Você está na página 1de 18

En busca de un lugar habitable GUILLERMO FADANELLI

Fadanelli, G. (2006), En busca de un lugar habitable, Oaxaca, Almadía

NOTAS Y CITAS

El impulso de escribir
Imposible mantener la visión unitaria o fundamental acerca de los hechos del
mundo: es imposible conocer de forma ordenada y exhaustiva la tradición, el
pasado y la historia.

Lo original es falso, la capa es muy densa.


“Que sea un nombre propio, un yo único, irrepetible, el que se adjudique la
autoría de un texto, no significa que su contenido le pertenezca por entero o sea
consecuencia de un pensar singular” (Fadanelli, 2006: 6)
Palabras de los otros
“la extraña soledad que veces provoca la literatura” Falibilidad del lenguaje,
incapacidad de tener claridad, luego también de alcanzar al otro, alcances
comunicativos. el papel representativo de las palabras es por autonomasia un papel
secundario, alcanzar al otro en primer plano
Muerte del sdo ste la escritura se vuelve una realidad también, sigue siendo tan
oscura como la realidad misma.
“El hecho ingrato de que la escritura copie la realidad o desee sustituirla o
volverse su espejo la vuelve tan oscura como su objeto: la realidad misma”
(Fadanelli, 2006: 7)
Vanidad del uno mismo, el yo, el hombre concreto: necesidad de emitir lo irrepetible, lo
microscópicamente distinto para sentirse necesario.
“Asumir que todo ha sido pensado o está a punto de pensarse, que flota en el aire
aun antes de ser expresado es, entre otras cosas, una manera de curarse la
vanidad y el triste orgullo de poner ladrillos a un edificio cuyos cimientos son
cada vez más nebulosos: algo pasa encima de nosotros, nos utiliza […]”
(Fadanelli, 2006: 8)
Vehículos, medios del pensamiento

“La cada vez más grave, incómoda sensación de ser los espectadores de una
película carente de comienzo y conclusiónm, una cinta donde participamos todas
las veces como actores prescindibles, nos lleva a inventarnos tanto un futuro
como un origen histórico[…]” (Fadanelli: 2006: 9)
Necesidad de trascender, buscar el origen, qué es lo que nos dota de
trascendencia. Buscar un punto que nos vindique, con Dios, delegando la función
de ver a Él, la certeza de conocer la verdad, el confort de no tener razón pero
saber que alguien sí la tiene. Las tesis antropológicas, todo para superar la
angustia de morir y de sobrevivir.
“En suma: escribir es como si el pensamiento utilizara a los hombres sin ninguna
contemplación para continuar su marcha irrevocable, y como si la dialéctica se
sirviera de ellos para continuar el diálogo que lleva a cabo el alma consigo misma.
Allí está precisamente un incómodo dilema: ¿quién, quiénes o qué son los autores
de un texto?” (Fadanelli, 2006: 10)
De un hombre concreto e individuo irrepetible a la voz del ser general, algo
anterior y mayor a nosotros.
“El lector modelo no va a descubrir el mensaje cifrado porque no lo hay. Lo que
tenemos, en cambio, es un conjunto de signos que se acomodan de acuerdo a
determinada interpretación y toman valores que quizás tienden hacia un punto
jamás ubicado con exactitud en el horizonte” (Fadanelli, 2006: 11)
La literatura como un diálogo incesante, inacabable, nunca abrá la lectura final.
“Hay que desembarazarse del autor empírico, del hombre de carne y hueso, pues
la mayoría de las veces no se adapta a nuestras ideas o contradice la ciencia de
nuestra interpretación: al menos así parecen pensar algunos lingüistas” (Fadanelli,
2006: 11)
Necesidad de elaborar lecturas teóricas y objetivas, erradicar las subjetividades
autorales.
La dura pregunta del por qué escribes para dar con una respuesta razonada a la
responsabilidad textual. Posibles respuestas emular las actividades de otros,
resistir a lo unitario, a lo universal e incomprensible en su totalidad, negar las
verdades absolutas, construirse una verdad personal.
Restituir el valor de la conversación, el dinamismo dialéctico, la posibilidad de
disolverse en el ser.
Tipo de publicación: pocos los que van al ágora a predicar a viva voz, la huella, el
efecto murstran sus virtudes e imperfecciones de manera más cercana, pero
también validan y han sido el medio de transmisión por excelencia los últimos
siglos.

