias congenitas. El tipo mas comun es Ia hernia del hiato eso-
fdg ico pro,ducida por debilidad muscular.
Estas hernias del hiato son tambien de tipo adquirido en indivi-
duos de edad mediana en los que se produce debilitamiento y en-
sanchamiento de Ia abertura esofagica; en una hernia del hiato por
desliz.am iento, Ia porci6n inferior del es6fago y Ia porci6n superior
del est6mago se deslizan bacia el torax cuando el paciente se en-
corva, se endereza o se contrae. Con el transcurso del tiempo apa-
rece esofagitis y existe en general hemorragia discreta, aunque cons-
tante, que solo puede ser diagnosticada cuando el paciente se vuelve
anemico, es decir, presente anemia por carencia de hierro y re-
quiera Ia correccion.
Otro tipo es Ia hernia del hiato por rodadura, cuando el fonda del
estomago pasa hacia arriba a traves de Ia abertura situada por de-
lante del es6fago. La flatulencia y las molestias epigastricas son ca-
racterfsticas de este tipo (vease Descripcion del diafragma, pags. 136
a 139).
Cap(tulo 9

Sistema circulatorio

El sistema circulatorio consta del corazón y de los vasos


sanguíneos y linfáticos.

El corazón, que es el mayor órgano de acción de impul-


sión, mantiene la circulación a través del organismo.
Las arterias llevan la sangre procedente del corazón.
Las venas acarrean la sangre hacia el corazón.
Los capilares unen las arterias con las venas y forman
la red capilar en la que se realiza el intercambio entre
los principios nutritivos y las sustancias de desecho y
el intercambio de gases con los líquidos intersticiales.
Los linfáticos, que recogen, filtran y transportan a la
corriente sanguínea la linfa que ha sido exudada a tra­
vés de las minúsculas paredes capilares que bañan los
tejidos, pueden considerarse también como parte inte­
grante del sistema circulatorio (véase cap. 12).

CORAZóN

El corazón es un órgano muscular hueco y en forma de


cono, que presenta una base dirigida hacia arriba y un
vértice hacia abajo. La punta se inclina hacia el lado iz­
quierdo. El corazón pesa aproximadamente 300 g.

Posición del corazón. El corazón está situado en el tórax,


entre los pulmopes y por detrás del esternón, dirigido más
hacia la izquierda que a la derecha. Puede señalarse su
posición exacta en el cuerpo.
154 Manual de anatomía y fisiología

GRANDES VASOS
A NIVEL DE
LA BASE
DEL CORAZON

Fig. 108. Posición del corazón en relación con el esternón,


las costillas y los cartílagos costales.

Una línea trazada desde el tercer cartílago costal derecho,


a un centímetro aproximadamente del esternón, hacia arriba
al segundo cartílago costal izquierdo, a un centímetro y
medio del esternón, señala la posición de la base del cora­
zón, en donde penetran y salen los vasos sanguíneos (fig. 108).
Un punto situado sobre el lado izquierdo, entre la quinta
y sexta costilla izquierdas, o en el quinto espacio inter­
costal izquierdo a unos 9 cm de la línea media, señala la
posición de la punta o vértice del corazón, que representa
la extremidad puntiaguda de los ventrículos.
Uniendo estos dos puntos mediante líneas, como se mues­
tra en el esquema adjunto, puede indicarse la posición del
corazón.

Estructura del corazón. El corazón tiene aproximada.


mente el tamaño de un puño cerrado. El corazón de un
adulto pesa aproximadamente 275 gramos. Está dividido
Sistema circulatorio 155

ARTERIA
y
VENAS
PULMONARES
IZOUIERDAS
AURICULA IZOUIERDA
VALVULA MITRAL

VENTRICULO
IZQUIERDO

VENTRICULO
DERECHO

Fig. 109. Esquema de Ia circulaci6n a traves del corazon.

Se ha indicado con flechas Ia direcci6n de Ia corriente sanguinea.

por un tabique en dos Iadas, derecho e izquierdo. Cada


Jado esta dividido, a su vez, en dos compartimientos, uno
superior, denominado auricula, y otro inferior, ventricula.
Existen dos auriculas, derecha e izquierda, y dos ventricu-
los, derecho e izquierdo. La auricula y el ventriculo de
cada Jado comunican entre si por media de los arificias
auriculaventriculares, que estan regulados por valvulas; en
el lado derecho por Ia wilvula trialspide, y en el !ado iz-
quierdo por Ia valvula mitral. (Los terminos atrium y au-
ricula son sin6nimos.)
Las 'valvulas auriculoventriculares permiten el paso de
Ia sangre solamente en una direcci6n, por ejemplo de Ia
auricula al ventriculo, e impiden que Ia sangre retroceda
del ventriculo a Ia auricula. La valvula tricuspide esta com-
puesta de tres valvas, mientras que Ia mitral solo tiene
dos, lo que le da aspecto de mitra de obispo; de ahi su
denominaci6n. /
EI coraz6n esta compuesto de tejido cardiaco especia li-
zado, que se ha descrito sumariamente en Ia pagina 25, y
esta rodeado por una membrana serosa denominada peri-
cardia. En este existen dos capas: el pericardia visceral,
156 Manual de anatomía y fisiología

membrana serosa, que está íntimamente adherido al cora­


zón, y el pericardio parietal, capa fibrosa que se refleja
hacia atrás, desde la base del corazón, y lo rodea como un
saco laxo. Debido a esta disposición el corazón se halla
contenido en un doble saco de pericardio con líquido se­
roso entre las dos capas, cuya acción lubricante permite al
corazón moverse libremente.
El corazón se halla recubierto interiormente por endo­
telio; esta capa se denomina endocardio. Las válvulas son
simplemente porciones engrosadas de esta membrana.
El grosor de la pared cardiaca se debe a la red de fibras
musculares cardiacas que se conoce con el nombre de
miocardio.
De esta forma el corazón puede describirse como com-
puesto de tres capas:

El pericardio o cubierta externa.


El miocardio o capa media.
El endocardio o capa interna.

Es variable el grosor de las paredes del corazón: los


ventrículos tienen las paredes más gruesas; las paredes
del ventrículo izquierdo son más gruesas que las del dere­
cho, debido a que es mucho mayor la fuerza de contrac­
ción del ventrículo izquierdo. Las paredes de las aurículas
están compuestas de músculo más delgado.
El interior de cada pared ventricular presenta gruesas
columnas de músculo. Algunas de éstas se proyectan en
forma de papilas, los músculos papilares, y en el vértice de
éstos se insertan delgadas láminas tendinosas denomina­
das cuerdas tendinosas. Estas cuerdas presentan una se­
gunda inserción en los bordes inferiores de las válvulas
auriculoventriculares, y esta inserción impide que las valvas
sean impelidas al interior de la aurícula cuando se contrae
el ventrículo (fig. 110).

Vasos sanguíneos relacionados con el corazón. Las venas


cavas superior e inferior vacían su sangre en la aurícula
derecha. La abertura de esta última está regulada por la
válvula semilunar de Eustaquio. La arteria pulmonar trans­
porta la sangre del ventrículo derecho. Las cuatro venas
Sistema circulatorio 157

�vw
-\- AORTA

VÁLVULA AÓRTICA

VÁLVULA AURICULA IZQUIERDA


PULMONAR
EN EL TRONCO
DE LA PULMONAR

AURICULA
DERECHA

ICULAR
CÚSPIDES
POSTERIORES
DE LA VÁLVULA
TRICÚSPIDE

DERECHO

Fig. 110. Interior del corazón (simplificado).

pulmonares acarrean la sangre de los pulmones hacia la


aurícula izquierda. La aorta transporta la sangre proce­
dente del ventrículo izquierdo.
Las aberturas de la aorta y de la arteria pulmonar están
reguladas por las válvulas semilunares. La válvula situada
entre el ventrículo izquierdo y la aorta se denomina vál­
vula aórtica e impide que la sangre retroceda de la aorta
al ventrículo izquierdo. La válvula entre el ventrículo de­
recho y la arteria pulmonar se denomina válvula pulmonar
e impide que la sangre retroceda de la arteria pulmonar
hacia el ventrículo derecho.

Irrigación e inervación del corazón. Las arterias coro­


narias derecha e izquierda son las primeras que se despren-
158 Manual de anatomia y fisiologia

AORTA ---;;.....-.r. 111~~~~~


AURICULA
DERECHA

PERICARDIO
VISCERAL

PERICARDIO
PARIETAL
(ABIERTO)

DIAFRAGMA
ART. MARGINAL

Fig. Ill. Arterias coronarias y pericardio.

den de Ia aorta; se dividen entonces en arterias mas pe-


quenas que rodean a l coraz6n e irrigan todas las partes
de este 6rgano. El retorno de Ia sangre al coraz6n se rea-
liza principalmente por el seno coronario y vuelve directa-
mente a Ia auricula derecha.
Jnervaci6n. Aunque Ia acci6n del coraz6n es de caracter
ritmico (pag. 160) , su velocidad de contracci6n es modi-
ficada por impulsos que llegan a e l procedentes del vago
y de los nervios s impa ticos. Las ramas de estos nervios
pasan a l n6dulo senoauricular. La acci6n del sistema sim-
pa tico consiste en Ia aceleraci6n de Ia velocidad del latido
cardiaco, mientras que e l ne rvio vago, que forma parte del
sis tema parasimpatico (pag. 397), ejerce sobre el coraz6n
una acci6n de re tardo o i11hibici6n.
Normalmente, el coraz6n esta en todo momento inhibido
por el vago; pero cuando desaparece el tono vagal para
subvenir a las necesidades del organismo durante el e jer-
cicio o Ia excitaci6n emocional, aumenta la velocidad del
latido cardiaco; por el contrario, disminuye durante el
reposo fisico y Ia tranquilidad emocional. (Vease, tambien,
Pulso arterial y gas to cardiaco, pag. 161.)
Sistema circulatorio 159

CICLO CARDIACO

El corazón es una bomba de impulsión y los aconteci­


mientos que ocurren en el mismo durante la circulación
de la sangre se agrupan bajo la denominación de ciclo
cardiaco. La acción del corazón se origina en el nódulo se­
noauricular, se contraen entonces las aurículas, los impul­
sos eléctricos siguen a lo largo del haz de His (fig. 112) y
se contraen entonces los ventrículos. Este ciclo se des­
cribe en dos partes, la contracción o sístole y la relajación
o diástole. La contracción de las aurículas ocurre casi si­
multáneamente y se denomina sístole auricular; su relaja­
ción es la diástole auricular. De la misma forma, la con­
tracción y la relajación de los ventrículos constituyen la
sístole y la diástole ventriculares, respectivamente. La con­
tracción ventricular dura 0,3 segundo; la fase de relajación
es más prolongada, 0,5 segundo. De esta forma el corazón
late continuamente, noche y día, durante toda la vida, y
el único reposo del músculo cardiaco sucede durante los
periodos de diástole ventricular.
La contracción de las aurículas es breve, mientras que
la de los ventrículos es más prolongada y potente, siendo
mayor la del ventrículo izquierdo, ya que éste tiene que

CONDUCCIÓN
EL�CTRICA
_ ... _
'
ca: 1
<:3
0::>
: 1
1 ACTIVIDAD
>u 1 R 1 VENTRICULAR
¡::¡¡: 1
1
U::> 1
<< 1
1 1
1 T
1
1
1 1
1 1

NÓDULO
AURICULOVENTRICULAR
S
(o) ( b)

Fig. 112. (a) Esquema del corazón, mostrando el sistema de conducción


eléctrica. (b) ECG normal.
160 Manual de anatomía y fisiología

impulsar la sangre hacia todo el cuerpo y mantener la pre­


sión sanguínea arterial. El ventrículo derecho, a pesar de
que impulsa la misma cantidad de sangre, solamente debe
impulsarla a través de los pulmones, en donde la presión
es mucho menor.
Tonos cardiacos. Durante la acción del corazón pueden
auscultarse dos tonos, debidos al cierre pasivo de las
válvulas.
El primer tono es debido al cierre de las válvulas auricu­
loventriculares y a la contracción de los ventrículos; el
segundo tono se produce por el cierre de las válvulas aór­
tica y pulmonar después de la contracción de los ventrícu­
los. El primer tono es largo y lento, y el segundo es corto
y rudo. Así, el primer tono suena como <dubb» y el segundo
como <<dup». Normalmente el corazón no produce ningún
otro ruido, excepto cuando la corriente sanguínea es rá­
pida o cuando existen deformidades en las válvulas o en
las cavidades, produciéndose sonidos anormales denomi­
nados soplos.

El impulso cardiaco o latido de la punta es el choque del


ventrículo izquierdo contra la pared anterior del tórax,
produciéndose durante la contracción del ventrículo. Este
impulso puede apreciarse, y a menudo verse, en el quinto
espacio intercostal izquierdo, a unos 8 cm por fuera de
la línea media del esternón.

Propiedades del músculo cardiaco. El músculo cardiaco


presenta unas características especiales (pág. 23).
Contractilidad. La contracción del músculo cardiaco pro­
duce la impulsión de la sangre contenida en sus cavidades
y que ha penetrado en ellas durante la diástole.

Conductibilidad. La contracción se propaga con gran re­


gularidad a lo largo de cada fibra del músculo cardiaco.
Esta propiedad es muy notable en. el fascículo de His
(página 159).

Ritmo. El músculo cardiaco posee la propiedad inhe­


rente de la contracción rítmica, independientemente de su
inervación (pág. 23).
Sistema circulatorio 161

En un proceso conocido como bloqueo cardiaco, el haz


de His no consigue transmitir los impulsos originados en
el nódulo senoauricular. Si el bloqueo es <<incompleto>>,
los ventrículos sólo responden a cada segundo o tercer
impulso. En el bloqueo cardiaco «completo», los ventrícu­
los se contraen independientemente de las aurículas. En
este proceso, los ventrículos obedecen a un nuevo <<marca­
paso» situado en el haz de His.
El pulso arterial es una onda de presión aumentada que
se aprecia en las arterias cuando la sangre es impulsada
procedente del corazón. Puede apreciarse convenientemente
en cualquier punto en donde una arteria cruce un hueso y
se halle situada superficialmente, como en el caso del pulso
radial por delante de la muñeca, la arteria temporal sobre
el hueso temporal o la arteria dorsal del pie en el pliegue
del tobillo. No es la sangre impulsada por el corazón hacia
la aorta lo que se aprecia, sino la presión transmitida des­
de la aorta y que se desplaza más rápidamente que la
propia sangre.
La velocidad de impulso del corazón varía en estado
normal según las condiciones de vida, trabajo, ingestión
de alimento, edad y estado emocional. La velocidad del
pulso se corresponde con el ciclo cardiaco (pág. 1S9). Si
el recuento del pulso es de 70, el ciclo cardiaco ocurrirá a
una velocidad de 70 veces por minuto.

Amplitud de la velocidad del pulso normal (número de


latidos por minuto)

En el recién nacido 140 A la edad de S años 96-100


Durante el primer año 120 A la edad de 10 años 80-90
Durante el segundo año 110 En el adulto 60-80

Gasto cardiaco. En una persona en reposo, el corazón


late unas 70 veces por minuto e impulsa 70 ce cada vez
(el volumen promedio es de 70 ce). Por tanto, la cantidad
de sangre impulsada cada minuto es de 70 X 70 ce, o sea
unos S litros.
Durante el ejercicio, la velocidad cardiaca puede ser de
1SO por minuto, y el volumen promedio de 1SO ce, lo que
representa un gasto cardiaco de 20 a 2S litros por minuto.
162 Manual de anatomía y fisiología

Un volumen exactamente igual de sangre vuelve al cora­


zón a través de las venas en cada minuto. Sin embargo, si
el retorno venoso no está bien equilibrado y los ventrícu­
los no consiguen adaptarse al gasto cardiaco, aparece in­
suficiencia cardiaca. Las grandes venas cercanas al corazón
llegan a distenderse con sangre a medida que aumenta la
presión venosa y, excepto en el caso de que se consiga reme­
diar esta situación, aparecerá inmediatamente edema.

El edema de la insuficiencia cardiaca es debido, en parte,


a la presión retrógrada en las venas, que es causa de au­
mento de la filtración de líquido de los capilares, y, en
parte, al escaso gasto cardiaco que reduce la corriente san­
guínea hacia el riñón; entonces el riñón no consigue ex­
cretar sodio. La retención de sodio es causa de retención
de agua (pág. 8).

CIRCULACióN DE LA SANGRE

El. corazón es el órgano principal de la circulación. El


curso de la sangre desde el ventrículo izquierdo a través
de las arterias, las arteriolas y los capilares, con retorno
a la aurícula derecha a través de las arterias, se· denomina
circulación mayor o general. El curso desde el ventrículo
derecho, a través de los pulmones, hasta la aurícula iz­
quierda -es la circulación pulmonar o me11or.

Circulación mayor. La sangre abandona el ve11trículo


izquierdo del corazón a través de la aorta, que es la arteria
más voluminosa del organismo. Esta se divide en arterias
de menor calibre, que transportan la sangre a las diferen­
tes partes del organismo. Estas arterias se dividen y sub­
dividen hasta que alcanzan las arteriolas. Poseen paredes
con gran cantidad de fibras musculares que estrechan su
luz y les procuran resistencia a la corriente sanguínea. Las
arteriolas ejercen dos funciones: mantienen la presión ar­
terial y, por la variación de tamaño de su luz, regulan la
corriente sanguínea en el interior de los capilares. Estos
últimos poseen paredes muy delgadas que permiten el in-
Sistema circulatorio 163

tercambio entre el plasma y los líquidos intersticiales. Estos


capilares se unen y forman vasos de mayor tamaño deno­
minados vénulas, las cuales a su vez se convierten en venas
que transportan la sangre hacia el corazón. Las venas se
unen entre sí hasta constituir finalmente dos gruesos tron­
cos venosos, la vena cava inferior que recoge la sangre del
tronco y de las extremidades inferiores, y la vena cava
superior que recoge la sangre de la cabeza y de las extre­
midades superiores. Ambos vasos vacían su contenido en
la aurícula derecha del corazón.

Circulación pulmonar. Esta sangre pasa entonces al in­


terior del ventrículo derecho, que se contrae e impulsa la
sangre al interior de la arteria pulmonar. Ésta se divide
para transportar la sangre a los pulmones derecho e iz-

SANGRE
OXIGENADA

Fig. 113. Esquema de la circulación..

El corazón se muestra separado en los lados derecho e izquierdo. Las flechas


indican la dirección de la corriente sanguínea (véase página 162).
164 Manual de anatomia y fisiologia

VENAS HEPATICAS QUE PENETRAN EN


LA VENA CAVA INFERIOR

ARTERIA HEPATICA

HIGADO

DEL BAZO

DEL INTESTINO

Fig. 114. Esquema de Ia circulaci6n portal.


Se muestra el hlgado dividido en los 16bulos derecho e izquierdo, y Ia divisi6n
de Ia vena porta para penetrar en ambos 16bulos.

quierdo. Los pulmones ofrecen muy poca resistencia a Ia


sangre de los vasos que circula a traves de ellos. En los
pulmones, cada arteria se ramifica en numerosas y ,peque-
fias arterias, que terminan en arteriolas y finalmente capi-
lares pulmonares que rodean las cavidades aereas del pul-
m6n, en donde Ia sangre absorbe el oxigeno y cede el anhi-
drido carbonico (para las funciones de los pulmones, veanse
las pags. 282-284).
Entonces los capilares pulmonares se unen hasta que se
forman las venas que permiten el retorno de Ia sangre al
coraz6n a traves de las cuatro venas pulmonares que se
vacian en la auricula izquierda. Esta sangre pasa entonces
al ventriculo izquierdo, que se contrae y Ia impulsa a Ia
aorta para empezar nuevamente el ciclo de la circulaci6n
general (fig. 113).
El edema pulmonar ·acompafia a Ia insuficiencia dellado
izquierdo del coraz6n. ·El liquido tisular se remansa en los
pulmones, cuya funci6n queda asi perturbada. Puede ocu-
rrir tambien edema pulmonar si un enfermo esta hiper-
Sistema circulatorio 165

hidratado; sus pulmones llegan a estar ocupados por agua


y es posible que pueda quedar ahogado en su propio edema
pulmonar.

Circulación portal. La sangre del estómago, intestino,


páncreas y bazo es recogida por la vena porta (fig. 114).
En el hígado, esta vena se divide en un sistema capilar
que, uniéndose con los capilares de la arteria hepática, que
transportan la sangre de la aorta al hígado, atraviesan el
parénquima de este órgano. Esta doble circulación sanguí­
nea es recogida por un sistema de venas que se unen para
formar la vena hepática que transporta la sangre a la vena
cava inferior y, de aquí, al corazón.
Puede ocurrir obstrucción portal cuando se ocluyen una
o varias ramas de la vena porta, en la lesión hepática grave
y en algunos casos de hepatitis. Cuando es grave, esta
obstrucción se complica por ascitis, que es una colección
de líquido excesivo en la cavidad peritoneal.

La circulación coronaria irriga el corazón (pág. 157).

Notas clínicas

La pericarditis es una inflamación de la membrana, que recubre


el corazón, y del saco en el que está contenido este último. Las
membranas de cobertura del corazón pueden producir líquido que
se colecciona en fonna de derrame pericárdico, el cual perturba en­
tonces la acción del corazón y puede requerir la aspiración. Después
de la fase aguda, el corazón puede llegar a engrosarse y se produce
entonces limitación de la acción cardiaca: es la pericarditis cons­
trictiva.
�sta es una de las causas de insuficiencia cardiaca, y la resección
de una amplia porción del pericardio puede conducir a una mejoría
muy espectacular en el estado del paciente.

Endocaraltls. El endocardio es la membrana que tapiza el interior


de las cavidades del corazón y que también puede llegar a infla·
marse, particularmente en asociación con la fiebre reumática. Este
proceso afecta más habitualmente a la válvula mitral en los indi·
viduos jóvenes. La inflamación se resuelve dejando tras de sí un
tejido cicatriza! que generalmente conduce al estrechamiento del ori­
ficio valvular produciendo estenosis de la válvula mitral.
Sin embargo, si la válvula se lesiona de tal forma que le impida
su cierre completo, se produce la insuficiencia de la válvula. En al-
166 Manual de anatomia y fisiologia

gunos casos pueden ex1St1r a! propio tiempo estenosis e insufi-


ciencia. Puede lesionarse igualmente Ia valvula aortica.
La calcificaci6n es frecuentemente el resultado final de Ia endocar-
ditis valvular, en cuyo caso puede ser necesaria Ia sustitucion de
Ia valvula.

Enfermedad arterial coronarla. Las arterias coronarias, como las


arterias de cualquier otra localizacion del organismo, pueden llegar
a estrecharse gradualmente por aterosclerosis, o subitamente por un
trombo. En cualquiera de estos casos, el miocardio queda privado
de parte de su irrigacion sanguinea; es Ia isquemia del miocardia
y se produce dolor o angina de pecho. Si Ia arteria queda totalmente
ocluida, se necrosa parte del musculo debido al infarto miocdrdico.
£ste es Ia forma comun del «ataque cardiaco», que se presenta con
dolor cardiaco intenso e insuficiencia circulatoria. Tecnicas especia-
les de sosten y cuidados concretes pueden ayudar a la salvacion de
cierto numero de estos casos aparentemente desesperados, En los
grandes centros hospitalarios se han desarrollado un idades de cccui-
dados coronaries».
El sincope es Ia perdida de Ia conciencia, debida a anoxia cerebral
consecutiva a isquemia cerebral. La causa mas frecuente es un
descenso subito de Ia presion sanguinea (desmayo simple) , o es el
resultado de Ia propia enfermedad cardiaca.
La insuficlencla cardlaca congestiva se caracteriza por disnea y acu-
mulo de Hquido edematoso en las partes blandas, debida a insuficien-
cia de la accion del impulso cardiaco. El liquido se colecciona en las
regiones mas declives del organismo, tobillo, sacro o escroto, segun
Ia posicion del paciente.
Puede aparecer insuficiencia del ventriculo derecho, con el cuadro
cllnico de aumento de Ia presion venosa, ingurgitacion del higado y
edema periferico. o insuficiencia del ventriculo izquierdo, en Ia cual
Ia presion retrograda repercute en los pulmones, con el consiguiente
edema pulmonar (congestion). (Vease , tambien, Edema de Ia insu-
ficien.cia cardiaca, pag. 162. Nota sobre edema pulmonar, pag. 164.)
En una fase mas tardia este aumento de Ia congestion pulmonar
puede ser causa incluso de insuficiencia del ventriculo de recho como
fen6meno secundario, apareciendo insuficiencia cardiaca izquierda y
derecha. Las lesiones de las valvulas mitral, a6rtica, pulmonar y tri-
cuspide son las causas mas comunes de lesiones cardiacas congestivas.
El paro cardiaco es u na urgencia muy grave que requiere trata-
miento inmediato, ya que si el cerebro queda privado de sangre por
espacio de mas de 3 a 4 minutos pueden producirse lesiones irre-
versibles. Convendrd mantener Ia permeabilidad de Ia via aerea y la
exhalaci6n del aire de Ia respiraci6n, procediendo a Ia insuflaci6n
boca a boca o boca a nariz. E l coraz6n puede dejar de latir hasta que
se logra Ia ventilaci6n de los pulmones.
Puede empezarse inmediatamente masaje cardiaco externo. Con el
paciente en decubito dorsal sobre una superficie firme, se aplica el
Sistema circulatorio 167

talon de Ia mano sobre Ia parte inferior del estern6n , hundiendolo


a raz6n de 50 a 60 veces por minuto y en forma lo mas regular po-
sible. El estern6n puede ser comprimido en un punto situado a unos
3 em en el adulto. Toda enfermera debe estat· familiarizada con este
. tratamiento del paro cardiaco y ser capaz de llevar a cabo el trata-
miento hasta que llegue Ia ayuda medica. (Veanse nota sobre BloqMeo
cardiaco, pag. 161, y Obstrucci6n portal, pag. 165.)
Cirugia cardiaca. Las operaciones en el interior del pmpio coraz6n
pueden practicarse en forma de opcraciones cerradas o «Ciegas», y
son las que se practican principalmente por el tacto recurriendo a!
dedo y a instrumentos.
Gracias al desarrollo moderno del aparato pulm6n-coraz6n, es po-
sible regular completamente durante varias horas las funciones car-
diaca y pulmonar del paciente recurriendo a Ia circulaci6n extra-
corp6rea por medio de una «bomba>>. E sto permite al cirujano dete-
ner el coraz6n s i es necesario y abrir cua lquiera de sus cavidades,
observar el proceso patol6gico exacto y proceder a su tratamiento.
De esta forma, en Ia actualidad, pueden reemplazarse valvulas lesio-
nadas y corregir defectos cardiacos.
Las valvulas cardiacas son reemplazadas en Ia actualidad, bien por
una valvula mecanica «protesica•. 0 bien por una valvula de homo-
injerto o heteroinjerto extraida de un ser humano o de un animal
inmediatamente despues de Ia muerte.
Muchos nii'ios nacidos con dejectos congenitos, tales como defectos
de los tabiques auriculares o ventriculares, ninos azules con tetra-
logia de Fallot y anormalidades cardiacas mas complicadas, pueden
ser curados completamente gracias a Ia cirugia cardiaca. La trans-
formaci6n de un nino azul. obnubilado e incapacitado, en un ado-
lescente rosado y con desarrollo activo, es uno de los milagros de
Ia medicina moderna.
La sustituci6n valvular se practica generalmente en adultos, mu-
chos de ellos en Ia cuarta y quint a decadas de Ia vida, que han
desarrollado «enfermedad cardiaca adquirida>> consecutiva a fiebre
reumatica o a otras enfermedades especificas.
La selecci6n de los pacientes para cualquier operaci6n sobre el
coraz6n y los grandes vasos requiere suma cautela. Se llevan a cabo,
en primer Iugar, algunas pruebas esenciales, entre elias electrocar-
diografia, cateterizaci6n cardiaca y angiocardiografia. El cirujano ex-
plicara a! paciente (o a los padres si se trata de un nino) lo que
puede esperarse o lo que se pretende lograr, e indicara el periodo
de convalecencia consecutivo. Puede ser necesario tener que mante-
ner al paciente durante el periodo postoperatorio con respiraci6n de
presi6n positiva intermitente, traqueostomia , medicaciones que esti-
mulen Ia acci6n cardiaca y el estimulo mecanico del coraz6n con
un marcapasos.
Las enfermeras que ocupan un Iugar destacado en e] equipo de
expertos medicos y quirurgicos, los anestesistas, analistas, pat61ogos,
fisioterapeutas, ingenieros y otras personas que, escogidas por su
168 Manual de anatomia y fiaiologia

destreza y experiencia, deben permanecer a1 lado del paciente en Ia


proporci6n de 3 a 5 durante las 24 horas en una unidad de cuidados
intensivos.
No debe subestimarse Ia importancia de Ia comprensi6n de la
situaci6n de este paciente extremadamente grave. Son esenciales ob-
servadores duchos, con pleno conocimiento para decidir cuando debe
recurrirse a una ayuda especializada. Infundir tranquilidad y consuelo
a los familiares en todo momento, y al paciente cuando realiza el
debido progreso, constituye una misi6n esencial de los deberes de
la enfermera.
Capitulo 10

La sangre

La sangre es un tejido líquido compuesto de dos partes.


La sustancia intercelular es un líquido denominado plasma,
en el cual flotan elementos formes, las células sanguíneas
o corpúsculos. El volumen total de sangre constituye apro­
ximadamente una doceava parte del peso total del cuerpo,
o sea, 5 litros por término medio. Aproximadamente 55%,
algo más de la mitad del volumen, es líquido, y 4 5% res­
tante del volumen está constituido por las células sanguí­
neas. Esta cifra se describe como hematócrito o volumen
celular y que oscila de 40 a 47.
El volumen de sangre es constante en estado de salud,
siendo regulado en gran parte por la presión sanguínea en
los vasos y en los tejidos (pág. 6).

Composición de la sangre. El suero o plasma sanguíneo


está compuesto de la forma siguiente:

Agua 91%
Proteínas 8% (Albúmina, globulina y fibrinógeno)
Sales 0,9% (Cloruro sódico, bicarbonato sódico,
sales de calcio, fósforo, magnesio,
hierro, etc.)

El equilibrio se logra con un cierto número de sustan­


cias orgánicas: glucosa, grasas, urea, ácido úrico, creatinina,
colesterol y aminoácidos.
170 Manual de anatomía y fisiología

El plasma transporta también:

Gases: oxígeno y anhídrido carbónico


Secreciones internas
Enzimas
Antígenos.

Células sanguíneas. Existen tres variedades:

Eritrocitos o hematíes
Leucocitos o células blancas
Trombocitos o plaquetas.

Los eritrocitos, células rojas o hematíes son pequeños


discos circulares bicóncavos, denominados así a causa de
que son cóncavos en ambos lados, por lo que cuando se
miran por un lado aparecen como dos medias lunas ado­
sadas por su dorso. Existen aproximadamente 5.000.000 de

Fig. 11 S. Hematíes; algunos están formando pilas y puede observarse


que son células de forma bicóncava.

hematíes por cada milímetro cúbico de sangre (pág. 176).


Son de color pálido cuando se observan en forma aislada,
pero cuando se presentan en masas son de color rojo y
dan la coloración característica de la sangre. Desde el
punto de vista de su estructura constan de una cubierta
externa, o estroma, que encierra una masa de hemoglobina.
Los hematíes necesitan proteína para su estructura y que
se obtiene de los aminoácidos; necesitan también hierro,
La sangre 171

por lo que para su reposicJOn se requiere una dieta equi­


librada que contenga algo de hierro. Las mujeres requieren
más hierro, ya que parte del mismo se pierde por la san­
gre menstrual; en el embarazo los requerimientos son más
elevados para suministrar hierro al feto en desarrollo y
para la leche durante la lactancia.
Los hematíes se originan en la medula ósea, especial­
mente en la de los huesos cortos, planos e irregulares, en
el tejido esponjoso de las extremidades de los huesos lar­
gos y en la medula de la diáfisis de las costillas y del
esternón.
En el proceso de desarrollo en la medula ósea, los he­
matíes pasan por varias fases: al principio son grandes y
contienen un núcleo pero sin hemoglobina; después se car­
gan de hemoglobina y, finalmente, pierden su núcleo y
pasan entonces a la circulación sanguínea.

El promedio de vida de un hematíe es de 120 días apro­


ximadamente. Entonces las células se deterioran y son des­
truidas o desintegradas en el sistema reticuloendotelial,
principalmente en el bazo e hígado. La globina de la hemo­
globina se desintegra en aminoácidos para ser usada como
proteína en los tejidos y el hierro del hem es extraído para
contribuir a la formación de futuras células hemáticas. El
resto del hem es convertido en bilirrubina, pigmento ama­
rillo, y biliverdina, pigmento verde, que se observa en los
cambios de coloración de la hemoglobina reducida después
de un hematoma.
Cuando se produce hemorragia se pierden los hematíes
juntamente con la hemoglobina transportadora de oxígeno.
En la hemorragia moderada, estas células serán reempla­
zadas durante las semanas siguientes, siempre que exista
una dieta equilibrada que contenga hierro en cantidad ade­
cuada; pero si el porcentaje de hemoglobina desciende a
40 o menos, puede requerirse una transfusión sanguínea.
(Véase, también, Notas clínicas, págs. 184-185.)

La hemoglobina es una proteína compleja rica en hierro.


Posee afinidad para el oxígeno y se combina con él for­
mando la oxihemoglobina. Gracias a esta función el oxígeno
es transportado a los pulmones desde los tejidos.
172 Manual de anatomía y fisiología

La cantidad de hemoglobina presente en la sangre normal


es aproximadamente de 15 gramos por 100 ce de sangre y
esta cantidad se considera generalmente como «100 %». Se
considera normal siempre que sea superior a 90 %.
En muchas formas de anemia se halla disminuida la can­
tidad de hemoglobina presente en la sangre. En algunas
formas graves puede ser inferior a 30 %, es decir a 5 gramos
por 100 mi. Como que la hemoglobina contiene la cantidad
de hierro necesaria para combinarse con el oxígeno, es
fácil comprender que estos pacientes presenten síntomas
de falta de oxígeno, tales corrto disnea, que es, a menudo,
una de las primeras indicaciones de anemia por carencia
de hierro.

Grupos sanguíneos. En el plasma existen sustancias de­


nominadas aglutininas que pueden ser causa de la agluti­
nación de hematíes incompatibles y de su desintegración
consiguiente.

La determlnaclón de los grupos sanguíneos y las pruebas


de incompatibilidad se llevan a cabo para conseguir un
grado elevado de seguridad antes de proceder a una trans­
fusión sanguínea. El sistema ABO de Landsteiner se basa
en el contenido de aglutininas de la sangre. Los cuatro
grupos principales se designan como:

Grupo AB que representa 3 % de la población


Grupo A que representa 42 % de la población
Grupo B que representa 8,5% de la población
Grupo O que representa 46,5% de la población.

Existe además cierto número de subgrupos Landsteiner


y el factor Rhesus, o Rh en la sangre que son de gran im­
portancia en el recién nacido cuando la sangre del feto
puede ser incompatible con la de la madre.
En la consideración de los donadores de sangre:
El grupo AB puede dar sangre a AB
El grupo A puede dar sangre a A y B
El grupo B puede dar sangre a B y AB
El grupo O es un donador universal para todos los gru­
pos.
La sangre 173

Receptores:
El grupo AB es un receptor universal
El grupo A puede recibir sangre de A y O
El grupo B puede recibir sangre de B y O
El grupo O puede recibir sangre de O.

Es costumbre transfundir sangre del mismo grupo que


del paciente, y sólo en casos de urgencia se administra
sangre de un donador universal.

Los leucocitos, que son transparentes y no coloreados,


son células de mayor tamaño, aunque más escasas que los
hematíes. Existen de 6000 a 10.000 (con un promedio
de 8000) en cada milímetro cúbico de sangre. Se clasifican
de la forma siguiente:
Los granulocitos o células polimorfonucleares forman
casi 75 % del recuento total de leucocitos; se forman en
la medula roja del hueso. Estas células contienen núcleos
multilobulados y el protoplasma de las células es granu­
loso; de ahí su nombre de granulocitos.

• e�\� LINFOCITO

®�
HEMAT E

LEUC
1
OCITOS
POLIMORFONUCLEARES /
;:a �
\$!'
..
�-

·.
PLAQUE TAS

.
·.
¡:; ..
' •

' ::· ·.
. ¡jfj
·

MONOCITO
(FAGOCITO) · . . .

Fig 116 Leucocitos. Se muestra el tamaño relativo de un hematíe


. .
y de las plaquetas.

La deficiencia de granulocitos se describe como granulo­


citopenia. La ausencia completa de ellos, la agranulocitosis,
puede aparecer cuando se administran ciertas medicacio­
nes, incluidos algunos de los antibióticos. Bajo estas con­
diciones, por consiguiente, se llevarán a cabo frecuentes
exámenes hemáticos para descubrir lo más pronto posible
esta complicación.
174 Manual de anatomía y fisiología

Coloración. Cuando se coloca una gota de sangre en un


portaobjetos y se tiñe con dos colorantes con objeto de
realizar un recuento sanguíneo, las células de este grupo
se clasifican de acuerdo con su forma de teñirse.
Los neutrófilos forman la mayoría; se tiñen con los colo­
rantes neutros o con una mezcla de colorantes ácidos y
básicos y aparecen de color purpúreo.
Los eosinófilos forman un grupo muy pequeño; se tiñen
con un colorante ácido (eosina) y aparecen de color rojo.
Los basófilos se tiñen con los colorantes básicos y pre­
sentan color azul.
Los linfocitos forman aproximadamente 25 % del total
de los leucocitos (pág. 176). Estas células se desarrollan
en los ganglios linfáticos, bazo, hígado y tejido linfático.
Son células no granulosas y no poseen movimientos ame­
boideos. Se subdividen en linfocitos grandes y pequeños.
Existen además unas pocas células grandes o leucocitos,
conocidos con el nombre de monocitos (aproximadamente
S%); son capaces de movimientos ameboideos y presentan
acción fagocítica.

Funciones de los leucocitos. Los granulocitos y monoci­


tos desempeñan una función importante en la protección
del organismo contra las bacterias. Por acción fagocítica
ingieren las bacterias vivas. Hasta 10-20 microorganismos
pueden comprobarse por observación microscópica en un
granulocito. Cuando desempeñan esta función se denomi­
nan fagocitos. Por su capacidad de movimiento ameboideo
pueden moverse libremente dentro y fuera de los vasos
sanguíneos y alcanzar todos los rincones del organismo.
De esta forma pueden actuar:

Rodeando cualquier zona infectada o lesionada.


Absorbiendo gérmenes vivos y destruyéndolos (ingestión).
Eliminando otros materiales tales como fragmentos de
tierra, astillas de madera, suturas de catgut, etc., por
un proceso similar.
Además, los granulocitos poseen un fermento desdobla­
dar de las proteínas que les permite actuar sobre los
tejidos vivos, desintegrándolos y eliminándolos. De esta
La sangre 175

forma pueden eliminarse los tejidos enfermos o lesio­


nados y conseguir la curación.

Como resultado de la acción fagocítica de los leucocitos


puede detenerse totalmente la inflamación. Cuando esta
acción no conduce a la resolución completa del proceso,
puede formarse pus. El pus consta de los <<Cuerpos muertos
de los amigos y los enemigos», es decir, de los fagocitos
muertos en batalla contra los gérmenes invasores; se deno­
minan células del pus. En el pus se hallan también muchos
gérmenes muertos y existe además una gran cantidad de te­
jido licuado. A medida que prosigue la lucha, si los leuco­
citos logran vencer a los gérmenes invasores desaparecen
todos los signos de destrucción y las bacterias vivas y
muertas, así como las células del pus y Jos tejidos licuados
son eliminados por granulocitos sanos que actúan como
fagocitos.
Poco es lo que se conoce acerca de la función de los lin­
focitos. No poseen movimientos ameboideos, flotan en la
corriente sanguínea y se encuentran en el tejido linfático de
todos los rincones del organismo. No ingieren las bacte­
rias, pero se supone que pueden constituir valiosos anti­
cuerpos para proteger el organismo contra la infección
crónica y para lograr cierto grado de inmunidad contra
todas las infecciones.

Leucocitosis es un término usado para describir el au­


mento del número total de leucocitos en la sangre en el
caso de que este aumento sobrepase la cifra de 10.000 por
milímetro cúbico.

Leucopenia significa disminución de Jos leucocitos por


debajo de 5000.

_ Linfocitosis es el aumento del número de linfocitos.

Agranulocitosis es un descenso acentuado del número de


granulocitos o células polimorfonucleares.

Las plaquetas o trombocitos son pequeñas células del


tamaño de un tercio de un hematíe. Existen 300.000 de ellos
en cada milímetro cúbico de sangre. Desempeñan una fun-
176 Manual de anatomía y fisiología

ción importante en el control de la hemorragia después de


un traumatismo y en la coagulación de la sangre.

Resumen del número de células sanguíneas


en cada milímetro cúbico de sangre

El recuento sanguíneo normal, o número de células por


milímetro cúbico, es aproximadamente el siguiente:

Hematíes 4.500.000 a 5.500.000 Promedio S.OOO.OOO

Leucocitos 6.000 a 10.000 Promedio 8.000

Desglosados en la forma siguiente:

Promedio Promedio
por 100 por 100
Granulocitos
Neutrófilos 60 a 70 66
Eosinófilos 1 a 4 3
Basófilos Y2 a 2 1

Linfocitos (grandes
y pequeños) 20 a 30 25
Monocitos 4 a 8 S

Total 100

Plaquetas 250.000 a SOO.OOO Promedio 350.000

Plasma sanguíneo. Es un líquido de color de frambuesa,


de reacción ligeramente alcalina. (La composición del plas­
ma y de las sustancias que contiene se ha descrito en la
página 169.)

Funciones del plasma. El plasma actúa como medio de


transporte de las sustancias nutricias, sales, grasas, glu­
cosa y aminoácidos a los tejidos, y constituye la vía de
eliminación de las sustancias de desecho tales como urea,
ácido úrico y cierta parte del anhídrido carbónico.

Proteínas plasmáticas. Albúminas. Existen normalmente


3 a S g de albúmina en cada 100 ce de sangre. Se le atri­
buyen tres funciones:
La sangre 177

1. Es responsable de Ia presion osmotica que mantiene


el volumen sanguineo.
2. Muchas sustancias especiales son transportadas en
combinacion con Ia albumina.
3. Proporciona proteinas a los tejidos.
Globulina. Existen normalmente 2 a 3 g de globulina
en cada 100 cc de sangre. La globulina es de composici6n
mucho mas variable que Ia albumina y consta, en realidad,
de gran numero de proteinas diferentes. Desempeiia una
funci6n menos importante que Ia albumina en Ia regula-
cion de Ia presion osm6tica, pero es mas importante en
otros aspectos, por ejemplo, todos los anticuerpos protec-
tores son globulinas.
Fibrin6geno. Es esencial para Ia coagulacion sanguinea
(vease mas adelante) .
Reacci6n del plasma sanguineo. La sangre siempre es
alcalina. El grado de alcalinidad depende de Ia concentra-
cion de hidrogeniones, que se expresa como pH de Ia
sangre.
Un pH de 7 representa una soluci6n neutra.
Un pH de 7 a 1 representa una soluci6n acida.
Un pH de 7 a 14 representa una soluci6n alcalina.
El pH 7 corresponde, pues, a una solucion neutra. La
sangre es siempre una solucion ligeramente alcalina (su
sangre es siempre una soluci6n ligeramente alcalina (su pH
es de 7,35-7,45) . Esta cifra se mantiene constantemente;
solo ligeras variaciones en uno u otro sentido son compa-
tibles con Ia vida. El mantenimiento del grado constante
de alcalinidad de Ia sangre es, por consiguiente, muy im-
portante y se regula mediante los factores siguientes:
La eliminaci6n de anhidrido carbonico (que es un gas
acido) de los pulmones.
La excreci6n de dcidos por Ia orina.
La reserva alcalina, propiedad de la sangre que depende
de Ia presencia de bicarbonato sodico en el plasma, ac-
tuando en Ia forma que se ha denominado sustancia amor-
tiguadora, que impide Ia reducci(m de Ia alcalinidad de Ia
sangre por los acidos resultantes del metabolismo.
178 Manual de anatomía y fisiología

Coagulación de la sangre. Cuando la sangre se ha extra­


vasado, pronto se endurece y se convierte en una pasta
roja. Esta pasta o coágulo se retrae o resquebraja, dando
salida a un líquido de coloración de frambuesa, denomi­
nado suero.
Si se examina microscópicamente la sangre extravasada,
pueden observarse unos filamentos muy finos; son filamen­
tos de fibrina, formados a partir del fibrinógeno del plasma
por la acción del fermento trombina. Estos filamentos ro­
dean las células sanguíneas y junto con ellas forman el
coágulo. Si se recoge en un tubo de ensayo la sangre extra­
vasada, el coágulo que se forma flota en el suero.
La coagulación de la sangre es un proceso complicado
en el que intervienen varios factores. Como ya se ha seña­
lado, el fermento trombina es el agente que convierte el
fibrinógeno en filamentos de fibrina. La trombina no se
halla presente en la sangre normal no extravasada, pero
en cambio existe un precursor, la protrombina, que se con­
vierte en el fermento activo trombina por la acción de la
tromboquinasa. La tromboquinasa, o tromboplastina, es un
agente activador que se libera por un traumatismo sobre
los vasos sanguíneos, en especial por la lesión de las pla­
quetas sanguíneas, las cuales, mediante las sales de calcio
presentes en la sangre, tonvertirán la protrombina en trom­
bina, contribuyendo así a que se produzca la coagulación.
Por consiguiente, para producir un coágulo son necesarios
cuatro factores:

Sales de calcio, normalmente presentes en la sangre.

Lesión celular que' libera la tromboquinasa.

Trombina formada de la protrombina, en presencia de


tromboquinasa.
Fibrina formada del fibrinógeno en presencia de trombina.

El proceso de la coagulación puede expresarse por la


fórmula:

Protrombina + calcio + tromboquinasa = trombina


Trombina + fibrinógeno = fibrina
Fibrina + células sanguíneas = coágulo
La sangre 179

La protrombina se forma en el hígado. Es necesaria la


vitamina K para su producción.

La coagulación se acelera: a) por una temperatura lige­


ramente superior a la del organismo; b) por el contacto con
una superficie rugosa, como por ejemplo el cabo desgarrado
de un vaso sanguíneo lesionado o un apósito quirúrgico.

Se retarda: a) por el frío; b) por la conservación en un


frasco con paredes interiores recubiertas de parafina, ya
que la sangre requiere estar en contacto con una superfi­
cie humedecida con agua antes de coagularse, y la parafina
no constituye una superficie que permita la fijación del
agua, y e) por la adición de citrato sódico o potásico que
neutraliza las sales de calcio normalmente presentes.

Clínicamente, el trombo es un coágulo formado en la


circulación; la afección resultante es la trombosis. Puede
ocurrir una trombosis femoral después de una operación
quirúrgica; un coágulo en una arteria coronaria ocasiona
trombosis coronaria. Cuando se desprende una porción de
coágulo y penetra en la sangre circulante, se denomina
émbolo. Si este émbolo pasara a través del corazón y pe­
netrara en los pulmones por una de las arterias pulmonares,
podría llegar a obturarse un vaso grande o pequeño, cons­
tituyendo una embolia pulmonar.

Resumen de las funciones de la sangre

l. Actúa como sistema de transporte en el organismo,


acarreando todas las sustancias químicas, oxígeno y prin­
cipios nutritivos requeridos para la nutrición del organis­
mo, con objeto de que se realicen normalmente las fun­
ciones orgánicas, al paso que elimina el anhídrido carbónico
y otros productos de desecho.
2. Los hematíes transportan el oxígeno a los tejidos y
acarrean parte del anhídrido carbónico.
3. Los leucocitos aportan muchas de las sustancias pro­
tectoras y,. por su acción fagocític�, algunos de ellos prote­
gen el organismo contra las bacterias..
180 Manual de anatomía y fisiología

4. El plasma distribuye las proteínas requeridas para la


formación de los tejidos; aporta el líquido que contribuye
a la nutrición de todas las células, y constituye el vehículo
mediante el cual las sustancias de desecho son acarreadas
a los diferentes órganos excretorios para su eliminación.
S. Las secreciones internas, las hormonas y las enzimas
son acarreadas de órgano a órgano por medio de la sangre.

Todos los tejidos requieren un aporte adecuado de sangre,


que depende del mantenimiento de una presión sanguínea
arterial normal (véase más adelante). En posición de de­
cúbito, la presión sanguínea está nivelada, pero en bipe­
destación o en posición sedente, la sangre destinada al
cerebro tiene que ser impulsada hacia arriba.
El cerebro, en particular, requiere un adecuado aporte
continuo de sangre; si queda privado de sangre por espa­
cio de 3 a 4 minutos, se producen lesiones irreversibles y
algunas células cerebrales mueren. Por consiguiente, en el
paro cardiaco producido por cualquier causa (pág. 166) es
esencial un tratamiento urgente inmediato para conseguir
que el corazón actúe nuevamente. Incluso en un desvaneci­
miento simple, como el que puede ser producido por una
tensión emocional o un esfuerzo físico, la disminución de
la presión sanguínea es causa de una menor irrigación del
cerebro. Por consiguiente, es esencial hacer descender la
cabeza del individuo, bien empujándola hacia ad_elante entre
sus rodillas si está sentado, o preferiblemente acostándolo
en el suelo.

PRESióN SANGUINEA

La presión sanguínea arterial es la presión que ejerce la


sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos en cuyo
interior está contenida. Esta presión varía durante el ciclo
·

cardiaco (pág. 159).


