Você está na página 1de 37

RECUPERACIÒN DE ECOSISTEMAS

2
INDICE

I.TITULO……………………….………………………………………………………...2

II .INTRODUCCIÓN………………………...………………………………………….5

III.OBJETIVOS………………………………………………………………………….7

IV.JUSTIFICACION……………………………………………………………….……7

V. MARCOTEORICO…………………………………………………………………..8

CAPÍTULO I: ECOSISTEMAS DEGRADADOS…………………………………….8

1.1. Ecosistemas……….…………………………………………………………..8

1.1.1. Organización de los ecosistemas…………………………………….....9

1.2. Afecciones a los ecosistemas……….……………………………………….11

1.3. Ecosistema degradado…………………………………………………….....14

1.4. Causas y consecuencias de la degradación de ecosistemas…………….…....15

CAPÍTULO II: REGENERACIÓN, PUERTA DE ACCESO PARA LA


RESTAURACIÓN DE ECOSISTEMAS…………….…....................18

2.1. Restauración ecológica…….……….………………………………….…….18

2.1.1. ¿Qué se debe restaurar?.......................…………………………….….19

2.2. Estrategias de mitigación………….……………………….………………..20

2.3. La ecología, base de la restauración ecológica……………………………...22

2.4. Características a medir durante la restauración ecológica…………………..23

2.5. Restauración ecológica en la práctica…………………………………….…25

3
CAPÍTULO III: REGENERACIÓN DE ECOSISTEMAS...………………….….....26

3.1. Cuál es la razón para regenerar…………………………………………...…26

3.1.1. Fuentes de riqueza y bienestar…………………………………….….26

3.1.2. Beneficios directos e indirectos….………………….…………….….28

3.2. Conservación de ecosistemas naturales……………………………………..29

3.3. Razones genéricas que justifican el tratamiento de la recuperación o


mejoras………………………………………..…………………………....31

3.4. Papel de manejo en la regeneración natural…………………...…………….32

3.4.1. Regeneración natural……………………………………….………....33

VI .METODOLOGÌA……………………………………………...……………….......45

VII .REFERENCIA BIBLIOGRAFICA.......................................................................46

7.1 Conclusiones……………………………………………………......……….………47

7.2 Recomendaciones…………...………………………………………..……………..48

4
II. INTRODUCCIÓN

Hoy en día, la mayor parte de los ecosistemas presentan un cierto grado de


degradación, afectando a la vida silvestre nativa o remoción total de la cubierta vegetal
original y sus acompañantes: animales, hongos y microorganismos en la mayoría de los
casos como producto del proceso de ocupación y uso humano.3

Los ecosistemas son entidades naturales que en función de su propia estructura,


composición y funcionamiento, tienen algún grado inherente de resistencia a ciertos
cambios originados por perturbaciones. Por otra parte se ha demostrado que alteraciones
relativamente modestas pueden ser absorbidas de manera autónoma y eficaz por un
ecosistema dado, el cual se orienta hacia una trayectoria similar a la inmediata anterior al
disturbio. Resistencia y resiliencia son propiedades emergentes de los ecosistemas, las
cuales son únicas y propias del conjunto llamado ecosistema.4

El creciente deterioro ha despertado la preocupación de muchos investigadores en


el mundo. Por un lado, buscan frenar el deterioro producto de las actividades humanas, y
por el otro, revertir los daños causados por el mismo. Es así que se han desarrollado y
continúan desarrollándose diferentes estrategias para revertir el deterioro, como
la rehabilitación, reclamación y restauración ecológica, que comúnmente se confunden
entre sí, ya que guardan cierta relación, pero que se diferencian en cuanto a objetivos, metas
y compromisos en la recuperación del ecosistema.7

Restaurar un ecosistema significa que este sea regresado al estado previo a la


degradación, lo cual puede requerir la reconstrucción del suelo, y la colocación de las
especies originales del sitio. En este contexto, el objetivo de la restauración ecológica se
ha definido como a búsqueda de la recuperación de la estructura, funcionalidad y
autosuficiencia semejantes presentada previamente en un ecosistema que ha sido
degradado. A través del proceso de restauración se intenta restablecer los mecanismos

5
naturales de funcionamiento de los sistemas forestales, poniendo en marcha los
componentes críticos de recuperación y siguiendo las pautas de la sucesión secundaria.2

La restauración ecológica debe entenderse como una muestra de solidaridad


transgeneracional, dirigida hacia la población humana que en un futuro también necesitará
recurrir a los ecosistemas naturales para subsistir.4

En la presente monografía se abordan conceptos de mayor importancia en la


restauración de los ecosistemas degradados. Consta de tres capítulos, los cuales agrupan
temas complementarios relacionados. En el primer capítulo, se aborda un contexto
generalizado, haciendo énfasis en el impacto que produce la degradación en el ecosistema.
En la segunda parte, se plantean algunas alternativas de regeneración ante el problema.
Finalmente se analiza la importancia del por qué se debe iniciar un plan de regeneración
de ecosistemas degradados.

6
III. OBJETIVOS

 Definir conceptos y afianzar conocimientos relacionados con la


degradación de los ecosistemas y su restauración.

 Conocer las principales causas y consecuencias de la degradación de los


ecosistemas, provocadas, generalmente, por acción del hombre.

 Conocer la importancia que tiene la restauración de los ecosistemas degradados


para su recuperación, orientándola a su estado previo a la perturbación, propiciando
la conservación de los mismos y perpetuación de las especies nativas.

 Proponer alternativas de restauración de ecosistemas degradados para recuperar su


funcionamiento, dinámica y estructura.

IV. JUSTIFICACION

7
V. MARCO TEORICO

CAPÍTULO I. ECOSISTEMAS DEGRADADOS

Ecosistema degradado en la Cordillera de Colán - Utcubamba


1.1. ECOSISTEMAS:

Un ecosistema está formado por todos los organismos que viven en una comunidad y
por todos los factores abióticos con los que estos interactúan. El ecosistema se puede
definir como la unidad básica funcional de la ecología, constituido por dos
componentes bien definidos. Biotopo o medio físico y la biocenosis o conjunto de
seres vivos que lo habitan. Entre estos dos componentes se establecen numerosas y
con frecuencia complejas interacciones. Según Abellán, el ecosistema se define como
“la comunidad biótica y su ambiente abiótico funcionando como un sistema”
(Abellán, 2006).

Una de las características generales más importantes de los ecosistemas es la


delimitación de los mismos: la superficie ocupada por un ecosistema suele tener una
delimitación física o biológica más o menos diferenciado, o dicho de otra forma, el
espacio ocupado por un ecosistema presenta cierto grado de homogeneidad desde el

8
punto de visto topográfico, climático, zoológico, botánico, edafológico, hidrológico y
geoquímico. Por tanto, se puede identificar simultáneamente como unidad y sistema.1

Sin embargo, dicha delimitación no significa que los ecosistemas se suceda de forma
brusca en la naturaleza, por el contrario ocurre con más frecuencia que los cambios en
las condiciones físicas o biológicas que anuncia el paso de un ecosistema a otro tengan
lugar de forma progresiva. Se suele hablar así de ecotono, como la zona de transición
entre dos ecosistemas; en esta zona el número de taxones suele incrementar, al confluir
condiciones procedentes de los dos ecosistemas que entran en contacto. 1

Según (Abellán, 2006), los ecosistemas, si bien tienen delimitación propia, no dejan
de ser sistemas abiertos. Además mantienen constantemente cambios de materia y
energía con el exterior. El ingreso de luz solar como fuente principal energética, la
participación de los ecosistemas en los ciclos biogeoquímicos, la emigración e
inmigración de organismos constituyen en la mayor parte de los casos, intercambios
imprescindibles para la supervivencia del ecosistema.

