Você está na página 1de 7

UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA

PUEBLA

HISTORIA ECONÓMICA DE MÉXICO

Ensayo: El Porfiriato. Integración del mercado y expansión económica, 1880-1913

Nombre del Docente: Enrique Cárdenas Sánchez

Alumna: Daylin Acosta Cuellar

Primavera 2018
El Porfiriato. Integración del mercado y expansión económica, 1880-1913

Factores que impulsaron e inhibieron el crecimiento económico

El Porfiriato es un periodo de estructuración e integración tanto política como económica de la nación


Mexicana, que desde sus orígenes había estado envuelta en una inestable organización y mal manejo de
los recursos, lo que impidió tener un crecimiento y estabilidad económicos.

A partir de la primera administración del General Porfirio Díaz se presenció una creciente paz social y
política, fruto de una transformación del marco legal y ejecución de leyes que venían ya desde la Reforma
con Benito Juárez, es en esta administración que muchos consideran que México como Estado nacional,
se consolida y da paso a lo que diversos autores llaman ´´modernización´´. Sin embargo, años más tarde
este periodo de la historia llegaría a ser cuestionado y finalizado por diversas actitudes de política social
en la Revolución Mexicana de 1910. (Cárdenas, 2015)

Para finales de 1780 el país ya había alcanzado un crecimiento económico considerable, que aunque un
tanto volátil, era elevado comparado con lo que se había crecido en poco más de 50 años atrás, a través de
la superación de barreras que habían impedido tener un mercado interno integrado, y obstáculos como
débiles finanzas públicas, y el desaprovechamiento de economías a escala a través de la inducción de
inversión extranjera y nacional. (Cárdenas, 2015)

En el siguiente escrito se pretende determinar cuáles factores impulsaron el desarrollo y crecimiento


económico durante el Porfiriato y cuales otros lo inhibieron o bien, lo frenaron o hicieron más lento. En
la primera parte se comienza por explicar aquellos factores o circunstancias que limitaron el desarrollo
económico, los que desde el punto de vista de este trabajo fueron los menos en comparación con los que
ayudaron a llegar una estabilidad durante este periodo de gobierno. Por lo que en la segunda parte se
presentan los aspectos específicos que promovieron e incentivaron una creciente situación económica.
Así bien, en la parte final de este trabajo se aporta la conclusión de lo que los factores ya mencionados
implicaron durante el Porfiriato, y se hace un balance sobre cuáles y por qué influyeron más durante esta
faceta de la historia económica Mexicana.
FACTORES LIMITANTES

Los factores que evitaron en crecimiento económico durante el Porfiriato pueden considerarse
principalmente de carácter internacional más que de carácter nacional, puesto que, lo que los indicadores
económicos de la época apuntan, es que los déficits o periodos de inestabilidad que se vivieron en México
fueron provocados principalmente por situaciones económicas externas a la nueva nación, ejemplos de
esto, fue la crisis de 1907 proveniente de Estados Unidos y que tuvo repercusiones en la depreciación de
la moneda provocando una inflación generalizada.

Sin embargo es necesario tomar en consideración que sí hubo aspectos de carácter nacional que en
determinado momento pudieron mermar la mejora de la situación económica de la época. Y estos se dieron
precisamente al inicio del periodo que se ha denominado Porfiriato, algunos de estos son el aislamiento
físico y económico de las regiones, pues sólo aquellas que estaban en costas o fronteras perfilaban para
poder tener crecimiento y desarrollarse, es comprensible que existiera aún esta fragmentación al inicio de
la época pues las vías de trasporte que más adelante ayudarían al crecimiento, no se dieron hasta años
después con el desarrollo del ferrocarril como se verá enseguida.

Además, la economía estaba limitada por falta de ahorro e infraestructura proveniente de poca actividad
económica y dificultades fiscales lo que se tradujo en escasez de transportes baratos y eficientes, situación
que se vio aún más afectada por la falta de ahorro interno.

Existía una precaria situación de infraestructura institucional y financiera, orden social y leyes modernas
que apoyaran el desarrollo, pues estaba iniciando apenas la reestructuración del país como una unidad y
además se tenía cargar con el peso de malas decisiones tanto políticas como económicas que venían desde
la colonia y que habían provocado un importante estancamiento.

Aunado a lo anterior, el sistema financiero tenia aún problemas estructurales que limitaron su contribución
positiva. El mismo desarrollo ferroviario tuvo un severo impacto en las finanzas públicas a partir de la
política subsidiaria para su construcción y la emisión de bonos gubernamentales.

Todos los aspectos anteriores son los que se han considerado, limitaron el crecimiento de la economía en
el periodo Porfiriano, sin embargo, cabe recalcar que éstos se dieron al inicio de la administración del
General Porfirio, y que como se verá en el apartado siguiente estos factores evolucionaron de forma
positiva durante los años que gobernó, con lo que logró llevar al país a una economía creciente y estable
a pesar de los altibajos que se vivieron durante el mismo gobierno.
FACTORES QUE PROMOVIERON EL CRECIMIENTO

Ahora bien, durante el mandato de Porfirio Díaz, México presenció un crecimiento económico muy
importante, gracias a los avances en tecnología, y capitalización de potencias económicas como lo fue
Inglaterra en la segunda mitas del siglo XIX, México se convirtió en un recipiente de inversión extranjera.

