Você está na página 1de 3

El construccionismo social busca explicar cómo las personas llegan a describir, explicar o

dar cuenta del mundo donde viven. Para ello, toma en cuenta cuatro hipótesis:

 Lo que consideramos conocimiento del mundo no es producto de la inducción o de la


construcción de hipótesis generales, como pensaba el positivismo, sino que está determinado
por la cultura, la historia o el contexto social. Por ejemplo, expresiones como 'hombre',
'mujer' o 'enojo' están definidos desde un uso social de los mismos.
 Los términos con los cuales comprendemos el mundo son artefactos sociales,
productos de intercambios entre la gente, históricamente situados. El proceso de entender no
es dirigido automáticamente por la naturaleza, sino que resulta de una empresa activa y
cooperativa de personas en relación. Ejemplo: 'niño', 'amor' etc. varían en su sentido según
la época histórica.
 El grado hasta el cual una forma dada de comprensión prevalece sobre otra no
depende fundamentalmente de la validez empírica de la perspectiva en cuestión, sino de las
vicisitudes de los procesos sociales (comunicación, negociación, conflicto, etc.). Ej.:
interpretar una conducta como envidia, enojo o coqueteo puede ser sugerida, afirmada o
abandonada conforme las relaciones sociales se desarrollan en el tiempo. Esta negociación
de la realidad da paso a una epistemología social.
 Las formas de comprensión negociadas están conectadas con otras muchas
actividades sociales, y al formar así parte de varios modelos sociales sirven para sostener y
apoyar ciertos modelos excluyendo otros. Alterar descripciones y explicaciones significa
amenazar ciertas acciones e invitar a otras. Ej.: las metáforas usadas en psicología (hombres
máquina, mente infantil, etc.).

Raíces históricas del construccionismo.

Puede comprenderse el construccionismo con relación a dos grandes tradiciones


intelectuales: el empirismo (perspectiva exogénica) y el racionalismo (perspectiva
endogénica). La primera propone al conocimiento como una copia de la realidad, mientras
que la segunda depende de procesamientos internos al organismo mediante los cuales puede
organizar, no copiar, la realidad para hacerla entendible.
El construccionismo social considera el discurso sobre el mundo no como una reflexión o
mapa del mundo, sino un dispositivo de intercambio social. Intenta ir más allá del empirismo
y el racionalismo al ubicar el conocimiento dentro del proceso de intercambio social.
La polémica entre exogenismo y endogenismo tiñó también la investigación psicológica. Por
ejemplo, los conductistas dan importancia al ambiente (exogenistas) y los gestaltistas a la
organización perceptual inherente al hombre (endogenistas). La psicología cognitiva es
también una perspectiva endogenista: la acción humana depende del procesamiento
cognitivo, o sea del mundo tal como es conocido más que del mundo como es. Sin embargo,
el cognitivismo no ha logrado imponer en la psicología su punto de vista endogenista.
El construccionismo intenta superar esta dualidad objeto-sujeto desarrollando una teoría
alternativa del funcionamiento de la ciencia y desafiando la idea de conocimiento como
representación mental. El construccionismo sostiene que el conocimiento no es algo que la
gente posee en la cabeza sino algo que la gente hace junta: el lenguaje es esencialmente una
actividad compartida.

Características del Construccionismo Social.

Podemos decir que el Construccionismo Social:


 Busca construir significados a través de procesos que podemos seguir. (Se centra
explícitamente en el rol de los procesos sociales en la construcción de significados).
 En un sentido amplio, el Construccionismo Social implica una orientación concreta
hacia el conocimiento, un modelo que sostiene que lo que conocemos y los discursos
sobre ello son construcciones derivadas de un proceso de diálogo público y social.
 El Constructivismo Social no ubica el conocimiento ni dentro ni fuera de las mentes
individuales, sino “entre” las personas. El conocimiento se genera en la interacción y
negociación colectiva de significados compartidos.
 Al rechazar la noción objetivista del conocimiento como representación interna, el
Construccionismo Social comparte la visión del conocimiento como una
construcción social (Gergen, 1982).
Se abre camino lo social frente a lo individual. Se presta especial atención a fenómenos como
el lenguaje, el diálogo, la negociación, las prácticas sociales, el posicionamiento
conversacional, los rituales, las prácticas culturales, etc.

EJEMPLOS DONDE SE RELACIONA LA INFLUENCIA


Por ejemplo, hace unas décadas la infancia estaba concebida como una etapa del ser humano
donde éste no tenía capacidad para generar ideas, opiniones… El niño era simplemente un
ser inacabado capaz sólo de recibir información para poder crecer. Por ello, las aulas estaban
formadas por pupitres fijos al suelo, dirigidos hacia el profesor, donde el niño sólo escuchaba.
Hoy en día se considera la infancia de otra manera, más rica en recursos, capaz de poner en
marcha un autoaprendizaje o auto crecimiento, y esto ha cambiado la forma de dar clase. Han
aparecido nuevas concepciones del proceso de enseñanza y aprendizaje, nuevas actitudes y
metodologías y a la vez, nuevos problemas.
A modo de ejemplo, cuando no estaba tan estudiado el Déficit de Atención con
Hiperactividad (TDAH), o cuando no estaba "tan de moda", los niños y niñas "etiquetados"
con este diagnóstico no existían. Eran los niños revoltosos o malcriados que no se
comportaban adecuadamente en clase. Sin embargo, hoy en día, al nombrarse tanto y estar
tan presente y próximo a las familias, aparecen más y más niños TDAH. En definitiva, los
problemas no existen, sino que los construimos de forma paralela a los cambios sociales.