Você está na página 1de 7

APARATO GENITAL MASCULINO

Aparato Reproductor Masculino

El aparato reproductor masculino es el encargado de la reproducción masculina. Se compone


de órganos externos, internos, glándulas y diversos líquidos que favorece la reproducción.

Detallaremos cada uno de los órganos y glándulas que intervienen en la reproducción así
como también sus funciones:

Testículos.

Es un órgano externo. Los testículos son los encargados de la producción de


espermatozoides. Una vez formados los espermatozoides se depositan en el epidídimo. Estos
se encuentran dentro del escroto o saco escrotal. Los testículos también tienen como función
liberar una hormona sexual masculina llamada testosterona.

Epidídimo.

Epidídimo -conducto-deferente Es un tubo estrecho ubicado en la parte superior de los


testículos. Allí se alojan y maduran los espermatozoides entre unos 10 y 14 días.

Conductos deferentes.

Son los conductos mediante los que se transportan los espermatozoides en el semen hasta el
pene a través de la eyaculación.

Semen.

Es el líquido que transporta a los espermatozoides y otras secreciones que producen las
glándulas bulbouretrales y la próstata.

Próstata.

Está ubicada al frente del recto. Es un órgano de tipo glandular que posee forma de una
castaña. Su función es la de segregar líquido seminal con el fin de proteger y nutrir a los
espermatozoides.

Glándulas bulbouretrales ó glándulas Cowper (el hombre cuenta con 2 glándulas).

Se ubican debajo de la próstata. Tienen como función segregar un líquido alcalino cuyo fin es
el de neutralizar la acidez provocado por la uretra para dar paso al semen antes de la
eyaculación.
Conducto eyaculador (el hombre cuenta con 2 conductos).

Estos conductos empiezan en los vasos deferentes y finalizan en la uretra. Su función es la de


transportar el semen para luego ser expulsado al exterior mediante el pene.

Uretra.

Es un conducto por el que pasa la orina provenientes de la vejiga hasta el exterior. Desde el
punto de vista de la reproducción es el conducto por el que pasa el semen para la
reproducción.

Pene.

El pene es un órgano externo. Dentro de sus funciones reproductivas se encuentra la de


depositar el esperma mediante el coito en el aparato reproductor femenino con el fin de
fecundar el óvulo.

El pene está formado por el cuerpo esponjoso y el cuerpo cavernoso.

Cuerpo cavernoso.

Son dos columnas ubicadas en la parte del frente del pene que se llenan de sangre y
provocan la erección.

Cuerpo esponjoso.

El cuerpo esponjoso se presenta en forma de columna dentro del pene. Es una columna
delgada en comparación con el cuerpo cavernoso. En su parte inferior se encuentra el glande
que es la parte de mayor tamaño del cuerpo esponjoso.
APARATO GENITAL FEMENINO

ORGANOS INTERNOS

Ovarios: son los órganos productores de gametos femeninos u ovocitos, de tamaño variado
según la cavidad, y la edad; a diferencia de los testículos, están situados en la cavidad
abdominal. El proceso de formación de los óvulos, o gametos femeninos, se llama ovogénesis
y se realiza en unas cavidades o folículos cuyas paredes están cubiertas de células que
protegen y nutren el óvulo. Cada folículo contiene un solo óvulo, que madura cada 28 días,
aproximadamente. La ovogénesis es periódica, a diferencia de la espermatogénesis, que es
continua. Los ovarios también producen estrógenos y progesterona, hormonas que regulan
el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, como la aparición de vello o el
desarrollo de las mamas, y preparan el organismo para un posible embarazo.

Trompas de Falopio: conductos de entre 10 a 13 cm que comunican los ovarios con el útero;
en mamíferos en su interior ocurre la fecundación; a medida que el cigoto se divide viaja por
las trompas hacia el útero.2 En raras ocasiones el embrión se puede desarrollar en una de las
trompas, produciéndose un embarazo ectópico. El orificio de apertura de la trompa al útero
se llama ostium tubárico.

Útero: órgano hueco y musculoso en el que se desarrollará el feto. La pared interior del útero
es el endometrio, el cual presenta cambios cíclicos mensuales relacionados con el efecto de
hormonas producidas en el ovario, los estrógenos.