El PIB durante el Porfiriato tuvo importante crecimiento que fue provocado por variables
macroeconómicas como: la dinámica de inversión privada, principalmente extranjera, por una hacienda
pública expansionista, por medio del crédito nacional y extranjero, y así mismo por un sector exportados
muy dinámico.

La expansión minera por ejemplo, fue fundamental para los ingresos públicos y la expansión del comercio
internacional. No solo se seguía explotando minerales preciosos, sino que se optó también por el
aprovechamiento de los minerales ferrosos y no ferrosos, de los que su demanda había crecido
considerablemente por el desarrollo industrial y tecnológico. Este auge minero estuvo financiado
principalmente por capital extranjero.

Aunque son muchas los factores que permitieron a México desarrollarse económicamente, en este trabajo
se distinguen de manera general los siguientes: a) la implementación del ferrocarril así como la red
telegráfica y correo que influyeron en la integración del mercado interno y b) una política económica
expansiva y organizada así como la homogeneidad gubernamental del periodo.

A) La red ferroviaria, que se comenzó a implementar desde el gobierno de Manuel González (1880-1884)
y que terminó en 20,000 kilómetros de longitud en 1910 con Porfirio Díaz, integró estrechamente el
mercado interno. Según Joan H. Coatsworth un tercio de crecimiento de económico de la segunda mitad
del siglo XIX se debió a ahorros sociales consecuencia del abaratamiento de los costes de transporte y
carga. (Coatsworth, 1981)

Sandra Kuntz apunta que la vía ferroviaria estaba destinada a al mercada interno y que no solo fue un
beneficio colateral como se pensaba así mismo que el sistema tarifario del Porfiriato fue superior en
eficiencia al Juarista, lo que provocó una superioridad y éxito del gobierno mexicano sobre las compañías
de ferrocarriles que en su mayoría eran extranjeras. (Ficker, 1996)

El desarrollo del ferrocarril tuvo efectos también en la distribución de la población de los centros urbanos,
para 1895, de las 55 ciudades más importantes reportadas en el censo, 47 estaban conectas a una red
ferroviaria, mientras que las restantes tenían un población agregada de 72,000 habitantes.
El ferrocarril propició cierta especialización de la producción por regiones, así como el desarrollo de a
gran escala de industrias como la metalúrgica. Fue un vehículo esencial para el desarrollo de la minería y
de industrias nacionales. Su objetivo central era el mercado interno y en menor proporción el mercado
exterior. Sin embargo, y gracias al ferrocarril el sector exportador presenció un rápido crecimiento que a
su vez ayudó a elevar el nivel de la actividad económica y generar derrama salarial y fiscal. La red
telegráfica y correo facilitaron también las transacciones económicas.

B) La política económica durante el Porfiriato se describe de carácter expansionista y generador de


desarrollo. Pues tanto la política como fiscal y monetaria fueron de tipo expansivo a pesar de importantes
déficits que presentaron en el año de 1890.
Así mismo, la política comercial aunada a las ya mencionadas, estimularon la inversión de tipo privado
tanto nacional como extranjero de la ganadería, industria, y banca por mencionar solo algunos. Lo que
promovió un aumento de la demanda agregada que se sumó al mismo tiempo con un mercado interno
integrado provocando un crecimiento enérgico de la economía de mercado.

Los arreglos institucionales disminuyeron la incertidumbre jurídica y económica lo que ayudó a la


recuperación minera y comercio exterior a partir de producir más ingresos fiscales, reducción de gastos
militares y mayor control político.

La expansión del sector externo aumentó la demanda de actividades productoras de alimentos insumos y
la derrama interna de las exportaciones promovió el ahorro interno, desarrollo financiero y la formación
de capital que después se invirtió en actividades diversas.

Así bien, la disponibilidad de divisas permitió la importación de principalmente bienes de capital e


insumos intermedios lo que incentivó la industrialización en 1890.

Otros factores impulsadores fue la integración del mercado a través de la red ferroviaria) una más definida
situación de los derechos de propiedad, el establecimiento de instituciones que ayudarían a la expansión
económica y el grado de desempeño de ciertos sectores de la economía.

La hacienda pública como parte de la política económica fue de vital importancia por su grado de impacto
en el gasto, ingresos del sector público y deuda. Durante el Porfiriato, de forma general, el gasto público
presentó aumentos en su mayoría continuos en términos reales. A partir de medidas de recaudación fiscal
y el comercio exterior. Si bien la organización y estabilidad fiscal ayudó para el crecimiento de la
economía, tuvo periodos de altibajos que llegaron se llegaron a reflejar en un déficit fiscal.