Durante la sístole ventricular, cuando el ventrículo iz­
quierdo impulsa la sangre hacia la aorta, la presión san­
guínea alcanza su mayor intensidad: es la presión sistólica.
La sangre 181

Durante la diastole, la presiOn desciende y alcanza su


valor minimo, que se denomina presion diastolica.
La presion sanguinea sistolica es producida por el muscu-
lo cardiaco que impulsa el contenido del ventriculo al in-
terior de las arterias retraidas. Durante la diastole las arte-
rias se mantienen parcialmente distendidas debido a que
la resistencia periferica de las arteriolas impide que toda la
sangre se escape hacia los tejidos. Asi, la presion sangui-
nea depende, en parte, de la fuerza y volumen de la sangre
impulsada por el corazon y, en parte, de la contraccion de
la musculatura de las paredes de las arteriolas. Esta con-
traccion se mantiene por la accion de los nervios vasocons-
trictores que estan gobernados por el centro vasomotor
situado en el bulbo.
El centro vasomotor adapta la resistencia periferica para
mantener una presion sanguinea relativamente constante.
Esta presion sufre oscilaciones ligeras en las variaciones
fisiologicas tales como el ejercicio, las alteraciones menta-
les de tipo ansioso o emotivo, en el sueiio y durante las
comidas. Por esta razon, la presion sanguinea debe deter-
minarse siempre cuando el individuo esta relajado, en
reposo y preferiblemente acostado.

Para medir Ia presion sanguinea arterial se usa un ins-


trumento denominado esfigmoman6metro. Se rodea el brazo
con un manguito de goma inflable, que se une a un dispo-
sitivo inyectador de aire y un manometro. Inyectando aire,
Ia presion en el mangui to alcanza a 200 mm Hg, que es
suficiente para detener completamente Ia circulacion de la
sangre por la arteria humeral, con lo que se detiene el
pulso radial. Se disminuye entonces la presion del manguito
hasta el momento en que vuelve a apreciarse el pulso. En
este momento la presion registrada en el manometro de
mercurio se considera como la presion sistolica. Se reduce
entonces gradualmente Ia presion sobre la arteria humeral,
hasta que puedan apreciarse netamente los latidos cardia-
cos o del pulso, y en este punto se registra la presion en
el man6metro y Ia cifra se considera como correspondiente
a la presion diast6lica.
182 Manual de anatomía y fisiología

La diferencia de la presión entre la sístole y la diástole


se denomina presión del pulso y es normalmente de 30 a
50 mm Hg. El límite inferior de la ·presión sistólica en el
adulto normal se valora aproximadamente en 105 mm Hg
y el límite superiot en 150. En la mujer, la presión es de
S a 10 mm Hg más baja que en el hombre.

Valor de la presión sanguínea normal (en mm Hg)

Diastólica Sistólica

En la infancia 50 70 a 90
En la segunda infancia 60 80 a 100
En la adolescencia 60 90 a 110
En el adulto joven 60 a 70 110 a 125
En la edad adulta 80 a 90 130 a 150

Factores que mantienen la presión sanguínea

La fuerza de impulsión del corazón, que ya se ha descrito


en la página 159.
Cantidad de sangre circulante. Es necesario llenar todo
el sistema de conductos sanguíneos hasta su plena capaci­
dad con objeto de lograr la presión conveniente. Como que
las paredes del vaso sanguíneo son elásticas y distensibles,
deben llenarse hasta su capacidad máxima antes de que se
pueda registrar cualquier grado de presión. La pérdida de
sangre, como sucede en la hemorragia, suele conducir a
un descenso de la presión. La administración de líquidos,
como por ejemplo plasma sanguíneo o suero salino, suele
producir nuevamente un aumento de la presión.

Viscosidad de la sangre. La viscosidad de la sangre de­


riva de las proteínas del plasma y del número de corpúscu­
los contenidos en la corriente sanguínea. Cualquier varia­
ción en estos factores alterará la presión sanguínea. Por
ejemplo, en la anemia existe un descenso de los glóbulos
rojos y, consiguientemente, la presión puede ser menor si
no se produce una hiperactividad compensadora del cora­
zón y del sistema vasomotor.
la sangre 183

El valor de la fricción ejercida por los líquidos sobre las


paredes de los vasos varía según la viscosidad de dichos
líquidos. Cuanto más concentrado sea el líquido, mayor
será la fuerza requerida para impulsarlo a través de los
vasos.

Elasticidad de las paredes de los vasos sanguíneos. La


presión es mayor en las arterias que en las venas debido a
que la capa muscular de las arterias es más elástica que
la de las venas.

Resistencia periférica. Es la resistencia ofrecida por la


fricción de la corriente sanguínea en los vasos. La resis­
tencia es mayor •en las arteriolas, debido a que la resisten­
cia a la fricción es proporcional al número de vasos sepa­
rados a través de los cuales circula la sangre.

Velocidad de la sangre. La velocidad de la corriente san­


guínea depende del tamaño del lecho que proporcionan los
vasos o grupos de vasos. La sangre en la aorta circula con
rapidez. Su velocidad disminuye a medida que avanza por
las arterias y se convierte en mucho más lenta en los
capilares.
En el lecho capilar, o «lago capilar», como a veces se de­
nomina, la sangre fluye a través de un gran número de
vasos sumamente diminutos; el diámetro de la sección
de todos estos vasos es unas 600 veces aproximadamente
mayor que el de la aorta.
Este ensanchamiento del área a través de la cual fluye
la sangre produce una disminución extraordinaria en la
velocidad de la corriente. Es aquí, en esta corriente muy
lenta, donde se produce el intercambio de ·gases, se absor­
ben las sustancias alimenticias y se originan los productos
de desecho, entre los hematíes y el plasma en los capilares,
y los líquidos y las células en los tejidos orgánicos.
A medida que la sangre se va recogiendo por las venas
aumenta nuevamente la velocidad de la corriente y la san­
gre fluye a través de la luz de las venas cavas superior e
inferior, de forma que la corriente es cada vez más rápida
a medida que se aproxima a la aorta. Con bbjeto de mante­
ner la circulación, la sangre que alcanza el corazón debe
184 Manual de anatomía y fisiología

tener el mismo volumen que la que abandona dicho órga­


no. La presión sanguínea en las venas es muy baja, por lo
que deben existir determinados factores que contribuyan
a aumentar la fuerza de impulsión de la sangre hacia el
corazón. Estos factores son:
El movimiento de los músculos esqueléticos que ejercen
presión sobre las venas.
Los movimientos producidos por la respiración, en par­
ticular por la elevación y descenso del diafragma, que actúa
como una bomba.
La acción de succión ejercida por las aurículas vacías
durante la diástole y que atraen la sangre de las venas
para llenarse.
La presión sanguínea arterial que, a pesar de que se pre­
senta muy disminuida en las arteriolas y capilares, es to­
davía lo suficientemente potente para impulsar la sangre
hacia el corazón.

Notas clínicas

La anemia es una deficiencia en el número de hematíes o en la


cantidad de hemoglobina contenida en ellos. Existe cierto número
de variedades de anemia y se ha realizado una clasificación compleja
de este trastorno de la sangre, pero para los propósitos de esta nota
breve mencionaremos solamente dos tipos.
La anemia por carencia de hierro puede ser debida a hemorragia
grave, aparecida como resultado de traumatismo o enfermedad; a
pérdidas discretas y constantes de sangre, como sucede en la úlcera
péptica y en la hernia del hiato; a carencia alimentaria, que puede
sex: el resultado de hábitos excéntricos de comida, a la ignorancia de
provisión familiar o del arte de cocinar, o a falta de alimento debido
a pobreza. Además, excepto en el caso de que los factores químicos
esenciales estén presentes en la dieta, tales como la vitamina B,
(cianocobalamina) presente en las carnes rojas y en el hígado, el
proceso de producción de los hematíes es incompleto y no llega a
madurar.
La anemia perniciosa (anemia de Addison) ocurre cuando existe
insuficiencia de absorción de la vitamina B, mencionada anterior­
mente. Esto obedece a un defecto del estómago, que no consigue
secretar una sustancia especial secretada normalmente por la pared
del estómago y conocida como factor intrínseco de Castle, que es
esencial par.a la absorción de la vitamina B,.
Los síntomas básicos de la anemia son aquéllos debidos a la falta
del factor transportador de oxígeno en la sangre, y se caracterizan
por insuficiencia respiratoria, torpeza y una sensación de cansancio
La •angre 185

y perdida del apetito, con palidez de Ia pie!. La anemia por carencia


de hierro responde favorablemente a Ia administraci6n regular de
hierro; Ia anemia perniciosa responde a las inyecciones intramuscu-
lares regulares de Ia vitamina B,.
La leucocitosis, leucopenia y agranulooitosis se han mencionado
anteriormente (pag. 175).
La hemofilia es un trastorno familiar de Ia sangre con deficiencia
del mecanismo de coagulacion, por lo que un paciente puede pre-
sentar hemorragia grave despues de un traumatismo muy discreto,
e incluso puede aparecer una hemorragia peligrosa despues de una
extraccion dentaria. El trastorno se transmite a. traves de las mujeres,
que son portadoras, a los hombres, que son los hemofilicos.
En las paginas 174 y 175 se ha mencionado la acci6n fagocitica de
los leucocitos, y en Ia pagina 172 se ha expuesto Ia gravedad de
reduccion de Ia hemoglobina en los hematies.
La hipertensi6n implica un aumento de la presion sanguinea por en-
cima del valor normal, aunque es dificil definir una presi6n sanguinea
normal promedia para cualquier grupo de edades, aunque con fre-
cuencia se admite Ia cifra de 160/90 bacia Ia edad de 60 aiios. Sin em-
bargo, muchos individuos, aparentemente normales, presentan una pre-
sion superior .a estas cifras. Entre las presiones sist6lica y diast6lica
existe generalmente una amplitud de 40 a 50. Una presion diast6-
lica superior a 130 mm Hg constituye un grado grave de hipertensi6n.
Se explorara cuidadosamente el sistema cardiovascular en todo
individuo que presente hipertension. Puede existir cierto grado de
participaci6n cardiaca y aparecer lesiones arteriales; por ejemplo,
puede desgarrarse una arteria cerebral con el «ictus» consiguiente, o
bien puede producirse hemorragia retiniana o aparecer lesiones en
los riiiones, que suelen perturbar Ia funci6n renal.
La hipotensi6n, presion arterial baja, puede ser fisiol6gica en estado
normal, durante el reposo, despues de Ia fatiga o en algunos indivi-
duos ancianos. Aparece como sintoma en el mixedema y en ciertas
formas de tiroiditis no maligna, como en Ia enfermedad de Hashi-
moto, en Ia cual respondera facilmente a Ia administraci6n de ex-
tracto tiroideo.
Capítulo 11

Vasos sanguíneos principales

Existen varias clases de vasos sanguíneos. Las arterias y


arteriolas, que transportan la sangre del corazón, acarrean
siempre sangre oxigenada, exceptuando las arterias pulmo­
nares que acarrean sangre venosa.
Las vénulas y venas transportan la sangre hacia el cora­
zón y, exceptuando las venas pulmonares, siempre acarrean
sangre desoxigenada.
Los capilares son vasos sanguíneos muy diminutos en los
que terminan las arteriolas y empiezan las vénulas. Forman
una delicada red de vasos que se ramifican en la mayoría
de los tejidos del cuerpo humano.
Ciertas arterias, tales como las que transportan la sangre
al cerebro y algunos de los vasos de los pulmones, hígado
y bazo, no terminan en capilares. Estos vasos se denominan
arterias terminales.

Estructura de los vasos sanguíneos. Las arterias están


compuestas de tres capas:

Capa externa de tejido fibroso y conjuntivo; es la túnica


adventicia.
Capa media muscular y elástica; es la túnica media.
Capa interna, endotelial; es la túnica íntima.

La capa externa es protectora. La capa media es potente,


mantiene abierto el vaso y, por el estado de contracción de
sus fibras musculares, ejerce presión sobre la sangre.
La capa interna endotelial es muy fina y está recubierta
por una simple capa de células pavimentosas planas.
Vasos sanguineos principales 187

La capa media de la aorta y de las grandes arterias con-


tiene una gran cantidad de fibras ehisticas y menos tejido
muscular, cualidades requeridas para ser muy distensible.
Las arterias mas pequefias y las arteriolas contienen rela-
tivamente mas tejido muscular, ya que sus paredes deben
adaptarse facilmente, por medio de la regulaci6n vasomo-
tora, a las necesidades del organismo.
Las arterias y arteriolas estan irrigadas con sangre pro-
porcionada por un sistema especial de vasos denominados
vasa vasorum; presentan tambien un aporte nervioso de
pequefios fi.Iamentos que abrazan las paredes de los vasos.

Fig. 117. Estructura de una arteria y de una vena.


A. Adventicia.
B. Media.
C. Intima.
Observese Ia gruesa capa muscular de Ia arteria.

Las venas, como las arterias, estan compuestas de tres


capas, pero la capa media muscular es mas delgada, menos
firme, mas depresible y mucho menos elastica que la de
las arterias. Las venas de los miembros, en donde la sangre
debe luchar contra la acci6n de la gravedad, presentan val-
vulas dispuestas para permitir el paso de Ia sangre bacia
el coraz6n, pero no en sentido opuesto. Estas valvulas pre-
sentan forma de media luna, con la capa interna del endo-
telio reforzada por una pequefia cantidad de tejido fibrosa.
188 Manual de anatomia y fisiologia

Estas valvulas se oponen unas a otras; su extremidad libre


se halla en Ia direcci6n en que circula la sangre. Cuando
estan distendidas por la sangre, las valvulas dan a la vena
un aspecto nudoso:

Fig. 118. Vena abierta para mostrar los pliegues que forman
las valvulas.

Los capilares son vasos diminutos en los que terminan


las arterias. A medida que las arteriolas disminuyen de ca-
libre, desaparecen gradualmente las tres capas basta el
momento en que los capilares llegan a presentar el tamaiio
de finos vasos en forma de cabello, en donde quedan redu-
cidos a la capa interna endotelial. La extrema delgadez de
estos vasos permite la trasudaci6n de linfa que forma el
liquido tisular y acarrean el agua, las sales y los elementos
necesarios para la nutrici6n de las celulas, y por el inter·
cambio de gases entre los vasos capilares y las celulas tisu-
lares, suministran oxigeno y acarrean las sustancias de
desecho incluido el anhidrido carbonico.
Los capilares ejercen, por tanto, una funci6n muy impor-
tante ya que distribuyen las sustancias a los tejidos, lo que
permite la realizaci6n de las distintas funciones que tienen
Iugar en el organismo.
La composicion de Ia sangre varia en las arterias y en
las venas. La sangre arterial contiene oxigeno y es de color
rojo escarlata brillante debido a que la hemoglobina se
halla combinada con el oxigeno. Si se secciona una arteria
se observara que sale sangre que se proyectara en forma
de chorros alternos en correspondencia con los latidos del
coraz6n.
Vasos sanguíneos principales 189

La sangre venosa es más oscura y de color purpúreo, ya


que ha cedido gran parte de su oxígeno a los tejidos. Si
se secciona una vena se observará que la sangre mana en
chorro continuo. En los capilares la sangre varía constan­
temente de color y de composición debido al intercambio
de gases que se produce en ella. La hemorragia capilar se
reconoce porque la sangre rezuma vivamente en la su­
perficie.

NOMBRES Y LOCALIZACIONES
DE LAS PRINCIPALES ARTERIAS

La aorta es la arteria principal del cuerpo. La parte si­


tuada en el tórax se denomina aorta torácica. La aorta aban­
dona el ventrículo izquierdo del corazón, en donde la aber­
tura se halla regulada por la válvula aórtica. Forma enton­
ces un arco sobre la base del corazón, constituyendo el
cayado de la aorta, que se eleva hasta la altura del manu­
brio del esternón. De este cayado o arco se originan tres
ramas. Una, en la parte derecha, es la arteria innominada,
que tiene una longitud aproximada de S cm y que se divide
en arteria carótida primitiva derecha y arteria subclavia
derecha. Del lado izquierdo del cayado se originan dos ra­
mas, la carótida primitiva izquierda y la subclavia izquierda.
Desde el cayado de la aorta, el vaso pasa a través del
tórax, la aorta torácica, que sigue por detrás del diafragma
y se convierte en aorta abdominal. La aorta emite ramas
para las vísceras torácicas y abdominales (fig. 119).
La aorta abdominal da origen a ramas muy importantes.
El tronco celiaco se origina inmediatamente por debajo
del diafragma y se divide en tres ramas, las arterias hepá­
tica, gástrica y esplénica, que irrigan el hígado, estómago,
páncreas y bazo.
Las arterias mesentéricas superior e inferior irrigan el
mesenterio y los intestinos.
Las arterias renales irrigan los riñones.
Las arterias espermáticas en el varón y las ovancas en
la mujer irrigan los testículos y ovarios, respectivamente.
190 Manual de anatomia y flaiologia

....u.......,.-SUBCLAVIA IZOUIEROA

1+7'-r-r..,.--- CAYADO DE LA AORTA

AORTA
TORACICA

AORTA
ABDOM INAL MESENTI!RICAS
TESTICULAR _....-::......-.=:-~ SUPERIOR E
U OVARICA INFERIOR

ILIACAS INTERNAS

Fig. 119. Aorta y sus ramas principales.

Por delante de Ia cuarta vertebra lumbar, Ia aorta abdo-


minal se divide para formar las arterias iliacas primitivas
derecha e izquierda. Estas se dividen entonces en las arte-
rias iliacas internas y externas derechas e izqu ierdas. La
arteria iliaca in terna pe ne tra en Ia pelvis para irrigar los
6rganos de esta cavidad. La arteria iliaca externa pasa por
debajo del ligamenta de Poupart, penetra en el muslo y
se convierte en arteria femoral.
Vasos sanguíneos principales 191

TEMPORAL PROFUNDA

TEMPORAL
SUPERFICIAL

OCCIPITAL

LINGUAL

TIROIDEA SUPERIOR

Fig. 120. Ramas de la arteria carótida externa que irrigan la cara


y la cabeza. La arteria carótida interna pasa al interior del cráneo
(véase fig. 131, pág. 204).

Arteria carótida primitiva. La arteria carótida primitiva


asciende en el cuello y se divide en las arterias carótidas
interna y externa a nivel del cartílago tiroides.
La arteria carótida interna asciende sin proporcionar nin­
guna rama en su trayecto por el cuello, pasa a través del
conducto carotídeo en el hueso temporal, penetra en el
cráneo y se divide en las arterias oftálmica y cerebrales
anterior y media.
La arteria carótida externa se divide en tres ramas prin­
cipales para irrigar la parte externa del cráneo y de la
cara.
La arteria facial pasa sobre el maxilar inferior cerca de
su ángulo, y cerca de la comisura de la boca emite las
ramas labiales y asciende para irrigar la nariz y la mejilla,
terminando finalmente en el ángulo interno del ojo.
192 Manual de anatomía y fisiología

COMUNICANTE ANTERIOR
ARTERIA CARÓTIDA INTERNA
IZQUIERDA

ARTERIAS VERTEBRALES

Fig. 121. Círculo de Willis. Las dos arterias vertebrales, por detrás,
y las dos arterias carótidas internas, por delante, se unen para formar
el circulo de Willis, del que se originan las arterias que irrigan el
cerebro.

La arteria temporal, que asciende por la parte lateral de


la cabeza, puede apreciarse su pulsación en el punto en
que se halla superficialmente con relación al hueso tem­
poral, por delante de la oreja. Suministra ramas para la
parte lateral de la cabeza.
La arteria occipital pasa a la parte posterior de la cabeza
y se divide en diversas ramas para esta región.
La arteria maxilar superior pasa profundamente hacia el
cuello del maxilar, en la mejilla, e irriga los músculos de
la masticación. Suministra también la importante arteria
meníngea media que pasa a través de la base del cráneo
hacia el interior de la cavidad craneal. Esta arteria es asien­
to, a veces, de una hemorragia extradural, a consecuencia de
una fractura del cráneo, ya que se halla en un canal situado
en la cara interna del cráneo.

Círculo de Willis. Las arterias vertebrales se originan


de las arterias subclavias, penetran en el cuello a través
Vasos sanguineos principales 193

1.• COSTILLA

ARTERIA AXILAR

ARTERIA HUMERAL

ARTERIA CUBITAL

Fig. 122. Arterias principales de Ia extremidad superior derecha.

de los agujeros situados en las apofisis transversas de las


vertebras cervicales y despues en el cnineo a traves del
agujero magno y se unen para formar la arteria basilar.
Esta origina las arterias cerebrales posteriores derecha e
194 Manual de anatomía y fisiología

tr-r--- ARTERIA CUBITAL

ARCO PALMAR PROFUNDO

ARCO PALMAR SUPERFICIAL

Fig. 123. Arterias de la mano. Arcos palmares profundo y superficial.

izquierda. Las ramas de éstas se dirigen hacia adelante y se


anastomosan con las arterias cerebrales anterior y media
para formar el círculo o polígono de Willis.

Arteria subclavia y sus ramas. La arteria subclavia se


origina de la aorta y pasa sobre la primera costilla, en la
que imprime un surco; pasa entonces por debajo de la
clavícula y penetra en la axila, en donde se convierte en
arteria axilar. En el borde inferior de la axila se convierte
en arteria humeral, que corre hacia la parte inferior del
brazo en la parte interna del músculo bíceps, para divi­
dirse, en el pliegue del codo, en las arterias radial y cubital.
En la fosa cubital (por delante del pliegue del codo)
puede apreciarse claramente en la linea media el tendón
del bíceps si se flexiona el codo. Inmediatamente por den­
tro de éste, puede palparse fácilmente la arteria humeral.
J?.ste es el punto común para registrar la presión sanguínea
y constituye una buena guía, junto con la arteria radial,
Vasos sanguineos principales 195

LIGAMENTO
INGUINAL

ARTERIA
FEMORAL
PROFUNDA

ARTERIA
FEMORAL

Fig. 124. Arterias principales de Ia extremidad inferior derecha.


196 Manual de anatomía y fisiología

para registrar la velocidad del pulso, ya que el vaso pre­


senta un gran trayecto en este punto.
La arteria radial pasa por el lado radial del antebrazo y
la arteria cubital por el lado cubital, suministrando sangre
para las estructuras de esta región. Pasando por delante
de la muñeca, se forman los arcos palmares superficial y
profundo de la mano. Estos arcos suministran las ramas
palmares y digitales para la mano y dedos.

Arteria femoral y sus ramas. La arteria femoral se di­


rige hacia la cara interna del muslo y en el tercio inferior
pasa por detrás del fémur (arteria femoral profunda) y
por detrás de la rodilla, en donde se convierte en arteria
poplítea. Se divide entonces en dos ramas principales que
irrigan la pierna.
La arteria tibia! anterior se halla situada en el compar­
timiento anterior de los músculos de la pierna y, pasando
por encima del pliegue del tobillo, se convierte en la arteria
dorsal del pie. Ésta irriga las estructuras del dorso del pie
y proporciona ramas para la superficie dorsal de los dedos.
Esta arteria es palpable en el punto medio situado entre
los maléolos externo e interno, por delante de la articu­
lación del tobillo cuando ésta se halla flexionada.
La segunda división de la arteria poplítea es la tibial pos­
terior, que pasa por detrás de la tibia, profundamente si­
tuada en los músculos de la pantorrilla. Esta arteria pe­
netra en el pie pasando por detrás del maléolo interno, por
debajo del ligamento anular del tobillo. Se divide entonces
en las arterias plantares externa e interna para irrigar las
estructuras de fa planta del pie.

El injerto arterial se practica para combatir la obstruc­


ción arterial. Las enfermeras deben estar familiarizadas con
el curso de la corriente sanguínea por debajo de la lesión
con objeto de realizar observaciones precisas acerca de la
temperatura y coloración del miembro, tener conocimiento
de cualquier enfriamiento súbito o aspecto moteado de la
piel, estar familiarizadas con la situación de las pulsaciones
periféricas, ser capaces de palparlas y comunicar cualquier
variación súbita.
Vasos sanguíneos principales 197

RAMAS DIGITALES

ARTERIA DORSAL DEL PIE

ARTERIA PLANTAR INTERNA

ARTERIA PLANTAR EXTERNA


ARTERIA TIBIAL POSTERIOR

Fig. 125. Arterias de la planta del pie. La arteria tibial posterior pasa
por detrás del maléolo interno y se divide en las arterias plantares
externa e interna.

El conocimiento de la razón del periodo de reposo en


cama y las medidas que deben adoptarse ante cualquier
complicación, edema por ejemplo, deben formar parte de
su cometido.

VENAS PRINCIPALES

Las venas transportan la sangre hacia el corazón. Em­


piezan como pequeños vasos formados por la unión de los
capilares. Estas pequeñas venas se unen y forman otras
venas cada vez mayores, constituyendo finalmente los tron­
cos venosos que aumentan de tamaño a medida que se
acercan al corazón. Las venas son más numerosas y de
mayor tamaño que las arterias.
198 Manual de anatomía y fisiología

Las venas profundas acompañan a las arterias principales


y reciben su misma denominación; algunas arterias tienen
dos venas acompañantes.

Las venas superficiales están situadas inmediatamente


por debajo de la piel y comunican con las venas profundas
en ciertos puntos, antes de que los grandes troncos venosos
alcancen el corazón.

Venas del tórax. Las venas braquiocefálicas, formadas


por la unión de las venas subclavia y yugular interna, se
unen por detrás del primer cartílago costal para formar la
vena cava superior. La vena braquiocefálica derecha es más
corta que la izquierda. Las venas braquiocefálicas reciben
la sangre de la cabeza y de los miembros superiores, y
además reciben venas procedentes de la parte superior del
tórax, incluidas las venas mamarias.
El grupo de venas ácigos recibe venas del tórax, inclui­
das las venas bronquiales, y la vena ácigos desemboca en
la vena cava superior.
La vena cava superior, formada por la unión de las dos
venas braquiocefálicas, tiene una longitud aproximada de
7,5 cm. Recibe la sangre de la cabeza, cuello, ambos miem­
bros superiores y de las paredes anteriores del tórax, y
vierte su contenido en la parte superior de la aurícula
derecha del corazón.

Venas profundas de la extremidad superior. En el miem­


bro superior existen las venas radial y cubital en el ante­
brazo; se unen a nivel del codo y se convierten en la vena
humeral; ésta se convierte después en axilar y finalmente
en vena subclavia. La vena subclavia de cada lado se une
con la vena yugular interna procedente d� la cabeza para
formar las venas braquiocefálicas derecha e izquierda y
éstas se unen a su vez para formar la vena cava superior
(figura 126).

Venas de la pelvis y el abdomen. La vena femoral pasa


desde el miembro inferior por debajo del ligamento ingui­
nal, para penetrar en la pelvis en donde se convierte en la
Vasos sanguíneos principales 199

VENA
YUGULAR
INTERNA

Fig. 126. Formación de la vena cava superior por la unión de las dos
venas braquiocefá-licas.

vena iliaca externa. Cerca de la articulación sacroiliaca se


une con la vena iliaca interna, que conduce la sangre pro­
cedente de los órganos de la pelvis. La unión de la vena
iliaca interna con la ilíaca externa forma la vena iliaca
primitiva; las venas iliacas primitivas derecha e izquierda
se unen hacia el lado derecho de la quinta vértebra lumbar
para convertirse en la vena cava inferior.
La vena cava inferior recibe muchas tributarias a medida
que transcurre a través del abdomen para transportar la
sangre de las regiones situadas por debajo del diafragma
hasta el corazón. Recibe las venas lumbares, que drenan
la pared abdominal posterior, las venas testiculares u ová­
ricas, las venas renales y suprarrenales, la vena frénica
inferior y las venas hepáticas. Los movimientos respirato­
rios del diafragma forman parte de la «bomba muscular»
que atrae la sangre venosa desde los miembros inferiores
hacia el corazón.

Venas profundas de la extremidad inferior. En el miem­


bro inferior las venas tibiales anterior y posterior se unen
para convertirse en la vena poplítea, la cual da lugar enton­
ces a la femoral, que finalmente se convierte en iliaca ex­
terna. Las venas ilíacas interna y externa se unen para
200 Manual de anatomía y fisiología

V. FR�NICA IZQUIERDA

V. RENAL IZQUIERDA

V. TESTICULARES
U OVÁRICAS

VENA
PORTA VENA CAVA INFERIOR

ARTERIAS !llACAS
PRIMITIVA.
INTERNA Y
VENAS ESPL�NICA,
EXTERNA IZQUIERDAS
GÁSTRICA Y
MESENT�RICA

LIGAMENTO INGUINAL

Fig. 127. Vena cava inferior y sus principales tributarias


(véase fig. 119, pág. 190).

formar la vena ilíaca primitiva. Se unen las venas iliacas


primitivas derecha e izquierda, formando la vena cava in­
ferior (véase anteriormente y fig. 127).

Venas de la cabeza y el cuello. La sangre del cerebro


circula en el interior del cráneo dentro de conductos for­
mados por la duramadre y denominados senos venosos
(figura 128).
El seno sagital o longitudinal superior, que por su posi­
ción se corresponde con el borde superior de la hoz del
cerebro, recibe sangre del cerebro, y el seno sagital inferior
drena la hoz del cerebro y el tejido cerebral circundante.
El seno recto está situado entre la hoz cerebral y la
tienda del cerebelo.
Existen dos senos transversos, que se hallan situados
junto al cráneo, recibiendo la sangre de los otros senos y,
pasando a través de una abertura del cráneo conocida con
el nombre de agujero yugular, penetran en el cuello y se
convierten en las venas yugulares derecha e izquierda.
En la profundidad del cráneo están situados otros senos.
entre ellos los senos cavernosos, dispuestos a cada lado del
Vasos sanguineos principales 201

SENOS SAGITALES
SUPERIOR E
INFERIOR

SENO
SJGMO IDEO
DERECHO

Fig. 128. Principales senos venosos de Ia duramadre.

esfenoides. Transportan Ia sangre de la 6rbita, nariz y me-


jilla, asi como de parte de los hemisferios cerebrales. La
infecci6n de la cara en estas regiones puede ser causa de
trombosis del seno cavernoso, afecci6n de canicter muy
grave.
La vena yugular interna se halla situada profundamente
en el cuello. Contiene la sangre procedente del interior del
cr{meo y recibe asimismo las venas lingual, facial y ti-
roidea. La vena yugular interna se une con Ia vena subclavia
de carla lado para formar las venas braquiocefalicas dere-
cha e izquierda. Estas venas se unen para formar Ia vena
cava superior (fig. 126).
La vena yugular extema es una vena superficial situada
ligeramente por detras y por debajo de Ia oreja, y esta
formada por la union de las venas que acarrean la sangre
de las regiones situadas a carla lado de Ia cara y de Ia
oreja. Desemboca en Ia vena subclavia. Otra vena super-
ficial que se halla en Ia parte ante rior del cuello, Ia vena
202 Manual de anatomia y fisiologia

VENA TEMPORAL SUPERFICIAL

VENA FACIAL TRAN SVERSA

VENA FACIAL ANTE RIOR

VENA$
YUGULARES
EXTERNA
INTERNA--j----...;{{
y
V. SU BCLAVIA ANTERIOR
DERECHA ESTERNO-
CLEIDOMAS-
TO IDEO
SUPERFICIAL EXTIRPADO

Fig. 129. Venas de Ia cabeza y el cuello.

yugular anterior, transporta la sangre de esta region y se


une con la vena yugular externa (fig. 129).
Las venas superficiales de Ia extremidad superior empie-
zan en forma de una red de pequefias venas en las m anos.
Las de Ia palma se dirigen hacia Ia vena mediana, las de
Ia cara interna del dorso hacia la vena basilica y las de la
cara externa hacia la vena cefalica.
La vena mediana corre por Ia cara anterior del antebrazo
y, por debajo del codo, se divide en las venas mediana
basilica y m ediana cefalica. Estas dos venas se unen con
la vena cubital mediana (fig. 130), que cruza la fosa cubi-
tal y se usa comunmente para la punci6n venosa y para
Ia sangria.
La vena basilica corre por Ia cara interna del antebrazo
y atraviesa Ia fascia profunda en la parte superior del
brazo. Se continua, como vena profunda, en forma de vena
humeral, que despues se convierte en vena axilar.
Vaaos sanguineos principales 203

-:::::. --------
- -,- ......... \~:

//
/;>' VENA SUBCLAVIA

Itt7~'
It
It
It VENA AXILAR
IJ

VENA CEFALICA --+-rl


,,II
II
II
II
II
II
II
II

"

VENA

VENA MEDIANA

Fig. 130. Principales venas superficiales del miembro superior derecho.

La vena cefalica corre por la cara externa del antebrazo


y del brazo, basta que atraviesa la fascia profunda cerca
del hombro para vaciar su contenido en Ia vena axilar.
204 Manual de anatomía y fisiología

ABERTURA DE LA SAFENA

VENA
POPLITEA

POSICIÓN
LA VENA
FEMORAL

Fig. 131. Principales venas superficiales del miembro inferior


izquierdo.

Venas superficiales de la extremidad inferior. La vena


safena interna es la más larga y voluminosa. Empieza en
la cara interna del dorso del pie, recibiendo las venas tri­
butarias de esta región; pasa entonces a lo largo de la cara
interna de la pierna, por detrás de la rodilla, se coloca
Vasos sanguíneos principales 205

nuevamente por delante y penetra, finalmente, por la fascia


profunda en la abertura de la safena ( fig. 131) para de­
sembocar en la vena femoral, en el interior de la vaina
femoral. En todo su curso recibe venas tributarias y va
acompañada de numerosos vasos linfáticos.
La vena safena externa empieza en el borde externo del
pie. Pasa por detrás del maléolo externo y sigue después
a lo largo de la parte media de la pierna hasta la rodilla.
Recibe tributarias del pie y de la parte posterior de la pierna
y, finalmente, atraviesa la fascia en la región poplítea para
unirse en la profundidad con la vena poplítea.
Existen comunicaciones entre las venas superficiales y
profundas.

Notas clínicas

Las paredes de las arterias pueden estar sometidas a diversos pro­


cesos patológicos, que suelen conducir a hipertrofia o lesiones dege­
nerativas, con la consiguiente dilatación o estrechamiento de la luz.
El aneurisma es una dilatación que puede presentar una tumefac­
ción fusiforme cuando se afecta la totalidad de la circunferencia de
la arteria, o una tumefacción sacular cuando existe debilidad de una
porción de la pared. Esta tumefacción tumoral puede ejercer presión
sobre las estructuras adyacentes, ocasionando síntomas compresivos,
o bien puede romperse. Un aneurisma de cualquier porción de la
aorta es muy grave. Arteritis es la inflamación de una arteria.
La arteriosclerosis se describe como un endurecimiento de las pa­
redes arteriales, asociada generalmente con hipertensión y, a veces,
con enfermedad renal crónica. Otros trastornos son el émbolo, que
es un coágulo que se desplaza en la articulación y que llega a im­
pactarse en un vaso pequeño, y el trombo, que es un coágulo que
obstruye un vaso sanguíneo en el punto en que se ha formado (véase,
también, pág. 179).
La aterosclerosis es un trastorno progresivo que afecta, a menudo,
a las arterias de los miembros inferiores, produciendo palidez de la
piel, adormecimiento y dolor. Una forma de esta afección es la
tromboangiítis obliterante.
La cirugía arterial es una de las ramas de la cirugía que ha pro­
gresado considerablemente en estos últimos años. Se dispone en la
actualidad de injertos arteriales para reemplazar segméntos de vasos
lesionados o enfermos (véase pág. 196).

Las venas pueden ser asiento de flebitis, que es una inflamación de


la pared venosa producida por infección o traumatismo. Como com­
plicación puede aparecer trombosis venosa, en la que un coágulo san-
208 Manual de anatomia y flaiologia

guineo obstruye una vena, o tromboflebitis, que es Ia inflamaci6n de


una vena complicada por un coagulo sanguineo que ha producido
obstrucci6n.
Las venas varicosas son venas superficiales dilatadas y tortuosas.
Esta afecci6n se atribuye a cierto nllmero de causas y puede existir
una tendencia hereditaria. Las venas varicosas ocurren mas comlln-
mente en los miembros inferiores. Las varicosidades afectan a las
venas safenas interna y externa (pag. 204). Normalmente, la impor-
tante columna de sangre en estas venas es sostenida por valvulas
en forma de cuspide, que se extienden a intervalos en todo el tra-
yecto de las venas (fig. 118). Si estas valvulas degeneran o se en-
sancha Ia luz de la vena, la columna de sangl"e retrocede, ya que esta
falta de soporte y las venas llegan a dilatarse y se vuelven tortuosas.
Si aparece insuficiencia de las valvulas principales que protegen la
uni6n de las venas superficiales con las profundas, la sangre se di-
rige entonces desde las venas profundas bacia las superficies, en
Iugar de seguir el camino inverso. De esta forma aumenta extraor-
dinariamente el relleno y las varicosidades de las venas superficiales.
Las hemorroldes son las venas dilatadas del recto; se describen
como internas o externas, segun Ia posici6n del plexo de venas afecto.
Las varices eaofaglcas son venas dilatadas raras en el es6fago, que
pueden sangrar profusamente y requieren tratamiento.
Capitulo 12

Sistema linfático, bazo


y sistema reticuloendotelial

El sistema linfático se halla íntimamente relacionado con


el sistema circulatorio. La sangre abandona el corazón por
las arterias y vuelve a él por las venas. Como ya se ha
expuesto en la página 6, parte del líquido que abandona
los capilares vuelve a la circulación a través de los linfáticos.

Composición. La linfa es semejante al plasma, pero con­


tiene menor cantidad de proteína. Los ganglios linfáticos
añaden linfocitos a la linfa, por lo que existe gran número
de ellos en los grandes vasos linfáticos. No existen otras
células. La linfa de los vasos circula por la contracción de
los músculos que rodean estos vasos y ayudada por la pre­
sencia de válvulas en algunos de los grandes conductos
linfáticos.

Funciones.
l . Contribuye al retorno de líquido y proteínas de los
tejidos a la circulación.
2. Transporta los linfocitos desde los ganglios linfáticos
a la circulación.
3. Acarrea la grasa emulsionada desde el intestino a la
circulación. Los linfáticos que desempeñan esta función se
denominan quilíferos.
4. Los ganglios linfáticos filtran y destruyen los gérme­
nes infecciosos, con objeto de evitar la propagación de la
infección desde el punto en que los gérmenes penetran en
los tejidos hasta las diversas partes del organismo.
208 Manual de anatomía y fisiología

PAROTIDEOS

CERVICALES SUBMENTONIANOS
PROFUNDOS

Fig. 132. Principales grupos de ganglios linfáticos de la cabeza


y el cuel lo
.

S. Después de una infección, los ganglios linfáticos pro­


ducen anticuerpos para proteger al organismo contra una
infección subsiguiente.

Vasos linfáticos. Son de estructura semejante a las venas


pequeñas, pero presentan numerosas válvulas que dan a
los vasos un aspecto de rosario. Los vasos linfáticos más
pequeños, o capilares linfáticos, son de mayor calibre que
los capilares sanguíneos y constan solamente de una capa
endotelial. Los vasos linfáticos empiezan en forma de di­
minutos plexos de capilares muy pequeños, o bien en los
espacios linfáticos, en la sustancia de los tejidos de diver­
sos órganos. Vasos linfáticos especiales, denominados qui­
líferos, se hallan en las vellosidades del intestino delgado
(página 246).

Ganglios linfáticos. Son pequeños ganglios ovales o en


forma de alubia, situados en el trayecto de los vasos linfá­
ticos y unidos entre sí. Actúan como filtros y están situados
Sistema linfatico, bazo y sistema reticuloendotelial 209

CERVI CALES
PROFUNDOS
INFERIORES

GANGLIO
S UPRATROCLEAR --T-T--T--i-1-..
\

Fig. 133. Drenaje linffuico del brazo y Ia mama del !ad o derecho.
El ganglio supratroclear pucde ser el primero en inflamarse en una infecci6n
de la mano y el antebrazo que puede propagarse a los ganglios axilares.
210 Manual de anatomia y fisiologia

GANGLIOS
PREA0RTICOS

GANGLIOS INGUINALES
SUPERFICIALES

GANGLIOS POPLfTEOS
( EN LA FOSA POPL[TEA)

Fig. 134. Principales ganglios linfaticos del miembro inferior derecho.


Estos gang)ios pueden inflamarse y aumentar de tamai\o en las infecciones
del pie y de Ia pierna (vease Nota clinica, pag. 21 5).
Sistema linfático, bazo y aiatema reticuloendotelial 211

en los lugares en donde se forman los linfocitos. Los prin­


cipales grupos de ganglios están localizados en el cuello,
axila, tórax, abdomen e ingle. (Para las posiciones de los
ganglios, véanse las figuras.)
Un ganglio linfático presenta un borde cóncavo y otro
convexo; el primero se denomina hilio. Un ganglio está com­
puesto de tejidos fibroso y muscular y sustancia ganglionar.
Una cápsula fibrosa externa recubre el ganglio; desde esta
cápsula parten prolongaciones de tejido fibroso y muscular,
trabéculas, que pasan al interior del ganglio formando com­
partimientos. Estos espacios están llenos de tejido ganglio­
nar que contiene numerosos leucocitos o linfocitos.

Fig. 135. Un ganglio <linfático mostrando los vasos aferentes que pasan
al borde convexo, y el vaso eferente que sa1e del hilio del ganglio.

Cuando el vaso aferente transporta una infección, el ganglio puede


inflamarse si no consigue detener la i nfección.

Los vasos linfáticos aferentes pasan a través de la cápsula


en su parte convexa y vacían su contenido en la sustancia
del ganglio. Este contenido se pone en contacto con nume­
rosos corpúsculos linfáticos y junto con muchos de ellos se
recogen por los vasos linfáticos eferentes que los transpor­
tan fuera del hilio. Las arterias y las venas entran en la
glándula y la abandonan a través del hilio.

Conductos linfáticos. Existen dos conductos linfáticos


principales, el conducto torácico y el conducto linfático
derecho.
212 Manual de anatomia y fisiologia

CONDUCTO LINFATICO VENAS


DERECHO BRAQUIOCEFALICAS

CONDUCTO
TORACICO

GANGLIOS
PREAORTICOS

Fig. 136. Conducto toracico.

Se observa que los linfaticos del lado derecho de Ia cabeza y el t6rax y del
brazo derecho drenan en el punto de uni6n de las venas yugular interna
derecba y subclavia derecha. El conducto toracico termina vaciando su con-
tenido en el mismo Iugar en el lado izquierdo.

El conducto tord.cico empieza, por delante de las verte-


bras lumbares, en la cisterna o receptd.culo del quilo. Pasa
entonces a traves del abdomen y del t6rax, se inclina a la
izquierda de la columna vertebral y se une con las grandes
Sistema linfático, bazo y sistema reticuloendotelial 213

venas en la base del lado izquierdo del cuello, en donde


vierte su contenido.
El conducto torácico recoge la linfa de todas las regiones
del organismo, excepto de las regiones tributarias del con­
ducto linfático derecho.
El conducto linfático derecho, que es un vaso mucho más
pequeño, recoge la linfa de la parte derecha de la cabeza
y cuello, del miembro superior derecho y del lado derecho
del tórax, y vacía su contenido en las venas de la parte
derecha de la base del cuello.
En el curso de una infección pueden inflamarse los vasos
y ganglios linfáticos, de la misma forma que pueden obser­
varse ganglios tumefactos dolorosos en la axila o en la ingle
en casos de infección de los dedos de la mano o del pie.

Las amígdalas están compuestas también por tejido lin­


fático (pág. 234). Están situadas entre los pilares de las
fauces y presentan numerosos linfocitos que se hallan en
el líquido de la superficie y en las criptas de las amígdalas.
Se observan cantidades considerables de tejido linfoide;
que entran a formar parte del bazo, membranas serosas y
cubierta interna del intestino delgado. En este último se
halla en la capa mucosa; en algunos puntos se comprueban
nódulos de tejido linfático. Cuando son únicos se denomi­
nan ganglios solitarios, y si se presentan agrupados forman
las placas de Peyer (pág. 246).

Vellosidades. Están constituidas, en gran parte, por te­


jido linfático; el quilífero central de la vellosidad comunica
con los plexos de vasos linfáticos del tejido submucoso, a
donde pasa la linfa y alcanza finalmente el receptáculo
quilífero (pág. 250).

Membranas serosas. Las membranas serosas, la mayor


de las cuales es el peritoneo, se describirán en los capítu­
los relacionados con los órganos en Jos cuales asientan.
Las membranas serosas están íntimamente asociadas con
el sistema linfático. Sus diversos pliegues contienen vasos
sanguíneos y linfáticos. Estas membranas están recubiertas
con epitelio pavimentoso o endotelio, conteniendo nume­
rosas aberturas en esta fina capa. Estas aberturas se de-
214 Manual de anatomía y fisiología

nominan estomas; comunican con los vasos linfáticos e


impiden de esta forma que la linfa se estanque en las cavi­
dades serosas.

BAZO

El bazo es una glándula de color purpúreo oscuro, si­


tuada en el lado izquierdo del abdomen, en la región del
hipocondrio izquierdo, por debajo de la novena, décima y
undécima costillas. Se apoya contra el fondo del estómago
y su superficie externa está en contacto con el diafragma.
Se relaciona con el riñón izquierdo, el ángulo esplénico del
colon y la cola del páncreas.
El bazo consta de una trama o armazón de tejidos con­
juntivo y linfoide, en cuyos intersticios está situada la
pulpa esplénica de la que se forma el tejido linfoide y nu­
merosas células hemáticas. Está recubierto por una cápsula
de tejido colágeno y elástico y algunas fibras musculares
lisas. Estas últimas poseen un escaso valor funcional en el
bazo humano. De la cápsula parten prolongaciones deno­
minadas trabéculas que pasan al interior de la glándula,
dividiéndola en compartimientos.
Los vasos sanguíneos esplénicos penetran y abandonan
la glándula por el hilio, que se h�la en su superficie in­
terna. Los vasos sanguíneos vacían directamente su conte­
nido en la pulpa esplénica, con Jo que la sangre se pone en
contacto con la sustancia esplénica, y no como sucede en
otros órganos en que se halla separada por los vasos san­
guíneos. Aquí no existe sistema capilar; los vasos no se
anastomosan ya que son arterias terminales. La sangre que
circula a través del bazo se recoge en un sistema de senos
venosos que vacían su sangre en ramas que se unen para
formar la vena esplénica que acarrea la sangre procedente
del bazo.

Funciones del bazo. El bazo forma hematíes durante la


vida fetal y puede formarlos durante la vida adulta cuando
existe alguna afección de la medula ósea.
El bazo elimina de la circulación los hematíes viejos y
forma linfocitos.
Sistema linfático, bazo y sistema reticuloendotelial 215

Se admite también que destruye los leucocitos y las


plaquetas.
Como parte integrante del sistema reticuloendotelial (véa­
se más adelante), el bazo interviene en la protección contra
la enfermedad; forma anticuerpos.
El bazo no es esencial para la vida. En algunos casos de
anemia hemolítica se practica la esplenectomía, con lo que
puede lograrse una mejoría o la desaparición de la fragi­
lidad de los hematíes propia de aquella afección.

SISTEMA AETICULOENDOTELIAL

En todos los tejidos y órganos del cuerpo existen ciertas


células que ingieren (fagocitan) bacterias y partículas ex­
trañas. Se hallan particularmente concentradas en los gan­
glios linfáticos, bazo y medula ósea. Estas células poseen
un gran poder de multiplicación y están relacionadas con
los linfocitos y con los órganos formadores de sangre; in­
tervienen en la protección del organismo contra la infección.

Notas clinicas

Linfangitis es la infección e inflamación de los vasos linfáticos, que


puede observarse en forma de estrías rojas por debajo de la piel
(página 210). La linfadenitis, inflamación de los ganglios linfáticos
situados en el trayecto de Jos vasos. es generalmente secundaria a
alguna infección en el territorio correspondiente a dichos ganglios,
por ejemplo la tumefacción ganglionar del cuello en la amigdalitis.
La hipertrofia o aumento de tamaño de los ganglios axilares apa­
rece en las enfermedades malignas de la mama y en las infecciones
de las regiones drenadas por estos ganglios (fig. 133). La mastec­
tomía radical practicada para el carcinoma de la mama pretende
eliminar todas las ramificaciones de los vasos linfáticos que drenan
esta área.

El bazo puede sufrir ruptura a consecuencia de una violencia di·


recta o indirecta, o ser lesionado por una herida de proyectil o por
un traumatismo obtuso. Se produce una hemorragia considerable a
causa de la abundante vascularización del bazo. Esta hemorragia
puede ser causa de shock, ya que la sangre en la cavidad peritoneal
produce irritación. Puede ser necesaria la esplenectomía. Véase,
también, más arriba, y en esta misma página, referencia sobre la
esplenectomía en la anemia hemolítica.
216 Manual de anatomia y fieiologia

Cuando el bazo aumenta de tamaiio, puede palparse por debajo del


reborde costal. Durante la inspiraci6n profunda se desplaza bacia
abajo y adentro.
La leucemia, que se considera como un proceso carcinogenico, se
caracteriza por una hiperproducci6n de leucocitos. Se clasifica, seglln
el tipo de leucocito afecto, como leucemia linfatica o leucemia mie-
loide. Esta enfermedad puede ocurrir en cualquier edad y es mas
comun en la infancia. La afecci6n puede ser aguda o cr6nica, seglln
Ia rapidez de progresi6n. EI pronostico es aleatorio; en Ia leucemia
aguda puede ocurrir Ia muerte en el espacio de escasas semanas,
pero los pacientes afectos de leucemia cr6nica pueden vivir varios
aiios.
Capítulo 13

Clasificación de los alimentos

Los alimentos se requiere11. para la formación del orga­


nismo, para contribuir a los requerimientos del uso y des­
gaste del mismo y para actuar como combustible para la
producción de calor y de energía.

Proteínas. Son sustancias que contienen nitrógeno, pro­


vienen de fuentes animales y vegetales y constituyen el
contenido protoplásmico básico de toda célula viva; por
consiguiente, se requiere el aporte diario de cierta cantidad
de proteínas.

Ejemplos de proteínas. Las proteínas pueden clasificarse


en animales y vegetales, pero pueden describirse más ade­
cuadamente clasificándolas como proteínas de clase A y
proteínas de clase B. Las primeras, o proteínas alimenticias
completas, contienen al menos cinco de los aminoácidos
útiles (en total existen dieciocho aminoácidos útiles).
Las proteínas de la clase A son todas proteínas animales.

