Você está na página 1de 18

PROCESO DE ENFERMERÍA

DATOS REFERENCIALES
Nombre y apellidos: Marcelino QuecañaGarcia
Edad: 39 años
Sexo: Masculino
Fecha de nacimiento: 02/06/73
Estado civil: viudo
Ocupación: Cooperativista
Grado de instrucción: Primaria
Procedencia: Quineprovincia Inquisivi Del departamento de La
paz
Residencia actual: siglo xx bustillo del departamento de
Potosí
Idioma: Castellano y quechua
Religión: Cristiano
Servicio: Cirugía Varones
Nº de cama: Nº2

MOTIVO DE CONSULTA:
El motivo de consulta es por el dolor abdominal.

PROBLEMA ACTUAL:

Paciente de 39 años de edad con cuadro de evolución de más o menos


de 2 días, caracterizado por dolor espasmódico a nivel del
epigastrio, hipocondrio derecho, alza térmica y dolor a nivel del
mesogastrio sin modificaciones motivo por el cual se decide su
internación, vómitos en tres oportunidades.

DIAGNOSTICO MEDICO

 Abdomen agudo.
 Apendicitis aguda.
ANTECEDENTES PATOLÓGICOS

Fuma en ocasiones y bebe en ocasiones especiales.

ANTECEDENTES PERSONALES

- Etapa fisiológica.- Durante su niñez si enfermo recibió todas


sus vacunas.
- Etapa patológico.- Las enfermedades prenatales de su infancia
es IRAS y EDAS.

ANTECEDENTES FAMILIARES

- Padre fallecido no sabe el motivo.


- Madre fallecida no recuerda el motivo.
- Hijos aparentemente sanos 1 mujeres y 2 hombres, 3 hijos
nacidos por parto normal 1 hija por cesárea.

EXAMEN FÍSICO GENERAL

Actitud.- Paciente se encuentra en posición en posicióncubito


dorsal.

Constitución.- Normo tipo.

Mucosa.- Normo hidratadas y normo coloreadas.

EXAMEN FÍSICO

Cabeza: Normo cefálico no se palpan depresiones ni protrusiones.

Cabellos: Color negros en una cantidad moderada con una buena


implantación con un regular higiene.

Frente: Amplio con surcos transversales sin presencia de lesiones.

Cejas:Simétricas de color negro bien implantados en moderada


cantidad.
Ojos: Simétricos de color negro foto reactivas.

Nariz: Rectilíneo con fosas nasales permeables.

Boca: Mediana normo coloreada e hidratadas.

Lengua:Normoglosica hidratada con higiene regular.

Pabellones auriculares: Normo implantadas con buena higiene.

Cuello: cilíndrico sin presencia de adenopatías.

Tórax:Simétrico con movimientos de respiración.

Pulmones:Murmullo vesicular conservado en ambos campos pulmonares.

Abdomen: Blando depresible a la palpación dolorosa en el cuadrante


flanco derecho.

Genitourinario: No explorado.

Miembros superiores:Movimiento de flexión y extensión con


movilización conservaday con tono muscular conservado.

Miembros inferiore: Movimiento de flexión y extensión con


movilización conservado y con tono muscular conservado.

EXAMEN NEUROLÓGICO
Capacidad de comunicación se comunican con facilidad es
colaborativo con el tratamiento y con el personal de salud.
Modalidad: Activa.
Orientación: Paciente orientado en tiempo, espacio y persona.
Estado emocional: Paciente en un mal estado por problemas de salud
y lo economico.
Transtrono audio visual: Ninguno.
Mano dominante: Derecha.
DESCRIPCION DEL DX MEDICO
DIFINICION
Apendicitis es la inflamación del apéndice, ubicado en el ciego,
que es la porción donde comienza el intestino grueso. Normalmente
los casos de apendicitis requieren de un procedimiento quirúrgico
llamado apendicectomía bien por laparoscopia o laparotomía que no
es más que la extirpación del apéndice inflamado. El tratamiento
siempre es quirúrgico. En casos sin tratamiento, el índice de
morbimortalidad es elevado, principalmente debido a complicaciones
como la peritonitis y el shock séptico (véase: síndrome de
respuesta inflamatoria sistémica - SIRS),en particular cuando el
apéndice inflamado se rompe. La mortalidad asociada al proceso es
baja salvo cuando aparece perforación libre y peritonitis asociada
a shock séptico.

