Você está na página 1de 6

Templo de Queneto

Sitios Sacros
QUENETO

En la costa Norte de Perú entre los valles costeños de la


región La Libertad, se encuentra el productivo valle de Virú.
(Ubicado a 50 minutos de Trujillo en movilidad).

El valle toma la denominación del nombre del


río, el cual tiene aproximadamente 22,5 km. de longitud desde
su formación el cual desemboca en el océano Pacífico. Las
huellas de ese transitar versan también de una fecunda
existencia y la influencia de sus aguas en el rol social desde
las épocas prehispánicas.

En 1932, Larco dio cuenta del hallazgo del templo de Queneto,


detallando tambien la existencia de tres grandes y largas
rocas de mayor proporción tiradas en la entrada de dicha
quebrada.

Postuló que estos restos estuvieron verticalmente colocados;


se basó que en una de ellas aún mantenía su base fragmentada
de su forma originalmente y que habría caído producto del
acarreo aluvial.

Avanzando al interior de la quebrada se distinguen


restos de caminos, viviendas, petroglifos, cementerios, que
nos testifican que estos lares hoy desolados, tubieron una
actividad constante.

En la margen derecha del Río Virú al borde de la quebrada


pedregosa (Queneto) se reafirma con sus plazoletas
ceremoniales ubicandose en la parte estrecha de la misma
quebrada.

Rafael Larco la descubre en 1932, manifestaba: “aunque se


hallaron fragmentos de cerámica Tardía se supone que estas
plazoleta fueron construidas en tiempos remotos.

Los Reportes para este lugar son: Bennett, 1939, Larco


Hoyle1938, Disselhoff 1955, Horkeirmer 1944, Ishida 1960,
Kroeber, 1944, Muelle 1956, Willey,1953.

De la relación que hicieran los Agustinos cuando


pasaron a catequizar a los naturales de Huamachuco (1560)
manifestaron: “encontramos en esta región una especie de
menhires y betilos cuya relación de que en cada pueblo había
una huaca o idolo la cual adoraban y tenían por ojo del pueblo
y a la cual rendían culto para que los cuide sus (chacaras)
con son su estancia y le dan chicha, sanco y cuyes para ser
fiesta”.

Cristóbal de Albornos aseguraba que 300 (adoratorios) fueron


quitados por dichos padres entre ellas algunas conocidas como
:”Yanac guanca, Quispiguanca, esta última manifestaban que
andaba vestida y era guaca principal de los indios Caxamalcas
del Ayllu Cuyosmango”.
Entre otros nombres, se suman los existentes
en los documentos de compra de terrenos (archivo Regional de
la Libertad) ubicada en 1590, folio 124 a favor de doña
Florencia de Mora; en el documento se detalla sobre la
existencia de una piedra hincada a manera de “moxon” de dos
estados de alto la cual los naturales de aquella época
llamaban “Uncuycapac”, otros la conocían como “Noncopoc”.

Aún faltan profundizar mayores estudios al respecto siendo un


desafío a los futuros investigadores de la actual generación y
aquellos que se están formando.
D.C.B.

Queneto – Cuenca del Rio Virú


Arte Rupestre
QUENETO
CUENCA DEL RIO VIRU

El valle de Virú se encuentra al sur del valle de Moche y


dista aproximadamente unos 80 kilometros de la ciudad de
Trujillo.

En la parte media de este productivo valle se encuentra la


quebrada de Queneto, en cuyo interior, permanecen evidencias
de restos líticos ubicadas en cinco zonas conteniendo grabados
con similitud en en la técnica de su elaboración.

El procedimiento empleado en la elaboración de estos grabados,


fue la técnica de fricción sin alterar la superficie de la
roca, aprovechandose las caras planas de las moles del lugar,
en cuyos lados se plasmo diseños con grabados diversos y cuyas
representaciones nos manifiestan formas zoomorfa, antropomorfa
y geométricas. Estas unidades están asociadas a caminos y
pequeñas construcciones circulares.

Los primeros comentarios de estas evidencias son mencionadas


por Rafael Larco en 1934, luego Bennett y otros
investigadores.

La peculiar manifestación abstracta elaboradas en los lados


planos de las rocas presenta una coloración de una pátina
rojiza que cubre toda la superficie, las muestras fotográfica
pertenecen al conjunto de petroglifos más cercanos al templo
de Queneto; en cuyo lado Oeste se divisa un viejo camino que
conduce a estos lugares tambien hay otros caminos menores que
conducen a otras zonas más altas.
Representación ornitoforma : A la cual hemos bautizado con el
nombre de “El Picaflor”.
Este grabado elaborado con la técnica del raspado superficial,
su diseño obedece a las concepciones que el hombre logro
adquirir de la naturaleza y convivio en armonia con ella. La
ave cumplio una función trasendental dentro de la
superestructura social siendo ampliamente representada tanto
en la cerámica, hueso, piedra y otros elementos que fueron
dejados por el hombre en diversas etapas.

Grabado realizado con gran realismo


primitivo.
El grabado se encuentra plasmado sobre una gran roca plana de
aproximadamente casi dos metros de largo a la vez esta al
igual que los diversos restos líticos van presentando una
coloración rojiza por el sol.

Elaborada por el procedimiento de raspado ligero este al igual


que los grabados de la misma zona presentan diversos temas,
empleandose la técnica del raspado ligero.

Estos Petroglifos ubicados en las cercanias del templo de


Queneto, dista aproximadamente 5 minutos con orientación Nor
Oeste en la parte más estrecha de la quebrada.

Textos: Daniel Castillo Benitez

Interesses relacionados