Você está na página 1de 4

Compresores

Un compresor es una máquina de fluido que está construida para aumentar


la presión y desplazar cierto tipo de fluidos llamados compresibles, tales
como gases y vapores. Esto se realiza a través de un intercambio de energía entre
la máquina y el fluido, en el cual el trabajo ejercido por el compresor es transferido
a la sustancia que pasa por él convirtiéndose en energía de flujo, aumentando su
presión y energía cinética impulsándola a fluir.
Al igual que las bombas, los compresores también desplazan fluidos, pero a
diferencia de las primeras que son máquinas hidráulicas, éstos son máquinas
térmicas, ya que su fluido de trabajo es compresible, sufre un cambio apreciable
de densidad y, generalmente, también de temperatura; a diferencia de
los ventiladores y los sopladores, los cuales impulsan fluidos, pero no aumentan
su presión, densidad o temperatura de manera considerable.

Se cuenta que estos antiguos herreros, cuando fundían el metal, gritaban al fuego
para avivarlo. Evidentemente, al gritar soplaban sobre el fuego avivando la llama.
Es de suponer que fundir una espada o una vasija a gritos sería una labor bastante
pesada. Lo cierto es que fue en este tipo de trabajos donde se desarrolló la primera
máquina que producía aire para avivar el fuego: el fuelle.

Aproximadamente 4.000 años a.C. en el antiguo Egipto y Sumeria, aparecieron los


primeros vestigios de la utilización del fuelle en el proceso de fundición del hierro
para la fabricación de puntas de lanzas y ornamentos. Quién sabe si se podría
considerar este primitivo fuelle el precursor del compresor.

Algunos siglos después, Herón de Alejandría (20 - 62 d.C.), ingeniero y matemático,


también estudió el aire en su tratado "La Neumática". A pesar de ello, es más
conocido por ser el precursor de la máquina de vapor conocida como "Eolípila y la
Fuente de Herón", cuya aplicación práctica en los templos le granjeó el pseudónimo
de El Mago.

Herón desarrolló a lo largo de su vida unos 80 aparatos mecánicos que funcionaban


con aire comprimido, vapor o presión hidráulica.

Herón desarrolló un sistema neumático e hidráulico para abrir las puertas del
templo. El proceso era simple: el sacerdote encendía un pebetero que se
encontraba en el exterior del templo, junto a la entrada; una vez encendido, el fuego
calentaba el aire que se encontraba en un tubo de metal bajo el pebetero; la fuerza
del aire caliente empujaba un chorro de agua que iba a parar a una enorme cuba
que se encontraba bajo el templo, suspendida en el aire con un sistema de poleas.
Conforme se llenaba la cuba de agua por el empuje del aire caliente, iba
aumentando de peso; el peso empujaba hacia abajo el gran cubo de agua que ponía
en funcionamiento el sistema de poleas cuyos pernos giraban los ejes de las
puertas, haciendo que se abrieran.

En 1650, Otto von Guericke (1602 - 1686), físico e ingeniero alemán, inventó
la bomba aspirante. Curioso contrasentido porque el compresor nació como
una máquina de vacío.

Este científico estudió sobre el vacío y llegó a descubrimientos de gran importancia


para la época, como que bajo vacío sí se propaga la luz, pero no el sonido; o los
análisis de cómo afectaba el vacío a los procesos de combustión y a la respiración
animal.

El desarrollo de los primeros compresores como máquinas se fue fraguando


posiblemente con el concepto del aire como energía. Para ello fue necesario el
desarrollo de conceptos y principios fundamentales sobre los gases, que
realizaron científicos coetáneos de Otto von Guericke. Nos referimos a Robert
Boyle (1627 - 1691), filósofo, físico, químico e inventor de origen irlandés; y a
Edme Mariotte (1620 - 1684), abad y físico francés.

Ambos desarrollaron las primeras teorías sobre los gases, siendo de vital
importancia el desarrollo de la ley que relaciona la presión con el volumen y a cuya
conclusión llegaron ambos:

"La presión ejercida sobre una masa gaseosa es inversamente proporcional a su


volumen, siempre que la temperatura sea constante P1 V1 = P2 V2".

Algo más tarde, el científico, matemático e inventor francés Jacques Alexandre


Cesar Charles (1746 - 1823) estableció la relación entre el volumen de un gas con
su temperatura.

"El incremento o disminución del volumen de un gas es directamente proporcional


a su temperatura V1/T1 = V2/T2".

