Você está na página 1de 14

El Amparo Adhesivo

Por
Uzziel Yazet Pulido Campos
-
1 marzo, 2017
9674

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

El Amparo Adhesivo
Por Uzziel Yazet Pulido Campos - 1 marzo, 20179674 0
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Judge Holding Documents


Lic. Uzziel Yazet Pulido Campos
Abogado asociado en Estrategia Política y Legal de Chirino Bufete Jurídico.

Como una consecuencia de la reforma al artículo 107 de la Constitución mexicana,


en donde se contempla las bases para la tramitación del juicio de Amparo, a la
fracción iii, inciso a), le fueron añadidos 3 párrafos que tienen por objeto
establecer a detalle el acceso al juicio de amparo directo. En esta ocasión, el tema
que nos ocupa es el que se desprende del párrafo segundo, con el cual se da
origen a la figura jurídica del Amparo Adhesivo, al establecer lo siguiente:“La parte
que haya obtenido sentencia favorable y la que tenga interés jurídico en que
subsista el acto reclamado, podrá presentar amparo en forma adhesiva al que
promueva cualquiera de las partes que intervinieron en el juicio del que emana el
acto reclamado. …”

Sin embargo, ni la Constitución ni la Ley de Amparo precisan con exactitud qué es


el Amparo Adhesivo. Siguiendo la línea de la teoría general del proceso, la figura
que es objeto de estudio puede ser equiparable como un medio de defensa
(incluso así le ha denominado el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación)1 que se encuentra a disposición del tercero interesado (en el amparo
principal) o de quien tenga interés jurídico en que subsista el acto reclamado. Al
momento de promover el llamado amparo adhesivo dentro del amparo directo
(amparo principal), el adherente no promueve un juicio autónomo sino que el
primero de ellos se encuentra directamente condicionado a que el segundo sea
promovido y que sobretodo subsista.

Es decir, es un medio de defensa intraprocesal. Por lo anterior, desde una


perspectiva personal, el llamado amparo adhesivo es más bien una herramienta
de defensa (recurso) con la que se envuelve al tercero interesado (en el principal)
o a quien tenga interés jurídico en que subsista el acto reclamado, llamado
quejoso adherente y que tiene por objeto fortalecer las consideraciones vertidas
por autoridad responsable en el acto reclamado del cual se adolece el quejoso, y
que en caso de que sea procedente, permite al quejoso adherente impugnar
aquellas consideraciones realizadas por la autoridad responsable que concluyan
en un punto de decisorio que le sea perjudicial y, que obliga a éste en los casos
que sea procedente, a hacer valer las violaciones procesales que fueron
cometidas en el juicio de origen y que pudieran afectarle al mismo, trascendiendo
al resultado del fallo.

Legitimación y Procedencia del Amparo Adhesivo

Sólo aquellas personas que hayan obtenido sentencia favorable y tengan interés
jurídico en que subsista el acto reclamado, estarán legitimadas para promover
este medio de defensa y adquieren el carácter de tercero interesado en el
procedimiento de amparo directo. En cuanto a que también pueden
presentarlo“aquellas que tengan interés jurídico en que subsista el acto
reclamado”, debemos tomar en consideración que en el interés jurídico se requiere
la existencia de un derecho subjetivo a cargo de un sujeto determinado, que tiene
facultad para exigir su respeto e implica deber correlativo de los particulares y de
los propios órganos públicos2 , con lo cual se desprenden 3 elementos:

• Debe de existir una persona (física o moral),

• Que dicha persona tenga el ejercicio de algún derecho que se encuentre tutelado
por la norma, y;

• Que se haya visto transgredido por la autoridad y por lo tanto se encuentra


legitimado para ocurrir al juicio de amparo con objeto de que el órgano
jurisdiccional se vea en posibilidades de llevar a cabo el estudio de la afectación
(esto para el caso de la legitimación en la tramitación del juicio de amparo). Sin
embargo y para el tema de estudio, es necesario precisar que al estudiar la frase
“exigir su respeto” no sólo implica el hecho de una afectación, sino también la
protección del beneficio que se obtuvo, el cual, a consideración particular es el
supuesto que ocupa el adherente en el amparo directo.