Etiología
La principal teoría de la fisiopatología de la apendicitis, basado
en evidencias experimentales apunta hacia un taponamiento de la luz
del apéndice por una hiperplasia linfoidea, mostrando como uno de
las primeras causas; la segunda es el taponamiento del apéndice por
un apendicolito. Las infecciones (Ascarislumbricoides,
Enterobiusvermicularis o larva de Taenia) pueden también ocluir la
luz del apéndice —la presencia de semillas es muy raro— lo cual
causa una obstrucción con aumento de la presión por la producción
de mucosidad propia del órgano. Rara vez ocurre obstrucción del
apéndice por razón de un tumor. El aumento progresivo de la presión
intraapendicular va ocluyendo la luz del órgano y por presión
externa resulta en trombosis y oclusión primero los capilares
linfáticos, luego los venosos y al final, los arteriales,
conduciendo a isquemia que evoluciona a gangrena, necrosis y
posteriormente a perforación. La perforación conduce a una
peritonitis y esta aumenta el riesgo de mortalidad del paciente.
Esta ruta de progresión de la enfermedad se interrumpe con el
tratamiento quirúrgico y muy rara vez se recupera espontáneamente.

Las bacterias intestinales se escapan a través de las paredes del


apéndice, se forma pus dentro y alrededor del apéndice y el
resultado de una ruptura de este tipo es una peritonitis, que puede
conllevar a una sepsis infecciosa y disfunción orgánica múltiple y,
eventualmente la muerte. Entre los agentes que causan bloqueo del
apéndice se encuentran cuerpos extraños, trauma físico, gusanos
intestinales y linfadenitis. El bloqueo por acumulación de heces,
llamado fecaloma, ha causado interés reciente en investigadores
como agente etiológico de la apendicitis. La incidencia de
fecalomas es mayor en países desarrollados que en países en
desarrollo, frecuentemente asociado a las apendicitis complicadas.
Los apendicolitos y fecalomas aparecen en el apéndice probablemente
debido a una retención fecal en el colon derecho y una prolongación
en el tiempo del tránsito fecal por esa región.

Sin embargo, dicha obstrucción de la luz como factor patógeno se


identifica sólo en 30 a 40% de los casos. En la mayoría de los
casos, el acontecimiento inicial es la ulceración de la mucosa,
bien sea por etiología vírica o bacteriana como el caso del género
Yersinia.

También se ha sugerido que la estasis o parálisis total del flujo


fecal juega un papel en la apendicitis, pues se ha demostrado que
los pacientes con apendicitis aguda tienen un menor número de
movimientos intestinales por semana en comparación con la población
control.

Varios estudios ofrecen evidencias que una dieta baja en fibra


tiene importancia en la patogénesis de la apendicitis. Ello puede
ir asociado a un aumento en el reservorio fecal del colon derecho,
pues la carencia de fibra en la dieta aumenta el tiempo de tránsito
fecal.

Epidemiología
La apendicitis puede ocurrir a cualquier edad, aunque la incidencia
máxima de la apendicitis aguda se presenta con mayor frecuencia en
las personas entre 20 y 30 años,5 en el que, exceptuando las hernias
estranguladas, es la causa más frecuente de dolor abdominal intenso
y súbito y de cirugía abdominal de urgencias en muchos países. Es
también una causa importante de cirugías pediátricas, frecuente en
preescolares y escolares con cierto predominio en los varones y una
predisposición familiar.

La tasa de apendicectomía es aproximadamente 12% en hombres y 25%


en mujeres, en la población general las apendicectomías por una
apendicitis ocurren en 10 de cada 10.000 pacientes cada año y las
tasas de mortalidad son menores de 1 por 100.000 pacientes desde el
año 1970.

