Você está na página 1de 11

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación


Instituto de Altos Estudios Científicos y Técnicos de Latinoamérica
Sede Aragua de Maturín

Análisis de la
personalidad

Profa. Janiandry Márquez


Consultores:
Jesús Cabello
Marbelis Rincón
Grediannys Arismendi
Heidi Núñez
Flavio Mejías
INTRODUCCIÓN

La psicología de la personalidad ha puesto su énfasis en el estudio de la persona


total, la dinámica de la motivación humana y la identificación y medida de las
diferencias individuales entre las personas.

Existe suficiente evidencia clínica de que los factores tienen una importancia
fundamental en el desarrollo de las personas. Es frecuente encontrar en los
sujetos con diferentes tipos de personalidad una historia en la infancia de familias
disfuncionales, enfermedades psiquiátricas graves en los padres, abandonos
tempranos y violencia intrafamiliar, se han estudiado en nuestro país violencia y
abuso en la infancia a partir de las poblaciones, donde ha demostrado una alta
correlación del diagnóstico de personalidades limítrofes con historia de maltrato y
abuso. La influencia de factores como la educación, los modelos parentales, el
ambiente familiar y el impacto que tiene en el desarrollo nuestro entorno, hace
necesario estudiarlos más sistemáticamente, de modo de establecer correlaciones
más precisas entre estos factores y el desarrollo de la personalidad.
ANÁLISIS DE LA PERSONALIDAD

El estudio de la personalidad propiamente dicho empezó en el siglo XX, aunque se


puede encontrar ya en la cultura clásica algunas de las ideas que tenemos en la
cultura occidental: El modelo de Hipócrates. Este ofreció una aproximación
bastante sistemática al estudio de las causas que explicaban las diferencias
individuales. En las dos primeras décadas del siglo XX, los psicólogos
desarrollaron “test mentales” para la selección y el diagnóstico, pero a pesar de
este énfasis en el desarrollo de test, el estudio de la personalidad no se formalizó
como una rama de la psicología hasta finales de la década de los 30.

Se ha investigado como funciona psicológicamente la persona, analizando los


procesos mediadores que subyacen a las diferencias entre los individuos en la
conducta que manifiestan ante una misma situación, al tiempo que dan sentido a
la variabilidad del propio individuo a lo largo de las distintas situaciones y
momentos temporales. Se centran en la interacción entre el sistema de
procesamiento social-cognitivo-emocional del individuo y la situación específica.

Para alcanzar los objetivos que caracterizan al estudio de la personalidad se han


seguido 3 orientaciones:

 se han generado distintas teorías de personalidad, que parten del hecho de


que las personas están continuamente manifestando conductas cuyo
significado puede interpretarse desde distintos puntos de vista.

 se entiende la psicología de la personalidad no como “teorías de


personalidad” sino como investigación en personalidad. Investigan
constructos y elaboran “microteorías” que no persiguen los objetivos tan
comprehensivos de las tradicionales teorías de la personalidad, sino un
acercamiento más puntual a un rango más limitado de fenómenos.
 se adopta una postura intermedia combinando la presentación de
formulaciones teóricas con aplicaciones e investigación en problemas o
aspectos concretos.

La definición más aceptada de personalidad es la descrita por Allport (1963), quien


la define como “la organización dinámica en el interior del individuo de los
sistemas psicofísicos que determinan su conducta y sus pensamientos
característicos”.

Podemos decir que personalidad es la conjunción de todas las características


psicológicas, moduladas por el entorno social y condicionado por la
biología, que conforman la manera de ser de la persona humana, es el conjunto
de rasgos emocionales y conductuales que caracterizan a una persona en su vida
diaria. Cuando estos rasgos suponen una variante que va mas allá de lo habitual
como en la mayoría de las personas, y son inflexibles y desadaptativos, podemos
hablar de un trastorno de la personalidad.
Freud (1920-1923), da un impulso importante en la interpretación de los trastornos
de la personalidad desde una perspectiva de las pulsiones, la estructura de la
mente (Yo, Ello y Superyo).

FACTORES QUE DETERMINAN LA PERSONALIDAD DEL INDIVIDUO

FACTOR HEREDADO: (Internos) Se refiere básicamente a la estructura biológica


del individuo que a través de su herencia, proceso de maduración, influencia
hormonal, sistema nervioso, y su constitución biofísica va a determinar una
personalidad específica. Hay unos elementos que recibimos de nuestros padres;
el temperamento, las pasiones, los defectos o cualidades físicos y las limitaciones
o las capacidades psíquicas. Estos elementos son los más personales y
profundos. Definen mucho nuestra forma de ser. Podemos mejorarlos o limarlos
con la formación personal, dando un color especial a nuestra personalidad por
toda la vida.

