Você está na página 1de 8

1

ACCIONES POSESORIAS

I. CONCEPTO

Las acciones posesorias se encuentran reguladas en los arts. 916 y ss del Código
Civil y 549 y ss. del C.P.C.

De conformidad al art. 916 del C.C. pueden definirse las acciones posesorias como
aquellas que tienen por objeto conservar o recuperar la posesión de bienes raíces o
derechos reales constituidos sobre ellos.

II. FUNDAMENTO

El fundamento de las acciones posesorias es la posesión, esto es, un hecho y no un


derecho.

No obstante ello, el poseedor regular en los casos del art. 894 es titular de la acción
publiciana y además de la querella de reestablecimiento o despojo violento que se
funda precisamente en el despojo violento y no en la posesión.

Estas acciones existen y encuentran su justificación en la necesidad de mantener la


paz social y en el hecho que éstas envuelven un apariencia de dominio respecto de
los bienes inmuebles y los derechos reales constituidos sobre ellos.

I. UTILIDAD

Como puede desprenderse del art. 916 del C.C. las acciones posesorias tienen una
doble utilidad:
1º Conservar la posesión de bienes raíces o derechos reales constituidos sobre
ellos. Así ocurre tratándose de la Querella de Amparo.
2º Recuperar la posesión de bienes raíces o derechos reales constituídos sobre
ellos. Es el caso de la Querella de Restitución y Reestablecimiento.

Estas acciones además:

3º Evitan que se interrumpa naturalmente la prescripción, como se colige de los


arts. 2502 nº 2 y 731. En efecto, el art. 2502 nº 2 señala que cuando se ha perdido la
posesión por haber entrado en ella otra persona, esta especie de interrupción
natural hará perder todo el tiempo de posesión anterior, a menos que se haya
recobrado legalmente la posesión conforme al título de las acciones posesorias,
pues en tal caso no se entiende haber habido interrupción para el desposeído.

Por su parte, el art. 731 relativo a las acciones posesorias, prescribe que el que
recupera legalmente la posesión perdida se entenderá haberla tenido durante todo
el tiempo intermedio.
2

Cabe destacar que es la finalidad de las acciones posesorias es conservar y recuperar


la posesión de los bienes raíces y de los derechos reales constituidos sobre
inmuebles y no discutir el dominio, sin perjuicio de reservar esta discusión para un
momento posterior. Así se deduce por lo demás del art. 923 que establece
expresamente que en los juicios posesorios no se tomará en cuenta el dominio que
una u otra parte alegue.

III. CARACTERISTICAS

Las acciones posesorias presentan las siguientes características:

1º La doctrina ha sostenido que las acciones posesorias son de carácter inmueble,


toda vez que tienen por objeto conservar o recuperar la posesión sobre un bien
inmueble (Art. 916 en relación con el art, 580), aún cuando desde un enfoque
estrictamente civil de la acción esto no sería posible, porque las acciones emanan de
derechos y la posesión es un hecho.

Los bienes muebles, en cambio, no estarían protegidos por acciones posesorias, pero
si por acciones penales en la medida que éstas fueran procedentes.

2º Son acciones reales, no porque la posesión sea un derecho real, sino porque
tienen eficacia erga omnes, esto es, se pueden hacer valer contra cualquier persona
que perturbe o prive de la posesión.

Así lo confirma el Art. 927 que prescribe que la acción para la restitución puede
dirigirse no sólo contra el usurpador, sino contra toda persona, cuya posesión se
derive de la del usurpador por cualquier título.

3º Sobre las cosas que no pueden ganarse por prescripción no cabe acción
posesoria alguna, porque el C.C. entiende que éstas cosas no se pueden poseer (Art.
917).

4º El titular de la acción posesoria puede ser un poseedor regular o irregular.

Sin embargo, como ya se ha indicado en varias oportunidades, el poseedor regular


del art. 894 también es titular de la acción publiciana y existe al menos un caso en
que el mero tenedor puede ejercer una acción posesoria, cual es la querella de
reestablecimiento o despojo violento (Art. 928).

V. REQUISITOS PARA EJERCER LA ACCIÓN POSESORIA

a.) El que intente la posesión debe ser poseedor, sea regular o irregular y cumplir
con los requisitos que establece el art. 918, a saber:

i.) Posesión tranquila, esto es, no viciosa.


ii.) Posesión no interrumpida ni civil ni naturalmente
3

iii.) Posesión por un año completo, admitiendo la agregación de


posesiones cuando ella sea procedente (Art. 920 inc. final y 717).

Excepcionalmente la querella de reestablecimiento no requiere del plazo de un año,


sino de 6 meses (Art. 928).

Cabe destacar que tratándose de coposeedores nada impide que éstos interpongan
acciones posesorias contra un tercero que ha perturbado o esté perturbando la
posesión, pero la doctrina mayoritaria y la jurisprudencia han sostenido que no
procede la acción posesoria entre comuneros, por las mismas razones que ha no ha
admitido la prescripción entre comuneros (Véase prescripción entre comuneros).

b.) Que se trate de inmuebles o derechos reales constituidos sobre ellos;

Por consiguiente, quedan excluidos los bienes muebles y los derechos reales
constituidos sobre ellos.