Miosina, en la carne magra y en el pescado.


Albúmina, en la clara de huevo, lactalbúmina de la leche
y en la albúmina de la sangre, como la contenida en
la carne magra.
Caseinógeno, contenido en la leche coagulada y en el
queso.
Globulina, como la globulina sanguínea.
Vitelina, sustancia semejante a la globulina, contenida en
la yema del huevo.
218 Manual de anatomía y fisiología

Las proteínas de clase B son proteínas incompletas a las


que faltan determinados aminoácidos esenciales y son, prin­
cipalmente, de origen vegetal.

Gluten, la proteína del trigo (pan) y otros cereales.

Legumina (legumbres secas), presente en los guisantes,


habichuelas y lentejas. La soja es muy rica en legu­
mina.
Gelatina, es una proteína animal incompleta derivada de
tejido tales como los huesos y ligamentos. Se halla
presente en determinados extractos de carne y en cier­
tos caldos. Se obtiene también de diversos tejidos vege­
tales; un ejemplo es el agar agar, usado en la prepa­
ración de gelatinas y caldos.

Las proteínas están formadas de la combinación de ami­


noácidos, y en el proceso de la digestión cada proteína se
desintegra por la acción de las enzimas que actúan sobre
los aminoácidos de los que están formadas, ya que sola­
mente en este último estado pueden ser utilizadas por el
organismo. En una dieta normal se requieren de 80 a 100 g
de proteínas, y cada gramo puede proporcionar 4,1 calorías.

Hidratos de carbono. Contienen carbono que se combina


con hidrógeno y oxígeno en las proporciones que se hallan
en el agua (H,"O). Esta clase de alimentos proporciona al
organismo calor y energía; el carbono, al combinarse con
el oxígeno, libera anhídrido carbónico y produce energía.
Los hidratos de carbono proporcionan 4,1 calorías por cada
gramo que se utiliza en el organismo. Un adulto normal
consume aproximadamente 300 g diarios. Las fuentes prin­
cipales de hidratos de carbono son los azúcares y los
almidones.

Azúcares. Exceptuando la lactosa, o azúcar de leche,


todos derivan del reino vegetal:

Sacarosa, azúcar de caña, azúcar de remolacha.

Dextrosa (denominada también glucosa), azúcar de frutas,


miel.
Clasificación de los alimentos 219

Glucosa (véase Dextrosa).

Maltosa, o azúcar de malta; es un disacárido formado por


hidrólisis del almidón.

Almidones. Derivan principalm..:nte de las plantas ver­


des, en primer lugar, y entonces son almacenados en los
tallos, raíces y semillas.

Cereales, de los que son ejemplo el trigo, maíz, centeno,


arroz y cebada.

Raíces vegetales, particularmente las patatas, que contie­


nen mucho almidón.

Celulosa, es el ejemplo del tipo de almidón contenido en


las hojas y tallos de las plantas.

Glucógeno, que es un almidón animal presente en los


músculos y en el hígado.

Monosacáridos, o azúcares simples, por ejemplo, fructosa,


galactosa.

Disacáridos, o azúcares dobles, como la sacarosa, maltosa


y lactosa.
Polisacáridos, hidratos de carbono complejos, como el
almidón y la celulosa.
Todos los hidratos de carbono, una vez digeridos, se con­
vierten en un azúcar simple que es el único que puede ser
utilizado por los tejidos del organismo.

El glucógeno es el resultado de la conversión de los azú­


cares simples en solución en el organismo, que es la forma
en que los hidratos de carbono pueden ser almacenados en
el hígado y en los músculos hasta que sean necesarios, en
cuyo momento se convierten nuevamente en monosacáridos
simples.

Grasas. Derivan de fuentes animales y vegetales. Están


compuestas de carbono, hidrógeno y oxígeno y se almacenan
en forma de ácidos grasos y glicerina.
Ejemplos de grasas animales son la grasa de la carne y
del tocino y otros productos tales como la leche, mante­
quilla, queso y yema de huevo. Las grasas animales son el
220 Manual de anatomía y fisiología

componente esencial de la dieta, ya que contienen grandes


cantidades de vitaminas A. y D. De las grasas vegetales, el
aceite de oliva y las grasas de las nueces son los ejemplos
mejor conocidos.
Las grasas tienen la misma utilización que los hidratos
de carbono, ya que producen calor y energía. La grasa se
almacena en el organismo en forma de tejido adiposo.
Forma la principal reserva de energía del organismo. Las
grasas proporcionan 9,3 calorías por gramo; la dieta de un
adulto normal contiene 100 g.
Los hidratos de carbono y las grasas son los alimentos
propios para la combustión.

Agua. Forma las dos terceras partes del peso del cuerpo.
Es esencial para la salud, y la privación de agua es de con­
secuencias más graves para el organismo que la falta de
cualquiera de los otros principios alimentarios. Forma la
mayor parte de los tejidos. Disuelve muchas sustancias y
contribuye así a los cambios químicos que se producen en
el aparato digestivo. Mantiene la concentración salina nor­
mal de los tejidos, regulando así muchos de los procesos
del organismo y contribuyendo a facilitar el fenómeno de
la ósmosis.
El agua se ingiere en forma de bebidas líquidas. La can­
tidad puede considerarse como igual al agua. Una impor­
tante proporción de alimento sólido está compuesta tam­
bién de agua, particularmente las frutas y las verduras,
que contienen hasta 75 % de agua, como en el caso de las
patatas. Muchas de las frutas contienen más de 85% de
agua, y el melón contiene 95% o más. Cierta cantidad del
agua del organismo se obtiene de la oxidación del alimento.

El agua se consigue El agua se pierde cada día

Por Jos líquidos Bn forma de orina 1.500 ml


Por el contenido acuoso Por la piel 900 ml
del alimento En el aire espirado 400 ml
Por procesos de oxidación Por las heces 200 ml
del alimento
Clasificación de los alimentos 221

Debe mantenerse el equilibrio hídrico del organismo de


tal forma que la cantidad ingerida sea igual a la cantidad
perdida. La adaptación se realiza por el aumento o dismi­
nución en la cantidad perdida en forma de orina. Por con­
siguiente, si un hombre suda abundantemente, pierde más
agua por la piel y perderá menor cantidad en forma de
orina. En una enfermedad en la cual se emiten grandes can­
tidades de orina, como en la diabetes insípida y en la dia­
betes sacarina, el paciente experimenta sed e ingiere mayor
cantidad de líquido por la boca.
Todo exceso de agua ingerida (superior a la pérdida)
conduce al edema; por el contrario, cualquier exceso de
pérdida hídrica (como por ejemplo en la diarrea, en los
vómitos o en ambos) sobre la ingestión de líquido con­
ducirá a la deshidratación. (Véase, también, Equilibrio de
líquidos en el organismo, pág. 7.)

El oxígeno es esencial al organismo para la oxidación de


los alimentos. Además, se requiere oxígeno para casi todas
las actividadés metabólicas, para el funcionamiento del
organismo y para su supervivencia.

Sales. En el organismo existen diversas clases de sales


que forman el contenido mineral de la mayoría de los
alimentos.
El calcio es suministrado por la leche, yema de huevo,
queso y por muchos vegetales, particularmente las coles y
las zanahorias. Se requiere en todos los tejidos, es trans­
portado por el suero sanguíneo y su uso está regulado por
la secreción paratiroidea. Es particularmente necesario para
la osificación del hueso, la formación de los dientes y la
coagulación de la sangre.
El azufre es suministrado por todas las sustancias pro­
teicas. Es esencial para la constitución de todos los tejidos.
El hierro está contenido en la carne, huevos, queso, pan
y verdiÍras. Se requiere para la composición de la hemo­
globina que, en combinación con el oxígeno, se distribuye
por todo el organismo. Una deficiencia de hierro conduce
a la anemia por carencia de hierro (véanse Notas clínicas,
página 184).
222 Manual de anatomía y fisiología

El cloruro sódico está presente en muchos alimentos y


es suministrado también en forma de sal de cocina. Es la
sal más abundante en los líquidos tisulares extracelulares.
El potasio se halla presente en casi todos los alimentos,
particularmente en las sustancias que contienen proteína.
Es la sal más abundante en el líquido tisular intracelular.
El fósforo está presente en todas las células del orga­
nismo. Es esencial para la producción de la energía muscu­
lar y nerviosa y para la composición correcta de los tejidos
duros tales como el hueso y la dentina. El fósforo es
suministrado por la leche, yema de huevo, pescados y
v¡rduras.
El yodo está presente en muchos productos marinos. Su
presencia en los procesos metabólicos del organismo es
estimulada por la secreción de la glándula tiroides. Puede
faltar en algunas regiones montañosas, en donde puede su­
ministrarse entonces en forma de sal de mesa yodada, o
de caramelos a los cuales se ha añadido yoduro potásico.

Vitaminas. Son compuestos esenciales para la vida, la


salud y el crecimiento; intervienen en el funcionalismo nor­
mal del metabolismo orgánico. Estos compuestos, clasifi­
cados conforme a su solubilidad como vitaminas liposolu­
bles e hidrosolubles, son absorbidos normalmente en el
intestino delgado.

Vitaminas liposolubles. Comprenden las vitaminas A, D,


E y K. La vitamina A se halla en los aceites de pescado,
leche, quesos, hígado y ciertas grasas de pescado. Es favo­
recedora del crecimiento y antiinfecciosa.
El caroteno, precursor de la vitamina A, se halla en las
hojas de los vegetales, en las zanahorias y en algunas frutas.
Se convierte en vitamina A en el organismo.
La carencia predispone a la infección y conduce a la de­
generación epitelial. Es causa de ceguera nocturna y de
una enfermedad ocular conocida como xéroftalmía.
La vitamina D ( D�, calciferol) es producida por la acción
de la luz ultravioleta sobre el ergosterol (ergosterol irra­
diado). La vitamina D3 o vitamina D natural es producida
en el organismo por la exposición de la piel a los rayos
Clasificación de los alimentos 223

solares o a la luz ultravioleta. Estas vitaminas están con­


tenidas en los aceites de pescado, huevos, mantequilla y
grasas de pescado.
La vitamina D es esencial para el crecimiento de los
.

huesos y los dientes, ya que favorece la absorción del calcio.


Es la vitamina antirraquítica.
La carencia produce el raquitismo en la infancia y la ado­
lescencia y la osteomalacia en los adultos.
La vitamina E se halla en el aceite de germen de trigo,
yema de huevo, leche y algunos vegetales. Se considera
como la vitamina contra la esterilidad, pero poco es lo
que se conoce de esta función en el hombre.
La vitamina K se halla en la alfalfa, espinacas, soja e
hígado de cerdo. Es necesaria para la formación de la pro­
trombina (véase pág. 179). La insuficiencia conduce al alar­
gamiento del tiempo de coagulación en algunas enferme­
dades del recién nacido y cuando existe bilis en la sangre,
como en la ictericia obstructiva.

Vitaminas hidrosolubles. Incluyen la vitamina B11 el


complejo B y las vitaminas C y P.

El complejo vitamínico B contiene las siguientes vita­


minas que son esenciales para una buena salud.
La aneurina, o vitamina B1 (tiamina), se halla en el ger­
men de trigo, hígado de cerdo, huevos y levaduras. Es la
vitamina contra el beriberi, esencial para el metabolismo
de los hidratos de carbono.
La riboflavina, o vitamina B.2, se halla en el germen de
trigo, leche, hígado, soja, guisantes y lentejas. La carencia
puede producir dermatitis y fisuras o grietas en los labios
y la nariz.
El ácido nicotínico (niacina) se halla en la carne magra,
hígado, germen de trigo y vegetales verdes. Es el factor PP
o vitamina antipelagrosa.
La biotina (denominada primeramente vitamina H) se
halla en el hígado, riñones, hongos, leche, huevos, levadu­
ras y nueces. Es esencial para la conservación de la piel
y de las membranas mucosas. Su carencia da lugar a der­
matitis y conjuntivitis.
224 Manual de anatomía y fisiología

La piridoxina (vitamina BG) se halla en las hojas verdes,


levaduras, hígado y riñones. Interviene en la formación de
los hematíes normales.
La vitamina B 12 se halla en el hígado. Se utiliza para el
tratamiento de la anemia perniciosa.
Otras vitaminas del complejo B son la colina, ácido pan­
toténico, ácido fólico y ácido paraaminobenzoico.

La vitamina C es la vitamina antiescorbútica. Se halla en


muchas frutas, particularmente en las frutas ácidas, y en
los vegetales. Es
. esencial para el desarrollo normal de todos
los tejidos conjuntivos. Exalta la inmunidad contra la in­
fección y contribuye a la curación de las heridas y de las
fracturas. La carencia produce el escorbuto.

La vitamina P (hesperidina) se halla en las frutas ácidas


y en las hojas verdes. Contribuye al mantenimiento de la
resistencia capilar normal. La insuficiencia es causa de
hemorragia subcutánea.

Notas clín icas

La nutrición en relación con la salud. La Organización Mundial


de la Salud define la salud como «el estado de bienestar físico, men­
tal y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad o de inva­
lidez•. Las multitudes de los países hambrientos son ejemplos des­
graciados de malnutrición grave; el kwashiorkor es una enfermedad
grave, particularmente en los niños, y que obedece a la falta de
proteínas.
Es esencial una dieta equilibrada adecuada para los individuos de
todas las edades. El valor de los cuidados prenatales mediante la
dieta adecuada de la mujer embarazada se traduce en el desarrollo
de «niños sanos».

Deben considerarse conjuntamente el ambiente y la alimentación.


Los requerimientos alimentarios incluyen proporciones adecuadas de
proteínas, grasas, hidrocarbonados, agua, minerales y vitaminas, como
hemos expuesto en las páginas anteriores. Las mujeres embarazadas,
los lactantes y los niños pequeños, los niños en edad escolar y los ado­
lescentes, las familias pertenecientes a las comunidades de escasos
ingresos y los individuos ancianos que viven de una pensión de
retiro, pueden ser vulnerables a la malnutrición debido a que, por
una u otra razón, no consiguen ingerir una dieta bien equilibrada.
Algunos necesitan consejo y ayuda para equilibrar su manutención y
para comprar y preparar sus alimentos; otros pueden requerir ayuda
Clasificacion de los alimentos 225

econ6mica. Un ambiente feliz en una casa c6moda, con amigos y


ocupaciones interesantes son tambit!n factores esenciales que pueden
ayudar a! goce y a! uso apropiado de los alimentos disponibles.
La hiponutrlclon se explica por si misma; Ia inanici6n representa
su grado extremo. Aproxfmadamente Ia mitad de Ia poblaci6n mun-
dial no esta alimentada adecuadamente, y un tercio sufre en forma
bien definida de estrecheces a!imentarias. Millones de niiios se pre-
sentan emaciados, hiponutridos y apaticos, y cierto numero de ellos
presentan inanici6n que puede conducir a una disminuci6n tan acen-
tuada de Ia resistencia a Ia enfermedad, que cuando no llegan a
morir de Ia propia inanici6n son vulnerables a numerosas infecciones.
Una gran proporci6n no suele sobrepasar de Ia infancia o de los
primeros aiios de Ia adolescencia.

La hipernutriclon es un problema en los paises desarrollados y


particularmente en todos los paises que gozan de gran bienestar. No
es que los individuos coman necesariamente mayor cantidad, sino
que ingieren todo cuanto se pone ante ellos, a menudo en las dos
principales comidas de l dia, ingiriendo alimentos de gran valor nu-
tritivo, constituidos por carne con sus accesorios, cremas, quesos
suculentos, adici6n de mantequilla y huevos, acompaiiados, a menudo,
de vinos y licores. Este tipo de dicta aumenta Ia tendencia a ciertas
formas de enfermedades cardiacas y arteriales, a Ia obesidad con su
sequito de incapacidades y a Ia diabetes.

Dleta inadecuada en Ia enfermedad. Existen muchas razones por


las cua!es un paciente puede ser incapaz de ingerir el alimento sufi-
ciente, y queremos mencionar algunas razones:
Nduseas, perdida de apetito y v6mitos, debidos por ejemplo a en-
fermedad del est6mago o a uremia.
lndiferencia para el alimento, que puede acusarse en muchas afec-
ciones fi sicas (vease mas adelante) y en algunos estados emocionales
tales como el miedo, Ia pesadumbre y el desespero.
El dolor que hace dificil Ia degluci6n, como sucede en Ia amigda-
litis despues de amigdalectomia, y en las fracturas de Ia cara y del
maxilar inferior.
Los pacientes que presentan dificultades respiratorias, como su-
cede en el asma y Ia bronquitis, pueden ser incapaces de masticar.
Cuando Ia respiraci6n es dificil, se inhibe Ia degluci6n.
La debilidad de los musculos de Ia masticaci6n puede surgir en
Ia paralisis facial (pag. 375) y en ciertas afecciones neurol6gicas.
Ei paciente q ue ha sufrido un ictus puede comprobar que es di-
ficil o imposible Ia masticaci6n y Ia degluci6n.
Un paciente con somnolencia persistente o en estado de estupor
puede ser despertado para que tome alimento, aunque es muy pro-
bable que no llegue a ingerir Ia cantidad suficiente; el paciente
inconsciente no puede deglutir.
226 Manual de anatomía y fisiología

Alimentación por cánula. Cuando un paciente es incapaz de ingerir


el alimento suficiente, se procederá a la alimentación por medio de
una cánula nasogástrica para complementar. o suplir totalmente sus
requerimientos alimentarios por medio de:
Una dieta líquida con glucosa y que contenga todos los elementos
esenciales, incluidos sodio, potasio y vitaminas.
Puede administrarse alternativamente una dieta semisólida bien
equilibrada.
No podemos dejar de destacar que un paciente inadecuadamente
alimentado puede llegar a la inanición; este estado va en detrimento
de su recuperación y bienestar, requiriendo fases sucesivas para
corregir la situación.

Respuesta metabólica en la enfermedad

En las enfermedades y traumatismos y después de operaciones qui­


rúrgicas importantes, tiene lugar una respuesta metabólica que se
caracteriza por aumento de la desintegración proteica y por atrofia
muscular. En la enfermedad aguda de breve duración, estas altera·
ciones suelen ocurrir tan rápidamente que pueden producirse daños
considerables, capaces de retrasar extraordinariamente la recupera­
ción. En las enfermedades crónicas este proceso es más gradual.
Cuando se crea necesario es conveniente un tratamiento urgente con
cánula de alimentación, para complementar o para proporcionar una
dieta adecuada al estado médico del paciente y que sea capaz de
contrarrestar estas alteraciones metabólicas (véase anteriormente).

Después de cualquier enfermedad, aunque sea simple, y también


después de un traumatismo o de una intervención quirúrgica, se
produce cierto grado de trastornos metabólicos. Un atleta joven,
después de una meniscectomía por ejemplo, puede comprobar que
se encuentra mal por espacio de 24 a 36 horas, acusando cefalea,
malestar general, disminución de la excreción urinaria y tendencia
al estreñimiento.

Una mujer de 40 años a quien recientemente se le haya practicado


histerectomía, puede encontrarse mal por espacio de 3 a 4 días, des­
cribiendo su estado como similar al que acusa una víctima que ha
sufrido un accidente de tráfico. Se trata de una analogía discreta,
ya que la diferencia reside en que se ha administrado un anestésico
general para el acto quirúrgico y la paciente no tiene noción del
dolor, pero, sin embargo, los tejidos han sufrido las lesiones quirúr­
gicas correspondientes.
En un accidente de tráfico, si la víctiina está consciente experi­
menta temor y tiene noción de las impresiones dolorosas resultantes
de los traumatismos sufridos.
Es importante, por consiguiente, realizar una detallada observación
del estado general del paciente, observando su estado general, edad,
condiciones mentales y emocionales, y obtener el consejo médico antes
de aplicar como medida rutinaria, por ejemplo, las reglas para la
deambulación precoz.
Cap(tulo 14

Conducto alimentario
y digestión de los alimentos

El sistema digestivo está relacionado con la ingestión de


los alimentos y su preparación para la asimilación por el
organismo. El conducto alimentario consta de las siguientes
partes:

Boca
Faringe
Esófago
Estómago
Intestino delgado e intestino grueso.

Además, la boca contiene los dientes, que mastican los


alimentos, y la lengua, que contribuye al gusto y a la de­
glución. En el conducto alimentario se hallan varias glán­
dulas o grupos de glándulas que vierten importantes jugos
digestivos en dicho conducto:
Las glándulas salivales, cuyos conductos se vierten en la
boca.
El páncreas y el hígado; se describen en el capítulo 15.

Todo el conducto alimentario se halla recubierto por


membrana mucosa. Desde los labios a la extremidad del
esófago se trata de epitelio estratificado. Del estómago al
canal anal está compuesto de células cilíndricas y en el ca­
nal anal existe epitelio estratificado.

Durante el proceso de la digestión, los alimentos son de­


sintegrados en sustancias simples que pueden ser absorbí-
228 M anual de anatomia y fisiologia

B OCA

FARING£

ES6FA GO

EST6MAGO

OUO OENO

0 COLONES
0
TR AN SVERSO,
~
iil 0
OESCEN OENTE, [2
Cl
~
0 Q:

~
(!)

[2 0
._ ~
._
~
~
ILEON ~
~ECTO

AP£NDICE

Fig. 137. Esquema del aparato alimentario.

das y u sadas por las celulas de los tejidos organicos. Las


diversas variaciones en el caracter de los a limentos se deben
a la actividad de los fermentos o enzimas contenidos en los
d iversos liquidos digestivos. Estas sustancias poseen una
acci6n especifica: seleccionan y actuan sabre un tipo deter-
minado de alimentos y no ejercen ningun efecto sobre otros
alimentos.
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 229

La ptialina (amilasa celular), por ejemplo, actúa sobre


los azúcares y los almidones y la pepsina solamente sobre
las proteínas. Un líquido digestivo, el líquido o jugo pan­
creático, contiene diversas enzimas y cada enzima actúa
sólo sobre un tipo determinado de alimento.

La enzbna es una de las sustancias químicas que produce


variaciones en la estructura química de otras sustancias,
sin sufrir ella misma ningún cambio. La acción adecuada
de las diversas enzimas depende, en gran parte, de la pre­
sencia de sales minerales y de la correcta acidez o alca­
linidad.

LA BOCA

La boca es una cavidad oval en el comienzo del conducto


alimentario. Consta de dos partes: una pequeña parte ex­
terna, o vestíbulo, que es el espacio entre las encías y los
dientes y los labios y las mejillas; y una parte interna, la
cavidad de la boca, que se halla rodeada a los lados por los
maxilares y los dientes y comunica por detrás con la fa­
ringe oral. El techo de la boca está formado por el pala­
dar, y el suelo está formado por la lengua inserta en el
hueso hioides. En la línea media, un pliegue de membrana

CAVIDAD Y
PAPILAS VESTIBULO
SUBLINGUALES DE LA BOCA

REPLIEGUE SUBLINGUAL
Fig. 138. Boca.
230 Manual de anatomía y fleíología

mucosa (frenillo lingual) une la lengua con el suelo de la


boca. A cada lado existen las papilas sublinguales que con­
tienen lc:�:s aberturas de las glándulas submaxilares; un poco
por fuera de estas papilas existen los pliegues sublinguales,
en donde se observan las aberturas de las glándulas sub­
linguales.
La membrana mucosa de la boca está recubierta por epi­
telio estratificado. Por debajo de éste existen pequeñas glán­
dulas que segregan moco. Esta membrana es muy vascu­
lar y contiene también numerosas terminaciones nerviosas
sensitivas.

Los labios son dos pliegues carnosos que forman el ori­


ficio de la boca. Están cubiertos, por delante, por la piel
y, por dentro, por membrana mucosa. El músculo orbicu­
lar de los labios contribuye a su cierre. El elevador del
ángulo de la boca produce su elevación, y el depresor el
efecto contrario. La unión de los labios superior e inferior
forma el ángulo de la boca.

,e-�--- 2 INCISIVOS

LINEAS DE 1 CANINO
DESPEGAMIENTO
EN EL PALADAR 2 PREMOLARES
BLANDO

Fig. 139. Dientes superiores y paladar óseo.

El paladar consta de dos partes. El paladar duro, que


está compuesto por las apófisis palatinas de los maxilares,
por delante, y los huesos palatinos, por detrás. Por detrás
de éste existe el paladar blando, que es un colgajo móvil de
tejido fibroso y de membrana mucosa. Sus movimientos
Conducto alimentario y digeatlón de lo• alimento• 231

están regulados por sus propios músculos. De la parte me­


dia del paladar blando pende una prolongación cónica, la
úvula. Por delante y por detrás de ésta existen unos arcos,
los pilares de las fauces, entre los que existen unos pliegues
dobles de músculo y de membrana mucosa en cuyo interior
se alojan las amígdalas {fig. 214, pág. 400).

Las mejillas forman las partes blandas laterales de la


cara y se unen con los labios en la comisura nasolabial,
que se extiende desde cl 'lado de la nariz hasta el ángulo
de la boca. Las mejillas están tapizadas con membrana mu­
cosa que contiene pequeñas papilas. El músculo de la mejilla
es el buccinador.

Los dientes y la masticación. Existen dos clases de dien­


tes, temporales y permanentes. Existen veinte dientes tem­
porales o dientes de leche, diez en cada maxilar, denomi­
nados, desde la línea hacia cada lado, dos incisivos, un
canino y dos molares. Los dientes permanentes aumentan
hasta treinta y dos, dieciséis en cada maxilar, de la forma
siguiente, denominados, a partir del centro, dos incisivos,
un canino, dos premolares y tres molares.
Por regla general, el niño presenta su primer diente a
los seis meses de edad. Los incisivos centrales del maxilar
inferior son los primeros en presentarse y después los
incisivos laterales; los. primeros molares salen del duodé­
cimo al decimoquinto mes, los caninos a los dieciocho me-

Fig. 140. (a) Corte de un diente. (b) Dientes permanentes de los maxi­
lares del lado derecho.
232 Manual de anatomia y flaiologia

ses y, finalmente, hacia el vigesimo mes los restantes mola-


res. Un nino de doce meses debe tener ocho dientes, dos
incisivos centrales y dos laterales en las mandibulas su-
perior e inferior. A Ia edad de dos anos el nino tiene Ia
serie completa temporal de dientes. Por regia general, los
dientes de Ia mandibula inferi.o r aparecen antes que los de
Ia superior.
Hacia Ia edad de 6 anos, los dientes permanentes em-
piezan a reemplazar a los temporales. Primeramente apa-
rece un molar por detras del diente temporal en carla !ado,
despues los incisivos a los 7 u 8 aiios, los premolares de
los 9 a los 10 a nos, los caninos a los 11 aiios, los segundos
molares hacia los 12 anos y, finalmente, los ultimos molares,
que se denominan dientes del juicio.
Un diente posee una corona, un cuello y una raiz. La
corona se proyecta por encima de Ia encia, el cuello est<i
rodeado por esta y Ia raiz se ha lla por dentro. E l diente
esta formado por una sustancia muy dura, Ia dentina; en
su centro se halla Ia cavidad de Ia pulpa. ~sta contiene
celulas de tejido conjuntivo, vasos sanguineos y nervios.
La parte del diente que se proyecta por fuera de Ia encia
esta cubierta por el esmalte, que es una sustancia m ucho
mas dura que Ia dentina.
La mastlcaci6n es el acto de morder y desgarrar el ali-
menta entre los dientes superiores e inferiores. Se completa
con los movimientos de Ia lengua y las mejillas que dirigen
los a limentos blandos contra el paladar y los dientes.
Los principales mtlsculos de Ia masticacion son el mase-
tero, temporal y los pterigoideos interno y externo.
La lengua se describe en las paginas 399 y 400.
Cabe destacar Ia higiene dentaria. Los ninos pequeiios
deben aprender a cepillar sus dientes arriba y abajo, por
dentro y fuera, despues de todas las comidas y an tes de ir
a Ia cama. Puede usarse cualquier polvo o pasta dental.
Entre las comidas o en cama no deben comerse bocadillos
0 dulces; se trata de un'a fuente comun de trastornos
dentarios.
Debera supervisarse Ia erupcion de los dientes, tanto los
temporales como los permanentes; son esenciales las visi-
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 233

tas regulares al odontólogo cada 3 meses si es posible, o

por lo menos cada 4 a 6 meses. La ausencia de dolor no


significa ausencia de enfermedad ni de caries dentaria. Los
individuos en la segunda década de la vida pueden realizar
visitas al odontólogo con menor frecuencia, y después en
la edad adulta las visitas pueden ser aún menos frecuentes
pero no menos regulares.

FARINGE Y ESOFAGO

Faringe. Está situada por detrás de la nariz, boca y la­


ringe. Se trata de un conducto musculomembranoso en
forma de cono, más ancho en su parte superior y que se
extiende desde la base del cráneo hasta el nivel de la sexta
vértebra cervical, que es el punto correspondiente al car­
tílago cricoides, en que la faringe se une con el esófago.
A este nivel la laringe también se une con la tráquea. La
faringe tiene unos 12 cm de longitud y se divide en tres
porciones:
La nasofaringe, situada por detrás de la nariz; en sus
paredes se abren las trompas de Eustaquio. En ellas se
hallan las vegetaciones adenoideas.
La faringe oral está situada por detrás de la boca. En sus
paredes laterales existen las amígdalas (véase más adelante).
La faringe laríngea es la parte más inferior y está situada
por detrás de la laringe.
Existen siete aberturas en la faringe: las dos trompas de
Eustaquio en las paredes de la nasofaringe, dos aberturas
posteriores por detrás de las cavidades nasales, la boca, la
laringe y el esófago (pág. 274).

Estructura de la faringe. La faringe está compuesta de


tres capas: mucosa, fibrosa y muscular. La capa interna
mucosa se continúa con la que recubre la nariz, boca y
trompas de Eustaquio; en la parte superior de la faringe
existe epitelio respiratorio, que se continúa con el de la
nariz. La parte inferior de la faringe, que se continúa con
la boca, está recubierta con epitelio estratificado. La capa
fibrosa se halla entre las capas mucosa y muscular. Los
234 Manual de anatomía y fisiología

principales músculos de la laringe son los músculos cons­


trictores, que se contraen sobre el alimento que se recibe
en la faringe y lo impulsan hacia el esófago.

Las anúgdalas son dos acúmulos de tejido linfoide si­


tuados uno a cada lado de la faringe, entre los pilares de
las fauces. Están atravesadas por vasos sanguíneos y lin­
fáticos y contienen masas de linfocitos. La superficie de la
amígdala está recubierta con una membrana mucosa que
se continúa con la de la parte inferior de la faringe. Esta
superficie está acribillada por criptas en las que existen
numerosas glándulas secretoras de moco. Este moco con­
tiene muchos linfocitos. De esta forma las amígdalas actúan
como una primera línea de defensa en la infección que se
propaga procedente de la nariz, boca y garganta; sin em­
bargo, pueden fracasar en su intento de resistir a la infec­
ción y puede producirse amigdalitis (inflamación) o un
absceso periamigdalar. Después del tratamiento con anti­
bióticos puede tomarse en consideración la amigdalectomía,
aunque en la actualidad se practica con menor frecuencia
que en otro tiempo.
Cerca de la abertura de los orificios nasales posteriores
y de las trompas de Eustaquio, la membrana mucosa de
la faringe contiene también tejido linfoide, bastante seme­
jante al de las amígdalas. Cuando este tejido se hiper­
trofia, obstruye las aberturas posteriores y la afección se
describe con la denominación de hipertrofia adenoidea.

Esófago. Es un conducto muscular de unos 25 cm de


longitud, que se extiende desde la faringe, por arriba, hasta
el orificio cardiaco del estómago por abajo (fig. 137, pá­
gina 228). Está situado por detrás de la tráquea, a la cual
se adapta, y por delante de la columna vertebral. Pasando
a través del tórax atraviesa el diafragma y penetra en el
abdomen, en donde se comunica con el estómago.
El esófago consta de cuatro capas: la más externa, de
tejido conjuntivo laxo; la capa muscular, compuesta de dos
capas de fibras musculares, una circular y otra longitudi­
nal; una capa submucosa, y una membrana mucosa interna.
Conducto alimentario y digestión de Jos alimentos 235

Deglución. El acto de la deglución sigue al de la masti­


cación y puede dividirse en tres partes. Es un acto volun­
tario en el que el alimento se dispone en forma de un
bolo por la acción de la lengua y de las mejillas, y pasa des­
de la parte posterior de la boca al interior de la faringe.
Cuando el alimento penetra en la faringe, el paladar
blando se eleva para ocluir las aberturas nasales posterio­
res, se cierra la glotis por contracción de sus músculos, y
los músculos constrictores de la faringe hacen presa sobre
el alimento y lo impulsan hacia el esófago. Este acto de
la deglución es una acción refleja.
El alimento pasa a través del esófago por acción peris­
táltica; las fibras musculares circulares se relajan por de­
lante del alimento y se contraen por detrás de él, y de esta
forma las ondas peristálticas conducen el bolo de alimento
hasta el estómago.
La segunda y tercera partes de la deglución son involun­
tarias, y la primera parte, aunque es un acto voluntario,
se realiza en su mayor parte automáticamente.
El esófago puede afectarse por cardiospasmo o acalasia,
debida a insuficiencia de la función motora, con ausencia
de peristaltismo en la porción inferior del esófago e insu­
ficiencia o falta de relajación del esfínter del cardias. Los
síntomas principales son disfagia y regurgitación. Puede ser
beneficioso el tratamiento conservador, procurando ingerir
alimentos que se degluten fácilmente, o bien puede prac­
ticarse la dilatación del esfínter del cardias. Cuando fra­
casan estos métodos se tomará en consideración la inter­
vención quirúrgica.

GLANDULAS SALIVALES Y SALIVA

Las glándulas salivales son glándulas racemosas compues­


tas, lo que significa que se componen de grupos de alvéolos
en forma de saco, los cuales forman pequeños lóbulos; los
conductos de cada alvéolo se unen para formar un ·gran
conducto, que transporta la secreción hacia un conducto
principal a través del cual la secreción salival se vierte en
la boca.
236 Manual de anatomía y fisiología

.,_�--�A
� RTICULACION TEMPOROMAXILAR
Y CONDUCTO PAROTIDEOS

GLÁNDULA Y CONDUCTO SUBMAXILARES

Fig. 141. Glándulas salivales.

Las principales glándulas salivales son las parótidas, sub­


maxilares y sublinguales.

Las glándulas parótidas son las de mayor tamaño. Están


situadas una a cada lado por debajo y ligeramente por
delante de la oreja. Vierten su secreción en la boca a
través del conducto parotídeo, o conducto de Stensen, el
cual se abre en la superficie interna de la mejilla, enfrente
del segundo molar superior. La glándula parótida está atra­
vesada por dos estructuras importantes, la arteria caró­
tida externa y el séptimo nervio craneal (facial).

Las glándulas submaxilares siguen en tamaño a las ante­


riores. Están situadas a cada lado por debajo del hueso
maxilar inferior y son del tamaño aproximado de una nuez.
Su secreción se vierte en la boca a través del conducto
submaxilar, o conducto de Wharton, que se abre en el suelo
de la boca, cerca del frenillo de la lengua.

Las glándulas sublinguales son dos glándulas más pe­


queñas. Están situadas por debajo de la lengua, a cada lado
del frenillo lingual, y vierten su secreción en el suelo de la
boca a través de pequeñas aberturas.
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 237

La función de las glándulas salivales es la secreción de la


saliva, que es el primer jugo digestivo que actúa sobre el
alimento. El flujo de saliva se estimula por: a) la presencia
de alimento en la boca; b) la vista, el olfato y la considera­
ción del alimento.
Cualquiera de las glándulas salivales puede llegar a in­
fectarse, aunque la infección afecta principalmente a las
parótidas debido a su proximidad a la boca y también a
la posibilidad de obstrucción del conducto parotídeo. La
afección se denomina parotiditis, aunque, en realidad, es
rara la parotiditis aguda.
Las paperas representan una parotiditis infecciosa o epi­
démica.

La saliva es un líquido acuoso alcalino. Contiene una pro­


porción muy escasa de sólidos, mucina y el fermento ptia­
lina que desdobla los almidones.
Función. La acción de la saliva es, a la vez, física y quí­
mica. Por su acción física humedece la boca, limpia la
lengua y facilita el habla. Lubrica el alimento en la boca,
contribuyendo así a facilitar la deglución, y gracias al hu­
medecimiento de los alimentos los disuelve en partículas,
con lo que facilita la acción química sobre éstas.

La acción química de la saliva es debida al fermento ptia­


lina (amilasa salival), que en un medio alcalino actúa sobre
los azúcares y los almidones cocidos. La ptialina solamente
puede actuar sobre el almidón cuando la celulosa que re­
cubre los gránulos de almidón se ha desintegrado por la
acción de la cocción que convierte el almidón en una forma
soluble de azúcar, la maltosa. Esta acción empieza en la
boca; la saliva es deglutida con el alimento y la acción de
la ptialina continúa en el estómago por espacio de unos
20 minutos o hasta que el alimento se vuelve ácido por la
acción del jugo gástrico.
238 Manual de anatomía y fieíología

CAVIDAD ABDOMINAL

El abdomen es la cavidad más voluminosa del organismo.


Es de forma oval y se extiende desde el diafragma por
arriba hasta la pelvis por abajo. La cavidad abdominal se
divide en dos partes: el abdomen propiamente dicho, que
es la cavidad mayor y superior, y la pelvis, o cavidad infe­
rior y más pequeña.

Límites del abdomen. Por arriba, el diafragma. Por abajo,


el anillo de la pelvis verdadera. Por delante y por los lados,
los músculos abdominales, los huesos ilíacos y las costillas
inferiores. Por detrás, la columna vertebral y los músculos
psoas y cuadrado lumbar.

Contenido del abdomen (fig. 23, pág. 44 ) . Contiene la


mayor parte del conducto alimentario, es decir, el estómago
y los intestinos delgado y grueso.
El hígado ocupa la parte superior derecha y está situado
por debajo del diafragma, recubriendo el estómago y la
primera parte del intestino delgado. La vesícula biliar está
situada debajo del hígado.
El páncreas está situado por detrás del estómago, y el
bazo se halla cerca de la cola del páncreas.
Los riñones y las glándulas suprarrenales están situados
junto a la pared abdominal posterior. Los uréteres pasan
a través de la cavidad abdominal desde los riñones.
En el abdomen están situados también la aorta abdomi­
nal, la vena cava, la cisterna del quilo y parte del conducto
torácico. En ésta cavidad están contenidos también vasos
y ganglios linfáticos, el peritoneo y tejido adiposo.

EL ESTOMAGO Y LA DIGESTION GÁSTRICA

El estómag0 es la porción más dilatable del conducto ali­


mentario. Está situado principalmente en la región epigás­
trica del abdomen y, en parte, en las regiones umbilical y
del hipocondrio izquierdo (fig. 21, pág. 41). Consta de una
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 239

parte superior, el cuerpo o fondo, y una porción horizontal


inferior, el antro pilórico. Comunica con el esófago por
medio del orificio del cardias y con el duodeno por el ori­
ficio pilórico.
El estómago está situado por debajo del diafragma y por
delante del páncreas; el bazo está situado en la parte iz­
quierda del fondo o cuerpo.

Estructura. El estómago consta de cuatro capas:


Una capa peritoneal externa, que es una cubierta serosa.
Una capa muscular, que se subdivide en tres capas: a) de
fibras longitudinales, que están situadas superficialmente y
se continúan con las fibras musculares del esófago; b) de
fibras circulares, que son más gruesas en el píloro, en don­
de forman el esfínter muscular, y están situadas por de­
bajo de la primera capa; e) de fibras oblicuas, que se hallan
principalmente en el fondo del estómago y pasan desde el
orificio del cardias y se dirigen hacia abajo a la curvatura
menor.

Fig. 142. Cara anterior del estómago (una porción abierta para
mostrar la cubierta).
240 Manual de anatomia y fisiologia

Una capa submucosa de tejido areolar contiene los vasos


sanguineos y linfaticos .
La membrana mucosa, o membrana interna, que es
gruesa y blanda, esta dispuetsa en pliegues que desaparecen
cuando el 6rgano esta distendido por el alimento.
La membrana mucosa esta recubierta por epitelio cilin-
drico y contiene numerosos linfaticos. Todas estas celulas
segregan moco. La superficie esta sembrada por los finos
conductos de las glandulas gastricas. Estos conductos pro-
ceden de las glandulas gas tricas tubulares ramificadas, y
estan recubiertos por epitelio cilindrico que se continua con
el de Ia superficie mucosa del est6mago. El epitelio de la
parte secretora de la glandula esta modificado y varia en
las diferentes regiones del est6mago.

ABERTURAS DE GLANDULAS:---~,..
GASTRICAS

MUSCULAR
MUCOSA

CAPAS
OBLICUA,
CIRCULAR Y
LONGITUDINAL
DE LA CAPA
MUSCULAR

Fig. 143. Estructura de Ia pared del est6mago.

Las glcindulas del cardias estan situadas cerca de la aber-


tura esofagica. S e trata de glandulas tubulares, simples o
ramificadas, y segregan un moco alcalino.
Las glcindulas del fonda o cuerpo son las mas abundan-
tes; se trata de glandulas tubulares que contienen diversos
tipos de celulas. Algunas celulas producen pepsina, son las
celulas pepticas; otras producen el acido contenido en el
jugo gastrico, son las celulas acidas u oxinticas; otras,
finalmente, producen mucina.
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 241

Glándulas pilóricas. Las glándulas del conducto pilórico


son también de tipo tubular. Producen principalmente moco
alcalino.
Aporte sanguíneo y nervioso. El estómago recibe una
abundante irrigación sanguínea procedente de las arterias
gástrica y esplénica; la inervación deriva del nervio vago
y del plexo celiaco del sistema simpático.

Función. El estómago recibe el alimento del esófago a


través del orificio del cardias y actúa como reservorio tem­
poral mientras las contracciones musculares mezclan el
aljmento con el jugo gástrico. Las ondas peristálticas em­
piezan en la parte superior del fondo, se producen aproxi­
madamente tres veces por minuto y se dirigen suavemente
hacia el píloro.
El paso del alimento al interior del estómago durante una
comida es prácticamente continuo, pero la salida del ali­
mento fuera del estómago no empieza inmediatamente. En
primer lugar, el alimento debe convertirse en líquido; en­
tonces, pequeñas cantidades del mismo, aproximadamente
14 gramos cada vez, pasan a través del conducto pilórico,
que se abre en el interior del duodeno. El contenido del
estómago es muy ácido, pero el contenido del duodeno no
es tan ácido, por lo que cuando una pequeña cantidad del
contenido ácido gástrico penetra en el duodeno se cierra
el esfínter pilórico hasta que el contenido ácido es neutra­
lizado parcialmente por la acción de los jugos alcalinos del
duodeno, páncreas y bilis. Cuando el esfínter muscular se
relaja nuevamente, el duodeno recibe otra porción del
contenido gástrico.
Las glándulas de la capa mucosa del estómago segregan
un líquido digestivo muy importante, el jugo gástrico. Éste
es un líquido ácido, claro e incoloro., Contiene 0,4 % de
ácido clorhídrico libre (ClH), que acidifica los alimentos y
actúa como antiséptico y desinfectante, convierte en ino­
fensivos los gérmenes ingeridos con los alimentos y cons­
tituye el medio para la digestión de los alimentos protei­
cos. En el jugo gástrico existen varios fermentos digestivos:

Pepsina, que se obtiene del pepsinógeno en presencia de


ácido clorhídrico y actúa sobre los alimentos proteicos con-
242 Manual de anatomía y fisiología

virtiéndolos en sustancias más solubles denominadas pep­


tonas.

Renina, el fermento coagulante de la leche, que forma


caseína a partir del caseinógeno soluble. La caseína es la
proteína de la leche, que, una vez separada, es atacada por
el fermento pepsina.
Un fermento desdoblador de las grasas, descrito como
lipasa gástrica, para distinguirlo de la lipasa del jugo pan­
creático, existe en pequeñas cantidades en el estómago y
contribuye al comienzo de la digestión de las grasas.

La estimulación de la secreción del jugo gástrico es, en


parte, nerviosa y, en parte, química. Las secreciones empie­
zan inmediatamente al principio de la comida, cuando el
olfato y el gusto del alimento estimulan la secreción. Este
comienzo se denomina, a menudo, fase física. El sabor del
alimento estimula entonces una nueva secreción nerviosa.
El alimento en el estómago produce un estímulo químico,
induciendo a la pared del estómago a liberar la hormona
(excitante químico) denominada gastrina.
La secreción de jugo gástrico puede ser inhibida por el
sistema nervioso simpático, como sucede en el caso de
una emoción intensa, como la angustia o el miedo. Si un
individuo ha sufrido momentos de intenso miedo puede
llegar a vomitar el contenido gástrico.
El jugo gástrico normal contiene también un fermento
conocido con el nombre de factor sanguíneo de Castle. Este
factor es necesario para la absorción de la vitamina B12,
la cianocobalamina (principio hematínico). Su ausencia es
causa de la anemia perniciosa.

Resumen de las funciones del estómago

l . El estómago recibe el alimento y actúa como reser­


vorio del mismo durante un breve espacio de tiempo.
2. Todos los alimentos se vuelven líquidos y se mezclan
con el ácido clorhídrico, preparándose de esta forma para
la digestión intestinal.
3. Las proteínas se convierten en peptonas.
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 243

4. La leche se coagula y se libera la caseína.


S. La digestión de las grasas empiezan en el estómago.
6. Se forma un factor antianémico.
7. El quimo, que es el contenido gástrico licuefacto,
pasa al interior del duodeno.

Clínicamente, los movimientos y afecciones del estómago


pueden examinarse por los rayos X; por introducción de
un gastroscopio para visión directa; por fotografía directa,
y finalmente la secreción gástrica puede examinarse por
alguna de las pruebas disponibles. (Véase, más adelante,
Notas clínicas, pág. 256.)

EL INTESTINO DELGADO Y LA DIGESTióN


INTESTINAL

El intestino delgado es un tubo de unos 2,5 m de lon­


gitud en el individuo vivo. Después de la muerte alcanza
una longitud de unos 6 m, debido a que el músculo ha
perdido su tono. Se extiende desde el estómago hasta la
válvula ileocecal, en donde se une con el intestino grueso.
El intestino delgado está situado en la región umbilical
del abdomen y rodeado por el intestino grueso. Se divide
en varias partes (figs. 137 y 145).
El duodeno, que comprende los primeros 25 cm del in­
testino delgado, presenta forma de herradura cuya curva
rodea la cabeza del páncreas. Los conductos biliar y pan­
creático se abren en el duodeno en un orificio conocido
con el nombre de ampolla hepatopancreática del conducto
ampolla de Vater, a unos 10 cm del píloro.
biliar, o
El yeyuno comprende las dos quintas partes superiores
siguientes del intestino delgado.
El íleon comprende las últimas tres quintas partes.

Estructura. El intestino delgado está compuesto de las


mismas cuatro capas que constituyen el estómago.
La capa externa es una membrana serosa, el peritoneo,
que recubre completamente el intestino.
244 Manual de anatomia y fisiologia

VESICULA
BILlA A

COMIENZO DEL YEYUNO

Fig. 144. Duodeno mostrando Ia abertura de los conductos biliar y


pancreatico a nivel de Ia ampolla hepatopancreatica (ampolla de Vater).

DUODENO

COM lENZO
DEL YEYUNO

CO LON
DESCENDENTE

,rT-- - A P~ NDICES
-"""""'~.;c& EPIPLOICOS

Fig. 145. Tntestinos delgado y grueso.


Conducto alimentario y digestion de los alimentos 245

La capa muscular consta solamente de dos capas de fi-


bras, una capa externa de fibras longitudinales, y par de-
bajo de estas una gruesa capa de fibras circulares. Entre
estas dos capas de fib ras musculares se a lojan vasos san-
guineas y linfaticos y un plexo de nervios.
La capa submucosa esta situada entre Ia capa muscular
circular y Ia capa mas interna. Esta capa submucosa esta
compuesta de tejido areolar; contiene numerosos vasos san-
guineas, linfaticos, ganglios y un plexo denominado plexo
de Meissner. En el duodena existen algunas glandulas ca-
racteristicas denominadas gldndulas de Brunner. Se trata
de glandulas racemosas delgadas que segregan un liquido
alcalino viscoso que sirve para proteger Ia cubierta del
duodena de la acci6n del contenido gastrico acido.
Separando las capas submucosa y mucosa existe una capa
muscular aplanada denominada muscularis mucosa. Las
fibras de esta capa pasan a las vellosidades y sus contrac-
ciones ayudan al vaciamiento de los quiliferos (fig. 147).

MEMBRANA MUCOSA
MUSCULAR MUCOSA
..::.,:,:~~"'Z"\< GlANDULAS DUODENALES EN LA SUBMUCOSA
CIRCULAR INTERNA} CAPA MUSCULAR
LONGITUDINAL EXT.

C£LULA
CALICIFORME
EN EL EPITELIO

VELLOSIDAD

MUSCULAR MUCOSA

GlANDULAS

Fig. 146. Aspecto microsc6pico de un corte de las capas del duodeno.


246 Manual de anatomia y fiaiologia

La capa mucosa int erna esta dispuesta en forma de plie-


gues permanentes denominados vdlvulas conniventes. Estos
pliegues aumentan la extension de la superficie secretora y
absorbente. Contribuyen tambien a impedir el paso dema-
siado rapido del contenido a lo largo del intestino, dando
asi tiempo a que actuen los jugos diges tivos sobre los
a limentos. La capa mucosa contiene las criptas de U eber-
kuhn, que se abren en s u superficie entre las vellosidades.
Se trata de glandulas tubulares simples (fig. 146) recubier-
tas por epitelio cilindrico. Este epitelio se continua con e l
que recubre las vellosidades .
En la capa mucosa exis ten diversas variedades de celulas
con muchos leucocitos. Se ha lla n n6dulos diseminados de
tejido linfatico denominados ganglios solitarios. En el ileon
exis ten masas de estos n6dulos. Constituyen las placas de
Peyer y puede n contener 20 a 30 ganglios solitarios que
miden entre uno y varios centimetros de longitud. Estos
ganglios ej ercen una acci6n p rotectora y son asiento de
inflamaci6n en la fiebre tifoidea.
Ghindulas del intestino delgado

Caracteris-
Nombre tic as Situaci6 11 Funci6n

GIU11dulas de Glandulas En Ia membrana Segregan


Lieberkiilm tubulares mucosa del probablemente
simples intestino de lgado el jugo intestinal
Gldndulas de Glandulas E n .Ia capa Secreci6n de
Brunner racemosas submucosa del una sustancia
pequeiias intestino, a lcalina
particularmente protectora para
en el d uodeno el duodeno
Gldndulas Simples En Ia mucosa del Proteccion del
solitarias foliculos intestino delgado in testino contra
o n6dulos Ia in fecci6n
de tej ido bacteriana
Iin fa tico
Gldndu/as de Grupo de Superficie mucosa
Peyer gland ulas del ileon
solita rias
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 247

A simple vista la superficie de las glándulas conniventes


presenta el aspecto de terciopelo blando debido a la pre­
sencia de diminutas proyecciones capilares denominadas
vellosidades.

