Você está na página 1de 57

Histerectomía

Es la cirugía para extirpar el útero (matriz) de una mujer. El útero es un órgano muscular hueco que
alimenta al feto durante el embarazo.

Descripción
Durante una histerectomía, a usted le pueden extirpar todo el útero o parte de éste. Las
trompas de Falopio y los ovarios pueden también extirparse.

Hay muchas maneras diferentes de hacer una histerectomía. Puede hacerse a través de:

 Una incisión quirúrgica en el abdomen (llamada abierta o abdominal).

 Tres a cuatro pequeñas incisiones quirúrgicas en el vientre y luego usando un laparoscopio.

 Una incisión quirúrgica en la vagina y usando un laparoscopio.

 Tres a cuatro pequeñas incisiones quirúrgicas en el vientre, con el fin de realizar la cirugía
robótica.

El médico y usted decidirán el tipo de procedimiento. La opción dependerá de su historia


clínica y de la razón para la cirugía.

Por qué se realiza el procedimiento


Existen muchas razones por las cuales una mujer puede necesitar una histerectomía, como
las siguientes:

 Adenomiosis, una afección que provoca periodos abundantes y dolorosos


 Cáncer del útero, con mayor frecuencia cáncer endometrial
 Cáncer de cuello uterino o cambios en el cuello uterino llamados displasia cervical que
puede llevar a cáncer
 Cáncer ovárico
 Dolor crónico (prolongado) de la pelvis

 Endometriosis grave que no mejora con otros tratamientos


 Sangrado vaginal intenso y prolongado que no puede controlarse con otros tratamientos
 Deslizamiento del útero hacia la vagina (prolapso uterino)
 Tumores en el útero, como miomas uterinos
 Sangrado incontrolable durante el parto

La histerectomía es una cirugía mayor. Algunas afecciones se pueden tratar con


procedimientos menos invasivos como:

 Embolización de las arterias uterinas


 Extirpación del endometrio

 Uso de píldoras anticonceptivas

 Uso de analgésicos

 Uso de un DIU (dispositivo intrauterino) que secrete la hormona progestágeno

 Laparoscopia pélvica
Riesgos
Los riesgos de cualquier cirugía son:

 Reacciones alérgicas a los medicamentos.

 Problemas respiratorios.
 Coágulos de sangre, los cuales pueden causar la muerte si viajan a los pulmones.
 Sangrado.
 Infección.

 Lesión de zonas corporales cercanas.

Los riesgos de una histerectomía son:

 Lesión de la vejiga o los uréteres.

 Dolor durante las relaciones sexuales.

 Menopausia temprana si se extirpan los ovarios.

 Disminución de la libido.

 Aumento del riesgo de cardiopatía si los ovarios se extirpan antes de la menopausia.

Antes del procedimiento


Antes de decidirse a someterse a una histerectomía, pregúntele a su proveedor de atención
médica lo que puede esperar después del procedimiento. Muchas mujeres notan cambios en
su cuerpo y en la manera de percibirse. Hable con el proveedor, su familia y sus amigos
acerca de estos posibles cambios antes de someterse a esta cirugía.

Coméntele al equipo de atención médica respecto a todos los medicamentos que está
tomando, entre ellos suplementos, hierbas u otros medicamentos que haya comprado sin
receta.

Durante los días antes de la cirugía:

 Le pueden solicitar que deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil,
Motrin), clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin) y cualquier otro fármaco de este tipo.
 Pregúntele a su proveedor qué fármacos debe tomar igualmente el día de la cirugía.

 Si fuma, trate de parar. Pídale ayuda a su proveedor para dejar de fumar.

En el día de la cirugía:

 Generalmente, se le solicitará que no beba ni coma nada desde 8 horas antes de la cirugía.

 Tome cualquier medicamento que su proveedor le recomendó con un sorbo de agua.

 Llegue a tiempo al hospital.

Después del procedimiento


Usted recibirá analgésicos después de la cirugía.

Puede que también tenga una sonda, llamada catéter, puesta en la vejiga para eliminar la
orina. La mayoría de las veces, la sonda se le retira antes de salir del hospital.

Le pedirán que se levante y camine un poco tan pronto como sea posible después de la
cirugía. Esto ayuda a prevenir que se formen coágulos de sangre en las piernas y acelera la
recuperación.
Se le solicitará que se levante para usar el baño tan pronto como sea capaz. Usted puede
volver a su alimentación normal tan pronto como pueda si no le causa náuseas o vómitos.

La duración de la hospitalización depende del tipo de histerectomía.

 Usted probablemente puede irse a su casa al día siguiente cuando la cirugía se hace a través
de la vagina, mediante un laparoscopio o después de una cirugía robótica.

 Cuando se hace una incisión (corte) quirúrgica más grande en el abdomen, tal vez necesite
quedarse en el hospital de 1 a 2 días. Posiblemente deba quedarse por más tiempo si la
histerectomía se hace debido a un cáncer.
Expectativas (pronóstico)
La duración de su recuperación depende del tipo de histerectomía. Los tiempos de
recuperación promedio son:

 Histerectomía abdominal: 4 a 6 semanas.


 Histerectomía vaginal: 3 a 4 semanas.
 Histerectomía laparoscópica total o asistida por robot: 2 a 4 semanas.
Una histerectomía provocará la menopausia si también le extirpan los ovarios. La
extirpación de los ovarios también puede llevar a que se presente disminución de la libido.
El médico puede recomendar la estrogenoterapia restitutiva. Analice con su proveedor los
riesgos y beneficios de esta terapia.
Si la histerectomía se hizo por cáncer, puede necesitar tratamiento adicional.

Nombres alternativos
Histerectomía vaginal; Histerectomía abdominal; Histerectomía supracervical;
Histerectomía radical; Extirpación del útero; Histerectomía laparoscópica; Histerectomía
vaginal asistida por laparoscopia; LAVH; Histerectomía laparoscópica total; TLH;
Histerectomía suprocervical laparoscópica; Histerectomía asistida por robot

 Extirpación del út ero (histerectom ía)

Drucken Social Links

Extirpación del útero (histerectomía):


Riesgos y complicaciones
Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Isabel Pescador (19 de Marzo de
2012)

Indice
 Información general
 Procedimiento
 Procedimiento: histerectomía vaginal
 Procedimiento: histerectomía abdominal
 Procedimiento: histerectomía laparoscópica
 Campo de aplicación
 Atención postoperatoria
 Riesgos y complicaciones
 Más información
Por regla general, la extirpación del útero (histerectomía) es una intervención que no
reviste complicaciones. No obstante, la operación tiene sus riesgos. Tras la extirpación del
útero es totalmente normal que se den pequeños sangrados (hemorragia posterior)
y dolores. Los dolorespueden aliviarse con analgésicos. Por el contrario, los sangrados
abundantes y persistentes así como la fiebreacompañada de dolores pueden estar indicando
una complicación (por ejemplo, infección), por lo que deberán examinarse con detenimiento y
tratarse.

Las complicaciones más habituales e importantes que pueden darse después de


una extirpación de útero son las siguientes:

 Hemorragias
 Lesiones en los tejidos vecinos (por ejemplo, del intestino, la vejiga o los uréteres)
 Infecciones
El tipo de complicaciones que puedan surgir en cada caso depende por una parte del estado
de salud de la mujer operada y, por otra, de la experiencia del cirujano y de la técnica
quirúrgica aplicada. El riesgo de que se produzcan complicaciones después de la intervención
es mucho menor cuando la extirpación del útero se ha efectuado a través de la vagina que si
ha tenido lugar por el abdomen (histerectomía abdominal). En comparación con una
extirpación a través de la vagina, la histerectomía abdominal deriva con más frecuencia en
infecciones de las lesiones acompañadas de fiebre, infecciones del tracto urinario y
hemorragias relacionadas con cualquier infección presente. Las ventajas de la extirpación a
través de la vagina son que la operación quirúrgica requiere menos tiempo y que la mujer
operada siente menos dolores tras la intervención.

