Você está na página 1de 4

LA ÚLTIMA ENTREVISTA A VELASCO DE HILDEBRANDT

César Hildebrandt

(Revista Caretas, 3 de febrero de 1977)

General, ahora tal vez tenga usted tiempo para hacer reflexiones que antes no pudo hacer, ¿ha
reflexionado sobre el verdadero objetivo de su gobierno?

Sí, lo he hecho.

¿Cómo calificaría ahora ese objetivo?

Hacer del Perú un país independiente y cambiar las estructuras para que el Perú se desarrollara
con independencia, con soberanía. No un país vendido, de rodillas. ¿Cómo era aquí? ¡Aquí
mandaba el embajador americano! Cuando yo era presidente, el embajador tenía que pedir
audiencia y yo lo manejaba a seis pasos. Yo los fregué. Yo boté a la misión militar americana.
Aquí había 50 ó 60 jefes americanos y el gobierno peruano tenía que pagarles sus sueldos, el
pasaje hasta para el gatito que traía la familia. Y formaban parte de la información para la CIA.

Nosotros no lo necesitábamos, ya habíamos crecido bastante como para no tener que consultarle
todo. Aquí nuestras escuelas de guerra son muy buenas. Nosotros les podemos dar vacantes,
más bien.

Mucha gente considera que usted está lleno de rencor, ¿qué piensa de eso?

¿Rencor?, ¿contra quién? ¡Contra nadie! Yo no di ningún golpe. Yo llevé una revolución. Fue
una revolución bien planteada. Porque nosotros entramos de frente a actuar, a operar con
velocidad. Nosotros hemos hecho cuántas cosas a una velocidad espantosa. Yo sabia que en
cualquier momento me botaban. Porque aquí en el Perú, fatalmente, la oligarquía nunca muere.

¿Usted qué cree?

Bueno, al menos durante mi gobierno a la oligarquía le hemos dado forma tal que la hecho
desecho. Muchos han dicho que una de las cosas que hizo la revolución fue terminar con la
oligarquía. Bueno, yo creo que no hemos terminado con la oligarquía. Han quedado restos. Y
estos restos, están creciendo otra vez. Yo tengo mi conciencia tranquila, excepto por una cosa.
Porque no terminé la obra de la revolución. No hicimos lo de la salud y lo de la vivienda. Y no
lo hicimos porque me sacaron.

Y ¿por qué cree que lo sacaron? La ambición política, la ambición del poder... Algunos sectores
le reprocharon siempre el que usted fuera amigo de los comunistas, el que fuera blando con
ellos.

No sólo eso, me han dicho que oficialicé el comunismo. Y eso es una brutalidad. Eso lo dice mi
amigo Frías. Eso lo he leído en "X". ¿Por dónde voy a salir comunista? Yo he sido militar toda
mi vida. Había algunos medio rojos en el gobierno, que eran pasables. Ustedes me hubieran
acusado de macartista si yo hubiera perseguido a los comunistas. Yo mas bien he dicho que los
comunistas se infiltraron. Hubo infiltración. Y sin embargo, el guerrillero, este muchacho
guerrillero, ¿cómo se llama? ¿Béjar? Béjar. Bueno, Béjar dice en su libro "La revolución en la
trampa", que no hubo infiltración comunista. ¡Cómo que no hubo infiltración comunista! Hubo
infiltración comunista en todas partes, viejo. Y en SINAMOS, donde trabajaba Béjar, hubo más
infiltración que en ninguna otra parte.
¿Y usted combatió esa infiltración?

En cierta forma. Yo no les hice la guerra, no salí a cazar guerrilleros como hicieron una vez acá.
Yo no los he perseguido. Yo no he perseguido tampoco al APRA. A ningún partido he
perseguido yo, viejo. Un hombre es dueño de sus ideas y es libre de expresarlas como le dé la
gana. A no ser que lo hagan cambiar a la fuerza. O que le hagan lavado cerebral.
Uno de los puntos de nuestra revolución era: Pluralidad política. De manera que la revolución
peruana era para todos los peruanos, no era para unos cuantos. Yo decía que aquellos que no
querían estar con la revolución, la revolución les iba a entrar por los poros alguna vez.

