Você está na página 1de 6

Historia de la Batalla de la Arada

1851: la batalla de La Arada, conflicto de tres naciones. El 2 de febrero de 1851 se


produce la llamada "Batalla de La Arada", un conflicto bélico entre los ejércitos de
Guatemala, El Salvador y Honduras, ante un nuevo intento de unificar la unión
centro americana.

En 1847 Guatemala había sido declarada como república independiente, y el


presidente de El Salvador, Doroteo Vasconcelos, del Partido Liberal, odiaba a
Rafael Carrera, conservador, comandante del Ejército guatemalteco.
Vasconcelos quería revivir la Federación Centroamericana y por ello se alió con
Juan Lindo, gobernante de Honduras, contra Guatemala. Reunieron en el pueblo
fronterizo de Ocotepeque, a unos 4 mil soldados, a las órdenes de 11 generales.
Confiaban en derrotar al ejército de Carrera, que contaba sólo con mil 500.

15 de enero de 1851: Vasconcelos envía una carta, desde la frontera, al gobierno


de Guatemala, presidido por Mariano Paredes: “He llegado -decía- a esta ciudad a
hacerme cargo del mando en jefe del ejército conforme a la constitucion de El
Salvador y vengo plenamente autorizado para entenderme con su gobierno en todo
lo que conduzca al objeto que ha puesto en armas a los de estos Estados”. El correo
llegó el 21 pero ni tiempo hubo de responder pues el 22 los aliados estaban en
territorio guatemalteco.

23 de enero: otra carta, para pedir la renuncia del gobierno de Paredes y la expulsión
de Rafael Carrera. Además una condición: que los ejércitos de El Salvador y
Honduras pudieran establecer bases en Guatemala.
El historiador Lorenzo Montúfar dice que Carrera había mandado a El Salvador,
semanas antes, a un presunto comerciante mayorista que en realidad era espía.
Además, hizo correr el rumor de que los liberales salvadoreños venían a demoler
todas las iglesias, para así tener más adeptos para su causa.

"Sin duda Carrera era un tipo inteligentísimo, pues manipuló hasta a la Iglesia para
contar con su apoyo", opina Lucila Sierra, directora del Museo del Ejército, en donde
está recreada, en una maqueta, la batalla de La Arada: la que definió el poderío
conservador en Guatemala por las siguientes dos décadas.

Una estrategia audaz

Carrera ubicó sus tropas en la estratégica meseta de San José La Arada,


Chiquimula. El 1 de febrero, el general Isidoro Saget, del ejército salvadoreño,
ordenó que las fuerzas rodearan a Carrera.

El 2 de febrero, a las 9 de la mañana, ordenó al general Cabañas que atacara. “En


ese momento, Carrera hizo un movimiento astuto. Quemó unos cañaverales para
impedir el paso a los enemigos por otros flancos. Tuvo suerte porque aquel día el
viento soplaba de arriba hacia abajo”, refiere Sierra, quien investigó el suceso para
realizar la maqueta.

Cabañas estaba “llevando su gente al matadero”, opina el historiador Federico


Hernández de León. Cabañas pidio refuerzos a Saget pero éste sugirió a
Vasconcelos la retirada. Más de 500 invasores fueron muertos y 200 capturados.
Rafael Carrera fue ascendido a Capitán General del Ejército de Guatemala, la
república de pocos años que había huído, para bien o para mal de sus hermanas.
En todo caso, el historiador Hernández aclara que en el artículo 5 de la declaratoria
de República dice: “La absoluta independencia en que ahora se constituye esta
república no será jamás un obstáculo a la reorganización de Centro América y los
otros Estados que hallarán perpetuamente en Guatemala la misma favorable
disposición de su antigua confraternidad”.

El 2 de febrero
Se inició el combate a las 8:30 de la mañana del 2 de febrero de 1851. Los aliados
tomaron la iniciativa atacando por tres puntos diferentes y abriéndose un fuego muy
vivo por ambas partes. La primera carga de los aliados fue repelida por los
defensores de la colina; al segundo ataque los aliados lograron tomar la primera
línea de trincheras, de donde nuevamente fueron arrojados. A la tercera carga, la
fuerza hondura-salvadoreña avanzó aún más, hasta llegar a confundirse con los
soldados guatemaltecos, que peleaban ahora cuerpo a cuerpo y a punta
de bayoneta, mientras que la artillería guatemalteca castigaba duramente el grueso
de los atacantes. En el punto más álgido de la batalla, cuando el resultado parecía
incierto, Carrera ordenó que se incendiasen los cañales que flanqueaba la vega del
río donde operaba el ejército invasor. De esta forma rodeó al enemigo ya que éste
ahora tenía frente a sí el fuego vivo del ejército guatemalteco, por los flancos un
incendio y hacia atrás el río, que dificultaba la retirada. Al ver esto la división central
aliada cundió en pánico y comenzó una retirada desorganizada. El general Saget
ordenó tocar retirada para el cuerpo de Cabañas, la división hondureña que peleaba
junto a la salvadoreña en el centro, pero todo el ejército emprendió la huida. Pronto
se inició un retroceso de las líneas aliadas, que era más bien una fuga, que una
retirada estratégica.
Los quinientos hombres que mandaba el coronel Navas, y que se hallaban frescos
por haber estado en la retaguardia, se lanzaron en persecución de lo que quedaba
del ejército aliado, el cual buscaba desesperadamente las fronteras de sus países.
El recuento final de las pérdidas de los aliados arrojó:

 quinientos veintiocho muertos


 doscientos prisioneros
 mil fusiles abandonados en el campo de batalla
 trece mil cartuchos útiles abandonado
 multitud de bestias y equipajes,
 once cajas de guerra y
 siete piezas de artillería.
El presidente Vasconcelos buscó refugio en El Salvador, mientras se vio cruzar en
la frontera hondureña a dos generales que montaban el mismo caballo. Por donde
pasaba, Vasconcelos era abucheado por sus conciudadanos. Carrera hizo
reagrupar al ejército y cruzó la frontera en El Salvador; se encontraba acampando
en Santa Ana, cuando recibió órdenes del presidente Mariano Paredes de regresar
a Guatemala en vista de que los aliados solicitaban la paz

Consecuencias
Como resultado inmediato del triunfo de las armas guatemaltecas en "La Arada",
una Asamblea Nacional Constituyente promulgó el 19 de octubre de 1851, una carta
fundamental de gobierno, que se llamó el Acta Constitutiva de la República. Su
contenido era breve, pues sólo constaba de dieciocho artículos, en los cuales se
establecían los principios generales para el funcionamiento de la República,
fundada 4 años antes. Batalla de la Arada significó la hegemonía
de Guatemala en Centroamérica y aseguro el clima para una época de
restauración, seguridad y una bonanza económica. Además, fue el punto de inicio
del gobierno vitalicio para Rafael Carrera y Turcios.
Un problema de la vida Cotidiana

Que se te acabe el papel del baño


que es las artes plásticas
Las artes plásticas son aquellas artes que utilizan materiales capaces de ser modificados o
moldeados por el artista para crear una obra. Son aquellas manifestaciones del ser humano que
reflejan, con recursos plásticos, algún producto de su imaginación o su visión de la realidad.12
Se refiere el término de manera más amplia a las artes visuales para diferenciarlas del arte
musical, de la danza, la literatura o del teatro.
Incluidas dentro de las Bellas Artes,3 el término 'artes plásticas' aparece a principios del siglo
XIX para referirse a la pintura, la escultura, el dibujo, la arquitectura, el grabado, la cerámica,
la orfebrería, la artesanía y la pintura mural. A partir de los movimientos artísticos que se fueron
desarrollando durante el siglo XX, el concepto de artes plásticas comenzó a cambiar. Nuevas
propuestas artísticas como el ready-made (arte encontrado) hicieron cuestionar si es necesario
modificar un material para obtener una obra de arte. A mediados del siglo XX se comenzó a
utilizar el término artes visuales, que engloba el de artes plásticas y todos los nuevos medios.
Las artes visuales añaden otros recursos como puede ser el sonido, el video, la informática, la
electrónica, etc., para crear obras o propuestas artísticas.

Armonía
Armonía o en música es el estudio de la técnica para enlazar acordes (notas simultáneas).
Desde una perspectiva general, la armonía es el equilibrio de las proporciones entre las distintas
partes de un todo, y su resultado siempre connota belleza. En música, el estudio de la armonía
implica los acordes y su construcción, así como las progresiones de acordes y los principios de
conexión que los rigen.1 Por lo general se suele entender que la armonía hace referencia al
aspecto «vertical» (notas simultáneas, que en la partitura se escriben una sobre otra) de la
música, que se distingue del aspecto «horizontal» (la melodía, formada por la sucesión de notas,
que se escriben una detrás de otra).2
INSTRUMENTOS MUSICALES
Podemos definir un instrumento como cualquier objeto que es utilizado para algún
fin por el ser humano. La clave de esta definición radica en que la propiedad del
instrumento no es una característica propia del objeto sino que es brindada por el
ser humano al conferirle un uso funcional. (En rigor, podríamos extender esta
definición a cualquier especie animal.) Si la música es el arte de organizar sonido
(con el fin de expresar algo), podemos concluir que un instrumento musical es
cualquier objeto que sea utilizado por el ser humano para producir sonidos en el
marco de una creación musical. Es decir, potencialmente cualquier objeto es un
instrumento musical.