ORGANOS EXTERNOS

La vagina: es un conducto fibromuscular elástico, que forma parte de los órganos genitales
internos de la mujer, y se extiende desde la vulva hasta el útero. La apertura externa vaginal
puede estar parcialmente cubierta por una membrana llamada himen. La vagina se extiende
desde dicha apertura hasta el cérvix (cuello uterino). La vagina permite las relaciones
sexuales y el parto; además canaliza el flujo menstrual, que ocurre periódicamente como
parte del ciclo menstrual.

La localización y estructura de la vagina varía entre especies, y puede variar en tamaño


dentro de la misma especie. Al contrario que los mamíferos machos, que normalmente
tienen el meato urinario como la única abertura para la micción y la reproducción, las
hembras tienen la abertura de la uretra para la micción y la vaginal para el tracto genital. La
apertura vaginal es mayor que la urinaria que está más abajo, y ambas están protegidas por
los labios en las humanas. En el caso de anfibios, aves y monotremas, la cloaca es la única
abertura externa para el tracto gastrointestinal y los tractos urinarios y reproductivos.
La vulva: es el conjunto de los órganos sexuales primarios externos de los mamíferos
hembras. Está constituida por el monte de Venus, los labios y el clítoris. En anatomía
humana, en contraposición con la anatomía animal, la parte más externa de la vagina o
vestíbulo vulva pertenece también a la vulva. Desde allí, la vagina conduce al útero y la uretra
hacia la vejiga. Los órganos sexuales de otros grupos de animales, como los nematoda,
también pueden ser denominados análogamente como «vulva»; sin embargo se diferencian
por completo de la vulva de los mamíferos.

Labios mayores

Los labios mayores, desde el monte de Venus, rodean luego la terminación inferior de la
vagina y se fusionan entre sí. Miden aproximadamente 7-8 cm de largo, 2-3 cm de ancho y
entre 1 y 1,5 cm de espesor. La superficie externa es rugosa y, luego de la pubertad, cubierta
por vello púbico, mientras que la superficie interna es lisa y en continuidad con los labios
menores. La piel es semejante al resto de la piel humana, constituida por tejido cutáneo,
glándulas sebáceas y sudoríparas, folículos pilosos y tejido adiposo.1 El ligamento redondo
del útero termina en el tejido adiposo y piel de la parte anterior del labio, estos son como de
5 cm.

Labios menores

Los labios menores, también llamados ninfas, se encuentran por dentro de los labios
mayores, se extienden desde el capuchón del clítoris, formando un prepucio, hasta rodear el
orificio de la uretra, la vagina y terminar en la llamada horquilla perineal, a pocos
centímetros del ano. El revestimiento de los labios menores es distinto al de los labios
mayores, es una membrana mucosa que está ricamente inervada e irrigada, por lo que son
más sensibles, de color más rosado y no tienen glándulas sudoríparas ni folículos pilosos.1

La coloración, el tamaño y la apariencia general de los labios varían extensamente entre una
mujer y otra. En algunas mujeres, los labios menores están prácticamente ausentes, mientras
que en otras pueden ser carnosas y protuberantes. A menudo son asimétricos. Durante la
estimulación sexual, los labios se llenan de sangre, típicamente hinchándose y
oscureciéndose o bien enrojeciéndose.

Clítoris: es un órgano del aparato genital femenino. Su única función conocida es la de


proporcionar placer sexual a la mujer. Su punta o glande asoma en la parte superior de la
vulva, pero se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo y rodea el tercio
inferior de la vagina.

El clítoris tiene cinco partes, de las cuales, cuatro son bilaterales y simétricas. El glande es la
única parte visible. Bajo la piel de los labios mayores se encuentran los bulbos vestibulares,
que se unen por debajo de la vagina y rodean su entrada y su tercio inferior. Externamente a
ellos se localizan los cuerpos pareados o crura, unidos en la línea media y separado sólo por
un septo fibroso,

El glande del clítoris asoma en la parte superior de la vulva. Está parcial o totalmente
recubierto por un pliegue cutáneo llamado capuchón, formado por la unión, en su parte
superior, de los dos labios menores.1

En él se concentran los nervios que producen placer sexual en la mujer. Hasta el momento
esa es su única función conocida.

