Você está na página 1de 4

Segunda base: Planificación de las Investigaciones

Una vez identificado el problema, se produce a realizar la fase teórica. Esta


fase influye una etapa en las que el investigador debe comenzar haciendo una
estimación del éxito de su investigación. Es decir en qué medida va a cumplir
algunas de las dimensiones creativa y acumulativa de la investigación o la
toma de decisiones y cambios.

Las generales son las que primero se recurren y orientan hacia otras fuentes
tales como artículos monografías, libros generales.

Los tres tipos de fuentes son:


Referencias generales o preliminares.
Fuentes primarias: son publicaciones en las que los autores informan
directamente los resultados de investigaciones a la comunidad científica.

Fuentes secundarias: en este tipo de publicaciones los autores informan de los


trabajos llevados a cabo por otros autores.

Formulación de los objetivos.


La hipótesis

Los objetivos tienen un carácter más descriptivo que la hipótesis.

Enunciado de la hipótesis

Kelinger (1986) señala dos tipos de hipótesis: la sustantiva o de investigación


y la estadística.

La sustantiva es la que conocemos como la hipótesis de investigación. Y la


estadística es la expresión cuantitativa o numérica de los resultados que espera
observar.

Como observación aparecen dos proposiciones en el enunciado, uno


correspondiente al antecedente y otro relacionado con el consecuente.
Operacionalizacion de la hipótesis
Inicialmente las hipótesis adaptan un carácter conceptual (Roja Soriano,
1982). La define para hacerlas más operativas donde debe convertirlas en
variables observables.

Desarrollo de una hipótesis.


a) Pensamiento inicial:
Esta etapa inicial coincide con lo que denominamos maduración del
problema.

b) Plausibilidad:
La primera revisión de las fuentes bibliográficas mencionadas
anteriormente, recibe al investigador para hacer una valoración del
problema y decidir si procede investigando o no.

c) Elementos de una hipótesis:


En la redacción de las hipótesis aparecen una serie de elementos
estructurales que ayudan al investigador a partir de forma clara y
concisa sus definiciones.

La unidad de análisis.
En toda hipótesis deben estar claramente definidas la unidades de análisis.

Nos referimos a las entidades u objetos cuyo comportamiento se intenta


estudiar.

Las variables.
Son las características cualitativas o cuantitativas de las análisis: es decir son
el atributo, la propiedad o cualidad que pueden estar presentes o ausentes en
un individuo o grupo de individuos.
Los elementos lógicos.
Son nexos que relacionan las unidades de análisis con las variables y a las
variables entre sí.

El cuadro
Hipótesis inductiva
En esta se generan a partir de la observación y de la experiencia.

Las deductivas
Estas tienen un proceso inverso, de arriba abajo. Es decir, el investigador parte
de la teoría. Este tipo de hipótesis llevan a un sistema de conocimientos más
amplio.

Hipótesis nula.
Esta se representa por H0. Es la afirmación de uno o más valores exactos para
parámetros poblacionales.

La alterna.
Está representada por H1. Es la que establece la relación entre variables o la
diferencia entre los tratamiento experimentales.

Estas pueden adaptar dos formas direccional o no direccional. La direccional


expresa la dirección de las posibles diferencias o relaciones respecto a los
valores especificado por la H0.