El humanismo no podría ser sin el movimiento de libros


“Algo por el estilo podría decirse del orgullo humanistga: no se pierde aunque
este mundo se haya convertido en una escoria” (Fadanelli, 2006: 14)
Interés en los libros como bienes de consumo con un valor en el mercado
respecto a su demanda o al interés que despiertan.

II El espíritu humanista
El humanismo se le llama a la actividad en la que se dirige uno a la humanidad.
Hay muchas complicaciones para la definición, en ocasiones se prescinde de ellas,
en unas se pone al hombre como centro de gravedad, causa del movimiento, se
reconoce al extraño, al otro, como parte de una familia, se le acepta en una casa
común, se esfuerza por lobrar relaciones civiles de progroeso moral y de
intercambio, de paz.

Humanistas:héroes de la memoria
La supervivencia del espíritu clásico: amor a la belleza, la forma ideal, la alta
cultura, el espíritu de las artes, del pasado civilizado, proyecto moral. Enemigos
de las bestias bárbaras y oscurantistas de impulsos primarios.
Competencia y tensión por ser los centros del saber entre la ciudad y los
monasterios.
Postfeudalismo. Hombre como un proyecto, dueño de sí, un ciudadano. De ser
un campesion pasa a ser un propietario, un comerciante, un soldado. Hay
mayores oportunidades de interacción en la ciudad.
Viviendo en la ciudad se crea cierto culto a la productividad: engregar a los demás
hombres y conocerse por mdio de ese servicio a la colectividad. EROS: el otro
para conocerse a sí mismo.

Combinan a Dios con la razón, crean un dios racional que es capaz de


comprender el amor, la curiosidad de los hombres por el saber profano.

Desde la escolástica yaa habría un esfuerzo por conciliar la razón con lo divino.
Goliardos como beats medievales, antecesores de los anarquistas o artistas
malditos, independientes de mecensas o de hombres poderosos. Aún así eligen ir
sobre los hombors de los clásicos que los iluminan.

Libro como un medio de entendimiento colectivo


“¿Son necesarios los libros para que los miembros de la especie humanitas se
mantengan dispuestos a entenderse en lo concerniente a la cosa pública, o incluso
a rebelarse contra ella para progresar?” (Fadanelli, 2006: 20)
Validez o importancia de la escritura y la publicación en el mundo,, causas ,
razones que hacen moverse el aparato dialéctico de la escritura.
Literatura: insinuar la eternidad del lenguaj, no aspirar a ser verdad de nada: el
vagabundeo.
III Un lector desconocido
A quién se tiene en mente cuando se escribe. Cuando se trata de satisfacer a un
mercado cautivo previsible, atado a lo que se le sea ofrecido, no se esperan
sporpresas ni se gusta de ellas, no es una escritura humanitaria.

“se escribe para la humanidad”

De individuos solitarios, locos o aislados a cómplices humanistas.


Lector a nombre de todos, un huésped del diálogo, “Es en este diálogo donde el
receptor del mensaje se reconoce como dialogante, conversador, sujeto que a
través del lenguaje se liga a una sociedad y se reconoce como humano […] si
verdadera recompensa se encuentra en el ser para los otros” (Fadanelli, 2006: 24)
Conciencia del yo se realiza aa partir del reconocimiento que viene de lo otro, de
lo extraño, de lo que requiere nuestra atención.
Sólo puede recibir reconocimiento de otro ser libre e igual se ve afirmado:
interlocutores capaces de cambiar, de acercarse.

El sclavo vive en una admiración forazada, en una dependencia.


“[…] desprecio por la conciencia que se forma a partir de seres dependientes:
tener esclavos puede acrecentar el poder, pero no fortalcer la conciencia. Soólo
quien recibe reconocimiento de otro ser libre e igual se ver realmente afirmado”
(Fadanelli, 2006: 24)
Lectores críticos seres libres, semejantes, capaces de participar en el mensaje y
simular cuna conversación con el escribiente.
Extender la amistad humanista: nunca hay extrañeza total en lo humano.

Hay una potencialidad y propensión humanista.


Plauto “Yo soy hombre. Nada humano me es ajeno”

Enseñar a los hombres a habitar el diálogo.


Último objetivo: reunirnos con el otro, su aprobación o que se retome lo dicho
aún a forma de réplica. Encontrar un lenguaje común, una conversación
(Gadamer)

Humanista: participante de cualquier mensaje, oyente y participante.


