Você está na página 1de 19

MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 1

Con la lectura de este material de Tortosa revisarás las primeras


unidades mínimas de aprendizaje de la Unidad III La Psicofísica

EL PLANTEAMIENTO DE «LO PSICOLÓGICO»


A MEDIADOS DEL SIGLO XIX.
PROPUESTAS EN COMPETENCIA1

UNIDAD III.
1. INTRODUCCIÓN
LA PSICOFÍSICA
La década de 1850 define un importante punto de inflexión en Europa en lo
relativo al desarrollo de las ciencias de la vida, que afectará incluso a la
configuración del mapa académico y profesional a través de la emergencia
de nuevas especialidades. Enmarcados en un contexto positivista, el
estado en que se encontraban los saberes y las artes que se ocupaban del
cuerpo y d' la mente iba a propiciar las primeras concreciones de una
nueva disciplina, que ya se venía llamando psicología y que ahora iba a
Lectura 1 ser diseñada, con más decisión que nunca, a imagen de las, entonces
dominantes, ciencias naturales. La propuesta herbartiana de la psicología
Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la como ciencia natural estaba siendo anclada como desideratum de muchos
Psicología Moderna. Madrid. McGraw- filósofos, naturalistas, educadores y médicos, y la misma
conceptualización de las enfermedades mentales (y de su tratamiento)
Hill. Cap. 4 caminaba en esta misma dirección.
Las décadas de 1850 y de 1860, objetivo principal de la reflexión
historiográfica del capítulo presente, a la vez que muestran un abigarrado
conglomerado científico-técnico-filosófico, rico en realizaciones
psicológicas concretas, dejan ver un momento un tanto confuso. A pesar
de las muchas ideas germinales relativas a la transformación de la filosofía
(metafísica) del alma en una psicología científica de la con-ciencia (normal

1
Este capítulo ha sido realizado por J. Quintana (Universidad Autónoma de Madrid) y F.
Tortosa (Universitat de Valéncia).

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 2

y patológica), al estilo de las ciencias naturales, no se vislumbraba todavía conseguir a su modo el objetivo naturalista. La misma «psicología de la
ningún proyecto global capaz de coronar el objetivo de definir con mente» clásica hubo de adherirse a mediados del siglo al movimiento
precisión la nueva ciencia psicológica. El ámbito de «lo psicológico» cientificista de transformación de la psicología. Finalmente, a este conjunto
parecía ser por entonces un campo de todos2, en el que la disparidad de de nuevas ideas se unió pronto la original perspectiva de la evolución
criterios y modelos metodológicos y de explicación teórica de «lo psíquico» orgánica, que los diversos tipos de transformismo terminaron por
parecía ser la norma, y no la excepción. Quedaba, además, por decidir si generalizar, a mediados del siglo, como principio explicativo para todo el
la presunta psicología científica debía incorporar el método experimental, mundo orgánico, animal y humano, individual y social.
que, si bien había sido rechazado por Herbart, debía ser incorporado por
cualquier saber que pretendiera el carácter de «ciencia natural». La 2. DE LA «PSICOLOGÍA DE LA MENTE»
década de 1850 no supo apreciar todavía las virtualidades A LA «PSICOLOGÍA DE LA CONCIENCIA» ADAPTATIVA
experimentalistas que la estrategia diseñada por Helmholtz para medir la
velocidad del impulso nervioso tenía para la experimentación psicológica, El primer gran intento de modernización del asociacionismo clásico
si bien lo haría en la década siguiente a través de los experimentos de como referente la fisiología. Amigo y protegido de Stuart Mill formado en
cronometría mental. Sin embargo, fue ya aquella década la que vio los escritos de la tradición liberal británica, lector de Newton y de Hume y
aparecer la primera forma de experimentación sistemática sobre «lo profesor de Lógica en la Universidad de Aberdeen, A. Bain (1818-1903)
psicológico», aunque ello debió ocurrir, de manera un tanto sorprendente. introdujo modificaciones de importante calado en el cuerpo doctrinal de la
por las exigencias doctrinales de la filosofía de Fechner, que un día se psicología asociacionista. Elaboró un sistema psicológico completo, el cual
encontró realizando experimentos de psicofísica con el objetivo de probar apareció en sus tratados Los sentidos y el entendimiento (1855) y Las
una tesis de metafísica espiritualista. emociones y la voluntad (1859), los cuales fueron resumidos, por razones
En su progresivo alejamiento de las abstracciones del idealismo y en pedagógicas, en Ciencia mental y moral (1868). Mantuvo al día su obra
su paralelo compromiso con el modelo la ciencia natural, los que mediante constantes revisiones, convirtiéndola en el texto de psicología
trabajaban prioritariamente sobre cuestiones psicológicas fueron más importante en Gran Bretaña durante casi cincuenta años. Completó
acomodando poco a poco la mente (primero humana, y luego también la su sistema con Mente o cuerpo (1873), en el que expuso sus puntos de
animal) a situaciones accesibles a la utilización de los métodos propios de vista sobre paralelismo psicofísico. Bain se destacó igualmente por ser el
las ciencias naturales. Hacia 1860 el panorama germinal de nuevas ideas fundador de Mind (1876), primera revista mundial de carácter psicológico.
era ciertamente amplio; de hecho, funcionaban ya diversas líneas de Las ideas de Bain iban en una dirección claramente cientificista. Su
reflexión científico-psicológica (la psicofisiología —la más amplia—, la psicología es empírica y fenoménica. Por un lado, al margen de toda
psicofísica, la reflexología cerebral y la psicoterapia) que competían por especulación metafísica, aplicó a la psicología la metodología descriptiva y
clasificatoria de las ciencias naturales, << con el espíritu y los recursos de
2
un botánico>>, por otro, recobrando el nivel neurológico del análisis mental
En la Lista de autores importantes para la psicología confeccionada por Annin Boring y
Watson (1968). a partir de la categorización de jueces expertos en historia de la psicología,
(olvidado por los británicos a partir de Hartley), elaboró una psicología
se aprecia la presencia de filósofos, médicos (por ejemplo, doctores en medicina, fisiológica en la que quedaban integrados los aspectos psicofisiológicos
g
anatomistas, neurólogos, hipnotistas, oftalmólogos), fisiólogos, biólo os y geneticistas, que la neurología experimental del siglo XIX había descubierto. Bain, en
investigadores psíquicos, científicos sociales (por ejemplo, antropólogos, sociólogos, efecto, asumió la tesis de que el sistema nervioso constituye la condición
educadores, teólogos, abogados), psiquiatras y psicoanalistas, científicos naturales (por
ejemplo, físicos, químicos, astrónomos, estadísticos, matemáticos).
de la vida mental, e introdujo en sus textos descripciones detalladas de sus

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 3

partes fundamentales. A este respecto, concluyó que el sensorium se ellos las dimensiones afectivas (estados de sentimiento) y motoras
asienta en todas las partes del organismo donde hay corrientes nerviosas, (acciones), algo que hace recordar el sistema psicológico de Hartley, y eso
y no sólo en el cerebro, y que la asociación mental se halla enraizada en la le llevó a fundamentar los procesos de asociación mental en procesos
dimensión sensomotora de la función cerebral. La asunción del paralelos de asociación sensomotora.
paralelismo psicofísico, al tiempo que liberaba a su psicología fisiológica Otra de las más sugestivas contribuciones de Bain a la psicología
de las posiciones reduccionistas fisicistas de la psicofisiología científica fue su doctrina sobre el aprendizaje y el hábito, importante
experimental de la década de 1860 (la de Helmholtz), le impedía novedad en el contexto del asociacionismo clásico. Para él el aprendizaje
profundizar en la unidad real del compuesto humano. es función de los siguientes principios: 1) de movimientos casuales; 2) de
Del resto de sus innovaciones destaca el intento, algo heterodoxo, de la retención de actos cuyos resultados son agradables y de la eliminación
superar la concepción sensista, pasivista y mecanicista, inherente al de los que producen resultados desagradables; y 3) de su fijación por la
núcleo duro del asociacionismo clásico. Bain propuso la idea de que repetición. Parece que, colocándose más allá de la física y de la fisiología,
existen una serie de fenómenos vitales anteriores a —y más generales Bain teorizaba ya con el espíritu de la biología; de hecho, el clásico
que— la sensación, que son coincidentes con los del «sentido muscular», principio del contigüismo mecanicista comenzaba a ceder su puesto
a los que denominó actividad espontánea, que consideró nacida excluyente a nuevas categorías y nuevos principios teóricos (por ejemplo,
probablemente en el cerebro. Su originalidad residía en haber hecho de alivio, placer, recompensa); el desarrollo pleno de éstos correspondería a
dicha actividad —y no de la sensación— el germen primordial del la etapa inmediatamente posterior a la publicación de los textos de Bain3.
desarrollo de la vida mental: «sin corrientes —solía repetir— no hay A diferencia del fisiologismo de Bain, el segundo y último gran intento
mente». Tomando esa actividad espontánea como la primera forma de del asociacionismo clásico de mediados del siglo por convertirse en ciencia
corriente mental, de su desarrollo nacerán las formas cada vez más natural se basó en la biología de la evolución. Tomando como punto de
complejas de la misma. De la unidad orgánica nervios-cerebro se derivan, partida las nociones de desarrollo y progreso, señas de identidad del siglo
por asociación de corrientes simples, los movimientos más ele-mentales XIX, un ingeniero de ferrocarriles —H. Spencer (1820-1903)-, filósofo
de la mente: a saber, los «movimientos instintivos» [tal fue una concesión social, simpatizante de la doctrina de Lamarck, decidió aplicar la hipótesis
empirista al innatismo] y los «procesos sensoriales especiales», los cuales de la evolución a la explicación científica de la mente humana4. Spencer
constituyen juntos la materia bruta de la que se origina (por nuevas afirma que, dado que la mente ha evolucionado con el sistema nervioso,
asociaciones) la vida de los seres que alcanzan el nivel de la consciencia. en particular con el cerebro, su estudio depende directamente del
Esta emerge por complicación de aquellas formas elementales, al tiempo conocimiento de la evolución de éste, esto es, del conocimiento de cómo
que representa una unidad en la que se diferencian, como formas típicas han ido apareciendo en el curso del tiempo las estructuras nerviosas
de la misma, la «emoción» o sentimiento, el «pensamiento» y la
«voluntad». La inteligencia no es, pues, otra cosa que un conjunto de 3
maneras concretas de combinar ideas. La asociación de ideas constituye, W. James (1842-1910) citó y elaboró en 1890 el esquema de Bain, y C. Ll. Morgan
(1852-1936) siguió sus directrices en su teoría del hábito en 1894.
por tanto, «la cuestión más funda-mental en lo relativo a nuestra 4
Ya en 1848 había entrado en contacto con Th. Huxley y G. Lewes, en cuyo periódico —
constitución intelectual". En fin, además de tener la idea de la química Leader— publicó anónimamente el artículo «La hipótesis del desenvolvimiento» (1852), en el
mental y la tesis de las leyes secundarias de la asociación, Bain manifestó que analizaba las posibilidades teóricas de las doctrinas de la creación y de la evolución,
una concepción globalizante de los procesos asociativos; junto a los decantándose por esta última. que expuso en términos lamarckianos. En otro artículo de 1857
(«El progreso: su ley y su causa») convirtió la ley del progreso orgánico en la ley de todo
clásicos elementos intelectuales (sensaciones e ideas), hizo intervenir en progreso, incluido el cósmico.

