Você está na página 1de 7

PEDAGOGÍA Y ARTEFACTOS PEDAGÓGICOS.

Javier Fayad Sierra

1. En la perspectiva de la relación práctica pedagógica, saber pedagógico como se reconoce


el proceso que realizan las maestras y maestros en la construcción de artefactos
pedagógicos.

El artefacto es un objeto material que representa algo y concreta las posibilidades de un hacer con
ese objeto. Se reconoce como artefacto porque en el objeto concreto hay un realce de una técnica
particular y una función concreta del objeto. Podemos decir que cuando se dice artefacto se está
caracterizando una serie particular de objetos, se usa como termino para referirse a ciertos
aparatos o máquinas, donde prima no el objeto como tal sino sus opciones de uso: “todo aparato
es un artefacto pero no todo artefacto es un aparato”.El artefacto es una posibilidad de hacer
material una abstracción, una idea, al estilo de una representación que significa algo concreto, es
llevar a la práctica una imagen de algo. El mundo digital se construye en la interacción con
aparatos-artefactos, aquellos que en la interacción diaria imponen su programación, su propia
visión del mundo patente en su software y hardware.Es la materialización ‘interactuable’ de una
idea; por tanto, una idea está contenida en o conforma al artefacto. Cuando la idea se vuelve necia
se transforma en un aparato. Un aparato es un artefacto que juega por sus propias reglas, que
lucha por imponerse.

En general podemos retomar de Buitrago y Pinzón (2014, 50)1 que

“…los artefactos son aquellas expresiones de la tecnología que son de carácter


tridimensional, perceptibles por los sentidos y de manipulación humana en los cuales
tenemos: herramientas, instrumentos, utensilios, aparatos, dispositivos, instrumentos
y maquinas, entre otros, los cuales sirven para satisfacer una necesidad o deseo
teniendo en cuenta las funciones de dichos artefactos para los que fueron concebidos,
donde el artefacto se convierte en mediador en la relación de cada hombre y la
sociedad”.

En la relación pedagogía y saber pedagógico, como saber propio de los maestros, que les define un
estatuto especial de saber, que lleva a ser reconocido como una práctica de saber diferente de las
otras prácticas, como la del médico, del ingeniero, del administrador, del tecnólogo, del artista, del
arqueólogo, el maestro se coloca en la relación directa con la enseñanza y el aprendizaje,
siguiendo y construyendo ciertas relaciones formativas como son: el saber (relaciones discursivas);
la subjetividad (relaciones de los sujetos); la institución escolar (relaciones normativas y políticas)
y la práctica pedagógica (relaciones del hacer, en el contexto de la enseñanza aprendizaje).

La pedagogía se caracteriza por su dispersión como concepto, donde hay muchas opciones de
decir de qué trata, de tal manera que se confunde realmente el termino, se reconoce como una

1
Jhon Jairo Buitrago Daza y Jessica Katerin Pinzón Arias (2014). “Análisis de artefactos como estrategia
didáctica para el desarrollo decompetenciasde diseño en estudiantes con discapacidad visual adquirida”.
Trabajo de grado Universidad Pedagógica Nacional. Licenciatura en Diseño tecnológico. Pg. 50.

1
acción que produce procedimentalmente comportamientosque son bien reconocidos socialmente,
por eso se habla de comparendo pedagógico, pedagogía de la paz, pedagogía electoral, es vista
generalmente con un sentido de instrucciones a seguir con cierto tinte moralizante.

Consideramos que la pedagogía responde a un campo de relaciones sobre lo formativo y la


formación, incluye desde formas instruccionales, educativas, curriculares, didácticas de enseñanza
y de aprendizaje, donde la idea del hacer concreto, reconocido como la didáctica, es muy
importante. Llevar las cosas a pasos, momentos y procedimientos a seguir es necesario,
representando el hacer didáctico como tal. La pedagogía existe porque existen relaciones
formativas, curriculares, cognitivas, conceptuales, didácticas y de aprendizaje precisas, en medio
de unas relaciones espacio-tiempo, que ayudan a definir como son influidos los actores dela
relación pedagógica (maestros-estudiantes) por características subjetivas, sociales y culturales
muy particulares.

La pedagogía requiere hacer explícito una concepción que acompaña el hacer en sí de la práctica;
en términos del saber y práctica del maestro como formador, que se lleva a lo concreto por medio
de una serie de acciones distribuidas y organizadas en forma de teorías, fundamentos, técnicas,
prácticas, procesos, procedimientos, valores, mediadas entre alguien que enseña y alguien que
aprende y que especifica el campo propio del hacer del docente como tal.

