Você está na página 1de 4

Ergoacústica

Estudio del ruido como elemento que puede interferir en la actividad del trabajo del
hombre y en su actuación, ya sea a nivel del sistema
hombre-hombre afectando a la comunicación y
dificultando a la transmisión y percepción de la palabra
o su inteligibilidad, ya sea en el sistema hombre-
máquina interfiriendo en la recepción de estímulos
sonoros: timbres de alarmas, señales acústica, etc.

Patologías encontradas en la ergoacústica


Existe riesgo de daño auditivo cuando el ruido es mayo a 80dB y se llama hipoacusia,
entre ellas encontramos:
Traumatismo acústico crónico
Se genera como enfermedad profesional en individuos que se mantienen expuestos de
forma prolongada al ruido
Daño auditivo inducido por ruido (DAIR) Trauma
Acústico Crónico o Inducido por Ruidos corresponde a la
pérdida auditiva continua y permanente (hipoacusia
neurosensorial) que se desarrolla en forma gradual a lo
largo de los años, como consecuencia de la exposición al
ruido ambiental. Habitualmente es bilateral y simétrica.
La exposición a un ruido intenso, ya sea repetida o de cierta
duración da lugar a una lesión del oído interno originando
una pérdida auditiva sensoria neural. Tanto la lesión coclear, como el cambio de umbral
resultante, pueden ser temporales, durando minutos, horas o días.

Traumatismo acústico agudo


Se genera en determinadas actividades que generan un gran impacto sonoro y en
situaciones accidentales.
Estas exposiciones pueden generar
alteraciones en el oído medio e interno. La
membrana timpánica se puede perforar sobre
todo en los casos que el individuo presente
previamente otopatias, zonas bimericas,
etc. Respecto a los huesecillos el gran
movimiento puede generar rotaciones y
posiciones extremas determinando ruptura de
los ligamentos, fracturas e imposibilidad de retornar a su normal posición.
Aspectos ergonómicos del ruido

La molestia producida por el ruido varía en función de:


 Las característica de los sujetos
 La actividad
 Los parámetro que definen los estímulos

Por lo que debe ser evaluado bajo aspectos subjetivos y aspectos objetivos

 Aspectos Subjetivos
Podemos generalizar los siguientes aspectos:
Son molestos a mayor intensidad y elevada frecuencia.
Los ruidos inhabituales, discontinuos e irregulares pueden ser más molestos que los
ruidos habituales, continuos o regulares
La molestia es mayor si un ruido análogo provocó ya sobre el sujeto la sensación de
molestia.
Los ruidos son más molestos cuando se ignora el origen y las causas que lo producen.
La molestia depende igualmente de numerosos factores efectivos y emotivos con relación
a la fuente de oído y su causa.
 Aspectos Objetivos
Las tareas intelectuales se ven afectadas por el ruido, para mejor o para peor. Vendrá
determinado si se trata de un sonido agradable para el trabajador o se trata de algo
molesto. Los efectos que causan, pueden perdurar incluso después de haber cesado el
ruido.
Por tanto, para considerar un ruido como molesto tendremos:
Las características físicas y no físicas del ruido (contenido y el nivel del espectro,
complejidad, la duración, tiempo de aparición o surgimiento del sonido, el máximo nivel
alcanzado por sonidos impulsivos).

Efectos en la comunicación
Dificultad la transmisión, percepción de la palabra o su inteligibilidad, ejemplos:
Timbres, bocinas, alarmas, música, etc.
Nociones de acústica

El ruido se define en función de la apreciación subjetiva (agradable, desagradable,


molesto…) que se hace de un sonido, que es el fenómeno físicamente cuantificable.
Efectos del ruido
Esta experiencia afecta el nivel de concentración dificultando la capacidad de pensar, por
lo cual afecta negativamente el rendimiento.
Ergoacustica: estudia el ambiente acústico y sus efectos sobre la actividad.

El sonido
Hay muchas definiciones válidas de sonido, pero en todas ellas encontramos unos
elementos comunes e imprescindibles. Veamos algunas de estas definiciones:

 El sonido es una vibración mecánica transmitida por ondas en un medio elástico,


generalmente el aire, capaz de ser percibida por el órgano auditivo humano.
 Fenómeno vibratorio que, a partir de una perturbación inicial del medio elástico
donde se produce, se propaga en ese medio bajo la forma de una variación
periódica de presión sobre la presión atmosférica y que puede ser percibido por el
oído.
 Vibración que el oído humano puede detectar.
 Cualquier variación de presión, sobre la presión atmosférica, que el oído humano
pueda detectar.
Las características compartidas por estas definiciones, imprescindibles para que exista
sonido, son: vibración, transmisión y percepción. Si esta percepción tiene connotaciones
negativas, el sonido se convierte en ruido.

El ruido

Hay también bastantes definiciones válidas de ruido. Por ejemplo:

 Conjunto de sonidos no agradables.


 Combinación de sonidos no coordinados que originan una sensación desagradable.
 Grupo de sonidos que interfiere una actividad humana.
Un mismo sonido puede ser considerado como agradable o desagradable por diferentes
personas o incluso por una misma persona en diferentes momentos o situaciones, en
función de diversos factores que estudiaremos a lo largo de la presente unidad.

Como se puede comprobar, la diferencia entre ruido y sonido es puramente subjetiva y


considerarlo de una forma u otra dependerá de las circunstancias.
Dentro del campo de la
ergonomía se suele
utilizar el término ruido
en el sentido que
engloba a la acústica.
Por tanto suele
emplearse dicho
término para referirse
en general al sonido.

Máximo de decibeles que puede soportar el oído humano


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el oído humano pude tolerar 55
decibeles sin ningún daño a su salud. Y dependiendo del tiempo de exposición, ruidos
mayores a los 60 decibeles pueden provocarnos malestares físicos.

El Dolor de cabeza es uno de ellos, además de taquicardias, agitación en la respiración y


parpadeos acelerados. También los
músculos se pueden poner tensos.

Pero si una persona se expone


durante mucho tiempo a más de 85
decibeles puede incluso correr
riesgos cardiovasculares. También
es posible que se registren
incrementos de los niveles de
colesterol, triglicéridos y glucosa
en la sangre.
Respecto a este tema el Instituto
Nacional de Seguridad y Salud
Ocupacional estadounidense dice
que la exposición a niveles de ruido
de 100 decibeles es segura durante tan sólo 15 minutos.
Aseguran además que no se debe permitir niveles superiores a los 91 decibeles durante
más de dos horas en un día. Y si se superan los 110 decibeles, no es tolerable para la salud
estar expuesto a ese nivel de ruido durante más de un minuto y 29 segundos al día.

Interesses relacionados