Você está na página 1de 9

1 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

Por Isamari Cruz

La experiencia de iniciar un nuevo proceso de aprendizaje puede resultar

ser enriquecedora, retante y reflexiva. Iniciar este proceso representa para

muchos estudiantes la selección entre la mejor modalidad de enseñanza que se

atempere con sus necesidades y su estilo de vida. En la actualidad, las

instituciones post-secundarias y universitarias ofrecen modalidades

presenciales, en línea o una combinación de estas modalidades. La encuesta

anual de College Board, en colaboración con el Grupo Babson Survey Research,

reveló que en el 2011 el número de estudiantes en los Estados Unidos

matriculados en al menos un curso en línea sobrepasa los seis (6) millones. En

la actualidad esto representa una tercera parte de los estudiantes a nivel de

educación superior. Estos datos reflejan la necesidad de conocer y establecer

claramente los roles de todas las partes en los ofrecimientos de educación a

distancia. A continuación se analizarán los roles del educador y del educando.

En la educación presencial es fundamental incorporar la tecnología, pero

para la educación a distancia es indispensable su inclusión. Aunque es

importante reconocer que, como destaca Recio (2001), los medios técnicos

incluso los más sofisticados no constituyen educación a distancia por sí mismos.

Es la combinación de los medios, la calidad y dedicación del profesor, la

ejecución y autodidactismo del estudiante así como el diseño instruccional lo que

da vida a la educación a distancia y establece su calidad.

El uso de la tecnología educativa trasciende dos de las limitaciones más

constantes de la humanidad, el tiempo y el espacio. En la educación a distancia


2 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

cada estudiante pasa a ser el protagonista de su propio aprendizaje,

administrador de su propio tiempo y responsable dentro de su espacio personal

(Recio, 2001). El alumno no aprende directamente del profesor, como ocurre en

la sala de clases, sino que es ayudado por el profesor a adquirir el conocimiento

pero en el horario y el lugar escogido por el estudiante (Recio, 2001). La

variedad de tecnología disponible permite al estudiante la intercomunicación no

sólo con el profesor sino con sus compañeros de curso, quienes se convierten

en sus tutores y aprendices al mismo tiempo. Un mundo de conocimiento es

compartido, lo cual hace vital que el estudiante reconozca que en su rol

protagónico debe incorporar ciertas estrategias de estudio y desarrollar o poner

en acción ciertas cualidades personales y académicas.

Según un estudio realizado en Eastern Mediterranean University (2004)

los estudiantes participantes en educación a distancia deben poseer y saber

utilizar la tecnología relacionada al curso. Esto le permitirá no sólo trabajar hacia

la adquisición de su conocimiento sino que podrá interactuar con su profesor y

sus compañeros. Mientras conozca las tecnologías mejor será su ejecución en la

producción de trabajos. Por otro lado, el estudiante debe establecer un plan de

trabajo que le permita mantenerse al día, evitando así la procrastinación, lo cual

le ayudará a mantenerse enfocado en la meta de cumplir con el curso. La

investigación continua es esencial para mantenerse informado ya que no

dependerá de un facilitador que le provea completamente el material. De igual

forma, la investigación refinará sus capacidades de búsqueda y validez de

recursos informativos. La lectura detenida del insumo evaluativo provisto por el


3 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

profesor y su incorporación inmediata en los trabajos subsiguientes, permitirá al

estudiante crecer académicamente y tener una relación uno a uno sobre su

ejecución y progreso.

La distancia no debe crear una barrera social sino una nueva plataforma

de trabajo, aprendizaje y crecimiento. El rol activo y comprometido del

estudiante puede hacer de esta una experiencia de crecimiento o una de

aislamiento.

Por otro lado, el rol del educador es otro elemento clave en la educación a

distancia. En los inicios de la transición de cursos presenciales a cursos en

línea, el error mayor según Pappas (2011), presentado en un estudio de

Instructional Design and eLearning Professionals' Group, era que los profesores

simplemente transferían de sus cursos presenciales sus presentaciones en

Power Point, audios, videos y documentos a una plataforma de educación a

distancia. Para evitar estas conversiones simples y promover la calidad, Recio

(2011) indica que la institución debe proveer a la facultad: 1) capacidad

tecnológica para la creación y administración de cursos y tutorías en línea; 2)

apoyo total en tecnologías, medios y recursos; y 3) evaluación periódica de sus

servicios en las áreas de creación de materiales, tutoría y evaluación de

estudiantes.

