Você está na página 1de 4

¿Cómo puedo entusiasmarme con mis estudios?

1.
Los estudios son interesantes. Admitamos que no son tan divertidos como la tele,
jugar a la play, una charla con los amigos, un baño a la piscina... Pero me esfuerzo
en verlos interesantes y hacerlos interesantes yo mismo con mi imaginación y mi
esfuerzo. Soy consciente de que este esfuerzo me ayuda.
2. Estudiar y aprovechar bien el tiempo me deja más tiempo libre para divertirme y
pasártelo bien.
3. Mis profesores y mis padres me van a estimar, premiar y valorar mucho más...
4. Me he dado cuenta que cuando conozco bien un tema, me gusta.
5. Cuando hago las cosas bien, me siento más seguro.
6. Disfruto más en mi tiempo libre, con mis amigos, la tele, Internet si previamente
he hecho mi trabajo bien.
7. Cada vez que alcanzo un pequeño triunfo me animo y me hace sentir más
seguro y con ganas de ir más lejos...

Leer

Sin duda alguna, la lectura es una de las mejores actividades para


tener en buen estado nuestra mente. El hábito de la lectura, además
de aportarnos conocimientos, también nos ayuda a ejercitar ciertas
áreas de nuestro cerebro que de otra forma permanecerían inactivas,
entre ellas la memoria. Lo mejor es leer por lo menos una media
hora, aunque lo mejor sería hacerlo por una hora o incluso más.
Memorizar cosas
Por supuesto, para fortalecer y mejorar nuestra memoria es obvio
que debemos practicarla. Es por ello que un gran ejercicio es
memorizar cosas como la lista de las cosas que debemos comprar
en el supermercado, una dirección, un teléfono, los títulos y el autor de
un libro o incluso tratar de recordar cosas que sucedieron hace
tiempo.

Mirar fotografías

Otro ejercicio muy útil que se puede hacer en cualquier momento y


que a muchas personas gusta, es mirar fotografías viejas o antiguas.
Entre más antiguas sean mejor. Con ellas pondremos a prueba
nuestra memoria, ya que trataremos de recordar qué fue lo que
sucedió en esas épocas que las fotografías nos evocan. Lo mejor
es tratar de recordar en qué momento se tomo la foto e identificar a las
personas que aparecen en ellas.

Jugar
Para fortalecer o mejorar nuestra memoria también podemos jugar. Al
respecto existen muchos juegos o actividades lúdicas muy populares y
divertidas. Lo mejor es resolver revistas que contengan
crucigramas, sudokus o sopas de letras. Asimismo, juegos o
concursos de preguntas sobre distintos temas también son de
gran ayuda.

Aprender cosas nuevas


Está comprobado que aprender cosas nuevas ayuda a
nuestro cerebro a realizar nuevas conexiones que mejorarán
nuestra mente. En este caso se recomienda aprender un idioma, a
tocar un instrumento o simplemente tomar clases para reparar cosas o
para desarrollar cualquier habilidad. El objetivo es mantener activo a
nuestro cerebro.

Viajar

Viajar es otra actividad que mantiene activo a nuestro cerebro,


ejercitándolo para que mantenga en buen estado nuestra
memoria. No es necesario ir lejos. Sin embargo, se deben de visitar
sitios nuevos o aquellos a los que tiene muchos años a los que no
vamos. De esta forma nuestra memoria tratará de ponerse a prueba,
intentando recordar cómo era ese lugar anteriormente.