El elemento diferencial de la pedagogía con respecto a los otros componentes del campono están
precisamente en el hacer de la práctica, están en la concepción del saber, en la forma como se
asume ciertos epistemes particulares con que se realiza la práctica pedagógica como tal. Desde la
perspectiva de las ciencias sociales estas concepciones son de tipo conductual, funcional,
estructural, fenomenológica y crítica. Es gracias a estas concepciones, que son ubicaciones,
lugares, formas, percepciones,que se logra ampliar las posibilidades del sentido e intención
pedagógica que acompaña ala misma práctica. Entonces, ese saber no es el saber por el saber, no
es del orden de las ideas, es del sentido y la intención pedagógica como tal; que permite desde esa
capacidad que se concrete y extienda el campo de relaciones formativas, que llevan a lo real
posible un proyecto formativo que se define por su sentido e intención pedagógica como tal.

Estas relaciones entre concepciones, sentidos e intenciones afectan la posibilidad de las opciones
del pensar; el pensar no es un racionalismo previo, depende de la concepción, sentido e intención
con que se hace el acto pedagógico; se busca como pasar de lo complicado a la complejidad, pasar
de un pensamiento categorial (jerárquico, rango, posicionado) a un pensamiento estructural
(constitutivo, ordenado, orgánico) a un pensamiento alegórico (simbólico, figurado, imaginario).Se
pretende que desde el acto pedagógico, ubicado en una de las posibles concepciones, se pueda
mover tanto el estudiante como el maestro, en las posibles variabilidades de estos tres
pensamientos; por ejemplo lo conductual-funcional está más cerca de lo categorial; mientras que
lo funcional-estructural está más cerca de lo estructural y lo fenomenológico-critico está más
cerca de lo alegórico.

La forma como el maestro decide “ubicarse” para hacer su práctica, desde una relación de saber
mediada por una concepción particular, recrea más que el hacer como tal, hace visible el sentido y
2
la intención pedagógica que le pone a la práctica misma. No es una práctica por la práctica, es una
práctica con un sentido y una intención pedagógica concreta.

Al proponerse un artefacto que representa esa práctica, el mismo artefacto más que un objeto
como tal, representa una manera de llevar a la práctica ese sentido e intención pedagógica. Por
ejemplo, el Orbis pictus u Orbis sensualium pictus (El mundo en imágenes) es publicado por Juan
Amos Comenioen 1654, posterior a su obra “Didáctica Magna”. El “Orbis pictus”se lo considera el
primer libro ilustrado para niños.Abarca una amplia gama de temas de ciencias
naturales y sociales.2 Es decir que desde Comenius, es necesario para la relación enseñanza
aprendizaje de un artefacto, que nos permite hacer material la relación entre imagen, texto,
sentido e intención quedispone en formas distintas las opciones pedagógicas.

Aquí cabe la pregunta: ¿Cuantos artefactos pedagógicos se han creado desde entonces y cuantos
artefactos pedagógicos creamos cada uno de nosotros como maestros en nuestra labor
pedagógica?. El artefacto en pedagogía está relacionado con esa posible variabilidad o diversidad
de sentidos e intenciones de la relación saber pedagógico y práctica pedagógica. Dicho de otra
manera más explícita: cuando solo se sabe un saber disciplinar de un área en el mundo escolar,
las opciones de sentido e intención pedagógica se limitan más; pero cuando hay una disposición a
relacionar y ampliar la construcción y aplicación de esos sentidos e intenciones lo pedagógico se
amplía. Porque el artefacto pedagógico está referido al “mundo de la vida” antes que a la
disciplina como tal; todo el tiempo usamos recurso didácticos desde la lógica separada de enseñar
asignaturas disciplinares, pero no necesariamente estos objetos de apoyo son artefactos
pedagógicos, volviendo a la lógica diferencial entre el objeto y el artefacto pedagógico: “Todo
aparato es un artefacto pero no todo artefacto es un aparato”.

2. El arte-facto pedagógico,está más allá, del material didáctico que se dispone en forma
de objeto de enseñanza aprendizaje.

