Você está na página 1de 12

SELLADORES DE FOSAS Y

FISURAS Y
RESTAURACIONES
PREVENTIVAS DE RESINA.
ODONTOPEDIATRIA

Integrantes:
Lizeth Tenezaca - Danny Moreno – Holger Lapo -
Juan Maldonado – Kathy Narváez
Tutora:
Odt. Susana González Eras
ESPECIALISTA EN ODONTOPEDIATRIA

28 - 01 - 2018
SELLADORES DE FOSAS Y FISURAS Y RESTAURACIONES PREVENTIVAS DE

RESINAS

Ensayos clínicos

A medida que la longevidad del sellador aumenta, la tasa de retención se convierte en un

factor determinante de su efectividad como prevención de caries.

EN 1991, Simonsen reportó sobre un estudio en el cual, 15 años después de haber colocado

sellantes por única vez en un grupo de examinados, el 69% de las superficies no presentaban

caries, mientras que el 31% presentaban caries o restauraciones. En el grupo sin sellante, el 17

% de las superficies estaban sanas, mientras que el 83% presentaban caries o restauraciones.

También Simonsen estimó que una superficie con fosa o fisura en un primer molar permanente

es 7.5 veces más probable de estar cariado o restaurado después de 15 años si no es sellado.

El ionómero de vidrio puede ser útil como sellante provisional, en molares deciduos o e

molares permanentes parcialmente erupcionados que son difíciles de aislar debido al

comportamiento precooperativo del niño. El material deberá ser reevaluado y probablemente

sustituido con sellantes a base de resina cuando sea posible un aislamiento mejor.

El aumento en la utilización de sellantes en piezas permanentes puede estar relacionada con un

mayor confort profesional con los materiales, y también puede estar relacionado con una

disminución de la preocupación sobre la posibilidad de desarrollar caries debajo de los sellantes.

Varios estudios han reportado disminución del número de bacterias viables en las fisuras

oclusales que han sido selladas. Estudios han demostrado que definitivamente que los selladores
deficientes no son efectivos en prevenir la caries y que la pérdida de sellantes conduce a riesgo

inmediato de ataque de caries de las superficies encubiertas.

Los selladores requieren mantenimiento y reparación o sustitución regulares para asegurar el

éxito en la prevención de caries a largo plazo. Going señaló que suficientes estudios de mérito

científico reportaron concentraciones de bacterias negativas o bajas después que el sellante había

estado en el lugar por varios años.

Los estudios retrospectivos basados en datos de facturación procedentes de grandes bases de

datos de terceras partes revelan que el uso de selladores sigue siendo sorprendentemente bajo,

incluso en poblaciones para las cuales los sellantes son un beneficio cubierto. Estudios clínicos e

in vitro han demostrado que el fluoruro tópico no interfiere con la unión entre el sellante y el

esmalte.

Fundamentos para la utilización de Sellantes

La Academia Americana de Odontología Pediátrica de la Conferencia del Consenso de

Odontología Pediátrica Restaurativa confirmó el apoyo para el uso de sellador y publicó las

siguientes recomendaciones:

1. Los selladores de resina unida, son seguros, efectivos e infrautilizados en prevenir caries

de fosas y fisuras en superficies en riesgo. La efectividad se incrementa con buena

técnica y un seguimiento adecuado y resellado a medida que es necesario.

2. El beneficio del sellante se incrementa mediante la colocación sobre superficies juzgadas

como de alto riesgo o con superficies que ya exhiben lesiones cariosas incipientes. La

colocación de sellante sobre caries en mínimo esmalte se ha demostrado que es eficaz en

la inhibición de la progresión de la lesión.


3. La mejor evaluación de riesgos es realizada por un clínico experimentado en el uso de

indicadores de la morfología dental, diagnóstico clínico, antecedentes de caries, historia

de fluoruro pasada, e higiene oral presente.

4. El riesgo de caries, y por tanto el beneficio potencial de sellado, pueden existir en

cualquier diente con una fosa o fisura, a cualquier edad, incluyendo los dientes deciduos

de niños y dientes permanentes de niños y adultos.

5. Los métodos de colocación del sellante deben incluir una cuidadosa limpieza de las fosas

y fisuras sin remoción de cualquier esmalte apreciable. Algunas circunstancias pueden

indicar el uso de una técnica mínimamente de ameloplastía.

