Você está na página 1de 216

Conversaciones prácticas de psicología

clínica sobre las relaciones de amistad


más incomprendidas en América
Anatomía
de la Amistad

John M. Reisman
DePaul University

THE LEWIS PUBLISHING COMPANY, INC.

Lexington, Massachusetts
2
Esta edición de Lewis Publishing Company es publicada en acuerdo con
Irvington Publishers, Inc.

Copyright © 1979 por Irvington Publishers, Inc.

Todos los Derechos Reservados.


Ninguna parte de este libro puede ser reproducida de ninguna manera, incluyendo
la información, el almacenamiento o la distribución total o parcial (con excepción
a breves anotaciones en artículos críticos o de análisis) sin la autorización por
escrito del publicador. Para mayor información, escribe a Irvington Publishers,
Inc., 551 Fifth Avenue, New York, New York 10017.

Reisman, John M.
Anatomía de la Amistad

Bibliografía: p.
Incluye el índice.
1. Amistad. 2. Soledad. I. Título.
BJ1533.F8R44 158’.25 79-12857
ISBN 0-89197-646-9

Impreso en Estados Unidos de América

3
Prefacio

Hace siete años, cuando estaba por comenzar una investigación en


psicoterapia, comencé a cuestionarme la suposición de si la amistad entre
la relación cliente-terapeuta era correcta. Esa pregunta me llevó a otra:
¿Cuáles son las características de una relación amistosa? Esa pregunta me
llevó a la siguiente: ¿Cómo se comunican los amigos? Y ésta pregunta me
llevó a: ¿Qué es un amigo?
A lo largo de los años he intentado buscar las respuestas a estas
preguntas y a muchas otras. Un resultado de esas preguntas es este libro.
Sabía que al escribir Anatomía de una Amistad me vería obligado a estudiar
la literatura y a investigar sobre de la amistad y que emergería con un
puñado de información y respuestas. Ha sido una búsqueda emocional y
estimulante, y honestamente no puedo decir que me he decepcionado. Aun
también, honestamente no puedo decir que siento que ha hecho de mí una
autoridad en la amistad. Todavía quedan muchas preguntas.
Sin embargo, el escribir este libro me ha obligado a aprender
muchísimo acerca de la amistad. Me ha ayudado a ver mi vida algo más
clara, y me ha enseñado que mis intereses y experiencias son compartidas
ampliamente. He logrado mucho al escribir este libro, y mi esperanza es
que sus lectores también lo harán.
Anatomía de la Amistad sigue una secuencia razonable de desarrollo y
debería ser leída desde el comienzo hasta el final. También es posible leer
temas de interés fuera de secuencia, y el libro se puede hojear de igual
manera.
Un vistazo a los contenidos dejará en claro que el libro es un tratamiento
comprensivo de la amistad. Este tema tan amplio ha sido estudiado, y se
incluyen diversos tópicos, un número de los cuales se han profundizado en
libros especializados. Existen libros acerca de cómo las personas se atraen
unas a otras, de cómo se conocieron, de las amistades en diferentes
culturas, de la empatía, de la comunicación, de la popularidad y de muchos
más. Este libro proporciona un resumen, una síntesis y una introducción a
la diversa literatura sobre la amistad.
A lo largo del libro y particularmente en los capítulos 3, 6, 7 y 9 hay
sugerencias y pequeños consejos en cómo superar la soledad y ganar
amigos. Sin embargo, este no es un libro que pretende ser una guía en cómo
ser amistoso, sino más bien “un libro que muestra la amistad tal y como es,
y dependerá del lector su aceptación”. Este libro discute los cambios en la
amistad como una función de crecimiento y sobre los cambios necesarios
en el ciclo de vida humana. El libro en mención no pretende exhortar al
4
lector a que cambie su estilo de vida, debido a que el cambio de estilo de
vida, de haber alguno, es más agradable cuando depende del individuo
mismo. Existen personas, que piensan sobre si mismas como personas
particulares, quienes se pueden sentir incomodas cuando se les incentiva a
formar parte de relaciones sociales. Dadas las bases para tomar una
decisión (y es justamente una base lo que este libro pretende dar), mejores
decisiones son posibles. La confianza en la habilidad individual para tomar
decisiones inteligentes es la premisa básica de este libro.
Los autores de grandes trabajos citados son mencionados en este texto
y una lista de sus referencias ha sido provista. Información adicional y
estudios relacionados aparecen en pie de página, indicando a los lectores
material pertinente para futuros estudios.
Espero que este libro sirva a su propósito, el de estimular el interés y la
consulta, de estar informado, y de aumentar la comprensión que tenemos
sobre las relaciones amigables. Házmelo saber.

John M. Reisman
Departamento de Psicología
DePaul University
Chicago, Illinois 60614

5
Contenidos

Prefacio

1. LAS TRES AMISTADES

Una amistad de Reciprocidad: Damón y Fintias


Una amistad de Receptividad: Jonathán y David
Una amistad de Asociación: Bruto y Casio
Comentarios sobre la Amistad

2. LA AMISTAD A TRAVÉS DE LOS AÑOS

Platón en Sócrates/Aristóteles/Cicerón/Montaigne/
Emerson/James/Freud/Adler/Sullivan/Erikson/Rank/Lecky

3. EL PROCESO DE LA AMISTAD

Los Amigos Asociativos/Familiarizándose/La Atracción


Personal/Similitud/La Atracción Física/Recompensas que Determinan La
Atracción/La Atracción en Contraste/Las Amistades Sancionadas
Socialmente/La Amistad Americana

4. ¿QUÉ ES UN AMIGO?

Definiciones Académicas/Definiciones Populares/Los Adultos Definen la


Amistad/Expectativas sobre los Amigos

5. LOS AMIGOS CERCANOS

Realidad y Fantasía/La Historia de Ted/Las Primeras Relaciones


Amigables /La Amistad Preescolar/Las Amistades en la Niñez/Las
Amistades Adolescentes/Las Amistades en los Adultos Jóvenes/Adultez
Media/Adultez Tardía

6. LA POPULARIDAD

6
Popularidad de Bolsillo/Los Orígenes de la Popularidad/Sobre los
Cambios Positivos y la Popularidad/Nacer Popular/Sintiéndose Popular

7. LA SOLEDAD Y SU TRATAMIENTO

El Significado de la Soledad/Los Orígenes de la Soledad/Variedades de la


Soledad/Independencia y Soledad/Tratamiento para la Soledad/El
Tratamiento Seguro del Interés Social

8. El RECHAZO

El Rechazo Parental/Sistemas de Rechazo/El Rechazo Social/La Persona


Marginada

9. LOS AMIGOS COMO TERAPEUTAS

Funciones Terapéuticas de los Amigos/Los Amigos Terapeutas/Como


Hablan los Amigos/Las Conversaciones Amigables/El Manejo de
Problemas/Los Terapeutas como Amigos/Los Terapeutas como
Amistosos Profesionales

Notas
Referencias
Índice

7
1. Las Tres Amistades
Anatomía de la Amistad presenta la información que ha sido adquirida
sobre la amistad, principalmente con los objetivos de incrementar nuestra
comprensión de, y proporcionar una base informada para tomar decisiones
sobre esta importante relación humana. Dos ideas se introducen al
principio para aclarar la amplitud y complejidad de este tema: (1) la
existencia de los diferentes tipos de amistad y (2) la existencia de cambios
en las relaciones de amistad con el crecimiento y el desarrollo.
La primera idea suele pasarse por alto cuando las personas coinciden
la amistad sólo en su forma más idealizada: un vínculo de lealtad y afecto
entre dos personas que es desinteresado y duradero. Las relaciones de
amistad son más variadas que eso. Hay amistades que pueden ser
significativas y valiosas, no obstante, pueden ser diferentes grados de
intimidad y cercanía.
La segunda idea sirve como un recordatorio de que las amistades
pueden tener características y funciones cambiantes a lo largo de toda la
vida. Una amistad en la adolescencia, por ejemplo, puede servir diferentes
propósitos que en una edad adulta. Además, la idea de que hay un cambio
en las relaciones amigables resalta el hecho de que la amistad se adquiere,
depende del desarrollo de ciertas habilidades y destrezas, y aumenta y
disminuye su importancia para el individuo.
En este capítulo vamos a comenzar con tres historias que han existido
a través de los siglos y han servido para la influencia de cómo las personas
conciben la amistad, sobre todo en su forma idealizada, como una relación
caracterizada por un afecto, una lealtad y una admiración recíproca. Esto
puede ser nombrado una amistad de reciprocidad, en la cual cada amigo da,
toma de, respeta y le gusta el otro. Mientras que estas historias han sido
algunas veces usadas para promover un cuadro homogéneo de las relaciones
amigables, vamos a ver como sugieren tres tipos de relaciones en lugar de
una.
Este análisis también dejará claro cómo influencias sutiles pueden
actuar sobre cómo concebimos la amistad y las cualidades que tendemos a
asociar con esta relación humana. Sin duda, estas historias serán familiares,
y es precisamente debido a su familiaridad que merece una mirada más
cercana. ¿Qué nos dijeron cuando los escuchamos por primera vez?
¿Estaban distorsionados o sesgados de alguna manera para dar énfasis a un
mensaje idealizado? ¿Han, sin que nos demos cuenta, unido a cuentos
similares y películas entretenidas y programas de televisión que nos
proporcionen medidas poco realistas por medio de las cuales continuamos
midiendo nuestra amistad?
8
UNA AMISTAD DE RECIPROCIDAD:
DAMÓN Y FINTIAS 1

La historia de Damón y Fintias fue contada por el filósofo romano y


estadista Cicerón, principalmente para ilustrar que un tirano está solo y sin
amigos. Cicerón estaba viviendo durante el tiempo en que Roma todavía
era una república y era gobernada por sus senados. Él deseaba hacer el
punto que, entre las desventajas de la dictadura o la norma de una sola
persona, es la pérdida personal al autócrata de relaciones amigables he
íntimas.
Un joven filosofo Fintias (un error de un traductor es responsable del
nombre que se presenta a menudo como “Fintias”) Aparentemente estaba
involucrado en una conspiración para derrocar al gobierno, representado
por Dionisio, quien era tirano de Siracusa de 405 a 367 a.c. La trama fue
descubierta y Fintias fue aprehendido y sentenciado a muerte. El aceptó
esta sentencia, pero rogó que se le retrasara su ejecución para que pudiera
salir de Siracusa, ir a su casa en el condado y poner en orden sus asuntos
personales antes de morir.
Esto parecía una petición tonta, y no hay razón para suponer que
Dionisio o cualquier otro déspota que se respete lo hubieran concedido,
sino por un elemento de incertidumbre que fue introducido y prometió
hacer de la propuesta un asunto de suspenso e indagación. Damón, el amigo
de Fintias, dio un paso al frente y se ofreció a tomar el lugar de Fintias. No
sólo permanecería en la cárcel hasta que regresara su amigo, sino que
estaba de acuerdo en que, si Fintias no aparecía para su ejecución
programada, se sustituiría voluntariamente y perdería su vida. Ahora, esto
golpeó a Dionisio como una ostentosa proposición.
Aquí estaba un amigo equivocado, ingenuo, razonó Dionisio, quien
no había aprendido que en este mundo es cada hombre por sí mismo. Sin
duda, se podría esperar que Fintias pusiera tanta distancia entre él y
Siracusa en el tiempo que tenía. Lo que sería divertido serían las reacciones
de Damón cuando llegara a ver que había desertado y abandonado a morir.
Allí estaría la deliciosa y creciente ansiedad y la creciente comprensión de
haber sido tontamente victimizados. ¿Se volvería Damón contra su amigo
y suplicaría por misericordia? Ciertamente reconocería que su confianza
había sido trágicamente equivocada. Toda esta situación probablemente
dio un golpe de agrado a Dionisio. Las cosas parecían proceder como
Dionisio había cínicamente esperado. El día de la ejecución llegó, y Fintias
aún no había regresado, Damón, sin embargo, era un hombre de palabra y
preparado para su muerte con dignidad y sin recriminación de Fintias ni

9
siquiera por la tardanza. Eso fue sorprendente. Fue llevado de su celda a
un patio donde fue ejecutado públicamente.
En el último momento, cuando parecía que todo estaba perdido para
Damón, Fintias apareció. Explicó que había sido retrasado por una lesión
a su caballo y estaba agradecido de haber sido capaz de completar su
jornada antes de que su amigo fuese sacrificado. Esto, también, fue
sorprendente. Fintias no había tratado de salvar su propia vida a expensas
de la de su amigo y había mantenido fielmente esta cita, aunque significara
que iba a morir.
Dionisio Estaba evidentemente aturdido por este giro de
acontecimientos y se quedó perplejo cuando Damón pidió que se le
permitiera sustituir a Fintias y Fintias imploró que la oferta de su amigo
fuera rechazada. La historia termina con Dionisio, tan conmovido por esta
muestra de amistad genuina, que perdona a Fintias y pide a Fintias y
Damón lo admitan en su círculo.
Aunque no hay más información, es dudoso que Dionisio alguna vez
se hubiera unido exitosamente con Damón y Fintias en un trío de buena
comunión. Damón and Fintias eran similares en edad y situación social;
Los dos eran filósofos de la escuela Pitagórica. Los intereses de Dionisio,
al contrario, eran principalmente en la táctica militar y gobierno
autocrático. De todo lo que sabemos sobre de la base de la amistad,
Dionisio difícilmente habría hecho una contribución satisfactoria a este
grupo.
Cicerón conto esta historia por muchas razones, y no menos
importante fue establecer dos de las principales características que elevan
cualquier relación amistosa ordinaria a una que es verdadera e ideal. La
primera característica es lealtad. Fintias fue juzgado y condenado a muerte
por traición, esencialmente un delito de deslealtad al Estado. Estaba en
desgracia pública y pronto sería ejecutado por su crimen. Es en tales
circunstancias que los llamados amigos serían perdonados si terminaran su
relación, ya que se unirían con otro buen ciudadano en repudiar al criminal.
Pero Damón no abandona su amigo. Él permanece firme, no aprobando lo
que su amigo había hecho, pero no rechazando a Fintias debido a eso. Tal
lealtad, Cicerón (1909, pp. 14-25) pensó, no siempre es admirable y en sí
mismo puede indicar más la estupidez y rigidez de la persona que la
mantiene que cualquier virtud. Pero es ciertamente agradable recibirlo, y
se mantiene, bajo condiciones menos extremas, como una de las
características de la amistad verdadera o ideal.
No hay una complicación similar en juzgar la bondad de la persona
por la segunda característica, el autosacrificio. Damón está dispuesto de
dar su vida por Fintias, el cual es, hasta donde sabemos, el último acto de
10
generosidad. Desafortunadamente, Las personas están limitadas en la
frecuencia con que pueden demostrar tal devoción a aquellos que
consideran queridos, pero los actos menores de autosacrificio son, sugirió
Cicerón, un signo infalible de la bondad del donante y una indicación de
verdadera amistad. Lealtad, explicó, puede no siempre indicar bondad y
sabiduría. Deslealtad puede ser la más prudente de las acciones bajo las
circunstancias, tales como cuando vemos que un supuesto amigo ha
traicionado nuestra confianza o se ha embarcado en un comportamiento
grosero que nos parece desagradable y ofensivo. Pero la generosidad y el
autosacrificio siempre redundan en el crédito de la persona que la da.
“Mayor amor no tiene el hombre que este,” dijo Jesús a sus discípulos,
“que un hombre dé su vida por sus amigos” (Juan XV: 13).2 Esta
afirmación sirve de nuevo para contrastar la naturaleza de la verdadera
amistad con las pocas reivindicaciones de amistad y devoción. Mientras
Jesús está listo para ser crucificado por ellos, ellos, a pesar de sus protestas
no están listos para ser crucificados por él, y Pedro pondrá la cobardía por
encima de la lealtad repudiándolo tres veces.
La lealtad mutua, el afecto, y la generosidad son atributos de la
primera clase de relación amistosa que hemos identificado, la amistad de
reciprocidad. Esto es lo que la gente suele pensar cuando piensan en la
amistad perfecta, verdadera, ideal, porque así es como la amistad suele ser
retratada en la literatura, el cine, y la televisión. Un amigo es alguien que,
si es necesario, irá a la muralla contigo. ¿Cuántas veces los amigos se
sacrificaron noblemente por el bien del otro, caminaron a la guillotina con
una sonrisa valiente, renunciaron a su afecto para que su amor pueda
encontrar la felicidad con alguien más, expresó su gratitud por fatales actos
de valentía, heroísmo y resignación? Probablemente no veamos esto con
demasiada frecuencia en nuestras vidas, pero lo vemos con bastante
frecuencia en las películas o en la televisión.
Equilibrio y mutualidad son esenciales en una amistad de
reciprocidad. Cada uno de los amigos leal a, y dispuesto a dar a los demás.
Hay un sentimiento de cariño y respeto. Estos amigos se consideran unos
a otros iguales y están dispuestos a recompensarse mutuamente por igual.
Este es el tipo de amistad que la mayoría de las personas quieren tener con
sus amigos más cercanos.
Un sentimiento de igualdad, sin embargo, no es el caso en todas las
relaciones amigables. Puede haber desequilibrio y desigualdad en el cual
uno recibe principalmente del otro. A pesar de esta apariencia superficial
de injusticia y explotación, ambos amigos se benefician de su relación. Lo
que los dadores obtienen pueda que no sea tan obvio o substancial. Puede
parecer no ser nada. Sin embargo, las recompensas están allí, a menudo en
11
forma de satisfacción, los placeres de poder estar en la posición de dar y
prestar una mano a alguien más, Y tal vez anticipando alguna apreciación
o reembolso posterior. En cualquier caso, lo que tenemos es una relación
amistosa donde los amigos difieren en su posición y donde son algo
conscientes de que están en posiciones superiores-inferiores. Esto es una
amistad de reciprocidad.

UNA AMISTAD DE RECEPTIVIDAD:


JONATHÁN Y DAVID

El Antiguo Testamento de la Biblia tiene increíblemente pocas


historias sobre la amistad. Adam y Eva pueden ser perdonados por no ser
amigables con sus vecinos, pero Noe abordó el arca con su familia y dejo
que el resto de la humanidad se ahogara, muchos huyeron de Sodoma sin
ningún amigo, y los patriarcas y sus descendientes, con algunas
excepciones, parecen nunca haber sido amigos.
Cuando la amistad es mencionada, no es para promover esta relación
social, pero si para enfatizar que las únicas relaciones confiables son entre
Dios y las personas, miembros de la familia y personas con una autoridad
comparable. En Deuteronomio (13:17) un amigo es definido como, “un
amigo es parte de tu alma,” indicando una persona que es amada tanto
como se ama a uno mismo, aunque no necesariamente una persona en la
que se puede confiar para mantener el camino recto y estrecho. Porque en
este pasaje el “amigo” es presentado para dejar claro que incluso si una
persona tan querida sugiriera la adoración de otros dioses, la respuesta sin
vacilar seria apedrear a él o ella hasta la muerte.
En proverbios, los cuales son atribuidos al rey Salomón, la amistad es
vista cínicamente: “El pobre es odiado incluso por su propio vecino: pero
el rico tiene muchos amigos” (14:20); Hay amigos que nos hieren; pero
siempre hay un amigo que permanece cerca como un hermano” (18:24); y
“Muchos trataran de estar a favor del príncipe: y cada hombre es un amigo
para él y le dará regalos” (19:6).
Todo lo que encontramos en estas observaciones es de tener cuidado
con las amistades que son superficiales, falsas, y perjudiciales- un consejo
que puede no ser demasiado profundo pero que sigue siendo sensible.
Implícito en estas advertencias están preocupaciones sobre los jóvenes que
prestan más atención a sus compañeros que a su familia. Y, por supuesto,
ellos fueron probablemente destinados a su propia advertencia y
precaución de los miembros de la familia real para no ser tomados como
aduladores. Lo que realmente falta en estas declaraciones son indicaciones
12
de las características positivas de amistad, que se considera como una
relación basada en un poco más que un inexplicable sentimiento o afecto.
En la cita de Deuteronomio y en la historia de Jonathán y David, obtenemos
la impresión que las personas se convierten en amigos en el mismo modo
en el que nos enamoramos-irracionalmente, repentinamente,
completamente, salvajemente.
La historia de Jonathán y David es a menudo usada para ilustrar una
amistad verdadera, ideal y reciproca así que el trasfondo se da para ayudar
a entender el porqué es mejor ser considerado como receptivo. Saúl, el
padre de Jonathán, fue el primer rey de Israel. El profeta Samuel, actuando
sobre la guía divina, fue elegido para este honor y fue mediante Samuel
que el señor hablo a Saúl y al pueblo de Israel. Saúl y Jonathán lucharon
por años en contra de los enemigos de su reino, cuando un día Saúl le dijo
a Samuel que estaba por atacar la ciudad de Amalek y que comandada por
el señor mataría cada hombre, mujer, niño, camello, oveja y cabeza de
ganado.
Saúl atacó la ciudad y mató a todos los amalequitas. Él no lo hizo, sin
embargo, siguió las órdenes del señor al pie de la letra. Quizás para
establecer un precedente útil, el perdonó a Agag, rey de Amalek y retornó
con las mejores ovejas, bueyes, y corderos para proporcionar una
recompensa a sus tropas. Esta iniciativa disgustó al señor quien dirigió a
Samuel para que le dijera a Saúl que lamentaba haberlo hecho rey y que
ahora lo rechazaba. Samuel informo a Saúl, quien trató de mitigar y excusar
sus actos. Pero ninguna explicación fue aceptada por ningún cambio y
mandatos específicos del señor. A Saúl se le prohibió pasar su corona a su
hijo Jonathán, y ya no estaba en favor ante los ojos de su Dios.
Una vez más los filisteos atacaron Israel, y su campeón Goliat desafió
a un campeón de los judíos a un combate. El joven pastor David derroto a
Goliat y después su triunfo fue favorecido con una presentación para Saúl
y Jonathán:

Y aconteció cuando él había terminado de hablar con Saúl, de tal


manera que el alma de Jonathán fue tejida con el alma de David,
Jonathán lo amaba como a su propia alma. Saúl se lo llevó ese día, y
no lo dejaría ir más a la casa de su padre. Luego Jonathán hizo un
pacto con David, ya que él lo amaba como a su propia alma. Jonathán
se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David y su vestimenta,
incluso su espada, su arco y su cinturón. (Primera de Samuel 18: 1-4).
David recibió el mando de algunas fuerzas, y su éxito en el combate
y la creciente popularidad hizo que Saúl se diera cuenta que David fue la
persona que probablemente fue destinada para precederlo. Al principio
13
impulsivamente, luego secretamente, luego por decreto real, Saúl intentó
matar a David. Sin embargo, Jonathán permaneció leal a David. Él le
advirtió sobre los planes del rey e intercedió elocuentemente con Saúl en
nombre de David, no solo una sino varias veces.
Repetidamente Jonathán pidió por David, hasta el punto de que Saúl
se enojó tanto con su hijo que lanzó una lanza contra él. Saúl le dejo claro
a Jonathán que más que un mal entendido estaba en juego su amistad.
David era una amenaza para el trono, y mientras Él viva Jonathán no tiene
esperanza de convertirse en rey. Sin embargo, la respuesta de Jonathán
siempre fue la misma. ¿Por qué debería ser matado David? ¿Qué fue lo que
hizo de malo? Él es inocente.
En esta amistad receptiva Jonathán le dio a David afecto, lealtad, y
literalmente, la ropa que él tenía. Él amaba a David, pero ninguna razón es
dada por su amor, y no hay ninguna mención hecha por David reciprocando
este sentimiento. La Biblia no ofrece ninguna explicación, y con esta
omisión se puede sugerir que ninguna es necesaria. “Jonathán amaba a Saúl
como a su propia alma,” tan simple como eso.
Esta amistad receptiva ejemplar trascendió la piedad filial, la lealtad
al rey, y la ambición personal. Provocó el alejamiento de Jonathán hacia
su padre y los peligros sobre su seguridad dentro de su propia casa. Sin
embargo, no pidió nada material. Ni una vez Jonathán le pidió algo
considerable a David, y durante toda su amistad que él le dio
constantemente, comprometido consigo mismo, servirle fielmente cuando
David se hizo rey. Por otro lado, la gran preocupación de David era cómo
convencer a Saúl de que él no le desea ningún daño. Mientras la lealtad de
Jonathán hacia David estaba constantemente en evidencia, la lealtad de
David hacia Jonathán nunca fue puesta a prueba.
Eventualmente, Jonathán y sus hermanos fueron asesinados en una
batalla con los filisteos en el monte de Gilboa, y Saúl, temiendo ser
capturado, se ensartó su espada hacía en él. Cuando David se enteró de sus
muertes lloró, primero por Saúl, y luego por Jonathán:

¡Jonathán sobre las alturas es asesinado!


Estoy angustiado por ti, mi hermano Jonathán;
Muy agradable has sido para mí;
Maravilloso fue tu amor para mí,
Pasando el amor de las mujeres,
Oh son los poderosos caídos,
¡Y las armas de guerra perecieron! (segunda de Samuel 1: 25-27)

14
Así la amistad de Jonathán y David llego a su fin. Adecuadamente,
David no estuvo presente en la muerte de Jonathán, y su canción fúnebre
trató sobre el amor de Jonathán por él, más que su amor por Jonathán. Su
amistad diferente a la de Damón y Fintias está en desequilibrio. Un amigo
ante todo da al otro, y los dos amigos eran desiguales en el rango social.
Es problemático, sin embargo, en cuanto a estos dos tenían la posición
superior. Aparentemente, fue Jonathán, el príncipe, y no David, el primer
pastor. Pero fue David fue reconocido y destinado por Dios para ser el
siguiente rey, y Jonathán reconoció la sumisión hacia su amigo (Samuel
23: 17-18). Por otra parte, Jonathán imploró a David prometer no hacer
daño a su familia después que él tomara el trono (Samuel 20: 14-17),
difícilmente uno pensaría que le tipo de petición es necesario para extraer
a alguien de un amigo reciproco. En todo caso, su amistad ciertamente
representa una relación diferente de la reciprocidad, a la cual designaremos
como receptividad.
Al principio, las amistades receptivas pueden atacarnos más de lo
inusual. Sin embargo, muchas relaciones amigables tales como entre
maestro y alumno, empleador y empleado- pueden ser de este tipo. Pueden
permanecer estables, o avanzar a una mayor mutualidad y convertirse en
amistades de reciprocidad, o puede haber un movimiento contrario, el cual
es, los amigos que eran cercanos se convierten en distantes. Anteriormente
las alianzas cercanas se mantuvieron para conservar los lazos atados,
hábitos, conveniencia, explotación mutua, u oportunidad.
En las etapas tempranas de amistad o de familiarización y en
amistades deterioradas o estancadas hay poco o nada de afecto. Estas
amistades agradables son bastante diferentes de las amistades receptivas y
reciprocas. En ocasiones podría haber resentimientos cuando algunas
circunstancias externas requieren que contiene una amistad desagradable.
Las partes involucradas podrían, por pura vergüenza, pretender ser amigos
debido a que la frecuencia de su contacto y la naturaleza de su asociación
son tales que otros esperan que una amistad exista, pero sienten muy poco
o nada de cariño el uno por el otro. Relaciones superficiales pueden
representar el principio del crecimiento o el decaimiento terminal del
proceso de una amistad. Podrían desarrollarse hacia una amistad profunda
y reciproca o podrían simplemente persistir o romper sin mucho
preámbulo. Ellos constituyen la mayoría de lo que la mayor parte de
personas incluyen en sus relaciones de amistad. Son amistades por
asociación.

15
UNA AMISTAD DE ASOCIACIÓN:
BRUTO Y CASIO3

La gran obra de Shakespeare Julio César puede, como cualquier otro


trabajo eminente de arte, ser entendida y apreciada en diferentes niveles.
En su forma más obvia, es un relato del asesinato de César, el momento de
triunfo de los asesinos, y su rápida caída y castigo. Contiene el momento
conmovedor cuando César, viendo incluso a Bruto, su amigo cercano y
receptivo volverse contra él, quien abandona cualquier otra lucha por su
vida. Sutilmente, habla de hombres unidos por varios motivos quienes
tratan de convencerse a sí mismos y a la multitud explosiva que constituye
la ciudadanía de Roma que ellos han matado por patriotismo y un deseo de
preservar la democracia. Y en otro nivel, Julio César es un estudio de la
amistad.
Durante el curso de la obra, Shakespeare presenta la amistad en
muchas de sus formas, el término “amigos” aparece treinta veces, y en
quince ocasiones los conspiradores y la multitud son llamados amigos”.
Por consiguiente, un “amigo” es representado desde lo más superficial,
como cualquier conocido, socio o persona con quien se tiene algo en
común, a las amistades recíprocas más idealizadas (Casio se suicida cuando
piensa que su amigo Titinio ha sido capturado y Titinio se suicida al ver el
cadáver de su amigo Casio).
César, el personaje fundamental de la obra es retratado como el amigo
de Bruto y Antonio. El conflicto de Bruto esta entra la lealtad hacia su
amigo César y la lealtad a su pueblo, a medida que se convence que su
deber patriótico es asesinar a este hombre que fácilmente podría
aprovechar o recibir el poder total. Lo que inclina la balanza a favor del
asesinato son los argumentos seductores de su amigo Casio, y lo que
finalmente demuestra ser su ruina es la inhabilidad de Bruto de dar
credibilidad a cualquier otra opinión que no sea la suya.
Un tema principal de la obra, lealtad hacia un amigo y benefactores,
es atacado en la primera escena del acto 1. Un grupo de ciudadanos se han
reunido para ver y darle la bienvenida a César a Roma después de su
victoria sobre Pompeya. Sin embargo, un tribunal, Marullo, los reprende.
En el pasado, él les recuerda, que ellos se reunían para animar y hacer honor
a Pompeya, y ahora ellos esperan para aplaudir al hombre que llega a ellos
con la sangre de Pompeya sobre sus manos. Exitosamente despertando su
culpa, Marullo, los dispersa hacia sus casas, donde se les insta a orar a los
dioses para que ningún desastre ocurra en Roma por su ingratitud y
deslealtad.

16
Seguidamente César entra con su esposa y amigos. Después de recibir
una advertencia sobre los idus de marzo él sale, dejando el escenario a
Bruto y Casio. Bruto, quien no debería tener ninguna queja en cuanto a la
amistad de César, parece preocupado y le sugiere a Casio que salga y tenga
un buen tiempo sin él. Casio responde:

Bruto, te observo últimamente;


No tengo de tus ojos esa dulzura
Y demostración del amor como era costumbre tener
Llevas una mano demasiada terca y demasiado extraño
Sobre tu amigo que te ama. (acto 1, escena 2)

La suya ha sido presumiblemente una amistad recíproca. Casio está


afligido no porque Bruto está preocupado y no le está permitiendo saber la
razón de su angustia, sino porque Bruto ya no parece corresponder a sus
afectos. Él se pregunta si la distancia que siente entre él y Bruto significa
que su relación se ha enfriado.
Bruto le explica que su problema es personal y no tiene nada que ver
con su amistad. Esto incentiva a Casio, quien empieza a halagar a su amigo
mientras niega que este es su propósito. Por el contrario, Casio demanda
que él solo está sirviendo como los ojos de Bruto para ver aquellos aspectos
de Bruto que él no puede ver, tal como su propio rostro o para servirle como
un espejo a Bruto. Curiosamente, Zenón, cuando se le preguntó que era un
amigo se dice que respondió “otro yo”, los psicoterapeutas frecuentemente
describen el papel que hacen con sus pacientes como el de un espejo,
mientras que su relación es a menudo caracterizada como un tipo de
amistad.
Antes que Casio pueda avanzar demasiado, Bruto le confiesa que teme
que César se convierta en rey. Entonces Casio pinta un cuadro de la
semana, de un César débil y enfermizo cuya vida había salvado y que ahora
los obliga a rendirle homenaje. Bruto obtiene la deriva de donde su amigo
se dirige y le ruega aplazar su conversación para un momento más propicio.
Después que Bruto se va, Casio reflexiona en que su amigo es muy
fácil de manipular. Si sus posiciones con respecto a César fueran invertidas
y él estuviera a favor, él no hubiera sido seducido tan fácilmente a oponerse
ante tan poderoso y generoso benefactor. Su actitud hacia Bruto se
convierte en algo despreciativo y esta amistad de reciprocidad muestra
señales más remotas de deterioro.
Su próxima reunión es la noche antes del asesinato. Casio ha estado
enviando mensajes vagos y anónimos a Bruto, incitándolo a tomar acción,
las cuales ha concebido como exigencias populares para que pueda derribar
17
a César. Aunque Casio es el motor principal de la trama, los conspiradores
reconocen que Bruto es el frente de respetabilidad que ellos necesitan.
Cuando Bruto se une a ellos, Casio inmediatamente difiere a su criterio no
reclutar el apoyo de Cicerón y ahorrarle a Marco Antonio, dos serios
errores los cuales él, Casio, habría evitado. Esta diferencia inmediata,
estimulada por un miedo de contención que podría conducir a un
estrangulamiento, es otra indicación de la debilitación de esta amistad
recíproca. Los dos hombres no son iguales. Bruto ha asumido una posición
de importancia prominente para los conspiradores, y Casio, quien
anteriormente hablaba de él mismo como igual o mejor que César, debe
moderar su lengua mientras cuida de su ego.
Después que César es asesinado, a pesar de las dudas de Casio, Bruto
en seguida le da permiso a Antonio para hablar en el funeral. Ese grave
error conduce a una revuelta contra los conspiradores a una eventual guerra
civil, con Casio y Bruto a la cabeza de los ejércitos contrapuestos por
Antonio y Octavio. Después, cuando Bruto es visto, él está cuestionando a
Lucilio quien acababa de hablar con Casio. Bruto le expresa algunas dudas
acerca de la amistad de Casio, y él le pregunta a Lucilio como lo recibió
Casio. Lucilio responde que fue tratado:
Con cortesía y suficiente respeto
Pero no con ejemplos tan familiares
Ni con tal conferencia libre y amistosa
Como lo ha hecho de viejo. (acto 4, escena 2)

Bruto observa hacia esto:

Tú has descrito
Un amigo caliente enfriándose, nota Lucilio
Cuando el amor comienza a enfermarse y decaer
Usa una ceremonia forzada. (acto 4, escena 2)

Casio entra y casi inmediatamente acusa a Bruto de haberle hecho


daño. Una acalorada discusión está a punto de surgir, pero Bruto le advierte
a Casio ejercer discreción al pelear ante sus tropas: “De nosotros, sólo
deben percibir nada más que amor”. (acto 4, escena 2)
En este punto de la obra, la amistad de Casio y Bruto es conservada
por necesidad y por sus posiciones como líderes de los ejércitos. Ellos están
luchando para salvar los objetivos que los lleven a asesinar a César y por
sus propias vidas. Ellos se necesitan el uno al otro, pero hay poco o ningún
afecto entre ellos. El “amor” que es manifestado es solo por apariencias, y
si ellos no estuvieran unidos por un enemigo en común, ellos podrían estar
18
en la garganta del otro. Este es un pequeño ejemplo de una amistad de
asociación.
Bruto y Casio resuelven sus diferencias en privado. Es una pelea
amarga. Casio comienza citando otro ejemplo en el cual Bruto ha
menospreciado sus opiniones. Bruto contesta acusando a Casio de hacer
trampa. Casio lo niega. Bruto comienza a aconsejarle. Casio le dice que
pare. Él no tiene necesidad de ser aconsejado por alguien menos capaz y
con menos experiencia que él mismo. Bruto le dice que él no lo es. Casio
dice que él sí lo es. Bruto se vuelve insultante y directo. Finalmente, Casio
dice:

Un amigo debe soportar las debilidades de su amigo,


Pero Bruto hace que las mías sean mayores de lo que son.
(acto 4, escena 3)

Bruto no lo niega, y Casio hace el problema evidente: “tú no me


quieres”. (acto 4, escena 3) Esta apertura calma a Bruto, y protesta que él
simplemente no quiere los defectos de Casio. Casio insiste que un
verdadero amigo lo pasaría por alto, y expresa tal dolor acerca de la pérdida
del cariño de Bruto que este lo tranquiliza. A través de un intercambio de
sentimientos honestos y confesión de defectos, Bruto y Casio comienzan a
sentirse otra vez cercanos
Bruto supone que su irritabilidad puede haber sido provocada, hasta
cierto punto, por el suicidio de su esposa. Casio lo considera una razón
válida para estar fuera de sí mismo y renuevan su promesa de amistad con
un poco de vino. Después, Bruto sugiere un plan de acción para sus
ejércitos. Casio no está de acuerdo, pero Bruto contesta con un argumento
elocuente al cual difiere Casio. Ellos se separan como amigos.
Cuando ellos se vuelven a ver, están en las llanuras de Filipo antes de
ir a la batalla con Antonio y Octavio. Casio señala a cualquiera que lo
escuche que él había querido acabar con Antonio y había discutido en vez
de apostar todo a esta batalla inminente. Sin embargo, percibiendo sus
muertes, él parte desde donde está Bruto sin reprensión.
La tumultuosa amistad de Bruto y Casio es representada
ingeniosamente. Bruto, “el romano más noble de todos”, (acto 5, escena 5)
comete error tras error y asegura la ruina de todos los asociados con él.
Pero Casio, cuyo consejo es siempre prudente y siempre ignorado, nunca
se lo reprocha. “Un amigo debe soportar las debilidades de su amigo,” dice
Casio, “Pero Bruto hace que las mías sean mayores de lo que son.” Esto es
lo más cercano que Casio llega a criticar y Shakespeare hace que sirva para
acercar a estos amigos, y no apartarlos más.
19
Al evaluar las implicaciones de esta historia, debemos recordar que
estamos tratando con una reconstrucción dramática de eventos y no una
trascripción fiel. Las palabras en las conversaciones son propias de
Shakespeare, por consiguiente, debemos verlas como su intento de
representar personas y eventos convincentemente, mientras entretiene a su
público. Con esta precaución en mente, podemos observar fácilmente que
los personajes enfatizan dos características definitorias principales de la
amistad, amor y lealtad, las cuales fueron también mencionadas en los
ejemplos anteriores y las que parecen faltar entre Bruto y Casio.
Lo que distingue su relación de las otras mencionadas, es que es
compleja y vigorosa. Va del amor al odio y viceversa, con una rica
tendencia subyacente de desprecio. Lo que es interesante es ver lo que
Shakespeare consideró como una base razonable para este movimiento,
porque ya que suena verdadero, indica lo que la gente también cree que
obliga y fragmenta las amistades.
En el corazón del deterioro de esta amistad están el cinismo y la
deshonestidad. Casio recurre a la adulación y mensajes anónimos para
conseguir el apoyo de Bruto para la trama para asesinar de César. Es muy
posible que todos sus engaños y manipulaciones fueron innecesarias.
Ciertamente, Bruto se opone al concepto de César convirtiéndose en rey
antes que Casio haga trampa. Sin embargo, la creencia de que las acciones
de Bruto fueron determinadas, en parte, por la astucia, vanidad y
credulidad, llevan a Casio a tomar una actitud de superioridad y desprecio
hacia su amigo.
En efecto, Casio no cree que el patriotismo de Bruto sea suficiente
para animarlo a la acción. En lugar de discutir abiertamente este problema,
sin embargo, él hace uso de la decepción para esquivarlo. En consecuencia,
cuando Bruto se une a la conspiración, Casio tiene poca confianza en el
compromiso de Bruto y evita cualquier disturbio. Su deferencia hacia Bruto
es más deshonestidad, la cual se vuelve particularmente mortificante ya que
Bruto prueba estar constantemente equivocado.
Por lo tanto, Shakespeare parece estar diciendo a su público, y su
público parece estar de acuerdo que el respeto y la honestidad entre amigos
son esenciales para una amistad recíproca, por el contrario, el desprecio y
engaño son destructivos. En la medida que los amigos restringen sus
opiniones y no pueden discutir problemas honestamente, la amistad se ve
disminuida. De modo significativo, es cuando Casio y Bruto confrontan
abiertamente sus diferencias y sentimientos y su amistad es renovada. De
esta forma, el respeto mutuo y la comunicación honesta entre amigos son
presentadas como variables significativas para la facilidad de relaciones

20
constructivas. Estas características pueden estar ausentes en algunas
amistades de asociación.

COMENTARIOS SOBRE LA AMISTAD

En estos tres ejemplos han sido ilustrado los tres tipos de amistad y
Serán posteriormente, documentados en los capítulos siguientes. Una
amistad de reciprocidad existe cuando las dos partes sienten amor y lealtad
el uno con el otro. Es su lealtad y afecto que les permiten ser honestos, sin
experimentar su honestidad como cruel y amenazante. Ellos sienten la
libertad de ser críticos, seguros de que su amistad les provee una base firme
de sinceridad. Una relación reciproca de este tipo, entre personas que se
ven entre ellos con equidad, han sido, y son, reconocidas por las
autoridades y personas en general como la más deseable e ideal asociación
de forma humana.
Alrededor del año 326 b.c. Se supone que Bidipai dijo: “Los hombres
honestos estiman y valoran la palabra de un verdadero amigo. “Tal es uno
con el otro, al que le compartimos nuestros pensamientos más secretos,
quien comparte nuestra alegría, y nos reconforta en nuestras aflicciones;
agregando que su compañía es un eterno placer para nosotros.”
La calificación de “real” en la cita anterior es una de las más
frecuentemente hechas. Algunos amigos son descritos como “reales” o
“verdaderos,” “ideales” o “perfectos.” Sería preferible decir, dado que los
otros no son menos reales o verdaderos, son los amigos recíprocos, quienes
devuelven nuestro afecto, respeto y lealtad. Desafortunadamente, la
impresión es llevada a la literatura como el único tipo de amistad, con sus
virtudes ha sido reconocida y exaltada con el pasar de los años, aunque
otras relaciones de amistad han sido catalogadas como “falsas.”
“Y, de todas las mejores cosas sobre de la tierra,” dijo Earl Edward
Lytton,” Yo sostengo que un amigo fiel es el mejor.” Emerson, en su
ensayo sobre el tema, lo estableció de manera brillante y elocuente:
“Un amigo puede bien ser considerado como la obra maestra de la
naturaleza.” Y Emily Dickinson expresó los mismos sentimientos en
poesía melódica cuando escribió:

Eliseo esta tan lejos como


La habitación más cercana,
Si en esa habitación un amigo espera
Felicidad o condena.

21
Hemos tratado de enfatizar que a pesar de que las amistades amigables
prevalecen, la afirmación es frecuentemente hecha, o la gente escribe como
si, las únicas amistades reales son reciprocas. Una afirmación relacionada
es que estas relaciones comprenden una pequeña fracción, limitada, de
estas amistades que la gente ordinaria experimenta. Henry Adams, quien
parecía vivir una vida llena de amistades, sin embargo, declaró en su libro
La Educación de Henry Adams, el cual irónicamente fue publicado
exclusivamente para sus amigos: “Un amigo en la vida es mucho, dos son
demasiados, tres son difícilmente posibles.”
Otra afirmación que a menudo es hecha en la literatura es que las
amistades reciprocas son experimentadas en el verdadero y mejor sentido
por los hombres, pero no por las mujeres. Sorprendentemente, una mujer,
Gertrude Atherton, parecía totalmente de acuerdo con esta afirmación
cuando escribió: “La amistad perfecta entre dos hombres es el más
profundo y mayor sentimiento de la cual la mente finita es capaz; las
mujeres pierden lo mejor de la vida” (Libro The Conqueror 111, Ch.12).
Esta declaración, basada en la intensa, devota franqueza entre filósofos y
soldados, durante estos periodos de historia cuando las mujeres fueron
relegadas hacia la cocina y hechas a un lado, es ciertamente sin fundamento
en las sociedades modernas.
Una tercera afirmación, claramente romántica, sobre la amistad es que
la más intensa y perdurable de estas relaciones ocurre de repente,
misteriosamente y dramáticamente. La Biblia describe la amistad de
Jonathán y David que viene como un rayo de luz y no completamente bajo
un control consiente. Apoyado en esta creencia es la declaración
continuamente citada por Henry Adams de que, “Los amigos nacen, no se
hacen” y observaciones desconcertantes sobre las relaciones amigables
duraderas entre aparentemente personas dispares.
Estas afirmaciones, inocentes en sí mismas, pueden tener
consecuencias dañinas si son usadas para justificar la situación, proteger a
la gente de tener que prolongar la amistad, y asegurarse que una relación
menos satisfactoria con alguien está fuera de su área de responsabilidad. Si
los buenos amigos nacen, no se hacen, el argumento podría ser, entonces
la falta de amigos es una desgracia, una infeliz circunstancia donde todos
pueden ser acompañantes que no fueron creados o no han entrado en
contacto. Estas creencias reconfortantes usualmente no son verdad. Las
personas ordinarias pueden hacer de otros sus amigos, si ellos están
dispuestos a invertir el tiempo y esfuerzo necesario.
El segundo tipo de amistad que hemos considerado es la amistad de
receptividad, se distingue por el desequilibrio, por la desigualdad, quizás
un amigo que ama y da al otro, que se siente agradecido, piensa en un poco
22
de afecto de regreso. Cesar y Bruto, por ejemplo, tuvieron una amistad
receptiva. Mientras que una amistad receptiva apenas parece en acuerdo
equitativo y justo, y bien podríamos preguntarnos qué es lo que el dador
espera, hay tiempos en los que el dador aparece para ser muy generoso, tal
tipo, en el que no se espera ninguna consecuencia. Frecuentemente estas
amistades existen entre personas que difieren enormemente de una
posición social, está claro que el receptor será presuntuoso de dar más que
su apreciación. Y también se puede argumentar que el dador en estas
situaciones obtiene satisfacción de ser apreciado y por los actos de dar,
tales placeres son grandes compensaciones. En la historia de Jonathán y
David, Jonathán esperaba que David fuera agradecido para preservarle a él
y su familia cuando él tomará el trono. A menudo es la lealtad la que se
espera por los favores hechos. Cesar esperaba eso de Bruto, hay un
proverbio en el cercano oriente que expresa el mismo pensamiento: “Un
amigo es aquel que nos advierte.” Es fácil imaginar algún poderoso
soberano quien ha dado abundantes riquezas a un amigo y cuando nos
pregunta por un favor él espera de regreso siempre decir gratamente, “Un
amigo es aquel que nos advierte.”
La lealtad es lo que Freud esperó de su círculo más cercano de amigos
a quien él dio mucho en conocimiento. En un nivel más sublime de relación
con Dios, hacia los humanos es algunas veces representado de los padres
hacia los hijos y otras veces se observa en una amistad receptiva. En esta
amistad, los humanos reciben innumerables bendiciones del dador que no
espera más que amor, lealtad y obediencia. Saúl le dio a Dios su amor que
fue quitado cuando el desobedeció las órdenes del señor. Jesús dio a sus
discípulos amor, pero les dijo: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que
mando.” (Juan 15:14). Estos ejemplos sugieren que las amistades
receptivas son diferentes, pero no menos dignas que las reciprocas.
Una posición diferente es una condición necesaria para una amistad
receptiva desde que hay un desequilibrio en la relación. La posición de
igualdad es una condición necesaria para una amistad recíproca. Incluso
ahí donde originalmente no hay diferencia de posición social, se esperaría
que una amistad receptiva actuara para llevar a cabo una posición distinta
por la naturaleza de la relación del donante al receptor. Asimismo, incluso
allí donde hay un factor de diferencia en posición social, de una amistad
reciproca se espera que actúe para eliminar cualquier diferencia social entre
amigos. Por consiguiente, en una amistad reciproca los amigos tienden a
pensar en los unos a los otros como iguales, mientras que en una amistad
receptiva tienen a sentirse en posiciones superiores-inferiores.
Finalmente, llegamos a la amistad de asociación, la cual es
ciertamente el significado más común del término “amigo”. Hace algunos
23
años el humorista “Red” Skelton personifico a un político dando un
discurso de campaña. “Amigos míos” resolló “Y ustedes son mis amigos,”
rápidamente titubeó, “y no me digan que no son mis amigos, porque nadie
va a decirme quienes son mis amigos.” Obviamente los amigos a los que
él se refería eran amigos de asociación, conocidos en los que hay poco o
ningún afecto o donde la gente interactúa sobre una base amigable.
Todos hemos tenido amistades asociativas. Los compañeros en la
escuela, los vecinos en la calle, los miembros de un comité, los
congregantes de una iglesia, el personal de una oficina, una facultad, una
fraternidad hermandad, la lista podría seguir y seguir. Estas personas por
lo general consideran a sus asociados como amigos, o por lo menos
amigables. Algunas de estas relaciones pueden convertirse en amistades
receptivas o reciprocas. O puede que no haya un sentimiento profundo de
cariño, sin lealtad, y solamente esfuerzos de medio corazón, si es que hay,
para prolongar la relación cuando su propósito inmediato es cumplido o la
razón para seguir juntos termina.
Amistades asociativas son del tipo que le han dado un mal nombre a
la amistad. Han generado un mar de cinismo extenso y duradero.
“Defiéndeme de mis amigos,” imploró Claude Louis Villars, “Yo puedo
defenderme de mis enemigos.” Villars tenía bastantes enemigos y
supuestamente antagonizó la corte francesa en Versalles haciendo
demasiadas fanfarronerías. En pocas palabras, Villars no jugó ningún papel
en crear sus propios problemas. Sin embargo, su comentario sigue vivo a
lo largo de los siglos porque muchas personas han experimentado
situaciones en las que fueron lastimadas por acciones de aquellos que
creían que eran sus amigos.
La naturaleza transitoria de amistades asociativas ha creado
innecesariamente la impresión que muchos amigos son desleales o que su
lealtad se mantiene sólo mientras no se hagan exigencias al respecto.
“Amigos de buen tiempo,” se les llama, pero hay formas más poéticas de
describirlos. Dorothy Parker lo describió caprichosamente:

Entonces si mis amistades se rompen y se doblan,


No hay necesidad de llorar
Mientras yo sepa que cada enemigo
Es fiel hasta que muera.

Matthew Arnold, por otra parte, estaba muy angustiado al ser


abandonado:

Amigos que se presentan a nuestro lado


24
¡Desfallecen, se pierden en la tormenta!
¡Nosotros, sólo nosotros, quedamos!

Pero Mark Twain en Pudd'nhead Wilson lo expresó en forma de una


observación humorística: “La santa pasión de la amistad es de una
naturaleza tan dulce y constante, leal y duradera que perdurará toda la vida,
si no se pide dinero prestado.” Y Esopo manifestó el asunto de manera más
simple: “Nunca confíes en un amigo que te abandona en un apuro.”
La distinción que estamos haciendo entre diferentes tipos de amistades
hace que estas reacciones sean injustificadas. No se debe esperar que un
amigo asociativo sea leal o generoso o cualquier otra cosa que se espera de
in amigo recíproco, como tampoco se debe esperar que un maestro se
comporte como un padre ideal para los alumnos. Si un amigo asociativo
muestra lealtad o generosidad, entonces sus amigos deben ser felicitados
por haber tenido la suerte de haber subestimado su cariño. Pero si ellos no
muestran lealtad o generosidad, es igualmente responsabilidad de sus
amigos, en el sentido de que podrían haber ayudado a la relación a
desarrollarse o han entendido mal su naturaleza.
Por supuesto es un asunto diferente cuando alguien promete lealtad y
luego traiciona esa confianza. Sin embargo, nuestra preocupación, no es
con una duplicidad de rango sino con la situación más frecuente de
personas que sienten que su confianza ha sido perdida porque no han
entendido correctamente las relaciones asociativas. La indignación y la
decepción normalmente surgen con los amigos asociativos, no porque estas
personas sean esencialmente desleales y deshonestas, sino porque las
expectativas acerca de las relaciones amigables rara vez tienen en cuenta
que la lealtad y el compromiso no siempre se encuentran entre nuestros
conocidos y colegas. Estas mismas personas, quienes pueden parecer muy
hipócritas en una relación, pueden parecer intensamente entregadas y
firmes en otra. Es nuestra responsabilidad estar conscientes de las
diferencias que pueden existir en las amistades y juzgarlas con la mayor
precisión posible. Un argumento similar puede hacerse en relación con
muchas de las otras características negativas con las que la amistad en
general ha sido manchada y las cuales son adecuadamente delimitadas a
amistades asociativas y relaciones casuales. Por ejemplo, Mark Twain en
Following the Equator hizo eco la observación que los amigos parecen
tener un placer peculiar en nuestras desgracias. “Lleva a tu enemigo y a tu
amigo, trabajando juntos, para herirte justo al corazón; uno para difamarte
y el otro para llevarte las noticias.” Samuel Butler en The Way of All Flesh
and Boswell en su Life of Dr. Johnson comentaron acerca de la
transitoriedad de las amistades. El primero comentó, “Las amistades de un
25
hombre son, como su voluntad, invalidadas por el matrimonio-pero
tampoco son menos invalidadas por el matrimonio de sus amigos,”
mientras que el último advirtió: “Si un hombre no hace nuevos conocidos
a medida que avanza su vida, pronto se encontrará solo. Un hombre, señor,
debe mantener su amistad en una reparación constante.”
Las amistades de asociación son, por su propia naturaleza,
circunscritas y de corta duración. Eso no significa que estas no tienen algún
valor. Cada amigo puede aliviar la soledad, cada uno puede reforzar la
estima y establecer el estado y cada uno tiene el potencial de convertirse
en una amistad receptiva o recíproca. Además, si estas amistades son un
poco amigables, son más agradables y menos molestas que si no fueran
amigables. Como el sabio Ali Ibn-Abi-Talib señaló:

Él que tiene mil amigos, no tiene un amigo disponible,


Y él que tiene un enemigo, se encontrará con él en todas partes.

Además, hasta cierto punto, la gente tiene necesidades de nuevos


amigos y nuevas relaciones. Ellos pueden proporcionar la estimulación de
cambio y dar algo que los amigos viejos no pueden, la singularidad de sus
experiencias y vidas y la frescura de su aprecio. Logan Smith expresó de
esta forma: “Nosotros necesitamos nuevos amigos; algunos somos
caníbales que se han comido a sus viejos amigos; otros deben haber
renovado audiencias ante quien reafirma una versión ideal de sus vidas.”

CONCLUSIONES

Hemos estado enfatizando que hay tres clases de amistad, no sólo


una. La distinción más importante entre ellas es el equilibrio entre afecto y
lealtad. Cuando ambas partes dan su amor y lealtad una a la otra, la amistad
es recíproca. Si una persona da amor y lealtad a otra que no lo devuelve de
manera similar, la amistad es receptiva. Si ninguna parte siente lealtad y un
profundo cariño, la amistad es asociativa.
También podría suceder, como en el ejemplo de Bruto y Casio o
Bruto y Cesar, que para una persona la amistad es vista como reciproca o
receptiva mientras la otra persona la ve como una amistad de asociación.
Existe un malentendido, o como el guardián de campo de prisioneros en
Cool Hand Luke percibió, “Lo que tenemos aquí es un fallo de
comunicación”.
Con la comunicación puede quedar claro que la relación no puede
crecer, aunque con esa aclaración ya ha crecido, o la relación puede
26
empezar a desarrollarse y profundizarse, como lo hizo cuando Casio
confrontó con Bruto diciéndole “Tú no me amas”. En cualquier caso, la
gente puede, al entender que hay tres tipos de amistad, en lugar de,
verdadera o falsa, real o no real, evaluarlos de lo que son y de lo que pueden
llegar a ser, en lugar de depreciarlos y estar decepcionados por lo que no
son.
Las amistades son un área tan importante de la relación humana que
es algo sorprendente descubrir cuánto queda por aprender acerca de ello.
En los siguientes capítulos, vamos a explorar lo que se ha aprendido sobre
la amistad. El siguiente capítulo examinará algunas de las teorías que se
han hecho sobre la amistad, desde los filósofos perplejos de la antigua
Grecia hasta los psicoanalistas socialmente conscientes de nuestro período
moderno, especulaciones que quizá puedan iluminar y especular,
ciertamente desafiar nuestra comprensión.

27
2. La Amistad a Través de los Años
¿Cómo podemos saber si un amigo es verdadero? ¿Cómo las
personas se hacen amigos? La primera pregunta ha sido un misterio a través
de los siglos y ha provocado una legión de filósofos al ejercicio mental. A
menos que le pidan a alguien que se someta a una prueba decisiva, ¿cómo
puede la gente estar segura de la autenticidad de una amistad? La segunda
pregunta sobre la formación de la amistad ha parecido más favorable a la
investigación y ha estimulado a un pequeño número de teóricos y
científicos para desarrollar hipótesis y realizar estudios que pudieran
establecer respuestas.
Los filósofos han estado especialmente preocupados por la
reciprocidad de las amistades, relaciones ideales, donde lo que es
verdadero o bueno puede ser visto con más claridad. Los científicos, sin
embargo, tienden a preocuparse de cuál es el tipo de amistad más común o
fácilmente disponible, los de asociación. Es importante tener en cuenta que
los resultados de la investigación científica tienden a basarse en amistades
que son principalmente nacientes y menos vinculadas por lazos de afecto
y lealtad. En este capítulo, se dirige a filósofos y teóricos; en el capítulo 3
comenzaremos a examinar algunos de los hallazgos empíricos.
Los filósofos suelen comenzar por aceptar que la amistad es una
relación deseable basada en un afecto y respeto mutuo. Recuerde que están
hablando de ideales, de amistades de reciprocidad, y se preocupan menos
por las relaciones casuales, las amistades de asociación o conocidos. Su
énfasis en la amistad ideal implica suposiciones sobre los valores, que
debemos reconocer, pero no es necesario aceptar.
Hay otras suposiciones acerca de la amistad que podríamos rechazar
porque imponen ciertas restricciones sobre su significado que no parecen
justificar. Por ejemplo, algunos escritores sobre este tema, en particular los
teólogos se esfuerzan por ser coherentes con su concepto de lo que es bueno
y afirman que la amistad debe limitarse a aquellas relaciones que son
independientes de las intimidades sexuales. Esto excluiría, por ejemplo,
que los esposos y esposas fueran amigos, al menos mientras son
sexualmente activos. Aunque esta estipulación estaba dirigida
principalmente a los homosexuales por una preocupación moral de que
algo considerado desviado no fuera considerado como algo cercano a
virtuoso, no tiene más sentido que los argumentos de algunos filósofos, por
el contrario, es decir, que la amistad en el mejor de los sentidos sólo puede
existir entre los homosexuales.
A partir de consideraciones éticas similares, también se ha
argumentado que las amistades y pandillas exclusivas no son verdaderas
28
amistades porque sus miembros no son universalmente caritativos, por
consiguiente, son algo inmorales, y por lo tanto no podrían estar
involucrados en una relación virtuosa que la verdadera amistad
presumiblemente es. Si estas restricciones fuesen aceptadas habría muy
pocas amistades ya que casi todas son, hasta cierto punto exclusivas.
Estas condiciones normalmente no entraran en nuestra comprensión
o uso del término amistad. Mientras, podemos estar de acuerdo que sería
deseable que las amistades fueran buenas, virtuosas y basadas en motivos
desinteresados y puros que nunca deberían tramar algo para herir a otra
persona, nuestra preocupación es con la variedad de amistades en las
relaciones humanas actuales y su razón para venir y persistir. Con estas
suposiciones aclaradas, volvamos al primero de nuestros filósofos.

