Você está na página 1de 9

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA

FACULTAD DE PERIODISMO Y COMUNICACIÓN SOCIAL


CÁTEDRA: LINGÜÍSTICA Y MÉTODOS DE ANÁLISIS LINGÜÍSTICOS
2017

TP Nº 4
UNIDADES ENUNCIATIVAS: PERSONA, TIEMPO Y ESPACIO

I. Las personas del discurso.

Cuando alguien se apropia del sistema de la lengua y se instala como locutor, implanta
ante él un alocutario. El sistema deíctico y léxico tiene elementos gramaticales que
permiten a quien habla presentarse a sí mismo y a aquel o aquellos a quienes se dirige.
A continuación presentamos una lista de los dispositivos que la lengua ofrece para
inscribir a los participantes del discurso:
Pronombres personales: yo, ustedes
Pronombres y adjetivos posesivos: mío, nuestro, tuyo
Morfemas verbales de persona: estoy, salgan, escuchá
Sintagmas léxicos: apelativos que pueden significar parentesco, títulos honoríficos,
diversos roles, términos de identidad y relación: Doctor, jefe, hermano, compañero, etc.

Inscripción del YO:


Pronombres personales de primera persona: yo, me, mí, conmigo
Adjetivos posesivos: mi, mío y sus variantes
Desinencias verbales de primera persona: sostengo, trabajé, he comprendido

Formas alternativas
Estas formas refieren a la primera persona, es decir al locutor, y tienen diversos efectos
de sentido que pueden interpretarse teniendo en cuenta el contexto situacional:

Cuando llega el viernes lo único que querés Segunda persona singular: búsqueda de
es descansar… complicidad, acuerdo o empatía.

Golpean hasta que una dice basta… Efecto generalizador.

No se sabe dónde está. (En lugar de “no sé Impersonal que puede connotar falta de
compromiso o generalidad.
dónde está.”)

1
Inscripción del “TÚ”/”VOS”
Pronombres personales de segunda persona: tú, vos, usted, te, ti, contigo
Pronombres y adjetivos posesivos: tu, tuyo y sus variantes
Desinencias verbales: Vote, entregás
Formas de deixis social: Señor, doctor, jefe, su señoría, etc.
Formas alternativas:

¿Se va a servir algo el señor? Tercera persona de respeto

Qué linda manito que tengo yo. Primera persona: situaciones en


que el alocutario no puede
responder: un bebé o un animal.

Es tan lindo mi bebé… Tercera que no puede responder

¿Otra vez llegamos tarde? Primera persona del plural para


atenuar una situación tensa, por la
¿Cómo nos sentimos hoy? (El médico al paciente)
asimetría social de los
participantes de reproche,
mandato, reto.

Creemos conveniente hacer algunas aclaraciones respecto del uso de los APELATIVOS
en el proceso de enunciación:

Cuando un término del léxico es empleado en el discurso para mencionar a una persona,
se convierte en apelativo. Existen apelativos usuales: los pronombres personales ("vos",
"ustedes", “tú”), los títulos ("su señoría", "mi general"), algunos términos de relación
("compañero", "colegas"), los términos de parentesco ("mamá", "tío", “hija”) los términos
que designan a un ser humano ("muchachita", "campeón"). Otros términos, empleados
metafóricamente para designar a un ser humano, constituyen igualmente apelativos
usuales ("mi gatito", "mi reina", “diosa”, “monstruo”); también algunos adjetivos son
empleados con la misma función ("mi querido", "mi amada").

Todo apelativo:
 Tiene un carácter DEÍCTICO: permite la identificación de un referente con la
ayuda de todas las indicaciones que puede aportar la situación comunicativa.
 Tiene un carácter PREDICATIVO/EVALUATIVO: el sentido del apelativo
elegido, incluso si es pobre, permite efectuar una cierta predicación explícita.

2
 Manifiesta las RELACIONES SOCIALES: por eso permite efectuar una
segunda predicación, sobreentendida, que remite a la relación social del locutor
con la persona designada.

