Você está na página 1de 34

ACTO JURÍDICO

Dr. Tito Augusto Torres Sánchez


AUTONOMÍA PRIVADA

• “Poder complejo reconocido a la persona para el ejercicio de sus facultades, sea del
ámbito de la libertad que le pertenece como sujeto de derechos, sea para crear reglas
de conducta para sí en relación con los demás (…)”

• SE SUSTENTA EN LA ESFERA DE LIBERTAD DE LA PERSONA.

• Inherente al concepto de persona.


• Poder que otorga el ordenamiento jurídico a la persona
gobernar sus propios intereses.
• Poder de autorregulación de sus intereses y sus
relaciones jurídicas.
• Poder de gobierno de su propia esfera jurídica.

• ¿Y LA AUTONOMÍA DE LA VOLUNTAD?

• No es correcto hablar de autonomía de la voluntad


porque la autonomía es inherente al individuo, no a la
voluntad.
AUTONOMÍA PRIVADA

Acto Voluntario: Cuando yo lo quiero


(conjuntamente con discernimiento, inteligencia,
sentimientos, etc.).

Acto Libre: Expresión de la libertad del


individuo (ser autónomo).
Autonomía
privada

Vinculante: genera relaciones.

Preceptivo: establece preceptos que deben


cumplirse.
AUTONOMÍA PRIVADA
Poder de constituir relaciones
jurídicas.

Autonomía creadora de
relaciones jurídica Poder de reglamentar el
contenido de las relaciones
jurídicas

Autonomía Privada

NO
¿Autonomía creadora de Autonomía del individuo no
normas jurídicas? puede crear mandatos legales
generales y abstractos.

AUTONOMÍA DEL INDIVIDUO: Poder de crear, modificar, extinguir relaciones jurídicas; y/o de
reglamentación de las situaciones creadas, modificadas o extinguidas.
EL HECHO JURÍDICO
EL HECHO

Evento, suceso o acontecimiento generado


Noción con o sin la intervención del hombre que
puede generar o no consecuencias jurídicas.

El hecho

Suceso, evento o acontecimiento que


Hecho
produce efectos jurídicos porque el
jurídico
ordenamiento legal así lo prescribe.
EL HECHO

Natural

El hecho Legal
jurídico
Involuntario

Humano Ilícito

Con declaración
Voluntario de voluntad

Lícito
Sin declaración
de voluntad
CLASIFICACIÓN DE LOS HECHOS JURÍDICOS

Hechos jurídicos naturales: Se originan en fenómenos de la


naturaleza (independiente de la voluntad humana), la calificación
de jurídico depende de los efectos que produzcan. Ejm: el
nacimiento y la muerte de una persona, el aluvión, la avulsión,
un terremoto, la lluvia, la sequía, la enfermedad, un rayo, la
tempestad, las plagas, el transcurso del tiempo.

Hechos jurídicos legales: Cuando la ley es productora de


Clasificación consecuencias jurídicas modificando la situación pre-existente.
Ejm: la hipoteca legal (art. 1119 y 1119 del c.c.), el usufructo
legal (art. 423.8 y 732 c.c.).

Hechos jurídicos humanos: Aquellos en los que es relevante la


voluntad humana.
CLASIFICACIÓN DE LOS HECHOS JURÍDICOS

Involuntarios: Hechos que realiza el hombre cuya consecuencia no


es deseada o puede haber sido realizado sin discernimiento. Ejm:
contrato realizado por persona que no se encuentra en pleno
ejercicio de sus facultades mentales.

Hechos
jurídicos Voluntarios: Aquellos hechos que se realizan con discernimiento,
intención y libertad.
humanos
 Discernimiento: facultad intelectual que permite percibir y
declarar la diferencia existente entre varias cosas (distinguir
entre el bien y el mal, lo que nos conviene y lo que no nos
conviene).
 Intención: propósito deliberado de realizar el acto queriendo
sus consecuencias.
 Libertad: facultad del ser humano para decidir por sí mismo
sus actos sin que medie acción exterior alguna que lo
presione o determine en un sentido u otro
(autodeterminación).
CLASIFICACIÓN DE LOS HECHOS JURÍDICOS

Ilícitos: Son aquellos que, queridos por el sujeto que los realiza y
cumplidos contra una norma de ley, producen daño a otro sujeto
(obligación de resarcir el daño inferido). Puede ser extracontractual o
contractual. Ejm: homicidio tiene sanción penal, el incumplimiento de una
obligación, sanción civil (indemnización).