El cuerpo del clítoris puede llegar a tener un tamaño de 10 a 13 mm en toda su longitud,


mientras que el glande clitoridiano mide entre 3 y 4 mm de ancho, y entre 4 y 5 mm de largo,
en estado de reposo; en erección puede alcanzar de 10 a 15 mm de longitud.

Vestíbulo: es la parte de la vulva ubicada entre los labios menores. En anatomía animal se
denomina vestíbulo vaginal o vulvar al área comprendida entre la vulva y la entrada de la
vagina. El límite entre vagina y vestíbulo vaginal está definido por la desembocadura de la
uretra. En esta frontera se ubica también el himen. La hiena manchada no posee ni vestíbulo
vaginal ni labios, en esta especie se reúnen la vagina y la uretra en un único canal urogenital
— de manera similar a los animales machos — que cursa por dentro de un clítoris de
morfología alargada.

Meato urinario: El meato urinario es por donde sale la orina. Es la zona de la uretra que sale
al exterior. Está, en el caso de las mujeres, entre el orificio vaginal y el clítoris. La localización
de este orificio provoca que, a diferencia de los varones, las mujeres tengan que sentarse o
agacharse para orinar.

Bulbo vestibular: Órgano formado por dos cuerpos eréctiles que se encuentran en la base de
los labios menores de la vulva y están cubiertos por los músculos vulvocavernosos.

Glándulas de Bartolino: son dos pequeños órganos secretores del tamaño de un guisante
que se encuentran situados a la derecha e izquierda de la abertura de la vagina. Secretan un
líquido transparente que sirve como un lubricante para la abertura vaginal.

En general, no es posible ver o sentir una glándula de Bartolino debajo de la piel. Sin
embargo, si una glándula se infecta o se bloquea, se puede desarrollar un quiste que causa
molestia al caminar o sentarse. El resultado es una inflamación llamada bartolinitis.

Las glándulas de Bartolino se encuentran a cada lado de la base del orificio vaginal. Secretan
un fluido trasparente para proporcionar la lubricación vaginal 1 cuando una mujer se excita
sexualmente. El líquido puede humedecer ligeramente la apertura labial de la vagina, para
hacer el contacto con esta área tan sensible más cómodo para la mujer.

Los problemas médicos relacionados con una glándula de Bartolino son raros, pero pueden
ser graves. Las infecciones bacterianas de transmisión sexual como la clamidia y la gonorrea,
así como una infección por E. Coli, estreptococos y estafilococos potencialmente pueden
inflamar una glándula de Bartolino, una inflamación llamada bartolinitis.

Si el conducto se obstruye, puede causar una acumulación de líquido en la glándula y


creando un quiste de Bartolino. Sin tratamiento, un quiste de Bartolino puede crecer lo
suficientemente como para sobresalir a través de los labios mayores y crear una masa suave
y palpable. Un quiste grande es a menudo sensible al tacto y causa dolor al caminar o
sentarse. Un quiste potencialmente puede romperse y liberar una sustancia de color blanco o
amarillo lechoso. Una infección no tratada con el tiempo puede dar lugar a un absceso.

Monte de venus: Es un acolchado de tejido blando graso que se cubre de pelo durante y
después de la pubertad. Está sobre la pelvis y protege a los genitales internos, amortigua el
contacto de las diferentes penetraciones.

Himen: El himen es una membrana que está en la entrada de la vagina y sirve para proteger
la vagina del exterior.
Suele romperse durante la primera relación sexual con penetración o
en actividades rutinarias (por ejemplo, deportes con impacto para el suelo pélvico como
montar en bicicleta).

Horquilla vulvar: La horquilla vulvar es donde se unen los labios mayores con los labios
menores. Es la parte de atrás de la vulva. También la podemos conocer pomo la comisura
posterior de la vulva.

Perineo: El perineo o periné se encuentra en la zona localizada entre el pubis y el coxis. Su


función es proteger a los órganos sexuales, vejiga y el recto.