Você está na página 1de 9

TONO MUSCULAR: CENTROS REGULADORES

1. CONCEPTO DE TONO MUSCULAR


El tono se forma por agrupación de unidades motoras. En todos los músculos hay una base
tonal constante de disponibilidad o preparación. Para realizar un movimiento,
dependiendo de su finalidad sensomotora, el tono ha de generarse de forma gradual y
coordinada en los agonistas, antagonistas y sinergistas. El tono es variable en su forma de
reaccionar ante la fuerza de la gravedad y la base de sustentación o área de apoyo.
El tono muscular es el estado de la musculatura en reposo y se define a partir del grado de
extensibilidad del musculo, evidenciable mediante su movilización pasiva.
Desde el punto de vista físico, el tono muscular esta en relación con las características
tixotrópicas (viscoelasticas) del musculo y la base de sustentación del cuerpo o la
extremidad.
El tono muscular depende de dos factores: uno mecánico, debido a la rigidez estructural
del musculo, y otro reflejo, determinado por el reflejo miotático o de estiramiento.

2. REFLEJO MITÓTICO
Es la manifestación más sencilla del funcionamiento huso muscular. Siempre que se estira
bruscamente un musculo la activación de los husos causa la contracción refleja de las
fibras musculares esqueléticas grandes en el musculo estriado y también en los músculos
sinérgicos más íntimamente ligados.
Al producirse una elongación de la fibras intrafusales del huso muscular y una
estimulación de las terminaciones anuloespirales y en ramillete. Los impulsos nerviosos
alcanzan la medula espinal en la neurona aferente y establecen sinapsis con las
motoneuronas alfa grandes situadas en el asta gris anterior de la medula espinal. Los
impulsos nerviosos pasan a través de los nervios motores eferentes y estimulan a las
fibras musculares extrafusales y el musculo se contrae (figura 1).

Figura 1: circuito de neuronal del reflejo miotático

2.1. RECEPTORES DEL REFLEJO MITÓTICO

1
Su receptor es el huso neuromuscular el cual se encuentra en el eje longitudinal del
musculo y sus capsulas de colágeno están en continuidad con los tabiques fibrosos
que separan que separan las fibras musculares. Los husos suelen estar cerca de las
inserciones tendinosas de los músculos, y son muy numerosos.

2.1.1. FIBRAS INTRAFUSALES


Se encuentran dentro del huso (figura 2). Están inervadas por fibras motoras
gamma.
 Fibras en bolsa nuclear: poseen numerosos núcleos en la región
ecuatorial, no hay estriaciones cruzadas en esta región
 Fibras en cadena nuclear: los núcleos forman una única fila longitudinal o
cadena en el centro de cada fibra en la región ecuatorial
2.1.2. FIBRAS EXTRAFUSALES
Se encuentran situadas fuera del huso (figura 2). Están inervadas por
motoneuronas alfa.

2.2. INERVACIÓN SENSORIAL DEL HUSO NEUROMUSCULAR

2.2.1. Fibras Ia o Anuloespirales


Se hallan situadas en el ecuador de las fibras intrafusales. Cuando la gran fibra
nerviosa mielinica perfora la capsula, pierde la vaina de melina, y el axón
desnudo se enrolla espiralmente alrededor delas porciones en la bolsa o cadena
nuclear de las fibras intrafusales (figura 2).
2.2.2. Fibras II o en Ramillete
Se hallan situadas principalmente en las fibras en cadena nuclear a alguna
distancia de la región ecuatorial. Pierde la vaina de mielina al perforar la capsula
y su axón desnudo se ramifica terminalmente (figura 2).

Figura 2: Fibras intrafusales y extrafusales. Terminaciones tipo Ia y tipo II.

2
3. CENTROS DE REGULACIÓN DEL TONO MUSCULAR
El tono muscular es regulado a través de las motoneuronas α y γ. Se puede distinguir una
regulación periférica y una central.