FACTORES PSICOLÓGICOS O PERSONALES


Hay situaciones muy particulares que forman el perfil de cada persona. No se
heredan, ni vienen del ambiente: simplemente se viven en primera persona. son
de dos tipos: las decisiones y los accidentes. Son aquellas disposiciones
personales las cuales tienen una carga afectiva que lucha por satisfacer
necesidades tales como poder ser alimentado, tendencia sexual, necesidad de
amar y ser amado, experimentar una esperanza, vivenciar una frustración; va a
formar una personalidad. Las decisiones personales dejan una profunda huella.

FACTORES SOCIALES (Externos)

Entre los determinantes ambientales nos encontramos con los factores culturales,
sociales o familiares. El pertenecer a una u otra cultura determina las metas que
nos proponemos, nuestra forma de valorar el éxito o el fracaso, o lo que es
importante y lo que no lo es y las consiguientes reacciones cognitivas y afectivas
que podemos experimentar ante estas situaciones. Por otra parte, hay conductas
que vienen determinadas por la pertenencia a un determinado grupo social, como
los aspectos que serán más valorados en función de criterios como el estatus
social o la ocupación profesional. Finalmente la familia ejerce una importante
influencia desde el momento en que las distintas prácticas de crianza afectan al
desarrollo de la personalidad, su conducta sirve de modelo para los niños, las
cuales recompensan o castigan determinados comportamientos, y determinan el
tipo de situaciones y estimulaciones que el niño recibe en sus primeros años.

La cultura

Es una especie de tejido social que abarca las distintas formas y expresiones de
una sociedad determinada. Por lo tanto, las costumbres, las prácticas, las
maneras de ser, los rituales, los tipos de vestimenta y las normas de
comportamiento son aspectos incluidos en la cultura.

El ambiente físico

Influyen en el desarrollo de la conducta humana: puede ayudar o limitar el


desarrollo del ser humano. La capacidad para conquistar y modificar el ambiente
es exclusiva del ser humano. La personalidad es una variable individual que
constituye a cada persona y la diferencia de cualquier otra, determina los modelos
de comportamiento, incluye las interacciones de los estados de ánimo del
individuo, sus actitudes, motivos y métodos de manera que cada persona
responde de forma distinta ante las mismas situaciones.

El temperamento:

Recibe una influencia mayor de la estructura genética (herencia) o de la


estimulación en el hogar y en la escuela (ambiente) Igual que con el caso del libre
albedrío frente al determinismo, existen tanto posturas radicales como
intermedias. Muchos teóricos suponen que ambos factores determinan la
personalidad: para algunos la herencia es el factor predominante y el ambiente es
menos importante; otros sostienen lo contrario.

Tipos de Temperamentos

1. Temperamento sanguíneo

Las personas sanguíneas se caracterizan según Galeno por ser alegres,


optimistas y buscar siempre la compañía de los demás. Muestran calidez a la hora
de tratar con otras personas, su modo de actuar obedece más a los sentimientos
que a las conclusiones generadas por el análisis racional. Además, cambian de
parecer con facilidad y son poco dadas al comportamiento disciplinado, porque se
guían por la búsqueda del placer inmediato. Por eso frecuentemente dejan cosas
sin terminar. Su elemento asociado es el aire.

2. Temperamento flemático

El temperamento flemático expresa una propensión a un modo de comportarse


sereno y tranquilo y un modo de acercarse a las metas perseverante y basado en
la racionalidad. Según la teoría de galeno, las personas que destacan por este tipo
de temperamento valoran mucho la exactitud a la hora de pensar y de hacer las
cosas, raramente se enfadan y no muestran demasiado sus emociones, llegando
a parecer algo frías. Además, suelen mostrarse algo tímido y evitar ser el centro
de atención o sostener un rol de liderazgo. Según la teoría de los 4
temperamentos, a estas personas les correspondía el elemento agua.

3. Temperamento colérico

Las personas que destacan por su temperamento colérico son especialmente


enérgicas, proactivas e independientes. Muestran una tendencia a estar siempre
dedicándose a una actividad o emprendiendo proyectos y defienden con ahínco
sus opiniones y posturas ante las diferentes situaciones que viven.

Además, confían en su propio criterio y no temen entrar en confrontación con los


demás, por lo que son asertivas y no rehúyen las posiciones de liderazgo. Sin
embargo, si este tipo de temperamento es muy extremado puede dar pie a la
aparición de muchos conflictos y hostilidades. El elemento con el que se las
relacionó era el fuego.

4. Temperamento melancólico

Las personas con temperamento melancólico se caracterizan, según Galeno, por


ser emocionalmente sensibles, creativas, introvertidas, abnegadas y
perfeccionistas. De algún modo, este tipo de temperamento puede relacionarse
con el concepto reciente de Personas Altamente Sensibles (PAS), aunque definido
de modo mucho más ambiguo.

Aunque encuentran placer en las tareas que requieran esfuerzo y sacrificio


personal, les cuesta decidirse a la hora de iniciar proyectos justamente por ese
espíritu perfeccionista y por la preocupación que produce la inseguridad de no
saber lo que va a pasar. Su humor varía con facilidad y muestran una propensión
a la tristeza. Su elemento es la tierra.