PLATÓN EN SÓCRATES1

En uno de los diálogos de Platón “Lisis” aparece el amable filósofo


Sócrates lidiando con el problema de cómo las personas se hacen amigas.
Lo que hace de esto tan enigmático, incluso en la sociedad homogénea de
la antigua Atenas, era el aparente número de diferencias entre las personas
que se atraían unas a otras en lo que refiere a la amistad. Otra causa de
consternación era la aceptación del concepto de Sócrates sobre la amistad
como algo bueno y virtuoso, y a partir de éste surgían preguntas tales como:
¿Cómo de algo malo puede surgir algo bueno? ¿Cómo es que las malas
personas podían integrarse en relaciones de amistad, mismas que se
consideraban benevolentes?
Otra suposición que aparentaba tener a Sócrates a la deriva en este mar
de discursos es que los semejantes se atraen. Sócrates trató de hacer de esta
simple norma el fundamento de su explicación. No tiene nada de malo en
ello. Los semejantes se atraen. Las personas similares se atraen unas a
otras. Pueden ser similares en intereses, valores, apariencias, razas,
religiones, posiciones sociales e inteligencia; y la lista podría continuar.
Como veremos, existe amplia evidencia científica que apoya esta norma.
Pero Sócrates (Platón) estaba totalmente insatisfecho cuando trazó sus
ramificaciones y encontró que contradecían sus otras suposiciones.
Si los semejantes se atraen, entonces resulta que las buenas personas
son atraídas por sus semejantes y éstas hacen amistades con aquellas que
también son buenas. Todo bien hasta el momento. El problema surgió
porque también resultaría que las malas personas son atraídas por sus
semejantes y por consiguiente formarían amistades con aquellos que
también son malos. Esta idea era difícil de aceptar para Sócrates (Platón)
29
en cuanto a ¿cómo dos malas personas podrían lograr una relación de
amistad considerada como un acto benevolente? La solución era sostener
que las malas personas nunca formarían ninguna amistad real o genuina
con nadie y, por lo tanto, sus relaciones de amistad no serían benevolentes.
Al principio parecía simple para Sócrates. Las malas personas hacían
amistades en un deseo de aprovecharse de la relación misma o con ánimo
de satisfacer sus propios motivos egoístas. Mismas que a su vez, no
valoraban a sus amigos o a sus amistades. En lugar de esto, las malas
personas valoraban lo que ellos podrían obtener de sus amigos o al ser
conocidas como el amigo de alguien más. Cuando la relación amistosa
carecía de beneficios para las malas personas, no se molestaban en
terminarlas. Por lo tanto, sería un error suponer que las malas personas
podrían lograr algo bueno de la amistad debido a que sus relaciones
amigables son totalmente diferentes de lo que es bueno y verdadero. Una
verdadera amistad es aquella de la que no se abusa ni se es egoísta. Esa
pudo haber sido una explicación si Sócrates (Platón) hubiese permitido que
sus reflexiones terminaran, no obstante, él continuó pensando acerca del
problema. Lo que lo atormentaba era que reconoció que ocasionalmente
una buena persona podía ser amiga de una mala persona. Por lo que esto
contradijo su suposición de los semejantes se atraen: “Nadie quien ama
podría desearle el mal a alguien sino le hubiese sido grato ni en su alma, ni
en su carácter, ni en su modo o su forma de actuar”
¿Quiere decir esto que debe haber algo de bueno en las malas personas
para que atraiga a sus contrapartes? ¿Quiere esto decir que las malas
personas estaban condenadas irremediablemente a hacer amigos solamente
con aquellos que fuesen malevolentes, sentenciados a un tiempo de vida
transitoria y a relaciones de amistad viciadas? Ninguna de estas
posibilidades le parecía bien a Sócrates (Platón). Sócrates concluyó que, si
esto era a donde su argumento lo conduciría, no sabría realmente que sería
una amistad responsable.
En el dialogo “Fedro” Sócrates volvió a discutir el problema del por
qué las personas se hacen amigos. Enseguida notó que había una similitud
en una vieja explicación para las bases de la amistad. Sin embargo, ahora
la rechazaba como la única explicación y ni siquiera pensaba que era una
explicación realmente intensa. Aun así, no pudo pensar en algo mejor y
tuvo que admitir que evadió la respuesta.
En consecuencia, el dialogo concluye con uno de los más bellos
fragmentos en la filosofía. En cierto modo, un disciplinado Sócrates
asevera que él no presume ser un sabio, ya que solamente un dios puede
tener verdadera sabiduría. Lo único que él puede hacer es simplemente
aspirar a la sabiduría y dar a conocer sus modestos hallazgos de búsqueda,
30
tal como lo harían aquellos con la paciencia y bondad para escuchar. Es
una declaración sensible de humildad, una virtud presente únicamente para
aquellos de obvios logros superiores.

ARISTOTELES2

El lado filosófico y científico se fusionó en Aristóteles, quien trató de


examinar objetivamente todas las formas de la amistad. En el libro VIII de
su Ética Nicomáquea, Aristóteles trató de descubrir qué había en todas las
clases de relaciones amigables que las personas llamaban amistad y del por
qué se interesaban tanto en ella. Aristóteles decidió que cada una se basaba
en la creencia de que las personas involucradas no se deseaban ningún mal.
Este deseo de benevolencia sería visto como un mínimo irreducible de la
amistad como fin existencial.
Las amistades tenían algo más en común, aunque no eran esenciales
para identificar la relación. Resultan ser de interés por lo que refieren
acerca de cómo perdurar o preservar la amistad. Aristóteles observó que
las personas, los amigos incluidos, valoran estados intermedios de
cualidades. Las personas no gustan de alguien que elogia todo lo que éstas
hacen, ni de alguien que critica todo, sino de alguien que está en el centro,
en un intermedio. Lo mismo se podría decir para cualquier propiedad
bipolar; el extremo de cualquier cualidad sea ésta buena o mala con el
tiempo puede ser desgastante. Lo que se tolera y gusta más es de algún
modo el balance, que tiende a inclinarse en una dirección positiva.
Mientras esto resulta interesante, fueron las diferencias entre las
amistades, basadas en tres propósitos principales las que podrían servir a
la relación de amistad, esto entusiasmó a Aristóteles intelectualmente.
Algunos amigos estaban interesados únicamente en lo que ellos podrían
ganar en las asociaciones. Ellos querían personas que pudieran resultarles
útiles, quienes podrían servir como fuentes de influencia, o quienes
pudieran ofrecerles algo de valor. Sus relaciones de amistad anteponían los
intereses propios antes de cualquier sentimiento de cariño, y las relaciones
mismas terminarían cuando el egoísmo, en su afán de obtener ganancias,
no estuviera presente. Cuando las recompensas o los servicios decaían, el
amor que ellos predicaban también acabaría y con ello la amistad misma.
Estos eran consideradas amistades de utilidad.
La segunda clase de amistad se basada en el placer. Aristóteles creía
que las amistades de placer eran particularmente comunes entre los
jóvenes, quienes valoraban especialmente involucrarse en deportes y
diversiones varias de placer. Las personas que se involucran en juegos o
31
entretenimientos, o quienes se asocian con otras es porque aman la
compañía de esa persona y la encuentran divertida, estas amistades forman
parte de la clase de amistades basadas en el placer. Las relaciones eróticas
y sexuales también podían ser consideradas amistades de ésta clase si el
interés primario de los participantes era pasarla bien.
En ambas amistades de placer y de utilidad el sentimiento de afecto es
avivado por lo que se puede obtener, y ambas partes quieren maximizar la
plenitud de la relación amistosa. Las riñas y quejas son probables, pensó
Aristóteles, particularmente en las relaciones de utilidad, debido a que cada
parte se interesa únicamente por lo que puede obtener, si la relación es
divertida o algo más, y en caso de cualquier menosprecio del objetivo
inicial, la relación se podría ofender o ser traicionada. Aristóteles no era
optimista con estas relaciones, aunque naturalmente tuvo que reconocerlas
ya que eran muy predominantes. Era en las amistades de placer y de
utilidad donde los malos podrían hacerse amigos con los malos, o donde
los malos podrían hacerse amigos con los buenos, y estas relaciones de
amistad rápidamente terminaban cuando no servían más a su propósito.
Esto no los convertía en falsos amigos, sino en algo diferentes, y puede que
de alguna manera hasta inmaduros.
La tercera clase de amistad se basaba en la virtud o en la bondad de
las personas. Dos amigos se amaban el uno al otro porque reconocían sus
virtudes y su bondad esencial. Dado que estas cualidades admirables
podrían ser duraderas, también lo sería esta clase de amistad con el tiempo.
Una amistad basada en la virtud estaba asociada a lo perfecto e ideal. Esta
clase de amistad proporcionaba lo mejor de todas las relaciones amigables
dado que en sus bondades, los amigos comparten, son útiles y placenteros
unos a otros. Por lo tanto, las funciones de utilidad y de placer también se
cumplen en una amistad basada en la virtud, aunque estas mismas son
consideradas secundarias al amor y la admiración promovidas por las
cualidades personales ejemplares de los amigos.
¿Qué es lo que identifica o hace reconocible la amistad basada en la
virtud? Aristóteles creía que el tiempo era una prueba excelente. No sólo
porque tal amistad sobreviviría a la adversidad, sino que le tomaría algo de
tiempo a los amigos poder descubrir todas sus características encantadoras,
y tomaría algo de tiempo determinar su confianza y lealtad. Parecía no
haber sustituto para una prueba de durabilidad ya que solamente a través
del tiempo podríamos ver si la amistad seria duradera y perfecta o
temporánea e imperfecta.
Desde este punto, Aristóteles hizo un numero de inconexiones y
observaciones personales acerca de la amistad que tras 2300 años parecían
no haber perdido nada en el camino a la astucia. A pesar de que no existía
32
un límite de cuantos amigos uno pudiese tener, ya sea de utilidad o de
placer, Aristóteles no creía conveniente tener demasiados amigos basados
en la virtud. Estas relaciones de amistad eran muy demandantes y si se
formaban indiscriminadamente con demasiados compañeros cercanos, le
daban a la persona una cualidad de promiscuidad, carente de juicio, que
ocasionalmente resultaba en conflictos interpersonales y en la perdida de
la confianza de todos.
Aquellos que mostraban una disposición “resentida” y antipática les
convenía ser más sonrientes. Puesto que sus actitudes negativas no les
permitirían ganarse amistades ni tener éxito en llamar la atención de sus
compañeros. Pero lo que hacía de ellos una compañía terrible era su
tendencia pesimista a arruinar un buen momento. Eran aguafiestas y
llorones, y ¿por qué culpar a aquellos que tendían a evitar este tipo de
compañías? Un amigo, por el contrario, era agradable tenerlo todo el
tiempo, un consuelo cuando uno se sintiese abatido y una alegría cuando
uno se sintiese feliz. Un amigo aliviaba los problemas e incrementaba los
placeres.
Evidentemente, Aristóteles no prestó especial interés a las
contradicciones, como un amigo que pudiese no estar contento, y el hecho
de que hizo mención de las tres clases de amistad anteriormente en su
discurso y posteriormente de otras clases más.
Debo mencionar que también existía la amistad por unanimidad. En
ella se experimentaba un sentimiento amigable dentro de un grupo social
en el cual los miembros formaban un consenso sobre alguna temática o
curso en acción. También existían amistades basadas en lazos familiares.
Estas distaban de ser similares a las mencionadas por Aristóteles
anteriormente, y, aun así, tenían mucho en común en cuanto a afecto e
intimidad se refiere si se comparan con las más nobles relaciones
amigables. Aristóteles no tenía claro que hacer con esta clase de amistades.
Aristóteles también era consciente de que realmente no sabía explicar
cómo se desenvuelven las amistades. Los gustos e intereses en común eran
importantes, y un sentimiento mutuo de buena voluntad también era
esencial. Aristóteles eventualmente aseveró que está en la naturaleza de las
personas desear tener amigos: “Nadie elegiría por su voluntad estar solo,
puesto que el hombre es un ser social por naturaleza… y evidentemente es
mejor pasar los días con amistades y hombres de bien que con extraños o
recién conocidos.” (Libro IX, Cap. 9)
A diferencia de Sócrates y Platón, Aristóteles no le dio mucha
importancia a la paradoja de cómo era posible que las malas personas
pudiesen hacer amistades. Aristóteles era un hombre eminentemente
práctico que no dejaba que sus conocimientos y lo que se daba por sentado
33
como norma social en aquellos tiempos lo agobiaran. Las malas personas
hacían amistades tanto con sus semejantes como con sus contrapartes; las
buenas personas, y es algo que no se podía cambiar. Sin embargo, para
Aristóteles fue difícil concebir a aquellas amistades en donde el amor y el
afecto no tenían importancia, por lo que intentó discernir entre tipos de
amistades basadas en propósitos en lugar de aquellas las cuales se basaban
en la existencia, intensidad, el afecto mutuo y el sentido de lealtad. Para
Aristóteles, la amistad basada en la virtud correspondería a la amistad de
reciprocidad, y las amistades basadas en la utilidad y el placer
corresponderían a amistades de asociación.

CICERÓN3
Marco Tulio Cicerón, anteriormente mencionado en la sección de
Damón y Fintias, compuso un ensayo sobre la amistad el cual ha encantado
y cultivado a los lectores a lo largo de los años. Cicerón no estaba
interesado en todas las clases de amistad, sino solamente con aquella, la
cual él consideraba ser la verdadera, la ideal, la amistad virtuosa y de
reciprocidad. Su interés no era improductivo. El acto de depositar la
confianza de alguien en un amigo que resultó no ser leal podía ser una
cuestión de vida o muerte en la antigua Roma. Por lo tanto, era de suma
importancia saber cómo seleccionar amigos de manera cuidadosa y
juiciosa. La larga y satisfactoria carrera de Cicerón como abogado, orador
y político era el testimonio de sus habilidades al momento de seleccionar
amigos sabiamente, y su muerte violenta a manos de las tropas de Marco
Antonio dicen todo lo que se debió decir acerca del error de su última
alianza y su error al no ser igual de cuidadoso al momento de seleccionar a
sus enemigos.
Debemos recordar que, en aquellos tiempos, Cicerón hablaba de una
amistad en la cual uno pudiera sentirse seguro y no ser traicionado. Tal
amistad solamente podía existir entre hombres de bien, y la bondad era
estrictamente definida como: “un rasgo personal en aquellos cuyas
acciones y vidas no daban lugar a cuestionar su honor, pureza, equidad, y
libertad; quienes eran libres de la codicia, la avaricia y la violencia; y
quienes tenían el coraje de sus convicciones.”
Hoy en día, probablemente resulte difícil percibir cualquier tipo de
modelo de virtud. Existen sombras de la inconciencia entre nosotros, y
generalmente nuestra admiración por hombres y mujeres está asociada en
mayor medida con las situaciones que han enfrentado y superado.

34
Aun si moderamos un poco los requisitos de Cicerón para traerlos
dentro del ámbito del logro humano, su amistad aparenta estar fuera de
nuestro alcance. Cicerón definió la amistad como un “completo acuerdo en
todos los aspectos humanos y divinos, en colaboración con buena voluntad
y afecto.” Las condiciones presentes en un “completo acuerdo” y de una
“completa armonía en nuestros gustos, búsquedas, y sentimientos,”
parecen ser excesivamente estrictas. Probablemente Cicerón tuvo tal
amistad; en efecto, el declaro que así fue. Hoy en día sería razonable
consolidar tal identidad virtual como la ideal y sentar bases similares de la
misma en la amistad.
Aunque la bondad y la semejanza de las creencias e intereses eran
vistas como algo ideal en el desarrollo de la amistad y aunque Cicerón notó
que una amistad cercana era promovida por los mismos que vivían en las
cercanías, el afecto era la chipa necesaria. Dos personas, para que fueran
amigas, primero se tenían que agradar la una a la otra, y luego tenían que
creer en su bondad esencial y disfrutar de compartir objetivos y actividades
en común. Lo que debilitó la chispa, para Cicerón, fue que talvez no era
sano estar en total acuerdo todo el tiempo.
Una persona como tal puede que llegase a necesitar amigos, pero no
pareciera que fuesen bases particularmente admirables para la formación
de amistades o para extenderle la mano a alguien. Cicerón dudó de aquellos
amigos relativamente cercanos y de quienes podrían haber sido juzgados
por su necesidad de amistad por lo que se inclinaban en esa dirección.
Cicerón tenía la impresión de que los antipáticos carecían de opiniones
sobre sí mismos y por lo tanto evadían la compañía, mientras que aquellos
que, si tenían confianza, también tenían amigos y estaban ansiosos por
hacer más amistades. Esta no era una actitud empática hacia el solitario y
aislado, pero para Cicerón esto no era de su interés. Tal como se mencionó
antes, Cicerón tenía que determinar cómo seleccionar buenos prospectos
entre los muchos aplicantes.
Desde que Cicerón estableció la creencia en la virtud como la piedra
angular de la amistad, si el amigo se comportaba de manera que su bondad
llegase a ser cuestionable, había motivo suficiente para cortar la relación
amistosa. Cicerón no se molestaba en mantener relaciones amistosas con
aquellos que juraban lealtad bajo cualquier circunstancia. En el caso de
Fintias, probablemente habría abandonado a Damón ya que la traición de
Damón indica daba que él había perdido la virtud de la amistad, y para
Cicerón no valía la pena seguir con tal amistad. Un amigo, para Cicerón,
no significaba estar cegado ante la lealtad o la obediencia hacia las
peticiones de un amigo. Un amigo no debería pedirnos que realicemos
algún acto que está mal; aun si así lo pide, no deberíamos acceder a tal
35
petición. Un buen amigo, por el contrario, debería juzgar al otro, criticar de
manera honesta lo que está mal, y señalar el error.
Cicerón esperaba que incluso en una amistad ideal, donde hubiera
completa armonía, las discrepancias entre opiniones saldrían a la luz con
el tiempo. Para Cicerón debía ser posible hablar de estas diferencias
abiertamente, sin miedo o incitación de amargura o sentimiento, con la
finalidad de que la armonía pudiera ser restaurada. De no ser así,
difícilmente valía la pena continuar con tal amistad ya que el elemento vital
de dicha relación ya no estaba presente. Los amigos debían considerarse
los unos a otros como iguales, lo que significaba que una opinión era igual
de valiosa que la del otro, por lo que merecía respeto y atención. Cuando
no podía haber intercambios honestos entre las opiniones o discusiones, era
mejor dar por terminada la relación, o al menos las partes involucradas
debían tener presente, que, en caso de continuar tal relación, ya no se
trataba más de una amistad genuina.
Los Sofistas expusieron argumentos ingeniosos acerca de la amistad,
los cuales Cicerón no logró aceptar. Ellos sostenían que se debía evitar a
los amigos cercanos, ya que cuando dos amigos se volvían cercanos
empezaban a mostrar preocupación por los problemas y ansiedades del otro
y por lo tanto dichas preocupaciones y lamentos se multiplicaban. Para
Cicerón, las expresiones emocionales, especialmente aquellas que
mostraban interés por alguien más, eran distintivamente humanas y que
valían la pena considerar. Cicerón consideraba que la angustia y las
molestias de los problemas de un amigo enriquecían valiosos momentos de
felicidad. No tenían por qué ser obviados, y la amistad que los ocasionaba
se tornaba mucho más valiosa.
Los Sofistas también sostenían que las amistades tenían que ser
juzgadas por su utilidad. Esa amistad era mejor por ser útil y más
gratificante. Cicerón tampoco estaba de acuerdo en ese aspecto. Lo que
debía ser más valorado en la amistad, para Cicerón, debía ser el afecto por
el amigo. El afecto mismo era mucho más preciado que cualquier otro
servicio o bien material debido a que no podía ser una acción obligada o
comprada. En aquellas relaciones carentes de cariño o afecto podía haber
provecho, como podría ser el caso de un empleado y un empleador, pero
esa relación estaba lejos de ser una amistad sincera.
Cicerón concluyó su ensayo prestando mucho cuidado al momento de
seleccionar a los amigos. Él mismo mencionó algunas características
deseables en la amistad tales como “la firmeza, la estabilidad, y la
consistencia”. Desafortunadamente, era demasiado fácil para alguien jurar
su lealtad y luego esperar a ser escogido. Puede que Cicerón halla sugerido

36
algunos pequeños desafíos para probar o tentar a un amigo, pero
compasivamente tales pruebas fueron dejadas a la imaginación del lector.
Los valores y opiniones de Cicerón sobre la amistad han ejercido una
influencia poderosa sobre como las personas piensan acerca de sus
relaciones amigables. Las cualidades humanas resultan ser muy valiosas,
como también lo son las satisfacciones emocionales de afecto, la comunión
de pensamientos y creencias. La utilidad, por el contrario, está pensada para
ser una base a considerar y el alcance que entra a la determinación de la
relación amigable, las personas tienden a creer al igual que Cicerón, que la
utilidad misma puede disminuir la pureza de la amistad al punto de hacerla
menos preciada. Cuando las personas sostienen que las amistades deben
estar determinadas principalmente por características personales, en lugar
de su riqueza, poder, ganancia o estatus social, están siendo afines a
Cicerón.
Desde luego que Cicerón reconoció que las personas con intereses
similares están mucho más dispuestas a compartir gustos y actitudes
similares. Aun siendo este el caso, Cicerón recalcó que tales amistades no
deberían formarse indiscriminadamente entre miembros de cualquier
posición social, ni deberían ser terminadas en caso de que el destino tratase
de manera cruel a un amigo. Aun entre la clase intelectual se podían
encontrar amistades carentes de confianza, y un amigo de verdad no debía
ser abandonado en la adversidad. El estatus social debía ser una cuestión
de menor preocupación que una cualidad personal. Es triste y lamentable,
como el estatus social actúa como un sello de proximidad mediante el cual
restringe a un individuo de poder integrarse a un círculo social dando lugar
únicamente a grupos sociales cerrados.
Podemos encontrar en las escrituras de Cicerón, un brillante homenaje
hacia su propio enriquecimiento que deriva de estar informado de las
pruebas y problemas de alguien más. El acto de hablar y liberar problemas
entre amigos alivia las penurias, en caso de no hacerlo, las mismas se
imponen y se hacen más profundas. Evidentemente la severa imposición
que Aristóteles sentía que alejaba a la gente y hacía menos probable el
desarrollo de los amigos es especialmente crucial en la primera etapa de
atracción hacia los otros. En aquellos tiempos pudiera haber sido un error
fatal en la formación de las relaciones de amistad el quejarse demasiado.
Sin embargo, cuando parece haber algún compromiso en la relación
amigable, el mostrar y compartir momentos infelices puede hacer marcar
una diferencia en la relación y convertirla en una más valiosa y preciosa.

37
MONTAIGNE4

Biógrafos de Michel Eyquem de Montaigne concuerdan que él tenía


una gran amistad en su vida, su relación con un compañero abogado
Etienne de la Boetie. Su asociación termino tristemente después de seis
años cuando La Boetie murió repentinamente. Desde ese punto hasta su
muerte casi treinta años después, Montaigne eligió cuidar sus recuerdos y
se rehusó a tener otra amistad como tal.
Durante esos treinta años Montaigne pasó una buena porción de su
vida escribiendo y rescribiendo una serie de ensayos, los cuales sirvieron
para traerle una medida de reconocimiento y fama. A pesar de que él dejó
atrás mucha sabiduría y brillantez, su “Ensayo XXVII de Amistad” es una
gran decepción después de leer a Plato, Aristóteles, y Cícero. Las opiniones
son altamente personales y sexualmente sesgadas.
Primero, Montaigne trato de dejar claro que él estaba preocupado solo
por una “amistad perfecta,” en otras palabras, una relación ideal que
existiera solo como un estándar por el cual las personas pudieran medir su
propia asociación. En el corazón de esta amistad perfecta habría una
comunicación íntima y la oportunidad de intercambiar ideas con alguien
que los entendiera y los apreciara. Discusiones estimulantes y brillantes
con largas horas de plática eran lo que él valoraba.
Obviamente, extrayendo de sus propias experiencias, él acertó que tal
amistad perfecta solamente podría formarse con una persona a la vez.
Apoyaba su argumento con el ejemplo del matrimonio que es por
naturaleza monógamo. El sostenía que cualquier relación íntima como tal
es tan demandante emocionalmente que las personas no pueden arriesgarse
a abarcar mucho y apretar poco al tener demasiadas amistades cercanas. Si
una persona tuviera dos o más amigos perfectos, pronto habría sentimientos
heridos por que habría planes y peticiones conflictivos. Un amigo querría
hacer una cosa y otro amigo querría hacer otra cosa. Simplemente parecía
demasiado para alguien con el delicado temperamento de Montaigne como
para sobrellevar.
Además, habría muchos momentos en cualquier día para ser
compartidos con un amigo perfecto, y los amigos perfectos querrían
compartir cada uno de ellos tanto como fuera posible. ¿Si solo una amistad
perfecta fuera una relación completamente demandante, cómo podría
alguien encontrar el tiempo para dos? La pregunta era ciertamente retórica,
como fue descrito por Montaigne, una amistad perfecta era una experiencia
emocionalmente desgastante respaldado por una inversión fuerte de tiempo
y esfuerzo. Es poco sorprendente que él sintiera que pocos eran bendecidos
por tal relación durante una vida. La implicación que él buscaba transmitir
38
con esa última observación era que el esfuerzo en el análisis final valía la
pena, aunque uno pudiera ser perdonado por no aceptar rápidamente su
carga pesada.
Montaigne estaba de acuerdo con sus predecesores en creer que las
amistades son motivadas por razones egoístas, más que por aquellas
afectuosas, eran menos de lo ideal, y entre más egoístas las razones, el ideal
de amistad era más bajo. Él también creía, como lo hicieron otros, que las
amistades son puestas a prueba con el tiempo y son constantemente
evaluadas en sus méritos. Mientras el reconoció que los antiguos griegos y
los romanos acertaron que el amor homosexual culminaba en amistad
perfecta, evidentemente es más que inevitable el resultado de un amor
heterosexual. La única contribución que Montaigne hizo fue hacer la
comunicación esencial para el desarrollo de la amistad. Los amigos
deberían estar dispuestos a discutir problemas personales abiertamente y
con respeto mutuo.
Por lo tanto, la relación entre hijos y padres no fue amistosa porque la
comunicación entre ellos no los pudo ayudar ya que es imperfecta y
diferente desde la discusión de amigos perfectos. Por algo los padres e hijos
fueron de diferentes edades. Sus preocupaciones y su desarrollo intelectual
eran diferentes. Ciertos asuntos fueron excluidos de la discusión porque
fueron simplemente más allá del alcance de los niños. Otros asuntos no
pudieron ser compartidos, como problemas que los padres estarían
teniendo en sus relaciones sexuales, ya que no era lo adecuado de discutir
con los niños. Por otro lado, hay una amistosa discusión de dar y recibir.
Los amigos pueden dar críticas y consejos. Montaigne no podía entender
como un niño podía reprocharle siempre a un padre, o como un padre
podría aceptar este tipo de comportamiento de un niño. Al final, revelando
estas diferencias mencionadas por Montaigne es que las amistades son
basadas en afecto, pero la relación entre niños y padres son basadas en
respeto.
La relación entre esposo y esposa también difiere de la amistad
argumentada de Montaigne. Las razones, cuando uno recuerda el
catolicismo de Montaigne, no fueron difíciles de encontrar.
El matrimonio es un convenio presentado delante de Dios, y es
mantenido por obligación. Las amistades, por otra parte, son relaciones
voluntarias, y son mantenidas porque así lo desean ellos.
Pero, de acuerdo con Montaigne, había una razón más fundamental
del porque el matrimonio es tan distinto de la amistad. Las mujeres son
demasiado caprichosas y carentes de las habilidades necesarias para las
discusiones razonables las cuales son requeridas en la nutrición de una
amistad perfecta: “Además, a decir verdad, el talento ordinario de las
39
mujeres no es suficiente para mantener el diálogo y comunicación
requerida para apoyar este lazo sagrado; ni tampoco apuntan a ser dotadas
con fidelidad de espíritu, para sostener ni una pizca de tan fuerte y
resistente lazo.”
En cuanto a cómo las personas se convierten en amigos, Montaigne
estaba completamente perdido. Él reconoció el parecido que tenía algo que
ver con ello. Sin duda él ha conocido muchas personas con intereses
similares a los suyos, y sin embargo él se ha hecho amigo sólo con uno.
Esta similitud no podría ser la única respuesta, no con inclinaciones
naturales. Había un misterioso elemento en todo esto, muy parecido al
como las personas caen de repente en el amor. Desesperado, Montaigne
pensó que la única característica de cada uno de los amigos fue la respuesta,
pero él vio que esto estaba lejos de ser satisfactorio y concluyó:
“Ahí está, más allá de todo lo que soy capaz de decir, yo no sé qué
poder inexplicable y condenado trajo a esta unión.”

EMERSON6

Emerson proporciona un práctico puente para cruzar desde la


liberadora atmosfera de las amistades perfectas de Montaigne a lo
funcional, relaciones frecuentemente realistas experimentadas por
mortales. Aunque en su ensayo “Amistad” él fue grandilocuente- “La
esencia de la amistad es completamente, una total magnificencia and
confianza. No se debería suponer u ofrecer por dolencia. Trata sus objetos
como a Dios, que debería adorar a ambos.”- Él también evidenció una
refrescante franqueza y una inconsistencia que es la esencia en ser humano.
En el mundo de habla inglesa del siglo diecinueve, habría sido un
escándalo hablar sobre amor entrando en amistad. Todos esos fueron días
de fuertes pioneros y espíritus duros, cuando los imperios estaban por ser
tomados, y los amigos fueron destinados en una aventura en común. En
consecuencia, cuando Emerson habló de amistad vio el compuesto de dos
elementos principales, el amor, o el afecto, no eran uno de ellos.
El primer elemento, y el que él enfatizo, fue la honestidad. Con la
amistad, las personas podrían ser ellas mismas. Ellos podían expresar sus
pensamientos libremente, sin sentir miedo o ser avergonzados o
preocuparse sobre si la relación finalizaba. Un amigo era una persona quien
antes podías compartir los pensamientos más íntimos, con quien uno podía
“pensar en vos alta.” El segundo elemento era un sentimiento mutuo de
sensibilidad, pero ese elemento era un poco preocupante.

40
Se fue la necesidad de que se completara el espíritu de armonía, que
identifico el interés y creencias, que Cícero pensó eran importantes. Por el
contrario. La amistad de Emerson fue brusca y cayó en lo que fue una
conexión estimulante y en desacuerdo. Pudo ser mejor, el argumentó, para
tener amigos que tienen un balance provocativo de similitudes y
diferencias. Sus diferencias podrían promover sus intereses el uno con el
otro y hacer de cada uno estimulantemente consciente de su individualidad.
Esta no fue una relación cursi. Cada amigo podía sentir el poder y la
fuerza del otro. En este sentido cuando había un acuerdo, había satisfacción
en tener el merecido consentimiento del otro.
El mayor valor de la amistad para Emerson fue una estimulación
intelectual y un discurso contencioso: “Mejor ser una molestia en el lado
de tu amigo que sólo su eco.” Mientras él no quiso como amigo a alguien
con quien se está perpetuamente discutiendo, él de vez en cuando
disfrutaba de los desacuerdos. Entonces ese consenso, podría ser
propiamente evaluado. (Si hay algún interés en que haya terapistas que
miren su rol como un eco cara a cara con sus pacientes, y otros a quienes
sus clientes envuelvan en lo que son casi diálogos de Sócrates, con ellos
mismos en el papel de los sabios de Atenas.)7
Emerson no trato con amistades perfectas o amistades exclusivas. Su
ensayo se ocupa del factor de tener un número de amigos, cada uno tiene
que tener un área especial o experta. Es mucho más que una coincidencia
que él comparo sus amigos con los libros de su biblioteca. A las personas
les gusta tener muchos libros porque cada uno tiene algo único que decir;
y pese a los placeres que ellos proveen, llega un tiempo en el que las
personas desean cerrar sus libros y ponerlos a un lado. Lo mismo sucede
con los amigos. Emerson quería que ellos estuvieran disponibles,
preferiblemente a su conveniencia, pero siempre al pie de su privacidad ya
que era muy preciada para él.
Emerson descubrió que cuando hablaba con sus amigos dos eran como
demasiados. Cuando había tres o más intentando tener una conversación,
no era posible aclarar o explorar como uno quería. Por alguna razón,
incluso cuando todos estaban presentes podrían haberse considerado el uno
con el otro como amigos, pero ellos no podían ser tan confidenciales como
cuando dos estaban participando en un dialogo. La única excepción para
esta regla ocurría si dos amigos trataban de participar el uno con el otro en
una plática intima sin la participación de nadie más presente; la persona
extra entonces funcionaba como la audiencia atenta. Uno no puede ayudar,
pero hay que preguntarse que podría haber pensado Emerson de su grupo
de terapia.

41
JAMES8
Un contemporáneo de Emerson fue el médico, fisiólogo, psicólogo,
y filósofo William James. En sus principios de la psicología James
compuso un segundo volumen, un clásico muy popular que tiene muy poco
que decir sobre la amistad. Dijo, sin embargo, es de importancia porque
revela el pensamiento de uno de los verdaderos y grandes psicólogos a
principios del siglo.
James creía que la gente era guiada en su comportamiento por una
serie de instintos. De acuerdo con esto, atribuyó a la amistad una
propensión innata para buscar compañía y ganar la atención favorable de
otros. Un hombre bondadoso y compasivo, James lo consideraba el castigo
más diabólico (si fuese posible) para una persona que fuera totalmente
ignorada. Esto sería una frustración diabólica del instinto social, lo cual
conlleva a las personas a formar relaciones amigables y hacer lo que sea
necesario para asegurar la aprobación de sus amigos.
Pero si la opinión de James es así, ¿por qué las amistades llegan
siempre al final? Las personas deberían instintivamente unirse por un
tiempo indefinido. La respuesta no fue difícil para James. También había
un instinto de agresión, esto inclinaba a las personas a lastimar a sus amigos
y romper sus relaciones. Fue el aumento de la agresión lo que provocó la
inconstancia y la naturaleza transitoria de muchas amistades. Sin embargo,
este no era el único instintivo que podría ser relevante.
Otro instinto mencionado por James fue el “aislamiento personal”.
Esto era una repugnancia supuestamente natural experimentada por
personas con la idea de tener relaciones sexuales con la mayoría de los
seres humanos que conocían, especialmente con los de su propio sexo.
Siendo muy propio, James pensó que este instinto se agitaba con especial
vigor en los hombres hacia los hombres y en las mujeres hacia los hombres.
Por lo tanto, al final del siglo XIX, el amor no solo dejo la amistad, sino
que era posible para los psicólogos destacados en Los Estados Unidos
afirmar que la idea misma era inherentemente repugnante.

FREUD9

Freud tan brillantemente e iluminado, en tantos aspectos del


funcionamiento humano y la interacción que uno desea que hubiera sido
capaz de llevar a su intelecto penetrante a tener en cuenta el tema de la
amistad. Aquí y allá, en su escritura dijo algo sobre la amistad, pero rara

42
vez lo fue. A menudo sus observaciones se dirigían a otras cuestiones, y es
necesario inferir cómo podrían relacionarse con la amistad.
En su artículo “Sobre Narcisismo” Freud consideró las razones de
los sentimientos de afecto. Debería ser entendido que, para él, el amor
puede ocurrir por razones obvias y consientes o por las acciones sutiles e
influencias inconscientes. Los primeros eran fácilmente evidentes y
sencillamente identificables por las personas. Estos últimos eran mucho
más interesantes porque la persona no se daba cuenta y era fácilmente
consciente de sus efectos.
De acuerdo con la formulación de Freud, las personas aman
básicamente a aquellos a quienes han amado en el pasado. Una de las
primeras personas a quienes aman es a ellos mismos. Este amor propio, o
más técnicamente esta inversión de energía psicológica en los
pensamientos sobre uno mismo y su cuerpo, este narcisismo, actúa para
determinar su afecto por los demás. En esencia, las personas sienten afecto
hacia a aquellos quienes de alguna manera les recuerdan a ellos mismos.
Una manera de que las personas nos puedan recordar a nosotros
mismos es si ellos tienen características que son similares a las nuestras.
Algo acerca de su apariencia física, su discurso, su manera de vestir, su
ropa, sus intereses y creencias pueden tocar un acorde sensible a nosotros.
El amor de otros es esencialmente el amor propio, porque lo que nos gusta
de los demás, es su semejanza con nosotros mismos como lo estamos ahora.
Una segunda forma en que las personas pueden amar narcisista-
mente es si las personas les recuerdan lo que eran. Aquí Freud sugiere que
una base del amor parental de su bebé es una respuesta inconsciente a un
ser tan impotente y adorable como ellos imaginan que alguna vez fueron.
Con respecto a las amistades, esta explicación seria apta para las relaciones
receptivas. El maestro que ama a su alumno, la persona de experiencia que
se siente tiernamente hacia el miembro novato de la profesión, el soldado
experimentado que toma el recluta inexperto bajo su ala se ven una vez
más como jóvenes, inexpertos, ingenuos y ansiosos.
Una tercera base para el amor narcisista es si una persona encarna
cualidades que las demás personas quisieran poseer o ver en ellas mismos.
En estos aspectos la persona representa un ideal en tener habilidades y
características que las personas desean. Enamoramientos o amistades que
las personas podrían tener hacia un maestro o compañero que sobresalga
en los deportes, el cariño que sienten hacia alguien por tener el valor de
hacer lo que no pueden, ilustran este tipo de amor.
Finalmente, las personas pueden amar a alguien que fue parte de
ellos mismos, tal como un bebe quien fue obviamente parte de sus padres.
Pero tal vez Freud quisiera decir que los miembros de un grupo se sentían
43
parte de un solo cuerpo y se sentían cariñosos unos con otros después de
que el grupo se disolviera. Las amistades de los miembros de una clase de
secundaria o de la universidad o sus buenos compañeros de las reuniones
habituales parecen ser un ejemplo de la forma narcisista.
Además de las opciones analíticas de amigos, existe la posibilidad
de elecciones analíticas o selecciones determinadas por apegos a los padres
de los que dependían para sobrevivir. Aquí las cualidades de cuidado,
protección y habilidades nutritivas de los padres son primordiales, y son
estos atributos de los amigos los que pueden ser más cruciales para llevar
a cabo su relación. Una persona puede ser atraída por alguien que ofrece
cuidado y seguridad y/o un patrón o una amistad receptiva.
Las formulaciones de Freud son muy diferentes a las que hasta ahora
hemos encontrado y es entendible porque, cuando aparecieron por primera
vez, algunos pudieron haberlos considerado como imaginarios e
irrelevantes. Seamos claros acerca de su significado. Freud no pretendía
disipar la importancia de la elección consiente. Sin duda, reconoció que las
personas eligen sus amigos o compañeros, deliberadamente, quizás para
ganar, para la estimulación intelectual o por cualquier otra de las muchas
razones previamente sugeridas. Él no había argumento sobre eso. Lo que
le preocupaba era el elemento de misterio invocado por los filósofos
cuando estaban en la catástrofe de explicar por qué se forman las amistades
y por qué pueden persistir (o romper) cuando son razones sólidas para su
terminación (o continuación). Aunque los propios amigos podrían estar
perplejos acerca del porque fueron atraídos el uno al otro, las discusiones
de Freud acerca del amor narcisista y analítico proporcionó un numero de
hipótesis convincentes.
Un maestro puede apreciar a un alumno porque le recuerda de lo
que él era. El alumno puede apreciar al maestro porque él representa lo que
al alumno le gustaría ser. El afecto del maestro disminuye a medida que el
estudiante avanza. El afecto del alumno disminuye a medida que los
estándares de competencia incrementan. A medida que cambiamos y
nuestra comprensión del yo cambia, hay cambios en las amistades que han
sido formadas sobre el concepto previo del yo. En la Civilización y sus
Descontentos y en una Psicología Grupal y Análisis del Ego Freud afirmó
que el amor encontrado ordinariamente en la amistad es inhibido.
El amor sensual conduce a la gratificación en las relaciones
sexuales. El amor o el afecto de una amistad no son siempre sexualmente
satisfechos, y fue la afirmación de Freud que está bloqueada. En un nivel
consiente los amigos se sienten afectuosos el uno al otro. La energía sexual
residual involucrada en esta relación está restringida y mantenida de la
conciencia, es decir, es inconsciente.
44
Esto no significaba que la amistad habitual fuera un caldero
hirviente de emoción reprimida. Frecuentemente, la energía sexual que se
hereda permanece fuera de la conciencia, y los amigos sienten cariño el
uno al otro sin ningún problema. Donde el análisis de Freud llega a ser
pertinente es en situaciones donde, por una razón u otra, las inhibiciones se
debilitan o se tensan y se experimentan tensiones o inclinación sexual.
La obra de Lillian Hellman, La Hora de los Niños trata de dos amigas
que llegan a temer que su relación pueda convertirse en lesbianismo. En sí
mismo, Freud podría decir, que no es algo sorprendente. En esencia, cada
relación entre las personas que sienten un afecto mutuo tiene una potencia
sexual, por lo que no debe ser demasiado angustioso tomar conciencia de
esos argumentos. El peligro sería que, si esos argumentos fueran puestos
en acciones, o si se actuaran, ambas partes deben concluir que son
homosexuales.
No es raro que los amigos se emborrachen y, mientras están
intoxicados sus inhibiciones se reducen a participar en actos homosexuales.
La conciencia de uno, o el superyó, como muchos analistas han observado,
es soluble en el alcohol. Asimismo, puede haber momentos cuando el
afecto entre amigos crece - en momentos de euforia, tal vez, o en ofrecer
comodidad y tranquilidad. De acuerdo con Freud:

Los instintos inhibidos son capaces de cualquier grado de mezcla


con los desinhibidos; Pueden ser transformados de nuevo en ellos, tal
como surgieron. Es muy bien conocido como los deseos eróticos se
desarrollan a partir de relaciones emocionales de un carácter amistoso,
basado sobre el aprecio y admiración, entre maestro y alumno, intérprete
y un oyente encantado, y especialmente en el caso de las mujeres.10

Así, Freud trato de aclarar que existen posibles peligros en la amistad.


El cariño y afecto no eran enteramente inocuos. Representaban una mayor
intensidad de sentimientos que buscaban una gratificación sexual. No había
nada de malo en ello. El error era no reconocer esto como un problema
común y en suponer que, si uno se volvía de alguna manera consciente del
sentimiento, era especial y diferente. Para la mayoría de los amigos, los
controles que poseían eran suficientes para mantener las inhibiciones y las
emociones a un nivel aceptable. Para otros, un poco de información podría
ayudar a evitar que tomen conclusiones equivocadas.

45
ADLER11

Alfred Adler tomó una actitud bastante práctica hacia la amistad. Él


notó absolutamente, como asunto de hecho, que los niños tienen amigos y
que en él toma y dame de estas relaciones, los niños están adquiriendo
lecciones valiosas sobre llevarse bien socialmente. Además, se necesita un
cierto grado de coraje para exponerse al rechazo al ofrecer uno mismo su
amistad. Algunos niños fueron protegidos de esas experiencias por padres
que los mimaron, y algunos niños fueron fácilmente desalentados por
rechazos tempranos. Por lo tanto, es importante evaluar la amistad de una
persona por lo que ellos dicen acerca del cambio y valentía de alguien.
¿Tiene él o ella muchos amigos? ¿La gente encuentra fácil o difícil hacer
amigos? Si reportan problemas en esta área, Adler esperaba que no lo
harían bien en muchas otras relaciones sociales. Según Adler, el interés
social individual fue entrenado a través de la amistad.
Por interés social, Adler (1973) se refería a un deseo de obtener un
sentimiento de autoestima a través de servir a la gente, lo cual él veía como
el único medio verdadero y efectivo para compensar sentimientos de
insuficiencia. Las diversas maniobras que una persona podría adoptar para
superar un sentimiento de inferioridad dependían de la dominación y del
control. Era en el uso de otros que una persona podía sentirse mejor
valorada, y era en la amistad que uno recibía preparación para asumir tal
papel. Sin haber tenido amigos, Adler creía que las personas estaban
extremadamente discapacitadas de saber cómo interactuar en la sociedad y
lograr un sentido de satisfacción personal. Sin embargo, no todo estaba
perdido, ya que creía que nunca era demasiado tarde para desarrollar el
interés social.

SULLIVAN

A Harry Stack Sullivan se le suele dar crédito por ser el primer


psiquiatra en darle a las relaciones entre compañeros un lugar dentro de
una teoría de personalidad. Sullivan (1947, 1953, 1954) creía que las
personas eran motivadas por deseos para satisfacer impulsos bilógicos y
por necesidades de obtener sentimientos de seguridad mientras reducen
cualquier sentimiento de aprensión o inseguridad. Principalmente entre las
consideraciones que provocan la inseguridad se encuentran los
sentimientos de desaprobación que se perciben provenientes de otras
personas.

46
Temprano en la vida, los personajes principales con los que las
personas interactúan son sus padres. Sin embargo, el círculo de conocidos
pronto se amplía a medida que el niño se aventura en las experiencias
escolares. Especialmente alrededor de los seis años, el niño comienza a
apartarse de los padres y tomar más en cuenta las opiniones de compañeros
y profesores.
Sullivan le llamaba al periodo de desarrollo desde los seis hasta los
doce años, la Era Juvenil. En la escuela y en la nueva gama de interacciones
el niño puede remediar algunas de las distorsiones comunicadas por el
hogar. Bajo el termino paraguas “relaciones entre compañeros” Sullivan
incluía las amistades de reciprocidad y asociación, así como los contactos
desagradables entre compañeros.
Las amistades reciprocas le brindan al niño un sentimiento de
seguridad y aceptación. Dentro de su calidez y afecto el niño puede
comenzar a modificar valoraciones críticas comunicadas por los padres y
reforzar la autoestima. El concepto de sí mismo puede cambiar para
convertirse en el de una persona digna de amor y admiración. Además, es
en el ámbito de las relaciones entre compañeros que el niño puede ser
tratado como igual, o incluso más que como igual, con ideas que imponen
respeto, con destrezas que provocan resuellos de envidia, y con una fuerza
que puede dominar a un adversario. En la escuela y en el área de juego
existe el reto de competir y el requisito de cooperar con los compañeros.
Las amistades de asociación proporcionan sentimientos de
popularidad y aceptación que son un tanto diferentes de las que se obtienen
a través de las relaciones reciprocas. El individuo es aceptado por un grupo
y tiene un sentimiento de pertenencia al grupo. Esto no puede ser adquirido
por tener una o dos amistades de reciprocidad, las cuales proporcionan
principalmente un sentido de intimidad y afecto. Probablemente para un
gran número de uno de sus compañeros es reconfortante en el sentido que
uno mismo o la personalidad debe ser valiosa para ser encontrado
agradable por otros. Son las diferencias, así como Arthur Miller hizo que
Willy Loman lo pusiera en La Muerte de un Viajador, entre ser querido y
ser bien querido.
Dentro del círculo de amigos la persona está preocupada por ganar una
reputación favorable y mantenerla. La aprobación del grupo es muy
importante, y funciona como lo hicieron y hacen los padres para regular las
actitudes y el comportamiento a través de expresiones de elogio y censura.
Para que la censura sea efectiva, debe despertar sentimientos de
inseguridad y preocupación por la finalización de la relación. Es decir, hay
una amenaza de perder los amigos o ser rechazados por ellos, lo que indica
que este tipo de regla es una función de las amistades asociativas, ya que
47
las relaciones reciprocas están caracterizadas por la lealtad, estabilidad y
aceptación.
Por lo tanto, las amistades de asociación pueden servir a funciones
negativas. Pueden despertar y aumentar los sentimientos de ansiedad e
inseguridad de la persona. Pueden hacer demandas de creencias y
comportamientos que estén en conflicto con los valores de los padres y con
la noción de capacidades personales del niño.
Sullivan sugirió que a medida que este conflicto crece, aumenta la
probabilidad que el niño reaccione a esto con trastornos psicológicos.

Entre mayor es el conflicto que se experimenta entre el joven y su mundo


personal, y el conflicto puede intensificarse aquí por la naturaleza de sus
compañeros o por el desarrollo defectuoso antes de este periodo que ha
tenido, más probable es que reaccione en términos de estereotipos,
emplear una disociación y distorsión paratáxica y restringir la gama de
sus relaciones interpersonales.

Sullivan parecía considerar las amistades de asociación como


característica de la era juvenil. No fue hasta la era preadolescente, desde
los trece a los catorce años o más, que Sullivan sentía que era algo
impredecible y típico para los “cuates” o amistades reciprocas formar. En
las relaciones entre “cuates” Sullivan percibió todas las virtudes que hemos
notado anteriormente con respecto a las amistades reciprocas. Hay un
sentimiento mutuo de afecto y seguridad, una oportunidad para discutir
libremente cualquier pensamiento o preocupación sin temor al ridículo o al
rechazo, y una oportunidad para confirmar o transcender las creencias de
los amigos asociativos.

ERIKSON

A pesar de que Sullivan no tiene mucho que decir acerca de las


relaciones entre compañeros en la adolescencia, aparte de notar que este es
el momento cuando hay desarrollo de la intimidad heterosexual, Erik
Erikson (1963, 1971) ha ofrecido una serie de observaciones interesantes.
Para Erikson, la adolescencia es un periodo en el cual la cultura impone
demandas sobre el individuo para llegar a decisiones de largo alcance.
Como principal entre estas decisiones están las elecciones de carreras.
El adolescente debe decidir qué es lo que él o ella quiere hacer y quiere ser.
La importancia de esta elección y sus consecuencias son enfatizadas
repetidamente y se consideran altamente relacionadas con la identidad del
48
adolescente. Lo que quieres hacer es una expresión de quien eres y de lo
que intentas llegar a ser. Pero muchos adolescentes no están seguros
precisamente acerca de estos asuntos.
Erikson suponía que los adolescentes trataban de ayudarse a sí mismos
y reducir sus ansiedades formando pandillas. Dentro de estos grupos o
pandillas ellos pueden darse mutuamente todas las ventajas que hemos
mencionado en relación con las amistades asociativas, una sensación de
seguridad, estatus, un sentimiento de pertenencia y aceptación, un sentido
de importancia para sus ideas y valores, y un lugar seguro en un ambiente
de otra manera hostil. Sin embargo, debe recordarse que, según Sullivan,
la formación de pandillas sería algo así como una transición de la era
juvenil y que idealmente el adolescente ha progresado a amistades de
reciprocidad con miembros de ambos sexos. La seguridad puede adquirirse
a costa de la madurez.
Después de la adolescencia, Erikson describió un periodo en el
desarrollo de los adultos jóvenes al cual caracterizó con los términos de
“intimidad” y “distanciamiento.” La intimidad se refiere a las amistades de
reciprocidad y la formación de relaciones estrechas con unas pocas
personas. Por alguna razón, la cual no es muy clara, Erikson (1971) creía
que también era importante que hubiera distanciamiento, es decir, que el
adulto joven también debe rechazar o repudiar a aquellas personas cuyos
valores, creencias y conducta son considerados con repugnancia. (Esta
puede ser una cuestión de distinción que no hace ninguna diferencia, ya
que la gente está avanzando hacia amistades intimas con algunos de sus
asociados, están forzados a no entrar en tales relaciones con los demás.) Si
el individuo no desarrolla relaciones íntimas Erikson pensaba que la
consiguiente absorción-excesiva en sí mismo sería perjudicial para
enfrentar los desafíos posteriores de la vida.
Es de cierto interés que las amistades de reciprocidad asuman
significado en el sistema de Sullivan durante la preadolescencia, mientras
que no parecen llegar a ser cruciales para Erikson hasta la edad adulta-
joven. Los hallazgos empíricos sobre la amistad, los cuales serán
considerados en capítulos posteriores, pueden ayudar a conciliar estas
diferencias teóricas.

RANK

Si la gente está altamente motivada para formar amistades, ¿Qué es lo


que se interpone en su camino? ¿Por qué es que muchos se sienten solos y
sin amigos? Estas preguntas pueden parecer desconcertantes, pero hay
49
respuestas inmediatas. Esencialmente, las personas reconocen que son
individuos, cada uno de ellos viviendo en un mundo privado y destinados
a enfrentar ciertas experiencias solas. No importa lo que hagamos, no
podemos negar nuestra individualidad fundamental. Pero habiendo
concebido eso, ¿hay alguna fuerza contraria que nos disuade, cualquier
cosa que actúe para mantenernos en relaciones cercanas?
El psicoanalista Otto Rank, quien tenía una amistad receptiva con
Freud que cortó con mucha angustia, creía que el aislamiento humano y la
lucha para disminuirlo constituían solo un lado del más poderoso de los
conflictos humanos (Rank, 1932). La soledad, indicó, es la consecuencia
inevitable de nacer. Nuestras propias vidas dependen de la voluntad de los
demás de cuidar de nosotros, y la gente le teme al abandono y al rechazo
como amenazas a su existencia. Esto explicaría porque las personas buscan
amistades para reducir sus temores de ser aislados y condenados. Sin
embargo, Rank percibía otra fuerza dentro de cada persona que también
había que tener en cuenta, la necesidad de afirmar y expresar la
individualidad y mantenerse sin depender de nadie.
Por un lado, se puede ver la necesidad de ser cuidado y protegido. Por
el otro, está la necesidad de ser una persona en su propio derecho. En
consecuencia, mientras las personas desean mucho tener la comodidad y
seguridad de relaciones humanas, resienten las demandas y compromisos
que frecuentemente dichas relaciones obligan a traicionar a sus principios.
La gente hace más que resentirlos, Rank pensaba, les temen como una
amenaza a su propia existencia como seres únicos. Este miedo de negarse
a sí mismo explicaría porque algunas personas tienen que ponerse
constantemente en contra de otros y mantenerse alejado de cualquier
relación íntima. El concepto de sí mismos es tan frágil y fácilmente
amenazado que cualquier compromiso, consideración, deferencia, o
sumisión se experimenta como una especie de muerte en la que su mismo
ser ha sido asfixiado y sofocado.
Rank afirmaba que este tipo de conflicto no es un tormento constante
que la gente tiene que soportar. Puede ser simplemente y bellamente
resuelto. Aquellos que están seguros y confiados de sí mismos, que están
seguros de su identidad y se consideran positivamente, pueden ser asertivos
sin miedo al rechazo y estar solos. Pueden comprometerse y ser sumisos
cuando sea necesario sin resentimiento y auto-reproche. Tales personas
pueden soportar la soledad y aceptar críticas de sus ideas sin temor, y tales
personas pueden entablar amistades cercanas sin aprensión.
Una distinción en la teoría de Rank es su sugerencia de desventajas y
amenazas en lo más ideal e íntimo de las amistades. Precisamente porque
la propia cercanía y honestidad en las amistades despiertan ansiedad en
50
algunas personas. La teoría de la auto-consistencia de Prescott Lecky hace
una sugerencia similar sobre una base un tanto diferente.

LECKY

Lecky (1969) argumentó que un motivo principal en el


comportamiento humano es reducir las inconsistencias, particularmente
aquellas que entran en conflicto o chocan con el concepto de sí mismo de
la persona. Si una persona creía que alguien es un completo canalla y no
merece de amigos, Lecky afirmaba que esa persona actuaría despreciable
y ofensivamente y percibiría acontecimientos, así que serían consistentes
con ese concepto de sí mismo. Dadas las oportunidades de hacer amigos,
esa persona no haría uso de ellos o los distorsionaría para que parecieran
ser menos genuinos. Por ejemplo, si se recibe una invitación a una fiesta,
la persona minimizaría el significado de la invitación, la importancia de la
fiesta, el discernimiento de los anfitriones, y/o la cordialidad de sus
motivos. Por lo tanto, Lecky podría responder a la pregunta de porque
algunas personas no tienen amigos con el comentario que ellos pueden
sentir que no lo merecen o pueden pensar de sí mismos como personas
solas, sin amigos. Para que ellos se sientan más sociales, tendrían que
alterar los conceptos de sí mismos. Pues al pensar en sí mismos como algo
indigno de amigos, se comportarían de acuerdo con sus creencias y así,
actuarían para alejar a otros.

