Você está na página 1de 4

Juicio de amparo

El juicio de amparo es un medio de control de constitucionalidad de los actos


emitidos con motivo del ejercicio de poder previsto por el ordenamiento jurídico
mexicano, el cual tiene por objeto proteger los derechos humanos y derechos
fundamentales establecidos en la Constitución, así como en los Tratados
Internacionales de los que México sea parte, cuando estos son violados por
normas generales, actos u omisiones de autoridad o de particulares señalados
en la ley. El juicio de amparo mexicano se encuentra regulado por los artículos
103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y su ley
reglamentaria, denominada la Ley de Amparo.
El juicio de amparo se basa en la idea de limitación del poder dentro de un
marco constitucional, de las autoridades gubernamentales, y más
recientemente de los particulares cuando sus actos se equiparen a los de la
autoridad, protegiendo así los derechos humanos y fundamentales de las
personas, garantizando, por ende, la libertad de estas frente al actuar arbitrario.

controversia constitucional
Una controversia constitucional es un proceso jurisdiccional seguido ante la
Suprema Corte de Justicia de la Nación como instancia única en la que se
dirimen conflictos de constitucionalidad o de legalidad surgidos a partir de las
distribuciones competenciales en los distintos órdenes jurídicos o derivados del
principio de división de poderes.

acciones de inconstitucionalidad
Es la acción por medio de la cual, se declara la violación de las normas
generales inferiores al Bloque de Constitucionalidad, es decir, a la Constitución
Política, Tratados Internacionales y los Principios Generales con rango
constitucional y, por lo tanto, se declara su derogación vía sentencia.

Facultades de la Suprema Corte de Justicia de la Nación


La Suprema Corte de Justicia de la Nación es el Máximo Tribunal
Constitucional del país, en virtud de lo cual, tiene como responsabilidad
fundamental la defensa del orden establecido por la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, además de solucionar, de manera definitiva, otros
asuntos jurisdiccionales de gran importancia para la sociedad.
De manera más específica, entre los asuntos cuya atención le corresponde, se
encuentran los siguientes:
Los llamados Medios de Control de la Constitucionalidad, en los casos que
a continuación se señalan:

 Amparos directos trascendentales.


 Recursos.
 Casos de incumplimiento de sentencias o repetición de actos
reclamados.
 Casos de violaciones a la suspensión del acto reclamado o de admisión
de fianzas ilusorias o insuficientes.

 El juicio de amparo:
 Las controversias constitucionales.
 Las acciones de inconstitucionalidad.
 Las determinaciones de constitucionalidad sobre la materia de
consultas populares.

Las contradicciones de tesis, sustentadas entre dos o más órganos


jurisdiccionales.
Las controversias que por razón de competencia surjan entre los tribunales
locales y federales.
Los recursos de apelación contra las sentencias dictadas por los Jueces de
Distrito en aquellos procesos en que la Federación sea parte y que por su
interés y trascendencia así lo ameriten.
Los juicios de anulación que interpongan las entidades federativas contra la
declaratoria de exclusión del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, que
emita la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
Las controversias que surjan con motivo de la falta de cumplimiento de los
convenios de colaboración en materia fiscal entre la Secretaría de Hacienda y
Crédito Público y los Gobiernos de las entidades federativas o del Distrito
Federal.
Los recursos de revisión administrativa contra las resoluciones del Consejo de
la Judicatura Federal que se refieran a la designación, adscripción, ratificación
o remoción de Jueces de Distrito y Magistrados de Circuito.
Las controversias que se susciten con motivo del cumplimiento de los
convenios de coordinación administrativa en materia de readaptación social.
Los conflictos competenciales que se susciten entre tribunales civiles y
militares.

Procesos Jurisdiccionales en Materia Electoral


Son juicios a través de los cuales se busca la revocación o modificación de
actos concretos de aplicación de las leyes electorales. Se promueven ante el
Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Su objeto es que todos
los actos de las autoridades electorales –federales o locales– se sujeten
invariablemente a los principios de constitucionalidad y legalidad, mediante la
anulación o corrección de cualquier eventual irregularidad que se produzca
durante el desarrollo de las elecciones, así como mediante la protección de los
derechos político-electorales de los ciudadanos para votar, ser votados o
asociarse para fines políticos.
Juicio político
El juicio político (también llamado acusación constitucional o acusación en
juicio político) es un proceso de orden constitucional, cuya finalidad es hacer
efectivo el principio de responsabilidad de los servidores o funcionarios
públicos, particularmente de los más altos cargos o autoridades.

Procedimiento del Juicio político

Procedimiento de orden constitucional que realizan las cámaras del Congreso -la
Cámara de Diputados como órgano de acusación y la Cámara de Senadores
como órgano de sentencia-, para hacer efectivo el principio de responsabilidad
de los servidores o funcionarios públicos que la Constitución establece, y que
incurren en responsabilidad durante el ejercicio de sus cargos, con
independencia de los juicios penales que se sigan en su contra por dicha razón.
Este juicio puede comenzar durante el ejercicio de las funciones del servidor
público o dentro del año posterior a la conclusión de su encargo, y deriva en una
resolución administrativa y una sanción política.

Se exige responsabilidad en juicio político por cometer actos u omisiones que


redunden en perjuicio de los intereses públicos o de su buen despacho tales
como: ataques a las instituciones democráticas; a la forma de gobierno
democrático, representativo y federal; a la libertad de sufragio; por violaciones
graves y sistemáticas a las garantías individuales o sociales; a los planes,
programas y presupuestos de la administración pública federal o del Distrito
Federal y a las leyes que determinan el manejo de los recursos económicos
federales y del Distrito Federal; por usurpación de atribuciones; también por
cualquier infracción a la Constitución o a leyes federales cuando cause perjuicios
graves a la federación, a una o varias entidades federativas o a la sociedad; o
porque motive algún trastorno en el funcionamiento normal de las instituciones.

No procede juicio político contra el Presidente de la República; sin embargo,


puede operar la declaración de procedencia, es decir, se le puede exigir
responsabilidad penal.