Você está na página 1de 3

SISTEMA LINFÁTICO

Es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y
transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. El sistema linfático es uno de
los componentes principales del sistema inmunológico del cuerpo.

La linfa es un líquido entre transparente y blanquecino compuesto de:

 Quilo (líquido proveniente de los intestinos después de la digestión que contiene


proteínas y grasas)
 Algunos glóbulos rojos
 Muchos glóbulos blancos, especialmente linfocitos, los cuales son células que atacan a
las bacterias en la sangre

Los ganglios linfáticos son unos nódulos pequeños, suaves y en forma de fríjol que no suelen
ser visibles ni son fáciles de sentir al tacto. Están ubicados en racimos en varias partes del
cuerpo como el cuello, las axilas y la ingle.

Dichos ganglios producen las células inmunes (como los linfocitos, monocitos y células
plasmáticas); además, filtran el líquido linfático y eliminan el material extraño, como bacterias
y células cancerosas. Cuando las bacterias son reconocidas en el líquido linfático, los ganglios
se agrandan a medida que producen y suministran una cantidad adicional de glóbulos blancos
para ayudar a combatir la infección.

Los órganos del sistema linfático son las amígdalas, las adenoides, el bazo y el timo.

Está constituído por colectores, llamados vasos linfáticos, por los cuales circula la linfa que es
un líquido claro compuesto por agua y moléculas grandes que desde el espacio extracelular
se incorporan los capilares linfáticos. Estos capilares son extremadamente permeables y, a
diferencia de los capilares sanguíneos que tienen un extremo arterial y otro extremo venoso,
comienzan en fondo ciego a modo de dedo de guante. Los capilares linfáticos drenan el
espacio extracelular y convergen formando colectores mayores, los cuales característicamente
presentan regularmente válvulas en su pared. Estas válvulas facilitan y dirigen el flujo
linfático hacia los colectores mayores. Los colectores linfáticos son abundantes en algunos
tejidos como la piel, el tubo digestivo, el tracto respiratorio.

Por ej.: cuando a Ud. se le forman ampollas en los pies producto del calzado muy apretado,
esas ampollas están llenas de linfa que se ha extravasado por la presión exagerada del
zapato.

En otras zonas estos capilares linfáticos son inexistentes como ocurre en el sistema nervioso
central. Cada cierto tramo los colectores linfáticos convergen en grupos de linfonodos o
ganglios linfáticos. En estas extructuras del tamaño de un poroto pequeño, la linfa es
procesada de modo que se fagocitan los elementos nocivos (bacterias, partículas de polvo,
cuerpos extraños, etc.). Cuando la capacidad defensiva de un linfonodo es sobrepasada se
Aura Maria González Riojas.
Enfermera. Especialista en Gerencia Hospitalaria. Magister en Educación
produce una inflamación en él llamada adenitis o linfa adenitis. Algunos linfocitos y monocitos
completan su fase de maduración en estos linfonodos.

En algunas regiones superficiales es fácil reconocer estos acúmulos de linfonodos. Por ej.: a
nivel del cuello, en relación con la vena yugular interna está la cadena linfática del mismo
nombre que recibe la linfa de la cabeza y el cuello.

Los linfonodos axilares reciben linfa del miembro superior, pared torácica y glándula
mamaria. Los linfonodos inguinales reciben linfa del miembro inferior y genitales externos.

También hay grupos de linfonodos profundos, por ej,; los linfonodos ilíacos que drenan linfa
de las vísceras pélvicas. Linfonodos aórticos que drenan linfa de las vísceras abdominales.

Linfonodos traqueobronquiales que drenan linfa de las vísceras torácicas. Es interesante


conocer estos territorios de drenaje porque los linfonodos rápidamente reaccionan ante
lesiones infecciosas o tumorales poniendo en alerta al médico sobre la evolución del cuadro.

Los colectores linfáticos tienen un curso paralelo al drenaje venoso de las diferentes regiones
del cuerpo y la linfa es finalmente vaciada al sistema venoso por los dos grandes colectores
linfáticos que son:

1.- el conducto linfático derecho, de tres a cuatro cm. de longitud, que resume la linfa de la
mitad derecha de la cabeza, cuello, tórax, y miembro superior derecho. Este conducto se
abre en el ángulo venoso formado por las venas yugular interna y subclavia del lado derecho.

2.- el conducto torácico, que recibe la linfa de la mitad izquierda de cabeza , cuello, tórax y
miembro superior izquierdo, todo el abdomen y la pelvis y ambas extremidades inferiores.
Este conducto se forma en la parte alta del abdomen sobre la segunda vértebra lumbar por la
convergencia de colectores intestinales y lumbares, existiendo aquí una dilatación llamada
cisterna del quilo. Desde aquí el conducto ingresa al tórax asciende sobre los cuerpos
vertebrales y llega a la raíz del cuello. La situación torácica de este elemento permite que los
movimientos respiratorios faciliten la circulación de la linfa. El conducto torácico vacía su linfa
al sistema venoso a nivel del ángulo yúgulo-subclavio izquierdo.

También forma parte del sistema linfático las amígdalas el timo y el bazo. Las amígdalas son
masas difusas de tejido linfático colocadas en la submucosa del tubo digestivo. Especialmente
notorias son las amígdalas faríngeas, ubicadas en la naso-farínge, las amígdalas palatinas
ubicadas en la zona posterior de la cavidad bucal y la amígdala lingual en la base de la
lengua. Estos elementos constituyen una barrera defensivas a las noxas que ingresan por la
cavidad bucal y nasal.

Timo: estructura de aspecto glandular y de forma piramidal ubicada en tórax delante del
corazón y del cayado aórtico. Adquiere su mayor volumen en la niñez e involuciona hacia la
pubertad. Está constiuído por tejido conjuntivo y linfocitos. Participa en la maduración de
estas células defensivas.
Aura Maria González Riojas.
Enfermera. Especialista en Gerencia Hospitalaria. Magister en Educación
Bazo: órgano abdominal de forma tetraedrica de 10 cm. de longitud y 5 cm. de espesor
ubicado en el hipocondrio izquierdo. Tiene una abundante irrigación y participa en el proceso
de destrucción de glóbulos rojos y de plaquetas, y la producción de linfocitos agranulares es
decir linfocitos y monocitos.

Aura Maria González Riojas.


Enfermera. Especialista en Gerencia Hospitalaria. Magister en Educación