Posibles complicaciones tras someterse a una extirpación de útero a través de la vagina:

 Estrechamiento importante de la vagina


 Estrechamiento del uréter (estenosis uretral) por los puntos o las cicatrices que se forman
 Hemorragias posteriores
 Derrame sanguíneo (hematoma)
 Molestias durante las relaciones sexuales
Posibles complicaciones tras someterse a una extirpación de útero a través del abdomen:

 Lesiones en la vejiga
 Adherencias del epiplón
 Hemorragias posteriores
Médicos británicos han constatado en el marco de un importante estudio llamado VALUE la
frecuencia con que surgen complicaciones graves durante o después de una extirpación de
útero. Entre las complicaciones graves cabe mencionar: trombosis (cierre de vasos) de las
venas profundas de las piernas, embolia pulmonar, infarto de miocardio, insuficiencia
renal, apoplejía, infección de la sangre (sepsis), hemorragia posterior, lesiones de órganos
internos o del uréter o incluso la muerte. El resultado de los 37.000 casos evaluados es que
tres de cada cien mujeres tuvieron complicaciones graves durante la operación y solo una de
cada cien después de la operación.

Alteraciones de la menstruación:
Causas
Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. María Fernanda Pedrero (11 de
Noviembre de 2016)

Indice
 Resumen
 Definición
 Causas
 Síntomas
 Diagnóstico
 Tratamiento
 Evolución
 Prevención
 Más información
En las alteraciones de la menstruación (desórdenes en la menstruación) intervienen muchas
causas: factores hormonales, causas hereditarias, enfermedades de los órganos sexuales, de
la tiroides, del hígado o del riñón, diabetes mellitus. También pueden provocarlas los malos
hábitos alimenticios, el deporte de competición o problemas psicológicos.

Ausencia del periodo (amenorrea)


Las alteraciones de la menstruación tienen muchas veces causas hereditarias. Es el caso de
la amenorrea primaria, que se produce cuando, una vez superados los 16 años, aún no ha
aparecido la primera regla. Esta ausencia del periodo (amenorrea primaria) puede tener su
origen en alguna malformación de los órganos sexuales.

Amenorrea secundaria
Una vez está en marcha el ciclo menstrual y aparecen alteraciones de la menstruación,
cuando hay ausencia de periodo durante más de seis meses (amenorrea secundaria), en una
gran parte de las ocasiones, hay una alteración funcional en el cerebro intermedio, en la
zona del hipotálamo. Tras este desequilibrio hormonal pueden estar problemas psicológicos,
como estrés, cambios intensos o ansiedad, que acaban provocando alteraciones en la
menstruación. Una amenorrea secundaria también se puede atribuir a enfermedades
orgánicas (por ejemplo, infecciones, heridas o tumores).

Por otro lado, una ausencia del periodo puede tener su origen en desequilibrios hormonales
que provocan una producción aumentada de andrógenos (hormonas sexuales masculinas),
cortisol, o bien en disfunciones de la glándula suprarrenal o de la glándula tiroidea.

En casos extraordinarios el motivo de la ausencia de regla puede estar en algunos


medicamentos (como fármacos psicotropos, remedios antihipertensivos o preparados
hormonales).
Además, la amenorrea secundaria puede tener otras causas como:

 Fluctuaciones de peso extremas.


 Practicar deportes de competición.
 Desórdenes alimenticios como anorexia nerviosa.
 Retirada de la píldora anticonceptiva.
 Gestación y parto (después de dar a luz suele darse una ausencia transitoria de la regla).

 1 de 20

© iStock
Dr. Santillán: "La mayoría de los efectos de la píldora se deben a la progesterona. No hay
una formula perfecta y con la misma pildora distintas mujeres pueden experimentar
síntomas diferentes. Se trata de elegirla en función del perfil de cada mujer y acertar con la
que toleres mejor". ¿Cuánto sabes sobre la píldora?
© Jupiterimages/Digital Vision
La píldora anticonceptiva modifica el contenido hormonal del cuerpo, ya que añade
pequeñas cantidades de estrógenos y progesterona para inhibir la ovulación. Por este
motivo suelen aparecen efectos secundarios que varían según cada mujer. La ginecóloga
Isabel Santillán del Centro Médico Palencia nos muestra los efectos adversos de este
anticonceptivo.
© Jupiterimages/Digital Vision
Aumento de peso. Hasta ahora se había culpado a la píldora de la ganancia de kilos, pero
un reciente estudio recogido por el Instituto Alemán para la Calidad y la Eficiencia en
Salud, demuestra que no hay relación. Aun así, algunas mujeres puedan coger peso, ya que
la píldora provoca retención de líquidos y un aumento del apetito, produciendo un estado
similar al embarazo.
© Jupiterimages/Digital Vision
Disminución de la libido. La conducta sexual a menudo suele variar durante el ciclo
menstrual y el embarazo. Algunos estudios afirman que la frecuencia de coitos en la
segunda fase del ciclo disminuye entre un 5 y un 30%, aunque su relación con el contenido
hormonal de los anticonceptivos no está clara.
© Jupiterimages/Digital Vision
Cambios de humor. Los cambios de humor en la mujer fértil se pueden relacionar con el
ciclo menstrual. Con el uso continuado de anticonceptivos, la mayoría de autores han
señalado un aumento de cuadros psiquiátricos con predominio de síntomas depresivos,
labilidad emocional e irritabilidad.
© Jupiterimages/Digital Vision
Dolor de cabeza o mareos. Estos efectos secundarios suelen ocurrir por ansiedad ante el
hecho de tomar anticonceptivos. Cuando son de tipo migrañoso se debe consultar con un
médico ya que puede existir riesgo de un accidente vascular cerebral.
© Jupiterimages/Digital Vision
Náuseas. Algunas mujeres pudeden sufrir náuseas cuando comienzan a tomar
anticonceptivos orales. Esto se puede combatir si la pastilla se toma con alimentos, con el
almuerzo o la cena o ingiriendo algún alimento ligero antes de ir a la cama. Si las náuseas
no desaparecen, se suele prescribir una pastilla con menor cantidad de estrógenos.
© Jupiterimages/Digital Vision
Sensación de tirantez en los senos. El aumento de tensión en los pechos se debe al efecto
de las hormonas sobre la glándula mamaria, sobre todo los estrógenos, también similar a lo
que ocurre en el embarazo.
© Jupiterimages/Digital Vision
Cansancio. Parece que la píldora aumenta la cantidad de melatonina que el cuerpo
produce, por eso muchas mujeres también dicen sentir cansancio muscular y agotamiento.
© Jupiterimages/Digital Vision
Visión borrosa. Algunas mujeres pueden notar efectos secundarios en sus ojos cuando
toman la píldora. La retención de fluidos que se provoca por los cambios hormonales
pueden hacer que la córnea se inflame, por lo que puedes tener problemas con las lentillas,
notar el ojo seco o visión borrosa.
© Jupiterimages/Digital Vision
Metrorragias. Las alteraciones de la menstruación con sangrados intermenstruales pueden
ocurrir en las primeras tres semanas que se inicia el tratamiento con pastillas
anticonceptivas, pero esto no es grave. Usualmente ocurre durante los primeros dos o tres
ciclos. Si son más abundantes que una pérdida leve o dura más de dos días, consulta con tu
ginecólogo.
© Jupiterimages/Digital Vision
Efectos si tomas otros medicamentos. Algunos fármacos pueden interaccionar con la
píldora e interferir en su eficacia. Por ejemplo, no se recomienda tomarla con
medicamentos para la epilepsia, tuberculosis, VIH, con Hierba de San Juan y con algunos
antibióticos. Informa a tu médico o farmacéutico si estás tomando otros medicamentos.
© Jupiterimages/Digital Vision
Efectos en la piel. La toma de anticonceptivos hormonales en una piel sana, lo normal es
que le normalice la secreción sebácea, pero en algunas mujeres provoca sequedad e incluso
erupciones cutáneas. Este efecto adverso se suele dar en personas que tienen ya de por sí la
piel seca o muy sensible.
© Jupiterimages/Digital Vision
Infecciones urinarias. Las posibilidades de sufrir infecciones de orina aumentan un 20% y
dependen de la dosis de estrógenos de las pastillas anticonceptivas. El incremento de riesgo
sólo es perceptible tras 6 meses de uso.
© Jupiterimages/Digital Vision
Candidiasis vaginal. La relación entre los anticonceptivos orales y la candidiasis no está
bien establecida, aunque diferentes autores sugieren que estos inducen cambios en la flora
vaginal.
© Jupiterimages/Digital Vision
Aumento de riesgo de trombosis. Determinados medicamentos, por ejemplo los
preparados hormonales con estrógenos anticonceptivos, tratamientos de la menopausia u
oncológicos pueden aumentar levemente el riesgo de padecer una trombosis.
© Jupiterimages/Digital Vision
Hipertensión arterial. Si padeces de tensión arterial alta o de alguna enfermedad
relacionada con la hipertensión, incluidas ciertas enfermedades renales, es preferible que
emplees otros métodos anticonceptivos. Si estás ya tomando la píldora vigila la tensión
arterial y si ésta aumenta acude a tu médico o ginecólogo.
© Jupiterimages/Digital Vision
Ataque al corazón. Las mujeres fumadoras que utilizan anticonceptivos hormonales
(píldora, parche o anillo) tienen mayor riesgo de sufrir infartos, trombosis o distintas
alteraciones cardiovasculares graves.
© Jupiterimages/Digital Vision
Accidente cerebrovascular. El uso de anticonceptivos hormonales puede aumentar el
riesgo de sufrir un ictus y si además eres fumadora, el riesgo es mucho mayor. Por este
motivo los anticonceptivos orales deben evitarse en mujeres mayores de 35 años que
fumen, sean hipertensas, que sufren migrañas con aura, con obesidad o con
hipercolesterolemia.
© iStock
¿Fumadora? Como has podido comprobar, la píldora es más segura en las mujeres que no
fuman. Así que si piensas en dejar de fumar ésta es una buena razón.
© iStock
Dr. Santillán: "La mayoría de los efectos de la píldora se deben a la progesterona. No hay
una formula perfecta y con la misma pildora distintas mujeres pueden experimentar
síntomas diferentes. Se trata de elegirla en función del perfil de cada mujer y acertar con la
que toleres mejor". ¿Cuánto sabes sobre la píldora?
© Jupiterimages/Digital Vision
La píldora anticonceptiva modifica el contenido hormonal del cuerpo, ya que añade
pequeñas cantidades de estrógenos y progesterona para inhibir la ovulación. Por este
motivo suelen aparecen efectos secundarios que varían según cada mujer. La ginecóloga
Isabel Santillán del Centro Médico Palencia nos muestra los efectos adversos de este
anticonceptivo.