La personalidad no puede existir independientemente del aspecto biológico. Como


miembro de la raza humana tiene los atributos y características propias de esa
especie aunque existen atributos que lo distinguen como lo son el aspecto físico y
la inteligencia. Al nacer el individuo posee un organismo físico y un sistema
nervioso y glandular que le ayudan a alcanzar un desarrollo superior a los otros
animales. Puede pensar, trasmitir ideas a través del lenguaje, ver las relaciones
entre las cosas. Cuál es el factor más importante de la conducta: los rasgos y
atributos heredados (nuestra naturaleza o el bagaje genético) Las capacidades
para hablar y razonar.

GÉNERO Y FACTORES GENÉTICOS

La identidad de género es una característica psicológica muy básica. Según


algunos investigadores, la adquisición del papel asignado al género y su identidad
básica dependen del ambiente. La identidad de género puede derivarse
exclusivamente de contingencias ambientales, aunque no cabe duda de que los
factores biológicos hagan más probables ciertos resultados.

Este modelo interactivo se relaciona con el punto de vista generalizado en la


psicología moderna sobre la conveniencia de considerar que la interacción entre
biología y ambiente influye en las características psicológicas.

La personalidad representa las propiedades estructurales y dinámicas de un


individuo, tal como éstas se reflejan en sus respuestas características o peculiares
a las diferentes situaciones planteadas.

Carácter: Forma concreta y estable que adquiere en un individuo los rasgos


afectivos-dinámicos heredados. Surge de la convergencia de factores congénitos y
madurativos de la adquisición por educación y experiencias.

Actitudes: Predisposición a reaccionar frente a determinadas categorías de


objetos o de personas, cuenta con tres elementos:

Cognitivo: Se refiere a las creencias consistentes del individuo.

Afectivo: los sentimientos de placer o displacer.

Conductual: acciones o conductas en sí.

ANÁLISIS DE LA PERSONALIDAD DESDE EL PUNTO DE VISTA


CRIMINOLÓGICO
Es considerada un trastorno de la personalidad que se caracteriza por violar los
derechos de los demás y no respetar las normas sociales. Este tipo de
personalidad es inestable en su autoimagen, estado de ánimo y comportamiento
con los demás.

Para la criminología los delincuentes tienen características semejantes, su


comportamiento nace de la necesidad de:

 Un entorno socioeconómico desfavorable o vago

 La tentación

 De núcleos de hogares fracturados

Desde el punto de vista penal el desviado es un sujeto que tiene un problema


intrínseco probablemente psicológico o patológico. Esta noción de desviado tiene
dos elementos:

ELEMENTO FÍSICO: La conducta, que es el elemento objetivo.

ELEMENTO PSÍQUICO: las razones para cometer el delito, que es elemento


subjetivo Desde el punto de vista criminológico no solo influye la edad o el sexo,
hay que hablar del aspecto criminológico en relación a la psicología, patología y el
punto de vista económico.
CONCLUSIÓN

Es necesario continuar haciendo este esfuerzo integrativo de las distintas escuelas


del conocimiento psicológico y desde la neurobiología, a objeto de poder clarificar
mejor la nosología de este tipo de cuadros clínicos. Asimismo, la integración de los
distintos aportes del conocimiento, necesariamente, tendrá un efecto en la práctica
clínica que permitirá una mayor eficacia terapéutica en estos complejos casos de
la clínica psiquiátrica y psicológica. El abordaje estructural permite estar
prevenidos para continuar una intervención que modifique parcialmente la
estructura productora de síntomas. Muchas veces estas estructuras son
inabordables psicológicamente, sin antes hacer una aproximación farmacológica
que posibilite el acceso psicoterapéutico.

La supervisión en estos casos es básica para poder entender aspectos contra


transferenciales que estos sujetos producen en el terapeuta. Integrar más factores
al análisis con los ejes diagnósticos, más teorías que ayuden a este diagnóstico,
más profesionales que intervengan en el mismo, e integrarlos adecuadamente en
las tareas terapéuticas, compartir y tolerar las diferencias y dudas teóricas y
clínicas es más difícil, sin embargo a la larga más eficaz, pudiendo ayudar a salir
mejor a un sujeto sufriente de una “jaula” personal de defensas y actuaciones
destructivas, sin ponerlo en otra “jaula” de directrices terapéuticas basada en un
solo esquema teórico que lo coarten, sino que en una estrategia de desarrollo que
le posibilite una salida a su patología que no le fue posible iniciar antes o que le ha
estado privada por razones biológicas, socio-familiares o ambientales al momento
de consultar con su crisis.
BIBLIOGRAFIA

http://plagios.blogspot.es/1243092580/

http://psicologia.online.com.entrepreneur.com/article/257730

http://eneagramadelapersonalidad.com/2013/06/20analisis-de-la-personalidad-
jose-obregon