Você está na página 1de 87

Poder Judicial de la Nación

TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL


CCC 17593/2017/TO1

///nos Aires, diciembre 14 de 2017.-

AUTOS:

Se reúnen los integrantes del Tribunal Oral

en lo Criminal y Correccional N° 21 de la Capital

Federal, juez Diego G. Barroetaveña, en su carácter de

Presidente, y los jueces Liliana N. Barrionuevo y Horacio

E. Barberis, en su condición de Vocales, con la presencia

del Secretario de Cámara, abogado Fernando G. Maneiro, a

fin de dictar sentencia en la presente causa Nº 5248

(Expte. N° 17.593/2017) seguida a LUIS ROLANDO

PALAVECINO, titular del DNI N° 12.161.970, de

nacionalidad argentina, nacido el 23 de febrero de 1956

en la ciudad de Alem, provincia de Tucumán, de estado

civil casado, hijo de Edmundo Antonio Palavecino (f) y de

Rosa Córdoba Giménez, Prio. Pol. SP 125.242 y actualmente

detenido en el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza

(LPU N° 400.654); en orden al delito de homicidio

agravado por haber sido cometido a su ex pareja y por

mediar violencia de género en grado de tentativa

(respecto de Olga del Rosario Díaz), homicidio calificado

por haber sido cometido contra un descendiente en grado

de tentativa (respecto de Esteban Palavecino), amenazas

coactivas con armas en tres ocasiones (respecto de

Rodolfo Fiorante, Néstor Rodríguez y Roberto Rojas Duque)

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

y resistencia a la autoridad en concurso ideal con

lesiones leves -hecho 1-; y amenazas coactivas -hecho 2-,

todas las conductas en concurso real entre sí (arts. 42,

44, 45, 54, 55, 80, incs. 1° y 11°, 89, 149 bis -segundo

párrafo-, 149 ter, inc. 1° -en función de la última parte

del 149 bis- y 239, del C.P.). Una vez finalizado el

debate correspondiente, el que tuvo lugar con la

intervención de la señora fiscal general María Luz

Jalbert y del señor defensor oficial Ricardo A.

Richiello; y contó, además, con la presencia de la

abogada Natalia Martínez, perteneciente a la Unidad

Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres del

Ministerio Público Fiscal, de los letrados Pablo Rovatti

y Sofía Lanzilotta, ambos del Programa de Asistencia y

Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos, y de la

letrada Raquel Asencio de la Comisión sobre Temática de

Género de la Defensoría General de la Nación, se procedió

a deliberar y luego a dictar veredicto condenatorio

respecto del señor Palavecino, por lo que ahora

corresponde brindar los fundamentos.

VISTOS:

I. HECHOS IMPUTADOS

Que al momento de formular el requerimiento

de elevación a juicio, el Fiscal Eduardo E. Rosende,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

titular a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y

Correccional N° 48 (fs. 297/304) estableció la plataforma

fáctica de la siguiente manera: “1) el día viernes 24 de

marzo de 2017, alrededor de las 11.00 horas, ingresó al

jardín delantero de la vivienda de su ex pareja Olga del

Rosario Díaz, ubicada en la calle Escobar 3188, de

Capital Federal (esquina Cuenca), de la cual había sido

excluido veinte días antes por orden del Juzgado

Nacional en lo Civil n° 85, con un cuchillo tipo navaja

de color plateado con mango con vivos azules con

inscripción en su hoja “USA STAINLESS”, ocasión en la

que tomó a la nombrada, la colocó contra una medianera,

le giró la cabeza y le clavó el cuchillo en el cuello y

en su cuerpo varias veces, provocándole lesiones que

pusieron en riesgo su vida, siendo que cuando el hijo de

ambos, Esteban Palavecino, los separó tornando el brazo

del imputado que tenía el cuchillo, éste se dio vuelta y

le refirió: “ahora vos”, para luego tirarle varios

puntazos con el cuchillo que logró esquivar,

posteriormente empujó a su hijo hacia un cantero, que

provocó que se cayera, instante en el cual se le

abalanzó con el cuchillo, momentos en que un vecino de

nombre Rodolfo Héctor Fiorante logró correrlo antes de

que lo apuñalara. En ese escenario, cuando fue tomado de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

la espalda por el mencionado Fiorante para evitar que

continuara agrediendo a la damnificada, el imputado le

hizo un ademán con el cuchillo, cayendo Fiorante al

suelo, siendo que cuando otro vecino de nombre Néstor

Rodríguez intentó ayudarlo, el encartado también le tiró

un puntazo que no le dio y salió corriendo, tomando por

Cuenca en dirección a la colectora General Paz, siendo

perseguido por un tercer vecino de nombre Roberto

Antonio Rojas Duque, a quien cuando se le dio alcance en

una parada de colectivos, le tiró un puntazo hacia su

cuerpo que no llegó a impactarle. Posteriormente, el

imputado siguió corriendo por la colectora de la General

Paz en dirección a Constituyentes hasta el Barrio San

Martín, siendo que entre las torres 14 y 15 logró ser

alcanzado por el oficial Francisco San José y el oficial

ayudante Ezequiel Lezcano, quienes al darles la voz de

alto y ordenarle que dejara el cuchillo, no hizo caso y

cuando San José se le aproximó, el sindicado le exhibió

el cuchillo y le hizo ademanes con ese elemento en su

dirección. Luego, cuando fue rodeado por dichos

policías, así como por el oficial mayor Claudio Peña y

Gerardo Damián Menestrina, se colocó el cuchillo en el

pecho y refirió “déjenme, déjenme que me voy a matar”,

comenzando a mover el cuchillo para todos lados, por lo

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

cual se produjo un forcejo, en el que el ayudante

Lezcano sufrió un corte en su brazo izquierdo, el

oficial mayor Peña una herida cortante en su mano

izquierda y el oficial San José una escoriación en su

mano derecha.” (sic).

De otra parte, se le imputó que “2) El 12

de diciembre de 2016 previo al hecho 1, cuando su ex

pareja Olga del Rosario Díaz le solicitó que se retirara

del domicilio que por entonces habitaban juntos, ubicado

en Escobar 3188, el imputado se paró frente a ella, la

empujó, la escupió y le manifestó que la iba a colgar

del ventilador para que no molestara más a nadie, así

como también que si ella se iba dos metros bajo tierra

el igual iba a tener techo y comida” (sic.).

II. AUDIENCIA DE JUICIO

a.-

La señora fiscal general María Luz Jalbert,

al momento de alegar, liminarmente sostuvo que, con la

prueba que se produjo durante el debate y aquella que se

incorporó por lectura, tuvo por plenamente probado los

hechos que fueron motivo del requerimiento de elevación a

juicio.

Concretamente, en virtud de los fundamentos

de hecho y de derecho esgrimidos en su alegato, a los

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

cuales nos remitimos en razón de la brevedad, acusó a

Luis Rolando Palavecino de ser autor penalmente

responsable de los delitos de homicidio en grado de

tentativa, doblemente agravado por el vínculo y por

mediar violencia de género, conforme lo prevén los arts.

42, 54, 55 y 80 incs. 1° y 11°; en concurso real con el

delito de homicidio en grado de tentativa, agravado por

el vínculo, arts. 42, 55 y 80, inc. 1° (respecto de

Esteban Palavecino); en concurso real con el delito de

coacción reiterada en 3 oportunidades (respecto de

Fiorante, Rodríguez y Rojas Duque) de acuerdo a las

previsiones de los arts. 55 y 149 bis, párrafo tercero;

en concurso real con resistencia a la autoridad que a su

vez concursa de manera ideal con lesiones leves (respecto

de los policías), conforme arts. 54, 55, 89 y 239; y

concurso real con el delito de coacción (respecto de Olga

del Rosario Díaz). conforme arts. 55 y 149 bis, tercer

párrafo, todos ellos en concurso real entre sí.

Para graduar la sanción solicitada, tomo en

cuenta la historia de vida del imputado, la de la víctima

y su larga tolerancia de los actos de agresión por parte

de aquél, la carencia de antecedentes de parte del

imputado, que su actuación durante el proceso no

significó obstaculización alguna, y demás pautas de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

dosimetría de los arts. 40 y 41 del C.P.

Por todo lo cual lo acusó por los delitos

que dejó calificados y solicitó que se imponga a Luis

Rolando Palavecino la pena de veinte años de prisión de

efectivo cumplimiento, accesoria legales y costas, por

ser autor penalmente responsable de los delitos referidos

precedentemente.

b.-

Por su parte, el Defensor Oficial Ricardo

Richiello, al momento de formular su alegato, expresó su

discordancia con el alegato de la fiscalía.

En concreto, solicitó la absolución de su

asistido en relación al hecho ocurrido el 12 de diciembre

de 2016 pues la fiscal general, a su modo de ver, se

apartó de las constancias de la causa y alteró el orden

de los hechos, dando por probado un conjunto de

circunstancias que no fueron acreditados en la audiencia,

intentando transformar los dichos de su asistido en

reconocimientos.

Que, la fiscal pretendió utilizar el único

testimonio de la víctima para imputar un hecho que no fue

reconocido judicialmente y, por ende, solicitó la

absolución de culpa y cargo por falta de certeza

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

probatoria. conforme art. 3 del CPPN en relación al

hecho.

Asimismo, refirió que este hecho previo no

alcanza para construir la violencia de género, puesto que

sólo se cuenta con una denuncia que la señora fiscal tomó

en consideración y la vincula con una pluralidad de

conductas que se desarrollaron el 24 de marzo a las

11.00, adicionándole un plus al dolo respecto a la

calidad de pareja.

Por otra parte, solicitó que se analice la

conducta desplegada por Palavecino durante la mañana del

24 de marzo de este año en orden a que se encontraba

frente a la situación de haber sido despojado de la

totalidad de sus bienes, y ello implicaba una evidente

turbación de su asistido en aquella mañana, que no se

condice con lo que se desprende del informe médico de

días posteriores. Que, si bien Palavecino no tiene una

enfermedad mental y no hay necesidad de la defensa de

apoyarse en prueba pericial para reconstruir lo ocurrido,

aquél estaba parcialmente desorientado y presentaba

cierta turbación personal, por lo que entendió que su

conducta se hallaba en el supuesto del art. 81 del C.P.,

que habla de emoción violenta y ello deber ser analizado

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

por los jueces. La fiscal dijo que no hay justificación

legítima y en este caso la defensa discrepa.

En relación concreta a los hechos ocurridos

el citado 24 de marzo, el defensor refirió que no medió

ningún ataque hacia Esteban Palavecino, pues se trató de

una acción indeterminada y el relato de tal acontecer se

disgrega por los dichos de los testigos, pues Néstor

Rodríguez permaneció en la vereda y no participó, en

tanto que Rodolfo Fiorante y Esteban Palavecino fueron

los únicos en participar. Fiorante dijo que intentó

frenar a Luis Palavecino cuando estaba atacando a Díaz y

no quedó claro de lo que hizo Esteban Palavecino en ese

momento, éste declaró que su padre se vuelve hacia él, no

menciona que haya tenido que atajarse, asir la mano, ni

nada que haya tenido que ver con un ataque. Entonces, no

hubo una consecuencia nítida respecto de Esteban

Palavecino y el hecho no puede ser calificado como un

intento de homicidio.

En relación al hecho que involucra a

Rodolfo Fiorante y a Néstor Rodríguez manifestó que ambos

conocían a su defendido, tenían una buena relación con

aquél y que ninguno pudo dar razón de lo ocurrido; que se

trató de una acción indeterminada que no tendió a

violentar el bien jurídico libertad de acción de éstos.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Respecto de Roberto Rojas Duque, a quien

Palavecino le exhibe el arma, resaltó que ello se produjo

a una distancia de 4 ó 5 metros y que no hubo ninguna

posibilidad intimidatoria.

Respecto de los actos posteriores, se le

imputa una resistencia a la autoridad que es atípica,

porque se lo acompañó de un supuesto de lesiones que no

ha sido comprobado que hayan sido directas o producto de

la detención.

Más allá de esto, discrepó con los tipos

penales del inc. 1° (relación de pareja) y del 11°

(violencia de género) del art. 80 citados por la fiscal,

pues además de estar vinculado al dolo quitar vida, debe

sustentar un vínculo protegido jurídicamente relativo al

cónyuge y la protección de la relación de pareja. El tipo

penal, luego de la reforma del 2012, ha quedado más

extenso y eso genera dificultades interpretativas

conforme al principio de legalidad. No basta mencionar

que el hecho se intentó contra una pareja o ex pareja.

Palavecino, además de explotar, no generó una

circunstancia que indique un plus, y por lo tanto la

calificante del inc. 1° debe ser descartada.

En relación al inc. 11°, también

incorporado en 2012, dijo que la función del principio de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

legalidad exige que todas las personas debemos tener

comprensión de los elementos normativos y que la

definición de la violencia de género no está exenta de

esa comprensión, por ende, no queda claro su contenido,

al igual que el tan discutido “concepto de banda”.

Por su parte, la ley 26.485 exige que

exista una relación desigual de poder y no puede

aplicarse al caso que nos ocupa, pues Palavecino ya se

había ido de su hogar y no hubo conexión con sucesos

delictivos previos. En definitiva, las agravantes deben

ser rechazadas.