Funciones del intestino delgado. Comprenden la diges­


tión y absorción del quimo procedente del estómago. El
contenido del duodeno es alcalino.
El contenido líquido ( o quimo) pasa a lo largo del intes­
tino delgado por la acción de una serie de movimientos
peristálticos rápidos que duran un segundo, con una pausa
de algunos segundos entre ellos. Existen también otros dos
movimientos.
Un movimiento segmentario, gracias al cual los segmen­
tos del intestino son asiento de movimientos constrictores
de las fibras de la musculatura circular. Este movimiento
permite que el contenido líquido permanezca temporalmente
en contacto con la pared intestinal para la digestión y la
absorción. Los segmentos desaparecen para reaparecer más
adelante a lo largo del intestino.
Un movimiento pendular o de impulsión, que contribuye
a la mezcla íntima del contenido intestinal.
Dos importantes jugos digestivos pasan al duodeno me­
diante conductos: la bilis procedente del hígado, y el jugo
pancreático procedente del páncreas.

La bilis es necesaria para la digestión de las grasas, a las


que emulsiona (es decir, las disgrega en pequeñas partícu­
las) y contribuye así a la acción de la lipasa. Es alcalina y
ayuda a neutralizar la acidez del alimento procedente del
estómago.

Las sales biliares reducen la tensión superficial del con·


tenido intestinal y ayudan a formar una emulsión de la
grasa digerida.

El jugo pancreático contiene tres enzimas digestivas que


actúan respectivamente sobre las tres clases de alimentos.
Es alcalino.
La amilasa digiere los hidratos de carbono; es de acción
más potente que la ptialina y actúa sobre los alimentos
cocidos o sin cocer, convirtiéndolos en disacáridos.
248 Manual de anatomía y fisiología

La lipasa es una enzima desdobladora de las grasas, a


las que convierte en glicerina y ácidos grasos. Es de acción
más potente cuando actúa juntamente con la bilis.
La tripsina digiere las proteínas. Es producida por la en­
zima tripsinógeno, presente en el jugo pancreático, y se
convierte en el fermento digestivo tripsina por la acción
de una de las enzimas del jugo intestinal, la enterocinasa.
La tripsina es de acción más potente que la pepsina del
jugo gástrico. Reduce las proteínas y peptonas al grupo
de los polipéptidos.
Algunos fisiólogos creen que en el jugo pancreático existe
también una enzima que produce la coagulación de la
leche.

Jugo intestinal. En el jugo intestinal existen diversas


enzimas que completan la digestión de todos los alimentos.

La enterocinasa activa la enzima proteolítica del páncreas,


como se ha descrito anteriormente.

La erepsina completa la digestión de casi todas las pro­


teínas ya alteradas, convirtiendo los polipéptidos en dife­
rentes aminoácidos.
Existen tres enzimas que actúan sobre los hidratos de
carbono, completando así la digestión de Jos almidones y
convirtiendo los disacáridos en monosacáridos.

La invertasa, que actúa sobre el azúcar de caña.


La lactasa, que desdobla la lactosa en glucosa; y la galac­
tosa que se convierte entonces en glucosa en el hígado.
La maltasa, que convierte la maltosa en dextrosa.
Por la acción de los diversos jugos digestivos, saliva,
jugo gástrico, jugo pancreático y jugos intestinales, los
diversos alimentos quedan reducidos a un estado final fácil
para la absorción. Las proteínas se desintegran en pepto­
nas por la acción de las enzimas gástrica y pancreática, y
en polipéptidos y aminoácidos por la acción de los jugos
intestinales. Las grasas se reducen a glicerina y ácidos
grasos. Finalmente, los hidratos de carbono se desintegran
hasta la fase de monosacáridos, el principal de los cuales,
la glucosa, se absorbe con suma facilidad.
Resumen de los procesos digestlvoa

Organo Jugo digestivo Reacci6n Enzimas Acci6n quimica de las enzimas

Boca Saliva Alcalina Ptialina; amilasa Convierte los almidones cocidos en


saliva! azucar soluble: maltosa
Est6mago Jugo gastrico Acida 1) Renina Convierte el casein6geno en caseina
2) Pepsina Convierte las proteinas en peptonas
3) Lipasa gastrica Empieza Ia hidr6lisis de las grasas
Duodeno Bilis Alcalina Ayuda a Ia acci6n de las enzimas
pancreaticas. Emulsiona las grasas
Duodeno Jugo pancreatico Alcalina 1) Tripsina Reduce las proteinas y peptonas a
polipeptidos y aminoacidos
2) Amilasa Convierte todos los azucares y almi-
dones en maltosa
3) Lipasa Reduce las grasas a glicerina y acidos
grasos
Intestino Jugos intestinales Alcalina 1) Enteroquinasa Libera Ia tripsina en el jugo pan·
delgado creatico
2) Erepsina Reduce todas las sustancias proteicas
a aminoacidos
3) Sacarosa Reduce todas las sustancias hidro-
Maltasa carbonadas en monosacaridos: gJu.
Lactasa cosa, galactosa y levulosa
250 Manual de anatomía y fisiología

Los alimentos digeridos alcanzan la parte terminal del


intestino delgado en el espacio de unas 4 horas aproxi­
madamente.

Absorción. La absorción de Jos alimentos digeridos tiene


lugar completamente en el intestino delgado a través de
dos vías: los vasos capilares sanguíneos y los linfáticos de
las vellosidades de la superficie interna del intestino delgado.
La vellosidad contiene un quilífero, vasos sanguíneos, epi­
telio y tejido muscular, que están unidos entre sí por tejido
linfoide (fig. 147). El quilífero central termina en una extre-

PLEXO
LINFÁTICO

Fig. 147. Estructura de una vellosidad.

midad abultada, adosada al tejido muscular liso, y está


rodeado por vasos capilares sanguíneos. Todo ello queda ro­
deado por una membrana basal y recubierto por epitelio.

Resumen de la absorción

Clase Producto final


de alimento de la digestión Organo de absorción

Proteínas Aminoácidos Epitelio de las vellosidades en


Jos vasos sanguíneos y corriente
sanguínea

Grasas Glicerina y Epitelio de las vellosidades de los


ácidos grasos quilíferos y corriente sanguínea

Hidratos Monosacáridos: Epitelio de las vellosidades y


de carbono Glucosa paredes de los vasos sanguíneos
Levulosa en la corriente sanguínea
Galactosa
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 251

Como que las vellosidades se proyectan en la pared intes­


tinal, están en contacto con el alimento líquido o quimo, y
las grasas se absorben en los quilíferos. Entonces estas gra­
sas absorbidas pasan por numerosos vasos linfáticos a la
cisterna del quilo, y desde aquí, por el conducto torácico,
a la corriente sanguínea (pág. 212).
Todos los otros alimentos digeridos pasan directamente
al interior de los capilares sanguíneos de las vellosidades
y son transportados por la vena porta hacia el hígado, en
donde se producen diversas variaciones (págs. 264 y 265).

EL INTESTINO GRUESO Y LA DEFECACióN

El intestino grueso, o colon, que tiene una longitud apro­


ximada de 1,5 m, se continúa con el intestino delgado a
nivel de la válvula ileocólica o ileocecal a través de la cual
pasan los residuos alimentarios. Se produce un reflejo
gastrocólico que tiene lugar cuando el alimento penetra en
el estómago y excita el peristaltismo del intestino grueso.
Este reflejo es el que desencadena la defecación (pág. 253).
El colon empieza en forma de una bolsa dilatada, el ciego,
a la cual se inserta el apéndice vermiforme. El apéndice
está constituido por las mismas cuatro capas del intestino,
pero la capa submucosa contiene una considerable canti­
dad de tejido linfoide al que se atribuye una función seme­
jante a la de las amígdalas. Puede estar situado por de­
bajo o por detrás del ciego; en este último caso se des­
cribe como retrocecal. El apéndice puede llegar a infla­
marse en la apendicitis, la cual requiere comúnmente la
operación de apendicectomía.
El ciego está situado en la región ilíaca derecha, apoyado
sobre el músculo psoasiliaco, y desde aquí el colon ascien­
de a través de la región lumbar derecha, constituyendo el
colon ascendente. Se incurva por debajo del hígado, cons­
tituyendo la flexura hepática o ángulo hepático, pasa a
través de las regiones epigástrica y umbilical formando el
colon transverso, se coloca por debajo del bazo constitu­
yendo la flexura esplénica o ángulo esplénico, y se dirige
hacia abajo, a través de la región lumbar izquierda, for-
252 Manual de anatomía y fisiología

MÚSCULO
NGITUDINAL
ELEVADOR
DEL ANO

COLUMNAS ANALES
(DE MORGAGNI)

ESFfNTER ANAL INTERNO


ESFfNTER ANAL EXTERNO
CONDUCTO ANAL

Fig. !48. Recto y conducto anal. Corte frontal.

mando el colon descendente. En la reg10n iliaca izquierda


se forma una curvatura denominada flexura sigmoidea, án­
gulo sigmoideo o colon pelviano, y penetra entonces en la
pelvis verdadera, convirtiéndose en el recto (fig. 145, pá­
gina 244).
El recto constituye los 13 cm más inferiores del intes­
tino grueso, empieza a nivel del colon pelviano y termina
en el conducto anal, que tiene una longitud aproximada de
4 cm. Este conducto termina en el ano, que está regulado
por los esfínteres musculares interno y externo.

Estructura. El colon consta de las mismas cuatro capas


que constituyen el intestino delgado. Las fibras longitudi­
nales de la capa muscular están dispuestas en tres bandas
que dan al colon un aspecto arrugado y saculado. La capa
mucosa interna es más lisa que la del intestino delgado y
no posee vellosidades. Contiene glándulas semejantes a las
glándulas intestinales tubulares, y están recubiertas por
epitelio cilíndrico que contiene muchas células secretoras
o caliciformes.
Conducto alimentario y digestión de los alimentos 253

La estructura del recto es semejante a la del colon, pero


la capa muscular es más gruesa y la membrana mucosa
está dispuesta en pliegues longitudinales denominados co­
lumnas de Morgagni. Éstas se continúan en el conducto
anal, en donde las fibras musculares longitudinales se en­
gruesan para formar el esfínter anal interno. Las células
que recubren el conducto anal son de epitelio estratificado
que reemplaza a las células cilíndricas.
El esfínter externo mantiene cerrados el conducto y el
orificio del ano.

Fwtciones del intestino grueso. El intestino grueso no


interviene en la digestión o absorción del alimento. Cuando
el contenido del intestino delgado alcanza el ciego, ya se
han absorbido todos los principios alimentarios y el con­
tenido es líquido. Al pasar a lo largo del colon, el conte­
nido se va convirtiendo en sólido a medida que se absorbe
el agua, y cuando las heces alcanzan el recto son de con­
sistencia sólida blanda. El peristaltismo es muy lento en
el colon. Transcurren aproximadamente de 16 a 24 horas
para que el contenido alcance la flexura sigmoidea.
Las funciones del colon pueden resumirse de la forma
siguiente:

Absorción de agua, sales y glucosa.


Secreción de mucina por las glándulas de la capa interna.
Preparación de la celulosa. La celulosa, que es un hidro-
carbonado presente en las plantas, frutas y vegetales ver­
des, y cualquier proteína no digerida es preparada por la
acción bacteriana para la excreción.

Defecación. Normalmente el recto está vacío hasta el


momento inmediatamente antes de la defecación. En un
individuo de hábitos regulares la necesidad de la defeca­
ción se presenta cada día a la misma hora aproximada­
mente. Esta necesidad es desencadenada por un reflejo gas­
trocólico (pág. 251), y generalmente se produce después
del desayuno. Al haber alcanzado esta comida el estómago
y empezar la digestión, se estimula el peristaltismo en el
intestino, que se propaga al colon, y los residuos de la ali-
254 Manual de anatomía y fisiología

mentación del día anterior, que durante la noche han alcan­


zado el ciego, empiezan a moverse. El contenido del colon
pelviano penetra en el recto; simultáneamente se produce
un intenso peristaltismo en el colon y se experimenta una
sensación perineal. La presión intraabdominal aumenta por
el cierre de la glotis y la contracción del diafragma y los
músculos abdominales; entonces se relaja el esfínter anal
y se completa el acto.
El acto de la defecación es una cuestión de hábito. Se
enseña a los niños a defecar después del desayuno, antes
de que los intereses del día puedan ser causa de inhibición
del acto, conduciendo, por consiguiente, a los hábitos de
estreñimiento. Algunos individuos defecan antes del desa­
yuno, otros después; algunos, que salen pronto de su domi­
cilio, defecan después de llegar al trabajo; otros, finalmente,
defecan por la tarde, cuando tienen tiempo suficiente para
atender a sus necesidades. Algunos defecan una vez al día,
o más a menudo, otros a días alternos, o incluso a inter­
valos más prolongados. No debe nunca pensarse que existe
un tiempo «Correcto» de frecuencia; es variable según los
individuos.

Composición de las heces. Las heces contienen una con­


siderable cantidad de bacterias, muchas de ellas muertas,
desechos epiteliales del intestino, una pequeña cantidad de
sustancias nitrogenadas, principalmente mucina, y también
sales, particularmente fosfato cálcico, y pequeñas cantida­
des de hierro, celulosa y cualquier otro residuo de alimento
indigerido y agua.

PERITONEO

El peritoneo es una doble membrana serosa, la mayor


del organismo, y consta de dos partes principales: el peri­
toneo parietal que recubre las paredes de la cavidad abdo­
minal, y el peritoneo visceral que se refleja sobre los órga­
nos contenidos en dicha cavidad. El espacio potencial entre
estas dos capas se denominan saco o espacio peritoneal. En
el varón es un saco cerrado; en la mujer las trompas ute­
rinas (trompas de Falopio) se abren en el interior de la
Conducto alimentario y digestion de los alimentos 255

