Você está na página 1de 6

TIPOS Y CONDICIONES DE LA PIEL

Introducción
La primera responsabilidad es determinar el tipo de piel de su paciente y
las posibles afecciones de la piel. Estos dos factores determinarán qué
serie de tratamientos es más adecuada para sus necesidades individuales
y qué productos de cuidado en el hogar usted, el profesional del cuidado
de la piel, debería recomendar.

Debemos usar el conocimiento y hacer una idea aproximada de lo que


ocurre debajo de la superficie de la piel y cómo están funcionando las
capas inferiores / no visibles de la piel. Desafortunadamente, muchos
pacientes usan los productos absolutamente incorrectos para su tipo de
piel y condiciones que resultan en condiciones más problemáticas.
Para que un profesional diagnostique con precisión el tipo y condición de
piel de su paciente, debe comprender completamente lo básico: los
principios básicos de cómo funciona la piel, qué está sucediendo en las
capas vivas de la piel y si las condiciones que está viendo provienen de
malos hábitos infligidos. Los tipos de piel se determinan principalmente a
partir de la genética y el tamaño de la glándula sebácea. Las condiciones
de la piel también se determinan a partir de la genética, así como las
hormonas y los factores ambientales.

Tipos de piel
El tipo de piel es la descripción de cómo y por qué su piel se ve, se siente
y se comporta como lo hace. Los cuatro tipos de piel más comunes
utilizados en la industria cosmética / cuidado de la piel son:
1. Normal: este tipo de piel muestra una textura suave y una superficie
rosada y clara con poros finos. No hay imperfecciones visibles,
manchas grasosas o áreas escamosas. La producción de sebo, el
contenido de humedad, la queratinización y la descamación son
equilibradas. La piel normal a menudo se encuentra en personas
jóvenes.
2. Grasa: la piel de este tipo se caracteriza por una mayor cantidad de
lípidos en la superficie de la piel debido a las glándulas sebáceas
hiperactivas. Es brillante y grueso, a menudo con poros dilatados. La
piel grasa es propensa a espinillas y otras imperfecciones. Ocurre
más a menudo en hombres que en mujeres, y afecta
predominantemente a adolescentes y personas más jóvenes.
3. Seco: Caracterizado por la falta de humedad en su capa córnea, la
piel seca produce rigidez e incluso descamación. La piel parece
opaca, especialmente en las mejillas y alrededor de los ojos. Puede
carecer de elasticidad, con líneas finas y arrugas acentuadas. En
casos más severos, puede causar picazón y ardor. La piel
extremadamente seca muestra signos de agrietamiento y fisuración.
4. Combinación: la piel combinada es bastante seca en algunas partes
del cuerpo y grasa en otras localizaciones. La piel facial mixta tiende
hacia la sequedad en las mejillas y alrededor de los ojos mientras se
encuentra grasosa en la zona t (nariz, frente, mentón). Las partes
secas y las partes oleosas requieren diferentes regímenes de
cuidado de la piel.

Primero, el tipo de piel no es siempre lo mismo. Las variaciones que están


teniendo lugar en su piel no solo pueden cambiar de temporada a
temporada, sino de mes a mes e incluso semanalmente. Normal, graso,
seco y combinado son buenos elementos básicos para empezar, pero aún
no cubren todos los matices. Pueden cambiar y fluctuar con todo, desde el
clima hasta los niveles de estrés. ¿Por qué es importante saber qué tipo de
piel tiene tu paciente? Porque diferentes tipos de piel requieren diferentes
formulaciones. Aunque muchos tipos de piel pueden necesitar los mismos
ingredientes activos (como agentes protectores solares, antioxidantes,
comunicación celular, etc.), la base y los agentes de administración (loción,
crema, gel, suero o líquido) deben correlacionarse con las necesidades de
tipo de piel.