De este último análisis, pudiera ser el caso de un tercero extraño a juicio


(tratándose del juicio de origen) a quien le beneficia la resolución que se combate
como acto reclamado en el amparo directo y por lo tanto se encontraría legitimado
para promover amparo en forma adhesiva con objeto de mantener las cosas tal y
como las resolvió el juzgador a quien el quejoso señala como autoridad
responsable.

Procedencia

En el párrafo segundo del artículo 182 de la Ley de Amparo se establecen los


supuestos de procedencia para efecto de tener acceso a la defensa que provee el
amparo adhesivo, de los cuales haremos el estudio respectivo en el tema
subsiguiente, siendo estos:

I. Cuando el adherente trate de fortalecer las consideraciones vertidas en el fallo


definitivo, a fin de no quedar indefenso; y

II. Cuando existan violaciones al procedimiento que pudieran afectar las defensas
del adherente, trascendiendo al resultado del fallo.

Conceptos de Violación en el Amparo Adhesivo

El artículo 182 de la Ley de Amparo, en su párrafo tercero, precisa la regla que los
promoventes deben seguir para elaborar y dirigir los argumentos que consideren
pertinentes relativos a los conceptos de violación del amparo adhesivo. Establecen
de forma clara que los mismos deben encaminarse a fortalecer las
consideraciones del acto reclamado, es decir, con este medio de defensa no debe
atacar al escrito de amparo interpuesto por el quejoso, ni desvirtuar los agravios
que hace valer, tampoco reforzar propiamente los puntos resolutivos del acto
reclamado. Deben reforzarse las consideraciones (argumentos de tipo ratio
decidendi) que la autoridad responsable consideró pertinentes para sustentar la
resolución de la sentencia definitiva, laudo o aquella que pone fin al juicio con los
que el ahora llamado adherente se vio favorecido en el juicio principal, pues en
caso contrario, los conceptos de violación resultarían inoperantes y por lo tanto el
amparo adhesivo será sobreseído al momento de resolver el amparo principal.

Por su parte, la única impugnación que puede hacer valer el quejoso adherente
dentro de los conceptos de violación, será aquella que verse respecto de la o de
las consideraciones que sustenten algún punto decisorio que le perjudiquen. Este
punto se considera un tema importante ya que, en algunos casos, en los que el
quejoso adherente hubiera vencido en el juicio principal, aunque no en la totalidad
de sus pretensiones, se verá favorecido con la oportunidad de oponerse en contra
de aquellas consideraciones que sustenten los resolutivos que decidan las
pretensiones que no le hubieren sido resueltas de forma favorable y que en caso
de ser fundados dichos conceptos de violación, los puntos resolutivos puedan ser
modificados.

Así, el adherente obtendrá una sentencia federal que pudiera, aparte de confirmar
los resolutivos que le fueron favorables en un principio, resolver también en ese
mismo sentido la totalidad de las pretensiones planteadas ya sea en su escrito de
demanda o de contestación de ésta. Resulta indispensable señalar, aunque
parezca obvio, que para efecto de hacer valer tal impugnación, es necesario
satisfacer alguno o ambos de los supuestos de procedencia del amparo adhesivo.

Violaciones Procesales en el Amparo Adhesivo

De acuerdo al concepto de Amparo Adhesivo que fue ofrecido y en relación al


principio de concentración con el cual se sustenta este “nuevo” medio de defensa,
si la parte interesada no hace uso de dicha herramienta de defensa dentro del
término que la ley le concede, se verá imposibilitada para promover un juicio de
amparo con posterioridad en el que pretenda hacer valer las violaciones
procesales cometidas en el procedimiento de origen y de las cuales se sienta
afectado, pues su derecho habrá precluido.