CONCLUSIONES

Cuando filósofos y escritores discuten acerca de la amistad, a menudo


evocan una imagen de una relación ideal y perfecta que representa solo una
de sus formas. Se centran en lo que hemos denominado como amistades
reciprocas, dos personas que se quieren el uno al otro, leales, honestos,
abiertos y aceptables. Esta es una relación duradera basada en el respeto y
afecto mutuo, dentro de la cual hay una seguridad y libertad para hablar
desde la mente propia que es única. Hemos enfatizado que no todas las
amistades son reciprocas. Sin embargo, eso no quiere decir que las
amistades que carecen de atributos recíprocos son imperfectas y sin valor
alguno. Cada tipo de amistad puede ser considerada de tener ventajas y
desventajas propias. Por ejemplo, un sentimiento de aceptación general,
estatus, y popularidad solo se puede obtener a través de amigos asociativos.
No obstante, estas relaciones pueden ser insatisfactorias porque son
51
ocasionales, lo que significa que tales amigos pueden sentir que carece algo
porque no suelen intercambiar lealtad, intimidad, aceptación, o afecto
duradero.
Porque una característica esencial de una relación recíproca y
receptiva es una involucración íntima a través de tiempo, se puede decir
que cada amistad empieza como una amistad de asociación. Aunque es
romántico pensar que los amigos verdaderos se enamoran a primera vista,
es probable que esté más cerca de la verdad y más significativo asumir que
las relaciones amistosas superficiales (asociativas) tienen el potencial de
ser cultivadas en aquellas que son duraderas e implican compromiso.
Por la misma naturaleza de la amistad reciproca o la reciprocidad, las
personas que anhelan esta relación y esperan recibir afecto, respeto,
aceptación, y lealtad deben estar preparadas para dar afecto, respeto,
aceptación, y lealtad. La gente tiene alguna medida de responsabilidad para
los tipos de amistades que tienen.
Cuando vemos a la sociedad americana de hoy, evidencia abundante
puede ser detectada para proveer un mosaico de un propio autocrítico y
personas insatisfechas. Muchas de estas piezas sugieren insatisfacciones en
gran medida en las relaciones sociales. Muchos americanos se sienten
aislados, y muchos encuentran sus amistades defectuosas. En un ensayo
sobre “Amor de Amigos,” Alvin Johnson escribió, “Este carácter
transitorio del amor a los amigos es un fenómeno moderno, particularmente
americano. Todos estamos en la marca y nos movemos de un entorno con
su complejidad de experiencia a otro esquema de vida.” La implicación es
que aquellos que quieren relaciones duraderas deben estar preparados para
sacrificar parte de su propia movilidad para mantenerlas.
De la encuesta breve de material en los capítulos 1 y 2, está claro que
las relaciones de hoy no son totalmente diferentes de aquellas del pasado.
Salomón deploraba la hipocresía de los amigos, y Aristóteles veía las
amistades de utilidad y placer como relaciones temporales y esencialmente
explotadoras las cuales eran todas demasiado común. Aunque, sabiendo
que las insatisfacciones en relaciones sociales tienen una larga historia no
significa que esas insatisfacciones deberían ser ignoradas o que desafían la
solución.
Hasta ahora nuestro énfasis ha estado en esforzarse para comunicar la
diversidad de relaciones amigables, y especular sobre sus atributos únicos.
Esperamos que esta visión general haya acentuado nuestro aprecio por la
complejidad y riqueza de esta área. En los capítulos siguientes, vamos a
dirigir nuestra atención a la investigación que ha sido conducida y las
soluciones que se han propuesto para tratar con los problemas relacionados

52
con la amistad. Para reiterar, nuestro objetivo es ver qué ha sido aprendido
y examinar lo que parecer prometedor y útil.

53
3. El Proceso de la Amistad

En este capítulo examinaremos el proceso de la amistad o el curso en


que las personas siguen desde el momento en que se reúnen hasta en el que
se convierten, o deciden no convertirse, en amigos cercanos. A pesar de
que este proceso es similar para los niños y adultos en nuestra cultura,
discutiremos el tema primeramente con los adultos en mente. Nuestro
interés es examinar cuidadosamente este proceso para poder dejar claro que
puede ser considerado en sus etapas y para especificar que se puede facilitar
o impedir su proceso.
Dos temas son particularmente relevantes aquí. El primero es
atracción, o lo que extrae una persona de la otra y provoca un sentimiento
de cariño. El segundo es mantenimiento, o lo que actúa para preservar y
depender de la relación. Como hemos visto, algunas personas han
argumentado que hay una química misteriosa entre personas que de repente
se une a ellas como amigos y la cual tampoco puede ser identificada ni
definida. Si están en lo correcto- si la amistad es, en el análisis final, un
asunto de encontrar personas especiales quienes están destinadas para
lograr ser amigos- aquellos que quieran compañía deberán ser mejores
advertidos para pasar mucho tiempo buscando hasta que ellos hagan esa
conexión correcta. Sin embargo, si llegarse a conocer es a veces un proceso
gradual determinado por un número de variables especifico que pueden ser
controladas y manipuladas, una persona que está buscando amigos podría
debería tomar en cuenta lo que podría hacerse para incrementar la
probabilidad de éxito.
Los científicos sociales no miran ningún misterio en la información
de las amistades, solo preguntas de las cuales las respuestas no pueden estar
inmediatamente disponibles. Cuando ellos examinan la amistad, ellos
miran un proceso en el orden social influenciado por ciertas variables
manipuladas, y un proceso él cual cambia significativamente desde un
tiempo de vida a otro.
Este proceso casi siempre empieza con dos personas quienes de alguna
manera se han encontrado y después van a través de un periodo de
familiarización. Estas familiarizaciones, o tempranas faces en el proceso
de amistad, son lo que discutimos primero como los amigos asociativos.

54
LOS AMIGOS ASOCIATIVOS

Todas las amistades empiezan con un estado inicial de formalidad,


amabilidad, y relaciones amistosas un tanto superficiales. Las personas
quieren conocer un poco más acerca del otro para poder a decidir si quieren
llevar la relación más lejos. En el proceso, por lo menos, una persona tiene
que ser responsable de reconocer al otro. Cada uno tiene que ser un poco
atento y mostrar algo de interés. Ellos pueden intercambiar nombres,
observaciones causales, y pequeñas partes de información personal. A este
punto no hay un cambio personal profundo o compromiso, y los dos pueden
decidir que no tienen inclinación por ser más que conocidos. Ellos separan
y deliberadamente evitan cualquier plan definitivo para verse de nuevo.
Casi todos han participado en un proceso de familiarización como ese.
Sin embargo, también que sucede a las dos personas pueden disfrutar
de la compañía del otro y planear verse otra vez o las circunstancias pueden
forzarlos a tener un contacto frecuente. En todo caso, sus términos, no son
de amigos cercanos, pero si amistosos. Ellos son amigos asociativos, el tipo
de amistad que es más numerosa en las relaciones de amistad.
Vamos a ver a dos variaciones en este tema de amistades asociativas
empezando con todos los que son forzados a interactuar con los otros por
su trabajo, sus cargos, sus posiciones sociales- personas en la misma
oficina o planta, vecinos, compañeros, miembros del comité, congregados
de la misma iglesia, hermanos de fraternidad, hermanas de hermandad, y
así sucesivamente.
Generalmente, se espera que las personas quienes ocupan estas
posiciones lo hagan en los términos más amistosos. Se supone que ellos se
llevan bien, que son los más cooperativos posible, y que evitan las
fricciones y las enemistades. Los vecinos se suponen son buenos vecinos.
Los compañeros se supone que tienen sentimientos sinceros hacia el otro
porque ellos tienen experiencias educativas similares y la van a la misma
escuela. Empleados con el mismo oficio o miembros de la misma profesión
se refieren a sí mismos como “colegas.”
Lo que más se distingue de este tipo de amistad asociativa es que la
relación no está basada en las cualidades personales de los individuos
envueltos tanto como en sus posiciones. Las personas no determinan la
amistad. Sus trabajos o posiciones lo hacen. El nuevo empleado es
bienvenido a la oficina, con o sin las instrucciones terminantes.
Invitaciones son extendidas para almorzar o para un descaso. Alguno
muestra al recién llegado las instalaciones y le da información acerca de
los trabajos del lugar. Esta amabilidad es extendida independientemente de
la responsabilidad del recién llegado. De hecho, se espera del principiante
55
que muestre cierto grado de torpeza, renuencia, y simpleza- cualidades las
cuales no son particularmente atractivas- hasta que él o ella agarre el hilo.
No es la persona a quien se saluda con extraordinaria muestra amabilidad,
sino el nuevo que ocupa una posición.
Normalmente, esta amabilidad continua entre la persona interesada.
Lo que mantiene este tipo de amistad es de nuevo, primeramente, la
posición de las personas involucradas. Ellos bromean. Ellos intercambian
cumplidos. Ellos pueden compadecerse con el otro cuando pasan por
adversidades. Ellos se pueden entretener el uno con el otro de vez en
cuando en las tardes. Sin embargo, estos encuentros son a menudo eventos
planeados que se celebran para cumplir ciertas obligaciones sociales. Una
parte para reembolsar una parte. Una cena para reembolsar una cena. Si
mediante el olvido el intento está roto, usualmente no se hace esfuerzo para
restablecerlo. La persona que debe la cena espera satisfecha, con una clara
conciencia que la obligación pertenece al alguien más. Por un medio tan
casual, la confusión a cuyo turno es invitar a quien, un lapso en el
establecimiento de contacto, a la amistad asociativa se le puede permitir
disminuir en significado. Fuera de los roles que los unen, estos amigos
asociativos raramente se molestan en buscarse de nuevo para salir.
Como se podría suponer, el factor más propenso a acelerar la
desaparición de esta forma de relación asociativa es un cambio de estatus.
Los compañeros se gradúan. La gente cambia de trabajo. Los vecinos se
mudan. La guerra termina y los militares van a casa. No es raro que haya
promesas de mantenerse en contacto, y éstas no siempre se hacen de
manera sincera. A menudo hay un sentimiento auténtico de cariño entre los
amigos asociativos, un sentimiento de simpatía los unos por los otros como
personas agradables que han facilitado y hecho de sus horas de trabajo más
agradables.
Mantener el contacto puede hacerse una o dos veces, pero pronto se
convierte en una tarea. Si hay poca probabilidad de verse el uno con el otro
de nuevo, la tarea se convierte en una carga inútil y es abandonada. Esto es
generalmente realizado in mucho dolor, y a menudo con algún un
sentimiento de alivio.
No es que los amigos asociativos sean crueles o insensibles, es nada
más que ellos fácilmente pueden cortar sus relaciones. Más que relaciones
entre personas son más entre posiciones. Las nuevas amistades asociativas
son las nuevas ocupantes de esas posiciones. Los antiguos ocupantes de
estas posiciones se convierten en antiguos amigos asociativos, que puede
ser recibidos con amabilidad si por casualidad uno se tropieza con ellos,
pero que por lo general se permite a retroceder dignamente en los rincones
oscuros de la memoria.
56
Como se ha indicado, en las amistades asociativas determinadas por
el estado, ni siquiera es necesario que las personas se quieran. Se espera
que se comporten civilmente, que actúen como si estuvieran en términos
amistosos, y que eviten ser provocativamente hostiles, frustrantes y
groseros. Una apariencia de amistad es todo lo que se requiere.
Esto no significa que estas relaciones sean invariablemente
superficiales y escasas de cualquier sentido de intimidad. Los amigos
asociativos pueden compartir y discutir problemas personales y
preocupaciones, aunque por lo general se relacionan con asuntos que los
llevan a la asociación. Algunas de las cuestiones compartidas pueden ser
bastante reveladoras y trágicas. Sin embargo, generalmente se entiende y
se espera que no se necesite ayuda concreta. Una expresión de simpatía o
una oferta educada de ayuda que se supone que se declina cortésmente
suficiente. En ocasiones, incluso puede ser apropiado desechar el tema con
un toque de humor y frivolidad; Esto no puede poner en peligro la relación,
sino conservarla, pues mantiene la amistad en un nivel asociativo.
Todos los que tienen amigos en absoluto han tenido amigos
asociativos, y la mayoría de las personas piensan en estas relaciones a pesar
de su informalidad, entre sus amistades (Reisman y Shorr, 1978 a).
Probablemente, una persona de cada cinco restringe su número de amigos,
a aquellos pocos con los que son más cercanos, y puede ser de algún interés
considerar por qué la gente piensa en su amistad en un sentido amplio y no
en un sentido estrecho.
Suzanne Kurth (1970) discutió este tema y proporcionó
razonamientos convincentes de por qué la gente tiende a concebir su
relación amistosa en términos generales:

La sociedad carece de distinciones terminológicas. Llamamos “amigos”


a personas con las que hacemos poco más que intercambiar un “buenos
días,” miembros de nuestra escuela secundaria o conjuntos universitarios,
algunos de nuestros colegas y varios otros. Aunque hay algunos términos
(como el “conocido”) que podrían utilizarse para hacer una distinción, no
se usan comúnmente. Consecuentemente, una persona puede llamar la
atención no deseada a la distinción que puede querer hacer casualmente
en el curso de una conversación. Generalmente se consideraría descortés
referirse a alguien con quien tenemos una relación amigable como un
simple conocido y con alguien más como un amigo. También, tales
distinciones tal vez no se hacen con el fin de no excluir las posibilidades
de desarrollar una amistad en el futuro. Distinguir una persona como un
conocido podría interpretase como un movimiento que bloquea el
desarrollo de una amistad.

57
Hay varias posibilidades adicionales que podrían añadirse a las de
Kurth cuando se especula por qué las personas tienden a pensar en sus
amistades en una forma bastante amplia. Por una parte, una visión amplia
obviamente permite a la gente sentirse más popular y aceptada. Una
segunda razón, es que ayuda a las personas a sentirse más seguras de su
estatus y más seguras a pensar en sí mismas cuando están rodeadas de
amigos y lo que esa palabra normalmente implica. Una tercera posibilidad,
es que hace que su mundo parezca un lugar más amigable y menos hostil,
un lugar contrario.
Ciertamente las amistades asociativas tienen una serie de
características deseables, más allá de las ya mencionadas. Facilitan las
actuaciones de trabajo y roles. Proporcionan la validación de los miembros
de la sociedad para el tipo de personas que somos. También ofrecen la
compañía humana, generalmente de una naturaleza alegre y agradable, a
bajo costo en el sentido de demandas de tiempos, obligaciones y
compromisos. Con toda seguridad cuando estas relaciones no existen en
áreas de trabajo, encontramos una situación angustiosa de baja moral,
amargura e ineficiencia, por lo que no carecen de considerable importancia
y valor.

FAMILIARIZÁNDOSE

Hemos estado considerando una variación de los amigos


asociativos, aquellos que se encuentran e interactúan entre sí, debido a las
posiciones que ocupan y el rol social que juegan. En estas relaciones la
pregunta no suele ser quién tiene las cualidades personales que podrían
convertirlos en un amigo deseable, pero quien tiene las calificaciones
necesarias para llenar el puesto o asumir el rol. La segunda variación de las
amistades asociativas que veremos es aquellas que son más un asunto de
elección y preferencia.
Las personas entran en estas últimas relaciones voluntariamente,
aunque a menudo tienen que obligarlos a buscar la compañía de otra
persona – para aliviar la soledad, para la estimulación intelectual y física,
para jugar y divertirse, para la oportunidad de compartir y expresar sus
ideas y sentimientos, para ganar algunas ventajas, para sentirse merecedor
por el efecto que producen a alguien más, y para afilar su apreciación o
disfrutar de algo. Ponerlos todos juntos y esencialmente se pueden reducir
a las tres razones de Aristóteles: placer, utilidad y virtud.

58
Dada la existencia de dos extraños, ¿cómo se llegan a conocer?
Generalmente hay algo sobre uno o ambos que es atractivo lo cual impulsa
el inicio de alguna propuesta- una sonrisa, guiño, asentimiento o
comentario. Supongamos que una persona viene a la otra y hace un
comentario obvio: “Chico, ¡es caliente!” “¿Es este tu primer viaje a-----?”
“Este lugar de seguro está lleno.” Nota, estas no son observaciones
especialmente brillantes o ingeniosas. Su objetivo no es deslumbrar.
Simplemente tienen por objetivo proporcionar a la otra persona la
oportunidad de responder. Si la respuesta es el silencio, un insulto cortante
o una petición de que el orador se pierda, entonces se ha hecho poco daño
y la apertura ha sido suficientemente ambigua para permitir el retiro sin
ningún daño importante a la autoestima. Sin embargo, si la persona
responde con palabras educadas y alentadoras, el primer orador puede
intercambiar más bromas o puede emplear una línea. Una línea es una
corriente de conversación más o menos desarrollada y pulida que pretende
ser atractiva.
Normalmente se reconoce por la velocidad y suavidad con que fluye
y por sus indicaciones de inadecuación a las circunstancias.
En esta etapa de una relación la falta de sinceridad de una línea no
es importante y puede ser visto como encantador y divertido. Una vez más,
su propósito es proporcionar un medio de interacción en el que el hablante
pueda ser rechazado sin sentirse personalmente desairado. También ofrece
oportunidades para que las partes determinen si desean que la relación
progrese. Suponiendo que lo hacen, van más allá de la línea de contacto
más extendido.
La información personal puede ser intercambiada. En el primer
encuentro, esta auto-revelación se centra en los datos de tipo de aplicación
y en las estadísticas vitales -las escuelas atendidas, la ocupación, las
aficiones, los intereses, las opiniones, etc. La conversación suele ser ligera
con salidas frecuentes en humor. Por esta coyuntura, una de las personas
puede sentir lo suficientemente alentado para sugerir otra reunión o un
contacto más íntimo, si la otra persona está de acuerdo, la relación puede
pasar a las primeras etapas de un tipo más profundo de amistad.2
Sigue siendo posible, aun después de dos o más reuniones, retirarse
de una amistad reciproca y mantener un contacto cordial, pero en distante
conocimiento o un plano de amistad asociativa. Todo lo que hay que hacer
es que una persona tenga dificultades para arreglar un tiempo para el
próximo encuentro y para proponer que encuentren algo en el futuro
cuando el tiempo esté disponible: “No puedo definirlo ahora ¿Por qué no
te llamo? O mejor, aun, ¿Por qué no me llamas en unas pocas semanas?”
Más que probable, esta vaguedad es suficiente para que ambas personas
59
sientan que es mejor tener una relación asociativa. La separación se
completa sin hacer ningún intento específico de ver a los demás de nuevo,
sino sólo para "te veo luego" o "hasta luego…nos vemos".
Una descripción vívida e inusual de la formación de una amistad
asociativa entre dos homosexuales es presentada por Alexander Douglas
(1973) en Amistades: Una Verdadera Historia de un Amor Masculino.
Alex entra a un bar-restaurante y ve a unas pocas personas que conoce
hablando con un hombre joven y guapo. Sexualmente atraído, se dirige a
su mesa y dice unas palabras en saludo a aquellos con quienes está
familiarizado. Le presentan a su objetivo, Juan.
Los fragmentos de conversación que hay entre estos dos hombres no
sugieren ningún modelo de seducción. Evidentemente, estaban
respondiendo a señales visuales y claves distintas a la autoridad. Se dicen
lo que están bebiendo. Hay pocos comentarios sobre el tiempo y el verano,
y después de unas cien palabras entre ello, Alex se está proponiendo
sexualmente a Juan y él acepta.
De particular interés es que, a pesar de las intimidades físicas de los
dos hombres, ninguno considera al otro como un amigo cercano. Esa es la
relación que se desarrolla después de interrupciones, trastornos y
reconciliaciones durante un periodo de varios años. Antes de que sientan
lealtad y compromiso mutuo, son amigos asociativos, honestos en su
comunicación, expresando sus sentimientos, afectuosos y de hecho
amorosos unos de otros, pero promiscuos en su relación. Es su deslealtad
casual, que estropea su relación y fomenta una actitud de sospecha que es
antitética a una amistad de reciprocidad. Es cuando pueden ser confiables
y fieles que reconocen que se han convertido en verdaderos y profundos
amigos.
En la discusión de las amistades asociativas, hemos pasado por la
idea de que hay algo acerca de una persona que es atractivo para otra. Los
científicos sociales han dado mucha atención a delinear lo que significa ser
atractivo para otra persona, y es ese cuerpo de investigación al que ahora
nos dedicamos.

LA ATRACCIÓN PERSONAL

En los Estados Unidos, durante los años 30’s y 40’s hasta la


actualidad, Como ganar amigos e influir sobre las personas3 de Dale
Carnegie ha sido uno de los libros más populares. Carnegie en su libro
proporciona una serie de sugerencias simples para mejorar el atractivo y
favorecer el acto de hacer amigos:
60
1. Se agradable;
2. Sonríe;
3. Escucha a la otra persona lo que tenga que decir;
4. Recuerda el nombre de la otra persona y úsalo regularmente cuando
hables con ella;
5. Muéstrale a la otra persona las ventajas o beneficios de tus sugerencias;
6. Siempre que puedas hacer algo, hazlo de manera sincera, habla y actúa
de forma que muestres tu interés en la otra persona como si fuese
alguien importante;
7. Evita la tentación de criticar;
8. En cada oportunidad que se presente, cede los elogios que han sido
ganados;
9. Interésate de manera sincera en la otra persona.
Cada uno de estos pequeños consejos es una prescripción para mejorar
la atractividad y crear primeras impresiones favorables al momento de
hacer amistades. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que las
personas que sonríen, incluyendo a los maestros, tienden a ser considerados
como más agradables en comparación con aquellos que no lo hacen.
Además, si imagináramos lo opuesto a estos elementos descritos por
Carnegie, no resultaría difícil imaginarse a una persona para nada atractiva
socialmente hablando: alguien que es desagradable, enojado (a), que solo
se interesa por si mismo (a), crítico (a) y rudo (a).
Esto de ninguna manera da por terminado con las propiedades de
sentido común que podrían decirnos que estamos frente a amigos asociados
con atracción interpersonal. Las personas que son de alguna manera
atractivas tienden a ser más populares, y ¿si las personas actuaran como si
fuesen populares podrían aparentar ser más atractivas?
Esa pregunta está relacionada con una teoría ampliamente respaldada
por William James llamada efecto ideomotor. La teoría sostiene que, para
poder sentir una cierta emoción, debes actuar como si estuvieras
experimentándola… y luego empezarás a sentirla. Para sentirse valiente, se
debe actuar como si uno lo es, tal como canta Anna en El Rey y yo “Silbo
una canción feliz”, en el cual un frente valiente es mantenido y tiene éxito
al convencer tanto a Anna y a otros de su valentía.
De manera similar a la pequeña farsa valiente de Anna, existe
evidencia que una forma de ser más atractivo es actuar de manera popular:
Por el hecho de asistir a clubs, involucrarse en actividades sociales, o
iniciar juegos y proyectos, una persona estaría realizando actividades
asociadas a la popularidad y a la vez transmitiendo a otros la impresión de
ser popular. Desde que la popularidad como tal es un rasgo personal
valorado, la persona que es considerada popular es a su vez atractiva y
61
deseable. Tales características relacionadas con las actividades populares
como el entusiasmo, la energía, la diversión, la disposición de voluntad y
de involucrarse en servicios de voluntariado resultan atractivos y deseables
(Bonney, 1943; Kuhlen & Lee, 1943).

SIMILITUD

Otra forma razonable para aumentar el atractivo personal está en


relacionarse con aquellos que sus ideas, intereses, preocupaciones y
características sean a fines a las propias de uno. Por miles de años se ha
reconocido que las personas se atraen con aquellas que tienen algo en
común para compartir. Las investigaciones han demostrado que las
personas tienden a buscar compañía y hacer amigos con personas de
intereses similares, así como también con creencias, posiciones sociales,
de género6 y edades cronológicas en común.
La escuela, el lugar de trabajo o nuestra residencia aportan una base
prometedora para atraer amigos. No solamente permiten experiencias y
preocupaciones en común, sino que también permiten el contacto frecuente
y las esperanzas de una naturaleza positiva. Diversos estudios han
encontrado que la proximidad - vivir en el mismo vecindario, cursar las
mismas clases, trabajar en la misma oficia - puede atraer a las personas y
tiende a que las mismas se hagan amigas con el tiempo. Estar cerca de
alguien aumenta las oportunidades que las personas tienen para crear
impactos e impresiones favorables, a su vez que promueve la similitud y
permite que se dé una relación cercana a partir de una base asociada hasta
la necesidad misma de interactuar entre ambas partes. (Gallagher, 1958).

LA ATRACCIÓN FÍSICA

El hecho de aumentar el atractivo propio a través de la mejora física


podría resultar caer en lo superficial y no ser la mejor manera de lograrlo.
Aun así, se debe reconocer que el vestuario, el cuidado personal, la
limpieza, la postura y el estilo propio afecta la forma en que las personas
juzgan a otras. La belleza influye en las impresiones más de lo que se
supone y de formas que no son totalmente razonables. (Farina et. al., 1977).
Mientras que tal declaración podría parecer ser algo exagerada, la
evidencia científica la apoya, sin mencionar de la evidencia diaria vista en
la popularidad de eventos de belleza, programas televisivos, y revistas
donde la apariencia de hombres guapos y mujeres bellas es lo fundamental.
62
Desde temprana edad en la escuela, los niños han aprendido a
diferenciar quien se ve bien y quien no y la misma belleza de hombres y
mujeres son elementos sociales definitivos. Los preescolares que tienen
mejor apariencia física tienden a ser más populares y tratados de mejor
manera por sus compañeros (Dion & Berscheid, 1971). El ambiente de
estos niños apuestos apunta a una dirección exitosa en sus vidas.
Los adultos que observan malos comportamientos en niños agraciados
tienden a asumir que debe existir alguna justificación válida para tales
actos. La tendencia es a la creencia de que los tales niños son buenos y que
por lo tanto no serían capaces de hacer algo que estuviese mal a menos que
fuesen provocados o tengan una buena razón para ello. Lo opuesto sucede
con aquellos niños no tan agraciados donde sus malos comportamientos
son vistos como características negativas de la personalidad tales como la
agresión y la inmadurez social.
En un estudio ingenioso, a los maestros se les mostraron tarjetas de
calificaciones y fotografías de los resultados de los niños. Para diferentes
maestros, la misma tarjeta de calificaciones fue emparejada con la foto de
un niño agraciado y no tan agraciados. Los maestros tendían a asumir que
los niños agraciados eran más inteligentes y mejor ajustados socialmente
que sus contrapartes, aunque la información académica escolar
proporcionada sobre los dos grupos de jóvenes era idéntica.
Estudios de niños mayores y adultos han demostrado que los
argumentos de las personas agraciadas tienden a ser juzgados de manera
más persuasiva y sus opiniones como también sus evaluaciones suelen
tener más peso en comparación a sus contrapartes no tan agraciados. Si se
atribuye un ensayo a alguien que es bonito (a), o se dice que tal persona
está asociada a alguien que es atractivo (a), el ensayo y la persona pudieran
ser juzgados de manera más favorable en relación con sus contrapartes no
tan atractivas. Evidentemente, ser físicamente agradable no sólo aumenta
el atractivo mismo, sino que también aumenta el valor y el atractivo de los
que rodean a tal persona atractiva. (Sigall y Landy, 1973).
Incluso dejando por fuera la documentación científica, se observa
lógicamente que nuestra cultura recompensa a las personas atractivas por
su aspecto y que estas personas tienen una ventaja al momento de hacer
amigos. Por otra parte, podemos ver que la popularidad se otorga al atleta,
al animador, a la persona experta en casi cualquier actividad por lo tanto es
posible generalizar: Dentro de un grupo dado, cualquier característica que
es admirada por otros resulta ser una fuente de atracción y su desarrollo
favorece las amistades. En algunos sectores una buena educación puede
ser muy deseable; ser ingenioso o saber cantar bien; tener la habilidad para
crear objetos o ser un buen profesional; ser agresivo y saber cómo pelear y
63
defenderse sin piedad. Una persona que desea aumentar su atractivo y la
probabilidad de hacer nuevos amigos debería desarrollar tales acciones a
fines y asociarse con aquellos (as) que compartan sus mismas creencias y
opiniones.

RECOMPENSAS QUE DETERMINAN


LA ATRACCIÓN

Vamos ahora a considerar algunos principios subyacentes que parecen


estar influyendo en por qué las personas se sienten atraídas unas a otras y
porque pueden seguir siendo amigos. Tres teorías han sido propuestas por
psicólogos sociales para la atracción interpersonal que difieren en etiquetas
y detalles menores, pero las cuales coinciden en que las personas son
atraídas por aquellos que parecen ofrecerles alguna recompensa o
ganancia. Lo que puede ser ofrecido o ganado pueden ser premios
tangibles, como regalos, comida, o automóviles, aunque con mayor
frecuencia las recompensas pueden ser psicológicas. Pueden ser tan
fácilmente disponibles como palabras de estímulo o elogio, un cumplido o
una palmadita en la espalda, concordar con la idea expresada por alguien
más o la voluntad de considerar seriamente la opinión de otra persona
(Jones y Davis, 1965).
Cuando las recompensas se consideran tan ampliamente, es fácil ver
como las amistades, incluso aquellas en las que nunca se intercambian
regalos materiales, pueden ser interpretadas como egoístas y motivadas por
sus beneficios. Cualquier amistad puede ser analizada en base a lo que cada
amigo recibe, y espera recibir del otro; y casi todo el mundo tiene una gran
fortuna de riquezas psicológicas con la que ser gratificante.
Además, todas las fuentes de atracción que hemos mencionado pueden
ser interpretadas como ejemplos especiales de una teoría de la recompensa.
Por ejemplo, consideremos proximidad y similitud, dos variables que no
parecen ofrecer mucho en el camino de la ganancia. Cuanto más cerca
vivimos de alguien, más oportunidades tenemos para la interacción y
tenemos más posibilidad de ser mutuamente gratificante. Así, la
proximidad determina la atracción y el mantenimiento de la amistad porque
regula la frecuencia de las recompensas. Con respecto a la similitud que
determina la atracción, cuanto más similares son dos personas, más tienden
a estar de acuerdo; y cuanto más tienden a estar de acuerdo, más se sienten
aprobados por sus ideas y gustos, es decir, se sienten más recompensados
por tener esas ideas.

64
Donn Byrne (1971), en su libro The Attraction Paradigm, presenta una
colección de evidencia impresionante para apoyar la tesis que la atracción
que la gente siente hacia un individuo es una función directa del número
relativo de recompensas y de castigos que asocian con ese individuo.
Cuanto más una persona recompensa a otros por aceptar sus ideas o
sentimientos, más atraídos se sienten hacia esa persona. Y también
funciona de la otra manera. Cuanto más una persona está en desacuerdo
con las ideas de alguien o los critica, más personas asocian el castigo con
esa persona y más ven a esa persona como alguien a evitar y desagradar.
Estos efectos, a pesar de su simplicidad, parecen ser bastante fuertes.
Influyen no solo en la atracción hacia conocidos y extraños, sino también
en cómo se siente la gente hacia las personas que ya conocen. Si un amigo
es crítico o insultante para otro, incluso mientras esta bromeando, la
persona en el extremo receptor considera al amigo menos favorable que
antes. Por otro lado, si una persona es halagada, incluso cuando el
halagador es visto como un enemigo y como un ser no sincero, los elogios
tienden a creerse y los halagados se consideran más favorablemente
(Byrne, Rasche, y Kelly, 1974). Esto conduce a una receta increíblemente
simple para aumentar la atracción: elogio, concordar con, y halagar a los
demás siempre que sea posible.
Byrne fue tan lejos como para afirmar que la intolerancia podría ser
superada si la víctima del prejuicio puede llegar a estar de acuerdo con el
intolerante en un cierto número de temas. Aunque “Si Señor jefe” no
parecía conducir el camino a la igualdad de derechos por cien años, Byrne
afirmo tener evidencias de que un racista blanco intolerante prefiere como
amigo a alguien de piel oscura que está de acuerdo con sus creencias más
que con un blanco que no lo está. El también estimo que ser de piel oscura
equivale a once desacuerdos con un blanco racista. Por lo tanto, una
persona de piel oscura tiene una buena oportunidad de volverse atractivo
para un blanco racista al concordar con el intolerante en once o más temas
u opiniones.
Así como los elogios y los acuerdos pueden aparentemente compensar
ciertas desventajas al establecer una relación, Byrne encontró que, si los
bienes de una persona son suficientemente impresionantes, es posible que
las críticas se hagan sin reducir el atractivo de uno hasta el punto de
volverse desagradable. Una persona magnifica puede alejarse con hacer
una observación desagradable y aun ser aceptada y vista como atractiva.
La misma observación hecha por una persona que no tiene el beneficio de
la belleza puede resultar en rechazo.
Sería un estado de asuntos singulares si hubiera una correspondencia
perfecta uno a uno entre las recompensas y el atractivo, hasta el punto en
65
que podríamos calcular cuántos insultos negarían una ventaja y cuántas
recompensas compensarían una desventaja. Indudablemente, la gente
estaría equivocada si viera el asunto de la atracción cediendo a la precisión
directa, lineal y aritmética. Pero sus reservas validas no deberían oscurecer
el hallazgo esencial: que el atractivo a otros puede disminuirse o
aumentarse dependiendo de la frecuencia con que una persona los
recompensa, ya sea a través de elogios, acuerdos o simplemente aclarando
sus méritos.
Una vez más, hay que subrayar que el concepto de recompensas debe
entenderse en su extensión más amplia y sutil. La belleza, en sí misma,
puede ser considerada como una recompensa, de modo que estar en
compañía de una persona hermosa puede ser gratificante. Las personas con
una calidad, estatus, o logro admirado tienden a ser experimentadas como
gratificantes por su misma presencia, como algún objeto de arte, y por lo
tanto son atractivas antes de cualquier interacción con ellas.
Dentro de un contexto similar muchos psicólogos sociales defienden
una teoría de atracción de recursos para la creación de relaciones duraderas
(Foa y Foa, 1976). Por recursos, se refieren a servicios, información,
bienes, dinero, signos de afecto, o cualquier cosa que una persona puede
dar a otra en la naturaleza de recompensas. Argumentan que toda
experiencia interpersonal deliberada se basa en el intercambio de recursos.
Lo que implica la atracción, el conocimiento, y el mantenimiento de
relaciones amigables es la expectativa de recibir algún recurso o
recompensa y, en realidad, conseguirlo. Si los recursos o recompensas no
son intercambiadas, entonces el proceso de la amistad es interrumpido o
abortado.
El poder y efectividad de los recursos y recompensas han sido
demostrados repetidamente. Es significativo señalar que se ha demostrado
que los actos insustanciales, aparentemente inconsecuentes, son
recompensas potentes, de modo que parece que cada persona, por muy
empobrecida que sea, tiene recursos que son de valor para dar a cambio.
Cuando las personas trabajan juntas y como grupo, son
recompensadas por alguien más, los miembros del grupo parecen asociar
la experiencia de ser recompensados entre si y verse mutuamente más
favorable (Lott y Lott, 1960). Un profesor elogiando a una clase no solo
tiende a hacer sentir a los niños más seguros hacia el profesor, sino también
hacia sus compañeros de clase que fueron esenciales en la obtención de
esta recompensa. En consecuencia, una clase, grupo o equipo elogiado se
siente más amigable uno hacia al otro.
Hace alrededor de una generación, dos psicólogos, Reader y English
(1947), concluyeron su investigación de la amistad con una observación
66
sobre qué determina la atracción: “el requisito principal es que los dos
individuos puedan satisfacer mutuamente las necesidades de la
personalidad del otro en una especie de simbiosis psicológica.” Como
conclusión podemos agregar que la gente considera a los demás como
instrumentales de acuerdo con las ganancias de recompensas.

LA ATRACCIÓN EN CONTRASTE

Aludimos a la probabilidad de que la atracción no sea


probablemente un simple efecto acumulativo de recompensas y castigos.
Por ejemplo, ¿es cierto que, si alabamos a alguien todos los días un poco,
esa persona se convertiría cada día más y más en nuestro amigo? Cuando
reflexionamos sobre preguntas como esas, empezamos a ver que hay
complicaciones y complejidades.
Alguien nos elogia con tanta frecuencia o esplendidez que podemos
empezar a sospechar de la opinión de la persona, sus motivos o ambos.
Algunas personas raramente nos elogian, pero cuando lo hacen, puede
significar mucho más que los cumplidos constantes que hemos recibido de
alguien más. Si alguien que ha estado en desacuerdo con nosotros es atraído
por nuestra manera de pensar, tendemos a sentí más cariño hacia esa
persona que el que sentimos hacia la persona que ha acordado con nosotros
todo el tiempo. Otro ejemplo, el tema de muchas películas y producciones
de televisión, es que cuando dos personas se disgustan una a otra al
principio y después comienzan a sentir afecto, su amor recién encontrado
significa más para ellos que la devoción inquebrantable de otra persona.
Elliot Aronso (1972) discutió estas situaciones en El Animal Social
y las explicó con la teoría de la atracción de la pérdida y ganancia. Sugirió
que "los aumentos en el comportamiento positivo y gratificante de otra
persona tienen más impacto en un individuo que una recompensa constante
e invariable de esa persona,” y, en general, nos gustan las personas cuyo
comportamiento nos proporciona lo máximo de recompensa a un costo
mínimo.”
Otra manera de decirlo es en términos de contraste. Lo que sirve
para hacer algo destacado como diferente es probable que tenga más
impacto que simplemente una dosis más de la misma. Por lo tanto, una
recompensa dada puede aparecer dentro de un contexto magnánimo y
dentro de otro contexto parece insignificante. Además, es probable que los
castigos también tengan efectos de contraste. Si alguien está
constantemente criticando a otros, las desaprobaciones llegarán a ser

67
descontadas en importancia. Por el contario, si alguien suele ser alegado,
los comentarios negativos probablemente le darían igual.
Este análisis sugiere que si una persona es siempre laudatoria se
vuelve gradualmente menos atractiva y gratificante mediante elogios. Las
personas no serán capaces de tomar estas decisiones favorables en serio ya
que parecen ser discriminadas. Sin embargo, cualquier crítica hecha por
esta persona, por el contrario, se incrementaría en importancia y al mismo
tiempo, por lo contrario, aumentaría la importancia de las recompensas
posteriores.
La noción de recompensas de contraste está estrechamente
relacionada con la idea de lo que la teoría del aprendizaje en la psicología
se refiere como refuerzo intermitente, es decir, las recompensas que no
siguen el desempeño de un acto, sino que se dan en un cierto horario.
Cuando las personas son recompensadas después de cada comisión de un
comportamiento, tienden a reducir o cesar su rendimiento poco después de
que la recompensa termine. Sin embargo, si las recompensas son dadas
intermitentemente, o de vez en cuando, las personas tienden a persistir en
la realización de las actividades mucho tiempo después que sus
recompensas hayan sido terminadas. Cuando se traducen estos hallazgos
de laboratorio en aplicaciones sociales sugieren un programa intermitente
de recompensas en actos de relación humana para mantener el valor de las
recompensas y sustentar la relación.
Por consiguiente, una persona que desea ser atractiva de una manera
altamente eficaz, a un individuo específico, haría bien en familiarizarse con
la historia de ese individuo de ser recompensado o criticado. Esa historia
permitiría a una persona determinar si la atracción podría lograrse más por
una evaluación franca y negativa que por los cumplidos. Para la mayoría
de las personas, sin embargo, parece apropiado asumir que la atracción se
fomentará en primer lugar por ser gratificante (complementaria) y luego,
por la moderación de apreciaciones favorables con algunas críticas
honestas. No sólo será una relación más genuina, que una basada
totalmente en las recompensas, sino que posiblemente crecerá para ser más
fuerte y más profunda.

LAS AMISTADES SANCIONADAS


SOCIALMENTE

En algunas, relativamente estable, minoritarias culturas, el proceso de


la amistad es formalizada. Podemos recordar la escena familiar de una
película occidental que dramatiza este punto. Un hombre blanco está herido
68
y abandonado, y es rescatado por una tribu de indios. Llevan al extraño a
su campamento, donde el hombre blanco se distingue de alguna manera,
como por su habilidad con un rifle o su coraje. La escena cambia a una
fogata donde todos los miembros de la tribu se sientan ante él testigo para
su aceptación como un amigo. Un indio saca su cuchillo y hace una cortada
a su brazo. Rápidamente, le hace lo mismo al hombre blanco. Sus brazos
son presionados juntos, herida contra herida, y anuncia a la asamblea que
ahora son hermanos de sangre. Si su amistad terminara, también sería
formalmente proclamada por uno de ellos, rompiendo la lanza o un arma
del otro.
El antropólogo Robert Brain (1976) discute una serie de culturas en
su libro Amigos y Amantes. Lo que tiene en común, aparte de un
reconocimiento social que dan a las amistades, es su pequeño tamaño, su
insularidad y su consecuente permanencia virtual en la composición de sus
pueblos.
Brain habla, por ejemplo, sobre el Pueblo Indio Maya de
Chanautleco, el cual está cerca de la ciudad de Guatemala. Dentro de esta
comunidad los hombres manifiestan su amistad bailando públicamente uno
con otro. Si un amigo baila con alguien más, esto es una señal de que la
relación está estrechada o cerca de un final. Generalmente, Brain reporta
que la relación será terminada formalmente por uno o ambos de los amigos
que indican que su amistad ha sido terminada por uno de los oficiales de la
aldea.
Es el reconocimiento público dado al estatus de la amistad que
distingue estas sociedades de las nuestras. Un amigo tiene ciertos derechos
y privilegios en estas culturas, así como funciones prescritas para realizar
en ocasiones ceremoniales. Contrasta esto con una noticia reciente. Una
figura celebre en el mundo de los deportes murió, y muchos de sus amigos
al enterarse de su muerte viajaron desde gran distancia para asistir a su
funeral. Se sorprendieron y decepcionaron al saber a su llegada que la
familia había decidido restringir los servicios funerarios a los familiares del
difunto. Tal restricción sería inconcebible en otras sociedades.
El establecimiento formal de las amistades (los amigos pueden ser
comprometidos entre sí por sus familias de la misma manera que los
matrimonios pueden ser arreglados) hace que esta relación sea más
predecible, firme y dedicada de lo que la mayoría de nosotros estamos
acostumbrados. Brain ve esta institucionalidad de la amistad como una
ventaja distinta. Si las amistades fueran prescitas y apoyadas socialmente,
de la misma manera que la relación marital es apoyada, Brain cree que
habría una disminución considerable en la soledad y un incremento en el
afecto y la intimidad lo cual todo ser humano necesita.
69
¿Es esta solución práctica? Aunque es posible animar a las personas
a tomar sus amistades más seriamente que ellos, parece muy poco probable
que el ciudadano de los Estados Unidos podría tener las amistades formales
de los aldeanos de Chinautleco. Las declaraciones públicas de la existencia,
la continuación y la terminación de las amistades hacen para el orden y
transiciones suaves en pequeñas comunidades estables, donde el número
de personas con quien podría ser amable es pequeño y limitado. Reduce la
probabilidad de fricción, vergüenza y ofensa para ser consciente de la
situación actual de las relaciones amigables.
En situaciones de nuestra sociedad que son algo similares a esas
comunidades, no es raro encontrar arreglos equivalentes. Fraternidades y
hermandades prometen reclutas, con inducción formal al grupo, y emiten
alfileres y dispositivos para identificar a sus miembros. Existen muchas
organizaciones: registros sociales, hermandades, auxiliares, conjuntos,
círculos, clubes de campo, que aseguran que las personas con intereses
comunes y posición en la comunidad tendrán oportunidades de interacción
cordial que también son exclusivas.
Pero generalmente en las grandes sociedades el tamaño y el flujo del
país hacen que los anuncios de los comienzos y finales de la amistad sean
poco prácticos, onerosos e insensatos. Personas que van y vienen tienen la
esperanza de que sus traslados aumentaran sus amistades y si no terminan
formalmente sus relaciones, puede ser posible reanudarlos cuando vuelvan
a entrar en contacto con sus viejos amigos. Esto es lo que hace que las
terminaciones de amistades sean tan diferentes en las sociedades
industrializadas de las discutidas por Brain; Las amistades se interrumpen
en gran medida como un derivado del cambio y la movilidad, y no por un
deseo expreso de servir a la relación.

LA AMISTAD AMERICANA

Para algunos investigadores sociales los americanos tienen la


tendencia a actuar amistosamente demasiado rápido y abandonan dichas
amistades demasiado pronto. Aun en los contactos americanos casuales y
sociables están marcados por la imagen de una amistad que parece ser
excesiva y carente de sinceridad – darse besos, cálidos apretones de manos,
promesas de estar en contacto, vagas y vacías invitaciones tales como
“llámame” y “nos volveremos a ver otra vez”.
Kurt Lewin (1948), psicólogo social, después de vivir en los Estados
Unidos por algo más de una década, observó con una señal de decepción
personal: “En comparación a los alemanes, los americanos pareciera que
70
realizan mayores progresos en las relaciones amigables desde un principio,
y con muchas más personas. Sin embargo, dicho desarrollo algunas veces
se detiene en cierto punto; y los amigos ganados con el paso de los años
también terminarán sin complicaciones como cuando comenzaron a
conocerse al cabo de unas semanas.
Este problema ha sido tratado en diversos libros, tales como Lonely in
America, The Lonely Crowd, y en A Nation of Strangers.10 Una explicacion
frecuente ofrecida para este problema enfatiza las discontinuidades dentro
de nuestras sociedades modernas.11 Estas discontinuidades – el hecho de
partir de casa para empezar una familia y vida propia, las mudanzas, la
búsqueda incesante de una mejor profesión para uno mismo, las
condiciones sociales, y condiciones de vida- irrumpen lazos y
comunidades, alteran sentimientos de las personas y del lugar al que
pertenecen, y obligan a abandonar a aquellos que han sido considerados
como amigos.
Además, las interminables mudanzas multiplicadas por los
pensamientos mismos de mudarse, desde Este al Oeste, del Norte al Sur,
de las granjas a villas y ciudades, de las ciudades a los suburbios, de los
suburbios a las comunidades de retiros, hacen más que romper tales lazos
de amistades. Es más que probable que tales situaciones agobien y hagan
que las personas sean más prudentes. ¿Qué tan dispuestas están las
personas a invertir sus emociones en amistades sabiendo que existe la
posibilidad de que lleguen a terminar?
Tal como Robert Hargreaves (1973) describió la movilidad en
Superpower: A Portrait of America in the 70’s:

A lo largo de la historia, la forma de la sociedad americana ha tomado


forma por los hábitos migratorios de las personas. Desde el día en que en
1607 el Capitán John Smith pisó tierra en las orillas de Virginia para
encontrar la primera Colonia Inglesa en Jamestown, el destino del
continente ha estado en las manos de hombres y mujeres que se han
preparado para superar todo contacto con su pasado, y comenzar una
nueva vida en un nuevo ambiente… Tal situación continuó por más de
cuatro siglos, al punto que la movilidad pasó a ser una característica
dominante en los americanos. (p. 11)

Teniendo en cuenta que el tiempo disponible para relacionarse


socialmente es limitado, ¿Cómo reaccionarían las personas si viviesen en
cercanía con los demás? Aunque el psicólogo social Theodore Newcomb
(1961) estaba interesado en varias cuestiones, su estudio publicado en The
Acquaintance Process hace referencia a la situación en mención.
Newcomb le propuso a diecisiete estudiantes masculinos universitarios y
71
blancos vivir sin costo alguno en una casa de habitación por el término de
un semestre a cambio de la participación de los inquilinos en el estudio de
Newcomb. Los estudiantes seleccionados eran completamente extraños al
comienzo del estudio, tampoco formaban parte de la misma comunidad.
Algunos de los hallazgos de Newcomb estaban asociados con puntos
que ya hemos discutido anteriormente. Las personas se identificaban unas
con otras basadas en las similitudes de actitudes, y entre más fuerte era la
atracción, más tendían los mismos a creer que estaban de acuerdo. En las
primeras etapas del proceso de conocerse los participantes del estudio eran
menos estables en comparación a etapas más tardías, debido a que al
comienzo había confusiones al momento de evaluar las opiniones de otros.
Los miembros considerados populares formaban relaciones más estables
en comparación con aquellos menos populares, ya que cuando ellos se
identificaban con alguien, la amistad era recíproca, lo que para los menos
populares no era el caso todo el tiempo por el simple hecho de no ser
populares.
De particular relevancia para la pregunta citada anteriormente fue el
hallazgo que las relaciones sociables aparentemente se desarrollaban
mucho más rápido de lo normal, y en lugar de pasar a una relación social
más cercana o de intimar, la alargaban, tomando las compatibilidades
individuales o los pares individuales. “Tras varias pruebas,” Newcomb
(1961) reportó, “hemos encontrado evidencias para la hipnosis; las
relaciones interpersonales por atracción tienden a estabilizarse – en las
relativas etapas previas del proceso de conocerse- los individuos dejan de
adquirir nueva información acerca de los otros, y debido a la relación
estabilizada entre atracción y acuerdo acerca del otro miembro de la casa
aumenta y se convierte en una relación significativa.
Lo que parece ser el caso es que, dada la probabilidad de las relaciones
transitorias, las personas forman amistades superficiales y no permiten que
las mismas sean exclusivas y profundas.
Tal vez “profundas” no sea la palabra adecuada, ya que no es inusual
entre los amigos asociados revelar intereses personales y fragmentos de
información sobre si mismos. Sea lo que los amigos por asociación hagan,
no los hará ser amigos leales o entregados unos a otros, y el acto de revelar
información personal, lejos de afianzar la amistad, hará que tales amigos
se retraigan y den por terminada la relación social.
Las personas a fines son bienvenidas a formar parte de un grupo,
pasando de ser dos miembros, a tres miembros, y a cuatro miembros con el
tiempo de manera que el grupo seguiría creciendo. Esto es, a grandes
rasgos, no tan diferente en lo que pasa seguido con los amigos receptivos
y recíprocos. Después de un periodo de exclusividad, ellos, también,
72
invitan a otros a formar parte de su grupo. Alex y John en Friends
(Douglas, 1973) no se privaron a si mismos cuando desarrollaban una
amistad recíproca, más que un hombre y una mujer se aislarían de todos al
momento de casarse. La distinción de los amigos receptivos y recíprocos
de los amigos por asociación recae en una creciente lealtad y dedicación en
las partes interesadas en mantener dicha amistad a lo largo del tiempo. En
las sociedades modernas este compromiso, fuera del matrimonio, está
usualmente implícito, y es de gran importancia para muchos observadores
porque aparenta ser tan infrecuente.
¿Pudiera ser que tras la superficialidad y la dedicación a la
sociabilidad recaiga no solamente en un interés propio vacuo, sino también
en miedos a experimentar intimidad y los sentimientos depresivos
asociados con perdida de relaciones humanas significativas?
Parecería razonable suponer que cualquier situación que sirviera para
promover discontinuidades dentro de una sociedad actuaría como un
promotor de amigos por asociación, y cualquier situación que sirviera para
mantener continuidades promueva el desarrollo de amigos receptivos y
recíprocos. Dentro de esta perturbadora, cambiante, y sociedad
discontinua, las personas podrían, manteniendo a sus amistades a un nivel
asociativo, protegerse a si mismas de la tristeza y la culpabilidad que
pudiese estar presente al momento de terminar una relación social. Por lo
tanto, la naturaleza superficial de tantos contactos humanos pudiese ser
menos funcional que los defectos en el carácter americano y mucho más
los resultados de reacciones protectoras, dispositivos para evadir lo que se
pudiera probar y ser frecuente, doloroso y molesto.12

CONCLUSIONES

Hemos estado viendo el proceso de cómo las personas se familiarizan


y como se introducen en las relaciones interpersonales. Aparte de presentar
un interés sincero en otros y poseer una disposición agradable, la persona
que desea ser amigable deberá notar bien la importancia de las
recompensas, ampliamente entendidas. Por ser dador- en alabanzas, en
sonrisas, en acuerdos, en compartir bienes- un clima favorable para que un
conocido se convierta en un amigo asociativo es fomentado.
Cuando una amistad asociativa existe, el proceso parece convertirse
más complejo. La comunicación honesta, incluyendo críticas y
desacuerdos apropiados, puede fomentar el desarrollo del proceso de la
amistad, cumpliendo, por contraste, mejorar el valor previo y subsecuente
de las recompensas.
73
Pero una amistad reciproca no es siempre el resultado final de este
proceso. Frecuentemente, las amistades asociativas se mantienen a ese
nivel, y hemos considerado algunas explicaciones para esta falta del
proceso, particularmente en la cultura americana. Una explicación muy
importante es el patrón de interrupciones en la sociedad americana y la
función protectora que puede ser útil manteniendo a las personas a
distancia de manera que los sentimientos depresivos puedan minimizarse
cuando las relaciones son interrumpidas. Este patrón de movilidad va en
contra del ideal de amistades cercanas y duraderas, y puede realmente
excluirlas, incluso cuando no se contemplan cambios. Razonablemente no
podemos esperar que la gente invierta profundamente en sí misma en
relaciones amistosas al mismo tiempo esperamos de ellos estar preparados
a levantarse e ir hacia cualquier oportunidad que exista. Sin embargo,
sabiendo lo que puede considerar para su reserva, estamos en una excelente
posición para abordar el tema francamente y tal vez, superar su restricción.

74
4. ¿Qué es un Amigo?
Como es el caso de muchos conceptos, nuestro entendimiento de qué
es un amigo se puede esperar que se convierta más complejo, abstracto, y
relativo con un creciente desarrollo. Los significados que les asignamos al
término “amigo”, es rico en sentimientos y expectativas, crece con nuestras
experiencias y comprensión intelectual. Niños pequeños- ciertamente de
dos o tres años, y algunos incluso más grandes como de siete y ocho años
- están inseguros acerca del significado de amigo. ¿Es alguien que juega
contigo? ¿Es alguien que te lastima? ¿Es alguien que sabe tu nombre y te
saluda? Estos tentativos acuerdos usualmente dan camino a la seguridad,
para que ya en la edad adulta casi todos crean que él o ella saben, y han
sabido, lo que un amigo es.
Quizás fuera de un sentido intuitivo que ciertos conceptos son muy
familiares podemos considerarlos como innatos: en la película La novia de
Frankenstein, el monstruo aprendió el término “amigo” como una de sus
primeras palabras. Esto se refiere a un amable viejo quien no tenía
intención de dañarlo y que con mucho gusto compartió sus escasas
posesiones con la criatura. Estas características-bondad, calidez,
aceptación, generosidad, -aunque no precisas, representan muchas de las
cosas esenciales sobre lo que la gente cree que un amigo es.
El popular entendimiento de amistad es de interés, en sí mismo, y
deberíamos estar considerando la búsqueda que ha explorado este tema.
Tales estudios han trazado como las personas, desde la infancia hasta la
edad adulta, piensan en la amistad y cambian en sus expectativas y en sus
conocimientos de la palabra.
Primero, no obstante, deberíamos examinar los esfuerzos de algunos
filósofos y científicos sociales en afiliar este concepto y definirlo con
precisión. Su objetivo ha sido remarcar sutilezas del significado u ofrecer
definiciones que hacen la identificación de amigos objetiva y no solamente
dependiente sobre un auto informe. Frecuentemente estas definiciones
están en desacuerdo con arreglos populares, y los juicios necesitan
determinar cuándo se aclaran y cuando innecesariamente se complican y
confunden el tema.

