Você está na página 1de 4

El aparato locomotor o sistema músculo esquelético está formado por

el sistema osteoarticular (huesos, articulaciones y ligamentos) y


el sistema muscular (músculos y Tendones que unen los huesos).
Permite al ser humano y a los animales en general interactuar con
el medio que le rodea mediante el movimiento o locomoción y sirve de
sostén y protección al resto de órganos del cuerpo.1
Se fundamenta en dos elementos:
huesos
músculos
El aparato locomotor no es independiente ni autónomo, pues es un
conjunto integrado con diversos sistemas, por ejemplo, con el sistema
nervioso para la generación y modulación de las órdenes motoras. Este
sistema está formado por las estructuras encargadas de sostener y
originar los movimientos del cuerpo y lo constituyen dos sistemas.
Sistema óseo: Es el elemento pasivo, está formado por los huesos, los
cartílagos y los ligamentos articulares.
Sistema muscular: Formado por los músculos y tendones los cuales se
unen a los huesos y por lo tanto al contraerse provocan el movimiento
del cuerpo.
Además de estos, hay que agregar al sistema nervioso, ya que este es
el responsable de la coordinación y la estimulación de los músculos
para producir el movimiento.

El sistema excretor o sistema urinario es un aparato del


cuerpo humano. Está formado por los riñones y la vía
excretora, en él ocurre el proceso excretor, que consiste en
limpiar la sangre de sustancias de desecho formando la orina y
expulsarlas al exterior por la uretra.
El aparato urinario humano se compone de dos partes que
son:
Los riñones, que producen la orina y desempeñan otras
funciones y
La vía excretora, que recoge la orina y la expulsa al exterior.
La vía excretora está formada por un conjunto de conductos
que son:
Los uréteres, que conducen la orina desde los riñones a la
vejiga urinaria,
La vejiga urinaria, que es una bolsa muscular y elástica en la
que se acumula la orina antes de ser expulsada al exterior. En
el extremo inferior tiene un músculo circular llamado esfínter,
que se abre y cierra para controlar la micción (el acto de
orinar), y
La uretra, que es un conducto que transporta la orina desde la vejiga hasta el exterior. En su parte
inferior presenta el esfínter uretral, por lo que se puede resistir el deseo de orinar.
El sistema endocrino, también llamado sistema de glándulas
de secreción interna, es el conjunto de órganos y tejidos del
organismo, que segregan un tipo de sustancias
llamadas hormonas, que son liberadas al torrente sanguíneo
y regulan algunas de las funciones del cuerpo.1 Es un sistema
de señales que guarda algunas similitudes con el sistema
nervioso, pero en lugar de utilizar impulsos eléctricos a
distancia, funciona exclusivamente por medio de sustancias
(señales químicas) que se liberan a la sangre.
Las hormonas regulan muchas funciones en los organismos,
incluyendo entre otras la velocidad de crecimiento, la función
de los tejidos, el metabolismo, el desarrollo y funcionamiento
de los órganos sexuales y algunos aspectos de la conducta. El
sistema endocrino actúa como una red de comunicación
celular que responde a los estímulos liberando hormonas.2

APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

Es un conjunto de diferentes órganos encargados de la función vital de la reproducción.


La condición de función vital es debida no a un solo
individuo sino al conjunto de la especie. Un individuo
puede no tener hijos y no se muere por ello; pero si
ningún individuo de la especie tuviera hijos la especie
desaparecería.

El aparato reproductor femenino sirve para producir


las células sexuales femeninas, los óvulos para guardar
y desarrollar el nuevo ser hasta el momento del parto.
Está compuesto por trompa de falopio, ovario, vulva, etc.

APARATO REPRODUCTOR MASCULINO

El sistema reproductor masculino sirve para producir


las células sexuales masculinas y los espermatozoides.
Está compuesto por el pene: un órgano musculoso con
un conducto interior llamado uretra, por el cual sale al
exterior el semen.

Los testículos: órganos encargados de producir los


espermatozoides y están alojados en una bolsa llamada
escroto. También están los conductos deferentes: tubos
por los que se comunican los testículos con la uretra.
Finalmente, la próstata y las vesículas seminales son
órganos que producen el semen o líquido en el que
nadan y se transportan los espermatozoides.
El sistema nervioso es un conjunto organizado de células
especializadas en la conducción de señales eléctricas. La célula básica
del sistema nervioso de todos los animales es la neurona. Las
neuronas tienen la función de coordinar las acciones de
los animales por medio de señales químicas y eléctricas enviadas de
un lugar a otro del organismo.3 4 La mayor parte de los animales
pluricelulares tienen sistemas nerviosos con características básicas
similares, aunque con grado de complejidad muy variable.
Únicamente carecen de el los animales que no tienen tejidos y
órganos bien diferenciados, como
los poríferos (esponjas), placozoos y mesozoos.567 8 91011
El sistema nervioso capta estímulos del entorno (estímulos externos)
o señales del mismo organismo (estímulos internos), procesa la
información y genera respuestas diferentes según la situación. A
modo de ejemplo podemos considerar un animal que a través de las
células sensibles a la luz de la retina capta la proximidad de otro ser
vivo. Esta información es transmitida mediante el nervio óptico al
cerebro que la procesa y emite una señal nerviosa que a través de los
nervios motores provoca la contracción de ciertos músculos con el
objetivo de desplazarse en dirección contraria al peligro potencial. 1
La rapidez de respuesta que proporciona el sistema nervioso
diferencia a la mayoría de los animales (eumetazoa) de otros
seres pluricelulares de respuesta motriz lenta que no lo poseen como
los vegetales, hongos, mohos o algas.