Libro es el símbolo o emblema humanista. Hilo conductor de conversaciones
iniciadas hace muchos años.
Logro: estar en condiciones de recibir un mensaje, mantener abierto el anal, crear
un continuum de reconocimientos.

Delirio de Vasconcelos porque el pueblo mexicano pudiera leer la Iliada

Apuntando al ser.
Curarse del tiempo (anguistia) a través de los clásicos, sers que siguen siendo en un
punto de eternidad.
“La convivencia atemporal, no la enumeración jerárquica o miliciana es la
sustancia de la naturaleza literaria” (Fadanelli, 2006: 21)
“[…] es solamente literatura: frases que juegan a urdir un espejo donde aal menos
durante un instante se insinúe la eternidad del lenguaje,, pero que no aspiran a ser
verdad de nada” (Fadanelli ,2006: 22)
Curarse del tiempo, salir de la angustia por el olvido, por la intrascendencia del
pensamiento, conseguir lo eterno/ la eternidad.

IV La tiranía de Pico
“Pero los libros no son amansadores a raíz de su contenido, sino porque su
simple presencia es una llamada al ágora” (Fadanelli, 2006: 30)
Bondad comunicativa e identificativa más allá de las necesidades y condiciones
individuales y primarias.
Dialéctica: alejar la animalidad instintiva, la bestialidad de las incoherencias, de las
interjecciones por un cuidado de la forma de expresión allegado al concepto de la
dignidad humana, del estilo. Tiranía de los clásicos por la tan encumbrada
posición.
Filosofía concentrando la belleza, la moral y el saber enciclopédico (curiosidad)
Para los romanos fue una manera de extensión pacífica el libro, extendieron su
imperio con la lengua y los códices o papiros. Paliaba la soledad de las minorías
que se encontraran fuera de Roma.
“El abismo que separa a los cultos de los hombres comunes llega a ser tan
considerable que hace pensar en dos especies de hombres distintas […] Siendo
así, la escritura supone más bien un obstáculo para el entendimiento que un
medio de comunicación” (Fadanelli, 2006: 31)

La soledad del hombre culto, la distancia con el resto amplificada. Las mayorías
ven la vida como una trayectoria, como un destino interminable del cual no se
puede extraer otro nivel de sentido. Se convierten en puras presencias.
La pretencsión de un humanismo universal se ha vuelto un sueño o una utopía
(también próxima a la distopiía), se ha desplazado el deseo de ser, el miedo a
morir, en dirección a los templos, a los estadios de futbol, o hasta en el discurso
de empresarios o economistas que reducen las aspiraciones humanas al éxito en
los negocios.

Lenguaje empeñado en la optimización de datos, de información, de signos.

Virus humanista contagiarla fue una empresa imposible. Entre la aristocracia


letrada y la comunidad que entre que hace fariseas relevancias a la cultura se
siente ajena o como que no le corresponde el humanismo.
“[…] hoy más que nunca ser lector tiene un precio alto: alejarse del resto de los
hombres, exiliarse, practicar el aislamiento, volverse anacoreta” (Fadanelli, 2006:
32)
Fuerzas que arrastran al olvido, a la pereza mental, a la indiferencia del ser, a
cruzarse de brazos, a reunirse con la masa informe.
Dónde se concentra el conocimiento? Expertos impedidos por la especialización
tan acentuada, son maniatados por la exrema complejidad del sistema. Se crea la
indiferencia, se confía en la homogeneidad, en las limitaciones para conformarse,
se atribuye a alguien más que lo diga o que solucione. Se carece de un saber real y
crítico, de la capacidad de dar sentido o de posicionar a su disciplina frente al
resto, lo fundamental, lo humano se oculta. (Incluir posteriormente ejemplo de
la sobreabundancia del periodismo y de los medios de comunicación)
Del sabio al experto (sin crítica)
*Jean Michea La escuela de la ignorancia Infantilización, individualización, falta de
reconocimiento del otro hacen perder el sentido crítico. La inmediatez. Estrategia
planeada desde arriba. Entretenimiento y consumo para desechar al resto de la
humanidad.
V. Del rebaño a la masa

Vocablo masa: de conjunto, rebaño, muchedumbre, masa, gentío, turba, hordas.