Los ecosistemas, salvo excepciones, con frecuencia provocadas por el concurso de


algún factor externo, muestran una organización compleja: tanto su estructura como
su funcionamiento obedecen a complicados patrones. Es precisamente dicha
complejidad del ecosistema la que los convierte en un sistema altamente vulnerable a
agresiones externas.1

La materia y la energía se movilizan a través de los ecosistemas por transferencia de


sustancias durante la fotosíntesis y por las relaciones alimentarias. Sin embargo, dado
que la energía, a diferencia de la materia, no puede ser reciclada, el ecosistema debe
recibir energía de forma constante de una fuente externa, en la mayoría de los casos,
el sol. La energía fluye a través los ecosistemas, mientras que la materia se recicla en
ellos. 2

1.1.1. Organización de los ecosistemas:

El medio físico constituye el marco donde han de vivir los organismos, por lo que
su vida queda determinada por las condiciones impuestas por este: todas las
acciones y funciones vitales de los organismos están expuestas a dicha acción
ambiental.2

9
Un organismo está adaptado a un ambiente cuando es capaz de sobrevivir, crecer y
reproducirse bajo las condiciones expuestas a dicho ambiente. A pesar de la
naturaleza ambiente del medio físico, los organismos necesitan en general un
ambiente interno relativamente constante. Esto se consigue a través de un
intercambio continuo de materia y energía entre el organismo y su ambiente físico
externo. El mantenimiento de las condiciones internas dentro de un rango que el
organismo puede tolerar se denomina homeostasis. 1

Para un organismo cualquiera se puede establecer un rango de tolerancia para un


factor ecológico (elemento biótico o abiótico susceptible de actuar directamente
sobre los seres vivos) determinado, es decir, el rango de variación de dicho factor
dentro del cual éste puede vivir. Los límites del rango de tolerancia vienen
determinados por el mínimo crítico y el máximo nivel de tolerancia. Valores del
factor situados por debajo o por encima, respectivamente, de estos límites
imposibilitan la supervivencia del organismo y determinan su área de distribución.1

Además se puede hablar de un valor umbral y un valor óptimo. Se denomina valor


umbral a aquel por encima o por debajo del cual un taxón puede sobrevivir pero no
reproducirse. El organismo se encuentra al límite de sus posibilidades y los recursos
se invierten en su totalidad en el mantenimiento de las condiciones internas dentro
del rango necesario para vivir (Abellán, 2006). El valor óptimo es aquel bajo el cual
el organismo puede optimizar el desarrollo de sus funciones vitales. Generalmente
el paso del valor óptimo hacia los valore umbrales por la reducción progresiva en
la abundancia del taxón.

En el caso del biotopo los factores ecológicos que mayor relevancia tienen a la hora
de determinar los patrones de distribución y adaptaciones de plantas y animales son:
la temperatura, disponibilidad de agua y condiciones de luz y en el caso de los
vegetales, factores edáficos. La modificación de cualquiera de estos factores
conlleva a cambios en la frecuencia y abundancia de las especies y en la
composición de la comunidad biológica que habita en un ecosistema. 1

Temperatura: ejerce una influencia determinante sobre la actividad enzimática y


hormonal que regula los procesos fisiológicos de vegetales y animales. El agua
resulta imprescindible para la vida. En general se admite que la formación vegetal

10
dominante de una zona está condicionada por el tipo de régimen hídrico. Por el
contrario será la temperatura el factor determinante de las asociaciones
(comunidades definidas por similitud florística) dentro de una formación. Entonces,
la temperatura definirá la selva o la taiga, la sabana o la estepa.

Luz: es imprescindible como fuente de suministro energético en la mayoría de los


ecosistemas. Entre ellos se puede distinguir especies esciófilas o heliófilas.
También juega un papel fundamental sobre los reguladores del crecimiento, la
maduración de las gónadas y la germinación.

Factores edáficos: tiene extraordinaria importancia para las plantas; la estructura


y textura del mismo determinan la fracción de agua edáfica disponible para las
plantas, las propiedades químicas del suelo afectan decisivamente la capacidad de
absorción de nutrientes minerales.

1.2. AFECCIONES DE LOS ECOSISTEMAS:

En la actualidad los ecosistemas están sujetos a diversos factores de estrés,


ocasionados por actividades humanas que provocan cambios ecológicos considerables
o que limitan el desarrollo de las comunidades naturales, y que pueden ser de
naturaleza física, química o biótica. 4

Las afecciones físicas se refieren al daño mecánico que puede ocurrir sobre los
ecosistemas, y que afecta a uno o más de sus componentes. Un ejemplo de estrés físico
provocado de forma natural es el causado por los huracanes, mientras que uno
provocado por el hombre es la fragmentación de los ecosistemas.4

La fragmentación consiste en un proceso de rompimiento de la continuidad de los


ecosistemas o hábitat, y que los convierte en parches aislados y pequeños, lo cual tiene
al menos dos consecuencias evidentes (Sánchez, 2005).
La reducción del área total de un tipo de hábitat dentro del paisaje, o incluso la pérdida
total de la misma.La confinación del hábitat restante, dentro de esos parches, pequeños
y aislados.

11
Las afectaciones químicas son provocadas por la presencia de compuestos químicos
ajenos a los que se presentan de forma natural en los ecosistemas. Estos compuestos o
contaminantes son sustancias que ocurren en el ambiente como resultado, al menos en
parte, de las actividades del hombre y que tienen un efecto nocivo en los organismos
vivos. 4

La contaminación es una de las principales afecciones a los ecosistemas, y ocurre por


la liberación de sustancias ajenas a los mismos en cualquiera de sus distintos estados:
solido, liquido o gaseoso, y pueden propagarse en distintos medios, afectando directa
o indirectamente a los ecosistemas, no sólo en los organismos que entran en contacto
directamente con el contaminante, sino también pueden tenerlo en aquellos que a su
vez interaccionen con los organismos contaminados. Por ejemplo, las selvas sufren
desecamiento como consecuencia del cambio climático producido por la sequía
ocasionada a causa de la deforestación, además de los efectos de invernadero que se
sufren como consecuencia de la acumulación de las emisiones de gases, como los
compuestos cloro-fluoro-carbonados que han destruido la capa de Ozono.3

Si consideramos que todos los ecosistemas se encuentran interconectados a lo largo de


los paisajes, la contaminación en un ecosistema terrestre puede tener efectos no solo
dentro de los mismos ecosistemas terrestres, sino entre éstos y los acuáticos. Otro
ejemplo es la combustión rápida provocada por incendios y explosiones, durante
guerras o actividades relacionadas con las mismas.