DEFINICIONES ACADEMICAS

A pesar de que, como todo el mundo, los científicos tienen una


impresión general y entendimiento sobre lo que un amigo es, ellos no están
de acuerdo, incluso entre ellos, en cómo definir el término, y ellos se
75
oponen a casi todas las definiciones, científicas o no, que se proponen. Por
suerte, los científicos son raramente obstaculizados por falta de un acuerdo
o una opinión diferente, especialmente en asuntos de definición. Los
desacuerdos son estimulados, aunque puede haber problemas en la
interpretación y generalización cuando un amigo para los propósitos de un
estudio significa una cosa y para los propósitos de otro estudio significa
algo muy diferente. Es la existencia de estos problemas, a menudo dudosos,
que fomentan la esperanza de un eventual consenso.
Mientras tanto, debemos lidiar con la diversidad que existe. En un
momento u otros científicos sociales han recomendado estas restricciones
sobre el significado de amigo:2

1. Que los amigos se refieren a una relación entre iguales. En esta


relación, un amigo no presume ser superior del otro, y las ideas y
deseos de cada uno son tratadas con igual respeto. Esto suena
como una estipulación razonable y valida. Sin embargo, hay
algunas objeciones que podrían plantearse. Podría excluir la
mayoría de amistades receptivas, como aquellas entre el profesor
y el estudiante, maestro y aprendiz, patrón y artista, empleado y
empleador, vaquero y acompañante, líder y subordinados.
Además, podría excluir las muchas amistades amigables
representadas en las novelas, dramas, y programas de televisión
entre héroes y heroínas y sus inferiores intelectuales. Estas
objeciones no son ligeramente rechazadas, como visitar una
tienda de mascotas o el veterinario se demostrarán. Las personas
forman amistades íntimas y duraderas con animales, y la sabiduría
popular nos dice que el mejor amigo del hombre no es un
compañero ser humano.
2. Que los amigos no estén relacionados, o al menos no
estrechamente relacionados. La intención es limitar la amistad
a relaciones cordiales no consanguíneas. En particular, se ha
pensado que es mejor excluir a las relaciones padres-hijos,
hermano-hermana, y esposo-esposa como amistad. Sin embargo,
las personas no parecen aceptar esta distinción, y es común
escucharlos decir muy orgullosos: “Ellos no son solo mi madre y
mi padre…él no es solo mi hermano…ella no es solo mi esposa,
es mi mejor amiga.” Las personas no miran la amistad y los
miembros de la familia como mutuamente excluyentes,
especialmente cuando hay menos de una distancia cognitiva e
intelectual separando a los niños mayores de sus padres o

76
hermanos el uno del otro, como, por ejemplo, cuando han
alcanzado el estatus de adultos.
3. Que los amigos sean compañeros o miembros del grupo de la
misma edad. Esta disposición tiene todas las deficiencias de las
dos primeras.
4. Que los amigos sean aquellos que espontáneamente o
voluntariamente busquen la compañía del otro. Esta es una
sutil característica que define la amistad, y resalta el hecho que la
mayoría de amigos pasaran juntos, deliberadamente su tiempo
libre. Sin embargo, se cree por las amistades asociativas, las
cuales, como hemos visto tienden a ser determinadas por
interacciones compulsivas en la realización de algunas tareas.
5. Que los amigos no sean aquellos quienes se involucran en
relaciones sexuales el uno con el otro. También se ha
argumentado que los amantes tienen sentimientos-de celos,
desconfianza, posesividad- muy diferente a los verdaderos
amigos. Debido a tales sentimientos y en la presunción de que las
mujeres tienden a ser caprichosas, temperamentales, y de cabeza
hueca, el filósofo Montaigne creyó que es improbable para un
esposo ser amigo de su esposa. Ciertamente, es innecesario para
explicar porque estas afirmaciones son engañosas. Entre los
antiguos griegos se defendió la forma opuesta de este argumento,
que los amigos expresan su amor sexualmente. Por ejemplo, se
sostuvo que el amor sexual entre guerreros los animaría a luchar
con especial ferocidad para defenderse unos a otros o para vengar
sus heridas o pérdidas, como en la historia de Aquiles en La
Iliada.
Nadie que reconozca la amplitud de las relaciones amistosas, desde la
infancia hasta la adultez, desde asociativas o reciprocas, aceptaría estas
restricciones sobre el concepto. Lo que parece ser definitivo es un
sentimiento mutuo de cariño o afecto. Casi todo el mundo estaría de
acuerdo que los amigos se agradan el uno con el otro, y que sería difícil
concebir una relación de amistad donde este sentimiento estuviera ausente.
Dada una relación en la que no existía cariño, pero una de las partes insistió
en que eran amigos, es probable que la persona sea juzgada equivocada o
desinformada.
Pero hay más en la amistad que en el afecto. Las partes involucradas
tienen que reconocerse mutuamente. Ellos tienen que conocerse el uno con
el otro, sentir cariño hacia el otro, pensar en ellos como amigos, y reconocer
abiertamente a todos y cada uno que son amigos. Por más obvio que
parezca, es esencial estipular que los amigos sepan quiénes son sus amigos
77
porque se dicen e informan a otros de la existencia de su amistad. Este
reconocimiento público y el reconocimiento mutuo de una relación
amistosa excluyen ciertas relaciones de carácter unilateral de considerarse
amistades. Una persona que secretamente ama o alguien puede ser
afectuoso, cariñoso, y leal pero no tienen ninguna existencia en lo que
concierne al objeto de esta adoración. Los fanáticos de una estrella de cine
o los que veneran a una celebridad no están en una relación amistosa con
el objeto de su adulación siempre y cuando esa persona no es consciente
de quienes son, no piensan en ellos como amigos, y no los reconocen como
amigos en común.
Una tercera característica que define una relación amistosa está
implícita en lo que se ha dicho. Se deduce que, como amigos como los
demás, tratan de evitar hacerse daños o lesiones mutuamente. Esto no
quiere decir que los amigos no se hacen daño nunca- tales lesiones pueden
ser infligidas imprudente e involuntaria o en raras ocasiones cuando se
pueden pasar por alto y perdonadas; es esencial decir que la lesión y el daño
no sea provocado deliberadamente y frecuentemente.
Si tuviéramos que enmarcar una definición en este punto y ponerla en
la forma de cómo estos atributos de la relación le parecerían al individuo,
diríamos que un amigo es una persona que le gusta y desea hacer bien a
otra persona y que cree que estos sentimientos y buenas intenciones son
recíprocos por el otro compañero. Para identificar a una persona que
piensa en sí mismo o sí misma como amigo, le preguntaríamos a esa
persona si ellos tienen sentimientos de cariño hacia esa persona que ellos
creen que es recíproca.
Esta definición, mientras parece incorporar lo esencial de la amistad,
puede ser criticada porque falla en capturar la complejidad y las cualidades
idealistas asociadas con esta relación. La lealtad no es mencionada en esta
definición. Sin embargo, la lealtad no es característica en las amistades
asociativas desde que tales relaciones de amistad son a menudo sometidas
a cambios en posición y estatus, puede perderse en nuestra definición. Pero
un problema inevitable en la definición de una amistad por lealtad es que
requiere virtualmente toda una vida para ser probado adecuadamente.
Otro atributo omitido que puede ser preocupante es la comunicación
profunda, íntima y confidencial. Algunas personas consideran el
intercambio de confidencias como la esencia misma de la amistad. Sin
embargo, esto no es verdad para todas las personas. Evidentemente, a pesar
del valor que los filósofos y los poetas atribuyen a estas comunicaciones,
muchas personas no esperan o, a menudo, realmente quieren que su
amistad vaya más allá de un nivel superficial. (Benton, 1974; Phillips &
Metzger, 1976) Podríamos esperar esto en relaciones asociativas. Sin
78
embargo, incluso entre amigos recíprocos, amigos íntimos, puede que no
haya siempre la comunicación personal fácil que podríamos suponer.
Cuando nos detenemos a pensar en ello, siempre podemos llegar a los
factores que podrían explicar por qué la gente podría encontrarlo difícil de
ser abierto y honesto con sus amigos más cercanos (Greeley, 1971).
Incertidumbres sobre si la relación continuará y si algunas divulgaciones
serán aceptadas, por ejemplo. Pero lo que se discute aquí es que incluso
bajo condiciones favorables las personas levantan obstáculos para
mantener sus relaciones y su comunicación intima a un nivel de lejanía.
Benton (1974) ha observado que “Auto-actualizadores o no cada uno
de nosotros emplea formas de crear distancia entre nosotros y nuestros
amigos” (p.47). Estas técnicas de distanciamiento o dilución- ampliando el
círculo de personas que participan en la relación, suplicando que no se
reúnan, reduciendo el tiempo pasado con el amigo, evitando ciertos temas
o sugiriendo que el amigo no sería capaz de entenderlos, la participación
en el zócalo y la intensidad de una situación al aclararla- son bastante
comunes. Su propósito puede ser para proteger la privacidad, que puede ser
otra manera de decir que sirven para salvaguardar un sentimiento de
individualidad. Porque, aunque las personas necesitan amigos, también
necesitan un firme sentido de quiénes son, y sin esta auto-seguridad, la
intimidad puede ser difícil. Una perspectiva ligeramente diferente sobre
este mismo tema fue presentada sucintamente por George McCall (1970):

Tales (estrechos) apegos hacen que el individuo sea vulnerable a las


decisiones, reacciones y caprichos de estos otros y a todas las vicisitudes
físicas y sociales que pueden ocurrirles. Como dicen los budistas,
involucrarse con otro es entregar un rehén al destino. Cuando uno se
apega a un particular, la relación resultante tiende a ser "no transferible".
Cualquier empleado o reparador competente lo hará, pero uno no puede
ir tan fácilmente buscando otra madre, otro hermano, otro niño. Lo menos
transferible una relación, más vulnerables los miembros son.

Es esta vulnerabilidad, a la depresión después de la perdida, a


comprometer o sacrificar para mantener la relación, que puede actuar para
repeler a algunas personas de entrar en estrechas amistades íntimas.
A las consideraciones anteriores deben tenerse en cuenta al evaluar
algunas de las definiciones de amistad que han sido propuestos por los
científicos sociales y académicos. En particular, los atributos que
mencionan caracterizan todas las relaciones de amistad o sólo aquellos que
son ideales, y ¿son los atributos esenciales para la existencia de una

79
amistad? Siguen cinco definiciones, que representan algunas maneras
influyentes en la conceptualización de esta amistad:
1. Robert Brain (1976) sugirió que hay tres elementos básicos y
universales en la amistad: afecto entre las partes, amigos se
consideran unos a otros como iguales; Y reciprocidad o
complementariedad, es decir que los amigos intercambian ideas,
bienes o recompensas.
2. Michal McCall (1970) distinguía entre dos clases de interacciones
humanas o amistades. Los primeros se llaman relaciones, lo que
corresponde a los contactos íntimos y duraderos a los que nos hemos
referido como amistades recíprocas y receptivas. El segundo
denominado encuentros, que incluyen reuniones transitorias y lo que
hemos llamado relaciones asociativas amistosas. McCall señaló que,
en las relaciones, las personas se involucran principalmente por lo que
son. Ellos se conocen, agradan, y se aceptan mutuamente, y cuando
se reúnen, su principal preocupación es por lo general es lo que harán.
En los encuentros la gente se reúne porque tienen algo que hacer, un
trabajo o su trabajo en un comité. Por lo tanto, su mayor preocupación
es dar a conocer quiénes son y cuál es su única contribución a la
realización efectiva de su tarea. Las personas en encuentros
(relaciones asociativas amistosas) tratan de recordarse mutuamente
que existen como personas y como colegas valorados. Si McCall
definiera a amigos receptivos y recíprocos, probablemente diría que
son personas en una relación centrada en sus identidades, puesto que
lo que son como individuos es el por qué de su unión.
3. Babin (1967) hizo alusión a 5 características básicas de la amistad:
entendimiento mutuo; lealtad; confidencialidad, es decir, los amigos
se involucran en una comunicación intima; un intercambio de
intereses y actividades; e igualdad. Peters (1974) hizo alusión a cuatro
características similares: actividades compartidas; un deseo de pasar
el tiempo juntos; cariño mutuo; un reconocimiento, tanto para el otro
como para lo demás, de que son amigos.
4. El filósofo y político Cícero (1909) definía la amistad como “un
acuerdo completo sobre todos los temas humanos y divinos, unidos
con la buena voluntad y el afecto.”
5. El psicólogo, W. Hartup (1975), quien estaba interesado en diseñar
una definición que sería útil para identificar que niños en un ambiente
escolar eran amigos, ofreció esta: “Los amigos son personas que
espontáneamente buscan la compañía del otro; además buscan la
proximidad en ausencia de fuertes presiones sociales para hacerlo.”

80
DEFINICIONES POPULARES

Aun con lo provocativo que estas sabias definiciones puedan ser,


existe otro método a través del cual nuestro entendimiento sobre este
término puede ser ampliado y aumentado. Afortunadamente, la amistad
como un fenómeno no es ni extraño en su ocurrencia ni alienígena para
nuestra comprensión. Es una relación que prácticamente todos hemos
experimentado y que probablemente tiene significados personales para
cada uno de nosotros.
Por consiguiente, una manera simple de comenzar es hacer una pausa
y reflexionar acerca de qué significa la amistad para nosotros. ¿Qué
creemos que es un amigo? ¿Qué esperamos de un amigo? ¿Son estas
expectativas apropiadas para todas las amistades o esperamos algo que
puede ser infrecuente y bastante precioso? ¿También nos podríamos
preguntar si nuestros pensamientos sobre la amistad han cambiado a través
de los años? ¿Tenemos actualmente las mismas expectativas y creencias
que teníamos antes? Quizás, podríamos anotar nuestras repuestas a estas
preguntas en un pedazo de papel únicamente para nuestro beneficio.
Dada esta interesante información, ganaríamos una idea de cómo
nosotros y probablemente otros de nuestra edad conciben la amistad.
También podemos expandir nuestro entendimiento preguntando a
asociados y amigos, niños y adultos, sus respuestas a estas mismas
preguntas. De esta manera cada uno de nosotros podría adquirir
personalmente una valoración para los significados amplios y cambiantes
de este concepto. Eso fue lo que hice, y me gustaría compartir mis
experiencias con ustedes.

La Definición de un Niño

Andy es un niño de siete años de edad en segundo grado. Es un niño


brillante y le va muy bien en la escuela. Andy tiene dos o tres niños con los
que juega regularmente, pero él encuentra difícil estimar cuantos amigos
tiene, solo puede decir, “un montón.”

“¿Qué es un amigo? ¿Qué significa amigo?”


“Alguien en quien puedes confiar.”
“¿Confiar? ¿Qué significa eso? ¿Qué es confiar? ¿A qué te refieres
con confiar?”

81
“Si ellos dicen que van invitarme a su fiesta de cumpleaños, lo hacen.
Si me dicen algo, es la verdad. Eso es confiar. Yo se ellos no me
mienten. Yo sé que ellos no olvidan.”
“Ya veo. ¿Algo más? ¿Un amigo significa algo más?”
“Alguien que me cae bien”
“Ah aja. ¿Algo más que significa un amigo?”
“Si. Alguien a quien le puedo decir, ´Hola´ y ellos dicen ´Hola´ de
vuelta. Eso es un amigo.”
“Correcto. ¿Algo más?”
“No.”

En esta definición de un niño encontramos los elementos de afecto,


confianza, y reconocimiento mutuo involucrados en la amistad. Hay que
notar que cada uno de los elementos es expresado por Andy siendo
fundamental. Confiar no es tanto algo que Andy le da un amigo como una
condición esencial para compartir una confidencia, sino un sentimiento que
Andy deriva al saber que las promesas de una persona se pueden creer. El
afecto es como se siente Andy, y el reconocimiento se devuelve después
del saludo de Andy, ahorrando así al niño una vergüenza o dolor de sentirse
tonto. Esta manera de expresar y ver presumiblemente su mundo es
característico de los niños pequeños y es reconocido por los psicólogos del
desarrollo como egocentrismo.3

La Definición de un Adolescente

Carl es un chico de quince años en su segundo año de secundaria. Él


es de mejor inteligencia que el promedio y es un buen estudiante. Él dice
que tiene unos ocho amigos.

“¿Qué es un amigo? ¿Qué significa amigo?”


“No sé. ¡Ni idea!”
“¿No sabes? ¿No tienes ninguna idea?”
“Un amigo en necesidad es un amigo de verdad.”
“¿Qué significa eso?”
“No lo sé. Solo pensé que sonaría bien.”
“¡Vamos! ¿Realmente no sabes lo que es un amigo? ¿No puedes
darme nada?”
“Un amigo es una persona de quien disfrutas su compañía, y con quien
puedes hablar abiertamente, y de quien puedes depender. ¿Qué tal
eso?”
82
“Bien. Gracias. ¿Algo más?”
“No.”

No hay nada acerca de afecto o confianza en esta definición; quizás


estas son asumidas o implícitas. Específicamente mencionadas están, pasar
tiempo juntos con la persona, compartir confidencias y dependencia. La
implicación es que esta es una relación construida en base a identidades.4

La Definición de una Mujer Joven

Una graduada de la Universidad de Harvard y una estudiante a punto


de comenzar sus estudios en la Escuela de Leyes de Harvard, esta mujer
está entre sus veinte. Justo antes de empezar la secundaria su familia se
mudó a un estado diferente a más de mil millas de donde ella había pasado
su infancia. Su educación universitaria en Harvard estaba a más de mil
millas de distancia de su hogar.

“¿Cuantos amigos dirías que tienes?”


“¿Quieres saber cuántos amigos tengo? Dios, nunca lo había pensado.
Diría que ellos están en diferentes niveles de cercanía, diferentes
niveles, según su dependencia y cuanto siento que puedo confiar en
ellos. En el primer nivel, están 3 amigos muy cercanos. Después,
supongo que están unos cuatro o cinco amigos cercanos. Y luego
después de eso están un montón de conocidos.”
“¿Qué significa amigo para ti? ¿Qué es un amigo?”
“Alguien a quien puedo contarle mis problemas y con quien puedo
discutir mis problemas. Eso es lo más importante.”
“Algo más?”
“Si, y cuando no estamos hablando de problemas podemos tener un
buen tiempo juntos.”

Cuando estas tres definiciones son comparadas y examinadas, revelan


desarrollos fascinantes acerca de cómo la gente piensa de la amistad.
Primero, Andy es el único en mencionar afecto o cariño. ¿Significa esto
que caerle bien a alguien deja de ser una consideración importante para
determinar a un amigo? Probablemente no. Considere cuales serían las
respuestas a estas preguntas: ¿Le gusta las personas que son sus amigos?
Si no le cae bien alguien o no le importa una persona, ¿quisiera que esa
83
persona fuera su amigo? Lo que parece ocurrir es que el afecto como
determinante de la amistad llega a ser visto como tan fundamental que se
asume y se mencionan factores menos obvios.
Segundo, nuestros estándares sobre que constituye un amigo se
vuelven más demandantes. Es difícil para Andy estimar el número de sus
amigos, en parte porque él todavía está aprendiendo lo que significa un
amigo y en parte porque su concepto de amistad es amplio. Un amigo
podría ser cualquiera que lo salude o que regrese su saludo.
Para muchos niños de la edad de Andy, un amigo puede ser cualquier
niño que no hiera, moleste, mienta, traicione, o tome ventaja de ellos. Si
algunos niños se burlan, aquellos que no se unen a la burla están aptos para
ser vistos como sus amigos. Si un niño de su escuela les dice “hola” en la
calle, probablemente ese niño será considerado como su amigo. Algunos
adolescentes y adultos continúan con esa actitud y se ven viviendo en un
mundo muy amistoso.
Sin embargo, una tendencia general en desarrollo es, volverse más
discriminante. En la definición de Carl encontramos una expresión abierta
de lo que ha sido prácticamente asumido por la mujer joven, esa
dependencia, lealtad, tacto, y discreción son esperadas de los amigos si
ellos van a ser exitosos como confidentes.
A medida que los estándares para la amistad se vuelven más
demandantes, son menos los que pueden y que se espera que lleguen a la
altura de ellos. La discriminación y diferenciación existe entre los amigos.
Algunos en lo que podemos confiar nuestros secretos más profundos; otros
con los que no podemos, aunque podemos compartir ciertas confidencias
con ellos; y aun otros nos dan placer por su compañía, aunque no estamos
tan seguros de que podemos confiar en ellos del todo.

LOS ADULTOS DEFINEN LA AMISTAD

La manera más simple y directa de descubrir lo que los adultos


piensan de la amistad, es preguntándoles. Si la pregunta no fuese hecha a
todos, sino a una sola parte, querríamos que esa parte fuese bastante grande
y representativa de la populación general. Sobre el único estudio publicado
que viene a hacer eso, es uno reportado por Gerald Phillips y Nancy
Metzger (1976) en su libro Comunicación Íntima.
Ellos pidieron a unas 500 personas que completaran un cuestionario
bastante largo, lo que les obliga a responder, por escrito, a unas treinta y
ocho preguntas abiertas e indicar cuántos están de acuerdo o en desacuerdo
con las 375 declaraciones. Phillips y Metzger trataron de evaluar una
84
amplia gama de creencias y actitudes acerca de la amistad, pero la forma
en que lo hicieron crea algunos problemas.
Su muestra no era representativa. Alrededor de 100 encuestados
eran estudiantes de escuela primaria y secundaria y alrededor de 200
adultos eran maestros de escuela. Por otra parte, ellos no se distinguieron
en la presentación de sus resultados entre las respuestas de los niños y los
adultos. Otro problema es que debido a que la gente tuvo que escribir su
respuesta, es difícil saber si la vaguedad era debido a su propia confusión,
el fracaso de los investigadores para investigar y pedir aclaración, o la
fatiga del escritor. Sin embargo, a pesar de sus deficiencias, este estudio
nos da algunas ideas de lo que los adultos piensan.
Después de haber establecido estas calificaciones y reservas, ahora
podemos examinar críticamente los resultados de este estudio. Primero,
observamos que casi el 20 por ciento de la muestra de Phillips y Metzger
dijeron que no podían definir lo que es un amigo. Sugerimos que este alto
porcentaje era un artefacto de la forma en que se formulaba la pregunta:
"Definir la palabra "amigo" de manera operacional ¿Qué tiene que hacer
una persona para convertirse en su amigo? El modificador
"operacionalmente" puede explicar la dificultad de ofrecer una respuesta.
De los que ofrecen una definición, alrededor del 30 por ciento dijo que un
amigo es alguien con quien conversar y pasar tiempo. Otro porcentaje
sustancial (25 por ciento) describió a un amigo como alguien que no les
haría daño y cuyo comportamiento es predecible. El énfasis en estas
descripciones parecía estar en un amigo como alguien que tú conoce muy
bien, de modo puedes confiar en ellos para no hacerle daño y puedes
anticipar cómo van a comportarse. Sólo el 15 por ciento mencionó que un
amigo es alguien que les gusta y que devuelve su afecto. El recordatorio de
las respuestas estaba disperso entre una variedad de categorías.
La intimidad, en el sentido de compartir confidencias, parecía ser
una característica importante, aunque universalmente aceptada, de la
amistad. Esto se reveló en parte de la definición y en las respuestas en
acuerdo y en desacuerdo de un número de declaraciones. Hubo un acuerdo
significativo con las declaraciones, “Cuanto más cerca estés de un amigo,
más secretos descubres” y “La intimidad es un objetivo legítimo en la
amistad,” mientras que había un desacuerdo significativo con las
declaraciones tales como, “las amistades profundas no son necesarias" y
usted no debe saber demasiado sobre su amigo.”
Las conclusiones de Phillips y Metzger se enfocan en que las
personas tienen un concepto idealista de la amistad, lo que parece hacer
que resistan a llegar a cualquier comprensión realista del proceso y lo que
podrían hacer al respecto. Le pareció a Phillips y Metzger que a la gente le
85
gusta pensar que sus amistades son espontáneas y naturales, sin
deliberación y cálculo y sin pensar en ganancias o recompensas personales.
Esto sugiere que las personas se ven a sí mismas caer dentro y fuera
de las amistades, y a pesar de un cuerpo impresionante de evidencias por
los científicos sociales, por el contrario, no piensan en sí mismos como ser
recompensados por las relaciones amigables ni les gusta pensar en el tema
de la ganancia personal como cualquier relevancia.5 Acciones específicas,
eventos o crisis se utilizan como las explicaciones fundamentales: Me hice
amigo de fulano porque me ayudaba cuando lo necesitaba. Supe que era mi
amigo porque fue sutil conmigo cuando más nadie lo fue. Las personas
parecen tener dificultades para traducir estas acciones en términos de sus
propias necesidades personales y satisfactorias, y no se describen a sí
mismas basando sus decisiones sobre los amigos en las recompensas que
pueden querer y recibir, o en recursos y refuerzos.

EXPECTATIVAS SOBRE LOS AMIGOS


Otra manera de determinar cómo las personas definen la Amistad
es preguntándoles, qué esperan ellos de sus amigos o que valoran ellos en
sus relaciones amigables. Si recordamos la sugerencia de Aristóteles
(Capitulo 2), hay tres propósitos que la amistad debe cumplir: (1) utilidad-
algunos eligen como amigos a aquellos que pueden ser útiles para ellos,
que pueden servir como fuentes de influencia, o que les pueden brindar
algo de valor: (2) placer- otros eligen como amigos a aquellos cuya
compañía les dará diversión, ya sea entreteniéndolos o proveyéndoles de
actividades lúdicas; y (3) virtud- algunos seleccionan a un amigo que tenga
las cualidades que ellos admiran, y el respeto, admiración y afecto es
reciproco. Cuando Murstein and Spitz (1973-1974) les preguntaron a 120
estudiantes universitarias que describieran a sus amigos utilizando una lista
de 80 incisos de adjetivos bipolares y luego analizaron los datos por
factores, encontraron tres agrupaciones de adjetivos que apoyaban a la
antigua formulación de Aristóteles.
Aristóteles también sugirió, que las amistades basadas en el placer
eran típicas de la infancia, y que las amistades basadas en la virtud eran
ideales, y por lo tanto más maduras. Hay evidencia que respalda esa
formulación.
Un estudio por Biglow y La Gaipa (1975) menciona que, cómo uno
define a las amistades y lo que esperamos de un amigo, cambia con los
años.

86
A los niños en los grados de primero a octavo se les pidió que
escribieran un ensayo sobre lo que esperaban de sus mejores amigos. Los
niños más pequeños eran más tendenciosos a describir a sus amigos como
compañeros de juegos y ayudantes (un amigo juega contigo y te ayuda),
los niños mayores eran más atraídos a mencionar a sus amigos como
confidentes (un amigo es alguien en quien puedes confiar tus secretos y
problemas.) Los niños esperan un compañero, alguien que se unirá a ellos
para jugar en los juegos. A medida que envejecen quieren un amigo que
pueda ser de ayuda para ellos, que en su mayoría pueda ayudarles en su
trabajo de la escuela. En la adolescencia temprana, quieren a un amigo que
sea útil, con el interés de que el amigo les ayude a resolver los problemas
sociales y personales.
Estos hallazgos han sido duplicados y extendidos (Reisman y Shorr
1978 a) en entrevistas realizadas con niños (treinta en cada grado de dos a
ocho años) adolescentes y adultos (treinta en cada nivel que representan
adolescencia tardía, adolescencia, edad media y vejez). A las personas
entrevistadas se les hizo una serie de preguntas sobre la amistad, la más
relevante de nuestra discusión era lo que les gustaba de tener amigos o por
qué pensaban que tener un amigo era interesante.
Cuando las repuestas fueron analizadas de acuerdo al sistema de
Aristóteles, se encontró que la expectativa que tenía que ver con el placer,
era mencionada con mucha más frecuencia por los niños más pequeños y
menos frecuente por los adultos, lo cual fue predicho por Aristóteles. La
gran mayoría de los jóvenes, casi cuatro de cada cinco, afirmaron que les
gusta tener un amigo para así poder jugar. A la edad de diez u once años,
el placer se menciona menos, y en la edad adulta tal vez sólo uno de cada
tres representa las alegrías de la amistad en términos de compañeros de golf
o de jugar a las cartas, todavía un porcentaje insignificante, sin duda menor
que en los primeros años.6
Sólo se encontró el patrón opuesto con las expectativas basadas en
utilidad. Alrededor de la mitad de los niños mencionaron que sus amigos
eran útiles de alguna manera cuando decían lo que les gustaba de la
amistad, y este número aumentó gradualmente hasta la edad adulta, donde
la gran mayoría de los adultos parecía esperar que sus amigos
desempeñaran alguna función útil. La utilidad fue expresada
principalmente en el amigo que está disponible para proporcionar ayuda o
algún servicio cuando sea necesario, y en ningún momento el amigo fue
considerado como explotado.
Las características ideales no mostraron desarrollo alguno en las
tendencias. Solamente algunas personas de cualquier edad mencionaron tal
virtud o las cualidades admirables que se esperaban de sus amigos. Esto
87
pudiera ser un error en el procedimiento de este estudio, y si a las personas
se les hubiera consultado directamente lo que admiraban de sus amigos,
pudiera haber una mayor tendencia entre adultos en comparación a los
niños al momento de mencionar tal virtud. Otra posibilidad sería que esa
virtud (la lealtad, la confiabilidad, la sagacidad) pudiera ser como el afecto
o la debilidad por algo o alguien -una de esas cosas que las personas
esperan de sus amigos al punto que no lo sienten necesariamente como para
especificarlo. Existen algunas evidencias acerca de esto ya que, para
algunos estudiantes universitarios, cuando se les preguntó acerca del autor,
mencionaron la lealtad y la honestidad por sobre las demás cualidades que
ellos valoraban en un amigo cercano.
Los hallazgos sugieren que la mayoría de niños jóvenes esperan que
sus amigos sean divertidos o placenteros, y la mayoría de los niños mayores
y adultos esperan de sus amigos, que sean útiles. El uso que mayormente
es esperado por este sector en estudio es alguien con quien poder conversar.
Resulta interesante saber que mientras la mayoría de los encuestados en el
estudio de todas las edades indicaron conversar con sus amigos, hubo un
gran porcentaje significativo después de ocho años de edad en el número
de los encuestados quienes reportaron haber conversado de problemas con
sus amigos y el número de los encuestados que señalaban conversar sobre
los problemas como una actividad más, valoraban su amistad. El niño en
cuarto grado podría decir, “Lo bueno de tener amigos es que puedes
confiarle tus secretos,” y un adulto podría decir, “Los amigos son
consejeros para mis ideas. Son una extensión de mí mismo, con quienes
comparto mis cosas e intercambio ideas.” De cualquier forma, que se lo
vea, conversar con un amigo es altamente valorado y algo que la mayoría
de adolescentes y adultos esperan (Reisman & Shorr, 1978a), lo que es a
su vez, una variante de la impresión de alienación ganada de las respuestas
del cuestionario de Phillips & Metzger.
Otra utilidad asignada para los amigos era un alivio a la soledad. Los
niños raramente expresaron esta función, pero vale la pena mencionar que
más de alguno lo hizo. Al comienzo de la adolescencia hasta la adultez,
una minoría sustancial, puede que uno de cada cinco o seis, mencionara
que sus amigos les proveían de confort por el simple hecho de tener
compañía. Un adulto hizo un comentario casi desesperadamente acerca de
los amigos: “No estarás del todo solo por ti mismo. Puedes sentir que a
alguien le importas, aunque en verdad no sea así”.

88
CONCLUSIONES

La respuesta a la pregunta de qué es un amigo, depende de la edad de


la persona que la realiza, y varía de persona a persona. Los investigadores
han sugerido diversas definiciones, y aunque tengan sus discrepancias y
diferencias, están de acuerdo en que un amigo es alguien a quien le agrada
y desea hacer las cosas bien para otra persona y quien cree que esos
sentimientos y buenas intenciones son recíprocas.8
Los niños jóvenes ven a sus amigos como compañeros de juegos,
mientras que los niños mayores como también los adultos ven a sus amigos
como ayudantes y confidentes. A medida que las personas maduran,
esperan diferentes cosas de sus amigos, y uno podría suponer que aquellos
que no pueden cumplir con estas expectativas cambiantes verían sus
relaciones sociales limitadas.
Algunas cualidades y sentimientos, tales como el cariño y la lealtad,
son raramente mencionadas por los adultos cuando hablan acerca de lo que
valoran o les agrada de sus amistades. Por lo que resultaría incorrecto
concluir que tales cualidades no se consideran importantes. Es más
probable suponer que tales cualidades son asumidas ya que están
íntimamente relacionadas con lo que un adulto considera es un amigo.
Todo lo que tendríamos que hacer es sugerir que existe una relación en la
cual no hay lealtad ni cariño y determinar cuántos pensarían que tal relación
es una amistad.
El comunicarse o conversar con un amigo parece ser una actividad
muy importante y valorada entre los adolescentes y los adultos. Las
personas desean compartir sus ideas, experiencias e intereses personales.
Se han realizado diversas investigaciones acerca de las habilidades para
escuchar y comunicarse, una discusión de tales habilidades será presentada
en el Capítulo 9.
Tal vez el aspecto más impresionante de las respuestas a la pregunta
qué es un amigo, sea que no puede ser transmitida mediante estadísticas y
resultados grupales. Es el grado de importancia que alguien le atribuye a la
amistad lo que la hace ser como tal. Aunque existan- tendencias y cosas en
común, cada respuesta a la pregunta en cuestión es de alguna forma única.
No interesa lo que los investigadores o los sociólogos digan, todo el mundo
sabe por sus propias experiencias personales lo que la amistad significa en
verdad. Y hacen algo más que saberlo, tienen sentimientos acerca del tema.
Es debido a esos sentimientos y a esas razones por las cuales el siguiente
capítulo se ha introducido en este libro.

89
5. Los Amigos Cercanos

Las personas generalmente no tienen dificultades para reconocer que


hacen distinciones entre sus amigos. Existen amigos con los que la
conexión cercana es existente y otros amigos con la que tal conexión es
inexistente. Por “cercanos” las personas usualmente se refieren a los
amigos en los que pueden confiar y relajarse -Lo que hemos referido como
amigos receptivos y recíprocos.
Los amigos cercanos requieren, tal como Montaigne lo reconoció, una
cierta inversión de tiempo y energía y no están exentos a ciertas
desventajas. Sin embargo, lo que es casi exclusivamente abrumado es que
las personas sienten que los amigos valen la pena ante todo e invierten
innumerables horas como sus compañías más preciadas.

REALIDADES Y FANTASÍA

Un aura de ilusión y buenos sentimientos rodea, y amenaza con


enterrar, el tema de los amigos cercanos, por lo que se vuelve difícil
desenredar donde los deseos y las emociones terminan y las realidades
comienzan. A las personas les gusta pensar que sus amistades cercanas son
duraderas, y aun así sabemos que los cambios y las alteraciones, como las
prominentes amenazas en las fábricas americanas, están enlazadas al tener
alguna influencia sobre estas relaciones.
A las personas les gusta pensar que el tiempo trasciende con sus
amigos cercanos. Son alentados en tal creencia por la literatura, las
películas, y los programas de televisión, donde se pinta un mundo eterno
en el cual existen situaciones, algunas cuantas, de existir, siendo
transitorias o progresivas. Los personajes están arreglados para lo que
parece ser una eternidad de la secundaria o en una guerra o el sueño laboral
en una línea de ensamblaje de una fábrica. Resulta difícil aceptar que lo
que se ha presenciado es un mundo mágico, muy diferente al real en el cual
las personas desarrollan, convergen sus intereses, y alteran sus valores.
En las fantasías podemos pintar matrimonios, familias y carreras de
manera secundaria a los amigos. Las promociones y las mudanzas son
rechazadas. Las relaciones humanas son de primordial importancia. Aun
hasta la muerte sirve para atraer a los amigos cercanos. Este concepto de
relaciones ideales, nobles y míticas es deseado, y posiblemente haya
algunos que se lo tomen en serio y lo crean representado en la realidad.
Estas personas estarán decepcionadas en la etapa de la vida adulta.
90
Para ilustrar la diferencia entre la realidad y la ficción en los amigos
cercanos, déjanos considerar una historia sobre un joven llamado Ted. Lo
que vamos a decidir es, si esta historia es real, y en caso de no ser así, en
lo que respecta resultaría ser ofensiva y desconcertante. Otra pregunta que
vale la pena considerar es qué tantas veces una historia como esta ha sido
dramatizada.

LA HISTORIA DE TED

“Los Tres Mosqueteros”, es como sus compañeros de clase suelen


llamar a Ted, Jim y Frank. Ellos han sido amigos muy cercanos desde la
niñez y han vivido felizmente muchas aventuras. No obstante, cada uno de
los tres amigos en su último año, previo a la universidad ha tomado sus
propias direcciones en citas, asuntos académicos, e intereses atléticos. En
su graduación, prometen mantenerse en contacto, pero es una promesa que
cada vez se vuelve más difícil de mantener y fácil de olvidar. -Frank trabaja
en una fábrica, Ted se ha matriculado en la universidad estatal, y Jim irá a
una universidad que queda en otro estado.
Durante la primera semana de orientación, Ted conoce a Al y a Bill.
Con el tiempo se hacen amigos cercanos y viven en el mismo dormitorio
universitario. Ted estudia psicología, Al ingeniería y Bill negocios. Con el
paso del tiempo, cada vez tienen menos cosas en común. Ted conoce a Sue.
La primera vez Ted y Sue salen dos veces, luego tres veces con Al y Bill y
sus novias, similar al patrón que Ted tenía con Jim y Frank. Eventualmente,
Ted y Sue empiezan a salir juntos. Ted poco a poco, se va interesando
seriamente en Sue, y cada vez comparten más tiempo juntos. Después de
la graduación, Ted se casa con Sue y asiste a estudios superiores. Al logra
un trabajo como ingeniero, y Bill es seleccionado para un programa de
capacitación ejecutiva. Cada año en navidad, Ted, Al, y Bill intercambian
cartas, pero no se vuelven a ver como lo hacían antes.
Durante los estudios superiores, Ted y Sue conocen a Bob y a Jane
como también a Larry y a Betty. De vez en cuando hacen picnics y asisten
a fiestas. El hijo de Ted nace justo antes de recibir su doctorado. Después
de terminar sus estudios, él y Sue se mudan a una comunidad universitaria
que queda a 300 millas de su ciudad natal. Ted ahí se convierte en un
miembro creciente de la facultad y se convierte en alguien importante en
el campo de la investigación. De vez en cuando en reuniones profesionales
Ted acude a Bob o a Larry, quienes son la extensión de sus contactos. Por
ahora sus amigos más cercanos son dos miembros de su departamento
laboral.
91
Después de diez años Ted se convierte en el jefe del departamento en
la institución que queda algo distante de donde él ha estado viviendo y
donde él creció. En este momento de su vida, Ted tiene varios asociados,
pero ningún amigo cercano. Su vida es su trabajo y su familia. Ted
reflexiona sobre sí mismo. Su carrera es exitosa, tiene una posición laboral
estable, y se siente satisfecho y feliz.

________________________

¿Hasta que punto la historia de Ted corresponde a la realidad? Es de


esperarse que Ted sea feliz, o ¿es más probable que él se pudiera sentir
miserable por el hecho de no tener amigos cercanos? ¿Cambian las
personas del mismo modo que lo hizo Ted, interponiendo las profesiones
por sobre las relaciones sociales? ¿Qué hay de Jim, Frank, Al y Bill?
¿Podría cada uno haber tenido una historia diferente?
Puede que no sea posible responder a todas estas preguntas, pero
podemos observar lo que sugiere la evidencia. Empezaremos examinando
algunas de nuestras primeras relaciones amigables, aquellas que toman
lugar en la infancia, para luego examinar lo que sucede en las amistades,
especialmente las cercanas, hasta los últimos años de la vida adulta.

LAS PRIMERAS RELACIONES AMIGABLES

Las autoridades no están de acuerdo en cómo los niños a tempranas


edades desarrollan relaciones amigables. En los primeros días después del
nacimiento, desde luego, la vida social de un infante no es muy activa.
Pasados algunos meses después parece ser que los infantes disfrutan de la
compañía de sus madres, en menor grado, si no es que lo rechazan, de
asociarse con alguien más.1
A la edad de uno o dos años existen algunas señales ambiguas de
actividad que podrían, y han sido, interpretadas como tendencias de los
infantes a interactuar con sus compañeros. Esto no niega que los bebes de
uno a dos años prefieran a sus madres antes que, a cualquier otra persona,
pero si demuestra lo que algunos expertos sostienen al ver tendencias de
amistades emergentes en la infancia y niñez temprana.
Esa amistad con compañeros de la misma edad que se origina a tan
temprana edad no ha sido aceptada universalmente, y algunas autoridades
han considerado esta sugerencia con cierto aire de escepticismo. Konner2,
respondiendo a un estudio realizado por Lewis y colaboradores (Lewis,
92
Young, Brooks, & Michalson, 1975) afirmaron demostrar el contacto entre
compañeros y comportamientos afiliativos antes de los dos años, y señalan
que tal comportamiento fue un hallazgo singular, ya que ni los primates
jóvenes ni los especímenes de dos años en el estudio realizado por
Bronson3 tenían, si es que algún, deseo por interactuar con sus compañeros.
Esta controversia demuestra que los intereses del niño por interactuar con
sus compañeros de edad podrían ocurrir mucho antes en el desarrollo del
que se presumía.

LA AMISTAD PREESCOLAR

A la edad de tres años parece haber algunas pequeñas cuestiones entre


las autoridades en relación con que los niños responden positivamente
hacia las relaciones de sus compañeros. De hecho, existen indicios que los
niños que no interactúan con sus compañeros sufren hasta cierto punto y se
esfuerzan por compensar tal sufrimiento mediante fantasías reflejando lo
que no poseen en realidad.
Solamente los niños, recién nacidos, y los jóvenes que son privados
de sus compañeros de juegos son más susceptibles a imaginar tales amigos
fantasiosos. Dos estudios en esta materia de investigación, aislados por un
periodo de tiempo de alrededor de casi treinta años, concuerdan
notablemente (Ames & Learned, 1946; Horn, 1973). Ambos descubrieron
que, entre estos niños vulnerables, alrededor de la mitad tenían compañeros
de juegos imaginarios. Estas fantasías acerca de los compañeros de juegos
imaginarios eran usualmente un indicador de un desorden, aunque no tan
serio en comparación a la soledad y tendían a durar alrededor de seis meses.
La duración considerable de este fenómeno provee evidencia que, para la
edad de tres años, los niños sienten la necesidad de interactuar con sus
compañeros.
En las guarderías se observa como los niños juegan e interactúan con
otros compañeros.4 Algunas de estas relaciones parecen ser amistades
tempranas, basadas en el sentimiento de cariño entre los niños y mediante
el cual, si las circunstancias lo permiten, pueden llegar a durar y hacerse
más cercanas a lo largo de la vida. Pero para la mayoría, a pesar de las
apariencias de ser amigable, no están basadas en el cariño y no involucran
ningún reconocimiento mutuo de estatus de buena voluntad. (Swift, 1964).
Lo que resulta ser típico para los niños es jugar plenamente y confinar
sus interacciones para intercambios de juguetes o materiales de juegos, ya
sea por disposición propia a rodearse entre compañeros o tener que recurrir
a la fuerza (Cook & Stingle, 1974). Los compañeros de juegos tienden a
93
ser del mismo género y de la misma edad cronológica (Reisman & Shorr,
1978a), pero no es inusual encontrar chicos y chicas jugando juntos.
También es común a esta edad encontrar niños que han tenido alguna
discusión o pelea temprana antes de que se volviesen “amigos” una vez
más algo tarde (Green, 1933). Existe por lo tanto una aparente inestabilidad
en estas relaciones sociales que resulta sorprendente en los adultos, debido
a que los niños que se supone que deberían ser amigos resulta que se odian
a sí mismos y éstos piensan que por el hecho de ser enemigos de repente
terminan siendo amigos.5

LAS AMISTADES EN LA NIÑEZ

Los primeros años en la escuela son aparentemente un periodo de


interacción entre compañeros es lo que el psiquiatra Sullivan llamó como
“La Era Juvenil” (Sullivan, 1953). Aunque ha habido diversas experiencias
sociales a lo largo de esta “era juvenil” entre compañeros hasta la fecha, no
es usual encontrar cierta incertidumbre acerca de qué es un amigo aun entre
compañeros de estudio de primer grado. Aquellos que lo saben tienen una
vaga idea, determinada más que todo por la forma en como son tratados
que por cualquier otra característica de la persona. Los compañeros de
estudio de primer año ven a los amigos como aquellos niños con quienes
es posible jugar y hacer otras actividades que no generarán ningún daño.
(Bigelow & LaGaipa, 1975; Reisman & Shorr, 1978a).
Es probable que durante estos años tempranos de vida escolar en que
la transición en lo que el niño prefiere pasar tiempo toma lugar. En primer,
segundo y tercer grado los niños cambian pasando de preferir la compañía
de sus padres a la compañía de sus compañeros. Esto ocurre de manera
gradual. Existe un sentimiento de cierta seguridad en la relación padre-hijo,
y el niño desarrolla sentimientos similares en conexión con sus compañeros
de juegos.
Desde luego, lo que podría acelerar o impedir este proceso son las
relaciones niño-padre-compañero, las experiencias y las acciones
particulares de las discapacidades del niño.
Alrededor del mismo tiempo, los niños comienzan a diferenciar con
mayor consistencia entre sus relaciones amigables y se hacen cada vez más
conscientes de las bases de las afiliaciones entre compañeros.6 Éstos
reconocen a algunos de sus amigos más cercanos y mucho mejor que a
otros. Anteriormente los niños en cuestión podrían haber tenido amigos y
jugado con otros de género indiferente, a la edad de ocho o nueve años,
éstos tienden a restringir su círculo social a miembros de su mismo género.
94
(English, 1962; Vroegh, 1971). Esto continua a lo largo de la niñez, y por
lo tanto los esfuerzos encaminados a quitar o eliminar las distinciones de
género en los Estados Unidos están lejos de generar algún cambio en los
efectos de estos patrones de comportamiento.
Nuestro interés en este capítulo es entorno a los amigos cercanos, y es
durante esta etapa de la niñez donde podemos comenzar a decir con certeza
que los amigos cercanos se originan. Podemos verlos; los niños son
conscientes de su existencia, y nos pueden decir acerca de ellos (Austin &
Thompson, 1948). Los mismos dicen tener de uno a dos amigos cercanos
hasta cinco de ellos. Aunque los amigos vienen y van, resulta sorprendente
ver como este número de amigos cercanos aparenta ser estable a lo largo
de la niñez hasta la etapa de la vida adulta. (Incluso entre un grupo de
compañeros universitarios, que se encuentran en un periodo de actividad
social considerable, el número promedio de amigos cercanos ronda entorno
a los cinco, en un rango de ninguno a diecisiete)7.
Estos amigos cercanos no parecen tener la permanencia y lealtad que
usualmente asociamos con los amigos recíprocos. Aun en un periodo corto
de dos semanas es tiempo suficiente para producir cambios entre las
afiliaciones de los niños.
Por ejemplo, Austin y Thompson (1948) realizaron un estudio con
aproximadamente 500 estudiantes de sexto grado preguntándoles que
hicieran una lista de sus tres amigos más cercanos. Dos semanas después
ellos volvieron a preguntar a los niños que hicieran otra con sus tres amigos
más cercanos. Cuando compararon las listas, encontraron un 40 por ciento
no habían hecho cambios en los tres amigos que mencionaron, un 38 por
ciento hizo solo un cambio, un 16 por ciento hizo dos cambios, y un 5 por
ciento, cambio los tres nombres. Es apropiado mencionar que la mayoría
de los chicos en este estudio (un 78 por ciento) no hizo más que un solo
cambio.
A medida que los niños crecen, hay más estabilidad en sus
elecciones y nominaciones (Horrocks y Buker, 1951; Horrocks y
Benimoff, 1966; Horrocks y Thompson, 1946). Sus amistades más
cercanas se vuelven más duraderas, y se vuelven renuentes a seleccionar a
uno de este grupo como su "mejor amigo". A diferencia de los niños más
pequeños, muchos cuando sean viejos se negarán a designar a un amigo
como el mejor, viendo tal selección como un acto de deslealtad e
imparcialidad.
También las funciones o propósitos de la amistad cambian.
Mientras que los niños más pequeños están principalmente interesados en
compañeros de juegos, los niños mayores dan cada vez mayor importancia
a alguien con quien puedan hablar. En sus conversaciones están cada vez
95
más interesados en compartir problemas personales, que tienen que ver con
actividades de juego, escuela, otros niños, sus padres y familiares.
Aprenden a confiar en sus compañeros y a valorar la oportunidad de
compartir y discutir las preocupaciones (Reisman y Shorr, 1978a). Incluso
si no lo hacen, los adultos piensan que deberían, y juegan un papel
importante en fomentar y alentar las interacciones entre los jóvenes.
Los niños se unen, o son alentados por sus padres a unirse, a grupos
y organizaciones de sus compañeros- chicas guías, lobatos, chicas de la
fogata, chicos exploradores, chicas exploradoras, líderes y así en adelante.
Si los niños se ven vinculados con otros en un propósito común o se sienten
unidos en un sufrimiento común, son capaces de seleccionar a sus amigos
de estos grupos (Hartup, 1970; Johnson, 1975). Algunos jóvenes formarán
clubes y sociedades secretas; Y tal vez en represalia o con un creciente
sentido de su independencia, estos grupos con sus signos y juramentos se
mantienen en particular secreto de los adultos.
Peters (1974) ha especulado que durante estos años los niños eligen
entre sus compañeros, como amigos a aquellos que parecen ser
especialmente gratificantes. En resumen, es difícil decir que este no es el
caso, aunque ahora está claro que se han identificado un gran número de
variables que podrían construirse como recompensas y que promueven el
proceso de amistad; similitud de género, edad cronológica, posición social,
características de personalidad, amistad, proximidad, por nombrar algunos
(Coleman, 1960; Mussen, Conger y Kagan, 1969, pp. 584-585).
Hay un acuerdo entre los expertos de que las funciones que sirven los
amigos sean con intención o no, son muy significativas en el desarrollo del
niño (Hartup, 1976). Los amigos ayudan a los niños a separarse de los
padres y los exponen a un grupo de referencia más amplio que la familia,
una gama más amplia de valores, formas de vivir y creencias. Cada niño es
el producto de un sistema familiar único, con muchas maneras propias de
hacer las cosas. Esta calidad única presenta un desafío a lo que ha sido
aceptado por los compañeros que representan otros sistemas familiares.
Muchas restricciones, órdenes y privilegios, que se dan por sentado en una
casa, son cuestionados directamente por amigos o indirectamente
quebrantados por sus comportamientos.
En todo caso, los amigos cercanos y compañeros actúan sobre el niño
para suavizar las prohibiciones, para fomentar un sentido menos rígido de
lo que está bien y lo que está mal, y muy a menudo para aumentar la
apreciación del niño sobre la sabiduría, la benevolencia, y la generosidad
de los padres. A través de este proceso, los niños pueden ver a sus padres
dentro de una perspectiva más amplia que puede conducir a alteraciones

96
correctivas en el auto concepto y una mayor conciencia de los problemas y
dificultades de los padres (Sullivan, 1953).
Los compañeros también ayudan a que el niño controle su agresividad
o para expresarla de una manera aceptable. Los patios están llenos de duras
lecciones para los abusadores y los niños mimados. Cada niño comienza
por preocuparse principalmente con lo que él o ella quiere, pero deben
aprender a acomodar y tomar en consideración los deseos, demandas y
sentimientos de los demás. Sus interacciones conducen a experimentar las
frustraciones de los comportamientos egocéntricos y las recompensas de
compartir y cooperar (Lesser, 1959; Loban, 1953; Novak, 1975). Al
hacerlo, las interacciones entre compañeros ayudan a enseñarle al niño los
roles y comportamientos sociales que se esperan y proporcionan
aprobación, seguridad y aceptación cuando se realizan los
comportamientos deseados.
Para muchos niños no son lecciones fáciles, pero para todos son
lecciones invaluables. Sus amigos y grupo de compañeros son un medio
importante para la socialización (Novak y Harlow, 1975) y para adquirir
cooperación (Cook y Stingle, 1974), altruismo (Bryan y London, 1970), y
empatía (Flavell, 1968). A cambio de lo que el abandono de su propio
egoísmo, ellos reciben la amistad, el afecto, un sentido de su propio poder
y valor, y el respeto (Krieger y Wells, 1969). Es un intercambio que parece
impactar en la mayoría de los jóvenes como eminentemente razonable y
justo.

LAS AMISTADES ADOLESCENTES

Podemos ver que la mayoría de las funciones servidas por la amistad


continúan desde la infancia y, en todo caso, se intensifican hasta la
adolescencia (McCandless, 19656). Las excepciones están en el control de
la agresión y el estímulo de conductas altruistas y cooperativas. Estos
parecen estar bastante bien adquiridos en la niñez media (Bryan y London,
1970; Cook y Stingle, 1974). Las nuevas funciones que vienen en
prominencia tienen que ver con expresar impulsos sexuales, estableciendo
un sentido de identidad basado en la asunción de las responsabilidades de
los adultos, y el desarrollo de un sistema de valores personales y creencias
morales.
A pesar de los considerables progresos realizados en la educación en
los Estados Unidos, todavía parece preciso decir que los adolescentes
juegan un papel importante en educarse unos a otros. Ciertamente el
estimular una conciencia del sexo y traducir esta conciencia en manoseo,
97
toqueteo, y experiencias reales. Cuando la información autorizada y
consejos prácticos sobre la seducción y el rendimiento se desean, por lo
general es el grupo de pares que proporciona a los expertos. Cuando hay
dudas o aventuras sexuales que se describen, por lo general son los amigos
íntimos que ofrecen apoyo moral, la admiración y la aprobación para el
éxito, y la simpatía y el aliento para persistir en la cara de aparente fracaso.
Los amigos hacen más que eso. Proporcionan una audiencia receptiva
e igualmente entusiasta y perpleja a prueba de todo tipo de ideas que los
adultos podrían pensar de manera chocante y fastidiosa. Con los amigos de
uno en la adolescencia, hay frecuentes discusiones prolongadas y no
concluyentes acerca de la existencia de Dios, el propósito de la vida, el pie
impositor de las autoridades, y la relatividad de la verdad. Es posible hacer
descubrimientos impresionantes con amigos cercanos y tapar estos paseos
mentales con pizza y helado.
Con los amigos cercanos uno puede compartir incertidumbres acerca
de qué hacer, qué curso seguir y qué persona del otro sexo para darle el
corazón. Hay compañerismo y hay verificación. Hay posición y afecto.
Hay seguridad y hay aceptación.
En uno de los estudios más grandes y ambiciosos de la adolescencia,
Douvan y Adelson (1996) realizaron entrevistas con cerca de mil varones
adolescentes (entre catorce a dieciséis años) y cerca de dos mil mujeres,
(entre once a dieciocho años). Una parte significativa de sus entrevistas
evaluó las actitudes de los adolescentes hacia la amistad.
Interpretaron los resultados en el marco de la teoría psicoanalítica, y
hay consistencia entre sus interpretaciones teóricas y las impresiones y
resultados de otros.
Las demandas de la adolescencia (cambios físicos asociados con la
madurez de la sexualidad y la capacidad de reproducción, las expectativas
de independencia de la familia y el hogar, los requerimientos de las
decisiones vocacionales, los cambios en las relaciones del mismo sexo con
los compañeros de otro sexo) interactuar para hacer de este un período en
el que las amistades se vuelven de gran importancia para la dirección, el
apoyo y la orientación. Concediendo la importancia de los determinantes
de las amistades que ya hemos mencionado, Douvan y Adelson, sin
embargo, hacen hincapié en los procesos inconscientes, como el
narcisismo, la identificación y la proyección, al explicar las raíces de las
relaciones íntimas.
Narcisismo, en este contexto, se refiere a la elección inconsciente de
un amigo que tiene características sutiles, impulsos, conflictos y cualidades
similares a uno mismo. Pero también puede manifestarse en la dolorosa
autoconciencia y sensibilidad tan típicas del adolescente y en la volatilidad
98
y prisa por rechazar a alguien que parece haber sido ofensivo. La
identificación es un proceso en el cual la persona puede obtener
satisfacciones apoderadas mediante la audición de las experiencias de
recuento del amigo o puede adquirir los atributos del amigo. Por ambos
medios el adolescente llega a sentirse más competente y en control del
mundo y de su lugar dentro de él. La proyección es un proceso invocado
para explicar por qué un adolescente puede llegar a estar íntimamente con
un amigo que parece tener comportamientos repugnantes o rasgos de
personalidad. Esencialmente, el adolescente puede ver al amigo como
expresivo de aquellas cualidades que son desautorizadas en sí mismo, y al
mismo tiempo puede obtener placer apoderado de las hazañas del amigo.
Este tipo de interacción se representa con frecuencia en programas de
televisión, novelas y películas sobre adolescentes. La comedia de la
situación días felices, un programa de televisión popular de los años setenta
en los Estados Unidos (y suponemos que es particularmente atractivo para
preadolescentes y adolescentes) Presenta la relación amistosa entre un
adolescente conservador estudioso, educado, inofensivo, Richard
Cuningham, y un duro, agresivo, motocicleta-montar, salida de la escuela,
The Fonz, quien hace la conquista sexual simplemente con un ven aquí o
un gruñido.
La mayoría de las satisfacciones que Richard obtiene de estar asociado
con The Fonz (a través de la identificación) son obvias. El programa
también deja claro que Richard gana confianza y certeza en sí mismo,
acerca de su propia rectitud moral al ver a The Fonz tener algo de la
impulsividad menos controlada la cual él no tiene (proyección).
Cualesquiera que sean los procesos inconscientes o los motivos
deliberados, la mayoría de las autoridades coinciden que la adolescencia es
un período en el cual se manifiestan intensas relaciones de amistad. Los
adolescentes desarrollan conciencia de su capacidad y necesidad de cambio
y auto-mejoramiento, y la ayuda de los amigos es enlistada comúnmente.
Durante los primeros años de la adolescencia, desde los once hasta
trece años de edad, los amigos todavía son del mismo sexo y son valorados
porque hacen posibles actividades agradables. Aunque los niños puedan
preferir la compañía de otros que a la de los adultos, ellos aun pasan la
mayor parte de su tiempo libre con miembros de su familia y todavía se
sienten más cercanos a sus padres que a sus compañeros. A medida que la
adolescencia avanza, más y más tiempo es pasado con los amigos. No solo
son vistos en la escuela, sino también después de la escuela y en los fines
de semana, ocupando alrededor de la mitad del tiempo libre de los
adolescentes. Probablemente esta estimación no incluye los momentos

99
empleados en los contactos telefónicos, donde las tareas asignadas y las
crisis del día son discutidas.
Los amigos cercanos se vuelven cada vez más valorados como
confidentes. Por lo tanto, esas cualidades asociadas con el potencial de
comunicación íntima asumen mayor importancia en la selección de la
amistad: entendimiento, lealtad, sensibilidad, seguridad, integridad, tacto,
habilidad para guardar un secreto. Esto parece ser verdadero entre los
adolescentes de todas las clases sociales, y estos atributos continúan siendo
valorados hasta la adultez. Mientras que antes pudo haber sido importante
tener un gran número de amigos, ahora se coloca un premio por tener
algunos pocos amigos que sean cercanos y en los que se pueda confiar.
Basados en sus investigaciones, Douvan y Adelson informaron que
estos intercambios de confidencias no parecen relacionarse con cuestiones
de valores y sistemas de creencias. En lugar de luchar para definirse a ellos
mismos y resolver grandes asuntos filosóficos y morales, la mayoría de sus
adolescentes aseguran pasar el tiempo hablando unos de otros y de sus
actividades recreacionales, una especie de “¿Qué vamos a hacer?” “No lo
sé. ¿Qué quieres hacer?” gira el dialogo. Esto fue sorprendente cuando uno
de ellos reflexionó sobre los muchos desafíos que enfrenta el adolescente,
y los llevó a concluir que el grupo de compañeros servía principalmente
para el entretenimiento y hacían poco para avanzar el crecimiento genuino.
Su conclusión puede impactarnos a algunos de nosotros, como un
poco fuerte ya que los problemas graves pueden tener sus soluciones
fomentadas por medios lúdicos y casuales. Quizás la mejor forma de
evaluar su apreciación es reflexionar acerca de las propias amistades
durante la adolescencia, y pesar el valor de aquellas interacciones desde la
perspectiva que uno evolucionó finalmente.