Masa: entidasd indiferente con mecanismos de integración para evitar dejar de ser
lo que es..
“En 1930, un filósofo español de mal carácter se horrorizaba ante la rpeentina
aparición de la muchedumbre. ¿De qué cuevas recónditas provenían todos esos
hombres que de repente salían a las calles para empujarse unos con otros?”
(Fadanelli, 2006: 35)
Hablar de los mecanismos de masificación como el sentido de pertenencia y de
comunidad aunque en un sentido que se cancele por completo las
individualidades y se trate de cancelar las diferencias lejos de protegerlas.

Necesidad de adueñarse de los espacios públicos, la conquista de la ciudad,


peatones de novedades (Baudelaire)
Modos de neutralizar las diferencias, carentes de raíces, identidad, historia o
sentido. Masa sin raíces, obesa
El espejo son las telecomunicaciones que reafirman sus valores morales, les da
información, los entretienen, los mantienen en punto muerto para sobrevivir,
absorta
Hooligans, barras de fútbol acentúan la transición entre una exaltación y euforia
momentánea fene a un vacío sideral irremediable,
“Después de un partido los ultras abandonan el estadio y pelean en las calles
como guerreros que buscan imponer a los otros sus dioses” (Fadanelli, 2006: 36)
Añadiría el fenómeno de los conciertos y la competencia por ver quién es el más
fan.
Carentes de simpatía, sin instinto de supervivencia (trasladar esta situación a un
nivel planetario), contrastante con las hordas que sobrvivieron gracias a la
simpatía entre sus miembros.

Del vacío sideral, la gula salvaje a la exaltación temporal.

*Octavio Paz: aglomeraciones de solitarios pues nunca llegan al entendimiento.

Intercambiar impresiones: imponer aficiones, serguimientos, cultos. Incapacidad de


crear historia

¿Qué fue lo que pasó?


Muerte de la metafísica humanista

“Los libros –llamémosles difíciles, o críticos – para un miembro de esa masa


consumidora cuya existencia hace poco más de un siglo era impensable, suponen
una excentricidad, un extraño pasatiempo que puede compararse con actividades
como el automovilismo, las artes marciales o cualquier otra especialidad
académica que procure el cultivo de una técnica” (Fadanelli, 2006: 37)

Necesidad de ser vistos y validados por el ojo de la televisión o del internet para
reconocerse como entes históricos, con voz y con voto. Mecanismos para
impedir que los críticos aparezcan ahí.
Periodistas, si es que se les puede llamar así, productores de información, “[…] el
negocio es la exhibición de la realidad no su transformación” (Fadanelli, 2006:
38)
Deponer el futuro por el presente. Éxtasis de las telecomunicaciones noticias
hiperactuales, saturarse de habladurías d consumismos para rehuír a cuestiones
como reflexionar o pensar en sí mismos.
Se convierten en seres de pura presencia, sin complejizar, sin tener una acción
para el patrimonio humano.Superficie inmóvil e inmutable de puro presente
inmediato.
“El hombre contemporáneo prefiere ver, es mirón, desea ser antes que nada
espectador, pero su voz interior se empobrece porque no tiene manera de abrirle
paso con una gramática: el paso de lo sensible a lo inteligible se pierde para
siempre” (Fadanelli, 2006: 39)
Es que no sabía como expresar su cariño o sus sensaciones de celos y por eso
asesinó.

Renuncian a lo intransdferible a lo irrepresentable, a lo impráctico y a lo riesgoso


que finalmente estorba a los niveles de producción.

VI Intelectuales y políticos
Apremia para el político la imagen sobre el intelecto o la razón en vista de su
desmedida preocupación por rodearse de asesores de imagen. Buscan convertirse
en mimos de la polítca. Ser reconocidos por sus beneficiarios los votantes.

Falsos detentadores del pacto convivencial en el que los individuos dan poder al
estado para que pueda regular y mejorar la convivencia..
Políticos convertidos en una necesidad simbólica más que real, ajenos a las
soluciones verdaderas, al poder, las verdaderas decisiones las toman los
empresarios. Los políticos son millonarios, los accionistas son billonarios. Sin
embargo quieren codearse económicamente y es por ello que criticamos mucho
acciones desenfrenadamente extravagantes de las conductas de consumo de los
políticos y de sus familias
Energías dirigidas a mantener el estatus lejos que el cambio, se vuelven
seductores. Ejemplo claro las competencias entre partidos fundamentadas en
atacar a los demás partidos.
Sin política real no hay seriedad. Escrito en 2006 antes de los atentados a la
humanidad de la guerra calderoniana.
Labor del político: hacer considerar al país como un lugar no riesgoso para invertir,
las decisiones de quienes invierten son las que importan.
Ciudades convertidas en mercados, apropiación del espacio. Se impone por una
minoría de hombres ricos un rumbo económico. Poder hiperreconcentrado.