Seguidamente, el señor defensor esgrimió

que, por todo lo expuesto, la única hipótesis que resta

analizar es la del art. 79, en conjunto con la regla del

art. 81, dado el estado de emoción y solicitó que a su

asistido se le imponga el mínimo de pena prevista, o que

la sanción de 20 años propuesta por la fiscalía sea

morigerada.

En suma, peticionó que Luis Rolando

Palavecino sea absuelto en relación al hecho ocurrido el

12 de diciembre de 2016 y en relación a los hechos del 24

de marzo de este año, en los que se encuentran

involucrados Rodolfo Fiorante, Néstor Rodríguez, Roberto

Rojas Duque, Esteban Palavecino y el personal policial y

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

que se recalifique el hecho que involucra a Olga del

Rosario Díaz en el delito de homicidio previsto por el

art. 79, en grado de tentativa, art. 42, del C.P.

c.-

En su declaración ante el Tribunal, Luis

Rolando Palavecino relató que conoce a Olga desde hace 37

años. Sobre el tema del maltrato refirió que había

discusiones, que él le decía vamos a tomar un café y ella

le decía que estaba cansada, pero que se quedaba con la

computadora hasta las 3 de la mañana, aproximadamente.

Contó que él tenía un hobbie, tenía tres

canarios y dos perros, y que guardaba herramientas en un

galpón que ella hizo tirar abajo. Que no estaba en sus

planes hacer esas cosas.

Por otra parte, desconoció haberla

amenazado, recuerda que ella se fue sola de su casa,

relató una situación de convivencia con su hija y el bebé

de ella, recordó que lo insultaban lo provocaban mucho y

lo maltrataron delante de los chicos.

Que él no tiene pruebas, pero estima de que

había otra persona en la vida de Olga. Que el 8 de

diciembre del año pasado, apareció un ramo de flores de

rosas rojas en su casa y su hija le dijo a Olga “que

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

lindas flores que te regaló” pensando que eran del

declarante, pero que hubo un gran silencio.

Él trabajaba por cuenta propia, que todo lo

que ganaba era para aportarlo a la casa, porque

procuraba que no faltase nada, pero que no se tomaba en

cuenta el esfuerzo que él hacía.

Asimismo, manifestó que se molestó mucho

con Olga por haber involucrado a los chicos con el tema

de la ropa, porque ellos no tienen nada que ver con sus

problemas de pareja.

Del 24 de marzo sólo recuerda que estaba en

situación de calle, que iba a ir a almorzar a la casa de

sus vecinos y se enteró de que estaban tirándole sus

herramientas y muebles, que eso lo perdió, que cuarenta

años de sacrificio no sirvieron de nada, ahí se le

explotó la cabeza y que se despierta en el hospital

Pirovano.

En relación a Olga, agregó que está se

involucró en ese trabajo, que no tendría que haberse

involucrado, porque no era algo bueno; que muchas veces

discutieron por eso y le pedía que cambie de trabajo.

Que jamás le pegó a su señora, ni le

levantó la mano.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

En la oportunidad de manifestar sus últimas

palabras, dijo que lamentaba mucho lo sucedido y que no

esperaba llegar a hacer lo que le hizo a su familia, que

siempre trabajó hasta el último momento, así que se

considera una persona de bien porque se avocó a su

familia toda su vida.

d. Tras el debate, los señores Jueces se

retiraron a deliberar y emitieron sus votos de acuerdo al

siguiente orden: juez Diego G. Barroetaveña; juez

Horacio E. Barberis y jueza Liliana N. Barrionuevo. Se

leyó el veredicto, por lo que corresponde ahora brindar

los fundamentos de aquella resolución, conforme prevé el

art. 400 del Código Procesal Penal de la Nación.

Y CONSIDERANDO:

El señor juez Diego G. Barroetaveña, dijo:

PRIMERO: MATERIALIDAD INFRACCIONARIA

Preliminarmente, cabe aclarar que habré de

invertir el orden de tratamiento de los hechos de

conformidad a la cronología en que ellos sucedieron, a

fin de realizar una exposición, si se quiere, más clara,

precisa y consecuente.

a) HECHO 1

Que, se encuentra probado con plena

certeza, que el 12 de diciembre de 2016, Luis Rolando

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Palavecino profirió amenazas a Olga del Rosario Díaz,

cuando se encontraban en el domicilio de la calle Escobar

3188, de esta ciudad, lo que generó en la víctima un

temor a padecer un daño físico. En concreto, la empujó,

la escupió y la amenazó con colgarla del ventilador si

ella insistía con excluirlo del hogar que para ese

entonces cohabitaban, y que si ella se iba dos metros

bajo tierra, él igual iba a tener techo y comida.

b) HECHO 2

Que, se encuentra comprobado con total

certeza que el 24 de marzo de 2017, alrededor de las

11.00, en la ocasión en que Olga del Rosario Díaz,

Esteban Palavecino, Rodolfo Héctor Fiorante y Néstor

Oscar Rodríguez se encontraban alistando una pertenencias

de Luis Rolando Palavecino en el jardín anterior de la

vivienda ubicada en la calle Escobar 3188 -esquina

Cuenca-, de esta urbe, propiedad de la citada Díaz, el

señor Luis Rolando Palavecino ingresó intempestivamente

con cuchillo en mano a la aludida finca, de la cual había

sido excluido veinte días antes por orden del juez a

cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo

Civil N° 85, e intentó darle muerte a Olga del Rosario

Díaz, su ex pareja, mediando violencia de género, y

valiéndose al efecto del referido elemento. En efecto,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

ese día, el imputado, valiéndose del cuchillo, que tenía

la inscripción “USA STAINLESS”, sorprendió a la víctima

en el jardín de su casa, la tomó de los pelos con su mano

izquierda, la colocó contra una medianera, le giró la

cabeza y con su mano derecha le clavó el cuchillo en el

cuello y en su cuerpo en cinco ocasiones, provocándole,

de ese modo, lesiones que pusieron en riesgo su vida.

Este accionar intentó ser evitado por el vecino Rodolfo

Héctor Fiorante, pero el atacante ofreció resistencia.

De igual modo, tengo por fidedignamente

comprobado que en las circunstancia de modo, tiempo y

lugar indicadas precedentemente, Luis Rolando Palavecino

intentó darle muerte a Esteban Palavecino, con pleno

conocimiento de que él era su hijo, valiéndose al efecto

del mismo cuchillo con el que instantes previos había

atacado a su ex pareja.

Es así, que el imputado, luego de cometer

el ataque hacia la integridad de Díaz, se abalanzó sobre

su hijo Esteban refiriéndole “ahora te toca a vos hijo de

puta” y le asestó varios puntazos con el ya referido

elemento cortante sin poder lograr su cometido, habida

cuenta de que la víctima logró esquivarlos y cayó sobre

un cantero, siendo que en ese preciso instante, cuando el

imputado iba a continuar con el ataque, intervino el

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

vecino Rodolfo Héctor Fiorante, sujetándolo por la

espalda y diciéndole “Luis déjate de joder, déjate de

joder”, esta interrupción distrajo la mirada del agresor

y, de ese modo, Esteban pudo escapar de su alcance.

En ese marco de situación, tengo también

por acreditado con el total grado certeza que Luis

Rolando Palavecino coaccionó a Rodolfo Héctor Fiorante

con la utilización del ya referido elemento corto

punzante, tirándole varios puntazos, a fin de quitárselo

de encima, toda vez que aquél lo tenía sujetado por la

espalda para evitar los ataques dirigidos hacia la señora

Olga y su hijo.

Este accionar provocó que Fiorante se

desplazara inmediatamente hacia atrás para esquivar el

ataque para luego trastabillar con el umbral de la puerta

de entrada a la referida finca, cayendo de espaldas hacia

el suelo y hacia la calle. Sin embargo, esa caída fue

interceptada por un instante gracias a la intervención

del vecino Néstor Oscar Rodríguez, quien se encontraba

apostado sobre la vereda de la casa.

De igual modo, se encuentra probado que el

imputado también coaccionó con el mismo cuchillo a Néstor

Oscar Rodríguez, cuando éste acudió en ayuda de su vecino

Fiorante al verlo caer de espaldas hacia la calle. Es

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

así, que en esta acción ambos vecinos quedaron

obstruyendo la puerta de salida de la finca, por lo que

Palavecino se dirigió hacia Rodríguez y le aplicó un

puntazo, provocando que éste suelte a Fiorante, y diera

un salto hacia atrás para evitar ser lesionado, liberando

la salida del atacante hacia la calle, quien se dirigió a

pie por Cuenca hacia la avenida General Paz.

De igual modo, se tiene por comprobado que

Luis Rolando Palavecino coaccionó también con el referido

elemento punzante contra Roberto Antonio Rojas Duque, en

circunstancias en que éste le dio alcance en una parada

de ómnibus, luego de haberlo perseguido desde que salió

corriendo desde el interior de la ya referida finca.

Finalmente, se tiene por acreditado que

Luis Rolando Palavecino opuso resistencia ante la

autoridad policial y, además, lesionó arrojando puntazos

con el cuchillo que portaba en su mano derecha, a los

efectivos Ezequiel Enrique Lescano y Claudio Fabián Peña

de la Policía de la Ciudad, cuando éstos dos, junto a sus

compañeros Francisco Manuel San José, Gerardo Damián

Menestrina, Fernando Gelos y Marisa Griño interceptaron

al imputado y lograron su aprehensión.

Este acontecimiento tuvo lugar ese mismo

día, aproximadamente a las 11.45, luego de que Palavecino

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

fuese alcanzado por el personal policial en el área

parquizada que se ubica entre las torres 14 y 15, del

Barrio San Martín, a la altura de la calle Condarco 6100

y Colectora General Paz 5250, de esta ciudad.

c)

Es dable señalar que para llegar a un

juicio de incriminación penal es necesario, de acuerdo

con las pautas establecidas en el art. 398, segundo

párrafo, del CPPN, acreditar la materialidad del quehacer

delictivo, así como la participación y responsabilidad

penal del enjuiciado respecto de aquél, con pruebas

indubitables que, ponderadas en conjunto, conduzcan de

manera inequívoca a una sola conclusión.

Así, a mi modo de ver, luego de haber

analizado los sucesos conforme a los parámetros antes

señalados, el plexo cargoso se encuentra constituido por

la prueba que paso a detallar.

HECHO 1

Como prueba fundamental del presente

suceso, he de comenzar por relevar el testimonio de la

damnificada Olga del Rosario Díaz, quien relató ante el

tribunal que el 16 de diciembre de 2016, cuando estaban

en el domicilio en el que cohabitaban para ese entonces,

en la calle Escobar 3188, de esta ciudad, mantuvo una

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

discusión con su pareja Luis Rolando Palavecino, quien le

dijo que si seguía molestándolo y diciéndole que se tenía

que ir de su casa, esa noche ella iba a amanecer colgada

del ventilador. Que ante esa situación, ella decidió, ese

mismo día, irse de su casa, por lo cual llevó a sus

nietos y se retiró de su propia casa para irse a alojar a

la de su hija Estefanía.

Rememoró, en concreto, que ese día, ella

solicitó a Palavecino que se fuera de su casa, habida

cuenta de que ya no podía continuar durmiendo en el

sillón del living; a su vez, al ser preguntada por los

profesionales de la Oficina de Violencia Doméstica acerca

de los alcances que tenían las frases, la víctima les

aseguró que lo iba a hacer, que la iba a matar,

concretamente ella les refirió que “(l)a empujó, la

escupió y le manifestó que la iba a colgar del

ventilador para que no molestara más a nadie, así como

también que si ella se iba dos metros bajo tierra el

igual iba a tener techo y comida.”.

En consonancia con esa declaración,

contamos con la de Antonella Palavecino, que obra a fs.

248/249, quien relató que escuchó el momento en que su

papá le dijo a su mamá, en diciembre de 2016, que la iba

a matar y a colgar del ventilador, y que tal amenaza

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

provocó que su madre se fuera a vivir a la casa de

Estefanía Palavecino. Asimismo, Antonella contó que a

fines de enero, cuando estaba en la casa de Escobar 3188

de esta ciudad preparándole una valija con ropa para

llevarle a su madre, quien estaba viviendo en la casa de

su hermana Estefanía, el imputado se enojó con ella

acusándola de traicionera, a la vez que le dijo que esas

valijas no saldrían de la casa y que las fuera a buscar

Olga.

Que, ante la postura de su padre,

mantuvieron una discusión y aquél comenzó a arrojar las

maletas hacia el jardín de la casa, que luego la tomó del

cuello e intentó ahorcarla, pero que desistió, habida

cuenta de que estaba presente el niño de ella en el

lugar. Finalmente ella se retiró de la casa a bordo de un

remís que la estaba aguardando en la calle, sin poder

llevarse la ropa y fue a contarle a su madre lo sucedido.

En igual sentido, Esteban Palavecino contó

ante el tribunal que siempre hubo fuertes discusiones

entre sus padres, que en el trato cotidiano ellos eran

dos personas opuestas, había maltratos, insultos,

expresiones amenazantes y que Luis era violento y se

contenía las ganas de querer pegarle a su madre y a él.

Un pasaje de esas situaciones de violencia

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

desplegada por Luis Rolando Palavecino hacia Olga del

Rosario Díaz, se desprende del testimonio del citado

Esteban cuando relató que aproximadamente en diciembre de

2016, su padre ejerció violencia verbal hacia su madre,

con frases tales como “sos una hija de puta, siempre te

victimizas, sino fuera por mí no estarías donde estás,

sos una pelotuda, yegua, puta”, mientras le hacía

ademanes como que la iba a golpear, al tiempo que le

decía que no se metiera con él porque la iba a matar (ver

por todos fs. 174/175vta.).

