Você está na página 1de 16

1

JESÚÚ S SANA A ÚN
PARAÚ LITICO GRACIAS A SÚS
AMIGOS
BIENVENIDA 10 MINUTOS
PARA LA PRIMERA CLASE.
Reúna el siguiente material:

- bolsa o caja - cara sonriente (dibujada)


- cuchara o tenedor - oreja (dibujada)
- Sercha - peine
- paño de cocina - teléfono
- estropajo - Biblia
- lapicero - Manos haciendo oración
- Curita (dibujadas)

Introduzca todos los materiales en la bolsa o caja. Pase, uno por uno, a los
niños a sacar un objeto, sin mirar, sin que los demás vean el objeto tiene
que explicarles cómo podría ayudar ese objeto a las personas. Por ejemplo:

Sercha: puedo colgar mi ropa o la ropa de mis hermanos. Así ayudo a


tener las cosas ordenadas.

Lapicero: puedo ayudar con los deberes a los demás

Oreja: puedo escuchar a los demás cuando me cuentan por qué están
tristes o preocupados.

Biblia: puedo contar a todos, las obras de Dios a lo largo de la historia.

Y los niños deberán adivinar cuál es el objeto.

Cuando adivinen todos los objetos diga: Bienvenidos niños, Hoy veremos a
varios protagonistas de la historia de hoy, veremos cómo ayudaron a su
amigo paralítico con una camilla y con su FE para acercarlo al poder sanador
de Jesús. Haga una oración.

PARA LA SEGÚNDA CLASE.


Imprima la hoja 1 y cuando los niños ingresen presénteles la imagen. En la
lección de esta semana hemos visto como, cuatro hombres de fe ayudaron a
2
su amigo paralítico con una camilla ¿Sabes qué es un paralítico? ¿conoces a
alguien que esté paralítico? Un paralítico es una persona que no puede mover
su cuerpo, sus brazos, sus piernas... y que necesita ayuda de otras personas
para las acciones mas básicas, vestirse, comer, ir al baño...etc. Pida a otro
voluntario para que dé la bienvenida a todos y un último voluntario para que
haga la oración de inicio.

MINISTRACIOÚ N
PRIMERA PARTE. 5 MINUTOS
 Hablarles sobre posibilidad de orar por las personas que están enfermas.
 Guiarlos a que oren por todos aquellos saben que están pasando por
enfermedades.

SEGÚNDA PARTE. 5 MINUTOS


 Enfatizar sobre la importancia de orar por las personas que puede servir a Dios y
por impedimentos no lo hacen.
 Guiarlos a que tengan un tiempo de oración en el que pidan por personas que
podrían servir a Dios y no lo hacen.

TEXTO AÚREO: 5 MINUTOS


“Para el que cree, todo es posible”.
(Marcos 9.23).