Intelectuales van de más (Cazuzo; vivo de la caridad de quien me detesta)


Cuestiones de economía elementales tras la capa tan compleja, “[…] nuestras
ganancias son siempre pérdidas para otros” (Fadanelli, 2006: 44)
Sin una casa propia, un empleo seguro, una libertad política, la democracia es
puro ornamento.

Ahora la figura de los sabios está completamente desprestigiada y prescindible.


VII El saber: Tierra baldía
Proyecto deanimado del proyecto de una cultura humanista, universal (Goethe)
proyectos como la weltsliteratur. No hay un lugar de encuentro pues no hay un
sentido metafísico o de trascendencia con qué hablar.

VIII El ser y el canon

Somnolencia del opinar común.


El lenguaje como un lugar donde la verdad puede nacer, crearse, manifestarse.
Seno del lenguaje.
Canon: límite a lo inconmensurable. En ciertos casos “[…] aunque para el crítico
estadounidense ese canon sea una medición ortodoza, jerárquica, deportiva
inclusive” (Fadanelli,2006: 51)

Peligro del caos levantar una iglesia, prejuicio fundamentalista de Shakespeare.

IX El lenguaje como horizonte


“El autor se encuentra en ocasiones tan distante de su propia obra que parece
más bien un impostor que un creador” (Fadanelli, 2006: 53)
Hombres vigesímicos despiadados por el lenguaje: escudriñan las palabras y se
niegan a aceptar la ransparencia del lenguaje.
Aceptar la universalidad del lenguaje, frente al cariz social de la lengua
“Tenemos al escritor que responde a un nombre propio, a una vida que se hace
presente en su escritura por medio de un estilo personal. Pero tenemos también
la escritura como un ejercicio colectivo, aun cuando se realice o tome forma en
el solitario ejercicio de un individuo. Se trata de un encuentro donde algo que no
es posible conocer sucede. No es sólo el autor expresándose a través de la
escritura, es también la comunidad que durante generaciones ha ejercido el
lemnnguae” (Fadanelli, 2006: 54)
Pensar en Schopenhauer diciendo que bebía de la fuente de los clásicos una vez
al día.
Es una herencia que se cuida se enriquece o se dilapida: los humanitas velan por
la salud lingüística.
“Si uno se detiene a contar la cantidad de expresiones que esa masa toma de la
televisión o de las diversas jergas tecnológicas comprobaremos que el lenguaje
culto de los escritores apenas si tiene influencia en el movimiento linguistico de la
sociedad que habitan” (Fadanelli, 2006: 54)
“Los tecnicismos se mezclan con la imaginación de los empleados bancarios para
crear palabras que en principio suenan abominables a cualquier oído educado.
Los cronistas deportivos difunden sus invenciones léxicas a millones de
personas” (Fadanelli,2006: 55)

Estática entre hablantes dependiendo de la cltura aún mayor que entre diferentes
lenguas.
Imposición del inglés semejante al proceso de latinización. Diferentes lenguas
coexistiendo en vez de ser un castigo promueven un entendimiento profundo.
No existe tal contaminación del lenguaje. La pluralidad como Babel no es un castigo.
Se necesita la confusión para que se origine la comunicación, del caos suge el
anhelo por la búsqueda de un orden para expresarse, comunicarse.
X. ¿Podemos conocer?
Hay un vacío dejado por las religiones, luego por las grandes ideologías y el fin de
las mitologías humanistas La Reforma, La ilustración, la Revolución francesa.

Ciencias humanas como mitologías seculares


Certezas aisladas e incomunicadas. Saturación, complejidad, conformismo,
acrítica, pérdida del sentido y del goce enciclopédico.
Mantener principios ascéticos sobre el conocimiento, tanta tradición aleja de las
verdades íntimas, el espectáculo juvenil de ruptura es predecible.
Quiere emularse la fantasía tecnológica de saberlo todo pero se termina hastando
al poco tiempo, no se tiene una guía. Hay que pensa en un sentido humano
transgeneracional, aceptar que una sola vida no alcanza por muy productiva que
sea para conocer a profunidad todos los libros que haya escrito aunque sea un
solo filósofo. Es una generación de entreteloneros, de transición.
La esencia del conocimiento es estar en constante movimiento, seguir
comprendiendo y seguir construyendo sentidos, no se debe olidar que hay una
verdad inabarcable.

