Você está na página 1de 15

Universidad Nacional Abierta

Rectorado
Dirección de Investigaciones y Postgrado
Coordinación - Centro Local Lara

ALGUNAS BASES TEÓRICAS DE LA EDUCACIÓN ABIERTA


Y A DISTANCIA Y LA ATENCIÓN AL ADULTO EN
SITUACIÓN DE APRENDIZAJE

JOSÉ RAFAEL GRIMÁN MORALES

Barquisimeto, Febrero 2018


ALGUNAS BASES TEÓRICAS DE LA EDUCACIÓN
ABIERTA Y A DISTANCIA Y LA ATENCIÓN AL
ADULTO EN SITUACIÓN DE APRENDIZAJE

José Rafael Grimán Morales

Resumen. El interés por el desarrollo de bases teóricas para la educación


abierta y a distancia, es de reciente data. Son varios los expertos que entre las
décadas de los 70 y 90 expresaron preocupación por la existencia de bases
teóricas débiles, recreadas por ensayo y error y porque no existía una teoría
única unificadora de la educación a distancia La teoría permite explicar los
procesos de la educación a distancia y la interrelación entre sus componentes,
sirve de base a la toma de decisiones y se constituye en una garantía de calidad.

Palabras clave: Educación abierta y a distancia, Teorías, Adulto en situación


de aprendizaje.

1 Introducción.
El estudio de las teorías de la educación a distancia permite la comprensión de esta
modalidad, sienta las bases conceptuales para el estudio más profundo que coadyuve
al desarrollo de nuevos conocimientos que contribuyan a la solución de diferentes
problemáticas presentadas en la práctica docente en entornos de educación a
distancia.

Este trabajo es un modesto intento de aproximarse al estudio de algunas teorías de


la educación a distancia, presentado los aportes de algunos de los más destacados
expertos en la materia desde un punto de vista descriptivo y analítico. Se realizó el
análisis de: la teoría de independencia y autonomía, la teoría de interacción y
comunicación, el aprendizaje colaborativo, la Andragogía dirigida a la atención del
adulto en situación de aprendizaje y la teoría unificadora propuesta por García (2011),
la cual ha denominado Diálogo Didáctico Mediado.

2 ¿Qué es la Educación Abierta y a Distancia?


Los cambios sociales históricos, el desarrollo tecnológico, los cambios políticos
dirigidos a la búsqueda de la supresión de privilegios de las élites y a la inclusión de
las clases más desfavorecidas al derecho a la educación, así como también el
crecimiento desde la década de los años sesenta del siglo XX, de la necesidad y la
demanda de oportunidades de educación por personas adultas, que por razones de
crecimiento personal, desarrollo y actualización profesional y para ser más
competitivos y competentes en su desempeño profesional y laboral; han sido los
principales motivos impulsores de la creación, crecimiento y evolución de la
Educación Abierta y a Distancia.
Son numerosos los expertos en Educación Abierta y a Distancia, que han escrito
una gran cantidad de páginas, para dar su aporte al marco conceptual de esta
modalidad educativa, a fin de responder a la pregunta ¿Qué es la Educación Abierta y
Distancia?. Sin tener la intención de realizar una lista exhaustiva de definiciones, a
continuación se presentan algunos conceptos de esta modalidad y se intentará obtener
de ellos una definición integral de la misma.

Según Simonson (2006) [1], la pregunta en cuestión, es más fácil de hacer que de
responder, indicando que hay diferentes razones por las cuales se hace difícil
responderla, entre las cuales destaca primero que el término distancia tiene muchos
significados, porque se puede entender como distancia geográfica, distancia temporal
e incluso es posible considerarla como distancia intelectual. En segundo lugar señala
que el término educación a distancia se ha aplicado a numerosos y distintos
programas que dan servicio a una multitud de estudiantes utilizando una gran
variedad de medios. En tercer lugar indica que los cambios rápidos en la tecnología se
constituyen en un gran reto para las formas tradicionales en las que se define la
educación a distancia. Con respecto a la dificultad para definir el término educación a
distancia, McKenzie y otros (1979) citado en García (1987) [2], afirman que este
término “es una expresión imprecisa a la que se pueden atribuir y de hecho se
atribuyen, muy diversos sentidos” (p.1). Sin embargo, Simonson (2006) presenta una
definición unificadora de la educación abierta y a distancia, planteando que: “La
educación a distancia se define como: educación formal, basada en una institución en
la que el grupo de aprendizaje se separa y en la que se utilizan sistemas de
telecomunicaciones interactivos para conectar a estudiantes, recursos e instructores.”
(p.17)

Simonson (2006) [1], llegó a esta definición luego de análisis de un grupo de


definiciones de educación a distancia, hechas desde diferentes perspectivas y durante
varios años.