LECCIOÚ N 10 MINUTOS
Vamos a empezar por el final de la historia de hoy. Termina el pasaje del
evangelio de Marcos diciendo: "Jamás vimos cosa parecida" (Marcos 2.12) y,
refiriéndose al mismo evento, en Lucas dice: "Hoy hemos visto cosas
increíbles" (Lucas 5.26). Una cosa increíble es una cosa difícil de creer, algo
fuera de lo normal, algo que es imposible que sea verdad. ¿Alguna vez has
visto algo increíble? [...] Seguro que sí. Es increíble cómo se forma un bebé
en el vientre de su madre, es increíble cómo los girasoles se mueven, es
increíble cómo una persona enferma se sana, es increíble ... Y es increíble lo
que hizo Jesús un día en Capernaún estando en una casa.
Jesús estaba anunciando la Palabra. Jesús " Entró de nuevo en Capernaún; al
poco tiempo había corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos
que ni siquiera ante la puerta había ya sitio, y él les anunciaba la palabra. "
3
(Marcos 2.1-2) Ya no cabía nadie más y entonces llegan nuestros cinco
protagonistas. Uno de ellos estaba paralítico y no podía andar.
Sus amigos o familiares deciden llevar al enfermo paralítico a Jesús. Saben
que Jesús tiene poder para curarlo. Los cuatro amigos quieren ayudar al
paralítico. ¿Cómo llevarán a su amigo hasta Jesús? [...] ¿En burro?, ¿en
coche?, ... No. Lo llevan andando en una camilla. Uno sólo no puede llevar la
camilla, hacen falta cuatro personas para sujetar las dos puntas delanteras y
las dos traseras de la camilla. Se unen los cuatro y trabajan en equipo,
sabiendo que vale la pena. Si pruebas llevar a alguien en una camilla
comprobarás que pesa bastante y que te duelen las manos, pero nuestros
protagonistas continúan. Están alegres de poder llevar a su amigo a Jesús.
Creen que Jesús puede curar a su amigo y se ponen en marcha. Tienen fe en
Jesús.
Por fin llegan a la casa y ven que está llena de gente, no pueden entrar por
la puerta. ¿Qué hacen? [...] ¿Se rinden? No. Buscan la forma de subir la
camilla al tejado de la casa. Se arriesgan, se esfuerzan de nuevo. Cuando ya
están encima del tejado. ¿Qué hacen? [...] Antes, los tejados de las casas
eran planos, hechos de barro con paja; así que abren un agujero
suficientemente grande para que entre la camilla de su amigo paralítico. ¿Y
ahora? [...] No pueden lanzar a su amigo por el agujero, tienen que
ingeniárselas para bajarlo de alguna forma. Quizás con unas sogas atadas a
las puntas de la camilla, si cada uno sujeta un extremo de la soga podrán ir
bajándolo poco a poco hasta dejarlo en el suelo de la casa donde está Jesús.
¡Lo consiguen! y dice la Palabra que lo colocan justo delante de Jesús: "y le
pusieron en medio, delante de Jesús." Hay un refrán que dice "querer es
poder" y desde luego estos cuatro hombres querían llevar al paralítico hasta
Jesús fuera como fuera y lo consiguieron. ¿Imagináte qué cara pondría Jesús
al ver al paralítico bajando del techo? [...] Jesús estaría muy sorprendido.
Jesús vio la fe de estos hombres y entonces actuó con poder. ¿Qué hizo?
¿Hacer que el paralítico andara? [...] No, Jesús se encargó primero de lo más
importante. No es el cuerpo lo más importante, sino nuestra alma y nuestro
espíritu, que están enfermos por nuestros pecados. Así que Jesús "viendo la
fe de ellos, dijo al paralítico: «¡Ánimo!, hijo, tus pecados te son perdonados".
Jesús le dice "ánimo, hijo", porque Jesús siempre nos anima a continuar,
siempre nos trata con cariño y con respeto. Y luego le dice "tus pecados te
son perdonados", Jesús ha limpiado el alma y el espíritu del paralítico. Pero
la gente duda de su poder. " Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo:
«¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: `Tus
pecados te son perdonados', o decir: `Levántate y anda'? Pues para que
sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados
-dice entonces al paralítico-: `Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa'.»"
Y así sucedió; Jesús sanó el cuerpo del paralítico, como querían sus cuatro
amigos. Ahora el paralítico podía andar, correr, ... y volver a su casa sin la
4
camilla. Jesús sanó al paralítico por completo, su cuerpo, su alma y su
espíritu. Jesús es el único que puede traernos este estado de gracia. El Hijo
de Dios, puede curar todas las heridas de nuestra alma con su amor. ¡Qué
afortunados somos, pues no tenemos que descolgarnos por el agujero de un
tejado para obtener su perdón y su sanidad! Jesús está con los brazos
abiertos esperándote. Acude a Él, pídele con fe perdón por tus pecados y
salud para tu cuerpo y tu alma y Él te lo dará. Ore.