Aunque se comunique ruido, la intención es lo valioso. “El hombre jamás tomará


distancia suficiente para observar el mundo sin estar involucrado. Hasta su popia
muerte le es ajena: si algo conoce de ella es siendo testigo de la muerte de otros:
desde la ventana del otro los hombres se reconocen insatisfechos, siempre
parciales” (Fadanelli, 2006: 60)

Nnunca stamos hablando de las mismas cosas, qué se puede comunicar más allá
del ruido, lo cierto es que hay un immpulso
“Lo único cierto es el impulso que lanza a los hombres a confrontar sus ideas, a
crear movimiento, a empeñarse en ser” (Fadanelli, 2006: 60)
Renunciar al juicio definitivo, pero tner fe en el acuerdo. Calmar la inmensa
ansiadad aceptando nuestro fracaso.
“Porque sin duda la usencia más grave en este organismo sería la de un regulador
ético o un cerebro ordenador cuya función consistiría en mantener un equilibrio
armónico entre las partes” (Fadanelli, 2006: 61)
Situación contexto de catástrofe que es cuando más apremia

Estrategias de supervivencia
Luchar contra la devastación ecológica y la política económicsa que mntiene a la
mayor parte de la humanidad en la miseria
XI Literatura de consumo
Pensar con independencia a instalarse en un organismo social y cumplir con una
función aparentemente vocacional
Integrarse a una comunidad y encontrar función que garanice su participación:
standard de integración, al esquema de la felicidad impuesto
Fantasía apolítica creer que nuestras acciones no afectan a los demás, que se
olvide de las reciones con los restantes campos del conocimiento,
“¿es posible aún que géneros como la ficción literaria o la filosofía, que en estos
tiempos se muestran también como especialidades académicas, sean del interés
de los hombres?” (Fadanelli, 2006: 64)

La literatura como especialidad académica aislada de la política, de los campos de


conocimiento, potencial dialéctico muy mermado. Complicado agregarse a un
lenguaje de por sí ya hermético, la carga, el gran esfuerzo lleva a mantener una fe
ciega, a creer en autoridades de diferentes áreas, esto los lleva a prescindir de una
opinión. Todos creen en el escritor premiado, en el experto de Harvard.

En vez de tener una opinión se recurre a expertos.


Se velve un caso cerrado, lit. y filosofía de especialistas para especialistas.
Anterioridad, novelas decimonónicas por instancia, a un rango de lectores mucho
más amplios, recuperaban la noción de que fueran universales, que guardaran
interés para la humanidad.
“Hoy, en su gran mayoría, las obras de ficción son simples ejercicios técnicos, o
agotadores experimentos de renovación formal. […] cuando la literatura, más
consciente de sí, añadió a la responsabilidad de narrar o contar una historia el
compromiso de ser arte” (Fadanelli, 2006: 65)
Necesidad literaria de ganarse el estatuto de arte mina la práctica y se vuelve
teoría disfrazada en su matoría, es una obsesiva hipeerconcieencia.

“la novela se volvó el tema principal de la novela” (Fadanelli, 2006: 65)


Generación siempre en busca de formas. El proceso de liberación y de
emancipación a yugos tan pesados de la modernidad entorpecen la práctica
directa.
Exigencias del mercado: obra cerrada: efectos ya calculados, naturaleza
predecible, poca participación del lector, poco esfuerzo. Dirección premeditada
Lector/consumidores predefinidos, ya conocen sus deseos más íntimos, sus
placeres. El mercado gusta de conocer a sus consumidores y dictarles que pedir.

Incapacidad de ser lectores reales: pensar por sí mismos, ser humanos.


Mundo impermanente: dinamismo mercantil reduce a números y a ventas.
Motivos para leer un autpr son la publicidad y las redes de mercado. Necesidad
de escapar del tedio, vivir la ilusión de la novedad (avidez).