TRASCAVIDAD

PERITONEO
VISCERAL ---:....!1
y
~~~~~----PANCREAS
PARIETAL - - - W l
-.:,;,;..,...:....:::!....;--RINQN IZQUIERDO

DUODENO

EPIPLQN

Fig. 149. Esquema del peritoneo.


Los epiplones son pliegues del peritonea que separan algunos de los 6rganos
abdominales. Los mesenterios unen entre si partes del intestino y las adosan
a Ia pared abdominal posterior.

cavidad peritoneal. Muchos sacos y pliegues se extienden a


partir del peritonea; un gran repliegue es el epipl6n mayor,
ricamente provisto de grasa, que pende hacia abajo desde
Ia curvatura mayor del est6mago.
El epipl6n menor desciende del surco transversa del hi-
gada, despues de haber rodeado al higado, hasta Ia curva-
tura menor del est6mago, en donde se desdobla para rodear
este 6rgano. El colon transversa esta tambien rodeado en
256 Manual de anatomía y fisi ologí a

el interior de este peritoneo, el cual se dirige entonces


hacia arriba y atrás, constituyendo el mesocolon que al­
canza hasta la pared abdominal posterior. Parte de este
peritoneo forma el mesenterio del intestino delgado.
Los epiplones mayor y menor, el mesenterio del intes­
tino delgado y el mesocolon contienen el drenaje vascular
linfático de los órganos a los que rodean.

Funciones del peritoneo. Recubre la mayoría de los ór­


ganos abdominales y pelvianos, formando una cubierta lisa
que permite que estos órganos se deslicen unos sobre otros
sin fricción.
Mantiene unidos los órganos y los sostiene en su debida
posición y en relación con la pared abdominal posterior.
Los numerosos vasos y los ganglios linfáticos que contiene
el peritoneo ayudan a protegerlo de la infección.

Notas clínicas

Aparato alimentario. En las diferentes porciones del aparato ali­


mentario pueden aparecer algunas afecciones, de las que menciona.
mos unas cuantas a continuación. Ciertos síntomas son comunes a
la mayor parte de estos trastornos o enfermedades, por ejemplo
náuseas. lengua fuliginosa, pérdida del apetito, molestias abdomina­
les, dolor, vómitos y estreñimiento, de carácter e intensidad varia­
bles según la naturaleza del proceso.

La disfagia, dificultad de la deglución, se asocia, con mayor fre·


cuencia, con enfermedades o trastornos de la faringe o del esófago.

Esófago. La estenosis o estreclze<. puede obedecer a lesiones, como


en el caso de quemaduras, tumores benignos o malignos, presión por
un tumor mediastínico, o un aneurisma en el interior del tórax. En
d cardiospasmo no se relaja el esfínter cardiaco y se produce disfa.
gia. La eso{agitis o innamación del esófago puede complicar la hernia
del hiato esofágico (pág. 152).

Dispepsia. Se trata de una forma de indigestión, a menudo per­


sistente, que puede obedecer a cierto número de causas, como erro­
res de la dieta, comidas a tiempos irregulares, y se asocia, a veces.
con la ansiedad y la aprensión.

La gastritis es una innamación del estómago. La gastritis aguda


obedece comúnmente a la acción de un irritante, como en el caso
de intoxicación alimentaria, infecciones como la gripe, y consumo
excesivo de alcohol.
Conducto alimentario y digestion de los alimentos 257

Los sintomas son los comunes a los trastornos del conducto ali-
mentario (vease anteriormente). La gastritis cr6nica es un termino em-
pleado para describir una indigesti6n cr6nica, o dispepsia (veasc ante-
riormente ), que aparece en individuos de edad mediana o ancianos.
La ulcera peptlca aparece en aquellas partes del est6 mago y del
duodeno expuestas a Ia acci6n del jugo gastrico. Existen muchas
causas, como, por ejemplo, comidas irregulares, te nsio n, ansiedad y
sobrecargas emocionales. Los sintomas son los propios de los tras-
tornos del aparato alimentario (vease anteriormente), excepto que el
dolor en Ia ulcera peptica varia segun Ia localizaci6n de Ia ulcera .
En Ia ulcera gdstrica, el dolor aparece aproximadamente 20 minu-
tos despues de Ia comida y se alivia comunmente por Ia ingestion
de un antiacido o por el vomito.
En Ia tllcera duodenal, el dolor empieza aproximadamente dos ho-
rus despues de Ia comida. El paciente puede explicar que el dolor
le despierta despues de haber dormido un par de horas y que puede
aliviarlo por Ia ingesti6n de algunos bizcochos, de leche o de una
medicaci6n antiacida.
Tratamiento. La ulcera peptica puede responder a! tratamiento
medico conservador a base de dieta, reposo y antiacidos, y, en Ia
medida de lo posible, eliminacion de las situaciones de ansiedad y
responsabilidad. Cuando Ia afeccion no responde dentro de un pe-
riodo razonable de tiempo, deben tomarse en consideraci6n medidas
quirurgicas.
Estenosis pilorica. El esfinter pilorico retraido puede ser conge-
nito, en cuyo caso puede lograrse su relajacion por Ia medicacion
adecuada o requerir Ia intervenci6n quirurgica. La estenosis pilo-
rica en adultos puede complicar Ia ulcera duodenal.
Los v6mitos en Ia estenosis pil6rica son de caracter explosivo a
traves de Ia nariz y Ia boca, aun en el caso de niiios correctamente
alimentados, por lo que se pierden liquidos y electrolitos y se pro-
duce deshidra tacio n e inanicion.
La enteritis, o inflamaci6n del intestino grueso o delgado, se aso-
cia, a menuqo, con gastritis aguda o gastroenteritis, y en muchos
casos obedece a infeccion , como en el caso de intoxicaci6n alimen-
taria bacteriana.
En los ninos existen diarrea y v6mitos excesivos, con deshidrata-
ci6n, presion sanguinea baja y pos tracion acentuada. El tratamiento
consiste en Ia administraci6n de los antibi6ticos apropiados, inyec-
cion intravenosa de los liquidos correctos que contengan electrolitos
hasta que cesen los v6mitos, y administrar entonces agua y leche
diluida. Es esencial el aislamiento.
En los adultos, Ia gastroenteritis obedece frecuentemente a into-
xicacion alimentaria, en particular infecciones por salmonelas.
El c:Oiico es un dolor agudo intermitente, producido por contrac-
ciones potentes de las paredes tnusculares de Ia viscera hueca. El
colico gastrointestinal puede ser muy grave. El paciente. extremada-
258 Manual de anatomia y fisiologia

mente inquieto, gira constantemente en Ia cama a causa del dolor.


Presenta shock y postraci6n, sus pupilas estfm dilatadas por el do-
lor y presenta un aspecto ansioso y teme roso.
Tratamiento. Sedaci6n adecuada para combatir el dolor; pueden
ser utiles las aplicaciones de calor a l abdomen.
Colitis o infiamaci6n del colon. La colitis ulcerosa se caracteriza
por ulceraci6n y dilataci6n acentuada del colon, con emisi6n de
heces acuosas malolientes que contienen sangre y moco. El paciente
presenta un aspecto de enfermo grave y queda invalido por espa-
cio de muchos afios, sin responder a ningun tratamiento medico, por
lo que debe tomarse en consideraci6n Ia intervenci6n quirurgica y
practicar una colectomia.
Se lleva a cabo entonces Ia ileostomia, que es permanente, y que
cons iste en una abertura practicada en Ia extremidad termina l del
intestine delgado, e l ileon, abertura que actua como ano artificial.
Este paciente requicre un cuidado meticuloso y un gran estimulo y
educaci6n con respecto at cuidado de su ileostomia. Debe enfren·
tarse con las necesarias adaptaciones fisicas y mentales para esta
nueva situaci6n, aunque presenta Ia ventaja de que ante el se pre·
senta una sensaci6n de bienestar. Convendra explicar at paciente que
cualquier emisi6n excesiva de liquidos debe ser comunicada a su
medico, ya que convendra tratar inmediatamente esta perdida de
llquidos y e lectr6li tos.
La colostomia es una abertura practicada a traves de Ia pared ab·
domina! en el colon iliaco (ascendente), por donde se evacuan las
heces. La colostomia puede ser temporal cuando se pretende cerrar
mas tarde, o puede ser permanente actuando como ano artificial
despues de Ia escisi6n del recto. Los aspectos importantes en los
cuidados son Ia evacuaci6n diaria y Ia regulaci6n de Ia acci6n intes-
tinal por variaciones dieteticas, pero no por lavantes. Si Ia diarrea
es molesta puede ser necesaria Ia administraci6n de una poci6n con
caolin y bismuto.
Las catlistrofes abdominales son urgencias quirurgicas comunes y
obedecen, por ejemplo, a una inflamaci6n como Ia apendicitis (una
de las urgencias abdominales mas comunes) o Ia colecistitis, las cua-
les pueden propagarse a! peritoneo produciendo peritonitis (vease
mas adelante). La obstrucci6n intestinal es debida al estrechamiento
de Ia luz del intestino. Este estrechamiento puede obedecer a blo-
queo de Ia luz intestinal desde el interior, a constricci6n de Ia pared,
como en el caso de una neoformaci6n maligna, o por presion y cons-
tricci6n desde el exterior, como en el caso de Ia hernia estrangulada.
Otros procesos abdominales agudos son debidos a Ia perforaci6n de
un 6rgano.
La peritonitis es una inflamaci6n del peritoneo que puede ser ge-
neralizada o local. La peritonitis generalizada aguda puede ser con-
secutiva a Ia perforaci6n de una de las visceras huecas o del apen-
dice o vesicula biliar. Existe dolor abdominal agudo, abdomen dis-
Conducto alimentario y digestion de los alimentos 259

tendido y rigido y shock, con pulso filiforme rapido y respiraci6n


superficial. Pueden ser muy molestos los v6mitos y el hipo. Se re-
quieren medidas quirurgicas, antibioticos y terapeutica de sosten,
asi como transfusiones sanguineas y administraci6n de oxigeno.
La ascitis es una colecci6n de liquido en Ia cavidad peri toneal, que
aparece como resultado de insuficiencia del coraz6n o del higado.
Se observa en las fases finales de Ia insuficiencia cardiaca conges-
tiva y cuando Ia funci6n del higado esta gravemente alterada en el
carcinoma.
Las neoformaciones malignas pueden afectar a cualquier porci6n
del aparato alimentario, pero mas particularmente al es6fago, est6-
mago, colon y recto.
Pueden aparecer v6m1tos como resultado de un trastorno de cual-
quier regio n del aparato alimentario, en Ia intoxicacion , a causa de
movimientos como en Ia enfermedad de los viajes, a consecuencia
de dolor, miedo y de otras muchas causas. Existen na useas, aumento
de Ia salivaci6n y respir~ci6n rapida e irregular. Esto obedece a Ia
contracci6n de los musculos respiratorios, contracci6n del diafragma
y cierre de Ia glotis mientras se expulsa Ia materia del v6mito. Estos
movimientos estan regulados por un centro del v6mito situado en
el bulbo.
El paciente que esta vomitando acusa, a menudo, desvanecimientos
y frio, y hebras de sudor se esparcen· por su cara; necesita apoyo
y comodidad.
El v6mito en Ia estenosis pi16rica y en algunas lesiones generales
es de canicter explosivo.
El estreiiimiento o disminuci6n de Ia evacuacion intestinal obe-
dece a muchas causas. La dieta puede ser deficiente en grasas, agua,
frutas o verduras; el adiestramiento defectuoso del habito intestina l
en .los nifios u olvidar Ia Hamada de Ia naturaleza para Ia defecaci6n
mas tardia; el uso habitual de laxantes, supositorios o enemas son
causa de que el intestino no Begue a actuar sin estas ayudas. El
estrefiimiento puede asociarse tambien con indigestion, espasticidad
del colon, existencia de un tumor u otras causas de obstrucci6n .
(Vease, tambien, Higiene dentaria, pag. 232; Trastornos de las amig-
dalas, pag. 234; Trastornos de las glandulas salivates, pag. 237; Explo-
racion del estomago, pag. 243.)
Caprtulo 15

Hígado, vesícula biliar y páncreas

HIGADO

El hígado es la mayor glándula del organismo. Su peso


oscila entre 1500 y 1800 g. Está situada en la parte más
superior de la cavidad abdominal, inmediatamente por de­
bajo del lado derecho del diafragma. Está protegido, en
gran parte, por las costillas.
El hígado se divide en dos lóbulos principales, derecho
e izquierdo. La superficie superior es convexa y está si­
tuada por debajo del diafragma; la superficie inferior es
irregular y presenta una cisura transversal; esta superficie
está interrumpida por el paso de los vasos que entran y
salen del hígado. La cisura longitudinal separa los lóbulos
derecho e izquierdo en la superficie inferior, y el ligamento
falciforme ocupa una posición semejante sobre la super­
ficie superior del hígado. De esta forma, el hígado se halla
subdividido en cuatro lóbulos (derecho, izquierdo, caudado
y cuadrado [fig. 152]). Éstos están compuestos por lobu­
lillos que son de forma poliédrica y están formados por
células hepáticas cúbicas y las ramificaciones de los vasos
del hígado, unidos todos ellos por tejido hepático.

Los vasos del hígado son:

La arteria hepática, que transporta la sangre al hígado


desde la aorta abdominal.
La vena porta, que transporta sangre rica en principios
nutritivos recogidos del estómago, páncreas, intestinos y
bazo. Las ramas de la arteria hepática y de la vena porta
Higado, vesicula biliar y pancreas 261

Fig. 150. Posicion del higado. Por arriba llega basta Ia quinta costilla
y por abajo hasta el reborde costa.! del )ado derecho.

LIGAMENTO FALCIFORME

VESICULA BILIAR

Fig. 151. Superficie anterior del higado.


262 Manual de anatomia y fisiologia

LOBULO
IZQUIERDO

LOBlJLO
CAUOAOO

REBOROES
SECCIONADOS
1DEL PERITONEO
LOBULO CUADRADO

Fig. 152. Superficies posterior e inferior del higado.

llevan la sangre a los sinusoides que baiian todo el tejido


hepatica.
La vena hepatica devuelve Ia sangre de estos sinu soides
a Ia vena cava inferior.
Los conductos biliares, que estan formados por Ia union
de los capilares biliares que recogen Ia bilis de las celulas
hepaticas .
Existen, de esta forma, cuatro vasos principales que atra-
viesan Ia sustancia del higado: dos que entran, Ia arteria

CONOUCTO BILIAR---7~.1

Fig. 153. Esquema de los vasos que penetran y abandonan el higado.


Hígado, vesícula biliar y páncreas 263

hepática y la vena porta, y dos que salen, la vena hepática


y el conducto biliar.

Estructura microscópica. Las células hepáticas son cé­


lulas poliédricas nucleadas. Su protoplasma contiene gran
número de enzimas. Masas de estas células forman los ló­
bulos hepáticos, que son de forma hexagonal (fig. 154), apro­
ximadamente de 1 mi de diámetro y separados unos de
otros por tejido conjuntivo, por el que discurren las rami­
ficaciones de los vasos que atraviesan el hígado. Las ramas
de la vena porta, de la arteria hepática y de los conductos
biliares están estrechamente unidos por una cubierta de
tejido conjuntivo, denominada cápsula de Glisson, que
forma los canales portales. La sangre de la vena porta se
halla en íntimo contacto con las células hepáticas; cada
lobulillo presenta una red de sinusoides sanguíneos o capi­
lares hepáticos (fig. 154). Los pequeños vasos que pasan
entre los lobuli1los hepáticos se denominan venas interlo­
bulillares. De éstas se forman los capilares que se ramifi­
can en la sustancia de los lobulillos y se unen para formar

LOBULILLO HEPÁTICO

RAMAS DE LA ARTERIA TICI\


Y DE LA VENA PORTA

CÁPSULA DE GLISSON

Fig. 154. Aspecto microscópico de un lobulillo hepáti co .

Obsérvese la forma hexagonal. En el tejido circundante del Jobulillo existen


ramas de la vena porta, arteria hepática, conductos biliares y vasos linfáticos.
264 Manual de anatomía y fisiología

una pequeña vena en el centro de los lobulillos: son las


venas intralobulillares. Estos vasos vierten su contenido en
otras venas denominadas venas sublobúlillares, que se unen
y forman, finalmente, varias venas hepáticas que pasan
directamente a la vena cava inferior.
Los capilares biliares o canalículos biliares son diminu­
tos canales que empiezan entre las células hepáticas, si­
tuados entre dos células, por lo que están siempre separa­
dos de los capilares sanguíneo�. Entonces Jos capilares
biliares pasan a los bordes de los lobulillos y vierten su
contenido en los conductos biliares interlobulillares que
se unen para formar los conductos hepáticos. Los conduc­
tos biliares mayores están recubiertos por epitelio cilín­
drico y presentan una capa externa de tejido fibroso y
muscular; por medio de estos conductos la bilis es trans­
portada fuera del hígado.

Las funciones del hígado están relacionadas con el meta­


bolismo del organismo, particularmente por su acción sobre
el alimento y la sangre.
El hígado es la mayor fábrica química en el organismo
en la cual se lleva a cabo la mayor parte del «metabo­
lismo intermediario», es decir, que el hígado modifica los
alimentos absorbidos por el intestino y los almacena en
otro Jugar del organismo para hacerlos adecuados para uso
en los tejidos.

El hí gado modifica también los productos de desecho y


las sustancias tóxicas para hacerlas adecuadas para su ex­
creción por la bilis o la orina.

Función glucogénica. Estimuladas por la acción de una


enzima, las células hepáticas producen glucógeno (almidón
animal) por concentración de la glucosa derivada de Jos
alimentos hidrocarbonados. Esta sustancia es almacenada
temporalmente por las células hepáticas y convertida pos­
teriormente en glucosa por acción enzimática cuando es
requerida por los tej idos orgánicos. Gracias a esta función
el hígado contribuye al mantenimiento del nivel normal de
glucosa sanguínea de 80 a 100 mg de glucosa por 100 mi
de sangre, aunque esta función es regulada por la secre-
Higado, vesicula biliar y pancreas 265

cion interna del pancreas, Ia insulina (pag. 306). El higado


puede convertir tambien los aminoacidos en glucosa.
Secreci6n de bilis. Algunos de los componentes de Ia
bilis, por ejemplo las sales biliares, se forman en el higado;
otros componentes, como, por ejemplo, los pigmentos bi-
liares, se forman en el sistema reticuloendotelial y pasan
al interior de Ia bilis a traves del higado.
Formaci6n de urea. EI higado recibe los aminoacidos,
(Jue son absorbidos por Ia sangre. En las celulas hepaticas
se produce Ia desaminacion, que significa que el nitrogeno
se separa del aminoacido y se convierte en urea. Esta se
elimina eventualmente de Ia sangre por los rifiones y se
excreta por Ia orina .
Acci6n sobre las grasas. El higado prepara las grasas
para su desintegracion final en los productos terminales
de acido carbonico y agua. Las sales biliares producidas
por el higado son esenciales para Ia digestion y absorcion
de las grasas. Cualquier disminucion en las sales biliares
reduce Ia absorcion de grasa, Ia cual puede pasar entonces
inalterada a Ia heces, como sucede en algunos trastornos
digestivos de los nifios pequefios, en Ia enfermedad ce-
liaca, esprue tropical y ciertos trastornos del pancreas.
El higado esta relacionado tambien con el contenido
normal de Ia sangre:

a) Forma los hematies en Ia vida fetal.


b) Interviene en Ia des truccion de los hematies.
c) Almacena Ia hematina requerida para Ia maduracion
de los nuevos hematies.
d) Forma Ia mayor parte de las proteinas del plasma.
e) Elimina Ia bilirrubina de Ia sangre.
f) Interviene en Ia produccion de protrombina y fibri-
nogeno esenciales para la coagulacion de Ia sangre
(pagina 178).

Almacenamiento y distribuci6n de muchas sustancias in-


cluidas el gluc6geno, grasas, vitaminas e hierro. Las vita-
minas liposolubles A y D se almacenan en el higado, y
286 Manual de anatomía y fisiología

ésta es la razón por la cual los aceites de hígado consti­


tuyen una buena fuente de estas sustancias.

Regulación de la temperatura orgánica. El hígado con­


tribuye a la regulación de la temperatura del cuerpo, de­
bido a que por su tamaño y por el gran número de sus
actividades metabólicas es causa de que la sangre que pasa
a través del órgano aumente su temperatura.
La acción protectora del hígado se describe también como
desintoxicación. Algunas de las sustancias barbitúricas y
el alcohol pueden ser destruidos completamente por el
hígado; pero la intoxicación por dosis elevadas de sustan­
cias hipnóticas puede lesionar las células hepáticas. De la
misma forma, algunos de los productos químicos usados
en la industria, como el tetracloruro de carbono, pueden
producir lesiones, por lo que debe mantenerse una estrecha
vigilancia sobre el efecto de los recientes preparados quí­
micos y medicamentos del mercado en relación con sus
posibles efectos sobre el hígado.

VESICULA BILIAR

La vesícula biliar es un saco musculomembranoso en


fonna de pera, que se aloja en una fosa situada debajo de
la superficie inferior del hígado y que sobresale por de­
lante del borde anterior de este órgano. Mide 8-10 cm de
longitud y contiene aproximadamente 60 mi de líquido.
Se divide en fondo, cuerpo y cuello, y consta de tres
capas:

Una capa peritoneal serosa externa.


Una capa de tejido muscular liso media.
Una membra11a mucosa interna, que se continúa con la
que recubre los conductos biliares. La membrana mucosa
está compuesta de células epiteliales cilíndricas que segre­
gan mucina y absorben rápidamente agua y electrólitos,
pero no las sales o pigmentos biliares, concentrando así
la bilis.
El conducto cístico tiene una longitud aproximada de
4 cm. Parte del cuello de la vesícula y se une con el con-
Hígado, vesícula biliar y páncreas 267

ONDUCTO HEPÁTICO COMÚN

VESICULA
BILIAR

PILORO

Fig. 155. Esquema de la vesícula biliar y de Jos conductos biliares.

dueto hepático, contribuyendo a la formación del conducto


biliar común que transporta la bilis hacia el duodeno.

Función. La vesícula biliar actúa como reservorio para


la bilís. Desempeña también la importante función de con­
centrar la bilis que se almacena en ella.
En el espacio de media hora después de haber ingerido
alimento, a medida que se relaja el esfínter de Oddi para
permitir que la bilis penetre en el duodeno, la vesícula
biliar se contrae; por consiguiente, el flujo de bilis no es
continuo, sino que se corresponde con los intervalos du­
rante la digestión, cuando el alimento penetra en el duodeno.

Composición y función de la bilis. La bilis es un líquido


alcalino secretado por las células hepáticas. La cantidad
secretada diariamente en el hombre es de 500 a 1000 mi.
La secreción es continua, pero la velocidad de producción
se acelera durante la digestión, especialmente en el curso
de la digestión de las grasas (pág. 247). La bilis contiene
aproximadamente 86% de agua, sales biliares, pigmentos
biliares, colesterol, mucina y otras sustancias. Los coleréti­
cos aumentan la secreción de bilis. Los colagogos producen
el vaciamiento de la vesícula biliar.

Pigmentos biliares. Se forman en el sistema reticulo­


endotelial (particularmente en el bazo y medula ósea) por
268 Manual de anatomía y fisiología

la desintegración de la hemoglobina procedente de la des­


trucción de los hematíes, los cuales han pasado al hígado
y desde donde son excretados al interior· de la bilis. Estos
pigmentos son transportados por la bilis al intestino del­
gado; algunos se convierten en estercobilina, que colorea
las heces, y otros son reabsorbidos por la corriente san­
guínea y forman la sustancia colorante de la orina, la uro­
bilina. Los pigmentos biliares son simplemente productos
de excreción; no poseen acción digestiva.

Las sales biliares son digestivas y facilitan la acción de


la lipasa, que es el fermento desdoblador de las grasas. Las
sales biliares ayudan también a la absorción de la grasa
digerida (glicerina y ácidos grasos) al disminuir la tensión
superficial y aumentar la permeabilidad del endotelio que
recubre las vellosidades intestinales.

PAN CREAS

El páncreas es una glándula racemosa compuesta, de es­


tructura muy semejante a las glándulas salivales. Tiene una
longitud aproximada de 23 cm, se extiende del duodeno al
bazo y se considera dividido en tres partes.

La cabeza del páncreas, la porción más ancha, está si­


tuada en la parte derecha de la cavidad abdominal y en la
curvatura del duodeno que prácticamente la rodea.

El cuerpo del páncreas es la parte principal del órgano;


está situado por detrás del estómago y por delante de la
primera vértebra lumbar.

La cola del páncreas es una parte estrecha situada hacia


la izquierda y que está en contacto con el bazo.
La sustancia del páncreas está compuesta de lóbulos de
células secretoras, dispuestas alrededor de delgados con­
ductos redondeados, que empiezan por la unión de los pe­
queños conductos de lóbulos situados en la cola del pán­
creas, pasan a través del cuerpo de izquierda a derecha, re­
ciben los conductos de otros lóbulos y se unen para formar
el conducto principal, el conducto de Wirsung {pág. 269).
Hígado, vesícula biliar y páncreas 269

Funciones. El páncreas, que puede describirse como un


órgano dual, ejerce dos funciones. La función exocrina es
realizada por las células secretoras de sus lóbulos, los cua­
les forman el jugo pancreá.tico que contiene enzimas y elec­
trólitos. Este líquido digestivo pasa a través de delgados
conductos excretores y es recogido finalmente por los con­
ductos, uno principal denominado conducto de Wirsung, y
otro accesorio, que es el conduelo de Santorini, que se abren
en el duodeno. El conducto principal se une al conducto
biliar a nivel de la ampolla de Valer (fig. 156). El contenido
enzimático del jugo pancreático se ha mencionado en la
página 247, en donde se ha descrito su función digestiva.
El páncreas es inervado por los nervios vagos, y pocos mi­
nutos después de tomar alimento aumenta el flujo de jugo
pancreático. Más tarde, cuando el contenido gástrico pasa
al interior del duodeno, se forman en su mucosa dos hormo­
nas, secretina y pancreocinil1a, las cuales estimulan ulterior­
mente el flujo de jugo pancreático.
Función endocrina. Diseminados entre los alvéolos del
páncreas (fig. 157) existen pequeños grupos de células epi-

BAZO

CONDUCTO
COMÚN

RIÑÓN
IZQUIERDO

Fig. 156. Páncreas y sus relaciones (se ha separado el estómago).

La cabeza del páncreas está rodeada por el duodeno y la cola contacta


con el bazo.
270 Manual de anatomía y fisiología

INSULINA

ISLOTE DE
LANGERHANS
(ENDOCRINO)

Fig. 157. Corte microscópico del páncreas mostrando un islote de


Langerhans rodeado por alvéolos.

teliales bastante separados y distintos. Son los islotes de


Langerhans, los cuales forman conjuntamente un órgano
endocrino que se describe en el capítulo 18, página 306. Su
inervación procede del vago, y la irrigación sanguínea pro­
cede de abundantes asas capilares.

Notas clínicas

El hígado puede lesionarse por un traumatismo o por la acción de


una costilla fracturada; ambos mecanismos pueden producir una
hemorragia intensa. El hígado puede ser asiento de abscesos, quis­
tes hidatídicos, degeneración tóxica y cirrosis. Su función puede al­
terarse en las fases tardías de la enfermedad cardiaca congestiva, y
también en el cáncer, apareciendo ictericia, vómitos, ascitis (líquido
�n la cavidad peritoneal) y congestión portal o hepática.

La vesícula biliar es propensa a la infección, la colecistitis, la cual


puede propagarse desde el intestino o el hígado o a través de la
corriente sanguínea. En la vesícula biliar pueden formarse cálculos,
que, cuando obstruyen el conducto hepático o el conducto biliar
común (fig. 155), la bilis no puede salir del hígado y se produce
ictericia obstructiva. Los cálculos alojados en la vesícula biliar y en
el conducto cístico no dan lugar a ictericia. Si un cálculo biliar pasa
por el conducto biliar puede ser causa de dolor intenso, el cólico
biliar.

La ictericia puede obedecer a una de estas tres causas principales.


En primer lugar, la producción excesiva de pigmento biliar, como
sucede en la anemia hemolítica.
Higado, vesicula biliar y pancreas 271

En segundo Iugar, Ia incapacidad de las celulas hepaticas para


modificar o excretar Ia bilis, como sucede en Ia hepatitis infecciosa.
En tercer Iugar, Ia obstrucci6n del conducto biliar comu.n, por
ejemplo por un calculo biliar, como hemos mencionado anteriormente,
o a causa de un carcinoma de Ia cabeza del pancreas.
Pancreas. La pancreatitis, o inflamaci6n del pancreas, se asocia
con trastornos del aparato biliar; el proceso puede ser agudo o cr6-
nico. Se caracteriza por dolor, mal sabor del alimento, nauseas y v6-
mitos, y, cuando es aguda, por postraci6n. Con frecuencia puede a pa-
recer cierto grado de insuficiencia pancreatica y sobrevenir diabetes.
El cancer del pancreas puede producir ictericia, insuficiencia de Ia
digestion, con esteatorrea, o diabetes. La afecci6n es de dificil tra-
tamiento quirurgico, aunque puede ser posible Ia extirpaci6n com-
pleta del pancreas (pancreatectomia); en este caso puede aparecer
diabetes discreta (que se trata con insulina) o un sindrome discreto
de malabsorci6n, que se caracteriza por perdida de peso, aumento de
Ia excreci6n de grasas por las heces , cierto grado de anemia, y que
puede tratarse por Ia administraci6n oral de enzimas digestivas
pancreaticas.
(Para los Tra.Stornos de Ia fun ci6n de Ia secreci6n interna del
pancreas, vease pag. 306.)
Caprtulo 16

El aparato respiratorio
y la respiración

El sistema respiratorio contribuye a que cada célula del


organismo reciba su aporte de ox.ígeno y al propio tiempo
elimine los productos de la oxidación. El oxígeno, que se
combina con el carbono y el hidrógeno de los tejidos, per­
mite que se realicen los procesos metabólicos de cada cé­
lula, eliminándose después los productos de desecho en
forma de anhídrido carbónico (C02) y agua (H20).
La respiración es un doble proceso mediante el cual se
realiza el intercambio de gases en los tejidos, respiración
interna, y en los pulmones, respiración externa (para la
descripción de la fisiología de la respiración, véase pág. 282).
El aire penetra en los pulmones durante la inspiración
y se expele durante la espiración. El aire penetra a través
de los conductos aéreos que se describen más adelante.
El armazón óseo de la nariz se describe en la página 65,
y la región olfatoria en la página 402. La porción respirato­
ria forma la parte superior de los conductos respiratorios.

CONDUCTOS RESPIRATORIOS

Las ventanas anteriores son las aberturas de las fosas


nasales. E.stas se abren en la parte conocida con el nom­
bre de vestíbulo de la nariz, que está recubierto con epite·
lio estratificado, continuo con el de la piel. La cubierta de
las fosas anteriores contiene un cierto número de glándu-
El aparato respiratorio y la respiración 273

ABERTURA DE LA TROMPA
DE EUSTAQUIO

VENTA NAS POSTERIORES

LARINGOFARINGE

CUERDA VOCAL

Fig. 158. Corte de la cara y el cuello, mostrando tos conductos


respiratorios superiores.

las sebáceas y está recubierta con gruesos pelos. Se abren


en las cavidades nasales.

Las cavidades nasales están tecubiertas con membrana


mucosa sumamente vascularizada. Se continúa con la cu­
bierta de la faringe y con la membrana mucosa de los
senos que se abren en el interior de la cavidad nasal. La
región respiratoria está recubierta con epitelio cilíndrico y
ciliada, conteniendo células caliciformes o mucosas. La se­
creción de estas células contribuye al humedecimiento y
viscosidad de su superficie. La membrana es más gruesa
en el tabique nasal y en las conchas, que se describirán
más adelante. La presencia de los tres cornetes (conchas),
que están recubiertos con epitelio respiratorio y que se
proyectan desde la pared lateral de la nariz al interior de
la cavidad, aumenta grandemente esta área superficial.
A medida que el aire pasa a través de la nariz, es filtrado
por los pelos contenidos en el vestíbulo, calentado por el
274

ESÓFAGO

TRÁQUEA
EPIGLOTIS

CARTILAGO
TIROIDES
}
Manual de anatomía y fisiología

LARINGE

-- -==-
- - CARTI LAGO
T. S. CRICOIDES

BRONQUIO PRINCIPAL DERECHO BRONQUIO PRINCIPAL


IZQUIERDO

BRONQUIO LOBAR
SUPERIOR

BRONQUIO
MEDIO

Fig. 159. Laringe, tráquea y bronquios con sus ramificaciones.

contacto con la extensa superficie mucosa y humedecido


por la evaporación de la humedad de esta superficie. La
nariz contiene las aberturas de los senos aéreos parana­
sales que drenan, por tanto, en el interior de las cavidades
nasales, y la abertura del conducto nasolagrimal que con­
duce las lágrimas desde los ojos a la parte inferior de las
cavidades nasales.

La faringe es un tubo muscular que se extiende desde


la base del cráneo hasta su unión con el esófago, a nivel
del cartílago cricoides. Se halla situada, por tanto, detrás
El aparato respiratorio y la respiración 275

de la nariz (la nasofaringe), por detrás de la boca (la oro­


faringe) y por detrás de la laringe (la faringe laríngea).
Las ventanas posteriores son las aberturas de las cavi­
dades nasales en la nasofaringe.

La laringe se halla situada por delante de la parte más


inferior de la faringe, a la que separa de la columna verte­
bral, extendiéndose desde la faringe hasta el nivel de la
sexta vértebra cervical. Constituye una parte muy promi­
nente y por debajo se abre en la tráquea.
La laringe consta de piezas de cartílago unidas entre sí
mediante ligamentos y membranas. La mayor es el cartí­
lago tiroides, en cuya parte anterior se forma la prominen­
mia subcutánea conocida como nuez de Adán. Consta de
dos láminas unidas en la línea media. El borde superior
está señalado por una escotadura en forma de V. El car­
tílago cricoides está situado por debajo del tiroides y pre­
senta una forma de anillo de sello con la parte del sello
hacia atrás. Es el único cartílago que forma un anillo com­
pleto. Otros cartílagos son los dos aritenoides adosados a
la parte posterior del cricoides, y dos cartílagos cuneifor­
mes, que son más pequeños.
Insertá en la punta del cartílago tiroides se halla la epi­
glotis, que forma un colgajo cartilaginoso que contribuye
al cierre de la laringe durante la deglución. La laringe está
recubierta del mismo tipo de membrana mucosa que la de
la tráquea, exceptuando las cuerdas vocales y parte de la
epiglotis, que están recubiertas por epitelio estratificado.
Las cuerdas vocales se hallan en el interior de la laringe
y pasan del cartílago tiroides por delante a los aritenoides
por detrás. Mediante los movimientos de los cartílagos ari­
tenoides realizados por los diversos músculos laríngeos, las
cuerdas vocales se aproximan o relajan. De esta forma
varía el tamaño de la abertura durante la respiración y
la fonación.
La emisión de la voz se produce por la vibración de las
cuerdas, debido al paso del aire a través de la glotis. Los
diversos músculos insertos en la laringe regulan la pro­
ducción de la voz y cierran también la abertura superior
de la laringe durante la deglución.
276 Manual de anatomía y fisiología

Tráquea. La tráquea tiene una longitud de 10 cm apro­


ximadamente. Se extiende desde la laringe hasta el nivel de
la quinta vértebra dorsal, en donde se divide en dos bron­
quios. Está compuesta de dieciséis a veinte anillos incom­
pletos de cartílago unidos por tejido fibroso que comple­
tan la circunferencia en la parte posterior de la tráquea;
en esta parte existe también cierta cantidad de tejido
muscular. La tráquea está recubierta por mémbrana mu­
cosa compuesta de epitelio ciliada y células caliciformes.
La dirección en que se mueven los cilios es hacia arriba,
hacia la laringe y, mediante este movimiento se expelen las
partículas inhaladas de polvo, polen, etc. Los cartílagos que
sirven para mantener abierta la tráquea son incompletos
por detrás, en donde la tráquea se halla en íntimo contacto
con el esófago, a la que separa de la columna vertebral.
La tráquea cervical, que pasa a través del cuello, está
cruzada por el istmo de la glándula tiroides, cuyos lóbulos
abrazan los lados de la tráquea. La tráquea torácica pasa
a través del mediastino superior; se halla situada por de­
trás del esternón, en contacto con la arteria innominada y
el cayado de la aorta. El esófago se halla por detrás de
la tráquea.

Bronquios. Están formados por la bifurcación de la


tráquea, aproximadamente a nivel de la quinta vértebra
dorsal; son de estructura semejante a la tráquea y están
recubiertos por los mismos tipos de células. Los bronquios
se dirigen hacia abajo y afuera, hacia las raíces de los pul­
mones. El bronquio derecho es más corto y más ancho que
el izquierdo; proporciona una rama a un nivel más alto
que el de la arteria pulmonar, denominado bronquio lobu­
lar superior. La otra rama se origina después que el bron­
quio principal ha pasado por debajo de la arteria: es el
bronquio lobular inferior (fig. 159).
El bronquio izquierdo es más largo y delgado que el
derecho; pasa por debajo de la arteria pulmonar antes de
su división en ramas para los lóbulos superior e inferior.
El aparato respiratorio y la respiración 277

CAVIDAD TORACICA

La cavidad torácica se halla situada en la parte superior


del tronco. Las estructuras contenidas en el tórax son las
siguientes:
El esternón y los cartílagos costales, por delante.
Las doce vértebras dorsales con sus discos interverte-
brales cartilaginosos, por detrás.
Las costillas y los músculos intercostales, por los lados.
El diafragma, por abajo.
La raíz del cuello, por arriba.

Contenido. Las partes laterales de la cavidad torácica


están completamente llenas por los pulmones con su cu­
bierta pleural; se hallan uno a cada lado y forman los lí­
mites externos del mediastino.

CART.
COST

DIAFRAGMA PULMONARES
N. FR�NICO IZQUIERDO MÚSCULOS INTERCOSTALES

Fig. 160. Mediastino visto desde cada lado. Se han extraído


los pulmones.
278 Manual de anatomía y fisiología

V�RTICES

PULMÓN DERECHO PULMÓN IZQUIERDO

PLEURA PLEURA

Fig. 161. Posición de los pulmones en el tórax.

El mediastino es el espacio de la cavidad torácica si­


tuado entre los dos pulmones. Contiene el corazón y los
grandes vasos, el esófago, el conducto torácico, la aorta
descendente, la vena cava superior, los nervios vagos y
frénicos y numerosos ganglios linfáticos.

PULMONES

Los pulmones, en número de dos, son los principales ór­


ganos de la respiración. Llenan la cavidad torácica y se
hallan uno a cada lado, separados en la parte media por
el corazón y los grandes vasos y por otras estructuras que
se hallan en el mediastino (véase anteriormente). Los pul­
mones son órganos en forma de cono, con el vértice hacia
arriba, sobresaliendo un poco más que la clavícula en la
raíz del cuello. La base de los pulmones se halla apoyada
en el suelo de la cavidad torácica, el diafragma. Los pul­
mones presentan una superficie externa en contacto con las
costillas, una superficie interna en la que se halla la raíz
de los pulmones, un borde posterior en contacto con la co-
El aparato respiratorio y la respiración 279

lumna vertebral y un borde anterior que sobrepasa la cara


anterior del corazón.

Lóbulos de los pulmones. Los pulmones se hallan divi­


didos en lóbulos por fisuras. El pulmón derecho posee tres
lóbulos y el izquierdo, dos. Cada uno de estos lóbulos está
compuesto de cierto número de lobulillos. En cada lobu­
lillo penetra un pequeño tubo bronquial y, a medida que
se divide y subdivide, sus paredes se hacen cada vez más
delgadas y terminan, finalmente, en pequeños sacos dila­
tados, los sacos aéreos de los pulmones o alvéolos. El te­
jido pulmonar es elástico, poroso y esponjoso. Flota en el
agua debido al aire que contiene.

Bronquios pulmonares. La tráquea se divide en dos bron­


quios principales; éstos se dividen nuevamente antes de
penetrar en los pulmones (pág. 274). A medida que los
bronquios pulmonares pasan a través de los pulmones, se
dividen y subdividen gran número de veces. Los conductos
mayores conservan una estructura semejante a la de la
tráquea, con una pared fibrosa muscular que contiene car-

Fig. 162. Terminación de un bronquiolo en el interior de un grupo


de alvéolos.

La red capital recubre todos los alvéolos, pero en el esquema se muestra


que sólo recubre tres alvéolos.
280 Manual de anatomía y fisiología

tílago y está recubierta por epitelio ciliada. El cartílago


desaparece gradualmente de los pequeños conductos, per­
sistiendo la capa fibromuscular y la cubierta ciliada. Los
bronquíolos terminales se abren en un conducto ligeramen­
te diferente denominado vestíbulo, y aquí la cubierta mem­
branosa empieza a cambiar su estructura: la cubierta epi­
telial ciliada se sustituye por otra de células epiteliales
aplanadas. Desde el vestíbulo se abren varios infundíbulos
(figura 162), y en las paredes de éstos se hallan los sacos
aéreos. Estos sacos aéreos o alvéolos constan de una sola
capa de células epiteliales aplanadas, y es aquí donde la
sangre se pone casi en contacto directo con el aire; un
plexo de vasos capilares sanguíneos rodea los alvéolos y
se produce el intercambio de gases.

Vasos sanguíneos de los pulmones. La arteria pulmo­


nar transporta la sangre desoxigenada desde el ventrículo
derecho del corazón a los pulmones; sus ramas se hallan
en contacto con los tubos bronquiales, dividiéndose y sub­
dividiéndose hasta que se forman arteriolas delgadas; éstas
forman una red de capilares que se hallan en contacto con
las paredes de los alvéolos o sacos aéreos. Estos diminu­
tos vasos capilares tienen una luz muy pequeña, por lo
que prácticamente los hematíes discurren a lo largo de ellos
en una sola hilera. Se mueven lentamente y están separa­
dos del aire en los alvéolos por dos delgadas membranas;
el intercambio de los gases se realiza por difusión, que es
la función de la respiración (pág. 282).
Los capilares pulmonares se unen entre sí hasta que se
forman vasos mayores, y, finalmente, se constituyen las
dos venas pulmonares que transportan la sangre oxigenada
a la aurícula izquierda del corazón para su distribución a
todo el organismo por medio de la aorta.
Los vasos descritos como arterias bronquiales transpor­
tan directamente la sangre oxigenada desde la aorta torá­
cica a los pulmones con objeto de contribuir a la nutrición
y la oxigenación de la propia sustancia del tejido pulmo­
nar. Las ramas terminales de estas arterias forman un plexo
capilar, que es distinto y separado del formado por las ramas
terminales de las arterias pulmonares, pero algunos de estos
El aparato respiratorio y la respiración 281

capilares se unen finalmente con los capilares pulmonares,


y esta sangre es entonces transportada desde cada pulmón
por las venas bronquiales, que eventualmente alcanza la
vena cava superior a través de las venas ácigos (véase pá­
gina 198).

Raíz o hilio del pulmón. Está formada por las siguientes


estructuras:
Arterias pulmonares, que transportan la sangre desoxi­
genada al interior de los pulmones para su oxigenación.
Venas pulmonares, que devuelven la sangre oxigenada de
los pulmones al corazón.
Bronquios, que se ramifican en el árbol bronquial y for­
man los conductos aéreos principales.
Arterias bronquiales, que se originan de la aorta torá­
cica y transportan sangre arterial a la sustancia pulmonar.
Venas bronquiales, que devuelven parte de la sangre des­
de los pulmones a la vena cava superior.
Vasos linfáticos, que penetran en los pulmones y salen
de ellos y son muy numerosos.
Nervios. Los pulmones están inervados por los nervios
vago y simpático.
Ganglios linfáticos. Todos los vasos linfáticos que pasan
a través del tejido pulmonar y drenan eventualmente en
los ganglios se hallan situados en el hilio del pulmón.

Pleura. Cada pulmón está rodeado por una doble mem­


brana serosa, la pleura. La pleura visceral recubre íntima­
mente el pulmón, pasando al interior de las fisuras, sepa­
rando los lóbulos. Esta membrana se refleja entonces hacia
atrás en el hilio del pulmón y forma la pleura parietal que
recubre el interior de la pared torácica. La pleura que re­
cubre las costillas es la pleura costal; la porción que recu­
bre el diafragma es la pleura diafragmática y la porción
que se halla en el cuello es la pleura cervical. Ésta se halla
reforzada por una gruesa membrana denominada membrana
suprapleural (fascia de Sibson), sobre la cual se hallan
situadas las arterias subclavias.
282 Manual de anatomía y fisiología

Entre las capas pleurales se halla un discreto exudado


que lubrica las superficies y evita la fricción entre los
pulmones y la pared torácica durante los movimientos
respiratorios. En estado normal, las dos capas de la pleura
se hallan en contacto. El espacio o cavidad pleural es sola­
mente un espacio potencial o virtual; pero cuando, en los
procesos anormales, se forma aire o líquido entre las dos
capas, éstas se separan y se forma un espacio evidente.

FISIOLOGIA DE LA RESPIRACióN

La función de los pulmones es el intercambio de los


gases oxígeno y anhídrido carbónico.
En la respiración pulmonar, o respiración externa, el
oxígeno es captado, a través de la nariz y la boca, por la
respiración; sigue a lo largo de la tráquea y de los conduc­
tos bronquiales hasta los alvéolos, en donde entra en ín­
timo contacto con la sangre en los capilares pulmonares.
Sólo una capa de membrana, la membrana alveolocapilar,
separa el oxígeno de la sangre. El oxígeno pasa a través
de esta membrana y es captado por la hemoglobina de los
hematíes y transportado al corazón, desde donde es bom­
beado en las arterias para distribuirse en todas las partes
del organismo. La sangre abandona los pulmones con una
presión de oxígeno de 100 mm Hg, y a este nivel la hemo­
globina está saturada a 95% con oxígeno.
En los pulmones, el anhídrido carbónico, un producto
de desecho del metabolismo, pasa a través de la membrana
alveolocapilar desde los capilares sanguíneos a los alvéo­
los y, pasando a través de los conductos bronquiales y de
la tráquea, es expelido por la nariz y la boca.
Cuatro procesos intervienen en la respiración pulmonar
o externa:

l. Ventilación pulmonar o acto de la respiración, la cual


reemplaza el aire de los alvéolos con el aire exterior.
2. La sangre circula a través de los pulmones.
3. La distribución de la corriente de aire y de la corriente
sanguínea para permitir que lleguen las cantidades de­
bidas a todas las zonas de los pulmones.
El aparato respiratorio y la respiración 283

4. La difusión de los gases que pasan a través de la mem­


brana alveolocapilar. El anhídrido carbónico difunde
más fácilmente que el oxígeno.

Estos procesos se suceden de tal forma que la sangre


que abandona los pulmones posee las cantidades correc­
tas de CO� y 0". Durante el ejercicio penetra más sangre
en los pulmones conteniendo mucho más co" y mucho me­
nos O�; este exceso de CO� no puede eliminarse, con lo que
aumenta su concentración en la sangre arterial. De esta
forma se estimula el centro respiratorio del cerebro y au­
menta la velocidad y la profundidad de la respiración. Esta
ventilación aumentada conduce, por consiguiente, a la ex­
creción de co� y a una mayor absorción de 0�.

RESPIRACION
PULMONAR

Fig. 163. Respiración.

Respiración interna o tisular. La sangre, cuando tiene


su hemoglobina saturada con oxígeno (oxihemoglobina),
circula a través del cuerpo y alcanza finalmente los lechos
capilares, en donde la sangre •circula muy lentamente. Las
células tisulares absorben el oxígeno de la hemoglobina
para permitir la oxidación, y la sangre recibe a cambio el
producto de desecho de la oxidación, el anhídrido carbónico.
284 Manual de anatomía y fisiología

Durante la respiracwn externa y la respiración interna


o tisular se producen los siguientes cambios en la compo­
sición del aire en los alvéolos:

Aire inspirado (atmosférico):

Nitrógeno 79 %
Oxígeno 20 %
Anhídrido carbónico 0,04%

El aire que penetra en los alvéolos tiene la misma tem­


peratura y humedad de la atmósfera.

Aire espirado:

Nitrógeno 79 %
Oxígeno 16 %
Anhídrido carbónico 4,04%

El aire espirado está saturado con vapor acuoso y tiene


la misma temperatura del cuerpo (20 % del calor del cuerpo
se pierde en el calentamiento del aire espirado).

Capacidad aérea de los pulmones La capacidad total de


aire de los pulmones es de 4500 a 5000 ml de aire, o sea
4,5 a 5 l. Solamente una pequeña proporción de este aire,
aproximadamente una décima parte (500 mi), es el aire
periódico que se inspira y espira en la respiración tranquila
ordinaria.

Capacidad vital. El volumen de aire que puede introdu­


cirse en los pulmones y el que puede expulsarse de los
mismos mediante la inspiración y la espiración forzadas,
se denomina capacidad vital de los pulmones. Se mide con
un espirómetro. En el hombre normal es de 4-5 1, y en la
mujer normal de 4-4 l. La capacidad vital se reduce en
las afecciones de los pulmones, enfermedades del corazón
(que producen congestión de los pulmones) y por debi­
lidad de los músculos de la respiración.
El aparato respiratorio y la respiración 285

MECANISMO Y REGULACióN
DE LA RESPIRACióN

El mecanismo de la respiración se regula y gobierna por


dos factores principales: a) químico y b) nervioso. Ciertos
factores estimulan el centro respiratorio, que está situado
en el bulbo, y cuando se estimula el centro se originan im­
pulsos que se transmiten por los nervios espinales a los
músculos de la respiración, el diafragma y los intercostales.

Regulación nerviosa. El centro respiratorio es un centro


automático situado en el bulbo, desde el cual impulsos efe­
rentes pasan a los músculos de la respiración. Por medio
de algunas de las raíces nerviosas cervicales, los impulsos
se transmiten al diafragma a través de los nervios frénicos;
en la parte inferior de la medula espinal los impulsos pasan
desde la región dorsal por la vía de los nervios intercos­
tales, para estimular los músculos intercostales. Estos im­
pulsos producen la contracción rítmica del diafragma y de
los músculos intercostales con una frecuencia aproximada
de quince veces por minuto.
Los impulsos aferentes se originan por la distensión de
los alvéolos y son conducidos por los nervios vagos al
centro respiratorio situado en el bulbo.

Regulación química. Éste es el último factor que regula


y gobierna la frecuencia, velocidad y profundidad de los
movimientos respiratorios. El centro respiratorio del bulbo
es extremadamente sensible a la reacción de la sangre; debe
mantener la reserva alcalina de la sangre (pág. 174). El
anhídrido carbónico es un producto ácido del metabolismo,
y esta sustane'ia química ácida estimula el centro respira­
torio para enviar impulsos nerviosos que actúan sobre los
músculos de la respiración.
Ambas regulaciones, química y nerviosa, son esenciales;
si falta alguna de ellas el hombre no puede continuar su
respiración. En casos de parálisis de los músculos de la res­
piración (intercostales y diafragma) debe emplearse el pul­
món de acero u otros medios de respiración artificial con-
286 Manual de anatomía y fisiología

Fig. 164. Respiración de Cheyne-Stokes.

Irregularidad de la respiración en la que alternan periodos de respiración


profunda con otros de cese de la respiración; se observa en las fases finales
de la enfermedad cardiaca y en otras afecciones graves como la uremia.

tinua, debido a que el tórax debe moverse con objeto de


que el aire entre y salga de los pulmones.
Existen ciertos factores que pueden producir un aumento
de la velocidad y profundidad de la respiración. El ejerci­
cio vigoroso, al requerir grandes cantidades de oxígeno con
objeto de procurar la energía (trabajo) requerida, dará
lugar a un ligero aumento de anhídrido carbónico en la
sangre, aumento que conducirá a una ventilación más am­
plia de los pulmones.
La emoción, el dolor y el miedo, por ejemplo, producen
impulsos que estimulan el centro respiratorio y dan lugar
a un brusco aumento del ingreso de aire, que todos noso­
tros hemos experimentado en muchas ocasiones. Los im­
pulsos aferentes procede11tes de la piel producirán un efecto
semejante; cuando el cuerpo se sumerge en agua fría se
produce inmediatamente una inspiración profunda.
Es posible, aunque en forma muy discreta, la regulación
voluntaria de los movimientos de la respiración, ya que
estos movimientos son automáticos. Todo intento de dete­
ner la respiración durante un largo periodo de tiempo fra­
casa por las molestias que se producen a causa de cualquier
aumento del contenido normal de anhídrido carbónico en
la sangre.

La velocidad de la respiración es algo más rápida en


mujeres que en hombres. En la respiración normal, la es­
piración sucede a la inspiración, a la que sigue una ligera
pausa. Inspiración-espiración-pausa. En los niños enfermos
El aparato respiratorio y la respiración 287

se altera, a veces, este orden y el ritmo es entonces inspi­


ración-pausa-espiración. Esta modalidad se describe como
respiración invertida.

Ritmo normal por minuto:

En el recién nacido 40
A los 12 meses 30
De 2 a S años 24
En los adultos 10-20

Movimientos respiratorios. Durante la respiración se


producen dos movimientos: a) inspiración y b) espiración.
La inspiración es un proceso activo que se realiza por
acción muscular. La contracción del diafragma agranda la
cavidad torácica de arriba abajo, es decir, en sentido ver­
tical. La elevación de las costillas y del esternón, realizada
por la contracción de los músculos intercostales, ensancha
lateralmente y de delante atrás la cavidad torácica. Los pul­
mones elásticos se expanden para llenar este espacio aumen­
tado, y el aire penetra en los espacios aéreos. Los músculos
intercostales externos entran en acción como músculos acce­
sorios sólo en el caso de que la inspiración llegue a repre­
sentar un esfuerzo consciente.
En la espiración el aire se expulsa por la relajación de
los músculos y por la retracción elástica de los pulmones.
Es un proceso pasivo.
En la respiración forzada están extraordinariamente au­
mentados Jos movimientos del tórax. Los músculos del
cuello y de los hombros contribuyen a elevar las costillas
y el esternón. También entran en acción los músculos de
la espalda y del abdomen, y las aletas de la nariz se dilatan
y relajan alternativamente.

Necesidad de oxígeno .por el organismo. En muchas afec­


ciones, incluidas aquéllas que ya hemos mencionado, pue­
de prescribirse la administración de oxígeno. Los indivi­
duos dependen del oxígeno para sus vidas; si se suspende
completamente el oxígeno por espacio de más de 4 minu­
tos se producen lesiones irreversibles en el cerebro y el
288 Manual de anatomía y fisiología

paciente comúnmente fallece. Esta situación urgente apa­


rece cuando, por ejemplo, un niño que está jugando intro­
duce su cabeza y su cara en un saco de polietileno y se
asfixia. Pero si el aP.orte de oxígeno sólo está disminuido,
el paciente presenta un estado de confusión, es decir, está
sufriendo de anoxia cerebral. Esto sucede a los individuos
que trabajan en espacios confinados, como en las bodegas
de ros barcos, en los tanques y en las calderas; usan el
oxígeno disponible, y a no ser que se consiga suministrar­
les oxígeno para respirar, o sean transportados a condicio­
nes aéreas normales, fallecerán de anoxemia, que es el tér­
mino abreviado de anoxia. Se usan también los términos
de hipoxemia o hipoxia.
Cuando existe oxígeno insuficiente en la sangre, ésta
pierde su coloración roja brillante, se vuelve oscura y Jos
labios, orejas y extremidades del paciente adquieren una
coloración oscura y se dice que está cianótico.
Los individuos que intentan el suicidio introduciendo sus
cabezas en el interior de un horno de gas de hulla, no sólo
están expuestos a la anoxia, sino que respiran el venenoso
óxido de carbono, el cual se combina fácilmente con la
hemoglobina de Jos hematíes, desplazando su contenido
normal de oxígeno. En estos casos, los labios no están cia­
nóticos, sino que presentan una característica coloración
rojo cereza.
El tratamiento requerido es la inhalación y exposición a
concentraciones elevadas de oxígeno conteniendo un equi­
valente de hasta cinco veces la cantidad de oxígeno en el
aire atmosférico, o sea cinco atmósferas.

Notas clínicas

Es esencial una buena ventilación de las habitaciones, particular·


mente en los lugares en donde se congregan individuos jóvenes,
como en l as escuelas, oficinas y talleres. Con ello se pretende: a) pre­
venir la propagación de infecciones respiratorias, tales como resfria­
dos, gripe y bronquitis, o de cualquiera de las enfermedades conta­
giosas que pueden pasar fácilmente de una persona a otra, y b) evi­
tar molestias debidas al calor, humedad y malos olores, y mantener
una atmósfera «fresca» que permita la concentración en el trabajo
o en el estudio.
El aparato respiratorio y Ia respiracion 289

(Vease Ia nota anterior acerca de Ia necesidad de oxigeno por el


organismo.)
La ventllac16n pulmonar, o sea Ia cantidad de aire que entra y sale
de los pulmones, puede ser demasiado exigua si Ia respiracion es
debil a causa de lesi6n del cerebro y medula espinal, nervios, museu-
los o costillas, o si Ia respiracion esta obstruida por bloqueo de los
conductos aereos, como sucede en el asma. La ventilacion pulmonar
deficiente produce anoxia y acumulacion de CO,. El tratamiento pre-
tende ayudar a Ia respiraci6n mediante Ia ventilacion artificial, o
por inhalaciones que alivien Ia obstrucci6n de los conductos aereos
bronquiales. La lesi6n del tejido pulmonar, como sucede en Ia neu-
monia, no es causa de ventilaci6n pulmonar deficiente, pero produce
anoxia.
La dlsnea, o respiraci6n dificultosa, puede obedecer a debilidad de
los nervios o musculos , lesion de las costillas o de las cavidades
pleurales, rigidez de los pulmones debida a neumonfa, edema pul-
monar en Ia insuficiencia cardiaca, u obstruccion de los conductos
aereos como sucede en el asma o en Ia bronquitis. Estas afecciones
se acompaiian frecuentemente de cianosis.
En Ia neumonia lobar, las zonas afectas estan congestionadas y
esta impedida Ia difusi6n del oxigeno. Esta aumentada Ia velocidad
respiratoria, como un intento del tejido pulmonar normal para com-
pensar Ia insuficiencia de las zonas congestionadas.
En Ia bronquitls, como en Ia neumonfa, estan alteradas igualmente
Ia ventilacion y Ia difusi6n de gases, ya que Ia tumefaccion de Ia
membrana de cobertura obstruye Ia penetracion de aire en los pul-