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 4

necesarias —y capaces— para la elaboración de asociaciones mentales más elementales y simples (aquellas en las que la vida tiene un carácter
tan complejas como las que realizan los seres humanos. Al hilo de tales puramente reflejo) hacia formas superiores. Por otro, allí donde la vida ha
supuestos, Spencer escribió una novedosa psicología, en la que, además llegado a ser tan compleja que se hace necesaria la presencia de muchas
de integrar la fisiología sensomotriz de la función cerebral, hizo que el funciones que cooperan en su conservación, los fenómenos de evolución
asociacionismo entrara a formar parte, como una dimensión más, de la deberán ser explicados por el principio lamarckiano de que la función
teoría de la evolución orgánica. De esta forma, trasladó la cuestión biológica modifica la correspondiente estructura orgánica, a través de una
tradicional lockeana de la psicogénesis (u ontogénesis de la mente repetición de adaptaciones directas de variaciones funcionales, originadas
individual) al campo de la filogénesis (o génesis histórica de la conciencia en el esfuerzo de los organismos para mejorar su adaptación. En ambos
en la especie), e inauguró en la tradición británica el estudio de las formas casos, añade Spencer, los principios de la «herencia» y de la
de «actividad» mental y de sus utilidades biológicas. Al igual que Bain, «acumulación progresiva de los caracteres adquiridos» completan la
puso el fenómeno asociativo en relación con factores vitales utilitarios, lo explicación del lento progreso de la evolución biológica hacia formas
cual presagiaba ya la posterior «ley del efecto». orgánicas cada vez más diferenciadas, más elevadas y más siempre
En 1855 Spencer publicó la primera psicología evolucionista de la perfectas (nueva versión teleológica del proceso).
historia (reelaborada en 1870-1872, en dos volúmenes), que aplicaba al La psicología spenceriana está presidida por el siguiente principio
espíritu y a sus capacidades los principios evolucionistas. Tres años teórico: «si la doctrina de la evolución es verdadera resulta de ella necesa-
después iniciaba la publicación de su Sistema de filosofía sintética —de riamente que no puede comprenderse el espíritu, más que por su evolu-
alcance cósmico—, que debía ser desarrollado en sucesivos volúmenes, ción» (Spencer, 1870). El hecho de que la mente depende del sistema
cada uno de los cuales iría aplicando la concepción evolucionista a los nervioso, tal como había puesto de relieve la fisiología experimental de la
grandes temas filosóficos. El, por su parte, circunscribió sus reflexiones primera mitad de siglo, le puso en la vía de formular un segundo principio
filosóficas al problema de la evolución de la materia orgánica, y publicó los que da concreción al anterior: «si los animales más elevados no han
tomos referentes a la biología, la psicología, la sociología y la ética. adquirido más que por modificaciones acumuladas durante un pasado sin
Spencer concibió la vida como un proceso adaptativo —como «una límites su organización bien integrada, muy definida y muy heterogénea; si
continua adaptación de las condiciones interiores a las exteriores» (Spen- el sistema nervioso desarrollado de estos animales no alcanza más que
cer, 1855)— y entendió que es en el seno de dicho proceso donde se poco a poco su estructura y sus funciones complejas, se sigue de lo dicho
produce el fenómeno de la aparición de nuevas especies. Apoyó su con- que necesariamente han debido nacer gradualmente las formas
cepción teórica5 del proceso transformista en la analogía de las produc- complicadas de conciencia correlativas de estas estructuras y funciones
ciones domésticas, en los cambios que experimentan los embriones de complejas. Y como realmente es imposible comprender la organización del
muchas especies, en la dificultad de discernir entre las especies y sus cuerpo en general o del sistema nervioso en particular sin seguir sus
variaciones y en el principio de la gradación general de los seres vivientes. períodos sucesivos de complicación, es también imposible comprender la
Para la explicación científica de los mecanismos naturales de la evolución organización mental sin seguir esos períodos» (ibid.). Su explicación del
orgánica utilizó un doble fundamento. Por un lado, el principio de la psiquismo se centró en las cuestiones de psicología objetiva, que, en lugar
«selección natural» (darwiniano), que cuenta con la aparición inicial de de considerar los fenómenos psíquicos en sí mismos y en abstracto (como
variaciones espontáneas, explicaría la evolución de las formas orgánicas lo hacía la psicología subjetiva), dirige su atención a los comportamientos
reales de los hombres y anima-les, a los que considera como un aspecto
5
Conocida como «teoría de la supervivencia del más apto en la lucha por la existencia».
parcial del conjunto de sus actividades orgánicas de adaptación al medio.

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 5

Por ello, Spencer inaugura una psicología de la adaptación, que hábito y el instinto; y, cerrando esta apretada relación, L. T. Hobhouse
básicamente no es sino una rama de la biología de la adaptación 6. (1864-1929), el cual discutió el problema de la mente animal, en 1901,
En fin, navegando a medio camino entre las ciencias naturales, la desde el punto de vista de la evolución.
filosofa y la psicología, hay que subrayar la labor de un grupo de
intelectuales que dedicó importantes esfuerzos a desarrollar algunas de 3. LÍNEAS DE INFLUENCIA DE LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN
las implicaciones psicológicas de la teoría de la evolución. En Alemania SOBRE LA PSICOLOGÍA CIENTÍFICA
destacó la figura de H. Haeckel (1834-1919)7, que fue amigo de Darwin y
autor de una Psicología celular (1876). Pero sería sobre todo en Inglaterra
Por encima de las contribuciones personales de aquellas figuras, el valor
donde dichos esfuerzos rendirían sus mayores frutos: F. Galton (1822-
1911), gran propulsor del estudio y medida de la variabilidad individual y real de la teoría de la evolución para la configuración de una psicología
de la herencia; G. J. Romanes (1848-1894), uno de los primeros en científica radica en haber orientado la incipiente psicología naturalista en
una dirección nueva positivista, que afectaba a todos sus fundamentos
trabajar en psicología comparativa según normas darwinianas (1883 y
1887), que trató de la evolución del pensamiento y del lenguaje; C. Ll. básicos (metodológicos, teóricos y temáticos)9. Las aportaciones de
Morgan (1852-1936), otro destacado psicólogo comparativo, que durante Lamarck, Spencer y Darwin habían dejado abiertos a la conjetura muchos
temas relacionados con la evolución biológica: por ejemplo, orientación de
su etapa científica (1885-l900)8 investigó sobre la inteligencia animal, el
los métodos científicos para el estudio de los factores de adaptación al
medio, determinación de los mecanismos (orgánicos) de la herencia,
6
Su doctrina evolucionista ofrecía abundantes flancos a la crítica. Era muy filosófica y no esclarecimiento de los mecanismos específicos implicados en el desarrollo
aportaba nuevos datos empíricos. Darwin criticaría no sólo el finalismo lamarckiano que de la capacidad de adaptarse —y de sobrevivir— de los organismos, etc.
todavía conservaba, sino también el que hubiera puesto en tan estrecha relación las El estudio científico de las cuestiones relativas a los mecanismos
nociones de evolución y progreso, en particular por lo que respecta al hombre, relación que
empíricamente era imposible de justificar. Con todo, la obra de Spencer ayudó
orgánicos de la herencia se quedaría en el campo de la biología; por
significativamente a madurar el ambiente en el que aparecería. y triunfaría, una biología contra, los psicólogos centrarían su estudio de las cuestiones relativas a
psicologizada. los mecanismos (tanto psíquicos como psicofísicos) de adaptación de los
7
organismos al ambiente.
Frente a la postura anglófona, en Alemania hubo una general interpretación del
transformismo darwiniano en una dirección monista materialista. El zoólogo H. Haeckel
ofreció una interpretación físico-química del psiquismo, y entendió que la evolución mecánica creadora de Bergson; Morgan se valió de la noción «emergencia» para explicar la aparición
abarcaba desde el átomo hasta el hombre, y que los clásicos conceptos «materia» y de la «consciencia» como algo nuevo dentro del pro-ceso evolutivo. Dicha idea sería
«espíritu», al igual que los de «fuerza» y «materia prima», se hallan combinados igualmente decisiva para las psicologías totalistas del siglo XX.
9
inseparablemente en el átomo. En lo relativo a la materia orgánica. Haeckel afirmaba que La biología de la evolución no era propiamente psicología, como tampoco lo había sido la
todas las formas elementales de la vida brotan espontáneamente. desde los protozoos hasta física de Newton. Pero, al igual que ésta, y con mucha más razón que ella debido a su
la del hombre, que tiene a los primates como antecesores inmediatos. El también zoólogo, y temática, iba a jugar un decisivo papel en el desarrollo ulterior de la Psicología científica.
médico, A. Weismann (1834-1914), muy interesado por los mecanismos de la herencia, Con los textos psicológicos de Bain (años 1850), la creatividad del modelo psicológico
admitió el paso de los individuos de una generación a la siguiente a través de una perfecta fisicista newtoniano y químico daltoniano (psicología de la mente) parecía agotada. No
continuidad del plasma germinativo, pero terminó negando la transmisión de los caracteres obstante, esa misma década seria testigo de cómo Spencer y Darwin ponían en marcha los
adquiridos (cfr. Discurso sobre la teoría de la herencia, 1902). presupuestos básicos de un nuevo modelo para la explicación de la mente —el biológico—
8
En su posterior etapa filosófica desarrollaría la hipótesis de la «evolución emergente» (La que sería capaz de cambiar en profundidad la faz de la psicología contemporánea.
evolución emergente, 1923), con la pretensión de elaborar una doctrina filosófica basada
rigurosamente en pruebas biológicas y al margen del misterioso «élan vital» de la Evolución