Para Rudolf Manfred Delling citado en Simonson (2006),

la educación a distancia es una actividad planificada y sistemática que


incluye la elección, preparación y presentación didácticas de los materiales de
aprendizaje y la supervisión y el apoyo del aprendizaje del estudiante que se
consigue salvando la distancia física entre el estudiante y el profesor mediante,
como mínimo, un medio técnico apropiado.

Para Hilary Perraton (1988) citada en Simonson (2006), “la educación a distancia
es un proceso educativo en el que una persona ofrece una parte significativa de la
enseñanza sin compartir el mismo espacio y/o el mismo tiempo que el alumno.”(p.18)

Según la Oficina de Investigación y Mejoras Educativas del Departamento de


Educación de Estados Unidos citada por Simonson (2006), la educación a distancia
se define como la aplicación de telecomunicaciones y dispositivos electrónicos que
permiten a los estudiantes recibir instrucción que se origina en un lugar distante.
Grenville Rumble (1989) citado por Simonson (2006), ofreció la siguiente
definición integrando cuatro componentes de la educación a distancia:

En cualquier proceso de educación a distancia es necesario que haya: un


profesor, uno o más estudiantes; un curso o currículum que el profesor es capaz
de enseñar y el estudiante está intentando aprender; y un contrato, implícito o
explícito, entre el estudiante y el profesor o la institución que ha contratado al
profesor que reconoce los papeles respectivos de enseñanza-aprendizaje.

De manera similar, García (1987) [2], realizó una revisión un poco más exhaustiva
de más de diez definiciones de educación a distancia, de reconocidos especialistas
como Miguel Casas, Gustavo Cirigliano, José García Llamas, Víctor Guédez, Borge
Holmberg, Desmond Keegan, entre otros. Analizando estos aportes determinó los
principales componentes y características de la educación abierta y a distancia, de los
cuales desarrolló la definición siguiente:

Es un sistema tecnológico de comunicación masiva y bidireccional que


sustituye la interacción personal en el aula del profesor y del alumno como
medio preferente de enseñanza, por la acción sistemática de diversos recursos
didácticos y el apoyo de una organización tutorial que propician el aprendizaje
autónomo de los estudiantes. (García, 1987, p.8)

Algunos autores hacen distinción entre educación abierta, educación a distancia y


educación en línea. La educación abierta es a distancia por la no contigüidad entre
profesores y alumnos, ni en espacio, ni en tiempo, pero no se tiene la restricción de
cumplir un calendario institucional para satisfacer el contrato de las materias, de esta
manera el alumno aprende y cursa las materias a su propio ritmo. La educación
abierta usa el internet para sus cursos y se puede decir que es en línea pero también
otras instituciones de educación abierta utilizan el correo postal y el correo privado
para enviar los materiales educativos a los estudiantes. (es.wikipedia.org, 2017) [3]

2.1 Principales características de la Educación Abierta y a Distancia.

La característica distintiva de la educación a distancia, es precisamente la


separación en espacio y tiempo entre el profesor y los estudiantes, por lo cual la
interacción entre estos actores, es mediada a través de medios tecnológicos de
información y comunicación. La educación a distancia se constituye así, en un
sistema tecnológico de comunicación masiva y multidireccional, que utiliza como
herramienta las Tecnologías de la información y comunicación (TICs), para facilitar
la interacción entre profesor y estudiantes, entre estudiantes y materiales y entre
estudiante y estudiantes. Favoreciendo la autonomía, la flexibilidad, la accesibilidad y
la independencia en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Existe una institución tutora, que es la responsable de la administración, el diseño


instruccional, la enseñanza, la evaluación tanto del proceso enseñanza-aprendizaje de
los estudiantes, como de todo el proceso llevado a cabo dentro de la institución.
Se aplican tecnologías de enseñanza y aprendizaje actualizados, centrados en el
estudiante como ser autónomo que gestiona con autodisciplina las actividades y
tiempos de su proceso de aprendizaje. También estas nuevas metodologías y teorías
de educación guían al cambio en el rol del docente, transformándolo en un tutor y
facilitador del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Se emplea un proceso centralizado, bajo un enfoque industrializado, donde unos


pocos producen masivamente para muchos, de una manera planificada y sistemática,
para la elección, preparación, producción y distribución de materiales didácticos y
también para la supervisión y el apoyo del aprendizaje del estudiante.