Al respecto, resulta ilustrativo invocar la Tesis aislada I.3o.C.10 K (10a.).


Tribunales Colegiados de Circuito. Décima Época. Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta. Libro XII, Septiembre de 2012, Pág. 1505, cuyo rubro
dice “AMPARO ADHESIVO. SU CARACTERIZACIÓN A PARTIR DE LA
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL Y SU
UTILIDAD COMO SISTEMA DE DEPURACIÓN PROCESAL”, misma que precisa
en una de sus partes “…se trata de una grave carga procesal impuesta a la parte
vencedora, quien debe promover el amparo adhesivo para preservar su derecho a
impugnar las violaciones procesales que trascendieron o pudieran trascender en el
resultado del asunto, pues la falta de promoción del amparo adhesivo hará que
precluya su derecho para hacerlas valer posteriormente….”.

Asimismo, para que los conceptos de violación que sustenten las violaciones
procesales puedan ser objeto de estudio por parte del Tribunal que conozca del
juicio de amparo, resulta necesario que previamente, el adherente las hubiera
hecho valer través de los medios ordinarios de defensa y agotado previamente el
principio de definitividad en relación con las mismas. Esto claro, con las
excepciones que la parte final del párrafo tercero del artículo 182, de la Ley de
Amparo establece; es decir, cuando se trata de menores, incapaces, ejidatarios,
trabajadores, núcleos de población ejidal o comunal, o de quienes por sus
condiciones de pobreza o marginación se encuentren en clara desventaja social
para emprender un juicio, y en materia penal tratándose del inculpado.

Es importante mencionar el hecho de que si aquella persona que se encuentra


facultada para promover el amparo adhesivo omite su promoción, no podrá hacer
valer las violaciones procesales que se hayan cometido en su perjuicio en un
amparo posterior y por consiguiente, se tendrán por consentidas y por precluido su
derecho para impugnar dichas violaciones. Como consecuencia de lo anterior, al
impugnar las violaciones procesales con posterioridad en un amparo diverso, los
conceptos de violación no serán objeto de estudio toda vez que la naturaleza
misma del amparo directo y por consecuencia del amparo adhesivo es la de
resolver en una sola sentencia todas aquellas violaciones procesales de las que
se sientan afectados tanto el quejoso en el principal como el quejoso adherente.

Amparo Adhesivo sin Materia

En ocasiones el Tribunal Colegiado no se encuentra obligado a entrar al estudio


de los conceptos de violación con los que se sustente el amparo adhesivo, por
ejemplo, en el caso en que el amparo directo no sea concedido, lo que conlleva a
que la autoridad federal no se vea en la necesidad de entrar al estudio de los
conceptos de violación hechos valer en el amparo adhesivo. Por lo tanto, al negar
la protección de la justicia federal al quejoso en el principal, el acto reclamado no
sufre modificación alguna y lo conducente sería declarar sin materia al amparo
adhesivo y no entrar al estudio del mismo, lo cual no significa que los conceptos
de violación del adherente hayan sido mal elaborados, sino que por razón de
método, no se analizan. Lo anterior tiene su sustento en lo establecido por la
jurisprudencia identificada con el rubro “AMPARO ADHESIVO. DEBE
DECLARARSE SIN MATERIA SI EN EL PRINCIPAL SE NEGÓ LA PROTECCIÓN
DE LA JUSTICIA FEDERAL Y SE DEJÓ INTOCADO EL ACTO RECLAMADO.”.