mones. La bronquitis cronica puede complicarse de enfisema cuando
el aire se retiene en el tejido pulmonar debido a Ia degeneraci6n del
tejido elastico de las delgadas celdillas aereas, y los alveolos se man-
tienen permanentemente dilatados, con alteracion de Ia superficie
membranosa para Ia difusion de los gases. En el asma, los conductos
aereos estan estrechados y parcialmente obstruidos por espasmo
muscular. La espiracion es particularmente diffcil. En Ia bronquiec-
tasia, los conductos bronquiales estan dilatados y, a menudo, in-
fectados.
La insuficiencia respiratoria representa Ia insuficiencia de Ia fun-
cion respiratoria para mantener el contenido normal del anhfdrido
carbonico y del oxfgeno arterial. Existen dos tipos: en el primero
existe insuficiencia de Ia ventilacion pulmonar, debido a Ia insufi-
ciencia del impulso nervioso central, como sucede en Ia sobredosi-
ficacion de medicaciones sedantes; insuficiencia del impulso ner-
vioso periferico, como en Ia poliomielitis; insuficiencia del impulso
toracico, como sucede en las fracturas extensas de costillas en el
neumotorax o en Ia obstrucci6n de Ia laringe. En estas situaciones
existe a Ia vez carencia de oxfgeno y exceso de anhidrido carbonico.
En el segundo tipo de insuficiencia respiratoria existe una inade-
cuaci6n del intercambio alveolocapilar, como sucede en Ia neu-
monia o en el edema pulmonar (pag. 164 ). En estas afecciones existe
290 Manual de anatomia y fisiologia

carencia de oxigeno, pero no exceso de anhidrido carbonico debido


a que, siendo mas soluble el CO,, puede escapar de Ia sangre, incluso
cuando Ia membrana alveolar es demasiado gruesa para ser a tra-
vesada por el 0 ,.
La clrugia tonicica esta muy perfeccionada. La toracotomia es Ia
apertura del torax con objeto de intervenir sobre a lguno de los
6rganos contenidos en el t6rax, tales como el corazon o pulmones, o
alguna de las estructuras del mediastino. La toracoplastia es una
operacion que permite extir pa r cierto numero de costillas para con-
seguir el colapso del t6rax con objeto de inmovilizar un puJm6n tu-
berculoso. Se practica resecci6n de una cost illa para drenar un em-
p iema.
Las operaciones sabre los p u/mones comprenden la neumonectomia,
en Ia que se extirpa un pulmo n, y Ia lobectomia cua ndo se extirpan
uno o mas lobulos. Otras operaciones que se practica n son la extir-
pacion de un segmento de tej ido pulmonar, Ia resecci6n fragmentaria,
o de una cuila de tejido, Ia resecci6n cuneiforme.
La preparaci6n pa ra una operaci6n toracica es identica a Ia de
cualquier otra operaci6n importante, y comprende radiografias toni-
cicas ordinarias, fisioterapia y, posiblemente, Ia broncoscopia diag-
nostica. Toda infeccion aguda que afecte al aparato respiratorio sera
indicacion para re trasar Ia o peracion hasta que haya sido t ratada
adecuadamente.
Las operaciones sobre el esofago, para las anomalias congenitas,
estrecheces y neoformaciones malignas, pueden practicarse a traves
de una incision de toracotomia.
La operacion para Ia' reparacion de una hernia del hiato esofagico
es una de las operaciones mas comunes en este grupo (pag. 152).
Despues de cualquier toracotomia se aplica una canula de drenaje
interpleural a traves de Ia pared tonicica, hasta un frasco de dre·
naje subacua tico hermetico. Este frasco actua como un mecanismo
de una sola valvula, permitiendo el drenaje libre de aire, sangre o
liquido seroso de l torax . De esta forma e l tej ido pulmonar restante
queda en Jibertad para expansionarse completamen te y conseguit·
Jlenar Ia cavidad toracica.
Una observacion importante para Ia enfermera es que debe pro-
curar que e l t ubo de drenaje sea permeable y registrar Ia cantidad
y tipo de liqu ido drenado en un per iodo de 24 horas. E ste registro
forma parte del registro del balance de liquidos que debe ser
observado meticu losamente dia a dia.
Capítulo 17

Metabolismo

Metabolismo es el término utilizado para designar los


cambios químicos que se producen en el organismo, nece­
sarios para el desarrollo de sus funciones vitales. Cada cé­
lula está formada por un protoplasma que tiene el poder
de absorber oxígeno y otras sustancias necesarias y elimi­
nar sus productos de desecho, como el anhídrido carbó­
nico, pero entre los cambios que tienen lugar en las célu­
las se realiza una extensa actividad química de la que, en
definitiva, dependen íntimamente todas las funciones del
organismo.
Existe un equilibrio constante entre la asimilación, es
decir, el anabolismo de las sustancias complejas y de los
tejidos con consumo de energía, y la desasimilación, es
decir, el catabolismo de dichas sustancias con liberación
de energía. Durante el crecimiento o en la convalecencia de
la enfermedad predomina el anabolismo. En la vejez o en la
enfermedad predomina el catabolismo.

Curso del metabollsmo. Metabolismo basal es el término


usado para describir el valor de las actividades metabó­
licas del organismo en condiciones de reposo físico y men­
tal. En este estado, se requiere una cantidad muy pequeña
de oxígeno, ya que es mínimo el trabajo que realizan los
tejidos.
El valor del metabolismo basal se determina en indivi­
duos que están en reposo en cama, que no han tomado
ningún alimento ni líquido durante toda la noche y se
hallan completamente tranquilos. Se miden el ingreso de
oxígeno o la eliminación de anhídrido carbónico.
292 Manual de anatomia y fisiologia

Los principales factores que ejercen influencia sobre el


valor del metabolismo son: el peso del cuerpo, la edad y
el sexo, el clima, incluyendo el grado de calor, Ia clase de
vestido y Ia naturaleza de trabajo. Es indudable que e l
valor del metabolismo dependeni de Ia actividad del in-
dividuo. Sera mas elevado en el trabajador manual que en
el dedicado a labores sedentarias.
El estado de tension nerviosa es un factor muy impor-
tante, ya que afectani a Ia velocidad de Ia respiraci6n y
a Ia frecuencia y fuerza de Ia acci6n del coraz6n.
El valor del metabolismo basal en la enfermedad se halla
influido por alguna anormalidad de Ia ghindula tiroides. La
hiperfunci6n de esta glandula aumenta el valor del meta-
bolismo, como sucede en el hipertiroidismo (vease pag. 303).
La hipofunci6n de Ia glandula disminuye el valor del meta-
bolismo, como sucede en el cretinismo y en el mixedema.
Para compensar Ia perdida de calor y mantener Ia nece-
saria producci6n de energia para ser usada en forma de
calor o de trabajo, el hombre requiere los alimentos. Se
ha determinado el valor energetico de los alimentos, que
se expresa en grandes calorias suministradas en Ia forma
siguiente:

Proteinas que suministran 4,1 cal/g


Grasas que suministran 9,3 cal/g
Hidratos de carbono 4,1 cal/g

Las calorias se requieren:


Para evitar Ia perdida de peso.
Para mantener Ia temperatura organica.
Para contribuir a Ia actividad funcional de todas las
celulas, tej idos, glandulas y 6rganos.

Un hombre que realiza un trabajo manual


requiere 3.500 cal
Un trabajador sedentario requiere 2.500 cal
Un hombre en reposo requiere 1.800 cal
Un paciente en cama requiere solamente 1.200 cal
Metabolismo 293

Los niños y los adolescentes en crecimiento requieren


proporcionalmente más calorías que los adultos por kilo­
gramo de peso corporal.
Los alimentos que proporcionan calor y energía son los
hidratos de carbono, grasas y proteínas. A continuación se
expone un ·resumen del proceso del metabolismo de estos
tres tipos de alimentos.

METABOLISMO DE LOS HIDROCARBONADOS

Como resultado de la digestión y la absorción (véase más


adelante), los azúcares y almidones aparecen en la sangre
en forma de glucosa. El nivel normal de glucosa en la san­
gre es de 100 mg por 100 mi de sangre. La glucosa se di­
funde fácilmente en el líquido tisular y en el interior de
las células, y existe una concentración uniforme de la
misma en los líquidos orgánicos.
La glucosa es almacenada en el hígado y en los múscu­
los esqueléticos en forma de glucógeno; el glucógeno hepá­
tico se convierte nuevamente en glucosa a medida de los
requerimientos del organismo. Este proceso requiere la
acción de la insulina (pág. 306). El glucógeno muscular se
usa durante la actividad muscular y se repone por la glu­
cosa de la sangre según los requerimientos.
En muchas enfermedades se requieren calorías adicio­
nales por parte del organismo, y como que los hidrocarbo­
nados es el tipo de alimento más fácilmente digerido y
asimilado, el aporte de hidrocarbonados aumenta más bien
que el de proteínas o grasas.

Digestión

La ptialina (amilasa salival) convierte el almidón cocido


en maltosa.
La amilasa convierte todos los almidones en maltosa.

Fermentos intestinales:

lnvertasa producen la desintegración levulosa,


Maltasa final de la maltosa en los glucosa y
Lactasa 111onosacáridos: galactosa
294 Manual de anatomía y fisiología

Absorción

Los monosacáridos se absorben en la sangre: la canti­


dad adecuada de azúcar sanguíneo se mantiene por la
acción de la insulina y por la actividad hepática.
En los tejidos: los hidratos de carbono se oxidan para
proporcionar calor y energía. El exceso se almacena
en forma de grasa, aumentando así el peso corporal.
Durante el proceso de la combustión se elimina anhí­
drido carbónico en forma de producto de desecho.
Los productos de desecho resultantes de la combustión
de los hidratos de carbono en los tejidos se excretan:

Por los pulmones: agua (H20) y


anhídrido carbónico (CO�)
Por la piel: agua
Por la orina: agua

METABOLISMO DE LAS GRASAS

Las grasas que no se requieren inmediatamente después


de su absorción (pág. 295) se almacenan en los depósitos
grasos del organismo en forma de tejido adiposo. Cuando
se requieren, se extraen de estos depósitos, y en el hí­
gado se convierten en glicerina y ácidos grasos, que es la
forma en que pueden ser utilizadas en el organismo.
Cuando la grasa es metabolizada por el hígado existe un
residuo de sustancias cetónicas, que sólo puede ser usado
por el organismo hasta cierto límite. Si se producen por el
hígado con mayor rapidez de la que pueden usarse, se
acumulan en la sangre y producen la cetosis. Esto sucede
en la inanición, cuando el organismo no tiene nada para
usar sino solamente la grasa de su tejido adiposo, en la
diabetes y en la dieta que es demasiado rica en grasas y
escasa en hidrocarbonados.
Metabolismo 295

Digestión
La lipasa gástrica produce una discreta hidrólisis de las

}
grasas.
Lipasa pancreática desdoblan las grasas en glicerina
Lipasa intestinal y ácidos grasos.

La absorción de la glicerina y de los ácidos grasos se rea­


liza por los quilíferos, desde donde pasan al conducto
torácica y penetran en la corriente sanguínea.
En la sangre, la grasa es transportada por toda célula del
organismo.
El hígado contribuye a la oxidación de las grasas y las
prepara para su deposición en los tejidos. Se usa, a
veces, el término desaturación de las grasas para des­
cribir esta acción preparatoria del hígado sobre las
grasas.
En los tejidos: parte de la grasa es oxidada (en presen­
cia de hidratos de carbono) para proporcionar calor
y energía. Otra parte de la grasa se almacena en los
depósitos adiposos. (Esta grasa almacenada contiene
vitaminas A y D.)
Los productos de desecho resultantes de la combustión
de la grasa en los tejidos se eliminan:

Por los pulmones: agua y anhídrido carbónico


Por la piel: agua
Por los riñones: agua

METABOLISMO DE LAS PROTEINAS


Se forma gran número de aminoácidos como resultado
de la digestión de las proteínas y constituyen un almace­
namiento del cual las células del organismo los extraen a
medida de las necesidades. En la actualidad sólo se cono­
cen nueve de estos aminoácidos como esenciales para el
crecimiento y reparación de los tejidos del organismo.
Cuando las dietas contienen un exceso de proteína, los ami­
noácidos sobrantes son desaminados en el hígado para eli-
296 Manual de anatomía y fisiología

minar el nitrógeno, dejando solamente carbono, hidrógeno


y oxígeno, que pueden usarse para la producción de calor
y energía. Por el contrario, cuando es escaso el aporte de
proteínas, como sucede en la inanición, no solamente se
vacían los almacenamientos de hidrocarbonados y de grasas,
sino que se produce una pérdida de la proteína orgánica,
revelada por la atrofia de los músculos. Un ejemplo se
observa en el kwashiorkor, que se produce principalmente
en países tropicales y subtropicales cuando la proteína es
muy deficiente en la dieta (véase Nota clínica, pág. 224).

Digestión

En el estómago:
Pepsina (con ClH) que convierte las proteínas en pep­
tonas.
Renina, que produce la caseína del caseinógeno.
Pepsina (con ClH) que convierte la caseína en peptonas.

En el intestino:
Tripsina, que reduce las proteínas y peptonas en poli­
péptidos.
Erepsina, que reduce sucesivamente los polipéptidos a
aminoácidos.

Absorción

En la sangre: los aminoácidos proporcionan nitrógeno y


azufre a todas las células del organismo.
Las células del organismo seleccionan los aminoácidos
especiales que cada célula necesita para la reparación
y el crecimiento.
El hígado desamina los aminoácidos y de este proceso se
forma la urea; los compuestos de carbono se liberan
por oxidación.
Los productos de desecho resultantes del metabolismo
de las proteínas en los tejidos son: urea, ácido úrico y
creatinina. Estas sustancias se excretan por la orina.
Las proteínas no se almacenan en el organismo, pero su
exceso se excreta principalmente por la orina.
Metabolismo 297

Regulación del metabolismo. La consideración de la


coordinación de las actividades de los diversos órganos
del cuerpo mostrará que funciona algún maravilloso meca­
nismo regulador que actúa con objeto de asegurar que cada
célula no funcione simplemente como una unidad indepen­
diente, sino como parte integrante de una organización: el
organismo. Los dos factores reguladores más importantes
son:

El sistema nervioso central e involuntario. Un ejemplo


es lo que sucede cuando un músculo se ve privado de su
aporte nervioso, como en el caso de la parálisis infantil:
el músculo se atrofia, se anula el funcionalismo de la región
correspondiente y se retrasa el crecimiento.

Glándulas endocrinas. Se sabe que determinados órganos


descritos como endocrinos (cap. 18) producen sustancias
de determinada naturaleza química que regulan el funcio­
nalismo adecuado del organismo produciendo variaciones
en otros órganos. Por ejemplo, cuando disminuye la secre­
ción de la glándula tiroidea, disminuyen al propio tiempo
las actividades metabólicas, e inversamente, cuando au­
menta o se altera la secreción, aumenta el metabolismo,
como se observa en la elevación de la temperatura y de la
velocidad del pulso, característicos del hipertiroidismo, y
por la demanda de los tejidos para un mayor aporte de
oxígeno (véase pág. 303).
Otro hecho que debe tomarse en consideración con res­
pecto a la regulación del metabolismo es que el aumento
de la actividad de un órgano puede conducir, y a menudo
lo hace, al aumento de la actividad de otros órganos. Por
ejemplo, la actividad muscular produce una mayor elimi­
nación de anhídrido carbónico; la presencia de este gas en
la sangre estimula la actividad respiratoria y, como resul­
tado, se produce un mayor aporte de oxígeno, y el corazón
late con mayor frecuencia con objeto de distribuir el oxíge­
no a los tejidos, en este caso a los músculos, en donde se
requiere para la utilización de la energía y para la elimina­
ción de los productos de desecho.
298 Manual de anatomía y fisiología

REGULACióN DE LA TEMPERATURA ORGÁNICA

La temperatura normal del cuerpo es de 36,5°, con osci­


laciones entre 36,2. y 36,9°. La variación diurna es aproxi­
madamente de 1°, alcanzándose el nivel más bajo en las
primeras horas de la mañana, y la mayor elevación entre
las S y las 7 de la tarde.
Esta temperatura normal se mantiene por una adapta­
ción exacta entre el calor producido y el calor perdido, lo
que se controla por el centro regulador situado en el hipo­
tálamo, que es extremadamente sensible a las variaciones
de la temperatura de la sangre que pasa a través de él,
actuando como un termostato.

El calor se produce por las actividades metabólicas en


los músculos esqueléticos y en el hígado. El glucógeno
almacenado en el hígado y en los músculos se convierte
en glucosa utilizable que se oxida, con el resultado de la
producción de calor. Con objeto de mantener la producción
normal de calor se requieren cantidades adecuadas de ali­
mentos combustibles (véase pág. 292). Las actividades meta­
bólicas (tasa de oxidación) deben ajustarse a los diversos
requerimientos; por ejemplo, la actividad muscular o las
condiciones de reposo, la ingestión de alimento durante
las comidas y en los periodos entre las mismas, las reac­
ciones emocionales del individuo, la temperatura externa,
la indumentaria y otros muchos elementos.

El sobrecalentamiento obedece comúnmente a una com­


binación de temperatura externa elevada, actividad física
importante y sudoración inadecuada.

La pérdida de calor está influida principalmente por las


actividades funcionales de la piel (la importancia de la piel
en la regulación de la temperatura del organismo se des­
cribe en la pág. 314). Cierta cantidad de calor se pierde por
evaporación de humedad por los pulmones y por las excre­
ciones. En resumen, el mecanismo de la producción y pérdi­
da de calor es el siguiente:
Metabolismo 299

Producción de calor Pérdida de calor %

Alimentos quemados en Piel: evaporación de sudor,


todos los tejidos radiación y conducción 75
Pulmones: evaporación de
humedad 20
Excreciones S
100

La pérdida de calor es estimulada por la vasodilatación


en la piel y por la sudoración; la conservación de calor se
estimula por la vasoconstricción y la disminución de sudo­
ración. Por el contrario, cuando la temperatura orgánica
desciende a causa de vasoconstricción prolongada, debido
quizás a exposición al frío o a inanición, pueden aparecer
escalofríos y contracciones, ya que los músculos se contraen
para calentar el organismo.

Notas clínicas

En la invasión bacteriana del organismo la temperatura puede al­


canzar valores elevados: es la pirexia. Esta temperatura aumentada,
excepto en el caso de que sea irregular (véase más adelante), actúa
como uno de los mecanismos de defensa del organismo, aumentando
la tasa del metabolismo, la cual aumenta a su vez la necesidad de
oxígeno por parte del organismo.
Cuando la temperatura del cuerpo aumenta por encima de 40 •c,
se describe como hiperpirexia; a veces puede ser tan elevada que se
requiera un termómetro especial para su medición.
La hipotermia, para la cual pueden requerirse termómetros espe­
ciales de registro bajo, aparece principalmente en niños e individuos
ancianos que no disponen de indumentaria suficientemente caliente
o de un ambiente cálido, o que están privados del calor proporcio­
nado por los alimentos y las bebidas, y quienes por una u otra razón
viven en los límites de la inanición. (Véase, también, Respuesta meta­
bólica en la enfermedad, cap. 13, pág. 226.)
Capítulo 18

Órganos endocrinos

Los órganos endocrinos o glándulas de secreción se agru­


pan bajo esta denominación porque la secreción que forman
no sale de las glándulas por medio de un conducto, sino
que se incorpora a la sangre que circula a través de ellas.
La palabra endocrina procede del griego y significa secre­
ción interna; el principio activo de una secreción interna se
denomina hormona, procedente de una palabra griega que
significa excitar. Algunos de los órganos endocrinos produ­
cen una sola hormona, mientras que otros producen dos
o más hormonas; la hipófisis, por ejemplo, produce un deter­
minado número de hormonas que regulan la actividad de
otros órganos endocrinos. Por esta razón, se ha considerado
a la hipófisis como la directora del organismo.
Los órganos endocrinos son:

La hipófisis, con sus lóbulos anterior y posterior.


El tiroides y los paratiroides.
Las glándulas suprarrenales, cortical y medular.
El timo y, posiblemente también, la glándula pineal.

La formación de una secreción interna es también una


función importante de otros muchos órganos y glándulas,
tales como la insulina de los islotes de Langerhans en el
páncreas, la gastrina en el estómago, los estrógenos y pro­
gesterona en los ovarios y la testosterona en los testículos.
El conocimiento de la función de estas glándulas se ha
obtenido estudiando los efectos de la enfermedad en ellos,
que se explican comúnmente por el aumento o disminución
de las hormonas necesarias .
Organos endocrinos 301

HIPOFISIS

La hipófisis, o glándula pituitaria, se halla situada en la


base del cráneo, descansando sobre la silla turca del esfe­
noides. Consta de dos lóbulos, anterior y posterior, y una
parte media, l a pars intermedia.

Lóbulo anterior. El lóbulo anterior produce un cierto


número de hormonas que regulan la secreción de todas las
otras glándulas endocrinas.
La hormona del crecimiento (hormona somatotrópica)
regula el crecimiento del organismo.
La hormona tirotrópica regula la actividad de la glándula
tiroidea en la producción de tiroxina.
La hormona adrenocorticotrópica (ACTH) regula la acti­
vidad de las glándulas suprarrenales en la producción de
hidrocortisona de la corteza suprarrenal.
Las hormonas gonadotróficas son:

La hormona foliculoestimulante, que estimula el desa­


rrollo de los folículos de Graaf en el ovario y la formación
de los espermatozoos en los testículos.
La hormona luteinizante, o estimulante de las células
intersticiales, que regula la secreción de los estrógenos y
progesterona en el ovario y la testosterona en Jos testículos
(páginas 340 y 348).
Una tercera hormona, la luteotropina o prolactina, re­
gula la secreción de la leche y mantiene la existencia del
cuerpo lúteo durante el embarazo.

Secreciones del lóbulo posterior. El lóbulo posterior de


la hipófisis segrega dos hormonas: la hormona antidiuré­
tica, denominada también vasopresina, y la oxitocina. Esta
última estimula la contracción del útero.

GLÁNDULA TIROIDES

La glándula tiroides consta de dos lóbulos, situados uno


a cada lado de la tráquea y unidos entre sí mediante un
302 Manual de anatomía y fisiología

MEMBRANA TIRbHIOIDEA

ISTMO DE LA GLÁNDULA

GLANDULA TIROIDES

Fig. 165. Glándula tiroides.

puente de tejido tiroideo, denominado istmo del tiroides,


situado por delante de la tráquea.

Estructura. La glándula tiroidea se compone de vesícu­


las recubiertas de epitelio cúbico (fig. 8), con abundante
riego sanguíneo y unidas entre sí por tejido conjuntivo.
Estas células segregan un líquido espeso, la sustancia coloi­
de del tiroides, que contiene un compuesto yodado; el prin­
cipio activo de este compuesto se denomina Liroxina. Esta
secreción llena las vesículas y de aquí pasa a la corriente
sanguínea directamente o a través de los linfáticos.

Función. La secreción del tiroides se regula por una


hormona del lóbulo anterior de la hipófisis, la hormona
tirotrópica.
La glándula tiroidea se halla íntimamente relacionada con
las actividades metabólicas que regulan la química de los
tejidos y contribuye a estimular los procesos de oxidación,
regulando el consumo de oxígeno y la eliminación del anhí­
drido carbónico.

Hiposecreción (hipotiroidismo). La deficiencia de la se­


creción de la glándula después del nacimiento produce un
trastorno conocido con la denominación de cretinismo, en
órganos endocrinos 303

el que existe un retardo del desarrollo físico y mental.


En los adultos, la deficiencia de la secreción produce el
mixedema, cuyos síntomas son retardo de la inteligencia,
lentitud del lenguaje, sequedad y engrosamiento de la piel
y caída o adelgazamiento del cabello. La temperatura es
subnormal, el pulso es lento y el paciente aumenta de peso.

Hipersecreción. En la hipertrofia de la glándula con au­


mento de la secreción, hipertiroidismo, los síntomas son
opuestos a los del mixedema. El paciente pierde peso, está
nervioso y excitable, el pulso está acelerado y existe dege­
neración del músculo cardiaco.
En la afección conocida con la denominación de enfer­
medad de Graves-Basedow, o bocio exoftálmico, se observa
protrusión de los globos oculares. Este efecto no es debido
a la hiperactividad de la hormona tiroidea. Puede no desa­
parecer cuando se trata la enfermedad.

GLÁNDULAS PARATIROIDEAS

Las paratiroides son cuatro pequeñas glándulas situadas


dos a cada lado de la glándula tiroides en el cuello. La se­
creción paratiroidea, la parathormona, regula el metabo­
lismo del calcio y su equilibrio en la sangre y los huesos.
El hipoparatiroidismo, en el que existe una deficiencia
del contenido cálcico sanguíneo ( hipocalcemia), ocasiona

GLÁNDULAS PARATIROIDEAS

:;.:---TRÁQUEA
Fig. 166. Parte posterior del esófago mostrando la posición de las
cuatro glándulas paratiroideas que están situadas por detrás de la
glándula tiroides.
304 Manual de anatomía y fisiología

AÑOS DE EDAD
Fig. 167. Glándula timo.

un proceso conocido con la denominación de tetania. Esta


afección se caracteriza por espasmos musculares y convul­
siones particularmente de manos y pies, espasmo carpo­
pedal; estos síntomas desaparecen rápidamente mediante
la administración de calcio.
El hiperparatiroidismo, o hiperactividad de las glándulas,
se asocia generalmente con hipertrofia (tumor) de las mis­
mas. Está alterado el equilibrio de la distribución del cal­
cio; éste es atraído desde los huesos al suero sanguíneo,
produciéndose una afección ósea conocida como osteítis
fibrosa quística. El calcio puede depositarse en los riñones,
produciendo cálculos renales e insuficiencia renal.

TIMO

La glándula tímica se halla situada en el tórax, aproxi­


madamente a nivel de la bifurcación de la tráquea. Es de
color gris rosáceo y consta de dos lóbulos. En el momento
del nacimiento, la glándula es bastante pequeña, pesando
unos 10 g o algo menos; después aumenta de tamaño y en
la pubertad pesa de 30 a 40 g y después se atrofia nueva­
mente. Sus funciones son desconocidas.
órganos endocrínos 305

GLANDULAS SUPRARRENALES

Las glándulas suprarrenales se hallan situadas sobre el


polo superior de tada riñón. Constan de una parte externa
amarillenta, la corteza, que produce cortisona (hidrocorti­
sona) y una porción medular interna, que produce adre­
nalina y noradrenalina.
Estas sustancias se segregan por la acción del sistema
nervioso simpático. La secreción aumenta en condiciones
emotivas, tales como la angustia y el miedo, y en los esta­
dos de asfixia e inanición; este aumento de la secreción
eleva la presión sanguínea con objeto de combatir el shock
ocasionado por estos procesos.
La noradrenalina eleva la presión sanguínea por estímulo
de las fibras musculares de las paredes de los vasos sangui·
neos, produciendo su contracción. La adrenalina contribuye
al metabolismo de los hidratos de carbono por aumento de
la liberación de la glucosa del hígado.
Las hormonas importantes secretadas por la corteza su­
prarrenal son la hidrocortisona, aldosterona y corticoste­
rona, las cuales están íntimamente relacionadas con el
metabolismo, crecimiento, función renal y tono muscular.
Estas funciones son esenciales para la vida.

GLÁNDULAS
SUPRARRENALES CÁPSULA

MEDULA

RIÑO N
IZQUIERDO

Fig. 168. Glándulas suprarrenales.


308 Manual de anatomía y fialología

En la insuficiencia suprarrenal (enfermedad de Addison).


el paciente se adelgaza progresivamente, presenta postra­
ción y se debilita gradualmente, debido en particular al
hecho de que, en ausencia de esta hormona, los riñones
no consiguen conservar el sodio, el cual es excretado, por
consiguiente, en cantidades excesivamente abundantes. Esta
enfermedad se trata con cortisona.

Los islotes de Langerhans del páncreas (véase, también,


página 270) constituyen un órgano endocrino que secreta
insulina, la honnona antldiabética, administrada en el tra­
tamiento de la diabetes. La insulina es una proteína que
puede ser inactivada por los fermentos digestivos y, por
consiguiente, no se administra por vía oral sino en inyec­
ción subcutánea. La insulina regula y restablece, como en
el caso de la diabetes, la capacidad de las células del orga­
nismo para absorber y usar la glucosa y las grasas.

Clfnicamente, la carencia o deficiencia conduce a hiper­


glucemia, aumento de la glucosa sanguínea, pérdida de peso,
fatiga y poliuria, juntamente con sed, hambre, piel seca y
sequedad de la boca y de la lengua. Es causa también de
cetosis con acidosis y de un aumento de la tasa respiratoria.
La situación opuesta, la hipoglucemia, o disminución de
la glucosa sanguínea, puede obedecer a una sobredosifica­
ción de insulina; o bien en el paciente que no come (o
quizá vomita), el alimento ingerido después de la inyección
de insulina, en cuyo caso el exceso de insulina en su sangre
puede conducir al coma hipoglucémico.
Por consiguiente, el coma en un paciente .con diabetes pue­
de obedecer a falta de insulina (coma diabético), que puede
tratarse con dosis elevadas de insulina, o a cantidades exce­
sivas de insulina (coma hlpoglucémico), que puede tratarse
con glucosa.

La glándula plneal (fig. 194, pág. 365) es un pequeño cuer­


po rojizo similar en tamaño a un cono de pino y situado
cerca del cuerpo calloso. Su función es oscura.
Otras glándulas que roducen secreciones internas impor­
tantes son el páncreas (véase anteriormente y pág. 268) y
las glándulas sexuales, que se describen en el capítulo 21.
urganos endocrinos 307

Notas clínicas

Química de las honnonas. Las hormonas de la hipófisis, parati·


roides, medular suprarrenal y de los islotes de Langerhans son di·
geridas en el estómago y cuando se usan terapéuticamente deben
administrarse por inyección; las hormonas del tiroides y de la cor­
teza suprarrenal, los corticoides, no son alterados por las enzimas
digestivas y pueden ser administrados por vía oral.

Hipófisis. La disfunción hipofisaria puede producirse por hipose­


creción o por hipersecreción. Cada una de ellas conduce a un sín·
drome clínico bien reconocido. Las siguientes afecciones están rela·
cionadas con la disfunción del lóbulo anterior de la hipófisis. La hipo­
secreción antes de la pubertad conduce al enanismo. Después de la
pubertad, en un individuo previamente normal, se produce una afec­
ción conocida como enfermedad de Sheehan. Existen lesiones atró­
ficas en las gónadas, tiroides y glándulas suprarrenales. La hiper·
secreción antes de la pubertad da lugar al gigantismo, y después de
la pubertad a la acromegalia, afección en la que se ensanchan y en­
gruesan los huesos y también las partes blandas. Este proceso afecta
particularmente a las manos, cráneo y huesos maxilares.

Lóbulo posterior. La insuficiencia de secreción de la hormona anti·


diurética (ADH) del lóbulo posterior conduce al aumento de la ex­
creción de orina, acompañado de sed intensa. Se conoce con la
denominación de diabetes insípida. La poliuria puede ser muy mo­
lesta, induciendo al paciente a orinar con mucha frecuencia. Las
inyecciones de tanato de pitresina combaten esta afección.

Tiroides. La secreción del tiroides normal contiene cierta cantidad


de yodo, y en los países en donde las aguas del suminiStro contiene
escaso yodo se recomienda el consumo de sales o de dulces yodados.
En estos países es frecuente el bocio (hipertrofia simple de la glán­
dula tiroides).
Los síntomas asociados con la hiposecreción (hipotiroidismo) y la
hipersecreción (hipertiroidismo) se mencionan en las páginas 302·303.
El hipertiroidismo, o bocio tóxico, no debe confundirse con la hi·
pertrofia simple (bocio no tóxico), mencionada anteriormente, en la
que la glándula se halla agrandada pero su secreción no está au­
mentada ni es anormal.
El hipertiroidismo puede tratarse con sustancias que tienen la se­
creción de la hormona tirojdea, por la intervención quirúrgica o
por el yodo radiactivo que se concentra en el tiroides y es bombar·
deado con radiaciones semejantes a los rayos X.
Para el tratamiento del hipotiroidismo (véase pág. 302) se admi·
nistra extracto tiroideo para combatir la deficiencia, lográndose una
desaparición espectacular de los síntomas.

Glándulas paratiroides. Para el hiperparatiroidismo y el hipopa­


ratiroidismo, véanse las páginas 303-304. La osteomalacia en Jos adultos
308 Manual de anatomia y fisiologia

Y el raqu itismo en los niiios obedecen a Ia deficiencia del calcio 6seo,


que es regulado por estas glandulas. La causa es Ia falta de vita-
mina D en Ia dieta, o Ia falta de absorci6n de esta vitamina por el
intestino. La vitamina D, como que es hidrosoluble, no se absorbe
cuando es defectuosa Ia digestion o absorci6n de las grasas.

Glandulas suprarrenales. La enfermedad de Addison producida por


estas glandulas se menciona en Ia pagina 306. Es una enfermedad
por hipofunci6rr. La hiperfurrci6n puede ser producida por tumores de
las glandulas suprarrenales, ocasionando el sindrome de Cushing, en
el que existen obesidad del tronco, adelgazamiento de las extremida-
des, cara de «luna», hipertensi6n y signos bioquimicos de alteraci6n
del metabolismo de los hidratos de carbono y de las proteinas.

Pancreas. ! slates de Larrgerharrs. Para Ia Nota clirrica, vease pa·


gina 306.
Capítulo 19

Piel

La piel cubre y protege la superficie del cuerpo y se con­


tinúa con la membrana mucosa que recubre las cavidades
y los orificios que se abren en su superficie. La piel desem­
peña muchas funciones; contiene las terminaciones nervio­
sas táctiles, contribuye a la regulación de la temperatura
y de la pérdida de agua del cuerpo y posee propiedades
secretoras, excretoras y de absorción. La piel se divide en
dos capas

REO
CAPILAR

Fig. 169. Esquema de la piel mostrando sus estructuras.


310 Manual de anatomía y fisiología

Epidermis o cutícula y
Dermis o corion.

Epidennis. Se compone de epitelio estratificado y consta


de un cierto número de capas de células dispuestas en dos
zonas bastante bien delimitadas: una zona córnea y una
zona germinal. Las partes componentes de la epidermis se
muestran esquemáticamente en la figura 6 según su dis­
posición histológica.

Capas epidérmicas. La zona córnea se halla situada su­


perficialmente. Consta de tres capas superiores de células
de las que se compone la epidermis:

CAPA
GERMINATIVA

Fig. 170. Aspecto microscópico de la epidermis.

Capa córnea. Células escalonadas, delgadas y aplanadas,


que se desprenden constantemente.

Capa lúcida. Células de contornos indiferenciados pero


sin núcleos.
Piel 311

Capa granulosa. Es una capa de células bien delimitadas,


conteniendo núcleos y gránulos; de ahí su denominación de
granulosa.

Capa germinal. Se halla por debajo de la zona córnea y


consta de dos capas de células epiteliales bien formadas:

Células espiculares. Se denominan así debido a sus di­


minutas fibrillas que unen unas células con otras, produ­
ciendo la sensación de que poseen espinas.

Células basales. Éstas son las células de las que se for­


man constantemente las nuevas células epidérmicas. Están
dispuestas en forma ordenada, adosadas íntimamente entre
sí, formando la primera o las primeras capas de células
que descansan sobre las papilas de la dermis.

La epidermis no contiene vasos sanguíneos. A través de


ella pasan los conductos de las glándulas sudoríparas y
en su seno se disponen los pelos. Las células epidérmicas
revisten los folículos pilosos. La superficie de la epidermis
presenta líneas y surcos; éstos corresponden a las papilas
de la dermis que se halla situada por debajo. Tales surcos
son variables; en los pulpejos de los dedos presentan for­
mas variadas, diferentes en cada individuo. En este hecho
se basa el estudio de las huellas dactilares, tan importante
en criminología.

Corion o dennis. Esta capa está formada de tejido con·


juntivo fibroso y elástico. La superficie de la dermis está
dispuesta en forma de pequeñas papilas que contienen asas
de vasos capilares sanguíneos.
En la dermis se hallan situadas las terminaciones ner­
viosas de los nervios sensoriales, los corpúsculos táctiles.
En las partes profundas de la dermis están situados los
ovillos de numerosas glándulas sudoríparas, y los conduc­
tos de éstas pasan a través de la dermis y epidermis en
forma de canales espirales que se abren en la superficie de
la piel en forma de minúsculas depresiones denominadas
poros. Ciertas glándulas especialmente alteradas son las
glándulas ceruminosas situadas en la piel de la oreja.
312 Manual de anatomía y fisiología

.;:,;"""'--- GLÁNDULA SEBÁCEA


( ., '
. .

FOLICULO ---..:::
PILOSO

..,. J( (-. .< .{.J ( ., .. " ,


;. GRASA SUBCUTÁNEA
BULBO
.> · ·;
"'\ . .... · �
DEL PELO
OVILLO CAPILAR EN LA PAPILA

Fig. 171. Corte de la piel mostrando un folículo piloso.

Se observa una glándula sebácea que se abre en el interior de un foliculo.

Glándulas sebáceas. Se trata de pequeñas glándulas sa­


culares situadas en la piel; presentan forma de botella y
se abren en los folículos pilosos. Estas glándulas son más
abundantes en el cuero cabelludo y en la cara, alrededor
de la nariz, boca y oreja, pero no se presentan en la piel de
la palma de las manos ni de la planta de los pies. Tanto
las glándulas como sus conductos están recubiertos por
células epiteliales. Estas células producen una secreción
grasosa denominada sebo.

Dependencias de la piel. Los pelos, uñas y glándulas se­


báceas se consideran como dependencias o apéndices de
la piel. Los pelos y las uñas son células epidérmicas modi­
ficadas. El pelo crece de un folículo piloso que se halla
situado profundamente en la epidermis (fig. 171).
El folículo piloso se halla recubierto con células epidér­
micas, y en su base existe una papila de la que crece el
pelo. En estado normal, cuando un pelo se desprende es
reemplazado por otro pelo que crece de la misma papila.
PieI 313

La raiz del pelo se halla situada en el foliculo. En su extre-


midad mas profunda el pelo se engruesa ligeramente para
formar el bulbo piloso. Esta parte se impla'nta sobre una
papila vascular y de las celulas blandas de esta regi6n crece
el pelo. La parte que se proyecta fuera de la superficie es
el tallo del pelo. El color del pelo es debido al pigmento de
la epidermis. Asociados con los foliculos pilosos existen di-
minutos musculos involuntarios, denominados erectores del
pelo. Exis ten tambien gldndulas sebdceas que segregan una
sustancia grasosa denominada sebo, que mantiene lisa y
blanda la piel y brillante el pelo.

LECHO DE LA UNA
(ESTRIACION LONGITUDINAL)

PLIEGUE DE LA UNA

BORDE LIBRE
FALANGE DISTAL

Fig. 172. Esquema de Ia una.

Unas. La una esta compuesta de piel modificada. Se


halla situada sobre el /echo de la una, en el que la dermis
esta dispuesta en forma de eminencias en Iugar de las
papilas como en la piel. El !echo de Ia uiia presenta una
rica inervaci6n y una abundante irrigaci6n sanguinea. La
parte proximal de la una se halla en un repliegue de Ia piel,
el surco ungueal; la una es mas delgada en esta region.
Presenta una parte blanquecina, denominada lunula debi-
do a su forma, de la que Ia una crece hacia adelante. El
cuerpo de la una es una parte no cubierta y que se halla
'irmemente unida al !echo de Ia una. La extremidad distal
314 Manual de anatomía y fisiología

de la uña es libre -es el borde libre- y en cada lado está


rodeada de un pliegue de piel denominado pliegue de la
uña.

FUNCIONES DE LA PIEL

La piel como órgano regulador del calor. La tempera­


tura del cuerpo en el hombre es constante. Se mantiene
por un equilibrio entre la pérdida y la producción de calor,
que es gobernado por el centro de regulación del mismo.
Éste es sensible a todo cambio de la temperatura del cuerpo
por la temperatura de la sangre que pasa a través del bulbo.
Los nervios vasomotores regulan el estado de las arterio­
las cutáneas mediante dos acciones, vasodilatación y vaso­
constricción. En la vasodilatación, las arteriolas se dilatan,
la piel se calienta más y el exceso de calor se disipa rápi­
damente por radiación, por aumento de la actividad de
las glándulas sudoríparas y por la consiguiente evaporación
de la humedad de la superficie del cuerpo. En la vaso­
constricción, los vasos de la piel se constriñen, la piel pali­
dece y se enfría, casi se detiene la sudoración y no se
produce la pérdida de calor. Mediante esta regulación, au­
menta o disminuye la pérdida de calor según las necesi­
dades del organismo.
La piel es el principal órgano relacionado con la pér­
dida del calor del cuerpo. También se pierde una consi­
derable cantidad de calor a través de los pulmones y una
pequeña can ti dad por las heces y la orina.
Por medio de la evaporación del sudor sobre la super­
ficie cutánea, la piel actúa como órgano regulador de la
temperatura corporal. El calor se pierde a través de la piel
por diferentes vías:

Por evaporación: la cantidad de sudor formado depende


de la cantidad de sangre que pasa a través de los vasos
cutáneos.
Por radiación: el calor es transmitido al medio ambiente.
Por conducción: el calor se transmite a los objetos que
se hallan en contacto con la piel, como, por ejemplo,
los vestidos.
Piel 315

Por convección: por movimiento del aire calentado en


forma de corrientes, de manera que el aire en contacto
con la superficie del cuerpo es reemplazado por aire
más frío.

Son estos factores los que deben tomarse en considera­


ción cuando se trata de enfriar un cuerpo muy caliente,
bien por exposición de la piel al aire de un ventilador, por
aplicación de compresas frías o por inmersión en agua fría.
El sudor es una secreción activa de las glándulas sudorí­
paras bajo la acción de los nervios simpáticos. Es esencial­
mente una solución salina cuya concentración es aproxi­
madamente un tercio de la del plasma sanguíneo. Debe
distinguirse de la perspiración, o pérdida insensible de
agua, que es una simple difusión de agua a través de la
piel. La perspiración produce una pérdida aproximada de
500 ce de agua por día. La sudoración varía de O a 2000 ce
por día, según los requerimientos de la regulación de la
temperatura orgánica.
Las glándulas sudoríparas son los medios principales por
los que puede lograrse el descenso de la temperatura or­
gánica. Suele perderse una cantidad variable de agua, apro­
ximadamente medio litro al día en un clima templado, me­
nos en un clima frío, y más en un clima cálido. Una tempe­
ratura ambiental más elevada que la del organismo puede
soportarse relativamente bien si el aire es seco, pero la
humedad produce grandes molestias, ya que impide la pér­
dida de calor del organismo por evaporación.

La piel como órgano sensitivo especial. La sensación del


tacto, resultante del estímulo de las terminaciones nervio­
sas cutáneas, varía según el tipo de terminación nerviosa
estimulada. Las sensaciones de calor, frío y dolor son sen­
saciones distintas. En la piel existen ciertos puntos deno­
minados puntos sensitivos; unos son sensibles al frío, otros
al calor y otros al dolor.
Las sensaciones producidas por la presión profunda y la
sensación que permite a un individuo determinar y jugar
el peso de un objeto, se originan en las estructuras más
profundas, tales como los músculos y las articulaciones.
316 Manual de anatomía y fisiología

Almacenamiento. La piel y su tejido subyacente actúan


como almacenamiento para el agua; el tejido adiposo si­
tuado por debajo de la piel es uno de los principales depó­
sitos de grasa del o,rganismo.

Algunas de las propiedades protectoras de la piel. La


piel es relativamente impermeable, hasta el punto que im­
pide la pérdida de líquidos de los tejidos, e impide asi­
mismo el paso de agua al interior de estos tejidos, por
ejemplo cuando el cuerpo se sumerge en agua. La epider­
mis impide la lesión de las estructuras subyacentes y, al
recubrir las terminaciones sensibles en la dermis, mitiga
el dolor. Cuando se destruye la epidermis, como sucede en
las quemaduras de tercer grado, se pierde esta protección,
y todo contacto es doloroso; la exudación de líquido por la
dermis que ha quedado al descubierto produce una acen­
tuada pérdida de líquidos y electrólitos del organismo, sien·
do causa de que el paciente esté en peligro de deshidrata­
ción, es decir, de privación de agua, e igualmente de pri­
vación de sal, que también puede ser causa de trastornos
graves.

Notas clínicas

La piel está tan íntimamente relacionada con el mecanismo psíquico


del individuo, que actúa como reflejo o espejo de las emociones: el
rubor con el placer o la vergüenza y la palidez o lividez con el
miedo. La piel se afecta en cierto número de enfermedades infec­
ciosas acompañadas de erupciones.
Las afecciones o trastornos de la piel pueden obedecer a la acción
de gérmenes, como en el impéligo; a virus, como en el herpes; a
hongos, como en la tiña o el pie de atleta; a parásitos, como en la
escabiosis y la pediculosis.
Muchas formas de dermatitis o eccema (inflamación de la piel) son
debidas a alergia a algún alimento, medicamento o productos quí­
micos usados por vía externa, como polvos, cremas, aceites, petróleo,
detergentes y otras sustancias. Muchas de ellas se acompañan de
eritema (rojeces) y de urticaria (habones), que a veces producen un
intenso prurito.
La urticaria puede producirse por contacto local con sustancias
suficientemente irritantes tales como la picadura de una abeja. Puede
producirse también localmente en individuos sensibles por contacto
Pie! 3 17

con las sustancias a las cuales son ah~rgicos, como sucede con ciertos
polvos de lavanderia o cosmeticos. Puede aparecer tambien en forma
generalizada como resultado de Ia ingestion de algun alimento al
cual es sensible el individuo.
De otras afecciones de Ia pie!, como Ia psoriasis, apenas se conoce
Ia causa. Pero, en general, todas las afecciones de Ia pie! son mo·
lestas y desagradables y requieren atencion frecuente, cuando es
posible, para su cuidado y tratamiento.
Existen, tambien, procesos malignos , como, por ej emplo, Ia tilcera
terebrante y el melanoma maligno.
Capítulo 20

Aparato urinario

El aparato urinario consta de:

Los riñones, que segregan la orina.


Los uréteres, que conducen la orina desde el riñón a la
vejiga.
La vejiga, que actúa como reservorio.
La uretra, para la descarga de la orina de la vejiga.

Riñones. Están situados en la pared abdominal poste­


rior, principalmente en la región lumbar, uno a cada lado
de la columna vertebral, envueltos abundantemente por
tejido adiposo, por detrás del peritoneo y, por tanto, por
fuera de la cavidad peritoneal.
La posición de los riñones puede indicarse, por detrás,
extendiéndose desde el nivel de la última vértebra dorsal
a la tercera vértebra lumbar. El riñón derecho se halla si­
tuado algo más abajo que el izquierdo, ya que el hígado
ocupa un considerable espacio en el lado derecho.
Cada riñón mide 10 a 12 cm de longitud, unos 6 cm de
anchura y unos 3 cm de grosor. El riñón de un adulto pesa
120 a 180 gramos.
Los riñones son órganos en forma de habichuela, con el
borde interno o hilio dirigido hacia la columna vertebral.
El borde externo es convexo. Los vasos renales entran y
salen por el hilio. Cada riñón presenta, en su polo superior,
una glándula suprarrenal. El riñón derecho es más corto
y más grueso que el izquierdo.
Aparato urinario 319

RINONES
DERECHO E IZQUIERDO

Fig. 173. 6rganos que forman el aparato urinario.

DERECHO IZQUIERDO

AREAS EN CONTACTO CON: GLANDULAS AREAS EN CONTACTO CON:

H!GADO _._ ?1RARRE~


NAL~ •.:--~..... ES:~~GO
DUODENO"':x~
,-'. ·.:
.:'·:·
·:.. ....'
... '
•··• · ·: ,. /
I . _." · • )
~. PANCREAS
COLON

COLON~j'·'' / .
·.l
l
\i~NTESTINO
I DELGADO
INTESTINO DELGADO .•: I \1
Fig. 174. Cara anterior de los nnones mostrando Ia posici6n de las
glandulas suprarrenales y las relaciones de los riiiones.
320 Manual de anatomía y fisiología

ARTERIA RENAL
DERECHA

HILIO

PELVIS

Fig. 175. Esquema del contorno, vasos, pelvis y estructura


macroscópica de los riñones.

Estructura del riñón. Cada riñón está rodeado por una


delgada cápsula de tejido fibroso que la recubre íntima­
mente, formando una cubierta suave y lisa. Por debajo de
ella se halla el tejido renal. Éste es de un intenso color
purpúreo y consta de una capa cortical externa y de una
parte medular interna; está constituida por quince o die­
ciséis masas piramidales, las pirámides renales. Sus vérti­
ces se hallan dirigidos hacia el hilio y se abren en los
cálices que comunican con la pelvis del riñón (fig. 17 5).

Nefrón. La estructura microscópica del riñón consta de


un cierto número de nefrones o unidades funcionales del
riñón; existen aproximadamente 1.000.000 de nefrones en
cada riñón. Cada nefrón empieza en forma de un ovillo de
vasos sanguíneos (cuerpo de Malpighi o glomérulo) envuel·
to en la parte superior terminal de un túbulo urinífero o
nefrón. Desde aquí el túbulo continúa, en parte convolvu­
lado y en parte rectilíneamente. La primera parte del tú­
bulo es convolvulada y se designa como primer túbulo
convolvulado o túbulo proximal; se continúa por un asa, el
asa de Henle; después sigue nuevamente el túbulo convol­
vulado, el segundo túbulo convolvulvado o túbulo distal, que
se comunica con un túbulo colector que pasa a través de
la cortical y de la medula para terminar en el vértice de una
de las pirámides.
Aparato urinario 321

ARTERIOLAS AFERENTE Y EFERENTE

CORTICAL

TÚBULO CONTORNEADO
PROXIMAL

Fig. 176. Esquema de un nefrón.

Se observa que la arteriola aferente pasa al interior de la cápsula de Malpighi,


en donde se divide en capilares. Una arteriola eferente abandona la cápsula
y se divide en un segundo grupo de capilares alrededor de los túbulos.

Vasos sanguíneos. Además de los túbulos uriníferos, la


estructura del riñón contiene vasos sanguíneos. La arteria
renal conduce sangre pura desde la aorta abdominal a los
riñones. Sus ramas se dividen en el riñón y se convierten
en las arteriolas aferentes, cada una de las cuales forma
un ovillo de capilares en uno de los cuerpos de Malpighi
o glomérulos. Entonces surgen los vasos eferentes en forma
de pequeñas venas que se unen con las otras y así rodean
nuevamente los túbulos uriníferos. Estos capilares se unen
para formar la vena renal que transporta la sangre desde
322 Manual de anatomía y fisiología

el riñón a la vena cava inferior. La sangre que circula a


través del riñón dispone de un doble sistema de vasos
capilares, cuyo objeto es retener la sangre en la vecindad
de los túbulos uriníferos de los cuales depende la función de
los riñones.

FUNCION RENAL

Las funciones del rznon son la regulación del equilibrio


del agua, la regulación de la concentración de las sales en
la sangre, y de su reacción (equilibrio acidobásico), y la
excreción de los productos de desecho y de todo exceso
de sales.

Secreción de la orina y mecanismo de la función renal.


El glomérulo es un filtro. Cada minuto, aproximadamente,
1 1 de sangre, conteniendo 500 ce de plasma, fluye a través
de todos los glomérulos, de cuya cantidad se filtran apro­
ximadamente unos 100 ce (10 %). Se filtra el plasma que
contiene sales, glucosa y otras sustancias en menor canti­
dad. Las células y las proteínas plasmáticas son demasiado
voluminosas para pasar a través de los poros del filtro y
permanecen en la corriente sanguínea.
Una vez filtrado el líquido, el filtrado glomerular, pasa
a lo largo de los túbulos renales y las células absorben
aquellas sustancias que requiere el organismo y deja las
que no son necesarias. Por las variaciones en la absorción
puede equilibrarse la composición de la orina por un lado
y la de la sangre por el otro. En algunas circunstancias
especiales los túbulos añaden sustancias a la orina. Por
tanto, la secreción de orina consta de tres factores:

Filtración glomerular.
Reabsorción tubular.
Secreción tubular.

Comparando la cantidad diaria filtrada por los gloméru­


los con la cantidad de orina normalmente excretada, puede
apreciarse la capacidad selectiva de las células tubulares:
Aparato urinario 323

Filtración Excreción

Agua 150 1 2 1
Sales 700 g 15 g
Glucosa 170 g o g
Urea 50 g 30 g

Peso específico de la orina. Éste depende de la cantidad


de sustancias disueltas o en suspensión en la orina. El peso
específico del plasma ( menos las proteínas) es de 1010. Si
el riñón diluye la orina (por ejemplo, después de la inges­
tión de agua) el peso específico es inferior a 1010. Si el
riñón concentra la orina (como sucede generalmente), el peso
específico es superior a 1010. El poder de concentración del
riñón se mide por el aumento del peso específico, que puede
sobrepasar de 1025.

Pruebas de la función renal. Existen muchas pruebas,


per<? las más útiles son las siguientes:

l. Medición de las proteínas (albúmina). Si están lesio­


nados los glomérulos o los túbulos, las proteínas pasan a
la orina.
2. Medición de la concentración de la urea sanguínea.
Si los riñones no eliminan la suficiente cantidad de urea,
aumenta la urea sanguínea por encima de los valores nor­
males de 20-40 mg por 100 ce. La filtración glomerular debe
reducirse a 50 % antes de que se produzca un aumento en
el nivel de la urea sanguínea, por lo que no se trata de una
prueba muy sensible.
3. Prueba de concentración. Consiste en no ingerir ali­
mento ni beber agua por espacio de 12 horas, para observar
el posible aumento del peso específico (véase anteriormente).

Uréteres. Son dos conductos o tubos insertos uno en


cada riñón y que pasan desde éste a la vejiga. Cada uréter
es del grosor aproximado de una pluma de ganso y tiene
una longitud de 35-40 cm. Consta de una cubierta fibrosa
externa, una capa muscular media y una capa mucosa in­
terna. El uréter empieza en forma de una dilatación a nivel
324 Manual de anatomía y fisiología

del hilio del nnon y se dirige hacia abajo, a través de la


cavidad abdominal, hasta la pelvis, en donde desemboca
oblicuamente en la cara posterior de la vejiga urinaria.

VEJIGA URINARIA

La vejiga actúa como reservorio para la orina; es un ór�


gano en forma de pera. Está situada en la pelvis verdadera
o delante de otros órganos y por detrás de la sínfisis del
pubis. Su situación es más elevada en el niño. La parte más
inferior es fija y se denomina base; la parte superior o
fondo adquiere la forma de vejiga a medida que se va
llenando por la orina, y el vértice se dirige hacia adelante
y está situado junto y por detrás de la sínfisis del pubis.
La vejiga consta de:

Una capa serosa externa


Una capa muscular
Una capa submucosa, y
Una cubierta mucosa de epitelio de transición.

Tres conductos comunican con la vejiga. Los dos uréte­


res se abren oblicuamente en su base; su dirección oblicua
impide la regurgitación de la orina hacia los uréteres. La
uretra se abre en la parte inferior de la vejiga. La zona
triangular situada entre las aberturas de los uréteres y de
la uretra es el trígono de la vejiga. En la mujer, la vejiga
está situada entre la sínfisis púbica y el útero y la vagina.
Está separada del útero por un repliegue del peritoneo, la
bolsa uterovesical (fig. 178, pág. 332).

La uretra es un conducto que se extiende desde el cuello


de la vejiga hasta su abertura al exterior; está recubierta
por una membrana mucosa que se continúa con la que
recubre la vejiga. El meato urinario se compone de fibras
musculares lisas que forman el esfínter uretral. La uretra
femenina tiene una longitud de 2,5-3,5 cm, y la masculina
de 17-23 cm.

La micción es el acto de la emisión de orina. A medida


que se forma la orina en el riñón, pasa a lo largo de los
Aparato urinario 325

PERITONEO

UR�TER IZQUIERDO
y
ORIFICIO
ENGROSAMIENTO DE
LA CAPA MUSCULAR
PARA FORMAR El TRIGONO
ESFINTER VESICAL
(INVOLUNTARIO) �;;:.=:--- BASE DE LA VEJIGA

ESf[NTER URETRAL --,�;¡¡m


(VOLUNTARIO)

Fig. 177. Esquema de la vejiga urinaria y uretra de la mujer


vistas por la parte anterior.

uréteres hacia el interior de la vejiga. El deseo de la mic­


ción obedece al aumento de presión en la vejiga producido
por la presencia de la orina. Esto sucede cuando se han
acumulado 170 a 230 mi de orina. La micción es un acto
reflejo que puede ser regulado e inhibido por centros supe­
riores en el hombre. El acto se realiza por la contracción
de la capa muscular de la vejiga y la relajación de los
esfínteres musculares. Puede ayudarse por la contracción
de los músculos abdominales, que aumentan la presión
sobre la cavidad abdominal; los órganos que ejercen pre­
sión sobre la vejiga contribuyen a su vaciamiento.
La vejiga está regulada por los nervios pelvianos y por
fibras simpáticas del plexo hipogástrico.

Características de la orina normaL La cantidad promedia


es de 1-2 1 diarios en el hombre, aunque varía en gran ma­
nera según la cantidad de líquidos ingeridos. Está aumen­
tada también cuando se ingiere un exceso de proteínas, ya
que se requiere una mayor cantidad de líquido para eli­
minar el exceso de urea.
Su coloración es clara, pálida ambarina y sin depósitos,
aunque, a veces, pueden observarse unos discretos flacos
de moco que flotan en la orina.
326 Manual de anatomía y físíología

Su olor es aromático.
La reacción es discretamente ácida al tornasol, con un pH
promedio de 6.
El peso específico varía de 1010 a 1025.

Composición de la orina normal. La orina consta prin­


cipalmente de agua, urea y cloruro sódico. En un hombre
que ingiera una dieta promedia con 80 a 100 g de proteí­
nas en 24 horas, el porcentaje de agua y de sólidos puede
ser similar al siguiente:

Agua 96%
Sólidos 4% (que constan de urea, 2 %, y otros produc­
tos metabólicos, 2 %)

La urea es uno de los productos finales del metabolismo


proteico. Procede de los aminoácidos que son desaminados
en el hígado y alcanzan los riñones a través de la circula­
