Você está na página 1de 5

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en

dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que
llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni
dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de
repuesto.

Y añadió: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de


aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos
el polvo de los pies, para probar su culpa.»
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios,
ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban

Que significa ser testigo? Somos llamados a ser testigos de nuestro


cristianismo en este mundo ante todos los hombres. Y este
testimonio debe realizarse no tanto en muchas palabras, sino sobre
todo en nuestras acciones y obras. Porque el mundo moderno
quiere que las palabras se traduzcan en hechos; los principios, en
efectos; la fe y la caridad, en obras. El mundo actual no se convertirá
nunca a Dios si no encuentra en nosotros, en nuestras vidas
cristianas, un signo y testimonio de la presencia de Dios. Cuando,
por eso amamos a nuestros hermanos a través de nuestro actuar,
estamos amando a Dios de un modo auténtico y directo

Ser sal y Luz. Ejemplo y doctrina. Alimentar la esperanza. Desde la


confianza. Nosotros somos apóstoles, seguidores de Jesús y nos
fiamos de su palabra. Por eso sin coacción debemos predicar la
conversión….

CONFIANZA EN DIOS. FILIACIÓN DIVINA

 Tal vez uno de los términos más utilizados en nuestro tiempo sea el de
“seguridad”, pues el miedo y la desconfianza se han instalado en el corazón
de millones de personas que piensan en el futuro como un reto insuperable.
NUESTRO FUTURO ES SEGURO!
 Nos encantaría tener un control completo de todas las situaciones difíciles
que se nos presentan, sin darnos cuenta de que no somos dueños de nuestro
futuro y de que hay ciertas realidades que nos superan, porque somos barro
de la tierra.
1
 Somos hijos de Dios, esto nos diferencia de otras religiones, y ese es el
fundamento, sobre lo que se apoya nuestra lucha por ser santos, por ser
felices. Porque esto nos da mucha paz.
 En que basamos nuestra confianza en Dios? En la sabiduría divina (hay que
dejar a Dios ser Dios, la providencia, el cuidado que Dios pone en todas las
cosas, la fe humilde de que nosotros no podemos nada sin el, y en la filiación
Divina. Dios nos trata como Padre.
 San Josemaría: „Es preciso convencerse de que Dios está junto a nosotros de
continuo. -Vivimos como si el Señor estuviera allá lejos, donde brillan las
estrellas, y no consideramos que también está siempre a nuestro lado. Y está
como un Padre amoroso -a cada uno de nosotros nos quiere más que todas
las madres del mundo pueden querer a sus hijos-, ayudándonos,
inspirándonos, bendiciendo... y perdonando (...). Preciso es que nos
empapemos, que nos saturemos de que Padre y muy Padre nuestro es el Señor
que está junto a nosotros y en los cielos “Dios es mi Padre, y es el Autor de
todo bien y es toda la Bondad
 No es un invento nuestro, basada en las declaraciones de su hijo Jesús y en
las cartas.
o Evangelio de San Juan «a todos los que le recibieron (a Jesús) les dio
poder de hacerse hijos de Dios» (Jn 1,12).
o Y en la Primera Carta de San Juan: «Mirad qué amor nos ha tenido el
Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!» (1Jn 3,1).
o Carta a los Efesios, Dios, «nos ha elegido en él antes de la fundación del
mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor;
eligiéndonos de antemano para ser su hijos adoptivos por medio de
Jesucristo» (Ef 1,4-5).
o « La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a vuestros
corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá Padre!. De modo que
ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad
de Dios» (Ga 4,4-7; cf. Rm 8,14-17).
o «Todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús» (Ga 4,26); «todos
los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios» (Rm 8,14).
o El padre nuestro.
 en el Bautismo la filiación divina se nos otorga como sucede con la vida a un
recién nacido; después, debe crecer más y más con el impulso y la luz del

2
Paráclito, según la disposición divina y con la correspondencia del hombre a
la gracia.
 Confianza, filiación Divina Es una actitud, proviene de la humildad. Como
viven los hijos de Dios; San Pablo dice de manera explícita: “Los hijos de Dios
son los que se dejan conducir por el Espíritu Santo”.
o Santa teresita de LIxieux : «A veces, cuando leo ciertos tratados en que
la perfección aparece erizada de obstáculos, mi pobre espíritu se cansa;
cierro entonces el libro que me rompe la cabeza y me seca el corazón y
abro la Escritura Sagrada; entonces todo me parece luminoso, la
perfección me resulta fácil; basta reconocer la propia nada y
abandonarse con la sencillez de un niño en los brazos de Dios.» Los que
son movidos por el Espíritu Santo, éstos son hijos de Dios. «¡No puedo
comprender ni menos poner en práctica ciertos libros! Serán buenos
para almas más grandes que la mía; yo me regocijo de ser pequeña,
porque Sólo los niños y los que se les asemejan entrarán en el cielo»
(Mat. 19, 14).
 Como crecer en confianza:
o Cuando descubrimos que acudimos a Dios en las penas y en las alegrías.
Y que pedimos no como un fetiche, sino queriendo acogernos a su
voluntad.
o en la relación con Dios, en la oración, en el descubrimiento de su amor
paternal, podemos encontrar poco a poco la curación profunda. Creo
que es uno de los principales frutos de la plegaria, en particular de la
plegaria de la oración, la plegaria en silencio. Es un método privilegiado
que nos da acceso al Padre
o Hacer nuestras las palabras de la Sagrada Escritura. Engloba numerosas
palabras del Antiguo y Nuevo Testamento que nos invitan a la
confianza: «El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién puedo temer?»
o SINCERARSE con Dios: no tener miedo
o la confianza es realizar actos de fe. La fe crece ejercitándose... ¿Qué es
un acto de fe? Algo muy fácil. Estoy a punto de ponerme nervioso, y le
digo al Señor: confío en ti, te traslado esta situación, sé que tú te
encargarás. Todos estos actos de fe que parecen ser hechos en vano,
pues sus resultados no se dan enseguida, son como semillas. Estas