2.2 Definición de Educación Abierta y a Distancia.

Es una modalidad de educación formal proporcionada por una institución rectora


que provee educación a personas que por diversas razones no pueden acceder a un
sistema de educación formal presencial, por medio del uso de las Tecnologías de la
Información y la comunicación que permiten la interacción de los estudiantes con el
material instruccional, con el profesor y con su pares, los otros estudiantes y
apoyándose en nuevas metodologías y técnicas de enseñanza y aprendizaje centradas
en el estudiante, facilitando el aprendizaje autónomo e independiente, la flexibilidad
en el aprovechamiento del tiempo y la accesibilidad a la educación a los adultos y a
las clases menos favorecidas y excluidas.

3. Algunas bases teóricas de la Educación Abierta y a Distancia.


El interés por el desarrollo de bases teóricas para la educación abierta y a
distancia, es de reciente data. Son varios los expertos que entre las décadas de los 70 y
90 expresaron preocupación por la existencia de bases teóricas débiles, recreadas por
ensayo y error y porque no existía una teoría única unificadora de la educación a
distancia, destacando “la necesidad de describir y definir el campo de la educación a
distancia, discriminar entre sus diversos componentes e identificar los elementos
críticos de las numerosas formas distintas de enseñar y aprender a distancia.” (García,
2011, p. 255) [4].

La teoría permite explicar los procesos de la educación a distancia y la


interrelación entre sus componentes, sirve de base a la toma de decisiones y se
constituye en una garantía de calidad “ante tanta ocurrencia tecnológica o experiencia
educativa llevada a cabo sin la mínima consistencia teórica” (García, 2011, p. 255)
[4]. Así mismo García (2011) citando a Garrison (2000) y a Moore (1980) plantea
que “la teoría es esencial para entender y comunicar el propósito, los métodos y
objetivos de un campo de práctica a la vez que configuradora de un conjunto de
principios ordenados para dirigir la práctica” (p. 256).

Según García (1989) citado en García (2011), se hace necesaria la generación de


una Teoría de educación a distancia, la cual define como “la construcción científica
que consiste en la sistematización de las leyes, ideas, principios y normas, con objeto
de describir, explicar, comprender y predecir el fenómeno educativo en la modalidad
a distancia y regular la intervención pedagógica en este ámbito” (p. 256).

En este trabajo se realizó el análisis de varias teorías de la educación a distancia.


En este análisis se incluyó, la teoría de independencia y autonomía, la teoría de
interacción y comunicación, el aprendizaje colaborativo, la Andragogía dirigida a la
atención del adulto en situación de aprendizaje y la teoría unificadora propuesta por
García (2011), la cual ha denominado Diálogo Didáctico Mediado.

3.1 Teoría de la independencia y autonomía.

Rudolf Manfred Delling concibió la educación a distancia como un sistema de


múltiples dimensiones integrando procesos de aprendizaje y procesos de
comunicación, minimizando la dimensión educación, casi desapareciendo la función
docente y reduciendo el papel de la institución a ser proveedora de ayuda y de
materiales didácticos. Esto se verifica cuando se enlistan las ocho dimensiones que
según su criterio conforma el sistema, como lo son: 1) El que aprende, 2) La sociedad,
3) La institución que ayuda, 4) Objetivos de aprendizaje, 5) Los contenidos a ser
aprendidos, 6) Los resultados del aprendizaje, 7) distancia, 8) el medio de
comunicación.

El proceso de comunicación lo considera bidireccional, dándole primordial


importancia a la retroalimentación. En este particular describe la educación a
distancia como una oportunidad dialógica artificial de aprendizaje, en la cual la
distancia entre el aprendiz y la institución ayudante es cubierta a través de un medio
de comunicación artificial. (Keegan, D.) [5]

En relación al aprendiz, Delling sobre exagera sus capacidades de aprendizaje


independiente y autonomía, y lo coloca como un ser excepcional que no necesita
interactuar con otros, ni con el docente, ni con sus pares. Delling sostiene lo anterior
apoyándose en que la mayoría de los aprendices son adultos y según él, estos no
aceptan la relación convencional de docente-alumno. (Stojanovic, 1994). [6]

Charles A. Wedemeyer describió la educación a distancia a nivel universitario por


medio del término estudio independiente, definiendo el aprendizaje independiente
como el aprendizaje que cambia la conducta por medio de actividades realizadas por
los estudiantes en espacio y tiempo diferentes a los de un ambiente convencional de
aprendizaje, siendo guiados por un docente, pero sin depender totalmente de él, y
donde los estudiantes aceptan el grado de libertad y asumen la responsabilidad en el
inicio y el desarrollo de actividades que conducen al aprendizaje. (Keegan, D.) [5].

Según Wedemeyer, cada individuo es desde un principio, antes de cursar el


prescolar, un aprendiz independiente y gracias al éxito en este aprendizaje
independiente inicial se vuelve un ser habilitado para sobrevivir. Es luego, cuando
ingresa a la escuela de típica formación grupal y elitista, que se vuelve un aprendiz
dependiente, cuyos objetivos, actividades, recompensas y castigos son decididos por
las políticas y prácticas de un grupo de docentes “siempre presentes”. (Keegan, D.)
[5] y (Stojanovic, 1994) [6].