Las afecciones bióticas provocadas por modificaciones o alteraciones a los


componentes vivos dentro del ecosistema, ocurren afectando una o más poblaciones
de especies nativas dentro del ecosistemas, o bien, por la introducción de especies o la
propagación de las mismas propiciando que se conviertan en invasoras.4

Un ejemplo es la eliminación de especies clave dentro de un ecosistema, por ejemplo,


las dominantes o codominantes en la estructura vegetal de las comunidades, lo cual
puede facilitar el incremento de poblaciones de otras especies codominantes o incluso
de especies invasoras.3

12
Otro ejemplo puede ser la eliminación de ciertas especies reguladoras de la estructura
vegetal, que controlan el tamaño poblacional de otras especies, o que influyen en la
estructura de las comunidades vegetales o animales como por ejemplo, los grandes
herbívoros o carnívoros.4

En el caso de las especies invasoras, ocurren un proceso mediante el cual una o más
especies introducidas se propagan dentro de un ecosistema y desplazan o incluso
eliminan a las especies nativas locales, modificando la estructura de la comunidad y la
dinámica del ecosistema, e incluso alterando la estructura del medio físico. Este tipo
de afección puede cambiar un hábitat entero, haciendo inhóspito incluso, para la
comunidad natural original.3

En general muchas de las especies introducidas, llevadas de forma natural o por el


hombre a una región fuera de su ámbito de distribución original, puede tener efectos
adversos sobre la flora y fauna nativa, a través de la competencia por recursos (luz,
agua, nutrientes, espacios, entre otros), inhibiendo su crecimiento.3

Así mismo, las plantas y animales recién llegados no tienen enemigos naturales que
limiten su desarrollo en los nuevos sitios y su multiplicación puede ser explosiva. Otras
veces las nuevas especies están mejor adaptadas a las condiciones del nuevo ambiente
que las propias especies que ahí evolucionaron, y acaban desplazando a éstas,
poniendo en peligro la existencia de especies autóctonas y de alto valor cultural
(Sánchez, 2005).

Entre las plantas introducidas, uno de los ejemplos más impresionantes es el del pirú
(árbol muy abundante en el altiplano mexicano), sobre todo en suelos derivados de
cenizas volcánicas. Se dice que esta planta fue introducida desde el Perú por el virrey
Antonio de Mendoza durante el siglo XVI; se adaptó tan perfectamente a las
condiciones del altiplano mexicano que ahora es prácticamente el único árbol que se
puede encontrar sobre enormes extensiones dedicadas a la agricultura en valles como
el de Puebla y Pachuca. Es posible que esta planta haya sido en parte responsable de
la desaparición de la flora arbórea nativa de estas regiones, ya que sus semillas son
eficientemente dispersadas por algunas aves migratorias que regurgitan las semillas

13
después de que han solubilizado los azúcares que las cubren (Vásquez & Orozco,
1996).

Existen distintas denominaciones para las especies introducidas de acuerdo a su origen


y afectación que producen las por ejemplo especies invasoras, especies ferales y
recientemente, a partir del desarrollo biotecnológico, se incluyen también a los
organismos transgénicos.3

1.3. ECOSISTEMA DEGRADADO:

La degradación del ecosistema es un


problema ambiental que disminuye la
capacidad de las especies para subsistir.
Esta degradación ocurre de diferentes
formas y se manifiesta en una disminución
de la riqueza de los ecosistemas así como
en su diversidad biológica y en los bienes
y servicios que pudieran ofrecer,
afectando especies autóctonas y/o Fotografía de un ecosistema degradado en la
migratorias. El ecosistema, mientras no se Amazonía

degrada, representa una fuente de riqueza para la sociedad y de allí la importancia de


conservarlo en buenas condiciones (Andrés, 2009).

En condiciones naturales los ecosistemas poseen características que les permiten


responder por sí mismas ante las perturbaciones que constantemente ocurren en el
medio ambiente y que causan destrucción física, como incendios, tala, huracanes,
sequía, inundaciones, invasión de especies, pastoreo, contaminación, etc. Un
ecosistema, dependiendo de la intensidad y duración de las perturbaciones
ambientales, responde a las a perturbaciones a través de la sucesión ecológica, que es
un proceso autoregenerativo por el cual recupera su estructura y función original. 3

Las propiedades del ecosistema que están directamente relacionadas con su respuesta
ante las perturbaciones son la resilencia, resistencia, elasticidad y fragilidad, aunque

14
estas propiedades varían dependiendo de las características particulares de cada
ecosistema.3

En algunos casos, los daños ocasionados al ecosistema son demasiado severos debido
a que la o las perturbaciones son demasiado intensas o se prolongan por demasiado
tiempo y afectando seriamente los procesos sucesionales, lo cual disminuye la
habilidad para recuperarse en forma natural. En estos casos, cuando la perturbación es
demasiado intensa, la remoción de la causa perturbadora puede no bastar para lograr
su recuperación si la frecuencia e intensidad de las perturbaciones es demasiada las
propiedades del ecosistema pueden verse seriamente modificadas o afectadas, incluso
puede causar deficiencias en la disponibilidad de agua, pérdida de la capa de suelo con
el subsecuente detrimento en nutrientes y materia orgánica lo que provoca la
degradación del ecosistema.3

Un ecosistema degradado es aquél que presenta una modificación en su estructura y


funcionamiento original como consecuencia de severas perturbaciones que reducen su
capacidad de autoregenerarse.5

Cuando la intensidad de las perturbaciones ocurridas a un ecosistema es de gran


magnitud o se prolongan por largos periodos de tiempo, éstas pueden llegar a abatir
las características físicas o bióticas del mismo, impidiendo que recupere su estructura,
composición de especies y funcionalidad, provocando con esto su degradación.5

1.4. CASUSAS Y CONSECUENCIAS DE LA DEGRADACIÓN DE LOS


ECOSISTEMAS:

En general, las perturbaciones que sufren los ecosistemas son producidas por las
actividades humanas, por procesos naturales (causas biogeofísicas), o por una
combinación de ambas. Sin embargo, en la actualidad, las actividades humanas han
llegado a convertirse en la causa principal de esta degradación (Vásquez & Orozco,
1996). Esta afectación puede ocurrir de forma directa o indirecta a los ecosistemas a
través de actividades tales como:

15
La ganadería extensiva y la agricultura, tanto itinerante como intensiva, junto con
los impactos que de ellas se derivan, se cuentan entre las causas principales del avance
de la frontera agrícola sobre los bosques. Estas causas contribuyen a la degradación de
los ecosistemas aumentando la deforestación. Más tierra está siendo deforestada para
la agricultura y ganadería comercial y debido a la sobreexplotación de los bosques para
madera y electricidad.6, 3

El sobrepastoreo y la extracción de leña por parte de las comunidades rurales han


colaborado en la desertificación de la región.