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 6

Desde el punto de vista del método, la doctrina de la evolución enseñó a sustituido por la pregunta científica ¿«qué hace» ella en dichos procesos?
los psicólogos que, siendo aquélla un fenómeno natural y objetivo, la o, más concretamente, ¿qué «capacidades», «actividades» o «funciones»
introspección —sea espontánea, sea bajo control experimental— no específicas pone ella en juego en los procesos adaptativos del organismo
constituye ya (como sucedía en la psicología anterior) el método básico de al medio? Con esto, la dimensión estructural de la conciencia cedía el
la investigación del psiquismo. Los factores observables del protagonismo a su dimensión instrumental adaptativa (de mediación entre
comportamiento y del medio pasaban a ser ahora los datos primordiales el organismo y el medio), de manera que la nueva psicología de la
de la reflexión teórica. Podría afirmarse que la actitud del zoólogo (estudio adaptación debió tomar la forma de una psicología funcionalista. No podía
de las relaciones de una especie con su ambiente) se extendió a la ser de otra manera: para un evolucionista convencido resultaba seguro
investigación psicológica (humana y animal), lo que implicaba una clara que, considerada en su estado actual, la conciencia debía tener algún
invitación a construir psicologías decididamente objetivas. valor biológico, pues, de lo contrario, tendría que admitir que la
La doctrina de la evolución impulsó asimismo la adopción de una culminación de la evolución natural, la conciencia, era en sí misma un
concepción biológica de la conciencia. Vigente todavía a mediados del elemento superfluo, conclusión nada coherente con sus principios, dado
siglo XIX, el asociacionismo clásico analizaba la mente empírica que, de ser así, la selección natural ya la habría eliminado10.
únicamente de puertas adentro: se preguntaba «qué hay» en ella, qué En fin, hay que subrayar que el nuevo modelo biológico de la con-
prototipos de «contenidos» o estructuras psíquicas, simples o complejas, ciencia abrió para la psicología científica posibilidades temáticas ilimitadas,
podían ser allí encontradas, descritas y clasificadas, y cuáles eran las que en modo alguno estaban previstas en los modelos filosófico-
leyes generales por la que se regían sus relaciones regulares; era, pues, psicológicos (racionalista y asociacionista) precedentes. En realidad, hubo
una psicología de signo estructuralista. Dado su carácter fenomenista, una auténtica eclosión de ideas y propuestas psicológicas, sólo
todo esto se hacía con una evidente despreocupación de la posible comparable a la ocurrida en los viejos tiempos de la Grecia Clásica. He
relación entre la mente y el organismo y entre la mente y su entorno aquí un breve apunte de estos nuevos perfiles.
externo, como si dichas relaciones fueran absolutamente neutras para el
ser y la estructura misma del conjunto del entramado mental, lo que 1. El papel decisivo otorgado por la biología de la evolución a las
implicaba una auténtica abstracción del objeto psicológico real. «variaciones» (orgánicas y psíquicas) llevó a muchos psicólogos a
La psicología nacida del evolucionismo, por su parte, adoptó la actitud tomar conciencia de que el hecho (y aun la posibilidad) de que los
teórica opuesta. Por un lado, bajo el supuesto de la unidad integral del individuos (animal o humano) varíen en sus dimensiones físicas y
organismo, se impone ahora una concepción relacional del psiquismo. La psíquicas específicas no es algo que pueda ser simplemente
conciencia va a ser concebida en su medio natural, como algo «en» el ignorado, sino que es algo realmente sustantivo y constitutivo de la
mundo, como '<parte integral de» el organismo concreto (animal u verdadera realidad biopsíquica de los seres vivos. Esto, junto con
hombre), concretamente como su componente más decisivo —por ser el otros estímulos procedentes de la etnografía de los años cincuenta
más evolucionado— de la corriente de fuerzas biológicas naturales que lo
constituyen. Así las cosas, la conciencia será tomada como una 10
Es por ello que, interpretando el sentido general de la nueva psicología, J. R. Angel] definía
dimensión más de los procesos de economía vital del individuo, y en 1907 la investigación psicológica —que ahora recibía la denominación general de
concretamente un factor biológico que colabora con el cuerpo en la psicología funcionalista— como un estudio de las «utilidades [capacidades, funciones.
«solución de los problemas» que planteaba la relación poco amistosa actividades] biológicas» de la conciencia, concepción que dominaría la nueva psicología
científica norteamericana, desde su nacimiento en la década de 1880, como asimismo parte
organismo-medio. Por ello, el clásico ¿«qué hay» en la mente? debió ser de la europea.

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 7

y sesenta, instigó el nacimiento de una psicología diferencial ambos. La labor adquiría caracteres de urgencia, por cuanto que de
(estudio de las capacidades de la con-ciencia individual), a la que su confirmación dependía la verosimilitud de la tesis general de la
la biometría y antropometría primero, y la psicometría después, evolución. La temática tenía, además, un aliciente añadido, pues,
aportarían importantes instrumentos de medida11. caso de ser asumida esa continuidad, los resultados de la
2.
La interpretación, por parte de la biología, de todos sus datos y investigación psicológica sobre el animal podrían ser extrapolados a
observaciones desde un punto de vista genético y evolutivo dejó los seres humanos13.
un marcado influjo en el resto de las ciencias que se ocupaban de 4. El principio biológico de la adaptación puso pronto de relieve la
los seres vivos. El propio Darwin señaló el camino con sus necesidad de una psicología del aprendizaje, de la que la propia
estudios psicológicos sobre el lenguaje, las emociones y el ins- psicología comparativa sería pionera. Dado que, para sobrevivir, el
tinto. La nueva psicología incorporará esta perspectiva genética y organismo debe adaptarse a las condiciones del entorno, el
evolutiva al tratamiento de los procesos psicológicos. De hecho, la problema del aprendizaje de conductas adaptativas debió pasar a
indagación del «origen» y «desarrollo» de las funciones primera línea del interés de los psicólogos. Desde el punto de vista
psicológicas específicas, y aun de la misma personalidad de los de la economía vital, el organismo debe tender a formar «pautas de
individuos, asumiendo el punto de vista filogenético, tendrá un conducta» sencillas, rápidas y eficaces; mas, en eso precisamente
peso substancial en las primeras propuestas, y prácticas consiste el fenómeno del aprendizaje. El tema se inició en el seno
epistémicas, definitorias de la nueva psicología 12. de la psicología animal (década de 1890) y luego pasaría a la
3. La idea de la continuidad de la vida orgánica situaba en primer psicología humana.
5.
plano la relación animal-hombre, pronto incluida parcialmente bajo El subrayado que hacía la biología del papel de la «herencia» en el
la rúbrica psicología animal o comparativa. Esto debió resultar muy proceso evolutivo suscitó un inmediato interés por lo que podría
excitante en aquellos momentos: si bien con los datos disponibles llamarse una psicología de la herencia. Nadie dudaba que los
podía ser afirmada la continuidad física animal-hombre, faltaba aún caracteres físicos son heredados por la progenie, pero faltaba aún
por demostrar fehacientemente la continuidad psíquica entre por demostrar que lo fueran igualmente los caracteres psíquicos.
Atractivo en sí mismo, el tratamiento del tema era también urgente,
dado que una respuesta negativa daría al traste con la extensión de
11
En la propia Inglaterra se desarrollaría una práctica bio-psico-estadística, centrada la tesis evolucionista al hombre14
inicialmente en la Escuela de Londres iniciada por Galton, con su propia gramática científica 6. En fin, concebida la vida como adaptación, la optimización del
(Pearson, 1892), que pronto definiría una auténtica práctica científica (Danziger, 1985. 1990)
12
Todas las etapas del desarrollo psicobiológico del hombre, y no sólo la mente general en
proceso adaptativo real adquiriría dimensiones de interés general
abstracto, comenzaron a tener interés científico para los psicólogos. Tras el Apunte biográfico
de un niño (1878, escrito en 1840) de Darwin, en Alemania la psicología infantil seria
13
desarrollada por D. Tiedemann y W. Preyer; en EE.UU.. por G. S. Hall y por J. M. Baldwin; en De este estudio se encargarían en Europa los Romanes, Morgan, Hobhouse, Pie-ron... Y,
Inglaterra, por J. Sully; en Francia, por A. Binet y Compayre: y, en Italia, por G. Lombroso. En nada más cambiar el siglo, seria tema de interés dominante al otro lado del Atlántico, con los
EE.UU. e Inglaterra se formaron incluso «Sociedades nacionales para el estudio del niño». La Small. Thomdike, Loeb, Yerkes, Watson, etc.
14
psicología de/ joven y la psicología del anciano tardaron algo más en llegar, pero los libros de Sólo diez años más tarde de la publicación de Darwin sobre El origen de las especies.
Hall de 1904 y de 1922. respectivamente, serían dignos ejemplos de los nuevos intereses Galton inauguraría dichas investigaciones con El genio hereditario (1869). Estas iban a tener
psicológicos. En todo caso, no se debe olvidar que, ya desde mediados del siglo XIX, un rápido desarrollo a través de sus escritos y de muchos otros sus-citados por su obra en
Spencer venía realizan-do una interpretación genética y evolutiva de las sociedad humana en torno al binomio herencia-educación a lo largo de las últimas décadas del siglo XIX y primeras
sus diversas dimensiones. del XX.

