Você está na página 1de 6

MODELO CENTRADO EN CRISIS

Docente: Andrés Llano

Estudiantes: Juri Alvial


Pamela Mac-Iver
Michael Martínez
Patricia Mendoza
Marisela Miranda
Nicole Novion
Patricia Toro

Asignatura: Taller de Trabajo Social

Fecha: 31 mayo 2018


Introducción

Este trabajo se realiza, para dar respuesta al caso de la Sra. Clementina Pérez, proponiendo
como modelo de intervención, el modelo centrado en crisis, cuyas características, son las más
adecuadas para atender la problemática de la usuaria. El modelo se articula, por medio de
tareas y en un acotado período de tiempo, a fin de enfrentar la crisis de inmediato, y buscar
en las soluciones, el desarrollo de habilidades adaptativas de la usuaria, que pueda volver a
usar. Para el éxito de esta intervención, es clave la relación profesional-usuaria.
Desarrollo

 Presentación del caso

La Sra. Clementina Pérez, de 39 años, domiciliada en el sector 1 Oriente 456 de Labranza,


es madre soltera y vive con su hija Alejandra de15 años, escolarizada. La usuaria, manifiesta
estrés por carga laboral, ya que trabaja en dos empleos, en turnos part-time, como peluquera
y cajera en supermercado. Además, es estudiante universitaria vespertina. Sumado a esto,
hace unos días, a su hija le diagnosticaron fobia social, por lo que ha debido acompañarla al
psiquiatra, y se siente mal por lo poco que la ve. Presenta cansancio, culpabilidad y no duerme
bien. Frente al caso, se propone utilizar el modelo centrado en crisis.

 Elección del modelo: centrado en crisis

Está centrado en el yo, pero incorpora el medio ambiente. Apoya en situación de crisis a una
persona, familia o grupo, y la ayuda a movilizar sus propios recursos frente al problema y
lograr el equilibrio emocional (Ander-Egg, 1992, p. 64). Las crisis son experiencias normales
en la vida, ocurridas por estrés, provocadas por un acontecimiento externo o interno. La
gravedad de la crisis, depende de la percepción personal. Las crisis pueden ser esperables o
inesperadas. La intervención se realiza en terapias breves (4-6 semanas). Y la crisis tiene fase
inicial, intermedia y fin de la intervención (Viscarret, 2007, p. 313).

 Análisis del modelo según el caso

Recogidos los datos generales, se busca conocer el diagnóstico de la Sra. Clementina. Para
esto, se concerta una entrevista, que se realiza con mucha empatía, para conocer su estado
anímico, problemas y entorno. Con esta información, se hace el diagnóstico, consistente en
un estrés y cansancio acumulado, debido a todas las actividades que realiza, y también a una
inestabilidad y angustia emocional, producto del diagnóstico de su hija. Conocido el
diagnóstico, la ayuda se centra en dos elementos, el primero, contenerla y buscar soluciones,
en base a sus recursos personales; y segundo, definir su red de apoyo. En la red de apoyo, se
pregunta si existe una pensión de alimentos regulada, y también, se hace una derivación a la
psicóloga de su CESFAM, porque su hija ya está siendo atendida por el psiquiatra y tomando
medicamentos. En complemento a la derivación, se le entrega a la usuaria un plan de tareas
programadas en cuatro sesiones, para apoyarla en su crisis. Entre las tareas se encuentran:
buscar momentos de relajación y satisfacción personal, que pueda pasar con su hija; bajar el
ritmo de las actividades que realiza, haciendo lo mismo, pero más lento, o si a ella le parece,
reducir la carga laboral, por unos días hasta que se sienta más estable. Agendar los momentos,
en que acompañara a su hija a la psiquiatra; participar de dos sesiones de talleres, realizados
por el Trabajador Social, de: autocuidado, técnicas de respiración, relajación, meditación,
higiene del sueño, control emocional y resiliencia. En cada visita, se observará la evolución,
y se recordará finalización, pronóstico, problemas previsibles, posibles recaídas,
seguimiento. Los progresos se podrán anotar en una bitácora, que la usuaria manejará.
Advertiremos la posibilidad de recaídas y socializaremos ideas de cómo enfrentarlas.
Acordaremos la finalización de las sesiones y haremos un seguimiento, consistentes en
sencillas llamadas telefónicas periódicas y cada vez más espaciadas conforme a la evolución.
Conclusión

Este modelo, favorece al Trabajador Social en cuatro aspectos: Le da autonomía en la


creación de distintas tareas ante la crisis; le permite reflexionar y retroalimentar su trabajo,
al evaluar los avances; le abre las puertas para realizar nuevas propuestas e investigaciones
del modelo; y en cuanto a su rol, destaca el mayor poder y autoridad, que es otorgado por la
crisis, la cual pone al individuo en una situación de desequilibrio que le incapacita para tomar
decisiones, y la maestría del profesional, se atribuye a la capacidad para percibir la realidad,
organizar la acción y proponer consejos y decisiones (Viscarret, 2007, p. 315).
Referencias

 Ander-Egg, E. (1992). Introducción al trabajo social. Madrid: Siglo XXI de España.


 Viscarret, J, J. (2007). Modelos y métodos de intervención en Trabajo Social. Madrid.
Alianza Editorial.