El educador, una vez adiestrado en las tecnologías básicas, debe verse a

si mismo como el facilitador de la comunicación, buscando motivar e inspirar

confianza a los educandos, de forma que las estrategias y técnicas que utilice

para ofrecer el contenido fluyan con la mayor naturalidad posible por medio de
4 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

una tecnología que resulte transparente en el proceso (Visser, Plomp, Amirault y

Kuiper, 2002) según citado por Padilla (2005). Es vital que el profesor pueda

tener el dominio de combinar el contenido del curso con las destrezas

pedagógicas y tecnológicas apropiadas para llevar al estudiante a su proceso

autodidacta y a su vez este encuentre en el educador el apoyo académico y

técnico para tener éxito. Lo que realmente se busca es que el profesor facilite el

auto aprendizaje de los alumnos, es decir, que sea un tutor (Martínez, 2009).

En la medida que los educadores vayan transformando su rol, ya sea por

necesidad o por opción, estos se harán cada vez más concientes y competentes

en el uso de la tecnología educativa inmersa en la educación a distancia

(Anderson, 2008). Para lograr este proceso de enseñanza-aprendizaje a

distancia el pedagogo deberá definir varias estrategias, entre ellas: foros de

discusión, tareas, lecturas, investigaciones, wikis, chats, podcasts, blogs,

sesiones síncronas y asíncronas, entre otras. Estas estrategias deben ser

apoyadas por la institución a través de acceso a bancos de datos, servicios de

biblioteca y el sistema administrador de cursos (Chavez, 2011).

Otra responsabilidad del profesor es el diseño de módulos

instruccionales que se adapten a las necesidades de los estudiantes, recopilen y

faciliten el contenido así como las destrezas y que incluya una variedad de

medios electrónicos. En ese proceso, el educador debe crear espacios para el

estudio y para la aplicación, cuyos modelos no sean estáticos sino flexibles y

negociables conforme descubra los ritmos y estilos de aprendizaje de sus


5 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

alumnos. Estos módulos deben fomentar el auto-estudio en unos momentos y en

otros el trabajo colaborativo (Anderson, 2008).

El área de avalúo y medición en un modelo de educación a distancia se

convierte un aspecto crítico, dado que la ausencia de un contacto cara a cara,

hace que todo el proceso se base en las respuestas ofrecidas al estudiante

mediante los recursos tecnológicos (Ragan, 1998). El proceso de seguimiento

no es el mismo, pues ambas partes sólo se integran cuando se proveen medios

técnicos para un proceso de comunicación: verbal o escrita. Esta comunicación

puede ser acordada y ofrecida al mismo tiempo o puede ser en serie. Esta

evaluación debe proveer una guía clara al estudiante de sus áreas de fortaleza y

las áreas a mejorar. Una videoconferencia, un chat, un correo electrónico

pueden ser algunos de los medios que además de servir como fuentes de

aprendizaje permiten la conversación verbal o escrita que promueva el avalúo.

Otro asunto crítico es la percepción que tengan los estudiantes sobre la

confianza y nivel de apoyo que ofrece el profesor. Por esta razón, Dykman &

Davis (2008) recomienda al educador mantener sus acuerdos y cumplir con sus

compromisos. Estos autores refuerzan que fallar en los acuerdos o

compromisos deteriora la relación de confianza. Los estudiantes en su proceso

autodidacta traerán preguntas, dudas, situaciones que deben ser atendidas y los

múltiples acuerdos acordados deben ser registrados de manera que el profesor

no los olvide. Dado la velocidad con que fluyen los sistemas tecnológicos en la

actualidad, los estudiantes esperan por respuestas y soluciones inmediatas. Es

en ese momento, que el estudiante actuará como si estuviera presencialmente


6 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

en la sala de clases, la pregunta presentada debe recibir una respuesta

inmediata.

Aunque el profesor y el alumno, tienen una serie de roles y

responsabilidades aisladas siempre los mismos se entrelazan al momento de

iniciar cada curso. Es en este punto que ambas partes deben establecer sus

expectativas, el contenido a desarrollar, los medios evaluativos, el tiempo para

respuesta, los medios electrónicos para la comunicación, y la división de trabajo

individual y colaborativa (La Mónica, 2001) . Es aquí donde ambas modalidades

mantienen sus similitudes dado que el éxito de cualquier curso se establece

desde su comienzo.