En el mismo sentido, Esteban Palavecino

dijo que, como consecuencia de esa amenaza tan grave, su

madre tuvo que irse de la casa en diciembre de 2016 y se

alojó en la de su hermana Estefanía. Que un día, a fines

de enero, luego de que su madre abandonó el hogar, su

hermana Antonella estaba en casa con su padre y le estaba

preparando una valija con ropa que le iba a llevar a su

madre, pero que no pudo hacerlo porque aquél no lo

permitió, que la acusó de traicionera y la acogotó, luego

rompió la valija que Antonella había preparado con ropa

de su madre y ésta se tuvo que ir.

A raíz de este suceso, debo volver al

testimonio de Olga del Rosario Díaz, habida cuenta de que

durante la audiencia contó que este hecho fue decisivo

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

para que ella comience los trámites correspondientes por

violencia de género ante la Oficina de Violencia

Doméstica de la C.S.J.N., en virtud del temor de que

Palavecino atentase contra la vida de ella y la de su

familia.

Se cuenta en esa dirección, con las

constancias agregadas a la causa que informan de la

referida denuncia formulada ante la OVD, la cual fue

registrada bajo el Legajo N° 889/2017, con fecha 2 de

febrero de este año, junto con el informe de situación de

riesgo (fs. 202/205) y las constancias del expediente del

Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 85

(fs. 101/143).

Frente a esta prueba, ninguna duda cabe de

que los dichos de Olga del Rosario Díaz y Esteban y

Antonella Palavecino, son veraces, crédito que se

fortalece con las demás pruebas producidas e incorporadas

por su lectura al debate, luego de hacer un análisis

crítico, razonado y circunstanciado de aquéllas.

Repárese en que ambos hijos, con lo difícil

que seguramente haya sido para ellos, no dudaron en

responsabilizar de los hechos a su padre.

Por tanto, surge con la total certeza

requerida en esta etapa, que el hecho imputado tuvo lugar

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

y que Luis Rolando Palavecino es responsable por su

comisión y deberá responder en calidad de autor.

De tal forma, la responsabilidad del

causante en los sucesos delictivos quedó demostrada en

virtud de los indicios graves, precisos y concordantes

los cuales permiten arribar a una conclusión unívoca, sin

lugar a dudas, y que no ha podido ser desvirtuada por el

alegato de la defensa, pues no alcanza a contrarrestar o

a neutralizar la credibilidad derivada de los elementos

ya mencionados.

HECHO 2

En primer término, y a los fines de

reconstruir cronológicamente lo realmente acontecido,

cuadra señalar que en este suceso también se cuenta con

el contundente relato de Olga del Rosario Díaz, quien

durante el debate manifestó que el 24 de marzo de este

año, aproximadamente entre las 10.00 y las 11.00, se

encontraba en el jardín anterior de su casa, en la calle

Escobar 3188 de esta ciudad, junto a su hijo Esteban

Palavecino, y los vecinos Rodolfo Héctor Fiorante y

Néstor Oscar Rodríguez, juntando algunas de las

pertenencias de Luis Rolando Palavecino y cargándolas en

la camioneta de Fiorante, quien luego se las iba a llevar

a su ex pareja, Luis Rolando Palavecino, al lugar en

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

donde aquél estaba viviendo, una remisería y taller

mecánico ubicados en las calles Helguera y Albarellos, no

recuerda el número, a la vuelta de su casa, habida cuenta

de que el 4 de marzo de este año, el juez civil le había

ordenado al citado la exclusión de la referida vivienda e

impuesto la restricción de acercamiento hacia ella.

La referida Díaz, recordó que ella se había

ido de su casa el 16 de diciembre de 2016, producto de

las amenazas que han sido acreditas en el acápite

anterior, y que cuando volvió a tomar posesión de su

vivienda, el 4 de marzo del año en curso, se encontró que

su casa estaba muy desprolija, que las puertas del

placard estaban cerradas con alambre y le sorprendió

que, justo ese día, una persona se había presentado ante

ella porque Palavecino le había ofrecido ropa de la

declarante.

Asimismo, le llamó mucho la atención el

haber encontrado una tijera debajo de su colchón abierta

totalmente, junto con un machete, y en ese preciso

instante reaccionó y rememoró que Palavecino le había

manifestado a su hija Antonella que invitaba a su madre a

buscar sus ropas y allí tuvo la certeza en su cabeza de

que si accedía a esa invitación, ella nunca hubiera

salido con vida de esa casa.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Retomando concretamente con el suceso

referido al 24 de marzo, Olga y su hijo Esteban

decidieron prepararle ropas y herramientas a Palavecino

ante el reclamo de aquél, y es así que coordinaron la

entrega por intermedio de los vecinos Néstor Oscar

Rodríguez y Rodolfo Héctor Fiorante, siendo éste último

quien le facilitó la camioneta para trasladarle las

pertenencias.

Que, ese mismo día, cuando estaban

terminado de cargar en la camioneta del vecino las

pertenencias de su ex pareja, es que sucede el hecho que

ella no recuerda cómo, ni desde dónde Luis Rolando

Palavecino la atacó, porque despierta el 7 de abril en el

hospital Pirovano en terapia intensiva.

Que, lo único que sabe es que fue

acuchillada en 5 partes del cuerpo, que la herida más

grave la tuvo en el cuello, que no entendía por qué

estaba en un hospital, cuando despertó los médicos le

explicaron lo sucedido y entró en un estado de pánico.

Que, al despertar en el hospital, le

preguntó a Esteban si había sucedido de noche, ante lo

cual él le dijo que no, que había sido a la mañana, que

ella estaba del lado de adentro de su casa, que Fiorante

estaba del lado de afuera, y que de repente, de la nada,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

apareció Palavecino, tiró al vecino y la atacó a ella.

Contó también que cuando decidió abandonar

su hogar, sus hijos Esteban y Antonella con su bebé, se

quedaron viviendo junto con Palavecino en la casa, y que

le comentaban que su padre estaba agresivo; que el día

que ella se negó a abonar una factura de luz, le

advirtieron que aquél andaba buscándola con un cuchillo

para matarla. Que, Esteban le contó cuando Palavecino

atacó a Antonella, que la quiso lastimar; le dijo también

que lo había querido ahorcar a él cuando estaba ordenando

unos muebles de la casa.

La declarante dijo que no quería asumir el

gasto de 3.700 pesos de la factura de luz, porque ese

señor, en alusión a su ex pareja, en el galpón criaba

pajaritos, les ponía calefacción en invierno y

ventilación en verano, que de esos gastos se hacía cargo

la declarante y que ya no quería afrontarlos más, porque

él no trabajaba desde hacía mucho tiempo, más

precisamente el año 2000 no trabajó más, su último

trabajo fue en la empresa “Cliba” y luego trabajó

haciendo changas.

Que, ante reclamos de ella exigiéndole que

tenía que trabajar, él se ponía mal por tener que

hacerlo, él le decía “yo los mantuve... ahora me tienen

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

que mantener a mí”, se lo reprochaba a Esteban y a ella

misma. Se pasaba todo el día con los animalitos, acostado

con los perros, mirando la televisión y comiendo, no

tenía preocupación por trabajar.

La testigo continuó relatando que una

vecina muy amiga de ella, que se llama Celia Nelen, le

dijo que un día se encontró con Palavecino en la calle y

que éste le advirtió que le vaya preparando flores para

llevarle a Olga, ante lo cual aquélla quedó muy

shockeada.

Interpretó que la actitud de Palavecino con

ella y con los vecinos era agresiva y defensiva para que

nadie lo molestara, para seguir viviendo tranquilo,

frente a cualquiera que lo molestara, vecinos y personas,

le tiraba indirectas y amenazas para sacarlos del medio.

Que a partir del año 2002 empezó a

amenazarla y a ser más agresivo con ella, que hubo un

cambio brusco de su actitud, empezó a través de sus

amenazas a demostrar lo que había guardado por mucho

tiempo. Sus amistades les decían que eran una buena

pareja, él era muy educado y atento con ella, en los

cumpleaños y en las fiestas, pero a partir de 2002, año

en que Palavecino le quemó su auto y su ropa, empezó todo

el tema de la agresión hacia ella.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

En este punto, vale agregar que ese

siniestro se produjo a raíz de que Olga descubrió que

Palavecino le fue infiel con otra mujer y le pidió que se

retire de su casa, que él se fue, pero que antes le

agarró toda su ropa, la llevó al auto de ella y le

prendió fuego a todo (ver por todos fs. 193/205)

Que, ella recién formula la denuncia en el

2017, desde el 2002 al 2017 ella recibía amenazas, tenía

miedo de denunciarlo, le decía que si ella lo denunciaba

iba a mandar a su hija Antonella, que era muy pequeña, a

un orfanato, que ésto se lo dijo cuando por segunda vez

ella descubrió que Palavecino vuelve a tener otra mujer

en su vida (ver por todos fs. 193/205).

De igual modo, indicó que estuvo 25 días en

terapia intensiva a raíz del ataque que recibió de parte

de su ex pareja, y que luego estuvo internada por dos

meses más, debido a una trombosis generada a causa de las

lesiones, que tuvieron que quitarle una vena de la pierna

para hacerle un bypass y al día de hoy lleva 7 meses de

tratamiento por la trombosis, motivo por el cual porta un

carnet en el que dice que está anti coagulada.

Olga del Rosario Díaz culminó su relato

expresando que Palavecino amenazó a toda su familia, que

su mayor temor es que cumpla con esa amenaza, del mismo

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

modo en que la cumplió con ella.

Por su parte, se cuenta con la declaración

de Esteban Palavecino, incorporada por lectura al debate

y recibida con antelación en audiencia preliminar, quien

relató que en idénticas circunstancias de modo, tiempo y

lugar que las relatadas precedentemente por su madre, vio

que su padre se venía acercando desde la vereda de

enfrente hacia donde se encontraban ellos, portando un

cuchillo en la mano. Que ellos estaban con la puerta de

la casa abierta y su padre ingresó al jardín, se acercó

hacia donde estaba su mamá, la empujó contra la pared, la

agarró de los pelos, le torció la cabeza y le clavó la

cuchilla en el cuello y en otras partes del cuerpo.

Luego, su padre se dio vuelta hacia donde

estaba él y le refirió “ahora te lo clavo a vos”, se

abalanzó hacia él tirándole puntazos con el cuchillo y él

los esquivaba, finalmente el declarante cayó encima de un

cantero y cuando su padre se le abalanzó para continuar

con el ataque. Intervino el vecino Rodolfo Héctor

Fiorante, sujetándolo por la espalda, esta interrupción

distrajo la mirada del agresor y, de ese modo, el testigo

pudo escapar de su alcance.

De inmediato, lo primero que hizo fue ver a

su madre sangrando, se quitó la remera y el pantalón para

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

hacer presión sobre las heridas y empezó a pedir auxilio.

Seguidamente, contó que un vecino que pasaba por el

lugar, que se llama Hugo Marenghi y que es médico, se

acercó y le indicó dónde hacer presión para retener la

hemorragia.

Asimismo, contó que hubo otro vecino que

vio todo el hecho y que luego persiguió a su padre de

manera pasiva cuando aquél huyó, luego del ataque; y que

su padre también les tiró puntazos con el cuchillo a los

vecinos que intervinieron en el hecho para intentar

frenar el ataque.

El testigo expresó además que estaba bañado

en sangre, que a causa de su caída en el cantero sufrió

un golpe fuerte en su cabeza y un raspón en su brazo,

pero que no tuvo heridas de gravedad. Se enteró que su

padre fue detenido frente a los monoblocks del barrio

San Martín; que esto lo sabe porque una madre de una

compañera de su colegio se lo contó, y que cuando los

policías lo alcanzaron su padre intentó apuñalarse el

corazón.

Finalmente, su madre fue llevada al

quirófano, hasta las 19 horas, y luego fue derivada a

terapia intensiva, y permaneció internada hasta abril.

Sabe que le hicieron un bypass en la carótida, una

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

traqueotomía, que estuvo con respirador y que evolucionó

bien. Que después de los 15 días de haberle dado el alta,

volvieron a internarla por haber sufrido una trombosis,

estuvo un mes bajo tratamiento en el hospital y ya le

dieron el alta.

Seguidamente, se cuenta con la declaración

de Rodolfo Héctor Fiorante, quien refirió que conoce al

imputado desde hace 30 ó 35 años, era la pareja de Olga,

que a ella la conoce de antes, de hace 44 años, porque

ella vivía con la tía y el tío en el mismo barrio que él.

No se visitaban, solo tenían una muy buena relación de

vecino y nunca tuvieron problemas de convivencia. En

relación a Palavecino contó que su último trabajo fue en

“CLIBA”, que ya no laboraba formalmente y no puede

precisar desde cuánto tiempo no lo hace.