El patrón de formación grupal dependiente, fue cambiando con devenir a lo largo


de la historia de un conjunto de adelantos y herramientas como la escritura, la
imprenta, la educación por correspondencia, el uso de las telecomunicaciones en la
enseñanza, y el desarrollo de filosofías democráticas e igualitarias y de la teoría del
aprendizaje programado. Todos estos desarrollos permitieron que las personas se
alejaran paulatinamente de las escuelas formales presenciales, resurgiendo el estudio
independiente, propio de la educación abierta y a distancia, como alternativa válida
para que estas personas pudieran continuar con su aprendizaje.

Según Keegan, D., Wedemeyer hizo un esfuerzo decidido para establecer el


término estudio independiente como el término general para el campo de la educación
abierta y a distancia, y lo definió como sigue:

El estudio independiente consiste en varias formas de enseñanza en las


cuales estudiantes y docentes llevan a cabo sus tareas esenciales
separados unos de otros, y comunicándose de múltiples maneras. Su
propósito es liberar al estudiante regular de los patrones de los salones
de clase, y darle a los estudiantes externos la oportunidad de continuar
aprendiendo en sus propios ambientes, y desarrollar en todos la
capacidad de auto-dirigir su aprendizaje (Stojanovic, 1994, p. 16) [6].

La estructura conceptual desarrollada por Wedemeyer, integra un conjunto de


características que debe tener el sistema educacional independiente que propone.
Debe operar donde quiera esté el estudiante. Debe aumentar en éste, la
responsabilidad por el aprendizaje. Libera al docente de su función de custodio para
que pueda realizar actividades más significativas. Ofrece más oportunidades de
formación y variedad de metodologías. Usa eficiente y efectivamente los medios y los
métodos. Rediseña cursos y adapta las oportunidades de formación a diferencias
individuales. Evalúa los resultados de aprendizaje, sin aumentar barreras en relación
al lugar de estudio, el ritmo del mismo, el método y la secuencia con la cual el
aprendiz estudia.

Wedemeyer propone romper las barreras espacio-tiempo separando la


planificación de la enseñanza de la planificación del aprendizaje, para lograr esto
plantea seis características que debe tener la educación a distancia, para que pueda
operar en cualquier lugar, aún sin la presencia del docente en el mismo espacio y
tiempo que el estudiante: 1) Estudiantes y docentes separados, 2) Proceso de
enseñanza y aprendizaje con materiales escritos y otros medios, 3) Enseñanza
individualizada, 4) Aprendizaje logrado por actividades del estudiante, 5) Aprendizaje
adecuado al ambiente del estudiante y 6) El estudiante es responsable de su progreso,
es libre para decidir cuándo comenzar y cuándo detener su aprendizaje, estableciendo
su propio ritmo. (Stojanovic, 1994) [6].
Michael Moore, planteó al principio de la década de los setenta, una teoría de
estudio independiente, por medio de un método de clasificación para los programas de
educación a distancia, centrando este método en dos variables de los programas
educativos, los cuales definió como la cantidad de autonomía del estudiante y la
distancia entre profesor y el estudiante.

Moore distingue dos elementos medibles que conforman la variable distancia, uno
es la provisión de comunicación bidireccional (diálogo) y el otro es el punto hasta el
cual un programa da respuesta a las necesidades del alumno individual (estructura).
(Simonson, 2006) [7]

Por otra parte Moore también analiza la autonomía del estudiante, clasificando los
programas de educación a distancia en autónomos y no autónomos. Los programas
autónomos son determinados por el estudiante y el nivel de autonomía del estudiante
con respecto al profesor es alto. En los programas no autónomos el rol activo lo
desempeña el profesor y el estudiante es más pasivo. (Simonson, 2006) [7]

La distancia entre el profesor y el estudiante impulsa al estudiante a aceptar un


grado alto de responsabilidad y a auto-dirigir el programa de aprendizaje. El
estudiante autónomo necesita poca ayuda del profesor, el cual cambia su rol de
dirigente y centro del proceso de enseñanza-aprendizaje, por el de un tutor y
facilitador. Destaca Simonson (2006) que algunos participantes adultos, sin embargo,
necesitan ayuda a la hora de formular sus objetivos de aprendizaje e identificar
fuentes de información y medir objetivos. [7]

3.2 Teoría de interacción y comunicación.

John A. Baath propuso y aplicó en los años setenta el concepto de la


comunicación de dos vías a la educación a distancia por correspondencia. Baath hizo
una importante contribución teórica y empírica al dirigir una parte de su investigación
a relacionar los modelos de educación modernos con la educación a distancia y al
establecer el concepto de comunicación en dos vías como característica principal que
define los sistemas de educación a distancia en la actualidad.