6. Se ha demostrado que la colocación de una capa de viscosidad baja, de material hidrófilo

de unión como parte de o debajo de los sellantes existentes, mejora la retención a largo

plazo y la efectividad.

7. Los materiales de ionómero de vidrio han demostrado ser inefectivos como sellantes de

fosas y fisuras, pero pueden ser utilizados como sellantes transitorios.

8. La profesión debe estar alerta a nuevos métodos de prevención efectivos contra la caries

de fosas y fisuras.

Selección de dientes para el Sellado

En el tratamiento con sellante basado en el riesgo, el practicante tiene en cuenta la experiencia

previa de caries, la historia de fluoruro, la higiene oral, y la anatomía de la fisura al determinar

cuándo se debe aplicar el sellante.

El uso de sellantes de fosas y fisuras está contraindicado cuando están presentes caries

rampantes o lesiones interproximales. Las superficies oclusales que ya están cariadas con

afectación de la dentina requieren restauración.


Técnica de Sellante

Después de la selección, el diente es lavado y secado y las fosas profundas y fisuras son

reevaluadas.

La marcación de paradas céntricas con papel de articulación proporciona información de

modo que el exceso de sellante no interfiera con la oclusión.

Limpieza

El grabado ácido remueve por completo la película de esmalte. En caso de una mala higiene

oral es beneficioso para la limpieza de las fisuras un cepillo giratorio de cerdas secas.

La utilización de aire abrasivo de óxido de aluminio permite una penetración superior del

sellante, que la que produce la piedra pómez o un cepillo de cerdas secas.

Se desconoce si el aumento de la profundidad de penetración del sellante resultará en una

mayor retención del sellador. Al utilizarse óxido de aluminio o piedra pómez, permanece

material particulado en el fondo de las fosas, cuyo impacto no ha sido determinado.

No existen estudios clínicos para justificar el valor de uso de una fresa para limpiar las

superficies de las fisuras antes de la colocación del sellante.

El uso inadecuado de la abertura de las fisuras o de ameloplastía puede remover esmalte que

cubre la dentina, dejando al diente más susceptible a futuras caries en caso de pérdida del

sellante. Una buena metodología de sellante y el volumen de sellante adecuado son más

beneficiosos que la ameloplastía.

Aislamiento
El aislamiento ideal es aquel que se realiza con dique de goma, aunque muchas de las veces

no es viable este aislamiento.

Las torundas de algodón también sirven como método de aislamiento siendo este únicamente

relativo.

La efectividad del aislamiento según estudios muestran que el dique de goma 96% y 91% en

algodón, esto es el porcentaje de retención del sellante de acuerdo el tipo de aislamiento

aplicado. Aunque la retención del sellante no está relacionado con la técnica de aislamiento a

utilizar.

Grabado acido

El grabado ácido crea micro porosidades en la superficie del esmalte y esto brinda lugares de

anclaje a los sellantes una vez curado.

El grabado ácido se realiza sobre el esmalte en concentraciones del 30 al 50%, durante un

tiempo de 20 segundos. Algunos dientes tanto de la dentición decidua como permanente se

pueden ver resistentes al ataque químico y se puede requerir un tiempo de grabado más largo.

Lavado – Secado

Se recomienda un lavado de 40 segundos o realizar el lavado el doble de tiempo de acuerdo el

tiempo de grabado.

El secado del esmalte se utiliza una corriente de aire comprimido que es libre de

contaminantes. El esmalte grabado debe tener una apariencia escarchada.


Se realizó un estudio donde se aplica un agente de unión, y se observó un aumento en la

retención del sellante. Este es recomendado en situaciones clínicas que no se prestan a sí mismas

para un aislamiento estricto, o cuando la cooperación del paciente no es la ideal.

Aplicación del sellador

- Sellante químicamente curado

Aquí se debe dar una mezcla adecuada para evitar la formación de burbujas de aire. La

unión de del catalizador con la base produce de inmediato la polimerización del material,

aquí hay que tener en cuenta muy bien el tiempo de trabajo.

- Sellante fotopolimerizable por luz visible

Aquí el sellante necesita de luz para poder realizar la polimerización, aunque también el

material se puede ver afectado por la luz de operación y la luz del ambiente.