De lo anterior no debe entenderse que al quejoso adherente se le infringe el


derecho humano a la administración de justicia, específicamente en lo que
conllevan los principios de justicia completa e imparcial, ni que la autoridad federal
estaría emitiendo una resolución parcial en cuanto al hecho de que al adherente
no se le permitió llevar a cabo la impugnación adhesiva cuando cuya finalidad era
la de cambiar el sentido de algún punto decisorio que forme parte del acto
reclamado en los términos que ya hemos tratado, sino que como regla general, al
seguir el adhesivo la suerte del principal, no resulta obligatorio al Tribunal entrar al
estudio de los conceptos de violación del primero, aunado al hecho de que como
ya se ha precisado, al negarse el principal no sufre modificación alguna el acto
reclamado.

Resolución

El Dr. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y el Dr. Rubén Sánchez Gil, partiendo de la


tesis jurisprudencial:“AMPARO ADHESIVO. SU CARACTERIZACIÓN A PARTIR
DE LA EXPOSICIÓN DE MOTIVOS DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL Y SU
UTILIDAD COMO SISTEMA DE DEPURACIÓN PROCESAL”, precisan el
siguiente análisis: “Esta figura tiene por objeto dar celeridad a las resoluciones
jurisdiccionales emitidas en amparo”, y que los tribunales puedan, “decidir
integralmente la problemática del amparo”. De esta suerte, “el amparo adhesivo se
erige como un sistema de depuración procesal” que, al “concentrar el análisis de
todas las violaciones procesales en un solo fallo, allana el camino a un
pronunciamiento posterior que en la medida de lo posible únicamente atenderá a
cuestiones sustantivas, con el objeto de satisfacer los mencionados derechos
fundamentales”.5 De ahí que es más fácil comprender por qué el Tribunal
Colegiado de Circuito que conozca del amparo directo se encuentra obligado al
momento de resolver el principal –si considera que los conceptos de violación
esgrimidos por el quejoso son procedentes–, entrará también al estudio de los
conceptos de violación del quejoso adherente para que en una sola
sentencia,“resuelva integralmente el asunto y evitar la prolongación de la
controversia”.

En ocasiones el Tribunal Colegiado no se encuentra obligado a entrar al estudio


de los conceptos de violación con los que se sustente el amparo adhesivo.
Judge Holding Documents
Lic. Uzziel Yazet Pulido Campos
Abogado asociado en Estrategia Política y Legal de Chirino Bufete Jurídico.

Como una consecuencia de la reforma al artículo 107 de la Constitución


mexicana, en donde se contempla las bases para la tramitación del juicio
de Amparo, a la fracción iii, inciso a), le fueron añadidos 3 párrafos que
tienen por objeto establecer a detalle el acceso al juicio de amparo directo.
En esta ocasión, el tema que nos ocupa es el que se desprende del párrafo
segundo, con el cual se da origen a la figura jurídica del Amparo Adhesivo,
al establecer lo siguiente:“La parte que haya obtenido sentencia favorable y
la que tenga interés jurídico en que subsista el acto reclamado, podrá
presentar amparo en forma adhesiva al que promueva cualquiera de las
partes que intervinieron en el juicio del que emana el acto reclamado. …”

Sin embargo, ni la Constitución ni la Ley de Amparo precisan con exactitud


qué es el Amparo Adhesivo. Siguiendo la línea de la teoría general del
proceso, la figura que es objeto de estudio puede ser equiparable como un
medio de defensa (incluso así le ha denominado el pleno de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación)1 que se encuentra a disposición del tercero
interesado (en el amparo principal) o de quien tenga interés jurídico en que
subsista el acto reclamado. Al momento de promover el llamado amparo
adhesivo dentro del amparo directo (amparo principal), el adherente no
promueve un juicio autónomo sino que el primero de ellos se encuentra
directamente condicionado a que el segundo sea promovido y que
sobretodo subsista.

