Você está na página 1de 3

Tipos de Imagen

Para obtener la imagen de un objeto se necesita utilizar algún tipo de energía (radiación)
que interaccione con este objeto y posteriormente se recoja en un receptor apropiado. La
radiación transporta información sobre el objeto lo que permite obtener su imagen.

Para obtener imágenes de órganos más profundos se emplean otras ondas o tipos de
energía que tienen mayor penetración en los tejidos biológicos. Esta imagen puede ser
una proyección de la región anatómica estudiada, en la que aparecen estructuras
superpuestas que en la realidad están separadas.

Las ondas empleadas para obtener las imágenes médicas pueden proceder del propio
paciente (en este caso se habla de imagen por emisión) o de una fuente externa de
radiación y puede recogerse una vez atravesado el cuerpo (esta es una imagen por
transmisión)
Interpretación de una imagen Radiológica

Al interpretar una imagen radiológica se intenta extraer de ella toda información útil
para el diagnóstico del paciente. Este proceso se puede dividir en una serie de etapas
sucesivas:
Percepción visual- detección de posibles lesiones:

en esta fase se trata de separar la señal (hallazgo de interés para el diagnóstico) del
resto de los datos de la imagen (ruido de fondo). Hay factores que influyen en la
búsqueda visual como la atención, mecanismos emocionales y de defensa perceptual
(muchas veces no miramos aquello que no nos gusta). También se ha comprobado que
la presencia de una lesión evidente en la imagen dificulta la detección de otras.

Integración Psíquica. Reconocimiento de los hallazgos


Tras el proceso inicial de búsqueda en la imagen se realiza un paso más complejo que
es el reconocimiento del objeto. La percepción visual del observador

Análisis Racional. Comparación con la experiencia previa. Contraste con la


información clínica:
racional de la imagen en el cerebro comporta diferentes etapas. Para algunos autores
se debe seguir un “árbol de decisiones”. Por ejemplo, ante un nódulo pulmonar, la
presencia de calcificación en un seno hará que la decisión diagnostica tienda más hacia
nódulo benigno. Si segregan la presencia o no de otras lesiones la decisión diagnostica
se va adaptando. El paso siguiente en el análisis de un estudio radiográfico es
contrastarlo con la información clínica y las pruebas de laboratorio pertinentes y sobre
todo, con los estudios de imagen previos del paciente.

Informe radiológico: juicio diagnóstico:


con los datos analizados previamente el lector emite un juicio diagnóstico. Este juicio
se basa en el reconocimiento de una serie de signos radiológicos en el estudio y se
transmite al clínico por medio de un informe radiológico escrito.

Errores en la interpretación radiológica


Autocomplacencia:

Son aquellos que le ocurren a aquel que está contento consigo mismo o con el
diagnostico que efectúa. Puede suceder que una anomalía radiológica se considera la
causa de las alteraciones del paciente, olvidándose de la posibilidad de que existan
hallazgos incidentales. Un ejemplo clásico, es la lectura de hallazgos anormales en la
radiografía de tórax en las que la inspiración no ha sido adecuada y por tanto los
hallazgos propios de la espiración se presentan en la imagen. Otro error es la posibilidad
que el lector este influido por una técnica especifica o una enfermedad que persigue
de manera constante. La presencia de “prejuicio” también se considera como un error, el
lector hace su diagnóstico viendo por primera vez la radiografía o leyendo la historia
clínica, y a pesar que existan datos en ellos que deberían hacerle cambiar, se mantiene
el error.

Razonamiento erróneo:

Dentro del razonamiento erróneo hay que considerar las conclusiones obtenidas en base
a “dichos o reglas”, no es infrecuente que el lector olvide que lo que pueda ser verdad
por regla en general no es necesariamente real. Otro error es el conocido como causa -
efecto, en donde un falso argumento de que después de una alteración (enfermedad o
cirugía) lo que viene es siempre consecuencia de dicha alteración.

Falta de conocimiento:

Como ejemplo, no conocer variantes fisiológicas, la atrofia de desuso (aquellos


individuos que no tiene ocasión de ver enfermedades durante mucho tiempo y cuando se
encuentran con ellas no las reconocen) y, también áreas ciegas del conocimiento.

Fallos de percepción:

La distracción o el ruido pueden ser factores que afecten la lectura de radiografías, así
como también el optimismo o pesimismo. Dentro de fallos de percepción se encuentran
aquellos producidos por la falta de lectura de los informes de exploraciones precedentes
o de la comparación con radiografías previas.