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 8

para los psicólogos. La necesidad de favorecer la mejor, más posibilidad de utilizar la fisiología científica del sistema nervioso para
rápida y eficaz adaptación de los organismos a sus circunstancias estudiar psicológicamente la conciencia humana. Los tres últimos libros
empujaría a los psicólogos a atender las posibles aplicaciones de de dicho tratado contienen lo que para Müller y para su época era la
los conocimientos (y técnicas) psicológicos a la me-jora individual y psicología experimental; el sexto, titulado «Acerca de la mente», versa
social15 , de la que la eugenesia de Galton no sería sino sólo un sobre los procesos psíquicos de asociación, memoria, imaginación,
primer reto. pensamiento, sentimientos, pasiones, problema mente-cuerpo, fantasmas,
acción, temperamento, sueño, etc. Sin embargo, aquel ensayo de Müller
había sido un intento prematuro. El segundo esbozo correspondió a R. H.
4. DE LA FISIOLOGÍA SOMÁTICA A LA PSICOFISIOLOGÍA Lotze (1817-1881), médico y filósofo, sucesor de Herbart en la Cátedra de
Göttingen, cuya Psicología médica o fisiología del alma (1852) se
Desde un punto de vista general, los primeros balbuceos de la nueva caracteriza por ser una psicología mecanicista, opuesta a la idea
psicología, a mediados del siglo XIX, fueron realizados bajo el signo del dieciochesca de «fuerza vital», que proporcionó a la naciente psicología
laboratorio, debido a que el proceso de transformación de la psicología en científica su concepción básica como psicología fisiológica y una
una disciplina naturalista fue promovido, de modo inmediato, por los definición de su espacio específico: su Libro I se titula «Conceptos
científicos del sistema nervioso. Habiéndose topado, mientras trabajaban generales fundamentales de psicología fisiológica»; el II, «Elementos y
en cuestiones de su ciencia propia, con un plus de problematicidad mecanismos fisiológicos de la vida mental»; y, el III, «Desarrollo de la vida
específicamente psicológica (percepción, asociación, memoria, etc.), ellos mental en la salud y la enfermedad». La obra de Lotze no aportó ideas
enfocaron los problemas psicológicos con la mentalidad naturalista de su originales, pero fue un excelente libro de texto de psicología fisiológica
primera disciplina, tratando de someterlos a las categorías y métodos para su época, que marcó la línea correcta de la transición de la
científicos desde los que operaban en ella. En todo caso, no sólo fueron psicología filosófica a la psicología científica. En fin, la tercera aventura
capaces de aportar, o al menos de inducir, soluciones científicas a dichos sistemática de una psicología fisiológica tardará casi un cuarto de siglo en
problemas, sino que además dejaron patente, quizás sin proponérselo de llegar: fueron los Elementos de psicología fisiológica (1873-1874) de
manera consciente, la necesidad de afrontar las cuestiones psicológicas Wundt, de los que se tratará en otro capítulo.
desde una perspectiva fisiológica y experimental. De hecho, aquella etapa Mas, entre la aparición de los citados textos de Lotze y Wundt, la
vio aparecer algunas aventuras teórico-sistemáticas que estaban dirigidas investigación experimental en psicología fisiológica protagonizó uno de los
a elaborar una psicología fisiológica, que debía ser capaz de integrar en episodios más brillantes en este proceso de transformación de la vieja
una concepción única el material neurológico obtenido en los laboratorios psicología filosófica (empírica o racional) en una nueva ciencia natural.
y la problemática clásica de la psicología empírica asociacionista. Como no podía ser de otra manera, dicha investigación redujo su ámbito a
El primero de aquellos esbozos sistemáticos se había debido a J. las cuestiones que eran comunes a los fisiólogos y a los psicólogos de la
Müller, cuyo Tratado de fisiología del hombre (1834-1840) exploraba ya la mente, a saber, la sensación y la percepción y, en menor medida, la
memoria y la asociación mental; en efecto, desde el punto de vista cien-
15
Tras sus primeros desarrollos en las últimas décadas del siglo yen las prime-ras del , iba a tífico, las décadas de 1850 y 1860 puede ser denominadas décadas de
adquirir una formulación canónica, como psicotecnia, con los textos que H. Münsterberg psicofisiología de la percepción. La iniciativa estaba en los Laboratorios y
publicó en 1914: Tratado de psicotecnia y psicología: general y aplicada. Además, la Ciencia en las Cátedras de Fisiología, y no en las Cátedras de Filosofía, y las
de la eugenesia, con Galton a la cabeza, sería una derivación de los nuevos intereses de la
psicología aplicada, como también la optimización de recursos humanos.
discusiones teóricas se polarizaron en tomo a un tema heredado de la

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 9

filosofía —innatismo vs. empirismo—, que ahora, pasando a través de la irresistibles y mecánicas.
ley de las energías específicas de los nervios de Müller, comenzó a ser En la polémica subsiguiente (década de 1860) participaron filósofos,
igualmente patrimonio de los fisiólogos, con la nueva denominación de psicólogos, fisiólogos y psicofisiólogos. Entre los que optaron por el
nativismo vs. genetismo. Con su original teoría de los «signos locales», nativismo perceptivo estaba el fisiólogo E. Hering (1834-1918), un
destinada a explicar la percepción espacial, Lotze se colocó del lado del admirador de J. Müller, y profesor de Fisiología en Praga, que dedicó la
empirismo y se enfrentó a las posiciones innatistas del filósofo Kant y del década de 1860 a la investigación de la percepción visual del espacio, y la
fisiólogo Müller. Una vez reabierta la cuestión, la entrada en escena de los de 1870 a la investigación sobre la visión del color. Fue en ésta donde la
fisiólogos Helmholtz (1821-1894) y Hering (1834-1918) hizo que la oposición doctrinal entre el nativista Hering y el empirista Helmholtz se hizo
antinomia nativismo-genetismo pasara a ocupar el primer plano de las dis- más patente; en efecto, para Hering la retina está dotada originariamente
cusiones psicofisiológicas teóricas del momento. de tres sustancias distintas, cada una de las cuales, al ser excitada por los
Formado en fisiología con Müller y en física con Magnus, y físico él procesos contrapuestos de desasimilación y asimilación, da lugar a tres
mismo por temperamento, Helmholtz, profesor universitario, trabajó colores, rojo-verde, amarillo-azul y blanco-negro, respectivamente.
sucesivamente como médico, como físico, como fisiólogo (y psicólogo) y, Entretanto, el joven W. Wundt, ayudante en el Laboratorio de Fisiología de
finalmente, otra vez como físico. A pesar de estos cambios profesionales, Heidelberg (1857) dirigido por Helmholtz, e interesado ya en cuestiones
había un común denominador de tan dispar actividad, a saber, una psicológicas, escribió sus Aportaciones a la teoría de la percepción
concepción unitaria fisicista de la naturaleza. Su descubrimiento de la Ley sensible (1858-1862), en las que sostuvo, desde su posición genetista, que
de la conservación de la energía (1847) y su decisión de aplicarla a los la percepción es algo más psicológico que fisiológico, al tiempo que
organismos vivos fue su aportación específica al «pacto antivitalista», que discutió la teoría empírica de la «inferencia inconsciente» como
él mismo había instigado en 1845, junto con los fisiólogos Du Bois- mecanismo general de la misma (Fig. 4.1).
Reymond, Brüke y Ludwig (1816-1895). Luego se dispuso a aplicar No obstante, aunque sobresalientes, históricamente estas aportaciones
aquella ley a los problemas fisiológicos y psicológicos llevando la de la fisiología psicológica de la percepción fueron limitadas. Lotze perdió
psicofisiología de la percepción visual (1856-1866) y auditiva (1863) a la la oportunidad de ser el fundador de la psicología científica, toda vez que a
senda de la ciencia natural. Al igual que la de Lotze, la teoría de la partir de la publicación de su Psicología médica (1852) —por lo demás,
percepción de Helmholtz es de signo empirista. Sus pilares son la prendida aún en las redes de la metafísica del alma—, abandonó los
experiencia y la inferencia inconsciente. La teoría afirma que, junto con los intereses psicológicos por los de la filosofía. Los objetivos psicofisiológicos
datos empíricos actuales, la percepción de la distancia, tamaño, color, etc., de Helmholtz y de Hering tampoco se dirigieron hacia la fundación de un
de los objetos contiene una abundante cantidad de datos de la experiencia nuevo campo disciplinar autónomo, pues la reducción de sus intereses
que no están presentes de forma inmediata en el estímulo actual que la científicos al campo específico de la sensación se lo impedía. Además, la
desencadena, y que tales aspectos de la percepción tienen lugar en posición teórica de Helmholtz era demasiado radical; habiendo tomado la
función de las experiencias pasadas. Helmholtz llamó a esta clase de psicología esencialmente como fisiología, y la fisiología esencialmente
fenómenos perceptivos «conclusiones» o «inferencias inconscientes», y como física, de haber oficiado como «psicólogo», se habría opuesto al
colocándose en la línea del empirismo asociacionista, declaró que estas «mentalismo», al igual que lo había hecho con el «vitalismo», y hubiera
inferencias tienen su origen en la re-petición y el hábito, que ocurren propuesto una psicología netamente fisicalista para la que los tiempos no
«mediante los procesos inconscientes de la asociación de ideas estaban todavía suficientemente maduros. En fin, tampoco la línea de la
producidos en la oscura base de nuestro re-cuerdo», y, en fin, que son cronometría mental, desarrollada ya en la década de 1860, podía actuar