Es decir, es un medio de defensa intraprocesal. Por lo anterior, desde una


perspectiva personal, el llamado amparo adhesivo es más bien una
herramienta de defensa (recurso) con la que se envuelve al tercero
interesado (en el principal) o a quien tenga interés jurídico en que subsista
el acto reclamado, llamado quejoso adherente y que tiene por objeto
fortalecer las consideraciones vertidas por autoridad responsable en el acto
reclamado del cual se adolece el quejoso, y que en caso de que sea
procedente, permite al quejoso adherente impugnar aquellas
consideraciones realizadas por la autoridad responsable que concluyan en
un punto de decisorio que le sea perjudicial y, que obliga a éste en los
casos que sea procedente, a hacer valer las violaciones procesales que
fueron cometidas en el juicio de origen y que pudieran afectarle al mismo,
trascendiendo al resultado del fallo.

Legitimación y Procedencia del Amparo Adhesivo

Sólo aquellas personas que hayan obtenido sentencia favorable y tengan


interés jurídico en que subsista el acto reclamado, estarán legitimadas para
promover este medio de defensa y adquieren el carácter de tercero
interesado en el procedimiento de amparo directo. En cuanto a que
también pueden presentarlo“aquellas que tengan interés jurídico en que
subsista el acto reclamado”, debemos tomar en consideración que en el
interés jurídico se requiere la existencia de un derecho subjetivo a cargo de
un sujeto determinado, que tiene facultad para exigir su respeto e implica
deber correlativo de los particulares y de los propios órganos públicos2 ,
con lo cual se desprenden 3 elementos:

• Debe de existir una persona (física o moral),

• Que dicha persona tenga el ejercicio de algún derecho que se encuentre


tutelado por la norma, y;

• Que se haya visto transgredido por la autoridad y por lo tanto se


encuentra legitimado para ocurrir al juicio de amparo con objeto de que el
órgano jurisdiccional se vea en posibilidades de llevar a cabo el estudio de
la afectación (esto para el caso de la legitimación en la tramitación del
juicio de amparo). Sin embargo y para el tema de estudio, es necesario
precisar que al estudiar la frase “exigir su respeto” no sólo implica el hecho
de una afectación, sino también la protección del beneficio que se obtuvo,
el cual, a consideración particular es el supuesto que ocupa el adherente en
el amparo directo.

De este último análisis, pudiera ser el caso de un tercero extraño a juicio


(tratándose del juicio de origen) a quien le beneficia la resolución que se
combate como acto reclamado en el amparo directo y por lo tanto se
encontraría legitimado para promover amparo en forma adhesiva con
objeto de mantener las cosas tal y como las resolvió el juzgador a quien el
quejoso señala como autoridad responsable.

Procedencia

En el párrafo segundo del artículo 182 de la Ley de Amparo se establecen


los supuestos de procedencia para efecto de tener acceso a la defensa que
provee el amparo adhesivo, de los cuales haremos el estudio respectivo en
el tema subsiguiente, siendo estos:

I. Cuando el adherente trate de fortalecer las consideraciones vertidas en el


fallo definitivo, a fin de no quedar indefenso; y

II. Cuando existan violaciones al procedimiento que pudieran afectar las


defensas del adherente, trascendiendo al resultado del fallo.

Conceptos de Violación en el Amparo Adhesivo

El artículo 182 de la Ley de Amparo, en su párrafo tercero, precisa la regla


que los promoventes deben seguir para elaborar y dirigir los argumentos
que consideren pertinentes relativos a los conceptos de violación del
amparo adhesivo. Establecen de forma clara que los mismos deben
encaminarse a fortalecer las consideraciones del acto reclamado, es decir,
con este medio de defensa no debe atacar al escrito de amparo interpuesto
por el quejoso, ni desvirtuar los agravios que hace valer, tampoco reforzar
propiamente los puntos resolutivos del acto reclamado. Deben reforzarse
las consideraciones (argumentos de tipo ratio decidendi) que la autoridad
responsable consideró pertinentes para sustentar la resolución de la
sentencia definitiva, laudo o aquella que pone fin al juicio con los que el
ahora llamado adherente se vio favorecido en el juicio principal, pues en
caso contrario, los conceptos de violación resultarían inoperantes y por lo
tanto el amparo adhesivo será sobreseído al momento de resolver el
amparo principal.