Punto de encuentro entre las masas con las islas de conocimiento es en términos de
espectáculo. Pienso en los homenajes que se realizan a autores en los que se
celebran aniversarios como si fueran francas festividades. En el fondo está el
desgaño profundo, el desinterés, la necesidad de que alguien tome decisiones por
ellos, como con “—que van desde los manuales de autoayuda hasta las novelas
de balbuceos morales o los compendios de seudofilosofías con fines prácticos—
sino productos destinados a cumplir funciones bien determinadas” (Fadanelli,
2006: 66)
Renuncia a pensar y al imperativo categórico (considerar al hombre como un fin
y no como un medio=
Necesidad de seguir pensando para acercarse al ser, para crear sentido aún
estando al margen del absoluto.
Aunque haya fracasado la posibilidad metafísica (descalificada) de trascender
(anhelo de ser, comprender la muerte), impide al pensamiento ir más allá
pensamiento débil de Heidegger
Con el relativismo, la transición de la verdad única a las verdades ha provocado
un acuerdo parcial entre filósofos y escritores, que tiene repercusiones éticas y
morales.

XII Abrir todas las puertas

El impulso a lo desconocido es profundamente humano y no es necesariamente


sensato. Por ejemplo para la izquierda no es permisible o conveniente dejar algo
oculto, cerrado, buscan agotar, es su imperativo.
Un científico responde que lo verdaderamente peligroso es la ignorancia, los
límites de las investigaciones siempre serán demasiado poco para los
investigadores
“El conformista no tiene un lugar apreciable en estas sociedades modernas donde
el modelo a seguir es el hombre que ávido llena sus alforjas de éxitos” (Fadanelli,
2006: 72)

Se considera testarudo al que renuncie al progreso, al que no evolucione, del


progreso a la desgracia, tiene que buscar mejorar, cambiar. Quienes eligen
marchar a contracorriente entran en un exilo voluntario.

Los hombres prefieren consumir, espiar por la mirilla, tener más, derribar
obstáculos, evitar los sinsentidos, evitar el más allá bestial.
Arte y ascetismo en este sentido son paliarivos contra la vorágine del progreso y
del éxito que siempre nos alcanza, incluso en Tasmania donde se encuentra el aire
más puro de la Tierra.
Recuperaer una responsabilidad global y una visión transgeneracional para
escapar del estado de sitio psicológico que se mantiene por diferentes motivos desde
la guerra fría.
La sociedad va en contra de los ascetas y de los artistas. Aunque depongas la
necesidad de competir, quedas más expuesto a los ambiciosos. “El ascetismo o
sabia renuncia a seguir abriendo puertas nos pone en manos de los hombres que
poseen ambiciones de poder” (Fadanelli, 2006: 74)
Al contrario los científicos no padecen abriendo puertas pues son financiados
por las instituciones que utilizan los resultados de sus investigaciones para fines
gubernamentales o mercantiles.
“Una respuesta es que el deseo de conocimiento se encuentra orientado hacia la
conquista de la eternidad: combatir a la muette por todos los medios, escribir
novelas como si fuésemos eternos, encontrar en los libros un universo más
bondadoso que el que nos ofrece la realidad, convertirnos en lectores reales a
pesar de los desprestigios del humanismo, ser críticos frente a las novedades que
el mercado produce para seducir a los consumidores, encarnar en lectores
individuales capaces de satisfacer la mínima libertad que exige un libro”
(Fadanelli, 2006: 75)
Individuos, ascetas, responsables ecológicos, humanistas, conscientes del a
complejidad social, pueden incluir la balanza creando nuevas políticas alternativas
al analfabetismo, al pensamiento tecnocrático a la globalización… manerras para
vivir en medio del contexto de emergencia.

AUTORES Y LIBROS CITADOS

George Steiner En el castillo de Barba azul

Iris Murdoch

Gianni Vattimo

J.G. Ballard
Peter Sloterdijk En el mismo barco

Pablo Rudomín (Neurólogo)


*Principio de Heisenberg, Máximas de Gorgias
Bohumil Hrabal Una soledad demasiado ruidosa

Paul Ricoeur Historia y narratividad

Hilary Putnam Cómo renovar la filosofía

Galbraith
Philip Roth La pandilla

Irvine Welsh Las pesadillas de Marabú

Leonardo da Jandra

Marsilio Ficino

Pico de la Mirándola

Juan de Mairena

Jean Claude Michea Escuela de la ignorancia


Mijail Bakunin
Elias Canetti Auto de fe

Bernardo de Chartres

Jacques Le Goff

George Duby

Eugenio Trías El artista y la ciudad

Lyotard Posmodernidad explicada a los niños

Philippe Sollers

Imre Kertesz Un instante de silencio en el paredón

Rubem Fonseca (Novela sobre la escritura por necesidad)