Más o menos por la misma época, Josep-Louis Gay-Lussac (1778 - 1850), científico
y matemático francés, desarrolló a partir de los estudios de su colega Charles otro
de los principios fundamentales de los gases.

"Considerando el volumen de un gas a presión constante, el cociente entre la


presión y la temperatura permanece constante P1/T1 = P2/T2".

La revolución industrial, cuyo comienzo se establece a mediados del siglo XVIII,


generó necesidades técnicas para poner en marcha procesos productivos y la
maquinaria o herramienta que éstos requerían. Así y con el conocimiento existente
sobre el aire comprimido como fuente de energía, comenzó la fabricación de los
primeros compresores. Sería con el desarrollo de la tecnología del pistón cuando
comenzase su fabricación a nivel industrial.

Ya en el siglo XIX (1829) apareció la primera patente sobre un compresor


atmosférico, lo que marcó el inicio de los procesos productivos e industrializados
de los compresores.

A partir de esa fecha y durante todo el siglo XX, el desarrollo de la tecnología de los
compresores se especializa y tecnifica al máximo. Se mejoran los compresores
de pistón con desarrollos de equipos de baja, media y alta presión; y se diseñan
equipos para su uso con diferentes tipos de gases.

El principio de funcionamiento de estos compresores se basa en la disminución del


volumen del aire en la cámara de compresión donde se encuentra confinado,
produciéndose el incremento de la presión interna hasta llegar al valor de diseño
previsto, momento en el cual el aire es liberado al sistema.

Estos compresores son los más comúnmente utilizados en los diferentes procesos
industriales dada su capacidad de trabajar en cualquier rango de presión.
Para su funcionamiento el aire es aspirado al interior de un cilindro, por la acción
de un pistón accionado por una biela y un cigüeñal. Ese mismo pistón, al realizar
el movimiento contrario, comprime el aire en el interior del mencionado cilindro,
liberándolo a la red o a la siguiente etapa, una vez alcanzada la presión
requerida.
Estos tipos de compresores suelen soportar caudales de entre 50 y 25000m3/h.
Teniendo una sola etapa se pueden conseguir presiones de 3-4 bares, pero
pueden llegar a los 1000 o 2000 bares con múltiples etapas. Tener varias etapas
significa que el aire es vuelto a comprimir en otro cilindro de otras etapas, hasta
llegar a la presión final de utilización; esto también suele realizarse en otros tipos
de compresores que se mencionarán a continuación, no solo en los de pistón.

Se basa en el desplazamiento del aire, a través de las cámaras que se crean con
el giro de dos rotores helicoidales, uno macho y otro hembra que son
prácticamente dos tornillos engranados entre sí. El aire llena los espacios creados
entre ambos tornillos, aumentando la presión a medida que se va reduciendo el
volumen en las cámaras.
Existen compresores de tornillo lubricado y compresores de tornillo exento. La
diferencia entre ambos estriba en el sistema de lubricación.
El compresor de tornillo lubricado es el más habitual en la industria. En él se
inyecta aceite en los rotores para lubricar, sellar y refrigerar el conjunto rotórico.
En la mayoría de las aplicaciones, el residual de aceite no representa un
problema.
En los compresores exentos de aceite se busca suministrar aire sin contaminar
por el aceite de lubricación. Esto quiere decir que entre los rotores no se inyecta
lubricante alguno, haciendo que estos elementos trabajen en seco. Por esto llega
a ser ampliamente utilizado en industrias madereras por su limpieza y capacidad.
Estos compresores soportan caudales de entre 600 y 40000 m3/h y presiones de
hasta 25 bares.

Los compresores son máquinas que tienen por finalidad aportar una energía a los
fluidos compresibles (gases y vapores) sobre los que operan, para hacerlos fluir
aumentando al mismo tiempo su presión. En esta última característica
precisamente, se distinguen de las soplantes y ventiladores que manejan grandes
cantidades de fluidos compresibles (aire, por ejemplo) sin modificar sensiblemente
su presión, con funciones similares a las bombas de fluidos incompresibles.
Un compresor admite gas o vapor a una presión p1 dada, descargándolo a una
presión p2 superior.

Bibliografía
https://www.taringa.net/posts/apuntes-y-monografias/19856684/Tipos-de-
Compresores.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Compresor_(m%C3%A1quina)
https://www.mundocompresor.com/articulos-tecnicos/historia-compresor-fuelle-
levitacion
http://www.ing.una.py/pdf_material_apoyo/compresores-y-ventiladores.pdf