En el mundo, la incidencia de apendicitis es mucho menor en países


en vías de desarrollo, sobre todo en algunas partes de África y en
los grupos de menor nivel socioeconómico. A pesar de la aparición
de nuevas y mejoradas técnicas de diagnóstico, la apendicitis se
diagnostica erróneamente en un 15% de los casos y no se ha notado
una disminución en la tasa de ruptura de un apéndice inflamado
desde los años 1990.

La data epidemiológica ha demostrado que la diverticulitis y los


pólipos adenomatosis no se veían en comunidades libres de
apendicitis y que la aparición del cáncer de colon es
extremadamente rara en esas poblaciones. Caso contrario se ha visto
en pacientes con apendicitis, ocurriendo ésta como antecedente al
cáncer de colon y de recto.

Patogenia
La inflamación del apéndice produce, con el tiempo, una obstrucción
de la luz del órgano. Esa obstrucción conlleva a una acumulación de
las secreciones de la mucosa con aumento consecuente de la presión
intraluminal. De proceder el cuadro inflamatorio y obstructivo, se
comprimen las arterias y venas causando isquemia e invasión
bacteriana a la pared del apéndice con necrosis, gangrena y ruptura
si no se trata de inmediato.

Basado en esa secuencia de estadios evolutivos, el apéndice con


signos de inflamación leve se conoce como catarral o mucosa;
flegmonosa;"purulenta" pasando luego a gangrenosaperforandose
,pudiendo evolucionar a un abceso apendicular o un plaston
apendicular, o una etapa más grave la peritonitis aguda difusa.

Diagnóstico
El diagnóstico de la apendicitis se basa en la exploración física y
en la historia clínica, complementado con análisis de sangre, orina
y otras pruebas como las radiografías simples de abdomen, de pie y
en decúbito, ecografía abdominal y TAC abdominal simple entre
otros.

La exploración física se basa en la palpación abdominal. La


presentación de la apendicitis suele comenzar como un dolor
repentino localizado en la mitad inferior del región epigástrica o
región umbilical, caracterizado por ser un dolor de moderada
intensidad y constante que ocasionalmente se le superponen
calambres intermitentes. Luego desciende hasta localizarse en la
fosa ilíaca derecha, en un punto ubicado en la unión del tercio
externo con los dos tercios internos de una línea imaginaria entre
el ombligo y la espina ilíaca antero-superior, llamado Punto de
McBurney.
Signos diagnósticos

En el 75% de los casos existe la triada de Cope, que consiste en la


secuencia dolor abdominal (ya descrito), vómitos alimentarios y
febrícula. Los signos clásicos se localizan en la fosa ilíaca
derecha, en donde la pared abdominal se vuelve sensible a la
presión leve de una palpación superficial. Además, con la
descompresión brusca dolorosa del abdomen, un signo llamado Signo
del Rebote, se indica una reacción por irritación peritoneo
parietal. En los casos de que el apéndice esté ubicado detrás del
ciego, la presión profunda del cuadrante inferior derecho puede no
mostrar dolor, llamado apéndice silente. Ello se debe a que el
ciego, por estar distendido con gases, previene que la presión del
examinador llegue por completo al apéndice. Igualmente, si el
apéndice se ubica dentro de la pelvis, por lo general hay la
ausencia de rigidez abdominal. En tales casos, el tacto rectal
produce el dolor por compresión retrovesical. El toser puede
aumentar o producir dolor en el punto de McBurney (véase: signo de
Dunphy), el cual es la forma menos dolorosa de localizar un
apéndice inflamado. El dolor abdominal puede empeorar al caminar y
es posible que la persona prefiera quedarse quieta debido a que los
movimientos súbitos le causan dolor. Si la localización del
apéndice es retrocecal, la localización del dolor puede ser
atípica, ubicándose en hipocondrio derecho y flanco derecho; por
eso la importancia de usar otros métodos diagnósticos aparte de la
clínica del paciente, como la ecografía.