En las alteraciones de la menstruación en las que los intervalos entre cada menstruación son
más largos o más cortos, el origen suele estar, sobre todo, en variaciones hormonales
naturales. En ese caso aparece un ciclo de menstruación prolongado (oligomenorrea) o un
ciclo acortado (polimenorrea), por lo general después de la primera regla (menarquia) o antes
del comienzo de la menopausia (climaterio). Las alteraciones de la menstruación referidas a
variación en los intervalos pueden darse también por estrés o cargas psíquicas. Además,
puede tener lugar un ciclo menstrual acortado por el inicio de una disfunción de
los ovarios (insuficiencia ovárica).

Regla muy intensa (hipermenorrea) y regla larga


(menorragia)
Cuando las alteraciones de la menstruación provocan un sangrado demasiado intenso o
demasiado largo, el origen suele estar la mayoría de las veces en enfermedades de los
órganos sexuales, como un mioma (crecimiento del músculo uterino), pólipos, o inflamaciones
crónicas.
Una regla muy intensa (hipermenorrea) y una regla muy larga (menorragia) pueden originarse
asimismo ante afecciones comunes como hipertensión, enfermedades del corazón,
los riñones y la sangre.

Regla escasa (hipomenorrea)


Las alteraciones de la menstruación que cursan en forma de una regla demasiado escasa
(hipomenorrea) puede ser un síntoma de una alteración funcional en los ovarios. Además, la
regla escasa puede surgir por los siguientes factores:

 Entrada inminente en la menopausia, o reciente llegada a ella.


 Poca segregación de mucosa en el útero después de un legrado.
 Sobrepeso.
 Anticoncepción hormonal con gestágenos.

 1 de 12

© Jupiterimages/Thinkstock Images
Si sufres síntomas y molestias relacionadas con la menopausia pregunta a tu médico cuál es
el tratamiento adecuado para ti. Más sobre la menopausia.
© iStock
Cómo afrontar la menopausia. La menopausia es una etapa natural de la vida y les llega,
tarde o temprano, a todas las mujeres. Suele comenzar en torno a los 45 años y significa el
cese permanente de la menstruación. En esta galería te contamos cómo afecta a la mujer el
climaterio y como aliviar sus síntomas más característicos como los sofocos, los sudores o
mareos.
Fuente: Onmeda
© iStock
En la mayoría de las mujeres, los síntomas de la menopausia empiezan a manifestarse a
partir de los 45 años y duran unos 10 ó 15 años antes de normalizarse.
Los síntomas de la menopausia están relacionados con la bajada de los niveles de la
hormona sexual femenina, el estrógeno. Esto se produce por la edad. Debido a la
disminución de los niveles de estrógeno, los períodos menstruales son cada vez más cortos
y escasos, hasta que ya no se producen.
© iStock
Los síntomas más característicos de la menopausia son sofocos, sudoración, mareos y
palpitaciones. No todas las mujeres desarrollan los mismo síntomas.
© iStock
En la menopausia, el cuerpo también cambia debido a las variaciones hormonales. Se
produce una regresión del útero, la vagina, la vulva y las glándulas mamarias.
© iStock
Durante la menopausia la piel y las mucosas se afinan, pierden elasticidad y se resecan.
Esto ocurre incluso en el área vaginal y algunas mujeres manifiestan dolor durante las
relaciones sexuales.
© iStock
La falta de estrógenos está relacionada con la osteoporosis (pérdida de masa ósea) que
desarrollan algunas mujeres tras la menopausia. Para prevenir la osteoporosis es
recomendable llevar una dieta rica en calcio y vitamina D y realizar ejercicio físico de
forma regular.
© iStock
No todas las mujeres manifiestan síntomas relacionados con la menopausia. Alrededor de
un tercio de todas las mujeres afectadas no tiene ningún problema debido a los cambios
hormonales. Otro tercio puede sufrir leves molestias relacionadas con el climaterio.
© iStock
El resto de las mujeres sufren síntomas intensos y se sienten muy afectadas por la
menopausia. En estos casos, puede ser necesario seguir un tratamiento específico pautado
por el médico.
© iStock
Para tratar los síntomas de la menopausia se suele pautar un tratamiento hormonal.
Frecuentemente es una combinación de estrógeno y progestina.
© iStock
Los síntomas leves pueden remitir con suplementos naturales a base de vitaminas y
minerales u otras plantas medicinales como la hierba de San Juan o el Ginseng.
© Jupiterimages/Thinkstock Images
Si sufres síntomas y molestias relacionadas con la menopausia pregunta a tu médico cuál es
el tratamiento adecuado para ti. Más sobre la menopausia.
© iStock
Cómo afrontar la menopausia. La menopausia es una etapa natural de la vida y les llega,
tarde o temprano, a todas las mujeres. Suele comenzar en torno a los 45 años y significa el
cese permanente de la menstruación. En esta galería te contamos cómo afecta a la mujer el
climaterio y como aliviar sus síntomas más característicos como los sofocos, los sudores o
mareos.
Fuente: Onmeda
Sangrados intermenstruales
Las alteraciones de la menstruación con sangrados intermenstruales suelen tener
habitualmente causas hormonales. Los episodios de reglas irregulares (metrorragia) se da
sobre todo en la pubertad y en la menopausia. El motivo es que en estos periodos se
producen más alteraciones de la maduración folicular como consecuencia de una mayor
influencia estrogénica.