Con relación a ese día, recuerda que era un

viernes feriado de marzo de este año, él venía de caminar

y se encuentra con Olga y con Esteban, sabía que había un

problema con las herramientas de Luis, y les ofrece

llevárselas, ante lo cual Olga accede. Entonces va a

consultarle a Luis, que estaba viviendo en un taller

mecánico a la vuelta de la casa de Olga, porque la

policía lo había sacado a Luis de la casa, toda vez que

había habido un problema judicial.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Continuó relatando que cuando se encuentra

con Luis, le cuenta que Olga le iba a dar las

herramientas, le preguntó si se las traía, a lo que Luis

accedió. Entonces fue con su camioneta Fiorino hasta lo

de Olga y empezó a cargarla junto con el vecino Néstor

Rodríguez. Cargaron un bolso con ropa y las herramientas

de Luis en la camioneta que estaba estacionada frente a

la puerta de entrada de la casa de Olga, donde está el

jardín de la casa. Cuando le preguntó a Olga si había

algo más que cargar, ella le respondió que eso era todo.

Es así que en ese preciso momento vio que Luis le pasó

por al lado, ingresó al jardín de la casa, la agarró a

Olga de los pelos con la mano izquierda y la apuñaló en

el cuello con la derecha justo en frente de él, al

instante vio que le saltó un chorro de sangre y el

testigo empezó a tironear de la espalda del imputado pero

no pudo evitar que siga atacándola.

Cuando el imputado suelta a la víctima,

ésta se desplaza unos pasos hacia adentro de la casa y se

desvanece. Inmediatamente Luis se dio vuelta y se

abalanzó sobre su hijo Esteban diciéndole “ahora te toca

a vos hijo de puta”, le tiró puntazos y aquél lograba

esquivarlos, hasta que Esteban cayó sobre un cantero, es

ahí que el testigo lo sujetó nuevamente del cuerpo por la

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

espalda y lo tironeaba para atrás diciéndole “Luis,

déjate de joder, déjate de joder”, pero no le hacía caso;

sin embargo dijo que ello lo distrajo y que Esteban pudo

escapar del ataque.

En ese ínterin de distracción, Palavecino

le tiró un zarpazo con el cuchillo al declarante y le

amagó dos veces con dicho objeto punzo cortante, ante lo

cual se corrió para atrás para esquivarlo, trastabilló

con el umbral de la puerta de entrada y comenzó a caer de

espaldas hacia la vereda, pero justo intervino Néstor

Rodríguez, quien se encontraba en la calle, para atajarlo

en el aire y evitar que se golpee la cabeza contra el

piso. Ambos quedaron obstruyendo la puerta de acceso a la

vivienda, por eso cuando el imputado escapó, saltó sobre

el cuerpo del declarante, tirándole un puntazo con el

cuchillo a Néstor Rodríguez.

Contó que Néstor lo sujetó en el aire, pero

que fue por un instante, ya que Luis le tiró un zarpazo

con el cuchillo a Néstor y para esquivarlo tuvo que

soltarlo. Cuando Fiorante logra reincorporarse, vio que

Néstor había salido corriendo hacia la casa de enfrente

Seguidamente, relató que a Olga le salía

sangre a borbotones, y le dijo a Esteban que le haga

compresiones, e inmediatamente sale a la calle gritando a

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

un vecino “llamá a la policía, llamá a la ambulancia”, la

señora de Néstor Rodríguez fue quien llamó al 911.

Luego de que Luis se escapó, en la casa

quedaron el declarante junto con su mujer, Esteban y el

médico vecino Hugo Marenghi, quien le dio asistencia a

Olga hasta que arribó la ambulancia y ayudaron a subirla

en la camilla.

Fiorante no alcanzó a ver más heridas sobre

Olga, sin embargo observó que Luis la apuñaló en varias

partes del cuerpo y recordó que aquél vestía una remera

blanca y pantalón tipo jean.

En cuanto a las cuestiones personales del

imputado, Fiorante declaró que por el año dos mil,

aproximadamente, con motivo de una discusión suscitada

entre Olga y Luis, éste último le prendió fuego el

automóvil a Olga y tiró varias cosas de su pertenencia a

la calle. Para esa época ellos vivían todos juntos, supo

que intervino la policía, incluso él fue testigo y tuvo

que ir a declarar a un juzgado. Luego de este episodio,

en el que Luis le incendió el auto a Olga, estuvieron un

tiempito separados y después reanudaron la relación.

Para concluir con su relato, el testigo

dijo que en la mañana de aquél 24 de marzo, Luis había

ido a comprar pan, hablaron, lo notó tranquilo, estaba

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

fumando. Agregó que le tenía afecto y que se tenían

confianza mutua, por eso lo iba a ayudar a recuperar sus

herramientas; sin embargo, lo sorprendió mucho la manera

de actuar que tuvo Luis ese día, porque iba a recuperar

sus herramientas.

La declaración de Néstor Oscar Rodríguez,

el otro vecino que estaba en la vereda de la calle

Escobar 3188, ese 24 de marzo, junto con Fiorante,

cargando la camioneta con las pertenencias del imputado.

Aquél relató que Luis Rolando Palavecino se

dirigió velozmente hacia el interior de la vivienda donde

se encontraban Olga del Rosario Díaz, Esteban Palavecino

y Rodolfo Héctor Fiorante y, al instante, comenzó a

escuchar gritos desde adentro. Al cabo de unos instantes

vio que Fiorante está tratando de sostenerlo a Luis por

la espalda y que éste se lo sacó de encima empujándolo y

tirándole dos puntazos con un cuchillo, ello provocó que

su vecino Fiorante trastabillase con el umbral de la

puerta y comenzara a caer de espaldas hacia la vereda, de

tal modo que lo sujetó en el aire para evitar que se

golpeara la cabeza al caer. Que, no obstante ello, tuvo

que soltarlo para poder esquivar la acuchillada que el

imputado le propinó cuando se le abalanzó encima, con el

fin de escapar por la puerta de entrada de la finca hacia

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

la calle. Agregó que, cuando se apartó del flanco de

Palavecino, éste salió corriendo por la calle Cuenca, en

dirección a la avenida General Paz y vio que otro vecino,

de nombre Roberto Antonio Rojas Duque comenzó a

perseguirlo.

Se conecta con el relato anterior, el

testimonio brindado por Roberto Antonio Rojas Duque,

quien declaró que aquél 24 de marzo de este año, mientras

se encontraba en el interior de su vivienda de la calle

Cuenca 5730, comenzó a oír gritos de auxilio y salió a la

calle para ver qué pasaba, es allí que lo vio a Luis

salir corriendo del interior de la casa de Olga y comenzó

a seguirlo en sus pasos por la calle Cuenca, en dirección

hacia la avenida Gral. Paz. Contó que, en un primer

momento, creyó que Luis salió en búsqueda de ayuda, sin

embargo, un ciclista que pasaba por el lugar y que vio lo

que había sucedido hacía unos instantes, le advirtió que

aquél se estaba escapando, que portaba un cuchillo y que

previamente había atentado contra la vida de la ex

pareja. Advertido sobre esta situación, el citado Rojas

Duque persiguió al imputado, quien ya había cruzado la

colectora de Gral. Paz y se dirigía hasta la parada del

colectivo, en colectora y Cuenca, donde había entre unas

6 u 8 personas, que sólo los miraron pero que no hicieron

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

nada. Es allí que le dio alcance y dijo “¿qué hiciste?” y

lo insultó, ante lo cual Palavecino se dio vuelta, se le

abalanzó dos pasos hacía él e intentó atacarlo con el

cuchillo que tenía en su poder, ello provocó que el

declarante retrocediera cuatro pasos. De igual modo,

relató que Palavecino continuó escapándose de él por la

calzada de la Gral. Paz, cruzó varios carriles, no lo

atropellaron de suerte, hasta que advirtió la presencia

de un policía del otro lado de la avenida, a quien el

testigo le pegó un grito y aquél empezó a aproximarse y a

hacer llamadas por radio. Entonces, fue que el imputado

se volvió sobre sus pasos y se dirigió hacia

Constituyentes por colectora de la Gral. Paz, siempre

caminando, porque el único momento en que lo vio correr

fue cuando aquél salió del interior de la vivienda hacia

la calle.

Destacó que Palavecino nunca le respondió a

sus preguntas, que sólo le daba a entender que se quería

ir, que se quería escapar, que quería borrarse, y así

continuó escapando, al punto tal que por un instante de

la persecución, el imputado se metió por entre medio de

unos arbustos ubicados en el barrio San Martín y se le

pierde de vista. Que al volver a divisarlo, ya se

encontraban adentro del citado barrio, en donde

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

finalmente le dio alcance junto a los efectivos

policiales que también lo estaban persiguiendo en aquel

momento. Cuando se le exhibió la foto de ese lugar, Rojas

Duque reconoció los monoblocks del barrio y los edificios

donde fue detenido el imputado, y recordó que cuatro

cuadras antes de ese lugar, en la estación Cuenca y Gral.

Paz, fue donde aquél le exhibió el cuchillo. Respecto de

las circunstancias que rodearon el momento de la

detención del imputado, ese mismo día, pasadas las 11 de

la mañana, dentro del Barrio San Martín, Av. Gral Paz al

5250 (ver fs. 4), el testigo refirió que aquél tomó el

cuchillo con ambas manos y colocó la punta contra su

pecho amenazando con que se iba a matar, que ante esa

situación, los agentes policiales que lo rodeaban

enfundaron sus pistolas y trataron calmarlo para que

deponga la actitud. En esa línea, contó que, en un

momento dado, los policías se fueron encima del imputado,

se trenzaron en lucha, cayeron al suelo y dos de ellos

resultaron lesionados con el arma blanca, habida cuenta

de que aquél ofreció resistencia al arresto y tiraba

puntazos con el cuchillo cuando estaba en el suelo.

Destacó que uno de los efectivos, el que había sido

herido en la mano, sangraba más que el otro.

Respecto del cuchillo, Rojas Duque

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

describió que era de unos 20 cm. de longitud, todo

metálico, que la cacha no la pudo ver porque la tapaba

Palavecino con su puño, que aquél lo tenía en su mano

derecha y que presentaba una hoja gruesa, como el que

usan los boy scout. Exhibido que le fue durante la

audiencia el mencionado elemento punzante, lo reconoció

como aquél que poseía el imputado al momento de su

detención. Respecto de las observaciones personales que

le imprimió la actitud del imputado al ser detenido,

refirió que no le notó nada extraño en cuanto a su estado

físico o psíquico, que se advertía que había hecho un lío

y que estaba mal por eso. Ya una vez esposado, refirió

que estaba más bien calmado y tratando de controlarse. No

le pareció que estuviera drogado, ni alcoholizado, ni

sacado. Respecto de la ropa que vestía Palavecino aquel

día, Rojas Duque dijo tenía puesta una remera clara, la

que estaba manchada con sangre, pero que luego de haberlo

perdido de vista por unos instantes entre los arbustos,

cree que se la cambio por una chomba verde que no estaba

manchada con sangre.

Cabe destacar que, no obstante este

detalle, Rojas Duque fue categórico en reconocer que la

persona que persiguió en todo momento se trató de Luis

Rolando Palavecino, más allá de haberlo perdido de vista

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

por un breve lapso y que primero tenía remera clara y

luego remera verde.

Ahora bien, sumado a lo anterior, es dable

destacar el testimonio brindado por el Oficial Francisco

Manuel San José, de la Policía de la Ciudad, quien

declaró que el 24 de marzo de este año estaba recorriendo

la jurisdicción a bordo del móvil 947 de la Comisaría

47ª, cuando alrededor de las 11.45, aproximadamente,

escuchó el llamado de alerta radial que indicaba la

persecución de un sujeto de género masculino con chomba

verde y pantalón de jean, que había agredido con un

elemento cortante a su mujer, que se estaba fugando por

la colectora de la avenida Gral. Paz en dirección hacia

la calle Constituyentes y con un cuchillo en su mano.

Inmediatamente, se sumó a la persecución

que ya estaba en curso y al llegar a una zona parquizada,

ubicada en el Bario San Martín de esta ciudad, dio

alcance al fugitivo que coincidía con la descripción

radial, siendo así que le dio la voz de alto en varias

ocasiones, haciendo caso omiso, y mientras solicitaba

apoyo por radio, intentaba persuadirlo para que aquél

arroje el elemento cortante.

Que, ante la negativa de arrojar el

cuchillo, aquél lo esgrimía ostensiblemente hacia él y

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

hacia los otros policías que de a poco fueron arribando

al lugar, luego el masculino apoyó el cuchillo en su

pecho alegando que iba a quitarse la vida; tal es así que

un compañero suyo logró interceptarlo y el individuo

comenzó a resistirse. San José lo sujetó de un brazo, el

resto de sus compañeros lo abordaron y finalmente él le

colocó las esposas, sin ser alcanzado por el elemento

cortante.

De la situación de resistencia descrita,

opuesta por el imputado al momento en que fue abordado

por el declarante y sus compañeros, detalló que el

prevenido le provocó un corte con el cuchillo al Oficial

Ayudante Ezequiel Enrique Lescano en uno de sus brazos,

en tanto que al Oficial Mayor Peña le profirió un corte

en una de sus manos; ambos agentes sangraban y luego

fueron asistidos con atención médica convocada al efecto.

Destacó que en el lugar de la detención

también se encontraba un vecino de la calle Escobar, que

luego fue identificado como Roberto Antonio Rojas Duque,

quien había perseguido al fugitivo y permaneció allí en

todo momento hasta que culminó el procedimiento policial.

Finalmente, el preventor confeccionó el

acta de detención de quien se identificó correctamente y

dijo ser Luis Rolando Palavecino; le dio la lectura de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

sus derechos, procedió al secuestró del referido cuchillo

que luego reconoció ante el tribunal, y por prevención y

protocolo, solicitó la presencia de ambulancia del SAME

para que el prevenido sea trasladado al hospital más

cercano y revisado.