Baath estableció las funciones de la comunicación en dos vía en concordancia con


los modelos de enseñanzas. Para el modelo de control de conducta, evalúa logros y
nivel de entrada y emplea refuerzos. Para el modelo para instrucción escrita, aporta
ayudas al inicio de estudios. Para el modelo de organizadores avanzados, determina
conocimientos previos, estructura cognitiva y promueve la transferencia positiva a
cursos siguientes. Para el modelo de comunicación estructural, planifica la discusión
individual y los comentarios sobre las tareas. Para el modelo de descubrimiento,
provee la ayuda individual y el estímulo a descubrir conocimientos. Para el modelo de
facilitación del aprendizaje, el control de las tareas y el dialogo en forma individual.
Para el modelo general, activa la motivación, estimula el recuerdo, provee enseñanza,
orientación y retroalimentación (Stojanovic, 1994) [6].
En relación al control de tareas, Baath estudia la relación entre la frecuencia de
entregas de tareas durante el curso y la comunicación bidireccional correspondiente, a
esta relación la denominó densidad de sumisión. Plantea la sustitución de las tareas
asignadas por el tutor, por preguntas de autoevaluación. Introduce las tareas asignadas
por medio de un computador como parte de la comunicación en dos vías (Keegan, D.)
[5].

Baath le asigna un rol central al profesor, o mejor dicho, al que enseña, que puede
ser un grupo de profesores o también la institución. El que enseña es responsable de
casi todas las funciones que estableció Baath en concordancia con los modelos de
enseñanza, por lo cual es evidente que tal número de actividades es difícil que las
pueda llevar un solo individuo. El que enseña:

….no sólo debe corregir errores y evaluar los trabajos del estudiante,
sino que debe vincular los materiales con el aprendizaje de éste, al tratar
de relacionar este material con sus patrones de refuerzo previo
(Skinner); con sus actividades matemagénicas (Rothkopf); con sus
conocimientos y estructuras cognoscitivas previas (Ausubel); con su
comprensión previa de los conceptos básicos y principios del currículo
(Bruner); y establecer una buena relación personal con el que aprende
(Rogers). (Stojanovic, 1994, p. 36) [6].
Entre sus conclusiones Baath, plantea que los modelos de educación a distancia
con un control mayor del aprendizaje en relación a objetivos establecidos, tienden a
enfatizar en el material de enseñanza, más que en la comunicación entre docente y
estudiante. En cambio en los modelos con menos control del aprendizaje en relación a
los objetivos establecidos, tienden hacia una comunicación simultánea entre
estudiante y tutor, que puede ser cara a cara o por teléfono. (Stojanovic, 1994) [6].

Las numerosas publicaciones de Börje Holmberg, producto de más de treinta años


de investigación, reúnen una serie de rasgos característicos, entre los cuales hay una
amplia filosofía humanística que valora altamente al estudiante independiente y la
autonomía, una concentración temprana en la comunicación bidireccional en la
educación a distancia, un concepto emergente que considera la educación a distancia
como una conversación guiada didáctica, un enfoque evaluativo y analítico que
considera los medios no impresos y la provisión de sesiones comunicación cara a cara
como componentes de un sistema y una concentración en la asignación de tareas y su
importancia (Keegan, D.) [5].

El concepto conversación guiada didáctica permite explicar a la educación a


distancia porque relaciona la efectividad de la enseñanza con la comunicación
mediada real y simulada, con la evaluación del aprendizaje, que demuestran haber
alcanzado los estudiantes y con los sentimientos de pertenencia y cooperación de los
mismos.

Según Simonson (2006) [7], Holmberg apoya su concepto educación a distancia


como conversación guiada didáctica en un grupo de suposiciones:
1. El punto central de la enseñanza es la interacción entre el que enseña y el
estudiante. Esta interacción permite el intercambio real de preguntas respuestas y
argumentos y debe estar caracterizada por una relación personal y cordial. Así
mismo la interacción simulada entre el estudiante y el curso pre-producido hacen
que el estudiante considere diferentes ideas, enfoques y soluciones e interactúen
en general con un curso.
2. La implicación emocional en el estudio y los sentimientos de relación
personal entre el que enseña y el que aprende pudieran contribuir al placer de
aprender y éste a su vez apoya la motivación del estudiante, la cual es favorecida
también por la participación del estudiante en la toma de decisiones. Además una
motivación fuerte contribuye al aprendizaje.
3. La comunicación expresada en forma conversacional, caracterizada por un
tono personal y cordial, un acceso fácil al tema en los cursos pre-producidos, la
interacción simulada unidireccional entre el estudiante y los cursos pre-
producidos, así como también la comunicación didáctica bidireccional real entre el
que enseña y el que aprende, contribuye al placer de aprender y dan apoyo a la
motivación.
4. La efectividad de la enseñanza es evidenciada en la demostración por parte
del estudiante de que ha alcanzado el aprendizaje esperado.