Por su parte, la única impugnación que puede hacer valer el quejoso


adherente dentro de los conceptos de violación, será aquella que verse
respecto de la o de las consideraciones que sustenten algún punto decisorio
que le perjudiquen. Este punto se considera un tema importante ya que, en
algunos casos, en los que el quejoso adherente hubiera vencido en el juicio
principal, aunque no en la totalidad de sus pretensiones, se verá favorecido
con la oportunidad de oponerse en contra de aquellas consideraciones que
sustenten los resolutivos que decidan las pretensiones que no le hubieren
sido resueltas de forma favorable y que en caso de ser fundados dichos
conceptos de violación, los puntos resolutivos puedan ser modificados.

Así, el adherente obtendrá una sentencia federal que pudiera, aparte de


confirmar los resolutivos que le fueron favorables en un principio, resolver
también en ese mismo sentido la totalidad de las pretensiones planteadas
ya sea en su escrito de demanda o de contestación de ésta. Resulta
indispensable señalar, aunque parezca obvio, que para efecto de hacer
valer tal impugnación, es necesario satisfacer alguno o ambos de los
supuestos de procedencia del amparo adhesivo.

Violaciones Procesales en el Amparo Adhesivo

De acuerdo al concepto de Amparo Adhesivo que fue ofrecido y en relación


al principio de concentración con el cual se sustenta este “nuevo” medio de
defensa, si la parte interesada no hace uso de dicha herramienta de
defensa dentro del término que la ley le concede, se verá imposibilitada
para promover un juicio de amparo con posterioridad en el que pretenda
hacer valer las violaciones procesales cometidas en el procedimiento de
origen y de las cuales se sienta afectado, pues su derecho habrá precluido.

Al respecto, resulta ilustrativo invocar la Tesis aislada I.3o.C.10 K (10a.).


Tribunales Colegiados de Circuito. Décima Época. Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta. Libro XII, Septiembre de 2012, Pág. 1505, cuyo
rubro dice “AMPARO ADHESIVO. SU CARACTERIZACIÓN A PARTIR DE LA
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL Y SU
UTILIDAD COMO SISTEMA DE DEPURACIÓN PROCESAL”, misma que
precisa en una de sus partes “…se trata de una grave carga procesal
impuesta a la parte vencedora, quien debe promover el amparo adhesivo
para preservar su derecho a impugnar las violaciones procesales que
trascendieron o pudieran trascender en el resultado del asunto, pues la
falta de promoción del amparo adhesivo hará que precluya su derecho para
hacerlas valer posteriormente….”.

Asimismo, para que los conceptos de violación que sustenten las


violaciones procesales puedan ser objeto de estudio por parte del Tribunal
que conozca del juicio de amparo, resulta necesario que previamente, el
adherente las hubiera hecho valer través de los medios ordinarios de
defensa y agotado previamente el principio de definitividad en relación con
las mismas. Esto claro, con las excepciones que la parte final del párrafo
tercero del artículo 182, de la Ley de Amparo establece; es decir, cuando
se trata de menores, incapaces, ejidatarios, trabajadores, núcleos de
población ejidal o comunal, o de quienes por sus condiciones de pobreza o
marginación se encuentren en clara desventaja social para emprender un
juicio, y en materia penal tratándose del inculpado.