En el origen de las reglas irregulares puede haber afecciones orgánicas a tener en cuenta
como la inflamación del útero, miomas, pólipos, cáncer uterino, de cérvix o cáncer vaginal.
Suele afectar a mujeres mayores de 65 años.
Regla dolorosa, calambres menstruales
(dismenorrea)
Las reglas dolorosas (dismenorrea) pueden tener distintas causas según el momento en que
se presenten.

Si los dolores menstruales se producen desde el primer periodo (dismenorrea primaria),


puede haber las siguientes causas:

 Una posición anómala del útero.


 Un balance hormonal alterado entre los estrógenos y los gestágenos.
 Formación irregular de la hormona prostaglandina en la mucosa del útero.
 Factores psíquicos.
En la dismenorrea secundaria (el dolor menstrual que se produce después de haber tenido
reglas normales sin dolor) las causas pueden ser:

 Mioma (tumor benigno en el útero).


 Pólipos en la mucosa.
 Inflamación por afecciones genitales.
 Endometriosis (crecimiento de tejido endometrial fuera del útero).
 Estrechamiento del canal del útero.
Técnica de tot

El tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) ha ido variando en el


tiempo, y en este momento la porción suburetral de la uretra media es determinante
en cualquier estrategia que busque su corrección quirúrgica en el tratamiento de la
IUE.

El procedimiento denominado TVT para el tratamiento de la incontinencia urinaria de


esfuerzo se basa en una nueva teoría sobre los mecanismos de la continencia en la
mujer: la teoría integral, según la cual se cierra la uretra en la porción media. La falta
de soporte en la uretra media por los ligamentos pubouretrales y el deterioro de la
función e inserción de los músculos pubococcígeos provocan el descenso y apertura de
la uretra predisponiendo a las pacientes a presentar IUE1,2.

Desde que U.Ulmsten y P.Petros describieron la técnica TVT por primera vez en 1996,
los resultados preliminares han sido corroborados en publicaciones posteriores con un
seguimiento más largo. Los buenos resultados, 84,6% de curaciones, se mantienen
hasta los 60 meses de seguimiento4,5.

Como variante para el emplazamiento del sling suburetral retropubiano, Delorme ideó
el abordaje alternativo por vía obturatriz (2001)6. El TOT (tension free trans obturator
tape) consiste en colocar la malla suburetral pasándola, a cada lado, por el orificio
obturador. Las ventajas son: evita la apertura del espacio de Retzius, disminuyendo la
probabilidad de lesiones de víscera hueca, hemorragias y hematomas en dicho espacio
y haciendo innecesaria la realización de cistoscopia intraoperatoria ya que la cinta se
ubica en un plano inferior a la vejiga.

Partiendo de estas premisas analizamos nuestros resultados de la primeras 171 TOT


colocadas en nuestro servicio y comparamos su eficacia con la TVT (de nuestra serie)
así como las complicaciones precoces y tardías de ambas.

Material y métodos

Entre Febrero de 2004 hasta Junio de 2006 hemos tratado a 171 pacientes con
incontinencia urinaria, de las cuales 110 presentaban una incontinencia urinaria de
esfuerzo pura y 61 incontinencia urinaria mixta. La edad media de las pacientes es de
57,7 años (rango entre 33-92 años). La mediana de seguimiento es de 14 meses y la
media de 12 meses. La duración de los síntomas antes de consultar al especialista fue
una mediana de 6.71 años con un rango entre 1 año y 27 años. El 20% de las
pacientes presentaban antecedentes de cirugía vaginal (histerectomía, plastia vaginal,)
y el 3% cirugía antiincontinencia.

Todas las pacientes fueron sometidas a que incluía la búsqueda de cistocele, rectocele,
prolapso uterino, prueba de esfuerzo, test de Boney y función de los músculos
pelvianos. A las pacientes se les preguntaba cuanto afectaba a su calidad de vida la
incontinencia, teniendo en cuenta que 0 significaba no afectación de su calidad y 10
afectación importante, en una escala visual. Su media resultó de 7.18 y mediana de 8
lo que indica que su calidad de vida estaba francamente afectada.

Dentro del estudio preoperatorio se incluía cistomanometría fundamentalmente en


aquellas pacientes que presentaban incontinencia mixta (el 80% de las pacientes
tienen urodinámica).En las que tenían IUE pura sólo se hizo urodinámica el 20% de
ellas.

En la urodinámica realizada en las pacientes que presentaban IUE pura (21 pacientes)
corroboramos la IUE, constatamos Presión de fuga menores a 80 cm H2O y vejigas
estables en todas las pacientes excepto 3: una de ellas presentaba contracciones no
inhibidas a 400 cc sin escapes acompañantes, otra contracciones no inhibidas a 170 cc
(antecedentes de TVT previa fracasada) y la última un detrusor hipoactivo
posiblemente secundario a diabetes insulino dependiente de varios años de evolución.

La urodinámica realizada en las pacientes que presentaban IUMixta (48 pacientes)


mostró en la mitad contracciones no inhibidas cuyo volumen de aparición variaba entre
50 cc y 449 cc, y en la otra mitad se objetivaba IUE pero con vejigas estables.

Consideramos como incontinencias de mínimos esfuerzos aquellas que se producen al


andar; moderadas aquellas que tienen lugar cuando tosen o ríen y de grandes
esfuerzos cuando aparecen al coger pesos importantes o aparecen al hacer ejercicio
físico (Tabla 1), aunque reconocemos que esta clasificación es arbitraria y subjetiva,
nos da una idea del grado de incontinencia y no utilizamos el “pad test” ya que
creemos que es también subjetiva su valoración y mucho más laboriosa.

Dentro de la exploración física damos mucha importancia a la valoración del cistocele,


ya que según su cuantificación tendrá implicaciones quirúrgicas. Consideramos
cistocele grado I cuando no alcanza el introito, grado II cuando éste llega hasta introito
vaginal y grado III cuando pasa más allá del introito vaginal (Tabla 2)3.

La valoración del prolapso uterino la realizamos nosotros y si observamos que presenta


prolapso uterino grado II o mayor, indicamos la colocación de malla Prolift total con
conservación uterina.

Procedimiento quirúrgico

Se utilizó antibiótico profilaxis con cefazolina 2 g endovenoso una sola dosis una hora
previa a la cirugía.

Las agujas para la colocación de la banda suburetral pueden pasar desde la cara
interna del muslo hasta la región vaginal parauretral a través del agujero obturador y
los músculos puborrectales o viceversa6. Se han descrito dos abordajes diferentes:
desde el muslo hasta la vagina (técnica “out-in”) y en dirección contraria (“in-out”).

Cuando utilizamos la técnica in-out, (Sistema Gynecare TVT Obturador de Ethicon,


Johnson & Johnson), que fue en el 92% de las TOT colocadas7,11.

Cuando utilizamos la técnica out-in (Monarc transobturator sling, American Medical


System; Obtrix-Curved Boston Scientific) que fue en el 8% de las TOT colocadas 6.

Para ajustar la tensión de la malla en ambas técnicas la realizamos de la siguiente


manera: cogimos un pellizco a la cinta de 2-3 mm con una pinza de allis, mientras se
retira la envoltura plástica.

En los casos en que asoció otra cirugía ginecológica, se realizó en todos los casos en
un tiempo posterior al TOT7.