En los niños el diagnostico puede ser más difícil por la


irritabilidad del paciente y su falta de colaboración para el
examen físico, en estos casos el papel de la ecografía es muy
eficiente como medio diagnóstico de gabinete. En ocasiones en niños
con apendicitis de localización pélvica puede suceder una erección
peneana, debido a la irritación del peritoneo sobre la fascia de
Waldeyer ocasionando un estímulo parasimpático, dicho evento es
conocido como signo de Eros. Si la palpación del abdomen produce
una rigidez involuntaria, se debe sospechar una peritonitis, que es
una emergencia quirúrgica.

Signo de Rovsing

La palpación profunda de la fosa ilíaca izquierda puede producir


dolor en el lado opuesto, la fosa ilíaca derecha, lo cual
describiría un signo de Rovsing positivo, uno de los signos usados
en el diagnóstico de la apendicitis. La presión sobre el colon
descendente que se refleja en el cuadrante inferior derecho es
también una indicación de irritación del peritoneo. La presión en
la fosa ilíaca izquierda genera desplazamiento del gas en el marco
cólico en forma retrograda, y al llegar dicho gas al ciego se
produce dolor en la fosa ilíaca derecha. También se produce el
mismo fenómeno presionando sobre el epigastrio, conocido como signo
de Aaron o, si es en el hipocondrio derecho, Signo de Cheig.

Signo del Psoas

A menudo, el apéndice inflamado se ubica justo por encima del


llamado músculo psoas de modo que el paciente se acuesta con la
cadera derecha flexionada para aliviar el dolor causado por el foco
irritante sobre el músculo. El signo del psoas se confirma haciendo
que el paciente se acueste en decúbito supino mientras que el
examinador lentamente flexione el muslo derecho, haciendo que el
psoas se contraiga. La prueba es positiva si el movimiento le causa
dolor al paciente. Aunque este signo también llamado signo de Cope
se presenta en casos de absceso del psoas.

Signo del obturador

Similar al signo del psoas, el apéndice inflamado puede estar en


contacto con el músculo obturador, localizado en la pelvis,
causando irritación del mismo. El signo del obturador se demuestra
haciendo que el paciente flexione y rote la cadera hacia la línea
media del cuerpo mientras se mantiene en posición acostada boca-
arriba, o posición supina. La prueba es positiva si la maniobra le
causa dolor al paciente, en especial en el hipogastrio.

Estudios de Laboratorio y Gabinete

El hemograma con recuento diferencial muestra una leve leucocitosis


(10.000–18.000/mm) con predominio de neutrófilos en pacientes con
apendicitis aguda no complicada. Los conteos de glóbulos blancos
mayores de 18.000/mm aumentan la posibilidad de una apendicitis
perforada. El examen de orina es útil para descartar una infección
urinaria, pues en la apendicitis aguda, una muestra de orina tomada
por sonda vesical no se caracteriza por bacteriuria o bacterias en
la orina.

La radiografía de abdomen debe ser tomada en casos de abdomen agudo


y, aunque no son relevantes para el diagnóstico de apendicitis, son
útiles para descartar otras patologías, como la obstrucción
intestinal o un cálculo ureteral. Ocasionalmente, sobre todo en
niños, el radiólogo experimentado puede notar un fecalito
radioopaco en la fosa ilíaca derecha, sugestivo de una apendicitis.

Las ecografías y las ecografías-Doppler también ofrecen información


útil para detectar la apendicitis, pero en una cantidad nada
despreciable de casos (alrededor del 15%), especialmente en
aquellos en un estado inicial sin líquido libre intraabdominal, una
ultrasonografía de la región de la fosa ilíaca puede no revelar
nada anormal a pesar de haber apendicitis. A menudo, en una imagen
ecográfica puede distinguirse lo que es apendicitis de otras
enfermedades con signos y síntomas muy similares como por ejemplo
la inflamación de los ganglios linfáticos cercanos al apéndice. En
situaciones donde hay una TAC (Tomografía axial computarizada)
disponible, es el método preferido. Una TAC correctamente realizada
tiene una tasa de detección (sensibilidad) por encima del 95%.).Lo
que se busca en una TAC es la falta de contraste en el apéndice y
signos de engrosamiento de la pared del apéndice, normalmente >6mm
en un corte transversal; también pueden haber evidencias de
inflamación regional la llamada "grasa desflecada".Lasecografías
son especialmente útiles para valorar las causas ginecológicas del
dolor abdominal derecho inferior en mujeres puesto que la TAC no es
el método ideal para estas circunstancias.