ción para ser excretados a la tasa de 30 g por día. El nivel
normal de la urea sanguínea es de 30 mg por 100 ml de
sangre, aunque este nivel depende del aporte normal de ali­
mento proteico y de la función del hígado en la formación
de la urea.

Acido úrico. El nivel normal de ácido úrico en la sangre


es de 2 a 3 mg por 100 ml; se excretan diariamente 1,5 a
2 g por la orina.
La creatinina es un producto de desecho de la creatina
del músculo. Otros productos del metabolismo son los cuer­
por purínicos, oxalatos, fosfatos, sulfatos y uratos.
Los electrólitos o sales, como el cloruro de sodio o de
potasio, se excretan para equilibrar las cantidades inge­
ridas por vía oral.

Notas clínicas

Enfermedades y trastornos médicos del aparato urinario.

La nefritis se presenta en varias formas:


La nefritis aguda, con un comienzo rápido, elevación del pulso y de
la temperatura, orina de coloración oscura conteniendo albúmina
(albuminuria) y, a menudo, sangre (hematuria).
Aparato urinario 327

La nejrit is cr6nica puede ser consecutiva a nefritis infecciosa o


pielonefr itis. Exis te proteinuria, que es causa de malesta r, debilidad
general y anemia. Puede existir hipertensi6n , con el peligro de hemo-
rragia cerebra l e insuficiencia ca rdiaca congestiva.
El sindrome ne/r6tico es un proceso en el cual, a unque no existe
insuficiencia de Ia f unci6 n excretora, el riiio n pierde grandes canti·
dades de pro teinas (particula rmente albumina); exis te proteinuria
acentuada, desciende Ia concentraci6n de pro teina del plasma y con-
duce a l edema.
La pielonefrltis es Ia intlamaci6 n del te jido del riii6 n y de Ia
pelvis renal. Puede ser aguda o cr6nica, aparece en pro cesos medi-
cos, quirurgicos u obstet ricos y se a socia frecuentemente con cistitis
(vease mas adelante). En el proceso agudo exis te dolor , con aumento
de Ia temperatura, escalofrios y v6mitos. El tratamiento consiste en
Ia administraci6n de liquidos y en mantener una cuidadosa grafica
de equilibrio de liquidos (pag. 7). Se emplea Ia quimioterapia.
La pielonefritis cr6nica es comunmente insidiosa y se presenta m as
bien con hipertensi6n e insuficiencia renal que con sintomas de
infecci6n.
La cistitis, o intlamaci6 n de Ia vejiga urinaria, puede ser aguda o
cr6nica. En Ia cistilis aguda se emiten peri6dicamente escasas canti·
dades de orina a intervalos frecuentes y con dolor, ya que se ha
producido uretritis.

Afecciones quinirgicas del riii6n. Puede existir ausencia congemta


de un riii6n, o presentarse un riii6n en forma de herradura; los trau.
matismos comprenden desgarros y rupturas. Estas ultimas se acom-
paiian especialmente de hemorragia interna y shock.
Las infecciones del rlii6n comprenden pielitis, pielonefritis y ne·
fritis supurada aguda (distinta de Ia nefritis aguda). En e l riii6n
pueden aparecer procesos tuberculosos o malignos.
La afecci6n quirurgica mas importante del riii6n es el cdlculo renal.
La formaci6n de calculos en el riii6n puede producir grandes lesio-
nes; un calculo en el ureter puede bloquear el curso de Ia orina
desde el riii6n y producir hidronejrosis o dilataci6n de Ia pelvis
renal. Un calculo que pase a lo la rgo del ureter puede producir un
c6lico renal que es extraordinariamente doloroso .
El calculo de Ia vejiga puede formarse aqui mismo o depositarse
en ella procedente del rifi6n. Como que Ia vejiga se contrae durante
Ia micci6n , el calculo es comprimido contra e l trigono ocasionando
un dolor muy intenso. Se presenta cierto grado de hematuria y, a
menudo, se acompaiia de infecci6n urinaria .
Los trastomos de Ia micci6n comprenden Ia polaquiuria, inconti-
nencia, incontinencia noctuma o enuresis y Ia disuria, en Ia que el
acto de Ia micci6n se acompaiia de dolor y de dificultad de Ia salida
de orina. La retenci6n de orina puede ser aguda y dolorosa, o cr6-
nica y pr{lcticamente indolora. Las causas mas comunes son Ia obs-
328 Manual de anatomia y fisiologia

trucci6n a l paso de Ia orina por hipertrofia benigna de Ia pr6stata ,


por estrechez de Ia uretra o por un calculo.

Insuficiencia renal. La insuficiencia renal aguda puede ser ocasio.


nada por nefritis aguda, por t6xicos renales o, mas comunmente, por
un periodo de presion sanguinea ba ja que priva a! riii6n de su
irrigaci6n sanguinea.
La excreci6n urinaria disminuye, oliguria, a a lgunos centenares de
mililitros a l dia, y puede llegar a disminuir hasta Ia supresi6n com·
pleta, anuria. El paciente se presenta notoriamente enfermo, su es·
tado requiere tratamiento inmediato, que dependera del grado de
alteraci6n renal y necesita cuidados expertos por parte de Ia enfer-
mera. Cuando se crea aconsej able, el tratamiento se dirigira a res-
tringir los liquidos y electr61itos o rganicos hasta que se restablezca
Ia funci6n renal. Sera conveniente una grafica me ticulosa de ba la nce
de liquidos.

HemodiaUsis. Muchos pacientes, sin embargo, requieren hemodid-


lisi s, bien extracorp6rea por el rin6n artificial, o Ia did/isis perito11eal.
En el primer caso, Ia sangre del paciente se bo mbea a traves de una
membrana de celofa n que gira en un bano de liquido dializa dor, en
donde se e liminan los productos de desecho, aumentando asi Ia
funci6n de los rinones, y Ia sangre es bombeada nuevamente a Ia
circulaci6 n de l paciente.
La insuficiencia r enal aguda puede ser reversible o irreversible; no
existe curac ion para Ia insuficiencia irreversible, aunque el proceso
puede aliviarse durante intervalos considerables gracias a Ia hemo-
dialisis.
La insuficiencia renal cr 6nica obedece generalmente a pielitis cr6-
nica, pielonefritis o hipertensi6 n maligna . Se observa a umento del
volumen urinario (poliuria), a causa de Ia incapacidad de los rino nes
para concentrar Ia orina, y uremia.

Uremia es un termino usado para describir el estado t6xico men-


cionado anteriormente, debido a Ia presencia de p~;o ductos de dese-
cho renales en Ia sangre, cuando a l examinar Ia cantidad de urea
presente, que por- si misma no es una sustancia t6xica, indica Ia
presencia de otros componentes nitrogenados que son t6xicos .
Capitulo 21

Órganos del sistema .reproductor

Es interesante la forma de desarrollo de los órganos de


la generación. Las células germinales de los testículos, en
el varón, y del ovario, en la mujer, se desarrollan muy tem­
pranamente en la vida embrionaria. Por consiguiente, el
sexo ya se determina desde los primeros días, pero no
pueden reconocerse los caracteres sexuales. Constituye un
gran misterio cómo estas células reproductoras se dirigen
hacia las zonas concretas a las cuales están destinadas, el
ovario y el testículo. Se desarrollan por delante de los
riñones y entonces se disponen en forma de columnas de
células que eventualmente forman los órganos de la repro­
ducción, que constan de células germinales y de las estruc­
turas que las rodean.
El óvulo es la célula germinal del ovario, y el esperma­
tozoide la célula germinal del varón. Estas células germi­
nales se desarrollan durante la adolescencia, en el curso
de la cual se producen las variaciones que determinan las
cualidades y caracteres sexuales del hombre y de la mujer.
Los órganos de la reproducción forman lo que se conoce
como aparato genital y que está relacionado con el apa­
rato urinario. En el varón ambos aparatos están íntima­
mente relacionados (fig. 187). En la mujer, aunque el apa­
rato genital se halla en estrecha relación de vecindad con
el aparato urinario, ambos no están unidos. El aparato ge­
nital femenino comunica con la cavidad peritoneal. No
sucede lo mismo con el aparato genital masculino; éste
es un aparato aislado. Los órganos generadores femeninos
se hallan en el interior de la cavidad ósea pelviana; los
órganos masculinos están situados fuera de la pelvis.
330 Manual de anatomía y fisiología

PUBERTAD

La pubertad aparece comúnmente hacia la edad de 10


a 14 años, y en las niñas se señala por el comienzo de la
menstruación, la menarquía. El útero y la vagina aumentan
de tamaño; también aumentan de tamaño las mamas, con
aumento de la grasa, tejido conjuntivo y vasos sanguíneos.
Más tarde aparecen los caracteres sexuales secundarios; se
armonizan las curvas del cuerpo, y el tejido adiposo redon­
dea los perfiles de sus miembros, con la aparición de vello
en la axila y en la región pubiana. La pelvis se ensancha.
Se producen importantes cambios a medida que la niña
madura mental y emocionalmente desde la adolescencia a
la adultez.
En los muchachos la pubertad es algo más tardía. Se
caracteriza por un tono más profundo de la voz, aumento
de tamaño de los genitales externos y la aparición de vello
en el cuerpo y la cara.

MENOPAUSIA

En la menopausia, o periodo climatérico de la vida de la


mujer, que aparece aproximadamente entre las edades de 45
a 50 años, aunque puede ser más precoz o más tardía, cesa
la menstruación y se acompaña, a menudo, de ciertos fe­
nómenos; aparecen trastornos vasomotores, con enrojeci­
miento y sudoración. El tejido mamario se retrae, aunque
puede ser reemplazado por grasa si existe tendencia a la
obesidad. Se producen variaciones seniles en los ovarios,
los cuales llegan a ser de menor tamaño y ya no forman
sus secreciones internas.

CAVIDAD PELVIANA

La cavidad pelvimw está situada por debajo de la cavidad


abdominal y comunica con ella (pág. 41 ). La pelvis verda­
dera es la cavidad ósea formada por el isquión y el pubis,
órganos del sistema reproductor 331

que representan las partes laterales y anterior, y el sacro


y el cóccix que forman el límite posterior. El
borde de la
pelvis está formado por el promontorio del sacro por de­
trás, las líneas iliopectíneas por los lados, y la cresta del
pubis por delante (pág. 82).
El agujero de la pelvis está limitado por el cóccix en el
plano medio por detrás, por la sínfisis del pubis por delante,
y por el arco pubiano, el isquión y los ligamentos que pasan
del isquión al sacro en cada lado. Este agujero está cubierto
por las estructuras que forman el suelo de la pelvis.

Suelo de la pelvis. Las estructuras que están situadas


en el interior de los límites del agujero pelviano forman el
suelo de la pelvis. Dos músculos, los elevadores del ano y
el coccígeo, actúan como diafragma pelviano (figs. 179 y 181).
El periné es la parte más inferior del tronco. Está divi­
dido por una línea que une las dos tuberosidades isquiáti­
cas (sobre las cuales nos sentamos) en el triángulo uroge­
nital situado por delante de esta línea y el triángulo anal
que está situado por detrás. El punto central se denomina
cuerpo perineal; es una potente estructura fibrosa
y muscu­
lar que está situada por delante del canal anal en el varón
e inmediatamente por detrás de la vagina en la mujer.

Contenido de la pelvis (fig. 178). La vejiga urinaria y


los uréteres están situados por detrás de la sínfisis del pu­
bis. El colon pelviano está situado en la fosa ilíaca izquier­
da; la parte más inferior o final del intestino grueso está
situada en la cavidad pelviana.
El recto, situado en la parte posterior de la cavidad, sigue
la curvatura del sacro.

Vasos y ganglios linfáticos, nervios del plexo sacro, vasos


sanguíneos procedentes de la arteria ilíaca interna, nume­
rosas venas y el peritoneo pelviano, completan el conteni­
do de la cavidad pelviana en el varón. (Véase, también,
página 349.)
La pelvis femenina contiene el útero y sus ligamentos, la
trompas uterinas y los ovarios (fig. 178).
332 Manual de anatomía y fisiología

FONDO
DE SACO
DOUGLAS

CÓCCIX

VAGINA

LABIO MAYOR
PERINEAL

Fig. 178. Corte de la cavidad pelviana femenina.

El per itoneo recubre el útero, el fondo de saco rectovaginal (fondo de saco


de Douglas) está situado entre él y el recto y el fondo de saco uterovesical
entre éste y la vejiga.

óRGANOS FEMENINOS DE LA REPRODUCCióN

Los órganos de la generación, u órganos reproductores,


pueden dividirse en órganos externos y órganos internos.

Los órganos externos se designan conjuntamente con el


nombre de vulva y comprenden las siguientes partes:

El monte de Venus, almohadilla de grasa situada por


delante de la sínfisis del pubis. En la pubertad esta zona
se recubre de vello.
Los labios mayores son dos gruesos repliegues que for­
man los lados de la vulva. Están compuestos de piel y
grasa y de tejido muscular no estriado, vasos sanguíneos
y nervios. Los labios mayores tienen una longitud apro­
ximada de 7 ,S cm.
6rganos del sistema reproductor 333

VAGINA
Fig. 179. Esquema que muestra c6mo los musculos del suelo de Ia
pelvis forman una cincha para sostener e) contenido de Ia pelvis.
Comp{lrese este esquema con Ia figura 181, que muestra c6mo estos musculos
form an el suelo de Ia pelvis.

Las ninfas, o labios menores, son pequefi.os repliegues de


piel situados entre las partes superiores de los labios ma-
yores. Los labios contienen tejido erectil.
El clitoris es un pequeiio cuerpo erectil que se corres-
ponde con el pene del varon. Esta situado en la parte
anterior en el vestibula.
El vestibula esta limitado a cada !ado por los repliegues
labiales y conduce a Ia · vagina. La uretra se abre tam bien
en el vestibula por delante de la vagina, inmediatamente
por detras del clitoris. Las gldndulas vestibulares (de Bar-
tholin) estan situadas inmediatamente por detras de los
labios mayores a cada lado. Estas glandulas secretan moco
y sus conductos se abren entre el himen y los labios me-
nares. El himen es un delgado diafragma membranoso que
esta perforado en su parte central para permitir el dre-
naje de Ia secrecion menstrual. Esta situado a nivel del
334 Manual de anatomía y fisiología

Fig. 180. Esquema de los genitales externos femeninos.

orificio de la vagina, separando así los genitales internos


y externos.
La ausencia anormal de la perforación que acabamos de
mencionar es una afección rara descrita como himen im­
perforado. Esta anomalía puede no revelarse hasta la edad
en que la niña empieza a menstruar; la secreción no puede
salir y se colecciona en la vagina dilatándola. Se practica
la incisión quirúrgica del himen y entonces se produce
normalmente la menstruación.

VAGINA

La vagina es un conducto muscular recubierto con una


membrana de un tipo especial de epitelio estratificado, con
abundantes vasos sanguíneos y nervios. La vagina se ex­
tiende desde el vestíbulo, o hendidura situada entre la
Organos del sistema reproductor 335

FASCIA
OBTURATRIZ

ELEVADOR
DEL ANO

SINFISIS
DEL PUBIS

Fig. 181. Vista lateral en la que se observa la disposición de los


músculos que forman el suelo de la pelvis (véase también fig. 179).

vulva, hasta el útero. Normalmente sus paredes están en


contacto. Rodea la porción inferior del cuello uterino y
se extiende más por detrás que por delante (fig. 182). Los
pequeños fondos de saco situados por delante y a los la­
dos del cuello se denominan respectivamente fondos de saco
anterior y laterales, y el situado por detrás del cuello es
el fondo de saco posterior.
La superficie anterior de la vagina está en relación con
la base de la vejiga y la uretra, y su pared posterior con el
recto y la bolsa rectovaginal, o fondo de saco de Douglas.
La cuarta parte inferior de la vagina está en contacto con
el periné.

Estructura. La vagina consta de tres capas: una capa


interna de membrana mucosa, caracterizada por prominen­
cias o arrugas que le dan un aspecto de estar cubiertas
con papilas (la membrana mucosa de la vagina consta de
células epiteliales estratificadas escamosas); la capa ex·
terna, capa muscular de fibras longitudinales y circulares;
336 Manual de anatomía y fisiología

y entre estas capas está situada una capa de tejido eréctil


compuesta de tejido areolar, vasos sanguíneos y algunas
fibras musculares lisas.

Los órganos internos de la reproducción, que están si­


tuados en la pelvis, son el útero, los ovarios y las trompas
uterinas o de Falopio.

úTERO

Estructura. El útero es un grueso órgano muscular en


forma de pera, situado en la pelvis, entre el recto por
detrás y la vejiga por delante. El músculo se denomina
miometrio y la membrana mucosa que lo tapiza es el endo­
metrio. El peritoneo recubre la mayor parte (por no decir
la totalidad) de la superficie del útero (fig. 178). Presenta
ligera anteflexión a nivel del cuello y está en anteversión
(girado hacia delante por rotación) con el fondo hacia la
vejiga. Comunica por debajo con la vagina y por arriba
las trompas uterinas se abren en él. Los ligamentos anchos
están formados por dos capas de peritoneo; los ovarios y
las trompas uterinas están situados a los lados del útero.
La irrigación sanguínea procede de las arterias uterinas y
ováricas. El útero tiene una longitud de 5-8 cm y pesa
30-60 g. Está dividido en las tres partes siguientes:
El fondo, parte convexa situada por encima de las aber­
turas de las trompas uterinas.
El cuerpo del útero, que se extiende del fondo al cuello,
del que está separado por el istmo.
La porción estrecha más inferior del útero se denomina
cuello. La luz del cuello se comunica con la cavidad del
cuerpo del útero por el orificio interno y con la vagina por
el orificio externo (fig. 185, pág. 343).

Ligamentos del útero. Los ligamentos redondos son dos


asas de tejido conjuntivo y muscular que contienen vasos
sanguíneos y están recubiertos por el peritoneo; se dirigen
desde el ángulo superior del útero hacia delante y a'fuera,
6rganos del sistema reproductor 337

TROMPA UTERINA IZOUIERDA

FONDO DE SACO
POSTERIOR DE LA
VAGINA
ELIMINADO PARA
MOSTRAR LA ABERTURA
EXTERNA Y LA PORCION
VAGINAL DEL CUELLO

Fig. I 82. Vista posterolateral del utero, ova rio y trompa uterina
del lado izquierdo.

a traves del orificio interno del conducto inguinal. Cada


ligamenta redondo tiene una Iongitud de 10 a 12 em.
El peritonea se insinua hacia abajo entre el cuerpo del
utero y Ia vejiga, por delante, formando el fonda de saco
uterovesical, mientras que por detnis recubre el cuerpo y
el Cuello del utero, y alcanza hacia abajo hasta e) fonda
del saco posterior de Ia vagina antes de pasar a el por de-
lante del recto formando e l fonda de saco rectovaginal o
de Douglas.
Ligamentos anchos. El peritonea que recubre el utero
en la linea media del cuerpo se extiende lateralmente a
cada lado del utero hasta Ia pared lateral de Ia pelvis for-
mando los ligamentos anchos. En el reborde libre de este
ligamenta ancho estan situadas las trampas uterinas (fi-
gura 182). Los ovarios estan unidos a Ia capa posterior de
los ligamentos anchos, Ia cual es realmente el mesenterio
del utero de· las trampas uterinas y por esta raz6n con-
tiene los vasos sanguineos y linf;Hicos uterinos, asi como
los del ovario.
338 Manual de anatomía y fieiología

Función del útero. Retiene el óvulo fecundado durante


su desarrollo. El óvulo, procedente del ovario, es condu­
cido al útero a lo largo de las trompas uterinas. (La fecun­
dación del óvulo tiene lugar normalmente en una trompa
uterina.) El endometrio se prepara para la recepción del
óvulo fecundado (pág. 341), que ahora queda imbibido en
él. Durante el embarazo, que dura normalmente unas 40 se­
manas, el útero aumenta de tamaño, sus paredes se vuel­
ven más delgadas pero más resistentes, y rebasa la pelvis
hacia la cavidad abdominal a medida que crece el útero.
Cuando se ha alcanzado el término del embarazo y empieza
el parto, el útero se contrae rítmicamente y expulsa el feto
y la placenta, y recobra entonces aproximadamente su ta­
maño normal por un proceso conocido como involución.

OVARIOS
Estructura. Los ovarios son dos glándulas en forma de
almendra, situados uno a cada lado del útero por debajo
de las trompas uterinas y suspendidos a la parte poste­
rior de los ligamentos anchos del útero. Contienen gran
número de óvulos inmaduros, denominados oocitos prima­
rios, cada uno de los cuales está rodeado por un racimo
de células foliculares nutritivas. En cada ciclo menstrual,
uno de estos óvulos primitivos empieza a madurar y rá­
pidamente se desarrolla en un folículo ovárico vesicular
(folículo de Graaf).
A medida que prosigue el desarrollo del folículo de
Graaf se producen variaciones en estas células, y un lí­
quido, el líquido folicular, separa las células de la mem­
brana granulosa en capas. En esta fase se secretan los es­
trógenos. A medida que el folículo de Graaf se acerca a
su desarrollo completo, o maduración como se ha llamado,
se sitúa cerca de la superficie del ovario, se distiende gra­
dualmente con líquido hasta que se proyecta en forma de
una tumoración quística en la superficie del ovario. La
tensión en el interior del folículo produce su ruptura, y
el líquido y el óvulo escapan al interior de la cavidad ab­
dominal por el interior de una abertura en forma de
embudo de la trompa del útero (fig. 185).
Organos del sistema reproductor 339

OOCITOS PRIMARIOS

CUERPO LÚTEO
(PROGESTERONA}

OESPUI:S DE OVULACIÓN

Fig. 183. Corte del ovario mostrando el ciclo mensual.

Cada mes se desarrolla un folículo, y un óvulo queda


libre y se desprende aproximadamente hacia la mitad
(día 14) del ciclo menstrual. (Véase, también, pág. 341.)

Ovulación. La maduración del folículo de Graaf y la


liberación del óvulo se denomina ovulación. Cuando se
rompe el folículo de Graaf se produce una pequeña hemo­
rragia, se forma un coágulo en la cavidad del folículo, y
las células, que presentan una coloración amarillenta, cre­
cen en el interior de este coágulo a partir de la pared de
este folículo y forman el cuerpo amarillo o cuerpo lúteo.
Si el óvulo desprendido llega a ser fecundado, el cuerpo
lúteo continúa creciendo por espacio de varios meses, llega
a adquirir un tamaño bastante voluminoso y empieza a
atrofiarse aproximadamente después de S a 6 meses.
Si el óvulo no es fecundado, el cuerpo lúteo persiste so­
lamente por espacio de 12 a 14 días, hasta inmediatamente
antes del comienzo del siguiente periodo menstrual.
Entonces se atrofia y es reemplazado por tejido cicatriza!.

El ovario tiene tres funciones:

l. Producción de óvulos.

}
Regulación de la
2. Producción de estrógenos.
., menstruación.
3. Produccwn de progesterona.

Las hormonas gonadotróficas de la hipófisis anterior re­


gulan (por la corriente sanguínea) la producción de hor-
Manual de anatomía y fisiología

monas por el propio ovario. La hormona foliculoestirnu­


lante (FSH) es esencial para el desarrollo temprano de
los folículos de Graaf; la hipófisis regula también este cre­
cimiento por la hormona luteinizante (LH) y la secreción
(luteotrofina) del cuerpo lúteo.
Los estrógenos se segregan por el ovario desde la ado­
lescencia hasta después de la menopausia. Se describen
corno hormonas foliculares, ya que se producen constante­
mente por numerosos folículos ováricos y, corno todas las
hormonas, circulan por la corriente sanguínea. Contribu­
yen al desarrollo de los órganos sexuales femeninos y de
los caracteres sexuales secundarios, los cuales se manifies­
tan por los cambios que se producen en la pubertad y son
necesarios para el mantenimiento de las cualidades físicas
y mentales que caracterizan a la mujer normal.
La progesterona es secretada por el cuerpo lúteo. Conti­
núa la acción empezada por los estrógenos sobre el endo­
rnetrio, engrosándolo y volviéndolo aterciopelado para la
recepción del óvulo. La progesterona inhibe la menstruación.
El comienzo de la menstruación va precedido por la
degeneración del cuerpo lúteo, la cual es causa de una
disminución de la progesterona en la sangre, pero duran­
te el embarazo no tiene lugar la menstruación. Esto abe­
debe a que las células más externas del corion, a medida
que se invaginan en el interior �1 endornetrio liberan una
hormona (gonadotrofina coriónica) que actúa sobre el cuer­
po lúteo y asegura la continuación de la secreción de pro­
gesterona. Se regulan, por consiguiente, las secreciones ová­
ricas, no solamente por la hipófisis sino también por el
corion de la placenta, la cual se desarrolla más tarde
del corion en el embarazo (8-12 semanas).

El ciclo menstrual consta de variaciones en el ovario y


en el útero.
El periodo menstrual dura aproximadamente cinco días;
durante este periodo se desprende la superficie epitelial
de la cubierta del útero y se produce la hemorragia.
El periodo postme11strual es una fase de reparación que
dura aproximadamente 9 días, renovándose la membrana
de cobertura. Esta fase está regulada por los estrógenos
Organos del sistema reproductor 341

secretados por los ovarios, los cuales estan regulados a su


vez por Ia FSH de Ia hipofisis (pag. 301). La ovulacion
(pagina 339) se produce en los 14 dias siguientes y se co-
noce como fase secretora, la cual se ha lla bajo la regula-
cion de la progesterona secretada por e l cuerpo luteo.
El endometria se engruesa y reblandece facilrnente por
la implantacion de un ovulo fecundado, pero si el ovulo no

Fig. 184. (A) Espermatozoide con sus partes componentes. (B) Vista
lateral. E l material genetico esta localizado en Ia cabeza.

es fecundado se produce congestion en los capila res, que


facilita Ia aparicion del sigu iente periodo menstrual.
La periodicidad del ciclo menstrual es aproximadamente
de 28 dias, es decir, 14 dias en Ia preparacion para Ia ovu-
Jacion, y otros 14 dias. El endometria es ta preparado para
Ia recepcion del ovillo fec undado aproximadamente hasta
el 21. dia. Si solamente llega a l utero un ovulo no fecun·
0

dado, entonces hacia e l 28.0 dia el endometria se desgarra,


342 Manual de anatomía y flaiologia

se produce la menstruación y se repite una vez más el


ciclo.

La fecundación es el resultado de la fusión de la célula


reproductora del varón, el espermatozoide, con el óvulo, o
célula ovular, que normalmente tiene lugar en la trompa
uterina después del acto sexual. Cierto número de esper­
matozoides se depositan en la bóveda de la vagina (fig. 185).
Pasan a través del útero y se dirigen hacia las trompas
uterinas. Aquí hallan una resistencia, ya que la actividad
del epitelio ciliada de la trompa tiende a impulsar el ova­
rio hacia adelante, desde la extremidad de la trompa hasta
el útero, pero la actividad de sus colas impulsan los es­
permatozoides. (Se requiere solamente uno para lograr la
fecundación.) La unión de ambas células tiene lugar por
la penetración del espermatozoide a través de la cubierta
del óvulo. Esta unión es la que produce la fecundación.
El óvulo fecundado continúa su curso descendente des­
de la trompa hacia el útero, curso que tiene lugar en el
espacio de una semana aproximadamente. Durante este
tiempo, después de la unión de las dos células, el óvulo
fecundado sufre una rápida división en cierto número de
pequeñas células, aunque su tamaño global permanece cons­
tante. Al llegar al útero, las células externas del óvulo fe­
cundado se separan del endometrio, el óvulo pueda im­
bibido en la superficie y se dice que ha tenido lugar la
implantación. E.sta se produce normalmente cerca de la
abertura de una trompa uterina. Pero el óvulo fecundado
puede implantarse en cualquier otra parte del endometrio,
y puede llegar a implantarse cerca del cuello con la pla­
centa situada por delante del feto.
Queda entonces imbibida en la pared del útero y se con­
tinúa el desarrollo que dará lugar a la formación de un ser
humano completamente nuevo. Ha tenido Jugar el embarazo.

TROMPAS UTERINAS

Las trompas uterinas se desprenden de cada lado de los


ángulos superiores del útero y se dirigen hacia adelante en
6rganos del sistema reproductor 343

AMPOL LA

OVULO

REBORDE DE LA FRANJA

Fig. 185. Esquema del desprendimiento de un 6vulo del ovario.

Se observa que los espermatozoides penetran en Ia vagina y las flecha s indican


Ia direcci6n que siguen las celulas germinales masculinas a traves del orificio
externo, cuello uterino, orificio interno, cavidad del cuerpo del utero y al
interior de Ia trompa uterina en busca del 6vulo.
Las flecha s de trazos indican el desprendimiento del 6vulo del ovario y su
paso al interior de Ia trompa uterina, en donde normalmente tiene Iugar
Ia fecundaci6n.

el borde superior del ligamenta ancho, hacia los !ados de


Ia pelvis. Tienen una longitud aproximada de 10 em, y a
nivel de sus extremidades uterinas son estrechas. Despues
se ensanchan formando Ia ampolla, y finalmente se incli-
nan hacia abajo para terminar en forma de reborde fran-
jeado. Una de estas franjas esta unida a l ovario. En su
estructura, las trompas uterinas estan recubiertas por el
peritonea; por debajo de este existe Ia capa muscular de
fibras longitudinales y circulares. Las trompas estan re-
cubiertas en su interior por celulas epiteliales ciliadas.
Las trompas uterinas se abren en el peritonea y de esta
forma se establece un paso desde Ia vagina, a traves del
Manual de anatomía y fisiología

útero y las trompas, hacia la cavidad peritoneal, con Jo


que, en la mujer, el peritoneo constituye un saco abierto,
no un saco cerrado.
Los ovarios y las trompas uterinas están irrigados con
sangre procedente de las arterias ováricas, y la inervación
procede de los plexos hipogástrico y ovárico.
La función normal de las trompas uterinas consiste en
transportar el óvulo desde el ovario al útero. Proporcionan
también los lugares en donde tiene Jugar la fecundación.
Pero el trayecto del óvulo puede detenerse en un punto
determinado, y si se trata de un óvulo fecundado se pro­
duce un embarazo ectópico. Incapaz de desplazarse hacia
el útero, este óvulo se implanta en un lugar anormal, común­
mente en el interior de la propia trompa uterina. Estos
embarazos ectópicos terminan, en general, aproximadamen­
te 8-10 semanas más tarde por ruptura de la trompa. Esta
ruptura requiere una intervención urgente.

GLANDULAS MAMARIAS

Las glándulas mamarias, o mamas, son órganos acceso­


rios del aparato reproductor femenino y secretan la leche.
(En el varón estas glándulas son rudimentarias.) Las ma­
mas están situadas junto a la fascia superficial, sobre la
región pectoral entre el esternón y la axila, y se extienden
aproximadamente desde la segunda o tercera costillas hasta
la sexta o la séptima. Su tamaño y peso son variables; se
hipertrofian en la pubertad y aumentan de tamaño du­
rante el embarazo y después del parto; se atrofian en la
senectud.
Las mamas son convexas en su parte anterior, con una
prominencia en su parte mec;lia denominada pezón, que
consta de piel y de tejido eréctil y es de coloración oscura.
El pezón está rodeado por una zona de coloración algo
menos oscura, denominada aréola. Cerca de la base del
pezón existen glándulas sebáceas, las glándulas de Mont·
gomery, que secretan una sustancia grasosa que contribuye
a la blandura del pezón. El pezón está perforado por 15 a
20 orificios que son los conductos lácteos de la mama.
órganos del sistema reproductor 345

Estructura. La mama consta de la sustancia glandular


mamaria o tejido alveolar dispuesto en lóbulos separados
por tejido fibroso, conjuntivo y adiposo. Cada lóbulo consta
de un conglomerado de alvéolos que se abren en el inte­
rior de los túbulos o conductos galactóforos, y se unen con
otros conductos para formar conductos de mayor tamaño,
que terminan en conductos excretores. A medida que los
conductos se aproximan al pezón, se expanden para for­
mar reservorios para la leche, denominados senos galactó­
foros; entonces los conductos se estrechan para pasar a
través del pezón y abrirse en su superficie.
En el tejido de la superficie de la mama se halla una
cantidad considerable de tejido adiposo, así como también
entre los lóbulos. Los linfáticos son numerosos. Los vasos
linfáticos empiezan en forma de diminutos plexos en los
espacios interlobulares del tejido glandular, uniéndose y
formando vasos mayores que pasan al grupo pectoral de
los ganglios axilares, al grupo mamario interno y a los
ganglios supraclaviculares. La irrigación sanguínea proce­
de de ramas de las arterias axilar, intercostales y mamaria
interna, y la inervación procede de los nervios cutáneos del
tórax.

V�OLOS DEL LÓBULO

SENO GALACTÓFO
DEL CONDUCTO

LÓBULO

TEJIDO CONJUNTIVO

Fig. 186. Mama derecha.


346 Manual de anatomía y fl1iología

Actividad fWlCional de las mamas. En el momento del


nacimiento las mamas secretan a menudo leche, tanto en
la mujer como en el varón. En la mujer se producen varia­
ciones al llegar a la pubertad, en la que tiene lugar un au­
mento del tejido glandular. Al comienzo de la vida mens­
trual de la niña se produce un discreto agrandamiento de
las mamas. Este agrandamiento obedece a la acción de los
estrógenos y de la progesterona segregados por los ovarios
(página 339}, y durante algunos días antes de cada periodo
menstrual aumenta la irrigación sanguínea; este hecho es
más acusado en unas mujeres que en otras, produciendo
una sensación de peso y de ligera congestión.
Gradualmente las mamas llegan a desarrollarse comple­
tamente y la aposición de grasa conduce a su tamaño defi­
nitivo, variable en cada mujer. En la menopausia, que es
el final de la vida menstrual de la mujer, cuando los ova­
rios cesan gradualmente en su funcionalismo, se atrofia el
tejido mamario (pág. 330).

La lactación o secreción de leche y su salida de las mamas


por la succión es la función primordial de la mama. Esta
función puede considerarse en dos fases:

La secreción de leche.
Su salida de la mama.

Desde la decimosexta semana del embarazo existe una


pequeña secreción de las mamas que mantiene abiertos los
conductos y prestos para la función. Después del nacimiento
del hijo se secreta durante los primeros 2-3 días un líquido
claro, denominado calostro, que es rico en proteínas; se
establece entonces un flujo libre de leche, convirtiéndose
gradualmente en leche «madura>>. Para la estimulación de
la secreción de la leche es importante una hormona del
lóbulo anterior de la hipófisis, la prolactina. El manteni­
miento de esta secreción está regulado por hormonas de
la hipófisis anterior y del tiroides.
La madre lactante necesita estímulo, especialmente con
el primer hijo, para establecer la lactación normal. Esta
lactación no depende solamente de los esfuerzos de succión
del niño, sino también de un mecanismo en la mama, gra-
Organos del sistema reproductor 347

cías al cual, por contracción, se expele la leche desde los


alvéolos al interior de los conductos. El nerviosismo y otros
factores, tales como las dudas acerca de la posibilidad de
alimentación al pecho, puede ejercer influencia sobre la
lactación, aunque, gracias a los conocimientos, práctica y
relajación, puede establecerse felizmente esta relación entre
madre e hijo.

Trastornos de la mama. Durante la lactación, en par­


ticular, puede obstruirse alguno de los conductos galactó­
foros, pudiendo formarse un quiste denominado galacto­
cele. Puede producirse también la infección en cualquier
parte de la mama, más comúnmente durante la lactación.
El tejido mamario puede ser asiento de tumores benig­
nos o malignos. Estos últimos son relativamente frecuentes
en la mama y, por consiguiente, cualquier irregularidad,
tumefacción o retracción de la mama debe ser atendida por
el cirujano. En toda infección o tumor de la mama pueden
afectarse los ganglios linfáticos axilares. Tanto la infección
como el carcinoma se propagan a través de las estructuras
circundantes y por infiltración de los linfáticos.

APARATO GENITOURINARIO EN EL VARON

En la mujer, el aparato urinario es bastante indepen­


diente del aparato genital, pero en el hombre esta separa­
ción no es tan neta. La uretra masculina tiene una longitud
de 17 a 23 cm. Parte de la vejiga y pasa a través de la
glándula prostática, en donde se conoce como uretra pros­
tática, la cual conduce a la uretra membranosa, que a su
vez conduce a la uretra peneana; la uretra se incurva en un
ángulo de 90° y pasa a través del periné hasta el pene.
Los testículos son los órganos masculinos de la reproduc­
ción, en donde se forman los espermatozoides y se pro­
duce la hormona sexual masculina, la testosterona. Los
testículos se desarrollan en la cavidad abdominal, y du­
rante la vida fetal descienden, a través de los conductos
inguinales derecho e izquierdo, al interior del escroto, en
donde se colocan suspendidos en forma oblicua por los
cordones espermáticos.
348 Manual de anatomia y fisiologia

HUESO
DEL PUBIS

PROSTATA

ESCROTO
Fig. 187. Organos masculinos de Ia reproducci6n.
Aparato genitourinario en el var6n.

La testosterona, que es Ia hormona sexual masculina, es


secretada par las celulas inters ticiales del testiculo, es de-
cir, las celulas que estan situadas en los interespacios entre
los tubulos seminiferos del testiculo, bajo el estimulo de
Ia hormona luteinizante (LH) de Ia hip6fisis. La secreci6n
de testosterona aumenta notoriamente al llegar a Ia puber-
tad y es responsable del desarrollo de los caracteres sexuales
secundarios: crecimiento de Ia barba, profundidad de Ia voz
e hipertrofia de los genitales.
Las vesiculas seminales son glandulas tubulares pares,
situadas par detras del cuello de Ia vejiga. Sus conductos
se unen con los conductos deferentes (fig. 187) para formar
el conducto eyaculador comun. La secreci6n de Ia vesicula
seminal es el componente esencial del liquido seminal.
El epididimo es un pequeflo 6rgano situado par detras
del testiculo y unido a el. Consta de un tuba estrecho muy
alargado, que se enrolla extensamente en espiral par de-
Organos del sistema reproductor 349

trás del testículo. A través de este conducto la esperma


pasa del testículo al interior del conducto deferente.
El conducto deferente es un largo conducto que se ex­
tiende desde la cara inferior del epidídimo, asciende por
detrás del testículo, penetra en el cordón espermático y al­
canza la cavidad abdominal a través del conducto inguinal,
y pasa finalmente al interior de la pelvis para unirse a la
vesícula seminal.
La glándula prostática presenta el tamaño aproximado de
una nuez grande; está situada por debajo de la vejiga,
rodea la uretra y está compuesta de glándulas, conductos
y músculo liso. La próstata secreta un líquido que se mezcla
con la secreción de los testículos. El aumento de tamaño
de la próstata es causa de obstrucción de la uretra, con
la consiguiente retención de orina.
El escroto es una estructura en forma de bolsa, com­
puesta de piel recubierta de grasa subcutánea; contiene
cierta cantidad de tejido muscular. Los testículos están si­
tuados en el escroto y cada uno de ellos está recubierto
por la túnica vaginal derivada del peritoneo.
El pene está compuesto de tejido esponjoso que se ex­
pande para formar el glande en el punto en donde se abre
la uretra. La piel que recubre el pene se denomina prepu­
cio. La circuncisión es la extirpación total o parcial del
prepucio.

Contenido de la pelvis masculina. La vejiga urinaria, con


el conducto deferente y la glándula prostática.
El recto y el peritoneo pelviano.
Ganglios y vasos linfáticos, los nervios sacros, arterias y
venas.

REPRODUCCION

La reproducción se realiza por la actividad de los órga­


nos sexuales esenciales masculinos y femeninos, los tes­
tículos y los ovarios, produciendo las células sexuales mas­
culinas y femeninas, espermatozoides y óvulos.
350 Manual de anatomía y fisiología

Los testículos y los ovarios se denominan, a veces, gó­


nadas: gónadas masculinas y gónadas femeninas. Estos ór­
ganos producen también hormonas que dan lugar al desa­
rrollo sexual del hombre y de la mujer y a sus peculiares
características. La producción de estas hormonas está re­
gulada por las hormonas gonadotrópicas de la hipófisis.
Por la unión de dos células sexuales, masculina y feme­
nina, se perpetúa la vida. Para permitir que tenga lugar
esta unión de las células reproductoras se requieren ciertos
órganos reproductores accesorios del varón y la mujer.

Los órganos accesorios masculinos son el epidídimo, pe­


queños túbulos en los que se almacenan las células sexua­
les o espermatozoides en los tes4culos, el conducto defe­
rente, por medio del cual se conduce el semen a la parte
anterior de la uretra, y el pene.
La uretra, que pasa a través del pene, desempeña dos
funciones: el vaciamiento de la orina y la eyección del
semen. El pene contiene tejido eréctil que le permite po­
nerse rígido y erecto.

Los órganos sexuales accesorios fetneninos son las trom­


pas uterinas, a través de las cuales el óvulo fecundado pasa
al útero para quedar imbibido en la membrana engrosada
para recibirlo, el cuello uterino y la vagina, en donde, en
el curso del acto sexual se deposita el semen.
La determinación del sexo depende de los cromosomas
sexuales. El número de cromosomas normal en el hombre
es de 44, con la adición de 2 cromosomas sexuales, en to­
tal 46; el hijo recibe 23 cromosomas de cada progenitor.
Recibe 22 pares de autosomas, que son los cromosomas
ordinarios, para distinguirlos de los cromosomas sexuales.
Existen dos cromosomas sexuales, X o Y. El sexo está de­
terminado por el padre del niño, a causa de que sólo el
espermatozoide transporta el cromosoma Y. El óvulo con­
tiene 22 cromosomas ordinarios y un cromosoma X (sexual).
Por consiguiente, 44 más XX (los 2 cromosomas sexua­
les), 1 X de la madre y 1 X del padre, producen una hembra.
Pero 44 más XY, el X de la madre y el cromosoma se­
xual Y del padre, producen un varón; el sexo está determi-
órganos del sistema reproductor 351

nado por el padre del niño, de acuerdo con los 2 cromo­


somas sexuales (X o Y) que aporta.

Desarrollo del feto. El término feto puede emplearse


para describir el desarrollo en cualquier fase.
Después de la implantación, ya mencionada (pág. 342),
el óvulo fecundado queda imbibido en el endometrio ute­
rino, consiguiendo la nutrición de la sangre materna. Du­
rante las primeras 10 semanas de este periodo, cuando los
órganos empiezan a diferenciarse, el embrión es más pro­
penso a sufrir lesiones por efectos externos, tales como
medicamentos (por ejemplo thalidomida) o agentes infec­
ciosos (por ejemplo rubéola), y el niño puede nacer más
tarde con una anormalidad.

El embrión está encerrado en el interior de dos membra­


nas, la interna, o amnios, y la externa, o corion, que cons­
tituyen un saco membranoso o saco amniótico. Éste se
presenta lleno por un líquido, el líquido amniótico, que
ejerce una presión igual en todas direcciones, sirve para
proteger al feto y permite también sus movimientos libres
y su crecimiento uniforme. (Se usa el término descriptivo
de feto después de la 12.• semana.)
Durante las primeras 8 semanas del desarrollo, el corion
está directamente en contacto con la sangre materna. El
área superficial está aumentada por el desarrollo de vello­
sidades (muy semejantes a las de la membrana de recu­
brimiento del intestino delgado).
Aproximadamente hacia la S.a semana, el saco de mem­
brana se distiende, con lo que se llega a obturar la cavi­
dad del útero; las vellosidades coriónicas del endometrio
uterino continúan desarrollándose y forman la placenta
(véase más adelante). En el resto del corion desaparecen
las vellosidades. J\. medida que aumenta el líquido en el
saco membranoso, el feto con el cordón umbilical queda
virtualmente en un estado de ingravidez.
En el desarrollo del feto pueden tenerse en cuenta algu­
nos hechos importantes. Aproximadamente hacia la 12.• se­
mana el útero rebasa los límites de la pelvis ósea y puede
palparse a nivel de la sínfisis y el pubis. En este momento
352 Manual de anatomía y fisiología

ya es completa la formación de todos los órganos; en los


meses restantes se produce el crecimiento. Hacia la 17.• se­
mana la madre puede apreciar ya los movimientos fetales,
y hacia la 20.• semana pueden apreciarse algunas partes
fetales mediante la palpación abdominal. Hacia la 28.• se­
mana el feto es ya legalmente viable, es decir, capaz de
vivir una existencia separada de la madre si se ha produ­
cido el parto prematuro. En realidad, muchos niños que
nacen antes de la 28.• semana sobreviven y se desarrollan
normalmente. El nuevo ser está normalmente en condicio­
nes del nacimiento hacia la 40.• semana, cuando se dice que
el embarazo ha llegado a su término. El nuevo ser pesa de
2500 a 3600 g y mide aproximadamente 50 cm de longitud.

La placenta está ya formada aproximadamente hacia la


8.• semana del embarazo (pág. 351) y procede de aquella
parte del embrión que está en contacto directo con el endo­
metrio uterino, al cual permanece firmemente inserta hasta
después del nacimiento del niño. Sus funciones son: pro­
curar al feto la nutrición procedente de la sangre materna;
actuar como «pulmón fetal», contribuyendo a la oxigena­
ción de la sangre fetal y a la eliminación del feto de sus
productos de desecho.
La placenta actúa también como barrera para impedir
que ciertos microorganismos patógenos alcancen el feto.

Medicaoiones. Muchas medicaciones pueden atravesar la


placenta; cualquiera de las medicaciones depresoras, tales
como morfina, barbitúricos y anestésicos generales, admi­
nistradas a la madre durante el parto, pueden deprimir la
respiración en el niño recién nacido. Convendrá adoptar
grandes precauciones antes de presc-ribir cualquier medi­
cación a la mujer embarazada; es bien conocido el desas­
tre de la thalidomida, que produjo anormalidades del cre­
cimiento el); las primeras semanas del embarazo.
La placenta ayuda a los ovarios (pág. 339) en la produc­
ción de las hormonas necesarias para la continuación del
embarazo, y estas hormonas desempeñan también una fun­
ción importante con relación a la lactación al estimular el
desarrollo del tejido mamario glandular y de sus conductos.
Organos del sistema reproductor 353

El cordón umbilical es una estructura flexible que une


el feto a nivel del ombligo con la placenta; contiene los
vasos que transportan la sangre en corriente de vaivén
entre el feto y la placenta (véase, más adelante, Circula­
ción fetal). Cuando el niño ha nacido, se liga y secciona el
cordón umbilical y de esta forma se elimina toda conexión
con la placenta. El muñón del cordón se retrae y se des­
prende pocos días después, dejando en su lugar de inser­
ción una marca que es el ombligo y que representa una
«Cicatriz>>.

Circulación fetal. Los aspectos que deben tenerse en


cuenta cuando se estudia la circulación fetal son los si­
guientes:

l. Como que el feto obtiene su oxígeno y el aporte de


alimento de la placenta; la totalidad de la sangre fetal pasa
a través de ella.
2. Toda la sangre es mixta, por lo que no se puede ha­
blar correctamente de sangre <<pura» e <<impura», aunque se
usen estos términos. Se describe más correctamente como
sangre reoxigenada de la placenta, aunque ésta nunca con­
tiene la saturación de oxígeno de 95 a lOO% de la sangre
arterial en el adulto, y la sangre es desoxigenada cuando
abandona el feto para penetrar nuevamente en la placenta.
La sangre fetal contiene aproximadamente 80% de satu­
ración de oxígeno.
3. Las funciones de los pulmones son realizadas por la
placenta. In utero, el feto no posee circulación pulmonar
como en el caso de la circulación del adulto; un limitado
aporte de sangr-e alcanza los pulmones, suficiente solamente
para su nutrición y crecimiento.
4. El aparato alimentario fetal está también desprovisto
de función, ya que la placenta aporta la nutrición y elimina
los productos de desecho del feto.

Por consiguiente. el feto in utero posee una circulación


que difiere considerablemente de la circulación de la vida
postnatal.
La sangre reoxigenada abandona la placenta por una
sola vena umbilical; esta vena umbilical pasa al interior
354 Manual de anatomia y fisiologia

del cordon umbilical basta el ombligo y entonces una pe-


queiia vena pasa al surco transversa del higado. Dificil-
mente ninguna de esta sangre· pasa al interior del higado,
debido a que Ia vena umbilical esta unida directamente a
la vena cava inferior por un vaso de gran tamaiio deno-
minado conducto venoso, que es una estructura fetal. Una
vez en la \•ena cava inferior (1) Ia sangre se dirige hacia
arriba y alcanza Ia auricula derecha (2). Gran parte de la
sangre, en Iugar de pasar al interior del ventriculo dere-
cso (como cabria esperar si se tiene en cuenta la circula-
ci6n del adulto), pasa en cambio a l interior de la auricula
izquierda a traves de una abertura fetal o temporal en 'el
tabique interauricular, abertura denominada agujero oval
( 3 ). Habiendo alcanzado Ia auricula derecha ( 4) pasa a tra-
ves de Ia valvula mitral a l interior del ventriculo izquierdo
(5). La contracci6n del ventriculo izquierdo impulsa la
sangre al interior de Ia aorta ascendente (6). en donde gran
parte de ella es distribuida al propio coraz6n, al cerebro y
a los miembros superiores. La sangre que permanece en el
cayado a6rtico (7) pasa al interior de Ia aorta abdominal
y toracica descendente (vease mas abajo).
Despues de haber circulado en el cerebra y en los miem-
bros superiores, Ia sangre retorna hacia el coraz6n por la
vena cava superior ( 8) y alcanza Ia auricula derecha. Man-
teniendo su curso en sentido descendente en la auricula
derecha, pasa entonces a traves de Ia abertura tricuspide
hacia el interior del ventriculo derecho (9) . Desde aqui es
impulsada al interior de la arteria pulmona r (10) . El cono-
cimiento de la anatomia del adulto podria sugerir que Ia
sangre deberia dis tribuirse entonces a los pulmones. En
realidad, los pulmones son inactivos en el feto y reciben
una cantidad muy escasa de sangre. Gran parte de Ia san-
gre de arteria pulmonar se deriva hacia la aorta a traves
de una voluminosa arteria muscular denominada conducto
arterioso que se une a la aorta cerca de Ia terminaci6n del
cayado a6rtico. La aorta toracica descendente ( 11) , por con-
siguiente, contiene principalmente sangre reducida que ha
llegado a traves del conducto arterioso, y una cantidad mas
pequeiia de sangre oxigenada, que ya hemos mencionado,
y que procede del cayado a6rtico.
Organos del sistema reproductor 355

PELVIS Y MIEMBROS INFER/ORES


Fig. 188. Circulaci6n fetal.
La via que sigue Ia circulacion fetal puede seguirse por las referencias que se
han hecho en el texto, en donde las cifras se corres~,>onden con las del esque-
ma; no se han numerado las estructuras fetales temporales, pero se han repre-
sentado en el esquema; ·se trata del cordon umbilical, vena y arterias umbili-
cales, el conducto venoso y el conducto arterioso.
356 Manual de anatom1a y fiaiologia

La sangre de Ia aorta se distribuye entonces por las vis-


ceras abdominales a traves de las ramas inferiores de Ia
aorta. Pero en el feto, Ia mayor parte de la sangre que al-
canza Ia bifurcaci6n de Ia aorta no se dirige a las visceras
pelvianas y a los miembros inferiores, como lo suele suge-
rir Ia anatomia del adulto, sino por medio de un par de
voluminosas arterias umbilicales que se dirigen al ombligo
del feto y en tonces sigue el cord6n umbilical bacia Ia pla-
centa, en donde tiene Iugar el intercambio con Ia sangre
materna a traves de Ia barrera placentaria.
El feto forma su propia sangre, y durante todo el tiempo
que Ia barrera placentaria permanece completa no se pro-
duce mezcla alguna. Despues de pasar a traves de los capi-
lares de Ia placenta, Ia sangre retorna una vez mas al feto.
En el momento del nacimiento se producen ciertas varia-
ciones. El colgajo en forma de valvula que protege el agu-
jero oval se cierra y las auriculas derecha e izquierda que-
dan permanentemente separadas. El conducto arterioso
tambien se retrae y se fibrosa. Estas dos aberturas, nor-
males durante Ia vida fetal, pueden persistir y .ser causa
de anormalidades despues del nacimiento . del niiio.
Cuando se secciona y liga el cordon umbilical, Ia sangre
cesa de fluir por las arterias y vena umbilicales y por el
conduct a venoso. Todas estas estructuras · se ocluyen y son
reemplazadas por bandas de tejido fibrosa. El ligamenta
redondo del higado es, en realidad, un resto de Ia vena
umbilical.
Capítulo 22

Sistema nervioso cerebrospinal

Para su descripción el sistema nervioso se divide en dos


partes principales: 1) sistema nervioso central, o cerebros­
pinal, y 2) sistema nervioso autónomo que comprende los
sistemas nerviosos simpático y parasimpático (cap. 23).

Sistema nervioso cerebrospinal. Consta del cerebro y


de la medula espinal y de los nervios que emergen de ellos,
los nervios periféricos.
El tejido nervioso forma uno de los
cuatro grupos de tejidos elementales del organismo.
Masas de células nerviosas juntas forman lo que se de­
nomina la sustancia gris de este sistema, que se halla situa­
da en l� corteza cerebral y en la parte interna de la medula
espinal.

Fig. 189. Corte de un tronco nervioso mostrando varios fascículos


rodeados por el perineurio y unidos entre sí por el epineurio. Las zonas
teñidas de negro son células adiposas.
358 Manual de anatomia y fisiologia

Ci!LULA DE SC HWANN
NODULO DE RANVIER

VAINA MIELINICA

TERMINACION NERVIOSA

Fig. 190. Nervio mielinico (esquematico). EJ axon o cilindroeje se


extiende desde Ia celula basta Ia terminaci6n de ·Ia fibra nerviosa. Esta
rodeado por una vaina adiposa, ·Ia vaina mielinica, interrumpida por
los n6dulos de Ranvier.
Sistema nervioso cerebrospinal 359

PURKINJE
(CEREBELO)

Fig. 191. Ejemplos de células nerviosas. Las flechas indican la direc­


ción en que se desplaza siempre el impulso nervioso, desde la dendrita
a la célula y de ésta al axón.

Las fibras nerviosas, o axones, forman la sustancia blanca.


Esta diferencia de coloración obedece a que los axones o
las fibras conductoras están cubiertos por una vaina de
tejido adiposo que sirve para proteger, nutrir y aislar unas
fibras de otras (fig. 190). Una célula nerviosa con su axón y
otras prolongaciones constituye una neurona. En la forma­
ción de un tronco nervioso las fibras nerviosas están dis­
puestas en asas denominadas fascículos.

La fibra nerviosa tiene el poder de la conductibilidad y


la excitabilidad. Es capaz de recibir y responder a los es­
tímulos procedentes de algún agente exterior, por ejemplo
a los estímulos, que pueden ser mecánicos, eléctricos, quí­
micos o físicos; esto da lugar a un impulso que se trans­
mite a lo largo de las fibras nerviosas. Un impulso nervioso
se conduce siempre desde la dendrita a la célula y de ésta
al axón. Ésta es la ley de la conducción hacia adelante. De
esta forma un impulso puede pasar a lo largo de una serie
de neuronas.

Un impulso motor originado en una de las células pira­


midales de la zona motora de la corteza se transmite a lo
360 Manual de anatomía y fisiología

largo del axón, o fibra nerviosa, que está situado en la


sustancia blanca de la medula espinal; el axón se arboriza
con las dendritas de las células del nervio motor situadas
en el asta anterior de la medula espinal. El impulso pasa
entonces a los axones de estas células, que forman las fi­
bras motoras de la raíz anterior de un nervio espinal y
terminan en un músculo o en otro órgano motor.

Los impulsos sensitivos recibidos por las terminaciones


nerviosas de la piel son conducidos por fibras nerviosas
(dendritas) a las células sensitivas del ganglio radicular pos­
terior, y desde aquí, por los axones de estas células situa­
dos en la medula espinal, ascienden a los núcleos de la
medula y después al cerebro (véase Vía nerviosa sensitiva
página 382). Las fibras nerviosas que se dirigen a las dife­
rentes partes del cerebro y las fibras que proceden de estas
diferentes partes se agrupan conjuntamente formando cor­
dones diferenciados en la medula espinal.

Los troncos nerviosos formados por los nervios cerebros­


pinales son de tres variedades:

1. Nervios motores o eferentes, que conducen impulsos


desde el cerebro y la medula a la periferia (véase Vía mo­
tora, pág. 378).
2. Nervios sensitivos, o aferentes, que conducen los im­
pulsos desde la periferia al cerebro (véase Vía sensitiva,
página 382).
3. Troncos nerviosos mixtos, que contienen fibras moto­
ras y sensitivas, conduciendo así impulsos en ambas direc­
ciones. La mayoría de los nervios son de esta última
variedad.

Existe, además, cierto número de fibras nerviosas que


enlazan entre sí diferentes centros nerviosos en el cerebro
y la medula. Se denominan fibras nerviosas de asociación
o comisurales.
Sistema nervioso cerebrospinal 361

MENINGES

El cerebro y la medula espinal están rodeados por las


meninges, que protegen las delicadas estructuras nerviosas,
conducen hasta ellas los vasos sanguíneos y, por la secre­
ción de un líquido, el líquido cefalorraquídeo (pág. 362)
disminuyen todo traumatismo o concusión. Las meninges
están dispuestas en tres capas.

La piamadre se insinúa en el interior de las fisuras del


cerebro y de la medula espinal, y gracias a este íntimo
contacto irriga con sangre estas estructuras.

La aracnoides es una fina membrana que separa la pia­


madre de la duramadre.

La duramadre es gruesa y fibrosa; consta de dos capas,


una capa externa que tapiza el cerebro y una capa interna
unida con éste, excepto en los puntos en donde se forman
los senos venosos y en donde la duramadre forma las si­
guientes particiones: la hoz del cerebro está situada entre
los dos hemisferios cerebrales; su borde superior forma
el seno sagital o longitudinal superior y recibe la sangre
venosa del cerebro y de su reborde inferior, mientras que

Fig. 192. Esquema de un corte frontal del cerebro mostrando las rela­
ciones de las meninges con la superficie del cerebro.
382 Manual de anatomía y flaiología

el seno sagital inferior o longitudinal drena la hoz del ce­


rebro. La tienda del cerebelo separa el cerebelo del cerebro.
(En la fig. 128, pág. 201, se .indican las posiciones de estos
senos y las particiones de la duramadre.)
El diafragma de la silla turca, pliegue anular de la dura­