En igual sentido que el Oficial San José lo

hizo ante el tribunal el Oficial Ayudante Ezequiel

Enrique Lescano, siendo conteste con la declaración

valorada precedentemente, habida cuente de que se

encontraba recorriendo la jurisdicción a bordo del móvil

que conducía su compañero San José.

En lo que a su declaración respecta, agregó

que al arribar al lugar en que Palavecino fue

interceptado, al mismo tiempo arribó el Oficial Mayor

Claudio Fabián Peña a bordo de la moto 1 de la

dependencia jurisdiccional, y luego lo hicieron los

Oficiales Gerardo Damián Menestrina y Marisa Griño, a

bordo de las bicicletas N° 4 y 5, respectivamente.

En relación a la actitud de Palavecino,

indicó que al momento de su detención estaba muy

agresivo, consciente y lúcido, que fue trasladado al

hospital por el SAME, por seguridad de él, ya que se

encontraba muy nervioso. Asimismo, el declarante y Peña

también fueron trasladados al hospital Pirovano, a fin de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

que se le practiquen las curaciones correspondientes

debido a las heridas que les provocó el imputado con el

cuchillo que reconoció ante el tribunal, como aquél que

le fue secuestrado a Palavecino. En lo particular,

Lescano aclaró que no le dieron puntos de sutura en su

herida y que esta cicatrizó sola al cabo de dos semanas.

Al testimonio anterior, se aduna la

declaración del Oficial Mayor Claudio Fabián Peña, quien

también fue conteste con el relato de sus compañeros y,

en concreto, relató durante la audiencia que al momento

de la interceptación del prevenido, éste hacía ademanes

con el arma blanca hacia los efectivos policiales cuando

lo rodearon, y que, en un momento dado, durante el

forcejo sintió un pinchazo en su mano izquierda y que

debido a esa lesión debió recibir atención médica en la

guardia del Hospital Pirovano.

Cabe destacar que en el referido nosocomio,

luego de haber recibido las curaciones correspondientes,

allí mismo procedió al secuestro de la ropa de Luis

Rolando Palavecino, quien ostentaba la calidad de

detenido, entre las cuales había una remera verde y otra

blanca, con manchas hemáticas, lo cual confirma la

hipótesis de que el encartado se cambió la remera en

algún momento de su huida, con la intención de no ser

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

descubierto.

Finalmente, en lo que respecta al suceso de

la persecución que culminó con la detención de Luis

Rolando Palavecino, resta hacer mención de las

declaraciones de los Oficiales Gerardo Damián Menestrina

y Marisa Griño, quienes fueron contestes con la totalidad

de los testimonios brindados por sus compañeros San José,

Lescano y Peña.

De igual modo, es dable destacar que el

referido Menestrina explicó que Palavecino no acataba las

órdenes del personal policial, que a su entender no

estaba bajo los efectos del alcohol, ni drogas, que

estaba consciente y sabía lo que estaba pasando. Tal es

así que cuando el testigo trató de sacarle el cuchillo,

aquél tiraba manotazos; que era robusto y alto, tenía

fuerza, tuvieron que agarrarlo entre los cuatro para

poder reducirlo. Que el testigo se encargó de sujetarle

el brazo para quitarle el cuchillo, el que luego

reconoció ante el tribunal cuando se lo exhibió en la

audiencia.

Asimismo, es de resaltar que luego de que

San José le colocó las esposas, Palavecino seguía

gritando “déjenme”, que se puso a llorar, decía que él

“no tenía perdón de Dios”, solicitaba que lo soltaran,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

manifestó “que se quería matar, que se quería quitar la

vida, porque no tenía perdón de Dios”.

Ahora bien, retornando al suceso inicial

que dio origen al hecho bajo análisis, resulta de interés

la declaración del oficial Fernando Gelos, por cuanto

expuso que cuando llegó a la finca de la calle Escobar

3188, aquél 24 de marzo, aproximadamente a las 11.40,

constató que se encontraba herida la señora Olga del

Rosario Díaz, quien estaba siendo asistida por su hijo

Esteban y posteriormente por un médico de nombre Hugo

Héctor Marenghi; que inmediatamente solicitó ambulancia

que llegó a los pocos minutos y la trasladó a Díaz hacia

el Hospital Pirovano (ver por todos fs. 26/27).

En esa línea, resulta conteste la

declaración brindada ante el tribunal por el Inspector

Ricardo José Fernández, quien al día de hecho se

encontraba oficiando como jefe de servicio de la

Comisaría 47ª, cuando escuchó la modulación del

departamento de emergencia y respondió al llamado para

dirigirse a la calle Escobar, donde le indican que había

una persona herida de arma blanca, lugar desde donde otro

personal policial hacía modulaciones solicitando con

urgencia la ambulancia porque había un sujeto femenino

gravemente herido, y al rato comienza a escuchar

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

modulaciones con la descripción de un masculino que se

estaba escapando hacia la Av. Gral. Paz. Que al arribar

al referido domicilio se dirigió hacia donde se

encontraba la mujer herida, la cual estaba siendo

asistida por un vecino que es médico. Tal es así, que

destacó en su relato que aquél la socorrió de tal modo

que le salvó la vida, y que además le indicó que informe

código rojo al SAME, porque se trataba de una persona con

riesgo de vida.

Por eso mismo, resulta importante destacar

el testimonio de Héctor Hugo Marenghi, de profesión

médico, vecino de Olga, quien durante la audiencia

atestiguó acerca de su intervención en el caso indicando

que aquél 24 de marzo se encontraba en su finca de la

calle Escobar 3137, de esta ciudad, que al arribar al

lugar a bordo de su auto girando por Cuenca hacia

Escobar, al mediodía, notó que en el lugar había mucho

personal policial, móviles policiales y gente en la

vereda de la casa. Allí se enteró que había una persona

que había sido agredida, ingresa al domicilio de esa

persona y la vio a Olga sobre el suelo, en el porche de

la casa, junto a un charco de sangre importante. Junto a

ella estaba el hijo haciéndole una compresión en el

cuello. Que por su profesión advirtió que se trataba de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

una herida supraclavicular interna venosa y profusa.

Contó que la mujer estaba consciente, no lúcida, decía

“me muero”, motivo por el cual, él tomó las riendas del

asunto, le pidió al hijo de ella unos trapos limpios y le

comprimió la herida con su ayuda. Marenghi relató que,

antes del arribo de la ambulancia, Olga ya estaba

shockeando, entrando en shock hipovolémico; la piel

estaba azulada porque la sangre no estaba siendo bien

oxigenada y ella estaba sudorosa. A los diez minutos de

su intervención llegó la ambulancia, y luego se la

llevaron. Su asistencia terminó en ese momento. Respecto

de las heridas que la víctima presentaba en su cuerpo,

precisó que la más grave se encontraba en el cuello,

describió que cuando él le pidió actuar al hijo de Olga y

éste suelta la compresión, empezó a fluir un borbotón de

sangre azulado sin fuerza, explicando que por la calidad

de la hemorragia arribó a la conclusión de que era del

tipo venoso. Que, además de la herida del cuello, tenía

una lesión punzo cortante en la mama izquierda, y que por

la cantidad de sangre que Olga tenía en el cuerpo no pudo

ver otras heridas en ella. Adunó, en tal sentido, que la

mujer había entrado en shock hipovolémico, que su pulso

era rápido y débil, estaba sudorosa, decía “me muero”, él

le golpeaba la cara para conocer su estado de conciencia,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

ella estaba obnubilada. Por su profesión médica, detalló

con precisión que la hemodinámica del cuerpo se

descompensa por falta de sangre, que como consecuencia de

ello el cuerpo ingresa en un ciclo de insuficiencia

cardíaca por falta de volumen, lo cual tiene como

desenlace el paro cardíaco por falta de sangre.

En relación a las condiciones del lugar,

relató que cerca de donde estaba acostada la víctima

había un charco importante de sangre, que había un

recorrido de sangre hacia el interior de la casa, un

recorrido de un metro de distancia aproximado, por lo que

entendió que Olga se pudo haber arrastrado hacia el

interior de su casa, antes de desvanecerse.

De igual modo, fue conteste con los

testimonios brindados por Rodolfo Héctor Fiorante y

Néstor Oscar Rodríguez, en relación a los sucesos que

acaecieron dentro del domicilio de Escobar 3188, de esta

ciudad, y que finalmente Olga del Rosario Díaz fue

trasladada de urgencia en ambulancia al Hospital

Pirovano, de esta ciudad.

En efecto, el testimonio referenciado

precedentemente, se encuentra respaldado por la historia

clínica remitida como instrucción suplementaria por el

Hospital Pirovano, que ha sido incorporada por lectura al

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

debate y fue reservada en Secretaría.

De esta pieza documental se desprende, de

manera concreta, que la víctima ingresó al referido

nosocomio el 24 de marzo de este año, con diagnóstico de

“herida de arma blanca y shock hipovolémico”, según fue

consignado por la médica Patricia Mindlin.

De igual modo, se destaca que el médico

Lucas Pérez Conde consignó que la paciente Díaz

presentaba “(a)gresión con arma blanca en región

cervical y subclavicular izquierda, más múltiples

excoriaciones en brazos y tórax. La paciente ingresa con

hemorragia profunda en región afectada, excitación

psicomotriz, shock hipovolémico. La paciente pasa a

quirófano de guardia para procedimiento quirúrgico

vascular.”.

Continuando con la línea cronológica de los

acontecimientos, se destaca de la declaración testifical

de fs. 39/40, que el Inspector Dante Jovanovich, en horas

de la tarde, se presentó en el Hospital Pirovano, donde

entrevistó al médico Lucas Pérez Conde, quien le

manifestó que la damnificada Díaz se encontraba en el

sector de terapia intensiva luego de haber sido

intervenida quirúrgicamente por más de tres horas y le

informó que su diagnóstico era “corte en región yugular,

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

requerimiento ARM (respirador mecánico) y con riesgo de

muerte” (sic).

Que, a la prueba cargosa ya expuesta, se

suman los siguientes elementos probatorios:

Las fotografías del lugar del hecho, que

dan cuenta de las manchas de sangre ubicadas en el

jardín de la casa, la damnificada tendida en el suelo

siendo atendida por un médico, así como del cuchillo

plateado con manchas utilizado por el encartado (ver por

todos fs. 28/29 y 59). El acta realizada por la

Sección Unidad Criminalística Móvil de la Policía de la

Ciudad, en donde se describe pormenorizadamente la

escena del lugar en donde la víctima fue atacada y en

qué condiciones quedó luego del ataque. Asimismo, se

adunan las fotografías de la finca (ver por todos fs.

255/269).

Los informes médico legales realizados al

imputado determinaron que se encontraba vigil,

parcialmente orientado en tiempo y espacio, sin signos

de intoxicación, ni productividad psicótica aguda (ver

por todos fs. 62/63 y 71/vta.). El informe del Cuerpo

Médico Forense, en el que se estableció que Palavecino

no presentó síntomas de alteración psicopatológica de

trastorno psiquiátrico mayor, por lo que los médicos

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

concluyeron que las facultades mentales encuadran dentro

de la normalidad (ver fs. 95/97). El examen realizado

por el Programa Interministerial de Salud Mental

Argentino, en el que se determinó que Palavecino

presentó conciencia de situación, no impresiona

alucinado y con juicio conservado ( fs. 252/253).

Los informes de la División Laboratorio

Químico, que determinaron que en la sangre extraída al

encartado no se detecta la presencia de alcohol etílico,

en tanto que en la orina no se comprueba la presencia de

estupefacientes ni psicofármacos (ver por todos fs.

287/vta.),

El informe de la Oficina de Violencia

Doméstica efectuado el 2 de febrero del corriente año,

del que surge que diez años atrás el imputado había

prendido fuego el auto y las pertenencias de la

damnificada, luego de lo cual retomaron su relación y

Paquél, a través del miedo, actos de violencia y

amenazas, instauró sus propias pautas familiares (fs.

202/204vta.), lo que indica la presencia de la violencia

de género de la cual Olga Díaz venía siendo víctima

desde hacía varios años y por las cuales había hecho

presentaciones judiciales.

Se aduna, la siguiente prueba informativa:

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

el Informe del Gabinete de Salud Mental del Servicio

Penitenciario Federal de fs. 188; la solicitud de

evaluación PRISMA del C.P.F. I de Ezeiza de fs. 189; el

dispositivo de evaluación de la Sala de Evaluación,

Diagnóstico y Estabilización (SEDE) de fs. 252/253; las

conclusiones de la División Laboratorio Químico de la

P.F.A. de fs. 286/289 y 292/293; el informe técnico de

fs. 151, que describe la navaja secuestrada en autos, su

estado de conservación y su valor; el informe del

Hospital Pirovano de fs. 164/169; la certificación de

antecedentes del imputado, obrante en su legado de

personalidad; el informe social del encausado.

Se agrega a la anterior, la siguiente

prueba documental: el acta de detención de fs. 7/vta.;

el acta de secuestro de fs. 8 y 22/vta.; el croquis de

fs. 4, 11 y 35; las vistas fotográficas de fs. 28/34, 47

y 53/54; el acta de entrega de finca de fs. 41; las

constancias de la comisaría de fs. 56/60; las constancia

de diagnóstico médico de la damnificada de fs. 61; el

acta de extracción de fs. 73; el testimonio del Expte.

