Você está na página 1de 10

Composición y estructura de la Tierra

La estructura de la Tierra puede establecerse según dos criterios diferentes: según


su composición química, el planeta puede dividirse en corteza, manto y núcleo;
según sus propiedades físicas se definen la litosfera, la astenosfera, la mesosfera y
el núcleo.

CAPAS EN FUNCIÓN DE LA COMPOSICIÓN DE LA TIERRA

La corteza terrestre
Es una capa relativamente fina; su grosor oscila entre 3 km en las dorsales
oceánicas y 70 km en las grandes cordilleras terrestres, como por ejemplo, el
Himalaya. Se distinguen dos tipos de corteza:

La corteza oceánica: la forman los fondos de las grandes cuencas oceánicas. Está
compuesta por rocas máficas, basalto y gabro .Los minerales más abundantes de
esta capa son: los piroxenos y los feldespatos; y los elementos son: el silicio, el
oxígeno, el hierro, y el magnesio. Cubre el 75 % de la superficie planetaria. Su
grosor es de unos 10 km.
La corteza continental: es la que forma los continentes y está compuesta por rocas
félsicas más ligeras y menos densas que la oceánica. Su grosor varía entre 30 y 70
km.

La frontera entre corteza y manto se manifiesta en dos fenómenos físicos. En primer


lugar, hay una discontinuidad en la velocidad sísmica, que se conoce como la
Discontinuidad de Mohorovicic. En segundo lugar, existe una discontinuidad
química entre varios cúmulos tetanizados, que se han observado en partes de la
corteza que han sido abducidas dentro de la corteza continental.

El manto
Se extiende hasta una profundidad de 2890 km, lo que le convierte en la capa más
grande del planeta. Está compuesto por rocas silícicas, ricas en magnesio y hierro,
como la peridotita cuyo componente principal es el olivino. Las altas temperaturas
hacen que sean dúctiles. La convección de esta capa es la responsable del
movimiento de las placas tectónicas.

El manto superior: comprende desde la base de la corteza hasta los 670 km de


profundidad.

El manto inferior: está sometido a una presión mucho mayor, lo que hace que
tenga una mayor viscosidad en comparación con el manto superior. Abarca desde
los 670 km hasta los 2900 km de profundidad.
El núcleo
El núcleo está principalmente compuesto de hierro (80%), junto con níquel y varios
elementos no

metálicos, fundamentalmente silicio, oxígeno y carbono. Diversas mediciones


sísmicas muestran que está compuesto de dos partes:

La capa interna: se encuentra en estado sólido y tiene una longitud de 1220 km de


radio. Los movimientos de convección en esta capa, son responsables del campo
magnético terrestre. Esté demasiado caliente para mantener un campo magnético
permanente, pero probablemente estabilice el creado por el núcleo externo.

La capa externa: semisólida que llega hasta los 3400 km de profundidad. Rodea al
núcleo interno y se cree que está compuesto por una mezcla de hierro, níquel y
otros elementos más ligeros.
CAPAS EN FUNCIÓN DE LAS PROPIEDADES FÍSICAS DE LA TIERRA

La litosfera
Es la capa superficial de la Tierra sólida, caracterizada por su rigidez. Está formada
por la corteza terrestre y por la del manto superior, la más externa, del manto
residual. Esta capa está fragmentada en una serie de placas tectónicas en cuyos
bordes se encuentran los fenómenos geológicos como el magnetismo, la
sismicidad, o la orogénesis. Las placas pueden ser oceánicas o mixtas, cubiertas
en parte por corteza de tipo continental.

La astenosfera
Es la zona superior del manto terrestre que está debajo de la litosfera (250 – 660
km de profundidad). Está compuesta por materiales silicatos dúctiles que permiten
la deriva continental y la isostasia. Allí existen lentos movimientos de convección
que explican la deriva continental. Por su parte inferior, la astenosfera va perdiendo
sus propiedades y adquiere la rigidez del manto inferior.

La mesosfera
Es la parte de la atmósfera situada por encima de la estratosfera y por debajo de la
termosfera. Allí la temperatura va disminuyendo a medida que se aumenta la altura.
Se extiende entre los 50 y 80 km de altura. La baja densidad del aire de esta capa
determinan la formación de turbulencias y ondas atmosféricas que actúan a escalas
espaciales y temporales muy grandes
Clima: elementos y factores
El clima es el valor medio del tiempo atmosférico. Los climatólogos calculan este
promedio durante un período de treinta años con el fin de conseguir cifras
representativas en las que poder basar sus clasificaciones.
En cualquier parte de nuestro planeta se puede observar que no hace el mismo
tiempo climático todos los días. Sin embargo, durante el año predomina un tipo de
tiempo, que es lo que se llama clima.