Los elementos externos e internos pueden afectar la apariencia y la


sensación de la piel. Para evaluar efectivamente la piel de su paciente y
determinar la rutina correcta de cuidado de la piel, estos son algunos de
los factores que deben considerarse.
Influencias internas:
• Cambios hormonales (La menopausia, el embarazo y los ciclos
menstruales pueden hacer que la piel fluctúe desde grasa a brotes,
decoloración y sequedad de la piel).
• Trastornos de la piel (rosácea, dermatitis, psoriasis)
• Predisposición genética
• Medicamentos
• Dieta (Las investigaciones muestran que una dieta alta en
antioxidantes y omega-3 puede mejorar la apariencia de la piel).
Influencias externas:
• Clima / clima (frío, cálido, húmedo, seco)
• Rutina de cuidado de la piel (Rutinas como sobreexfoliar, sobre
humectar o usar ingredientes irritantes / secantes pueden crear
problemas en la piel que antes no existían).
• Exposición al sol (principal causa de hiperpigmentación)
• Contaminación (crea actividad de radicales libres que daña el
colágeno)

Condiciones de la piel
Al realizar un análisis de la piel, es fácil identificar problemas obvios de la
piel. Todos tienen una clasificación de tipo de piel; sin embargo, no todos
tienen una condición de piel. Hay una clara diferencia entre tipo y
condición. Las condiciones se presentan en muchos tipos de piel
diferentes e incluyen deshidratación, sequedad, daño solar,
hiperpigmentación, telangiectasia, arrugas y acné, entre otras afecciones
de la piel.
Deshidratación
Indicadores de deshidratación son líneas finas visibles y sensación de piel
apretada. Cuando se determina que la piel de un cliente está
experimentando deshidratación, que es una condición frente a un tipo de
piel seca, el profesional puede decidir un plan de acción. Un servicio
enfocado en corregir la deshidratación a través de exfoliación ligera sería
la mejor opción de tratamiento. El uso de un exfoliante enzimático suave
digiere las células muertas de la piel y permite que los productos de
tratamiento se absorban más eficientemente en la piel. Un suero a base de
ácido hialurónico con un rico humectante antioxidante es mejor
recomendarlo para el uso diario.
Daño solar / hiperpigmentación
El daño solar y la sobreexposición a los rayos solares dañinos
generalmente pueden causar hiperpigmentación. La pigmentación no
siempre es visible a simple vista. Una pigmentación más profunda se
puede ver a través de una lámpara Wood. Otra forma de
hiperpigmentación es la “máscara de embarazo”, que es un ejemplo
frecuente de hiperpigmentación hormonal que a menudo ocurre durante el
embarazo y empeora con la exposición al sol. Para empezar, aplique
consistentemente un protector solar bien formulado para tratar la piel con
daño solar e hiperpigmentación. Luego, se debe aplicar una baja
exfoliación química diaria, seguida de una serie de peelings químicos más
fuertes administrados por un profesional. Y finalmente, aplicar un suero
que contenga ingredientes aclarantes, como el compuesto químico
conocido como hidroquinona al 2%, puede ser efectivo y seguro. Sin
embargo, Debido a la controversia detrás de este ingrediente, es
imperativo que un profesional del cuidado de la piel supervise su aplicación
y progreso. Para los pacientes que están interesados en una alternativa a
la hidroquinona, un suero de vitamina C es una gran opción, teniendo en
cuenta que la vitamina C es probable que se oxide si no está contenida
adecuadamente en embalaje sin aire.
Líneas finas y arrugas
La forma en que la piel envejece y se arruga es un proceso muy
complicado que involucra un rango casi ilimitado de ocurrencias
fisiológicas. No hay una sola causa que se pueda abordar con un producto
para borrar lo inevitable, porque el proceso de envejecimiento en sí es tan
complejo. La piel, por sí misma, envejece de muchas maneras. No hay un
ingrediente "milagroso" para detener este proceso natural. Años de
factores extrínsecos (daño solar, contaminación, daño por radicales libres,
tabaquismo, etc.) y factores intrínsecos (genética, envejecimiento
cronológico, cambio de hormonas, supresión del sistema inmune, etc.)
combinan y culminan lo que definimos como envejecimiento de la piel. La
buena noticia es que existe la esperanza de disminuir la apariencia del
envejecimiento e incluso ralentizar el proceso con los tratamientos
correctos, los regímenes de atención domiciliaria y los simples cambios en
el estilo de vida. El momento de detectar cuán serio es el nuevo paciente
para lograr sus objetivos de cuidado de la piel es durante su consulta
inicial. Cree un plan de acción, con un final en mente, para los clientes
dedicados que están comprometidos y dispuestos a tomar su consejo
profesional sobre cómo revertir y prevenir los signos del
envejecimiento. Asegúrese de tener una comunicación clara entre usted y
el paciente con respecto a los resultados deseados.