2.235/2017 del Juzgado Civil N° 85 de fs. 101/143; la

copia de la hoja de epicrisis de fs. 367; las copias de

la causa N° 12.095/02 de fs. 212/222; las copias de la

causa MPF N° 136.494 de la Fiscalía Penal y

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Contravencional de Faltas N° 6 de fs. 312/338 y su

original que corre por cuerda; y las copias certificadas

de las historias clínicas de Olga del Rosario Díaz y de

Luis Rolando Palavecino que se encuentran apioladas a la

presente.

Como prueba instrumental, se cuenta con

las prendas de vestir de la víctima Olga Díaz, y con la

vestimenta, la navaja y demás efectos personales que le

fueron secuestrados a Palavecino, según surge de fs. 8,

22 y 255/257.

Como prueba pericial, cabe reseñar: el

examen del Cuerpo Médico Forense de fs. 95/97; el

informe de la División Escena del Crimen de la P.F.A. de

fs. 255/269; y el informe pericial de la División

Laboratorio Químico de fs. 287/289, 292/293, 307/310,

342, 411 y 414/416; el informe del C.M.F., de fs. 497,

del que se concluye que “las lesiones sufridas por Olga

del Rosario Díaz requieren para su curación más de un

mes a contar de la fecha de su producción, con una

incapacidad laboral de un lapso mayor a un mes. Ha

puesto en riesgo su vida”

Finalmente, he de considerar la

declaración de Luis Rolando Palavecino vertida en la

audiencia de juicio oral y público, oportunidad en que

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

sostuvo -en lo que aquí más interesa-, que lamentaba

mucho lo sucedido y que no esperaba llegar a hacer lo

que le hizo a su familia.

Entonces, es claro que se ha probado tanto

la materialidad infraccionaria ya reseñada supra, como

la autoría que en ella le cupo a Luis Rolando

Palavecino, producto del análisis circunstanciado del

conjunto de los testimonios relevados, cotejados con los

restantes elementos probatorios rendidos en la especie.

De tal forma, la responsabilidad del

causante en los sucesos delictivos quedó demostrada por

prueba directa que permite arribar a una conclusión

unívoca, sin lugar a dudas, y que no ha podido ser

desvirtuada por el alegato de la defensa, pues no

alcanza a contrarrestar o a neutralizar la credibilidad

derivada de los elementos ya mencionados.

Es más, nótese que todos han sido

coincidentes en cuanto a las circunstancias temporo-

espaciales en que se produjeron los sucesos, lo que

surge claramente de la conexión evidente de la totalidad

de los testimonios producidos durante el debate con la

de las demás testigos mencionados, precisamente, por la

inmediatez existente entre los tramos que pasaron ante

los sentidos de unos y otros, lo que sin lugar a dudas

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

conduce a concluir que Palavecino cometió la totalidad

de los hechos que se tienen comprobados con certeza,

dentro del contexto que ya ha sido referenciado.

Rigen los arts. 398 y 399 del C.P.P.N. y

45 del C.P.-

SEGUNDO: CALIFICACIÓN LEGAL

HECHO 1

La conducta que se atribuye al encausado,

conforme a la descripción de lo actuado en el

considerando “primero a”, y por la cual deberá responder

se subsume en la figura de amenazas coactivas (arts. 45 y

149 –segundo párrafo-), habida cuenta de que el encartado

le manifestó de viva voz a Olga del Rosario Díaz “(q)ue

la iba a colgar del ventilador para que no molestara más

a nadie”, así como también que “si ella se iba dos

metros bajo tierra el igual iba a tener techo y comida”.

Tales expresiones provocaron en Díaz una

disminución de la libertad psíquica al punto que decidió

retirarse de su propio domicilio por temor a sufrir las

consecuencias malignas anticipadas.

Tal lo que sucedió a los pocos meses, no

cabe ninguna duda de que la amenaza era sería y le generó

a la víctima temor.

HECHO 2

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

La conducta que se atribuye al encausado,

conforme a la descripción de lo actuado en el

considerando “primero b”, y por la cual deberá responder,

se subsume en la figura de homicidio agravado por haber

sido cometido a su ex pareja y por mediar violencia de

género en grado de tentativa (respecto de Olga del

Rosario Díaz), homicidio calificado por haber sido

cometido contra un descendiente en grado de tentativa

(respecto de Esteban Palavecino), amenazas coactivas con

armas en tres ocasiones (respecto de Rodolfo Fiorante,

Néstor Rodríguez y Roberto Rojas Duque) y resistencia a

la autoridad en concurso ideal con lesiones leves (arts.

42, 44, 45, 54, 55, 80, incs. 1° y 11°, 89, 149 bis

-segundo párrafo-, 149 ter, inc. 1° -en función de la

última parte del 149 bis- y 239).

a.1.-

Respecto del hecho que damnificó a Olga del

Rosario Díaz ha quedado claro que la conducta probada

encuadra en el tipo penal de homicidio agravado por haber

sido cometido a su ex pareja y por mediar violencia de

género en grado de tentativa (arts. 42, 44, 45 y 80,

incs. 1° y 11°, del C.P.).

En efecto, se ha probado con total certeza

que Palavecino intentó matar a la aludida Díaz, con total

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

conocimiento de que lo hacía y que se trataba de su ex

pareja, mediando violencia de género y con plena voluntad

de ello. Así, para lograr su finalidad homicida le aplicó

una puñalada con un cuchillo en una zona tan vital como

el cuello y varias partes del cuerpo.

Tal agresión, llevada a cabo con el

conocimiento de afectar partes vitales del cuerpo, da

cuenta de la evidente intención de quitarle la vida, esto

sumado a las circunstancias agravantes de conocer la

relación sentimental que los unía, que previamente la

había amenazado y que a lo largo de los años de la

relación la había denigrado como mujer.

a.2.-

El intento de homicidio resultó agravado

por haber sido cometido contra su ex pareja, con quien

Palavecino mantuvo una relación de más de 36 años, la

cual se encuentra acreditada en virtud de las pruebas

reunidas en la causa.

En efecto, de los dichos de Luis

Palavecino, Olga del Rosario Díaz, Esteban Palavecino,

Rodolfo Héctor Fiorante, Néstor Oscar Rodríguez y Roberto

Antonio Rojas Duque, se puede concluir que víctima y

victimario mantuvieron una relación sentimental de larga

data, que convivieron en el domicilio de la calle Escobar

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

3188, de esta ciudad, que han criado a hijos en común y

que han tenido varios problemas de convivencia a lo largo

del período ya referenciado.

a.3.-

El intento de homicidio resultó agravado

por haber sido cometido por mediar violencia de género.

Previo a ello y dado que la agravante en

cuestión embandera una verdadera toma de conciencia en la

actualidad -que es agotar todos los medios necesarios en

aras de proteger a la mujer - he de reseñar, someramente,

en lo que al campo criminal atañe, que, como corolario de

la cuestión, vale recordar que la discriminación en razón

del género se origina en los rasgos patriarcales que aún

perviven y que remiten a una distribución desigual del

poder entre varones y mujeres en la cual los primeros

dominan en aspectos sociales como, la participación

mayoritaria en el espacio público o la atribución de

mayor estatus a sus ocupaciones. La división del trabajo

ha relegado históricamente a las mujeres al ámbito

doméstico, mientras que "naturalmente" los hombres fueron

parte de la vida política y ocuparon puestos asalariados

(Sbdar, Claudia “Repensando la violencia de género desde

una perspectiva sociológica”, Publicado en: LA LEY

22/12/2016, 1, Cita Online: AR/DOC/3674/2016).

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

La violencia de género integra un sistema

de dominación contrario a la justicia y al derecho, que

se consolida como estructuras psíquicas (modos de sentir,

pensar y actuar), sociales, económicas, políticas y

jurídicas que interactúan y construyen realidad: una

realidad que reproduce la desigualdad. Sbdar, Claudia

“Repensando la violencia de género desde una perspectiva

sociológica”, Publicado en: LA LEY 22/12/2016, 1, Cita

Online: AR/DOC/3674/2016).

Ahora bien, en el caso en concreto, Luis

Rolando Palavecino es un varón y Olga del Rosario Díaz es

una mujer, lo que confiere a la conducta probada un plus

que debe examinarse para lo cual he de tomar, para este

tramo del desarrollo, el conglomerado normativo y los

antecedentes parlamentarios plasmados por el Juez Ramírez

en oportunidad de sufragar en el leading case “Mangeri”

registrado bajo el número 29.907/2013 del Tribunal en lo

Criminal N° 9 del 24/8/2015).

Por otra parte, en marzo de 2009, se

sancionó la ley 26.485 con el título de Ley de Protección

Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la

violencia contra las mujeres en los ámbitos en que

desarrollen sus relaciones interpersonales, aunque

habitualmente se la conoce como Ley de protección

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

integral de la Mujer. La ley, reglamentaria entre otras

de las mencionadas convenciones, define el concepto de

violencia hacia la mujer como “(t)oda conducta, acción u

omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el

ámbito público como en el privado, basada en una

relación desigual de poder, afecte su vida, libertad,

dignidad, integridad física, psicológica, sexual,

económica o patrimonial, como así también su seguridad

personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el

Estado o por sus agentes.”

Además, que “(S)e considera violencia

indirecta, a los efectos de la presente ley, toda

conducta, acción omisión, disposición, criterio o

práctica discriminatoria que ponga a la mujer en

desventaja con respecto al varón.”

En esa línea, la citada ley prevé que los

tipos de violencia que quedan comprendidos dentro de

aquél concepto, a saber: 1.- Física; 2.- Psicológica; 3.-

Sexual; 4.- Económica y patrimonial; y 5.- Simbólica.

Explica Aboso, comentando ésta norma que la

ley 26.791 agregó el inc. 11 con el propósito de agravar

la pena cuando el sujeto pasivo se tratase de una mujer

que hubiese sido víctima de violencia de género por parte

de un hombre. En este caso, el sujeto activo sólo puede

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

ser un varón. La razón de esta causal de agravación de la

pena debe hallarse en el contexto de violencia física o

coactiva que caracteriza a la violencia de género (Autor

citado; “Código Penal de la República Argentina.

Comentado”, concordado con jurisprudencia. Segunda

edición actualizada, p. 475, B. de F., Montevideo, Bs.

As., 2014).

En este caso, ha quedado comprobada la

situación mencionada, ya que el presupuesto sobre el que

descansa esta figura agravada es la existencia de una

relación afectiva actual o pasada. El homicidio agravado

por haber sido cometido contra una mujer mediando

violencia de género, que fue introducido por la ley

26.791, que incluyó en el inc. 11° del art. 80 del Código

Penal, reprime al que matare a una mujer cuando el hecho

sea perpetrado por un hombre y mediante violencia de

género. El homicidio de la mujer bajo estas condiciones

aparece como el epílogo fatal de una relación atravesada

por el sometimiento y la humillación expresada hacia el

género femenino (Grisetti, Ricardo Alberto, en “Femicidio

y otros nuevos homicidios agravados”, editorial El Fuste,

1ª. edición, Jujuy, 2014, p. 81 y ss.).

Los requisitos exigidos en la norma se

encuentran explícitos en la evaluación del hecho, con el

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

plus exigido y que fuera desarrollado por el juez Ramírez

en oportunidad de sufragar en el caso “Mangeri, Jorge

Ernesto”, del Tribunal Oral en lo Criminal n° 9,

registrado bajo el n° 29.907/2013, del 24 de agosto de

2015.

Palavecino en varias ocasiones y de

distinta manera agredió a su mujer Olga Díaz. En una

oportunidad, hace mucho tiempo atrás, llegó a quemarle el

automóvil con sus prendas de vestir. En otras, la

amenazó, la insultó, maltrató, etc.

También se aludió a que en el feminicidio

se evidencia un plus que consiste en el brutal desprecio

de la dignidad de las personas, que también estuvo

presente en el evento, consistente en un ataque feroz en

el que se destacaron las diferencias físicas entre la

víctima y el victimario.

a.4.-

Finalmente, resta mencionar que el

propósito de darle muerte a la señora Díaz no se concretó

por circunstancias ajenas al autor, habida cuenta de la

pronta intervención del Dr. Marenghi, del auxilio del

SAME y de los profesionales del Hospital Pirovano, por lo

que el delito de homicidio agravado por las calificantes

ya mencionadas, ha quedado en grado de conato.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

b.-

De igual modo, se probó con igual grado de

certeza que Luis Rolando Palavecino demostró la intención

de querer dar muerte a su hijo Esteban Palavecino, para

lo cual, luego de haberle asestado varias puñaladas a su

madre, lo miró y le dijo “ahora te toca a vos hijo de

puta”, lo que da por acreditado que sabía lo que

implicaba su conducta y que el ataque se encontraba

dirigido hacia su descendiente de grado directo (arts.

42, 44, 45, 80, inc. 1°, del C.P.).

