Você está na página 1de 4

1.

Tipos de principados:
- Principados hereditarios: Han estado siempre dirigidos o gobernados
por un príncipe, de modo que mantenerlos no implica mayor dificultad.
Bastará con seguir manteniendo la organización preestablecida por sus
antecesores. Se trata pues de una forma de gobierno donde el príncipe
adquiere el poder en mérito al legado hereditario de derechos dinásticos

- Principados nuevos: Los principados nuevos pueden ser


completamente nuevos o pueden haber sido anexados a otro reino ya
existente. En este último caso se trata de un principado mixto. Señala
que existen distintas formas para llegar a conseguir gobernar un
principado nuevo:

1. La primera forma es por medio de la virtud y de las propias armas.


2. Por medio de la fortuna.
3. También se puede alcanzar un principiado cometiendo crímenes o
recibiendo el apoyo de los conciudadanos.

- Principados mixtos: Se trata de aquellos territorios que en algún


momento estuvieron anexados a otros estados o dominios y que han
sido incorporados al nuevo principado a través de la conquista.

La consolidación del principado dependerá mucho de las características culturales


del pueblo conquistado:

 Si es un pueblo que tiene el mismo idioma, la misma religión y son de la


misma comarca y, además, se mantienen en lo básico las condiciones
anteriores, salvo la extinción de la dinastía de príncipes que hubo, se hará
más fácil que sea gobernado.
 En cambio, si se trata de un pueblo con lengua, costumbres y régimen
distintos, el principado tiene un gran problema para mantenerse y
consolidarse, sobre todo si la población sometida tiene muchas
expectativas de transformación y desarrollo con el cambio de príncipe. En
este caso, si las expectativas no son satisfechas, surgen las revueltas o
rebeliones; generando un clima de desconfianza en el príncipe, quien no
confía en la población a la que arrebató su territorio como tampoco en su
mismo pueblo.

Formas de principados para alcanzar el poder:

- Principados Civiles: Más que una forma de principado es una manera de


alcanzarlo, en contraposición a la maldad o violencia con que suelen
emplear los particulares para llegar a ser príncipes. En este caso el príncipe
alcanza el poder o llega a gobernar sea por el apoyo del pueblo o por el
de los magnates. En ambos casos las causas y los propósitos son
distintos. Si es el pueblo quien elige, lo que busca es la supresión de la
opresión que sufre; en cambio, si es la clase alta quien lleva al poder al
príncipe, lo hace con la condición de seguir satisfaciendo sus propósitos de
dominación cuando no puede directamente hacerlo. De allí que quien llega
a ser príncipe con el apoyo de los poderosos tenga mayores dificultades
para mantenerse en el poder que aquel que lo hace con apoyo del pueblo.

- Principados Eclesiásticos: Se adquieren ya sea en función a los méritos o


a la fortuna; sin embargo, estos factores dejan de ser condiciones
inescindibles para mantener el poder del principiado. Por el contrario, la
autoridad se sustenta en las instituciones religiosas, independientemente
del modo de vivir y gobernar; es decir, es el poder de la iglesia quien
gobierna. Se trata de principados muy peculiares, en la medida que son
estados que no demandan ser defendidos y los súbditos no son
gobernados. Estos principados son los únicos que disfrutan de tranquilidad
y felicidad. Por ello que sus súbditos no se rebelan contra su señor para
emanciparse.

Medici no es un príncipe hereditario sino nuevo y el principado lo ha


adquirido por Fortuna y armas ajenas (los españoles que destruyeron la
República). El poderío inicial de la familia surgió de la banca. La Banca
Médici fue uno de los bancos más prósperos y respetados en Europa. Con
esta base, adquirieron poder político inicialmente en Florencia, donde
aparecieron ocupando el cargo de gonfaloniero o jefe de la ciudad desde el
siglo XIV (Salvestro di Médici fue gonfaloniero en 1378). Su poder e
influencia se extendió luego en toda Italia y el resto del continente europeo.
Juan de Médici, primer banquero de la familia, comenzó la influencia
del linaje sobre el gobierno florentino, pero los Médici se convirtieron en
cabeza oficiosa de la república en 1434, cuando su hijo mayor Cosme de
Médici tomó entre sus títulos el de Pater Patriae y el de «Gran Maestro». La
rama principal de la familia —formada por sus descendientes— rigió los
destinos de Florencia hasta el asesinato de Alejandro de Médici,
primer duque de Florencia, en 1537. El poder pasó luego a la rama menor de
los Médici —a los descendientes de Lorenzo el Viejo— hijo menor de Juan
de Médici, comenzando con su tataranieto, Cosme I de Médici, II duque de
Florencia (1537-1569) y I Gran Duque de Toscana (1569–1574). En el duque
Cosme I se unen las dos ramas familiares ya que es hijo de Juan de las
Bandas Negras de la rama Popolana y de María Salviati nieta de Lorenzo de
Médici.
-

2. El Príncipe es una narración o una guía.

El príncipe, la obra más conocida de Nicolás Maquiavelo es un escrito


protagonizado por el mismo donde asume el papel de un asesor para una persona
de nombre Lorenzo de Medicis y en este nos narra más que nada una guía que
deben seguir las personas para poder mantenerse en el poder.

3. Qué pensaba Nicolás de la Iglesia y Religión:

En Italia, considerando que la Iglesia como institución no solamente religiosa,


sino política, si se quería que Italia formara una nación no se podía prescindir
de la Iglesia que constituía un Estado, el llamado Estado pontificio, ubicado en
el centro de la península. La Iglesia, es decir, el poder del Pontífice romano es
la causa de la intranquilidad o falta de paz que perturba a los reinos. Denuncia
la doble causa de perturbación que parte de la Iglesia, el afán de poder y de
riqueza. Se refiere al poder del Papa con los términos más duros.

No es necesario que el príncipe posea virtudes, pero es indispensable que


aparente tenerlas. Está bien mostrarse piadoso, fiel, humano, recto y religioso,
y asimismo serlo efectivamente, pero se debe estar dispuesto a irse al otro
extremo si así lo amerita la situación. Los príncipes nuevos, para poder
quedarse en el poder se deben ver arrastrados a obrar contra la fe, caridad,
humanidad y religión.

4. Tema principal de la obra

Trata sobre el poder: cómo alcanzarlo y conservarlo. Dentro de su contexto


histórico se refiere a los principados, que son el tema de la primera parte del
libro. En la segunda habla de la conducta de los príncipes y cómo deben
comportarse para tener resultados exitosos. Pero no hay que perder de vista
que el tema central es el poder, por lo que prácticamente todo lo que se dice
es extrapolable a un plano más amplio.
5. Objetivo principal

El objetivo de Maquiavelo al escribir El príncipe era motivar, educar e inspirar a


un redentor de Italia, un político capaz de hacer grandes cosas, no un líder
hábil y astuto que supiera crear una réplica de un régimen caprichoso como el
que los Medici habían establecido en Florencia. La forma de practicar la
política de los Medici era caprichosa, mezquina e indigna, y resultaba
totalmente incapaz de afrontar los problemas de Italia.