Planificar una serie de tratamientos profesionales basados en la


profundidad del daño en la piel es una excelente manera de comenzar. Si
su cliente experimenta arrugas profundas con pérdida de elasticidad y
daño solar, se puede recomendar una serie de peelings químicos,
preferiblemente una combinación de ácido glicólico y
láctico. Gradualmente aumente su fuerza para desarrollar la tolerancia de
la piel.
Para arrugas profundas y pérdida de elasticidad los ingredientes que
mejorarán la estructura de la piel son péptidos, retinol, vitamina C y ácido
hialurónico, glicólico y láctico. Explique que una serie de tratamientos
serán extremadamente beneficiosos, pero que el cliente tendrá que ser
responsable de tratar su piel de manera constante en el hogar. La
constancia es clave cuando se sigue un régimen de atención domiciliaria y
realmente se desean resultados.
-Vas al dentista cada seis meses, no te cepillas los dientes a diario.
¿Esperarías que la salud de tus dientes fuera excelente? No, no lo
harías-
Es nuestro trabajo como profesionales del cuidado de la piel educar
a los pacientes sobre este mismo concepto con respecto a la piel.
Acné
El acné ocurre cuando los poros de la piel se obstruyen, con mayor
frecuencia en la cara, el cuello, la espalda y el pecho. El dermatólogo y los
investigadores no saben exactamente por qué sucede esto, pero sí
sabemos que la testosterona juega un papel, al igual que la herencia. Una
vez que un poro se obstruye, atrapa el aceite de la piel en su interior. Las
bacterias crecen en este aceite y pueden causar una respuesta
inflamatoria en la piel. Las lesiones del acné pueden ser pequeñas y
apenas perceptibles, aparecer como una pequeña cabeza blanca o
espinilla, o pueden aparecer de color rojo con un centro blanco /
amarillo. A veces, un poro obstruido se inflamará tanto que puede provocar
lesiones más grandes y dolorosas (nódulos o quistes), que finalmente
pueden cicatrizar. Trabajar con pacientes que están experimentando acné
puede ser un tema muy delicado e incluso puede afectar la
autoestima. Como profesional del cuidado de la piel, acercándose a esta
condición con un resultado positivo, una actitud comprensiva lo llevará
lejos cuando construya la confianza del paciente/ profesional. Recomiende
una serie de exfoliaciones con ácido salicílico para limpiar los poros del
sebo, la suciedad y las bacterias. Los pacientes con acné suelen ser de
piel grasa y deben usar ingredientes livianos que no obstruyan sus
poros. Los ingredientes como el ácido salicílico, el peróxido de benzoilo, el
retinol y el azufre funcionan maravillosamente para eliminar las
imperfecciones actuales y prevenir futuras lesiones del acné.
Tratar diariamente con diferentes tipos y condiciones de piel reforzará cuán
complejo es el órgano más grande del cuerpo y cómo no hay una sola
respuesta para cada tipo de piel.