Es así que se abalanzó sobre la integridad

de su hijo dándole puntazos con un cuchillo, pero la

finalidad homicida no pudo concretarse, en virtud de la

intromisión del vecino Rodolfo Héctor Fiorante que logró

frenar su accionar.

c.-

La descripción expuesta respecto de los

vecinos Fiorante, Rodríguez y Rojas Duque debe subsumirse

en la figura de amenazas coactivas con armas en tres

ocasiones en consideración a que Luis Rolando Palavecino

hizo ademanes empuñando un cuchillo lo cual indica su

voluntad manifiesta de ocasionarle un daño inminente a

quienes se interpusieron en el camino -Fiorante y

Rodríguez- y para el caso de que no lo dejaran escapar de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

la escena del hecho -Rojas Duque- (arts. 45 y 149 bis,

segundo párrafo, y 149 ter, inc. 1°, en función de la

última parte del 149 bis).

d.-

En lo que respecta al hecho que involucró

su detención, resta decir que la conducta desplegada por

Palavecino encuadra en la figura de resistencia a la

autoridad en concurso ideal con lesiones leves (arts. 45,

54, 89 y 239, C.P.), toda vez que al exhibirles un

elemento corto punzante a los policías para que no lo

detuvieran, sabía que estaba empleando intimidación con

la finalidad de exigirles que no hicieran un acto propio

de sus funciones como policías.

En esta resistencia, además, Palavecino les

causó lesiones de carácter leves a dos de los

preventores, los Oficiales Ezequiel Enrique Lescano y

Claudio Fabián Peña, cuando éstos se abalanzaron sobre

aquél para reducirlo, acción durante la cual el imputado

dirigió puntazos para todas las direcciones, logrando

asestar sobre el brazo de Lescano y la mano de Peña.

Aduno, que el carácter leve de lesiones obedece a que

aquéllas le demandaron menos de un mes de curación a los

afectados, tal como ellos la han manifestado en sus

declaraciones durante el debate.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Por eso, en este último caso, el concurso

entre la figura de lesiones leves y la resistencia es

ideal, pues la agresión que produjo dicha lesión actuó

como medio para el fin de resistirse.

Para concluir, resta mencionar que todas

las conductas descritas, por tratarse de hechos

independientes entre sí, concurren en forma material

(art. 55 del Código Penal).

Rigen los arts. 398 y 399 del C.P.P.N.-

TERCERO: CAPACIDAD DE CULPABILIDAD

a.-

Es dable destacar que del análisis del

hecho referido bajo el numeral 1, no se advierten causas

de justificación, ni de inimputabilidad, o

inculpabilidad, las que, de otra parte, no fueron

alegadas por las partes.

b.-

Ahora bien, en lo que atañe a la

culpabilidad del agente en los hechos probados bajo el

numeral 2, la defensa esgrimió que podría haberse llegado

a configurar una causal de atenuación del reproche penal,

en virtud de la evocación de un estado de emoción

violenta que advirtió presente en su asistido al momento

en que sucedieron los hechos.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Ante tal advertencia, he de manifestar mi

discrepancia con la defensa, toda vez que en ese sentido

se cuenta, en primer término, con el informe médico legal

realizado al imputado, en el que el médico legista

determinó que Palavecino se encontraba vigíl,

parcialmente orientado en tiempo y espacio, sin signos de

intoxicación, ni productividad psicótica aguda (ver por

todos fs. 62/63 y 71/vta.).

A lo anterior, se suma el informe

psiquiátrico de fs. 95/97, realizado por el Cuerpo Médico

Forense con posterioridad al anterior, del que se extrae

que Palavecino no presentó síntomas de alteración

psicopatológica de trastorno psiquiátrico mayor, por todo

lo cual se concluyó que las facultades mentales encuadran

en la normalidad jurídica.

Las circunstancias que rodearon los hechos

en concreto, desde mi punto de vista, no excusan el hecho

de haberse violentado emocionalmente.

Nótese que Palavecino estaba residiendo

transitoriamente en el comercio de un vecino del barrio,

que el día que sucedieron los hechos violentos que fueron

juzgados, el imputado se aprestaba a comer, para lo que

había ido a comprar pan, alrededor del media mañana, de

una jornada de asueto laboral. En esos momentos, se

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

encuentra con otro vecino, Fiorante, quien le consultó si

estaba de acuerdo en que él intermediara con su ex mujer

Olga para llevarle las herramientas, toda vez que se

había encontrado con aquélla momentos antes y había

asentido. Palavecino accedió a la propuesta de su vecino.

Luego de esto, es que el procesado, cuchillo en mano,

apareció intempestivamente y acometió contra su ex mujer

y su hijo.

Estas circunstancias, totalmente menores,

de ninguna manera justifican un estado de emoción

violenta.

Ahora bien, el procesado ensayó un descargo

y modificó los hechos tal como fueron probados.

Palavecino aludió a que le “explotó” la cabeza cuando se

enteró de que estaban tirando sus herramientas. Si bien

esto ya se ha dicho no fue así, aunque lo hubiese sido,

tampoco puede, de ninguna manera, ampararse en un estado

de emoción violenta.

No hubo una brusca irrupción de un factor

perturbador.

Palavecino alega una falta total de

recuerdo de los hechos, un estado de amnesia, respecto de

los hechos pretéritos.

Igualmente, sabido es que la amnesia

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

posterior sea una circunstancia esencial a la emoción

violencia.

Nos enseñaba Vicente Cabello que “ Las

constancias del sumario: contiene valiosas informaciones

merecedoras de un detenido análisis a saber; las

declaraciones del imputado, las observaciones del médico

policial que lo examinó inmediatamente después del

suceso, la deposición de los testigos; elementos cuyo

conjunto suministran antecedentes acerca de la

circunstancia del hecho, la conducta, actitudes tomadas

por el autor, palabras proferidas que permiten incluso

investigar el papel juzgado recíprocamente por la

causalidad y la motivación”.(autor citado, “Psiquiatría

forense en el derecho penal, editorial Hammurabi, Tomo

II-b, Buenos Aires, pág. 53).

Durante el juicio, a través de elementos de

la índole de los enunciados por Cabello, ha podido

descartarse la causal de emoción violenta.

En consecuencia, cabe concluir que Luis

Rolando Palavecino es y era capaz de culpabilidad, y que

más allá de cierto aumento en los montos de impulsividad

y la posibilidad de que su inestabilidad emocional opere

inadecuadamente en relación a los límites, su edad,

capacidad intelectual e instrucción –recordemos que el

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

encausado se trata de una persona adulta, de extracción

socio-cultural-económica media-, dan cuenta de que tuvo

la posibilidad de comprender la criminalidad de su

conducta.

Repárese en que desde la óptica

psiquiátrica su esfera volitiva se encuentra conservada

mientras que la afectiva solo refiere problemas en

relación a las consecuencias del hecho aquí investigado;

pero a más de ello, no debe soslayarse el alto grado de

injusto que se cometió, puesto que el imputado intentó

matar a sabiendas a su ex pareja, con que quien se sabía

que tenía serios problemas de convivencia (tal y como él

admitió y el resto de los familiares y allegados que

declararon en el juicio avalaron).

Además, evidenció distintos actos

marcadamente racionales y valorativos, en una situación

de inmediación posterior al hecho, nótese en que dio

evidentes indicadores reveladores de dirigir su accionar

evasivo, primero sorteó el obstáculo que le presentaron

sus vecinos Fiorante y Rodríguez, luego escapó hacia la

parada de colectivos, lo cual ha sido frustrado por la

actitud persecutoria de Rojas Duque, a quien intentó

alejarlo profiriéndole amenazas coactivas, luego continuó

escapando y por un instante logró perderse a los ojos de

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

aquél, que en ese ínterin se cambió la remera, que una

vez que fue franqueado por el personal policial se

resistió a sus órdenes, que al ser reducido se identificó

de manera certera con los policías que lo detuvieron y

que, finalmente, accedió voluntariamente a subir a la

ambulancia que lo trasladó hasta el Hospital Pirovano.

En función de lo anteriormente expuesto, a

palabras de Carlos Creus: “(L)a capacidad de reflexión

del agente debe haber quedado tan amenguada, que no le

permitiera la elección de una conducta distinta con la

misma facilidad que en supuestos normales (la doctrina

habla de debilitación o disminución de los frenos

inhibitorios... es imprescindible que la violencia de la

emoción haya obrado de alguna manera sobre su capacidad

deliberativa...” (Creus, C., “Derecho Penal, Parte

especial”. Tomo I. Editorial Astrea, 1995, Buenos Aires,

P. 46/47).

Todo lo expuesto, da cuenta de que no se

encontró perturbado en su capacidad judicativa, ni en

cuanto a la posibilidad de internalización y

representación de valores, por lo cual concluyo que no se

advierten causas de justificación, ni de inimputabilidad,

o inculpabilidad.

CUARTO: GRADUACIÓN DE LA PENA

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

a.- A fin de delimitar el margo dogmático y

jurisprudencial sobre el que me expediré, corresponde

aclarar que resulta compatible con un derecho penal de

acto, el único constitucionalmente posible, el

cuantificar una pena determinada, de manera proporcional

a la gravedad del ilícito culpable, dentro de la escala

legal aplicable para luego, desde allí, desplazarse hacia

un incremento punitivo de conformidad con las

circunstancias enumeradas en los arts. 40 y 41 del Código

Penal, con potencialidad para agravar la reacción penal

ante el delito, fundando ello en la peligrosidad

demostrada por el agente en el hecho juzgado.

Así, a mayor gravedad del injusto típico,

mayor culpabilidad por el hecho; y a mayor culpabilidad,

mayor pena. La anchura de la culpabilidad ha de verse

reflejada dentro del marco legal aplicable, con una

anchura determinada de pena. Podrá ser el mínimo de la

figura en trato, como no serlo, y ello dependerá de la

gravedad del ilícito culpable. Ésta es la función que

cumple el principio de proporcionalidad en la medición

judicial de la pena.

A mi entender, de enorme utilidad puede

resultar la clasificación de las circunstancias

agravantes que, según su naturaleza, hiciera hace ya

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

bastante tiempo David Baigún (cfr. Naturaleza de las

circunstancias agravantes, Ed.Pannedille, Bs.As., 1970,

pp. 91 y sgtes.) donde distingue las que hacen al

ilícito, de las que inciden en la culpabilidad, y

finalmente una tercera, más comprometida, a la que

denomina circunstancias de punibilidad. En efecto, dice,

existe una enumeración de circunstancias genéricas que,

no perteneciendo al tipo, constituyen aspectos

complementarios de éste, asignando naturaleza típica a

todas aquellas agravantes que, de una u otra manera,

coadyuvan a la formación de la figura, y forman parte de

su contenido, concretamente, la naturaleza de la acción,

y de los medios empleados para ejecutarla, la extensión

del daño y del peligro causados, la participación que se

haya tomado en el hecho, los vínculos personales y la

calidad de las personas. Distingue de ellas, las

circunstancias agravantes que inciden en la culpabilidad,

momento donde no sólo interesan las motivaciones

anteriores del sujeto, sino los propios caracteres de su

personalidad, en cuanto intervienen activamente en el

tipo de conducta delictiva. Así caracterizada, la

culpabilidad como desvalor de ánimo, la peligrosidad no

es más que un elemento de ese juicio. Por último, añade

Baigún que existen circunstancias que se vinculan a la

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

persona del autor, y que incidirían en la dimensión de la

pena, verdaderos instrumentos de medición, auténticos

índices de punición, puesto que el sistema de

individualización recurre a elementos no contemporáneos

al delito cuando se trata de traducir la valoración del

acto concreto. Así, serían tales todos aquellos factores

anteriores y posteriores al acto concreto, que estando

fuera del punto de coincidencia exigido para la

culpabilidad, pertenecen a la categoría del sujeto y son

los índices que utiliza el juzgador para completar la

sanción impuesta al culpable. Se trata de instrumentos

puestos por el ordenamiento positivo en manos del juez

para completar la valoración social de la conducta

delictiva y del mismo sujeto.

A su vez, debe reconocerse que afirmar que

un hecho es más o menos grave, consiste en una tarea que

implica necesariamente una comparación -es más o menos

grave "qué"-. Para ello, el mayor avance en la dogmática

de la determinación de la pena hasta ahora, ha sido

recurrir al auxilio de una figura: el denominado "caso

regular" (cfr. Ziffer, P., "Lineamientos de la

determinación judicial de la pena", Editorial Ad Hoc, Bs.

As., p. 103), que es aquél que puede ser configurado a

partir de la denominada "criminalidad cotidiana", que

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

presenta una gravedad proporcionalmente escasa y que es

ubicada generalmente en el tercio inferior del marco

legal. El mencionado "caso regular", aspira a evolucionar

desde una noción eminentemente práctica a una

construcción más bien normativa.

De otra parte, puede coincidirse con Ziffer

(Ob.cit., p. 82) que la determinación judicial de la pena

es un proceso en el cual el primer momento es determinar

el fundamento teleológico de la sanción –el fin de la

pena-, el cual por mandato del bloque de

constitucionalidad es la reinserción social de los

penados –art.75 inciso 22 CN-; el segundo consiste en la

determinación de las circunstancias a ser tomadas en

cuenta, siguiendo la indicación de los artículos 40 y 41

del código penal; tercero, dar dirección a esas

circunstancias, esto es, explicar si agravan o atenúan en

el caso concreto; y por último, el cuarto momento, el más

crítico, consiste en traducir todo esto en una medición

judicial.

b.- Hechas tales aclaraciones, y siempre

ceñido a las agravantes y atenuantes que las partes

propusieron en sus alegatos, tomaré en cuenta, a los

fines de graduar la pena que corresponde imponer al

acusado en la presente causa, conforme lo prevén las

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

pautas de dosimetría fijadas en los arts. 40 y 41 del

ordenamiento sustantivo, la naturaleza de las conductas

probadas, los medios empleados para su comisión, la

extensión de los daños y peligros causados.