LAS AMISTADES EN LOS ADULTOS JÓVENES

Hay una serie de razones por la cuales las amistades cercanas de la


adolescencia pueden no continuar en la edad adulta. Considere las
interrupciones y demandas que los jóvenes pueden esperar en nuestra
sociedad. Dejar la casa para ir a la universidad. Dejar la escuela para ir al
trabajo. La separación de las amistades para unirse en parejas, el
matrimonio, y la formación de una familia. Dejar a los padres para
establecer una vida independiente. Dejar un trabajo para avanzar en una
carrera. Estas son discontinuidades normales, supuestamente deseables.
Que sucede con las perturbaciones inesperadas, indeseables, pero no por
ello raras, provocadas por las muertes y los divorcios.
100
Un resultado de todos estos cambios es un patrón muy diferente y un
conjunto de expectativas acerca de los amigos cercanos en la edad adulta
de lo que se encuentra en la adolescencia. Las personas tienden a atraer a
sus amigos cercanos de aquellos que comparten un estado civil similar-
aquellos que todavía son solteros de entre los que son solteros, aquellos
que son casados de entre los que están casados, aquellos que son
divorciados de entre aquellos que están divorciados. En consecuencia, si
una persona mantiene su estado civil mientras sus amigos están cambiando
la de ellos, se produce una reducción en la cercanía de las relaciones, si no
es que una ruptura completa.
La creación de una familia y una carrera parecen tomar prioridad por
sobre las amistades. Estos eventos no son vistos como interrupciones, sino
como pasos hacia la individualidad y crecimiento personal: y las amistades
de la adolescencia no son del todo perdidas ya que son remplazadas por
nuevos intereses.
Esas pérdidas de las amistades no parecen ser experimentadas en la
edad adulta, aunque de hecho estas no ocurren con bastante frecuencia,
parecen ser evidencia de los incidentes de depresión menos frecuentes en
este periodo a partir de lo que se espera. Un cuerpo considerable de
investigación animal sugiere que la separación de los padres y compañeros
puede causar reacciones de protesta, angustia y depresión (Suomi y
Harlow, 1975; Suomi y Harlow, 1977). Sin embargo, a pesar de los
disturbios de las relaciones cercanas en la edad adulta, este es un tiempo de
actividades vigorosas, progresos en la educación y crecimiento en la
intimidad. Por lo que debe ser que los adultos jóvenes se ven a sí mismos
avanzando e intercambiando amistades que han renovado por relaciones y
actividades que son más satisfactorias.
Un efecto notable de esta inversión en la carrera, el noviazgo, y la
familia es que la frecuencia de contacto con los amigos sufre un cambio.
Los adolescentes son notorios por pasar una gran cantidad de tiempo con
sus amigos. Ver a un amigo cercano cinco o más veces a la semana no es
raro; ni es extraño para las amistades cercanas en la adolescencia pasar un
día juntos, ir a casa, y gastar la tarde en una conversación telefónica. La
propia frecuencia de los contactos, la voluntad de pasar el tiempo libre con
el otro es una de las características definitorias, y observables de la amistad
adolescente.
Pero con los amigos cercanos de la edad adulta pueden ser vistos solo
una vez a la semana o menos. La frecuencia del contacto ya no parece
importante para identificar las amistades cercanas ni para mantener la
relación. Las personas se pueden considerar el uno al otro como amigos
cercanos, aunque raramente se contacten o se vean el uno al otro. No es
101
raro para los adultos jóvenes decir que tienen amigos cercanos que ven una
vez al mes o tal vez una vez al año, una situación que es inconcebible en la
infancia y muy raro en la adolescencia.10
Phillips y Metzger (1976), en su encuesta de la amistad presentada en
Comunicación Intima, observaron que después de la adolescencia había
una disminución en la frecuencia del contacto entre los amigos. Los adultos
que fueron encuestados no vieron ninguna inconsistencia en considerar
amigos cercanos a personas que solo podrían ver una o dos veces al año
cuando sus familias se reunirán. Muchas amistades adultas fueron casi
enteramente asociativas, con algunos pocos amigos que fueron viejos
compañeros vistos solo ocasionalmente. Ellos se preguntaban, ¿cómo
podrían ser atendidas las funciones de las amistades cercanas bajo esas
condiciones de tan poco contacto?
Junto con una reducción en la frecuencia o intensidad de muchas
relaciones amistosas se dan cambios sobre de lo que es esperado de las
amistades. Se da menos importancia a las conversaciones intimas y a las
características necesarias para sostener las confidencias, y se da más
importancia a la utilidad y fiabilidad del amigo: “Él está ahí cuando lo
necesito.” “Puedo contar con ella para ayuda.”
Hasta cierto punto, muchos adultos jóvenes remplazan las amistades
cercanas de la adolescencia con las amistades cercanas de novios, esposos
y colegas quienes pueden compartir sus intereses vocacionales. Las
amistades llegan a dar menos tiempo, quizás porque hay un cambio de
prioridades o quizás porque es en la edad adulta que la persona puede
comenzar a invertir mucho tiempo en su carrera, esposo(a), familia. En
otras palabras, puede que no cambien mucho las prioridades de la
adolescencia a la edad adulta, sino que meramente las oportunidades de
actuar sobre lo que la persona considera importante. El tiempo que se pasa
con los amigos en la adolescencia puede ser una consecuencia de ser
incapaz de dedicar tiempo al trabajo y a la propia familia nuclear.
Desde que hay una amplia variedad entre las personas, supondríamos
que esas personas que no logran avanzar podrían sentirse abandonados por
los amigos y desanimados por su falta de progreso, mientras que otros
podrían sentirse contentos de conservarse adolescentes y las relaciones más
tempranas. Del mismo modo, algunos adultos jóvenes podrían sentirse
culpables o tristes de perder los amigos de su juventud. Sin embargo, la
tendencia principal para los adultos jóvenes seria considerarse
favorablemente o desfavorablemente sobre la base de si cumplen con éxito
las tareas que se esperan de ellos dentro de nuestra sociedad: decidir sobre
una vocación, preparase para ello, comenzar para avanzar, encontrar un
esposo(a), y establecer un hogar y familia propia. Aquellos atrapados en
102
estas tareas y conociéndolas, probablemente no se ven a sí mismos en el
proceso de perder amigos, sino más bien de conocer a personas más
agradables a sus propios intereses y más divertidos que cualquiera de los
amigos de su juventud.
Ahora, quizás, estamos en una mejor posición de apreciar porque el
psicoanalista Erikson (1971) se refería a este período como la etapa de
intimidad. Desde el punto de vista de la frecuencia del contacto y sesiones
de charla con los amigos podría parecer que la adolescencia sería más
apropiadamente referida a eso. Pero desde el punto de vista profundo, las
relaciones duraderas que pueden convertirse en relaciones íntimas,
cariñosas, tiernas y físicas, la edad adulta es la más convenientemente
diseñada.
Por ''intimidad'' Erikson entiende que el adolecente estrecha el
círculo de la amistad a unos pocos. Las personas están en busca de almas
gemelas. Los amigos cercanos son elegidos entre aquellos que comparten
valores y creencias similares con los propios: aquellos compañeros que son
incompatibles son rechazados. Hay más discriminación (y más
discriminación posible) a quién se le permitirá ser un amigo cercano en la
edad adulta que en la adolescencia. En la secundaria, nadie puede haber
compartido nuestra aspiración de carrera; en la universidad o en las
escuelas, muchos lo hacen.
Lo que viene a través de una investigación empírica más enérgica es
que parte del estrechamiento se debe no sólo a la preferencia personal, sino
a la satisfacción de las responsabilidades de los adultos y la iniciación de
un nuevo ciclo de vida. Esto no quiere decir que las amistades no son
importantes para la felicidad de los adolescentes. Sin embargo, en la vida
cotidiana, las amistades reciben el segundo lugar en las exigencias
matrimoniales y vocacionales; las relaciones íntimas de los amigos
adolescentes que se confían mutuamente son suplantadas por las relaciones
íntimas entre los amantes, los cónyuges y los amigos de ideas afines.

ADULTEZ MEDIA

Los estudios en adultos entre la edad de treinta y cincuenta años


muestran intereses decrecientes por las actividades sociales e intereses cada
vez mayores en actividades sedentarias y solitarias (Cavan, Burgess,
Havighurst, y Goldhamer, 1963). Los amigos siguen siendo valorados por
su utilidad y fiabilidad, especialmente los amigos receptivos y recíprocos.
Estos amigos íntimos son estimados para proporcionar apoyo. En general,
se conocen desde hace años, desde la edad adulta, quizás antes, y sólo con
103
poca frecuencia se han desarrollado a partir de nuevos conocidos realizados
en la edad media.
Esto parece ser un tiempo relativamente feliz para aquellas parejas
cuyo matrimonio ha durado. Una encuesta realizada a sesenta parejas
casadas uniformemente distribuidas a lo largo de toda la vida encontró que
aquellos que estaban recién casados y los que habían estado casados
durante veinticinco años eran los más satisfechos, menos perturbados y
más expresivos de afecto mutuo. En la evaluación de sus resultados, Van
Reken (1977) reflexionó en lo que pudo haber contribuido a la felicidad de
los adultos de edad media fue la partida de algunos de sus hijos y la
desaparición de algunos de sus familiares, tanto los niños como los
familiares son conocidos por contribuir en algún momento a los problemas
y cargas de uno. Existe una rica diversidad de patrones de amistad entre los
adultos que parece mejor presentar varios ejemplos. Al ver el rango de lo
que es aparentemente exitoso y normal, los adultos informan, podemos
obtener una perspectiva más precisa de las amistades en la edad media que
podría obtenerse de la presentación de promedios y tendencias.
Hace algunos años atrás envié un cuestionario a varios de mis
antiguos amigos de la secundaria. Se les pidió que me dijeran un poco
acerca de sus amistades más cercanas con el fin de ayudarme con mi
comprensión de las relaciones amigables para este libro. Lo que fue más
sorprendente en sus respuestas fue que las personas aparentemente felices
y exitosas podían sentir que no tenían amigos cercanos y estar satisfechas
de dejarlos ir.
Para algunas personas, al parecer, las necesidades de amistad o
afiliación pueden ser satisfechas sin "amigos", ya que lo encuentran través
de sus propias familias. No se sabe hasta qué punto prevalece este patrón,
pero definitivamente existe, como pronto será ilustrado. Esto parece
diferente a la situación en la infancia donde la falta de amigos está
relacionada con la perturbación psicológica. Evidentemente, una ausencia
de amigos tiende a estar asociada con el desajuste en la infancia y la
adolescencia, pero no indica necesariamente patología en la edad adulta.
Para ilustrar estos puntos, veamos algunas de las respuestas que recibí. Los
nombres y la información de identificación han sido distorsionados, pero
los informes sobre la amistad han estado intactos.

George

Después de graduarse de la universidad, George se casó y saco una


profesión. Ahora, él y su familia están muy bien establecidos en una
comunidad no muy lejos de donde creció. A pesar de su proximidad a su
104
ciudad natal, tiene poco contacto con sus amigos de la juventud, algunos
de los cuales se han alejado, pero otros han permanecido.
Mientras mira hacia atrás en su infancia, recuerda sus amistades con
poca satisfacción. Hubo pequeños argumentos y pequeñas molestias, que a
menudo resultaron en sentimientos heridos, indignación y ruptura de la
relación. En cualquier momento dado durante su niñez y adolescencia
podría haber dicho que tenía uno o dos amigos cercanos, pero en
retrospectiva dudaba que alguna vez tuviera alguno. Esto se dice sin rencor
y con el reconocimiento de que su propia sensibilidad e irritabilidad
probablemente llenaron la importancia de sus quejas.
Sus relaciones amigables, ahora vistas como nunca especialmente
cercanas e íntimas, se centraban en deportes competitivos, golf, tenis y
otros similares. Este enfoque en su infancia y adolescencia continuó en la
edad adulta. Ha habido amigos de la familia y otros matrimonios que han
extendido la invitación a George y su esposa para familiarizarse mejor,
pero no hay nadie cercano. Por un tiempo hizo un esfuerzo para ser amable,
había noches de cócteles, cenas y ronda de golf. Sin embargo, lejos de
satisfacer las necesidades de George, estos eventos sociales sólo le irritaban
y aburrían.
En lugar de cercanía, estos encuentros producían charla y
convivencia forzada. Había conversaciones tensas acerca de los hijos del
otro, las dificultades para llegar a fin de mes y los peligros de las
inversiones, lo que George encontró innecesariamente cansado y aburrido.
Finalmente, George se retiró cómodamente al relativo aislamiento de su
hogar y su familia. Al atardecer, después de un duro día de trabajo,
disfrutaba jugando con sus hijos, leyendo libros y el periódico, escuchando
la radio y viendo televisión.
Su trabajo, el cual diariamente le llevaba estar en contacto con las
personas, fue otra fuente de satisfacción. Fue a través de su trabajo que a
veces tenía la oportunidad de obtener discusiones personales significativas.
Sin embargo, George no sentía que tenía amigos cercanos, probablemente
nunca tuvo ninguno, y se consideró a sí mismo como desprovisto de la
necesidad de tales relaciones. Más que eso, sintió un tacto de lastima y
molestia hacia aquellos que permiten que sus vidas sean malgastadas en un
contexto de charla mientras guardan a sí mismos qué pensamientos pueden
ser genuinos, sinceros y atractivos.

105
Ruth

La vida social de Ruth durante sus últimos dos años en la secundaria


consistió principalmente en mantenerse firme con Paul. Durante esos dos
años fueron inseparables, y su relación continuó por un tiempo después de
la secundaria, a pesar del obstáculo de su partida a diferentes universidades.
Eventualmente, se separaron y comenzaron a tener citas con otras personas.
Desde entonces, ya cada uno se ha casado con alguien más.
Hoy, Ruth ha estado casada por más de veinte años y es la madre de
dos niños. Ella y su familia viven cerca de la comunidad donde crecimos,
pero ella no tiene amigos cercanos allí. Sus amigos más cercanos son una
pareja de casados que son vecinos de al lado, una compañera de trabajo en
su oficina, y una amiga que conoció después de la universidad y con quien
puede reunirse dos o tres veces al año.
Ruth también cuenta como sus amigos cercanos a los miembros de
su familia inmediata; padres, hermanos, esposo e hijos. Estas relaciones
parecen ser más preciosas para ella.
En el momento en que escribió, Ruth estaba en el proceso de
trasladarse a una nueva casa en una nueva comunidad a varios kilómetros
de donde había estado viviendo durante más de veinte años. Estaba muy
emocionada y complacida por el traslado, una reacción no poco común.
También lo que no era infrecuente era que, en medio de todo el ajetreo y
bullicio del movimiento, poco se había pensado en la posibilidad de que
una separación de unas pocas millas pudiera poner en peligro las amistades
cercanas que valoraba con la pareja que eran sus vecinos. Probablemente
como la mayoría, Ruth y sus vecinos prometieron mantenerse en contacto
y harían mucho esfuerzo para hacerlo una vez en el año o dos después de
la mudanza. Pero más tarde, más que probable, sus contactos estarían en el
mismo orden que los contactos de Ruth con su amiga de toda la vida, una
o dos o tres veces al año. Por lo tanto, Ruth sin saberlo, parecía estar en un
período crucial en su vida.

Joyce

La mayoría de los estudiantes que asistieron a nuestra secundaria


viven dentro de la comunidad y muchos de ellos podían caminar desde sus
hogares hasta la escuela secundaria. Joyce no era uno de ellos. Vive en otra
ciudad a cierta distancia de la escuela y tuvo que ser transportada de ida y
vuelta. Sin duda, esto restringió su vida social e hizo que las relaciones con

106
sus compañeros de clase fueran difíciles. Sin embargo, hizo todo lo que
pudo para acercarse a ellos y participó en una serie de actividades
extracurriculares.
Después de la secundaria, Joyce fue a la universidad y conoció al
hombre que debía ser su esposo. Sin embargo, no se establecieron
inmediatamente. Durante varios años después de su matrimonio se
mudaron por el país. Cuando este estilo de vida nómada llegó a su fin, se
establecieron no lejos del lugar donde habían ido a la universidad, pero a
cierta distancia del lugar donde Joyce había ido a la escuela.
Joyce, su esposo y sus hijos han estado viviendo en su
casa actual por más de una década. Su nivel de actividad sigue siendo
importante, y cada vez persigue enérgicamente una vida de participación
y exuberancia. Los clubes, las comisiones y las organizaciones sirven como
el vehículo principal para que ella encuentre a esas personas con las cuales
comparte intereses y metas comunes.
Algunas de las amigas cercanas de los primeros años de su
período de estabilización ya se han perdido. Se han alejado, y sus contactos
se han vuelto demasiado infrecuentes para que se pueda decir que una
relación así exista. Joyce diría que ahora tiene cuatro amigas cercanas,
todas mujeres, tres de las cuales ha conocido durante más de diez años.
Esta amistad principalmente gira alrededor del trabajo de comité, de modo
que sus contactos son por lo general no más que la duración de la reunión
programada, aproximadamente tres horas por semana.
(Técnicamente se podría argumentar si los amigos cercanos de Joyce
son realmente lo que hemos estado llamando amistades asociativas, pero
simplemente aceptamos estos informes como dados para tener una idea de
la amplitud de las relaciones que la gente llama "cercanas").

Ed

Ed era probablemente uno de los jóvenes más populares en la


secundaria. Brillante, guapo, amigable, y activo en los deportes, pasó
fácilmente sus estudios y parecía tener un tiempo agradable. Esta alegría
de vivir duró a través de la universidad y en algunos años de servicio
militar. Ahora Ed es un ciudadano serio y responsable, un pilar de su
comunidad y un respetado ejecutivo de negocios. Con su esposa y sus hijos,
ha vivido cerca de su lugar de trabajo durante unos veinte años.
Desafortunadamente, ese lugar de negocios está a cierta distancia de
la comunidad donde Ed creció, y supone que esa es la razón por la cual su
107
amistad de la niñez y la adolescencia se ha perdido. Los que son ahora sus
amigos más cercanos son las personas que conoció durante la universidad,
en el servicio militar, y en sus primeros días en la empresa.
Ed escribió: “tengo dificultad en definir lo que es un amigo cercano
y limitaría este número a unos seis, que hemos conocido desde los
dieciocho a los veintitrés años. Estas amistades han resistido la prueba del
tiempo y no se basan en el contacto repetitivo. En algunos casos, nuestras
visitas pueden ser de hasta tres o cuatro meses de diferencia.”
Estos seis amigos cercanos consisten en tres matrimonios, y uno
tiene la impresión de las relaciones que existen como familias, con
contactos en cenas y reuniones formales.

Sheila

Sheila era una de las chicas más bonitas y brillantes de la secundaria.


Su popularidad continuó en la universidad, y poco después de su
graduación se casó y se estableció en una comunidad cercana. Allí ella
parece estar contenta con su vida como una moderna ama de casa y madre.
A pesar de su proximidad a nuestra ciudad natal y las amistades
íntimas que tuvo en la adolescencia con un número de chicas, ninguna de
estas relaciones ha sobrevivido. Todas sus amistades cercanas, alrededor
de las seis, están con mujeres que conoce desde los primeros años de su
matrimonio.
Tres de estos amigos se ven una vez por semana. Los otros tres se
ven con menos frecuencia, pero por lo general son contactados por teléfono
al menos una vez a la semana. Juntos parece constituir un grupo de queridos
amigos que se reúnen para intercambiar una conversación casual. Según
Sheila, su relación más cercana no estaba con ninguno de estos, sino su
esposo.

Ted

En la secundaria Ted era considerado como una persona común:


activo en el deporte, casualmente estudioso con un gran sentido del humor,
y popular entre los muchachos. Después de la universidad, Ted entró en
una carrera de negocios extremadamente competitiva, en la que ha
sobrevivido y prosperado.

108
Ted está casado y es el padre de cuatro niños. Él también vive no
muy lejos de nuestra ciudad natal. Ted tiene tantas amistades cercanas en
la secundaria que se podría haber supuesto que al menos uno o dos habrían
sobrevivido hasta la adultez. Pero eso no sucedió, y Ted parecía
reconciliarse con ese hecho y estar seguro de que las decisiones que había
tomado en su vida eran correctas. Él lo puso de esta manera; “No tengo
verdaderos amigos ahora, como los que tenía en la secundaria”. Las
diferentes fechas de matrimonio, la reubicación y las necesidades de la vida
cambiaron el grado de amistad. Mi familia y los negocios ocupan la mayor
parte de mi tiempo. Los amigos sociales son numerosos, pero no intensos,
sentimiento de cuate de mi juventud.
Como Jorge, Ted no sentía tener ningún amigo cercano en su edad
adulta. Del mismo modo, parecía encontrar la satisfacción de una
necesidad de relaciones cercanas a través de su familia y una cierta
compensación de su trabajo. Sin embargo, a diferencia de Jorge, su modelo
de relaciones adultas amistosas se diferencia de lo que él experimentó en
la niñez y la adolescencia. Para Jorge y Ted un ajuste en las relaciones de
amistad en la edad adulta parece ser requerido. Jorge tuvo que hacer las
paces con la persona que era. Ted tenía que hacer las paces con la persona
en la que se había convertido.

María

María era una adolescente atractiva y popular y una excelente


estudiante. Fácilmente podría haber ido a la universidad, pero-por alguna
razón, tal vez inclinación personal o circunstancias familiares-no lo hizo.
En lugar de eso ella fue a una escuela de comercio y a trabajar. Poco
después se casó y comenzó a criar una familia en una comunidad cercana
a nuestra ciudad natal.
Ella dijo que tenía tres amigos cercanos, todas mujeres. Uno era una
antigua compañera de clase de la escuela secundaria. Se veían alrededor de
una vez al mes y se mantenían en contacto más frecuentemente por
teléfono. Sus otras dos amigas cercanas se formaron después de su
matrimonio y se miraban una vez a la semana. En el momento en que
escribió, María estaba viviendo una experiencia estresante que podría
esperarse en la edad adulta. Una de sus amigas cercanas estaba gravemente
enferma, y ella estaba luchando para hacer frente a la depresión de su
inminente pérdida. (Recordemos que fue precisamente la tristeza de tal
acontecimiento lo que hizo que Montaigne renunciara a cualquier relación
cercana adicional).

109
Miguel

Miguel era activo en política y deportes en la secundaria y fue muy


popular. Pero tuvo un momento algo difícil después de la graduación. Sus
estudios universitarios fueron interrumpidos durante cinco años mientras
que él fue a trabajar para ganar el dinero que le permitiría completar sus
estudios. Después de su graduación del colegio fue reclutado en el ejército
durante dos años. Regresó a nuestra ciudad natal, se casó con una chica
local y se estableció con su familia en un suburbio cercano.
Aparte de su esposa, ninguno de los amigos cercano de Miguel era
conocido de su juventud. Eran cinco parejas casadas que había conocido
desde el momento de su matrimonio. Se veían una vez al mes. Una vez
más, se tuvo la impresión de que la familia y el trabajo tenían precedencia
sobre estas relaciones. Miguel escribió que se sentía feliz y que él creía que
la vida había sido muy buena para él y su familia.

Bill

Bill también era activo en deportes en la secundaria. Un buen


estudiante, muy querido por sus compañeros de clase, Bill tuvo varios
amigos cercanos durante su niñez y adolescencia. Después de graduarse de
la universidad, Bill decidió regresar a la escuela para comenzar sus estudios
en un campo diferente. Obtuvo un grado avanzado, se casó y se estableció
con su familia en un estado a cierta distancia de donde crecimos.
Sin embargo, Bill mantuvo contacto con sus amigos de nuestra
ciudad natal. Aunque sólo puedo verlos una o dos veces al año, todavía se
sentía cerca de dos de sus amigos, no obstante, sus relaciones amigables
más cercanas estaban con tres de sus colegas de trabajo, que sólo lo han
conocido desde su matrimonio. Se reúnen "socialmente", así como casi
todos los días en el curso de sus ocupaciones. Además, "tengo varios otros
conocidos a través de la vecindad y la participación con mi hijo en los
chicos guía y también a través de mi esposa y sus amigos. Aunque,
realmente no los considero tan cerca, y me alegro de que no me pides una
definición de ese término."

110
Carol

Una persona tranquila, atractiva y brillante en la escuela secundaria,


Carol tiene uno o dos amigos muy cercanos. Después de su graduación ella
se casó, formo una familia, y continúo trabajando en los negocios. Durante
la mayor parte de su vida matrimonial vivió en su ciudad natal y hace
apenas unos días se mudó a una corta distancia. Esta mudanza fue
perjudicial para su familia y ella.
Dos de sus hijos, ambos adolescentes, encontraron muy difícil dejar
sus amigos y ahora hacer nuevos. Este también fue un problema para Carol.
Había cinco parejas casadas quienes eran amigos cercanos de Carol y su
esposo, y las mujeres de este grupo eran especialmente cercanas. Además
de reunirse al menos una vez a la semana para hablar sobre sus problemas
y jugar cartas, las mujeres permanecían en contacto casi a diario por
teléfono.
Cuando esta relación fue afectada por la mudanza, se hicieron la
promesa de mantener su relación y permanecer en contacto. Pero a pesar
de los esfuerzos ya no era lo mismo. Los contactos eran cada vez menos
frecuentes, y se produjeron sentimientos forzados. Carol parecía
profundamente molesta por este cambio, y por escrito todavía estaba en
problemas luchando para tener el control de ello y de lo que implicaba para
ella y su familia. “Pareciera que la amistad a veces se convierte en un
problema de geografía…Desde que nos mudamos a este lugar, trabajo a
tiempo completo, y junto con mi esposo no hemos hecho nuevos amigos.
Ninguno de los dos está motivado y el único interés que tenemos son
nuestro trabajo y familia. Encontramos muy difícil conocer nuevas
personas en esta zona extremamente suburbana.”

Lou

Algo excéntrico, Lou haría un trabajo brillante en aquellas clases


agradables a su interés y estaría contento avanzando sin esfuerzo en el
resto. Este patrón continúo en la universidad y resulto que abandono todo
antes de su graduación. Por varios años trabajo, y luego con un nuevo
sentido de determinación, regreso a la universidad, se graduó, y siguió
adelante para ganar un título avanzado. Con estas cartas credenciales él se
unió a una organización y comenzó a subir escala corporativa.
En los años siguientes, Lou se casó, formo una familia, y luego se
divorció. Después de su divorcio, Lou comenzó a tomar decisiones sobre
su vida y decidió hacer un cambio radical en ella. Se volvió a casar, dejo
111
su cargo en la compañía, e hizo su propio negocio. Su esperanza fue que
mediante el trabajo duro él podría ganar lo suficiente en una parte del año
para permitirle hacer lo que quisiera el resto del año.
Cuando le escribí, el parecía muy encantado con la nueva dirección
que él había tomado de su vida y muy comprometido con su independencia.
En respuesta a tu pregunta, me temo que no soy una buena
representación. Yo soy, y siempre he sido muy solitario. Yo diría que no
tengo amigos cercanos. Quizás tengo dos amigos cercanos a los que veo
razonablemente una vez cada seis meses. Esto es en parte debido a mi
mudanza y al lugar retirado de mi negocio. Mi socialización viene de mi
esposa, mi cuñado quien trabaja con nosotros, y de algunos de nuestros
invitados que vienen con bastante frecuencia. Permanecen bien.

Jane

Amable y agradable es la forma en la que Jane fue descrita en nuestro


libro anual de secundaria. Después de la graduación fue a trabajar y
continuó viviendo con sus padres. Los años siguientes requerían su
responsabilidad en el cuidado de sus parientes mayores. En el proceso ella
nunca se casó ni dejo su ciudad natal.
Con el tiempo ella escribió que estaba viviendo con su madre y su
perro. Fue una vida tranquila, y una en la cual ella se sentía que era feliz.
Jane considero a su madre como si amiga íntima, “mi mejor amiga y mi
mejor oyente.” Ella no tenía amigos de los días de secundaria, pero hizo
dos amigos cercanos fuera de su familia cercana.
Una era una mujer con quien ella parecía tener una amistad receptiva.
Esta mujer estaba casada, tenía hijos, y era aproximadamente siete años
más joven que Jane. Jane la veía una vez al a semana por tres o cuatro horas
y la podía ver más frecuentemente cuando su amiga necesitaba ayuda o
algún favor.
Su otro amigo íntimo era un compañero del juego de bolos. Una vez a
la semana ellos se reunían con otros dos amigos de los bolos. Jane era
bastante activa en con el trabajo de la iglesia, y esto le trajo entrar en
contacto con más personas, además de darle un sentido de propósito y
dirección.
También estaba su trabajo y las cálidas relaciones que ella disfrutaba
con sus colegas: “Mi jefe es como un padre, un hermano, y un amigo para
mí. Él es solo cuatro años mayor que yo y nos llevamos muy bien. Tiene
una familia muy agradable con los cuales soy también muy cercana. Tiene
una maravillosa esposa, hijo, e hija. Su hijo está en el negocio con
112
nosotros…También soy muy cercana con mi prima. Ella y yo crecimos
juntas y hemos sido cercanas todos estos años.”
A pesar de estas prosperas amistades, intereses, y actividades, Jane
parecía pasar por momentos de soledad. Esto no era expresado
abiertamente, pero fue implícito por las siguientes declaraciones en su carta
para mí: “Entonces, por supuesto, esta mi perro. Cuando no hay nadie más,
ahí está mi perro.”
____________________

Si tuviéramos que tomar estos doce reportes y tabular sus datos y


presentar la información en promedios, tendríamos una impresión muy
engañosa sobre las amistades intimas en la media edad adulta. Los
porcentajes nos dirían que el típico encuestado tiene entre tres a cuatro
amigos cercanos, quienes se conocen alrededor de veinte años, y a quienes
miran al menos una vez a la semana. Pero el rango, incluso en esto es
limitado, una muestra relativamente homogénea, desde cero hasta diez
amigos cercanos, quienes han sido conocidos de cualquier lugar de tres a
treinta y seis años, y quienes se ven a diario en el trabajo o una vez al año
al menos.
Todos estos adultos, incluyendo todos aquellos quienes se
consideraban solitarios y sin amigos cercanos, tenían alguna forma de
relación íntima. Sus necesidades por las relaciones amistosas fueron
satisfechas mediante esposas y esposos, quienes podrían haber sido
contados como amigos cercanos durante el noviazgo, los hijos, los
parientes, los padres, y los clientes. Por lo tanto, ninguno de ellos fue
apartado del contacto cercano del todo.
Muchos experimentaron sus amistades en la edad adulta media
diferente a otros en su juventud. Las amistades de la edad adulta no fueron
como: “un sentimiento profundo de amigo.” Ciertamente ellos no tenían
contacto frecuente ni la intensidad asociada con las amistades de la
adolescencia y la edad adulta temprana. La familia y el trabajo tomaron
precedencia sobre las relaciones amistosas, y las amistades fueron
sacrificadas para mudarse a nuevo hogar o un nuevo lugar de trabajo. No
siempre fue apreciado, sin embargo, estos cambios pueden llegar a ser muy
molestos. Fue angustiante para algunos de estos adultos darse cuenta
cuanta cercanía había determinado sus relaciones y cuán difícil es
comenzar el proceso de nuevo en la edad madura.
Dentro de este grupo fue extraño para los amigos cercanos
desenvolverse desde los conocidos a los asociados que conocieron en la
edad adulta media. La mayoría han sido adquiridos diez o más años antes
y los encuestados mantienen algunos de estos lazos de amistad todavía
113
existen incluso a pesar de que ellos no se suelen ver tan a menudo o al
menos una vez al año. Esto sugiere que hay tiempos propicios en la vida
para la adquisición de amigos cercanos, como en la adolescencia y la edad
adulta temprana, mientras que en la edad adulta media tales amistades
pueden ser hechas de manera poco particular.
Si aceptamos estas cuentas dadas, sin intentar imponer un valor a favor
de estas amistades íntimas sobre ellos, entonces no podemos ayudar, pero
podemos estar impresionados por lo que nos dicen acerca de la posible
diversidad social en la edad adulta media. Los amigos íntimos en la edad
adulta no parecen ser esenciales para el buen estado psicológico de todos.
Es, por otra parte, posible de argumentar que las vidas son más completas
y más ricas con amigos cercanos a una vida sin ellos. También es posible
para afirmar de una manera más profunda estudiar de todos los encuestados
quien ven en sí mismos como autosuficientes y sin amigos cercanos
podrían dar a conocer sus preocupaciones de los “solitarios” acerca de su
aislamiento y la existencia de las relaciones íntimas no tomadas en cuenta
como amistades. Además, puede ser que la falta de amigos cercanos
eventualmente tiene consecuencias dañinas, dejando a una persona
enferma preparada para las adaptaciones requeridas en la vejez. Estas son
restricciones en necesidad de soporte empírico.
Pero hay un importante mensaje en estos reportes que no debe
perderse. Nos dicen que los amigos cercanos no trascienden cada
obstáculo. Nos dicen que, si valoramos estas relaciones, debemos
considerar las consecuencias de nuestras acciones y sus efectos sobre
nuestras amistades. Nos dicen que deberíamos estar conscientes que las
búsquedas de los objetivos individuales pueden tener un costo humano, y
que las personas deberían de un modo realista evaluar sus objetivos y estar
preparados para conocer, o mostrar que prosigue de sus decisiones.

ADULTEZ TARDÍA

Eventualmente, los adultos mayores llegan a compartir con bebes y


niños la indignidad de ser dependientes de otros para su supervivencia. La
diferencia es que los niños crecen fuera de su dependencia, mientras que
los adultos mayores crecen dentro de ella. Si viven lo suficiente, cada
adulto debe tomar en cuenta ciertos hechos inevitables asociados con el
envejecimiento: la pérdida de su carrera ya sea debido a jubilación
voluntaria o forzada; la pérdida de miembros de la familia; la pérdida de
los hijos, por el establecimiento de hogares nucleares propios; y la pérdida
de habilidades físicas. Para muchos, estas mismas pérdidas eliminan de su
114
vida lo que eran sus intereses principales en la edad adulta media, dejando
a la amistad asumir un lugar de hecho de importancia.
Estudios de adultos que están entre los cincuenta y sesenta años
encuentran pocos cambios en los patrones de amistad de la década anterior.
La cantidad de amigos parece mantenerse casi igual, aunque aumentan los
informes de pérdidas debido a enfermedades graves y muerte. Sin
embargo, lo que parece ser diferente es la calidez y el grado de apreciación
expresada por la amabilidad de los amigos y por la compañía que les han
brindado a lo largo de los años: “Los amigos significan el mundo entero
para mí.” “Los amigos son de todo lo que se trata la vida.” Estos
comentarios transmiten un sentimiento profundo que podría considerarse
inocente o sensible en cualquier otro momento de la vida, pero, al acercarse
a la muerte, tienen cierta verdad.11
Sería un error pensar que al aumentar la edad hay una participación
creciente de las amistades. Un estudio de miles de adultos mayores, de
sesenta años o más, que vivían en los Estados Unidos, demostró que, a
pesar de un aumento en la cantidad del tiempo libre, había una disminución
continua en el tiempo que se pasaba con los amigos, una disminución que
primeramente se notó que comenzaba durante la edad adulta. Cavan,
Burgess, Havighurst, y Gadamer (1963), quienes reportaron este hallazgo,
lo explicaron de la siguiente forma: los adultos mayores estaban
incapacitados de pasar su tiempo libre de maneras que les podría gustar,
actividades y funciones sociales, debido a consideraciones prioritarias
relacionadas con la escasa salud física; en otras palabras, necesitaban pasar
la mayor parte de su tiempo en descanso, tratamientos médicos, servicios
de rehabilitación, y otros similares.
El resultado es una disminución en la cantidad de amistades cercanas
que se mantienen entre los adultos mayores, una disminución de su
participación en organizaciones y funciones sociales, y un aumento en la
cantidad de tiempo que dedican a cuidados físicos y la religión.
Aunque los adultos mayores ciertamente parecieran necesitar amigos.
Quizás en ningún momento anterior de sus vidas su necesidad de compañía
ha sido más aguda y esencial. Además, los problemas y preocupaciones
comunes podrían ser discutidos y enfrentados y las actividades agradables,
son perseguidas. Sin embargo, para muchos esto requeriría un esfuerzo de
estructurar la energía para mantener una amistad, la paciencia, y la
voluntad de superar sentimientos de depresión y auto-preocupación.
Si la amistad en general es un área que necesita de mucho estudio, y
lo es, las preguntas que tienen que ver con la amistad de los adultos
mayores están entre las más urgentes de ser respondidas. Se supondría,
pero aún no ha sido determinado, que el proceso de la amistad es diferente
115
entre los adultos mayores. Con una mayor conciencia de los límites del
tiempo, se supondría que habría una mayor urgencia en la formación de
amistades cercanas y una difusión más rápida de asuntos e información
personal.12 Existen evidencias que indican que algunas de las reglas que
regulan la formación de la amistad entre los jóvenes no parecen ser
aplicadas exactamente de la misma forma entre los mayores.
En un estudio inusual y fascinante de argumentos y amistades entre
varios cientos de pacientes en un centro de cuidados intermedios de
enfermería, Jones (1975) descubrió que la proximidad ya no estaba
directamente relacionada con hacer amigos, pero ahora tenían una relación
curvilínea. La razón de este cambio parecía residir en la irascibilidad de
estos adultos. Aquellos que vivían en la misma habitación o habitaciones
vecinas eran más propensos a meterse en la vida del otro, a pelear, estar
irritado por la presencia del otro, y desarrollar desagrado mutuo. Si los
pacientes estaban separados por lo menos por una habitación, parecía haber
suficiente distancia para evitar provocar el antagonismo y suficiente
cercanía para asegurar que habría oportunidades fácilmente disponibles
para interacciones favorables. Bajo esas circunstancias, las relaciones
amigables eran capaces de ser desarrolladas.
Debemos tener en cuenta que los resultados de Jones fueron obtenidos
con un ejemplo de adultos que estaban en un centro de enfermería. Si
encontraríamos lo mismo con adultos que viven en sus casas o
apartamentos propios, es cuestionable.
Existe un documental acerca de los adultos mayores que asistieron a
un centro comunitario en Venice, California.13 Esos hombres y mujeres
continuaron formando amistades y aprovecharon la oportunidad de
compartir su pasado y su presente con otro ser humano. Estaban bastante
conscientes de la muerte, mediante recuerdos de las pérdidas de seres
amados, sobre la tristeza de la pérdida de amigos nuevos formados en el
centro comunitario, y sobre los muchos recuerdos físicos de malestares y
dolores que experimentan cada día. Pero en medio de la muerte que viven,
celebraron el don de la vida con dignidad. Uno podría esperar que la
conciencia de cada uno de nosotros no sería menos entusiasta que la suya.

CONCLUSIONES

Las amistades cercanas son especialmente deseadas y valoradas


durante la niñez, adolescencia, y edad adulta. Probablemente poco a poco,
y sin darse cuenta, llegan a asumir un lugar de menor importancia para las
personas en relación con el cónyuge, los hijos, y la carrera. A mediados de
116
la edad adulta, no es extraordinario para muchas amistades cercanas haber
sido sacrificadas por la familia o el trabajo, ni que los adultos involucrados
acepten estas pérdidas como un precio razonable para pagar el crecimiento
personal y el progreso.
En la edad adulta avanzada, cuando las responsabilidades
profesionales y familiares disminuyen, puede haber una apreciación
renovada hacia el valor de la amistad. Aún más tarde, el vigor disminuido
y las preocupaciones por la salud compiten con los amigos por el tiempo
libre que queda disponible. Sin embargo, estas relaciones cuando se
mantienen y se renuevan, pueden seguir proporcionando abundancia y
significado a la vida la cual es altamente apreciada y más reconfortante
para aquellos que las tienen.
Los cambios y discontinuidades interrumpen amistades existentes y
proporcionan oportunidades para el desarrollo de nuevos amigos. Pero a
mediados de la edad adulta, parece haber poco entusiasmo para empezar
de nuevo en la formación de amistades cercanas, por lo que los
movimientos durante ese período pueden ser particularmente costosos en
términos de relaciones amigables. Lo que hace estas pérdidas aún más
dolorosas es cuando estas no son planificadas ni anticipadas.
En general, cualquier cosa sirve para mantener la estabilidad y
promover continuidad dentro de la sociedad y las vidas de las personas
actúan para fomentar las amistades cercanas y el significado de estas
relaciones. Por el contrario, discontinuidades dentro de la sociedad, así
como la movilidad de las personas, actúan para debilitar las amistades
cercanas y su importancia. Esto no es condenar el cambio, porque algunos
cambios son deseables e inevitables. Sin embargo, al ser conscientes de
estas consecuencias del cambio, la gente puede equilibrar de manera más
realista las ventajas y desventajas de un determinado movimiento o acción
y prepararse mejor para tratar sus efectos sobre sus amigos y sobre sí
mismos.

117
6. La Popularidad
Durante la década de 1950 algunos científicos sociales lanzaron un
doble-ataque contra la popularidad. El primer dato era la crítica familiar de
la típica persona que se preocupaba por hacer muchos amigos y descuidaba
las relaciones íntimas, receptivas y recíprocas. Esta crítica estaba basada
sobre estereotipos de las amistades.
Según los estereotipos, hay dos tipos mutuamente exclusivos de
amistades: (a) conocidos casuales, superficiales y (b) profundos, íntimos,
duraderos. Las últimas son las relaciones frecuentemente idealizadas las
mismas que han sido exaltadas por poetas y ensayistas por siglos: “Este
mensaje del propio yo de un hombre hacia sus amigos produce dos efectos
contrarios; porque duplica las alegrías, y reduce la mitad de las penas.
Porque no hay hombre que transmita sus alegrías a sus amigos, y que no se
alegre más; y ningún hombre que transmita sus dolores a su amigo, y que
se aflija menos” (Sir Francis Bacon, 1963). Los primeros fueron
condenados por ser lo que son y por obstaculizar la transición hacia
relaciones más significativas.
Una de las obras más grandes de los años 50’s es La Muerte de un
Vendedor de Arthur Miller, en la cual nos muestra la poca importancia
existente de hacer una inversión de por vida en amigos por asociación y las
recompensas que conllevan el tener amigos cercanos. El héroe, Willy
Loman, vio en la popularidad la clave del éxito.1 El Rey Lear de clase
media creía que la popularidad tenía gran valor tal como los dólares y las
monedas lo poseen y fue parte de su tragedia encontrar su sonrisa y
contactos personales agradables inefectivos para venderse a si mismo junto
con su mercancía.
Miller parecía estar diciendo que parte del sueño americano es la
creencia de que una personalidad superficial conducirá a un gran éxito.
Pero Willy Loman no es exitoso. Significativamente, son sus fracasos en
términos de comunicación lo que acelera la tragedia de Willy Loman.
Tanto él como sus hijos transmiten mediante slogans, de manera superficial
y generosa, frases que ocultan sus verdaderos miedos y preocupaciones.
Willy Loman y sus hijos huyen de sus decepciones hacia un mundo de
fantasía.
Como resultado de todo esto, Miller envió un mensaje a una nación -
- los resultados de una popularidad y dedicación a la misma de por vida
resultan en vacíos personales, una familia conformada por extraños,
promesas vacías y personas que abandonan y rechazan a otros cuando ya
no resultan ser útiles y cesa el abuso de aprovecharse de los demás. Por el
contrario, las personas exitosas en La Muerte de un Vendedor son aquellas
118
que pasan de ser dependientes a ser independientes. Son personas
dedicadas, comprometidas con sus propios talentos y a unas cuantas
relaciones cercanas. No tienen tiempo para la popularidad. Son calladas y
concisas, mismas que están muy ocupadas para malgastar sus momentos
valiosos en charlas banales.
La estimación de Miller sobre las relaciones sociales no estuvo del
todo aislada. Una diversidad cultural de antropólogos, sociólogos, y
psicólogos expresaron sus mejores intereses acerca del carácter americano,
una personalidad llevadera, que es inmediata y que rara vez se compromete
socialmente hablando. (Gorer, 1948). Y es debido a la ausencia de
genuinas, lo que presuntamente hubiera hecho de una vida enriquecida y
satisfecha, lo que parecía ser un defecto tan deslumbrante en esta sociedad.
¿Por qué?, se preguntaron, ¿tienden los americanos a evitar a los amigos
receptivos y recíprocos? ¿Qué hay acerca de las relaciones superficiales
que hacen de los americanos más aptos y llevaderos en lugar de aquellas
relaciones más productivas socialmente hablando?
Los sociólogos, buscaron una explicación en la movilidad de los
americanos y las frecuentes dislocaciones y discontinuidades en las
experiencias de las personas. Debido a los desplazamientos, de un lugar a
otro y de una clase social a otra, estaba la pequeña cuestión que el patrón
de la amistad de esta sociedad cansó a una pequeña semejanza a la duración
de las relaciones pequeñas, de las villas aisladas.2
Los psicólogos se preguntaron acerca de los conflictos que se podrían
generar debido a la cercanía e intimidad: el miedo a la perdida de la
idiosincrasia de uno, como también a las preocupaciones sobre la
sinceridad y a revelar demasiado, los impulsos homosexuales que incitaron
vagos sentimientos de recelo. Además, había una depresión, el estrés y
afecto de las dolorosas experiencias de la perdida cuando una amistad era
finalizada; probablemente numerosas personas intentaron evadir esa
angustia nuevamente cuando observaban incertidumbre sobre su propia
permanencia en una comunidad o la permanencia de sus asociaciones.
Aunado a esto, el costo de las relaciones íntimas, no parecían valer el
tiempo y esfuerzo invertido en un determinado tiempo de vida, cuando se
comparaban contra las otras demandas sobre los recursos propios.
Los antropólogos buscaron una respuesta en la cultura, y esta fue
esencialmente la respuesta que Miller propuso en La Muerte de un
Vendedor. Willy Loman aprendió sobre el valor de la teatralidad de mostrar
una gran sonrisa y venderse a si mismo como una buena mercancía. Loman
inculcó este valor en sus hijos con cada jugada en futbol y con cada
excursión emocionante en una riqueza notable a través de un lustrabotas y
una amistad cimentada en una broma. Es lo que muchas personas creen,
119
valoran y enseñan a sus hijos en esta sociedad lo que para ellos es
importante -hacerse amigo de muchas personas y hacerlo con las personas
“adecuadas” es mucho más importante que conocer bien a unas cuantas
personas. La segunda punta del ataque hacia la popularidad vino de los
psiquiatras humanísticos y los científicos sociales que vieron a los seres
humanos luchar hacia su propio crecimiento como individuos. La
autorrealización, la autonomía, la identidad, el desarrollo, como también el
movimiento del potencial humano fueron algunos de los términos
asociados con este punto de vista. Uno de los portavoces de esta postura en
los años 50’s fue el sociólogo David Riesman, con su libro The Lonely
Crowd quien identificó el problema de forma que atrapó la atención del
público.
Riesman (1953) presentó al americano promedio como un conformista
ansioso -- La otra personalidad de los americanos.
Este tipo de personalidad operaba para ser agradable y evitar caer en
el desagrado y desaprobación. Parecido a un sistema de radar, el individuo
se mantenía en alerta al entorno y susceptible a los movimientos y acciones
involucradas. También en semejanza a un sistema de radar, la persona
recogía pistas del entorno sin registrar impacto discernible alguno.
Superficialmente, por apatía y vacío definía a la otra personalidad, que se
afanó en las compañías y trato de escalar en la compañía.
Los entornos de las personalidades multifacéticas eran las fiestas de
coctel, donde las bebidas y la belleza sin carácter eran arrebatadas de las
bandejas de plata mientras los miembros de las fiestas tenían
conversaciones sin sentido a través de sonrisas y contactos sociales con
extraños. Los personajes multifacéticos en diversos entornos
intercambiaban opiniones aun cuando no las tuvieran, para adaptarse a la
audiencia de ese momento. Dar una ofensa era un pecado, sentirse ansioso
era el gatillo que denotaba de que algo no andaba bien, y de esta manera
todas las palabras que se pretendían decir tenían que ser previamente
escaneadas para evitar cualquier ofensa hacia los pensamientos o creencias
de otros. Luchar por un acuerdo y lograr un consenso eran los medios.
Sentirse aceptado y popular, y por lo tanto seguro, eran los fines potenciales
a ser alcanzados.
De alguna manera (resultaba difícil especificar los mecanismos
exactos) Riesman relacionó los tipos de personalidad con los nacimientos
característicos y las tasas de mortalidad de una sociedad. Una alta tasa de
natalidad y una baja tasa de mortalidad, que prevaleció en los Estados
Unidos durante los años 40’s y 50’s, estaba asociada con personalidades
multifacéticas. (Las tradiciones dirigidas y las personalidades introvertidas
estaban conectadas con diferentes combinaciones de altas y bajas tasas de
120
natalidad y mortalidad en diferentes sociedades. Lo que resultaba
deplorable para las personalidades multifacéticas era la sumersión de la
individualidad. Este ser electrónico, mitad radar y mitad computador, tenía
que reprimir sus creencias por el bien de una aceptación superficial dentro
de un grupo social.
Numerosos libros y películas de los años 50’s mostraron el conflicto
entre el deseo individual por la aceptación popular y el deseo de expresar
ideas y creencias contra las opiniones prevalentes de un grupo social. El
hombre del traje gris, The Organization Man, y A Nation of Sheep
representaron este dilema y exhortaron a la nación a elegir relaciones
sociales más cercanas y a la autoexpresión.3 La popularidad fue comparada
con la superficialidad y ésta a su vez con el conformismo, en clara relación
con el materialismo más que con el valor humano mismo, que fue
comparado con la supresión de la espontaneidad y la creatividad, y
mediante analogías se comparaban con ulceras y alta presión arterial que
finalmente llevaban a la conclusión de lo que estaba mal con la mayoría de
la clase media en los Estados Unidos. La popularidad obtuvo una baja
presión debido, a como fue discutido, aquellos que la perseguían
sacrificaban sus propios intereses individuales, y auto respeto, y sus
oportunidades para generar profundas, y legitimas relaciones sociales.

LA POPULARIDAD DE BOLSILLO

No importa cómo nos podríamos sentir acerca de las consecuencias


psicológicas de la popularidad de bolsillo en aquellos que las buscan y las
encuentran, el hecho se mantiene en que hay diversas ventajas materiales
para ser ganadas a través de la popularidad. Entre más personas
conocemos, más propensos somos a tener conexiones que nos podrían
ayudar en nuestras profesiones, comprar nuestros productos y servicios, o
asistirnos en tiempos de problemas. Por ejemplo, la popularidad en el
mundo del entretenimiento, y en cualquier otro campo dependiente de una
masa de seguidores, es un índice directo del valor de cada persona.
Ginny Weisman escribió sobre John Travolta, el actor que represento
a un estudiante de secundaria semi letrado en el programa de televisión
“Welcome Back, Kotter”, el 20 de junio de 1976 en la edición de Chicago
Tribune:
“Habían alrededor de 30,000 personas ahí”, dijo Travolta
refiriéndose a su aparición en el centro comercial Woodfield en
Schaumburg durante la parada de Chicago.

121
Con 10,000 cartas de seguidores recibidas semanalmente, Travolta en
su punto más alto de popularidad, batió a Henry Winkler y Lee Majors
en el departamento de correos.
“Tengo 200,000 cartas de seguidores en mi sótano. Estamos buscando
la manera de responder a cada una de ellas” fueron las palabras de
Travolta.
“¿Qué se siente ser una de las personas más famosas de la televisión?”
“Genial” dijo Travolta.
La popularidad en este sentido difiere de la popularidad que hemos
estado tratando en relación con la amistad. Los fanáticos y admiradores de
una persona no son conocidos unos a otros, ni existe un reconocimiento
mutuo de una relación amistosa. El artista o animador puede que ame a sus
fans y viceversa, pero tal relación gira entorno al área de la farándula. Es
debido a esto que una celebridad como Johnny Carson puede decir que él
es básicamente una persona muy reservada, y él porque exista una calidad
patética hacia una figura popular como Janis Joplin viendo su aceptación
como cantante por compensación hacia su rechazo experimentado en la
secundaria.
El interés aquí no gira solamente hacia una dimensión popular de la
celebridad, sino con el reconocimiento mutuo y de estima de nuestros más
modestos círculos de amigos y conocidos. Es la falta de sentir aprobación,
cariño, aceptación, y estima dentro de un pequeño mundo de conocidos que
frecuentemente conlleva a un sentimiento de rechazo y depresión y que
puede perjudicar los sentimientos que las personas tienen sobre si mismos.
Lo que las personas piensan de sí mismas está determinado por una
larga y extensa percepción de cómo los demás aparentan responder ante
ellos. Y ellos esperan que esas respuestas lleguen a indicar que sus
comportamientos serán aprobados junto con una serie de opiniones
favorables. Esto resulta ser tan importante que algunas personalidades en
el campo teórico (Carl Rogers, Abraham Maslow) se han preguntado si las
personas nacen con esta necesidad de aceptación social o si la adquieren a
muy temprana edad en su desarrollo.4 Sea cual fuere el caso, esta necesidad
de estima o consideración positiva, sugiere que tan convincente pueden que
sea necesario lograrlo para ganar aceptación y de esta manera sentirse
seguro y valorado por el grupo de un individuo.
Algunas personas necesitan de la popularidad para sentirse seguros,
un sentimiento de aceptación que puede contrarrestar sus temores de ser
abandonados e indefensos en un mundo hostil e impredecible. Y otros la
necesitan para mejorar su autoestima, para sentirse valorados, competentes
y encantadores. El peligro de necesitar de algo que depende del visto bueno
de otros es que no se tiene un control total; para hacer que los demás den
122
el visto bueno sobre algo se debe minimizar el valor del comportamiento
de las consecuencias propias y someterse al juicio u opinión de su valor.
El peligro de incurrir a la auto negación para ganar aprobación social
es lo que a Riesman le preocupaba acerca de la conexión con la otra
personalidad dirigida y lo que le preocupaba a Rank acerca del conflicto
entre el miedo y el abandono y el deseo por el crecimiento individual. En
teoría, no es un conflicto irreconciliable. Es posible ser asertivo y expresar
las diferencias personales sin ofender a otros y al mismo tiempo ser capaces
de ver similitudes, acuerdos y compromisos entre si mismos y otros sin
sentir que uno ha traicionado los principios del otro. También es posible,
ser popular y seguir un espacio personal, en este caso, de amigos cercanos.
No hay razón para asumir que la superficialidad en algunas relaciones,
privan de la posibilidad de alcanzar grados más profundos de amistad, en
otros, más de alguno podría asumir que las personas de amistades sinceras
son incapaces de hacer de tales amistades algo casual o superficial.
Los ataques en cuanto a la popularidad, los cuales fueron ampliamente
resaltados por los críticos intelectuales de los años 50’s fueron declarados
bajo suposiciones de que aquellos que perseguían una amplia aceptación lo
hicieron para excluirse de relaciones genuinas, a costa de su propia
autoexpresión. De existir alguna verdad en estas suposiciones, también es
cierto que la popularidad puede ser un fragmento de una vida multifacética,
rica en diversos niveles de amistad. La popularidad también puede ser
producto de una consecuencia de un servicio para otros y ser para otros una
característica muy admirada.

LOS ORIGENES DE LA POPULARIDAD

Si consideramos la popularidad como una consecuencia, en lugar de


una meta por la cual las personas se esfuerzan en conseguir, estamos en
una mejor posición para analizarla objetivamente y para ver sus ventajas y
desventajas. Del mismo modo que observamos a nuestro alrededor e
identificamos a aquellos que han logrado un alto grado de aceptación
popular ya sea a nivel nacional o mundial, podemos encontrar que algunos
individuos la han alcanzado de manera espontánea con el nacimiento. Estas
son personas que han heredado posiciones de riqueza o altas posiciones
sociales, o quienes se asocian con eminencias sociales. Ellos son
individuos que han alcanzado grados de popularidad debido a su posición
o por su asociación cercana con algún individuo de una alta posición social
o que haya alcanzado una serie de logros, y no porque hayan tenido que
hacer algo espectacular en su lugar.
123
Si observamos en nuestras propias comunidades, probablemente
podríamos identificar a aquellos que, en una escala menor, son populares
por razones similares: las familias de líderes políticos nacionales, los hijos
de vendedores millonarios, los descendientes de la aristocracia. Algunos
de ellos, como hemos escuchado, nacieron con cucharas de plata en sus
bocas, y otros, como en el caso del mimado y auto centrado esnob en Los
Magníficos Ambersons Soberbia, sospechamos, que Will algún día tendrá
su merecido.5
También hay personas que son populares por su excepcional belleza,
habilidad atlética, o alguna habilidad o talento altamente apreciado por la
sociedad. En la mayoría de los casos estos atributos han sido desarrollados
cuidadosamente y perfeccionados, y sentimos como nuestra estima se
enaltece por estas personas que se lo han ganado, además de la buena
fortuna de sus legados.
Tal movilidad popular es pactada de manera tan emocional, que nos
lleva a una reacción la cual nos impacta de manera tan natural y espontanea
como lo es el flujo de admiración y cariño, el cual las personas raramente
se detienen a examinar sus bases.6 Charles Lindbergh, El Águila Solitaria,
se volvió una figura popular y un héroe internacional. Esta aclamación no
tuvo nada que ver con su personalidad y su simpatía. Scarlett O’Hara
representó a una mujer popular del Sur como -inescrupulosa, intrigante,
obstinada, y hermosa; era su belleza y espíritu lo que compensaba cualquier
cualidad indeseada. En pocas palabras, si tuviéramos que considerar
porque algunas personas son celebradas por sus cualidades, encontraríamos
que, en cada situación, la persona exhibe una o más de una larga lista de
características deseadas.
¿Cuáles, específicamente, son estas características deseadas? Un vasto
cuerpo de investigación se ha formado en torno a responder esta cuestión,
la mayor parte de tal investigación se ha llevado a cabo en niños. Las
respuestas que han sido derivadas a la fecha son instructivas, aunque no
específicamente sorprendentes.
La simpatía es una de las características más importantes asociadas a
la popularidad (Kuhlen & Lee, 1951; Tuddenham, 1951). La persona que
es amigable, que inicia contactos sociales, y quien no ignora o no desprecia
una propuesta amigable, tiende a ser socialmente aceptada y popular. Una
sonrisa placentera está asociada con la cordialidad y la simpatía; por lo
tanto, existe una tendencia para las personas de estar dispuestas a ser
favorables hacia aquellos que sonríen en lugar de aquellos que no lo hacen.
Si tomamos como referencia fotografías en donde aparecen personas que
están sonriendo y al mismo tiempo personas que muestran expresiones

124
serias, la mayoría tendería positivamente a ser atraídas por aquellas que
sonríen.
La sociabilidad y la extroversión están íntimamente relacionadas con
la simpatía y la popularidad (Diggins, 1974; Sorokin, 1950). Puede ser
difícil llegar a conocer a alguien y familiarizarse con personas que tienden
a ser calladas e indiferentes. Algunos individuos reservados podrían
sentirse por dentro bastante amigables, pero su falta de comunicación no
les ayuda sino más bien los proyecta como ambiguos y confusos para
aquellos que no son conscientes de su estado interior, quienes son a su vez
los que más se preocupan de llegar a ser rechazados socialmente. Cuando
las personas se saludan, cuando dedican tiempo de sus quehaceres para
decir, “Hola” e intercambiar cumplidos, tienden a ser más conocidos, a ser
considerados de manera positiva, y a que sus gestos amistosos sean
recíprocos.
Particularmente entre niños, la aceptabilidad social de los nombres
está asociada a la popularidad. Nombres tales como John, Jane, Jim, Bill,
y Mary son comunes y familiares. Niños como ellos son inclinados a tener
gusto por aquellos que los poseen. Pero nombres inusuales tales como
Whitney, Bruce, Mathilde, Basil, Boris, Elmer, Bernice, y Abigail tienden
a provocar reacciones negativas entre compañeros. Nombres confusos que
se pueden aplicar tanto a niños como niñas también son asociados con el
rechazo entre compañeros -Francis, Marion, Gene. Esto probablemente
tenga menor relevancia en la vida adulta donde poseer un nombre distintivo
sea más una cualidad superior que necesaria, pero en la niñez los nombres
comunes son los mejores, por no decir los más apropiados. 7
Entre niños, como también entre adultos, ser parte de la clase social
correcta ayuda en la popularidad de cada individuo (Neugarten, 1946). La
evidencia sugiere que los niños de clase media y alta tienden a ser
mayormente aceptados que aquellos de clases sociales más bajas. Pero esto
podría ser una función de los estudios llevados a cabo en escuelas donde
no hubo muchos participantes de clases sociales algo más bajas. En una
escuela donde predominan los niños de escasos recursos económicos,
parece probable que los niños de clase media y alta lleguen a ser los menos
populares.

