Você está na página 1de 64

Reactantes de fase aguda

Prof.Cristian Salinas
Respuesta hepática de fase aguda
• El hígado es uno de los principales blancos de
la acción endocrina de los agentes liberados
desde el foco inflamatorio y la glándula
suprarrenal. La respuesta hepática de fase
aguda se caracteriza por una alteración radical
en el patrón biosintético de los hepatocitos. Así,
los hepatocitos incrementan enormemente la
síntesis de una serie de proteínas, cuya
concentración plasmática se eleva
consecuentemente (reactantes positivos de fase
aguda)
• Al destinar el aparato biosintético a la
síntesis de estos reactantes positivos, los
hepatocitos disminuyen la síntesis de
algunas otras proteínas, cuya
concentración plasmática disminuye, y
son denominadas por ello reactantes
negativos de fase aguda
• Es importante considerar que, en realidad,
el hígado no es la única fuente de
proteínas de fase aguda, aunque la
síntesis extrahepática (llevada a cabo
principalmente por monocitos,
fibroblastos, adipocitos y células
endoteliales) es cuantitativamente poco
importante.
Principales reactantes fase aguda
• RFA Positivos
• Proteína C Reactiva
• Proteína A sérica del amiloide
• Haptoglobina
• Fibrinógeno
• Factores del complemento
• Ceruloplasmina
• Glicoproteína ácida 1
• Alfa-1-antitripsina
• Alfa-1-antiquimiotripsina
• RFA Negativos
• Albúmina
• Prealbúmina
• Transferrina
• Apo-A1
• Fibronectina
Mediadores de la respuesta
hepática de fase aguda
• El incremento o disminución de la síntesis
de los reactantes de fase aguda son
fenómenos inducidos principalmente por
citoquinas liberadas desde el foco
inflamatorio
• Las citoquinas involucradas en la
respuesta hepática de fase aguda pueden
ser divididas en 2 grupos: el grupo de la
IL-1 y el grupo de la IL-6
• Citoquinas tipo IL-1
• Interleucina -1 alfa (IL-1 alfa)
• Interleucina - 1 beta (IL-1 beta)
• TNF-alfa
• TNF-beta
• La IL-1 es liberada por los macrófagos,
monocitos y células dendríticas en
respuesta al factor de necrosis tumoral
alfa (TNF alfa). Se conocen tres formas:
• IL-1α. Es mayormente intracelular y
termina adherida a la membrana celular
con ciertos efectos paracrinos en el
entorno de la célula secretora.
• IL-1β. Es secretada a la circulación e
interacciona con dos tipos de receptores:
– - Tipo I: se encuentran sobre la mayoría de
las células del cuerpo y parece ser el
mediador de las respuestas clásicas de la IL-
1.
– - Tipo II: se encuentran sobre linfocitos B,
neutrófilos, monocitos y células de la medula
ósea.
• La interleucina-1 tiene acciones estimuladoras, así como
inhibitorias, sobre diversos tipos celulares e incluso
promueve la apoptosis de otras. Entre sus funciones
principales están:
• Efectos pro inflamatorios producto de la liberación de
histamina por mastocitos, causando vasodilatación y los
signos de inflamación localizada.
• Tiene actividad quimotáctica sobre los granulocitos
• Junto con IL-6 causa elevación de las proteínas hepáticas
de fase aguda (por ej., fibrinógeno y proteína C reactiva).
• Actúa sobre el sistema nervioso central
produciendo sueño y anorexia durante procesos
infecciosos por el efecto del oxido nítrico. Ese
mismo efecto inhibe la contracción de la
musculatura lisa de las arterias y del músculo
cardiaco.
• Estimula la liberación de hormonas de la
hipófisis.
• Incrementa el número de células precursoras de
la medula ósea.
• Citoquinas tipo IL-6
• Interleucina-6 (IL-6)
• Factor inhibitorio de leucemia (LIF)
• Interleucina-11 (IL-11)
• Factor neurotrófico ciliar (CNTF)
• Oncostatina M (OSM)
• La IL-6 es una glicoproteína segregada
por los macrófagos, células T,celulas
endoteliales y fibroblastos., su liberación
está inducida por la IL-1 y se incrementa
en respuesta a TNFalfa.
• Es un pirógeno endógeno que estimula en la
hipófisis la producción de ACTH.
• Interviene en la producción de
inmunoglobulinas, en la diferenciación de
linfocitos B, activa a los linfocitos T citotóxicos,
células plasmáticas, modula la hematopoyesis y
es la responsable, junto con la IL-1, de la
síntesis de proteínas de fase aguda en el
hígado, en especial fibrinógeno.