3.1. REGULACIÓN PERIFÉRICA


Participan aferencias cutáneas, articulares y viscerales. Su acción no se ejerce sobre
las motoneuronas, sino a través de interneuronas excitatorias e inhibitorias.
3.1.1. Mecanorreceptores cutáneos: Las aferencias de este facilitan la actividad del
reflejo de estiramiento de los musculos que cubren e inhiben la correspondiente a
las áreas distantes
3.1.2. Nociceptores cutáneos: Activan el tono flexor e inhiben el extensor
3.1.3. Mecanorreceptores articulares: el órgano tendinoso de Golgi inhibe la
contracción del agonista y excita la acción del antagonista.
3.1.4. Aferencias viscerales

3.2. REGULACIÓN CENTRAL


3.2.1. Formación reticular: a través de los tractos retículo espinal y retículo bulbar
la formación reticular puede influir en la actividad de las neurona motoras alfa y
gamma. Por ejemplo; la formación reticular puede modular el tono muscular y la
actividad refleja. La formación reticular ayudada por el aparato vestibular del
oído interno y el tracto vestibuloespinal, desempeña un papel importante en le
mantenimiento del tono de los músculos antigravitatorios.
3.2.2. Núcleos vestibulares: facilita la acción de motoneuronas alfa extensoras y en
menor medida gamma extensoras. Controla tres regiones
3.2.3. Núcleo rojo: actua sobre motoneuronas alfa y gamma, activa los musculos
flexores he inhibe los extensores, principalmente de los miembros superiores
3.2.4. Tectum: actua sobre motoneuronas de musculos del cuello. Coordina
orientación de ojos, coordina movimiento de la cabeza ante estimulos visuales.
3.2.5. Corteza cerebral: cotrola movimientos voluntarios rapidos, en especial de los
extremos distales de los miembros.

4. VÍAS DESCENDENTES DE LA MEDULA ESPINAL

4.1. TRACTOS CORTICOESPINALES


Surgen como axones de las células piramidales situadas en al quinta capa de la
corteza cerebral. Aproximadamente un tercio se origina en la corteza motora primaria
(área 4), un tercio de la corteza motora secundaria (área 6) y un tercio tiene su origen
en el lóbulo parietal (aéreas 1,2 y3); por ende dos tercios de las fibras se originan en
la circunvolución precentral y un tercio se origina en circunvolución poscentral. Dado
que la estimulación eléctrica de diferentes partes de la circunvolución precentral
produce movimientos de distintas partes del lado opuesto del cuerpo, las partes del
cuerpo en esta aérea de la corteza pueden representarse.
La mayoría de las fibras corticoespinales son mielinicas y pequeñas, con una
conducción relativamente lenta

3
Las fibras descendentes convergen en la corona radia y luego atraviesan el brazo
posterior de la capsula interna. Allí las fibras están organizadas de tal modo que se
encuentran más cerca de la rodilla se vinculan con posiciones cervicales del cuerpo,
mientras que las situadas mas posteriormente se relacionan con el miembro inferior.
Luego el tracto continua a través de tres quintos centrales de la base del péndulo del
mesencéfalo, donde las fibras vinculadas con las porciones cervicales del cuerpo
están situadas medialmente, mientras que las relacionadas con la pierna se ubican
lateralmente,
Al ingresar en la protuberancia el tracto es separado en haces por fibras
pontocerebelosas transversas. En el bulbo raquídeo los haces se reúnen a lo largo del
borde anterior para formar un ensanchamiento conocido como pirámide. En la unión
de la medula oblongada y la medula espinal, la mayoría de las fibras cruzan la línea
media en la decusación de las pirámides y entran en el cordón blanco lateral de la
medula espinal para formar el fascículo cortico espinal lateral. Las fibras restantes no
cruzan en la decusación sino que descienden por el cordón blanco anterior de la
medula espinal como fascículo corticoespinal anterior, estas fibras cruzan la línea
media. La mayoría de las fibras corticoespinales forman sinapsis con las neuronas
internunciales, que a su vez forman sinapsis con las neuronas motoras alfa y algunas
motoneuronas gamma (figura 3).