Hechos Con declaración de voluntad o efecto


jurídicos querido: El sujeto de derecho formula
humanos Lícitos: Aquellos que quiere el hecho y sus efectos. Ejm:
no contravienen al reconocimiento de un hijo, testamento, etc.
voluntarios
ordenamiento legal
imperante, el orden
Sin declaración de voluntad o efecto no
público o las buenas
querido: Realizados por el agente tomando
costumbres. Lícito es en consideración el hecho en sí y no las
la conformidad con consecuencias jurídicas del mismo. Los
los valores jurídicos efectos vienen impuestos por la ley.
(orden, la justicia). Ejemplos: cambio de domicilio (art. 39 CC),
el hallazgo (art. 932 CC), la mezcla (art. 397
CC), la edificación (art. 941 CC), el
abandono (art. 968.4 CC), etc.
ACTO JURÍDICO Y NEGOCIO JURÍDICO

León Barandiarán elaboró la definición de acto jurídico señalando que es “el hecho de
carácter voluntario y lícito, cuyo efecto es querido directamente por el agente, y en el
cual existe una declaración de voluntad.”

En el derecho alemán se distinguió el negocio jurídico del acto jurídico. Este último es
toda decisión de voluntad con idoneidad para crear efectos jurídicos lícitos o no; el
negocio respecta solo al hecho lícito, de tal suerte que el acto jurídico comprende
también al acto ilícito. Entonces, el acto jurídico es una especie del hecho jurídico en
sentido amplio.

Nuestro Código Civil, por tradición, mantiene la denominación de acto jurídico


cuando deberíamos hablar de negocio jurídico, por cuanto el acto jurídico se refiere a
actos lícitos e ilícitos, mientras que el negocio solo a los actos lícitos, como en efecto
está regulado el acto jurídico en el artículo 140 de c.c.
HECHO – ACTO - NEGOCIO

Hecho
Jurídico

Acto
Jurídico
 Acto y negocio son especies
del género Hecho Jurídico.

 Negocio Jurídico es una sub-


Negocio especie del Acto Jurídico.
Jurídico
ACTO JURÍDICO

Lícitos
Naturales

Hechos Voluntarios

Humanos
Ilícitos

Involuntarios
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

Es la exteriorización de la voluntad realizada a través de formas perceptibles: revelar un


hecho psicológico del sujeto de derecho sacándolo de su ámbito interno y haciéndolo
reconocible en el mundo del comercio jurídico.

Supone la existencia de tres voluntades:


1. La voluntad negocial: la voluntad del sujeto tendiente a
la celebración del acto jurídico, pero mantenida en su
fuero interno, por ejemplo, se quiere vender, comprar,
arrendar;
2. La voluntad de declarar: el deseo de exteriorizar la
voluntad interna, la voluntad de realizar la acción
necesaria para que la voluntad negocial llegue a
conocimiento del receptor, siguiendo el ejemplo, se
quiere declarar que se quiere vender, comprar o
arrendar; y
3. La voluntad declarada: la exteriorización de la voluntad
negocial, se declara que se quiere vender, comprar,
arrendar, etc.
DECLARACIÓN DE VOLUNTAD

En cuanto a la manifestación y declaración de


voluntad, el profesor Juan Espinoza Espinoza
señala que:

en ambas se produce la exteriorización de


un hecho psíquico interno; pero la
diferencia estriba en que la consecuencia
jurídica en la manifestación de voluntad
no es necesariamente querida por el
sujeto mientras que sí lo es en el caso de
la declaración.

De esta manera -señala- se diferencia el


acto jurídico no negocial (sería el caso del
abandono del bien durante 20 años, art.
968.4 c.c.) del acto jurídico negocial
(contrato).
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

Requisitos: son los siguientes:

1. Que el declarante esté legitimado para celebrar


el acto jurídico en concreto (sujeto con
capacidad plena: de goce y ejercicio).
2. Que la voluntad se manifieste a través de
formas sensibles, de manera que pueda ser
percibida y comprendida por todos y no sólo
por el declarante, y que a partir de ésta se
aprecie una determinada voluntad negocial.
3. Que la voluntad declarada coincida con la
voluntad negocial (la declaración coincida con el
querer interno).
4. Que el proceso formativo de la voluntad y su
exteriorización sean serios y sanos, es decir que
no adolezcan de ningún vicio; esto es, que estén
exentos de error, violencia o dolo.
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD: CLASES