Convencionalmente se asume que el artefacto pedagógico es el material didáctico o el recurso


didáctico con que cuenta el maestro para hacer su labor; en cada área de saber se parte de una
especialización sobre los objetos, recursos didácticos, que permiten llevar a cabo el proceso de
enseñanza aprendizaje, donde se asume que hay una diferencia explicita entre método y saber de
cada área o asignatura; por ejemplo, la física cuenta con sus modelos y técnicas de enseñanza por
experimentación; la educación física sus prácticas deportivas; las humanidades el uso de la
literatura, el cine, el arte; las ciencias naturales la naturaleza y lo ambiental como tal; las ciencias
sociales las relaciones de poder como experiencia espacio-temporal; cada disciplina-área-saber
hace explicito con que objetos se enseña y se aprende según sus prácticas de saber.

Contemporáneamente las condiciones del conocimiento se miden y se definen a priori y cada


docente debe seguir unos estándares, competencias, que son medidos y medibles, cuantificables
para poder hacer comparaciones entre estados y distribuciones del saber y del conocimiento
como tal. Se habla entonces de calidad, según si se cumple con esas distribuciones y mediciones,
en términos de resultados esperados y a quienes cumplen con su medida más alta se le premia. La

2
Tomado de Wikipedia.

3
evaluación como medición que requiere ciertas formas y objetos que se definen
internacionalmente.

Estas formas de hacer del docente vuelven más complicada la práctica del maestro, distantes de la
complejidad; se convierte en un hacedor de mediciones, logros, metas y resultados, pero no son
prácticas que movilicen los sentidos e intenciones pedagógicas, propias de la formación y del saber
y la práctica pedagógica que dispone el estatuto de saber del maestro. Se pasa de las prácticas
formativas como tal del maestro a las prácticas de administración de la docencia por indicadores
del docente.

Para que el artefacto sea pedagógico requiere de una serie de referencias y de relacionesque
llevan a una condición de complejidad el sentido y la intención humana como tal; que amplíen los
intereses en valores diferenciales y mejoren los deseos de conocer y reconocer el papel de la
enseñanza-aprendizaje en la transformación y mejoramiento del “mundo de la vida”. Cuando el
sentido y la intención es satisfacer pruebas estándar de mediciones preconcebidas para cumplir
metas ya definidas lo pedagógico como tal desaparece.

Los artefactos como forma pedagógica recogen maneras diferenciales de ampliar las posibilidades
relacionales, no es solamente un texto guía, un taller, un laboratorio, una experimentación, una
práctica, un material didáctico como tal o un recurso didáctico; se trata de una serie de artefactos
que se disponen en diferentes espacios-tiempo y que movilizan diversas opciones de aprendizaje.
Son artefactos diseñados para una población, un sentir y una opción particular de trabajo
colaborativo, que moviliza los sentidos e intenciones. No es un material didáctico que se convierte
en fijo, permanente y repetitivo de generación en generación de parte del docente. Es la
capacidad de diseñar y modificar lo ya diseñado, al encontrarse con otros-nuevos- distintos
intereses y formas de hacer, es decir que a medida que cambia la relación con los estudiantes, los
sentidos e intenciones se modifican. Cursos estáticos con el mismo guion y los mismos materiales,
momentos, ejercicios no es parte de la posibilidad de una pedagogía formativa comprensiva que
involucra al estudiante y al maestro.

Cada práctica pedagógica es situada en un contexto y condiciones diferenciales, no se trata de


repetir lo mismo como conocimiento universal, se trata de problematizar desde lo contextual y
cultural para problematizar el llamado universal del conocimiento; pero al mismo tiempo se
pretende reconocer didácticamente diferentes ubicaciones, sentidos y formas de operar, aunque
el contenido teórico puede que no se modifique, si cambian las relaciones (las más fáciles ocurren
en el modelo conductual funcional del conocimiento donde se queda más en lo categorial)

En el maestro existen repertorios lingüísticos diferentes y formas comunicativas que permiten


ampliar los sentidos y las intenciones pedagógicas, de eso se trata: que los artefactos son
representaciones de complejidad (diferente de complejización), de esos repertorios de los
maestros que ayudan a que el conocimiento no se repita y no se estanque. Por eso una cosa es el
uso de los artefactos pedagógicos y otra cosa es el uso de los objetos didácticos como tal. La
repetición y la producción de series de estudiantes y series de conocimientos aprobados y
homogéneos no es el sentido y la intención pedagógica; esa parte de medir y homogeneizar, es
solamente parte del cumplir el rol conductual-funcional de la escuela como estructura de saber
poder, en el sentido del disciplinamiento que permite hacer evidente los límites de la libertad,
limitando la voluntad de saber cómo saber poder.