Hormonas en la respuesta
hepática de fase aguda
• Las hormonas involucradas en la respuesta
hepática de fase aguda son los glucocorticoides
y la insulina. Los glucocorticoides per se
estimulan solo levemente la síntesis de la
mayoría de proteínas de fase aguda, pero
potencian de manera importante la acción
inductora de las citoquinas. La insulina ejerce un
efecto contrario, ya que inhibe la acción de las
citoquinas sobre la síntesis de la mayoría de
proteínas de fase aguda.
• las citoquinas producidas en el foco inflamatorio
actúan directamente sobre los receptores de los
hepatocitos para inducir la síntesis de proteínas
de fase aguda. Sin embargo, esta acción directa
está regulada por hormonas clásicas. Si se
recuerda que las mismas citoquinas
inflamatorias estimulan la síntesis de
glucocorticoides, se podrá comprender que la
repuesta hepática depende en gran parte del
componente neuroendocrino de la respuesta de
fase aguda.
• La síntesis aumentada o disminuida de los
reactantes de fase aguda resulta al menos de
dos mecanismos de regulación intracelular:
• 1) Mecanismos transcripcionales: mediados por
la acción de factores de transcripción que se
unen a determinadas secuencias de los
promotores de los genes correspondientes. Los
factores de transcripción son activados o
inducidos por las citoquinas mencionadas
anteriormente.
• 2) Mecanismos post-transcripcionales: que
hacen referencia a
• 2.a) La alteración de la vida media de las
moléculas de RNAm que codifican para las
proteínas de fase aguda. Por ejemplo, el factor
de crecimiento transformante alfa (TGF-alfa)
disminuye el tiempo de vida media de los RNAm
de la Apo-AI y la albúmina, en tanto que la IL-1,
la IL-6 y los glucocorticoides estabilizan los
mensajeros de reactantes positivos de fase
aguda.
• 2.b) Modificaciones post-translacionales (del
producto proteico). Así, los glucocorticoides y
las citoquinas tipo IL-1 o IL-6 modulan la
poliadenilación de la proteína A sérica del
amiloide. Además, las citoquinas pueden
modular la glicosilación de las proteínas de fase
aguda, lo que probablemente modula su
actividad biológica.
Cinética reactantes positivos
fase aguda
• La magnitud del incremento de la
concentración de los reactantes positivos
de fase aguda varía según la proteína en
cuestión; asimismo, la velocidad del
ascenso de las proteínas tras el estímulo
inflamatorio es variable. Con estos
criterios, se puede clasificar a las
proteínas de fase aguda en tres grandes
grupos
• 1) Proteínas cuya concentración aumenta de
100-1000 veces sobre el nivel basal (reactantes
principales de fase aguda), también llamadas
proteínas con cinética de evolución rápida. Su
elevación sérica es medible a las 4-6 horas de la
agresión tisular, su vida media biológica es
breve (de ocho a doce horas) y en ausencia de
complicación, el retorno a los valores básales
ocurre en 3 o 4 días. Las dos proteínas de esta
categoría son la proteína C reactiva y la proteína
A sérica del amiloide.
• 2) Proteínas cuya concentración aumenta de 2 a
4 veces sobre el nivel basal. Estas proteínas
pueden ser a su vez divididas en dos grupos de
acuerdo al patrón temporal de su elevación en el
plasma:
• 2.a) Proteínas con cinética de evolución media
(alfa1 antitripsina y alfa1-antiquimiotripsina), que
aumentan su concentración a las 10 horas de la
agresión; su vida media es de 2 días y sus
valores retornan a niveles basales en 6-8 días.
• 2.b) Proteínas con cinética de evolución lenta
(glicoproteína ácida alfa1, fibrinógeno,
haptoglobina): que alcanzan su máxima
concentración sérica a los 3-4 días; su vida
media biológica es de 3-6 días, y retornan a
niveles basales a los 10-15 días.
• 3) Proteínas cuya concentración aumenta 50%
sobre el nivel basal (ceruloplasmina, C3). Su
cinética es de evolución lenta.
Proteína C Reactiva
• La proteína C-reactiva debe su nombre a
su capacidad de interactuar con el
polisacárido C de la cápsula del
neumococo. .
• Esta proteína es una holoproteina
pentamérica de subunidades idénticas
que se organizan como discos
pentagonales simples (PCR) , por lo que
se denomina pentraxina.