La educación a distancia es una modalidad que estadísticamente se ha

comprobado que va en crecimiento. Identificar que roles asumiremos en algún

momento de nuestras carreras académicas y profesionales, nos permite estar

mejor preparados para tal reto. Cada ente en el proceso enfrentará situaciones

que pueden surgir en cualquier momento del proceso de aprendizaje y los

resultados dependerán de como se manejen esas situaciones, experiencias,

recursos y sobre todo el tiempo. De igual forma la manera en que el profesor o

facilitador establece los procesos y mantiene una comunicación frecuente,

permite que el estudiante se mantenga dentro de la línea de tiempo, trabajando

con su autodidactismo y su flexibilidad. Todas las experiencias vividas también

las pueden tener otros compañeros y hasta los futuros estudiantes, porque están

relacionadas al tiempo y al espacio personal de cada uno. Por eso es vital,

mantener los lazos de comunicación y apoyo entre los compañeros así como
7 EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA

entre los estudiantes y el profesor. La distancia no elimina la interacción o el

trabajo en equipo sólo lo cambia de un proceso presencial a uno de

interacción en línea. Lo importante es recordar que detrás de un curso en línea

hay un soporte no sólo tecnológico sino también humano.

La tecnología no debe sustituir el trabajo del hombre o la presencia física

de comunidades sino que facilita el conocimiento a aquellos que no entran en el

molde presencial, aquellos que no tienen las facilidades de moverse a una

institución y a la vez acerca a aquellos cuyos intereses son los mismos pero no

pueden coincidir en el mismo lugar.

11/2011
EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA
http://web.ebscohost.com/ehost/pdfviewer/pdfviewer?vid=1812ba
Referencias
8

Anderson T. (2008) The Theory and Practice of online learning. Athabasca,


Canada: AU Press

Aytekin I. (2004). Roles of the Students and Teachers in Distance Education.


Turkish Online Journal of Distance Education. 5(4) Recuperado de:
http://www.itdl.org/Journal/May_04/index.htm

Chávez-Arcega, M. (2011). Las mejores prácticas de la educación a


distancia. RMIE, 16 (48) Recuperado por:
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1405-66662011000100014&script=sci_arttext

Dykman, C & Davis, C. (2010). Online Education Forum: Part Two - Teaching
Online Versus Teaching Conventionally. Journal of Information
Systems Education. 19(2) Recuperado de:
http://www.eric.ed.gov/ERICWebPortal/search/detailmini.jsp?_nfpb=true&_&ERICExtSearch_Se
archValue_0=EJ831367&ERICExtSearch_SearchType_0=no&accno=EJ831367

LaMonica L. (2001) The Role of the Instructor in Web-Based Instruction: Are

We Practicing What We Preach? DEOSNEWS 11(6) Recuperado de:

http://www.ed.psu.edu/acsde/deos/deosnews/deosarchives.asp

Martínez, G. (2009). El rol del asesor en un modelo de educación a


distancia. Revista Panamericana de Pedagogía: Saberes y
Quehaceres del Pedagogo. 15. Recuperado de:
Recuperado de:
EL ROL DEL EDUCADOR EN LINEA Y EL ROL DEL ESTUDIANTE EN LINEA
www.uprm.edu/ideal/hermes2005/calidad.pdf
Padilla-Vargas, I. (2005). Educación a Distancia: Ofrecimientos con Calidad
9 y Eficacia. Departamento de Química Universidad de Mayagüez.

Pappas, C. (2011). How would you go about converting a face to face


course to an eLearning format? e-Learning. Recuperado de:
http://blog.efrontlearning.net/

Ragan, L. (1998) Good Teaching is Good Teaching: An Emerging Set of


Guiding Principles and Practices for the Design and Development of
Distance Education. DEOSNEWS 8(12). Recuperado de:
http://www.ed.psu.edu/acsde/deos/deosnews/deosarchives.asp

Recio-Ferreras, E. (2001). Presencia de la educación a distancia. Hato Rey,


P.R. Publicaciones Puertorriqueñas.