HISTORIA 10 MINUTOS
1 – Lea y relate la historia de Marcos 2:1-12.
En Capernaum vivía un joven paralítico. Él no podía andar, no podía
moverse, era una persona dependiente de otros para sobrevivir.
Pero este joven tenía cuatro amigos que lo querían mucho e iban con
frecuencia a visitarlo a su casa.
Un día en el que estaban visitándolo, uno de los amigos dijo : - Me han
contado que Jesús está en Capernaum. He oído que por donde Jesús va los
enfermos son sanados y ocurren grandes milagros. Otro de los amigos dijo: -
Me gustaría escuchar a Jesús, dicen que habla como un enviado de Dios.
¿Por qué no vamos a escuchar a Jesús?
Todos estuvieron de acuerdo, irían a ver a Jesús, pero llevarían con él a su
amigo paralítico. Hicieron una camilla y lo llevaron entre los cuatro a la casa
en la que Jesús estaba enseñando. Pero no solo aquellos jóvenes tuvieron la
idea de ir a ver a Jesús. Cuando el pueblo se enteró de que Jesús estaba en
una casa en Capernaum la gente fue a verlo y ¿Qué piensas que hizo Jesús
cuando la gente llegó a la casa? Jesús comenzó a hablarles y a enseñarles la
Palabra de Dios. Muy pronto la casa se llenó de gente, de tal manera que ya
no quedaban sillas para sentarse, las personas que llegaban se sentaban en
el suelo, otras estaban de pie, la casa estaba abarrotada de gente
escuchando las enseñanzas de Jesús.
Cuando los cuatro amigos llegaron a la casa la gente se agolpaba en la
puerta de manera que no pudieron entrar. Pero a los jóvenes este
inconveniente no los desanimó, no dijeron "marchémonos a nuestra casa
porque ya no hay sitio". Se pusieron a pensar como podían hacer para entrar
en la casa. De repente se les ocurrió una genial idea, entrarían por el tejado.
Y así hicieron, se dieron cuenta que había una escalera que conducía a la
terraza de la casa, subieron a su amigo y allí hicieron un agujero en el techo,
ataron la camilla con cuerdas e hicieron descender la camilla con su amigo
hasta la habitación en donde se encontraba Jesús.
Al ver la escena Jesús se quedó asombrado, estos jóvenes si que amaban a
su amigo, y qué fe tan grande tenían. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al
paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí en la casa
5
sentados algunos de los escribas, que pensaron ¿Por qué habla éste así?
Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Pero Jesús
que sabía lo que ellos pensaban les dijo ¿Qué es más fácil, decir al paralítico:
Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu cama y anda?
Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre puede perdonar pecados le dijo
al paralítico: A ti te digo: Levántate, toma tu camilla, y vete a tu casa.
Entonces el joven se levantó en seguida, cogió su camilla y salió delante de
todos.
Había sido algo increíble, este joven salió dando saltos de alegría, ahora
podía caminar.
Todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal
cosa.

¿QÚEÚ NOS ENSENÑ A ESTA LECCIOÚ N?


1. Que Dios es amor
2. Que cuatro amigos hicieron todo lo que pudieron por ayudar a su amigo
paralítico, no les importaron las dificultades, y consiguieron su objetivo.
3. Que Jesús se asombra al ver la fe de las personas, fue la fe de los amigos lo
que lo llevó a sanar al joven.
4. Que Jesús tiene autoridad para perdonar pecados

PREGÚNTAS:
1. ¿Por qué había mucha gente en la casa?
2. Cuatro hombres trajeron a su amigo que estaba paralítico. ¿Cómo hicieron
para llevarlo a donde estaba Jesús?
3. ¿Por qué era casi imposible para los hombres llevar a su amigo a Jesús?
4. ¿Cómo resolvieron el problema?
5. ¿Qué le dijo Jesús al hombre?
6. ¿Qué hizo Jesús después de eso?
7. ¿Cómo crees que se sintió el joven que fue sanado?
8. Si tú fueras paralítico como este hombre y Jesús te sanara, ¿que harías?

Lea alto, claro y despacio. Al finalizar ore.