SOBRE LOS CAMBIOS POSITIVOS


Y LA POPULARIDAD

Innumerables variables han sido encontradas y a su vez, se han visto


asociadas con la popularidad, las cuales, en conjunto, indican que somos
125
atraídos hacia personas que aparentan tener un cambio psicológico
satisfactorio. Si se nos ofrece la opción entre ser amigos de alguien que es
agradable, cooperativo, y exitoso en su trabajo; en lugar de alguien que es
ansioso, depresivo, irritable y que no le va muy bien, las personas no lo
pensarían mucho para escoger (Novak, 1975).
La irritabilidad está asociada de manera negativa con la popularidad
desde que un alto grado de alteración e inestabilidad emocional son
cualidades que ni los niños ni los adultos encuentran agradables (Lesser,
1959; Sorokin, 1950). Mientras que ser capaz de pelear y expresar
agresiones son habilidades valoradas, las personas dan el visto bueno ante
tal agresión como una respuesta razonable ante un acto provocador. La
persona que elige las peleas, la bravuconería, alguien cuya agresión esta
fuera de la proporción de las circunstancias o quien muestra hostilidad a
través del engaño o utiliza medios retorcidos es mucho más desaprobado
socialmente. (Rolf, 1976). Nadie puede sentirse cómodo ante un individuo
que la mayoría desaprobaría socialmente.
Estamos tan acostumbrados a ver actuaciones mecánicas sin sentido
mostradas en la televisión y en películas y a encontrar estos programas y
sus héroes muy acordes a la popularidad, esto podría ser parte de una
sorpresiva manera de aprender que somos menos trillados por este
comportamiento en la vida real.8 Sin embargo, ni aun los miembros del bajo
mundo, quienes, pueden ver, tienen una mayor tolerancia que la mayoría
de los ciudadanos ante un asesino, quienes son vistos como insensibles,
asesinos compulsivos. Renuentemente, tal vez, se sienten obligados a
eliminar a estos renegados; por ejemplo, Vincent “Mad Dog” Coll, quien
durante los años 30’s era conocido por asesinar por la sencilla razón del
placer de hacerlo, su vida terminó a manos de sus colegas quienes haciendo
uso de una ametralladora lo asesinaron en una cabina telefónica. A través
de todos los estratos de la sociedad, luego, está la aprobación por la
habilidad en defenderse de uno mismo y por mostrar un apropiado grado
de agresividad, pero también existe una desaprobación por ser ofensivo e
irracional ante tales situaciones.
El concepto de sí mismo está estrechamente relacionado con un
autoajuste positivo y por lo tanto tiene cierta relevancia sobre la
popularidad. Una persona que tiene un bajo concepto de sí mismo o una
baja autoestima puede transmitir simpatía y preocupación, pero muy poca
inclinación a volverse amigo de esa persona. En el otro extremo, alguien
que está muy seguro o segura de su propia importancia y que parece tener
un concepto de sí mismo inmodesto y exagerado, puede impresionar a la
gente pareciendo arrogantes y altivos. Un concepto de sí mismo o un

126
sentimiento de autoestima moderadamente positivo parece ser el balance
apropiado para la popularidad (Coopersmith, 1967).
Las personas que parecen honestas y abiertas sobre sí mismas son
valoradas y atractivas. Esta cualidad, la cual Jourard9 llamaba auto-
revelación, es similar al concepto de sí mismo en el sentido de que una
cantidad moderada es la mejor. Muy poca auto-revelación está asociada
con reserva, timidez, o restricción. Mucha auto-revelación está asociada
con la indiscreción o imprecisión. Lo que puede ser particularmente
perjudicial es revelar algo personal que podría desacreditar al individuo
con las mismas personas que está tratando de impresionar favorablemente
(Chaikin & Derlega, 1976; Rubin, 1976).
He aquí algunos ejemplos de auto-revelaciones perjudiciales. Un
terapeuta les dice a sus pacientes que él también sufre de depresiones, o
sentimientos inadecuados, o cualquier otro problema para de los cuales
están tratando de encontrar alivio. Una abogada les confesó a sus clientes
que ella ha violado la ley o que no tenía ni idea de cómo manejar el caso.
Un esposo admitió que le ha sido infiel a su esposa, quien lo reconfortó al
confesar sus propias infidelidades. El denominador común de situaciones
como estas es que la revelación muestra una debilidad de la persona que
determina confianza.
La auto-revelación que promueve la popularidad implica la revelación
de una comunidad de experiencias que ayuda a unir a las personas. Es una
manera de decir, “Puedo entender cómo te sientes y lo que estás diciendo
porque yo mismo he pasado por eso o conozco personas que también han
pasado por ello,” y es menos una admisión de debilidad actual que una
sugerencia de fuerza actual.
Si tuviéramos que poner juntos todos estos estudios sobre la
popularidad, podríamos concluir completamente qué para ser popular,
ayuda aparentar y profesar estar equilibrado. Las personas se sienten
atraídas por aquellos que son saludables, felices, fiables, inteligentes y
seguros de sí mismos. Les gustan las personas a las que ellos les gustan, y
tienden a actuar hacia alguien en la misma forma que esa persona actúa con
ellos. Si la persona los acepta, es agradable, les pide ayuda (y así ellos se
pueden sentir importantes), y les da gracias de vez en cuando, ellos tienden
a responder a la persona de la misma forma. Las personas no se sienten
atraídas por aquellos que parecen ser ansiosos, débiles, lentos para
aprender, perturbados. Tampoco responden positivamente a aquellos que
tratan de imponer su atención haciendo cosas que son problemáticas e
incorrectas. El bromista práctico, alguien que haría lo que sea por una risa,
el gracioso, el bufón usualmente no gana amigos por sus acciones.
Sorprendentemente, el rebelde, el inconformista, pasa una estrecha línea
127
entre admiración y repugnancia. Un cierto grado de independencia es
deseada y admirada, pero la disconformidad por el motivo de ser
disconformidad o la inhabilidad de cooperar con las autoridades promueve
el rechazo (Feinberg, Smith, & Schmidt, 1958; L´Abate, 1960;
McCandless, Castanedo, & Palermo, 1956).
Entre los otros atributos valorados de un ajuste psicológico
satisfactorio están amabilidad, generosidad, sensatez, consideración,
cortesía, y comprensión simpática. Aquellos que tienen estas cualidades
tienden a ser más populares que aquellos que no las tienen. Además, la
crianza de los hijos asociada con el desarrollo de estos atributos está
relacionada con la popularidad de la descendencia. Por ejemplo, algunas
cosas que los padres pueden hacer para fomentar en sus hijos un concepto
de sí mismos positivo y modelar formas socialmente deseables de
comportarse, son rara vez ser agresivos con sus hijos, para motivar a sus
hijos a no ser físicamente agresivos, y dar a sus hijos amor y la aprobación
merecida.10
Un punto final. Comúnmente las personas están en relaciones sociales
donde la admisión de sus problemas y preocupaciones no es solicitada.
Hasta que estén seguros de su audiencia y lleguen a conocer a las personas
que están tratando de atraer, harían bien en mantener sus debilidades,
dudas, y preocupaciones personales para sí mismos. Esta puede parecer una
regla extraña de parte de un psicólogo quien establece un alto premio a la
comunicación intima. Sin embargo, las personas tienen que distinguir entre
aquellos que pueden estar conociendo por primera vez en la una situación
social habitual y aquellos que pueden estar conociendo después de un
tiempo de relación o para algún propósito terapéutico.
Bajo el último conjunto de circunstancias hay un entendimiento
general de que las preocupaciones personales deben ser reveladas, y hay
un reconocimiento legal de la naturaleza inusual de esta relación. (En
muchos casos los comunicados de un cliente a un psicólogo o terapeuta
están protegidos de hacerse públicos, y ciertamente el psicólogo o terapeuta
mantiene las declaraciones del cliente confidenciales a menos que se
produzca un peligro excepcional por permanecer en silencio.) Además, y
talvez sea lo más importante, un entorno terapéutico es donde no se espera
un ajuste positivo de los clientes; donde, de hecho, se espera un ajuste
negativo. Aquí, cuanto antes se manifiestan las insuficiencias y las
dificultades personales, mejor.
Obviamente, la comprensión y las expectativas que se obtienen
cuando las personas conocen a alguien por primera vez son muy diferentes
a las de terapeuta-cliente y lo que aceptan de aquellos que conocen. Por lo
tanto, en las primeras etapas de una relación, si el individuo desea estimular
128
una amistad asociativa, lo mejor es minimizar los problemas propios y
parecer tan ingenioso y seguro de sí mismo como sea posible.

NACER POPULAR

Ha habido una serie de estudios que intentan determinar si existe una


relación entre la popularidad y el orden de nacimiento, una posición
ordinal, en la familia. El psiquiatra Alfred Adler era un gran creyente de la
importancia de la posición ordinal en la determinación del desarrollo
psicológico y las características de la personalidad. Sin embargo, él fue
hábil para reconocer que no era tanto el orden de nacimiento que era
importante como lo era lo que probablemente se asocia con nacer de
primero, de segundo o de tercero en una familia.
Por ejemplo, solo los niños tienden a nacer en familias de una posición
socioeconómica media o alta porque los padres de esa posición social son
conscientes de las consideraciones que limitan el número de descendientes.
Tienden a ser bien educados, padres que están preocupados acerca de la
sobrepoblación y quienes tienen las convicciones y finanzas para practicar
el control de la natalidad. Tienden a criar a su hijo democráticamente y
darle a su niño muchos elogios y atención.
Estos elogios y atención son casi inevitables, en el sentido de que todo
lo que haya para que los padres puedan dar a sus descendientes tendrá que
ser dado a su único hijo. Adler suponía que un niño como tal pensaría por
un momento que el mundo existía para su beneficio. Probablemente, los
padres cariñosos eran responsables de fomentar esta creencia.
Si este consentimiento es constructivo es aun dudoso, pero hay duda
de que solo los niños tienen una ventaja de ser popular con sus compañeros
(Bonney, 1942). Su popularidad puede ser menos una función de su
posición ordinal y más una función de la aceptación de compañeros
asociados con la clase social, inteligencia, y autoestima.
Únicamente los niños no están solos al recibir estas ventajas- por un
tiempo. El primogénito es, hasta el nacimiento del segundo hijo, el receptor
de un afecto y atención parental similares. Además, cualquier hijo,
independientemente de su posición ordinal, puede ser especial e hijo único
ante los ojos de los padres. Este puede ser el caso de hijos que su
nacimiento está separado del de sus hermanos por al menos cinco años, o
el de una niña, o un niño, sin más hermanas, o hermanos, o un hijo del cual
su nacimiento fue muy deseado. Estos hijos usualmente reciben un cuidado
excepcional o un trato favorable. Cabe suponer que esta solicitud y
atención le da al niño un sentimiento de seguridad, una convicción de que
129
lo que ellos tienen que decir es importante y valioso. Y esta autoconfianza
les da una ventaja en competencia que atrae un seguimiento y a menudo
trae logros reales. Lo principal, una vez más, no es tanto la posición ordinal,
sino sentirse favorecido, sentirse especial y amado.
José fue el siguiente del menor de sus hermanos, de los cuales eran
doce varones y una niña. Él era el hijo de Raquel, la esposa favorita de su
padre, como también lo era su hermano menor, Benjamín. Pero Raquel
murió al dar a luz a Benjamín, por lo tanto, su padre quería más a José. La
Biblia habla de José reportando dos sueños a sus hermanos. En el primero
estaban atando gavillas, o manojos de cereal en el campo. La gavilla de
José se levantó milagrosamente, y las gavillas de sus hermanos formaron
un círculo alrededor y se inclinaron ante ella. En el segundo: “he aquí que,
el sol y la luna y once estrellas me hicieron reverencia.” Estos sueños
hicieron poco para ayudar a la popularidad de José en su familia, pero
revelaron una autoestima que lo mantuvo en buena posición cuando fue
vendido como esclavo.
Freud, quien no era el hijo mayor, sin embargo, ocupaba una posición
privilegiada en su familia. Su madre se refería a él como “mi niño de oro”
y se sentía segura que él lograría ser de mucha importancia. La fe de su
madre puesta en él, Freud afirmaba, le proporcionó una gran confianza para
su éxito, una confianza la cual él creía actuó para producir su mismo
éxito.11
Es la confianza, o lo que es mediado por donde uno pasa para nacer,
que determina la popularidad, el lugar de la posición ordinal. Es por eso
por lo que las investigaciones acerca del orden del nacimiento a menudo se
vuelven tan confusas. Algunos estudios muestran la popularidad
relacionada con el nacer primero y otros no. Lo que es crucial aquí es como
el niño es tratado por sus padres. Ya que su afecto puede ser generosamente
compartido con todos y cada uno de sus hijos, no es solo uno de sus hijos
quien puede obtener los beneficios promovidos por su estilo de crianza.12

SINTIÉNDOSE POPULAR

Cuando a los niños se les pide seleccionar aquellos compañeros que a


ellos les gustaría tener como amigos, hay un pequeño porcentaje quienes
no son escogidos por ninguno de ellos. Alrededor del seis por ciento son
totalmente pasados por alto y otro doce por ciento es elegido por tan solo
un niño. Porcentajes similares son encontrados si se les pide a los jóvenes
en tercer grado o en su año de graduación del colegio. Esto sugiere que hay
una pequeña, y significante, proporción de personas quienes no son
130
especialmente agradables para sus compañeros y quienes pueden, de
hecho, ser excluidos y rechazados por ellos. (Gronlund, 1959).
Sin embargo, algunos niños o adultos se sienten sin amigos. Todo lo
contrario. Incluso las personas quienes pueden fácilmente considerarse sin
amigos desean por tener unos (Reisman & Shorr, 1978 b). Muy
posiblemente sus sentimientos no son recíprocos- aunque el mejor la
modificación es, más validas sus reivindicaciones son y más populares son
las probabilidades. Pero en cualquier caso ellos toman algo de consuelo en
la creencia de que la simple tolerancia de su presencia por parte de otros
indica que alguna amistad existe.¹³
Si un niño se siente completamente sin amigos, ese sentimiento
significante merece una atención seria. Generalmente, los niños no dicen
que se sienten de ese modo a menos que estén muy angustiados o que su
comportamiento es muy desconcertante ellos consiguen apartarse de todos
los que ellos conocen.
Las personas tienden a valorar y considerar favorablemente a aquellos
quienes son agradables con ellos y satisfacen sus necesidades. Adler
definió un genio como una persona de suprema utilidad social, y algo
similar podría decirse de una persona quien es popular. Una persona
popular tiene cualidades que son valoradas por otras personas- ellos ven a
una persona quien tiene “amabilidad” o “disponibilidad” o “entusiasmo” o
“simpatía” (Bonney, 1943; Kuhlen & Lee, 1943).
Independientemente de lo que los estudios sociométricos puedan
revelar, la mayoría de las personas parecen pensar en sí mismos como algo
populares entre su círculo de amigos conocidos. Ellos se sienten cómodos
en la creencia de que ellos tienen un grupo de amigos asociativos quienes
piensan como ellos. El número de amigos en este grupo puede variar
considerablemente de persona en persona.
Uno puede sentirse popular con cinco o seis amigos. Uno puede
afirmar que tiene cien de amigos o más. Y otro puede alegar que el número
es inmaterial y que un sentimiento de popularidad puede surgir del
compañerismo de uno o dos amigos cercanos (Reisman & Shorr, 1978 a).
Hemos enfatizado que las amistades asociativas son solo valiosas en
su derecho como receptivas y reciprocas relaciones. Cada asociación
contribuye a una atmosfera de aceptación, de ser conocido, reconocido, e
importante. Cada una sirve para hacer la vida un poco más rica, un poco
más significativa y, quizás, considerablemente más interesante. Cada una
tiene el potencial de ser de ayuda, de ser un recurso. Entre más amigos la
gente tiene, mayores son sus posibilidades, sus oportunidades, y sus
horizontes.

131
CONCLUSIONES

Muchos científicos sociales han deplorado tendencias de valorar la


popularidad, para hacer la aceptación un objetivo dominante y que la
expresión individual sea sacrificada, para mantener relaciones con
asociados a un nivel superficial. Mientras que las desventajas de hacerlo
no pueden ser negadas, ni tampoco pueden negarse un periodo de
conocimiento preliminar es necesario para una amistad profunda y que las
amistades asociadas son de importancia y merito en los asuntos humanos
por derecho propio. Generalmente, un sentimiento positivo de aceptación
y seguridad se deriva de un sentimiento de ser popular.
Hacer amigos es importante para las personas de todas las culturas. Es
una preocupación que ellos experimentan temprano en sus infancias, y
pronto reconocen que algunos niños y adultos tienen más ventajas que
otros. Independientemente de las diferencias en las ventajas, en belleza, en
habilidad, en posición social, todas las personas pueden tomar pasos que
puedan incrementar sus oportunidades para hacer amigos y quienes, en
cualquier evento, pueden hacer sus tratos con los otros decididamente más
agradables.
El paso más decisivo es querer amigos y estar dispuesto hacer lo que
sea necesario para atraerlos. Una vez que esa decisión ha sido tomada y el
paso se ha dado, hay otros pasos, fáciles de encontrar y quizás menos
fáciles de seguir, los cuales inevitablemente nos conducen a hacer amigos.
Los padres pueden ayudar con el amor y el respeto que ellos dan a sus
niños y fomentando el respeto a los derechos y sentimientos de los demás.
Pero el análisis final es una decisión personal, y la cual, hemos tratado de
enfatizar, podría cambiar en sus implicaciones con los cambios en uno
mismo y en las circunstancias de la vida propia.
Además, muchos sentimientos deprimidos consisten en auto culpa
y autocastigo. Las personas se pueden reprender a sí mismas sin piedad por
lo que hicieron o fallaron en hacer, lo cual le conlleva a su solución, y su
autocastigo, mientras que también, doloroso, a menudo tiene una cualidad
redentora para reducir culpabilidad, aún peor sentimiento. Esta es otra
razón por la que algunas personas solitarias parecen deleitarse en su
soledad, personas que rechazan cualquier sugerencia, sin embargo, se
quejan sin cesar de una soledad que consideran un castigo justo por sus
faltas. Es dándose golpes ellos mismos y el sufrimiento que se sienten
mejor.
Por lo tanto, la soledad puede ser entendida teniendo rasgos
positivos y negativos. Sus características dolorosas o negativas son más
evidentes y apremiantes. Impulsan a las personas a aliviar y evitar esta
132
experiencia. Sin embargo, sus características positivas son también de
cierta importancia. Pueden ayudarnos a entender por qué algunas personas
encuentran imposible tomar cualquiera de las pequeñas acciones que
podrían reducir razonablemente su infelicidad.

LOS ORIGENES DE LA SOLEDAD

¿De dónde viene una sensación de desánimo de estar solo? Después


de todo, ¿Por qué una persona no debería sentirse feliz, en lugar de triste,
cuando está solo? ¿Es una reacción natural o algo adquirido o aprendido?
Aunque nacemos solos, es poco probable que el sentimiento de
soledad se origine al nacer. Esto no quiere decir que el nacimiento, o más
apropiadamente lo que el niño experimenta al nacer, no es el prototipo o
experiencia original de los efectos desagradables. Ciertamente, una serie
de teóricos han argumentado que todo desagrado es una reminiscencia de
las sacudidas incómodas y los choques y la tensión asociada con el
nacimiento, que nos ha dado todos los sentimientos de ansiedad e
inseguridad.
Otto Rank sugirió que la respuesta afectiva del bebé a ser empujado
desde la comodidad regulada de la madre a las demandas del mundo era
una ansiedad de separación, un miedo de estar solo y estar aparte de la
madre. El mismo evento fue considerado por Freud como nuestro primer
doloroso gusto de lo que sentía como para ser abrumado por la estimulación
y por Horney como nuestra primera exposición a la inseguridad.2 Lo que
todos estos teóricos reconocieron fue que el niño está a merced de la
experiencia, pero no sabe qué es responsable de la angustia. Esto es a
diferencia de la soledad donde la gente sabe, la naturaleza de su problema
y cómo remediarlo.
Para sentirse solos, las personas deben ser conscientes de la
existencia de otras personas y deben sentir que su sentido de bienestar
depende de la presencia de otros. Una expresión temprana de este
sentimiento es evidenciada por casi todos los niños durante los años
preescolares.3
Al principio, el niño no muestra reacción ante la ausencia de la
madre. Sólo cuando el bebé llega a apreciar la existencia de la madre como
una fuente de consuelo, que su amenaza de salida provoca gritos y llantos
de angustia y desesperado se aferra a su contención. Con el tiempo y el
creciente reconocimiento del niño de que la madre regresará pronto, esta
ansiedad por la separación se hace cada vez menos evidente.
Eventualmente, el niño parece completamente aceptado y olvidado de la
133
partida de su madre, pero es quizás en estas primeras experiencias de
inquietud tranquila y preocupada por reunirse, que se forma la soledad.
En consecuencia, la soledad tiene sus orígenes en un miedo
temprano (alrededor de la edad de un año) de ser abandonado por la madre.
Hay una urgencia ante este temor, porque de manera realista un niño está
mal equipado para sobrevivir. Además, probablemente hay un sentimiento
de hostilidad que el niño experimenta hacia la madre por su abandono, a
pesar de que el abandono solo puede ser un viaje al estilista. Si nada más
la madre está frustrando a su hijo, y el niño puede razonablemente esperar
que reaccione con ira e irritación hacia la persona responsable de la
frustración.
A medida que el niño se desarrolla, este temor y cólera parecen
menos justificados. La supervivencia del niño no es realmente un
problema, y ordinariamente la madre regresa, momento en el que puede
señalar la tonta preocupación de su hijo. El temor se vuelve menos, el temor
de ser abandonado y más el miedo de ser menospreciado, de ser indigno de
amor. La ira no está dirigida hacia ninguna persona en particular, sino hacia
uno mismo por estar en tal situación y por manejarla de manera tan
ineficaz. Esta es la soledad, como los adultos tienden a experimentarla: una
tristeza por la pérdida de la presencia de alguien; un vago temor de que la
pérdida pueda ser irreversible debido a su propia indignidad básica; y la
auto-condena por tener el sentimiento en primer.
Un aspecto importante de la soledad es que las personas atribuyen
este sentimiento a la ausencia de compañía humana. Es una forma
específica de tristeza, en la que las personas están profundamente
perturbadas por la soledad y por lo que creen que la cura es la presencia de
otra persona. Esta última afirmación debe ser calificada.
Simplemente estar en la compañía de alguien más no suele ser
satisfactoria para aliviar la soledad. De hecho, estar en una muchedumbre
donde otros pueden ser observados en interacciones agradables hace
generalmente a una persona sola más dolorosamente consciente de estar
solo. (Esta observación se ha utilizado para explicar las variaciones
estacionales en las tasas de suicidio en climas templados. Los suicidios
tienden a aumentar a finales de la primavera y principios del verano. Una
hipótesis para este efecto es que, en invierno, las personas tienden a ser
forzosamente aisladas por las duras condiciones meteorológicas, pero en
primavera y verano se dibujan al aire libre, donde los que están solos son
recordados de su soledad por las vistas de los amantes y las familias
paseando y jugando.) Por esta razón algunas personas encuentran casi
insoportable comer solo en un restaurante o asistir a cualquier función
social solos y mucho más prefieren cenar o pasar la noche en el aislamiento.
134
Por lo tanto, la verdadera presencia física de otras personas no
reduce la soledad y puede realmente intensificarla. Se necesita algo más
que simplemente estar con la gente. Las personas deben ser conscientes y
sensibles a nuestra existencia, y deben de alguna manera ser importantes
para nosotros y pensar que valen la pena. Esas condiciones parecen ser
calificaciones mínimas para una presencia humana y aliviar la soledad. Su
indiferencia definitivamente sería una actitud ineficaz, y su hospitalidad,
especialmente en forma de ridículo, podría ser perjudicial. La soledad,
podríamos decir, pues, es un sentimiento de tristeza que atribuimos al solo
sentimiento, pero que más apropiadamente se puede atribuir a un
sentimiento de ser irreconocible y no aprobado por nuestros semejantes.

VARIEDADES DE LA SOLEDAD

Un sentimiento de soledad suele ir acompañado de un sentimiento


de impotencia. Con frecuencia, una persona sola no sabe qué hacer, aunque
sería rápido admitir que la solución a su problema es la compañía humana.
Si bien saben lo que necesitan, todavía pueden sentirse impotentes acerca
de cómo lograrlo.
Sin embargo, en la soledad hay esperanza. La persona solitaria es
receptiva a las propuestas sociales, o al menos no sospecha de ellas.
Podemos considerar la soledad como una primera etapa en una reacción
negativa a la ausencia de compañía humana. Una persona solitaria ni
siquiera puede estar sin amigos o compañeros. Una soledad comúnmente
experimentada se produce por la pérdida de alguien querido o por una
forma de separación de esa persona. Nostalgia en el hogar es una sensación
de tristeza o depresión experimentada comúnmente por los niños e incluso
por los adultos cuando se apartan de los miembros de sus familias. Tales
personas pueden ser socialmente capacitadas y rodeadas por otros que
están ansiosos de hacerlos bienvenidos; aún se reúnen con sus padres o
parientes.
También está la soledad común, ocasionada por la pérdida de un
amor o amante. Una forma de música popular, el blues, está en gran medida
dedicada a la soledad, la angustia y la desesperación que viene cuando su
"bebé", "miel", "azúcar" te deja. Presumiblemente, esta soledad no puede
ser relevada a menos que el amante regrese o se encuentre un sustituto
satisfactorio.
La soledad también puede ocurrir cuando la persona tiene amigos
asociativos, pero quiere amigos recíprocos o receptivos, o viceversa. Aquí
lo que parece faltar es una cierta clase de relación humana.
135
Un punto que podemos sacar de esta ilustración ampliamente
observada de la soledad es que una persona solitaria puede no estar
desprovista de compañía humana solícita y reconfortante, pero puede
requerir la presencia de personas específicas o tipos de relaciones que
parecen haberse perdido. Por lo tanto, la soledad parece ocupar una primera
o una etapa temprana en respuesta a la pérdida. Individuos particulares
pueden ser exigidos, y sólo esas personas pueden ser consideradas como
curas aceptables para el sentimiento desagradable. A menudo es el caso
que la situación es temporal y la reunión es posible. Sin embargo, hay
circunstancias, como la muerte, el divorcio, las diferencias irreconciliables,
donde las personas solitarias solos tienen que aceptar la pérdida como
irrevocable como su primer paso en tratar con ella.

136
7. La Soledad y Su Tratamiento
El antropólogo Edward Sapir¹ señala que nosotros podemos aprender
algo sobre un pueblo estudiando su lenguaje. Las palabras nos dicen sobre
los conceptos importantes sobre una cultura, su variedad de ideas, y las
sutilezas de sus discriminaciones. Nosotros, por ejemplo, tenemos dos o
tres palabras para nombrar condiciones diferentes de nieve, mientras los
esquilames tienen muchos términos distintos para describir los tipos de
nieve, indicando su mayor importancia para ellos y su supervivencia.
Dado que las palabras pueden proveer u índice de los valores de las
personas, podemos inferir que todos aquellos que hablan inglés son
particularmente sensibles a estar solos. Con el lenguaje inglés las siguientes
palabras son variaciones sobre un estado sin relaciones de amistad:
abandonadas, distanciadas, solas, votadas, boicoteadas, desertadas,
descartadas, desechadas, solitarias, alejadas, desamparadas, desoladas,
marginadas, rechazadas, repudiadas, ahuyentadas, solitarias, aisladas. A
modo de contraste, hay algunas palabras en inglés que indican un
sentimiento de tener relaciones amistosas. Es incluso difícil llamar a tales
palabras a la mente. Nuestro lenguaje lujoso en lugar con exquisito cuidado
sobre matices de sentirse solo.
De estas palabras, “solo” tiene un tono neutral, “soledad” sugiere una
condición de alguna manera positiva, y un el remanente tiene
connotaciones negativas. Debido a que la mayoría de estas palabras
cargadas negativamente implican que la persona que está sola abiertamente
ha sido apartada por compañeros, también implican sentimientos de enojo
y humillación. Deberíamos esperar que la persona que es rechazada o
boicoteada es afectada por estas palabras y lo que estas representan. Para
muchos, estas traen a la mente imágenes de desamparo y mezclas de
sentimientos estresantes tan fuertes que podría ser de ayuda comenzar por
reflexionar sobre su razonabilidad y origen.

EL SIGNIFICADO DE LA SOLEDAD

La soledad es un sentimiento de tristeza o abatimiento causado por


sentirnos solos. Esta es la manera en que los diccionarios definen el término
y es la forma en que la mayoría de las personas piensan acerca de eso. Será
instructivo comenzar por examinarlo a este nivel.
Primero, la definición menciona un sentimiento de tristeza, el cual
coloca a la soledad entre los sentimientos depresivos. Depresivos son
afectos personales, estreses, que en formas leves son experimentados por
137
casi todos. Ciertamente es rara la persona que nunca se ha sentido solo. La
calidad desagradable de las depresiones sirve como una fuerza
motivacional, impulsando a la persona a escapar la situación nociva y la
urge a tomar pasos para reducir la intensidad de la angustia. En muchos
casos, el compañerismo humano provee alivio inmediato, pero casi todo –
desde mascotas hasta comer apio- podría ser de ayuda.
Las depresiones no son completamente dolorosas. Ellas dirigen la
atención hacia adentro, hacia nosotros. Debido a que las personas se
consideran invariablemente interesantes y perplejas, pueden derivar algo
de satisfacción, aun cuando pueda ser pequeña, desde reflexionar sobre su
miseria and preguntarse por qué ellos han sido tan profundamente puestos
a prueba. Esa es una razón de por la cual hacer algo sobre ello puede ser
difícil. Algunas personas, aun cuando están bajo las circunstancias más
desgraciadas, sienten deleite peculiar y orgullo en ser la persona más
miserable que conocen. Ellos pelearán obstinada y tenazmente para resistir
a cualquiera que intente quitarles esa distinción duramente ganada.
La soledad, como un estado afectivo negativo, es indudablemente
una situación de estrés para muchos. James Lynch (1977) ha argumentado
que este estrés puede ser suficientemente severo para constituir un factor
significativo en la enfermedad cardiovascular y la muerte prematura. Como
evidencia, Lynch se ha basado en estadísticas de enfermedades y tasas de
mortalidad inferiores entre los que son solteros o divorciados. Estas cifras
son impresionantes, al igual que sus informes de disminución del estrés
entre los pacientes gravemente enfermos que reciben la compañía humana.
Pero si la soledad es o no una amenaza seria a la vida, puede convenirse
que las personas solitarias encuentran su condición decididamente
desagradable y que se esfuerzan y esperan alguna forma de aliviarlo.
Un segundo paso en la respuesta a la pérdida ocurre cuando la
esperanza para la compañía humana se ha perdido y la persona de alguna
manera intenta hacer sentido de lo que ha sucedido. La persona puede
sentirse segura de sí misma y ver el aislamiento como un repudio a una
sociedad que no es buena, es decir, se siente alienado de la sociedad. O la
persona podría sentirse enojada por haber sido condenada al ostracismo o
abandonada sin culpa suya.
Podemos ver estas reacciones ante la pérdida del compañerismo
humano de lo positivo a lo más negativo como se muestra en la tabla a
continuación.

Respuesta a la ausencia de compañerismo


Sentimiento de libertad y competencia
+ 1 Independencia
un sentimiento de estar solo que es, en el
mejor de los casos, ligeramente positivo138
y en el peor neutral.
Sensación desagradable en la que hay
0 Soledad esperanza; puede ser una respuesta a una
pérdida específica

-1 Soledad Sentimiento omnipresente; el concepto de


sí mismo puede ser positivo; puede tener
esperanza

-2 Alienación Concepto de sí mismo negativo o herido;


puede ser sentimiento omnipresente o
específico; puede tener esperanza;
-3 Rechazo, sentimientos de ira dirigidos hacia los
Boicoteado demás

-4 Abandonado Concepto de sí mismo herido;


sentimiento de desesperanza

Veamos más de cerca las dos primeras respuestas.

INDEPENDENCIA Y SOLEDAD

En el sentido más real la gente está siempre sola. Nuestras vidas son
experimentadas por nosotros, y sólo por nosotros, aunque podamos luchar
poderosamente para compartir y comunicar nuestros mundos unos con
otros. “Toda la religión, toda la vida, todo el arte, toda la expresión,” dijo
Donald Marquis en su Capítulo Para los ortodoxos, “descenderá a esto: al
esfuerzo del alma humana para romper su barrera de soledad, de soledad
intolerable y para hacer algún contacto con otra alma que busca”. 4
Incluso en sus momentos de mayor intimidad compartida las
personas están solas. Su percepción de cualquier evento es exclusivamente
suya. Aunque pueden estar de acuerdo en ciertos aspectos, hay matices
peculiares de cada persona. Por otra parte, la percepción del individuo del
mismo evento difiere de un tercero. Nuestros mundos están dentro de
nosotros, privados y nunca totalmente compartidos. Estar solo
psicológicamente es una condición normal y permanente.
Estar solo es un sentimiento de tristeza que la gente puede
experimentar en su conciencia de estar solo. Sin embargo, no es el único
sentimiento. Esta la emoción de estar solo, de ser independiente, de tener
la fuerza o la habilidad para pararse y hacer algo por sí mismo, caminar
139
sobre sus propios pies, andar en bicicleta solo, estar en pie contra la
multitud, volar solo, a solas.
Si la soledad es una de las penas que cada persona paga por ser
diferente y aparte, entonces la independencia es una de las recompensas.
Dentro de la soledad se encuentra el artista que lucha por crear y expresar
pensamientos y sentimientos, la persona de contemplación y meditación
que intenta alcanzar la comunión con un ser espiritual o alcanzar la paz
interior, y las personas que buscan una mayor comprensión de sí mismas y
de un sentido de dirección. En cada uno de estos casos no hay soledad en
estar solo. Aquí hay actividad dirigida hacia un propósito. La soledad, en
sí misma, no es ni un estado negativo ni un estado positivo. Más bien es la
percepción de las condiciones bajo las cuales las personas se encuentran
solas, y estas determinan su respuesta emocional, si la reciben o la sufren.
Algunas personas acogen la soledad cuando representa un escape de
la estimulación. Cuando han sido variadas, arrojadas o sometidas a
demasiadas presiones, encuentran alivio al estar solas. Es entonces que
tienen la oportunidad de recuperarse, de ordenar sus fuerzas y de considerar
su próximo movimiento. O, como lo expresó Greta Garbo, renunciando a
las exigencias de su público, “quiero estar sola”.
Las personas también dan la bienvenida a la soledad cuando la ven
como una oportunidad para afirmar su independencia. En los períodos de
formación, los estudiantes y los aprendices se esfuerzan por adquirir el
conocimiento o habilidad que les permitirá estar solos, participar en la
práctica privada, hacer lo suyo. En cada vida, el curso del crecimiento
puede verse como un proceso de separación, de establecimiento de la
propia identidad y autonomía, y de demostración de la competencia
individual. Frecuentemente, las competencias se caracterizan por ir solas.
La soledad también es bienvenida cuando proporciona el tiempo
para la expresión individual y la reflexión personal. Clark Moustakas,
quien ha dedicado su vida a la práctica de la psicoterapia, veía a la persona
sola como el árbitro final de la auto comprensión, con cada momento de
estar solo, ofreciendo una confrontación constructiva con uno mismo. En
su libro La soledad y el Amor, Moustakas (1972) expuso una actitud muy
positiva hacia la soledad: “El individuo es ayudado sólo cuando se anima
a entrar en su propio mundo solitario y permanecer dentro de sí mismo
hasta que alcanza su propia claridad y sentido de dirección”.
A modo de resumen podríamos decir que la gente acoge la soledad
cuando sienten que la han elegido. También le dan la bienvenida cuando
han escapado a ella como un refugio o alivio. No les gusta estar solos
cuando sienten que su soledad les ha sido impuesta o tienen poca opción o
control sobre su condición. Observe una distinción dominante en cómo el
140
ser solo es experimentado, y esto es el control que las personas sienten que
ejercen sobre sus circunstancias. Esto sugeriría que la condición en sí no
necesita cambiar. Las personas podrían encontrar ser solo una experiencia
positiva en la medida en que creen que han elegido la soledad y son capaces
de modificar sus circunstancias.
Aparte de un cambio en la percepción, una serie de remedios
específicos se han propuesto para reducir la soledad.

TRATAMIENTOS PARA LA SOLEDAD

Probablemente hay más remedios que se han propuesto para la


soledad que existe en el resfriado común, y como las curaciones para esa
enfermedad, ninguna es segura para todos. Por otra parte, indudablemente
cada remedio ha sido la salvación de alguien, ya sea respirando
profundamente o recibiendo un vigoroso masaje.
La prescripción más clara para la soledad de una persona específica
es volver junto con la persona que se pierde o, si es imposible, para
encontrar la compañía o la amistad de otra persona.
Otra forma de asesoramiento común es salir a la calle, conocer gente
nueva y encontrar a alguien. ¿Quién no ha pensado en esa opción o se ha
visto obligado a darle una oportunidad? Su mera mención puede evocar
recuerdos de manos sudorosas y respiración pesada, los niños tímidos son
incitados a asistir a bailes y fiestas, bares de solteros y sociales de la iglesia,
hoteles de resort y salsas de queso con cócteles. Sin embargo, la gente ya
no puede negar que a veces funciona de lo que puede ser a menudo
frustrante, desgarrador y dolorosamente decepcionante.
Pero si el camino obvio ha sido tomado y no ha llevado a ninguna
parte, hay alternativas. Casi cualquier actividad, cualquier cosa que pueda
distraer a la persona de pensar en estar solo o, mejor, de sentirse solo, puede
considerarse como un medio para curar la soledad. Ir al colegio. Obtener
un pasatiempo. Leer un libro. Hacer un viaje. No hay actividad, desde las
más nobles hasta las más extrañas, de hacer torres Eiffel de palillos de
dientes a la creación de obras maestras sublimes del arte, que no puede
interpretarse como un intento de aliviar la opresión de estar solo.
Suzanne Gordon (1976) en Lonely in America vio psicoterapia,
hippies, comunas, gurús, interés en la astrología y la religión marginal, y
los grupos de encuentro y sensibilidad como expresiones de intentos
desesperados por reducir la soledad a través de la relación comercial.
También podemos incluir a las muchas religiones organizadas por grupos
141
formales y prescritos, los niños exploradores, las fraternidades y
hermandades, la YMCA y la YWCA, el Welcome Wagon, los servicios de
citas y acompañantes, los estudios de baile, la organización social y
profesional, la USO, Alcohólicos Anónimos, Padres Sin Compañeros, y así
sucesivamente- y todos los medios que ofrecen relaciones vicarias y de
fantasía: Playboy, Playgirl, televisión, películas. En resumen, toda
organización social, reunión de personas y actividad tienen el potencial de
aliviar la soledad.
Otro camino que podría tomar la persona solitaria es tratar de
superar los déficits y los colapsos personales. La persona puede entrar en
psicoterapia o alguna otra forma de terapia para sentirse mejor capaz de
entrar en una relación social y estar más a gusto en la formación de ellos.
También hay Clínicas de Timidez (Zimbardo, 1977), Clínicas de Amistad,
y programas de entrenamiento en habilidades sociales (Drabman et al.,
1973, Oden et al, 1976, Schulman et al., 1973).5
Lo que estos programas tienen en común es que toman la timidez o
soledad de una persona y hacer que acepte el problema, y gradualmente
ayudándola a que se sienta menos ansiosa y en mejores condiciones para
lidiar con tales situaciones. Otros individuos puede que lleven a cabo este
tipo de actos a través de programas en los cuales quienes asistan se den la
mano con otros participantes de iguales condiciones solitarias,
asignándoles alguna actividad tal como hablar con alguien e intercambiar
cumplidos, o, tal vez a lo largo de muchas semanas, se le solicite al
participante del programa que intente conocer y hacerse amigo de alguien.
Ese tipo de programas aparentan ser muy útiles para diversas
personas. Sin embargo, ¿y si no están disponibles, o si la persona no saca
ganancia con ellos? Después de todo, la amistad es una relación entre dos
personas y no puede ser alcanzada solamente por los esfuerzos de una sola.
Posiblemente, se puede dar una situación en la cual el circulo de conocidos
de una persona, sin que sea la culpa de la persona, rechace cualquier
proposición de amistad. ¿Qué pasaría en esa situación?
A tal persona solitaria puede que se le aconseje familiarizarse en otro
círculo social. Pero ¿y si suponemos que eso no es posible? Supongamos
que tenemos un problema en el cual una persona solitaria no tiene
posibilidades para aliviar su soledad a través de nuevas amistades y donde
él o ella se le han terminado todas las opciones de recuperación. ¿Existe
alguna solución para tal persona? ¿Qué pueden hacer las personas para
aliviar su soledad cuando no tienen posibilidad de hacer nuevos amigos?
Tal vez una pregunta mucho más importante que hacerse es: si tomamos
como seguro que hacer nuevos amigos parece ser la forma más directa y

142
los medios más obvios para reducir la soledad, ¿es el único medio para
lograr relaciones sociales cercanas y satisfactorias?

EL TRATAMIENTO SEGURO
DEL INTERÉS SOCIAL

Por extraño que parezca, el psicoanalista Alfred Adler (1973) puede


que haya dicho que, si el objetivo de una persona es por, sobre todo, hacer
nuevas amistades y ganarse su afecto, entonces la meta seleccionada, por
inevitablemente que sea, resultará ser decepcionante. El problema es que
con tal objetivo las personas buscan conseguir algo de las otras, y como
resultado sus asociaciones no son más que para acomodar sus necesidades.
Cuando las personas se preocupan por lo que quieren, Adler pensó que,
dichos individuos han apilado la baraja a costa de la búsqueda de su propia
alegría y satisfacción.
Adler fue cariñoso al decir que cuando el encontró a alguien que
demandaba saber la clave de la felicidad, él le pudo decir, “Intenta pensar
cada día de qué manera puedes halagar a alguien más”6 Tal prescripción
parece bastante simple, insípida, y trivial que resulta bastante obvia dudar
si es un consejo que vale la pena tomárselo en serio. Aun así, Adler fue
serio cuando la mencionó, y realmente creía que no solo era el mejor
consejo, era la única solución con oportunidades de perdurar hacia el éxito.
Adler sostuvo esta creencia en lo que él llamó el interés social en el
corazón de su teoría de la personalidad y la observó como los únicos
medios por los cuales personas incompetentes e infelices podrían encontrar
una solución. Por interés social, para Adler significaba un interés verdadero
en estar al servicio de otros y no para si mismo. Era este tipo de interés, un
interés basado en el altruismo, un interés genuino y nada egoísta, por el
cual, si se cultivaba y desarrollaba, evitaría la soledad y las auto
recriminaciones.
Esta idea no era única para Adler. Al momento que estaba exponiendo
sus puntos de vista sobre el interés social, el filósofo Martin Buber también
hablaba de la soledad y de la cura para ella. Su consejo para aquellos que
enfrentaban a la soledad es similar al de Adler: “No deberías retenerte a ti
mismo.”7
¿Qué quiso decir Buber con esto? Dentro de este contexto para Buber
significaba que las personas solitarias se preocupan demasiado con el
riesgo de quedar avergonzadas y rechazadas. Se contienen a sí mismas y
prejuzgan sus contribuciones como insignificantes y son reacias a
compartirlas con otros individuos. Al punto que son egoístas consigo
143
mismas. Buber instó a dichos individuos a no ser egoístas y a participar.
Reemplazando preocupaciones referentes a la sensibilidad y soledad de sí
mismos, con preocupaciones de cómo ser de ayuda ante los problemas de
otros, de esta manera tales individuos al mismo tiempo de ayudar a otros
estarían reemplazando su postura solitaria, vista como sinónimo de señal
de debilidad, con la figura de una persona solitaria que se podría interpretar
como señal de independencia y fuerza.
Un poema de John Oxenham8 se asemeja al punto anterior:

Hermano solitario
¿Estás solo, oh hermano mío?
¡Comparte tu pequeño con otro!
Estira una mano a uno sin amigos,
Y la soledad ha terminado.

De todas las soluciones propuestas para la soledad, ser generosos con


otros es la única que se supone que no será capaz de fallar, porque cuando
la examinamos, encontramos que involucra una Trampra-22,
(en analogía a la novela de Joseph Heller que nos muestra “una
situación paradójica en la cual un individuo no puede escapar de la misma
debido a una serie de reglas contradictorias)”. Las personas que están solas
son, por definición, despreocupadas de su soledad, mientras que las
personas altruistas son, como han sido descritas, despreocupadas consigo
mismas. Dichas personas altruistas se preocupan por un estilo de vida
dedicadas a ser colaborativas y solidarias. Cada acto de servicio reduce su
soledad, por el contrario, es posible también actuar sin ser servicial y
aunque el sentimiento de soledad siempre estará presente. Por definición,
la soledad es desconocida para aquellos con un interés social.

CONCLUSIONES

¿Cuál de estas soluciones ante la soledad es la mejor? Depende de


cada persona y de las circunstancias individuales de las mismas: Cualquier
cura o solución prescrita para algunos no siempre será la más adecuada
para todos. Algunas personas solitarias están insatisfechas con sus
relaciones sociales existentes, pero no se dan cuenta que podrían
cambiarlas. Otras en cambio, puede que no se encuentren en las situaciones
más apropiadas para conocer y hacer amigos, pero si son firmes en su
búsqueda, encontrarán la situación más adecuada y la compañía que
buscan. Cierto grupo de personas solitarias puede que carezcan de las
144
habilidades o del coraje para hacer amigos, y puede que encuentren ayuda
sacando provecho de programas de entrenamientos o formas de terapia.
Aun así, para otro grupo de personas solitarias puede que encuentren
escapes parciales o totales a su soledad a través de pasatiempos, actividades
o conociendo personas al tiempo de ser serviciales con ellas. En cualquiera
de los casos, sería de gran ayuda plantearse que es lo que ellas quieren y
evaluar las relaciones amigables que puede que tengan en la actualidad.
Lo que parece claro es que las personas solitarias pueden ganar
valentía con estos actos. En ningún momento de la historia ha habido un
mayor interés en el problema de la soledad, un mayor reconocimiento de
su seriedad, y más esfuerzos dirigidos a ser de ayuda con los que están
solos.
El cuidado debe ejercerse y las palabras deben ser examinadas para
asegurar que lo correcto se dice en la inflexión correcta para no lastimar
los sentimientos de alguien y conseguir que se enojen. Los hijos de estos
padres pueden querer ser amigables, pero no importa que percepción sus
propuestas sociales reciban, están preocupados que sus audiencias pronto
descubran que algo está faltando en su actuación.
También hay padres cuyo rechazo toma la forma de un descuido
irresponsable, e involuntario. Ellos tienden a tener hijos quienes han tenido
que defenderse por sí mismos, quienes rechazan los adultos y quienes
ponen su confianza en su compañero de grupo. El delincuente socializado
es un resultado de esta forma de crianza. No recibiendo amor ni disciplina
de la familia, el joven encuentra una apariencia de ambos en la pandilla
juvenil. Los miembros de la pandilla se convierten en familia; ellos ponen
reglas y proporcionan afecto. Negligencia, una forma leve de rechazo, tiene
consecuencias psicológicas y sociales de alguna manera menos severa.
Una situación final de rechazo de la paternidad que se ha estudiado es
donde la madre puede sufrir de alguna enfermedad crónica, discapacidad
física, o un abrumador sentimiento de inadecuación psicológica. En tal
situación el niño puede sentir rechazo porque el padre carece de la vitalidad
de atenderle. Pero para expresar hostilidad en contra de este tipo de
paternidad podría despertar mucha culpa en el niño porque las acciones de
los padres son inevitablemente determinadas por la incapacidad, no la
malicia. Lo que puede hacer esto más complicado es si el niño es obligado
a asumir un rol de padres a una madre que es dependiente e infantil. Esto
se llama inversión. Es un estado decididamente insatisfactorio para un niño
estar en la posición de dar, en vez de recibir, cuidado y afecto, y el resultado
tiende a ser un joven que es tímido y apartado. 5
Cuando ponemos juntos los hallazgos de una gran cantidad de
investigaciones, las implicaciones de una amistad se convierten muy
145
impresionantes. El rechazo de los padres en diversas formas conduce a
comportamientos en los niños que obstaculizan sus relaciones sociales.
Pueden interferir directamente, fomentando actitudes agresivas y de
rechazo en el niño, como que el niño repudie y ataque a sus compañeros.
Pueden interferir indirectamente, promoviendo una timidez saliente, un
sentido rotundo de la insuficiencia, un temor, una alienación de los
maestros y sospecha de cualquier adulto, y una dificultad en el ajuste de su
conducta a las circunstancias cambiantes (Chandler, 1973). Cualquiera de
estos comportamientos y actitudes es suficiente para reducir las
oportunidades de hacer amigos y disminuir la probabilidad de ser juzgado
esencialmente de la amistad por sus compañeros. 6

SISTEMAS DE RECHAZO

De la misma manera que los padres democráticos están más


claramente asociados con los niños que son amistosos y competentes, una
clase y sociedad democrática es asociada con alumnos y ciudadanos que se
llevan bien un espíritu de buena comunicación. Por supuesto, los niños se
limitan en lo cooperativo y altruista que van a ser por lo lejos que se han
desarrollado.
En términos generales, los niños parecen capaces de participar en el
intercambio de juguetes, dulces, materiales, etc. Alrededor de los ocho
años (Bryan & London, 1970). Aunque pueden mostrar algunos signos de
cooperación temprano como a los tres años, no es hasta los siete años más
o menos que los niños trabajaran en ello, en lugar de, junto con sus
compañeros alguna labor en común, y no es hasta los doce años más o
menos que ellos juntan actividades conjuntas dentro de una estructura
social de iguales que se ayudan mutuamente. Antes de los 12 años, la
cooperación más que probable se lleva a cabo en una estructura autoritaria,
donde un niño le dice al otro que hacer y el segundo va junto con él (Cook
& Stringle, 1974).
Dentro de los límites de lo que razonablemente se puede esperar de
los niños a cierta edad, amistoso, compartiendo comportamientos son
mejor promovidos por lo que se ha llamado un “sistema democrático”. Este
sistema es similar a situaciones creadas por padres democráticos. Los niños
son tratados equitativamente. Ellos son alentados a tener respeto por los
derechos y sentimientos de sus compañeros. Las reglas se hacen claras y se
aplican, y su objetivo es proteger y promover el progreso de los niños. Los
elogios se dan libremente cuando se ganan.

146
Nos podemos hacer la idea clara del sistema democrático describiendo
las estructuras del salón de clases y sistemas sociales que han sido
encontrados para promover hostilidad y alienación. Un sistema opresivo de
reglas y controles aparentemente arbitrarios, impuesto sin ninguna
discusión y explicación, hacen sentir que esos temas tienen poco que decir
en lo que pasa en sus propias vidas. No solo las personas se convierten en
ajenas del control de su cuerpo, pero tienden a convertirse ajenas y
distantes el uno del otro. Estos efectos son particularmente pronunciados
cuando la estructura autoritaria no deja claro sus metas u objetivos o sus
razones de sus diferentes reglamentos (Barakat, 1966). Por otro lado,
cuando el sistema cuenta con líderes que hacen sus objetivos explícitos y
proporcionan un razonamiento aceptable de sus reglas, el grupo o sociedad
responde por sentirse unido como un sistema cohesivo dirigido hacia una
meta deseable.
Estudio tras estudio ha demostrado que la amabilidad y generosidad
engendra amabilidad y generosidad, mientras que la aspereza y la
agresividad engendran la aspereza y la agresividad (Anderson, 1939;
Anderson, Brewer, & Reed, 1946; Hartup, 1970). La crítica, el rechazo y
la hostilidad de los líderes de un grupo fomentan situaciones donde la
hostilidad, el rechazo y las críticas de los miembros incrementan. Lo que
no ha sido establecido es porque esto podría ocurrir. Algunos han
argumentado que es debido a la modelación conductual, la identificación,
la frustración provocada por la agresión o el contagio conductual (Barnett
& Zucker, 1975; Hartup & Coates, 1967). Independientemente de la
explicación, podemos decir con un alto grado de seguridad, obtienes de un
sistema lo que pones en él. Puede preguntarse dónde en los Estados Unidos
u otras sociedades democráticas cualquier sistema no democrático existe.
Pueden ser encontrados. Si llegamos a agregar a las características
opresivas ya antes mencionadas tales desagradables condiciones tienen un
énfasis sobre la competencia, exhortaciones de hacerlo bien, hincapié en
recalcar la importancia de lograr un número limitado de signos de posición,
y la obtención de esos signos realizando tareas de considerable
complejidad y dificultad, una situación es descrita no muy diferente de
muchas escuelas modernas o universidades. Y por todo lo que hemos
venido diciendo, toma un poco de imaginación predecir estos ingredientes
que producirán un grupo competitivo y antipático.
Una vez más, si lo que deseamos son personas amistosas y
cooperativas, debemos tener una sociedad o sistema que recompense la
amistad y la cooperación y poner menos énfasis en las actividades en las
que los que ganan lo hacen al costo de que alguien más pierda. Sería una
sociedad que reconoce y valora los esfuerzos tanto de grupo como
147
individuales. Sorpresivamente, la productividad de un sistema social tan
cohesivo es probable que sea mayor que la de un sistema impulsado por la
competencia divisiva, ni hablar del hecho que sus miembros son más aptos
para estar satisfechos y felices.
La felicidad y la satisfacción son ideales que tenemos para los
ciudadanos de nuestra sociedad, y debemos reconocer de qué manera
nuestras prácticas actúan para derrotarnos en el logro de nuestros objetivos.
Un sistema que se involucra en el rechazo provoca amargura y rechazo de
aquellos que se sienten heridos por sus represiones. Un sistema que trata
sus miembros con firmeza, justicia, y un obvio sentido de respeto y
aceptación fomenta las mismas actitudes. Un sistema que complace y cuida
alguno de sus miembros a expensas de otros crea resentimiento, egoísmo,
y demandas. Nadie todavía determinó con qué frecuencia los rechazos
personales han sido funciones no tanto de los individuos afectados, pero si
de como de la manera en que su sociedad los trata.7

El RECHAZO SOCIAL

Lo que hemos descrito en las secciones del rechazo de los padres y el


rechazo del sistema es un poco de los determinantes del comportamiento
hostil. Las personas quienes han rechazado a los padres o experiencias en
rechazar lugares son propensas a rechazar a otros o tener ansiedad,
inseguridad, poco sociables, agresivos que provocan el rechazo de sus
compañeros. Puede parecer tan razonable suponer que alguien quien ha
sufrido infelicidad y dureza pueda estar en pie, ser amistoso, y simpático.
Pero eso no parece ser lo que sucede.
Imagina una reunión social. Algunas personas están charlando y al
parecer disfrutando entre sí, mientras otros están aislados y vagando sin
rumbo en los bordes del grupo. Normalmente, poco o ningún esfuerzo es
hecho por aquellos que están solos se sienten bienvenidos. Las personas
quienes están hablando son relativamente felices de estar haciendo lo que
están haciendo, y ellos no parecen notar a los aislados. Sin embargo, si nos
vamos al punto de donde están los extraños, y preguntamos a los miembros
sociables lo que está pasando, podría explicar su renuencia a involucrarse
sus razones serian como estas:
1. Ciertamente vi a esa persona allá. Me preguntaba por qué no se
estaba uniendo. Supuse que lo prefería de esa manera.
2. No molestaría a esa persona de allí si yo fuera tú. Creo que está
al margen.

148
3. Seguramente ese chico de allí no tiene amigos. Debe tener algún
problema, ya que está caminando de esa manera.

149
8. El Rechazo
Incluso las personas más cordiales e inofensivas pueden estar en
situaciones en las que, no por su propia culpa, su amabilidad se encuentra
con la indiferencia, y si no, se encuentra con hostilidad absoluta. Esto es el
rechazo como mucha gente lo entiende y como es tratado usualmente: la
experiencia decisiva y desagradable de sentirse menospreciado o
rechazado. El rechazo también puede ser considerado desde el punto de
vista de cómo afecta a la persona que hace el rechazo, un aspecto del
problema menos simpático, sin embargo, importante. Primero,
consideraremos las consecuencias de ser rechazado, y seguidamente
examinaremos las consecuencias de participar en el rechazo.