Otro problema son las quemas no


controladas que se dan bien sea para
preparar el terreno para actividades
agrícolas o para eliminar el bosque para
el desarrollo ganadero. Mediante esta
práctica se elimina la cubierta orgánica
del suelo, haciéndolo más susceptible a
la erosión tanto eólica como hídrica.
Incendio forestal en España
Además, las quemas generan problemas
de salud y disminuyen la estética del paisaje. También está el caso de las quemas
accidentales o naturales que afectan áreas de bosque natural.3

La construcción de caminos sin medidas adecuadas de drenaje o en territorios que


propicien la penetración y el asentamiento de pobladores, significan factores altamente
tensionantes a los ecosistemas, sobre todo aquellos que por sus condiciones de clima
y características de suelos y aguas son sumamente frágiles.3
La minería y la extracción de materiales para la construcción sin tomar en
consideración medidas de mitigación ocasionan un fuerte cambio en el paisaje natural,
degradando a su vez valiosos ecosistemas.3

La apertura indiscriminada de vías de comunicación y las talas de maderas valiosas


para usos comerciales aceleran además el empobrecimiento interior de los parches
forestales remanentes. Pero no solo sufren los bosques, porque ni las praderas ni los
matorrales que cubrían las áreas con limitaciones naturales para sustentar formaciones

16
boscosas se han librado de la degradación, especialmente en las zonas áridas y
semiáridas. 6

La degradación ha progresado a través


de la fragmentación del sistema, de la
pérdida de biodiversidad, de la
contaminación del agua, del incremento
de la extensión y recurrencia de los
incendios y de la severa alteración de los
suelos (Andrés, 2009).
Área deforestada en la región San Martín

El deterioro de los ecosistemas se agudiza debido a la poca presencia institucional que


existe en el territorio, bien sea por limitaciones técnicas, económicas o por la
combinación de ambas. Esto permite que las leyes vigentes en cuanto a regulación y
control del uso de los recursos naturales no se cumplan. La sociedad civil participa de
manera limitada, y en muchos caso muy tímidamente o con marcada apatía, en el
control del uso y aprovechamiento de los recursos naturales.3

17
CAPITULO II. LA REGENERACIÓN: PUERTA DE ACCESO PARA
LA RESTAURACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS

2.1 RESTAURACIÓN ECOLÓGICA:

En términos generales restauración se refiere a reparar, arreglar o traer de nuevo a su


estado primitivo alguna cosa que se encuentra deteriorada, devolviéndole su forma o
estado originales. En particular, la restauración ecológica se refiere al proceso de
recuperar integralmente un ecosistema que se encuentra parcial o totalmente
degradado, en cuanto a su estructura vegetal, composición de especies, funcionalidad
y autosuficiencia, hasta llevarlo a condiciones semejantes a las presentadas
originalmente, sin dejar de considerar que se trata de sistemas dinámicos que se
encuentran en influenciados por factores externos que provocan que las características
anteriores varíen dentro de un rango a lo largo del tiempo.7

En otras palabras, restauración ecológica se define como el proceso de acelerar la


recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, con el objetivo final de que sea
autosuficiente y capaz de recuperarse después de perturbaciones naturales. La
restauración ecológica trata de devolver al ecosistema perturbado a un estado lo más

18
parecido posible a su condición natural y sin que necesite en el futuro de más
intervenciones humanas; debe estar integrado en el entorno y ser autosuficiente.
Algunos ecosistemas son capaces de recuperarse por sí mismos, simplemente con la
eliminación del factor causante de la perturbación, pero en otros casos, en los que la
degradación ha sido mayor, es necesario diseñar estrategias de restauración. Es posible
también, que el ecosistema haya sido tan extremamente perturbado que no sea posible
su restauración completa.8

Los ecosistemas deteriorados pueden producir bienes y servicios para la sociedad, tal
como sucede con los cultivos. Un ecosistema degradado pierde toda capacidad de
generar bienes o servicios e impulsa la alteración de nuevos ecosistemas para satisfacer
las necesidades de poblaciones crecientes tal como ocurre con las tierras marginales o
desertizadas.8

2.1.1 ¿Qué se debe restaurar?

El nivel de alteración de un área es la resultante entre la distribución espacial y


temporal de los disturbios, los condicionantes, y la sucesión natural. Este nivel de
alteración junto con la importancia del área en términos del sostenimiento de las
poblaciones humanas asociadas, es definitivo a la hora de seleccionar los sitios
que se van a restaurar, así como los objetivos del proyecto.

Con base en esta selección puede afirmarse que existen dos condiciones "ideales"
en el desarrollo de proyectos de restauración: se restauran las áreas en que se pueda
a partir del nivel de alteración, las limitaciones de tiempo y presupuesto y se
restauran áreas en que se deba a partir de su importancia en el sostenimiento de las
comunidades locales y regionales y de la biota en general. Debe aclararse que en
realidad surge una variante y es que se restaura lo que se quiera con base en la
voluntad de los actores sociales que influyen en la región donde se va a intervenir.
No está de más mencionar que esta variante debería ser coherente con las dos
condiciones anteriormente citadas.8

19
2.2 ESTRATEGIAS DE MITIGACIÓN:

En la actualidad se han desarrollado distintas estrategias, con la finalidad de controlar,


mitigar o revertir los efectos de la degradación en los ecosistemas. Entre ellas se
encuentran la restauración, la rehabilitación, el saneamiento, el reemplazo y el
recubrimiento vegetal. 9, 10

Dichas estrategias varían en cuanto al grado de recuperación de los ecosistemas


degradados, por ejemplo, ya sea que busquen recuperar una estructura de la vegetación
semejante a la original, sustituirla por una vegetación completamente distinta, o bien
sólo aplicar de medidas que frenen la degradación, pero sin relacionarse en forma alguna
con la recuperación del ecosistema o de sus atributos de diversidad y estructura 10
La restauración busca recuperar la estructura, funcionalidad y autosuficiencia
semejantes a las presentadas originalmente en un ecosistema que ha sido degradado.
Esto implica que el terreno sea regresado precisamente al estado previo a su
degradación, lo cual requiere reconstruir el suelo y colocar a las especies originarias del
sitio. 11

En el caso de la rehabilitación, se trata de una estrategia encaminada a la recuperación


parcial del ecosistema, que busca el restablecimiento de algunos de los elementos
funcionales o estructurales del sitio, así como la inclusión de algunos mejoramientos
visuales, como la replantación para prevenir la erosión, pero sin llegar a recuperar los
atributos originales del sitio. 16

El saneamiento o reclamación se aplica en sitios severamente degradados por


actividades agresivas (como las minas a cielo abierto), a los cuales se pretende dar un
uso diferente al original que causó el daño, aunque en algunos casos puede tomarse
como un primer paso en un proyecto de restauración o bien dentro de una
rehabilitación.9

Se denomina reemplazamiento vegetal al proceso por el que se induce la formación de


un ecosistema diferente al original, aunque pueda encontrarse fuera de su ámbito
histórico de distribución y en condiciones distintas a las presentadas en forma natural.

20
Sin embargo, en este caso no se considera el efecto que este proceso pueda tener sobre
los remanentes de vegetación nativa o sobre los ecosistemas locales supervivientes. 9, 14

Finalmente, el recubrimiento vegetal o revegetación puede implicar sólo el


reforzamiento de algunos procesos como la sucesión vegetal, la productividad, la
ecología del suelo, la incorporación de nutrientes, entre otros, donde se busca permitir
que el sistema regrese por si sólo a su estado original utilizando especies nativas para el
recubrimiento. Como puede observarse, la restauración ecológica es la más ambiciosa
de las estrategias mencionadas, ya que su objetivo es recuperar al ecosistema original y
contribuir a un manejo sustentable de los recursos. 9, 14

Las estrategias que se apliquen en cada caso para controlar problemas de degradación
dependerán de características y/o procesos que se busque recuperar dentro de un
ecosistema. Es importante señalar que cada caso debe analizarse en lo particular, dado
que no hay dos ecosistemas que sean iguales.