¿Con algún partido sintió alguna aproximación? Libros como "El poder invisible", lo han
descrito a usted como un hombre resentido, lleno de amargura por su infancia tan pobre, tan
dura. ¿Qué le suscita eso?

Hubiera sido como el alacrán. Me hubiera metido la ponzoña yo. Cuando yo hice la revolución,
ya era general de división. Había llegado a lo más alto de mi carrera General de División.

¿Qué puesto tenía?

Mandaba al Ejército y mandaba a la Fuerza Armada. Era comandante general del Ejército y
presidente del Comando Conjunto. ¿Dinero? Yo no necesitaba dinero, viejo. Yo había estado
como agregado militar en Francia, donde gané bastantes dólares como diplomático. Después fui
miembro de la Junta Interamericana de Defensa y ahí gané también buena plata. Ahorrábamos,
yo nunca he sido botarate. Esta casa me la hizo mi hijo, el arquitecto. De manera que esta casa
es antes de... De manera que dinero tenía, lo suficiente para vivir una vida cómoda. Yo no hice
la revolución para llenarme los bolsillos. ¿Dónde está el dinero que me he robado? Yo no tengo
plata. Yo vivo con las justas. Vivo de mi pensión nada más. Como todavía estoy enfermo no
puedo trabajar en otra cosa.

Si no es indiscreción, ¿a cuánto haciende la pensión de un general de división? ¿Cuarenta mil?

Nunca llegó a cuarenta... De manera que yo no hice la revolución para mí. Había viajado,
conocido el mundo, ¿qué más quería?

General, usted dice que la revolución está detenida, porque no ha habido ninguna medida de
transformación. Pero ante la crisis económica, ¿qué hubiera hecho usted?
Arreglar la crisis económica.

Sí, pero ¿cómo?

En principio, viejo, hay una tanda de mocosos en las entidades claves. Así no se puede arreglar
la economía del país. He visto que acaban de botar a Guiulfo, un mozo inteligentísimo, botan
del Banco de Reserva a Barreto, que es un tipo de mucha experiencia. ¿Así se hace patria? A la
buena gente la han botado y ha quedado una partida de mocosos.

¿Mocosos, general?

Para mí, mocosos, viejo.

Usted recibió una deuda de 800 millones de dólares. Y cuando salió está en 4 mil millones.
¿Cómo un gobierno como el suyo pudo producir una deuda tan alta?
Depende de lo que se haga. Si usted va al gobierno y no hace nada, no gasta un centavo. La
revolución fue para hacer un nuevo Perú. Había que expropiar las tierras y había que pagar esas
tierras. Cada transformación costaba al país, las cuentas están claras.
Yo le pongo el oleoducto Poechos, Cuajote, Bayóvar, Olmos, la fabrica de papel, fertilizantes.
Actualmente no va a apretar el botón a hacer inauguraciones.
¿Inauguraciones de qué?

De obras importantes que hizo la revolución.

Hace un rato le pregunté y usted no me contesto esto: ¿Cuál fue el peor defecto de su gobierno?
Digamos, ¿cuál fue su mayor virtud y cuál su peor defecto?

La mejor virtud fue que fue el primer gobierno que luchó por las grandes mayorías que estaban
oprimidas.

¿Y su peor defecto?

El peor defecto de la revolución, bueno, tenía muchos defectos. Porque yo actuaba con gente
que era enemiga de la revolución. Había Belaundistas, apristas, comunistas. Teníamos
opositores por todos lados, inclusive ya está usted viendo, viejo, que mis ministros me
traicionaron. ¿O no? Me traicionaron porque me sacaron, traicionándome. Eso fue una traición.

¿Cuáles eran sus relaciones con expreso?

"Expreso" nos defendía. "Expreso" defendía a la revolución peruana. Todos los del "Expreso"
defendían a la revolución.

¿Por qué?