Aquellas pacientes que presentaban cistocele grado II o mayor en el mismo acto


quirúrgico se realizó la corrección del cistocele con mallas de polipropileno Gynemesh
(de Ethicon, Johnson & Johnson) y en los casos en los que se observó colpocele se
colocaron malla Prolift total (Ethicon, Johnson & Johnson). La técnica quirúrgica es
realizada por todos los miembros del Servicio.

De las 171 pacientes a 144 se les realizó TOT simple a 25 se les corrigió con malla de
polipropileno el cistocele y a 2 se les coloco malla polipropileno total.

Todas las pacientes fueron intervenidas con anestesia general o raquídea.

Cuando realizamos TVT-O simple o asociado a corrección de cistocele ha habido una


variación a lo largo de estos 2,5 años: En el año 2004 las pacientes a las que se les
practicaba TVT-O se realizaba en régimen de Cirugía Mayor Ambulatoria y las
pacientes eran dadas de alta sin sonda vesical. En el año 2005 debido a diferentes
problemas que se presentaron en la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria las pacientes
eran ingresadas y se les mantenía la sonda vesical el día de la cirugía, problemas que
se corrigieron en el 2006 por lo que volvimos a realizar la intervención en dicho
régimen sin ingreso. Así de las 171 pacientes, 97 se realizaron en régimen de
ambulatorio, 69 permanecieron 2 días ingresadas (1 día prequirúrgico, el día de la
intervención y son dadas de alta al día siguiente) y 5 permanecieron más días
ingresadas por diferentes complicaciones. Estas son las razones por las que existe una
variabilidad en la cantidad de días de permanencia de sonda vesical en el post-
operatorio inmediato así como en los días de ingreso.

La evaluación post-quirúrgica incluyó datos sobre la cirugía, complicaciones intra y


post-quirúrgica y los resultados de la cirugía. Las pacientes fueron valoradas a los tres,
seis meses, al año y una vez al año, mediante historia clínica (valoración personal de
su incontinencia y si requiere o no compresas) y exploración física que incluye
valoración del cistocele, rectocele, colpocele y test de esfuerzo con vejiga llena.

Resultados
Estimamos como curación objetiva la ausencia de pérdida de orina en la prueba de
esfuerzo con vejiga llena y curación subjetiva aquella que refiere la paciente como
ausencia de pérdida de orina8. Por lo tanto, consideramos como curadas aquellas
pacientes que tanto objetiva como subjetivamente no presentan escapes y no
requieren compresas, y como fracaso cualquier grado de incontinencia aunque fuese
menor que la previa a la cirugía.

Las pacientes fueron portadoras de sonda vesical una mediana de 0 días, media de 0,6
con un rango entre 0-9 días.

El seguimiento fue de 14 meses de mediana (rango 2-34 meses).

El fracaso de la técnica se produjo en el 13%,15 pacientes, apareciendo en todos los


casos de forma precoz en el control posterior a la cirugía o en los 3 primeros meses.

Los fracasos se produjeron en 12 pacientes de las que sólo se les practicó intervención
de TOT lo que supone el 7% y 3 de las pacientes a las que se les realizó corrección de
prolapsos asociados lo que supone el 11%. De las pacientes en las que fracasó la
técnica 11 presentaban preoperatoriamente IUE pura y 4 IU Mixta De los 15 fracasos a
3 pacientes no se les propuso nueva técnica quirúrgica ya que su incontinencia estaba
asociada a urgencia con contracciones no inhibidas y a 2 se les coloco un REEMEX a
otras 2 una TOT a otra Balones ACT y el resto no quieren realizarse absolutamente
nada (Tabla 3).

Las complicaciones precoces ( ocurridas en las 48 horas posquirúrgicas) ocurrieron en


el 7.7%:1 perforación vesical, 1 hematoma en zona inguinal derecha que requirió
reposo en cama en su domicilio, 3 con diferentes procesos médicos( broncoespasmo,
crisis HTA, hipotensión), 1 hematoma en zona de Retzius- paravaginal izquierdo que
requirió drenaje quirúrgico, 1 fiebre postoperatoria, 4 pacientes con sangrado vaginal y
2 con dolor en ambas zonas obturadoras, dolor de tal intensidad que era incapacitante.
Todas las pacientes presentan dolor en ambas zonas inguinales que es de moderada
intensidad y va despareciendo de forma gradual en 48-72 horas y no suele ser
incapacitante (Tabla 4).
De nuestra serie el 35% de las pacientes (61) presentaban incontinencia mixta aunque
su componente fundamental era el esfuerzo. De éstas en 52 pacientes, el 85%, la
urgencia mejoró o desapareció y en el 15% persiste. Estudiando el grupo de pacientes
que persiste la urgencia, con historia clínica, exploración y urodinámica se observó que
el 26% estaba asociado a obstrucción de la TOT, otro 26% estaba asociado a
contracciones no inhibidas asociadas a volúmenes de 60 a 170 cc y en el resto su
urodinámica era normal.

Como complicaciones tardías (aquellas aparecidas en el seguimiento) tenemos:

1. Retenciones post-operatorias (aquellas pacientes que requieren sonda vesical más


de 24 horas y menos de 1 mes): está complicación se presentó en 5 pacientes lo que
supone un 3 %.Solo una llevó sonda durante 1 mes (urodinámica previa a intervención
detrusor hipoactivo) que se solucionó. El resto fueron portadoras de sonda vesical
durante 4 días.

2. Urgencia de novo: Apareció en el 2.3% (excluidas de este porcentaje aquellas que


su urgencia estaba asociada a obstrucción o que presentaban previamente urgencia)
de las pacientes, y en estas se les asocia anticolinérgicos mejorando su cuadro clínico.

3. Dolor inguinal persistente (dolor que dura más de 1 mes): dolor en zona obturadora
por donde salían las cintas. Se presenta en 3 pacientes 1,7%.

4. Prolapso de órganos pélvicos: apareció en 2 pacientes a una de ellas se le había


practicado una colocación de malla total prolift y se le realizó una histerectomía y a la
otra se le había practicado corrección de cistocele y TOT, presentó prolapso uterino y
se realizó histerectomía vaginal.

5. Dispareunia: 1 paciente.

6. Extrusión de la malla: Apareció en 5 pacientes. Se solucionó con extirpación de la


malla y resutura vaginal evolucionando satisfactoriamente todas ellas.

7. Obstrucción al vaciamiento vesical: Esta complicación aparece entre los 4 y 12


meses de evolución. Su forma de presentación es variable: en el 60% las pacientes
presenta urgencia miccional y en el 40 % aquejan dificultades miccionales. Para llegar
al diagnóstico se les realiza urodinámica y ecografía postmiccional Esta complicación se
presento en 9 pacientes (5,2%). Se resolvió realizando corte lateral de la cinta. Todas
menos una se mantienen continentes y la clínica ha desaparecido.

Globalmente las complicaciones afectan a un 16 %.Si analizamos aquellas pacientes


que se les practicó sólo TOT las complicaciones aparecen en el 14,4%.

Discusión

El procedimiento de la cinta vaginal sin tensión (TVT/TOT) para el tratamiento


quirúrgico de la incontinencia de esfuerzo femenina, se basa en la teoría sobre los
mecanismos del cierre uretral en las mujeres: la teoría integral descrita por Petros y
Ulmsten en 1990, según la cual la uretra se cierra en su porción media y no en el
cuello de la vejiga1,2. La falta de soporte de la uretra media por los ligamentos
pubouretrales, de la pared vaginal anterior suburetral y el deterioro de la función y de
la inserción de los músculos pubocccigeos predisponen a que las pacientes padezcan
incontinencia de esfuerzo. Muchos autores sostienen que la TVT debe considerarse
como gold estándar la corrección quirúrgica de la incontinencia de orina de esfuerzo,
con cifras de hasta 89 % de curación completa (Nuestra serie del 85%) 10. Hoy por hoy
las técnicas de cinta de polipropileno localizada en la uretra media, deben considerarse
como la cirugía de elección en la IOE. El gold standard futuro será aquella cirugía que
logre una continencia completa, sin morbilidad de importancia.