Sir John Daniel propuso la definición de la educación a distancia por medio del
concepto de interacción e independencia. El sistema de educación a distancia está
conformado por la Institución-Docente y el estudiante individual que realiza
actividades de aprendizaje solo, que también realiza actividades, interactúa, comparte
saberes y socializa con el grupo de sus pares y por otra parte interactúa también con
los materiales didácticos y con los medios.

La institución-Docente aplicando los conceptos de interacción e independencia


diseña los cursos incluyendo actividades independientes tales como la lectura de un
texto, ver programas de T.V., realizar un experimento en casa, escribir un ensayo,
entre otras y también actividades interactivas tales como la discusión de una temática
por teléfono, hacer observaciones y comentarios de asignaciones, discusiones en
grupo, pasantías, chats, e-mails compartidos en grupo, entre otras.

El diseño y estructuración de los cursos debe tener en cuenta el balance entre las
proporciones de actividades independientes y de actividades interactivas, porque este
balance tiene repercusiones en la administración y la economía del sistema. Entre las
consideraciones a tener en cuenta para la elección del balance adecuado, se tienen: 1)
Las actividades independientes posibilitan la economía de escala. 2) El costo de las
actividades interactivas aumenta en proporción directa con el número de estudiantes.
3) Aumentar la proporción de actividades interactivas mejora la ejecución del
estudiante, pero eso tiene su costo adicional. 4) Los cursos no deben ser diseñados
para ser completamente independiente (Stojanovic, 1994).

Las actividades interactivas incluyen también la socialización y la


retroalimentación siendo esta última indispensable. La importancia de la socialización
en menor para adultos que estudian a medio tiempo y mayor para los estudiantes de
tiempo completo.

En relación a la independencia, Daniel presenta ideas algo opuestas a las ideas de


independencia y autonomía propuestas por Holmberg, Moore y Wedemeyer. Daniel
señala que mientras más libertad posea el estudiante, éste tiene menos probabilidad de
completar el curso. Además indica que en los sistemas de educación a distancia de
acuerdo al grado de libertad pueden ser positivos o negativos para propiciar el propio
ritmo de los estudiantes. También propone que se debe buscar un balance entre la
interacción y la independencia en la estructuración del sistema, y muestra como esto
afecta el ritmo de los estudiantes y las estructuras de costos. (Stojanovic, 1994).

3.3 El aprendizaje cooperativo / colaborativo.

El aprendizaje colaborativo es un método de enseñanza-aprendizaje centrado en el


estudiante, conformado por un grupo de técnicas de trabajo grupal de pequeños
grupos, por medio de las cuales los estudiantes trabajan de forma conjunta para el
logro de determinados objetivos, de manera tal que el éxito del grupo depende de la
contribución tanto individual como colectiva para que cada uno logre el aprendizaje.
El equipo necesita el conocimiento y el trabajo de todos los miembros. En esta
situación de aprendizaje la recompensa recibida por el alumno es equivalente a los
resultados obtenidos por el grupo.

Son varios los expertos que utilizan indistintamente el término aprendizaje


cooperativo por el término aprendizaje colaborativo. Pero otro sostiene que ambos
términos son diferentes y otros sostienen que son complementarios. La diferencia
básica está en el grado de estructuración previa de las técnicas de trabajo grupal
llevada a cabo por parte del docente, debido a que el aprendizaje cooperativo necesita
de mucha estructuración para la realización de la actividad mientras que el
aprendizaje colaborativo necesita de mucha más autonomía del grupo y muy poca
estructuración de la tarea por parte del profesor. (Servicio de Innovación Educativa
(UPM), 2008). [8]

Por medio del aprendizaje cooperativo se pueden alcanzar tanto objetivos de


aprendizaje referidos a los contenidos como también los orientados al desarrollo de
habilidades y destrezas interpersonales, tales como: la búsqueda, selección,
organización y valoración de la información. Comprensión profunda de conceptos
abstractos esenciales para la materia. Adaptación y aplicación de conocimientos a
situaciones reales. Resolución creativa de problemas. Resumir y sintetizar. Expresión
oral. Habilidades interpersonales: desempeño de roles (liderazgo, organizador, etc.) y
expresar acuerdos y desacuerdos, resolver conflictos, trabajar conjuntamente, mostrar
respeto. Organización y gestión personal tales como la planificación de los tiempos,
distribución de tareas. (Apodaca (2006) citado en Servicio de Innovación Educativa
(UPM), 2008).
Según Johnson, Johnson y Holubec (1999) citados en (Servicio de Innovación
Educativa (UPM), 2008) el aprendizaje cooperativo está conformado por cinco
elementos básicos:

 La interdependencia positiva: entendido como el sentimiento de necesidad


hacia el trabajo de los demás. Todos necesitan de todos para que todos logren los
objetivos de aprendizaje.
 La interacción “cara a cara” o simultánea: tienen que trabajar juntos, a fin
de compartir conocimientos, recursos, ayuda o apoyo, discutir sobre los distintos
puntos de vista, las técnicas para hacer frente a determinada actividad, explicar a
los demás lo que cada uno va aprendiendo, etc.
 La responsabilidad individual: cada miembro tiene que asumir la
responsabilidad individual de desarrollar la parte que le corresponde, terminar a
tiempo su trabajo y compartir sus hallazgos con los demás. Cada persona es, y
debe sentirse, responsable del resultado final del grupo.
 Las habilidades sociales: necesarias para el buen funcionamiento y armonía
del grupo, en lo referente al aprendizaje y también vinculadas a las relaciones
entre los miembros.
 La autoevaluación del grupo: Se promueve la participación de los
estudiantes, de forma guiada por el docente, para evaluar el proceso de aprendizaje
que ha seguido su grupo y así orientar la toma de decisiones para futuros trabajos
y para, que cada miembro, pueda llevar a cabo un análisis de la actuación que ha
desempeñado en el grupo.

3.4 La Andragogía.

Capitillo (2017) [9] considera la edad adulta como una etapa más del desarrollo
del ser humano que como las otras etapas, tiende al perfeccionamiento, que si bien no
se alcanza a plenitud, por pequeños logros se va acercando mediante un constante
esfuerzo personal. Así mismo define al adulto como una persona que responde por sí
mismo y por otras personas a su cargo, y es un ente productivo para la sociedad.

La Andragogía considerada por Malcolm Knowles como sinónimo de la


Educación de Adultos, es definida por el mismo Knowles como el arte y la ciencia de
la Educación de adultos, entendiéndose Andragogía como una forma de educación de
adultos (Kearsley, 2010 citado en Pappas, 2013)[10]. Castro (2017) [11] declara que
el término “Educación de adultos” debe entenderse como todas las actividades
organizadas por instituciones públicas y privadas dirigidas a lograr el desarrollo
educativo en pro del beneficio de los adultos.

Según Marquez (1998, citado en Capitillo, 2017) la Andragogía trata de


comprender al adulto como un ente psicológico, biológico y social, concibe al adulto
según su edad, y desde sus componentes biopsicosociales, donde se desarrollen el
autoaprendizaje, autoformación y la autorresponsabilidad.

La educación de adultos según Castro (2017) está orientada al logro de los


objetivos siguientes.
 Preparar al adulto, en conformidad con sus expectativas y conforme a la
demanda de la sociedad en relación a los estándares de competencia intelectual y
técnica.
 Capacitar al adulto en técnicas de análisis y solución de problemas, de
manera que comprenda el problema y participe activa y efectivamente en la
solución.
 Proponer y facilitar actividades dirigidas al desarrollo de actitudes y
comportamientos que contribuyan a la actualización permanente de conocimientos
y capacidades de los adultos.

3.5 Diálogo Didáctico Mediado.

García (2001) citado en García (2011) [4] entiende la educación a distancia como
un diálogo didáctico mediado entre la Institución-Docente y el estudiante, separados
en espacio y tiempo, y por medio de este diálogo el estudiante aprende de forma
independiente y también colaborativa. García (2011) hace énfasis en que este diálogo
debe un enfoque didáctico, o mejor dicho pedagógico y el término mediación implica
que este diálogo debe realizarse mediante diversos soportes tecnológicos.

Este diálogo educativo es en sí la práctica del docente, que sin perder la autoridad
que su papel exige, establece una relación personal cordial, respetuosa y de empatía
con el estudiante. Se establece una interacción bidireccional, qué más allá de que
sigue siendo en parte conducida por el docente, surge ahora la voz del estudiante, que
responde, que pregunta, que habla y así participa en su propio proceso de aprendizaje.

En las características presentadas por García (2011) y por sus propias palabras se
puede considerar el enfoque de Diálogo Didáctico Mediado, como un aporte teórico
integrador y global. Se nota además que este concepto es muy similar a la
conversación guiada didáctica de Börje Holmberg. Sin embargo García (2011)
integro aspectos importantes y positivos de las diferentes teorías de la educación a
distancia.