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 10

como un buen aglutinante, puesto que se desentendió del componente actos con los factores de-terminantes de los mismos y con sus
fisiológico de los procesos mentales. manifestaciones externas (...). Con ello, la psicología perderá sus
A pesar de tales limitaciones, las aportaciones de Müller, Helmholtz, brillantes teorías generales; aparecerán grandes lagunas en su arsenal
de datos científicos (...) siempre, y sin ninguna excepción, será un
Hering, del primer Wundt, de Donders, etc., habían dejado claro que,
enigma indescifrable la esencia de los fenómenos psíquicos patentes a
aplicados los métodos científicos a los problemas psicológicos, la idea de la conciencia (y de hecho, la esencia de los demás fenómenos de la
una psicología como «ciencia natural» no sólo era posible, sino que naturaleza). Pero la psicología ganará mucho, ya que se basará en
además contaba ya con un importante cuerpo doctrinal en la psicofi- hechos científicos verificables y no en las sugestiones engañosas de la
siología del momento. Se verá en otro momento que la amplitud de voz de la conciencia. Sus generalizaciones y conclusiones se limitarán
intereses de Wundt —fisiológicos, psicológicos y filosóficos— y su a analogías reales, no estarán sometidas a la influencia de las
capacidad de síntesis jugarán un papel importante en aquel momento preferencias personales del investigador. que tantas veces llevaron a
histórico. En tal sentido, sus Aportaciones a la teoría de la percepción la psicología a un absurdo trascendentalismo, y así se convertirán en
hipótesis científicas objetivas (...). En una palabra, la psicología se
sensible adquieren ya en aquel instante una especial significación, no sólo transformará en una ciencia positiva.»
por su contenido experimental y doctrinal sobre la percepción, sino Sechenov, 1973. 350-351
también (y sobre todo) porque incluían el preanuncio de una nueva ciencia
(con objeto, método y doctrinas propias), que, además de ser una
«psicofisiología de la percepción», debía ser una «psicología fisiológica»
en general. De hecho, fue Wundt el que, después de la de Lotze. se 5. PRIMERA EXPRESIÓN DE LA REFLEXOLOGÍA CEREBRAL
embarcaría en una nueva aventura sistemática en torno a dicha psi-
cología, que culminó, en la década siguiente, en la publicación de sus En el contexto positivista cientificista de mediados del siglo , la fisiología
Elementos de psicología fisiológica16. En todo caso, resulta dificil pensar iba a protagonizar otro nuevo capítulo en el proceso de constitución de la
que, sin el concurso de las tradiciones filosófica (racionalismo) y psicología como ciencia natural, esta vez a través de la figura del fisiólogo
psicológica (asociacionismo clásico), la investigación fisiológica hubiese ruso 1. M. Sechenov (1829-1903), científico influido en lo ideológico por el
podido engendrar, desde sí misma, algo más que una mera fisiología movimiento de los reformistas y materialistas demócratas revolucionarios,
experimental de la sensación. Fue precisamente asumiendo la pro- y en lo científico por la fisiología experimental. Su actitud antiidealista le
blemática psicológica de Bain y la metodología de los laboratorios de llevó a completar su formación científica en Alemania con varios
fisiología como aquel proceso histórico llegaría a culminar en la creación integrantes del movimiento antivitalista que tanto estaba contribuyendo al
de una disciplina autónoma e independiente. clima intelectual en el que emergería la psicología objetiva (Ludwig, en
Jena y Viena; Du Bois-Reymond, en Berlín, y Helmholtz, en Heidelberg).
«Es indispensable que la ciencia que trata de la naturaleza y Allí defendió su tesis doctoral (1860), poco antes de regresar a Rusia. Dos
manifestaciones de los actos psíquicos estudie las relaciones de esos años después (1862) fue en París donde, trabajando con C. Bernard
(1813-1878), fisiólogo e iniciador de la medicina experimental, logró
16
Simplificando la complejidad de aquel proceso histórico, podría decirse que, empujada en
demostrar experimental-mente (utilizando técnicas electrofisiológicas en
primera instancia por los progresos de la fisiología (nervios, cerebro) y de la psicofisiología ratas) la acción inhibidora del cerebro sobre la actividad refleja de la
(percepción), la psicología como «ciencia natural» se gestó en la Universidad de Heidelberg médula espinal, punto central de su posterior propuesta psicofisiológica.
(con Helmholtz, Wundt, década de 1860) y se constituyó formalmente en la Universidad de Sechenov procuraría luego conjugar el determinismo y el mecanicismo de
Leipzig (Wundt, década de 1870).

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 11

los fisiólogos alemanes con la visión más dinámica y totalista del Bernard. de éxtasis) cumple estrictamente los requisitos de un movimiento reflejo;
A ello se uniría la fuerte influencia, ejercida desde la distancia, por los es mecanicista. 5) Fisiologismo: todo reflejo tiene un estricto carácter
evolucionistas Darwin y Spencer y por los fisiólogos británicos T. Laycock fisiológico; ello elimina el estudio directo de la subjetividad, opción que
(1812-1876) y W. Carpenter (1813-1885), que le llevaría a formular una supone una posición reduccionista. Por otra parte, Sechenov afirma que,
teoría de la evolución de las funciones psíquicas sustentada en la idea de además del «centro de reflexión», existen en el cerebro mecanismos
que las leyes de la acción refleja se debían aplicar también al cerebro secundarios (los de «inhibición» y de «intensificación» del reflejo) capaces
(Frolov, 1942, 24-29; Hearnshaw, 1989,118). Fue igualmente relevante la de modificar el curso de los movimientos que dependen del arco central.
influencia ejercida por el filósofo alemán F. Beneke, quien, como activo Su acción se intercala entre el mundo estimular y las respuestas
opositor del idealismo trascendentalista, desempeñó un relevante papel en individuales, lo que permite explicar, científicamente, las peculiaridades de
la incorporación a la psicología alemana, y desde allí a la rusa, de las los actos psíquicos complejos, como los de emoción y pensamiento.
ideas de la tradición sensualista francesa. Radicalizando algunas de las posturas explicativas de lo psíquico
Tras superar el Comité de Censores de San Petesburgo, Sechenov desde lo fisiológico, Sechenov trascendió la teoría del «cuerpo-máquina»
logró publicar--como libro —Los reflejos del cerebro (1863), que contenía de Descartes, para recuperar la del «hombre-máquina» de La Mettrie, a la
la revolucionaria afirmación de que incluso el cerebro —y no sólo la que dotó de un apoyo científico del que carecía la especulación del filósofo
médula— trabaja en forma refleja, lo que implicaba una visión del psiquis- ilustrado francés. Su aportación llegó en un momento en el que la actividad
mo plenamente objetiva. Su programa naturalista se centraba en investigar cerebral seguía siendo todavía un territorio altamente inexplorado,
científicamente la «actividad psíquica del cerebro» de los animales y del permaneciendo en general al margen de la experimentación científica
hombre, bajo el supuesto de que sólo la fisiología tiene la llave para sistemática. La investigación sobre los hemisferios cerebrales basada en
descubrir las leyes científicas que rigen los fenómenos psíquicos. procedimientos de ablación cerebral (Flourens) no había ex-cedido la
La propuesta concreta de Sechenov se resumía en los siguientes cuestión de la localización de sus funciones, como tampoco lo harían luego
principios básicos: 1) Naturalismo: la vida psíquica es en su totalidad una las basadas en los de estimulación eléctrica (Fritz e Hitzig) de la década de
parte integral de la actividad del cerebro; toda ella, pues, debe ser 1870, las cuales además permanecerían al margen de la reflexología
categorizada como «naturaleza», y por tanto como dominio de las ciencias sechenoviana. No obstante, en la década siguiente, los psicofisiólogos
naturales. 2) Objetivismo: las manifestaciones externas de la actividad pudieron contar con la teoría de la neurona, propuesta por S. Ramón y
cerebral, reducidas a movimiento muscular como prototipo de Cajal (1852-1934) en 1888, cuyas nociones «núcleo», «prolongaciones» y
comportamiento, traducen y abarcan por completo toda la vida psíquica de «conexiones sinápticas» permitirían transformar las clásicas asociaciones
los organismos; la psicología será, por tanto, una investigación científica de ideas de la psicología subjetivista en conexiones de centros nerviosos,
de las leyes fisiológicas que gobiernan dichas manifestaciones externas teoría que en la divisoria de los siglos iba a colaborar en la formulación de
(Sechenov, 1863). 3) Evolucionismo: la vida orgánica y psíquica del animal las primeras versiones de una psicología auténtica-mente objetiva por
(incluido el humano) es fruto de la evolución orgánica. 4) Reflexología: el parte de los herederos intelectuales de la idea del «reflejo cerebral» de
movimiento muscular, que traduce en último término toda la actividad Sechenov (cfr. «reflejos condicionados» de Pavlov; «reflejos
psíquica cerebral, tiene el carácter de un «reflejo», sea cual sea el nivel neuropsíquicos» de Bechterev), decididamente al margen de los conceptos
(medular o cerebral) en que se fundamente. En tanto que parte integral de alma, mente, conciencia, etc., siempre mezclados con la metafísica y el
la actividad cerebral, la actividad psíquica (consciente o inconsciente, subjetivismo (cfr. Nó, 1949). En todo caso, aunque hubo otras propuestas
voluntaria o involuntaria, sensación o emoción, razonamiento o arrebato contemporáneas [por ejemplo, la de Hughlings Jackson (1835-1911)], la de

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 12

Sechenov supuso la primera concepción fisiológica científica integral de la se vio aquejado de una grave dolencia de la vista18, que llegó a producirle
psicología contemporánea. Aparte de su valor en sí mismas, sus hipótesis un cierto desarreglo mental (período de crisis, 1839-1850). Obligado a
teóricas fueron muy productivas por su carácter de sugerencia, de dejar la Universidad, vivió recluido casi como un ermitaño, hasta que, en
estimulo y de polémica. 1843, recobró la visión repentinamente, iniciando unos años de profunda
Entonces, ¿procede afirmar que la psicología naturalista surgió de la transformación espiritual y religiosa. En ellos, a la vez que se iba
aplicación de métodos experimentales, surgidos en la fisiología, a apartando de la actividad científica, se comprometía cada vez más con la
problemas derivados en gran medida de la filosofía? (O'Neil, 1975) Parece metafísica, especialmente con el espiritualismo 19, adoptando una actitud
que sí; de hecho, cuando a mediados del siglo fisiólogos, médicos y panpsiquista20 , que en cierta medida recuerda la de los filósofos Leibniz y
físicos (como Lotze, Helmholtz, Hering, Sechenov, el joven Wundt, en Schelling. En realidad, Fechner pensaba que incluso los cuerpos celestes
incluso Fechner) sintieron la necesidad de transformar la psicología al uso tienen vida interior o alma, de manera que el conjunto del Universo es un
en una disciplina científica, en la dirección de prestigiosas ciencias ser vivo, animado del orden más sublime; ello le produjo cierta
naturales, su referente era la «psicología de la mente» (de Stuart Mili y impopularidad entre los científicos. Para superar el materialismo, Fechner
Bain), a la que debían aplicar los métodos experimentales y los intentó demostrar la identidad de lo psíquico y lo físico (de la mente y la
conocimientos adquiridos ya por la fisiología de la sensibilidad y del materia): tal estrategia le permitiría argumentar que la conciencia, lo único
movimiento y por la fisiología del cerebro. Pero tal respuesta resultaría de lo que tenemos idea directa e inmediata, constituye la verdadera y
históricamente incompleta si no se añadiera que la nueva psicología cien- única realidad, no siendo el resto de los objetos y procesos físicos o
tífica, al menos en la versión de Wundt y con más motivo en las psicolo- fisiológicos otra cosa que puras ficciones de la misma. Prescindiendo de
gías funcionalistas europeas y norteamericanas, incluye además como los elementos filosóficos que contiene, y de su falta de lógica inferencial,
uno de sus componentes determinadas tesis —activismo, función, totali- toda la fuerza del argumento de Fechner dependía, pues, de la posibilidad
dad, etc.— que tenían su origen en la filosofía racionalista moderna. de demostrar dicha identidad científicamente.
La decisión de afrontar esta demostración dio paso a su período
psicofísico (1850-1860). Una inspiración repentina (1850) llevo a Fechner a
6. LA PSICOFÍSICA, INTRODUCTORA DEL EXPERIMENTO EN esbozar la solución general al problema, consistente «en convertir el
LA PSICOLOGÍA incremento relativo de la energía corporal en una medida para establecer
un aumento correspondiente en la intensidad mental». Tal argumento
El proyecto más definido de hacer del estudio de «lo psicológico» un saber descansaba en el presupuesto de que, dado que los sucesos conscientes
científico, por la vía de la experimentación, correspondió al físico y filósofo están correlacionados con hechos que suceden en el cerebro y en el
Fechner. La biografía intelectual de G. Th. Fechner (1801-1887) —que
pasa por períodos diferentes— muestra en él una personalidad singular.
Tras obtener el grado de Medicina (Leipzig, 1822), decepcionado por esta sobre colores, y en 1840 otro sobre las postimágenes subjetivas.
18
disciplina, se orientó hacia la física y las matemáticas (período físico, Por haber estado observando el sol durante mucho tiempo, a través de cristales
deficientemente coloreados, en el curso de sus investigaciones sobre el fenómeno de las
1823-1839), llegando a ser profesor de Física en Leipzig (1834)17. En 1839 postimágenes.
19
Llegó a obsesionarse con la idea de que todo materialismo (explicación fisicoquímica de
todos los fenómenos del Universo) era maligno, y de que sólo el alma y su vida más allá del
17
Tradujo diversas obras de física y realizó estudios propios en esta materia. Dejó apuntado mundo material constituían la única realidad.
20
ya entonces un cierto interés por las cuestiones psicológicas: en 1830 escribió dos artículos Véase Nanna o de la vida psíquica de las plantas (1848).