Funcionamiento
del ecosistema Restauración
Ecológica
ECOSISTEMA Recreación o ECOSISTEMA
DISTINTO AL reemplazamient ORIGINAL
ORIGINAL o
Biomasa Y Contenido De Nutrientes

Representación
Reclamación o
saneamiento de las distintas
estrategias para
Rehabilitación controlar los
procesos de
degradación en
Recubrimiento vegetal o
ecológico los ecosistemas
y su relación
con la
recuperación
del ecosistema
Especies Y Relieve
Remediación
ECOSISTEMA
DEGRADADO
Negligencia

Negligencia Estructura
Del
Ecosistema

Representación de las distintas estrategias para controlar los procesos de degradación en los ecosistemas y su
relación con la recuperación del ecosistema.

21
2.3 LA ECOLOGÍA, BASE DE LA RESTAURACIÓN ECOLÓGICA:

Tanto al inicio como durante el desarrollo de los proyectos de restauración ecológica,


es importante considerar que al ser el ecosistema la unidad a recuperar tanto en
estructura como en funcionalidad, los trabajos de restauración deben apoyarse
principalmente en la teoría ecológica. Por ello, algunos autores mencionan que la
restauración ecológica es una “prueba del ácido” para la teoría ecológica, ya que no
sólo se apoya en los conceptos y teorías desarrolladas en ecología, sino que los pone a
prueba.17

La restauración ecológica puede involucrar tanto la recuperación de las características


naturales originales del ecosistema como la mitigación de disturbios de origen humano
que pueden actuar a varios niveles de organización. Por tanto, la disciplina de la
restauración implica la utilización de conceptos derivados a partir de diversas ciencias
que estudian al ecosistema en el aspecto físico (geografía, geología, edafología,
ecología del paisaje, hidrología, por mencionar las más comunes), como biótico
(biología, ecología, ciencias forestales, genética, agronomía, veterinaria, entre otras),
así como disciplinas derivadas de las mismas, como la ecología del paisaje, la ecología
de suelos, y biología de la conservación, entre otras.27

Considerando los distintos tipos de afectaciones que influyen sobre los ecosistemas,
es posible entender porqué muchos de los problemas ocasionados por las actividades
humanas, y que debe enfrentar la restauración ecológica, no pueden resolverse sólo a
la luz de la teoría ecológica, sino que, en muchos casos, deben considerar
conocimientos desarrollados por otras disciplinas que buscan específicamente
controlar, mitigar y/o revertir los efectos de la degradación en los ambientes naturales,
y que cuentan con los conocimientos adecuados para propagar, reincorporar y manejar
las especies de regreso en su ambiente. Por tal motivo, es indispensable comprender
los conocimientos provenientes de la ecología para restaurar un ecosistema, pero no
debemos restringirnos sólo a la teoría ecológica en la resolución de problemas de
restauración.

Otra consideración importante es que la mayor parte de la teoría ecológica se ha


enfocado a la explicación de fenómenos y comportamientos de los ecosistemas, en

22
condiciones naturales y distintos niveles de organización (individuo, especie,
población, comunidad y ecosistema), respecto de las afectaciones producidas por
procesos naturales como caída de árboles, huracanes, incendios naturales, entre otros.

Por tal motivo, en general, los estudios relacionados con los efectos producidos como
consecuencia de afectaciones ocasionadas por actividades humanas como la
contaminación sólida o líquida, el cambio de uso del suelo, la propagación de especies
invasoras, el efecto de especies introducidas, la eliminación selectiva de una especie,
incendios provocados, entre otros, se encuentran con menor desarrollo dentro del
campo de la ecología. Sin embargo, y afortunadamente, estos temas han sido
abordados por otras disciplinas como la biología de la conservación, la ecotoxicología,
la agronomía, las ciencias forestales, la ingeniería ambiental y la ingeniería química,
entre otras.

Por ello, considerar la resolución de problemas de restauración ecológica solamente a


la luz de la teoría ecológica puede limitar considerablemente nuestra capacidad para
resolver la gran variedad de problemas generados por las actividades humanas.
Durante la resolución de problemas de restauración conviene considerar primeramente
el tipo, las características, intensidad y magnitud de los impactos que afectan a los
ecosistemas, ya que la combinación de afectaciones producto de un desarrollo
tecnológico y de procesos naturales, puede sobrepasar la capacidad del sistema para
responder a ellas como lo haría ante perturbaciones naturales. Por ejemplo, el uso de
maquinaria, la presencia de compuestos artificiales, en combinación con la dispersión
de plantas y animales que resultan exóticos para distintos sitios, afectan a diferentes
niveles a los ecosistemas.

2.4 CARACTERÍSTICAS A MEDIR DURANTE LA RESTAURACIÓN DE UN


ECOSISTEMA:

La sustentabilidad de la comunidad reconstruida, que se refiere a la capacidad de la


comunidad para producir un número suficiente de individuos de distintas especies, que
se reproduzcan y establezcan en el área restaurada a lo largo del tiempo.

23
La susceptibilidad a la invasión de especies o invisibilidad, que involucra la resistencia
del nuevo sistema a la llegada y propagación descontrolada de especies exóticas o
provenientes de la misma comunidad.

La productividad, que en este caso evalúa si la comunidad restaurada es tan productiva


como la original.

La retención de nutrientes, es decir, si una proporción adecuada de los nutrientes producidos


por la comunidad es retenida dentro del sistema y éstos no se pierden a lo largo del tiempo.

Las interacciones biológicas, que deben ser similares dentro de la comunidad restaurada
respecto de las del ecosistema original.

La sucesión ecológica, que en este caso de la restauración ecológica, consistiría en determinar


si los procesos mediante los cuales las comunidades del ecosistema responden a las distintas
afectaciones como ocurre en condiciones naturales.

La existencia y la estabilidad de interacciones bióticas que, para algunos ecosistemas, pueden


ser de mayor importancia en su funcionamiento, como la polinización, la competencia, etc.,
por mencionar sólo algunos. 19

Los atributos que presentan durante su ciclo de vida los distintos organismos nativos que se
busca introducir y los posibles efectos que puede tener esa acción, planificando los
mecanismos más adecuados para su manejo.

La diversidad, la composición de especies y la dominancia o dominancia características para


cada ecosistema.

Los regímenes de disturbio naturales que formen parte de la dinámica natural del ecosistema;
como por ejemplo, la presencia de incendios naturales que pudieran intervenir en la
regulación de las poblaciones de algunas especies y que, de no presentarse, podrían provocar
que las especies sean potencialmente invasoras; o bien, si la presencia de esas
conflagraciones promueve la germinación de semillas de otras especies.21,20

24
Los efectos de ladera que puedan influir en la estructura y composición de especies, por
ejemplo, los efectos de la inclinación y la orientación de las laderas respecto al sol.22

Las relaciones al nivel del paisaje entre el ecosistema y los ecosistemas aledaños, así como
las relaciones dinámicas dentro del mismo y que pueden abordarse con el enfoque de la
ecología del paisaje. 23

2.5 LA RESTAURACIÓN ECOLÓGICA EN LA PRÁCTICA:

Durante los trabajos de restauración podemos mencionar, en general, cinco pasos que
pueden seguirse. 24
1) terminar con la causa de la afectación
2) mitigar los efectos producidos por la misma.
3) llevar al sistema a condiciones semejantes a las que se presentaban en algún
estadio sucesional previo
4) reincorporar elementos bióticos o abióticos originales al sistema y,
5) monitorear y modificar de forma iterativa los trabajos de restauración,
dirigiendo el proceso sucesional de manera congruente con el objetivo de ésta.