No sé, pero la defendían. Cuando la "prensa" nos atacaba, el único que salía y nos defendía era
"Expreso". Cuando "El Comercio" nos atacaba, el único periódico que salía en defensa de la
revolución era "Expreso". Se les prendía como un perro y les decía pestes. Nos defendía
bravamente, nos defendía con valentía. Ahora, yo sé que había comunistas, claro. Estaba
Moncloa, Roncagliolo, había varios, había un grupo. Pero nos defendía, viejo, era el único...

Pero digamos que esa defensa solitaria se acaba cuando se expropiaron los periódicos...
Bueno, no, porque en buena cuenta no se trató de una expropiación. Los periódicos no se
quitaron para que el Estado los manejara, para que el gobierno los manejara a su gusto...

Pero así fue y así es...

Ahora yo no respondo por nada. Ahora todo es una mierda, viejo... (con Morales Bermúdez)

Sus palabras parecen expresar a veces amargura general...

Amargura de qué. Amargura contra qué. Absolutamente, viejo...

"Esta con el mejor genio del mundo". Interviene su esposa, que hace cinco minutos escucha la
conversación.

La única amargura que tengo es no haber completado las transformaciones. Nos faltó no sólo la
salud y la vivencia sino el crédito, la banca. No queríamos apoderarnos de los bancos para
apoderarnos de sus utilidades. Lo que queríamos es que el Estado fuera dueño de la banca para
poder manejar el crédito con un criterio revolucionario. Prestarle al zapatero, al gasfitero, al
campesino. ¿Qué yo quiero cuarenta mil soles? Aquí está señor. Yo quería que el banco agrario
comprara cuarenta camionetas y que todos los días esas camionetas recorrieran los valles para
prestar plata. ¿Señor, usted siembra? Tal cosa, tal cosa. ¿Cuánto necesita? No quiero. ¿Qué no
quiero? Si señor, aquí tiene usted: meterle por la boca la plata, aquí tiene usted. Porque la plata
iban a mejorar. Oye viejo, no había plata, a esta pobre gente le compraban las cosechas por
cinco años. Esta gente era estafada, les robaban su dinero... Nos faltó tiempo, porque me
botaron. Yo hice lo que pude. Más no puedo. Y mire cómo he salido...

Ya, que no te suba la presión. Interviene, doña Consuelo.

Mira lo que he ganado; una pierna menos, enfermo...

Pero todo tiene sus compensaciones. Usted ha ganado...

¿El amor de la gente?, pregunta llena de ironía, doña Consuelo.

No diría eso, respondo.

¿No cree usted que ha ganado, más allá de las pasiones y cuando las esencias se sedimenten;
digamos, un puesto en la historia?

La gente más ingrata no puede ser, dice Consuelo. Después de tantas amarguras ¡un puesto en la
historia!

La revolución se ha dado el gusto de hacer las transformaciones que no hicieron los civiles. Los
civiles tuvieron 150 años en el gobierno y no las hicieron. Por eso es que la Fuerza Armada tuvo
que hacer la revolución. El consuelo que tengo es que la revolución hizo vibrar. Porque hasta los
enemigos nuestros vibraron de contento cuando... (Velasco llora discretamente, apenas tiene
voz para terminar) recuperamos Talara. Cuando recuperamos Talara hicimos vibrar hasta al
mismo Ulloa... ¿Qué yo tenga amargura contra nadie...? ¡Contra nadie!

¿No cree que en algún caso fue usted, excesivamente autoritario, rígido, despótico?

¿En qué caso?

Por ejemplo: deportar a Armacanqui, deportar a Duharte, deportar a Zileri.

Yo no era ministro del Interior... Zileri nos atacaba continuamente, nos paraba, nos frenaba... El
gobierno tiene también que sancionar a quienes lo atacan. La revolución tenía que defenderse.
No iba a cruzarse de brazos para que le dijeran falsedades. De manera que ellos mismo se la
buscaban, por locura....

Una última pregunta, general: ¿Cuál es según su punto de vista la salida política para el país?

Si ya no hay revolución, entonces el gobierno militar ya no se justifica. Debía haber pues, un


gobierno democrático, ¿no?

¿O sea virtualmente, una convocatoria a elecciones?

Bueno, eso es lo único hasta la fecha inventado, ¿no?

(Fuente: CARETAS)

Interesses relacionados