PCR
• La PCR es una Beta globulina
de fase aguda con una masa
molecular de 118.000 daltons.
• Es una proteína no glicosilada
de simetría cíclica.
• Estable en suero >20 años a
-70 ºC
• Niveles elevados de PCR en
suero o plasma los
encontramos como respuesta
no específica a infecciones,
inflamaciones no infecciosas,
AR ,ECV …
• Encontramos:
-Respuesta intensa (>1 mg/dL) en :
Infección: bacterias > hongos > virus
( meningitis, neumonía,…)
Inflamación aguda ( AR , pancreatitis )
Tumores sólidos, traumatismos, cirugía
-Respuesta moderada (<1 mg/dL) en :
Leucemias
Autoinmunidad: DM, C.ulcerosa/Crohn, …
• La PCR es sintetizada en el hígado y normalmente sólo se detectan
trazas en circulación.
• Cuando se produce algún daño al tejido:
-Aumento detectable a las 6-8 horas
-Pico en 48 horas
-Descenso a partir de las 48 horas
• En los humanos, la proteína C-reactiva se
encuentra normalmente a
concentraciones de ~1mcg/ml, valor que
se eleva hasta 1000 veces durante la
respuesta de fase aguda
Funciones Proteína C Reactiva
• 1) Se une a la cromatina liberada del tejido
necrótico durante la inflamación, y promueve su
depuración, probablemente para prevenir
reacciones autoinmunes contra antígenos
nucleares.
• 2) Actúa per se como una opsonina para
bacterias, parásitos y complejos inmunes.
Además, la PCR se une a C1q y activa la vía
clásica del sistema de complemento,
favoreciendo por estas propiedades la
fagocitosis y destrucción de microorganismos
por parte de los macrófagos y neutrófilos.
LISIS
• 3) Potencia la actividad de las células
asesinas naturales, favoreciendo así
también la inmunidad antitumoral.
• 4) Finalmente, la PCR es capaz de
modular la activación plaquetaria.
CÉLULA ASESINA NATURAL
(NATURAL KILLER)

 15% de los linfocitos sanguíneos


 No expresan receptores TCR ni BCR.
 Las células NK activadas por IL-2 adquieren
propiedades citotóxicas inespecíficas y se les
conoce como células asesinas activadas por linfocinas
(LAK)
 Reconocen y destruyen determinadas células
tumorales y células infectadas por virus.
 Las células propias se protegen de la acción de los
NK, mediante ligandos de la familia p58, productos
del gen HLA-C.
 Es decir la asociación de moléculas HLA-C con el
receptor de los NK inhibe la autotoxicidad y protege
a las células portadoras de esta molécula.
CÉLULA ASESINA NATURAL
(NATURAL KILLER)

Cuando son activadas liberan


interferón-ϒ (IFN- ϒ) y otras
citocinas (IL-1 y GM-CSF), que
pueden ser importantes en la
regulación de la hematopoyesis y en
las respuestas inmunitarias
Técnicas Serológicas
• Los exámenes serológicos son aquellos
en que se busca la presencia de
anticuerpos producidos en respuesta a la
presencia de un agente patógeno o
antígeno.
• Dentro de los procedimientos inmunológicos, los
más útiles y prácticos son aquellos que se
basan en la especificidad de la unión Ag-Ac. La
propiedad que tienen las Igs de unirse a un Ag,
la especificidad de esta unión y el hecho de que
pueda ser visualizable por los fenómenos de
precipitación, aglutinación y otros mecanismos
indirectos (marcaje con fluoresceína, con
radioisótopos o con enzimas) hacen que estos
métodos se empleen ampliamente.
• Técnica de precipitación
• El complejo Ag-Ac precipita
espontáneamente o por centrifugación
cuando la proporción de Ags y Acs de la
mezcla es equivalente en tubos de
ensayo, soluciones con diferentes
cantidades de antígenos a los que se
añaden igual cantidad de un anti-suero
• La precipitación es máxima allí donde la
proporción entre ambos es óptima (parte
central de la curva), pero va disminuyendo
a medida que predomine el Ac o el Ag
(izquierda y derecha de la curva
respectivamente) Este tipo de reacción no
es muy utilizado al requerirse grandes
concentraciones de antígeno y de
anticuerpo para poder medir el precipitado
formado.
• Técnicas de aglutinación. Cuando el
antígenos e encuentra unido o formando
parte de células, bacterias o partículas, la
reacción Ag-Ac se puede detectar y
cuantificar por el aglutinado celular o
bacteriano formado.