El sellante es aplicado a la superficie preparada con moderación, y luego se dispersa el

material dentro de las fosas y fisuras con un cepillo o sonda, y después se aplica la luz

fotopolimerizable, aquí hay que tener en cuenta la intensidad de la luz y el tiempo que se

la debe aplicar.

Verificación de interferencias oclusales

El papel articular debe ser utilizado para verificar interferencias oclusales y para ajustar la

oclusión si es necesario, todos los contactos deben estar en el esmalte.


 Si un sellante relleno ha sido utilizado, es esencial ajustar la oclusión antes que el

paciente sea descartado.

 Otro exceso de sellante que pudo haber fluido a través de la cresta marginal hacia el área

cervical también debe ser removido

 Si el diente es aislado con un dique de goma el exceso debe ser removido.

Una pequeña fresa redonda a baja velocidad puede remover el exceso de sellante.

En las superficies sin grabar el retiro del sellante se puede realizar con un instrumento afilado.

Reevaluación

Los dientes sellados deben ser observados clínicamente en las visitas periódicas verificando la

efectividad del sellante.

Si un sellante se pierde parcial o totalmente. Cualquier sellante viejo, descolorido o

defectuoso debe ser removido y debe aplicarse un nuevo sellante.

Restauración de resina preventiva (restauración sellada con resina compuesta)

Es un procedimiento alternativo para la restauración de dientes permanentes jóvenes que

requieren una preparación mínima para la remoción de caries pero que también tienes fisuras

susceptibles.
Las superficies oclusales a menudo tienen pequeñas fosas cariadas. Para caries mínima las

restauraciones no tienen las condiciones necesarias, de ser sometidas a estrés considerable que

podrían conducir al desgaste de los materiales de resina.

A. Caries que se extiende hacia


dentina.
B. Preparación con ionòmero de
vidrio o restauración con
resina o sellante.
C. Vista oclusal del contorno de
una pequeña restauración
donde el sellante de fosas y
fisuras proporciona el principio
de extensión para la
prevención de la preparación
cavitaria

La caries es identificada mediante un cuidadoso examen visual de la superficie oclusal de los

dientes seca y utilizando un explorador agudo, un espejo y una lámpara.

Las marcas de papel articular sobre el diente indicaran los puntos de contacto oclusal.

El diente se anestesia, aísla y reexamina si es necesario, para poder determinar el proceso

carioso. Para poder eliminar la caries se emplea una fresa con la cual la preparación no se debe

extender hasta marcas de contacto oclusal, se lava, se seca y se elimina.


Se graba la cavidad con ácido fosfórico al 5% por 20 seg. Luego todo el fondo del diente es

lavado por 30 o 40 seg. y secado.

Se aplica agente de unión a la cavidad, luego se aplica aire para impedir agrupaciones del

mismo.

Se rellena el diente con un compuesto fotopolimerizable o modificado con resina de ionómero

de vidrio, que puede ser curados en ese momento.

Un sellante fotopolimerizable es colocado sobre áreas susceptibles restantes y cepillados

dentro de las fosas y surcos.

Luego se retira el dique de goma y se revisas se hace control de la oclusión. Con una fresa de

diamante de partículas pequeñas puede ser empleado para eliminar los excesos .

La utilización de resinas fluidas, también gana popularidad por su fácil aplicación y menor

microfiltración. No existe ninguna restauración conservadora que sea perfecta.


Según estudios realizados por Walker y colaboradores reportaron restauraciones de resinas

preventivas colocados en pacientes de 6 a 8 años de edad y observaron por 6.5 años de 5185

restauraciones el 83% no requirieron una intervención adicional, el 37% requirieron selladores

solamente y el 21% requerían intervención por lesión interproximal.

Houpt y colaboradores reportaron retención completa de 54% de sus restauraciones de resina

preventivas, pérdida parcial de sellantes en 25% y 20% perdida completa después de 4 años.

La caries ocurrió en el 25% de dientes que tenían perdida de sellante y el 85% de las

superficies restauradas permaneció libre de caries 9 años después del tratamiento.

Se concluyó que las restauraciones preventivas producen excelentes resultados a largo plazo.
Bibliografía

MC. DONALD, AVERY, DEAN ODONTOLOGÍA PARA EL NIÑO Y EL ADOLESCENTE.

NEW YORK U.S.A. IMPRESO CHINA CASTELLANO. 2014. AMOLCA Págs. 313 - 320

Você também pode gostar