Você está na página 1de 7

UNIVERSIDAD DE ORIENTE

NUCLEO DE ANZOATEGUI

ESCUELA DE INGENIERIA Y CIENCIAS APLICADAS

DEPARTAMENTO DE INGENIERIA QUIMICA

ASIGNACION DE GERENCIA INDUSTRIAL

EVEN ENCUENTRO VENEZOLANO DE NEGOCIACION (ECONOMIA NACIONAL)

Profesor: Jorland Guilarte

Bachiller: Cordero Laura

C.I: 17.733.222

BARCELONA 13/04/2018
1) Establecer etapas que debe asumir el Estado para reducir su déficit
fiscal.

Para comenzar hablare de que es un Déficit Fiscal. Déficit viene del latín deficere.
Puede traducirse como “faltar”. Se refiere a la carencia o deficiencia de algo.

Fiscal, igualmente es de herencia latina (fiscalis) y nos remite a todo lo relacionado


con el ámbito gubernamental, al fisco, el tesoro o la hacienda pública, así como también
al área impositiva (ingresos) y presupuestaria (gastos) de la administración de un Estado.

Por lo que podemos decir que el déficit fiscal o déficit público es el resultado de la
gestión presupuestaria de un país cuando el dinero del que dispone, proveniente de los
impuestos y otras fuentes, no alcanza para cubrir los gastos previstos durante el ejercicio
fiscal (generalmente un año). Es decir, cuando se gasta más de lo que se posee en el tesoro
de la nación.

Los gobiernos gastan NUESTRO dinero en sueldos y salarios de los empleados de la


administración pública, en pensiones y subvenciones a los más necesitados, en pagos de
deudas, en construcción de la infraestructura para proveer los servicios públicos
necesarios (escuelas, hospitales, carreteras, aeropuertos, entre otros). Para cubrir estos
gastos de funcionamiento e inversión se recurre en una primera instancia a los impuestos,
y cuando estos son insuficientes, lo recomendable desde el punto de vista económico es
adquirir deudas, tanto del sistema financiero interno como externo. Ahora bien, de existir
un déficit es porque se ha gastado más de lo que se tenía en el erario de la nación, pero ese
dinero debe salir de algún lado, pues son compromisos adquiridos, reflejados en el
presupuesto, y deben ser honrados.

Ahora bien, Venezuela vive por primera vez en su historia una etapa de hiperinflación.
El debate acerca de cuándo empezó o qué metodología usar para medirla ante la ausencia
de datos oficiales, quedó rezagada al hecho que se palpa en la calle cada vez que el pueblo
se dirige a comprar cualquier producto.

Existen diversas teorías que conceptualizan la hiperinflación en un número (cuando el


aumento supera el 50% mensual), pero podemos decir que es un aumento acelerado y
continuado del nivel de precios, que implica un aumento muy rápido en la cantidad de
dinero de la economía no soportado por la producción interna y que conlleva a la pérdida
de confianza en la moneda local (pierde valor) y se prefiere adquirir cualquier bien o
servicio con tal de no quedarse con el dinero en el bolsillo ante el hecho de que al día
siguiente este perderá poder de compra.

2
Evaluando los casos de los períodos hiperinflacionarios que han ocurrido en América
Latina (Perú, Nicaragua, Argentina, Brasil, Bolivia y Chile), puedo concluir que en
Venezuela se cumple al pie de la letra cada una de las causas por las cuales se entra en
esta condición económica. De las cuales tenemos:

 Un excesivo gasto público.


 Disminución de las producción en los productos exportables (petróleo)
 Conflictos sociales esporádicos y aumento de la pobreza.
 Emisión de dinero sin respaldo para financiar el déficit.
 Una deuda externa de gran magnitud.
 Falta de credibilidad hacia los entes políticos y económicos.
 Control de precios.
 Caída de la empresa privada e inversiones, llevando a una fuerte caída del PIB.
Un hecho igualmente inédito, es que en Venezuela se produce este fenómeno de
hiperinflación a la par de una profunda escasez, lo cual agrava aun más la situación.