2 – PARA LEERLA EN CLASE


Famoso. Así era Jesús, a tan sólo meses después de haber iniciado su labor
como Enviado de Dios. Y es que Jesús no se encerró en una especie de
convento o monasterio, o se fue a un retiro espiritual a estar siempre con
Dios. Fue a las ciudades, a las aldeas, a los campos, donde estaba la gente.
La de carne y hueso. La que trabajaba, tenía deudas, se sentía frustrada y
cansada. A los que estaban enfermos, se creían indignos de ser amados y
valorados, como, por ejemplo, los recaudadores de impuestos o prostitutas y
demás "pecadores". A todos ellos y ellas, fue Jesús.
6
Un testigo ocular de los actos y enseñanzas de Jesús, describió así lo que
hizo Jesús:

Jesús, de Nazaret, cómo Dios lo ungió con Su espíritu santo y poder, y que
fue por toda la tierra haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el
Diablo, porque Dios estaba con Él.

Jesús hacía el bien y sanaba. Sanaba, tanto el cuerpo, como la mente, el


corazón y el espíritu. La gente buscaba entonces, a este hombre que
enseñaba de manera tan diferente a como enseñaban escribas y fariseos.
Este hombre enseñaba sobre el Padre, y enseñaba amor al Padre. Pero
también demostraba amor y valoración a las personas. Por ello, no extraña
leer en los evangelios que cuando Jesús llegaba a una ciudad, las personas
acudían a raudales hacia Él.
En Capernaúm, una ciudad ubicada a orillas del mar de Galilea, llega Jesús, y
se queda en una casa. La casa era una sencilla, común y corriente. No era
una gran mansión espaciosa, con muchos cuartos o lujos. Y allí, Jesús, se
dedica a enseñar y ayudar a la gente. Increíble como pueda parecer, hasta
de Jerusalén vienen fariseos y maestros de la Ley a escucharle.
Es tanta la cantidad de personas que hay en esa casa que ya no cabe nadie
más. Jesús están enseñando, y de repente, algo inaudito pasa: del techo de
la casa baja un paralítico, en una camilla.

¿COÚ MO ES POSIBLE?
4 amigos del hombre paralítico en la camilla lo traen a donde está Jesús. Al
ver que no pueden acceder a Él, suben al techo de la casa. Los techos de
aquel entonces se hacían con ramas y cañas, le echaban encima una capa de
tierra y finalmente la recubrían con arcilla o arcilla mezclada con cal. Así que
hacer un hueco en el techo, bajar a su amigo paralítico hasta Jesús para que
lo curara, era relativamente fácil. Lo difícil era tener la audacia de atreverse
a hacer lo que fuera para llegar a Jesús.

¿COÚ MO REACCIONA JESÚÚ S?


Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: —Hijo, tus pecados te son
perdonados. Jesús ve la fe de ellos. De los 4 amigos, y la del paralítico. ¿Qué
fue exactamente lo que vio Jesús? El relato de Marcos dice que fue la fe de
ellos. No se trató solamente de un acto de decir "bueno, voy a curar a este
hombre porque hago el bien", sino que vio de manera clara la fe de 5
personas que tuvieron la audacia de atreverse a luchar por su milagro.
Muchas veces, cuando invocamos el poder de Dio en nuestras vidas,
pensamos que basta con decir en oración "Dios ayúdame" con esta situación,
y listo. Definitivamente, hay asuntos que dependen de dejarlos en la mano
7
de Dios, pero otros, como lo sugiere este relato, muestran que hay que
actuar, y a veces, hacerlo con osadía.
Si pensamos, por ejemplo, en los israelitas esclavos en Egipto, ellos querían
ser libres, pero... tenían que enfrentar a Faraón. Tenían que elegir entre el
temor a Faraón o la fe en Dios. Así de simple.
En el caso de este milagro, los 4 amigos tuvieron que elegir entre devolverse
con las manos vacías, o hacer lo que fuera con tal de llegar a Jesús. Y lo
hicieron. ¿El techo?, Bueno, después podían arreglarlo o hacerlo nuevo. Pero
la oportunidad de ver sano a su amigo paralítico, no se repetiría. Era ahora o
nunca.
Esa fe fue la que vio Jesús. La que estuvo dispuesta a jugársela toda con tal
de lograr el milagro. Más que eso, Jesús dio un paso adicional, y hasta dijo:
—Hijo, tus pecados te son perdonados. Aquello fue un gran detonante en la
mente de los religiosos presentes. ¡Qué blasfemia! Sólo Dios perdona
pecados, razonaron. Pero Jesús dijo:
—¿Por qué piensan así? 9 ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: “Tus pecados
te son perdonados”, o decirle: “¿Levántate, toma tu camilla y anda”? 10 Pues
para que sepan que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para
perdonar pecados. A Jesús no sólo le importaba la salud del hombre, sino
que se sintiera hijo de Dios, y que recobrara su condición de aprobación ante
Dios. El perdonar sus pecados, independientemente de que fueran la causa o
no de su parálisis, le daban un soporte para iniciar una vida nueva, una que
tuviera un nuevo comienzo para Dios.
Al analizar este relato se destaca una virtud espiritual: la fe. "Sin fe no
puedes agradar a Dios", escribiría Pablo en Hebreos 11:6. ¿Por qué? "Porque
quien se acerca a Dios, debe creer que Él existe, y que recompensa a los que
le buscan". Y este relato muestra que quien se acerca a Dios, es liberado de
su parálisis, y sus pecados son perdonados.
Quizás uno no tiene una parálisis física. ¿Qué hay de sentirse mental,
emocional o espiritualmente paralizado? Entonces es momento de acudir al
poder de Dios, con fe. En este relato, vemos una dimensión de la fe que es
del agrado de Dios: la fe audaz.

¿QÚEÚ ES LA FE AÚDAZ?
Es la que reconoce que hay una situación que está en parálisis, y que sólo
Dios puede levantar y hacer andar. Puede ser una crisis por la que hemos
orado, pero no basta con orar. Hay que actuar, y quizás, hacer una acción
audaz, como la que hicieron estos hombres.
Y es que hay problemas o situaciones en las que Dios puede actuar, pero nos
toca, por decirlo así, agarrar al "enfermo" o situación, y llevarlo ante Dios.
¿Hay que abrirle paso a la acción divina? Sí, y fue lo que hicieron los 4
amigos. Incluso en estos momentos en que su fama se extendía por todas
8
partes, él nunca se dejó seducir por ello y no dejó de buscar la comunión con
su Padre. Hagamos siempre lo mismo.

DINAÚ MICA 10 minutos


1 – LA SÚEGRA DE PEDRO ENFERMA
Hable sobre la sanidad en el nombre de Jesús y reparta la hoja 1 a todos,
provea de crayones para que pinten, mientras repasa la historia y hace
algunas preguntas de recordatorio.

2 – LA SÚEGRA DE PEDRO SANA Y SIRVIENDO.


Entregar una copia de la hoja 3 a cada alumno, provea crayones y hablar
sobre el poder del Señor para sanar cualquier enfermedad o dolencia. Repase
la historia y formule algunas preguntas de repaso.

ALABANZA DINAÚ MICA 10 minutos


Letra del canto basada en Marcos 9.23 “Para el que cree, todo es posible” y
Isaías 41.10 “No temas, porque Yo estoy contigo. Soy tu Dios. Te fortaleceré
y te ayudaré”. Reciten los textos hasta que la mayoría los aprenda. Luego
pida que todos cierren sus ojos en actitud de adoración (pueden levantar sus
manos si lo desean) ponga el canto y pida que oren por sus amigos que
están enfermos, también ore por la vida de cada uno de ellos imponiendo
manos. El audio lo pueden descargar del chat del ministerio de niños, lo
pueden reproducir en sus celulares y amplificarlo en clase para enseñarlo.