De la teoría de la industrialización de Peters rescató la necesidad de planificar


cuidadosamente todo el proceso de diseño, producción y distribución de materiales y
considerar que es la institución la que enseña.

De la teoría de la independencia deWedemeyer destaca el valor de este concepto


en cuanto al protagonismo del estudiante en lo relativo al gobierno de su tiempo y
espacio de estudio, así como en el propio control y dirección del proceso de
aprendizaje.

De la teoría de la distancia transaccional de Moore recoge la importancia del


diálogo docentes/institución, materiales y estudiantes y también el grado de
estructura que han de mostrar los diseños y producción de materiales.
La teoría de la conversación didáctica guiada de Holmberg, García (2011) la
aplicó a todo su planteamiento, tanto a través del diálogo simulado como del real,
siendo este último síncrono o asíncrono.

Conclusiones

La principal característica de la educación a distancia, es la separación en espacio


y tiempo entre el profesor y los estudiantes, por lo cual la interacción entre estos
actores, es mediada a través de medios tecnológicos de información y comunicación.

La Institución-Docente, tiene como tareas primordiales la administración, el


diseño instruccional, la enseñanza, la evaluación tanto del proceso enseñanza-
aprendizaje de los estudiantes, como de todo el proceso llevado a cabo dentro de la
institución. Se emplea un proceso centralizado, bajo un enfoque industrializado,
donde unos pocos producen masivamente para muchos, de una manera planificada y
sistemática, para la elección, preparación, producción y distribución de materiales
didácticos y también para la supervisión y el apoyo del aprendizaje del estudiante.

En el sistema de educación a distancia se aplican tecnologías de enseñanza y


aprendizaje actualizados, centrados en el estudiante como ser autónomo que gestiona
con autodisciplina las actividades y tiempos de su proceso de aprendizaje. También
estas nuevas metodologías y teorías de educación guían al cambio en el rol del
docente, transformándolo en un tutor y facilitador del proceso de enseñanza-
aprendizaje.

La Educación Abierta y a Distancia considera muy importante el diálogo


bidireccional, teniendo como indispensable la retroalimentación. Tiene en cuenta la
implicación emocional en el estudio y los sentimientos de relación personal cordial y
respetuosa entre el que enseña y el que aprende como factores que pueden contribuir
al placer de aprender, con el consecuente apoyo a la motivación del estudiante, siendo
también ésta favorecida por la participación del estudiante en la toma de decisiones.

La teoría del Diálogo Didáctico mediado representa un aporte teórico integrador y


global que selecciona las mejores características de las teorías clásicas de la
educación a distancia, teniendo una mayor influencia de la teoría de la conversación
guiada didáctica de Holmberg.
Referencias Bibliográficas

1. Simonson, M. (2006). Concepciones sobre la educación abierta y a distancia. En


Educación abierta y a distancia. Elena Barbera (Coord), Alexander Romiszowski, et
al. Barcelona. Editorial UOC.

2. García A., L (1987). Hacia una definición de Educación a Distancia. Boletín


informativo de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a distancia.
Abril. Año 4. Nº 18. 4pp.

3. es.wikipedia.org, (2017). Educación Abierta. Recuperado de:


https://es.wikipedia.org/wiki/Educación_abierta

4. García A., L (2011). Perspectivas teóricas de la educación a distancia y virtual.


Revista Española de Pedagogía. Año LXIX. Nº 249. P. 255-272.

5. Keegan, D. The Foundations of Distance Education. Recuperado de:


http://users.metu.edu.tr/hasank/ceit321/readings/keegan_theories_ch4.pdf

6. Stojanovic de Casas, L. (1994). Bases teóricas de la educación a distancia. Informe


de Investigaciones Educativas. Universidad Nacional Abierta. III. (1 y 2), 11 a 45.

7. Simonson, M. (2006). Teoría, investigación y educación a distancia. En Educación


abierta y a distancia. Elena Barbera (Coord); Alexander Romiszowski, et al.
Barcelona. Editorial UOC.

8. Servicio de Innovación Educativa (UPM), (2008). Aprendizaje Cooperativo.


Recuperado de http://innovacioneducativa.upm.es/guias/Aprendizaje_coop.pdf

9. Capitillo, J. (2017). Curso de iniciación. El adulto y sus características en situación


de aprendizaje.

10. Pappas, C. (2013, 9 de mayo). The Adult Learning Theory - Andragogy – of


Malcolm Knowles. elearning Industry. Recuperado de
https://elearningindustry.com/the-adult-learning-theory-andragogy-of-malcolm-
knowles.

11. Castro, M. (2017). Curso de iniciación. El adulto y su aprendizaje. Universidad


Nacional Abierta. Caracas. Venezuela.