En el año 2001, Delorme et al describen la técnica de sling transobturador (TOT‚) como


una excelente alternativa al sling retropúbico, para reducir las complicaciones. La cinta
es posicionada en forma holgada bajo la uretra media, extendiéndose en forma
horizontal hacia los forámenes obturadores de la pelvis, disminuyendo el riesgo de
obstrucción y retención urinaria por angulación excesiva de la uretra. Aun así, la
literatura ha reportado casos de complicaciones y tasas de éxito similares a la TVT.

Un aspecto que consideramos importante, es si los buenos resultados obtenidos por el


creador de la nueva técnica quirúrgica son obtenidos por otros grupos de trabajo y a
este respecto observamos que los datos son reproducibles en todas las series, incluida
la nuestra (Tabla 5)9,13,14,17-19.
Comparando los resultados de las TVT con los de las TOT realizados en nuestro
servicio, observamos que los porcentajes de éxito de ambas técnicas en nuestras
manos son muy similares aunque parece que los del abordaje transobturador son algo
menores, si bien los periodos de seguimiento son diferentes. Otros autores que
comparan ambas técnicas llegan a la misma conclusión, las tasas de éxito son
similares (Tabla 6)12.

En cuanto a las complicaciones de la técnica, observamos que el tipo de


complicaciones son diferentes entre ambas (Tabla 7). La extrusión de la malla se
presenta en un 2% de las TOT colocadas frente a un 0,3% de las TVT. Los porcentajes
publicados de esta complicación en las series de TOT, varían entre 0,07% hasta un 20
% dependiendo del tipo de malla colocada13,14,16-19.
Respecto a la urgencia de novo en nuestra serie de TOT es de 2,3% que es similar a
todas las series publicadas y ésta es menor que con la TVT.

Respecto a la obstrucción es similar tanto en la TVT como en la TOT, unos porcentajes


mayores que en el resto de publicaciones. Esto en principio lo atribuimos que
buscamos la obstrucción a todas las pacientes que presentan urgencia miccional
posquirúrgica. De hecho la mitad de las pacientes a las que cortamos la cinta
presentaban urgencia con mínimo residuo postmiccional y en la urodinámica se
demostraba obstrucción. La resolución de esta complicación la realizamos de forma
quirúrgica haciendo un corte lateral de la cinta. Con ello hemos conseguido que todas
las pacientes menos una sigan continentes y la clínica de obstrucción desaparezca (Fig.
1).

Respecto a las retenciones urinarias postoperatorias (aquellas pacientes que requieren


sonda vesical más de 24 horas y menos de 1 mes) es menor en la serie de TOT que en
la de TVT. Comparar esta complicación con lo publicado en la literatura es difícil ya que
la definición de la misma es diferente para cada autor.

El resto de complicaciones son anecdóticas en nuestra serie de TOT, aunque todas


ellas están descritas en la literatura.

Podemos concluir respecto a las complicaciones de la TOT respecto a la TVT que éstas
son diferentes sus frecuencias y que la asociación de correcciones de cistoceles o
prolapsos las aumentan.

Conclusiones

La TOT es una técnica no exenta de complicaciones aunque la proporción de ellas es


baja y con unos resultados que son alentadores.

Se trata de una técnica quirúrgica sencilla, que como toda técnica, tiene una curva de
aprendizaje. Requiere un corto tiempo quirúrgico (menor que la TVT) y puede ser
realizada en régimen de Cirugía Mayor Ambulatoria.
Las dos técnicas (TVT/TOT) han demostrado ser similares en cuanto a tasas de
curación aunque en la serie de TOT es levemente más baja.

Las diferencias de las complicaciones se dan en los porcentajes aunque siempre


escasas.

Generalidades pre, trans y posoperatorio.