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 13

sistema nervioso, debe ser posible establecer una relación entre ambos previamente de una unidad de medida de los mismos. Fechner creyó que
extremos en la forma de una ecuación matemática exacta. La tesis central podría salvar esta dificultad llevando el problema al ámbito de la
de este supuesto no era del todo nueva; de hecho, cabe suponer que la sensación, y suponiendo que un aumento relativo de energía nerviosa
generalización empírica de Weber hubiera podido inspirar a Fechner la [mejor, de los estímulos físicos que la desencadenan] se vería
idea de que una serie aritmética de intensidades mentales podría correspondido por un aumento de la actividad psiquica sensorial,
corresponderse con una serie de incrementos de energías físicas. Sea constituyendo aquélla un índice fiable de ésta. Basándose en tales
como fuere, el objetivo específico de Weber (medición de m.d.p. –mínima presupuestos, elaboró un vasto programa experimental, cuya realización
diferencia perceptible-) y de Fechner (establecimiento de una relación duraría toda la década de 1850.
exacta mente/cuerpo) eran muy diferentes21. La investigación Fechner pasaría todavía por un período estético (1860-1876); definió la
experimental, requerida para apoyar aquella fórmula matemática, chocaba estética experimental, realizó algún experimento en su campo, y estableció
con la dificultad inicial de tener que medir estados mentales sin disponer los problemas, métodos y principios de la psicología estética con la misma
meticulosidad con la que había establecido los de la psicofísica. En esta
etapa se interesó incluso por la teoría darwiniana de la evolución, que
21
Aunque la psicofísica no tuviera antecedentes en sentido estricto, existían algunos adaptó a su posición pansiquista22. Finalmente Fechner regresó a la
detalles aislados que podían ser interpretados en la dirección de la nueva ciencia,
diseminados en numerosas memorias y trabajos de matemáticos, físicos, astrónomos,
psicofísica (1876-1887), retorno propiciando, en buena medida, por la
fisiólogos, etc. Parece que en estos campos, la ley general de la relación entre determinados importancia que ésta había alcanzado entre los nuevos psicólogos y por la
procesos psíquicos y sus excitantes había sido ya aplicada al «sentimiento», incluso antes generalizada controversia en torno a sus trabajos23; en esta etapa hay que
que a la «sensación». El precedente más significativo corresponde al astrónomo D. Bemouilli destacar sobre todo su revisión de la psicofísica, de 1882.
(1700-1782), de la Universidad de Basilea, que mientras trabajaba en la aplicación de la
teoría de las probabilidades a los juegos de azar, en 1737, discutió lo que se conoce como
Fechner definió la psicofísica como «una teoría exacta de las rela-
mensura sortis, y llegó a concluir que todo añadido a un bien moral (mental) debe ser ciones entre el alma y el cuerpo, y, de manera general, entre el mundo
proporcional a las posesiones materiales que ya se disfrutan. Para expresar el principio de físico y el mundo psíquico»; una ciencia tan exacta como la física. No es,
Bernouilli, el astrónomo, matemático y físico P. La-place (1749-1827) acuñó los términos pues, un estudio del alma, ni del cuerpo, sino de las «relaciones
«fortuna física» y «fortuna moral» (mental) y observó, en 1812, que existe entre ambas una
dependencia similar a la señalada en dicho principio, de manera que todo añadido a la
funcionales y de dependencia recíprocas» entre ambos. Es por su objeto y
primera debe ser proporcional a las posesiones materiales que se tienen. Un siglo antes de procedimientos «ciencia», no metafísica: «todas las discusiones e
que Fechner publicara su Psicofísica, el matemático L. Euler (1707-1783) presentó ya la investigaciones de la psicofísica se refieren especialmente al aspecto
función matemática que relaciona la intensidad del estímulo y la magnitud de la sensación en fenoménico del mundo corpóreo y espiritual [...]. Trata de lo físico en el
el sentido de la «Ley de Weber». Y, en el campo del sonido, Herbart y Frobisch hablan
relacionado esta función con la dependencia de la percepción de intervalos tonales respecto
sentido en que lo hacen la física y química, y de lo psíquico en el sentido
de las frecuencias de vibración. En todo caso, si hay que marcar alguna deuda intelectual de la teoría de la experiencia anímica, sin aludir a la esencia del cuerpo o
explícita, ésta sería con la psicología de Herbart y con la incipiente psicofísica de Weber. La del alma, que trasciende a lo fenoménico, tal como lo hace la metafísica»
Psicología como ciencia (1824) de Herbart proporción a Fechner varias iniciativas (Fechner, 1882). Su objetivo final es encontrar un fundamento científico
importantes: por un lado, que la psicología debe ser una «ciencia», que la medición mental es
posible y que lo es asimismo un enfoque matemático de su estudio; por otro, varias nociones
22
básicas, como las de «umbral» y de análisis de la mente a través de fenómenos relativos a Véase Algunas ideas sobre la creación y evolución de los organismos (1873).
23
los umbrales. La investigación experimental de Weber, además de aplicar la doctrina En 1874 escribió una pequeña crítica a la obra de Delboeuf (Estudios de psicofísica. 1873),
herbariana de los «umbrales», dio a Fechner la noción «m.d.p.», un avance de los métodos luego publicó In Sachen der Psychophrsik (1877), y, poco después, apareció su Revisión de
psicofísicos y la célebre generalización empírica que el propio Fechner categorizó como «Ley la psicofísica (1882), donde añadió nuevos datos y respondió a sus críticos, buscando
de Weber». satisfacer las exigencias que le estaba planteando la psicología experimental

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 14

(experimental) de aquella relación y un lenguaje exacto que la exprese. sensaciones, decir cuál es más intensa o más débil; o comprobar que la
Fechner dio por sentado que las citadas relaciones existen, que se intensidad de una sensación aumenta y disminuye con la intensidad de la
manifiestan en formas regulares y constantes y que ello permite deducir excitación que la provoca). Mas, dicha experiencia no permite determinar
los cambios de un extremo de la relación, teniendo en cuenta los cambios «cuántas» veces una sensación es más fuerte o más débil que otra, ni cuál
observados en el otro. La psicofísica, añade Fechner, debe enfocar dicha es exactamente el valor de la relación estímulo-sensación, esto es, si ésta
relación desde la perspectiva de la dependencia de la mente respecto del crece como la excitación o si lo hace más intensa o más débil-mente. El
cuerpo, y no al revés, pues sólo «lo físico» puede ser objeto de medida problema original en ambos casos es que no se dispone de una «unidad
directa. Y, como «lo físico» puede ser tomado, bien como lo material de medida» de la sensación tomada como fenómeno psíquico. Pues bien,
externo, bien como lo orgánico-fisiológico, existirán dos tipos de dado que, de acuerdo con su razonamiento, lo que se mide no es la
psicofísica: «psicofísica externa» (estudio de las relaciones mensurables sensación en términos absolutos, sino las «diferencias» de sensación, la
entre sensación y estimulación) y «psicofísica interna» (estudio de las intensidad de una determinada sensación vendrá dada por la suma de sus
relaciones directas entre sensibilidad y sistema nervioso). Esta segunda, incrementos diferenciales, para los cuales la denominada por Weber
fundamento de la primera, se correspondía con lo que en aquella época «mínima diferencia perceptible» podría ser una medida adecuada. Así es
comenzaba a configurarse como una psicología fisiológica, ciencia que como la «m.d.p.» vino a convertirse, para Fechner, en la unidad de medida
para Fechner estaba todavía en estado incompleto, ya que la inmadurez de la sensación, y la magnitud total de una sensación fue estimada como
de la neurofisiología contemporánea aportaba a la psicología más la suma de sus «m.d.ps». Fechner asumió por principio que cada uno de
promesas que verdaderas realidades. Esto le llevó a concluir que «las estos incrementos constituye una «m.d.p.», por lo que dichas diferencias
experiencias fundamentales para la totalidad de la psicofísica sólo pueden son siempre iguales. Fechner distinguía entre sensibilidad absoluta (el
ser buscadas en el campo de la psicofísica externa, por cuanto que sólo hecho de que una sensación sea percibida en términos absolutos) y
ella es accesible a la experiencia directa e inmediata» (Fechner, 1882). En diferencial (el hecho de que una sensación sea percibida como
todo caso, la realización efectiva del programa de psicofísica fechneriano intensivamente diferente a otra), distinción que llevó también al ámbito del
no llegó a cumplir la definición inicialmente propuesta. Su investigación estímulo, de manera que el umbral relativo de éste consistía en la
experimental recayó únicamente sobre un punto, el de las relaciones intensidad necesaria del mismo para producir un cambio de sensación
sensación-excitación, quedando fuera todo lo relativo a las relaciones mental. Tomando como referencia ambas sensibilidades, a través de la
entre el resto de los fenómenos psíquicos (percepción, atención, memoria, experimentación se podrán ir dando valores cuantitativos al estímulo que
conocimiento intelectual, lenguaje, sueño, etc.) y sus correspondientes las provoca y establecer una escala de valores intensivos del mismo. Y,
estímulos. dada la correlación existente entre los cambios de sensibilidad y de
La tarea más inmediata de la psicofísica consistió en definir sus excitación, el experimentador podría establecer asimismo series
instrumentos básicos de cuantificación: unidad de medida y métodos correlativas de intensidades de una y otra. En función de su variabilidad y
psicofísicos. La cuestión de la unidad de medida de lo mental era prio- de la dificultad de apreciación inherente a la apreciación de las «m.d.ps.»
ritaria. De los caracteres de las sensaciones (cualidad e intensidad), por parte del sujeto, Fechner decidió trabajar con promedios, y,
Fechner aisló la intensidad como dato mental primario y lo convirtió en el rechazando los valores extremos, persiguió leyes de los promedios. La
fenómeno prototipo de la psicofísica. Respecto del mismo, la experiencia psicofísica, pues, debía usar procedimientos estadísticos. En concreto,
cotidiana pone de relieve que es posible apreciar alguno de los cambios para medir la sensibilidad diferencial propuso los métodos psicofísicos
cuantitativos de las sensaciones (por ejemplo, tras comparar dos siguientes.