Un primer concepto con el que conviene familiarizarse al restaurar es el de la mitigación,


que se refiere a la aplicación de una serie de acciones que ayuden a atenuar o aminorar
el deterioro ambiental ocasionado por las actividades humanas. Dentro de las medidas
de mitigación pueden aplicarse cualquier tipo de estrategias como las mencionadas
anteriormente.

Por ejemplo, en un sitio contaminado, una estrategia de mitigación se aplicaría


particularmente a los suelos o aguas del lugar y puede consistir en un conjunto de
acciones necesarias para llevar a cabo la limpieza de una descarga o sospecha de
descarga de contaminantes, que incluya, aunque no se limite, a la realización de una
evaluación preliminar, investigación del sitio, determinación del alcance del problema,
estudio de factibilidad y acciones correctivas 25

Respecto de la remediación, este término se refiere a todas aquellas técnicas o


actividades que tengan como finalidad eliminar las sustancias contaminantes que han

25
sido vertidas en un medio físico como el agua, el suelo o el aire, independientemente de
si se trata de un área natural conservada o modificada por el hombre. 26

El conocimiento de características funcionales de un ecosistema dado, resulta útil para


conocer la dinámica natural del mismo y tratar de determinar si las respuestas del
sistema a la manipulación responden como lo harían en condicionen naturales, por
ejemplo, a través de la sucesión ecológica, o si se ha producido una afectación de tal
magnitud que haya modificado las características del sistema y pueda contraponerse a
los esfuerzos de restauración. 20

Antes de iniciar la restauración en un sitio afectado es conveniente tener presente que


se trata con un sistema dinámico, que no se encuentra aislado del resto del entorno. En
cada sitio que se busca restaurar se dan gran cantidad de interacciones, tanto entre las
distintas especies que lo conforman y el medio abiótico que contiene, como con otros
ecosistemas que pueden compartir el mismo entorno paisajístico e, incluso, con algunas
porciones modificadas por el hombre dentro del mismo paisaje.15

Un trabajo de restauración ecológico no requiere una especialización en cada una de las


disciplinas que estudian los factores abióticos como la geografía, geología, edafología,
hidrología; o en los factores bióticos como la biología como la botánica, zoología,
ecología u otras, sino conocer la importancia del trabajo multidisciplinario y abordar
con un enfoque global un problema que podemos considerar multidimensional, sin
centrarse y en un solo aspecto del mismo. 18

26
CAPÍTULO III. LA REGENERACIÓN DE ECOSISTEMAS

3.1 ¿CUÁL ES LA RAZON PARA REGENERAR?

3.1.1 Fuentes de riqueza y bienestar:


Los ecosistemas no son únicamente ensamblajes de especies se trata más bien de
sistemas combinados de materia orgánica e inorgánica y fuerzas naturales que
interactúan y se transforman. La energía que mantiene el sistema en funcionamiento
proviene del sol: la energía solar es absorbida y convertida en alimento por plantas
y otros organismos que realizan la fotosíntesis y que se encuentran en la base misma
de la cadena alimentaria. El agua es el elemento crucial que fluye a través del
sistema. La cantidad de agua disponible, junto con los niveles extremos de
temperaturas y la luz solar que un determinado sitio recibe, determina en lo
fundamental el tipo de plantas, insectos y animales que habitan en ese lugar y la
manera en que se organiza el sistema.

Los ecosistemas son dinámicos y se regeneran constantemente, reaccionando ante


perturbaciones naturales y la competencia entre especies. Lo que determina el
paquete particular de bienes y servicios que cada ecosistema ofrece es la interacción
compleja que tiene lugar localmente entre el medio ambiente físico y la comunidad
biológica que los habita: tal interacción es también la que hace a cada ecosistema
único y vulnerable.27

27
3.1.2 Beneficios directos e indirectos:
Los beneficios que los seres humanos obtienen de los ecosistemas pueden ser
directos e indirectos. Los beneficios directos se extraen principalmente de las
plantas y animales de un ecosistema en forma de alimentos y materias primas. Estos
son los “productos” más familiares de un ecosistema: cultivos, ganado, carne de
raza, madera, leña y forraje. Los recursos genéticos provenientes de la
biodiversidad de los ecosistemas también proporcionan beneficios directos en la
medida en que aportan los genes que pueden mejorar el rendimiento de un cultivo
o hacerlo resistente a las enfermedades, o con los cuales es posible desarrollar
medicinas y otros productos.

Los beneficios indirectos surgen de las interacciones y retroalimentaciones entre


los organismos que viven en un ecosistema. Muchos de ellos toman la forma de
servicios como control de erosión, purificación y almacenamiento de agua por parte
de plantas y microorganismos del suelo en una cuenca, o polinización y dispersión
de semillas vía insectos, aves y mamíferos, Aunque menos tangibles, hay otros
beneficios que también poseen un alto valor: el disfrute de un apuesta al sol, por
ejemplo, o el significado de una montaña sagrada o un bosque (Kellert y Wilson
1993).

Cada año, millones de personas emprenden peregrinaciones a lugares sagrados en


plena naturaleza o van de vacaciones a regiones de paisajes hermosos, o
simplemente se detienen en un parque o en sus propios jardines para reflexionar o
relajarse. En su calidad de manifestaciones de la naturaleza, los ecosistemas
constituyen el telón psicológico y espiritual de nuestra existencia.

Algunos beneficios son de orden mundial, como la biodiversidad o el


almacenamiento del carbono atmosférico en plantas y suelos. Otros son regionales:
la protección de cuencas que previene una mayor inundación aguas abajo, por
ejemplo. Pero muchos de los beneficios de los ecosistemas son locales y con
frecuencia son los más importantes, pues afectan muchos aspectos de la vida
cotidiana de la gente, hogares, fábricas y fincas por lo general reciben su suministro
de agua de fuentes locales.

28
Los empleos asociados con la agricultura y el turismo constituyen también
beneficios locales. Los parques urbanos y periféricos, los sitios para rvar el paisaje,
y el disfrute que proporciona el tener un bosquecillo e incluso especies de fauna
silvestre en la parte de atrás de la casa son todos servicios locales que definen
nuestro sentido de pertenencia.

Dado que muchos de los bienes y servicios que proporcionan los ecosistemas se
aprovechan en el lugar, es evidente que son los habitantes locales los que más sufren
cuando se pierden estos beneficios. Al mismo tiempo, son estas comunidades las
que por lo general tienen mayores incentivos para preservar los ecosistemas de los
cuales dependen. De hecho, las comunidades de la localidad tienen un enorme
potencial para gestionar los ecosistemas de manera sostenible, aunque también
pueden causales daño si lo usan de forma descuidada. Estas comunidades por lo
general ejercen un control pleno de los ecosistemas en que habitan; sin embargo, a
medida que el mercado de bienes que generan los ecosistemas se toma más global,
las fuerzas económicas y políticas oficiales externas pueden acabar con las mejores
intenciones comunitarias.