4
El maestro y el estudiante le dan sentidos diferentes y significaciones distintas al uso del artefacto
pedagógico, las formas diferentes de usar el artefacto mejora las opciones de significación en el
proceso formativo. Esto significa que está de por medio un sentido estético, una “estética de la
vida”, que como dice Katya Mandoki:

“Cada vez que un sujeto este prendado sensiblemente de un objeto, sea artístico como
un cuadro de caballete o una canción popular, natural como un paisaje rocoso o
selvático, y cotidiano como una maceta de geranios o un buen vino al igual que la
elocuencia o presencia de una persona, estamos hablando de una experiencia
estética. Este término del "prendamiento" se proyecta metafóricamente al ámbito de
lo estético desde la experiencia concreta del crío al prendarse del pezón de la madre.
El prendamiento estético puede ocurrir por medio del oído -que se agudiza más que
cualquier otro sentido en el momento de prendarnos a la música- o por la vista, el
olfato, el gusto o el tacto, o varios a la vez en cada caso…El término de
"prendamiento", en cambio, trae asociadas connotaciones de fascinación, seducción,
nutrición y apetencia, más afines al fenómeno que nos ocupa”.3

El artefacto pedagógico entra en esa relación de la “estética de la vida”, en términos de mostrar


manifestaciones de cambios y ampliación de las relaciones de conocimiento, junto a las
modificaciones de los sentidos, ir más allá de la referencia de lo real de los cinco sentidos y ampliar
el campo perceptivo, creativo, de imaginación, produciendo una forma de persuasión y ampliación
de los registros de sentidos e intenciones pedagógicas, donde no es solo lo que seve, se toca, se
siente, se escucha, se huele, pasando al plano de lo que amplía las formas y repertorios de cada
persona en la relación con el artefacto pedagógico. Poder ampliar los registros léxicos, acústicos,
quinésicos, icónicos, dramáticos, cinéticos, tónicos, pulsos, en términos de ampliar las
posibilidades estéticas de cada sujeto, como lo plantea Mandoki.

El arte-facto pedagógico está relacionado con los planos desde donde los sujetos se movilizan
donde es importante el plano epistémico (la concepción), el plano emocional (el sentir), el plano
creativo (el imaginar), el plano didáctico (el relacional), que todos afectan una común-unidad, un
contexto, un hacer situado y que necesariamente son relativos al sentido e intención pedagógica
con que se le acompañe; este arte-facto puede ser la idea de un “objeto” como “cosa” material,
pero en la realidad formativa de la pedagogía va mucho más allá de la intención del sujeto-objeto-
materia, porque se concreta en la visión de arquetipo, origen, cosmovisión, sentido cultural.

3. ¿Podemos hacer una relación entre artefacto pedagógico con el artefacto del museo?.

Manuel Franco Avellaneda nos da a entender que los objetos de museo son una opción de
aparatos que representan historias y situaciones, pero que en el momento que esos objetos de
museo entran en relaciones interactivas, para el conocimiento, ampliación de información y
capacidad recreativa de las personas se pasa del objeto de museo al artefacto de museo que esta

3
Katya Mandoki (2001). “Análisis paralelo en la poética y la prosaica; un modelo de estética aplicada”.
Universidad Autónoma Metropolitana, México. En: Revista Ahistesis, No. 34.

5
mediado por la capacidad y el repertorio interactivo.4Aunque está hablando más de los museos de
ciencia y su relación posible con la expectativa de conocimientos acumulados, de todas maneras
nos plantea que:

“…en las décadas de 1990 y 2000 los museos vivieron una fuerte expansión, que se
caracterizó por escenarios cercanos al entretenimiento hasta el punto de reconocerse
como eduteiment (educación y entretenimiento). Esto tiene relación con el llamado
movimiento de los centros de ciencia (science center movement) que configuró una
industria y propagó los museos por todo el mundo bajo las premisas “nosotros
queremos algo como esto para nuestra ciudad/país”, que después pasó a ser:
“nosotros queremos algo basado en esas ideas pero adaptada a nuestra realidad”
(Beetleston, Johnson, Quin & White, 1998)”.(Franco, 2013; 101)

El papel del museo y sus formas de implementar sus contenidos en formas interactivas y creativas,
se construye a partir de presentar y organizar formas concretas de identificación y comprensión
de problemas de interés para los contextos sociales, donde se busca por medio de la exposición y
su forma interactiva resolver estos problemas del medio. Entonces lo que está en juego en el
museo no es sólo el objeto de museo, sino el artefacto que se funda por medio de un guion que
explica una situación problema o e interés de conocimiento.