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 15

la mitad de ellos ha de ser considerada como aciertos y la obra


1. Método de las mínimas diferencias perceptibles (más tarde llamado mitad como errores» (Fechner, 1882). Al comparar los estímulos,
método de los límites, o del cambio mínimo): para aplicarlo, en la práctica de este método (que era original del fisiólogo K. von
«haremos que una persona levante dos platillos, A y B, cargados Vierordt), el umbral diferencial tenía las funciones mayor, igual e
con pesos distintos, y compare uno de los pesos con otro un poco inferior.
distinto. Si esta diferencia es lo suficientemente grande, entonces 3. Método de los errores medios (denominado luego método de ajuste y
el sujeto la percibirá; en caso contrario, pasará desapercibida. El método de la reproducción): «considerando como peso patrón al
método de las «m.d.ps.» consiste en determinar cuál es la mínima peso de uno de los platillos de la balanza, es posible igualar el otro
magnitud de la diferencia [de estímulo] que puede ser reconocida peso, el peso deficiente, con el peso patrón gracias al mero juicio
como tal [...]. En general, conviene comenzar con diferencias de los sentidos. En general, el sujeto cometerá un determinado
grandes, e irlas disminuyendo hasta llegar a la mínimamente error, una equivocación que podrá comprobarse mediante el
perceptible, y con la misma frecuencia seguir el procedimiento oportuno pesaje del platillo que el sujeto había considerado como
inverso, es decir, comenzar por diferencias muy pequeñas e idéntico al peso patrón. Si este experimento se repite muchas
imperceptibles e irlas aumentando progresivamente hasta llegar al veces, los errores cometidos serán numerosos, y entonces se
punto en que serán perceptibles. Por último, se toma el promedio podrá calcular el promedio de los mismos [...]. Dado que los errores
como diferencia misma» (Fechner, 1882). Realizados los oportunos positivos y negativos dependen en idéntica medida de la ausencia
experimentos, el recuento del número de «m.d.ps.» permite de una percepción concreta, ambos son igualmente útiles para la
construir una escala sensorial cuyos ítems serán paralelos a los de medida [...]. Hay que sumarlos» (Fechner, 1882). Fechner adaptó
la escala de estímulos, lo que posibilita el establecer la relación este método, a partir de su uso en astronomía, para medir
exacta entre cada cambio de intensidad sensorial y su sensaciones táctiles y visuales.
correspondiente en la intensidad del estímulo. Fechner subrayó tanto la aplicabilidad de estos métodos a cualquier
2. Método de los casos verdaderos y falsos (llamado luego método área sensorial, como su complementariedad en relación a los objetivos de
constante, o método de los estímulos constantes): «si tomamos la psicofisica 24. Su uso sistemático en innumerables casos le puso en
una diferencia pequeñísima de pesos y repetimos muchas veces el disposición de formular una ley general exacta capaz de expresar la
experimento, el sujeto sufrirá muchas equivocaciones en lo que relación de cualquier excitación o estímulo con cualquier sensación. En la
respecta a la dirección de la diferencia, y considerará como más misma línea de los trabajos de Weber, sus experimentos demos-traban
pesado el platillo más ligero, y a la inversa. Pero, cuanto mayores
sean el peso añadido o la sensibilidad del sujeto, tanto más 24
No obstante, juzgó que el método más práctico, más simple y más fácil de aplicar, y el que
elevado será el número de aciertos en comparación con los errores menos cálculos exigía, era el de las mínimas diferencias perceptibles. Era. además, el más
o con el total de los casos. El método de los casos acertados y conveniente para una primera determinación de los datos físicos, y también para los casos en
los que no se dispone de mucho tiempo para las observaciones. No obstante, aun siendo «la
fallados —o de los casos verdaderos y falsos— consiste en herramienta más útil de la psicofísica», tiene sus inconvenientes: «no parece tan adecuado
determinar la magnitud del sobrepeso necesaria para que, en las para las investigaciones más detalladas», «no obtiene la precisión definitiva de los otros dos
distintas condiciones en las que suele estudiarse la sensibilidad, el métodos», y el grado de la llamada mínima perceptibilidad deja mucho más espacio a la
sujeto dé la misma proporción de aciertos y errores [...]. Los casos «medida subjetiva» que los otros dos; Delboeuf diría que su falta de precisión es su mayor
defecto.
en los que el sujeto duda no han de ser dejados de lado, sino que

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 16

que siempre que la intensidad de una sensación aumentaba de manera que, mientras que la intensidad de la sensación aumenta en proporción
continua por adición de unidades de «m.d.ps.», tenía lugar en la intensidad aritmética (1, 2, 3, 4.5...), la intensidad de la excitación aumenta en
de la excitación correspondiente un aumento, que era una cantidad proporción geométrica (1. 2, 4, 8, 16, 32...). El empleo de una tabla de
alícuota, siempre la misma, de la excitación total. Los experimentos logaritmos permitiría saber en cuánto aumenta una sensación cuando la
concretos dieron como resultado que, para que la sensación aumentase excitación aumenta en una cantidad conocida y, a la vez, realizar la
en una «m.d.p.», la excitación debía crecer en la proporción de 1/3 para el operación inversa (véase Fig. 1).
sentido del tacto. de 1/7 para el de esfuerzo muscular, de un 1/3 para el de
temperatura y el del sonido, y de 1/100 para el de la vista. Fue partiendo
de este conjunto de datos como Fechner formularía la Ley general de la
psicofísica: en efecto, determinada una serie de «m.d.ps.», y establecida
la correlación entre dicha serie y la de las diferencias de excitación
correspondientes, la comparación entre ambas le permitió concluir que,
mientras que la serie de la excitación aumenta progresivamente, la de la
sensación aumenta uniformemente, relación que contiene el principio
general que expresa la sensación en función de la excitación.

Para plasmar en una fórmula matemática estos resultados, Fechner se


apoyó en dos factores: la «Ley de Weber» (db/b = K, donde b representa
la intensidad de la excitación y d un incremento de la misma); y un
principio matemático previo, que sostiene que los aumentos pequeños de
sensación son proporcionales a los aumentos pequeños de ex-citación. Su
argumento fue el siguiente: «de acuerdo con la Ley empírica de Weber, el
dg [donde g representa la intensidad de la sensación] permanece
constante cuando db/b permanece constante, sin importar qué valores
absolutos tomen db y b; y de acuerdo con el principio auxiliar matemático
a priori, los cambios dg y db permanecen proporcionales entre sí en tanto
permanezcan muy pequeños. Las dos relaciones pueden expresarse
juntas en la siguiente ecuación: dg = K ' db/b, donde K es una constante
(dependiente de las unidades seleccionadas para g y para b [...]. A esto se
llamará la ley fundamental en la que se basarán las deducciones de todas
las fórmulas consecuentes» (Fechner, 1860). Por integración, de dg = K
dh/b resulta g=K log b, expresión matemática concisa que recibe el nombre Figura 1. Representación gráfica de la Ley de Weber-Fechner.
de «Ley de Fechner» (y. también. «Ley de Weber-Fechner»), y que da el
valor exacto de la sensación. Traducida al lenguaje vulgar, la expresión «la Con el enunciado de la ley psicofísica, Fechner tenía en sus manos lo
sensación aumenta como el valor del logaritmo de la excitación» significa que tanto había buscado —una ecuación matemática exacta sobre las