Caso particular del VOCATIVO:

Llama la atención del alocutario por la mención de un término que lo designa y le indica
que el discurso se dirige a él. Por el término elegido, el locutor indica también qué
relación tiene con él y le atribuye una caracterización y un rol que tienden a hacerle
interpretar el discurso de cierta manera: "compañeros", "argentinos", "ciudadanos", "hijos
valientes de la patria". A veces el vocativo constituye un enunciado: "el que está en el
fondo", "la que se ríe".

La predicación efectuada con la ayuda del sentido de la palabra constituye un juicio


acerca del alocutario. El juicio es fácilmente reconocible en las injurias vocativas, donde
constituye la principal motivación de la enunciación del vocativo. La riqueza semántica
varía en función de la riqueza del léxico de los apelativos usuales. Pero apelativos
inusuales son también posibles, ya que el léxico injurioso constituye una serie léxica
abierta: "escuchame grandísimo...", " por tu culpa pedazo de..."1.

Resumiendo, los locutores pueden optar por inscribirse en su texto de variadas maneras,
ninguna de ellas exenta de significación en relación con el grado de imposición, de
responsabilidad (asumida o eludida) o de involucración (con lo que se dice o con el
interlocutor).

El uso del NOSOTROS

Nosotros inclusivo: yo + tú / + ustedes.


Ejemplo: “Cotidianamente nos abruman las noticias referidas a casos de violencia
adolescente y juvenil…” (“Violencia juvenil”, La Nación, 6-10-2009)

Nosotros no inclusivo: yo + él. Por ejemplo, el que habla en nombre de una comunidad
(una empresa, un equipo de investigación).
Ejemplo: “El resultado de nuestras investigaciones evidencian el hecho de que los
estudiantes marcados en sus trayectorias vitales por procesos de exclusión de diversos
tipos tienden a percibirse a sí mismos como causa última de su propio fracaso. (Carina
Kaplan, “Ser alumno, hoy”)

Actividades

1. Analizar en los siguientes ejemplos cómo se nombra a las personas:

a) Chicos, escúchenme un poco…


b) No te enojes, tonta…
c) Argentinos y argentinas…
d) No se preocupe, señor, enseguida lo solucionamos.
1
Perret, D. “Les appellatifs”, en Langages, 17, París, 1970.

3
e) ¿A qué hora te paso a buscar, Isabel?
f) El de campera azul, ¿puede dejar de hablar?

2. Observar en los siguientes ejemplos la presencia de marcas del locutor y del


alocutario:

a)
En otros casos, los reclamos no gravitaban tanto o no existían, al menos en la esfera pública.
El cronista anotaría allí los beneficios previsionales y laborales para las empleadas domésticas,
la universalización de las jubilaciones para quienes no tenían aportes (amas de casa) o no
estaban al día. La génesis distinta no les resta valor ni legitimidad. El voto a los 16 puede
añadirse a esta lista.
(…)
Luces y sombras: El kirchnerismo, claro está, tiene luces y sombras en sus desempeños en
esta materia. Las candidaturas testimoniales fueron un enchastre, una pésima praxis. Fíjese
usted qué casualidad: ante esa añagaza el “rebaño” de votantes, los “rehenes” castigaron al
kirchnerismo como nunca antes y nunca después.
Mario Wainfeld, “Con vos y voto”, Página/12, 2-09-2012

b)
EDITORIAL
Necesidad de intensificar los operativos contra los ruidos molestos en nuestra
ciudad
El Día, 30-7-2014

c)

El Gobierno porteño denunció a una jueza por


amenazas y discriminación
El Gobierno de Buenos Aires denunció a Rosa Parrilli por amenazas y discriminación
contra dos guardias de tránsito, luego de que una grúa se llevara su auto mal
estacionado.

"Tontitas, no se dan cuenta quién manda acá. Mando yo y no tengo que pagar, como no pago
nunca", dijo Rosa Parrilli, titular de un juzgado ante el cual se pueden apelar las
contravenciones o infracciones de tránsito, a las empleadas que solicitaron la documentación
de su vehículo.