Conjunción de factores y elementos.

Elementos del clima


El clima es el resultado de numerosos factores que actúan conjuntamente. Los
accidentes geográficos, como montañas y mares, influyen decisivamente en sus
características.

Temperatura, humedad, presión


Para determinar estas características podemos considerar como esenciales un
reducido grupo de elementos: la temperatura, la humedad y la presión del aire. Sus
combinaciones definen tanto el tiempo meteorológico de un momento concreto
como el clima de una zona de la Tierra.

La temperatura y la sensación térmica


La temperatura atmosférica es el indicador de la cantidad de energía calorífica
acumulada en el aire. Aunque existen otras escalas para otros usos, la temperatura
del aire se suele medir en grados centígrados (ºC) y, para ello, se usa un
instrumento llamado "termómetro".
La temperatura depende de diversos factores, por ejemplo, la inclinación de los
rayos solares. También depende del tipo de sustratos (la roca absorbe energía, el
hielo la refleja), la dirección y fuerza del viento, la latitud, la altura sobre el nivel del
mar, la proximidad de masas de agua.
Sin embargo, hay que distinguir entre temperatura y sensación térmica.
Aunque el termómetro marque la misma temperatura, la sensación que percibimos
depende de factores como la humedad del aire y la fuerza del viento.
Por ejemplo, se puede estar a 15º en manga corta en un lugar soleado y sin viento.
Sin embargo, a esta misma temperatura a la sombra o con un viento de 80 km/h,
sentimos una sensación de frío intenso.

La humedad del aire


La humedad indica la cantidad de vapor de agua presente en el aire. Depende, en
parte, de la temperatura, ya que el aire caliente contiene más humedad que el frío.
La humedad relativa se expresa en forma de tanto por ciento (%) de agua en el aire.
La humedad absoluta se refiere a la cantidad de vapor de agua presente en una
unidad de volumen de aire y se expresa en gramos por centímetro cúbico (gr/cm 3 ).
La saturación es el punto a partir del cual una cantidad de vapor de agua no puede
seguir creciendo y mantenerse en estado gaseoso, sino que se convierte en líquido
y se precipita.
Para medir la humedad se utiliza un instrumento llamado "higrómetro".
Presión atmosférica
La presión atmosférica es el peso de la masa de aire por cada unidad de superficie.
Por este motivo, la presión suele ser mayor a nivel del mar que en las cumbres de
las montañas, aunque no depende únicamente de la altitud.
Las grandes diferencias de presión se pueden percibir con cierta facilidad. Con una
presión alta nos sentimos más cansados, por ejemplo, en un bochornoso día de
verano.
Con una presión demasiado baja (por ejemplo, por encima de los 3.000 metros) nos
sentimos más ligeros, pero también respiramos con mayor dificultad.
La presión "normal" a nivel del mar es de unos 1.013 milibares, pero disminuye
progresivamente a medida que se asciende. Para medir la presión utilizamos el
"barómetro".
Las diferencias de presión atmosférica entre distintos puntos de la corteza terrestre
hacen que el aire se desplace de un lugar a otro, originando los vientos.
En los mapas del tiempo, los distintos puntos con presiones similares se unen
formando unas líneas que llamamos "isobaras".
El clima o el promedio de las condiciones del tiempo de cada región nos afecta a
todos. Desde cambios diarios de temperatura a cambio de estaciones del año, el
clima influye regularmente las decisiones humanas.
Agua abundante y extensa temporada de producción agraria hacen que la
agricultura sea muy productiva, pero una sola tormenta puede devastar muchas
vidas.
Las lluvias son una parte del clima. ¿Caen sus lluvias igualmente durante todo el
año o solo en cierta temporada?
La cantidad de lluvia que cae anualmente y su distribución durante el año determina
la clase de plantas que pueden crecer en su área. Si llueve menos de 250 milímetros
al año, o si en un solo mes caen 500 0 600 milímetros de lluvia, no crecerán muchos
árboles en dicho sector. Pero si otro lugar recibe más de 1.270 milímetros de lluvia
en un año típico, de seguro habrá mucho pasto que cortar, árboles para podar y
arbustos para sacar.
La cantidad de lluvia anual también influye en la erosión de la tierra, la agricultura,
el agua potable y el peligro de incendios.