A pesar de esto, la política fiscal puede ser considerada como un factor que promovió el crecimiento del
país, pues fue en su mayoría expansionista, que promovió aumentos en la inversión privada extranjera,
misma que tendría como consecuencia el aumento de la demanda agregada. Y esto gracias a su buen
manejo y desarrollo.
La monetización de la economía fue un elemento también importante para reactivar la economía, pues
hubo una fuerte aceptación de los medios de pago adicionales que terminaron agregándose a la expansión
fiscal, inversión privada y extranjera.

En cuanto a la política comercial del periodo, el gobierno de Porfirio Díaz se preocupó por hacer una
política activa para hacer ajustes en las tarifas específicas y asegurar niveles elevados de protección a
todos los sectores productivos.

Sin duda, otro elemento para el crecimiento económico bien implementado durante el Porfiriato fue el
sector exportador, que se convirtió en el más dinámico de la época y que trajo consigo consecuencias
positivas ya que a través de la expansión de las exportaciones, la inversión externa en ferrocarriles ,
minería etc. se impulsó también la importación de bienes intermedios y de capital, los que eran esenciales
para el proceso de industrialización que se estaba llevando a cabo en este periodo, así como la construcción
de ferrocarriles y expansión de la minería.

Dicho sector externo fue de los principales motores de la economía Porfiriana que tuvo impactos directos
en la derrama económica interna y que permitió la industrialización de numerosos sectores como la
minería y los transportes a través de la dotación de divisas.

Por otro lado el sistema bancario y financiero también jugó un papel importante en el desarrollo de la
economía Porfiriana, que en un principio comenzó como un efecto de la misma recuperación económica
pero que después se convertiría en un mecanismo promotor del desarrollo.

Como se puede apreciar a partir de los datos anteriores, los factores positivos que presentó la economía
Mexicana fueron muchos y muy bien implementados gracias a estructura y organización durante el
gobierno Porfiriano, las medidas de política económica que implementó Porfirio Díaz tuvieron efectos
directos y positivos en el desarrollo de bastantes sectores económicos del país, lo que permitió llegar al
grado de desarrollo industrial y de mercado de la época, que se vio reflejado en una economía expansiva
y creciente, algo que no se visualizaba desde tiempo atrás.
CONCLUSIÓN

El Porfiriato es uno de los periodos históricos más importantes de México, que aunque inestable al
principio, logró con el tiempo un alto grado de desarrollo y estabilidad, no solo política, sino también
económica.

Los factores económicos presenciados en esta época son diversos, sin embargo, aquellos que promovieron
el crecimiento y desarrollo económico, desde el punto de vista de este trabajo, fueron más predominantes
y fuertes que aquellos que lo mermaban.

Los elementos más importantes para el desarrollo y que se mencionan en este escrito están marcados por
la implementación del ferrocarril a partil del cual el mercado interno logró por fin integrarse, pues ahora
las vías de comunicación y transporte facilitaban las transacciones económicas, no solo a nivel nacional
sino a nivel internacional, de ahí que las exportaciones se volvieran un motor fundamental de la economía.
Por el otro lado, la política económica expansiva que se estableció en ese tiempo y la organización y unión
política que se vieron reflejadas en un alto desarrollo de industrialización y avance de los sectores
económicos, permitiendo tener importante crecimiento del PIB, y la posibilidad de superar déficits fiscales
y monetarios que se presentaron a lo largo del periodo.

Finalmente, si se hace un balance entre los elementos positivos y negativos experimentados en este época,
es posible llegar a la conclusión de dicha balanza estaba inclinada hacia el lado positivo, del crecimiento
y desarrollo en la economía, pues como se vio, aunque si hubo factores negativos, la acertada toma de
decisiones permitió superar los obstáculos que impedían el progreso de la economía Mexicana.

FUENTE
*Cárdenas Sánchez, Enrique (2014) El largo curso de la economía mexicana, 1780 a nuestros días
México, Colegio de México y FCE, 2015. Cap. IV. “El Porfiriato, integración del mercado y
expansión económica. 1880-1910”.
*Kuntz, Sandra (2010) “De las reformas liberales a la Gran Depresión, 1856-1929” en Historia
Económica General de México Sandra Kuntz (Coordinadora), El Colegio de México, Secretaría
de Economía, 2010, pp. 305-352.
*Garner, Paul (2010) “El Porfiriato como Estado-nación moderno: ¿Paradigma o espejismo? en Pani,
Erika (coord.) Nación, Constitución y Reforma, 1821-1908 México, CIDE, Conaculta,
INEHRM, Fundación Cultural de la Ciudad de México, pp. 276-304.
*Gómez Galvarriato, A. (2014) “Modernización económica y cambios institucional: del porfiriato a la
segaunda guerra mundial” en Graciela Márquez (Coordinadora) Claves de la historia económica de
México. El desempeño de largo plazo (siglos XVI-XXI) FCE y Conaculta, pp. 103-115.