Es importante mencionar el hecho de que si aquella persona que se


encuentra facultada para promover el amparo adhesivo omite su
promoción, no podrá hacer valer las violaciones procesales que se hayan
cometido en su perjuicio en un amparo posterior y por consiguiente, se
tendrán por consentidas y por precluido su derecho para impugnar dichas
violaciones. Como consecuencia de lo anterior, al impugnar las violaciones
procesales con posterioridad en un amparo diverso, los conceptos de
violación no serán objeto de estudio toda vez que la naturaleza misma del
amparo directo y por consecuencia del amparo adhesivo es la de resolver
en una sola sentencia todas aquellas violaciones procesales de las que se
sientan afectados tanto el quejoso en el principal como el quejoso
adherente.

Amparo Adhesivo sin Materia

En ocasiones el Tribunal Colegiado no se encuentra obligado a entrar al


estudio de los conceptos de violación con los que se sustente el amparo
adhesivo, por ejemplo, en el caso en que el amparo directo no sea
concedido, lo que conlleva a que la autoridad federal no se vea en la
necesidad de entrar al estudio de los conceptos de violación hechos valer
en el amparo adhesivo. Por lo tanto, al negar la protección de la justicia
federal al quejoso en el principal, el acto reclamado no sufre modificación
alguna y lo conducente sería declarar sin materia al amparo adhesivo y no
entrar al estudio del mismo, lo cual no significa que los conceptos de
violación del adherente hayan sido mal elaborados, sino que por razón de
método, no se analizan. Lo anterior tiene su sustento en lo establecido por
la jurisprudencia identificada con el rubro “AMPARO ADHESIVO. DEBE
DECLARARSE SIN MATERIA SI EN EL PRINCIPAL SE NEGÓ LA PROTECCIÓN
DE LA JUSTICIA FEDERAL Y SE DEJÓ INTOCADO EL ACTO RECLAMADO.”.

De lo anterior no debe entenderse que al quejoso adherente se le infringe


el derecho humano a la administración de justicia, específicamente en lo
que conllevan los principios de justicia completa e imparcial, ni que la
autoridad federal estaría emitiendo una resolución parcial en cuanto al
hecho de que al adherente no se le permitió llevar a cabo la impugnación
adhesiva cuando cuya finalidad era la de cambiar el sentido de algún punto
decisorio que forme parte del acto reclamado en los términos que ya hemos
tratado, sino que como regla general, al seguir el adhesivo la suerte del
principal, no resulta obligatorio al Tribunal entrar al estudio de los
conceptos de violación del primero, aunado al hecho de que como ya se ha
precisado, al negarse el principal no sufre modificación alguna el acto
reclamado.

Resolución

El Dr. Eduardo Ferrer Mac-Gregor y el


Dr. Rubén Sánchez Gil, partiendo de la tesis jurisprudencial:“AMPARO
ADHESIVO. SU CARACTERIZACIÓN A PARTIR DE LA EXPOSICIÓN DE
MOTIVOS DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL Y SU UTILIDAD COMO
SISTEMA DE DEPURACIÓN PROCESAL”, precisan el siguiente análisis: “Esta
figura tiene por objeto dar celeridad a las resoluciones jurisdiccionales
emitidas en amparo”, y que los tribunales puedan, “decidir integralmente la
problemática del amparo”. De esta suerte, “el amparo adhesivo se erige
como un sistema de depuración procesal” que, al “concentrar el análisis de
todas las violaciones procesales en un solo fallo, allana el camino a un
pronunciamiento posterior que en la medida de lo posible únicamente
atenderá a cuestiones sustantivas, con el objeto de satisfacer los
mencionados derechos fundamentales”.5 De ahí que es más fácil
comprender por qué el Tribunal Colegiado de Circuito que conozca del
amparo directo se encuentra obligado al momento de resolver el principal –
si considera que los conceptos de violación esgrimidos por el quejoso son
procedentes–, entrará también al estudio de los conceptos de violación del
quejoso adherente para que en una sola sentencia,“resuelva integralmente
el asunto y evitar la prolongación de la controversia”.

En ocasiones el Tribunal Colegiado no se encuentra obligado a entrar al


estudio de los conceptos de violación con los que se sustente el amparo
adhesivo.