3.2 CONVERSIÓN DE LOS ECOSISTEMAS NATURALES:

Desde los albores de la agricultura sedentaria, los humanos han venido alterando el
paisaje para garantizarse el alimento, crear asentamientos y desarrollar el comercio y la
industria. Tierras de cultivo, pastizales, áreas urbanas y suburbanas, zonas industriales
y las áreas ocupadas por vías, embalses y otras obras de infraestructura implican
conversión de los ecosistemas naturales.
Estas transformaciones del paisaje constituyen la marca de los humanos en los
ecosistemas de la tierra y producen la mayor parte de los alimentos, energía, agua y
riqueza de los que disfrutamos, aunque también representa la principal fuente de
perturbaciones para ellos.

La conversión altera la estructura de los ecosistemas naturales y la forma cómo


funcionan en la medida en que altera sus propiedades físicas básicas y su hidrología,
estructura de suelos, topografía y su vegetación predominante. Esta reestructuración
básica cambia el medio de las especies que habitan en un ecosistema y altera las

29
complejas interacciones que tipificaron el ecosistema original. En muchos casos, el
ecosistema transformado tiene una estructura más simple y es biológicamente menos
diverso. De hecho, la perdida de habitad originada en la conversión de ecosistemas
naturales constituye la principal fuerza motriz de la perdida de la diversidad biológica
en todo el mundo (Vitousek 1997).

Históricamente, la expansión de la agricultura hacia los bosques, praderas y humedales


han sido la fuente principal de conversión. En el último siglo, sin embargo, la expansión
de áreas urbanas con sus vías, redes eléctricas y otras obras de infraestructura también
se ha convertido en una fuente muy potente de transformación.

En todo el mundo, los humanos han convertido aproximadamente el 29% del área
terrestre cerca de 3.800 millones de hectáreas a la agricultura y a áreas urbanas o
edificadas.

La conversión agrícola a tierras de cultivo y praderas manejadas ha afectado a casi 3.300


millones de hectáreas, lo cual equivale a cerca del 26% del área terrestre. En total, la
agricultura ha desplazado un tercio de los bosques tropicales y templados y una cuarta
parte de las praderas naturales. La conversión agrícola aun constituye una fuente
importante de presión en los ecosistemas naturales de los países en desarrollo; sin
embargo, en algunos países desarrollados son las propias tierras agrícolas las que están
siendo convertidas a usos agrícolas e industriales.

Las áreas urbanas y edificadas ocupan en la actualidad más de 471 millones de hectáreas
o el 4% del área terrestre. Cerca de la mitad de la población del mundo,
aproximadamente 3.000 millones de personas vive en ciudades. La población urbana
crece a un ritmo de 160.000 personas al día, lo cual aumenta la presión para que se
expandan los limites urbanos. El desarrollo suburbano desordenado magnifica el efecto
del crecimiento de la población urbana, particularmente en América del norte y en
Europa. En estados unidos, el porcentaje de personas que viven en áreas urbanas
aumento del 65% de la población total en 1950 al 75% en 1990, mientras que el tamaño
del área ocupada por ciudades básicamente se duplico durante el mismo periodo.

30
Es difícil predecir las tendencias futuras en materia de conversión de superficie terrestre,
pero las proyecciones basadas en el modelo de crecimiento poblacional de rango
intermedio de las naciones unidas sugieren la posibilidad de que durante los próximos
100 años se convierta otro tercio de la superficie terrestre existente (Walker 1999).

3.3 RAZONES GENÉRICAS QUE JUSTIFICAN EL TRATAMIENTO DE LA


RECUPERACIÓN O MEJORA:

La gestión ambiental, cuyo objetivo consiste en lograr un medio ambiente de calidad,


opera en tres direcciones complementarias: prevención, corrección y curación de las
degradaciones ambientales: la sociedad actual dispone y utiliza diversos instrumentos
para las dos primeras: prevención y corrección o mejora del comportamiento de aquellos
que las producen, tal como la Evaluación de Impacto Ambiental o los Sistemas
Normalizados de Gestión Ambiental; pero los esfuerzos son muchos más limitados y
tímidos, cuando no inexistentes, para la curación, es decir para recuperar aquellos
espacios que sufrieron la degradación en tiempos más o menos remotos, antes de que la
sensibilidad ambiental se hiciera presente en la sociedad; solo la minería y los suelos
contaminados tienen prevista la recuperación gracias a la ley de Minas y la Ley de
Residuos sólidos, respectivamente. Y, sin embargo, sin esta última línea de acción, la
gestión ambiental será incompleta y el objetivo de conseguir la máxima calidad
ambiental, imposible de conseguir.

La argumentación anterior justifica el enfoque curativo que supone la recuperación; pero


a ella se añaden otras más concretas cual son las siguientes:

Imagen: un espacio degradado ofrece una imagen deplorable de los tres tipos de agentes
implicados en la degradación: los causantes directos, las autoridades responsables y la
población afectada, que propicia la desconfianza.

Calidad de la gestión: un espacio degradado denuncia desidia o insensibilidad por la


calidad en general y la ambiental en particular, desanimando a posibles inversores.

Factor de localización de actividades económicas de vanguardia: un espacio


ambientalmente valioso atrae la localización de aquellas actividades que con poca

31
cantidad de materia prima y utilizando mano de obra muy cualificada obtienen un
elevado valor añadido.

Yacimiento de empleo, directo e indirecto: por las razones señaladas en los puntos
anteriores.
Componente de la calidad de vida para la población: la calidad ambiental es un
componente importante de la calidad de vida.

Aunque no es lo común, en algunos casos podría ocurrir que la actuación tuviese


justificación económica directa, es decir, que produjese ingresos capaces de recuperar
la inversión en un plazo razonable, incluso de producir beneficios, pero esta idea no
debe primar sobre las antes esbozadas cuyos beneficios, aunque indirectos, intangibles
o de carácter social, parecen suficientes para justificar la inversión sin recurrir a los
argumentos económicos.

3.4 EL PAPEL DEL MANEJO EN LA REGENERACIÓN NATURAL:

El bosque y la actividad forestal en varias partes de la tierra, enfrentan actualmente una


crisis que obliga a buscar nuevos caminos, que por un lado garanticen la conservación
del bosque y por otro permitan manejarlo de tal forma que pueda satisfacer las
exigencias y necesidades de su propietario, de la sociedad en general y sobre todo de
nuestras futuras generaciones.

Contrariamente a los bosques de Europa Central, Estados Unidos de América, Reino


Unido, Nueva Zelanda, donde la permanencia de la superficie forestal está garantizada,
en los países tropicales desaparecen diariamente grandes áreas de bosque (11.4 millones
de hectáreas de bosque natural denso desaparecen cada año), y en varias regiones el
aprovechamiento forestal es tan intensivo, que difícilmente se puede garantizar a la
población actual y futura una producción forestal sostenible, que al mismo tiempo
permita el cumplimiento de las funciones intrínsecas del bosque, tales como, protección
contra peligros naturales, conservación de cuencas hidrográficas, mantenimiento de la
biodiversidad, áreas de protección, etc.