FACTORES DEL CLIMA


En la distribución de las zonas climáticas de la Tierra intervienen lo que se ha
denominado factores climáticos , tales como la latitud, altitud y localización de un
lugar y dependiendo de ellos variarán los elementos del clima. También deben
considerarse como factores las masas de agua, las corrientes marinas y los grandes
bosques.

Latitud mayor, clima frío o polar.

La latitud de un lugar determinado corresponde a la distancia —expresada en


grados, minutos o segundos— entre cualquier punto de la. Según la latitud se
determinan las grandes franjas climáticas, en ello interviene la forma de la Tierra,
ya que su mayor extensión en el ecuador permite un mayor calentamiento de las
masas de aire en estas zonas permanentemente; disminuyendo progresivamente
desde los Trópicos hacia los Polos, que quedan sometidos a las variaciones
Altitud
La altitud respecto al nivel del mar influye en el mayor o menor calentamiento de las
masas de aire. Es más cálido el que está más próximo a la superficie terrestre,
disminuyendo su temperatura progresivamente a medida que nos elevamos, unos
6,4º C. cada 1.000 metros de altitud.
La localización
La situación de un lugar, en las costas o en el interior de los continentes, será un
factor a tener en cuenta a la hora de establecer el clima de esa zona, sabiendo que
las aguas se calientan y enfrían más lentamente que la tierra, los mares y océanos
suavizan las temperaturas extremas tanto en invierno como en verano, el mar es un
regulador térmico.

ORIGEN DE LA HIDROSFERA
Es la capa de agua que recubre el 70% de la superficie de la Tierra.
Se formó a partir del vapor de agua existente a la atmósfera primitiva cuando la
superficie del planeta, formado hace 4600 millones de años, se enfrió
suficientemente.
La hidrosfera es una de las capas fluidas que envuelven la Tierra. Está formada por
agua líquida, aunque también se incluye al hielo como componente sólido y a las
nubes como emulsiones de pequeñas gotitas de agua o cristalitos de hielo y su
cantidad depende de la temperatura terrestre.
El agua contribuye a regular el clima del planeta por su gran capacidad de
almacenar energía, modela su superficie con los efectos de los agentes geológicos,
diluye los contaminantes y es esencial para los seres vivos. Constituye un recurso
imprescindible para la agricultura, la industria, la generación de energía eléctrica, el
transporte, la higiene, etc.

EL CICLO HIDROLÓGICO

El ciclo hidrológico o ciclo del agua es el proceso de circulación del agua entre los
distintos compartimentos de la hidrosfera. Se trata de un ciclo biogeoquímico en el
que hay una intervención mínima de reacciones químicas, y el agua solamente se
traslada de unos lugares a otros o cambia de estado físico. En nuestro planeta
debido al calor del Sol cada año se evaporan 517.000 km3 de agua (el equivalente
a una piscina del tamaño de España y de 1 Km. de profundidad). Este vapor vuelve
cada año a la superficie en forma de lluvia y nieve.
Las diferentes etapas del ciclo son:

1.- Evaporación del agua del mar y de los continentes

2.- Condensación del vapor de agua con la consecuente formación de nubes

3.- Unión de las pequeñas gotas de agua o de los pequeños cristales de hielo hasta
llegar a la medida por caer, originando así precipitaciones de líquidos (lluvias) y de
sólidos (nevadas).

4.- El agua caída que se infiltra nutre los acuíferos que van a parar al mar. Una parte
de ella se acumula en lagos subterráneos

5.- El agua caída que queda en la superficie nutre ríos, torrentes, lagos, etc. Una
parte es captada por las raíces de las plantas.

6.- En verano se funde la nieve y el hielo acumulado en las altas montañas, que
aportan nuevas aguas superficiales.

7.- Los ríos y los acuíferos aportan agua al mar cerrando así el ciclo.

 Fuente Internet: hjallaskoli.kopavogur.is/.../loftslag.htm


 Delgado,A.M. 2000. UNVERSO:EXPLORADORES DEL ESPACIO
 BJ.R.1970.EL PLANETA TIERRA
 http://www.youtube.com/watch?v=IEfPoF-Amu0
 https://www.significados.com/hidrosfera/