Se realiza corrientemente por medio del lenguaje oral o escrito, y también mímico,
es decir a través de signos o gestos establecidos por los usos y costumbres, y
admitidos de manera general en la sociedad o en la esfera socioeconómica en se
desenvuelven los declarantes (Ejm: movimientos de la cabeza, de las manos,
señales marítimas, etc.)
También es expresa cuando el que declara se vale de otra persona que transmite
sus palabras, pues lo determinante es que la voluntad interna se transmita de
E
manera directa del declarante al receptor.
x El declarante puede utilizar cualquier medio manual, mecánico, electrónico u otro
p análogo, como por ejemplo, el teléfono, el correo electrónico, una carta, etc.
r
e
s Con relación a lo que dispone el artículo 141-A: actualmente existe un sistema de
a firma electrónica que consiste en un sistema de encriptación de la firma, que no es la
firma manuscrita, sino que se otorga una clave pública y privada, en cuya
convergencia, mediante un sistema de encriptación, en la comunicación entre
computadoras, a través de un ente verificador, logras una seguridad tal que nadie
puede descifrar la firma encriptada.
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD: CLASES

 La voluntad se infiere de ciertos hechos, actitudes o


conductas del sujeto o de hechos concluyentes, a
partir de los cuales se puede inferir con suficiente
seguridad que existe una manifestación de voluntad
negocial en un determinado sentido.
 Ejm: la aceptación de la herencia (art. 672 c.c.),
T
aceptación de la oferta (art. 1380 c.c.), confirmación
á de los actos anulables (art. 231 c.c.).
c  Si Juan, acreedor de María, sin que ésta le cancele la
i deuda, le envía por correo la letra de cambio que
t contiene la obligación, o si un vendedor de libros nos
a deja alguno en nuestra oficina para ver si tenemos
interés en él, y nosotros lo revisamos y luego lo
sellamos, estas conductas constituyen una
manifestación tácita de voluntad, en el sentido de que
se está condonando la deuda (art. 1297 c.c.) y
comprando el libro respectivamente.
MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD: CLASES

Requisitos:
1. La existencia de hechos, conductas o circunstancias
de comportamiento, a partir de los cuales se pueda
inferir sin lugar a dudas, que se está exteriorizando
una voluntad negocial.
2. Que para el acto jurídico en concreto, la ley no exija
declaración expresa. Ejm: para que alguien se
convierta en obligado solidario, debe manifestar su
T
voluntad de manera expresa (art.1183 c.c.), para
á contraer matrimonio la voluntad debe declararse
c expresamente, oralmente o por escrito (art. 248
i c.c.), el reconocimiento de un hijo extramatrimonial
t solamente puede hacerse manifestando
a expresamente la voluntad, en el registro de
nacimientos, en escritura pública o en un
testamento (art. 390 c.c.), lo mismo ocurre con la
novación (art. 1277 c.c.), etc.
3. Que no haya reserva o declaración expresa
(protesta) en contrario.
LA MANIFESTACIÓN DE LA VOLUNTAD

Expresa: oral y
escrita (mímica).

Las formas de
manifestación
La ley exige declaración
expresa.

Tácita: No hay
El agente formula reserva.
cuando …

El agente formula
declaración en contrario.
LA MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

• Conclusiones:

1. Nadie debe quedar vinculado por el negocio si su


voluntad no se ha formado libre y espontáneamente

2. Tutela de la buena fe y la confianza de los


destinatarios

3. Se debe valorar el comportamiento del declarante y


su responsabilidad.
EL SILENCIO COMO MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

El art. 142 del c.c., señala lo siguiente: «El silencio importa


manifestación de voluntad cuando la ley o el convenio le
atribuyen ese significado.»

El silencio considerado en sí mismo, no constituye


manifestación de la voluntad, pues no es afirmación ni
negación, sino que por el contrario es la negación a
manifestar la voluntad bajo forma alguna.

Se puede decir que “el que calla no afirma ni niega” por lo


que el silencio no puede en ningún caso, ser considerado
como manifestación de voluntad, salvo que la ley o el
convenio le atribuyan ese significado.
EL SILENCIO COMO MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

Ejemplos:
- Art. 363 del c.c. establece que el marido que no
se crea padre del hijo de su mujer puede
negarlo si concurren determinadas
circunstancias previstas en la propia ley.