El episodio ocurrido diez días atrás fue revelado por voceros del Gobierno de Buenos Aires,
que divulgaron un video tomado por una cámara de seguridad en el que se ve y escucha a
Parrilli enfurecida, gritando y amenazando a dos empleadas en el momento en que pretende
retirar su auto sin pagar la multa correspondiente.

"Estás ante una jueza. Espero que no caigas nunca en mi jurisdicción porque te meto presa
ocho meses. Yo no tengo que ir a ningún tribunal de faltas, ya que a ellos también los mando
yo. Que alguien me acompañe a mi auto", dice la ofuscada mujer, supuestamente sin
percatarse de que estaba siendo filmada.

"Ganan 1200 pesos para joder a la gente. Todas morochas, ni a una rubia contratan", afirma la
jueza en otro tramo del video, que ahora analiza la justicia penal.

Página/12, 25-9-2009

4
d)

¿Te preguntabas si iba a aparecer el nieto de Estela?

–Sí, pensaba mucho en eso. Me acuerdo una vez de que estaba con mi mujer en la cama, con
el control en la mano, y le dije: “Mirá vos, pobre mujer, nunca más lo va a encontrar al nieto,
quizá se muere sin llegar a verlo” y era yo, te comés el flash de tu vida. Y más loco aún habría
sido si antes nos hubiéramos encontrado y sacado una foto. En realidad eso pasó con una
chica que trabaja en el área de investigación de Abuelas, esposa del músico Mintcho
Garrammone: justo vinieron a dar una clínica acá y en un momento estuvimos todos sentados.
Cuando se dio la noticia la jodían diciéndole: “Vos no encontrás una vaca en la cartera porque
lo tuviste ahí”. Y después no sabés cómo se puso cuando me vio. La historia es muy increíble.

“Cuando Ignacio conoció a Guido” Radar, Página/12, 28-09-2014.

e)

Seguir

Carles Puyol
Ánimo Leo, eres el mejor!
12:18 - 27 jun 2016

3. Analizar la inscripción deíctica de las personas en el corpus seleccionado.

II. Inscripción del espacio en el discurso

A continuación mostramos algunos de los dispositivos gramaticales que actúan como


señales del espacio en que se realiza la enunciación:

Pronombres y adjetivos demostrativos: este, ese, aquel y sus variantes.


Adverbios y locuciones adverbiales: ahí, allí, aquí, cerca, lejos, arriba, abajo, delante,
atrás, dentro fuera, a la derecha, a la izquierda.
Algunos verbos de movimiento: ir, venir, subir, bajar llevar, traer.

Es necesario diferenciar la inscripción deíctica del espacio de aquella que no lo es. Por
ejemplo: “Pedro vive lejos de la municipalidad”. En este caso “lejos” es una referencia
cotextual porque es necesario remitirla a “municipalidad” que está en el mismo
enunciado. Otro ejemplo: “Trabaja en La Plata”. “La Plata” es una referencia absoluta.

III. Inscripción del tiempo en el discurso

5
Adverbios y locuciones adverbiales: hoy, ahora, ayer, recién, actualmente, dentro de una
semana, el año pasado.

Adjetivos: actual, antiguo, moderno, etc.


Tiempos verbales
En relación con los tiempos verbales, es necesario recordar lo que plantea Benveniste en
“El aparato formal de la enunciación”: toda nuestra categorización del sistema temporal
reconoce su punto de referencia en el presente:

El presente es propiamente la fuente del tiempo. Es esta presencia en el mundo que


sólo el acto de enunciación hace posible, pues –piénsese bien- el hombre no dispone
de ningún otro medio de vivir el ahora y de hacerlo actual más que realizarlo por su
inserción del discurso en el mundo.2 (87)

Actitudes de locución. Tiempo comentado y tiempo narrado3


Con respecto al valor deíctico que tienen los tiempos verbales, Weinrich plantea, desde
una perspectiva comunicativa, el uso de los mismos en dos modos fundamentales que
puede adoptar el locutor para situarse en relación con su centro deíctico, o mejor dicho
para situar aquello a lo cual refiere en relación con él: se trata de la actitud de narración y
la actitud de comentario. En el siguiente cuadro podemos ver los tiempos verbales que
perteneces a cada uno de estos grupos:

Grupo temporal I Grupo temporal II


(mundo comentado) (mundo narrado)

Presente (canta) Pret. Imperfecto (cantaba)


Centro de referencia a
Pret. Perfecto Simple (cantó)
T0

Pret. Perfecto compuesto Pret. Pluscuamperfecto


Retrospección
(ha cantado) (había cantado)
Forma perifrástica (acaba de Forma perifrástica
cantar) (acababa de cantar)

Futuro (cantará) Condicional (cantaría)


Forma perifrástica Forma perifrástica (iba a cantar)
Prospección
(va a cantar)

2
Benveniste, Émile (2008) “El aparato formal de la enunciación”. Problemas de lingüística general.
Siglo XXI Editores. (pp.: 82-91)
3
Adaptado de: Beltramino, A. y Verardi, M. “Verbo y situación comunicativa: los tiempos más allá del
tiempo. En: Kornblit, A. (Coord.) Metodologías cuantitativas en Ciencias Sociales. Modelos y
procedimientos de análisis. Buenos Aires, Biblos. (pp.159-172)

6
De acuerdo con Weinrich, cuando el locutor elige un determinado grupo de tiempos
verbales (el que se organiza en torno al presente o el que se organiza en torno al pretérito),
no sólo está haciendo referencia a la instancia temporal en la que sitúa los hechos, estados
o procesos en relación con su momento de habla, sino que también está posicionándose de
una determinada manera respecto de lo que refiere y está interpelando de un cierto modo a
su interlocutor.
Cuando un discurso está organizado en base al grupo de tiempos cuyo eje es el presente,
el locutor adquiere una actitud de cercanía respecto de aquello que refiere, más propicia a
la manifestación de la subjetividad. Este modo de referir discursivamente la realidad, que
involucra en mayor medida la subjetividad del locutor por la proximidad, es el
comentario, actitud de locución que está presente en los ensayos filosóficos, en toda clase
de argumentaciones, como los textos periodísticos de opinión (notas editoriales, notas
firmadas, cartas de lectores), diálogos dramáticos, etc. A través del empleo de los tiempos
del comentario, el locutor manifiesta una actitud que tiende a producir un efecto de alerta
en el interlocutor, una atención vigilante. En esta perspectiva comunicativa el locutor se
involucra en lo referido e intenta involucrar a su interlocutor, de modo que este grupo de
tiempos es más favorable a que el efecto de subjetividad se manifieste como más evidente
en el discurso.
En cambio, cuando lo que predomina es el uso de los tiempos pertenecientes al grupo que
se organiza en torno del pretérito, la actitud de locución es de separación o corte respecto
de aquello que es relatado y habilita una mirada distante y más distendida o relajada.
Narrar no es solo referir hechos, acontecimientos, procesos que han tenido lugar en una
instancia temporal anterior al momento de la enunciación, sino sobre todo situarse
respecto de esos sucesos narrados en una actitud que implica una toma de distancia. Es la
actitud predominante en los relatos de la vida cotidiana, narraciones literarias, noticias y
crónicas periodísticas, relatos históricos y biografías.
La mayor cantidad de tiempos verbales para expresar el mundo narrado –puesto que tiene
un tiempo, el pretérito imperfecto, para la puesta en relieve, ausente en el sistema del
presente- se debe, según Weinrich, a que el lenguaje pone a disposición del mundo del
relato más tiempos porque es más difícil situarse en el mundo narrado que en el mundo
comentado en el que nos movemos con toda confianza.
Cuando en un discurso aparecen tiempos verbales no concordantes con la actitud de
locución, estos adquieren, según Weinrich, una significación metafórica y producen
efectos que deben ser interpretados teniendo en cuenta el contexto. En el siguiente
ejemplo vemos cómo los tiempos que aparecen en cursiva obedecen a un uso que no se
corresponde:
“Venía a preguntarle por los horarios de inscripción” en lugar de “vengo a preguntarle
por los horarios de inscripción.”
También es necesario destacar que el predominio de uno u otro sistema temporal está en
relación con la estructuración de ciertos tipos de discurso o géneros discursivos. Por
ejemplo en los géneros periodísticos, en las noticias predomina el grupo de tiempos de la
narración. En tanto que en las notas de opinión predominan los tiempos comentativos.