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 17

relaciones entre lo mental y lo físico—, de manera que sus razonamientos como fuere, la propuesta de la psicofísica no podía sino traer consigo una
filosóficos antimaterialistas podían seguir adelante. Más, dejando a un lado verdadera revolución en la metodología del estudio científico de los
estas supuestas implicaciones filosóficas, históricamente la recepción y la fenómenos mentales, al incorporar técnicas experimentales y estadísticas
crítica de la ley psicofísica fue desigual. Cierto que, en su opinión, el rigurosas que posibilitaban la aproximación científica a los mismos.
descubrimiento era «tan importante, general y fundamental. para las La década de 1860 contempló un importante número de episodios
relaciones entre la mente y el cuerpo, como la Ley de gravedad para el puntuales en torno a cuestiones de psicofísica, que fueron protagoniza-
campo del movimiento planetario», y que incluso había en el mismo «la dos, muy particularmente, por profesores universitarios de fisiología (por
simplicidad típica de las leyes de la naturaleza»; pero no es menos cierto
que la crítica de sus contemporáneos fue mucho menos optimista25. Sea
producida por la luz de una potente lámpara eléctrica y otra producida por la débil luz de una
vela son ya en sí mismas sensaciones cualitativamente distintas, lo mismo que lo son dos
25
Algunos psicólogos pensaron que la ley tenía únicamente valor fisiológico: en 1876, J. sensaciones de gris de distinta intensidad]; por lo que, inválido el supuesto fechneriano del
Ward basó su interpretación de la misma en las investigaciones fisiológicas que J. Bernstein carácter intensivo de las sensaciones, quedaba invalidada la psicofísica misma. La objeción
(1871) había realizado sobre la teoría de la irradiación nerviosa. Fechner rechazó esta fue todavía más lejos: aun suponiendo que los estados psíquicos fueran intensivos, la
interpretación reiterando que su fórmula se refería únicamente a fenómenos de la psicofísica experimentación psicofísica no puede ser un método de medición fiable para dichas
externa. Hubo incluso psicólogos que no llegaron a tener claro si la ley y los métodos tenían magnitudes, dado que la «unidad psíquica» (la «m.d.p.»), además de ser un fenómeno
algo que ver con ellos. La opinión de W. James (1890) resulta clarificadora: «(...) se trata de psíquico subjetivo y particular, conlleva el supuesto (nunca probado) de la igualdad de todas
un libro —dice de los Elementos de Fechner cuyas cualidades de integridad y agudeza sean esas unidades; en consecuencia. el propósito fechneriano de medir las sensaciones
tal vez imposibles de igualar; pero cuyo resultado psicológico específico (...) es «subjetivas» median-te métodos «objetivos» exactos encuentra aquí limitaciones insalvables.
absolutamente nada»; concede a «esta literatura aburrida» un valor disciplinario, pero le En fin, se discutió asimismo (Hering, en 1872 y 1875) sobre si los hechos experimentales
niega incluso el derecho a aparecer en una nota a pie de página. Desde perspectivas más confirman o no las leyes de la psicofísica, y se convino que la fórmula final de Fechner no
específicas, las críticas afectaron a dimensiones diversas de la citada ley. Se afirmó que la puede convertirse en una ley general para todo tipo de sensibilidad, sino que vale únicamente
expresión matemática de la misma era errónea, por cuanto que su autor asume como parte para algunos sentidos y dentro de ciertos límites.
de la misma la existencia de sensaciones negativas. Fechner. en efecto, correlacionó un 26 El belga J. Delboeuf, que había iniciado sus experimentos psicofísicos en 1865,
estimulo imperceptivo (que tiene objetivamente un determinado valor intensivo, si bien es un escribió Estudios de psicofísica, en 1873, y luego Examen crítico de la ley psicofísica (1883).
valor subliminar) con las llamadas sensaciones negativas (cuyo valor subjetivo es cero En Alemania, G. E. Müller, que se convirtió en el representante más cualificado de la
respecto del umbral absoluto), en cuyo caso las series del estímulo y de la sensación no psicofísica tras la muerte de Fechner, comenzó su carrera de investigador con una revisión de
partirían de una posición idéntica. Los herbartianos, al igual que Ward y Lotze, objetaron que la psicofísica, que incluía importantes innovaciones en su metodología (Sobre los
se prestaba escasa atención a los fenómenos psíquicos implicados en el problema y que fundamentos de la psicofísica, 1878); su célebre Laboratorio de Gotinga se convertiría en una
realmente se ignoraba la índole peculiar de los procesos mentales al asimilarlos a lo escuela de formación de jóvenes psicofísicos, entre los que sobre-salieron L. J. Martin y V.
matemático más que a lo vital. Se trata de una objeción de profundo calado psicológico: no Henri; sus ulteriores trabajos sobre esta materia de 1899 y 1903 se consideran como clásicos
se niega la existencia de la relación cuantitativa, pero se subraya que en la realidad los de la misma. K. Stumpf realizó una importante revisión de los conceptos de la psicofísica —
resultados del proceso sensorial están condicionados no sólo por la intensidad de los cfr. particularmente el Vol. 1 de su Tonpsvchologie (1883)— y W. Stern (1871-1938) fue
estímulos, sino también por la actividad mental interna (por ejemplo, la atención) —y aun por conocido entre los experimentalistas por su trabajo sobre psicofísica (1898). Y, ya en nuestro
la actividad fisiológica nerviosa—, con lo que las fórmulas psicofísicas ex-pondrían siglo, un alumno de Wundt. W. Wirth, escribiría Psicofísica (1912) y Spezielle Psychophysisch
únicamente una pequeña dimensión de aquella relación, lo que implica que no revelan la Massmethoden (1920). En EE.UU. destacaron algunos doctores de Wundt. J. Mc. Cattell
naturaleza completa de la sensación. La objeción de que «los procesos vitales no pueden (1896), en colaboración con Fullerton, criticó los métodos psicofísicos, contribuyó con la cons-
reducirse a la forma abstracta que exige el tratamiento matemático» fue seguida de varias trucción de aparatosp psicofísicos, ofreció una alternativa a la Ley de Weber [no «S = K log
otras mucho más concretas. Se discutió sobre si la sensación era o no susceptible de ser R». sino «S = VR»]. J. Jastrow trabajó también en el área, en colaboración con C. S. Peirce.
aislada (Delboeuf, Ward), llegándose a la conclusión de que los resultados de las mediciones desde mediados de la década de 1880. destacando por la crítica de sus métodos.
no eran puros, ya que no cabe aislar la sensación intensiva. Se objetó incluso (James. Külpe)
que las sensaciones carecían propiamente de intensidad [por ejemplo. una sensación

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 18

ejemplo, Vierord, Helmholtz, Bernstein, Wolkman, Wundt). En la siguiente, apenas si quedaba ya rastro perceptible. El viejo lema herbartiano —«la
y sucesivas, el interés iba a estar protagonizado ya, tanto en Europa como psicología como ciencia»— se fue implementando efectivamente con
en EE.UU., por los nuevos profesores universitarios de psicología, que, al textos de psicología científica que se harían clásicos: Psicología médica
asumirla como propia, acabaron por hacer de la psicofísica y de sus (Lotze, 1852), Principios de psicología (Spencer, 1855), Los sentidos y el
métodos una parte regular del acervo común de la incipiente disciplina entendimiento y Las emociones y la voluntad (Bain, 1855 y 1859),
científica26. Desde esta perspectiva, parece que la historia inmediata dio la Aportaciones a la teoría de la percepción sensible y El alma del hombre y
razón a Fechner. Tradicionalmente considerada «inefable» y sólo los animales (Wundt, 1858-1862, 1863), Elementos de psicofísica
accesible a la introspección, y por tanto resguardada de la observación (Fechner, 1860), Reflejos del cerebro (Sechenov, 1863), Óptica (vol. III.
objetiva y del control experimental. la conciencia había venido escapando 1866), de Helmholtz, etc. Aunque Lotze y Fechner, al igual que numerosos
a todos los intentos de naturalizar su investigación. Mas, el espíritu filósofos y científicos que trabajaban en problemas psicológicos, pensaban
riguroso y experimentalista de la psicofísica fechneriana —junto con la todavía bajo una cierta influencia de la filosofía de la naturaleza del
técnica de cronometría mental contribuyó eficazmente a que una fisiología idealismo (lo que les mantenía aún prisioneros de la metafísica), en aquel
cada vez más psicológica (orientada por las potentes investigaciones de amplio movimiento de psicofisiología científico-experimental parecía
los Lotze, Helmholtz, Wundt, Hering, G. E. Müller, Delboeuf, etc.), acabara subyacer la máxima de J. Müller nemo psvchologus nisi physiologus y, con
por dar nacimiento, al menos en Alemania, a una nueva ciencia —una ella, la conciencia de cuál debía ser el camino adecuado para la
psicología fisiologizada— que hizo de la sensación el núcleo duro de sus transformación de la psicología, idealista o empírica, en ciencia natural. A
iniciales programas experimentales. La psicofísica ayudó, pues, a poner pesar de su excelente formación en fisiología, Bain no podía recorrer dicho
las condiciones adecuadas para que, por la vía de la experiencia sensorial, camino, porque no fue un experimentalista; por otra parte, ni el objetivo
la conciencia entrara en el laboratorio. A partir de entonces, sólo faltaba personal de Darwin ni el de Sechenov fueron hacer una psicología
lograr el ámbito académico institucional que aquel giro experimentalista autónoma independiente de la biología y de la fisiología, respectivamente.
estaba reclamando a voces. Conseguido éste, los laboratorios universi- Wundt, por el contrario, pensaba de otra manera: a partir de sus
tarios irían incorporando en las décadas posteriores el resto de los pro- conferencias sobre «la psicología como ciencia natural» (Heidelberg,
cesos de conciencia (la memoria, la percepción, el sentimiento, la atención 1862), estaba más dispuesto a ello; de hecho, ya en esa misma década,
y, finalmente, el pensamiento). De hecho, en los primeros laboratorios de dejó dos escritos, uno sobre «fisiología del hombre» (1864) y otro sobre
psicología, los experimentos de cronometría mental y de psicofísica «física médica» (1867), que en conjunto desembocarían en su futuro
llenarían la mayor parte de las horas dedicadas a la experimentación Tratado de psicología fisiológica (1873-1874), eje de la autonomía de la
psicológica. nueva psicología.
Hubo, ciertamente, muchas debilidades y limitaciones que lastra-ron la
pretensión de cientificidad de aquellas primeras formas de psicología
7. EL PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA PSICOLÓGICO científica de mediados del siglo (por ejemplo, subjetivismo metodológico,
HACIA 1870 fenomenalismo y conciencialismo, pretensión de exclusividad de la «vía de
las ideas» —estructuralismo—, sensismo y mecanicismo radical,
Cuando, a partir de la década de 1850, el ideal de reforma naturalista de pasivismo mental, incapacidad de integrar fehaciente la multiplicidad de los
la psicología comenzó a contar con resultados concretos, particularmente fenómenos psíquicos a través de un sujeto, ausencia real de un verdadero
a partir de la fisiología experimental, del idealismo trascendental alemán sujeto mental —distinto del mero montón de aquellos fenómenos—, etc.).

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA
MÓDULO 2101- ANTECEDENTES DE LA PSICOLOGÍA 19

Y esto, sin duda, tornó francamente difícil el maridaje eficaz entre la vieja
posición conciencialista dura y las nuevas visiones fisiológica y biológica
de la mente. De ahí que parte de los psicólogos del momento (Bain,
Fechner, Wundt) se refugiaran nuevamente en el paralelismo psicofísico,
que algunos fisiólogos, menos audaces, proclamaran un eterno
ignorabumus científico en lo relativo al conocimiento científico de la
conciencia (Dubois-Reymond o Virchow). y que no faltaran quienes, desde
las filas del evolucionismo darwiniano, decidieran llevar a sus últimas
consecuencias el espíritu del pacto antivitalista de Helmholtz, a través de
una biología monista consecuente, de la que la «psicología celular» de
Haeckel, avanzada ya en 1866 y propuesta formalmente 1876, sería su
manifestación más elaborada. No obstante, en este proceso histórico de
naturalización de la psicología. la corriente general posterior a 1870 se
olvidaría de aquellos extremos —el ignorabumus y el monismo—, para
desarrollar ensayos psicofisiológicos de centro (paralelismos psicofísicos),
mejor acogidos social y académicamente, y así lo mostrará a partir de la
década de los setenta el triunfo de las psicofisiologías, por ejemplo, de
Wundt, de G. E. Müller, de James o de Ebbinghaus. grandes protagonistas
de la psicología científica en las últimas décadas del siglo XIX .

Para profundizar en este tipo de contenidos puede consultar la obra:


Tortosa, G. F. (1998) Una Historia de la Psicología Moderna. Madrid: McGraw-Hill.
UNIDAD III LA PSICOFÍSICA