Cuando se alude a los inmuebles debe entenderse por tales los inmuebles por
naturaleza y por adherencia, aún cuando la jurisprudencia ha incorporado los
inmuebles por destinación.

Queda excluido el derecho real de servidumbre, dado que según el art. 917 sobre las
cosa que no pueden ganarse por prescripción, (como las servidumbres continuas
inaparentes y discontinuas de toda clase) no procede la acción posesoria.

c.) Debe interponerse la acción en tiempo oportuno (Art. 920).

VI. ASPECTOS PROCESALES

Respecto de las acciones posesorias resulta necesario destacar los siguientes


aspectos procesales:

1º En lo que se refiere a la competencia y procedimiento: es competente para


conocer las acciones posesorias el juez de letras en lo civil de la comuna en que esté
situado el bien raíz , y si está situado en varias, el de cualquiera de ellos (Art. 143
COT).

En lo que se refiere al procedimiento, se aplica el procedimiento sumario con las


reglas especiales que establece el título IV del Libro III del C.P.C. (Arts. 149 y ss.
que aluden a los Interdictos Posesorios, que desde el punto de vista civil reciben el
nombre de acciones posesorias).

En cambio, la acción reivindicatoria se rige por las normas del procedimiento


ordinario.

2º En cuanto a la prueba: rigen los arts. 924 y 925 del C.C.


4

3º En los juicios posesorios no se toma en cuenta el dominio que por una u otra
parte se alegue, porque la causa de pedir es la posesión y no se discute quien es
dueño sino que quien es poseedor .

El art. 923 prescribe que en los juicios posesorios no se tomará en cuenta el


dominio que por una u otra parte se alegue.

Podrán, con todo, exhibirse títulos de posesión para comprobar la posesión, pero
sólo aquellos cuya existencia pueda probarse sumariamente, ni valdrá objetar
contra ellos otros vicios o defectos que los que puedan probarse de la misma
manera.

4º En cuanto a las acciones que quedan a salvo para quienes resultan


condenados: Según el art. 563 del C.P.C. cualquiera que sea la sentencia del juicio
posesorio queda siempre a salvo para quienes resultan condenados el ejercicio de las
acciones ordinarias que correspondan. Así por ejemplo, para recuperar la posesión
se puede ejercer la querella de restitución, pero también se puede ejercer la acción
restitutoria ordinaria, dado que no hay identidad de causa de pedir.

Excepción a ello es la querella de reestablecimiento que deja a salvo a las partes no


sólo el ejercicio de las acciones restitutorias que correspondan sino también las
demás acciones posesorias que le corresponden al poseedor.

En el caso de la denuncia de la obra ruinosa si ésta se acoge no se entiende


reservado el derecho de ejercer en vía ordinaria ninguna acción que tienda a dejar
sin efecto lo resuelto (Art. 576 del C.P.C).

5º En cuanto a la prescripción: las acciones posesorias prescriben en un año, según


el art. 920, plazo que se cuenta desde diferentes momentos dependiendo de la
acción.

Efectivamente, tratándose de aquellas acciones que tienen por objeto conservar la


posesión el plazo de un año se cuenta desde el acto que causa molestia o embarazo.
Tratándose de aquellas acciones que tienen por objeto recuperar la posesión de la
cosa el plazo de un año se cuenta desde que el poseedor la ha perdido.
La única excepción es la querella de reestablecimiento, que, de conformidad al
inciso 2 del art. 928, prescribe en el plazo de 6 meses.

VII. CLASIFICACIÓN

De acuerdo al art. 594 C.P.C. las acciones posesorias pueden clasificarse en:
a.) Querella de amparo
b.) Querella de restitución
c.) Querella de reestablecimiento o despojo violento
d.) Acciones o interdictos posesorios especiales.

Estas acciones posesorias especiales son: - Denuncia de Obra Nueva


- Denuncia de Obra Ruinosa
- Acciones posesorias especiales
5

A.) QUERELLA DE AMPARO

Es aquella que tiene por objeto conservar la posesión de bienes raíces y derechos
reales constituidos en ellos cuando se ha tratado de turbar o molestar al poseedor
en su posesión, o en el hecho ha sido turbado o molestado (Arts. 916 y 921 del C.C.
y 549nº1 y 551 del C.P.C.)

Se entiende por turbación, embarazo o molestia todo acto que de buena o mala fe,
sin despojar de la posesión, la disputa o la cuestiona.

La querella de amparo en la práctica tiene lugar en todos los casos en que un


poseedor se oponga a que se inscriba el título de un bien que él posee, estando
facultado además para solicitar la indemnización de perjuicios pertinente y que se
adopten las medidas para evitar que continúe la perturbación en los términos del art.
921 del C.C.

B. QUERELLA DE RESTITUCIÓN

Esta querella tiene por objeto obtener la restitución de la posesión de la que se ha


sido injustamente privado, con indemnización de perjuicios. (Arts. 916 en relación
con el 926 del C.C. y 549 nº 2 del C.P.C.)