- Si transcurrido el plazo que establece el art. 364


del c.c, el marido no ha dicho nada, su silencio
es recogido por la ley y considerado como una
manifestación de voluntad en el sentido de que
admite que es el padre del hijo que ha tenido
su mujer,

- Otros ejemplos los encontramos en los arts.


295, 1259, 1416 del c.c., y también en el art.
226 de la Ley 26702, referido al plazo para
observar el estado de cuenta corriente
bancaria.
EL SILENCIO COMO MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

No es manifestación de
voluntad.

Su significado sólo proviene de


El silencio
la ley o el convenio.

El silencio administrativo.
EL SILENCIO COMO MANIFESTACIÓN DE VOLUNTAD

Como supuesto de adquisición: Este es el caso de los arts. 1380 y 1381


del c.c. en los cuales no se requiere de la aceptación para que la
prestación del contrato se ejecute o para que concluya el contrato. Aquí
el silencio produce los efectos jurídicos de la aceptación.

Como un supuesto de pérdida de derechos: cuando se invade el suelo


Finalidades colindante (art. 944 c.c.), sin que el dueño del terreno se haya opuesto.
del silencio En igual situación se encuentra quien dejar transcurrir el plazo
prescriptorio o de caducidad para ejercitar una acción determinada.

Como un supuesto de adquisición y pérdida: también conocido como


“silencio bilateral”, tal como sucede en el caso de la continuación del
contrato de arrendamiento de duración determinada (art. 1700 CC).
DECLARACIÓN RECEPTICIA

Es un tipo especial de declaración de voluntad unilateral que,


para producir efectos jurídicos, requiere del conocimiento del
destinatario.

Así tenemos que tanto el otorgamiento del poder, como su


revocación (art. 151 in fine c.c.), son declaraciones de
voluntad unilaterales y recepticias.

La aceptación contractual también tiene naturaleza recepticia


(art. 1373 c.c.).

De esta manera son recepticias "las declaraciones con las


cuales el declarante hace valer un poder propio, vinculando
al destinatario que elige."
DECLARACIÓN DE VOLUNTAD IMPERFECTA

 La declaración de voluntad es
imperfecta cuando es viciada por los
diferentes motivos.

 Engloba a los supuestos de reserva


mental, la declaración iocanti gratia (la
formulada en broma), el negocio
simulado, y los supuestos de
conocemos como típicos vicios de
voluntad (error, dolo, violencia e
intimidación).

 También se consideran a la declaración


escénica y aquella formulada por
motivos didácticos.
DECLARACIÓN DE VOLUNTAD IMPERFECTA

Reserva mental: Se sostiene que quien


manifiesta una voluntad de producir un
efecto jurídico y por ello pone en vigor
conscientemente tal efecto, no puede
impedir mediante un propósito contrario no
manifestado la eficacia del acto por él
realizado.

En este caso, ni se ha realizado


defectuosamente la decisión de emitir una
declaración con ese contenido, ni la
declaración como acto es defectuosa.
DECLARACIÓN DE VOLUNTAD IMPERFECTA

Declaración “iocandi gratia” o por cortesía:


La declaración de voluntad debe tener un fin
serio y a la vez el destinatario debe tomar en
serio la declaración.

La declaración simulada: El negocio simulado


puede o no causar daños a terceros. La
declaración de voluntad es hecha solo en
apariencia o, un determinado negocio
jurídico es ocultado por un negocio
simulado.
DECLARACIÓN DE VOLUNTAD IMPERFECTA

La declaración escénica y aquella formulada por


motivos didácticos: No produce efectos la emisión
de signos gráficos o palabras cuando no es idónea
para exteriorizar la voluntad.

La declaración precedida o acompañada de una


reserva expresa unilateral: No tiene relevancia
jurídica debido a que está contenida en el mismo
contexto o en uno aparte.
LA MANIFESTACIÓN DE LA VOLUNTAD

Animus jocandi.

Fines didácticos.

La seriedad:
manifestaciones Fines teatrales.
no serias

Por cortesía.

Podrían ocasionar responsabilidad


civil extracontractual.
BIBLIOGRAFÍA

• Espinoza Espinoza, Juan. Acto Jurídico Negocial, análisis doctrinario, legislativo y


jurisprudencial. Gaceta Jurídica, Lima, 2010.
• Vidal Ramírez, Fernando. El acto jurídico. Gaceta Jurídica, Lima, 1998
• Reyna Mantilla, Rubén. Acto Jurídico. UCV, Trujillo, 2004.