Diagnóstico diferencial

La precisión diagnóstica de la apendicitis suele ser entre el 75-


80% basado en los criterios clínicos. Cuando se erra, las
alteraciones más frecuentes encontradas en la operación son, en
orden de frecuencia, la linfadenitis mesentérica, ausencia de
enfermedad orgánica, enfermedad inflamatoria pélvica aguda, rotura
de folículo ovárico o cuerpo amarillo y gastroenteritis aguda.

En la infancia:

 Gastroenteritis, adenitis mesentérica, divertículo de Meckel,


invaginación intestinal, púrpura de Schönlein-Henoch, neumonía
lobar o linfangiomaintraabdominal.

En adultos:

 Enteritis regional, cólico nefrítico, úlcera péptica


perforada, torsión testicular, pancreatitis, hematoma de la
vaina del músculo recto mayor del abdomen, enfermedad
inflamatoria pélvica, embarazo ectópico, endometriosis,
torsión o ruptura de un quiste ovárico, piocolecisto.

En ancianos:

 Diverticulitis, obstrucción intestinal, cáncer de colon,


isquemia mesentérica, aneurisma de aorta con fuga.
Tratamiento
Una vez diagnosticada la apendicitis aguda, el paciente debe
recibir tratamiento médico y quirúrgico. El manejo médico se hace
con hidratación del paciente; aplicación de antibióticos adecuados—
como la cefuroxima o el metronidazol—y analgésicos. La cirugía se
conoce con el nombre de apendicectomía y consiste en hacer una
incisión en la fosa ilíaca derecha o laparotomía según la gravedad
del paciente y extirpar el apéndice afectado, así mismo drenar el
líquido infectado, y lavar la cavidad con solución salina. No se ha
demostrado que la irrigación de la cavidad abdominal con
antibióticos sea ventajosa durante o después de la apendicectomía.
No se acostumbra la colocación de drenajes durante la operación. En
marzo de 2008, una paciente femenina tuvo su apéndice extraída por
vía vaginal guiado por endoscopia, la primera vez que dicha
maniobra se reporta oficialmente.

Es importante que si la apendicitis no se atiende a tiempo puede


perforarse el apéndice y de esta manera causar peritonitis, un
padecimiento que exige más cuidados que la apendicitis y que es muy
grave. A su vez, la peritonititis puede llevar a la muerte del
paciente por una complicación llamada septicemia, por lo que es
importante llamar al médico en cuanto se presente cualquier tipo de
dolor abdominal agudo (súbito) que dure más de 6 horas (un
indicativo probable de apendicitis). Cuanto más temprano sea el
diagnóstico, mayores serán las probabilidades de recibir una
atención médica adecuada, un mejor pronóstico, menores molestias y
un periodo de convalecencia más corto.

De acuerdo con estudios de metaanálisis que comparaban la


laparoscopia con incisiones abiertas, parecen demostrar que la
laparoscopia es más ventajosa, en especial en la prevención de
infecciones posoperatorias, aunque la incidencia de
abscesosintraabdominales era mayor. La laparoscopia puede que sea
especialmente ventajosa para un subgrupo de pacientes que son
obesos, del sexo femenino y atletas.

Se debate el hecho de que la apendectomía de emergencia (en menos


de 6 horas de hospitalización) reduce o no el riesgo de
perforaciones o complicaciones en comparación con la apendectomía
de urgencia, que tiende a esperar más de 6 horas. En un estudio, no
se encontró diferencias significativas en la cantidad de
perforaciones en los dos grupos estudiados. Igualmente, no se
observaron diferencias en la aparición de otras complicaciones,
como los abscesos hepáticos. Ese mismo estudio sugiere que el
comenzar con antibioticoterapia y retardando la apendectomía en
casos de pacientes que llegan al hospital de noche, para el día
siguiente, no aumenta el riesgo de perforación u otras
complicaciones.