EL RECHAZO PATERNAL

En las ciencias sociales ahora es un hecho bien establecido que el


rechazo es una experiencia dolorosa que hace mucho daño a la persona, y
muy poco bien, si es que a un caso hay algo bueno. Aunque es poco
probable que alguien haya logrado evitar completamente este trauma. Es
inevitable un sentimiento de rechazo cuando nuestros deseos son negados,
cuando se nos imponen restricciones, cuando se hacen correcciones de lo
que hacemos, cuando nuestros logros no obtienen la valoración que
creemos que merecen. Entonces, podemos suponer que casi todos saben lo
que se siente ser rechazado: un golpe a la autoestima doloroso y humillante,
capaz de provocar ira y náuseas.
Las personas están tan sensibles al rechazo que un gran número de
teóricos de la personalidad lo han hecho una fuerza repulsiva central en el
desarrollo. Incluso antes de que los niños sean capaces de hablar o poseer
mucho sentido de su mundo, supuestamente están respondiendo a matices
y señales sutiles y se sienten inseguros y temerosos si los adultos que los
rodean no son genuinamente amigables.1 Probablemente, esta respuesta es
un proceso finamente sintonizado, ya que a pesar de las protestas de los
adultos que cuidan a los demás, les encantan sus cargos, los niños
responden con problemas digestivos, trastornos de sueño, y otras señales
de angustia a la negligencia y el afecto insincero. 2
Carl Rogers (1961) hizo alusión a esta respuesta en su concepto del
proceso de valoración organísmica. Él decía que las personas tienden a
buscar y a valoran positivamente aquellas experiencias donde son
aceptadas y elogiadas, mientras que intentan evitar y valoran
negativamente situaciones y personas que rechazan y critican. Aunque las
150
personas tratan de evitar el disgusto del rechazo, no pueden escapar
completamente de experimentarlo o de sus consecuencias.
William James solía decir que todo acto de virtud o de vicio dejaba su
cicatriz nunca-tan-pequeña sobre la persona.3 Lo mismo es probablemente
cierto de cada caso de rechazo. Cada uno deja su nunca-tan-pequeña
cicatriz.
Las cicatrices demuestran creencias acerca de ser malo, inútil y
merecedor de rechazo. Las heridas sufridas hace mucho tiempo, viven en
sentimientos de inseguridad e insuficiencia y en anticipación o expectativas
que las nuevas relaciones sociales pueden rechazar. Con una expectativa
de ser rechazada, una persona entra en una interacción con alguien con la
baraja apilada en contra de la aceptación. La probabilidad es que la
sensibilidad de la persona, anhelo de complacer, y actitud defensiva
incrementará la posibilidad de ser rechazado porque las personas se sienten
atraídas por aquellos que son fiables y seguros de sí mismos y no por
aquellos que parecen ser temerosos y quisquillosos (Tulkin, Muller, &
Conn, 1970). Es otro círculo vicioso. La persona que se siente indigna e
insegura tiende a actuar de tal forma que produce el mismo rechazo que es
bastante temido.
Cada experiencia de rechazo actúa de varias formas para aumentar las
oportunidades de ser rechazado otra vez y otra vez. Como lo hemos
indicado recientemente, el rechazo es oportuno para resultar en futuras
conductas desagradables y ofensivas. Además, las personas se sienten
menos atraídas por aquellos que no son aceptados o populares. También
existe la probabilidad que una persona con una larga historia de rechazo no
reconocería ni apreciaría la aceptación incluso cuando fuera concedida. En
lugar de eso distorsionarían la situación de ser aceptado: no lo quieren decir
en serio. Talvez quieran sacar algo de mí. Ellos no me conocen aun, y una
vez que lo hagan, no querrán tener nada que ver conmigo. No son tan
brillantes como yo lo pensaba. Tales distorsiones de experiencias ocurren
hasta que encajan en el Lecho de Procusto de experiencias previas (Lecky,
1969).
Por supuesto, esto ocurre durante largos periodos de tiempo. Hay una
acumulación de grandes y pequeños desprecios, heridas no intencionadas,
insultos, bromas juguetonas, palabras de sarcasmo, y extravagancias que
entran en la construcción de una firme creencia que uno no tiene la
oportunidad de tener una amistad.
Sería incorrecto decir que solo el rechazo de los padres tiene
significancia en crear problemas que los niños tienen para relacionarse con
otros, aunque usualmente la actitud de los padres tiene el impacto más
grande y más temprano. A lo largo de las etapas altamente impresionables
151
de la infancia y la primera infancia, las interacciones frecuentes de los
padres, si no es que exclusivas, con su hijo tiene un efecto mayor en crear,
una bola de nieve continua y cada vez mayor de las expectativas sociales,
para bien o para mal. Sin embargo, la mayoría de las evidencias sobre el
rechazo tienen que ver con el rechazo de los padres. Las evidencias del
rechazo entre compañeros tienen que ver en su mayoría con las
características de aquellos que son rechazados, no las consecuencias del
rechazo ni los sentimientos de los niños rechazados. Por lo tanto, estaremos
haciendo énfasis en el rechazo de los padres.
Las evidencias del rechazo de los padres indican concluyentemente
que los niños amigables, independientes y cooperadores son el producto de
padres razonables y aceptables (Becker, 1960; Medinnus, 1965;
Siegelman, 1965). Estos sensatos y sensibles padres no les permiten a sus
hijos hacer lo que ellos quieran ni establecen restricciones rígidas o
irracionales (Baumrind, 1971; Coopersmith, 1967). Lo que tratan de hacer
es negociar cuando se cuestiona una restricción o tener una base legitima
para negarse a dar un centímetro. Son firmes, pero no inflexibles. Les dan
a sus hijos tanta libertad como ellos puedan demostrar que tienen la
responsabilidad y madurez para asumirla. El resultado es que los hijos de
estos padres son conscientes de los derechos y sentimientos de los demás,
tiene un sentido de dirección y propósitos en sus propias vidas, y
usualmente disfrutan una vista altamente positiva de ellos mismos.
Talvez fuera de un sesgo de nuestra propia forma de gobierno, estos
padres amorosos y juiciosos a menudo se les llama “democráticos.” Tratan
de fomentar cierta democracia dentro de sus propias familias. Están
conscientes de los límites que pueden esperar cumplir para sus hijos, y
siendo conscientes de lo que no pueden hacer, sabiamente les dan a sus
hijos la mayor responsabilidad y libertad de elegir para operar en áreas
donde la gente actúa por su propia cuenta.
Qué y cuanto aprende el niño en la escuela es un área donde los padres
democráticos fácilmente coinciden que tienen poco control sobre su hijo.
El niño es responsable de lo que sucede en la escuela. De igual forma, los
padres no pueden llevar a sus hijos de la mano por el vecindario y reunir
un cuadro de jugadores ni pueden exigirle al niño que se interese en juegos,
actividades artísticas, o deportes. El resultado de este benevolente y
preocupante reconocimiento de quien es responsable de lo que suele ser un
niño o niña con destrezas sociales y un gran deseo de hacerlo bien.4
Por implicación hemos estado diciendo que los padres que practican
el rechazo tienden a criar hijos que no son sociables, competentes, ni
seguros de sí mismos, y ese parece ser el caso. Mientras que no se puede
negar que de alguna manera sucede que un niño saldrá de la más terrible
152
infancia imaginable con un espíritu intacto, bondadoso y amoroso, el
brillante ejemplo de Oliver Twist es más el producto del genio de Dickens
que de la realidad. Ejemplos de la ficción a un lado, la probabilidad es que
un padre que rechaza descaradamente producirá un niño que rechaza
descaradamente (Wechtel, 1975).
Estos niños rechazados parecen incapaces o indispuestos de poner su
confianza en cualquier persona. Tienen pocos, si los hay, amigos entre sus
compañeros, y les dan a sus maestros un tiempo difícil en la escuela. Son
lobos solitarios y rebeldes. Cuando participan en actos delincuentes, lo
hacen por ellos y para ellos (Jenkis, 1966). Su mundo es un lugar frio,
severo, desagradable, y toman cualquier oportunidad para vengarse del
mismo.
Sin embargo, el rechazo abierto no es la única forma. Puede ser sutil,
no intencional, e intermitente, también brutalmente directo, abierto, y
constante en sus rechazos. Los padres neuróticos y ansiosos tienden a ser
inconsistentes en su afecto y rechazo, y producen niños neuróticos y
ansiosos. Padres como tales pueden ser crueles, adversos y castigar por un
momento y arrepentirse, ser cariñosos y rogando perdón en el otro.
Independientemente de la forma particular de neurosis, se comunica un
fuerte sentido de temor e insuficiencia a sus hijos: algunas cosas son malas
y simplemente no se deben hacer.
En resumen, las personas tienden responder con un comportamiento
amistoso siendo amables y al comportamiento retirado o reservado dejando
a la persona sola. Esta política “manos fuera” conduce inadvertidamente el
aislamiento a una sensación de rechazo adicional. Este rechazo social se
siente con especial agudeza por las mismas personas que han sido
rechazadas frecuentemente y que por lo tanto son más vulnerables a sus
efectos. Como hemos visto, tienden a reaccionar con comportamientos que
no son favorables a la aceptación, con el resultado de que el rechazo ahora
tiene una justificación adicional y se fortalece e intensifica con otro círculo
vicioso.
Científicos sociales han investigado por qué es la difícil situación de
gente desafortunada que no despierta más simpatía de los demás. Han
especulado que hay una suposición, raramente explícita, que se cree
ampliamente la hipótesis del mundo justo (Aderman, Archer, & Harris,
1975). Las personas tienden a asumir que las personas obtienen lo que
merecen en este mundo. Algunas excepciones a esta creencia pueden
hacerse de víctimas de accidentes y enfermedades, pero muchos incluso
creen que tales catástrofes son castigos para quienes los merecen. Con
respecto a los solitarios y aislados, no es difícil hacer un caso de que son

153
responsables de traer su distanciamiento sobre sí mismos. Hay cualquier
cantidad de numerosas razones sobre el rechazo y su justificación.
Es posible ver personas solitarias tan naturalmente retraídas y tímidas,
con intereses que corren a vagar por los prados y la lectura. Tal vez, esta
línea de razonamiento va, a que ellos son más felices dejándolos solos.
También es posible verlos como perezosos y poco dispuestos a hacer el
esfuerzo para conseguir amigos.
En consecuencia, ninguna virtud se ve al incluirlos extendiéndose a sí
mismos cuando deberían asumir la responsabilidad y dar el primer paso. Y
también es posible observarlos y notar lo que hay en ellos que pueda
repeler a las personas. Para extender esta tarea se hace más fácil por la
literatura, películas cinematográficas y producciones de televisión, las
cuales tienden a perpetuar una vista del estereotipo del aislamiento.
Hace algunos años fue hecha una popular película sobre la soledad,
llamada Marty. El héroe soltero, un carnicero de la edad media en el Bronx,
tiene un gran interés en salir con chicas. Como se muestra, no es muy
brillante, no es muy atractivo, no es muy expresivo, y tampoco tiene mucho
dinero. Todo lo que él tiene para él es una suave sinceridad. El conoce a
una chica, igualmente solitaria, en un baile, donde ella ha sido abandonada.
Ella es una profesora, quien en sus años de universidad fue evidentemente
nunca expuesta al maquillaje o al buen cuidado. Como Marty, ella tiene la
vivacidad de un catálogo de la escuela y una deslumbrante alacridad al
desnudar su alma. Estos dos son hechos el uno para el otro, y la audiencia
está encantada que ellos se hayan conocido. Ellos se merecen. Pero
¿cuantos miembros de la audiencia podrían querer que solo fuesen amigos?
Alguno podría apostar, pero no muchos.
Este estereotipo personas solitarias es que son tímidas, aburridas,
descoloridas y quietas. No dicen mucho. No son muy divertidos para
hacerlo. Sus pensamientos son raros y difíciles de entender. Tartamudean
y balbucean o se reservan las cosas para sí mismos. Ellos se mezclan en el
paisaje. Son aguafiestas, renuentes a hacer lo que la muchedumbre dice y
no quieren unirse a la diversión. La aceptación de los compañeros, como
hemos visto, está asociada con el atractivo físico, la inteligencia, la
adaptación psicológica, amabilidad, cooperación, y habilidad. Eso no
significa que todos aquellos que carecen estos atributos no serán
bienvenidos. Tampoco significa que la soledad y el rechazo sólo son
experimentados por los Martys de este mundo. Es quizás la ironía final que
las víctimas del rechazo rara vez provocan más que un rechazo adicional.
Ellos pueden ser ayudados a cambiar y comportarse de maneras que son
más al gusto de los demás. Pero los demás no están enteramente sin
responsabilidad en este asunto. Ellos pueden estar entendiendo. Pueden ser
154
receptivos al cambio. Pueden estar aceptando a cualquier ser humano
quien, como ellos mismos, al mejor de sus capacidades en el momento,
está luchando para ganar a favor sin herir su autoestima.
Dentro de las ciencias sociales, se observan y registran regularidades
y asociaciones en el comportamiento humano. El énfasis en la aceptación
de los compañeros y el rechazo de los compañeros ha sido en el lado de lo
que se puede hacer para cambiar a los rechazados en seres humanos más
aceptados.8 Pero hay otro lado en este balance, el lado de ayudar a las
personas a ser menos rechazadas y más aceptadas por todos quienes han
sufrido rechazo y tenderles la mano.
Nuestro mundo no es perfectamente justo. Hay personas quienes no
reciben lo que merecen y quienes obtienen más de lo que merecen.
Psicólogos pueden ayudar a personas a mantener sus ojos y sus mentes
abiertas, a aprender a cuestionar las hipótesis de un mundo justo, y sentir
más generosidad hacia los menos afortunados que ellos mismos.
Las regularidades y asociaciones respecto a la aceptación y el rechazo
no son inmutables. Cómo existen en este caso no refleja ningún crédito
sobre nuestra sociedad. No podemos sentirnos orgullosos de simplemente
notar un sistema social en el cual los niños rechazan a compañeros de clase
con nombres inusuales y rostros poco agraciados, más de lo que podemos
observar con indiferencia a aquellos niños y adultos mayores rechazar a
aquellos de colores o religiones diferentes a las de ellos.
Imaginemos una sociedad en la que la única consistencia respecto a la
aceptación es esa que se da hacia sus miembros, una sociedad que
promueve el respeto por los seres humanos y fomenta una actitud de
amistad. Sería una sociedad en la que habría aprobación y desaprobación
del comportamiento, de las acciones, pero no de las personas. Por cada
persona que se sintiera aceptada dentro de esa sociedad, se sentiría parte de
ella y segura dentro de ella. Si una sociedad como esta parece ser deseable,
entonces es hacia su creación que algunas de nuestras energías deben ser
dirigidas.

LA PERSONA MARGINADA

Notablemente poca atención se ha prestado a las consecuencias para


la persona que rechaza a otros. Aquí no nos preocupa tanto el individuo
que se retira del contacto humano por miedo, timidez, inseguridad,
indiferencia, o preocupación de experimentar un mayor rechazo. Al
contrario, nuestra atención está dirigida hacia aquellos que rechazan y
alejan a las personas agresivamente, incluso a las personas que pueden ser
155
amigables, y hacia aquellos que interactúan y usan a las personas sin ser
capaces de formar lazos duraderos o lealtad.
El personaje Zampano en la película italiana La Strada era así. Un
hombre fuerte de carnavales que rompe cadenas y desarma bares con poco
esfuerzo y mucha furia animal, Zampano es la personificación de lo que
los existencialistas llaman mundo físico circundante, una forma de
existencia orientada a la satisfacción de impulsos bilógicos.9 Cuando él
tiene hambre, come. Cuando tiene sed, toma agua. Cuando siente un
impulso sexual, usa a su asistente o cualquier otra mujer que esté
disponible.
Zampano es autosuficiente, y cuando su asistente se vuelve más un
estorbo que una ayuda, la abandona. Él es un viajero, sin amigos y
aparentemente sin ninguna necesidad de compañía, excepto para la
satisfacción de sus impulsos sexuales.
Pero Federico Fellini, quien escribió y dirigió La Strada, no quería
que su audiencia creyera que la existencia de Zampano fue comprada sin
ningún costo. Fellini argumento que el costo está en el vacío humano, en
una soledad tan profunda que comenzar a sentirla pronto provoca una
angustia abrumadora y depresión. Su película termina con Zampano
lamentando el dolor de su estrangulamiento hacia el cielo nocturno,
mientras el vasto envoltorio de la nada del océano cae a sus pies.
El artista puede afirmar que eventualmente la persona rechazadora
tendrá algo que rompe esa insensibilidad y obliga a una confrontación con
una carencia interior. Sin embargo, el existencialista asegura que la misma
insensibilidad, el rechazo de amistades significativas, y la explotación de
personas sin culpa son las consecuencias perjudiciales. A la persona
rechazadora le falta algo en su vida, y lo trágico es que puede que la persona
nunca se dé cuenta. Scrooge, en Un Cuento de Navidad, estaba muerto
mientras estaba vivo, muerto de sentimientos, de valores y de la capacidad
de conmoverse por los demás. Para su fortuna, tuvo la oportunidad de
revivir. Pero muchos Scrooges no logran encontrarse con sus fantasmas.
Durante la Segunda Guerra Mundial, con los Estados Unidos
participando en una batalla contra los regímenes totalitarios que desafiaron
los prejuicios de sus enemigos, fue realizada una investigación intensiva
por científicos sociales en los orígenes de la intolerancia. Un resultado fue
un cuerpo de investigación organizado alrededor del concepto de la
personalidad autoritaria. 10
La personalidad autoritaria surgió como un individuo que idealizó y
glorificó el grupo del cual él o ella era un miembro. Este grupo era señalado
por tener muchas virtudes, y dentro del cual la persona mostraba lealtad y
obediencia a aquellos que ocupaban posiciones superiores. Al mismo
156
tiempo la personalidad autoritaria rechazaba y difamaba a varios miembros
de grupos externos. Se consideraba que estas personas tenían valores,
creencias y comportamientos bastante diferentes de los del grupo externo.
Eran deshumanizadas y representadas como viles, estúpidas, rudas, e
inclinadas a actuar sobre impulsos agresivos y sexuales.
En el estudio de los orígenes del rechazo por la personalidad
autoritaria, los investigadores supieron que era el resultado de rechazos
anteriores. La personalidad autoritaria era la víctima del rechazo paternal
en la niñez y en consecuencia tenía poca aceptación de sí mismo. Pero la
hostilidad dirigida contra él mismo y los padres no podía ser
conscientemente reconocida y tratada. Fue desplazada y canalizada hacia
un odio vicioso e irracional de los demás y acompañado de la formación
de una reacción o una devoción igualmente irracional a la de la familia y
miembros de grupos exteriores.
El combustible de la agresión destituida, el que impulsó la
personalidad autoritaria, es una rabia que cambió de sus objetivos
originales a una víctima propicia segura y conveniente. Es el mismo
combustible que se supone que potencia a muchas, pero de ninguna manera
a todas, personas con prejuicios.
Para algunos, incluyendo niños y adultos, que suelen vociferar
prejuicios, simplemente están desorientados o muy mal informados. Sus
creencias se basan en prejuicios de adultos y compañeros que admiran y
han adoptado sin cuestionamientos. En el período que siguió al final de la
Segunda Guerra Mundial, cuando los derechos civiles se convirtieron en
un tema importante en los Estados Unidos, se hizo apropiado pensar que
las discriminaciones de las razas y los prejuicios regionales eran menos
dependientes de los conflictos y odios inconscientes que de la
incorporación acrítica de valores. Tal punto de vista hacía que la aplicación
de las decisiones judiciales fuera razonable, por la fuerza cuando fuera
necesario, sin demasiada preocupación por sus efectos en la psique de las
personas.
Pero existen personalidades ingenuas y auténticas de autoritarismo, y
podríamos preguntarnos si sufren alguna consecuencia personal por su
rechazo infundado. La evidencia es escasa. Presuntamente, a estas personas
conflictivas y discriminantes se les niegan los beneficios de relaciones
sanas con aquellos contra los prejuiciosos. Sin embargo, durante varios
años, el público estadounidense ha tomado en serio al programa de
televisión "All In The Family" y "The Jeffersons", y como se muestra en
estos programas las consecuencias del fanatismo parecen
extraordinariamente triviales.

157
Es posible argumentar que para algunas personas el fanatismo puede
constituir un área pequeña y circunscrita de sus vidas y, por lo tanto, ser
insignificante en sus efectos -de la misma manera que una persona puede
tener un miedo irracional a las arañas y las serpientes y nunca ser
molestado. Mientras los temores de una persona o los odios de mascotas se
mantengan a distancia, rara vez presentan un problema preocupante. Las
relaciones amorosas y satisfactorias se pueden formar dentro de un grupo
a fin al fanatismo, y la felicidad puede ser encontrada, en analogía a la de
generaciones tras generaciones de imperialistas, colonialistas y
explotadores. Puede ser reconfortante asumir que algo de valor en la vida
se puede perder, pero esto no resulta fácil de documentar.
Puede que exista una situación diferente para la personalidad
antisocial.11 Tal persona se caracteriza por la ausencia de lealtad o de
compromiso con cualquier otra persona, una manipulación suave y sin
culpa de las personas para la autoayuda y la capacidad de mentir de manera
encantadora y convincente. La personalidad antisocial (o psicópata, o
sociópata, como se llama en diferentes momentos) se involucra en
sociedades u organizaciones sin escrúpulos, y siempre está en la búsqueda
de situaciones de crisis y novedad. En formas extremas, el personaje
antisocial puede ser un criminal despiadado. Pero en las manifestaciones
más leves él o ella puede que realmente no lleguen a quebrantar la ley, sino
que busquen manipularla y aplicarla a su beneficio propio. De hecho, las
personalidades antisociales a menudo alcanzan posiciones de importancia
y responsabilidad en la sociedad. Lo que nos preocupa aquí no es su
potencial para causar daños y actos corruptos sino más bien el grado de
explotación sobre la gente y su actuación indiferente y fría.
Puede que nos lleguemos a decepcionar ante la ausencia de
información pertinente. Se han realizado estudios sobre la personalidad
antisocial en relación con el aprendizaje, la ansiedad, la psique, la búsqueda
de sensaciones y la respuesta al castigo, pero nada sobre las consecuencias
personales del desprendimiento y la deslealtad.12 Se ha planteado la
hipótesis de que la personalidad antisocial, quien presumiblemente es una
víctima del rechazo, debe lidiar con un vacío interior agitando y
antagonizando a otros. El distanciamiento de algunos individuos con
comportamientos antisociales es una medida optada para protegerse del
rechazo futuro y de esta manera evitar tener que repetir un cuadro de
sufrimiento, pero a su vez que se protegen de tal amenaza, pierden la
oportunidad de ganar una nueva relación de amistad. El no involucrarse en
una relación con total sinceridad significa nunca entristecerse por su final,
y su vez, también significa nunca tener el placer de estar cerca de alguien
más o sentir la humanidad de afrontar una pérdida. No existe evidencia
158
contundente que afirme que la personalidad antisocial haya sufrido abuso
por parte de otras personas.

CONCLUSIONES

Sabemos más sobre las consecuencias del rechazo que sobre las
consecuencias mismas del acto de rechazar a otro individuo. Hay mucha
evidencia relacionada asociada a las víctimas de la hostilidad, negligencia
y abuso, pero poca de la misma para demostrar el daño que ha sufrido
también el victimario. Así como un cazador puede matar en un bosque de
animales inofensivos y disfrutar del deporte, quien rechaza, puede herir
tranquilamente los pensamientos y emociones de tros mientras disfruta del
dolor y sufrimiento que acontece. Se ha pensado que el daño para el que
rechaza no radica tanto en experimentar lo que se pierde, sino en una falta
de relaciones, de crecimiento y de cambios de personalidad. Sin embargo,
y dado a este mundo lleno de injusticias, puede que una indemnización de
agravios no llegue a existir.
El rechazo, cualquiera que sea la forma que adopte, daña la capacidad
del individuo para las relaciones amigables. Hasta la fecha se ha hecho
hincapié en el estudio de las variables asociadas con el rechazo de los
compañeros, con demasiada frecuencia con una aceptación acrítica de su
existencia. Poco se ha prestado atención a fomentar una actitud de
aceptación entre los niños y los adultos, a dar a conocer la naturaleza
injusta del rechazo, la persona puede verse afectada negativamente por el
repudio de los demás.
Esta área relativamente desatendida parecería justificar una
investigación. Un estudio de las consecuencias del rechazo de las personas
puede sugerir que sería más ventajoso aceptar el interés propio o el
desarrollo de programas que promuevan la aceptación, además de crear un
sistema social más conducente a la cooperación y amistad, ofrecer medios
para actuar sobre ese conocimiento.
La persona que ha sido rechazada tiende a rechazar. La persona que
ha sido aceptada tiende a aceptar. Al aceptar, aumentamos la probabilidad
de que seamos aceptados. Cuando deseamos romper el círculo vicioso del
rechazo, debemos estar preparados para ofrecer amistad y aceptación a los
rechazos. Esto no siempre es fácil, pero las recompensas pueden ser
grandes, no sólo para los individuos afectados, sino en efectos cada vez
más amplios sobre esta generación y sobre las generaciones posteriores.

159
9. Los Amigos Terapeutas

Hemos examinado una serie de valiosas funciones realizadas por


amigos. Desde el punto de vista psicológico y social, los amigos ayudan a
afectar la separación del niño de la familia, a otorgar el estatus y al
acercarse a una perspectiva más amplia que la que se puede obtener del
hogar de un individuo. Por supuesto, hacen más que eso.
En lo que concierne al individuo, la función principal de un amigo
es proporcionar compañía, ser alguien con quien hablar y hacer cosas.
Aunque rara vez se menciona explícitamente, la compañía nos proporciona
un medio obvio para aliviar y eliminar el sentimiento de soledad.

FUNCIONES TERAPÉUTICAS
DE LOS AMIGOS

Ha habido un cuerpo de investigación para demostrar que los amigos


pueden ayudar a superar las experiencias traumáticas tempranas. Aunque
parte de la investigación ha sido con niños que fueron institucionalizados
u obligados a separarse de sus padres durante la guerra, una parte
impresionante de esta evidencia se ha obtenido del estudio de monos
infantiles que han sido criados aparte de sus padres. Las reacciones de estos
monos han sido muy parecidas a las reacciones deprimidas observadas en
niños en circunstancias similares: se retiraron, no respondieron, y se
preocuparon con ciertos movimientos estereotipados, como moverse y
sostenerse.
Tanto los niños como los monos han sido ayudados a superar su
"depresión" al ser colocados con sus compañeros. Los monos normales se
han extendido y persistentemente hacen contactos físicos con los
aislamientos. Ellos les han instado a participar en el juego y las actividades
de aseo y, al parecer, han servido como tutores de pacientes para sus
"amigos ineptos." No sólo su presencia redujo la intensidad de las
reacciones deprimidas, sino que han pacientemente ayudado a monos en
problemas de la adquisición de comportamientos sociales y sexuales de
ellos mismos (Suomi & Harlow, 1977). Presumiblemente, los compañeros
humanos no han sido menos nobles e implicantes (Schachter, 1959).
Los estudios con personas han indicado la presencia de un amigo,
aunque no aleja la ira y reduzca el dolor físico, por lo menos hace los
temores y las ansiedades más tolerables (Epley, 1974). La compañía de un
amigo, o incluso de alguien que actúa amigable, hace que la gente sea capaz
160
de soportar situaciones de estrés y ansiedad. Parece haber cierta base
científica para la noción romántica de ser más capaz y hacer frente a los
obstáculos con alguien especial a tu lado, siempre y cuando esa persona se
mantenga tranquila y no se asuste. Por supuesto, si el amigo o la persona
amigable está en un estado de agitación y alarma son de poca ayuda para
aliviar las preocupaciones de otra persona.
Los amigos también pueden ayudar a reducir las ansiedades siendo
conscientes de los problemas y preocupaciones que tienen en común.
Solos, los individuos tienden a pensar que sus dificultades son únicas e
insalvables. Sin embargo, cuando sus sentimientos y preocupaciones son
discutidos y compartidos con un amigo, pronto descubren similitudes. Y
su reconocimiento de que sus problemas no son especiales y raros, lo que
los terapeutas de grupo han llamado un sentimiento de universalidad,
ayuda a poner las cosas en una perspectiva menos tensa y más manejable.
Esta lista no significa agotar todo lo que los amigos logran el uno
para el otro.1 (Incluso se ha argumentado que los amigos son una fuente
importante de buena suerte, ya que cuanta más gente conocemos en
términos amigables, mayor será la probabilidad de que aprendamos
noticias útiles, posición y consejos).2 Lo que estos ejemplos demuestran
son algunas de las propiedades psicológicamente beneficiosas de la
amistad. Los primeros son ejemplos obvios de los efectos terapéuticos que
los amigos pueden tener: reducir la soledad, la depresión y la ansiedad. Los
dos últimos son algo más sutiles, aunque también tienen implicaciones para
la psicoterapia y las relaciones amigables.
En la situación habitual de la terapia profesional, el terapeuta
permanece en calma, mientras que el cliente expresa temores y
preocupaciones. La tranquilidad de la terapeuta ayuda a reducir la
aprehensión del cliente, de la misma manera que la presencia de un amigo
tranquilo disminuye el estrés y la ansiedad. Además, la universalidad es un
factor importante que se supone que opera en grupos terapéuticos. Parte de
la experiencia de terapia de grupo es la comprensión de que otros tienen
problemas y las personas no están solas debido a sus problemas. Aquellos
que se sienten incapaces de recurrir a sus amigos pueden acudir a los
terapeutas y a otros clientes para pedir ayuda, pero en muchas situaciones
pueden servir a sus amigos.

LOS AMIGOS TERAPEUTAS

Desde los años cincuenta ha habido un movimiento entre algunos


psicoterapeutas humanistas para animar a las personas a interactuar de una
161
manera terapéutica (Goodman, 1972; McWilliam y Finkel, 1973). Como
hemos visto, los amigos se sirven naturalmente en funciones terapéuticas
el uno para el otro. Ellos confortan, tranquilizan y disminuyen los
problemas personales, que hasta cierto punto es lo que un psicoterapeuta
profesional intenta hacer. Por otra parte, los amigos tienen la ventaja que
el terapeuta profesional no tiene. Se conocen entre sí y tienen una relación
de confianza, cómoda, fácil de llevar, que puede tomar al terapeuta un
tiempo considerable y un esfuerzo para lograr. Si estas ventajas intrínsecas
de la amistad pudieran ser usadas como un trampolín, los amigos podrían
ser capaces de adquirir algunas de las habilidades terapéuticas de las que
carecen y convertirse en ayudantes bastante efectivos.
Ha parecido a los terapeutas humanistas que las habilidades de las
que carecen los amigos están en el área de la comunicación.3 Mientras que
muchos otros terapeutas añadirían que los amigos carecen de juicio
profesional, habilidades diagnósticas, conocimiento científico, un marco
teórico y un código de ética, a los terapeutas dispuestos favorablemente en
esta área, esas deficiencias han parecido de importancia cuestionable o
insignificante en comparación con la comunicación y una escucha
cuidadosa. La comunicación es el principal vehículo para ayudar a un ser
humano en angustia psicológica y se encuentra en el comienzo de la
psicoterapia.
Reisman (1971) definió la psicoterapia como la comunicación de
nuestro entendimiento, nuestro respeto, y nuestro deseo de ser una ayuda.
El respeto y el deseo de ser una ayuda son asumidos y transmitidos en gran
medida por nuestras acciones, nuestra manera de tratar a las personas y
nuestra consideración por los sentimientos de dignidad e importancia. El
aspecto fundamental de la definición, y por lo tanto lo que parecía ser el
aspecto crucial de la psicoterapia, era la comunicación de la comprensión
de la persona.
Uno de los principales proponentes del movimiento de "hacer que
los terapeutas abunden" ha sido Carl Rogers. Su método de tratamiento, a
veces llamado terapia no directiva, terapia centrada en el cliente, terapia de
Roger y últimamente terapia centrada en la persona, ha enfatizado la
naturaleza amistosa de la relación terapeuta-cliente-persona y la
importancia para su desarrollo que el cliente-persona se siente entendida.
Cuando Reisman y Yamokoski (1974) examinaron cómo los
terapeutas Rogerianos comunicaban su entendimiento, encontraron que
estos terapeutas confiaban en dos formas principales de comunicación. La
primera es lo que se ha llamado "comprensión sensible". Aquí la persona
que hace la terapia simplemente indica que el mensaje de la otra persona
ha sido recibido. Esto puede hacerse asintiendo sabiamente, expresiones
162
faciales apropiadas, Miradas de intenso interés, y comentarios escasos
como: "Um hm"; "Ya veo"; "Sí"; "UH Huh"; "Entiendo." La persona
también podría parafrasear o hacer eco de lo que acaba de decir. Por
ejemplo, si la persona cliente dice: "Ya no sé qué hacer", la terapeuta podría
responder, "No sabes qué más hacer", o "Supongo que es difícil para ti
saber qué hacer en estos momentos. " Es evidente que estas declaraciones
y enunciados no comunican demasiado entendimiento. Lo que hacen es
implicar un nivel no especificado de comprensión que pueda estar pasando
y hay un interés en respetar y ayudar.
El segundo tipo de comunicación es lo que podría llamarse
"comunicación empática" (Terapistas Rogerianos han considerado
comunicaciones receptivas también ser “empáticas”). Aquí el terapeuta
parece estar sintiendo o pensando. Un ejemplo de esto podría ser si el
cliente dijera, “ya no sé qué más hacer,” y el terapeuta dijera
empáticamente, “Suenas como si estuvieses al final de la cuerda,” o
“Aunque estas desanimado y te sientes perdido todavía sigues sin rendirte.”
Estos dos tipos de comunicación pueden parecerte familiares. Durante
los años de 1960 y 1970 sirvieron como bases para una serie de libros de
Ginott y Gordon quienes trataron de enseñar a las personas como hablar:
Entre padre e hijo, Entre padre y adolescente, Entre profesor y niño,
Entrenamiento para padres efectivos (P.E.T.), y entrenamiento para
profesores efectivos (T.E.T). Estos tipos de comunicación también se
involucran en la comunicación de los adultos que es considerada como
deseable en el análisis transaccional (Juegos que las personas juegan, Estoy
bien- Tu estas bien). En resumen, ha habido una serie de libros populares
y programas de formación dirigidos a promover el uso público de las
comunicaciones receptivas y empáticas en la vida cotidiana.
El pensamiento ha sido si los padres y los profesores, así como todos
los demás, pueden ser alentados a hablar como hacen los terapeutas, no
sólo será útil y agradable para los niños con los que están en contacto, pero
también motivara a otros, incluyendo los niños, a hablar de manera similar.
Con la mayor proporción de la población involucrada en la comunicación
terapéutica, los problemas psicológicos pueden ser cortados de raíz y la
salud mental del país puede ser mejorada.
Eso suena bien, pero plantea muchas preguntas. Una es, ¿está
funcionando? ¿Tienen todos los libros populares y programas de
entrenamiento algún efecto apreciado en las comunicaciones de todos
aquellos quienes los han leído o tomado? Dos, si las comunicaciones han
cambiado, ¿tiene esto algún efecto apreciado en las personas quienes son
sus presuntos beneficiarios? ¿es el tipo de comunicación peculiar que es
terapéuticamente eficaz o es el amistosa, preocupada, actitud respetuosa
163
que lo acompaña? ¿La gente tiene que tener cuidado en lo que dicen, con
cuidado de no juzgar y evaluar y hacer declaraciones sobre la personalidad
del cliente? o ¿no importa, siempre y cuando se entienda bien y
sinceramente quieren ser de ayudada?
Las respuestas a todas estas preguntas están todavía próximas. Pero la
evidencia hasta la fecha no favorece la necesidad de ninguna forma
estrecha, forzada, artificial de la comunicación.

COMO HABLAN LOS AMIGOS

Algunos años antes de la terapia Rogeriana lograra un alto grado de


aceptación entre los psicólogos, un programa altamente exitoso estaba en
funcionamiento para los alcohólicos- Alcohólicos Anónimos. Un fuerte
componente de AA fue el uso de alcohólicos que estaban controlando su
consumo de alcohol para ayudar a los alcohólicos quienes estaban en el
proceso de tratar de parar de tomar alcohol. El nuevo miembro de AA fue
bienvenido en el grupo de personas quienes habían transitado el mismo
camino y así estaban familiarizados con cada golpe, cada desvío, y cada
momento peligroso. Hasta donde se sabe, aparte de las oraciones y las
instrucciones personales que comienzan… “y yo soy un alcohólico,” no
había una prescripción por como las cosas debían ser dichas o como fueron
dichas en las reuniones o cuando los miembros estaban en crisis. Lo que
los antiguos miembros tenían que ofrecer a los nuevos fue su comprensión,
sus experiencias, su ejemplo que la meta podría lograrse, y su deseo sincero
de ayudar a alguien más a lograrlo.
Los samaritanos es un programa similar que se inició en Inglaterra en
1953. Su propósito es "hacerse amigo de alguien," y ha sido
particularmente útil ayudando a las personas en tiempos de crisis cuando
podían sentirse perturbados o deprimidos. Los samaritanos escuchan,
ofrecen estímulo, ayudan de cualquier manera que puedan, y no esperan
nada a cambio (Farberow, 1974). Aquí de nuevo encontramos que lo que
es ofrecido y la preocupación sincera que se ofrece son sufrientemente
útiles sin demasiada atención necesitando pagar a las formas de
comunicación empleadas.
A un grupo de pacientes mentales crónicos hospitalizados, se les
enseñó a escuchar y a ofrecer comunicaciones receptivas y empáticas a sus
compañeros pacientes. Tanto los oyentes como los que fueron atendidos se
beneficiaron de la experiencia (Hinterkopf & Bruniswick, 1974). Sin
embargo, en un estudio en el que los estudiantes universitarios fueron
reclutados para ser compañeros de los jóvenes que parecían estar teniendo
164
problemas, entre as empático, sensible, y silenciosamente receptivo los
estudiantes fueron menos efectivos en ayudar en sus cargos que aquellos
que eran directos, entusiastas y extrovertidos (Goodman, 1972).
Cuando los resultados de un gran número de estudios y programas
donde las personas han sido entrenadas para ser amigables y socialmente
hábiles y conscientemente se ponen juntos, llegan a la conclusión de que
como algo es exactamente comunicado no es especialmente importante. Lo
que se comunica y el espíritu o actitud con el que se comunica son talvez
variables más significativas.
Cuando los amigos hablan de problemas personales raramente hacen
uso de declaraciones empáticas. Lo que se dice en la mayoría de sus
discusiones consiste en preguntas, un tanto de consejos, y declaraciones
autoritarias (Reiman & Yamokoski, 1974). Del mismo modo, cuando se
les pidió a cientos de niños y adultos que reaccionaran a la presentación del
problema de un amigo, casi nadie dijo algo empático. 4
Por supuesto, el hecho de que algo se haga rara vez no significa que
la gente no estaría mejor si eso se hiciera más a menudo. En otras palabras,
el hecho de que la mayoría de las personas no hable naturalmente en la
forma que los terapeutas Rogerianos han sido entrenados para hablar no
significa necesariamente que no necesiten ese entrenamiento. Rogers
argumentó que el individuo extraño que habla empáticamente es un recurso
valioso para sus amigos. La mayoría de las personas al fallar en encontrar
esta comunicación entre sus asociativos, tienen que buscarla cuando sea
necesario entre los terapeutas profesionales. Pero incluso pueden no
encontrarla.
Muchos psicoterapeutas – terapeutas de la Gestalt, terapeutas del
comportamiento, psicoterapeutas emotivos-racionales – parecen hacer uso
relativo infrecuente de declaraciones empáticas y concentran lo dicen en
forma de preguntas, sugerencias, y dar consejos.5 Cuando estos terapeutas
son comparados con los terapeutas Rogerianos, es inusual encontrar
cualquier evidencia de la superioridad de un método de terapia sobre otro
y, por tanto, de la comunicación empática sobre otras formas.
Si es concedido que las comunicaciones empáticas y receptivas no son
esenciales para ser efectivas, y la evidencia aprueba hacer esa concesión,
entonces ¿Qué propósito se cumple al hacer que la gente hable de esa
manera? Ha habido muchos lectores de los libros de Ginott y Gordon, y
uno se pregunta qué es lo que han adquirido. Una posibilidad es que han
ganado confianza en creer que saben que es lo correcto para decir.
Reisman y Yamokoski (1974) observaron que en las conversaciones
normales no era extraño para un amigo escuchar un problema y quedarse
sin palabras. En esas ocasiones la persona podría tratar de cambiar el tema
165
o hablar de una experiencia o problema similar; lo que sea que hicieran,
era claro que no estaban respondiendo directamente a su amigo. Entrenar a
las personas para que den comentarios sensibles y empáticos les
proporciona algo para decir que es apropiado y les ayuda a sentir que sus
comunicaciones son útiles y correctas.
Una segunda posibilidad es que las personas pueden aprender que
cosas no decir. Hacer evaluaciones es arriesgado, decir que algo es bueno
o malo, inteligente o torpe, puede herir los sentimientos de la persona o
empezar un argumento. También es peligroso dar consejos,
particularmente si no se ha tomado el tiempo para averiguar si lo que se
está sugiriendo no se ha intentado ya. Los libros y programas intentan
enseñar no solo que decir, sino también que no decir.
A menudo los amigos se equivocan al ser críticos y duros con sus
amigos y por hacer sugerencias que no han sido suficientemente
consideradas. Pero eso no significa que los mismos objetivos no puedan
ser logrados por medios diferentes. Un programa de entrenamiento muy
exitoso estaba esencialmente basado en que los terapeutas principiantes se
comunicaban en gran medida haciendo preguntas y siendo sensibles.6
En otras palabras, se puede ayudar rápidamente a los amigos a luchar
efectivamente contra sus problemas personales al ser motivados, (1)
escuchar cuidadosamente y pacientemente, (2) preguntar información
adicional para asegurarse que entendieron el problema y como su amigo
intento lidiar con el mismo, y (3) dar datos que pueden ser útiles, pero por
otra parte ser limitados en sus consejos y críticas. Lo esencial para el amigo
es estar sinceramente interesado y preocupado y decir lo que él o ella piensa
que es lo correcto. Vamos a echar un vistazo a algunos ejemplos.

LAS CONVERSACIONES AMIGABLES


En las ilustraciones que a continuación se muestran primero
presentaremos como hablan los amigos y luego ver cómo pueden hablar si
la persona que está escuchando el problema responde en las formas que se
acaban de sugerir.

Alice y Jane (1)

A: Últimamente, mis padres me han estado dando problemas.


J: No bromeo. Los míos también han sido un dolor de cabeza.
166
A: Esta semana se pasaron. Mi madre se molestó por nada.
J: Los padres suelen ser así. Hasta lo más insignificante puede
llevarlos al límite.
A: No sé qué hacer. Ella me dio que, si no resuelvo mis
problemas, ellos no me ayudarán.
J: Que duros. Quizás deberías hablar con tu padre y ver si es
algo más razonable.
A: Eso no me ayudará. Ya lo conoces como es. Es peor que mi
madre.
J: Si. Bueno… ¿tienes algo más en mente para la siguiente
semana?

Alice y Jane (2)

A: Mis padres me han estado dando problemas últimamente.


J: ¿Como puede ser?
A: Según ellos, no hago nada con mi vida. Esta semana se
pasaron. Mi madre se molestó por nada
J: ¿Qué fue lo que paso?
A: Perdí mi trabajo. No sé qué hacer. Ella me dijo que, si no lo
resuelvo, ellos no me ayudarán.
J: Eso es duro. Pero ¿dices que no sabes que hacer sobre la
perdida de tu trabajo o por la situación de tus padres?

Nótese que en el primer ejemplo Jane acepta lo que Alice dice,


mientras que, en el segundo, trata de entender que es lo que sucede antes
de dar algún concejo o sugerencia.

Bill y Frank (1)

B: Mi esposa me dijo que quiere que deje de jugar golf con mis
amigos.
F: ¡Oh amigo! Ese es el primer paso. Luego no tendrás nada de
tiempo para ti mismo.
B: Lo sé. Le dije que trabajo duro toda la semana y que tengo
derecho a relajarme.

167
F: Claro que si amigo. Tienes que hacerle saber a las mujeres
quien es el que manda. Ella lo sabrá y te respetará.
B: Pero se hizo la víctima. Me dijo que se quedó en casa con el
bebé toda la semana y que también quiere tiempo libre.
F: Todas dicen lo mismo. Mira, ¿Quién es más importante? ¿Tu
o ella?

Bill y Frank (2)

B: Mi esposa me dijo que quiere que deje de jugar golf con mis
amigos.
F: ¿No crees que está siendo injusta?
B: Si. Le dije que trabajo duro toda la semana y que tengo
derecho a relajarme.
F: Ya veo.
B: Pero se hizo la víctima. Me dijo que se quedó en casa con el
bebé toda la semana y que también quiere tiempo libre.
F: Hm. Parece que les vendría bien algo de descanso a ambos.
¿Qué vas a hacer al respecto?

En el primer ejemplo Frank es el buen hombre chauvinista y


promueve una situación de confrontación en la cual Bill probablemente
tendrá que elegir entre su esposa y sus amigos. En el segundo ejemplo,
Frank responde con mayor cautela y desarrolla la posibilidad de que Bill y
su esposa piensen en alguna alternativa para solventar sus problemas.
Frank trata de ser imparcial y entender al deliberadamente transmitir una
actitud de profundidad con respuestas simples tales como, “Hm”, “Ya
veo,” “Si.”

Mary y Louise (1)

M: Últimamente me he estado sintiendo terrible.


L: Que mal. Y yo, no me he estado sintiendo deseada.
M: Realmente me siento muy mal. He estado deprimida por una
semana o más.

168
L: Bueno, anímate. Todos tenemos días buenos y malos.
¿Quieres ir por un trago o algo?
M: No. Eso no ayudará. No creo que nada me ayude.
L: Bueno, ya sabes lo que dicen, tras la tempestad viene la
calma. Tuve una prima que se sentía igual de mal que tú, y
ahora se siente muy bien. Solo no dejes que tus problemas te
hundan demasiado.

Mary and Louise (2)

M: Últimamente, me he estado sintiendo terrible.


L: ¿Y eso, ha pasado algo?
M: No lo sé, me siento rara. He estado deprimida casi una semana ya.
L: Bueno, todas tenemos días buenos y malos. ¿Crees que sea algo más?
M: No lo sé.
L: Bueno, esperemos que mejores pronto, házmelo saber. Tuve una
prima que se sentía igual que tú, y ahora se siente de lo más bien, pero
contigo puede que sea algo diferente.
Louise (1) trata de animar a su amiga, pero al enfatizar lo común de lo
que Mary está experimentando, ella se niega a aceptar sentimientos que no
son comunes. Louise (2) hace algunas preguntas que no llegan a ninguna
parte y manifiesta casi lo mismo que en el caso Louise (1). Sin embargo,
existe la importante diferencia de que Louise (2) le hace saber a Mary que
sus sentimientos pueden ser más serios de lo habitual, e indica su
preocupación y participación al pedirle a Mary que le haga saber cómo se
sentirá en los próximos días.

EL MANEJO DE PROBLEMAS

Ya sea que los amigos hablen empáticamente, hagan preguntas,


den sugerencias o usen combinaciones de este tipo de afirmaciones, existen
algunas reglas sencillas para manejar problemas de manera efectiva. En
Principles of Psychotheraphy with Children Reisman (1973) extrajo de los
escritos de varios psicoterapeutas profesionales, varios principios que

169
pueden traducirse en cuatro guías para comunicarse con alguien sobre
cualquier dificultad personal.

SUGERENCIA 1. Intente obtener la mayor cantidad de información


posible sobre el problema y las circunstancias.
El error más grande y común que cualquier persona hace al tratar un
problema es precipitarse a la conclusión antes de tener una idea clara de
cuál es el problema. La gente generaliza transfiriendo sus propias
experiencias y expectativas a diferentes situaciones. Por lo tanto, el primer
paso es minimizar las suposiciones al asegurar e identificar cualquier
problema.
Obtener esta información puede ayudar tanto al ayudante como a la
persona que busca ayuda. La presión se reduce momentáneamente, y se
brinda la oportunidad de expresar inquietudes, aclarar las circunstancias
que condujeron al problema y aprender lo que, en todo caso, se ha hecho.
Con frecuencia, al explicar los problemas, las personas comienzan a
comprenderlos mejor y a encontrar mejores soluciones.
Supongamos que a un amigo le está yendo mal en la escuela o en el
trabajo. ¿Qué información sería útil tener? Ayuda tener una idea específica
del problema. ¿Qué materias se han reprobado? ¿Dónde recae la dificultad
en el trabajo? ¿Por cuánto tiempo nuestro amigo ha estado lidiando con
problema? ¿Ha sido repentino o ha estado sucediendo por algún tiempo y
ha empeorado?
Ayuda saber la comprensión del problema por parte de la persona.
¿Qué cree que lo llevó a esto? ¿Sucedió algo para agravar la situación?
¿Qué ha hecho la persona para enfrentar el problema? ¿Cómo han
funcionado esos intentos? Si la persona no ha probado nada, ¿por qué no?
¿Ha discutido el asunto con las personas directamente involucradas? Si no
es así, ¿por qué no?
Ayuda saber si la persona tiene alguna idea de cómo manejar el
problema. ¿Hay algo planeado? ¿Cómo a la persona le gustaría ver el
problema resuelto? ¿Realmente se necesita ayuda en términos de
sugerencias específicas o el amigo está agradecido por la oportunidad de
hacer saber a alguien más sobre sus problemas?
Son muchas preguntas, aun así, no son suficientes. Solamente
representan algo que se podría preguntar. En una interacción amistosa,
sirven para señalar algunas direcciones útiles. El objetivo principal es
obtener la información específica que pone el asunto a mano en su propia
perspectiva única.

170
SUGERENCIA 2. Permita a la persona amplia oportunidad de
expresar el problema y los sentimientos al respecto.
Hay dos implicaciones simples para esta sugerencia: (1) no tenga prisa
y (2) no se meta en una discusión.
La primera implicación es una cuestión de cortesía. A la gente no le
gusta que le den poca atención o se apresuren por algo que consideran muy
importante. En caso de que el problema pudiese demorar más de lo
habitual, sería mejor tratarlo más adelante y con moderación que tratar de
precipitarse a una conclusión prematura.
La segunda implicación es una cuestión de respeto. A la gente le gusta
que sus sentimientos sean aceptados sin lugar a dudas. Hay una tentación
común de decir: "No debes tomarlo así. No deberías sentirlo de esa
manera". Como muchas buenas tentaciones, este también debe ser evitado.
Es mejor olvidar como se podrían sentir las personas acerca de las
cosas, lo que sea que eso signifique, y cultivar un aprecio por la diversidad.
Algunas personas se enojan y se molestan por insignificancias. Algunas
personas se irritan y se enfadan por cosas que no les molestarían a otras
personas. Y a algunas personas se les hieren sus sentimientos fácilmente.
En cualquiera de los casos, cuando un amigo expresa sus sentimientos,
es mejor no discutir sobre ellos o emocionarse mucho de participar en ellos.
Deben ser respetados y aceptados como un indicador de cómo se siente el
amigo, ni más ni menos. Cuando se aceptan los sentimientos, en lugar de
ser desafiados o minimizados, la persona tiene un espacio para respirar y
reflexionar.
Esta aceptación puede ser indicada por un mero asentimiento con la
cabeza o una expresión de interés. No se necesita decir nada. Sin embargo,
si las palabras parecen estar en orden, es sorprendentemente eficaz
reconocer el sentimiento diciendo algo como, “creo que eso realmente te
hizo enojar” (o cualquiera que fuera el sentimiento). No importa cómo se
haga, todos los que estén involucrados se sentirán mejor por el hecho de
que se hizo.

SUGERENCIA 3. Comunicar una compresión de la persona.


Es útil hacer saber a las personas a través de una conversación que sus
mensajes están logrando ser comunicados y comprendidos. Cuando las
personas no entienden lo que está diciendo alguien más, es una buena idea
ya sea hacerle saber a la persona que hay algo que no entienden bien o
hacer un intento de transmitir lo que creen que la persona está tratando de
decir. Al hacer esto, se demuestra interés y preocupación y todos tienen la
oportunidad de compartir una valoración similar de lo que está pasando.

171
La forma más simple de transmitir compresión es siendo receptivo –
ya sea repitiendo o interpretando lo que la persona ha dicho o diciendo
frases como “Um hm,” “Ya veo,” “Si,” o “Puedo entender como te sientes
de esa forma” con gran profundidad.
También es posible transmitir comprensión al hacer una pregunta
apropiada, la cual, si nada más, sugiere que el interlocutor ha estado atento
y alerta. Una pregunta cómo ser, ¿Bien, que pasó?” o “¿Podrías contarme
más sobre eso?” son de gran utilidad.
Y después, por supuesto, es posible tratar de capturar la esencia o
algunas de las implicaciones de lo que la persona ha estado tratando de
decir y estructurarlas en palabras. Lo importante no es tanto lo que se dice
o como se dice, sino que eso se ha dicho. Las personas acogen bien y
valoran la atención y las buenas intenciones. Es mejor no preocuparse por
ser incorrecto en su comprensión de vez en cuando, eso le puede pasar a
cualquiera, solo continua y sigue intentando.

SUGERENCIA 4. Si no se está haciendo ningún progreso con


problema, considera dejarlo por ahora.
Nadie quiere una amistad que es un sumidero continuo de energía y
emociones. Ambas personas deben obtener ciertas satisfacciones de la
relación para poder mantenerla. Si el problema parece estar dando vueltas
en círculos mientras se acumula la fatiga o si un amigo continúa mostrando
el mismo problema día tras día, eso puede ser difícil de asumir.
En dichas circunstancias las opciones son limitadas: Uno, el
interlocutor puede sonreír y aguantarse. Dos, el interlocutor puede sugerir
que, ya que se ha logrado un pequeño avance, el problema se deja de lado
por un tiempo. Se puede señalar razonablemente que a menudo durante
dichos periodos de incubación, soluciones nuevas se pueden tomar en
cuenta y las soluciones viejas pueden asumir una nueva atracción. Tres, el
interlocutor puede sugerir que el amigo con problemas considere la
posibilidad de ayuda profesional. Esta opción depende de la naturaleza y
gravedad del problema. Si el amigo parece estar profundamente en
problemas e infeliz y si el problema parece ser complejo, difícil, y
persistente, la ayuda profesional puede ser la respuesta.

LOS TERAPEUTAS COMO AMIGOS

Casi a todos los psicoterapeutas les gusta verse a ellos mismos como
preocupados por sus clientes y amigables hacia ellos. El proceso de la
172
psicoterapia ha parecido ser una forma ideal de la amistad con el terapeuta
como un amigo idealmente aceptable y comunicador. Esto es
particularmente cierto en los terapeutas humanísticos y Rogerianos,
quienes destacan que lo que ellos están haciendo es proveer un tipo de
relación especial para aquellos que buscan su ayuda. Debe admitirse que
no todos han sido impresionados por esta petición o lo han considerado
como una virtud. Para algunos, la idea del terapeuta como un amigo ha
restado valor a la psicoterapia y le ha dado validez a la afirmación que esta
forma de trato no es más que una relación cordial.
Empezando con la tesis que muchas personas son solitarias y que
siempre están dispuestos a gastar recursos personales y financieros para
aliviar su soledad, toma apenas un pequeño salto a la imaginación para ver
esfuerzos reflejados en una multitud de actividades, donde la psicoterapia
es una. Schofield, en un tratado serio sobre el tema, llamo a su libro
psicoterapia: La Compra de la Amistad, no para derogar la psicoterapia,
pero si para capturar la esencia de lo que él creyó que sucedió en todas las
formas de este tratamiento. Ya sea el psicoanálisis, la terapia Rogeriana, la
terapia primaria, el análisis transaccional, la terapia de Gestalt, o lo que
tengas, puede ser argumentado que el psicoterapeuta está vendiendo y el
cliente está comprando lo que es básicamente una relación amistosa.
Una vez considerado de esta manera, no hay problema en
encontrar una serie de similitudes entre la amistad y la psicoterapia. Ambos
traen al menos dos personas a una relación cercana, en la que se espera y
se acepta el intercambio de intimidades y preocupaciones personales.
Frecuentemente, el propósito explícito de la terapia grupal, los grupos de
encuentro y los grupos de tratamiento similares es reducir la soledad
trayendo personas de antecedentes comparables, intereses y problemas en
conjunto, un objetivo ciertamente no extraño a muchas amistades. Y lo que
se aprende en la psicoterapia puede no ser más ni menos que lo que se
aprende en la amistad- que en el mundo hay alguien en quien se puede
confiar, de quien se puede confiar y contar, alguien quien que puede ser
leal. Sin importar si esta es la enseñanza principal de una experiencia de
psicoterapia, no se puede negar que es un mensaje importante y valioso, y
que la amistad y la psicoterapia son dos formas exitosas de enviarla.
Si se admite que lo principal que un psicoterapeuta le ha dado a un
cliente es la amistad, entonces es razonable que los terapeutas mejoren las
relaciones amistosas y eliminen las restricciones que obstaculizan tales
desarrollos. En los últimos años se ha prestado mucha atención a una serie
de sugerencias que servirían para aumentar la amabilidad de los
psicoterapeutas y, por lo tanto, posiblemente, la efectividad de su enfoque
de tratamiento. Una es que el terapeuta disminuye la distancia profesional
173
y se revela como un ser humano haciendo una revelación personal
ocasional al cliente. Algunas investigaciones se han dirigido a determinar
el mérito de esta sugerencia, qué debe revelarse y cuánto debe revelarse.
Los resultados de estos estudios generalmente indican que la
sugerencia tiene algún mérito, aunque un terapeuta no puede ser abierto y
desenfrenado en la misma medida que un amigo. Los clientes no aceptan
terapeutas que dominan constantemente la conversación y que les
dificultan hablar y expresarse. Ni un cliente obtiene mucha comodidad de
las revelaciones que el terapeuta ha sufrido problemas de situaciones
similares o peores. Lo que parece mejor es en cierto grado de auto-
revelación juiciosa para darle al terapeuta una porción de calidez,
humanidad y amabilidad.
Una segunda sugerencia ha sido que los terapeutas interactúen más
con sus clientes en eventos sociales fuera de sus reuniones prescritas.7 hay
precedente para esta sugerencia. Freud de vez en cuando invita a un
paciente a cenar con él y su familia, y algunos terapeutas han encontrado
útil desde el punto de vista de la diagnosis para ser invitados a cenar con
sus pacientes en sus hogares para que puedan observar a las familias en
interacción durante la cena.
Esta última sugerencia, sin embargo, no ha generado mucha
investigación ni interés. Aparentemente, la mayoría de los terapeutas
sienten que pueden comunicar su amistad más eficiente y efectivamente
con sus sesiones de terapia y ambiente de trabajo.
Una tercera sugerencia, hecha durante la época de 1960. La cual
tomo cierta popularidad, fue que el terapeuta demostraba amabilidad
teniendo relaciones sexuales con su paciente cuando este acto pareciera útil
y apropiado. Pero algunas demandas posteriores y la naturaleza poco ética
de esta extensión de servicios causaron que la práctica cesara. Sin embargo,
el contacto físico de algún tipo entre el terapeuta y el cliente- desde un
toque suave y amistoso en la mano hasta masajear y retozar en el desnudo-
tiene sus proponentes. Pero incluso estas prácticas de amistad más
moderadas han atraído críticas y precauciones de la profesión últimamente,
y la mayoría de los psicoterapeutas se contentan con irradiar su calor desde
una distancia respetable.
Esta discusión de los terapeutas como amigos expresa que los clientes
no tienen las mismas expectativas de los terapeutas que tienen con sus
amigos, ni los terapeutas tienen la misma libertad para actuar en la relación
terapeuta-cliente que tienen al interactuar con amigos. Esto se vuelve tan
obvio que puede preguntarse por qué alguien supuso que la relación en
psicoterapia es una forma ideal de amistad. Dado que ambas son relaciones
sociales, es inevitable que tengan algunos elementos en común, pero
174
claramente hay distinciones importantes entre los dos, que pueden ser
igualmente, si no más significativos.