• En estas técnicas se hacen visibles los
complejos Ag-Ac por la aglutinación que
producen los anticuerpos cuando el Ag
forma parte o se ha unido artificialmente a
la superficie de glóbulos rojos, plaquetas,
leucocitos, partículas de látex, etc.
Normalmente se utilizan glóbulos rojos
(hemaglutinación) o partículas de látex.
• Técnicas de fluorescencia y citometría
de flujo.
• Para la realización de estas técnicas el
anticuerpo se marca con un fluorocromo
detectándose la formación del complejo
Ag-Ac por la fluorescencia emitida.
• La fluorescencia es una propiedad de
ciertas moléculas que, al ser irradiadas
con energía electromagnética de longitud
de onda adecuada, emiten radiación de
longitud de onda característica
permitiendo su cuantificación.
• Las moléculas de un colorante fluorescente
absorben luz en una longitud de onda y
convierten la luz absorbida de alta energía
(longitud de onda más corta) en luz de menor
energía (longitud de onda más larga). Cada
fluorocromo tiene un espectro de emisión y
excitación característicos; si se utilizan dos con
el mismo espectro de excitación pero distinto
espectro de emisión, se pueden medir dos
características al mismo tiempo (fluorescencia
de dos colores).
• La inmunofluorescencia se utiliza
esencialmente en la detección de
autoanticuerpos y anticuerpos contra
antígenos de superficie de células y
tejidos. Para ello se emplean anticuerpos
preparados frente a la proteína que se
desea detectar marcados con moléculas
fluorescentes
• Se aprecia si hubo unión del anticuerpo
con el antígeno por la fluorescencia
emitida, que se observa bajo microscopio
de luz ultravioleta. Este procedimiento
(Inmunofluorescencia directa) tiene la
limitación del marcaje con un fluorocromo
de cada uno de los anticuerpos
necesarios para cada una de las
sustancias a investigar
• Para evitar esto, lo que se hace es tratar
el tejido o células con antisueros anti-
antígeno producidos, por ejemplo, en
conejo y secundariamente anti-
inmunoglobulinas marcadas con un
fluorocromo (Inmunofluorescencia
indirecta)
• Citometría de flujo
• Se realiza el análisis de una suspensión
de células vivas marcadas con un
fluorocromo. Se utiliza principalmente en
el estudio de poblaciones de células de
sangre periférica
• Técnicas de radioinmunoensayo. En
estas técnicas al anticuerpo se une un
isótopo radiactivo siendo posible la
cuantificación del complejo Ag-Ac a través
de la radiactividad emitida.
• El radioinmunoensayo (RIA) se basa en
la competencia que se establece, para
unirse a anticuerpos específicos, entre la
sustancia a cuantificar y cantidades
conocidas de la misma sustancia marcada
con un isótopo. Al establecerse esta
competición resulta que a mayor cantidad
de sustancia a cuantificar, menor será la
cantidad de sustancia radiactiva que se
une al anticuerpo y viceversa
• Técnica inmunoensayo
• Esta técnica, también se conoce como
test de ELISA (Enzyme-Linked
Immunosorbent Assay). La identificación
de los complejos Ag-Ac, se hace mediante
el empleo de enzimas, bien unidas al
antígeno, o bien unidas al anticuerpo.
• El test de ELISA puede ser directo o no
competitivo, constando de los siguientes
pasos: a) Se tapiza la placa con el
anticuerpo específico frente al antígeno a
determinar. b) Se añade la muestra con el
antígeno. c) Se adiciona el anticuerpo
secundario marcado con la enzima que en
presencia de su sustrato da un producto
coloreado soluble, este producto es
cuantificado mediante el lector de ELISA
• e indirecto o competitivo, se diferencia del
caso anterior en que se añaden los
anticuerpos, previamente incubados con
la muestra, los anticuerpos que no se han
unido a los antígenos de la muestra lo
harán a los antígenos de los pocillos.
Como enzimas se suelen utilizar la
peroxidasa, la galactosidasa o la glucosa
oxidasa.
• Técnicas nefelométricas
• Estas técnicas se basan en la detección de los
complejos Ag-Ac, por la refracción que dichos
complejos producen sobre rayos de luz que se
hacen pasar por el tubo con el antígeno y el
anticuerpo correspondiente. Habitualmente se
utilizan rayos láser y se establece una relación
entre la cantidad de luz que llega y la cantidad
de complejos formados