32
Una de las principales causas de la actual crisis ha sido la incapacidad de reconocer y
valorizar el trabajo que la naturaleza brinda al servicio de la humanidad. Solamente una
consideración global de las condiciones y de la dinámica del ecosistema forestal nos
permite aprovechar en forma óptima y gratuita los procesos productivos naturales del
bosque y dirigirlos con bajos costos hacia un objetivo silvicultural (Leibundgut, 1981).

Uno de los procesos naturales productivos que más interesan al técnico forestal es el
establecimiento y desarrollo de la regeneración natural (Pedroni, 1991), sin embargo,
lamentablemente para la planificación del manejo forestal sostenible, en los trópicos
este raramente ha sido tomando en cuenta con la debida consideración.

3.4.1 Regeneración natural, una fase de la dinámica del ecosistema forestal:


En todo ecosistema forestal ocurre una serie de procesos naturales que rigen la
dinámica del mismo. Entre estos procesos se pueden mencionar el envejecimiento,
tanto a nivel de cada árbol (muerte al quebrarse o al arrancarse de raíz), como a
nivel de un grupo de ellos, y la regeneración.

A estos procesos característicos de cada bosque pueden sobreponerse


perturbaciones naturales (derrumbes, terremotos, inundaciones, etc.), que alteran
completamente la dinámica del ecosistema.

Un ecosistema forestal no necesariamente pasa de la fase de envejecimiento


directamente a la fase de regeneración. Según la magnitud espacial y temporal de
los procesos y fenómenos naturales que lo afectan, podría incurrir en una fase de
bosque de selección (arboles de todos los tamaños, tanto en superficies grandes
como en superficies más pequeñas); una fase de decrepitud (disminución continua
del crecimiento hasta llegar a una producción nula), o degradarse tan fuertemente
que en vez de empezar el ciclo de regeneración natural del bosque, se da inicio a un
proceso dinámico diferente denominado sucesión natural, pasando por una fase de
pioneras (Schutz, 1984; Whitmore 1984).

La sucesión natural involucra el reemplazo de una comunidad por otra en un tiempo


variable, el cual implica un cambio en la composición florística, fisionómica y
estructural de las comunidades (Budowski, 1965).

33
CONCLUSIONES

Se ha logrado determinar las principales causas que intervienen en la degradación de los


ecosistemas, generados principalmente por el hombre; las cuales pueden ser físicas,
químicas o biológicas.

La degradación de los ecosistemas es un problema ambiental global, que disminuye la


capacidad de las especies para subsistir.

La degradación ocurre de diferentes formas y se manifiesta en una disminución de la


riqueza de los ecosistemas así como en su diversidad biológica y en los bienes y servicios
que pudieran ofrecer.

El grado de regeneración que alcanzan los ecosistemas está determinado por la magnitud
de la degradación que ha sufrido.

El deterioro de los ecosistemas se agudiza debido a la poca presencia institucional, bien


sea por limitaciones técnicas, económicas o por la combinación de ambas.

Las leyes vigentes en cuanto a la regulación y control del uso de los recursos naturales no
se cumplen y la sociedad civil participa de manera limitada, y en muchos caso muy
tímidamente o con marcada apatía, en el control del uso y aprovechamiento de los recursos
naturales.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

34
Abellán M., García F. l evaluación del impacto ambiental de proyectos y actividades
agroforestales. 2006. Ed. Universidad de Castilla – La Mancha. España. Pp. 27 – 34

Campbell N., Reece J. Ecología: ecosistemas. 2007. Pp. 1184-1189

Instituto nacional de ecología. Restauración ecológica. 2009. (Online). México. [Acceso


19 de noviembre]. México. Disponible en: http://www.ine.gob.mx/con-eco-ch/386-hc-
restauracion

Sánchez O. Temas sobre restauración ecológica. 2005. Ed. INE. México. Pp.159- 16.

Andrés, P. (2009). Degradación y restauración de los ecosistemas terrestres


latinoamericanos. Ambienta .

Vásquez, C., & Orozco, A. (1996). Degradación y destrucción de ecosistemas. México.

Garibello J. (2003). Restauración de los ecosistemas a partir del manejo de la vegetación.


Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. Colombia. Pp.9-12.

Vargas O. Los pasos fundamentales en la restauración ecológica. Universidad nacional de


Colombia. PP.17-18.

Martínez, E. 1996. La restauración ecológica. Ciencias 43: 56-59.

Meffe, G.K. y C.R. Carroll. 1994. Principles of Conservation Biology.Sinauer Associates,


Inc. Sunderland, EE.UU.

Anónimo. 1987b. The Reclamation of derelict land and the ecology of ecosystemas. En:
W.R. Jordan III, M.E, Gilpin y J.D Aber (eds.). Restoration ecology: A synthetic approach
to ecological. Cambridge University Press, EE.UU.

35
Ewel, J. J. 1987. Restoration is the ultimate test of ecological theory. En: W.R. Jordan III,
M.E, Gilpin y J.D Aber, (eds.) Restoration ecology: A synthetic approach to ecological.
Cambridge University Press, EE.UU.

Jordan III, W.R., M.E. Gilpin y J.D.Aber. 1987. Restoration ecology: ecological
restoration as a technique for basic research. En: W.R. Jordan III, M.E, Gilpin y J.D. Aber
(eds.). Restoration ecology: A synthetic approach to ecological. Cambridge University
Press, EE.UU.

Meffe, G.K. y C.R. Carroll. 1994. Principles of Conservation Biology.Sinauer Associates,


Inc. Sunderland, EE.UU.

Brown, D. , R.G. Hallman, Ch.R. Lee, J.G. Skogerboe, K. Eskew, R.A. Price, N.R. Page,
M. Clar, R. Kort y H. Hopkins. 1986. Reclamation and Vegetative restoration of problem
soils and disturbed land. Pollution technology review 139. New Jersey, EE.UU. 1: 166-
181.

Bradshaw A.D. y M.J. Chadwick. 1980. The Restoration of Land. Blackwell Scientific
Publications, Oxford.

Márquez-Huitzil, R. 1999. Regeneración de la vegetración en distintos ensayos de


restauración de minas de roca caliza a cielo abierto en una industria cementera,
Ixtaczoquitlán, Veracruz. México.

Instituto Nacional de Ecología (INE). 1996. Anteproyecto de Norma Oficial Mexicana.


Restauración de suelos contaminados: para la determinación de criterios de limpieza en
base a riesgos. INE,Mexico.

Saval, S.(1998). La recuperación del daño. Aspectos técnicos: Remediación y


restauración. http://www.bibliojuridica.org/1/141/9. Pdf. En: La responsabilidad jurídica
en el daño ambienta. (Estudios Vario). Biblioteca jurídica Virtual, UNAM.
http://www.bibliojuridica.org/libros/.

36
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.2002. La gente y los ecosistemas: se
deteriora el tejido de la vida. Capítulo I: El vínculo entre la gente y los ecosistemas.
Edición para América Latina patrocinada por el BANCO INTERAMERICANO DE
DESARROLLO. Pp. 11-16

37