LOS TERAPEUTAS COMO PROFESIONALES


AMIGABLES

Que los clientes quieran ser amables con los terapeutas no ha parecido
sorprendente. Lo que ha parecido claro es por qué los terapeutas deben
querer que sus relaciones con sus clientes sean amigables. ¿Es esto un tipo
de profesión especial donde la humanidad de los participantes es crucial?
Los propios terapeutas no están tan seguros acerca de la respuesta a
esa pregunta. Algunos creen que sí. Ellos creen que lo que tienen que
ofrecer a sus clientes no es el conocimiento superior o la comprensión, sino
una actitud diferente hacia los problemas y las emociones. Cuando otras
personas pueden ser sorprendidas, ofendidas, moralistas, críticas,
angustiadas o excitadas, son tranquilas y aceptan. Esta actitud, más que
nada, argumentan, permite al cliente experimentar una libertad para
expresar sentimientos y pensamientos; y es en esta atmósfera libre que se
hacen posibles los cambios y el desarrollo en un sentido nuevo y
constructivo.
Sin embargo, algunos, como Harry Stack Sullivan y Albert Ellis, han
sentido fuertemente que la psicoterapia es una relación profesional entre
un cliente y un experto en el campo de la comprensión del comportamiento
humano.8 Afirman que el terapeuta no está vendiendo amabilidad y calidez,
sino comprensión profesional y conocimiento difícilmente ganado. No son
adversos a ser duros y críticos cuando creen que un cliente está equivocado.
Esto no quiere decir que estos terapeutas van a extenderse para crear una
relación amistosa con los intentos de distorsionar la relación de un
profesional en algo más.
Estos terapeutas se dirigen a conceptos de transferencia,
contratransferencia, distorsión parataxis, y simplemente un sentido común
para reforzar su punto de vista. Argumentan que su amistad no es
necesitada por sus clientes ni es posible. Están impresionados por las
diferencias en la relación terapeuta-cliente, incluso en aquellas situaciones
donde los terapeutas insisten en una relación amigable.
Una de las principales diferencias observadas entre una amistad
terapeuta-cliente y cualquier otra, es que en el primero se trata de una
cuota. La relación entre terapeuta y cliente requiere el pago de dinero para
que comience y se sostenga. A pesar de que el cliente no puede pagar este

175
dinero directamente, el dinero es pagado, tal vez a través de una compañía
de seguros o un presupuesto de agencia subvencionado por fondos
comunitarios. Ver a los clientes es el sustento del psicoterapeuta, y si nadie
paga, el terapeuta no come. Es así de simple.
Otra diferencia importante es que las relaciones amigables son a
menudo entre pares o iguales, pero la relación terapeuta-cliente es entre un
ayudante y una persona que busca ayuda. Más que eso, el cliente, por lo
general infeliz y tener dificultades para hacer frente a los problemas de la
vida, asume que el terapeuta es competente y experto en tratar sólo con
esos problemas. El cliente se siente menos capaz que el terapeuta y
depende de él. Por lo tanto, las amistades, cuando ocurren, son más
propensas a ser receptivas que recíprocas.
Además, los amigos, como subraya Hartup (1975), buscan
espontáneamente la compañía unos de otros. En contraste, los terapeutas y
los clientes se reúnen en los tiempos prescritos y para duraciones
específicas. Su reunión fuera de sus citas es restringida y pocas, si es que
las hay, y sus contactos generalmente terminan con la terminación del
servicio profesional. Se espera que una relación amigable se haga más
profunda y duradera. Se espera que la relación terapeuta-cliente crezca
hacia la independencia y la autonomía del cliente del terapeuta.
La gente parece tener diferentes expectativas para los amigos y los
terapeutas. Esperan que sus amigos sean generosos y cálidos, mientras
esperan que los terapeutas muestren respeto, tengan una voz agradable y
se visten de manera conservadora. Se espera que tanto los amigos como los
terapeutas sean comprensivos y preocupados (Reisman, Livesay, &
Tuberville, 1972).
Además, las comunicaciones de los terapeutas con sus clientes son
muy diferentes a las de los amigos comunes. Aparte del hecho de que los
terapeutas están dispuestos a decir algo empático, que la mayoría de la
gente dice. Los amigos hablan entre sí con frecuencia, intercambian
experiencias personales, comentan sobre la bondad o la maldad o la
elegancia de algo, y son muy libres en dar consejos. Con frecuencia no
saben qué decir y cambiarán de tema.
Los terapeutas, en cambio, casi nunca intercambian información
personal, evitan dar sus impresiones y evaluaciones, y, posiblemente con
la expectativa de terapeutas conductuales, tratan de no decirle a la persona
qué hacer. Rara vez parecen estar en una pérdida de palabras y se adhieren
al tema.
A diferencia de los amigos, que se involucran en el intercambio de
ideas y opiniones cuando hablan, los terapeutas se abstienen de las

176
intrusiones personales que pueden distraer a su cliente de la auto
exposición y la comprensión.
Cuando toda esta información se recolecta, indica que algunos
terapeutas se esfuerzan por ser amigables con todos sus clientes, algunos
de ellos no están particularmente preocupados de que sus clientes los
consideren amigos, y otros terapeutas tratan de ser amigos de algunos de
sus clientes. En ningún caso, sin embargo, parece apropiado concebir la
relación psicoterapéutica como un ideal o súper amigo. Más bien, es un
tipo de amistad diferente, que pretende ser un medio eficaz para resolver
el problema personal de uno de sus miembros. Al igual que la amistad, la
psicoterapia puede presentar a sus participantes una relación íntima,
aunque por lo general es unilateral en el área de auto-revelaciones.
En consecuencia, para aquellos que pueden considerar la psicoterapia
como, en parte, un medio para obtener la amistad de un terapeuta
comprensivo parece indicar una palabra de precaución. No todos los
terapeutas se conciben a sí mismos cumpliendo esa expectativa. Por lo
tanto, sería apropiado preguntarle al terapeuta qué tipo de relación
considera deseable con el cliente. Si la relación propuesta no es lo que se
busca, el cliente puede (1) ir a otro lugar para obtener esa relación o (2)
discutir la diferencia de expectativas con el terapeuta. Es muy posible que
el terapeuta pueda referir al cliente a otro terapeuta que sea según el gusto
del cliente, o el terapeuta puede explicar por qué sería conveniente para el
cliente renunciar a esta consideración al decidir un método de asistencia.

CONCLUSIONES

Los amigos pueden ser útiles para resolver problemas de la vida y para
aliviar el estrés. Las personas pueden aprender a ser más eficaces en sus
habilidades sociales y en superar los sentimientos de aprensión que pueden
bloquear o interferir con la adquisición de amigos. Además, las personas
pueden desarrollar habilidades conversacionales y habilidades de escucha
que les permitan ofrecer oportunidades para la expresión de sentimientos
y la consideración de la opción. Al buscar la mayor cantidad de
información posible cuando se presenta un problema, al permitirle a la
persona un tiempo amplio para presentar un problema, escuchando y
comunicando una comprensión de lo que la persona parece estar diciendo,
cualquier persona puede mostrar preocupación y una actitud útil eso puede
ser reconfortante.
Los terapeutas ofrecen comunicaciones de comprensión, respeto y
ayudas frecuentes y consistentes. Muchos se han impresionado por las
177
similitudes entre una relación terapeuta-cliente y una amistad estrecha e
íntima. Sin embargo, existen diferencias significativas entre la psicoterapia
y la amistad, de modo que no parece apropiado pensar en la primera como
una forma sustituta o más perfecta de esta última. A las personas que
pueden estar buscando amistad en una relación con un terapeuta se les
aconseja discutir este asunto desde el principio. Pueden sorprenderse
gratamente al descubrir que su terapeuta está igualmente preocupado por
ver cultivada una relación amigable o, por lo menos, es agradable explicar
por qué sería mejor considerar el interés del cliente por la amabilidad del
terapeuta como irrelevante para el método del tratamiento planeado.
Los escritores existenciales nos dicen que la soledad es una parte
esencial de la condición humana. En nuestras experiencias, en la angustia
de tomar decisiones y decisiones personales, cada uno de nosotros está
solo. Además, los teóricos de la personalidad han argumentado que dentro
de cada individuo hay un esfuerzo por el crecimiento, la autonomía y la
expresión única de uno. Depende de cada uno de nosotros equilibrar y
reconciliar nuestra necesidad para con los demás, para aliviar el dolor de
la soledad, con nuestras necesidades de independencia y satisfacción.
A lo largo de este libro hemos estado discutiendo sobre la amistad y
considerando sus valores, sus manifestaciones y sus implicaciones. Hemos
enfatizado que hay diferentes tipos de amistad, que las personas cambian
en lo que quieren de sus amigos y que la importancia que le damos a los
cambios en la amistad durante nuestras vidas. Para algunas personas, los
amigos son de gran importancia durante un periodo limitado, aunque
significativo, de crecimiento; a partir de entonces, los amigos pueden ser
reemplazados en importancia por carreras, cortejos, matrimonios y
descendencia. Para muchos de nosotros, los amigos siguen respondiendo a
las necesidades de calidez, aceptación, estimulación y comodidad a lo
largo de nuestras vidas. Esta información nos puede ayudar a comprender
mejor nuestras experiencias únicas con la amistad y lo que, en todo caso,
podemos desear hacer en relación con nuestras relaciones amigables.

178
Notas

CAPÍTULO 1

1. La historia de Damon y Fintias se puede encontrar en casi cualquier


enciclopedia. Las versiones se encuentran en Enciclopedia Británica y La
Enciclopedia Americana.
2. Las citas bíblicas y las historias son de La Biblia, versión King James.
3. Mientras que Julio César se puede encontrar en cualquier volumen de las
obras completas de Shakespeare. Las citas aquí se toman de Las Tragedias
de William Shakespeare. Nueva York: The Heritage Press, 1959.
4. Podemos recordar las líneas del poeta Robert Burns, y la Stanza 8 de To a
Louse:
Oh, un poco de poder, que se nos ha sido proporcionado
¡Para ver nuestros amigos como otros nos ven!

Se ha afirmado que los pacientes reconfortantes con películas o videos


de sus comportamientos pueden tener efectos terapéuticos y dramáticos.
Cornelio llamó a este procedimiento "experiencia de autoimagen", y
también se ha utilizado para facilitar el entrenamiento en habilidades
sociales y profesionales. Ver, Cornelio, F.S., Jr. Aprender sobre el
comportamiento: una nueva técnica: la experiencia de autoimagen.
Higiene mental, 1966, 50, 584-587. Una discusión de este y otros
procedimientos relacionados también se puede encontrar en las páginas
49-50 de Reisman (1971).
5. Esta cita, y muchas de las otras que siguen, se pueden encontrar en
Bartlett, y en las citas familiares de J. Bartlett. Decimotercera y
Centenaria Edición. Boston: Little, Brown and Company, 1955.

CAPÍTULO 2

1. Los Diálogos de Platón están disponibles en varias traducciones y


trabajos. Mi referencia es Grandes libros del mundo occidental. Vol. 7.
Platón. R.M. Hutchins (Ed). Chicago: Enciclopedia Británica, 1952.
2. La Ética de Nicomachean está ampliamente disponible. Mi referencia es
Grandes libros del mundo occidental, Aristóteles: II, Vol. 9.
3. Cícero está disponible en varias fuentes. Su ensayo sobre la amistad, De
amicitia (Laelius) se traduce al inglés en Cicero, De senectute, de
amicitia, De divinatione. Nueva York: G. P. Putnam, 1930. También hay

179
material relevante en las Cartas de Marcus Tullius Cicero, que se puede
encontrar en Los Clásicos de Harvard. Vol. 9.
4. El ensayo de Montaigne se puede encontrar en los Grandes libros del
mundo occidental, Vol. 25
5. Difícilmente creo necesario debatir la falta de validez de la observación
de Montaigne. Hoy en día, en nuestra sociedad, todo parece ser lo
opuesto. Benton (1974, p. 188) descubrió que aproximadamente el doble
de mujeres que hombres (60% en comparación con el 33%) informaron
que sus amistades no disminuían en intensidad al estar a cierta distancia
una de la otra geográficamente. Él interpretó este hallazgo para indicar
que las mujeres forman lazos emocionales más fuertes que los hombres.
6. Emerson se puede encontrar en muchas fuentes. El mío fue la Amistad de
Emerson, R. W. Westwood, Nueva Jersey: Ravell, 1957.
7. La terapia emocional-emotiva con frecuencia involucra al terapeuta en el
papel de desafiar la creencia del cliente y estimular al cliente a cuestionar
y cambiar las suposiciones. Una descripción de este enfoque se puede
encontrar en Ellis, A, Psicoterapia Humanista. Nueva York: McGraw-
Hill Paperbacks, 1974. Hacer eco es una forma de comunicación
receptiva que se trata en el Capítulo 9 de este libro. Está asociado (a
menudo injustamente en forma de caricatura) con Fogerian o terapia
centrada en el cliente.
8. Los principios de psicología de James están disponibles en varias
ediciones. Una fuente conveniente es los Grandes libros del mundo
occidental. Vol. 53
9. Hay muchas fuentes para Freud. Mi fuente para gran parte de esta sección
es los Grandes libros del mundo occidental. Vol. 54. El artículo "Sobre
el narcisismo" está en Sigmund Freud: Documentos recopilados. Vol. 4.
Nueva York: libros básicos, 1959.
10. Esta cita es de la psicología grupal y el análisis del ego, Grandes libros
del mundo occidental, Vol. 54, pp. 693-694.
11. Una fuente excelente para Adler es una juiciosa selección de sus escritos
que aparece en el libro La psicología individual de Alfred Adler. editado
y anotado por Ansbacher, H. L. y Ansbacher, R. R. New York: Basic
Books, 1956.
12. Rank ocupa una posición poco envidiable de tener sus ideas aceptadas sin
haber recibido mucho crédito por su origen. Rank, quien junto con Adler
fue pionera en la psicología del ego cuando fue una tarea ingrata hacerlo,
tenía mucho que decir sobre la separación-individuación, la voluntad y
las intervenciones breves y de tiempo limitado para el tratamiento. Tuvo
un impacto enorme y debidamente acreditado sobre el psiquiatra infantil
Frederick Allen y el psicólogo Carl Rogers. Una biografía personal de
Rank fue escrita por su devoto colega Jesse Taft: Otto Rank. Nueva York:
The Julian Press, 1958. Rank no es la persona más fácil de leer, pero se
180
puede encontrar un resumen justo de su punto de vista en Munroe, R. L.
Escuelas de pensamiento psicoanalítico. Nueva York: Dryden Press,
1955.
13. La contribución de Prescott Lecky del concepto de auto-consistencia ha
sido frecuentemente aceptada, pero con un reconocimiento menos
frecuente. La referencia citada no solo contiene esa teoría y un método
de tratamiento basado en ella, sino también un cálido boceto biográfico
de uno de sus alumnos, Frederick C. Throne.

CAPÍTULO 3

1. Además del relato bíblico del repentino amor de Jonatán por David,
Plato, Montaigne, y Henry Adams especuló que algunos factores
desconocidos estaban funcionando para determinar la amistad. Freud, en
su papel “sobre el narcisismo,” sugiere que una base inconsciente para la
atracción podría estar en el amor propio, la visión de nosotros mismos en
alguien a quien estamos "misteriosamente" atraídos. Dado que lo que
inconscientemente vemos de nosotros mismos podría ser lo que somos,
lo que somos o lo que deseamos ser, la explicación de Freud debe ser
dudosa, pero difícilmente rechazada.
2. Davis (1973) ha presentado una perspectiva sociológica para
familiarizarse, y “las líneas” se están demostrando constantemente en los
medios de comunicación. Hay que tener en cuenta que no importa cuán
intensa y dramática sea la participación desde el principio, como
Jonathan y David, la actitud de los científicos es considerar la relación
como asociativa hasta que haya sido probada por el tiempo. Los
científicos insisten en que los amigos recíprocos se hacen, no se nacen
siéndolo.
3. Carnegie, D. Cómo ganar amigos e influir sobre las personas. New York:
Simon y Schuster, 1936.
4. “Esta (sonriente respuesta) comienza al nacer como simple reflejo, pero
rápidamente asume su significado psicológico como un símbolo social
universalmente comprendido de un sentimiento de cordialidad y
aceptación, y a lo largo de la vida sigue siendo una expresión verídica de
alegría genuina que tiene gran importancia para ambos tanto el que lo
expresa como el que lo percibe.” Izard, C.E La cara de la emoción. New
York: Siglo de la explotación Appleton, 1971. Un estudio del efecto de
las sonrisas en la percepción de las personas es Bayes, M.A. Señales de
comportamiento de la calidez interpersonal. Diario de consultoría y
psicología clínica, 1972,39, 333-339.

181
5. Edward L. Thorndike atacó enérgicamente el concepto de acción ideo
motora como pura basura y similar al pensamiento mágico de los
primitivos (Thorndike, E.L. acción ideo motora. Repaso psicológico,
1913, 20, 91-106.) aunque la actual sugerencia de James fue al menos
parcialmente correcta [Schachter, S. La interacción de los determinantes
cognitivos y fisiológicos del estado emocional. En P.H. Leiderman y D.
Universidad de Shapiro Standford Press, 1964.]
6. Hay muchos artículos que podrían citarse en apoyo de esta declaración.
Para mencionar algunos: Challman (1932); Dahlke (1953); Duck (1973);
Hartup (1970, 1975); Heider (1958); Izard (1960); Newcomb (1961);
Pinter, et. al. (1937); Tuddenham (1951); y Winslow (1937).
7. Un resumen de los hallazgos de los efectos del atractivo físico es de
Berscheid y Walster (1972).
8. Anderson (1939) y Anderson, Brewer & Reed (1946) presentaron
evidencia de que los amables y positivos comportamientos constructivos
tienden a obtener comportamientos cooperativos positivos y amigables
de otros, mientras que los comportamientos hostiles y agresivos llaman
la hostilidad y la agresión como respuesta. Su trabajo se realizó en un
salón de clases. La documentación adicional del principio-la integración
engendra integración y la agresión engendra agresión-se encuentra en la
revisión de un artículo de Hartup (1970).
9. Los conductistas han explicado la persistencia del comportamiento del
juego sobre la base de un cronograma intermitente de refuerzo. La
imprevisibilidad de ser recompensado, pero al haber recibido algunas
recompensas para "engancharse," hacen comportamientos tan
determinados muy resistentes a la extinción. Una discusión técnica sobre
los calendarios de refuerzo es Skinner, B.F. Contingencias de refuerzo:
un análisis teórico. New York: Siglo de la explotación Appleton, 1969.
Una discusión popular y menos conductual es Skinner, B.F. sobre el
conductismo. New York: Alfred A. Knopf, 1974.
10. Gordon (1976); Riesman, D., con Glazer, N., & R. Denney La multitud
solitaria: un estudio del cambio en el carácter estadounidense. El Jardín
de la ciudad, New York: Doubleday, 1953; Packard (1972).
11. Las discontinuidades se refieren a rupturas dentro de patrones de
comportamiento o funcionamiento psicológico. Nuestra sociedad
contribuye a una mayor discontinuidad al enfatizar la expresión
individual, es decir, no seguir los pasos de tus padres, pero haciendo lo
tuyo; al ver la infancia tan diferente de la adolescencia como diferente de
la edad adulta; por la estructura familiar nuclear; por una actitud histórica,
que enfatiza el presente y el futuro y es impaciente con el pasado; por una
valoración de lo nuevo y una depreciación de lo viejo. Las
discontinuidades, en términos generales, también pueden considerarse
separaciones y, en ese sentido, se puede esperar que estén asociadas con
182
el estrés y la ansiedad. Ver comentarios en relación con Rank & Gorer,
G. Las personas americanas. New York: W.W. Norton, 1948.
12. Esta idea puede expresarse en forma de hipótesis. En la medida en que
las personas han sufrido separaciones y discontinuidades en su
desarrollo, se vuelven menos capaces de formar relaciones recíprocas y
tienden a concentrar sus relaciones amistosas entre aquellos que son
asociativos. Una consecuencia de la hipótesis sería: En la medida en que
las personas tienden a concentrar sus relaciones amistosas entre las que
son asociativas, habría indicios de depresión subyacente.

CAPÍTULO 4

1. La novia de Frankenstein fue publicada por Universal en 1935.


Protagonizando a Boris Karloff como el monstruo, en una de las pocas
películas en las que la criatura patética hizo algo más que gruñir y gemir.
O.P. Heggie jugó el papel del ermitaño ciego, que funcionó brevemente
como terapeuta del habla, y Elsa Lanchester tiene los roles dobles de
Mary Shelley y el futuro compañero del monstruo.
2. Las restricciones que se discuten no son todas las que se han propuesto.
Kinget (1975, pp. 104-107) confinó su discusión de la amistad a lo clásico
o lo ideal: "un vínculo profundamente significativo". No es un conocido
casual. Es una relación cálidamente personal arraigada en una comunidad
de valores e intereses significativos y al menos en alguna fase de su
historia, de tiempo compartido o actividades. "Las características
esenciales de esta relación son que están altamente evolucionado,
valorado y es propiedad de uno mismo; que es auténtico, duradero y
encantador; y que aumenta la sensación de libertad personal, en lugar de
ser percibido como limitado. Además, algunos incluirían como la más
alta expresión de amistad, la relación entre los seres humanos y sus
semejantes, es decir, una amistad con toda la humanidad, o entre los seres
humanos y Dios, que se llama ágape. La discusión de este libro es a la
vez más amplia, en el se incluye relaciones amistosas menos ideales, y
más estrechas, en el sentido de que no enfatiza las amistades espirituales
y las abstractas.
3. Egocentrismo o egolatría usualmente refiere a la tendencia del niño
preescolar en pensar y percibir el mundo desde un punto de vista
personal. A esta persona le resulta difícil concebir cómo otra persona
siente o concibe los asuntos desde la perspectiva de otra persona. Casi
cualquier texto moderno en psicología del desarrollo tendrá discusión
sobre Piaget, con quien se asocian manifestaciones de egocentrismo o

183
discusiones sobre este tema. Véase, por ejemplo, Lefrancois, G.R. De
niños. Belmont, Calif: Wordsworth, 1977.
4. Esta discusión se está ejecutando un poco por delante del tema e introduce
puntos que se documentan más adelante en el capítulo.
5. El punto aquí es que una serie de científicos sociales conciben las
relaciones amigas que se basan o mantienen según lo que las partes
obtienen de sus interacciones. Cuando las pérdidas son altas o las
ganancias son pocas, es probable que la relación se vuelva tensa y que la
amistad se rompa. Sin embargo, pocas personas se ven a sí mismas
comportándose de manera mecánica y materialista. No piensan en sí
mismos como personas atraídas y retenidas como amigos por las
ganancias que reciben o porque encuentran útil la compañía del amigo.
La pregunta es ¿qué aumenta nuestro entendimiento si logramos pensar
en las amistades en estos términos? una implicación ventajosa es que
asigna gran parte de la responsabilidad y el poder de formación y
mantenimiento de la amistad a las partes involucradas.
6. Resultados similares a los encontrados en este estudio fueron reportados
por Berndt, T.J. Las concepciones de amistades de los niños y el
comportamiento esperado de los amigos. Documento entregado en la
American Psychological Association Convention, Toronto, 1978.
7. En un estudio presentado para su publicación por Reisman "Lugar de
control y atribuciones de amistad: identificando la ambigüedad en los
dominios sociales," setenta estudiantes de pregrado respondieron a un
cuestionario sobre amistad. Uno de los ítems en el cuestionario les pidió
que clasifiquen en importancia las siguientes características de un amigo
cercano: alguien que me gusta y que le gusto; alguien que me ayuda
cuando lo necesito; alguien cuya compañía disfruto y con la que es
agradable estar; alguien quien es leal y honesto. El lector notara que esas
características corresponden al cariño, utilidad, placer, y virtud. La
lealtad y honestidad fueron clasificadas altamente entre estas
características, con agradable compañía un momento.
8. “Tres elementos integrales para describir las relaciones cercanas son…:
una actitud favorable …, como se evidencia en el afecto, el respeto, el
gusto o el amor; compromiso de comportamiento..., como se manifiesta
en la acción afiliativa; identidad mutua” (Huston, T. L, & G. Levinger).
La atracción interpersonal y las relaciones. Revision anual de psicología,
1978, 29, 115-156).

CAPÍTULO 5

1. Los orígenes del comportamiento social aún se debaten, con algunos


psicólogos los cuales mantienen que estos comportamientos se adquieren
184
o aprenden y otros sostienen que son innatos. Atkinson (1958) ha
estimulado una investigación considerable en el área de afiliación a las
necesidades, pero aún no se sabe si esta necesidad se aprende o es básica
para el organismo. Brown (1976), tomando un punto de vista más amplio,
el ha notado comportamientos agregados o sociales en patos, ovejas,
insectos e incluso algunas especies de amebas. La evidencia sugiere una
capacidad innata para los comportamientos sociales, desencadenada por
un estímulo de liberación específico. Por lo tanto, volvemos a la posición
familiar, anterior, depende de una interacción de herencia y ambiente. Sin
el estímulo específico de liberación, la capacidad innata no se evidencia
y ni se desarrolla. Brown (1976, p. 289) menciona una base bioquímica
para el afecto, en la cual un estado de excitación fisiológica se asocia con
mayores niveles de epinefrina y la disponibilidad de alguna persona
atractiva. el desarrollo social es una de las piedras angulares de la teoría
psicoanalítica (Stein, 1970). Los psicólogos del desarrollo y los
psicoanalistas prestan especial atención a las interacciones tempranas de
los bebés y las madres o las personas que los cuidan. Desde la perspectiva
analítica, estos contactos tempranos acerca de la afición, el cuidado, la
lactancia y los sentimientos proporcionan la base para la confianza del
bebé en los demás y una sensación de seguridad, previsibilidad, orden y
regularidad en el mundo (Blank, G., & R. Blank. Ego psicología: teoría
y práctica. New York: Columbia University Press, 1974). Parece haber
una tendencia a ver la importancia social en el comportamiento de los
bebés a edades más tempranas. Así, la sonrisa, el llanto y el gorgoteo de
los primeros bebés, que anteriormente los psicólogos del desarrollo
atribuían a la angustia o al alivio gástrico, tienden a describirse cada vez
más como una respuesta y comunicación social deliberada. Del mismo
modo, el comportamiento alarmado del bebé en presencia de una persona
desconocida, la llamada "ansiedad más común" también se llamó
"ansiedad de ocho meses" luego, "ansiedad de seis meses", y hoy en día
puede denominarse "ansiedad de cuatro meses" o "ansiedad de tres
meses". Esto es como una explicación de la vaguedad de las etapas del
desarrollo en el párrafo.
2. Los comentarios de Melvin Konner aparecen en un capítulo llamado
Relaciones entre bebés y menores en perspectiva comparada, en Amistad
y relaciones entre iguales. M. Lewis & L.A. Rosenblum (Eds.) New
York: Wiley-Interscience, 1975.
3. El estudio de Wanda C. Bronson también se publicó como un capítulo:
Desarrollos en el comportamiento con compañeros de edad durante el
segundo año de vida, en la amistad de Lewis y Rosenblum y las relaciones
entre pares.
4. Los científicos sociales no han dudado en documentar lo que puede
parecer obvio para otros. Entre los estudios que respaldan la afirmación
185
de que los niños de la guardería juegan e interactúan son los de Kohn y
Rosman (1972); Parten (1933); Reuter & Yunik (1973); y Sacks, Moxey,
& Walls (1975). Sin embargo, la naturaleza cooperativa y empática de
estas interacciones "preescolares" se considera limitada.
5. En su discusión sobre la amistad, Mussen, Conger y Kagan (1969, pp.
584-585) sugieren que los siguientes factores pueden explicar la
inestabilidad de las amistades en la infancia: fluctuaciones rápidas de
intereses en los niños, de modo que en un período relativamente corto dos
niños ya no puedan compartir actividades similares; y emociones, con
una tendencia a que los jóvenes más jóvenes y menos emocionalmente
estables sean consistentes en sus elecciones de amistad. Con el aumento
de la edad, hay una mayor estabilidad en los intereses y los sentimientos
hacia alguien, lo que ayudaría a mantener la estabilidad en las amistades
entre los niños mayores, adolescentes y adultos.
6. Los psicólogos han demostrado que, a medida que los niños crecen, su
concepción de la amistad crece rápidamente con su desarrollo cognitivo.
Los niños mayores pueden describir más completamente lo que buscan y
valoran en la amistad (el concepto se vuelve más diferenciado) y se
vuelven más capaces de tener en cuenta las circunstancias al juzgar las
acciones de sus compañeros y decidir si constituyen motivos razonables
para poner fin a la amistad (un concepto relativista de la ética). Estos
aspectos del crecimiento cognitivo también actuarían para mantener la
estabilidad en las relaciones entre iguales. Entre los artículos relevantes
están los de Kurdek & Rodgon (1975); Mossler, Marvin y Greenberg
(1976, Rubenstein, Fisher e Iker (1975) y Selman (1976).
7. Las cifras sobre los amigos cercanos de los estudiantes universitarios
fueron obtenidas en los estudios de Reisman y Schorr (1978a) y Reisman,
J. M. “Lugar de control y atribuciones de la amistad: identificando
ambigüedades en los dominios sociales.” El documento enviado para su
publicación. Es de particular interés el rango de la cantidad de amigos
cercanos expresados, de cero a diecisiete. Algunos estudiantes dijeron no
tener amigos cercanos, aunque si tenían relaciones amistosas casuales o
asociativas. Parece cuestionable si los estudiantes que dicen tener un gran
número de amigos cercanos están usando el término de la misma forma
de aquellos que dijeron tener unos pocos. Podemos recordar que los
filósofos argumentaban que era sumamente difícil tener más de uno o dos
amigos cercanos en cualquier momento dado, por lo que se sospecharía
que muchas amistades asociativas estén incluidas en estas cifras. Otro
resultado obtenido de estos estudios es que las personas se forman una
idea de cuantos amigos tienen y mantienen un cierto grado de
consistencia dentro de estas cifras.
8. Lo que ha sido teóricamente enfatizado es el impacto del grupo de
compañeros sobre los valores y comportamientos del niño, los cuales
186
fueron adquiridos en la familia. Ha habido poca atención a la posibilidad
de la familia influenciando el grupo de compañeros, aunque se podría
suponer que este tipo de influencia también puede ocurrir. El punto que
se resalta en esta elección es a lo que los analistas se refieren como un
debilitamiento de las prohibiciones del superyó, que en un sentido
positivo el grupo de compañeros amplia el concepto del niño de lo que
son las creencias y practicas aceptables.
9. Carlson, Arnold, Becker, & Madsen, 1968; Drabman, Spitalnik, &
O´Leary, 1973; Rosenbaum & Kellman, 1973. Esta sección hablaba de la
influencia de los compañeros que son constructivas y beneficiosas para
el desarrollo del niño. Existen, por supuesto, influencias de compañeros
que son negativas y destructivas, y estas serán discutidas en el capítulo 8.
Sin desear criticar el punto sobre las influencias negativas (podemos
recordar el ingenioso Dodger y Oliver Twist, Polilla y Pinocho), estudios
han demostrado repetidamente la importancia de la influencia de los
compañeros en la adquisición de comportamientos dependientes de
consumo de alcohol y drogas, por ejemplo, Jessor, R., & Jessor, S. L.
desarrollo adolescente y el comienzo de la bebida: un estudio
longitudinal. Journal of Studies on Alcohol, 1975, 36, 27-51.
10. Este fue un hallazgo circundante, basado en auto-reportes de estudiantes
universitarios, en el estudio de Reisman & Shorr (1978a).
11. Estos comentarios fueron hechos por adultos encuestados que
respondieron a las preguntas “¿Por qué es bonito tener amigos? “¿Qué le
gusta de tener un amigo? En el estudio de Reisman & Shoor (1978a).
12. Toffler (1970) decía que las amistades parecían ser formadas muy
rápidamente en las comunidades ejecutivas suburbanas, donde la
población tendía a ser transitoria. Estas personas parecían estar muy
conscientes de su movilidad y de la probabilidad de que las amistades que
hicieran serian efímeras. Por lo tanto, amistades fuertes e íntimas eran
rápidamente formadas y rápidamente olvidadas cuando los amigos tenían
que mudarse. Packard (1972) encontró en su estudio de las amistades
suburbanas que había pocas diferencias entre los patrones de las
comunidades estables y las comunidades móviles. Parecía que las
personas comprimían el proceso de la amistad a su breve marco de
tiempo. Sería interesante determinar si hay diferencias en la inversión
emocional o el compromiso entre las relaciones amigables en entornos
cambiantes contra los ajustes relativamente permanentes.
13. Esta película Number Our Days fue producida por L. Littman y recibió
un Premio de la Academia por un documental corto en 1976. Fue
transmitida en el Sistema de Televisión Pública en 1977.

187
CAPÍTULO 6

1. La obra de Miller está disponible en un sin número de antologías y en


Miller, A. Muerte de un Viajante: ciertas conversaciones privadas en dos
actos y una misa de funeral. Nueva York: Prensa Vikinga, 1964. La
alusión al Rey Lear es un poco tensa, por lo que valdría la pena un
momento para explicarla. En ambos casos estos hombres median su amor
en base a cuanto eran amados, estaban ciegos al afecto que realmente les
tenían, y fueron empujados a la locura por su incapacidad para asimilar
la hipocresía, el engaño, y la ingratitud.
2. Algunos libros que tratan de la movilidad ya han sido citados, como ser
Packard (1972). Otras referencias que tratan de este tema son: Behavior
in new environments. Brody, E.B. (Ed.) Beverly Hills: Sage Publications,
1969; Pierson, G.W. The Moving American. Nueva York: Alfred A.
Knopf, 1973; Sundquist, J.L. Dispersing Population: What America can
learn from Europe. Washington, D.C.: The Brookings Institution, 1975.
3. Wilson, S. Man in the gray flannel suit. Nueva York: Libros Pocket, 1956.
Whyte, W.H. The organization man. Nueva York: Simon y Schuster,
1956. Lederer, W.H. A nation of sheep. Nueva York: Norton, 1961.
¿Quién, viviendo a través de los 1950s en Estados Unidos, hubiera
soñado que veinte años después esa década seria asociada con la
nostalgia, días felices, prosperidad, e inocencia? Algunos de los créditos
de esta vista romántica de la Guerra Coreana, la Guerra Fría, y la
devastación nuclear se deben a los disturbios, asesinatos, y drogas de los
1960s.
4. “A medida que el niño interactúa con su ambiente construye
gradualmente conceptos sobre él mismo, sobre ambiente, y sobre él
mismo en relación con el ambiente. Él parece valorar esas experiencias
la cuales percibe como mejorarse a sí mismo, y situar un valor negativo
en esas experiencias que parecen amenazarlo, que no lo mantienen o que
no le permiten progresar. Pronto entra en esta ilustración la evaluación de
uno mismo por otros.” Rogers, C.R. Client-centered therapy. Boston:
Houghton Mifflin, 1951, pp. 498-499.
Maslow se refiere a una necesidad de sentirse querido la cual es básica
y está arraigado a la biología de la persona. Esta necesidad de amor,
dentro de la jerarquía de motivos de Maslow, es menos poderosa que las
necesidades fisiológicas y de necesidad, pero más poderosa que la
necesidad de autoestima, auto-actualización y comprensión – al menos
para la mayoría de personas (Maslow, A. H. Toward a psychology of
being. Nueva York: D. Van Nostrand, 1962.).
“Porque nadie elegiría el mundo entero con la condición de estar solo,
ya que el hombre es una criatura política y alguien cuya naturaleza es
vivir con otros. Y simplemente es mejor gastar sus días con amigos y
188
buenos hombres que con extraños o cualquier persona extraña. Por lo
tanto, el hombre feliz necesita amigos.”
5. The Magnifecent Ambersons es una novela de Booth Tarkington y un
clásico de cine dirigido por Orson Welles; en la película de 1942 Tim
Holt interpretó el papel del hombre congestionado quien aprende acerca
de la humildad.
6. “Nadie que ame o deseeee a otro jamas lo hubiera amado, deseado, o
afectado, si no hubiera sido de alguna manera compatible con él, ya sea
en su alma, en su carácter, en sus modales, en su forma (Plato, Lysis, o
amistad. En Great books of the western world. Vol. 7, p. 24).”
7. El autor recuerda la felicidad que experimento de niño con el
sobrenombre Jack. Es increíblemente común – Jack navajas, Jack mil
usos, Jack ágil, Jack y las habichuelas mágicas, Jack el matador de
gigantes, Jack Spratt, Jack Horner, Jack en la caja, Jack negro, Jack
o´lantern, Jack Daniels, y así sucesivamente! A diferencia de mi hija que
de niña no le gustaba su nombre “Hope” pero se aficiono a él como un
adulto. Se ha prestado poca atención científica a los nombres, aunque
estudios han demostrado los maestros responden más negativamente a un
ensayo atribuido a un “Elmer” que cuando lo hacen con el mismo ensayo
atribuido a un “Robert.” Ver P. Tournier The Naming of Persons. Nueva
York: Harper & Row. 1975. Se puede hacer una verificacion de la
importancia de los nombres descubriendo los nombres originales de las
celebridades cinematrografiucas, como ser John Wayne (Francis), Robert
Taylor (Spangler), y Marilyn Monroe (Jean).
8. James Cagney se hizo querer por el público empujando una toronja en el
rostro de una mujer joven en la película Enemigos Publicos; en las
películas de James Bond, 007 asesina ya sea con una actitud de
aburrimiento o de satisfacción extrema. Es probable que la popularidad
de estas películas y de las caricaturas en las cuales la violencia es
reversible (el coyote o Tom son aplastados y hechos pedazos en un
segundo y son tan buenos que quedan como nuevos para el siguiente)
pueden atribuirse a las gratificaciones de impulsos que normalmente no
serían tolerados por uno mismo o por otros.
9. S.M. Jourard. Self-disclosure: an experimental analysis of the
transparent self. Nueva York: John Wiley e hijos, 1971. S.M. Jourard.
Personalidad saludable: un enfoque desde el punto de vista de la
psicología humanística. Nueva York: Macmillan, 1974.
10. La literatura de la psicología y del psicoanálisis está repleta de trabajos
que podrían citados en apoyo de estas declaraciones. Para mencionar
algunos: Argyle, 1969; Baumrind, 1971; Becker, 1960; Heilbrun,
1972; Jenkis, 1966; McClelland, 1955; Medinnus, 1965; Piers 1972;
Siegelman, 1965; Wechtel, 1975.

189
11. Jones, E. La vida y obra de Sigmund Freud. Vol. 1. Nueva York: libros
básicos, 1953.
12. “A comparación de sus hermanos menores, los primogénitos tienen una
mayor necesidad de lograr y desenvolverse mejor académicamente, son
más curiosos, más competitivos, y son más propensos a preferir lo
novedoso o lo complejo. La probabilidad de que un primogénito vaya a
la universidad usualmente es más alta que la de sus hermanos.
Generalmente, estos efectos no son simplemente debido a ser el primero
o el ultimo, sino a al tipo de interacción social y a la mayoría de
características de los primogénitos en oposición a los hijos nacidos
después.” (Lefrancois, G. R. Of children. Segunda edición. Belmont,
Calif: Wadsworth, 1977, pp. 123-124.)
13. El estudio citado (Reisman & Shorr, 1978 b) encontró que fueron
diagnosticados como emocionalmente perturbados y excluidos de la
escuela afirmaban tener tanto amigos como los demás niños normales.
Estos hallazgos fueron definidos por la asistencia de los niños
perturbados en una escuela diurna, en la cual tenían menos probabilidades
de ser rechazados por sus compañeros. Experiencias clínicas de Reisman
trabajando con niños y adolescentes emocionalmente perturbados
revelaron un sin número de instancias en las cuales un niño podría ser
tolerado o explotado por sus compañeros – usado como la víctima, la
burla, una fuente de regalos y comida – y sin embargo insisten que estas
son relaciones amigables. Ya que esta parece ser una tendencia para
asegurar que uno tiene amigos en la infancia, es significado de dificultad
psicológica cuando un niño reporta no tener ningún amigo.

CAPÍTULO 7

1. Hay dos referencias excelentes para el trabajo de Edward Sapir:


Language: an introduction to the study of speech. Nueva York: Harcourt,
Brace, 1921; and Selected writings in language, culture, and personality.
D. G. Mandelbaum (Ed.) Berkeley: imprenta de la Universidad de
California, 1949.
2. Ruth Munroe, en Schools of Psychoanalytic thought. Nueva York:
imprenta Dryden, 1955, discutió cuidadosamente estos y otros puntos de
vista. Estas son especulaciones psicológicas sobre los orígenes de lo que
se experimenta cuando estamos separados de los demás, o solos. La
“separación de los demás” es una clave para comprender una
interminable variedad de situaciones en las que estos sentimientos pueden
ser experimentados. El esforzarse por expresar nuestra individualidad,
nuestras opiniones, nuestra adultez, nuestra madurez, psicológicamente
190
nos apartamos y separamos de los demás y así estos sentimientos pueden
ser provocados.
3. Este primer periodo de desarrollo, la infancia, ha recibido mucha atención
en los recientes años debido al soporte significativo que puede tener sobre
el crecimiento intelectual y emocional. La importancia de la infancia
temprana para las relaciones sociales ha sido de especial interés para los
psicoanalistas. Por ejemplo, la empatía, la habilidad de sentir lo que otra
persona y comprender su punto de vista se supone que se origina durante
el primer año cuando el niño se siente uno solo con la madre. Una
discusión sobre esto y temas relacionados se encuentran en Blanck, G. &
R. Blanck. Ego psychology: theory and practice. Nueva York: editorial
de la Universidad de Columbia, 1974. Una señal normal en la que el niño
reconoce y valora a la madre “ansiedad extraña” de “seis meses” o “ocho
meses” (el tiempo exacto parece variar) ansiedad, durante la cual el niño
muestra angustia cuando se le acerca un extraño o cuando lo dejan solo
con un extraño.
4. Esta cita puede encontrarse en Bartlett´s familiar quotations.
5. Un gran cuerpo de investigación se está unificando en el área de
comportamiento prosocial y entrenamiento de habilidades sociales. Estos
estudios usualmente son dirigidos a aumentar la asertividad de las
personas para que puedan, por ejemplo, crear contactos sociales y
preguntar por las fechas. Un estudio reciente en esta área es Levenson, R.
W., & J. M. Gottman. Hacia la evaluación de la competencia social.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 1978, 46, 453-462. Ver
también Mussen, P., & Eisenberg-Berg, N. Roots of caring, sharing and
helping. San Francisco; W. H. Freeman, 1977.
6. Adler es simple, pero lejos de ser facil de implementar, se puede
encontrar en Ansbacher y Ansbacher. La psicología individual de Aldred
Adler, p. 347. Originalmente aparece en la obra de Adler. What life should
mean to you. Boston: Little, Brown and Company, 1931, p. 259. La cita
completa le promete al paciente que, si se sigue fielmente la prescripción
por catorce días, el paciente se curará. Una promesa que no es tan audaz
como parece porque (1) raramente los pacientes lo hacen y (2) si alguien
lo hizo, la cura fue inherente al logro.
7. Esta declaración fue la respuesta de Buber a la pregunta que colocoo en
el título de un ensayo, “What is to be done” In Men of dialogue: Martin
Buber and Albrecht Goes. Rollins, E. W. & Zohn, H., (Eds) Nueva York:
Funk & Wagnalls, 1969.
14. El poema de Oxenham está en Bartlett´s familiar quotations. En una carta
de Leo Tolstoy para Sofya, el gran autor ruso dijo: “Llegué a la
conclusión hace aproximadamente diez años que mi única salvación, y la
de cualquier hombre en esta vida, no es vivir para uno mismo sino para
los demás.” Esta cita fue tomada de las cartas de Tolstoy. R. R. Christian
191
(Ed) Nueva York: Charles Scribner´s, 1978, y fue citado en un libro de
crítica de Carole Woiwode en la Tribuna de Chicago, domingo 01 de
Julio de 1978, Sección 7.

CAPÍTULO 8

8. Los teóricos difieren en cuán temprano, en el desarrollo, pudieron


haber ocurrido los orígenes de la sensibilidad al rechazo. Ha sido gracioso
y a la vez enserio al sugerir que el primer trauma es la penetración del
óvulo por el esperma. Antes del nacimiento, el organismo en desarrollo
puede de alguna manera verse afectado por cambios fisiológicos
asociados con las tensiones y emociones de la mujer. Cinesiología, una
teoría que no goza de mucha credibilidad científica, postula que tales
ocurrencias intrauterinas están involucradas en una variedad de
trastornos. Rank, quien posteriormente modificó su posición, fue uno de
los primeros en sugerir que el bebé podría responder, en un sentido
psicológico, negativamente al trauma de haber nacido; esa visión
encuentra sus proponentes entre los terapeutas primarios (Janov, A. La
Revolución Primordial. Nueva York: Touchstone, 1972). Entre los que
han hecho que la sensibilidad infantil al rechazo sea fundamental para su
trabajo, se encuentran: Horney, K. Neurosis y el crecimiento humano.
Nueva York: Norton, 1950; Klein, M. El Psicoanálisis de los Niños.
Nueva York: 1932, y Blanck, G. y R. Blanck. Ego psicología: teoría y
práctica. Nueva York: Columbia University Press, 1974.
9. Se ha especulado que de alguna manera los bebés sienten o "intuyen"
los verdaderos sentimientos de los adultos; en otras palabras, responden
a las tensiones y comportamientos hostiles que los adultos pueden no
darse cuenta de que están exhibiendo. Por lo tanto, la ansiedad, el
malestar o la incomodidad de la persona que lo cuida pueden
comunicarse al niño, lo que resulta, en la infancia, principalmente en los
trastornos alimentarios y del sueño. Dos discusiones sobre problemas
psicosomáticos son realizadas por Logan Wright: Conceptualización y
definición de trastornos psicosomáticos. Psicólogo Estadunidense, 1977,
32, 625 - 628; Evaluar el estado psicosomático de los niños. Revista de
Psicología Clínica Infantil 1978, 7 94-112. Los artículos clásicos de
Rene A. Spitz son: depresión anaclítica o síndrome de hospitalismo en
los volúmenes de 1946 y 1945 del Estudio psicoanalítico del niño.
10. James hizo esta observación en su discusión de hábitos en los
Principios de Psicología. Su punto era que cada abstención de la
ejecución de un acto lo debilitaba. Esto sugirió que la mejor manera de
establecer un hábito es realizar el comportamiento siempre que sea
apropiado.
192
11. Si bien hay una cantidad considerable de investigaciones sobre la
crianza de los hijos, todos los médicos que trabajan con niños y padres
han tenido experiencias personales que corroboran la validez de estos
estudios. Una y otra vez se encuentran padres que crean dificultades para
ellos y sus descendientes al no ejercer el control donde deberían o, más a
menudo, al intentar controlar en áreas donde son impotentes, por
ejemplo, tratando de imponer el aprendizaje y los estándares de
rendimiento (Reisman, 1973).
12. Benjamin B. Wolman ha hecho que la inversión de roles entre padres e
hijos -que se espera que el niño cuide y comprenda a los padres
dependientes- es un concepto importante en el desarrollo de la
esquizofrenia infantil. ver su capítulo en el Manual de psicopatología
infantil. BB Wolman (Ed) Nueva York: McGraw-Hill, 1975. "Estudios
realizados por 12 autores de seis países diferentes en dos continentes han
confirmado lo que debería haber sido obvio: muchos niños con
esquizofrenia tienen padres atroces, pero a menudo se les confía que los
críen. padres que de ninguna manera son aptos para ese rol......Cualquier
experiencia horrible recordada de la infancia puede seguir doliendo y
reflejándose en la felicidad de la vida". (Bleuler, M. Los vástagos de
Schozophrenia Bulletin, 1974, Issue 8, 93-107).
13. Las referencias que podrían citarse en apoyo de las consecuencias
perjudiciales del rechazo parental comprenden casi toda la literatura
sobre psicoanálisis y la teoría de la personalidad y una parte sustancial de
los estudios realizados en la psicología del desarrollo.
14. "Así como es posible caracterizar la" personalidad "de una persona, los
entornos se pueden retratar de manera similar con una gran precisión y
detalle. Algunas personas son de apoyo, de la misma manera, algunos
entornos son de apoyo. Algunos hombres sienten la necesidad de
controlar a los demás, los entornos son extremadamente controladores:
(en sí mismo, PM y RH Moos. Entornos psicológicos: ampliar el alcance
de la ecología humana. Psicólogo Estadunidense, 1974, 29, 179-188).
El estudio de los climas psicológicos, o la ecología humana, está
estrechamente relacionado con el trabajo de R. H. Moos, P. H. Schoggen
y sus colegas. Un enfoque algo diferente ha sido la investigación de los
efectos de diferentes sistemas de crianza de los hijos sobre el desarrollo
de la personalidad y la socialización. Los niños kibbutz, que se crían en
albergues, parecen ser más cooperativos y tener mejores relaciones con
los compañeros que los criados en familias. (Ver, Rabin, AI Crecer en el
kibutz. Nueva York: Springer, 1965; Beit-Hallahmi, B. y A. I. Rabin. El
kibbutz como un experimento social y como un laboratorio de crianza de
los hijos. Psicólogo Estadunidense, 1977, 32, 532-541.)
15. El énfasis de los psicólogos ha sido ayudar a las personas que son
tímidas a sentirse menos incómodas y asertivas en situaciones sociales.
193
(Véase, Zimbardo, 1977; Levenson, R. W., y J.M. Gottman. Hacia la
evaluación de la competencia social. Revista de Consultoría y Psicología
Clínica, 1978, 46, 453-462. Véanse también las notas anteriores de pie
de página).
16. Existen 3 mundos existenciales: el medio ambiente; el co-mundo, el
mundo social o nuestras relaciones con otros seres humanos; y el mundo
consigo mismo, el mundo de fantasía y de uno mismo. Se puede encontrar
una explicación breve sobre la psicología existencial en Hall, C. S. & G
Lindsey. Teorías de la personalidad. Nueva York: John Wiley & Hijos,
1978. Ver también, Existencia. R. May, E. Angel, H. F. Ellenberger
(Eds.) Nueva York: Basic Books, 1958.
17. Adorno, T. W., E. Frenkel-Brunswich, D. J. Levinson, & R. N. Sanford.
La personalidad autoritaria. Nueva York: Harper, 1950.
18. Una excelente discusión de la personalidad antisocial o sociopatica,
como otros desordenes de la personalidad, se pueden encontrar en:
MacKinnon, R. A. & R. Michels. La entrevista psiquiátrica en la
práctica clínica. Philadelphia: W.B. Saunders, 1971; también Coleman,
J.C. Psicologia de la anormalidad y vida moderna. Glenview, Ill.: Scott,
Foresman, 1976.
19. Hare, R. D. La psicopatía: teoría e investigación. Nueva York. John
Wiley e Hijos, 1970; Waid, W.M. conducta de la piel en respuesta al
castigo como un revelador y correlativo de aprendizaje para evitar dos
tipos de castigos. Journal of Abnormal Psychology, 1976, 85, 498-504.

CAPÍTULO 9

1. Gruver, G. Estudiantes universitarios como agentes terapéuticos.


Psychological Bulletin, 1971, 76, 111-127. Fo, W., & C. O´Donnell. El
sistema de amigos: relaciones y condiciones de contingencia en un
programa de intervención comunitaria para jóvenes con personas no
profesionales como agentes de cambio de conducta. Journal of
Consulting and Clinical Psychology, 1974, 42, 163-169. Jason, L. A., L.
Ferone, 6 Soucy. “Evaluando un programa de prevención primaria
escolar.” Documento presentado en la Convención Anual de la
Asociación Americana de Psicología, Toronto, 1978.
2. Gillies, J. Friends: the power and potential of the company you keep.
Scranton, Pa.: Barnes & Noble, 1977.
3. R.R. Carkhuff & B.G. Berenson (Beyond counseling and therapy. Nueva
York: Holt, Rinehart y Winston, 1977, p. 31) ha estimado que las
funciones públicas generales en una forma un tanto mecánica, tienen una
manera desinteresada para lidiar con problemas personales.
194
4. En el control de las entrevistas con el ejemplo de los encuestados en el
estudio de Reisman y Shorr (1978 a), fue administrado un guion
(Reisman y Shorr, 1978 b) el cual consistía en diez enunciados,

Tabla 1. Porcentaje de Comunicaciones por Edades


Nivel de Año

Auto revelación
(N= 30/Nivel)

Interpretativo

Interrogativo

Evaluación
Sugerencia
Expositivo
Empático

Sensible

Otros
7.4 0 0 0 13 3 32 16 11 24
8.8 0 0 0 11 14 36 10 19 10
9.3 0 0 0 13 8 34 6 20 19
10.6 0 0 0 14 8 35 7 18 18
11.5 0 0 0 20 10 34 11 13 12
12.6 0 0 0 21 9 39 5 15 11
13.5 0 0 0 19 9 44 9 13 6
16.9 0 0 0 15 17 32 7 24 5
28.3 0 0 0 13 23 36 3 24 1
44.5 0 0 0 15 26 27 4 26 2
59.6 0 0 0 16 19 33 2 26 3

supuestamente viniendo de un amigo que describe un problema en la escuela


(para los niños) o en el trabajo (para los adultos). Cada encuestado dijo como
él o ella respondería a cada uno de los enunciados. Las categorizaciones de
estos enunciados se presentan en la tabla 1. Entre las tendencias significativas
se encuentran que los enunciados irrelevantes y los cambios de tema
disminuyen con la edad (otros) y solicitudes de información adicional
(interrogativo) aumentan con la edad. Las respuestas empáticas son tan pocas
que ni siquiera constituyen un solo por cierto de las respuestas. Que la ausencia
de las respuestas empáticas no fuera simplemente una función del guion es
evidente en la tabla 2, la cual muestra los resultados de las respuestas de
estudiantes graduados en psicología clínica y clínicos experimentados.

195
Tabla 2. Porcentaje de comunicación en cada categoría de respuesta por
encuestados capacitados
Estudiante1 Estudiante2 Terapeutas3
Tipo de respuesta (N=9) (N=19) (N=25)
Enfático 0 4 9
Receptivo 3 7 7
Expositivo 26 16 10
Interrogativo 38 39 41
Sugerencia 12 6 11
Auto Revelación 2 7 2
Evaluación 16 18 17
Otro 3 2 3
Total 100 100 100
1. Primer año de postgrado en psicología clínica.
2. Estudiantes de posgrado de segundo y tercer año en psicología clínica.
3. Los terapeutas representaban una variedad de orientación de tratamiento:
Rogeriana, Gestalt, analítica, conductual.

5. Transcripciones de muestras de comunicaciones terapeutas de modelos


de terapia Gestalt (Perls), terapia de comportamiento (Lazarus), terapia
psicoanalítica (Wolberg) y terapia ecléctica (Snyder) se presentaron a
ocho estudiantes de posgrado en psicología clínica que los categorizaron
de manera ciega e independiente. Hubo un total de 227 declaraciones con
82% de acuerdo entre los jueces. Los resultados de sus clasificaciones
están en la tabla 3. Lo más llamativo de estos patrones es la similitud en
la estructura de las comunicaciones entre la Gestalt y los modelos de
comportamiento, donde existe una virtual ausencia de comunicación
empática y un uso considerable de sugerencias, o decirle directamente al
cliente qué hacer. A diferencia de esto con el uso significativo de las
comunicaciones empáticas por los modelos analíticos y eclécticos y su
uso infrecuente de la sugestión. Estos hallazgos son similares a los
informados por Gomez-Schwartz, B., & Schwartz, J.M. (Variables del
proceso de psicoterapia que distinguen a la persona "inherentemente útil"
del psicoterapeuta profesional. Revista de Consultoría y Psicología
Clínica, 1978, 46, 196-197), quien encontró que los terapeutas alternos
(Profesores sin entrenamiento en terapia, pero a los que se les solicitó
consejería personal con frecuencia) fueron más directos en sus
intervenciones (dieron más sugerencias) que terapeutas analíticos o
experienciales.

196
Tabla 3. Porcentajes de comunicación en cada categoría de respuesta

Tipo de respuesta Gestalt Comportamiento Analítico Ecléctico


Enfático 0 2 21 38
Receptivo 5 5 15 2
Expositivo 10 20 19 10
Interrogativo 40 30 40 23
Interpretativo 3 0 2 6
Auto Evaluación 2 0 0 15
Sugerencia 37 23 0 0
Evaluación 2 5 0 4
Otro 2 17 2 2
Total 101 102 99 100

6. Kinney, J.M., Madsen, B., Fleming, T., & Haapala, D.A.


Constructores de casas: manteniendo las familias unidas. Revista de
Consultoría y Psicología Clínica, 1977,45, 667-673.
7. 7. Singer, E. conceptos claves en la psicoterapia. New York: Random
House, 1965.
8. Ellis, A. Psicoterapia Humanística. New York: McGraw-Hill, 1973,
p.131: “Será mejor que admitamos de manera realista que muchos de
nuestros clientes simplemente no son el tipo de personas que
personalmente elegiríamos como amigos cercanos.”

197
198
199
200
201
202
203
204
205
206
207
208
209
210
211
212
213
214
215
216