Figura 3: Tracto corticoespinal

4
4.2. TRACTOS RETICULOESPINALES
En todo el mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo existen grupos de
neuronas y fibras nerviosas dispersas que se conocen en conjunto como formación
reticular.
La formación reticular del ´puente y de la medula oblongada da origen a las fibras
reticuloespinales. Los axones que se originan desde la formación reticular del ´puente
descienden homolateralmente como tracto pontorreticuloespinal. Los axones
procedentes de la medula oblongada descienden bilateralmente en los tractos
bulborreticuloespinales. Ambos tractos se localizan en el cordón anterior.
Las fibras reticuloespinales influyen en el movimiento voluntario, la actividad refleja
y del tono muscular, controlando la actividad de las neuronas motoras alfa y gamma
(figura 4).

Figura 4: Tracto reticuloespinal

4.3. TRACTOS TECTOESPINALES


Se originan en el coliculo superior del mesencéfalo. Los axones pasan
ventromedialmente alrededor de la sustancia gris central y se cruza en decusación
tegmental posterior. En la medula espinal, las fibras tectoespinales descendentes se
sitúan cerca de la fisura media anterior terminan predominantemente en segmentos
cervicales. El coliculo superior recibe información visual, y se cree que el tracto
tectoespinal actúa como mediador de movimientos reflejos en respuesta a estímulos
visuales (Figura 5).

5
Figura 5: Tracto tectoespinal

4.4. TRACTO RUBROESPINAL


Se origina en el núcleo rojo del tegmento mesencefálico. Ejerce control sobre el tono
de los músculos flexores de los miembros, siendo excitador para las neuronas motoras
de esos músculos. Los axones que salen de las células del núcleo rojo discurren
ventromedialmente y se cruzan en la decusación tegmental posterior. En la medula
espinal, las fibras tectoespinales descendentes se sitúan cerca de la fisura media
anterior y terminan predominantemente en segmentos cervicales. El coliculo superior
recibe información visual, y se cree que el tracto tectoespinal actúa como mediador de
movimientos reflejos en repuesta a estímulos visuales (figura 6).

6
Figura 6: Tracto rubroespinal

4.5. TRACTO VESTIBULOESPINAL


se originan en los núcleos vestibulares situados en el puente y medula oblongada, en
y cerca del suelo del cuarto ventrículo. Los núcleos vestibulares reciben información
desde el sistema laberintico, vía nervio vestibular, y del cerebelo.
Los axones de las células del núcleo vestibular lateral descienden homolateralmente
como tracto vestibuloespinal lateral, localizado en el cordón anterior. Sirven para
controlar el tono de los músculos extensores en el mantenimiento antigravitatorio de
la postura.
El núcleo vestibular medial contribuye con fibras descendentes al fascículo
longitudinal medial homolateral, también conocido como tracto vestibuloespinal
medial, que se localiza adyacentemente a la fisura media anterior (figura 7).

7
Figura 7: Tracto vestibuloespinal

8
BIBLOGRAFIA

Paeth,B. (2001). Experiencias con el Concepto Bobath. Madrid, España: Editorial


Medica Panamericana.
Bisbe,M., Santoyo,C., & Segarra,v. (2012). Fisioterapia en Neuorlogia. Madrid:
Editorial Medica Panamericana.
Snell,R. (2010). Neuroanatomía Clínica. España: Lippincott Williams & Wilkins.
Turlough,M., Gruener,G., & Mtui,E. (2012). Neuroanatomía Clínica y Neurociencia.
Barcelona, España: Editorial Elsevier Saunders.
Kiernan,J. (2009). El Sistema Nervios Humano una Perspectiva Anatomica. London,
Canadá: Lippincott Williams & Wilkins.
Crossman, A., & Neary,D. (2007). Medula Espinal. En Neuroanatomía(pp. 80-82).
España: Elseiver Saunders.