Ante un panorama como este, lo más importante radica en las medidas que representen
una solución para frenar el aumento del déficit fiscal, donde lo principal que se debe hacer
se resume en tres etapas:

 Reajustar el presupuesto nacional, donde se debe tomar en cuenta absolutamente


todos los ingresos que percibe el país y ajustar el precio del petróleo y la inflación
a números que se aproximen más a la realidad actual que se vive a diario.
 Aumentar el precio de la gasolina no se debe posponer mas esta aumento ya que
con esto se podrían cubrir los costos de producción y que los subsidios del agua,
electricidad y gas también deben eliminarse, pero de una forma progresiva con el
fin de que el servicio mejore.
 Se debe realizar la unificación cambiaria, la desestatización de las empresas
expropiadas y nacionalizadas, la reactivación del cobro del peaje y una mayor
presión fiscal con los impuestos a licores, cigarrillos y al lujo.

2) Diversificar la economía para ser menos vulnerables ante los impactos


internos.

Venezuela desde el año 1875 ha estado ejerciendo actividades comerciales


relacionadas a la explotación y refinación del petróleo para su posterior exportación lo
cual ha dejado grandes dividendos a la nación, y representa una sustanciosa proporción
del producto interno bruto.
Sin embargo la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) es la
encargada de la regulación del mercado petrolero y donde se fijan los precios de ventas de

3
este producto. A través de los años Venezuela ha presentado grandes bonanzas mediante
este producto, pero en realidades disimiles se ha topado con grandes recesiones producto
de la caída de los precios de este rubro.

Esta realidad hace de la economía venezolana una de las mas vulnerables en el sentido
que se, depende, casi en su totalidad, de las variaciones del mercado, en lo que los precios
petroleros se refiere.

La actualidad venezolana se visualiza oscura respecto a escenarios de años anteriores,


debido a la escasez, altos precios, control cambiario, y la falta de productividad. El tema
de las importaciones se ha agravado en los últimos años situando a Venezuela como el
único país de la región que padece altos niveles de desabastecimiento, con incidencia muy
negativa en la población.

Ahora tocando el tema de la diversificación del mercado, diversificar es sinónimo de


expansión, crecimiento, inversión y apertura, Venezuela esta llamada a abrir las puertas
hacia nuevos destinos económicos, y visualizarse en los próximos 20 años como una
nación diverso-productora.

Partiendo de los determinantes empíricos del proceso de diversificación productiva en


Venezuela, sostengo que se pueden identificar sectores con oportunidades latentes de
crecimiento para cada uno de los estados del país. Estos hallazgos, si bien preliminares,
confirman que el estudio detallado de las economías regionales permitiría identificar
oportunidades de diversificación alrededor de las cuales puedan hilarse políticas efectivas
para el desarrollo productivo nacional.

¿Cómo ocurre el proceso de diversificación?

Si coincidimos con que necesitamos diversificarnos, se hace valioso caracterizar el


proceso de diversificación económica para así entender los obstáculos y oportunidades
potenciales que enfrentaría Venezuela al asumir este proceso.

Las capacidades e insumos productivos necesarios para el desarrollo de una actividad


económica son difíciles de acoplar en lugares donde no está presente. Pensemos, por
ejemplo, en el conocimiento productivo necesario para una actividad: éste no es fácil de
transmitir de manera impersonal a través de códigos. La máxima de que “la práctica hace
al maestro” sugiere que: 1) hay un maestro, 2) hay práctica y 3) el conocimiento se
encuentra tácito en quienes han practicado.

Pero en un pueblo donde no se producen relojes, nadie puede practicar y convertirse en


maestro relojero, y sin maestros relojeros, no se producen relojes. Este ejemplo sencillo
4
subraya el problema de coordinación entre insumos y productos que previene que sectores
potencialmente competitivos no logren desarrollarse: si no hay demanda por insumos,
nadie los va a ofrecer, pero si nadie los ofrece, los sectores que podrían demandarlos
optarán por ubicarse en otro lugar.

Por esta razón, los agentes que buscan innovar y diversificar no lo hacen de manera
aleatoria. Acoplar las capacidades necesarias para desarrollar una actividad nueva se hace
más fácil si se cuenta de antemano con una parte importante de sus requisitos, y este va
tender a ser el caso si ya se encuentran presentes otros sectores que requieren insumos
similares. Por esta razón, la diversificación tiende a orientarse hacia sectores que
comparten insumos y capacidades productivas con los sectores ya presentes. Partiendo del
ejemplo anterior, esto quiere decir que será más fácil “desarrollar” la capacidad de
fabricar relojes en aquellos pueblos donde haya buena cristalería, procesamiento de cuero,
manufactura de equipos electrónicos u otros sectores de alta “similitud tecnológica” con
la relojería.