TRES GRANDES VERDADES 5 MINUTOS


Recite de memoria el versículo de esta lección y luego recuérdeles de qué se
trata la historia de esta lección, diga que existen varias cosas que podemos
aprender de esta lección, pero hoy veremos una.

1. AYÚDAR A LOS DEMAÚ S


Vivimos en un mundo prácticamente en donde cada uno resuelve su vida por
su lado, en donde todo lo importante debe ser para mí. Muchas veces no
queremos recibir ayuda o no queremos ayudar a nadie. Este paralítico no
podía movilizarse solo, pero su necesidad toco el corazón de sus amigos y de
cuatro de ellos, lo trajeron hasta donde estaba Jesús. Hay muchas personas
que tienen necesidades físicas y espirituales y a través de esa necesidad
podemos hacerles conocer a Jesús a esas personas. La necesidad humana
que tenía este hombre movió a sus amigos a que lo ayudaran y recibió el
perdón de pecados, la sanidad y conoció a Jesús. Tu puedes hacer los mismo
por tu familia, amigos y conocidos.
9
2. AYÚDAR SIN RECIBIR
Es importante esta actitud de los amigos que ayudaron al paralítico,
ayudaron sin que ellos sacaran algún beneficio de ello, porque los humanos
siempre buscamos qué beneficio vamos a sacar ayudando a alguien o que
vamos a ganar o que bendición vamos a recibir, que premio nos van a dar o
decimos que nos van a quedar debiendo como mínimo un favor o al menos el
reconocimiento de que, fue gracias a nuestra ayuda que salieron de su
problema.
Pero eso es malo porque dar no significa que tenemos que esperar algo a
cambio, debemos dar todo lo que podemos sin esperar recibir algo.
Lastimosamente casi siempre decimos que vamos a ayudar, pero dentro
nuestro estamos pidiendo que se nos recompense. Las personas que de
verdad ayudan son aquellos que, lo hacen sin esperar recibir, lo hacen por
amor a Dios, amor a las personas, por amor a la humanidad. Ayuda sin
esperar nada a cambio, porque el amor de Dios ya está en tu corazón y serás
recompensado, pero por el mismo Señor.

INTERCESIOÚ N: 5 MINUTOS
1 – Todos tomados de las manos (repitiendo en voz alta): “Señor te pedimos
de todo corazón por la vida de aquellos hermanos de nuestra iglesia que
están pasando dolencias y enfermedades, queremos pedirte que los sanes y
libres; lo pedimos creyendo en el nombre de Jesús. Amen”. Y todos
aplauden.

2 – Todos tomados de las manos (repitiendo en voz alta): “Señor te pedimos


por aquellos que están fuera de nuestra iglesia y que están sufriendo alguna
enfermedad, pedimos que los sanes de todo enfermedad y dolencia, lo
pedimos creyendo en el nombre de Jesús. Amen”. Y todos aplauden.
10
PROGRAMACIOÚ N
MIÉRCOLES DOMINGO
1. Oración y Bienvenida - 10 min 1. Oración y Bienvenida - 10 min
2. Historia 1 - 5 min 2. Historia 2 - 10 min
3. Receso - 5 min 3. Receso - 5 min
4. Texto aureo - 10 min 4. Lección - 10 min
5. Tres grandes verdades - 5 min 5. Dinámica 2 – 10 min
6. Receso - 5 min 6. Receso - 5 min
7. Dinámica 1 - 10 min 7. Texto aureo - 10 min
8. Alabanza Dinámica - 10 min 8. Intercesión 2 - 5 min
9. Receso - 5 min 9. Receso - 5 min
10. Intercesión 1 - 5 min 10. Alabanza Dinámica - 10 min
11. Ministración 1 - 5 min 11. Ministración 2 - 5 min
Hoja 1
Hoja 2
Hoja 2
HOJA DEVOCIONAL
Jesús sana a un paralitico gracias a sus
amigos

Completa el camino que deben


seguir los amigos para
encontrar a Jesús.
Para el que cree, todo es posible. Marcos 9.23

M___O 4.__