Algunos usos del Presente


Presente histórico:
En septiembre de 2004 se produce un hecho inédito en la educación argentina: en
Carmen de Patagones, un adolescente de 15 años llega a su escuela una mañana,

7
portando el arma reglamentaria de su padre-suboficial de prefectura y comienza a
disparar contra sus compañeros.
Mabel Inés Falcón. “Violencia escolar, ¿violencia social?”Revista electrónica de
Psicología Política.

Presente genérico o de definición


El bullying se refiere a cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico
producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.
“Sanciones por casos de bullying”.La Nación, 12-9-2013

Presente con valor de futuro


Mañana juega Argentina contra Suiza.

Actividades

1. Analizar la actitud de locución en los siguientes ejemplos

- Teresa Parodi (cantante): “Está buenísimo que desde joven uno empiece a pensar en la
política. Es muy importante la participación de la juventud. Me hubiese gustado poder votar a
esa edad, hubiese votado a Perón, porque era de la Juventud Peronista y el peronismo me
instaló en el corazón el fuego, la llama, la pasión por la militancia política, aunque vengo de una
familia de raíz absolutamente antiperonista. La juventud siempre hace bien, y es muy
importante que esté cerca siendo protagonista. Trabajar para crear un país mejor para todos es
lo mejor que le puede pasar a un joven. Esta ley es muy importante y va a hacer desaparecer
esa indiferencia que se instaló después de la dictadura y de los primeros años posdictadura. El
modelo menemista, el neoliberalismo, hizo pensar que la política no sirve. Ahora tenemos un
país que cambió mucho, con mucho dolor. Pero hoy tenemos un montón de ideas y conceptos
nuevos”.

- Peteco Carabajal (músico): “Los jóvenes a los 16, igual que a los 18, tienen capacidad para
pensar, para decidir, para tomar decisiones. Me parece bien que puedan votar. Si yo hubiese
tenido la posibilidad a los 16, creo que hubiese votado, pero no sé a quién. Cuando yo tenía 16
años había dejado el colegio para ir a trabajar para poder comprarme ropa y para ir a bailar. A
comienzos de los ’70 yo tenía 16. Todos mis amigos del barrio laburaban, entonces yo quería
hacer lo mismo. Eramos de barrio, ni siquiera del centro de Morón, con toda la idiosincrasia que
tienen los barrios, donde no había demasiada intelectualidad, por lo menos en ese tiempo. La
primera vez que voté fue en el ’73 y voté a Perón. En el ’83 voté a Luder”.

Página/12, 4-11-2012

ACTIVIDADES SUGERIDAS CON EL CORPUS DE ANÁLISIS


1. Analizar la inscripción deíctica de las personas en el corpus seleccionado.

2. Analizar la inscripción del tiempo y la actitud de locución en el corpus


seleccionado.

8
Bibliografía obligatoria

Calsamiglia, H. y Tusón A. (1999) Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso.
Barcelona, Ariel. Capítulo 5: “Las personas del discurso”. (pp.133-156)

Bibliografía de consulta

Otaola Olano. (2006) “La deixis”. (Cap. 4) En: Análisis lingüístico del discurso. La
lingüística enunciativa. (pp. 127-148)

Saint Pierre. (2015) “La inscripción de las personas en el discurso”. La información


como discurso. Recorridos teóricos y pistas analísticas. La Plata, EDULP. (pp. 63-83)

Souilla, S. (2015) “La inscripción del tiempo en el discurso: los tiempos verbales”. La
información como discurso. Recorridos teóricos y pistas analísticas. La Plata, EDULP.
(pp. 50-62)