Puedo llegar a la conclusión de que las experiencias vividas durante las últimas
décadas en la economía venezolana han demostrado una y otra vez que las bonanzas
económicas generadas por las políticas pro cíclicas que se aplican en los periodos de altos
precios petroleros son insostenibles. Éstas, que se caracterizan por intensos aumentos de
la demanda, particularmente del consumo, son seguidas por situaciones de crisis que se
presentan cuando los precios bajan, máxime si existen restricciones de producción
petrolera. Al no contarse con recursos ahorrados durante los años de bonanza, la
reducción abrupta de los ingresos tiene efectos devastadores, ya que la brecha es
difícilmente cubierta con financiamiento, el cual, de estar disponible, es altamente costoso
para una economía afectada por una caída abrupta de la renta de la que depende. De allí la
importancia de crear fondos de estabilización macroeconómica con el ahorro de parte de
la abundante renta obtenida durante los años de altas exportaciones, para así contar con
recursos que les permitan paliar la caída de ingresos en los periodos de menores precios.

La frecuente presencia del fenómeno de la "enfermedad holandesa", característico del


capitalismo rentístico, lleva eventualmente a la materialización del modelo de "transables
no-transables", haciendo a estas economías altamente vulnerables a fenómenos externos
fuera de su control. La pérdida de capacidad competitiva de los productores locales,
generada por la prolongada y creciente sobrevaluación, eventualmente los lleva a cerrar
sus plantas y a vender sus equipos, transformándose en importadores de lo que antes
producían. Ello, además de limitar la inversión y la creación de puestos de trabajo, eleva
la dependencia del suministro externo y aumenta la vulnerabilidad de la economía, ya que
cuando sobrevienen los años de menores exportaciones y escasean las divisas, se limita la
capacidad de importar, produciéndose escasez pues el aparato productivo no puede
sustituir las importaciones con producción local. Esto causa presiones inflacionarias que
5
se ven agravadas por las intensas e inevitables devaluaciones, que generan situaciones
muy críticas caracterizadas por recesión económica, masivas salidas netas de capital,
menor inversión, mayor desempleo, y mermas del consumo debido a la caída del ingreso
personal real.

Las economías rentistas no pueden experimentar un proceso de desarrollo sustentable,


ya que al depender de actividades económicas cambiantes, como la exportación de un
commodity, están sujetas a una serie de realidades internacionales cambiantes y fuera de
su control que las hace vulnerables y riesgosas. Esto es particularmente cierto en el caso
de economías rentistas que dependen de la exportación de productos cuyos precios son
altamente volátiles, como es el caso del petróleo.

El camino para evitar esos riesgos y consecuencias es la implantación de políticas


económicas realistas y sustentables que busquen la diversificación de la economía,
minimizando así las consecuencias de cambios bruscos en sus precios de exportación. Eso
no implica el abandono de la actividad que genera la renta de la que se depende; por el
contrario, lo procedente es el desarrollo de la misma con el fin de obtener abundantes
recursos que permitan avanzar en el objetivo de la diversificación.

Idealmente, esas políticas económicas deben formar parte de un plan de desarrollo


integral y sustentable que también incluya lo social, lo político, lo ambiental, lo cultural,
lo científico y lo tecnológico, y que se base en un acuerdo político-social que le dé una
base sólida de permanencia y sustentabilidad. Sólo así podrán vencer estas economías su
condición rentista, evitándole a la población las consecuencias tan adversas que la misma
genera, y ofreciéndole las posibilidades de una vida mejor.

6
BIBLIOGRAFIA

Pedro A. Palma (16 de febrero de 2011) Riesgos y consecuencias de las economías rentistas.
El caso de Venezuela. Obtenido de
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0301-70362011000200003

Carlos Daboin, Gabriel Hernández, José Ramón Morales (01 de marzo de 2018)
Diversificación y desarrollo en Venezuela. Obtenido de
https://prodavinci.com/diversificacion-y-desarrollo-en-venezuela-que-hacer-si-el-petroleo-
ya-no-basta/

Yoskira Cordero (29 de junio de 2016) El déficit fiscal. Obtenido de


http://www.monedasdevenezuela.net/articulos/el-deficit-fiscal-como-afecta-a-los-
ciudadanos-cuando-el-gobierno-gasta-de-mas/