En el contexto del museo se establecen dos relaciones, una con el objeto de museo como
artefacto por medio del proceso interactivo que se propone para relacionarse con dicho objeto, el
segundo es el escenario que se crea para que esa interacción produzca el efecto de intervenir
problemas del contexto, de interés. Entonces una cosa es lo que el objeto dice y otra cosa es el
efecto que se produce alrededor de la presentación de dicho objeto. En ese proceso de
intervención el objeto de museo pasa a ser artefacto. Esa intención y sentido con que se ve o se
representa el objeto de museo, que ya es un artefacto, está la relación con lo pedagógico. El
sentido e intención de poner a hablar el objeto de museo lo hace parte de un artefacto
pedagógico.

Parece ser que sobre la idea convencional de museo hay todo un debate, la crítica al mueso
quieto, inmóvil, que no habla, es una problematización permanente sobre el papel del mueso
como espacio formativo; entonces más que el objeto está en juego el artefacto que se pone a
hablar e interactuar con el público que visita el museo. Entonces el cómo habla, que dice y hasta
donde, y el escenario interactivo que se produce en torno del artefacto del museo es que esta la
relación con el artefacto pedagógico. Martí Peran, en el artículo “Esto no es un museo. Artefactos
portátiles y espacio social”,5 plantea el debate sobre la movilidad del museo y de sus artefactos, en
términos de la propuesta de museos portátiles, plantea la importancia de las modificaciones

4
Manuel Franco Avellaneda (2013). “Museos, artefactos y sociedad: ¿Cómo se configura su dimensión
educativa?”. Revista Universitas Humanistica, No. 76. julio-diciembre de 2013 pp 97-123. Universidad
Javeriana, Bogotá.
5
Martí Peran (2013). “Esto no es un museo. Artefactos portátiles y espacio social”. Revista de Estudios
Globales y Arte Contemporáneo, Vol. 1, Núm. 1, 2013, 111-119. Universidad de Barcelona. Barcelona.

6
institucionales al modelo clásico de museo, donde se instalan objetos que son artefactos que
hablan y tiene que hablar, pero que lo que está en juego es el cómo se ponen a hablar; ese sentido
de hablar, relacionar, que dice y a quien dice y cómo dice, para producir efectos es el sentido e
intención que hemos definido como característica del artefacto pedagógico. Pero esa relación
pedagógica del artefacto del museo depende de cómo afecta el mundo de la vida de quien
interactúa con el artefacto y con el museo. Que volvemos a la idea diferencial entre el artefacto
didáctico o del recurso didáctico, que está presente y se usa, donde lo que conforma la diferencia
es su capacidad de convertir las situaciones en relaciones otras.

David Sayid Fayad Londoño al respecto dela pregunta nos provoca diciendo:

El museo nacional era panóptico y el museo de la merced claustro. Si hablamos de


aparatos como herramientas de un dispositivo, ahí está el albergue del aparataje
museal colombiano, la prisión, el claustro y el aula (por buscar palabras con parecido
a jaula) tres ramas del dispositivo disciplinario. Ahora; qué artefactos museales son los
que buscamos. ¿Estamos hablando de obras, de muestras, de fichas técnicas y textos
curatoriales, de visitas guiadas y panfletos de diseño ‘pedagógico’? O estamos
hablando de cámaras de circuito cerrado, cajas de alta seguridad y cordones de
perímetro, así como en la colección botero, rayos láser con un pitido ensordecedor a la
mínima proximidad, O estamos hablando del aire acondicionado (¿La ‘Dotación para
museos…’ de Elias Heim?), las sillas restauradas, el mueble de la recepción y la
evidencia bien ejecutada del edificio original. Los artefactos del museo. Y el museo
como artefacto.6

Para el autor, artista que recrea el artefacto en el museo pesa la intención de separar el objeto
como cosa del objeto como artefacto, que tiene un repertorio pero que no tiene por qué ser
convertido en un dispositivo pedagógico, y requiere más que ese artefacto de museo hable y
exprese lo que conoce, ha visto y vivido, que además quiere transmitirlo a las nuevas otras
generaciones. El artista, autor, quiere que se escuche esa voz sin recrear redes de sentimientos y
afectaciones intencionadas para una formación pre establecida; pero esto es un debate que
queremos dejar abierto, ya que desconozco mucho del sentido del museo como tal.

6
David Sayid Fayad Londoño. Maestro de artes, comentarios que comparte sobre este texto.