1. 1. Generalidades en el Pre, Trans y Posoperatorio Angeles Garibay Sergio Oswaldo.
Fabian Mendez Arturo Meraz Acevedo Miryam Jazmín. Rodríguez Hernández Lyz
Erandyn Sanchez Contreras Carmen Alicia Grupo 8CM8. Instituto Politécnico Nacional
Escuela Superior de Medicina Academia de Cirugía Introducción a la Clínica
2. 2. Preoperatorio  Se llama así a la fase que antecede al acto quirúrgico, donde se
realiza la evaluación integral del paciente y cuyo propósito fundamental es determinar
si algunas enfermedad (coexiste, real o sospechada) es lo suficientemente peligrosa o
para retrasar, modificar o contraindicar la operación.
3. 3. DEFINICION PERIODO QUE COMPRENDE EL ESTUDIO Y PREPARACION DEL
PX PARA LA INTERVENCION QUIRURGICA EMPIEZA Desde la primera consulta
del paciente con el cirujano. FINALIZA Termina cuando el paciente entra a la sala de
operaciones y se da inicio a la anestesia.
4. 4.  La correcta evaluación preoperatoria debe incluir un diagnostico preciso de la
patología del enfermo y de sus consecuencias a nivel sistémico, sumando también un
manejo adecuado preventivo además de los posibles factores de riesgo, son
determinantes del éxito o fracaso de un procedimiento quirúrgico.
5. 5. Transoperatorio  Periodo durante el cual trascurre el acto quirúrgico; en este se
efectuó cuidados y controles para mantener al paciente en un estado lo mas cercano
posible a la homeostasis.  Inicia Con la inducción de la anestesia.  Termina Al
finalizar el acto quirúrgico.  En el quirófano la responsabilidad del paciente debe ser
compartida entre todo el equipo de salud, de tal manera que cada uno de ellos
(cirujano, anestesiólogo, enfermeros etc.) realice eficientemente su labor.
6. 6.  El periodo transoperatorio puede dividirse en dos partes:  Transoperatorio
anestésico: Se clasifica a traves de dos aparatados:  A) El sistema transoperatorio de
control para intervención quirúrgica en paciente de bajo riesgo (CBR).  B)El sistema
transoperatorio de control para intervención quirúrgica en paciente de alto riesgo
(CAR). Transoperatorio quirúrgico: Se refiere a los aspectos técnico que realiza el
cirujano.
7. 7. Postoperatorio  Una vez que el paciente sale del quirófano o ingresa en la sala de
recuperación, si el procedimiento así lo requirió, se inicia la fase de postoperatorio. 
Esta fase se puede dividir a su vez en tres fases: postoperatorio inmediata, mediata y
tardía.
8. 8.  Postoperatoria inmediata:  También conocida como fase de recuperación
inmediata o posanestesica: Se inicia desde que el paciente es extubado (si se utilizo
anestesia general), y dura aproximadamente las siguientes 12 a 72 hrs, dependiendo
del procedimiento.  Postoperatorio mediato:  También conocido como fase de
posoperatorio intermedio, se inicia cuando el paciente se ha recuperado del todo de su
anestesia, y en general, se prolonga durante el tiempo que el paciente permanece
internado. Durante este periodo el paciente debe recuperarse de todas sus funciones
básicas, convalece y esta en posición de continuar su recuperación en casa. La cirugía
ambulatoria, de invasión mínima o laparoscópica reduce el tiempo de esta fase o bien
esta se realiza en casa.
9. 9.  Postoperatorio tardío:  También conocido como fase convalecencia, se inicia
cuando el paciente pasa a su domicilio y persiste por un periodo ( de cuando menos
un mes), ya que así se considera desde el punto de vista epidemiológico del periodo
posoperatorio.  Por la tanto las complicaciones que llegaran a surgir durante este
periodo, ya sea directa o indirectamente, deberán ser relacionado con el procedimiento
operatorio y registrarse como morbilidad perioperatoria.
10. 10. Cirugía Electiva Toda aquella cirugía que no sea de emergencia y que pueda ser
demorada al menos por 24 horas. Programarse Planificarse Prepararse No
compromete la Vída
11. 11. Cirugía Electiva Clasificación. Categoría 1 – Urgente El tiempo de espera deseable
para la cirugía urgente es de 30 días o menos. Categoría 2 – Semi-urgente El tiempo
de espera deseable para la cirugía semi-urgente es de 90 días o menos. Categoría 3 –
No-urgente El tiempo de espera deseable para la cirugía no-urgente es de 12 meses o
menos.
12. 12. Cirugía electiva Sano, menor de 65 años: Hemograma, VHS BUN, uremia Glicemia
Orina completa, sedimento urinario Tiempo de protrombina, TTPK, INR ECG opcional
Patología coexistente y/o mayor de 65 años Hemograma, VHS BUN, uremia Glicemia
Orina completa, sedimento urinario Tiempo de protrombina, TTPK, INR ECG Rx Torax
Evaluación por especialista pertinente (cardiólogo, broncopulmonar, hematólogo,
nefrólogo, neurólogo, infectólogo, etc.) Evaluación por anestesiólogo
13. 13. Cirugía Electiva
14. 14. Cirugía estética (electiva)
15. 15. Hernia Umbilical (necesaria)
16. 16. Cirugía Urgencia Aquel proceso que sufre un paciente y que si no se opera con
carácter urgente pone en peligro la vida del enfermo. Diagnóstico preciso y rápido es
crucial con el fin de evitar intervenciones innecesarias y por el hecho de que, en
ocasiones, la demora del tratamiento puede condicionar graves complicaciones e
incluso ser mortal.
17. 17. •Abdomen agudo no filiado. •Apendicitis aguda. •Colecistitis aguda. •Úlcera
gastroduodenal perforada. •Perforación de colon. •Obstrucción intestinal por bridas y
adherencias. •Obstrucción intestinal por tumores o vólvulos de colon. •Patología
ginecológica: salpingitis, embarazo ectópico, quiste ovárico complicado.
•Traumatismos abdominales. •Hernia de hiato complicada con vólvulo gástrico. •Hernia
inguinal complicada. Cirugía Urgencia
18. 18. Cardiovasculares Respiratorias Metabólicas PAM > 70 mm Hg FC entre 60 y 150
lpm (se permite más si el ritmo es sinusal) PaO₂ > 50 mm Hg (FiO₂ independiente)
Ausencia de Acidosis o Alcalosis Condiciones mínimas para la cirugía
19. 19.  Medidas Terapéuticas 1. Aspiración de contenido gástrico – Instalación de SNG
2. Evitar compromiso pulmonar (SDRA, Neumonía por aspiración, etc) 3. Restitución
de Líquidos – Instalación de CV 4. Medición de Diuresis – Instalación de SV 5.
Venodisección y Punción Subclavia – Si la cirugía hace que el paciente pierda
líquidos. Preoperatorio – Cirugía de urgencia Menor tiempo de preparación. Antes de
48 hrs.
20. 20. Preoperatorio : Fase que antecede al acto quirúrgico Periodo que comprende el
estudio y preparación del paciente para la intervención quirúrgica Evaluación del
paciente Inicio: desde la primera consulta del paciente con el cirujano Final: entrada
del paciente a la sala de operaciones (inicio de anestesia)
21. 21. Fases: • Estudio del paciente • Evaluación de riesgo quirúrgico • Factores de riesgo
quirúrgico Fase diagnostica • Fisiológica • Psicológica • General • Especial Fase de
preparación para cirugía
22. 22. Estudio del paciente Historia clínica: interrogatorio eficiente Ficha de identificación
Antecedentes heredofamiliares Antecedentes Personales No Patológicos
Antecedentes Personales Patológicos Antecedentes Gineco- obtetricos Interrogatorio
por Aparatos y Sistemas Terapéutica Estudios previos Examen físico Signos vitales
Exploración general E. sistematizada de: Cabeza Cuello Tórax Abdomen
Extremidades Columna vertebral Cavidades
23. 23. Estudios • Corroborar o descartar el Dx De diagnostico • Laboratorio • Gabinete
Preoperatorios
24. 24. Laboratorio Grupo Sanguíneo y Rh Biometría Hemática Química Sanguínea (min.
glucosa, urea, creatinina y ácido úrico) Examen General de Orina Pruebas de
Coagulación (tiempo de protrombina, tiempo parcial de tromboplastina y tiempo de
trombina) Prueba de embarazo
25. 25. Gabinete Telerradiografía de tórax PA • Estadio cardiaco y respiratorio
Electrocardiograma • >40 años Ultrasonido, TAC, Gammagrafía, Endoscopia
26. 26. Riesgo Quirúrgico Probabilidad e sufrir complicaciones o muerte como
consecuencia de un acto quirúrgico. Factores de riesgo: características especiales que
se relacionan con complicaciones perioperatorias. Valoración preoperatoria
27. 27. Factores de riesgo Dependientes del paciente • Generales Hábitos: alcohol,
drogas, tabaco, sedentarismo Edo. Nutricional: obesidad, desnutrición Edad: RN,
ancianos Edo. Inmunitario: alergias, inmunodepresión Embarazo • Particulares
afecciones cardiovascular, hematológicas, renales, etc. Dependientes del proceso
morboso • Tipo Neoplásico Inflamatorio Infección Degenerativo • Órgano afectado
aparato cardiovascular, Ap. Respiratorio, Ap. Digestivo, Ap. Urinario, sistema
hormonal, etc. Dependientes de la cirugía • Factores anestésicos Tipo de anestesia
Agentes anestésicos • Factores del acto Indicación: Urgente o programada Técnica:
resectona, derivativa Cirujano Duración de intervención • Ambiente hospitalario
28. 28. Métodos de Evaluación American Society of Anesthesiologist (ASA) ASA I Sujeto
sano sin enfermedad sistémica que será sometido a cirugía planeada. El paciente no
esta en extremos de la edad ASA II Paciente con enfermedad en algún aparato,
perfectamente controlado y que no altera sus actividades diarias. Obesidad,
alcoholismo y tabaquismo. ASA III Paciente con enfermedades múltiples aparatos o
sistemas o de un aparato o sistema importante, pero bien controlado. La enfermedad