Pronóstico
La mayoría de los pacientes con apendicitis se recuperan con
facilidad después del tratamiento quirúrgico, sin embargo, pueden
ocurrir complicaciones si se demora el tratamiento. La recuperación
depende de la edad y condición de salud del paciente y otras
circunstancias, como las complicaciones y el consumo de licor,
entre otras. Por lo general la recuperación después de una
apendectomía tarda entre 10 y 28 días y en niños alrededor de los
10 años, puede tardar hasta 3 semanas.

La posibilidad de una peritonitis pone en peligro la vida del


paciente, por ello la conducta frente a una apendicitis es la de
una evaluación rápida y un tratamiento sin demoras. La apendicitis
clásica responde rápidamente a una apendectomía, aunque en algunas
ocasiones se resuelve espontaneamente. Aún permanece en debate si
hay ventajas en una apendectomía electiva en estos pacientes para
prevenir un episodio recurrente. La apendicitis atípica, es decir,
aquella asociada a un apéndice supurativo o purulento, es más
difícil de diagnosticar y es la que con más frecuencia causa
complicaciones, aún si la operación quirúrgica ocurre con rapidez.

La mortalidad y las complicaciones severas, aunque infrecuentes,


ocurren especialmente si se acompaña con peritonitis, si esta
persiste o si la enfermedad toma su curso sin tratamiento. Una de
las complicaciones poco frecuentes de una apendectomía ocurre
cuando queda tejido remanente inflamado después de una apendectomía
incompleta.
Bibliografia: Internet Wikipedia enciclopedia libre,20/10/12

INDICACIONES MÉDICAS DE INGRESO:

1. N.P.O.
2. Control de signos vitales por tuno.
3. Solución Fisiológica 1000ml PMV.
4. Hemograma completo.
Grupo sanguíneo.
Química sanguínea.
Reacción de Vidal.
Examen general de orina.
5. Valoración por cirugía.
6. Rx abdomen simple.
7. Comunicar cambios.
NOTA POS OPERATORIO:
Dx: Apendicitis Aguda

INDICACION MEDINA 18/10/12

1. Dieta hídrica.
2. Sol. Fisiológica 1000ml p/8hrs.
Sol. Dextrosa 10% 1000ml p/8hrs.
Sol. Fisiológica 1000ml p/8hrs.
3. Ciprofloxacina 200mg E.V. c/12hrs.
4. Metronidazol 500mg E.V. C/8 hrs.
5. Dipirona 1g E.V. C/8hrs.
6. Ranitidina 50mg E.V. C/12hrs.
7. Control de signos vitales por turno.

DESCRIPCIÓN FARMACOLÓGICA

- Sol. RINGER LACTATO: Solución isotópica reemplaza perdidade


fluido extracelular,deshidratación isotónica, depresión salina
acidosis metabólica ligera sustitución de electrolitos en
quemaduras. No en pacientescondeshidrataciónhipertérmica,
hiperhidratación, alcalosis, insuficiencia renal y hepática.
- RANITIDINA: Produce disminución de la secreción gástrica donde
existe hipersecreción gástrica sin que afecte la secreción
pancreática disminuyendo el volumen del ácido clorhídrico
bloqueando la histamina a los receptores de H2, en ulceras
duodenal, gástrica.
- Dipirona: Antipirético, analgésico, actúa sobre los termos
reguladores del hipotálamo produciendo un inmediato descenso
de la T° y a la vez aliviando dolores indicado en fiebre 1
cefalea, herida post-quirúrgica, curacionesde herida
traumatológica(nogalina, analgesia).

VALORACIÓN DE ACUERDO A PATRONES DE GORDON

1.-PATRÓN DE PERCEPCIÓN DE LA SALUD

Paciente en regular estado general preocupado por su estado de


salud y por lo económico.

Diagnostico de Enfermería

Alteración en el patrón de percepción de la salud relacionado a la


intervención quirúrgica.

2.-PATRÓN DE ELIMINACIÓN

Paciente en relación a su eliminación su catarsis es 2 vez al día y


su diuresis tres veces al día de una característica normal.