Como primera circunstancia agravante,

respecto de todos los hechos probados, se tiene en cuenta

la pluralidad de víctimas, ello es, que se afectaron

bienes jurídicos protegidos respecto de, al menos, diez

personas: su ex pareja, su hijo, tres vecinos y cinco

efectivos de la fuerza pública.

Con relación a los hechos que ya fueron

probados, opera como primer agravante, la intensidad del

ataque desplegado por Palavecino, quien lo perpetró con

un cuchillo y, con su conducta, por el peligro creado,

pudo haber lesionado aún, a más personas, de no haber

intervenido las autoridades policiales, pues no cesaba en

su ofensiva con tal elemento a cada cual que se le

acercaba.

A la par, tengo en especial consideración

la seria entidad de las lesiones producidas a su ex

pareja como consecuencia de su conducta, pues aquélla fue

ingresada al nosocomio en terapia intensiva, situación

que se prolongó por veinticinco días, luego estuvo dos

meses más internada, padeció trombosis, hubo que quitarle

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

una vena de una pierna para hacerle una operación de

técnica “bypass” y una traqueotomía e incluso refirió en

el debate que aún permanecía anticoagulada y bajo

tratamiento. Es decir, aún existen graves secuelas

físicas y psicológicas en la persona de la perjudicada.

También se valora como agravante la

prolongación de las conductas agresivas de Palavecino

hacia su ex pareja, en un contexto de violencia familiar.

Para ello, se registró que los hechos de agresión

comenzaron en 2002 y culminaron cuando aquél fue detenido

para la presente causa, ello es, por más de catorce años,

incluso en convivencia, lo que empeoraba aún más la

situación.

Respecto de las coacciones, se tiene en

cuenta que el contenido de aquéllas estuvo determinado

por el anuncio de un mal dirigido a la afectación del

bien jurídico vida de la damnificada, es decir, con

quitarle la vida, bien con mayor protección penal, por lo

cual seguramente le infundió un temor mayúsculo, tal es

así que ésta se vio compelida a dejar su hogar.

Por otra parte, también se toma en cuenta

como agravante el daño producido en el hijo del

procesado, que tras la ocurrencia del hecho que lo

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

damnificó, resolvió mudar su lugar de residencia a otro

país, con posterioridad al inicio de esta causa.

En el aspecto personal, como circunstancia

atenuante, únicamente habremos de tener en cuenta la

ausencia de condenas del procesado.

En tal sentido, tomando en cuenta el

quantum resultante del concurso de los delitos que se le

atribuyen al procesado, por las circunstancias

referenciadas en este apartado, estimamos ajustado a

derecho imponerle la pena de veinte años de prisión,

accesorias legales y costas.

La Sra. Juez Liliana N. Barrionuevo, dijo:

A fin de mesurar la pena a imponer a Luis

Rolando Palavecino, debería acaso enmarcar las acciones

delictivas que cumplió respecto de los señores Fiorante,

Rodríguez, Duque y los agentes San José Menestrina,

Griño, Peña y Lezcano, como ejecutadas dentro de un

estado de alarma que le llevó a esgrimir y por lo tanto

amedrentar tanto a sus vecinos cuanto a la dotación

policial con el arma que empleara al momento de intentar

ultimar a Olga del Rosario Díaz y a Esteban Palavecino,

estado este que disminuiría su comprensión y en tal

sentido llevaría a la imposición de una pena morigerada y

cercana a los mínimos que se establecen para las

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

conductas típicas por las que fuera condenado (?).

Concluyo que no debe atenuarse la punición.

Así lo entiendo, ya que como se ha sabido en el curso del

debate y a través de sus testimonios, los señores

Fiorante, Rodríguez y Duque, fueron vecinos que lo

acompañaron muchos en años en su estancia en el barrio,

que lo contuvieron en las circunstancias que rodearon su

separación con la señora Díaz.

Evidentemente en estos episodios en

estudio, solo medió en el ánimo del procesado su interés

de evadirse de la persecución policial. Recuérdese desde

este aspecto las palabras que pronunciara ante los

preventores “Dejenme” “Dejenme que me voy a matar” “a

sacar la vida”, dichas repetidamente.

El nocente buscó el logro de su huida desde

dos márgenes, al esgrimir la navaja amenazando a quienes

intentaban detenerlo y al constreñir esta actividad bajo

el ultimátum de quitarse la vida, aspecto que más allá de

sus palabras no llevó peligro alguno para su humanidad al

no presentar su cuerpo herida alguna, pese a la

insistencia que pusiera en este aviso, cuando

permanentemente los oficiales actuantes evidenciaron y

agotaron todas las instancias que el deber les llevó a

cumplir.

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Valga recordar en este sentido, las

lesiones que recibieron el Oficial Peña y por el Ayudante

Lezcano, les fueron producidas por Palavecino en los

intentos de aquéllos para desarmarlo sin que éste

sufriera o se causara daño alguno, quedando entonces

demostrado la inexistencia por parte los policías

intervinientes de una actividad alarmante, que a su vez

guiara al encausado a suponer que se chocaba, al igual

que en el caso de sus vecinos, con contendientes,

provocadores o antes quienes podrían implicarle un

peligro para sí, porque remárquese que quienes en

principio intentaron impedir su fuga no portaban elemento

alguno y solo mostraron ser inofensivos adversarios a su

decisión de abandonar el lugar.

Obsérvese asimismo, la conciencia que de

sus actos conservaba Palavecino, que en el transcurso de

su evasión, tan luego cruzar un tramo de la avenida

General Paz, retrocedió en su derrotero al distinguir que

si la transponía se hallaría frente a un personal

policial que estaba allí ubicado, con su patrullero

estacionado, amén de adunarse a esta, reitero decisión

de escape, el cambio de vestimenta que realizó entre los

momentos de su primer ataque y los de su aprehensión.

Palavecino se ha mostrado en las

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

audiencias, en condiciones de apacibilidad, sin

altisonancias en sus actitudes, talante que contraría un

temperamento irascible y pronto a la exasperación, lo

opuesto a los actos por él cumplidos, más considero que

debe excluirse el interpretar que la pasividad es su

estado natural y que el nocente hubiera sufrido en esa

ocasión una perturbación emotiva que surgió a modo de

explosión por las vivencias acontecidas días anteriores.

Así lo evalúo, pues desde la experiencia de

lo observable en la vida cotidiana nadie decide ir a

comprar el pan, como lo aseveró la Defensa en el debate,

portando una navaja elemento este y debe resaltarse no

otro, con el que acometería contra la vida de la señora

Olga del Rosario Díaz y del hijo de ambos Esteban y

amenazaría a los restantes damnificados.

Se aúna a estas consideraciones los

detalles de maltrato y violencia brindados por la señora

Díaz, en los últimos años de su convivencia con el

procesado, tanto que ocasionaron que ella se retirara de

la vivienda que era de su propiedad.

Palavecino no recibió en los instantes

previos a sus actos una suma de estímulos inesperados que

condicionaran su vida en forma distinta a como

transcurría en esos tiempos, en los que sus vecinos le

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

habían provisto de un recinto donde vivir, proveyéndole

también de alimentos. Llevaba ya un período excluido del

domicilio conyugal, y había sido anoticiado con

anticipación del traslado y entrega de sus pertenencias,

evidentemente a un espacio acordado.

Es entonces, que va de suyo que el nocente

conocía a ciencia cierta el día y horario en que esta se

efectuaría y que en el ocasión estarían presentes la

señora Díaz y el hijo de ambos Esteban, y sus conocidos y

amigos de años.

¿Cuánto más decir para concluir que

Palavecino se hallaba preparado en su decisión y munido

del arma necesaria y apropiada para consumar su plan

criminal?

De los estudios que se le practicaran se

obtuvo que no estaba siquiera bajo los resabios de una

ingesta de alcohol o de drogas.

Las múltiples heridas que en los lugares,

y características provocó a la señora Olga del Rosario

Díaz, como así también la frase que le profiriera a su

descendiente “ahora te toca a vos hijo de puta” y “ahora

te clavo a vos” el plus en la vis de violencia, que solo

se vincula y muestra sin hesitación, la búsqueda con

vehemencia y sin solución de continuidad del reaseguro

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

del resultado, son un claro designio de muertes

anunciadas, solo interrumpido por la actitud de impedirlo

impuesta por el señor Fiorante.

El tiempo de recuperación de la víctima a

la sazón permaneció en estado de coma hasta el día 7 de

abril, permaneciendo internada terapia intensiva por más

de dos meses para luego sufrir una nueva internación por

otros tres meses, sufrir un by pass carótideo, que aún

conlleva su atención médica, fonoaudiología, salud

mental, y sobre diabetes muestra un extenso padecimiento.

Podrá surgir el interrogante del por qué no

tener en cuenta los 61 años del encausado, más sí atiendo

en la edad al sufrimiento físico de la damnificada y los

procesos y medicaciones que deberá llevar a cabo por

tiempo ignoto, el estado psicológico y siquiátrico

padecido y sus consecuencias, como el que penara su hijo

a raíz de lo vivido.

Finalmente y desde el aspecto del principio

de reinserción social y la obstaculización que para su

aplicación pareciera ser, atento la edad del procesado,

la pena que considero debe imponérsele, distingo que el

tratamiento penitenciario y sus distintas evoluciones

permitirán un cabal cumplimiento de ese paradigma.

En calidad de atenuante tengo en cuenta que

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

el procesado, no registra condenas anteriores.

Por lo expuesto que considero que la pena

de treinta y cuatro años de prisión impera adecuada por

ser autor responsable por los delitos por lo que media en

decisión unánime aquí impuesta.

Arts. 398 y 399 del C.P.P.N. y 40 y 41 del

Código Penal.

QUINTO: CÓMPUTO DE LA PENA

Luis Rolando Palavecino fue detenido el 24

de marzo de 2017 y permanece en dicha situación hasta el

presente, por lo que el vencimiento de la pena aquí

impuesta operará el VEINTITRÉS DE MARZO DE DOS MIL

TREINTA Y SIETE (23/03/2037) a las 24, pudiéndose hacer

efectiva su libertad a las 12 del citado día, en tanto

que la caducidad del registro de la sentencia operará de

pleno derecho el VEINTITRÉS DE MARZO DE DOS MIL CUARENTA

Y SIETE (23/03/2047).

SEXTO: HONORARIOS

Por entender que el condenado no cuenta con

los medios suficientes para abonar los honorarios

profesionales del señor Defensor Oficial, Dr. Ricardo

Richiello, no corresponde que éstos sean regulados.

Art.63 de la Ley 24.946.-

El señor juez Horacio E. Barberis, dijo:

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

Que adhiere en lo sustancial al voto del

juez Diego G. Barroetaveña.

La juez Liliana N. Barrionuevo, dijo:

Que adhiere en lo sustancial al voto del

juez Diego G. Barroetaveña, con la salvedad de su

disidencia parcial con relación al monto de la pena

impuesta por la mayoría del tribunal, por los motivos que

ya expuso.

En atención a ello y al mérito que ofrece

el correspondiente acuerdo, el Tribunal;

RESUELVE:

I.- CONDENAR, por unanimidad, a LUIS ROLANDO

PALAVECINO, cuyos demás datos personales obran

precedentemente, por ser autor penalmente responsable del

delito de homicidio agravado por haber sido cometido a su

ex pareja y por mediar violencia de género en grado de

tentativa (respecto de Olga del Rosario Díaz), homicidio

calificado por haber sido cometido contra un descendiente

en grado de tentativa (respecto de Esteban Palavecino),

amenazas coactivas con armas en tres ocasiones (respecto

de Rodolfo Fiorante, Néstor Rodríguez y Roberto Rojas

Duque) y resistencia a la autoridad en concurso ideal con

lesiones -hecho 1-; y amenazas coactivas -hecho 2-, todas

las conductas en concurso real entre sí, y por mayoría, a

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

la pena de VEINTE AÑOS DE PRISIÓN, accesorias legales, y

costas

Arts. 403, 530, 531 y 533 del Código

Procesal Penal de la Nación, y 5, 12, 29 inc. 3°, 40, 41,

42, 44, 45, 54, 55, 80, incs. 1° y 11°, 89, 149 bis

-segundo párrafo-, 149 ter, inc. 1° -en función de la

última parte del 149 bis- y 239, del Código Penal.

II.- NO REGULAR LOS HONORARIOS

profesionales del señor defensor oficial de Luis Rolando

Palavecino, abogado Ricardo Ricchiello, por entender que

el condenado no cuenta con los medios suficientes para

solventarlos.

Art.63 de la Ley 24.946.

Regístrese, y firme que sea la presente,

comuníquese a donde corresponda; agréguense los

incidentes que corren por cuerda modificándose su

foliatura, intímese al condenado para que pague la tasa

de justicia; y ARCHÍVESE LA CAUSA.-

Ante mí:

#29856097#195304949#20171218105613910
Poder Judicial de la Nación
TRIBUNAL ORAL EN LO CRIMINAL Y CORRECCIONAL NRO. 21 DE LA CAPITAL FEDERAL
CCC 17593/2017/TO1

///n Secretaría, a los 14 días del mes de diciembre de

2017, se procede a dar lectura de la resolución que

antecede, quedando las partes debidamente notificadas

(art. 400 CPPN). Conste.-

#29856097#195304949#20171218105613910