limita las actividades diarias, pero no existe peligro inmediato de muerte por cualquier
enfermedad individual. ASA IV Paciente con enfermedad grave e incapacitante. Por lo
común la enfermedad esta mal controlada o en etapa terminal. ASA V Paciente en
peligro inminente de muerte. La operación al parecer es el ultimo recurso para salvar
la vida, aunque no cabe esperar que el paciente sobreviva.
29. 29. Goldman
30. 30. Riesgos de complicaciones cardiovasculares
31. 31. Índice de Eagle y Co. 1. Edad mayor de 70 años 2. Angina de pecho • Por historia
clínica. • Por ECG; onda Q. 3. Infarto del miocardio previo: 4. Diabetes Mellitus 5.
Insuficiencia cardíaca congestivo. • Bajo riesgo: Pacientes sin alguno de estos
marcadores • Intermedio: Pacientes con uno o dos marcadores • Mayor: Pacientes que
tiene mas de dos marcadores Se establecen tres grupos de riesgo
32. 32. Preparación del Paciente  Fisiológica ◦ Volumen de líquidos y sangre ◦ Déficit
hídrico ◦ Déficit calórico
33. 33. Psicológica Decir siempre la verdad a nuestro paciente para no crear
desconfianza, así como informarle resultados fidedignos una vez recuperado después
de la cirugía.
34. 34. Preparación General Ayuno: 8-12 horas Aseo general: baño, enfermería asea zona
a operar Rasurado: en el lugar de la cirugía Vestido presentación del enfermo Acceso
vascular
35. 35. Sánchez Contreras Carmen Alicia
36. 36. Periodo durante el cual transcurre el acto quirúrgico ,cuidados y controles
mantener paciente lo mas cercano a homeostasis Con la inducción de la anestesia Al
finalizar el acto quirúrgico Control transoperatorio a los cuidados clínicos que se llevan
a cabo en un paciente que esta siendo sometido a un acto quirúrgico
37. 37. Responsabilidades del equipo Qx Quirófano EQUIPAMIENT O Y ASEPESIA
Paciente SEGURIDAD Y PROTECCIO N Equipo quirúrgico trabaja en equipo
Comunicación …. Capacidad de anticipacion Cuidados del paciente vulnerable
sometido al acto Qx por dos Grupos: o Estéril al mando o No Estéril control Clínico
38. 38. Proteger al paciente de posibles lesiones o complicaciones que se puedan prevenir
Mantener una dinámica de esterilidad absoluta en el procedimiento quirúrgico Revisar
el instrumental, el equipo y los circuitos que necesitara durante el procedimiento
Actitud y vocabulario ante el paciente para evitar angustia Proteger de pérdida de temp
Corporal Proteger ojos y conjuntivas Verificar funcionamiento de sondas y venoclisis
instaladas
39. 39. Posiciones Todo el personal dispuesto para el acto quirúrgico debe tener
adiestramiento completo sobre el manejo y función de cada uno de los dispositivos de
la mesa quirúrgica para que se pueda mantener al paciente en la posición correcta con
seguridad y confort de cada una de las sgt posiciones: Objetivo : Exposición optima de
la región que se opera Manejo accesible del paciente
40. 40. Decúbito dorsal (supina) intervenciones quirúrgicas abdominales, de cráneo y
cuello, tórax y hombro, cirugía vascular y procedimientos ortopédicos. En esta postura
el paciente yace sobre su espalda con las piernas extendidas. Trendelenburg La
colocación del paciente es similar a la dorsal, excepto que las rodillas del paciente
descansan sobre la articulación de la mesa, la inclinación de la mesa se eleva
quedando la cabeza más baja que el tronco. Abdomen inferior o de la pelvis.
Trendelenburg invertido El paciente en esta postura yace sobre su espalda con la
mesa inclinada, quedando más elevada la cabeza y los pies en un nivel más bajo. Esta
posición se usa para realizar tiroidectomía Fowler En esta postura el paciente
permanece en decúbito dorsal, y la sección superior de la mesa se eleva,
descansando en esta parte la espalda del paciente, quedando semisentado.
Craneotomías y cirugías faciales Litotomía (ginecológica) Se ubica al paciente en
posición decúbito dorsal, se coloca un cojín (kelly) antes de situar al paciente en la
parte inferior de la mesa para contrarrestar la humedad y escurrimiento de líquidos
durante el procedimiento. Se acomoda al paciente sobre el cojín, de tal manera que
los glúteos queden sobrepasando ligeramente la articulación inferior de la mesa. Se
colocan las piernas de la paciente en el soporte que sirve para sostenerlas (pierneras).
Cirugía vaginal, perineal y rectal. Posición prona (decúbito ventral) En esta posición el
paciente descansa sobre su abdomen, sus brazos se colocan a lo largo de los lados
del cuerpo. Parte posterior del tórax, tronco o piernas.
41. 41. Cubito dorsalFowler Antitrendelemburg Trendelenburg
42. 42. Evitar posiciones forzadas y compresión de extremidades Litotomía Prona o cubito
ventral
43. 43. Jacknife (Kraske, en navaja sevillana) El paciente para esta posición se coloca en
decúbito ventral, la mesa quirúrgica se separa en la parte media, formando un ángulo,
en el cual el abdomen queda apoyado, los brazos del paciente son dirigidos hacia la
cabecera de la mesa. Esta posición se emplea en la intervención de cirugías rectal y
coccígeas. Laminectomía (posición prona modificada) Posición que se utiliza para
cirugías de laminectomías de la columna, torácica o lumbar. Esta posición es una
variante de la posición decúbito ventral en la cual se colocan almohadillas a nivel del
abdomen, piernas y en los brazos para evitar la presión de los plexos nerviosos y
facilitar la respiración. Sims Posición empleada para cirugías de riñón, uréteres y
pulmón. El paciente se coloca lateralmente sobre el lado no afectado, con los brazos
extendidos, con la pierna flexionada. La mesa se flexiona de la parte media y el flanco
en el cual se va a practicar la cirugía, se eleva acomodándolo con almohadillas, para
evitar la presión de los plexos nerviosos. Mesa ortopédica Esta mesa está diseñada
para la colocación del paciente para procedimientos ortopédicos, y encavamiento de
cadera, la cual facilita la toma de radiografías durante el trans-operatorio. La
colocación de la pierna lesionada del paciente descansa sobre un soporte similar a
una bota, la cual produce tracción, además de estar acojinada para proteger el pie del
paciente. La pierna sana descansa sobre otro soporte contenido en la mes
44. 44. Manejo de tejidos Incisiones  Realizar los cortes con la hoja de bisturí mas
pequeña para producir el mínimo traumatismo a los tejidos, esto es para regiones
como la cara, manos, mucosas y la glándula mamaria  Piel abdominal hojas mas
grandes 23 o 24  Realiza una incisión vertical con una hoja de bisturí numero 11 Lo
importante es que la incisión sea lo suficientemente amplia que permita apreciar la
patología que logre la exposición adecuada y que facilite en determinado momento
ampliarse
45. 45. Conveniente conocer la anatomía funcional de la piel para esto es imperativo que
el cirujano este familiarizado con las líneas de tensión o de langer Aunque no son la
localización mas precisa de tensión son adecuadas guía para su realización La
incisión debe localizarse en el sitio que mejor aborde el sitio a operar.
46. 46. Vigilancia Cuando el paciente llega al quirófano, en éste ya se encuentra el equipo
de profesionales que van a participar en la intervención. El cirujano y sus ayudantes, el
anestesista y elpersonal de enfermería Dependiendo de las necesidades del paciente
pueden existir otros miembros del equipo quirúrgico o de servicios de apoyo que
ayuden en la asistencia intraoperatoria (auxiliares de enfermería, celadores, técnicos,
radiólogo, anatomopatólogo, etc.).
47. 47. Monitorización El objetivo fundamental de los cuidados es darle seguridad al
paciente. Con este fin debe de ser monitorizado Es el registro instrumental de las
constantes fisiológicas para vigilar en forma continua y detectar cualquier trastorno La
monitorización identifica y prevé situaciones siempre y cuando su expresión grafica o
numérica se someta al análisis humano Mediante esta se registran los cambios
fisiológicas incluso la respuesta del paciente a los anestésicos y la operaciones
además se identifican y previenen lo incidentes críticos que se pudieran originar por
errores humanos o fallas en el funcionamiento de los equipos Primeros intentos de
monitorización se dirigieron al sistema cardiovascular.
48. 48. o Monitorización de la función respiratoria • Oximetria de pulso • Capnografia y
capnometria • Monitorizacion de la gases en la sangre • Durante la ventilacion
mecanica (respirador de bird y bannet) o Control de la función circulatoria • ECG , TA ,
Presion venosa central (PVC), Presion arterial pulmonar , Gastro cardiaco , Indice
cardiaco
49. 49. Control de la función respiratoria o Disponer de aparato de succión o Intubación
endotraqueal y mantenimiento mecánico dela respiración o Anestesiólogo contara con
un aparato o fuente de succión , ninguna anestesia se realiza sin este dispositivo
(mayor ventaja sonda Nelaton estéril)
50. 50. El único medio de mantener las vías aéreas permeables en la anestesia Intubación
endotraqueal
51. 51. Evaluación de la función respiratoria en transoperatorio El medico debe de saber si
su paciente esta siendo bien oxigenado : coloración de tegumentos , FR , color sangre
de la herida
52. 52. Control de la función nerviosa Monitorización de la temperatura corporal Gasto
urinario Control de líquidos