Diagnostico de Enfermería

Patrón sin alteración.

4.- PATRÓN DE ACTIVIDADES DE EJERCICIO

Paciente se encuentra en posición decúbito dorsal con dolor a nivel


del abdomen al deambular.

Diagnostico de Enfermería

Dolor al deambulas relacionado a la herida quirúrgica.

5.- PATRÓN DE SUEÑO Y DESCANSO


Paciente con sueño superficial descansa 7 horas durante la noche
requiere de analgésicos para conciliar el sueño.

Diagnóstico de Enfermería

Alteración en el patrón de sueño y descanso relacionado al dolor en


la herida quirúrgica.

6.- PATRÓN DE COGNITIVO PERCEPTUAL

Paciente se encuentra consiente sin alteraciones, lucido orientado


en tiempo, espacio y persona.

Diagnostico de Enfermería

Patrón sin alterado

7.- PATRÓN DE AUTO CONCEPTO Y AUTO PERCEPCIÓN

Paciente se encuentra un poco preocupado por su patología pero es


colaborativa con el tratamiento, se cuenta con /él apoyo de su
familia, paciente se muestra esperanzado para mejorar.

Diagnostico de Enfermería

Patrón sin alterado

8.- PATRÓN DE RELACIÓN SOCIAL

Paciente es colaborativo, comunicativo y responde a todas las


preguntas que se le realizara.

Diagnostico de Enfermería

Patrón no alterado.

9.- PATRÓN DE SEXUALIDAD Y REPRODUCCIÓN

Paciente tiene 3 hijos.


Diagnostico de Enfermería

Patrón no alterado

10.-PATRÓN DE ACEPTACIÓN Y TOLERANCIA AL ESTRÉS

Paciente colaborativo, a momentos de ambula por la sala y cuenta


con apoyo de sus familiares.

Diagnostico de Enfermería

Patrón no alterado

11.- PATRÓN DE CREENCIAS Y VALORES

Paciente de religión catolico.

Diagnostico de Enfermería

Patrón no alterado

BIBLIOGRAFÍA

- CUIDADOS DE ENFERMERÍA DE NANDA


- INTERNET www.gogleeducaciónsalud.com
- MANUAL DE ENFERMERÍA. Páginas 400.401,402
PLAN DE CUIDADOS
Diagnóstico Objetivo Intervención Principio científico Evaluación
de enfermería de enferme-ría
Alteración Ayudar - Apoyo
en patrón de emocionalme psicológico. -La psicología estudia el Con todas las
percepción de nte - Orientar sobre comportamiento humano, intervenciones
la salud su problema gracias al apoyo realizadas se
relacionado a actual. psicológico el auto logra
la - Crear un estima sube. Y es fácil tranquilizar y
intervención ambiente de afrontar cualquier colabora con
quirúrgica confianza. problema. todas las

- Realizar intervenciones.

atención
preoperatorio.
- Indicar a los
familiares que
lo apoyen
emocionalmente
- Administración -
Alto riesgo -Evitar de - Una infección es la Se logra evitar
de infección posible antibioterapia invasión del organismo infección con
relacionado a infección - Menor por gérmenes patógenos todas las
rotura del manipulación que se reproducen y intervenciones
apéndice de la herida. multiplican, produciendo realizadas.
“herida - Realizar una una enfermedad por lesión
quirúrgica”. curación celular local, secreción
adecuada con de toxinas o reacción
material antígeno-anticuerpo en el
estéril. huésped. enfermedad
- Cubrir la zona producida por la invasión
de la herida del organismo por
con material gérmenes patógenos.
estéril.
- Fajar a nivel
del abdomen.
Mitigar el -Movilización - Es un signo mediante Paciente logra
-Dolor al
dolor asistida. al cual se manifiesta tranquilizarse
deambulas
-Ayudar en sus el organismo cuando con todas las
relacionado a
necesidades presenta una intervenciones
la herida
fisiológicas. alteración. realizadas y
quirúrgica.
-Indicar al deambula con leve
paciente que dolor.
no realice
movimientos
forzosos.
Administración
De
analgésicos.
Crear un
ambiente de
confianza.