3
semillas, absoluta e indudablemente, darán su fruto a su debido
tiempo. «La confianza hace milagros», dijo santa Teresa
o estos actos de confianza no elimina las dificultades de la vida, pero nos
permite experimentar la fidelidad de Dios que responde a nuestra
confianza
o fidelidad a la plegaria, que cada uno debe descubrir. Cuando tengamos
la ocasión, consagremos más tiempo a la plegaria, a la adoración, no es
tiempo perdido, al contrario, es la respiración del mundo. ¡No hay nada
más ecológico que la oración!
o Dios no nos pide solo «rezar», nos pide que oremos sin cansarnos, sin
desanimarnos [65]. Una oración fiel Sta Teresa de Jesús: el que practica
la oración no se convierte en santo enseguida, caerá de vez en cuando,
pero siempre tendrá fuerza para levantarse, y con cada caída se hará
más grande
 «Quisiera tratar de hacerle comprender con una comparación muy sencilla
cómo ama Jesús a las almas que confían en él, aun cuando sean imperfectas.
Supongamos que un padre tiene dos hijos traviesos y desobedientes, y que,
al ir a castigarles, ve que uno de ellos se echa a temblar y se aleja de él
aterrorizado llevando en el corazón el sentimiento de que merece ser
castigado...». Esta es la actitud del primer niño. La del segundo, ¡es más
astuta pero de buenas maneras, como vamos a ver! «...y que su hermano, al
contrarío, se arroja a os brazos de su padre, diciendo que lamenta haberle
disgustado, que le quiere y que para demostrárselo será bueno de ahora en
adelante...». «Además, si este niño pide a su padre que le “castigue” con un
“beso” [77], yo no creo que el corazón de ese padre afortunado se pueda
resistir a la confianza filial de su hijo, cuya sinceridad y amor conoce».
Efectivamente, el amor del niño debe ser sincero, con un verdadero deseo de
mejorar. Pero también tiene esta confianza atrevida [78]... «Sin embargo no
ignora que su hijo volverá a caer en las mismas faltas pero está dispuesto a
perdonarle siempre, si su hijo le vuelve a ganar una y otra vez con el
corazón...».
 Aunque tuviera conciencia de haber cometido todos los pecados del mundo,
mi confianza sería la misma. Pues se trata de la confianza en Dios, y no en mis
propias obras. Hay que hacer todo lo posible para evitar el pecado, y cuando
tengamos la conciencia de haber pecado debemos pedir perdón a Dios

4
 Buscad primero su Reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
No os preocupéis por el día de mañana: mañana se preocupará de sí mismo.
A cada día le bastan sus propios problemas». ¿Qué quiere decir esto? Hoy,
busca vivir de manera justa, según la lógica del Reino, en la confianza, la
sencillez, la búsqueda de Dios, el abandono. Y Dios se ocupará del resto...
 «Yo sé, Señor, que tú no mandas nada imposible. Tú conoces mejor que yo
mi debilidad, mi imperfección
 Papa Francisco: “La esperanza vigilante y la paciencia son dos características
que definen a quienes se han encontrado con Jesús, estructurando su vida
desde la confianza y la espera, consciente de que el futuro no es sólo obra de
nuestras manos, sino de la preocupación providente de un Dios que es todo
misericordia.”
 “Este convencimiento lleva al cristiano a amar la vida, a no maldecirla nunca,
pues todos los momentos, por muy dolorosos, oscuros y opacos que sean, son
iluminados con el dulce y poderoso recuerdo de Cristo. Gracias a él estamos
convencidos de que nada es inútil, ni vacío, ni fruto de la vana casualidad, sino
que cada día esconde un gran misterio de gracia y de que en nuestro mundo
no necesitamos otra cosa que no sea una caricia de Cristo.”
 la filiación divina provoca -punto que interesa ahora subrayar- ese
reconocimiento del valor cristiano del mundo que, como veíamos, permite
amarlo y recorrerlo con la alegría y la naturalidad de quien se sabe en casa
propia.
 “la filiación divina llena toda nuestra vida espiritual, porque nos enseña a
tratar, a conocer, a amar a nuestro padre del cielo, y así colma de esperanza
nuestra lucha interior, y nos da la sencillez confiada de los hijos pequeños.
más aún: precisamente porque somos hijos de dios, esa realidad nos lleva
también a contemplar con amor y con admiración todas las cosas que han
salido de las manos de dios padre creador. y de este modo somos
contemplativos en medio del mundo, amando al mundo“ .
 finalmente, el hecho de ser hijos de dios nos lleva a poner nuestras mejores
energías para sacar adelante la misión de la iglesia, en nuestro caso los
apostolados que la iglesia ha confiado a la obra, con garbo y constancia, como
algo propio, algo de nuestra familia.