Por su parte, el art 927 dispone que la acción de restitución puede dirigirse no sólo
contra el usurpador sino contra toda persona cuyo título derive del usurpador.

C. QUERELLA DE RESTABLECIMIENTO O DESPOJO VIOLENTO

Es aquella que tiene por objeto obtener que las cosas vuelvan al estado en que se
encontraban, cuando el poseedor o el mero tenedor han sido víctimas de un despojo
violento.

Por consiguiente, no se trata propiamente de una acción posesoria, porque se


funda en el sólo hecho del despojo violento y no en la posesión, y por esta razón es
que también puede ejercerla el mero tenedor. Se trata más bien de una acción
personal delictual civil tendiente a mantener la paz social (Art. 928)

D.) ACCIONES POSESORIAS ESPECIALES

Estas acciones se encuentran reguladas en el Título 14 del Libro II del C.C. desde el
art. 930 al 950.

La doctrina y jurisprudencia han sostenido que para entablarlas no se necesita


tiempo de posesión en los términos del art. 918, porque este artículo sería especial
para la acciones posesorias de que trata el título 13, y no se aplicaría a estas acciones
posesorias ubicadas en el título 14. Bastaría, por consiguiente, probar solamente la
posesión.
6

Estas acciones posesorias especiales son las siguientes:

a.) Denuncia de obra nueva (Art. 930 y 931)


b.) Denuncia de obra ruinosa (Art. 932)
c.) Interdictos especiales (Art. 941 y ss.)

a.)DENUNCIA DE OBRA NUEVA

Es aquella que tiene por objeto impedir toda obra nueva que se trate de construir en
el suelo de que se está en posesión o que embarace el goce de un derecho
constituido en él. (Art. 930 inc 1, 931 inc 1 del C.C. y 549 nº 4 del C.P.C.).

El art. 931 señala cuáles son las obras denunciables y el art. 930 inciso 2 cuáles
obras no pueden denunciarse.

b.) DENUNCIA DE OBRA RUINOSA

Esta acción tiene por objeto la demolición o reparación de u edificio o de cualquier


otra construcción que amenace ruina o de árboles mal arraigados o expuestos a ser
derribados por hechos de ordinaria ocurrencia (Arts. 933 y 934 del C..C y 549 nº 5
del C.P.C).

c.)INTERDICTOS ESPECIALES

Se encuentran regulados en los artículos 941, 942, 943, 948, 949 del C.C. y art. 549
n º 6 del C.P.C.

Algunos de estos son acciones populares, esto es, pueden entablarse por cualquier
persona. Es el caso del los arts. 948 y 949.
7

VIII. PARALELO ACCIONES POSESORIAS Y ACCION REIVINDICATORIA

Pueden advertirse las siguientes diferencias entre las acciones posesorias y la acción
reivindicatoria:

1º En cuanto al fundamento:

El fundamento de la acción reivindicatoria es el dominio.


El fundamento de las acciones posesorias es la posesión, con dos salvedades:
1. Tratándose de la querella de reestablecimiento o despojo violento el fundamento
es el despojo violento.
2. El poseedor regular del art. 894 es titular de la acción publiciana que es en
definitiva una acción reivindicatoria, que por lo mismo encuentra su fundamento en
el dominio.

2º En cuanto al titular:

El titular de la acción reivindicatoria es, por regla general, el dueño, dado que el
poseedor regular también puede ser titular de la acción reivindicatoria en el caso de
la acción publiciana del art. 894.

El titular de las acciones posesorias es el poseedor, con la sola excepción del


poseedor regular del art. 894 que es titular de la acción publiciana y el mero
tenedor que es titular de la querella de reestablecimiento.

3º En cuanto al procedimiento:

El procedimiento en la acción reivindicatoria se rige por las reglas del juicio


ordinario de mayor cuantía, a diferencia de lo que ocurre tratándose de las acciones
posesorias cuyo procedimiento se rige por las reglas del juicio sumario (Art. 549 y
ss. del C.P.C.)

4º En cuanto a la prescripción:

El plazo de prescripción de la acción reivindicatoria según el art. 2517 depende del


plazo de prescripción adquisitiva del respectivo derecho.

El plazo de prescripción de las acciones posesorias, en cambio, puede ser de un año


(arts. 920 y 950) o de 6 meses tratándose de la querella de reestablecimiento o
despojo violento (Art. 928).

5º En cuanto a la naturaleza jurídica de la acción

En cuanto a la naturaleza de la acción la acción reivindicatoria puede ser mueble o


inmueble dependiendo de la naturaleza de la cosa sobre la cual recaiga (Art. 580).

La acción posesoria en cambio es siempre de naturaleza inmueble, puesto que recae


sobre bienes inmuebles (Art. 916).
8

6º En cuanto al carácter real o personal de la acción

La acción reivindicatoria es una acción real, pues emana de un derecho real cual es
el dominio.

Tratándose de la acción posesoria no cabe la clasificación de acción real o personal,


porque no es un derecho ni real ni personal, sino que un hecho.

APUNTE Nº 8 OBJETOS DEL DERECHO (CLASE DE MARTES 18 DE ABRIL DE 2006)