Você está na página 1de 2

PROPUESTA AHORRO DE ENERGÍA

El ahorro de energía es cualquier comportamiento que conduzca o resulte en el uso de una menor
cantidad de energía. Esto se puede lograr a través del cambio de hábitos, del uso tecnologías más
eficientes, o una combinación de ambos.

La eficiencia energética, por su parte, se refiere al uso de alguna tecnología que requiere menor cantidad
de energía para realizar la misma función.

En la actualidad el ahorro de energía está tomando más relevancia debido a los beneficios que genera
tanto en la naturaleza como en lo económico.

El consumo de energía en el hogar se da en focos, dispositivos electrónicos de cocina y sala además de


otros que se conectan a la corriente, estos dispositivos pueden generar un gran consumo de energía si no
se hace un uso responsable de ellos y también si no cuenta con un mantenimiento adecuado tanto en los
dispositivos eléctricos como en la red eléctrica que se tiene en el hogar, esto para asegurar que las
conexiones estén en buen estado, para evitar sobrecarga eléctricas que pueden generar un gasto mayor
en la energía como problemas en los dispositivos

Según datos de la Comisión Nacional de Ahorro de Energía, en los hogares urbanos el 40% del consumo de
electricidad corresponde a iluminación, el 29% al refrigerador, el 13% a la televisión, el 6% a la plancha, el
5% a la lavadora, y el 7% restante a otros electrodomésticos, como horno microondas, aspiradora y
licuadora. Para los hogares con climatización, el panorama cambia, pues sólo en calefacción y aire
acondicionado se va el 44% del consumo total.

Por eso es la importancia de solucionar problemas en relación a la energía, a continuación, se presentarán


propuestas que se puedan llevar a cabo para beneficio en el hogar en el ahorro de energía

1. Desconectar los aparatos eléctricos cuando no se utilicen

Muchos aparatos consumen energía, aunque estén apagados como el cargador de celular o la
computadora, así como las pantallas o las consolas de videojuegos.
Según la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), estos “vampiros eléctricos” representan hasta
el 13% del consumo de luz de los hogares.

2. Dar mantenimiento preventivo y correctivo a los electrodomésticos

Los aparatos eléctricos consumen más energía si tienen fallas acumuladas, por lo que es recomendable
que sean revisados periódicamente por técnicos especializados.
3. Comprar aparatos eléctricos certificados como ahorradores

Aparatos como el aire acondicionado, el refrigerador, el horno de microondas, la lavadora, la plancha, la


televisión y la computadora consumen mucha energía. Al comprarlos, revisa que estén certificados como
ahorradores y evita que tu recibo de luz aumente innecesariamente. La CONUEE otorga un sello a los
equipos con buen desempeño y ahorro de energía.
4. Sustituir los focos incandescentes por focos ahorradores o LEDs

Verifica que tus focos sean de fabricantes reconocidos que ofrezcan altos niveles de iluminación y una
larga vida útil. Para las áreas de uso común, como pasillos, escaleras o estacionamientos, te
recomendamos que uses luminarias con sensores de movimiento.

5. Revisar la instalación eléctrica

Revisa que no haya fugas eléctricas, sobre todo si tu casa fue construida hace más de 10 años:
» Apagar todos los focos y desconecta los aparatos que consumen energía.
» Revisar el medidor.

Este tipo de propuestas pueden generar beneficios, al inicio tal vez estos cambios no se noten de manera
inmediato, pero con el paso del tiempo son de gran ayuda y se verá reflejado en los económico como en
la naturaleza para evitar problemas que afecten la vida de los seres vivos.

Por eso la importancia de conocer cómo podemos cambiar nuestra forma de vida para ayudar a los demás
y así poder generar conciencia sobre cómo se beneficiaría el planeta si todos cambiar su estilo de vida
adentrándose al ahorro de energía.