madre, recubre la silla turca, que es una depresión en el
hueso esfenoides y que contiene la glándula hipófisis.

En la meningitis existe ipflamación de las meninges, ca­


racterizada por un aumento en la cantidad y alteración de
la composición del líquido cefalorraquídeo. La infección
puede ser bacteriana o viriásica; el diagnóstico se estable­
ce por el examen del líquido cefalorraquídeo obtenido por
punción lumbar (pág. 364).

El sistema ventricular consta de varias cavidades, que


se comunican entre sí en el interior del cerebro, y en las
que se segrega el líquido cefalorraquídeo por los plexos
coroideos. Estos plexos coroideos están compuestos de una
red de diminutos vasos sanguíneos capilares y recubiertos
con piamadre, que se proyectan en el interior de los ven­
trículos y segregan el líquido cefalorraquídeo.
Los dos ventrículos laterales están situados uno en cada
hemisferio cerebral y se comunican con el tercer ventrículo,
que está situado en la línea media entre los tálamos. El
tercer ventrículo se comunica por un estrecho conducto,
el acueducto cerebral, con el cuarto ventrículo que está si­
tuado entre el cerebelo y la protuberancia y el bulbo. Las
aberturas en el techo del cuarto centrículo permiten que
el líquido cefalorraquídeo pase al interior del espacio sub­
aracnoideo que rodea la totalidad del cerebro y de la me­
dula espinal.

El líquido cefalorraquídeo es una secreción producida por


los plexos coroideos (fig. 193). Es un líquido alcalino claro
semejante al plasma. Su presión es de 60 a 140 mm de agua.

Circulación del líquido cefalorraquídeo. El líquido es


segregado por los plexos coroideos en el interior de los
ventrículos situados en el interior del cerebro; desde las
aberturas del cuarto ventrículo pasa al conducto central
Sistema nervioso cerebrospinal 363

GRANULACIONES ARACNOIDEAS
SENO SAG/TAL
SUPERIOR

PIAMADRE

LCR EN EL
ESPAC/0
SUBARACNOIDEO

DURAMADRE Y
ARACNOIDES

NIVEL DE LA 1.• 0 2.• VERTEBRA LUMBAR - - - - - -

NIVEL DE LA 2.• 0 3.• VERTEBRA SACRA - - - -


Fig. 193. Esquema que muestra Ia situaci6n de los espacios que con-
tienen el Jiquido cefalorraquideo --espacio subaracnoideo, ventriculos
y canal medular-, que estan situados en el interior del cerebro y de
Ia medula espinal y alrededor de estas estructuras.

de Ia medula espinal y tambien desde los ventriculos al


interior del espacio subaracnoideo. El liquido es capaz
ahora de pasar al interior de este espacio desde toda Ia
superficie del cerebro y de Ia medula espinal basta que
vuelve a Ia circulaci6n venosa por las granulaciones situa-
das en el seno sagital superior (fig. 193).
364 Manual de anatomía y fisiología

Gracias a esta disposición, la delicada sustancia nerviosa


del cerebro y de la medula espinal está situada entre dos
capas de líquido: la capa interna está contenida en los
ventrículos del cerebro y en el conducto central de la me­
dula espinal, y la capa externa de líquido está situada en
el espacio subaracnoideo. Mediante estos dos <<lechos lí­
quidos» queda protegido el sistema nervioso central.
Funciones del líquido cefalorraquídeo. Actúa como amor­
tiguador protegiendo al cerebro y a la medula espinal. Con­
duce la nutrición destinada a los tejidos del sistema ner­
vioso central.

Punción lumbar. Como que la medula espinal termina


a nivel de la primera y segunda vértebra lumbares, y el
espacio subaracnoideo se extiende hasta el nivel de la se­
gunda vértebra sacra, puede obtenerse una muestra de lí­
quido cefalorraquídeo introduciendo una aguja de punción
lumbar en el interior del espacio subaracnoideo entre estos
puntos, operación denominada punción lumbar.
Se logra así el examen del líquido cefalorraquídeo obte­
nido, examen que puede revelar datos importantes sobre
afecciones tales como la meningitis y la hemorragia cere­
bral subaracnoidea.

DIFERENTES PARTES DEL CEREBRO

Desarrollo. El cerebro está situado en el interior de la


cavidad craneal. Se desarrolla a partir de un simple tubo
que inicialmente muestra tres engrosamientos, Jos precur­
sores del cerebro, denominados cerebro anterior, cerebro
medio y cerebro posterior. Así:

El cerebro anterior se convierte en los he- 1


misferios cerebrales, cuerpo estriado y
Estos tres
tálamo.
forman
El cerebro medio constituye la parte media �
el tallo

1
del cerebro.
cerebral
El cerebro posterior forma la protuberan-
cia, el bulbo y el cerebelo. J
(véase pág. 370)
Sistema nervioso cerebrospinal 365

El cerebro llena la porción anterior y superior de la cavi­


dad craneal, denominadas, respectivamente, fosas craneales
anterior y media (fig. 35, pág. 56). Consta de dos grandes
hemisferios de células nerviosas (sustancia gris) y de fibras
nerviosas (sustancia blanca). La capa externa de sustancia
gris se denomina corteza (pág. 366). Los dos hemisferios ce­
rebrales están separados por una hendidura profunda, aun­
que están unidos en sus bases por el cuerpo calloso, masa
de sustancia blanca que consta de fibras nerviosas. A su
lado existen islotes de sustancia gris, los ganglios basales
(página 3_68).

HEMISFERIO
CEREBRAL

ANT.
POST.

TALLO
CEREBRAL

Fig. 194. Cara interna de la mitad derecha del cerebro.

Areas del cerebro. Cisuras y surcos dividen el hemisfe­


rio cerebral en áreas. La corteza cerebral está dispuesta en
circunvoluciones o pliegues irregulares, con objeto de au­
mentar la extensión de la sustancia gris. Las depresiones
entre las circunvoluciones se denominan surcos, y los
surcos más profundos forman las cisuras longitudinal y
lateral. Estas cisuras o surcos dividen el cerebro en áreas
o «lóbulos», que corresponden en posición a los huesos por
Manual de anatomía y fisiología

ANTERIOR SURCO CENTRAL

ÁREA
VISUAL

SURCO
LATERAL

Fig. 195. Cara externa del hemisferio cerebral izquierdo. El surco


central o cisura de Rolando separa las flreas sensitivas y motoras.

debajo de los cuales están situados, por ejemplo lóbulos


frontal, temporal, parietal y occipital.
La cisura longitudinal es una hendidura profunda en el
plano medio que separa el cerebro en los dos hemisferios
derecho e izquierdo; en su interior se insinúa una delgada
lámina de duramadre denominada la hoz del cerebro. De la
misma forma, un delgado tabique de duramadre, la hoz
del cerebelo, divide al cerebelo en los hemisferios derecho
e izquierdo.
El surco lateral, o cisura de Silvio, separa el lóbulo tem­
poral del lóbulo frontal (por delante) y del lóbulo parietal
más hacia atrás (fig. 195).
El surco central, o cisura de Rolando, separa el lóbulo
frontal del parietal. Los lóbulos occipitales del cerebro es­
tán situados por detrás de los lóbulos parietales y descan­
san sobre la tienda del cerebelo, pliegue de duramadre que
separa la fosa craneal media de la fosa craneal posterior
situada por debajo.

Lo corteza cerebral está compuesta de muchas capas de


células nerviosas; es la sustancia gris del cerebro. Está
dispuesta en pliegues irregulares o circunvoluciones, dis­
posición que aumenta el área superficial de la corteza cere­
bral, de la misma forma que el festoneado de una pieza
de material aumenta su longitud.
Sistema nervioso cerebrospinal 367

La sustancia blanca esta situada mas profundamente y


consta de las fibras nerviosas pertenecientes a las celulas
de Ia corteza.
La corteza cerebral esta dividida en diversas «areas», unas
de funci6n motora y otras de funci6n sensitiva.
El area motora esta situada inmediatamente por delante
del surco central (fig. 195). extendiendose hacia abajo hasta
el surco lateral. Esta area de la corteza contiene celulas
voluminosas que forman el comienzo de Ia via mo.tora que
regula el movimiento del !ado opuesto del cuerpo. En Ia
zona motora, las diferentes partes del cuerpo estan repre-
sentadas, de arriba abajo, de Ia siguiente forma: extremi-
dad inferior, tronco, extremidad superior, cuello y, final-
mente, Ia cabeza (fig. 196).
La parte mas inferior de Ia corteza motora se denomina
area de Broca, y esta relacionada con el lenguaje. El area
de Broca esta situada en el hemisferio cerebral izquierdo
en los individuos dextr6manos, y en el lado opuesto en los
zurdos.

CAPSULA
INTERNA

NUCLEO
LENTI·
CULAR

TALAMO

Fig. 196. Corte frontal del cerebro. Las areas motoras se han seiiaJado
en el !ado izquierdo y los nucleos basales en el ·! ado derecho.
368 Manual de anatomía y fisiología

La corteza sensitiva está situada inmediatamente por de­


trás del surco central. En ella se aprecian e interpretan las
diversas modalidades de sensaciones (figs. 195 y 196).
El área auditiva está situada en el lóbulo temporal, in­
mediatamente por debajo de la cisura longitudinal. En ella
se reciben e interpretan las impresiones del sonido.
El área visual está situada en el vértice del lóbulo occi­
pital y recibe imágenes e impresiones para su interpre­
tación.
Los centros del gusto y del olfato están situados en la
parte anterior del lóbulo temporal.
La sustancia blanca de los hemisferios cerebrales consta
de fibras nerviosas que siguen por la corteza y unen los
diversos centros del cerebro con la medula espinal.

Ganglios basales. Como ya hemos señalado, en el inte­


rior de la masa de sustancia blanca de cada hemisferio
cerebral existen pequeñas áreas de sustancia gris denomi­
nadas núcleos o ganglios basales. Dos de ellos son los nú­
cleos caudado y lenticular, que forman conjuntamente el
cuerpo estriado. Estas estructuras están íntimamente rela­
cionadas con otra masa de sustancia gris, el tálamo, situado
por dentro de ellos. Es fácil comprender que este sistema
de núcleos y fibras, que constituyen el sistema extrapira­
midul, ejercen influencia, en cierta manera, sobre el tono
y la ¡>Ostura, integrando y coordinando los principales movi­
mien·�os de los músculos voluntarios relacionados con la
gran vía motora descendente o sistema piramidal.
El tálamo está relacionado principalmente con la recep­
ción de los impulsos sensitivos, los cuales pueden ser in­
terpretados a un nivel subcortical o remitidos al área sen­
sitiva de la corteza cerebral. Parece ejercer una importante
acción reguladora sobre muchos de los centros superiores
de la sensación y del movimiento.

Hipotálamo. En la región del suelo del tercer ventrículo


existen ciertos núcleos que poseen una actividad fisiológica
definida. Algunos de ellos están relacionados con el sistema
nervioso autónomo, formando la «parte más elevada de
dicho sistema». Algunos núcleos tienen también conexio-
Sistema -nervioso cerebrospinal 369

nes con el lóbulo posterior de la hipófisis del sistema endo­


crino, sobre el que ejercen una regulación. Funciones tales
como la regulación de la temperatura corporal, el hambre
y la sed están gobernadas por centros situados en el hipo­
tálamo.
Los trastornos en estas áreas conducen a temblor en re­
poso y a rigidez en movimiento. Un ejemplo clásico es la
enfermedad de Parkinson o parálisis agitante, afección pro­
gresiva que empieza en la edad media de la vida. La cabeza
se flexiona y se mantiene rígida, el cuerpo inclinado, los
brazos a los costados con los dedos flexionados, y el pulgar
adosado a los dedos en forma de movimientos rítmicos de
rodadura. Los muslos están en flexión y aducción discretas;
el paciente realiza pequeños pasos. La piel de la cara es
lisa y desprovista de arrugas, dando la impresión de una
máscara. El habla es lenta y monótona.
Recientemente la cirugía dirigida a los ganglios basales
ha producido mejoría en casos seleccionados.

La cápsula interna está formada por fibras de las vías


principales motora y sensitiva, que unen la corteza cere­
bral con el tallo cerebral y la medula espinal. En esta parte
de su trayecto estas fibras están íntimamente mezcladas
entre sí a medida que pasan entre los islotes de sustancia
gris.
La trombosis de la arteria que irriga la cápsula interna
puede conducir a lesión en el lado opuesto del cuerpo (hemi­
plejía); esta catástrofe cerebrovascular constituye el «ictus».
(Véase Nota clínica, pág. 389.)

Funciones del cerebro. Estas funciones ya se han men­


cionado al describir las diferentes partes. Como resumen
puede decirse que la corteza cerebral contiene los centros
superiores que regulan la conducta mental, pensamiento
conciencia, sentido moral, voluntad, intelecto, habla, len­
guaje y los sentidos especiales.
La corteza es el origen de todos los impulsos motores
voluntarios que regulan los músculos esqueléticos.
Es el área final para la recepción de todos los impulsos
nerviosos sensitivos y para su apreciación e interpretación
370 Manual de anatomía y fiaiologia

FIBRAS SENSITIVAS
HACIA EL TÁLAMO
Y LA CORTEZA
SENSITIVA

CEREBRO
MEDIO

Corte del cerebro medio mostrando los haces de las fibras


principales.

comprendiendo la sensación cutánea, tacto, dolor, preswn,


temperatura, vibración, forma y tamaño, y los sentidos
muscular y articular.

El tallo cerebral se compone del cerebro medio, la protu­


berancia y el bulbo.

El cerebro medio forma la parte superior del tallo ce­


rebral. A través de él se extiende el acueducto cerebral que
une el tercero y cuarto ventrículos (fig. 193, pág. 363). El
cerebro medio puede considerarse en dos niveles distintos:

l. El techo contiene importantes centros reflejos para la


visión y la audición.
2. A través de la base del cerebro medio desciende la gran
vía motora, desde la cápsula interna por arriba para
continuar hacia abajo a través de la protuberancia y
el bulbo a través de la medula espinal.

Las vías sensitivas ascendentes, en su trayecto desde la


medula, bulbo y protuberancia, pasan a través de esta por-
Sistema nervioso cerebroapinal 371

ción del cerebro medio antes de penetrar en el tálamo o


cápsula interna, para alcanzar su distribución final en la
corteza sensitiva de los hemisferios cerebrales.
El cerebro medio contiene centros para la regulación del
equilibrio y el movimiento de los ojos.
La protuberancia forma la porción media del tallo cere­
bral y contiene, por tanto, las mismas vías ascendentes y
descendentes que el cerebro medio. Existen también mu­
chas fibras que siguen transversalmente a través de la pro­
tuberancia, uniendo los dos lóbulos del cerebelo y éste con
la corteza cerebral.
El bulbo forma la porción más inferior del tallo cerebral,
uniendo la protuberancia con la medula espinal. El bulbo
está situado en la fosa craneal posterior y se une a la me­
dula espinal inmediatamente por debajo del agujero magno
del hueso occipital.
Las características principales del bulbo son que, en él,
las vías motoras descendentes se cruzan con las del otro
lado del tallo cerebral. Este cruce se denomina decusación
motora. Una disposición semejante se produce en el bulbo
con las vías sensitivas y se denomina decusación sensitiva.
El bulbo contiene los núcleos o cuerpos celulares de di­
versos nervios craneales importantes. Contiene también
ciertos «Centros vitaleS>> que regulan la respiración y el
sistema cardiovascular. La lesión de esta parte del tallo
cerebral puede conducir, por consiguiente, a consecuencias
muy graves.

El cerebelo es la porcwn más voluminosa del cerebro


posterior. Ocupa la fosa craneal posterior y está recubierto,
por encima, por la tienda del cerebelo, repliegue de la dura­
madre que lo separa de los lóbulos occipitales del cerebro.
El cerebelo está separado de la protuberancia y del bulbo
por la cavidad del cuarto ventrículo. Está dividido en dos
hemisferios, derecho e izquierdo, por una hendidura pro­
funda en la que penetra otro pliegue de la duramadre, la
hoz del cerebelo.
La disposición de las sustancias gris y blanca es seme­
jante a la del cerebro, con la sustancia gris dispuesta en
la superficie. Esta superficie presenta más bien prominen-
372 Manual de anatomía y fisiología

cias que depresiones en las circunvoluciones; las cisuras


entre las prominencias están mucho más juntas que los
surcos de la corteza cerebral.
El cerebelo tiene conexiones con otras muchas partes del
sistema nervioso. Sus conexiones principales se realizan
con el hemisferio cerebral del lado opuesto y con el tallo
cerebral. Recibe también fibras de la medula espinal y está
unido con los centros reflejos de la visión en el suelo del
cerebro medio, con el tálamo y con el nervio auditivo.

La función del cerebelo consiste en regular la postura y


las actividades posturales. Desempeña una función impor­
tante en la coordinación muscular y en el mantenimiento
del equilibrio. Mientras que las fibras corticospinales si­
guen entre la corteza cerebral y cruzan la medula espinal
(véase anteriormente), y por consiguiente la corteza cere­
bral controla los movimientos del lado opuesto del cuerpo,
el hemisferio cerebeloso controla el tono muscular y la
postura de su propio lado.

Una lesión unilateral del cerebelo produce trastornos de


la postura y del tono muscular. El movimiento es muy in­
coordinado y el paciente puede ser incapaz de llevar el
alimento a su boca, esparciéndolo por la cara; oscila du­
rante la deambulación y tiende a caer hacia el lado afecto.
Todo movimiento voluntario es lento y los músculos de
los miembros son débiles. El habla es lenta.

NERVIOS CRANEALES

Existen doce pares de nervios craneales. Algunos son


nervios mixtos, es decir, motores y sensitivos, por ejemplo
los nervios de los sentidos especiales.

l. Olfatorio (sensitivo), el nervio del olfato. (Véanse, tam­


bién, págs. 402-403.)
2. Optico (sensitivo), el nervio de la visión. (Véanse, tam­
bién, págs. 404-411.)
3. El nervio motor ocular común inerva la mayor parte
de los músculos externos del ojo. Contiene nervios
Sistema nervioso cerebrospinal 373

parasimpaticos que inervan el musculo ciliar y los


musculos del iris. Clinicamente, la secci6n completa
de este nervio es causa de ptosis, bizquera y perdida
de los reflejos a la luz y a la acomodaci6n.
4. Patetico (motor), para un musculo del ojo, el oblicuo
externo.
5. Trigemino. Es el nervio craneal mas voluminoso. Es
principalmente un nervio- sensitivo que inerva gran
parte de la piel de la cabeza y de la cara, las mem-
branas de la boca, nariz y senos paranasales y los dien-
tes, y, por media de una pequeiia rama motora, los
musculos de la masticaci6n. Se divide en tres ramas
principales, que se dirigen bacia adelante a partir del
ganglia trigemino; son los nervios oftalmico, maxilar
superior y maxilar inferior, que recogen la sensaci6n
de las areas respectivas de la cara, boca, dientes y
parte del cuero cabelludo, como se indica en la fi-
gura 198. Interviene tambien en la sensaci6n del gusto
de la lengua.

RAMA MAXILAR

~
SUPERIOR

AL MUSCULO BUCCINADOR RAMA MAXILAR


INFERIOR

~LA LENGUA

/ DE LOS DIENTES

Fig. 198. Distribuci6n del nervio trigemino (quinto nervi o craneal).


374 Manual de anatomía y fisiología

Notas clinicas

El herpes, que afecta a la rama oftálmica, es grave cuando invade


la córnea y conduce a la formación de cicatriz, y puede ser causa
de ceguera parcial o completa. Toda lesión herpética puede condu­
cir a neuralgia postherpética, caracterizada por dolor intenso y per­
sistente. Mucho más raramente puede producirse encefalitis post­
herpética.
La neuralgia del trigémino puede afectar a la distribución de una
o de todas las ramas del trigémino. El dolor es agudo y paroxístico,
y en ocasiones es causa de postración. La afección puede combatirse
por medio de ciertas medidas quirúrgicas, aunque de esta forma se
elimina la sensibilidad de la cara y es causa de molestias, por lo
que la intervención no debe practicarse indiscriminadamente.

6. Motor ocular externo (motor), para un músculo del


globo ocular, el recto externo.
7. Facial. Este nervio es principalmente motor para los
músculos de la expresión de la cara y para el cuello
cabelludo (fig. 199). Es un nervio sensitivo, en el sen-

GLÁNDULA

Fig. 199. Distribución del nervio facial (séptimo nervio craneal)


a los músculos de la cara.
Sistema nervioso cerebrospinal 375

tido de que contribuye a la conducción de la sensa­


ción del gusto procedente de la lengua (pág. 401).

Aspectos clínicos. La parálisis del nervio facial puede


obedecer a cierto número de causas, entre ellas fracturas
del cráneo, tumores y poliomielitis que ha afectado al tallo
cerebral.
La parálisis de Bell es una lesión aguda del nervio motor
inferior. Desaparece el movimiento en el lado afecto de la
cara, Jos ojos permanecen abiertos, las lágrimas fluyen sobre
la cara y el alimento se acumula en la mejilla. Poco es lo
que se conoce acerca de la causa de la parálisis de Bell.
Muchos casos se recuperan completamente.

8. Auditivo o acústico (sensitivo). es el nervio de la au­


dición. Este nervio consta de dos partes: el nervio
coclear, que es el nervio verdadero de la audición, y
el nervio vestibular, relacionado con el equilibrio. (Véa­
se, también, pág. 421.)
9. El glosofaríngeo contiene fibras motoras y sensitivas.
Es motor para uno de los músculos constrictores de
la faringe, secretomotor para la parótida y se11sitivo
para el tercio posterior de la lengua y parte del paladar
blando.
10. El nervio vago está compuesto de fibras motoras y sen­
sitivas; sus funciones se describen en la página 395.
(Véase, también, fig. 213, pág. 396.)
11. Accesorio espinal. Este nervio se divide en dos partes;
una acompaña al nervio vago, pasando a la laringe y
faringe, y otra es un nervio motor destinado a los
músculos esternocleidomastoideo y trapecio.
12. Hipogloso mayor (motor) para los músculos de la
lengua.

MEDULA ESPINAL

La medula espinal empieza a nivel del bulbo, en donde


emerge del agujero magno y termina entre la primera y
la segunda vértebras lumbares, afilándose en forma de cono
376 Manual de anatomía y fisiología

NERVIO
ESPINAL

Fig. 200. Esquema de un corte de la medula espinal.

medular, y desde aquí una delgada prolongación de la pia­


madre, el filum termina/e, que ha perforado el saco dura!,
alcanza hasta el cóccix. La medula tiene una longitud apro­
ximada de 45 cm y está dividida por delante por una pro­
funda cisura anterior y por detrás por una cisura más es­
trecha (fig. 200). (Véanse, también, Notas clínicas, pág. 389.)
La medula espinal presenta dos engrosamientos, cervical
y lumbar, de los cuales emergen los plexos nerviosos que
inervan los miembros superior e inferior; los de la región
dorsal forman los nervios intercostales.
Un corte transversal de la medula (fig. 200) muestra las
disposiciones de la sustancia gris en forma de la letra H.
El conducto espinal con su líquido cefalorraquídeo pasa
a través del centro.
La cauda equina, o cola de caballo, se denomina así por
su semejanza con la cola de un caballo (fig. 201); la vaina
de las raíces de los nervios espinales se dirige hacia abajo
en el conducto vertebral, desde su unión a la medula es­
pinal hasta el punto de salida a través de los agujeros
intervertebrales.

Las funciones de la medula espinal son: a) la comunica­


ción entre el cerebro y todas las partes del cuerpo, y b) la
acción refleja.

Nervios espinales. Existen treinta y un pares de nervios


espinales que se originan en forma segmentaría por dos
Sistema nervioso cerebrospinal 377

raices, anterior y posterior. Las fibras del nervio motor


que forman una raiz anterior se unen con las fibras ner-
viosas sensitivas de una raiz posterior para formar un
nervio espinal mixto (fig. 200). Esta union tiene lugar antes
de que el nervio pase a traves del agujero intervertebral,
pero inmediatamente despues de su salida se divide de
nuevo en sus divisiones primarias a nterior y posterior.
Las divisiones primarias posteriores inervan la piel y los
musculos de la espalda; las divisiones primarias anteriores
(LOS NERVIOS ESPINALES SE MUESTRAN
A GUJERO SOLO EN UN LADO)
MAGNO
A CAUSA DE QUE LA MEDULA ESPINAL
ENG ROSA ES MAS CORTA QUE SUS V~RTEBRAS
MIENTO CORRESPONDIENTES. LOS NERVIOS
CERVIC.AL CERVICALES ABANDONAN EL CONDUCTO
VERTEBRAL CASI AL MISMO NIVEL
DE SUS ORIGENES; LOS NERVIOS
---TORACICOS TIENEN UNA MAYOR DISTANCIA
----- -PARA RECORRER EN EL INTERIOR DEL CONDUCTO
ANTES DE SU SALIDA, Y LOS NERVIOS
LUMBARES TIENEN QUE IR MAS LEJOS,
YA QUE FORMAN LA COLA DE CABALLO

ENG ROSA
MIENTO
LUMBAR

NIVEL
DE LA 2.•
V~RTEBRA
LUMBAR

Fig. 201. Medula espinal. El recuadro muestra un corte transversal


del conducto vertebral a nivel de Ia cuarta vertebra lumbar.
378 Manual de anatomía y fisiología

forman ramas, las cuales se convierten en los plexos ner­


viosos para los miembros (pág. 384) y en la región dorsal
los nervios intercostales ya mencionados.
Véase Nota clínica sobre las lesiones de estos nervios
periféricos, página 391. (Véase, también, Vías motoras y
sensitivas, págs. 370-371 y 378-379.)

Una acción refleja requiere las siguientes estructuras que


forman un arco reflejo:
Un órgano sensitivo que recibe el impulso, por ejemplo la
piel.
Una fibra nerviosa sensitiva que conduce este impulso a
las células del ganglio de la raíz posterior y desde aquí,
por sus fibras, a la sustancia gris del asta posterior de la
medula.
La medula espinal, en donde los nervios de unión trans­
miten los impulsos al asta anterior de la medula.
Una célula nerviosa motora en el asta anterior de la me­
dula espinal, que recibe y transmite los impulsos a lo
largo de las fibras nerviosas motoras.
Un órgano motor, por ejemplo un músculo, que, estimu­
lado por el impulso nervioso motor, realiza la acción.

Las acciones reflejas forman parte del mecanismo de


defensa del cuerpo y se producen mucho más rápidamente
que las acciones voluntarias, como por ejemplo la oclusión
del ojo cuando es irritado por una partícula de polvo, o el
movimiento de huida de la mano cuando accidentalmente
se toca algún objeto muy caliente. Las acciones reflejas
pueden ser inhibidas por acción voluntaria; por ejemplo,
la mano, en vez de retirarla, puede ser puesta deliberada­
mente en contacto con una superficie caliente.

Vías nerviosas motoras. En su descenso, los impulsos


atraviesan los haces descendentes denominados haces cere­
brospinales o piramidales, desde la corteza cerebral a la
medula espinal. Las primeras neuronas, neuronas motoras
superiores, tienen sus cuerpos en el área prerrolándica de
la corteza cerebral (fig. 203), y muchas fibras convergen
para unirse íntimamente a medida que pasan entre los nú­
cleos caudado y lenticular a la cápsula interna.
Sistema nervioso cerebrospinal 379

ÚRGANO SENSITIVO DEL DOLOR ASTA DORSAL DE


SUSTANCIA GRIS

FIBRA NERVIOSA SENSITIVA

NERVIO CONECTOR

Fig. 202. Esquema de las partes que contribuyen a la formación


de un arco reflejo.

Las neuronas motoras inferiores, que empiezan como cuer­


pos celulares en el asta anterior de la medula espinal (fi­
gura 202), pasan a la raíz anterior de un nervio espinal
para distribuirse por la periferia, terminando en un órgano
motor como un músculo.

Lesiones de la neurona motora. En la consideración de


los aspectos clínicos es necesario establecer la diferencia­
ción entre una lesión de una neurona motora superior, es
decir, de la vía motora central, y una lesión de la neurona
motora inferior.
En una lesión de la neurona motora superior, de la cual
la hemiplejía es un ejemplo ( véase Nota clínica, pág. 389),
los músculos no están paralizados, sino que son débiles y
han perdido el control. Los músculos de los miembros pue­
den ser espásticos y pueden aparecer movimientos invo­
luntarios que son incontrolables y conducen, a menudo, a
rigidez acentuada en espasmo. Los reflejos están exagera­
dos. No existe pérdida del tono muscular ni atrofia de los
músculos afectos.
380 Manual de anatomia y fisiologia

CORTEZA MOTORA

CEREBRO

CAPSULA INTERNA

BULBO

MEDULA ESPINAL

Fig. 203. Trayecto de un nervio motor.

Los nervios motores superiores empiezan en Ia corteza cerebral y pasan al


interior de Ia medula espinal, cruzandose a nivel del bulbo. Como se indica,
estos nervios convergen, estrechamente unidos con los nervios de las vias
ascendentes sensitivas, a traves de Ia capsula interna (vease pagina 369)
(vease tambien Nora clinica, pagina 389, sobre las consecuencias de un acci-
dente cerebrovascular en esta area).
Los nervios motores inferiores empiezan en forma de celulas en Ia sustancia
gris de Ia medula espinal y se dirigen desde las astas anteriores a inervar los
musculos y otras estructuras.
Sistema nervioso cerebrospinal 381

En una lesion de la neurona motora inferior, como en


la poliomielitis, los musculos afectos estan paralizados, exis-
tiendo claudicaci6n y flaccidez, asi como atrofia y desapa-
rici6n de los reflejos normales; si el paciente es un nino
no suele desarrollarse el miembro.
Otro ejemplo es Ia panilisis de Bell (vease Nota clinica,
pagina 375).

CEREBRO

BULBO

MEDULA ESPINAL

NERVIO SENSITIVO
PERIF~RICO

Fig. 204. El trayecto nervioso sensitivo se ·detiene en tres estaciones.


1. De Ia periferia a Ia medula espinal, los axones llegan hasta los nucleos
situados en el bulbo.
2. Desde Ia sustancia gris del bulbo al !Alamo.
3. Desde aqui al area sensitiva postrolandica (vease fig. 195).
382 Manual de anatomía y fisiología

Vía nerviosa sensitiva. Los impulsos nerviosos sensiti­


vos siguen por los haces ascendentes, que constan de una
vía de tres neuronas.
La primera neurona, la más periférica, tiene su cuerpo
celular en el ganglio sensitivo de la raíz nerviosa poste­
rior de un nervio espinal; una rama, dendrita, pasa a la
periferia para terminar en algún órgano sensitivo, como
la piel (véase nota en esta misma página); la otra rama, axón,
pasa al interior de la medula espinal y asciende por la
columna posterior para extenderse alrededor de un núcleo
situado en el bulbo.
La segunda célula neuronal se origina en el mismo nú­
cleo y cruza entonces la línea media, de la misma forma
que la vía motora descendente (fig. 204) para formar la
decusación sensitiva; asciende entonces a través de la pro­
tuberancia y del cerebro medio para alcanzar el tálamo.
La tercera y última neurona, que comienza en el tálamo,
pasa a través de la cápsula interna para alcanzar el área
sensitiva de la corteza cerebral.
Estos haces ascendentes conducen impulsos del tacto,
posición articular y sentido de la vibración; otros conducen
impulsos de tacto, dolor y temperatura.

Sensación. Por consiguiente, un nervio sei1Sitivo perifé­


rico, como el que se ha diseñado en la figura 205, conducirá
algunos impulsos <<aferentes» para ser interpretados por
el área sensitiva en la corteza cerebral, como por ejemplo
el tacto, dolor, prurito, temperatura y sensaciones de calor
y frío de las estructuras superficiales, y otros impulsos
<<aferentes» que se originan de estructuras más profundas,
como en el caso del dolor, presión, etc., y el sentido del
movimiento y de posición de las articulaciones y músculos.
La interpretación de la sensación depende, por consiguiente,
de los estímulos procedentes de la periferia, que se detienen
en varias neuronas y alcanzan eventualmente la estación de
interpretación central en el cerebro.

Sinapsis nerviosa. Ya se ha señalado (pág. 359) que el


axón de un nervio es la fibra emisora y que las dendritas
son las fibras que reciben los impulsos nerviosos y los
Sistema nervioso cerebrospinal 383

ALA
MEDULA ESPINAL
. y CEREBRO EN UN
FRIO NERVIO SENSITIVO

Fig. 205. Esquema que muestra las variedades de sensaciones recogidas


de las estructuras superficiales y profundas.

AXON DE UNA C~ll'LA DENDRITA DE OTRA C~LULA

--~\,-~
=i---
DIRECCION DEL IMPULSO TRANSMISI.ON OUIMICA

Fig. 206. Sinapsis nerviosa.

transmiten a Ia celula nerviosa. En el sistema nervioso cen-


tral, los impulsos pasan a lo largo de otras neuronas, como
en el caso de las neuronas sensitivas ascendentes (fig. 204).
Se considera que el proceso de conducci6n de un impulso
se efectua sin la continuidad de estructura. Este proceso se
indica en el esquema acompaiiante, en donde se muestra
Ia union sindptica, como se ha denominado.
384 Manual de anatomía y fisiología

PLEXOS NERVIOSOS PRINCIPALES


Y SUS TRONCOS

Las divisiones primarias anteriores de los nervios espi­


nales, exceptuando los que se originan en la región dorsal
y forman los nervios intercostales, están dispuestas en cua­
tro plexos principales.

El _t)lexo cervical está formado por los primeros cuatro


nervios cervicales. Está situado en el cuello por debajo del
músculo esternocleidomastoideo. De él se originan muchas
ramas que inervan algunos de los músculos del cuello. Los
nervios frénicos que inervan el diafragma se originan de
este plexo.

El plexo braquial está formado por los cuatro nervios


cervicales inferiores y el primer nervio dorsal. Está situa­
do en el triángulo posterior del cuello, por detrás de la
clavícula y en la axila. Al principio se forman tres troncos
nerviosos; entonces éstos se dividen y se unen nuevamente
para formar tres cordones, externo, interno y posterior. De
estos cordones emergen cinco nervios principales que iner-

RAleES TRONCOS CORDONES NERVIOS

__,MÚSCULO
es
__

CUTÁNEO

CIRCUN­
EXTERNO / FLEJO
C6

C7
POSTERIOR

ca

DI INTERNO
CUBITAL
Fig. 207. Plexo braquial (izquierdo) mostrando el origen de los prin­
cipales nervios del miembro superior.

En sombreado, divisiones posteriores de los troncos.


Sistema nervioso cerebrospinal 385

van el brazo y algunos de los músculos del cuello y del


tórax (fig. 207).
'

El plexo lumbosacro (fig. 208) emite los principales ner­


vios principales destinados a la extremidad inferior.

El plexo lumbar, formado por las cuatro raíces nerviosas


lumbares, está situado junto al músculo psoas, al cual iner­
va, y se divide después en dos ramas, el nervio crural que
pasa hacia el muslo por debajo del arco crural (pág. 150)
para inervar los músculos de la cara anterior del muslo,
y el nervio obturador que penetra en el muslo a través
del agujero obturador para inervar los músculos del lado
interno del muslo.

El plexo sacro consta del cuarto y quinto nervio lum­


bares y de los nervios sacros, que se unen para formar el
nervio ciático mayor, que pasa al interior del muslo a tra­
vés de la escotadura ciática mayor para inervar los múscu­
los posteriores del muslo. Se divide entonces en los nervios
ciático poplíteo interno y ciático poplíteo externo (fig. 211)
que inervan los músculos de la cara posterior del muslo y

L2

l3

L4

LS

SI

52

53

NERVIO CIÁTICO

Fig. 208. Plexo lumbosacro mostrando el origen de los principales


nervios destinados a la extremidad inferior.
LAS INYECCIONES EN
EL DELTOIOES DEBEN
APLICARSE BASTANTE
ARRIBA PARA EVITAR
LA LESION DEL NERVIO
CIRCUNFLEJO
ARTERIA AXILAR

NERVIO CUBITAL

Fig. 209. Esquema de los principales nervios que se originan


del plexo braquial.
El nervio radial puede lesionarse en las fracturas del humero, cuando se
traumatiza Ia rama que inerva los extensores de Ia muiieca y los dedos, o se
elimina su acci6n por otra causa cualquiera.
Como consecuencia se produce muneca pendula que requiere inmovilizaci6n
y fisioterapia.
Sistema nervioso cerebrospinal 387

V~RTEBRA
LA INFECCION VIRAL
DORSAL EN ESTE GANGLIO
(HERPES ZOSTER)
PRODUCE DOLOR QUE SE
ACUSA EN EL AREA DE
DISTRIBUCION DEL NERVIO

Fig. 210. Esquema del trayecto de Ia parte sensitiva de un nervio


toracico.

La lesi6n del nervio mediano conducira a Ia desaparici6n de Ia sensibilidad


cutanea de los prirneros tres dedos y de Ia mitad del cuarto, y Ia lesi6n del
nervio cubital producira Ia perdida d e sensibilidad de Ia mitad del dedo
anular y de Ia totalidad del mei'iique. A consecuencia de Ia lesi6n de estos
dos nervios se produce atrofia y perdida de Ia potencia en los musculos
de las eminencias tenar e hipotenar y de los pequeiios musculos de Ia palma
de Ia mano.
388

(~{. Manual de anatomia y flslologia

NERVIO
CRURAL
l \

OBTURADOR

NERVIO CIATICO --T-f--il~


POPL[TEO INTERNO

NERVIO CIATICO
POPLITEO EXTERNO

NERVIO TIBIAL
POSTERIOR

Fig. 211. Nervios principales del plexo lumbosacro (v~ase fig. 208)
con su curso a trav~s del miembro inferior.
Sistema nervioso cerebrospinal 389

todos los músculos, anteriores y posteriores, por debajo


de la rodilla.

Notas clínicas

Nervios craneales. La enfermedad o lesión de los nervios cranea­


les pueden producir los siguientes síntomas:

l. Pérdida del olfato.


11. Disminución o pérdida de la visión.
111. IV, VI. Visión doble, bizquera.
V. Dolor o pérdida de la sensibilidad en la cara, odontal­
gia y debilidad de la masticación (véase Nota clínica,
página 374 ).
VII. Parálisis de los músculos faciales (véase Nota clínica,
página 375).
VIII. Sordera o zumbidos de oídos, vértigo vestibular, pér­
dida del equilibrio.
IX, X, XI. Dificultad de deglución.
XII. Debilidad de la lengua, que produce dificultades de la
masticación y del habla.

Hemisferios cerebrales

Lesiones cerebrales. La enfermedad o lesión que se presenta des­


pués de un traumatismo o a consecuencia de un accidente cerebro­
vascular depende de las áreas y neuronas afectas; los nervios moto­
res y sensitivos pasan a través de la cápsula interna (véanse pági­
nas 369 y 380) en su trayecto hacia el cerebro o a partir del mismo,
por lo que pueden afectarse ambos.
La parálisis motora de tipo espástico, con rigidez muscular y exal­
tación de los reflejos, es consecutiva a la lesión de las neuronas
motoras superiores (véase pág. 379). La parálisis puede afectar sólo
al brazo y pierna de un lado (hemiplejía), aunque pueden afectarse
también los músculos de la cara, cabeza, cuello y tronco, aunque a
menudo quedan respetados los de este último.
La parálisis sensitiva es consecutiva a la lesión de la vía sensitiva.
Las acciones reflejas son anormales. Estas acciones comprenden los
reflejos orgánicos de la pupila del ojo, la cual puede estar contraída,
o no existir contracción; se afectan los reflejos de la vejiga, produ­
ciendo parálisis de los esfínteres y de la pared vesical, con la con­
siguiente retención de orina y rebosamiento; puede producirse tam­
bién la participación del recto, con trastornos del reflejo de la defe­
cación, por lo que estos trastornos son de gran importancia práctica
para los cuidados de la enfermera.
Como que los hemisferios cerebrales forman también parte del
cerebro, en los cuales están situadas funciones altamente desarrolla-
390 Manual de anatomía y fisiología

das, tales como el habla, visión, gusto y olfato y memoria, su lesión


puede causar muchos síntomas.
Las lesiones cerebrales requieren la contribución de un fisiotera­
peuta experto, con objeto de reeducar y adiestrar las partes restan­
tes e iniciar otras vías para la función. Requieren también el interés
y cooperación continuados de médicos y enfermeras y, lo que es más
importante, la plena colaboración del paciente y de sus familiares con
objeto de conseguir el mayor grado posible de rehabilitación.

Ganglios basales. Se cree que la enfermedad de Parkinson, o pará­


lisis agitante, obedece a la degeneración de los ganglios basales (véase
Nota clínica, pág. 369).
Las lesiones en uno de los hemisferios cerebelosos dan lugar a
síntomas en el mismo lado del cuerpo (véase Nota clínica, pág. 372).

Tallo cerebral, protuberancia y bulbo. Los centros vitales que re­


gulan la respiración y la presión sanguínea están localizados aquí,
por lo que cualquier lesión grave puede causar la muerte. El número
de las vías nerviosas concentradas en esta región es tan grande que
incluso pequeñas lesiones pueden ser causa de parálisis y pérdida
de la sensibilidad.

Leeione• de la medu la eepinal

La sección de la medula espinal, producida con suma frecuencia


a causa de un accidente de tráfico, es una lesión grave que puede ser
completa o parcial. Consideraremos aquí la sección completa. Cuanto
más elevada esté situada la lesión, mayor será la incapacidad. En la
región cervical se afectan los brazos, tronco y piernas (el paciente
está incapacitado). Cuando se respeta el nervio frénico puede no
afectarse el diafragma; si está afecto se requerirá la respiración arti­
ficial hasta que pueda emplearse un respirador mecánico.
Una sección en las regiones dorsal y lumbar conduce (en el caso de
la región dorsal) a parálisis de algunos de los músculos intercostales,
músculos abdominales y los de ambos miembros inferiores con par­
ticipación de los esfínteres de la uretra y del recto {pág. 391 ).
Al comienzo se produce shock espinal, que dura aproximadamente
una semana. Los músculos de las áreas situadas por debajo de la
lesión se presentan fláccidos, como en el caso de una lesión de la neu­
rona motora inferior (pág. 379); están abolidos todos los reflejos y
existe incontinencia de orina y de heces. Durante esta fase existe
anestesia completa de todas las áreas situadas por debajo de la
lesión, con peligro de lesión de la piel, por lo que es esencial un
cuidado meticuloso por parte de la enfermera.

Espastlcldad y rigidez. Remite el estado de parálisis fláccida, los


músculos recuperan el tono pero son débiles, los miembros afectos
se vuelven rígidos y espásticos, aparecen movimientos reflejos que
afectan particularmente a los grupos musculares flexores y aduc-
Sistema nervioso cerebrospinal 391

tares, pero no existe control voluntario sobre estos movimientos. Se


ha perdido este control. En esta fase se producinin probablemente
deformidades.
El estado de Ia funcion vesical y de Ia fu ncion rectal requiere Ia
debida vigilancia. La incontinencia urinaria completa es reemplazada
por retenci6n de orina con rebosamiento, caso en el cual se proce-
deni a Ia cateterizacion regular o al drenaje vesical continuo, ya que
Ia orina residual en Ia vejiga constituye una fuente de infeccion que
puede propagarse a todo el a parato urinar io.
En un paciente cooperador suele ser posible es tablecer una acci6n
refleja automatica de Ia vej iga y el intes tino.
Sintomas similares pueden aparecer en cualquier proceso que pro.
duzca interrupcion de Ia medula espinal , como por ejemplo Ia com-
presion por un tumo~:, o en enfermedades neurologicas como Ia
esclerosis multiple.
El paciente que se enfrenta con Ia grave incapacidad producida por
Ia secci6n de Ia medu/a espinal requiere toda Ia comprension y ayuda
que podamos proporcionarle, pa ra lo cual es esencial su colabora-
cion. Es ideal que estos pacientes puedan ser tratados en unidades
especiales, en donde exist a n todas las faci lidades para su trata-
miento y complementadas por Ia fisiotera pia y por medidas recrea-
tivas, educativas y ocupacionales destinad as a conseguir el mayor
grado posible de rehabilitacion.
Las leslones de los nervlos perlfericos pueden obedecer a compre-
sion sobre una o varias raices nerviosas, produciendo inflamacion
( radiculitis). La causa puede obedecer a a lglln trastorno de Ia co-
lumna vertebra l, lesion del disco intervertebral, espondilos is , tumo-
res o fractura pertebral. La presencia de una costilla cervical puede
ser causa de neuritis braquial ( pag. 70). Una lesion del disco inter-
vertebral es una causa comun de neuritis del cidtico (ciatica).
La seccion de cualquiera de los nervios mixtos, que puede pro-
ducirse en los accidentes de trafico, privara a las areas inervadas
por ellos de Ia capacidad de movimiento, como en el caso de una
lesion de Ia neurona motora inferior (vease, tam bien, pag. 381 ). Los
traumatis m os de los nervios perifericos pueden ser reparados qui-
rurgicamente, pero se requiere mucho tiempo para que se regenere
uno de los nervios principales de un miembro; en el intervalo se
practicara fisioterapia para ayudar a Ia recuperacion del proceso y
mantener el tono de los musculos afectos.
Neu.r ltls es un termino compuesto usado para indicar un tras-
torno de un nervio periferico por cualquier causa, bien sea infla ma-
cion, alguna forma de intoxicacion, como Ia neuritis alcoholica, o
Ia compresion . Los sintomas de tipo inf/amatbrio son variables; ha-
bitualmente existe dolor, que aumenta durante Ia noche y no se
a livia por el reposo. Los trastornos de Ia sensibilidad comprenden
embotamiento y hormigueos; en algunos casos se produce paralisis.
En Ia polineuritis, Ia afecci6n es simetrica; como ejemplos cabe citar
392 Manual de anatomia y fisiologia

Ia neuritis alcoh61ica, neuritis diabetica y las neuritis producidas


por trastomos metab6Jicos, entre elias las carencias alimentarias y
vitaminicas, por ejemplo en el beriberi.
Cuando obedece a compresi6n existe comunmente paresia o para-
lisis, pero el dolor n0 suele ser constante. Este tipo se denomina,
segun el plexo o nervio afecto, como:
Neuritis del plexo braquial, que puede obedecer a infecci6n, trau-
matismo o compresi6n.
Neuritis del nervio radial (vease nota, fig. 209, pag. 386). Puede lesio-
narse el nervio radial si se deja que el brazo cuelgue sobre el borde
de un sill6n o de Ia mesa de operaciones.
La presion del nervio cubital puede aparecer por apoyarse sobre
el codo en decubito.
La compresi6n del nervio mediano en el tune! carpiano se describe
en Ia pagina 94.

Neuritis ciatlca. Se admite que Ia cidtica obedece en muchos casos


a corripresi6n de un disco intervertebral prolap sado o a otra lesi6n
de Ia porci6n inferior de Ia columna vertebral.
El nervio cidtico pop/iteo externo puede sufrir compresi6n cuando
Ia pierna se coloca en un vendaje enyesado, ya que rodea Ia cabeza
del perone (fig. 211).
La encefaiitis es Ia inflamaci6n de Ia sustancia cerebral y obedece
comunmente a infecci6n viral.
La meningitis es Ia inflamaci6n de las meninges de l cerebro (vease
Nota clinica, pag. 362).
La neurocirugia es una rama altamente. especializada y en rapido
progreso, gracias a Ia cual se practican operaciones sobre el cere-
bro. medula espinal y nervios perifericos. Se llevan a cabo meticu-
losas exploraciones preoperatorias para determinar Ia localizaci6n
exacta de Ia lesion o tumor para valorar en lo posi ble el pron6stico
y para decidir el tratamiento ulterior.
La craneotomia consiste en practicar una abertura en ei craneo,
comunmente para Ia extirpaci6n de un tumor o coagulo sanguineo,
o para una fractura por hundimiento de Ia b6veda, que producen
compresi6n sobre el cerebro. Este tema es demasiado amplio para
exponerlo aqui, aunque el lector puede consultar las notas clinicas
sobre traumatismos de Ia cabeza y las relativas a las lesiones de Ia
medula espinal y los nervios perifericos .
Capítulo 23

Sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo depende del sistema ner­


vioso central con el que está relacionado por nervios afe­
rentes y eferentes. Se conduce como si formara parte del
sistema nervioso central y hubiese emigrado de él con ob­
jeto de alcanzar los vasos sanguíneos, ganglios, corazón,
pulmones e intestino. Como que el sistema nervioso autó­
nomo se relaciona principalmente con la regulación ner­
viosa involuntaria o automática de las vísceras, se deno­
mina a veces sistema nervioso involuntario. El sistema ner­
vioso autónomo se divide funcionalmente en dos partes:

a) Sistema simpático (véase más adelante), que está si­


tuado por delante de la columna vertebral y está
asociado y unido con la medula espinal por fibras
nerviosas.
b) Sistema parasimpático, que se divide en dos partes
compuestas de los nervios autónomos craneales y
sacros (fig. 213).

Sistema simpático. Consta de una doble cadena de cor­


dones ganglionares, que se extiende desde la base del crá­
neo por delante de la columna vertebral, hasta terminar
en la pelvis, por delante del cóccix, en forma de un gan­
glio impar. Estos ganglios están dispuestos en parejas y
se distribuyen por las siguientes regiones:

En el cuello: tres pares de ganglios cervicales.


En el tórax: once pares de ganglios dorsales.
En la región lumbar: cuatro pares de ganglios lumbares.
394 Manual de anatomia y fisiologia

~ NEAVIO
_ ~SPINAL

MEDULA
C':
CONEXIONES
ESPINAL

COAAZON Y
VIAS A~AEAS

APARATO
DIGESTIVO
SUPERIOR
y
OTROS
OAGANOS
HASTA EL
ANG ULO

GAN~
ESPL£NICO

MESENT~RICOS

INTESTINO GRUESO
MAS ALLA DEL
AN GU LO ESPL~NICO
Y SISTEMA UROGENITAL

F ig. 212. (A) Conexiones entre Ia medula espinal, nervio espinal y


cadena simpatica. (B) Esquemas de una cadena ganglionar del sistema
simpa tico, de los plexos princi pales y de algunos de los 6rganos iner-
vados por ellos.
Sistema nervioso autónomo 395

En la pelvis: cuatro pares de ganglios sacros.


Por delante del cóccix: un ganglio impar.

Estos ganglios están íntimamente relacionados con el sis­


tema nervioso central, a través de la medula espinal, por
medio de ramas comunicantes que pasan de la medula a
los ganglios e, inversamente, de los ganglios a la medula.
Otros ganglios simpáticos están situados en relación con
estas dos grandes cadenas de ganglios y con sus fibras
forman los plexos simpáticos (fig. 212).

l. El plexo cardiaco está situado cerca de la base del


corazón y manda ramas a éste y a los pulmones.
2. El plexo celiaco está situado por detrás del estómago
y manda ramas a los órganos de la cavidad abdominal.
3. El plexo mesentérico está situado por delante del
sacro e inerva los órganos de la pelvis.

Funciones. Los nervios simpáticos inervan el músculo


cardiaco, el músculo involuntario de todos los vasos san­
guíneos y de las vísceras, tales como el estómago, páncreas
e intestino. Suministran fibras secretoras motoras para las
glándulas sudoríparas, fibras motoras para el músculo in­
voluntario de la piel, los erectores del pelo, y mantienen
el tono de todos los músculos, incluso el tono de los
músculos voluntarios.

Sistema parasimpático. Los nervios autónomos cranea­


les son el tercero, séptimo, noveno y undécimo nervio cra­
neales. Contribuyen a que las fibras simpáticas pasen desde
el cerebro a los órganos parcialmente gobernados por ellos.
Por medio del tercer nervio craneal, el motor ocular
común, sus fibras alcanzan las fibras musculares del iris,
estimulando los movimientos que determinan el tamaño de
la pupila del ojo.
Por medio del séptimo nervio, el facial, y del noveno, el
glosofaríngeo, las fibrasalcanzan las glándulas salivales.
El vago, o décimo nervio craneal, es el nervio autónomo
más voluminoso. Presenta una amplia distribución y manda
fibras a las glándulas y órganos, como se indica en la fi­
gura 213. Esta distribución está íntimamente asociada con
396 Manual de anatomia y fisiologia

AL IRIS

GANGLIOS Y
MEMBRANAS
MUCOSAS DE
LA CABEZA
Y DEL CUELLO

CORAZON
Y VIAS AtREAS

INTESTINO GR UESO MAS ALLA


DEL ANGULO ES PL~NICO Y
SISTEMA UROGENITAL

Fig. 213. Sistema parasimpa tico. Esquema de los 6rganos inervados


por los nervios aut6nomos craneales y sacros.

Ia de las fibras simpaticas (vease, mas adelante, Sistema de


gobier no dual de ciertos 6rganos).
Los nervios parasimpdticos sacros proceden de Ia region
sacra de Ia medula espinal. Forman los nervios destinados
Sietema nervioeo autónomo 397

a las vísceras pelvianas, y juntamente con los nervios sim­


páticos forman los nervios que inervan el colon, recto y
vejiga.

Sistema de regulación dual. Aunque algunos órganos y


glándulas poseen solamente una fuente de inervación, sim­
pática o parasimpática, son los menos numerosos; la mayo­
ría posee una inervación doble, recibiendo algunas fibras
del sistema simpático, y otras de los nervios autónomos
craneales o sacros. La actividad de un órgano es estimu­
lada por una clase de nervios y retardada o inhibida por
la otra, actuando cada una como antagonista de la otra.
De esta forma se mantiene un equilibrio exacto entre la
actividad y el reposo, así como una acción rítmica de los
órganos internos, glándulas, vasos sanguíneos y músculos
lisos.
De esta forma el corazón recibe fibras aceleradoras a
través de los nervios simpáticos y fibras inhibidoras pro­
cedentes del vago.
Los vasos sanguíneos poseen fibras vasoconstrictoras y
vasodilatadoras.
El conducto alimentario posee fibras aceleradoras e in­
hibidoras que aumentan y disminuyen, respectivamente, los
movimientos peristálticos (véase el esquema siguiente).

Acción aumentada Acción disminuida


Organo o activada por: o inhibida por:

Corazón Simpático (velocidad y Vago (velocidad y


fuerza aumentadas) fuerza disminuidas)
Bronquios Vago (constricción) Simpático (dilatación)
Estómago Vago (contracción) Simpático (relajación)
Intestino Vago (contracción) Simpático (relajación)
Vejiga Sacro autónomo Simpático (relajación)
(contracción)
Pupila del Tercer nervio craneal Simpático (dilatación)
ojo (iris) (contracción)
398 Manual de anatomia y fisiologia

En el caso de un 6rgano que posea un esfinter muscu-


lar, como sucede en el est6mago con el esfinter pil6rico, el
intestino con el esfinter ileoc6lico, y la vejiga con el esfin-
ter ureteral interno, el nervio que produce la contracci6n
del 6rgano inhibe el esfinter, y viceversa. Por ejemplo, en
el acto de la micci6n el esfinter uretral se relaja, mientras
que el musculo de la pared vesical se contrae, permitiendo
asi el vaciamiento de la vejiga.
Capítulo 24

Órganos de los sentidos especiales:


gusto y olfato

Los órganos de los sentidos especiales son órganos ter­


minales particularmente adaptados para la recepción de
ciertas clases de estímulos. Los nervios destinados a ellos
forman el medio gracias al cual las impresiones sensiti­
vas se conducen desde los órganos de los sentidos al cere­
bro, en donde se interpreta la sensación. Algunas impre­
siones sensoriales se originan en el exterior del organismo,
como las del tacto, gusto, vista, olfato y sonido. Otras se
originan en el interior del organismo, como el hambre, sed
y dolor.
En cada caso los nervios sensitivos presentan termina­
ciones nerviosas especiales para recoger los estímulos del
sentido particular con el que· se relaciona cada órgano.
Aparentemente apreciamos el gusto con las terminaciones
nerviosas de la lengua, oímos con el oído, y así sucede con
los otros sentidos, pero en realidad es el cerebro el que
aprecia estas sensaciones.
El sentido del tacto se ha descrito en las notas sobre la
piel (pág. 316).

GUSTO

La lengua es el órgano principalmente relacionado con el


sentido especial del gusto. Se compone particularmente, en
gran parte, de músculos que se dividen en dos grupos. Los
Manual de anatomia y fisiologia

BLANDO

OROFARINGE UVULA

PAPILAS
CIRCUNVALAOAS

PAP I LAS
FlU FORMES

Fig. 214. Boca y lengua.

musculos intrinsecos de la lengua realizan todos los movi-


mientos delicados, y los musculos extrinsecos unen Ia len-
gua a las partes vecinas y realizan movimientos extensos,
corrio los que forman parte importante de la masticaci6n
y Ia degluci6n. El a limento es girado por Ia lengua, pre-
sionado contra el paladar y los dientes, y dirigido final-
mente al interior de Ia faringe.
La lengua esta situada en el suelo de Ia boca. De su raiz
entran y salen sus vasos y nervios. La punta y los bordes
de la lengua estan en contacto con los dientes inferiores
y su dorsa constituye una superficie arqueada. Cuando Ia
lengua gira bacia arriba puede observarse, en la superfi-
cie inferior, el frenillo de la lengua, que es una estructura
ligamentosa que une la parte posterior de la lengua al suelo
de Ia boca (fig. 138). La porci6n anterior de Ia lengua es
libre. Cuando Ia lengua se proyecta al exterior presenta
una punta afilada, pero cuando se halla en el suelo de Ia
boca y esta relajada, Ia punta es redondea da.
Organos de los sentidos especiales: gusto y olfato 401

En esta do de salud, la membrana m ucosa de la lengua


se muestra humeda y rosada. Su superficie superior es
aterciopelada y esta cubierta por pa pilas, de las que exis ten
tres variedades.

Papilas circunvaladas. Son en numero de 8 a 12 y estan


situa das en Ia base de Ia lengua. Son las de mayor tamaiio
y cada una de elias esta rodeada por una depresi6n en
forma de foso. E stas papilas estan dispuestas en forma
de V en Ia parte posterior de Ia lengua.
Las papilas fu ngiformes estan distribuidas e n Ia punta
y en los !ados de Ia lengua y p resentan forma de hongo.
Las papilas filiform es son las mas a bundantes y estan
distribuidas por toda Ia superficie de Ia lengua .
Los 6rganos terminales del gusto son los corpusculos
gustativos, que son muy numerosos en las papilas circun-
valadas y en las fungiformes. Las papilas filiformes estan
mas bien relacionadas con el sentido del tacto que con el
del gusto. En Ia membrana mucosa del paladar y de Ia
faringe existen ta m bien corpu sculos gu stativos.
Existen cuatro sensaciones verdaderas del gusto: dulce,
amargo, acido y salado. Muchos alimentos, ademas del
gu s to, tienen sabor o aroma, pero este estimula las termi-
naciones del olfato y no las del gusto. Todos los a limentos
deben ha llarse en forma liquida para ser apreciados por
el gusto y han de entrar en contacto con las terminaciones
nerviosas capaces de recibir los diferentes estimulos. Los
distintos corpusculos gus ta tivos registran gustos diversos.
La Iengua posee u na inervaci6rz complicada. Lon museu-
los de Ia lengua estan inervados por el hipogloso (d uode-
cimo par craneal) . La sensaci6rz se divide en <<Sen saci6n
general», que se relaciona con el sentido del tacto, discri-
minaci6n de tamaiio, forma, consis tencia, temperatura, e tc.,
y Ia <<Sen saci6n de gusto especial>> (vease a nteriormente).
Los impulsos de Ia sensaci6n general siguen desde Ia parte
anterior de Ia lengua, a traves del nervio lingual, que es
una rama del quinto nervio craneal, y los impulsos del
gusto especial siguen por Ia cuerda del timpano, que corre
con el nervio lingual, pero mas tarde se une al septimo
nuvio craneal, el nervio facial.
402 Manual dJ! anatomía y fisiología

El nervio glosofaríngeo, o noveno nervio craneal, con­


duce ambas sensaciones, la general y la especial, desde el
tercio posterior de la lengua.
En resumen, las sensaciones del gusto de la lengua son
aportadas por los nervios craneales quinto, séptimo y no­
veno, y sus movimientos están gobernados por el duodécimo
nervio craneal.

Clínica