El aparato circulatorio a es un sistema de transporte interno que


utilizan los seres vivos para trasladar dentro de su organismo
elementos nutritivos, metabolitos, oxígeno, dióxido de
carbono (CO2), hormonas y otras sustancias. Existe tanto en
los vertebrados como en la mayoría de los invertebrados aunque su
estructura y función tiene considerables variaciones dependiendo del
tipo de animal.1
En el ser humano el sistema circulatorio está constituido por un
fluido que se llama sangre, un conjunto de conductos
(arterias, venas, capilares) y una bomba impulsora que es
el corazón. El corazón es una estructura muscular que se contrae
regularmente y mantiene la sangre en constante movimiento dentro
de los vasos sanguíneos. La sangre contiene glóbulos rojos ricos
en hemoglobina que transporta el oxígeno hasta todas las células
del cuerpo. El sistema linfático formado por los vasos linfáticos que
conducen un líquido llamado linfa desde el espacio intersticial hasta
el sistema venoso también forma parte del sistema circulatorio.1
El hombre y todos los mamíferos disponen de un sistema circulatorio
doble, el corazón derecho impulsa la sangre pobre en oxígeno a
través de la arteria pulmonar hacia los pulmones para que se
oxigene (circulación pulmonar), mientras que el corazón izquierdo
distribuye la sangre oxigenada hasta los tejidos a través de la arteria
aorta y sus múltiples ramificaciones (circulación sistémica).
El aparato respiratorio o sistema respiratorio, es el conjunto de órganos que poseen los seres vivos con la
finalidad de intercambiar gases con el medio ambiente. Su
estructura y función es muy variable dependiendo del tipo de
organismo y su hábitat.1 2
El órgano principal del sistema respiratorio humano y de los
animales mamíferos es el pulmón, en los alveolos pulmonares se
produce mediante difusión pasiva el proceso de intercambio
gaseoso, gracias al cual la sangre capta el oxígeno atmosférico y
elimina el dióxido de carbono (CO2) producto de desecho del
metabolismo.3 El aparato respiratorio humano está constituido por
las fosas nasales, boca, faringe, laringe, tráquea y pulmones. Los
pulmones constan de bronquios, bronquiolos y alveolos
pulmonares.4
Los músculos respiratorios son el diafragma y los músculos
intercostales. En la inspiración el diafragma se contrae y baja por
lo cual la cavidad torácica se amplía y el aire entra en los
pulmones. 1 En la espiración, el diafragma se relaja y sube,
la cavidad torácicadisminuye de tam año provocando la salida del
aire de los pulmones hacia el exterior.
Además del intercambio de gases, el aparato respiratorio juega un
importante papel en mantener el equilibrio entre ácidos y bases en
el cuerpo a través de la eficiente eliminación de dióxido de
carbono de la sangre.5

El aparato digestivo es el conjunto de órganos encargados


del proceso de la digestión, es decir, la transformación de
los alimentospara que puedan ser absorbidos y utilizados por
las células del organismo.1
La función que realiza es la de transporte de alimentos, secreción
de jugos digestivos, absorción de nutrientes y excreción mediante
el proceso de defecación.
El proceso de la digestión guarda muchas similitudes en todos
los animales: transformar los glúcidos, lípidos y proteínas en
unidades más sencillas, gracias a las enzimas digestivas, para que
puedan ser absorbidas y transportadas por la sangre
Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once
metros de longitud. En la boca empieza propiamente la digestión.
Los dientes trituran los alimentos y las secreciones de las glándulas
salivales los humedecen e inician su descomposición
química transformándose al bolo alimenticio. Luego, el bolo
alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega
al estómago, una bolsa muscular de litro y medio de capacidad
cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico. En el estómago el
alimento es agitado hasta convertirse en el quimo.
A la salida del estómago, el tubo digestivo pasa a llamarse intestino
delgado, de unos seis metros de largo y muy replegado sobre sí
mismo. En su primera porción o duodeno recibe secreciones de las glándulas intestinales, la bilis procedente
de la vesícula biliar y los jugos del páncreas. Todas estas secreciones contienen una gran cantidad
de enzimasque degradan los alimentos y los transforman en sustancias solubles simples como aminoácidos.
El tubo digestivo continúa por el intestino grueso, de algo más de metro y medio de longitud. Su porción final
es el recto, que termina en el ano, por donde se evacuan al exterior los restos indigeribles de los alimentos.